Shine on you crazy diamond

pintflock
por Fernando García.
Dedicado al plátano que lleva Satur en la oreja

Se han dicho muchas tonterías en este fanzine sobre Pink Floyd, ya es hora de que alguien ponga orden. A estos efectos debe establecerse que habría cuatro Pink Floyd que corresponden a cuatro épocas correlativas: el de Syd Barrett, el de David Gilmour y Roger Waters, el de Waters y el final de Gilmour. A continuación, la lista canónica de sus elepés:

  1. The Piper at the Gates of Dawn (1967). Barrett.
  2. A Saturcerful of Secrets (1968). Gilmour&Waters.
  3. More (1969). Gilmour&Waters.
  4. Ummagumma (1969). Gilmour&Waters. Este es el primer elepé que compré y aún conservo.
  5. Atom Heart Mother (1970). Gilmour&Waters.
  6. Meddle (1971). Gilmour&Waters. Este elepé me tocó en un concurso de Radio Popular FM.
  7. Obscured by Clouds (1972). Gilmour&Waters.

Aquí acaba el Pink Floyd psicodélico, el que marcó una época. A partir de aquí empieza el Pink Floyd de los “pinflois” y los 40 Principales.

  1. The Dark Side of the Moon (1973). Gilmour&Waters.
  2. Wish You Were Here (1975). Gilmour&Waters.
  3. Animals (1977). Waters.
  4. The Wall (1979). Waters.
  5. The Final Cut (1983). Waters.

Tras este elepé se produjo la ruptura. Waters se marcha y se queda con la marca “The Wall”. Gilmour retiene la marca “Pink Floyd”.

  1. A Momentary Lapse of Reason (1987). Gilmour.
  2. The Division Bell (1994). Gilmour.

Para despecho de Roger Waters, estos dos elepés tuvieron un éxito inusitado. Aquí acabó Pink Floyd y solo la muerte del teclista Richard Wright en 2008 hizo que se publicara un último disco como póstumo homenaje.

  1. The Endless River (2014). Gilmour.

Corrían los años 60 cuando unos cuantos músicos británicos crearon una nueva música psicodélica y experimental que nunca mas se volvió a repetir. En ese caldo de cultivo nacieron Pink Floyd, Soft Machine o King Crimson. Pink Floyd lo creó Syd Barrett, un desequilibrado por el consumo de LSD que produjo canciones inolvidables que permanecerán siempre en el recuerdo (“See Emily Play”, “Arnold Layne”, “Astronomy Domine”). Tras el primer disco no pudo continuar y fue sustituido por Gilmour, que junto con Waters, Wright y Nick Mason formaron el núcleo duro de Pink Floyd.  El batería Mason fue el único miembro que tocó en los quince álbumes. Gilmour &Waters eran dos “genios” que, como Lennon&McCartney, hicieron grandes cosas juntos, pero su ego les llevó a una irremediable separación.

Personalmente me siento más cercano a Gilmour, que quiso ser una prolongación de Barrett. Roger Waters es un millonario excéntrico que progresivamente fue introduciendo temas sociales en sus canciones, posicionándose como un curioso antisistema que machacó a la audiencia con su pesadísima “The Wall”, la cual llegó a representar, ya separado de Pink Floyd, en más de cien ciudades arropado por un exorbitado espectáculo de luces, grúas y cerdos voladores. También se hizo una película y una interminable panoplia de archiperres para consumo masivo que no pueden faltar en casa de ningún hortera.

Lo que no se puede negar es que estos chicos fueron siempre fieles a su propia memoria. En 2005, invitados por el inefable Geldof, aceptaron tocar juntos en el “London Live 8 concert” después de no hacerlo desde hacía 20 años. Interpretaron una vez mas su legendario “Wish You Were Here”, canción compuesta en recuerdo a Syd Barrett, que aparecía en el elepé del mismo título. En este mismo disco hay otra canción dedicada a Barrett por la que siento especial debilidad, la titulada “Shine on you Crazy Diamond”. Pink Floyd nos ha hecho pasar grandes momentos, lástima que los “pinflois” nos hayan amargado la vida.

Fuente: Pink Floyd. The ultimate guide to their music&legend. Rolling Stone. Special collectors edition. Wenner Media (2017).

« »

© 2018 ÇHØPSUËY FANZINË ØN THË RØCKS. Tema de Anders Norén.

↓