PEGANDO FUERTE presenta: 120 gramos de

Zapatos2
Por Jesús Serna Quijada.

Veinticuatro meses y me habré jubilado. Una salida tranquila para una vida de mierda, dirás. No te faltará razón. Tanto tiempo lamiendo tus pies, besando tu culo. Un subalterno leal que ha sabido ensuciar sus manos para evitar que cualquier gota de sangre salpique tus mocasines. Primero forjamos nuestra amistad, insinuarás. Allá en la infancia. Donde nace el Mundo. Héroes enfermos de veranos indestructibles. En mi retiro te dedicaré mis memorias: “La golondrina todavía aleteaba cuando la arrojamos al pozo. Le habíamos punzado los ojos con alfileres. Y serramos sus patas con una escofina”. Naderías, comentarás, y no me equivoco. Pero luego aprendimos a cazar y les rompimos el culo a unos cuantos maricones. Cabrón, te agenciaste una vida de lujo mientras yo malvivía entre putas, drogas, alcohol y tragaperras. Te lo buscaste solo, asegurarás omitiendo ciertos pasajes que delatarían tu connivencia. Para redimirme, tendiste tu mano y me ofreciste un collar de cuero y una pistola. ¡Pum, pum, pum! ¡Foie! Dos años y final feliz. Disneylandia. Me follaría a la menor de tus tres nietas para licenciarme con algo más de dignidad.

[Del libro Velódromo]

« »

© 2018 ÇHØPSUËY FANZINË ØN THË RØCKS. Tema de Anders Norén.

↓