Buona battuta

urraca
Por Jgfed.

Nos da ella la noticia (lo ha oído en la radio): un elefante ha matado a el cazador de elefantes más conocido del mundo. Estaba disparando a sus crías y la elefanta ha arremetido contra él, le ha herido con los colmillos, hecha una furia. Unos compañeros cazadores han empezado a disparar a la elefanta para tratar de salvarle la vida al cazador, han conseguido derribarla, ha caído encima del cazador que ha muerto con las heridas de los colmillos de la elefanta y aplastado por su peso.
Yo me alegro de que haya muerto, justicia ciega, ha dicho.
También ha oído en la radio que se daba la circunstancia de que el mejor amigo de este cazador, cazador experto el mismo, especializado en cocodrilos y serpientes grandes, estaba desaparecido hace dos meses.
—Acababa de aparecer (por lo visto) dentro del estómago —sus restos— de un cocodrilo.
Remarca que era un cazador sin escrúpulos.
—Vosotros ¿os alegráis de su muerte?
Se hacía un silencio (era la segunda vez que lo preguntaba) y una persona ingeniosa dijo que ella se entristecía de su vida. Bueno, se ponía triste por pensar en la vida de ese cazador de elefantes. En la vida horrorosa que ha llevado.
—Lo normal será legislar sobre la caza de elefantes, de sus crías. Lo que has contado es poco creíble.
Como si no hubiera dicho nada, como el que oye llover, no me han hecho ni caso y han cambiado de tema. Yo querría haber dicho que toda esa historia parecía arrastrarnos a desear la muerte de un cazador de elefantes y que de eso tendríamos que huir como de la peste.
Ahora opino que los mayores fabuladores pueden ser amantes de los animales, sin escrúpulo intelectual. Como uno que leyera a un Esopo, a lo que quede de él, o alguien abrumado por Walt Disney.

(Fabular) Me voy a cruzar con una persona que produce incomodidad por su manera de andar, lo estoy viendo y justo después de cruzarnos caigo en la cuenta de la razón: llevaba dos zapatos derechos.
Sigo paseando, llego hasta una zapatería en la que hay un policía. Un hombre se ha probado muchos zapatos y se ha llevado dos zapatos iguales (del mismo modelo) del mismo pie.
—¿De distinto número?
—No, del mismo.
Por supuesto me hubiera gustado conocer los detalles pero la resolución del caso —no fui consciente en honor a la verdad de la razón que producía la incomodidad de verlo andar tan rápido y serio hasta pasar por la zapatería (es posible entonces que sin resolución no hubiera habido caso)— pondría de buen humor a cualquiera.

Alfonso (11 años) está llorando en el jardín de la urbanización (más de 3500 m2). Su madre nos lo dice: ahí está enfrente, llorando. Ha encontrado una cría de urraca herida (no vuela), asediada por un gato. Él y su amigo han evitado la muerte de la pequeña urraca y la han metido en una caja de zapatos. La madre del amigo ha dicho que no se la podía llevar su hijo. Tiene prohibido llevar animales a casa. Tú tampoco puedes, Alfonso. Ha dejado encajada la caja con la cría y comida a media altura en un árbol. Ha subido llorando, con la cara ya hinchada. Se ha hablado de merienda cena, de pollos, incluso de pollo kentucky.
—Yo no como urracas.
Los gatos comen pájaros, mi gata cuando yo tenía tu edad nos traía pájaros y ratas muertos. Un perro puede destrozar a un gato, yo he visto gatos destripados por perros.
—Mejor, odio a los gatos.
El hijo del vecino es un poco tonto (18 años), le ha espetado que hay que respetar la cadena alimenticia, riéndose, pensando quizás en conocimiento del medio. Qué quieres, ¿interrumpirla…?
—No vuela porque aún no sabe, no porque esté herido.
—No es verdad, cojea y tiene una herida.
Llora desconsolado.
Los animales no tienen reparos morales humanos. Creo que esa cría de urraca no puede recuperarse. También hemos visto crías de pájaro heridas que han sido devoradas por hormigas. Sí, cuando ya no podíamos hacer nada. Eso es aún más horrible. Un gato ataca al cuello y la mata al instante. Es normal y mejor que sientas compasión por la urraca, es peor el vecino riéndose.
Él mismo ha recordado las lágrimas que derramó cuando le hicimos abandonar en el amplio jardín a la lagartija que tuvo 2 días malherida y escondida en su cuarto.
—Me recuerda a la lagartija.
Le he dicho que las urracas comen lagartijas. Ha medio sonreído durante menos de un segundo.
Su madre le ha dicho que los pájaros traen enfermedades a las casas.

(Rota y descosida) Cree que imaginar la muerte de un ser querido le da ventajas. No le pillará por sorpresa y es poco probable prever semejante desgracia.

No le gusta el fútbol. La manada, la masa. ¡La masa! El fútbol es para adultos, como los anuncios de ropa interior en las marquesinas, que no son para rijosos ni calientapollas.
Calientapollas debe desaparecer. ¿Y rijoso? Rijoso es el que dice calientapollas. Ahora tontos y tontas hay muchos, formarían una masa.

Los niños dentro del orden deben disfrutar con naturalidad. La expresión no me molesta que tenga razón sino que me lo explique viene de la infancia.

(Repugnancias) Respeta su manera de ser, su idiosincrasia, su propio camino. Todos somos especiales. Yo no tomo tomate, cebolla, zanahoria, salchichas de Frankfurt, patata cocida, patata asada, guisantes, maíz en mazorca, espinacas con besamel… Ay, ¿qué nuevas cosas puede haber que no me gustarán? Tengo ya 20 años. Eso que voy a ver (entrecierro el ojo derecho, subo un poco la comisura izquierda) no me va a gustar.

El sexo es machista en un 78% de las veces. Hay un 22% de hombres a los que sus partenaires femeninos les introducen un dedo en el ojal durante el coito.

Recuerdo al niño por primera vez llorando sin lágrimas, mirando, y mirando frunciendo el ceño, meneando la cabeza, con dramatismo incomparable, y mirando, frunciendo y con gran drama, señalando con el dedo. Si yo pudiera ahora, 30, 40 años después… Qué sensación templadita.

Los visajes no mienten la verdad.

A la vuelta del colegio, mientras aparcaba, ha pedido ir a buscar a Max —la urraca—, ha ido a mirar.
—No está…
—¿Estaba la caja?
—No la dejé en la caja al final, no me dejó mamá.
—No hubiera podido salir sola a lo mejor.
—He soñado con Max. A la vuelta del colegio iba a mirar y estaba.
Hemos comido y se ha cambiado para ir a la piscina de la urbanización, en el club, con sus amigos.
A la vuelta me ha contado que la ha visto.
—¡He visto a Max! Estaba ahí y había dos gatos no muy lejos y no le hacían caso. Se habrá hecho amigo de los gatos.
—Qué bien Alfonso.
—Le he dejado unos trozos de plátano, me lo había terminado casi entero.
—Puede que fuera otra cría.
—No creo, no, no, era Max.
—Los gatos aquí están sobrealimentados.
Su madre le pregunta:
—¿De dónde has sacado el plátano?
—Lo cogí de la nevera. Se me olvidó tomarlo.

Cuenta S. D. en sus memorias el revuelo producido en el patio de su colegio cuando comunicó que entregaría un duro a todo condiscípulo que le diera 4 pesetas. Creo que es una manera de llegar por instinto (es posible de protagonismo y debilidad humorística) a la buena idea de sembrar el bien, hacerlo y sembrarlo. Se pagaría por hacer una broma también. Pero es mejor poder hacer bien a los demás.
Es fácil ver como un pequeño éxito envenena a un niño, que suele considerar hacer reír a los demás como lo mejor que se puede hacer. Hace demasiado el tonto a lo mejor, pagaría por ver a los demás riendo o contentos.
He dado un euro a un hombre en la puerta del supermercado y hace dos días di otro euro a una mujer a cambio de un pequeño paquete de clínex. He dejado también que una señora se me colara en el mismo supermercado y eso en cambio no ha estado bien, no tiene mucha importancia pero no volverá a pasar.
Es irrelevante que tú te sientas bien o mal, lo que importa es que sea un bien aunque modesto. Aunque fuera dar una de cada tres veces que te pidan, por ejemplo. A veces sienta mal porque hablaba por el móvil, cogió el dinero —las monedas son dinero— y siguió hablando. A la señora que se coló estuve a punto de darle un pequeño empujón cuando me hice mala sangre (y en cuestión de segundos, créame) pensando en el abuso indisimulable.
En general, en ocasiones, trato de no dar a lo que parezcan redes de mendicidad organizada.
Después he ido a comer a una casa de la hamburguesa ya que tenía en mi poder unos descuentos atractivos. Uno de ellos no conseguían hacerlo cierto, no funcionaba el código o algo semejante. Les he dicho, a un hombre y a la encargada que vino en su ayuda, una chica muy seria, que me cobraran el precio normal.
—Da igual.
Han seguido intentándolo y ya me ha dicho ella:
—¿Cobramos el precio normal?
—Sí.
—Gracias.
Se ha ido y le he pagado al hombre. Antes de que me dieran la bandeja ha vuelto la chica y me ha dado las monedas en mano, calientes, la diferencia entre lo pagado y la oferta. Sonreía con franqueza y yo también le he sonreído y le he dicho gracias.
Al llegar al coche y ver que habían aparcado al lado dejando innecesariamente una parte muy pegada, he girado teniendo que emplear más fuerza de la supuesta el espejo retrovisor en cuestión.
—Ah, me lo han girado por dejar mi coche demasiado pegado, la próxima vez pondré mayor atención.

Alfonso volvió de la piscina antes y solo porque su padre venía a recogerle. El amigo con el que se encontró a la urraca el día anterior no era de la urbanización sino del colegio, de su clase. Intercambiamos invitaciones con los padres. Cuando llegó el padre de Alfonso cogieron a la pequeña urraca del escondite en donde la dejó, le convenció, y fueron hasta la urbanización de su amigo. La urraca la tiene ahora Gonzalo escondida en su urbanización.
—Sí, es la misma, no puede volar casi, tiene el ala herida.

Habrá quien considere alto pedir y comer cisne en un restaurante.

La urraca se la encontró muerta 2 días después Gonzalo.
—No ha sido porque la hayamos cuidado mal sino porque estaba herida.

El lución es un reptil saurio de color gris, carece de extremidades y cuando se ve sorprendido pone tan rígido el cuerpo que se rompe con facilidad.

99 comentarios

  • Buenos días.
    Tomo buena nota para cuando sea abuelo, si es que lo soy, ya que no es cosa mía, sino de mis descendientes.
    Cuando era un niño, no recuerdo cómo me regalaron una colonia de gusanos de seda.
    Los tenía en una caja de zapatos y pasaba dos veces a la semana a casa de las dos hermanas viudas de la casa de la cuesta de los caballos para recoger hojas de morero.
    Las guardaba en el frigorífico y al sacarlas las las secaba con cuidado por qué me dijeron que la humedad no les iva bien.
    Todavía no conocía las intrincadas historias que se vivieron en su momento para robarles la técnica a los misteriosos Chinos.
    Un día comenzaron a tejer sus cápsulas.
    Yo miraba embobado su trabajo.
    Un día desaparecieron dentro de sus casitas de un amarillo intenso.
    Me informe para saber qué hacer y me dijeron que había que hervirlas para sacar los hilitos de seda y matar las crisálidas del interior.
    No lo hice. No creo que pude convencer a mi madre de esa cuestión.
    Y una mañana aparecieron en la caja algunas mariposas muy feas.
    Fuy corriendo al water y las arroje. No se hundían flotaban y las mariposas querían salirse.
    Le di a la cadena de la bomba y empuje con la escobilla.
    No dormí esa noche.
    Y como ven lo sigo recordando.
    Es jodido acabar con lo inesperado si está vivo.

  • El lución es un reptil saurio de color gris, carece de extremidades y cuando se ve sorprendido pone tan rígido el cuerpo que se rompe con facilidad.

    El lución es el sirón o enánago. Que no es una culebra, que es «un lagarto ápodo». ANDA, VENGAAA. ¿No lo ves tú que es una culebra?, ¡pues mátalo de una vez!
    Saludos, Jgfed, y saludos a Alfonso también. Siempre celebro sus notas naturales y algo marcianas.

    Habrá quien considere alto pedir y comer cisne en un restaurante.

  • Esos que aparcan el coche (o la moto) dejándolo innecesariamente muy pegado al tuyo son tan irritantes como los que te explican una y otra vez por qué llevan razón. Gracias Jgfed, me ha puesto de muy buen humor su magnífica entrada.

  • A Perro más que un p.s. lo que le vendría bien es abrir un poco los ojos, hombre…y dejarse de tanta letra y pajaritos…pero que vamos, su look es casual-diluviano-mangui
    Coleta no llevas no?, ni pendiente ni tattoo?
    Si es que no, pues tiene un pasar, para los conocidos.
    El rechazo social será evidente, eso sí…así no serás nunca cool como E.McQ.

  • Me gustan las urracas, tienen muchos nombres y son son alegres y vistosas. ¿Un poco ruidosas y además ladronas? ¡Y quién no!

  • Procuro fijarme
    Lunes, 03/07/2017 a las 12:12
    Me gustan las urracas, tienen muchos nombres y

    En mi pueblo las llaman «picarazas». Y al lución, en Asturias, «esculibiertu», que es una palabra que me hace mucha gracia.

  • Primer descansito de lunes :
    – ¡ Que entrada tan buena ! Muchas gracias !!!
    Me ha traído viejos recuerdos de mi infancia, en San Sebastián, de cuando encontramos un nido en el jardín , en el suelo, y lo llevamos a dentro , para ver cómo podíamos alimentar a todos aquellos pajaritos recién nacidos que píaban. Y la abuela Marichu dijo que los padres los habrían aborrecido, y más, al haberles quedado nuestro olor, y que había que terminar rápido con aquello, nos llevó a la cocina , quitó los aros de encima del fogón, que siempre estaba encendido para que hubieraagua caliente, con un gancho especial que había, empujó el nido, con las crías píando, al fuego, y cerró la tapa. Nosotros llorábamos desconsolados y la llamábamos ¡Mala ! , pero ella nos dijo que en esas cosas no debíamos meternos. Que era la naturaleza…

    – JrG ¡ Q’elle est belle !
    (Ya sabe que voy cada día a su tumbler a ver lo último )

  • marquesdecubaslibres
    Lunes, 03/07/2017 a las 12:19
    Doña Urraca by Jorge.

    Una de mis favoritas del TBO, junto con las historietas de Coll.

  • Hay un nombre clásico y bastante general aún en castellano, es marica (DLE, s.v., 4ª ac.), es decir, ‘mujeruca’; como la Marica (dim. de María) de la coplilla de Góngora:

    Hermana Marica,
    mañana, que es fiesta,
    no irás tú a la amiga
    ni yo iré a la escuela.
    […]

    (La amiga era la maestra de la escuela de niñas, o sea, la escuela de niñas; como sabéis).

  • Estoy de acuerdo con casi todo en la entrada. Especialmente con lo de los cazadores de elefantes. Ayer, en duermevela, recordé a un tipo grande, sólido, unos de estos individuos aplomados que producen la sensación de que saben lo que hacen, a dónde van y por qué, a los que nada ni nadie les quita el sueño o altera los nervios, y su voz grave y modulada. Tiene voz de cazador de elefantes, pensé, y en ese estado de conciencia alterada que es el estar cayéndote de sueño me pareció de lo más descriptivo. Y eso que nunca he conocido a un cazador de elefantes, que en la realidad seguramente se parecen más a Juan Carlos que a Clint Eastwood. Los cazadores de elefantes como el que digo yo deberían ser, también, especie protegida.

  • Coño Morgan.
    Te hacía hasta las cejas de grasa tratando de ajustar la inyección de la K…
    No sé porque, pero debe ser por lo del viaje accidentado.
    Me temo que los cazadores de cosas grandes son tipos panzudos de Alabama, hijos de puta de Cracovia y algún amarillo pequeñito…y algunos nobles y noblas y aspirantes a ello con toque sicopata.
    La gente bien va a por perdices o zorras…
    Como decía la canción coche grande, picha pequeña…

  • JrG
    Lunes, 03/07/2017 a las 13:06

    He estado en Escocia para la graduación de la mayor. Lo accidentado nada que ver con la moto, por desgracia. Todo lo demás, es decir, lo que allí nos llevó, estupendo. Una cosa por la otra.

  • Procuro fijarme Lunes, 03/07/2017 a las 12:12
    Me gustan las urracas, tienen muchos nombres y

    Bremaneur Lunes, 03/07/2017 a las 12:20
    En mi pueblo las llaman «picarazas». Y al lución, en Asturias, «esculibiertu», que es una palabra que me hace mucha gracia.

    Mi abuela materna (Palencia, entre Osorno y Carrión de los Condes) decía «pigazas», aunque también he oído «picazas». En Eibar las llaman «micas» (mika); aunque también se les dice en otros sitios «pika» y «fika», nombres que vienen todos ellos del original latino, «pica». El «marica» que dice Proc también lo he oído y creo recordar un «maruca», pero ya no sé si en Zamora o en León o en el norte de Palencia. Recuerdo que cuando estuve en Roma confundí a las cornejas cenicientas, que también ví en Berlín y nunca había visto antes, con algún variedad de urracas.

    Al lución lo llamábamos «enánago» en Baracaldo. Es un lagarto sin pies que se deja la cola para despistar a los depredadores, lo mismo que hacen las lagartijas, a las que en Eibar llaman «subilandara», una variante casi criolla que se traduciría como «sube plantas» si no supiéramos que proviene de «sugandila» (de «suge», culebra, y probablemente, «andere», hembra). Al enánago lo llaman en Eibar «zirauna» (que suena ‘sirauna’), una palabra que recuerda a sirena y también a «sirón», que es otro de los nombres del bichito que creo haber oído en Vitoria.

  • En relación al estilismo para este verano les informo que en el albercón no habrá zona textil. Entiendo que esto es acorde con el espíritu Pinfloi que a todos nos une.

  • marquesdecubaslibres Lunes, 03/07/2017 a las 13:22

    En relación al estilismo para este verano les informo que en el albercón no habrá zona textil. Entiendo que esto es acorde con el espíritu Pinfloi que a todos nos une.

    Gano mucho desnudo. No me gustaría impresionar innecesariamente.

  • Pues yo conocí a dos cazadores de elefantes:
    Uno era flacurrio, solterón empedernido, el típico fin de raza. Creo que cazaba elefantes para intentar no resultar tan gris. Y nunca le sirvió de nada.

    El otro en cambio, era el clásico jerezano, alto y guapo, con ganadería brava, que toreaba de corto aparte de cazar de todo, y en su finca, además de las defensas de elefante a los lados de la enorme chimenea, tenía las cabezas disecadas de dos toros de su ganadería a los que les habían perdonado la vida en la plaza, y se habían muerto de viejos, dándose la gran vida en la dehesa, y con las mejores vacas a su disposición.

    O sea, digo yo, que hay de todo en todas las aficiones y en todas partes.

  • Hombre Marqués uno vestido aún puede dar un quite… pero desnudo soy un saco de puntos de sutura en blanco suprematista y con un brazo colgando…
    No me desnudare para no joder el ambiente…
    A la Reyna, no serán ustedes quien la vean sin sedas… que ni yo la pinto así…

  • Yo me encargaré de que circule la super K (Ketamina para esnifar). Se trata de un evento psicodélico, no lo olviden.

  • Bremaneur Lunes, 03/07/2017 a las 13:49

    Qué casualidad. Ayer posé desnudo para una fotógrafa (artística, claro).

    Antes eran los tíos los que usaban ese truco. Qué difícil se está poniendo el arte.

  • Yo esnifar, lo más que me esnifo a estas alturas, son los mocos en invierno.
    En lo del amor si que soy libre del todo.
    En lo de follar, así a la buena ventura, ya está más difícil la cosa…uno ya tiene sus manías…
    La droga buena, buena, es el champán y o el vino.
    Estoy viendo que terminan por no invitarme…

  • No le gusta el fútbol. La manada, la masa. ¡La masa! El fútbol es para adultos, como los anuncios de ropa interior en las marquesinas, que no son para rijosos ni calientapollas.

    Con este párrafo se puede llegar al fin del mundo.

    Siempre las conocí como pegas. Tardé años en saber que eran urracas.

  • La entrada me ha llevado de acá para allá pero disfrutando.

    Perro Antoine, lamento dicilte te que no vistes siquiera de modo práctico. Dime donde queda eso si llevas r vaqueros en verano para cocerte y en invierno para congelarte, porque esa es la característica que los define. Dejé de usarlos en la post adolescencia porque me entró el sentido común.
    Ahora uso Tergal.

    Marquis no jodamos que ya vamos teniendo una edat y puede producirse una estampida peligrosa al ver el espectáculo. Yo esperaba invitación lacrada exigiendo al memos pantalón de lino y polo

  • Hombre, Adapts, por mi parte tengo el estilismo para el verano muy claro, lo llamo “atuendo valetudinario”:
    Gusto ir con chinos, náuticos (mas calcetín con ribete rojigualdo) y polo de marca con un ribete en el cuello a juego con el calcetín.

  • Visto el escepticismo crearemos una zona textil donde se recomendará el uso de un Meyba modelo “Fraga en Palomares”.

  • Por cierto, y hablando de urracas : Kubrick utilizó la de Rossini en varias escenas de violencia de La Naranja Mecánica, y pegaba todo…

  • Hablando de la Naranja Mecánica, me viene el alucinante coche que aparece en una escena.
    Los hermanos Adams, diseñadores de la firma MARCOS en Inglaterra famosa por sus coches con chasis de madera aún en época moderna, estaban obsesionados con los deportivos del futuro y su aerodinámica extrema, que conseguían con una altura de sólo 80 centímetros.
    Construyeron el ejemplar de presentación y otro más hasta que Kubrick les pidió uno para su película.
    No construyeron más.
    Era curioso cómo se entraba a este coche, como en un cazabombardero, por el techo…
    El nombre en la película era DURANGO 95, pero su nombre comercial era
    ADAMS PROBE 16. El chasis era de madera y la carrocería de fibra de vidrio. Motor AUSTIN de 1600 cc y cuatro cilindros.
    Instruyendo un poco, a la vez que deleitamos y en ocasiones delectamos.

  • Además de para enlazar el artículo anterior, entro para dejar constancia de que la entrada «Longinos Mariño» me ha encantado. También me gustaría añadir que, al igual que Zeppi, soy de la opinión de que retaurar bicicletas (viejas o averiadas) es hacer El Bien, especialmente si el cuadro es de acero al cromo-molibdeno.

  • Estaba ya bastante satisfecho con la restauración de la bici, pero tras el comentario de Cudeiro, mi karma está en un nivel superior.

  • Chamarileros, miserables libreros de viejo, cómprense una puta bici nueva. Calienten la economía, tiren de la demanda, que parecen de la izquierda-ecologista-antisistema.

  • Coño Marqués, que no es Economía, es experimentación. Es como cuando construímos un kart hace muchos años, con cuatro hierros, un motor de Vespa y un par de cadenas de moto. Ya sabíamos que tendríamos que comprar un coche en su momento, pero al ver funcionar el invento nos embargaba la emoción. La de veces que volcamos hasta que conseguimos estabilizar la dirección.

  • Yo tenia una lambretta, que compré a medias con Javier por 500 pelas. M344026, tengo una memoria rara para matrículas y teléfonos.
    Una vez revisado el motor, la pintamos, verde y rojo cada unos de los depósitos que ocultaban las tapas que tiramos. Para los gases, un escape de Norton Commando que había cambiado un concuñado invocando no sé qué rasguño.
    Acabó, años después, sepultada bajo toneladas de tierra en una zanja cubierta para construir un chalet.
    Un día algún arqueólogo alucinará.

  • MGAUSSAGE
    Lunes, 03/07/2017 a las 13:14
    He estado en Escocia para la graduación de la mayor.

    ¿Y en qué, Mgauss; también en Derecho?

  • No conozco la costa Oeste norteamericana y estábamos pensando en ir unos días. Ya no. Acabo de ver un vídeo de la Asociación Nacional del Rifle: están al borde de la guerra civil. Si vamos nos quedaremos en Vancouver. Preguntaré por Canuck.

  • S.
    Lunes, 03/07/2017 a las 23:39

    Hace unas semanas visité por primera vez (y espero que no última) California, así que no es que tenga una perspectiva muy amplia sobre el asunto. Sí obstante, percibí un ambiente guerracivilista que oscilaba entre 0 y -5. Corre usted más riesgos viendo los vídeos de la NRA desde el salón de su casa que viajando a EE. UU.

  • preciosa entrada a ratos me sentía como en Matar a un Ruiseñor paseando por Mogambo y la gran Felicidad Blanc (que todos recordáis la anécdota de los gatitos que ahogó en el río y que Michi le pregunta: para qué hiciste los agujeros en la caja? a lo que ella le respondió ‘para que pudieran respirar mientras los trasladaba’. Todos tenemos unas historias pesadillescas con animales, y jardines de infancia (no parvularios). De pequeña mis abuelos tenían un jardín conectado con el nuestro que era más pequeño. Ibamos de uno al otro que a mi me parecía como un parque pero estoy segura que era de tamaño convencional. Encontré una araña bastante maja y peluda debajo de la mesa de los aperitivos de mis abuelos, cogí un pico de esos de croquet que se clavan en el césped y con la punta le saqué todas las patas. Corrí orgullosa hacia el de mi padre, sentado leyendo un periódico y tomando algo que no recuerdo en su silla de jardín tan setentas. Le cuento mi proeza: te imaginas que viene algo gigante y te arranca los brazos y las piernas? ahora vuelve y la matas. Lo hice -mi padre impone mucho, incluso hoy en día sino más. No he vuelto a matar ninguna araña. Las salvo como buenamente puedo con kleenex y las devuelvo por donde han venido. Y no me gustan especialmente… Lo curioso es que hubo una plaga de ratas o ratones. La madriguera estaba justo en el muro que separaba los jardines. Echaron agua ardiendo y a escobazos mataron a todas las crías. Mi hermana y yo llorando. La asesina arañas. .. Es todo muy freudiano.
    Otra cuestión: las señoras somos implacables ante las colonas en el súper. Sin Perdón. A lo Clint Eastwood si es necesario. Mortimer: felicidades por la graducación de tu hija!! estarás de babero ;).. obvio.
    No se me ha invitado a eso de los pinflois y no me ofendo en absoluto. Hoy facebook me ha cerrado la cuenta porque me dice que NO SOY YO. Le estoy cogiendo gusto a la exclusión de clubs. Me encanta toda la música buena y la mala si mola; y el martini muy frío. Mientras se pueda fumar cigarrillos yo ya no pido más.
    Sobre la Naranja Mecánica, me encanta la pelea entre Kubrick y Burgess que quedó todo atacado cuando vió que había hecho Kubrick con su Naranja. Le cambió Mozart por Beethoven sólo para empezar. Magno…
    Por hoy ya he hablado mucho. Abrazos y no matemos muchos animales. Me encanta la carne. No puedo ser vegana: odio las verduras y las frutas.
    Puntazo de entrada… un placer.

  • S. seguro que la lían parda? Igual pido asilo -de viejos o político- allí mismo. Empiezo a coger el gusto a la mecedora, el Winchester y La Biblia. especialmente para contra los recaudadores de impuestos. Necesito un descanso. Y seguro que es mucho más divertido y entra más dentro de mi presupuesto que la Betty Ford.

  • Bajo para el sur.
    La llamada del sur (que es el norte de allí, por otra parte).
    No veo a los chicos desde hace 7 meses.
    Ir allí, es como un viaje en el tiempo. Retornar al pasado. Un pasado del que ya nada quiero saber, pero que está tan presente que ahoga en melancolía el presente, aunque sólo sea un ratito.
    No me quiero desprender de él, es la línea que vamos dejando, y aunque marca el porvenir, ya no existe. Dió de sí lo que pudo.
    Es como los cuadernos de bocetos, que el paso del tiempo, hace que te parezcan infantiles, con algún golpe de genialidad, con montañas de errores. Es la impresión de juzgar lo hecho con unos conocimientos y unas circunstancias que ya no son, pero de las que algo queda decantado.
    No es lo mismo. No es ni parecido.
    No estuvo ni bien mal. Fué lo que pasó. Y ahora es lo que pasa.
    Pasé por ahí… la verdad es que no tiene vuelta…y además ya pasó.
    Existe un pasado tangible, vivo y premeditado, pero con consecuencias imprevisibles.
    Resolveremos, porque resolvemos todos los días.
    Parece el resultado de restaurar trozos de la vida como si fueran objetos arqueológicos.
    Hala, buenos días y buena suerte.
    Voy a pasar la ITV de la Volvo, y cambiarle los pneus derrieres, y luego carretera y manta en el espacio tiempo.
    A plus…

  • S.
    Lunes, 03/07/2017 a las 23:26

    Cine y Televisión. El derecho es fuente de frustración constante sólo ocasionalmente salpicada de alegrías menores e íntimas. No lo recomiendo.

  • Tipo Material
    Martes, 04/07/2017 a las 10:51

    Sí, se lleva haciendo tiempo, pero no lo hace todo el mundo. En las licitaciones en las que me muevo yo, las bajas rondan el 60 %. Con semejante despropósito se ven auténticas burradas con tal de recibir la obra a tiempo.

  • Estoy leyendo lo del hermano de Pedro Sánchez y no me lo puedo ni de creer. Tiene que ser una fake-news. Algunos comentarios lo enlazan con el asunto de la tesis doctoral, y la cosa ya se pone en plan expediente-X.

  • Chino Cudeiro
    Martes, 04/07/2017 a las 00:12

    Corre usted más riesgos viendo los vídeos de la NRA desde el salón de su casa que viajando a EE. UU.

    Tiene razón, esos vídeos los carga el diablo. Se conocen casos en que se ha escapado alguna bala perdida a través de la pantalla.

  • Dónde os habéis escondío. Voy a contar hasta mil y si no salís no os doy una cosa que he traído, menos a Zeppi.
    Me ha hecho mucha gracia el Olmos sobre Badiou, aunque nunca he leído a Badiou y me sabe mal reírme de los filósofos franceses.
    Buen viaje al allí de allí, JrG.

  • Yo me quedaré en la zona textil. No me desnudo en público por humildad y porque no me ocurra la sinécdoque que acabó con la vida de Isauro Puga Pérez, tomando sus partes por el todo. Isauro, un día aciago, salió desnudo de las duchas del pasillo en el colegio mayor y caminó tranquilamente hasta su habitación y lo vieron. A partir de ese momento quedó bautizado, por mal nombre, como Maese Pérez el Organista porque su órgano viril era, afirman quienes vivieron el momento, como el tubo del fa bemol en el de la Catedral de Santiago. Ya serían exageraciones, pienso yo, que el fa es mucho. El caso es que el mote cuajó e Isauro nunca más fue Isauro sino Maese Pérez (El Organista). A pesar de su expediente cuajado de matrículas, el premio extraordinario fin de carrera y que hablaba, mal, siete idiomas jamás consiguió no ya la admiración de los suyos por semejantes logros sino un mínimo respeto. Isauro hacía de guía para los extranjeros que venían de peregrinos y por unas monedas explicaba en defectuoso alemán, checo, francés, inglés, italiano, portugués y holandés las maravillas de la catedral y sus alrededores. Isauro (El Organista) de catedrales y de historia no sabía nada y se lo iba inventado todo sobre la marcha. Así, las escatológicas gárgolas del Hostal con figura de hombres cagando un día eran Lutero y Calvino para unos alemanes, otro Napoleón y su hermano José porque el grupo era francés e incluso, para unos italianos fueron Gepetto y Pinocchio. ¿No ven Uds. la nariz puntiaguda? decía señalando con el dedo, y la veían. Isauro, aprendiendo de lo suyo, de la maldita sinécdoque, afirmaba que la gente ve lo que quiere ver y se queda con lo que suena bien. Isauro, derrotado, abandonó la lucrativa función de guía de un Santiago inventado y reinventado, reimaginado ad hoc para esas gentes cansadas que llegan desde todas partes del mundo y están deseando ser sorprendidas. Nunca sospecharon que aquellos amores juveniles y odios familiares que relataba habían sucedido en las rúas brillantes de lluvia, tan parecidos a la peripecia de Romeo y Julieta, no sucedían más que para ellos en la imaginación del Organista. No sospechaban porque lo que más nos gusta son las historias, aunque algunas arruinen vidas.

  • Entre chapuzones, helados, paseos junto al mar y otros emocionantes avatares que harían las delicias de admiradores y exégetas, he aprovechado para leer por fin un libro que tenía apartado desde hace un tiempo. Se trata de los diarios de los diarios de rodaje en la selva peruana de la película Fitzcarraldo, de Werner Herzog, titulados La conquista de lo inútil. Leo las últimas palabras del epílogo, uno de esos finales que todo escritor ansía encontrar para una obra:

    Miro a mi alrededor, y en el mismo odio en ebullición se encontraba, furiosa y humeante, la selva, mientras el río, con majestuosa indiferencia y sarcástico desprecio, todo lo minimizaba: las fatigas de los hombres, la carga de los sueños y los suplicios del tiempo.

  • “Se trata de los diarios de los diarios de rodaje en la selva peruana de la..”
    Gómez, puedes explicarnos, entre helado y helado, las peculiaridades de este género diarístico que práctica Herzog.

  • Que te lo explique tu terapeuta, Peluchín.

    Le explicas también, ya que estamos, que estás obsesionado con un hombre desde hace años, y que sólo vives para él. Seguro que hay alguna medicación o algo para tu obsesión.

  • No se entiende lo que escribes, aclararlo es lo menos que puedes hacer, Gómez. Qué tendrá eso que ver con esas obsesiones y chorradas que imaginas.

  • Una obsesión, por ejemplo, es escribir estas cosas a alguien que no se conoce.

    Jlg comenta:
    La pedantería de Gómez Bofarull es acojonante. Hombre, que es agosto, por favor.
    Escrito el 17.08.11 a las 20:05

    Jlg comenta:
    Bofarull, amén de pedante, es subnormal.
    Escrito el 18.08.11 a las 13:39

    Jlg comenta:
    Tú eres Dios, bofarullo.
    Escrito el 18.08.11 a las 15:39

    Jlg comenta:
    Yo al que no soporto es al Bofarullo. Me recuerda a Azaña cuando cambió el derecho hipotecario por la literatura.
    Escrito el 23.08.11 a las 18:36

    Jlg comenta:
    Una ley debería someter a Bofarullo a las normas de un twitter avanzado, 140 caracteres y hasta el día siguiente.
    Escrito el 24.08.11 a las 11:26

    Jlg comenta:
    Que Bofarullo y Pérez comenzase a escribir no fue más que una prescripción facultativa, una terapia para combatir la soledad y el desamparo. Hoy Bofarullo y Pérez sigue rellenando tediosas cuartillas que nadie lee pero que mitigan su soledad, endulzan su desamparo y elevan su moral. En Bofarullo y Pérez la escritura es una castaña, sin duda, pero también una hazaña, la del pedante que con nadie ha empatado y que sigue convencido de tener algo importante que contar.
    Escrito el 24.08.11 a las 20:09

    Jlg comenta:
    No soy Bremaneur ni él yo. Sólo soy un conocido lejano de Bofarullo.

    Tu verás: vamos a pasar de pantalla, que ya toca. Loco.

  • ¿Estáis todos de vacaciones? ¡Qué cabrones!

    Yo propongo que el marqués y Gómez nombren representanTAS para combate singular en el barro, en las proximidades del albercön, por promoción cultural de tradiciones foráneas y eso, como parte del programa de actos Pinflois 2017 (y porque lo del amor libre no së yo si fructificarä)

  • Perroantonio
    Martes, 04/07/2017 a las 19:39

    Perro, si está claro que es todo muy transparente. Tan transparente que no sorprende a nadie. Solo los malpensados pueden creer que una valoración de méritos decidida en una entrevista personal, sin actas ni publicación de las calificaciones, decidida por el superior criterio de quien realiza la entrevista, y que decide que el puesto es para el hermano de quien es, sea algo sospechoso. Los malpensados deberían hacérselo mirar.

    Ya solo falta que PS de acceso libre a su tesis doctoral para que los malpensados dejen de elucubrar sobre sus méritos para el cum laude. Eso ya sería la hostia de transparente.

  • Cuando nombraron a “Katanito” presidente, éste, haciendo honor a su nombre, se dedicó a cortar la cabeza a todos los cargos por encima de jefe de sección. Lamentablemente para la institución no tenía a los sustitutos. Simplemente fue improvisando. Para improvisar hace falta conocer el género, tener cierta técnica, tener empatía con el resto del grupo y -algo que no se le puede exigir a nadie- inteligencia. Esto, que suele ser cierto en el terreno musical, puede aplicarse sin temor a equivocarse en otros ámbitos. El resultado de las improvisaciones de Katanito ha sido de tal calibre que él mismo ha considerado oportuno rectificarse.

  • Hombre, supongo que en el proceso de selección previo habrán participado al menos los funcionarios del departamento, y que no todos serán corruptos y que ni siquiera todos pertenecerán al mismo partido. Si hay la mínima sospecha de que alguien con mejor curriculum se ha quedado fuera del concurso, lo sensato es denunciar vía administrativa o judicial el concurso. De lo contrario también se puede sospechar que es la típica acusación falsa para generar ruido político.

  • Katanito, El Niño de la Katana, es un superhombre de baja talla al que se le torció el gesto cuando en una recepción se dirigió a mi persona en estos términos:
    -Hola, ¿como estás?
    Le respondí en aplicación estricta del protocolo con un:
    -Yo, estupendamente ¿y tú?
    Uno nota cuando la cercanía es impostada y anhela un:
    -Muy bien, gracias Presidente.
    Mientras se dirigía a saludar a otras personas tuvo tiempo de dirigirme media docena de miradas asesinas.

  • Pues yo no escogería ningún director de orquesta de menos de 50 años que no dominase The number of the beast de Iron Maiden. La filiación política da igual.

  • Proceso de selección previo, proceso de selección previo. Parece como si hubiera un auténtico proceso de selección previo. Se equivoca usted, don Perro. Estoy de vacaciones y no es plan molestar a personas mediante artefactos electrónicos, pero si fuera de su interés hablaré con personas muy principales de los conservatorios. Nunca se sabe. De todas formas usted es periodista en ejercicio, si quiere le puedo proporcionar correos y extensiones telefónicas de jefes de estudio, secretarios y directores de los conservatorios.

  • Usted les podría preguntar si por algún acaso les han convocado para algo que tenga la más mínima relación con el tema coordinación, coordinador, coordinancia, o similares. Si entre sus demandas ha aparecido de alguna forma algo parecido a la figura del coordinador, o se han dedicado a solicitar más bien, un suponer, un ordenador para cada, pongamos, diez profesores; teniendo en cuenta que les obligan a efectuar cualquier gestión con el departamento de personal (solicitud de vacaciones, días de convenio, bajas médicas, horas extraordinarias, etc.) mediante una aplicación informática.

  • A ver, que no soy un ingenuo y sé cómo funciona el negociete. Pero si se ha convocado vía BOP con antelación de meses, se supone que los directores de los conservatorios ya se habrían enterado de que las iban a poner un coordinador, ¿no? Es más, que seguro que alguno de ellos se habrá presentado al puesto, supongo.

  • Muchos profesores son del este de Europa. Su cualificación profesional no es discutible, sin embargo ¿les resultaría factible un conflicto entre un trombón serbio y un oboe bosnio porque uno de ellos lleva mucho tiempo monopolizando el PC? (La sala de profesores dispone de dos ordenadores, únicas herramientas a disposición del cuadro docente del engendro). Ante esta situación no le resultará difícil deducir que directores, secretarios y demás estén muy preocupados por disponer de un coordinador que coordine las posibles actuaciones conjuntas de alumnos de un conservatorio superior con las de uno de grado medio. Después se inventarán un coordinador para las prácticas de los estudiantes de medicina y los de enfermería y a continuación otro para los ingenieros superiores y los técnicos. Juas.

  • Los directores, secretarios y jefes de estudio de ambos conservatorios presentaron su dimisión a la llegada de Katanito quien los sustituyó por personal adscrito al régimen o extranjeros con dificultades a la hora de entender el idioma, o con necesidades curriculares imprescindibles para huir apresuradamente. No descarte que no se hayan enterado de nada, es más apueste a que les han impuesto al coordinador.

  • Gómez, hijo, pensar que el tal Jlg que escribió eso (hace 6 años!!) tiene algo que ver conmigo se llama SÍNDROME PARANOICO. Te lo has de hacer mirar.

  • ¿Sólo tiene que coordinar dos conservatorios? Pues el sueldo es considerable.

    De todos modos, el problema que le veo al asunto no es tanto lo del puesto en sí como que estuviera pensado para dárselo al hermano de Sánchez. Al fin y al cabo hasta hace poco Sánchez parecía un tipo amortizado. ¿Es sanchista el presidente de la Diputación?

  • Tu demencia, si eso eso es sposible, va pareja con tu cobardía. No te preocupes, que lo vamos a mirar juntitos. Loco fantoche senil.

  • Chino Cudeiro
    Martes, 04/07/2017 a las 00:12
    Hace unas semanas visité por primera vez (y espero que no última) California

    Ya me parecía a mí que exageraban. Eso sí, con la nueva vocera –que dicen los mejicanos- han mejorado en presencia.

    En el 2002 ó 2003 tenía todo preparado: Columbia Británica, Seattle… Se dieron un par de casos de SARS en Vancouver y a tomar por saco todo. Hasta hoy. Mi jefe de entonces decía que eso era un invento para hacer negocio y que no se hablara de no sé qué. Dado como soy a fusilar sin juicio previo a los conspiranoicos y magufos creí que aquello era la típica tontería de Jefe. Vistos los numeritos posteriores de la OMS ya no estoy tan seguro.

    Anna Du Val
    Martes, 04/07/2017 a las 00:29
    S. seguro que la lían parda? Igual pido asilo -de viejos o político- allí mismo.

    Seguro que los hay pero no conozco a nadie que se haya pasado una temporada allí y no quedara fascinado por el país.

    Aunque no es país para pobres. Si es pobre hay mejores opciones.

  • Alvaroquinn
    Martes, 04/07/2017 a las 18:23
    “Dicen que de la experiencia se aprende, pero yo no soy tan optimista“.

    El mejor libro escrito en las últimas décadas sobre el Crimen Organizado no es El Padrino, o Gomorra. No es una novela, ni siquiera salen italianos. Bueno, uno sí sale. El libro está escrito por un licenciado en Historia por Princeton con un máster en Economía por la London School of Economics y es un antiguo bróker de Salomon Brothers. El tipo se llama Michael Lewis y la obra La gran apuesta. Lewis va narrando la historia de un grupo de personas muy inteligentes y sensacionalmente acertadas que sin relación entre ellas llegan a la misma conclusión: la economía va a desvanecerse, el sistema financiero es malsano y, por lo tanto, apuestan por el desplome del sistema. A donde quería llegar es que hay un momento en ese relato descorazonador y terrorífico. Todos -el neurólogo cuyo Asperger le hace mirar la letra pequeña de cientos de hipotecas, el par de jóvenes de la Costa Oeste, el judío neoyorkino que de niño estudiaba la Torá para detectar los fallos en la lógica de Dios y que dirige un fondo de JP Morgan- creían en la llegada del Apocalipsis y se habían posicionado ante él. Podrían haberse equivocado, pero no, el terremoto estaba sucediendo. Y cuando ellos esperaban que todo se derrumbara curiosamente nada pasaba; todos los edificios permanecían en pie. En ese momento de pánico (teniendo razón ven que se pueden arruinar) se dan cuenta de algo que asusta: si en nuestras democracias la gente tiene la sensación de que el sistema está amañado es porque lo está.

    Lo extraño y complicado de ese gran juego es que todos los tipos importantes de ambos lados de la apuesta se levantaron de la mesa inmensamente ricos. Los que perdieron los tenemos a nuestro alrededor.

    En realidad, y esto vale tanto para el dinero como el comportamiento ético en política, qué necesidad hay de tomar decisiones inteligentes sobre el dinero si te puedes enriquecer tomando decisiones tontas.