Shine on you crazy diamond

pintflock
por Fernando García.
Dedicado al plátano que lleva Satur en la oreja

Se han dicho muchas tonterías en este fanzine sobre Pink Floyd, ya es hora de que alguien ponga orden. A estos efectos debe establecerse que habría cuatro Pink Floyd que corresponden a cuatro épocas correlativas: el de Syd Barrett, el de David Gilmour y Roger Waters, el de Waters y el final de Gilmour. A continuación, la lista canónica de sus elepés:

  1. The Piper at the Gates of Dawn (1967). Barrett.
  2. A Saturcerful of Secrets (1968). Gilmour&Waters.
  3. More (1969). Gilmour&Waters.
  4. Ummagumma (1969). Gilmour&Waters. Este es el primer elepé que compré y aún conservo.
  5. Atom Heart Mother (1970). Gilmour&Waters.
  6. Meddle (1971). Gilmour&Waters. Este elepé me tocó en un concurso de Radio Popular FM.
  7. Obscured by Clouds (1972). Gilmour&Waters.

Aquí acaba el Pink Floyd psicodélico, el que marcó una época. A partir de aquí empieza el Pink Floyd de los “pinflois” y los 40 Principales.

  1. The Dark Side of the Moon (1973). Gilmour&Waters.
  2. Wish You Were Here (1975). Gilmour&Waters.
  3. Animals (1977). Waters.
  4. The Wall (1979). Waters.
  5. The Final Cut (1983). Waters.

Tras este elepé se produjo la ruptura. Waters se marcha y se queda con la marca “The Wall”. Gilmour retiene la marca “Pink Floyd”.

  1. A Momentary Lapse of Reason (1987). Gilmour.
  2. The Division Bell (1994). Gilmour.

Para despecho de Roger Waters, estos dos elepés tuvieron un éxito inusitado. Aquí acabó Pink Floyd y solo la muerte del teclista Richard Wright en 2008 hizo que se publicara un último disco como póstumo homenaje.

  1. The Endless River (2014). Gilmour.

Corrían los años 60 cuando unos cuantos músicos británicos crearon una nueva música psicodélica y experimental que nunca mas se volvió a repetir. En ese caldo de cultivo nacieron Pink Floyd, Soft Machine o King Crimson. Pink Floyd lo creó Syd Barrett, un desequilibrado por el consumo de LSD que produjo canciones inolvidables que permanecerán siempre en el recuerdo (“See Emily Play”, “Arnold Layne”, “Astronomy Domine”). Tras el primer disco no pudo continuar y fue sustituido por Gilmour, que junto con Waters, Wright y Nick Mason formaron el núcleo duro de Pink Floyd.  El batería Mason fue el único miembro que tocó en los quince álbumes. Gilmour &Waters eran dos “genios” que, como Lennon&McCartney, hicieron grandes cosas juntos, pero su ego les llevó a una irremediable separación.

Personalmente me siento más cercano a Gilmour, que quiso ser una prolongación de Barrett. Roger Waters es un millonario excéntrico que progresivamente fue introduciendo temas sociales en sus canciones, posicionándose como un curioso antisistema que machacó a la audiencia con su pesadísima “The Wall”, la cual llegó a representar, ya separado de Pink Floyd, en más de cien ciudades arropado por un exorbitado espectáculo de luces, grúas y cerdos voladores. También se hizo una película y una interminable panoplia de archiperres para consumo masivo que no pueden faltar en casa de ningún hortera.

Lo que no se puede negar es que estos chicos fueron siempre fieles a su propia memoria. En 2005, invitados por el inefable Geldof, aceptaron tocar juntos en el “London Live 8 concert” después de no hacerlo desde hacía 20 años. Interpretaron una vez mas su legendario “Wish You Were Here”, canción compuesta en recuerdo a Syd Barrett, que aparecía en el elepé del mismo título. En este mismo disco hay otra canción dedicada a Barrett por la que siento especial debilidad, la titulada “Shine on you Crazy Diamond”. Pink Floyd nos ha hecho pasar grandes momentos, lástima que los “pinflois” nos hayan amargado la vida.

Fuente: Pink Floyd. The ultimate guide to their music&legend. Rolling Stone. Special collectors edition. Wenner Media (2017).

184 comentarios

  • 1º. Protestar porque ni la Belpuig ni los directores me han enviado con preeminencia el artículo para ejercer mi derecho de réplica.

    2º. Comentar jactanciosamente que si a partir de 1973 empieza el Pint Flock de los pinflois y los 40 principales y que a Doc le gusta el «Shined on your crazy dinamo» que es de 1975 es que Doc es un pinfloi y un 40 Principales’ boy.

    3º. Ahorrarme las cuestiones técnicas para más adelante.

    4º. Constatar que el artículo es un ataque velado a ratos y directo a montoros hacia para mi persona.

  • 5º. Dar la razón a Doc, porque si te gusta el Imagined y el Hielo Samarín, The Wallet tiene que parecerte pesadísima.

    6º. Considerar la ilustración menosprecio hacia mi persona.

  • Buenos días, recomiendo fervientemente el link con “Astronomy Domine” que incluye actuación y (delirante) entrevista en la BBC. La edición es soberbia, muchas gracias pinflois.

  • Quede claro desde el principio:
    Me considero un pinfloi,
    un macarra y un hortera,
    y me gusta ir a toda hostia por la carretera.

  • A mí ya me caló el Perro en su momento, con su habilidad y perspicacia habituales, además de su sutileza.
    Soy un pinfloi.
    Me gusta Pink Floyd.
    Muchos ya me conocen algo de desbarrar por aquí, así que agradecerán que no de la taba explicando el porqué.
    Y me alegro, porque no sabría muy bien entrar en honduras técnicas, que desconozco.
    Cuando escucho música trato de entrar en ella. Como cuando leo física o matemáticas, o observo una escena.
    No acabo de entender el porqué me fascinan unas cosas y otras no las puedo digerir. Incluso como algunas cosas que me resultaban imposibles ahora me satisfacen muchísimo.
    Es muy cierto que si una persona en el primer vistazo no me entra, lo va a tener muy difícil para que me guste, aunque sea una persona genial. No digo que me resulte imposible, pero ya genero un rechazo instintivo que no puedo evitar y que cuando racionalizo me averguenzo de haber sentido.
    Me pasaba con Ayrton Senna, un piloto genial sin duda, pero que hablaba de la mística de la conducción y de su conexión con Dios. Eso me hacía menospreciarle. Tonterías de un ser humano. Seguramente es ver reflejado en un espejo las cosas que detestas de tí mismo, o las que quisieras nunca tener.
    Si a Brema le gusta mucho el Waters, tiene razón. Si a mí no me gusta mucho el Waters también tengo razón.
    Decir que son malos, creo que sólo lo pueden hacer otros músicos de su altura, pero ellos también son humanos y tienen fobias.
    Las feroces críticas literarias de Poe, que solía traer Gómez, como llegan de un genio no se pueden tocar, pero sin duda eran despiadadas y soberbias.
    Larkin escribía crónicas de Jazz haciendo un esfuerzo por disimular que el Jazz contemporáneo no le gustaba. No lo hizo mal, pero cuando le leía y luego escuchaba los discos, seguían entrándome por el lado irreflexivo.
    Pink Floyd en la época que prefieras han sido en sus variados discos y formaciones entre muy buenos y excelentes. No estoy de acuerdo con criticar THE WALL. Prefiero otros, pero ese disco es un impacto que nunca podré olvidar, y su película, era muy joven cuando la ví la primera vez, me costó entenderla (y eso que la ví en todas las sesiones que pude pagarme). Me estremeció y me sigue estremeciendo el sentimiento de desamparo por la guerra.
    El tema del negocio. Es lo que tenemos.
    Se puede decir lo mismo de los RS. Es por dinero, es por pasión es por una mezcla, resulta patético verlos????
    Me siguen encendiendo la misma mecha, aunque cada vez sea más corta.
    Está muy bien de todas formas tratar de racionalizar y de ordenar las cosas. da una perspectiva amplia para poder juzgar con cuidado y con conocimiento.
    Pero al final te gustan o no te gustan, poco se puede hacer para ello.
    La nota de humor estoy seguro que a Saturio no le ha gustado. No somos El gordo y el flaco. A mí no me gusta que se dispare con balas, aunque sean de fogueo.

  • Mar nos decía ayer:

    De todas formas un buen concierto en Las Ventas con Ana Belén, Víctor Manuel y Miguel Rios y (?) quizá Sabina o Serrat, nunca sé si vivían entonces… no hay grupo que los supere.

    Esto debiera ser esculpido en mármol por constituir descripción perfecta de la inanidad musical española (Dicho sea con todos mis respetos a la opinadora y sin ánimo de molestar).

  • Brema y Zeppi. Os cuelgo un Shimmy en moto que da escalofríos.
    En motos se produce al tener el tren delantero descargado, sobre todo al salir de curvas en plena aceleración o en un cambio de rasante.
    Antiguamente lo relacionábamos con una con una cierta “elasticidad” de las botellas de la horquilla, que se aminoró muchísimo en su época con distintos inventos de hacer más rígida la horquilla y aumentar su diámetro. Posteriormente se recurrió (en la actualidad) a las horquillas invertidas y a toda suerte de paralelogramos en BMW y Bimota (Tesi).
    Pero todavía se pueden ver en motos de gran premio actuales.
    Tiene explicaciones físicas, pero no demasiado claras.
    Seguramente es que se le pide peras al olmo, y con acelerar algo menos se puede evitar…
    Marqués no me recrimines, es que me ha salido la vena motera.
    Zeppi seguro que podrá una versión desde las bicicletas y con una explicación de la física que no puedes recriminar tampoco, como el link que colgó Bolaño y que ahora paso para terminarlo.

  • El efecto shimmy, que desconocía, parece un caso de resonancia de ondas. Según la Wikipedia (definición dudosa, pero aceptable):

    La resonancia es un fenómeno que se produce cuando un cuerpo capaz de vibrar es sometido a la acción de una fuerza periódica, cuyo periodo de vibración se acerca al periodo de vibración característico de dicho cuerpo, en el cual una fuerza relativamente pequeña aplicada de forma repetida hace que la amplitud del sistema oscilante se haga muy grande.

    En ingeniería hay tres casos de resonancia mecánica bastante típicos: el efecto lazo en los ferrocarriles, la resonancia en los puentes colgantes y la resonancia en los diques verticales.

  • El shymmy de la rueda delantera y el “flaneo” de la moto en curvas son los dos demonios de los motoristas.
    Ambas cosas tiene fácil remedio, ir mas despacio y llevar las suspensiones con la adecuda tensión.

  • He leído este artículo escuchando un disco de baladas de Chiquetete, quien no sé por cuántas etapas pasó, a ver si hay algún artículo en la Rockdelux sobre el particular.

  • Alvaro con todo mi cariño, que chano eres!!!!!
    Haces que el champán y la música pierdan toda su trascendencia.
    Qué daño ha hecho el porrón a la cultura patria.
    Como dice Ximeno, la inanidad de la música patria de nuestra generación queda resumida en esos grandes temas LA PUERTA DE ALCALA y el Rock en Ruedo y Alaska.
    Salvo Paco de Lucía, Raphael y Julio Iglesias, nadie ha traspasado las fronteras de la península para recorrer más allá del antiguo imperio, y algún otro país.
    Me he acordado claro de Bruno Lomas o de Nino Bravo, pero qué poquita cosa hemos hecho para tanta soberbia, como los cineastas, los políticos alimentaron una enorme burbuja y la macarrada de la marca España.

  • Las malas lenguas llaman con retranca «STV» (de «Santander de Toda la Vida») a los nacidos y criados en Santander con amplio abolengo. Resulta que en estos días se está excavando un antiguo túnel construido a finales del siglo XIX y clausurado en la posguerra, a mediados del siglo XX, que comunicaba el barrio de Tetuán con El Sardinero. Imagínense la sorpresa del personal al descubrirse un escudo sobre la clave de la boca oeste con la inscripción «STV». Pues desde aquí le digo al personal que tiene pinta de que la inscripción no responde más que a las siglas de «Santander Tren a Vapor» o alguna variación similar.

  • En Irún (mi pueblo de nacimiento) se concede todos los años el premio ITV (Irunés de Toda la Vida).
    A imitación del tamborcito de los Donostiarras.
    Mira que es idiota la expresión esa de “de toda la vida”. Bufff.

  • Buenos días a todos:
    Hoy me toca trabajar desde casa, de lo cual me alegro muchísimo porque voy a poder, entre templado de gaita y templado de gaita , y entre documento ydocumento , leer todos los comentarios varias veces, e ir a todos los enlaces.
    Porque a mí, P.F. me pescó ya tarde. Metida en casa, haciendo mi imitación de la madre de familia tradicional ( que podría ser la madre, o incluso la abuela, de la mayor parte de ustedes ). Y que los conocí gracias a mis hijos.
    Yo era más de Los Platters, de Nat King Cole, de Hoagy Carmichael, de Lena Horne, de Les Paul y Mary Ford, de Frankie Lane, de Eartha Kitt, de Elvis… y por supuesto de Sinatra, de Dean Martin, del Kingston Trio, y de los franceses : Brassens, Aznavour, Hardy, Gréco, Distel … Y entre los españoles de ; Luis Mariano, La Piquer, El Duo Dinámico…
    Pero he disfrutado muchísimo con la entrada, y con la ilustración, y poco a poco, a medida que me dejen en paz, iré yendo a todos los enlaces musicales, y espero que Satur haga uso Muchas Veces de su turno de réplica.
    Y que el video de la moto derrapando ( o como se diga) que ha subido JrG es de poner los pelos de punta, y que me recuerda un poco a una costalada que me pegué bajando el Jaizkíbel hacia Fuenterrabía, a lo que diera mi mobylette, ( que, la pobre acabó fatal, aunque yo salí con sólo un raspón ), y eso que las mobylettes no corrían nada…

    Hasta luego, espero

  • En la subida a Jaizkibel desde Pasajes hasta la Antena, hacíamos casi todas las pruebas de motos y coches.
    Mi pie derecho tiene un bonito costurón que me produje de crío al salir de la última paella antes del cementerio dando todo lo que tenía mi Montesa Crono con motor Cappra y la poca adherencia de unos M18 en suelo húmedo.

  • ¿Cuántos porrones de champán hay que engullir para acabar toda ciencia trascendiendo? Me temo que me ha descubierto, JrG: soy chano, y creo que cada vez más. Como decía la Lindo en aquel artículo que enlacé: soy hortera. Humor amarillo que dejó atrofiado de la cabeza para siempre.

  • The Wall

    El Muro es un álbum conceptual, un artefacto que refleja como pocos la actitud adolescente del rock. En ese sentido es realmente ejemplar y describe magistralmente los confusos sentimientos de aislamiento y abandono que sufrimos en esa peculiar época de la juventud. Su éxito comercial queda perfectamente explicado por la sintonía que se produce entre el discurso introspectivo de la banda, la exteriorización de sus miedos, fobias y traumas y el funcionamiento de la mente de los jóvenes, público objetivo a quien se dedica la obra. Sin embargo no es tarea fácil hacer algo así, la prueba está en que no ha podido repetirse un acontecimiento semejante a pesar de que es de presumir que se habrá intentado en infinidad de ocasiones. Como concepto funciona y funciona de forma extraordinariamente efectiva.

    Como obra musical presenta algunas carencias sobre todo en lo que se refiere a melodías. Waters es un letrista competente a la hora de elaborar la estructura pero ha de apoyarse en la guitarra de Gilmour en todo lo referente a cualquier expresión musical que vaya un paso más allá de un recitado. El lirismo de Waters se ve sumergido -quizás de forma voluntaria- en medio de pasajes mediocres, musicalmente inocuos pero llenos de efectos de enganche (esas voces de radio, esos portazos, ruidos, etc.) que sirven para recapturar la atención. Un recurso válido -como cualquier otro- pero que usado con discreción sería una muestra de genio y que pierde capacidad de seducción cuando se torna en repetitivo.

    Desde el punto de vista de la ejecución, la guitarra de Gilmour sobresale de forma llamativa. En “Comfortably Numb” y “Run Like Hell” desarrolla unos solos de guitarra absolutamente impecables desde el punto de vista técnico. Gilmour no es un guitarrista rápido, pero no lo necesita. Mientras otros se dedicaban a cultivar la velocidad, él mejoraba la expresión. Esos dos “punteos” están en el top 10 de los guitarristas. Hay que aprenderlos sí o sí.
    La voz de Waters funciona con oportunidad y su labor como bajista no desmerece en absoluto. Si bien no parece que le interese mucho la creación de armonías, o la inclusión de contrapuntos rítmicos con el eficaz Mason. Las líneas de bajo son funcionales, expresivamente convincentes y adecuadas, resolviendo con esfuerzo y dedicación sus carencias en lo referente al talento musical. Waters resuelve con eficacia innegable un trabajo que por ambicioso podía haber hecho “aguas” por todos lados.

    Nick Mason grabó en solitario la batería y la dejó a disposición del grupo como pistas de guía para que montaran sobre ellas sus respectivas aportaciones. No estuvo muy implicado, se limitó a interpretar lo acordado y lo hizo con solvencia.

    Wright fue despedido por Waters como miembro del grupo y fue contratado como “colaborador”. Se limitó a cumplir con su contrato y fue recriminado por ello.

    Pink Floyd no era un grupo de rock al uso y The Wall no es un disco de rock, tampoco una ópera rock (la manía que tienen algunos de hacer una ópera con cualquier cosa) pero es un buen disco, con una producción excelente, aunque no puedo quitar de mi cabeza la sensación de que lo mejor del disco es lo que se le escapó de las manos a Waters.

  • Los Pink Floyd nunca fueron santos de mi devoción, no se malinterprete, puedo reconocer su buen hacer musical, pero excepto la guitarra de Gilmour el resto no me intereso demasiado. No obstante para guitarra Richards, no toca dos notas iguales, me parece insuperable. Hay pocas bandas que se hayan mantenido en el tiempo, con la excepción de los Stones, aunque en septiembre llegarán a BCN y ni con la entrada regalada, a pesar que su último disco de blues es perfecto, en el escenario poco/nada que ofrecer, aparte de años (mis respetos).

    Ximeno de Atalaya, no me ha molestado caballero..

  • La Xunta de Galicia impondrá sanciones de hasta 5.000 € por recoger animales abandonados, no hay nada tan efectivo como las sanciones administrativas, más disuasorias que las penales.
    No quiero pensar si lo hicieran en Catalunya, ya tendríamos la de SanDios montada con el independentismo, el BARÇA y los padrinos PUJOL, el 3% y la Virgen de Montserrat, tan pálida ella.

  • Por edad, quizá me hubiera tocado ser un pinfloi, pues contaba yo con 15 añitos cuando salió el «Wish You Were Here» cuya portada de aquellos dos tipos en llamas dándose la mano nos hizo flipar considerablemente. Echamos entonces una mirada retrospectiva y nos encontramos con «The Dark Side of The Moon» y «Atom Heart Mother» y de allí pasamos a incursionar en algunos grupos psicodélicos que estaban muy bien para acompañarlos con porritos jijí jajá cómo lo flipas, colega. El problema para mí es que ya me habían picado Dylan, los Beatles, el pop, el funk y, en general, la música de negros y de baile. El rock sinfónico me producía grandísima atontamiento y ganas de salir a a respirar. Escuchar música tumbado en un sofá siempre me pareció de intensos, aplatanados y pinflois, aunque era peor cuando salían a bailar y tocaban la «guitarra de aire» apretando los morritos y cerrando los ojos como si estuvieran en trance. Menos mal que llegó la «Fiebre del sábado noche» y los pinflois tuvieron que batirse en retirada a sus discotecas de pinflois, como el «Ovni» de Bilbao, adonde, ay, tantas veces fui.

    En fin, que he tenido la desgracia de asociar siempre la música a la «alegría de vivir» y no al ensimismamiento, el amodorramiento, la introspección y las sinestesias de notas y colores, lo que me ha privado de disfrutar a fondo de la profundidad y la untuosidad del fluido rosa, qué le vamos a hacer. La cosa acabó definitivamente cuando en COU a la profesora de inglés le dio por ponernos el «We don’t need no education / We don’t need no thought control / No dark sarcasm in the classroom / Teachers leave them kids alone» como material didáctico.

    Vamos, o sea, que los sintetizadores están muy bien para crear ambiente aeroespacial y profundizar en la lectura de «Así hablaba Zaratustra», pero también servían para bailar, joder, qué coñazo de peña.

  • Marqués, ha olvidado -por no decir menospreciado- la participación de Wright en los primeros discos de Pink Floyd. Aquí le tenemos cantando Paint Box. Y «Shine on you crazy diamond» no se entiende sin su participación. Esta, por cierto de Waters, es otra de mis favoritas y me pone de muy buen humor.

    A mí me gusta que me cuenten cosas y que toda manifestación artística sea narrativa. Para nutrir las «sensaciones» ya tengo el porno. Estamos saturados de cantantes que lloran a la novia ausente, que cantan a la cocaína, que celebran un polvete o que se describen desamparados en el centro de un mundo absurdo que no comprende su genialidad. Ahora, tipos que logren que todas las canciones de un disco tengan un tema común y harmonicen a la perfección, de esos hay pocos.

    «The Dark Side of the Moon» es un disco sobre el paso de tiempo, la locura y la muerte; comparte con «Wish you were here» los temas de la amistad -que vertebra todo el disco- y el negocio musical. En «Animals» se critica el mundo desaforado de capitalistas, políticos y borregos religiosos. Y «The Wall» es un disco autobiográfico de Waters sobre su desamparo como huérfano de padre y divorciado en una Inglaterra de profesores abyectos, madres sobreprotectoras, putillas y empresarios musicales sin escrúpulos. El epílogo del disco sería «The final cut», cuya canción homónima me pondrá siempre los pelos de punta (mientras me queden). Los discos siguientes de Pink Floyd, bajo la batuta de Gilmour, tienen algunas canciones soberbias, pero como obra conjunta pierden el brillo narrativo de los pergeñados por Waters. Creo, incluso, que son mucho mejores los discos en solitario de Gilmour (que me encandilan).

  • Chino Cudeiro Miércoles, 07/06/2017 a las 10:04

    Chino, esto me ha hecho mucha gracia:

    Otro usuario infantil de aquel pequeño y antiguo túnel fue Antonio San Emeterio. «De niños -explica- íbamos a jugar al túnel y rompíamos las bombillas que el Ayuntamiento reponía para iluminar el paso. Mientras mi madre estaba en el lavadero de la calle Tetuán, que se conocía popularmente como ‘el río’, los niños nos metíamos en el túnel, donde no había peligro alguno y pasábamos de Tetuán a La Cañía en un momento. Era las épocas de las bandas infantiles, como ‘los Caromas’ y ‘los Aguadores’ que hacían hurrias contra nosotros, los chavales de Tetuán y San Martín».

    Para los que no dominan el montañés, las hurrias son las guerras de pedradas.

  • Yo lo he pasado muy mal en esta vida, musicalmente hablando, porque en mi época ya no había discopufs de pinflois. Y que alguien me cuente cómo se baila a Bock Dylan, que me compré un disco porque lo recomendasteis y desde entonces tengo vuestras fotos colgadas en la pared para jugar a los dardos.

  • De Pink Floyd, grupo del que desconozco casi todo, me gusta mucho una versión que hacen de La Casa del Sol Naciente y que anda por Youtube: ¿quién es el cantante?

  • botillero
    Miércoles, 07/06/2017 a las 11:52

    De Pink Floyd, grupo del que desconozco casi todo, me gusta mucho una versión que hacen de La Casa del Sol Naciente y que anda por Youtube: ¿quién es el cantante?

  • A mi me pasó, intuyo, lo mismo que al Perro. Por edad, lo primero que escuché fue Wish you were here, que me pareció y me sigue pareciendo una canción hermosísima. Entonces compramos a todo correr The dark side. A partir de Animals dejaron de interesarme. Y en cuanto a los anteriores los pongo a veces, sobre todo Ummagumma, pero no es lo mío el rock sinfónico, si quitamos el aspecto claramente favorable de que las lentas (o sea, casi todas) duraban la hostia y te daba tiempo a empujar. La verdad es que es un grupo que he escuchado poco.
    Me doy cuenta mientras escribo esto que llegamos tarde a casi todo. Ya supongo que es una sensación generalizada.

  • Sr. Verle Miércoles, 07/06/2017 a las 12:32

    Perroantuan: le envié ayer tarde un correo. Gracias.

    Gracias por el aviso, Verle. La verdad es que tengo el correo más abandonado que mis petunias. Ahora lo miro.

  • Qué bonita es la palabra cántaro. Cuando los pájaros cántaran las nubes se levántaran.
    Me voy a la calle, que no me dejáis trabajar.

    La calle, amigo mío, es vestida sirena
    que tiene luz, perfume, ondulación y canto.
    Vagando por las calles uno olvida su pena,
    yo te lo digo que he vagado tanto.

    Te deslizas por ellas entre el mar de la gente,
    casi ni la molestia tienes de caminar,
    eres como una hoja marchita, indiferente,
    que corre o que no corre como quiere ese mar.

    Y al fin todas las cosas las ves como soñando:
    el hombre, la mujer, el coche, la arboleda.
    El mundo en torbellino pasa como rodando.
    Tú mismo no eres más que otra cosa que rueda.

    Baldomero Fernández Moreno (1886-1950), poeta argentino. Hijo de Fernández, Baldomero, natural de Bárcena de Cicero.

  • El artículo de Rosa Montero es una colección de patrañosidades bastante hediondas con un cierto deje magufo.

    Sus “hechos” se basan en los conceptos siguientes:

    “Al parecer…”
    “El problema no sería…”
    “Supongo…”
    “Estoy segura de…

    Y su fuente es un periódico digital donde la firma es un ambiguo “Humanistas de Carabanchel”.

    Es difícil hacer un acopio tan extenso de sandeces de grueso calibre en un espacio tan reducido.

  • El poeta que trae Procuro, Baldomero Fernández, médico, es mi poeta más preferido del mundo, por delante de Muñoz seca y su Don Mendo, porque escribió el Soneto a tus vísceras. Seguro que todo el mundo lo conoce, pero aún así no me resisto a copiarlo.

    Harto ya de alabar tu piel dorada,
    tus externas y muchas perfecciones,
    canto al jardín azul de tus pulmones
    y a tu tráquea elegante y anillada.

    Canto a tu masa intestinal rosada
    al bazo, al páncreas, a los epiplones,
    al doble filtro gris de tus riñones
    y a tu matriz profunda y renovada.

    Canto al tuétano dulce de tus huesos,
    a la linfa que embebe tus tejidos,
    al acre olor orgánico que exhalas.

    Quiero gastar tus vísceras a besos,
    vivir dentro de ti con mis sentidos…
    Yo soy un sapo negro con dos alas.

  • Procurito, que miedo me da el Baldomero ese que escribió un libro titulado “Tráfago” sesenta y cinco años después de muerto.

  • Bolaño, el link que colgó ayer era estupendo. Gracias.
    El espacio no me consiguió explicar el mecanismo de porqué un ordenador cuántico tiene una potencia de claculo muy superior a uno convencional, más que de una forma teórica por los estados de superposición, y el reto de la corrección de errores que es lo que no se tiene resuelto aunque se hayan vendido 2, a un riñón cada uno sin esa particularidad.
    Claro que es difícil explicarme algo a mí, con mi mentalidad tan binaria de mezcla baturro-vasco-galileana.
    Le queda un rato a la informática para tener entre sus manos un computador cuántico, pero ya deberían ir pensando en cómo desarrollan sus algoritmos para adaptarse y ver en qué aplicaciones es más útil.
    Seguro que muchos cerebros están a ello.
    Bolaño, es usted alguno de los intervinientes o promotores del programa?
    Me he suscrito por cierto.

  • Perroantonio
    Miércoles, 07/06/2017 a las 13:52
    Bremaneur Miércoles, 07/06/2017 a las 13:30
    ¡Qué bonito es el amor!

    Es guay del Paraguay.

  • PINK FLOYD PARTY EN EL ZULO
    El próximo 19 de agosto, sábado, se celebrará en el Zulo el “Pink Floyd Party 2017”. Abro la lista de invitados con los que considero imprescindibles, pero se puede apuntar quien lo desee:
    1. Satur
    2. Ximeno
    3. jrG
    4. George.

  • Hay un detalle de The Wall que me tiene perplejo: esos sonidos a los que se refería Ximeno: voces, puertas, cristales rotos, etc. Forman parte de una historia hilada por las canciones. Y cuando tres años después aparece la película, esos mismos sonidos encajan como un guante en la historia, como si el disco se hubiera publicado después como banda sonora.

  • cuando salgo a correr me pongo en el walkman la cinta con dos canciones: el atom heart mother y el echoes, y cuando se acaba esta última, paro de correr aunque sigo sudando un rato después. ah, también estuve en san sebastián en el 94, pero ahí ya no tocaban ni atom heart mother ni echoes, si me acuerdo bien.

  • Recuerdo que Money era la preferida del hermano Zabala para poner como banda sonora de sus clases de Historia del Arte cuando dedicaba la hora a enseñarnos fotos de obras maestras en su carro de filminas. También tarde con mis amigos del colegio escuchando en casa los LPs de Pink Floyd mezclados con los de Zappa, Jethro Tull (que eran los preferidos de mi hermano), Dire Straits o Emerson Lake and Palmer. Cuando mi abuela traía la merienda nos pedía que le pusiéramos un momento una canción de un disco chico y viejo de Estrellita Castro que le gustaba mucho y escuchándolo siempre se le metía una mota en el ojo. Yo a veces se la intentaba sacar removiendo en el lagrimal con la bayetita de limpiar la aguja del tocadiscos.
    Buena música, pero música de padres al fin y al cabo, según mi hija. Todo un elogio viniendo de ella, como cuando me pide que la llevemos a un restaurante de padres o que le recomiende un libro de padres.

  • juraría que fue también en el 94 cuando vi a b.b. king en vitoria, que no sé si se llamaba ya entonces vitoria-gasteiz. por mí el 94 puede pasar a llamarse el año que vi a los dinosaurios.

  • castrofortino
    Miércoles, 07/06/2017 a las 14:49

    No, en el 94 no tocaron ninguna de las dos. Pero en San Sebastián comenzaron con Astronomy Domine, algo inesperado tras su última gira cinco años antes.

    Yo estuve en el concierto de Barcelona. ¿Por qué? Todavía no lo sé. Lo único que había escuchado de ellos eran agunas canciones de The Wall que me parecían rarísimas. Aquello no era música. Yo entonces escuchaba música divertida, como Perroan: Sabrina y La Trinca. Y algo de Triana. Para colmo, la entrada costaba 4.000 pelas, cuando yo no ganaba más de 30.000 al mes (puede que fueran 20.000). Y para recochineo del respetable, el concierto comenzó a las 22 horas y yo comenzaba a trabajabar a las tres o cuatro de la madrugada en un matadero en Montornés. Creo que me fié del amigo que insistió en que fuera allí con sus colegas. Comenzaron con «Shine on you crazy diamond», e imagino que allí mismo me enganché.

  • MGAUSSAGE
    Miércoles, 07/06/2017 a las 13:21

    Estaba entre la docena de él que trae mi antología y me he acordado porque lo pusiste otra vez aquí, hace mucho. Fernández es un poeta de mucho baldomérito.

  • Bremaneur Miércoles, 07/06/2017 a las 15:02

    Yo estuve en el concierto de Barcelona. ¿Por qué? Todavía no lo sé. Lo único que había escuchado de ellos eran agunas canciones de The Wall que me parecían rarísimas. Aquello no era música. Yo entonces escuchaba música divertida, como Perroan: Sabrina y La Trinca.

    Yo nunca he escuchado ni a Sabrina ni a La Trinca, aunque entiendo que puedan considerarse exactamente lo contrario a Pink Floyd, que ni tienen tetas ni sentido del humor.

  • Marqués de momento y si nada muy grave lo impide, allí me tendrá.
    Usted ponga el vino, yo me encargaré de llevar algún champán (de la bodega de mi suegro). Geo no habla nada de Español, pero su “patua” es mágnífico y de coches sabe alguna cosa. Será difícil que pueda venir.
    Discos ya no puedo llevar, pero igual les dejo ver a la Reyna, que eso si que merece la pena…VER ojo he dicho claramente VER!!!!
    Si va Alvaro que se lleve su porrón para el juantonic.

  • De Sabrina lo que sería interesante tener es los paracaidas que le sujetaban los apéndices mamarios.
    Los diseñaron siguiendo instrucciones de la NASA, y de de la corsetera de Rocío Jurado.

  • Esos eran unos tal Frijid Pink, Botillero. Lo único que se de ellos es que mi amigo Manolo tenía el single con la versión de La Casa del Sol Naciente y que también los confundí con Pink Floyd, o con sus primos de Michigan, no recuerdo.

  • Perroantonio
    Miércoles, 07/06/2017 a las 15:35
    Yo nunca he escuchado ni a Sabrina ni a La Trinca,

    Quería decir que era música que a mí me parecía divertida. Si echo la vista atrás y compruebo cómo me hice con mi insuficiente cultura literaria, con mi más que deficiente cultura musical y con otras culturas aprendidas de forma igual de deleznable y que ahora no vienen al caso, es para echarse a llorar.

  • “…pero igual les dejo ver a la Reyna…”

    Esto es un escándalo, jrG, ese heteropatriarcado y esa falocracia grande que trasluce tu comentario te delata:

    TE SIENTAS CON LAS PIERNAS ABIERTAS EN EL BUS.

    (La que se estaría montando si el comentario lo hubiera hecho uno de Vilanova y la Geltrù en vez de uno de Irún).

  • Sucundum, es que es tan joven…si yo es por protegerla de la gente de este fanzine…
    Si la que manda es ella, como todas, pero ella con un muy agradable acento francés, eso sí.

  • Proc, después de ponerlo me entró la duda de si me repetía. Y ya se ve que sí. Imagino a Baldomero como un tipo tan melancólico y tan de cosas pequeñas que parecía triste y un poco tonto cuando nada d eso. Se me parece en las fotos a una mezcla de Bela Lugosi y Boris Vian lo cual seguramente le vino mal para la medicina y para la poesía regular. A mí Baldomero, el señor lo tenga en su gloria, me cae bien.

  • JrG, se me olvidó comentar que el otro día estuve buscando mi porrón y no hubo manera. Lo doy por provisionalmente desaparecido hasta que lo confirme en una segunda batida.

  • Fantástica la reseña que traía el Marqués a las 15′ 24.
    ¿ De qué me sonará el nombre del autor de la reseña ? Que además, veo que escribió a medias, con Arcadi Espada, el libro sobre Sanz Briz ( un libro que me encanta , y que no va a dejar nunca su sitio entre mis favoritos ).

    He ido corriendo al Amazon.com, a ver lo que tienen de Philipp Blom para el kindle ( que cada vez que comienzo con un autor nuevo para mí, voy primero al Kindle, a ver si me gusta como escribe, antes de lanzarme al papel ), y el de “Fractura” no lo tenían, pero sí tenían “A Wicked Company”, y, “The Vertigo years”, así que me los he comprado, y ya los tengo esperando en mi kindle, y los leeré en cuanto termine con el tomo de Tolstoï ( infancia, adolescencia y juventud… y otros relatos ) que me ha regalado mi hijo el pequeño.
    Espero que me guste, y poder seguir con “Fractura” en papel, pero incluso aunque me quede grande, será una excusa estupenda para retrasar de nuevo lo de leer a Balzac…
    Muchas gracias, pues.

  • Bremaneur
    Miércoles, 07/06/2017 a las 06:17
    Zeppi, me entero por el periódico de la existencia del efecto shimmy. ¿Te ha pasado alguna vez?

    Sí, aunque nunca me había planteado ponerle un nombre al efecto. Se dice que la rueda culebrea y punto. Cuando me ha ocurrido, he revisado la bici y siempre he encontrado alguna causa de las que se mencionan en el artículo. Las más habituales, cubiertas desgastadas y radios destensados. No es muy frecuente, pero en marchas largas te puede amargar el viaje de vuelta. Porque siempre lo notas cuando estás lejos de casa.

  • Mientras los demás coleccionaban fotos de los Stones, el chaval le pedía autógrafos a Sabrina Salerno. «Deficiente cultura musical», dice. Joder, qué morro. Somos unos putos pinkfloys.

  • Leo con admiración y cierta envidia las disquisiciones sobre Pink Floyd, los Beatles y otros grupos musicales. Es un tema en el que estoy pez, debido a que en el cole, donde se forja la personalidad, había dos grandes grupos, los que tenían alguna afición cultural y los que dedicábamos los recreos y ratos libres a practicar algún deporte de equipo, mayoritariamente fúpbol y baloncesto. No había término medio, o eras de un grupo o de otro. Los partidos de los recreos eran épicos y se peleaban con intensidad, como si nos jugáramos la Champions en cada partido. El grupo “cultural” era más heterogéneo, estaba la facción musical (con subfacciones iberoamericana (Víctor Jara, Quilapayún …), pop-moderna (Pinflois y Vettels), y cantautores, sobre todos franceses) y la facción libros (también con subfacciones: literatura recomendada tipo Juan Salvador Gaviota o El lobo estepario, y coleccionistas de cómics de Marvel) . Y también estaban los Trueba.

    Por este motivo, mi acercamiento al sector musical fue tardío y muy limitado. Con los años, conseguí reunir la colección entera de Phillips de los discos de Brassens, y tengo uno de Bob Dylan (Desire), relacionado con Ella. Me gustan algunos temas de los Beatles, por que los relaciono con mis estancias in the UK. Y poco más.

  • Si se fijan, el elepé #2 llevaba un mensaje subliminal en el título. Era frecuente que alguna de las letras de Waters, escuchada al revés, mandara algún mensaje iniciático. No hay pinfloi que no maneje alguno.

  • Roger Waters tuvo la desfachatez de expulsar de Pink Floyd al teclista Richard Wright durante la grabación de “The Wall”. Lo primero que hizo Gilmour tras la marcha de Waters fue pedir a Wright que volviera. Cuando falleció, Gilmour preparó un albúm de homenaje (#15) en el que no quiso participar Waters.
    Así se las gastaba el héroe musical de Bremaneur.

  • Procuro fijarme
    Miércoles, 07/06/2017 a las 16:13
    ###
    Sí, se ve que pasó por ello.

    El cántabro me cae bien, parece un chaval majo y guay. A mi paisana creo que no la he oído hablar en la vida. También me cae muy bien, especialmente cuando sonríe.

  • Música diegética y extradiegética

    Lo que le sorprende al sr. Bremaneur se puede explicar pero antes necesitamos aclarar algunos conceptos. Se dice que la música de una película es extradiegética cuando la banda sonora se ajusta -más o menos sincronizadamente- a lo que sucede en la pantalla para enmarcar emocionalmente la escena, pero sin que los actores puedan escucharla. La mayoría de las bandas sonoras que se componen para cine y similares suelen ser extradiegéticas y no forman parte activa del argumento, sino que se añade como elemento condicionador de las sensaciones que ha de recibir el espectador.

    Normalmente una banda extradiegética se compone una vez finalizado el rodaje y con el montaje muy avanzado. Además, durante la edición se pueden acortar o alargar tanto las escenas como los pasajes musicales para que la adaptación se ajuste a la perfección.

    Por el contrario la música diegética acontece en la escena y los espectadores escuchan exactamente lo mismo que los personajes. En el movimiento Dogma la música sólo podía utilizarse si la escena la producía, es decir si alguien tocaba o escuchaba música mientras se desarrollaba.

    La mayoría de las bandas sonoras son extradiegéticas, a lo sumo mixtas, aunque hay ejercicios de estilo que requieren exclusivamente bandas sonoras diegéticas.

    En el caso que nos ocupa, la película de El Muro se construye partiendo de una banda sonora ya compuesta. A partir de ahí se han de escribir las escenas, acoplarlas al score e introducir los elementos necesarios para darle continuidad al argumento. El mérito, sin duda de Alan Parker. Sin embargo sepa que siempre es posible introducir pequeñas alteraciones en el tempo original para que música y acción se sincronicen.

    Cuando nos enfrentamos a la ficción es necesaria la colaboración por parte del espectador mediante una maniobra de supresión de la incredulidad. En el cine es evidente, pues la realidad se distorsiona caprichosamente de forma que la música, una información adicional generalmente falsa, se utiliza para adecuar la percepción a las intenciones del director. Normalmente no discutimos la verosimilitud de que una pareja se mire a los ojos arrobadamente mientras que unos violines aquejados de lirismo romántico arrullan el instante arrebatador. Si acaso se nos humedecen los ojos, o nos ataca un repentino picor de garganta que nos hace carraspear un poco.

    En la película The Wall, la banda sonora altera la composición original, unas veces la resalta, otras la oculta y casi siempre la manipula extendiendo temas, remezclando otros, añadiendo y suprimiendo efectos o instrumentos, incluso se añaden canciones no incluidas el disco original para que acción y banda sonora no se compliquen en discusiones acerca de la veracidad y pueda ganar la posibilidad de comprensión del resultado final. De esta forma Alan Parker y Roger Waters negocian (al estilo de Waters, es decir renegando del resultado, aunque poniendo el bolsillo con avidez) el balance entre imágenes, sonido, verdad y veracidad.

  • El caso Echeverría me tiene flipao. Imaginad que fuera al revés, qué estarían diciendo ellos.

    Aunque eso es imposible, que esa situación se pudiera dar, digo.

  • jrG
    Miércoles, 07/06/2017 a las 18:48
    Esto hacían los grandes ciclistas de antaño. Creo que los de ahora también.
    Zeppi seguro.

    Por supuesto, JRG. Y unos torreznos, si se tercia. No se contempla volver a casa con menos kilos que al salir.

  • Hace poco que he incorporado un tocadiscos a mi equipo, y recuperado restos de mi colección de vinilos.
    Debo reconocer que no he disfrutado en ninguno de los intentos: la melancolía por resonancia de momentos melancólicos ha sido superior.
    Procuro salir del síndrome Goytisolo, por tanto voy a optar por Bach, Mozart y Wagner.
    Excepción: Confortably numb, pero gracias a la evocación genial de Soprano’s & Infiltrated.

  • La imagen de Ignacio Echeverría, y la historia que nos ha llegado sobre su actuación conmueven como no pasaba desde MIBlanco, y coincide con la que conmemoramos del 6/6/44.
    Nada hay más absurdo, y sin embargo más digno de honores.

  • S. Miércoles, 07/06/2017 a las 18:48

    De la columna de Jabois me ha gustado la defensa de la buena memoria de las historias que acaban mal: «si una relación se rompe, lo anterior pasa a ser impugnado automáticamente: o fue una mentira, o una pérdida de tiempo, o un fracaso».
    Aplíquese más allá de las relaciones de pareja, porque si «un bel morir, tutta una vita honora» es más frecuente que las cosas buenas tengan malos finales y que estos derramen hacia atrás largas y tiñosas sombras.

  • es más frecuente que las cosas buenas tengan malos finales y que estos derramen hacia atrás largas y tiñosas sombras.

    A ustë Procuración le habrá gustado como lo expresa Don M. en su artículo pero yo me enamoro de cómo lo dices tú.

  • He vuelto a ver Dias de radio, no la recordaba tan buena. Aquí, Adaptaciones, Bolaño y yo, la prima Ruthie

  • S., Schultz, estamos de acuerdo, pues. O sea, me dan la razón.

    Ustedes no discuten el “hecho diferencial” que yo decía (la diferencia de trato que da la prensa deportiva madrileña a los laureles del Barça respecto del trato que reciben en la prensa deportiva catalana los éxitos del Madrit).

    Ustedes llegan mucho más allá que yo, al dar con la causa de esa diferencia de trato (el mercado, dicen). A mí esas razones me dan igual: sea cual sea la causa, (si es el mercado, pues será el mercado), el HECHO que implicita o explícitamente admiten es que esa diferencia, haberla, hayla, y en sentido mucho más fairplayfriendly desde Madrid hacia el Barça, que al contrario.

  • La primera canción de Pink Floyd que escuché en mi vida fue “Learning to fly” allá por finales de los ochenta. Me pareció buena canción con un buen vídeo musical, pero yo por aquel entonces estaba con The Cure a muerte con su Kiss me Kiss me Kiss me.
    De PF me gustan canciones sueltas ahora que tengo Spotify me pondré a escuchar su discografía y así podré comentar en plan intelectual.

  • Procuro, por mucho que el marqués se meta con la ciencia y la filología, no le hagas ni caso.
    Algunos entramos aquí para ver tus comentarios (no tanto por tus chistes, que son tan intelectuales que algunos no alcanzamos).
    A Alvaro le quiero pedir mis más sinceras disculpas. He tratado de ser un poco punzante, pero se me ha escapado el pedal.

  • Pink Floyd es muy diferente según la edad y las experiencias que has ido acumulando con la vida.
    Era un poco difícil con 15 a 18 años años ser de los Ramones y escuchar a PF, o a Chopin y Miles Davis.
    Algunos lo hacíamos, y no sólo los escuchábamos, sino que nos disfrazábamos y compartíamos la vida de los incondicionales. Podías ser punk un par de meses, luego rokero, escuchar los discos de los WHO, y luego volverte a colar por Led Zeppelin y tirar alguna lágrima con Chopin.
    Leer La Luna, o el metal hurland o el Víbora, además de a Capote, o Soppenhauer junto con el sólo moto, ir al jarama y animar a Randy Mamola…
    Era ir a toda hostia, a toda la hostia posible…
    Claro que estudiabas ingeniería pero casi no sabías donde…

  • El viejo dilema de Vinilo o CD.
    Creo que en esto tampoco se puede ser radical de una cosa.
    En los CD, cualquier aficionado sabe sus clasificaciones AAD, ADD, DDD
    Según sean la fuente, el tipo de grabación y el soporte. A= Analógico, D= Digital.
    En los vinilos la fuente y la ingeniería del sonido también tenía mucho que ver, y había vinilos con una grabación verdaderamente cristalina (recuerdo los vinilos de ART OF NOISE como un ejemplo de sonido impecable).
    Cuando escuchaba discos antiguos de blues que eran un soporte muy muy grueso, casi como los antiguos de pizarra, me agradaba escuchar el chasquido del roce de la aguja, pero es que casi se cargaba la cápsula ( de hecho tenía dos cápsulas, una para los buenísimos, y otra para los otros).
    Las grabaciones de Deustche Gramophon en clásica eran bastante buenas, en algún caso magníficas. Almacene algunas docenas de estos.
    Pero cuando te pasabas al CD, los que además de melómanos éramos audiófilos, ya no querías otra cosa. Y entonces comenzaba el purgatorio de invertir dinero en la imposibilidad de encontrar sonido perfecto.
    Esta era una enfermedad contra la que luché mucho, ya que por mucho que invertía, en vez de disfrutar oía defectos. Un martirio.
    Luego ya me curé y me dejé de utopías para poder oír música y disfrutar de otras cosas, pero entonces empezó el vicio de las versiones…
    Pero ese es otro tema.
    Finalmente como radicalazo que soy, me quité de toda acumulación.
    La tecnología esta del youtube y estas fuentes es una gloria para la acumulación de escucha, y luego ir a por el CD con mucho más conocimiento.

  • La xuntanza Pink Floyd de agosto en el Zulo está tomando cuerpo: Brema, Ximeno, jrG (con su Reyna y el champán de Georges), Adapts y McGauss. El verdadero núcleo duro de Chopsuey. Quedan todavía algunas plazas con posibilidad de pernocta en el mismo Zulo donde habrá habilitada una zona exclusiva para invitados.

  • En absoluto tiene que disculparse, JrG, me divierten siempre sus pellizcos y como tales me los tomo. Aquí le dejo a Otis Taylor, quien ya le comenté que me gusta mucho, por si no sabe qué ponerse esta mañana. El porrón sigue desaparecido en combate, sospecho que se lo regalé a alguien que me lo pidió, pensando que ya me compraría otro si lo echaba en falta, y me he quedado sin él.

    ¿Han visto ya el mapa de metro de las calzadas romanas?

    Marqués, me es imposible en esa fecha. Espero crónica detallada de todos los excesos; también le puede servir para cuando tenga que dar parte al seguro luego.

  • Gracias Alvaro. Un abrazo.
    Con una artista amiga que tengo en Belgrado, solemos enviarnos música.
    Hoy me ha enviado esto, JULIO creo que lo tendrá, pero aún así es delicioso, y a MAR también creo que le gustará.

  • Marqués yo soy del núcleo pinfloi … Morgan es del núcleo Gallego. La reyna es sólo mía!!!!!!!!!!!!!!!!!! el champán es de todos, eso sí.
    Va a ser algo muy interesante marques. Ya se podían unir más gentes…
    De todas formas una vez que bajamos para allí, haremos una turnee para ver a algunos como Viejecita y una visita al Perro si está disponible y a la Rioja a verle a Bonnie y tomar vino y chuletillas y patatas riojana. Pasar a ver a Procu, y al Alvaro…joder a todos!!!!!!!
    Se me saltan las lágrimas y todo…

  • La música de Otis Taylor se me antoja una mezcla de folck profundo, cajun, y casi entronca con el blues. Me gusta. A tí Avaro le gusta por la violinista …te tengo calao.

  • El tema de las calzadas Romanas es fascinante. Me entretuve en mirar dentro de unos mapas antiguos que están digitalizados en Biblioteca Digital, las calzadas de esta zona donde vivo. Había una gran vía que conectaba Nantes y que pasaba muy cerca de la actual Cholet. La verdad es que si pusiéramos encima un mapa michelin de carreteras, no veríamos muchas diferencias.

  • Las modas y los caprichos no pueden hacer que la ciencia se tambalée. Digo esto porque según algunas noticias se está produciendo un renacimiento de los vinilos. Hay quien asegura que se escuchan mejor que los CD y no es cierto. Veamos la razón.

    Cualquiera que haya asistido a un concierto de rock habrá visto que la batería muy frecuentemente está situada encima de una alfombra ¿Será posible que los “drummers” sean en su mayoría unos acérrimos partidarios de la decoración de interiores?

    También es posible que hayan comprobado que dentro del bombo suele encontrarse bien una manta (bastanta polvorienta) o pedazos de goma espuma o esponja. ¿Siente frío los chicos del tambor?

    La verdadera razón por la que hoy día permanecen estos curiosos adminículos es el fetichismo. Cuando las grabaciones se hacía en microsurco, las bajas frecuencias, justo las que se producen al golpear el bombo, provocan un desplazamiento extremo de la aguja. Esto implica que el surco sea más ancho y como el diámetro del disco es constante el resultado es el de un acortamiento notable del tiempo de grabación. Para filtrar las frecuencias responsables de tal efecto se subía la batería a una alfombra mullida y se rellenaba el bombo de elementos absorbentes. Los instrumentistas actuales se “inspiran” en sus mayores y atosigan sus bombos con elementos extraños que ya no son necesarios pues la tecnología de grabación actual admite bajos a cualquier freceuncia sin comprometer el espacio físico de la grabación.

    Si recuerdan ustedes los Maxi-singles eran unos discos de vinilo de 33 cm. de diámetro en los que sólo “cabía” una canción. La razón no era otra que las necesidades de bajas frecuencias para bajo y bombo que imponía la música “disco”. Los grandes desplazamientos de la aguja requeridos necesitaban una pista muy ancha, tanto que en vez de cinco o seis canciones por cara, sólo había/cabía una.

    Los microsurcos también tenían dificultades a la hora de reproducir los agudos extremos y de ahí esa presunta calidez del vinilo respecto al CD. Tal calidez si la analizamos con los aparatos de medida necesarios es compatible con una disminución del ancho de banda de las frecuencias reproducidas. Es decir, que percibimos como más “humano”, más “cálido” o mayor calidad unas grabaciones que están filtradas, que no reproducen ni las frecuencias altas ni las más bajas del espectro audible. De hecho hay un efecto denominado “Excitador Psicoacústico” que emula tales filtrados y cuya función es aportar “calidez humana” a las grabaciones digitales.

  • Algunos comentan que las frecuencias ultrabajas no audibles son sentibles en el cuerpo. Esto lo dicen los ultravinilos y’a que un CD no registra nada por debajo de 20 hercios. No estoy seguro pero creo que la banda de un Cd va entre 20 y 20000 que es la gama que nuestro oído es capaz de oír.
    Mis preferencias de escucha van más por la geometría o espacialidad. Poder identificar la posición de las fuentes de sonido en el espacio.
    Que los agudos no sobresalgan demasiado y si lo hacen es cuando están en solitario.
    Odio los surrounds y las cajas individuales de bajos que transforman el sonido en un terremoto de subfrecuencias irreal de todo punto de vista.

  • Ximeno, prefiero los vinilos, los amplificadores de válvulas, los sintonizadores analógicos de radio, las motos con carburadores, las cepas en copa, el besugo del Estrecho a la parrilla con carbón de encina, los libros viejos y las mujeres jóvenes.
    Veo este canon poco discutible para los que nacimos entre el 50 y el 60.

  • Cierto, JrG, Taylor oscila entre el folk y el blues, a veces coge el banjo, como el paleto de Deliverance, y otras la guitarra. La violinista es muy buena en lo suyo y tal.

    Recuerdo encendidas polémicas en los foros de música clásica, verdaderos frikis en asuntos de sonido (que si no se oye el viento madera, que si aquella sección suena demasiado apagada…), acerca de CDs, mp3, FLAC, equipos de sonido etc. Yo ya tiro de streaming todo lo posible y procuro meter cuanta menos metralla en casa, mejor.

  • Mi hijo está encantado con unos auriculares que suprimen el sonido ambiental de forma electrónica. Lo he probado y puedo dar fe del invento, que permite aislarse del ruido en el interior de un avión, por ejemplo: no es preciso que estén emitiendo sonido del aparato al que están enchufados.
    Si pasados los idus de Agosto puedo hacerlo, iré a La Mancha provisto de ellos para escuchar ora Schubert, ora Bach, mientras la peña se retuerce por el suelo con los sonidos de portazos, cadenas y sintetizadores.

  • El asesinato de Ignacio Echeverría nos ha conmovido a todos, me he acordado de otros especialmente odiosos como el del padre Ellacuría o el de Miguel Ángel Blanco. El retraso en la identificación, aunque angustioso, demuestra un infinito respeto por la vida humana. Solo en Occidente se cuentan los muertos de uno en uno y se identifican escrupulosamente. Las prisas llevan a disparates como el del Yak-42. La medicina forense es una cosa muy seria y necesaria en una sociedad democrática que pretenda ser justa.

  • Tres cosas del atentado de Londres:

    -Errores ridículos de la policía y los servicios de inteligencia en la prevención del atentado.

    -Rápida y eficaz respuesta policial cuando se produjo el mismo.

    -Inexcusable gestión de la crisis por parte de las autoridades inglesas.

  • Marqués, aún no sé si podré ajustar fechas. Como servidor de las necesidades de la tercera edad dependo de la coordinación con hermanos y cuñados que, me temo, tienen por costumbre coger las vacaciones en agosto. Iremos viendo.

  • marquesdecubaslibres
    Jueves, 08/06/2017 a las 10:30
    El retraso en la identificación, aunque angustioso, demuestra un infinito respeto por la vida humana. Solo en Occidente se cuentan los muertos de uno en uno se identifican escrupulosamente. Las prisas llevan a disparates como el del Yak-42. La medicina forense es una cosa muy seria y necesaria en una sociedad democrática que pretenda ser justa.

    Está usted de coña. Ocho muertos, ocho. Mire a ver el número de cadáveres identificados por los forenses españoles en el 11M; a las 24 horas. Y compruebe si hubo errores. No, hombre, no, lo del Yak fue hijoputismo e incompetencia. Que se podían hacer las cosas bien y rápido lo demostraron los turcos.

  • En el Yak se hicieron las cosas mal, pero recuerden que antes que nadie, llegan los buitres y los saqueadores de cuerpos a llevarse su parte.

  • ¿No fue el emérito el que metió prisa con el Yak porque no quería un chorro de funerales de Estado y sí uno solo y bien compacto?

  • Tampoco parece comparable la dificultad que puede entrañar la identificación de 62 víctimas en un monte turco tras un accidente aéreo, muchas de ellas irreconocibles por el impacto y posterior incendio, con ocho muertos por arma blanca en una ciudad como Londres.

  • Muy agradecida, Marqués. No lo veo viable.
    ***
    Nota para el recuento de votos, por si no lo hubiera dicho nunca antes, a lo mejor pero me extrañaría. Me gusta mucho Pink Floyd, sobre todo su etapa 40 principales.

  • El Princesa de Asturias de las Letras es para Adam Zagajewski, I loviu, Zagayesqui. Os pongo un poema de Mano invisible (trad. de Xavier Farré, Acantilado, 2012 [2009]), por corto y al azar:

    CASA FAMILIAR

    Vienes aquí como un extraño,
    pero esta es tu casa familiar.
    Los groselleros, los manzanos y los cerezos no te reconocen.
    Un árbol magnánimo prepara con tranquilidad
    un nuevo lanzamiento de nueces,
    y el sol, como un estudiante de primero nervioso,
    está ocupado en colorear atentamente las sombras.
    El comedor imita la cripta de un sepulcro,
    aquí ya no hay ningún eco conocido,
    las antiguas conversaciones no han perdurado.
    Allí, donde seguramente se concibió
    tu vida, tartamudea un televisor ajeno.
    Y en el sótano se encuentra el almacén de la oscuridad,
    desde que te fuiste todas las noches
    se han apiñado como el estambre de un viejo jersey
    en el que anidan gatos salvajes.
    Vienes aquí como un extraño,
    Pero esta es tu casa familiar.

  • Suscribo al 100% el comentario de Adapts de ayer a las 22:59.

    El viaje al zulo intentaré hacerlo en moto si antes los expertos me explican qué hay que hacer si el manillar se me pone a bailotear de esa incontrolable manera.

  • Gómez
    Jueves, 08/06/2017 a las 11:37
    Tres cosas del atentado de Londres:
    -Errores ridículos de la policía y los servicios de inteligencia en la prevención del atentado. […]

    Seguro que ha habido errores, Gómez. Lo que me pregunto es si es posible controlar a una población de sospechosos tan enorme. Respetando las leyes, además.

  • Tengo un gran respeto, enorme, por los protocolos de cualquier policía de un estado democrático. Hasta que se demuestre que no funcionan, como ha sido el caso. Tienes siete cuerpos, no setenta, no destrozados por un impacto o una explosión. No veo cual sea el impedimento para que sus familiares los identifiquen, de hecho permite una identificación más rápida.
    Es mera humanidad, creo yo, aunque tampoco soy partidario de grandes broncas en público, qué más quisieran los cómplices de los asesinos.
    Por lo demás, acabo de ver en tv a los hermanos de este hombre y han sido un ejemplo. Sus padres pueden estar orgullosos, de ellos y del fallecido.

  • Procuro, parece ser que había numerosas denuncias de los vecinos del cabecilla de los asesinos, un aviso ignorado de las autoridades italianas e incluso un vídeo, pasado por la televisión, en la que el tiparraco desplegaba una bandera del isis en un parque y se enfrentaba posteriormente con la policía. Una locura, vamos.

  • Procuro fijarme
    Miércoles, 07/06/2017 a las 22:18

    Puedo confirmar la certidumbre de tu aserto.
    Yo he olvidado todas las putadas que me ha generado esa cancelación de contrato, pero quedan dos hijos magníficos y la relación cuando fué bien fué buena, muy buena. Ella me ayudó mucho y me siguió a ciegas. Luego ya no, y antes de ser un tipo infiel o crear un infierno en el hogar, preferí marcharme y arruinarme de paso. Ahora ya no me habla ella ni nadie de la familia y pocos de los amigos comunes.
    Las cosas son así, o conmigo o contra mí.

  • Morgan los casos de flaneo no creo que van con tu personalidad de piloto.
    Tu moto es una magnífica rutera, y tu eres un tío con dos dedos de frente al que le gusta estar vivo.
    Eso ya hace que no fuerces más, de tu capacidad ni la de la moto.
    No te preocupes por que la moto te haga cosas raras. No lo suelen hacer si tu haces algo más que ponerle gasolina. Con llevarla a las revisiones o cuando notas algo que no estés agusto, vas sobrado.
    Las velocidades legales, además de que te permiten mantener la integridad del carnet de conducir, te garantizan un trayecto agradable y seguridad.

  • marquesdecubaslibres
    Jueves, 08/06/2017 a las 10:03
    Ximeno, prefiero los vinilos, los amplificadores de válvulas, los sintonizadores analógicos de radio, las motos con carburadores, las cepas en copa, el besugo del Estrecho a la parrilla con carbón de encina, los libros viejos y las mujeres jóvenes.
    Veo este canon poco discutible para los que nacimos entre el 50 y el 60.

    No esperaba menos de usted. Tampoco tengo nada en contra del fetichismo. Cómo iba a tenerlo si yo gozo como un degenerado cuando me enchufo a mis sintetizadores analógicos y los contemplo excitado por el ritmo al que parpadean sus luces y seducido por el gemir de los osciladores mientras manipulo sus perillas y toco con mis dedos temblorosos sus botones bien torneados. Menos mal que perillas y botones son de plástico. Si hubieran sido de baquelita o celuloide hace tiempo que mi natural esquivo se hubiera tornado en huraño, monástico y enclaustrado.

  • jrG Jueves, 08/06/2017 a las 12:59
    Ahora ya no me habla ella ni nadie de la familia y pocos de los amigos comunes.
    Las cosas son así, o conmigo o contra mí.

    También pasa cuando se rompe una amistad. Supongo que la lógica de bandos es, por primitiva, natural o instintiva. Como cagar en los parques, que es también bastante natural. La civilización nos tendría que proveer de un repertorio mejor, más variado.

  • Sobre la donación de la Fundación Amancio Ortega a la sanidad pública y el rechazo de la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP): «Lo que tienen que hacer las empresas y los mecenas es pagar más impuestos para que estos vayan a sanidad». Como los que dicen no dar limosnas ni propinas porque la solución a la pobreza tiene que ser estructural. Claro, claro. Qué curioso que combatir la pobreza sea tan contrario a remediar pobres. Mientras lo explican mejor si es que pueden, démosle las gracias al señoritu Amancio.

  • Lo de la FADSP es ridículo, lo sorprendente es que les den cancha a semejantes cenutrios.
    Aquí hay más tontos que botellines.

  • Mar, aún no te he dado la bienvenida: bienvenida.
    ¿Eres catalana?
    ¿Conocías de antes a JrG?
    ¿Por qué te gustan tanto los fines de semana?

  • Muchas gracias Procuro,
    En efecto soy de la zona conflictiva del Estado (según afirman fuentes oficiales). Aunque personalmente no soy de colores, banderas ni muros…
    La relación (él me recomendó la página) con el compañero es anterior a mi llegada a estos lares, por cierto voy algo pérdida, espero a medio plazo cargar pilas y poder participar, el refrito queda claro, pero no tengo suficientes datos todavía.
    Un placer Procuro, encantada de saludarte y nos leemos.

  • Mar, sólo tienes que pinchar en la palabra en rojo y entras al tema.
    Me costó primero varios intentos de la Sita Bellpuig, luego varios rapapolvos, después la ignorancia general ante un caso perdido, y luego Procu, me enseñó cómo se ponían links y se colgaban los quote…
    Aprendí ayer…Eso sí, escribir sigo sin aprender, como lo demás en general.

  • Mar ojo con estos lagartos y la inocencia aparente de Procuro, tienen más peligro que un mono con una gilette…
    Ya has visto que yo no quería ni decir que te conocía (por protegerte) y por mi natural discreción, claro está, así como mi legendaria bonhomía.

  • Gracias jrG,
    Voy a ello. Pensé que quizá había dos sistemas, uno previo paso por taquilla, no sé, la ignorancia es lo que tiene…

    Por cierto, Procu me hizo un ‘tercer grado’ importante (broma)

  • TENTE, TSE
    Liberados de supersticiones estéticas, anudadas las cuatro esquinas del pañuelo que usamos de tapacalvas para trabajar sin denuedo en nuestras cosas, hemos utilizado 2.708 palabras para reseñar El crack, un libro de 616 páginas que habla de la conformación cultural y social del mundo entre 1.918 y 1.938.

    El esforzado, capotudo y apesadumbrado Tse, para comentar el comunicado de unos mamarrachos, ha utilizado 2.005, el 74% de lo que hemos escrito nosotros. El comunicado que comenta Tse tiene 1.232 palabras. Tse ha utilizado, para comentarlo, 773 palabras más; esto es, un 63% más.

    Sin apartar la vista de la pantalla, echemos atrás el brazo para rescatar de nuestros plúteos el libro de Blom. ¡Cáspita! Lo hemos prestado, tan luenga es nuestra generosidad. Extendámosla al esforzado, capotudo y apesadumbrado Tse y digamos que el libro tenga 250 palabras por página. 154.000 palabras. Sigamos derrochando nuestra generosidad, no por altruismo sino porque nos sobra. Recortemos y dejémoslo en 100.000 y apliquemos una regla de tres. Rememoremos nuestros tiempos escolares. Cojamos un lapicero, chupémosle la punta, encorvémonos sobre el cuaderno, saquemos la punta de la lengua, echémosla a un lado y mordámosla con cuidado. Frunzamos el ceño y hagamos la cuenta con un concentrado bisbiseo. Si para un texto de 1.232 palabras ha usado 2.005, para uno de cien mil usará… ¡162.743!

    Nos inquieta el esforzado, capotudo y apesadumbrado Tse. Extraigamos de los hontanares de nuestra inquietud alguna conseja que encauzada por nuestra autoridad pueda hacer algún bien a los humanos. Digamos, con franqueza no exenta de amabilidad: tente, Tse, o nos dejarás sin sitio en la Internet.

  • La vida te da regalos inesperados.
    Mi duro periplo andaluz acaba hoy y me acabo de registrar en el Barceló Cabo de Gata. Está petado de rubias perfectas treintañeras y jubilados alemanes.

    Al salir del ascensor en el hall me he encontrado con el culo mas perfecto, una belleza eslava agachada en cuclillas, de espaldas a mi, con un bikini perdido entre sus nalgas, recogiendo cambio de una maquina expendedora.
    Casi no lo cuento.

    ¡ÑAM!

  • He escuchado PULSE y me ha gustado. Abre con la canción que titula el post.
    Habláis de la música de PF, pero las portadas de sus discos también merecen un post.

  • Mar ojo con estos lagartos y la inocencia aparente de Procuro, tienen más peligro que un mono con una gilette…

    Lo tendré en cuenta, al final to el mundo es gueno.
    Enorme session de Evans, ya sabes, falta la cueva, el bourbon, tabaco…
    seguro me olvido algo.

  • Bonnie
    Jueves, 08/06/2017 a las 17:23
    Habláis de la música de PF, pero las portadas de sus discos también merecen un post.

  • Tse hace artículos-río. Pero es una táctica muy común entre abogados y políticos, abrumar con una catarata de información.
    Yo soy más de abrumar tocando los eggs una y otra vez, y otra vez y otra vez y otra vez y otra vez y así sucesivamente y otra vez. Ah, y otra vez.

  • EstiMatados pinflois, yo descubrí a Syd Barret cuando descubrieron que seguía vivo y se dedicaba solo a la jardinería y no quería ya contar aquel cuento del elefante efervescente de ojos pequeños, orejas grandes y trompa enorme que le susurró a un bicho inferior que el próximo mes de junio iba a morir. Como había un tigre que merodeaba por ahí el pequeño bicho dijo ¡Oh Dios mío, debo permanecer en casa! y cada vez que escuchaba un gruñido gritaba peligro y todos los animales estaban muy asustados, nerviosos y escondidos, incluso la cebra, la mangosta, y el sucio hipopótamo que se metió en el lodo y masticó el hippoplancton picante, y hasta el estúpido ñu escuchó el mensaje, y la selva se asustó y corrió alrededor todo el día y la noche, pero todo fue en vano porque el tigre se acercó y dijo: Tú sabes que yo no os haría daño a ninguno de ustedes, yo prefiero masticar chicle y se comió el elefante.

  • Kevin Ayers, que no es español pero ha pasado toda su vida en Ibiza me convenció de que los Pink Floyd buenos son los de Syd Barret. Intentó trabajar con él y no lo consiguió, así que hay que dar un grandísimo mérito a David Gilmour por los discos en solitario de Barret. Ayers le dedicó esta canción a Barret, que no es de mis favoritas pero mola. Oh wot a dream

  • Gracias por contestarme, Mar. Es que hablar con alguien a quien no se ve y de quien no se sabe nada es más difícil.

  • Hola, soy una gorda con tanta superficie cutánea que me caben Las Meninas y Los Nenúfares, por eso tengo tatuados hasta los labios mayores y te lo enseño.

  • Esperé a que volvieras
    durante días, semanas, años
    quizá toda la vida
    desde que tengo memoria

    Y nunca volviste
    Siempre tú, en mis sueños
    Siempre tú, en mis esperanzas
    Siempre tú

    Y ahora que te vuelvo a ver
    qué suerte,
    ya no te necesito.

    Koldo Fierro

  • Gracias por contestarme, Mar. Es que hablar con alguien a quien no se ve y de quien no se sabe nada es más difícil.

    La (in) volución senil humana es imparable Procuro

  • Lo ves, Mar. No pillo tu comentario sobre la (in)volución. En cambio, el de la gorda de las Meninas de Adapts, sí. Es que está viendo a una y pone la voz como que es ella.

  • Hola, soy un esqueleto de buen rollo, tengo un pelo lacio que me llega al culo, y barba negra de Jesucristo vestido de pobre militante, con una camiseta de tirantes pobre obrero, estoy en un resort cuatro estrellas, pero soy alternativo.

  • Wish you were there, Satur

    Querido primo Satur:

    Espero que estés bien al recibo de la presente. Yo estoy bien, gracias a Dios y a que no seguí tu consejo de hacerme anti-madrilista, que si no ahora estaría todo encabronao… Te escribo para contarte que el otro día llegué del trabajo a casa muy cansado y me tiré en el sofá sin ganas de hacer nada, como no fuera ver la tele. Ponían una peli muy rara y me quedé torrao. Lo cual que tuve un sueño de los que parece que vas a pillar cacho y a tener una polución de esas nocturnas, pero luego es que no y se convierten en una pesadilla. Resulta que estaba en un planeta que tenía varias lunas y era bastante desértico y vi algo que brillaba en un barranco. Bajé todo intrigao y me encontré tirada por el suelo y como muerta a una chorba vestida de astronauta, que era clavadita a la actriz esa que se llama Cate Mara. Pero no estaba muerta, primo, sino inconsciente, y revivió. Yo noté enseguida que ella me miraba como a su salvador y yo la miraba a ella embobao, porque era muy guapa, aunque llevara la escafandra puesta. Cuando tuve más confianza, se la quité y ella respiró sin problema y me miró aún más agradecida. Total que pasó un ratillo y ya me atreví a besarla. ¡Cómo me gustó ese beso, Satur! Y a ella también, porque le di otro más largo y no me rechazó. Ya estaba yo todo feliz pensando que iba a pillar, cuando de repente aparece detrás de una loma una nave espacial muy rara que nos lanzó un chorro de luz rosa y yo me fui para la luz y la chica me decía que no y en eso se acabó la primera parte del sueño, porque me desperté envuelto aún en esa luz rosa. Luego me volví a dormir y me vi a bordo de la nave rara, que se conoce que me había abducido. La nave espacial era básicamente un disco-pub, con sus seguratas a la entrada, que te miraban de arriba abajo antes de dejarte pasar. Dentro, la pista estaba llena de gente y sonaba una música extraña, parecida a ésa que tú oyes de Pinfloid, pero la gente la bailaba tan contenta, tal vez porque todos eran extraterrestres. El caso es que había muchas jais que estaban riquísimas y que te podías ligar con sólo mirarlas. Pero yo iba buscando a la chica a la que había besado y de la que ya estaba enamorao, así que pasé de todas, hasta que apareció ella vestida de astronauta. Bueno, eso pensé al verla, pero resultó que era otra que se le parecía y la tía me dio un morreo y en ese momento me di cuenta de que era una vieja y de que todas y todos los allí presentes eran viejos. Así que salí de allí escopetao y me escondí en un lavabo y en esto que me miro en el espejo y me doy cuenta de que yo también era un anciano. Joder, qué mal rollo, primo. Me habría gustado que estuvieras allí para que me aconsejaras. A lo mejor tú no habrías dejado a la chica para irte detrás de la luz rosa, porque dirías que una cosa es ser un pinfloid y otra un picha floid. En fin, te dejo que ha llegado a su casa la vecina de enfrente y me he comprado un telescopio en Amazon que lo flipas. Ya te contaré.

    Tu primo que tanto te echa de menos.

    Efrén

    (-> Broken Bells – Angel and The Fool / Holding On For Life)