Ay, qué dolor

ayayay
Por Álvaro Quintana.

(A M(d)C)

El arte nace de la desgracia propia –o, con suerte, ajena. Homero dedica miles de versos a dibujar cada detalle de las circunstancias en que Aquiles se engoriló por perder a su novio. Todo el libro de Job (todo el Antiguo Testamento, más bien) es una morosa sucesión de calamidades que daría para varios meses de programa radiofónico de madrugada. En el mundo árabe y en Provenza surgieron movimientos literarios que glorificaban a la mujer que dejaba al pretendiente prieto y cargado de deseo.

Hace tiempo pasé por una etapa en que me costaba escribir; hasta el del banco me llamó la atención porque mi firma no se parecía a la del DNI, mientras yo comparaba ambas e intentaba hallar a un astuto falsificador en la cara de pardillo que tengo en la foto. Una noche volvía a casa después de una cena larga en vino y generosa en licor y me tropecé al subir a la acera. Creo que intenté levantar el pie opuesto al necesario, o tal vez no levanté ningún pie. Ni siquiera estoy seguro de que hubiese acera. El caso es que olvidé el consejo que solemos dar a los niños (poner las manos delante) y aterricé con el morro. El golpe fue seco, solemne, notarial. La nariz se adelantó con valentía y recibió el grueso del topetazo. Tras desechar la idea de acercarme a casa rodando de lado, me incorporé con la mano en la cara y sintiendo que un líquido caliente me bajaba por el brazo. Amanecí con más sangre en la cama que el musulmán que sube al cielo y no sabe racionarse las vírgenes. Por si fuera poco, había tocado todo lo que encontré a mi paso en paredes, muebles o suelo, pintando una escena digna de una exposición de museo provincial o de un sótano de Ciudad Juárez. Y aunque mi talante de las siguientes semanas no puede calificarse de festivo, escribí. De las caídas reales y figuradas nacen los planes de venganza a lo Edmond Dantès, las llamadas a una chica a las tantas de la madrugada y la literatura.

Todo esto me lleva a pensar que el arte es una forma tan refinada de quejarse que incluso crea un público que pide más, algo insólito en el negociado de la pena por uno mismo. La exhibición del dolor busca testigos ávidos de un espectáculo de esa naturaleza, como una flor que se abre a los pájaros. Y tal vez el escritor caiga con gusto en la facilidad de describir el sufrimiento, asunto que por su propia naturaleza, dada al patetismo, permite un despliegue más abrumador de la paleta expresiva, antes que enfrentarse a la luminosa reverberación de la felicidad. Y además, ¿quién quiere ver la felicidad de los otros? Harían falta valor y un dominio titánico de la pluma para contagiar siquiera parte del entusiasmo de tales situaciones. Me gustaría tener el talento para pintar a mi amiga saliendo del paritorio con su hija en brazos, ese momento en el que sonrió y me preguntó “¿Por qué lloras?” y solo entonces me di cuenta de que estaba llorando. Para expresar lo que sentí una mañana en que comí distraído unas cerezas y me parecieron una fruta nueva, de una carnosidad abrumadora, ocultas a simple vista como la empollona de la película que se quita las gafas y la coleta, y me saltó entonces a los ojos la evidencia de que una mujer estaba ajustándome por dentro de tal manera que mis sentidos sintonizaban señales que antes solo eran ruido. Sería hermoso escribir de todo esto de la manera en que merece ser contado para que lo escrito concordase con lo mejor de lo vivido. Y para joder a los agoreros, un servicio público que nunca hay que descuidar.

250 comentarios

  • Buenos días.
    Ya en casa.
    Resulta que mi casa, como la de todos, está donde estás.
    Lo de las raíces y todo eso, me parece que está bien, pero que no es para tanto.
    Igual es porque soy mala-hierba. Y como todo el mundo sabe, la mala hierba crece mucho y fuerte en cualquier parte.
    Aquí me tienen.
    Un lector discretito, y peor escritor, que a lo sumo pintarrajea, en un blog de de lectores, científicos y estudiosos de la lengua, cinéfilos y melómanos, serietv-manos, pero sobre todo escritores…
    No soy nada de eso, pero un poco de todo…
    He pasado por muchos sitios, pero sin asiento.
    Si me siento es porque estoy cansado, pero aprovecho para mirar.
    Cada vez me gusta más mirar que contar.
    Y como, tan bien, ha contado Alvaro, y que tan buen espíritu me ha dejado para el resto del día, yo con la tragedia, me construyo una forma de mirar en la que obtener detallitos de belleza.
    Sin regodeos, desprovista de sentimentalismo, de oda.
    La belleza es algo desprovisto de grandezas, la tragedia no es más que dolor.
    No es el entorno, es el detalle. la belleza está siempre ahí. La cosa es verla.
    Si la consigues capturar y además plasmar, ya es el 4 de julio…
    Voy a ver el rodeo de San Fermín si lo ponen en internet.
    Gracias Alvaro por esta entrada.
    Madame Durant, me pilló de viaje y ha tenido la suerte de que no le he encharcado lo fregao. Pero sonaba muy fresco lo contado con ese título.
    Los demás, pues, que han leído mucho.
    Si pensaban que se habían librado de mí…van de ala…

  • «En el mundo árabe y en Provenza surgieron movimientos literarios que glorificaban a la mujer que dejaba al pretendiente prieto y cargado de deseo».

    VALE, JUEGO
    Movimientos literarios que construyeron el deseo.
    El humano desea desear, el arte ayuda.

  • «[…] me saltó entonces a los ojos la evidencia de que una mujer estaba ajustándome por dentro de tal manera que mis sentidos sintonizaban señales que antes solo eran ruido».

    Amén

  • Para dolor, el primer incierre de los Sanfermines, dolor que lo retransmita un equipo que va por las calles entrevistando a patsangueros y que Javier Solano se acompañe de una tsika que parece estar presentando un programa de crónica rosa. Antaño uno se levantaba para asistir a la liturgia del incierre con el ánimo encogido, solo en casa, con una sola voz que surgía desde el aparato catódico como un susurro eucarístico. Ahora todo es grito y ondas gravitacionales de altos decibelios que parece que en cualquier momento pueden modularse para decir «tenemos que hablar» o «qué me pongo». Además del cántico al santo, que desde hace pocos años se hace también en vascuence (respeto todas las sensibilidades, pero suena a tsaranga, «sanferminoak venirre comesku tsuletóoooon», han puesto a dos mozas -madre e hija- cantando una jota navarra. Mala y mal cantada. Luego lloramos porque ocurren desgracias.

  • Procuro fijarme
    Jueves, 06/07/2017 a las 22:40
    Habéis olvidado Las aventuras de Tom Sawyer pero el indio Joe se acuerda de vosotros.

    No nos olvidamos. Desde entonces seguimos intentando encontrar un tesoro escondido en alguna cueva. O echarnos al río en una balsa. Y ligarnos a Becky Thatcher.

    En las escuelas de negocios, seguro que utilizan el episodio de pintar la tapia, o cómo convertir un castigo en un negocio.

    Mark Twain, otra mina de la que sacamos muchas lecturas.

  • Prontuario descriptivo sobre cómo caer de culo, para que Quintana El Joven no vuelva a romperse la nariz, aun en caso de imponente curda.

    (-> Neon Indian – Should Have Taken Acid With You)

  • “Herida por asta de toro en escroto”. Esto me ha alegrado la mañana. Empiezo a notar que me aburren los encierros.

    Gracias por sus comentarios y excelente la ilustración, a la que oigo cantando la canción de Los Chunguitos.

    Proc, deseamos a todo desear y el arte lo encauza como la coleta a las greñas después de ir a la playa.

    Ampliación del motivo de las caídas.

  • Alvaroquinn
    Viernes, 07/07/2017 a las 09:30
    Ampliación del motivo de las caídas.

    Mensaje subliminal de la Boli Parker.

  • Me ha gustado mucho la entrada, Micer Alvaro.
    ¿Quién quiere ver la felicidad de los otros? Pues muy pocos y muy pocas veces. Los padres la de los hijos, se dirá, pero a poco que se escarba …
    La alegría desinteresada por la felicidad del otro es probablemente el sentimiento más puro que se puede imaginar, pero creo que requiere ajenidad, desinterés apriorístico, muy difícil de encontrar, en todo caso. Y además, se puede pensar, alegrarse de verdad porque le vaya bien a un desconocido no tiene mérito, lo difícil es alegrarse de que a tu mejor amigo (y no a ti) le haya tocado la primitiva.
    Es una entrada estupenda, incluso para un cántabro dado a la lírica.

  • Buenos días a todos :
    He estado unos días abducida, entre los nietos ( que como están sin colegio, su madre me los manda en tren, con la estudiante de Oregón que tienen en casa ), a pasar los días en que me toca trabajo de la casa, y a distancia- del negocio -, y cuando llegaba la noche, estaba tan cansada que sólo era capaz de leer. Pero hoy , la chica de Oregón se ha ido a los Sanfermines ( ya le he explicado que lo de correr el encierro es para los mozos, y que si se quiere enterar bien, que lea a Hemingway que es el que mejor lo cuenta ). Así que, hoy, los “marcianitos” no vienen, y mi tiempo es mío.
    Decir que:
    Como me ocurre con todos sus textos, he disfrutado mucho con la entrada de hoy de Álvaroquinn, y con la ilustración. Pero que a mí, cuando me enganchan los libros de ficción, y, sobre todo, con las series de novelas, es precisamente cuando saben contar la felicidad. Claro que la felicidad, hay que sabérsela ganar, y apreciarla. Y para eso, nada como haber sufrido antes, o haber pasado mucho miedo, ( y respecto de eso, aquí tenemos un ejemplo luminoso : el de JrG, que lo ha pasado muy mal, y que ahora, tiene destellos de admitir la felicidad, pero, por si las flais, hace eso que según Pearl S. B. , hacían los chinos, cuando tenían una buena cosecha ; Mirar al cielo, y decir : la cosecha será buena, pero mi mujer tiene un pie enorme, y mis hijas también, ( para que a los dioses no les entrase la envidia, y no le mandasen una granizada a destiempo, que les destrozase la cosecha ).

    Yo estoy enganchada a los libros de Jo Nesbo ( la serie de Harry Hole ), que atesoro en el Kindle, precisamente por esos destellos de felicidad absoluta, y por la sensación que me dejan de que es merecida. Acaba de publicarse “The Thirst” , el nº 11 de la serie, y cuando lo he terminado, he ido al nº 10, “Police”, que como habían pasado un par de años, se me habían olvidado algunas cosas, y ahora tengo que seguir yendo hacia atrás… Y sí que me acuerdo del final, de quien vivía, de quien se moría, y esas cosas, sobre todo, porque he leído el 11, pero necesito volver a sentir esos momentos de felicidad absoluta. Y para eso, hay que leer los libros enteros.

    Y que como yo soy de otra generación que ustedes , podría, por edad, ser la madre, o incluso la abuela de la mayor parte de ustedes, ( mi hijo mayor cumple hoy 51 ), en mi infancia, a las niñas nos daban Heidi, Mujercitas, Fabiola, los libros de la Condesa de Segur… y que los de Salgari, la serie de los de Guillermo, los de Tarzán, los leí ya de mayor, cuando se los compré a mis hijos. Y que me gustan mucho.
    Aunque para mí, Dumas, Stevenson, Conrad, Jack London, incluso Babel, Sholokhov, o Gorki, son los libros de aventuras de juventud. Y que a mis hijos, cuando empezaron a querer libros “de mayores” como a los 11 años o así, y me cogían los libros de mis estantes, les recomendé La Illiada ( La versión de Rieu, editada en penguin), y que les encanta.

    Y que el “Querido Diario” me ha gustado mucho. Y también los comentarios sobre libros de esa entrada.
    Y que me vinieron los DVDs de Baxter, y de la película de Jodie Foster de la que hablaban el día pasado ( creo que era Perroantonio el que comentó algo de esa película al rebufo de “desayuno con diamantes , y Truman Capote ). Y que las dos son estupendas.
    Y que muchas gracias.
    Y que me tengo que ir YA, y no puedo quedarme a corregir , así que esto estará lleno de errores. Pido mil perdones por ello.
    Ya siento

  • Perroantonio ( 10’15 )
    Gracias

    Como dicen en Francia respecto del amor ; “Ou ça brûle, ou ça dure” ( en algún momento supe de quien era la frase, pero ya no ). Pues con la felicidad ocurre lo mismo.
    Así que ya sabemos que nos tendremos que conformar con una aproximación, y que cuando vivamos esos destellos de felicidad absoluta, parte de esa felicidad vendrá por saber que no nos va a durar eternamente y tendremos que aprovecharla al máximo.
    Hasta la tarde, espero.

  • Perroantonio
    Viernes, 07/07/2017 a las 11:00

    10/10. Me parto.

    viejecita
    Viernes, 07/07/2017 a las 11:00
    Como dicen en Francia respecto del amor

  • Y además, ¿quién quiere ver la felicidad de los otros?

    Claro, por eso detestamos los finales felices. A que no. 🙂

  • De jardines ajenos. EL AGAPANTO.
    Como ciudadana sin jardín que disfruta de los ajenos, quiero elevar una queja. Ya sabéis que hay modas de perros pero a lo mejor no estáis tan conscientes del fashionvictimismo en el universo flores. Por aquí lleva unas temporadas, boga que bogarás, el agapanto o lirio africano: en la casa de enfrente, en las de detrás del patio, en las que hay junto a la carretera y passim. No es que el pobre sea feo en sí, es que me produce un disgusto irracional. Jardineros que jardináis, jardinad rosas y geranios.

  • Cagüenlá, yo solamente tengo esa imagen. Pero la saqué en París, que en cuestiones de l’amour vale siete Montpelliers, cuatro Burdeos y dos Lyons.

  • Procuro, yo que disfruto jardín político, vamos, que es de mi suegra, te diré que a esa mujer y toda su familia le tiran mucho los agapantos. A mi me disgusta el nombre, la planta en sí considerada e incluso la flora en general me resultan bastante indiferentes, en el sentido de que no diferencio un castaño de un roble, igual estoy exagerando, pero vamos, que todo me parece hierba.

  • Hortensias también tiene, tiene de todo, por tener tiene hasta unos que llama ipéricun, pero yo lo miré y son hypericum, que por cierto me tocó (hay un reparto de tareas que daría para novela costumbrista o de terror, a gusto del lector) “limpiarlos”, limpia los hypericum, me dijeron, y yo me puse pedante, vamos, que no me puse, que es que soy, y pregunté si siendo plural no serían hyperici, lo hice por joder y a sabiendas de que gasto un latín deplorable, pero me castigaron con su indiferencia, eso sí, luego me dijeron que los había dejado estupendos, como nunca, oye.

  • “Para expresar lo que sentí una mañana en que comí distraído unas cerezas y me parecieron una fruta nueva, de una carnosidad abrumadora, ocultas a simple vista como la empollona de la película que se quita las gafas y la coleta, y me saltó entonces a los ojos la evidencia de que una mujer estaba ajustándome por dentro de tal manera que mis sentidos sintonizaban señales que antes solo eran ruido.”

    Impresionante Alvaro.

  • schultz Viernes, 07/07/2017 a las 12:18

    La hierba de San Juan, el plural de hipericum es hiperica (neutro de la 2ª). Limpias los hiperica y luego te pones a escardar, por hablar. 😀

  • Procuro fijarme
    Viernes, 07/07/2017 a las 12:00
    Schultz, disle que pongan hortensias, que las hortensias sí me gustan.

    Pues cuando nos vinimos a “la casa nueva” ( hace 40 años), yo quería tener un jardín como el de mi abuela en San Sebastián. Y mandé poner tierra especial en el lado resguardado por el seto sur,( para que no les diera el sol de pleno ). Y mandé plantar hortensias. 150 hortensias. Ninguna sobrevivió al invierno , y eso que no estamos en la misma sierra. También se me helaron los rododendros y las magnolias.
    Sobrevivieron en cambio el roble , los tilos y el espino : los puse en los vértices de un triángulo, para tener un rincón propicio para las “faeries” ( duendes, hadas, gnomos….) . Tengo castaños de indias , que, esos sí aguantan lo que sea, y olmos siberianos , que están florecientes a pesar de que me avisaron que había no se qué hongo que los estaba matando a todos ). Y las hortensias, me las regalan cuando es su época, y yo lo sigo intentando, pero sin resultado.
    Para tener hortensias, hay que vivir frente al Cantábrico.

    Qué vicio tengo; ahora, en vez de estar aquí dando la vara, debería estar preparando burofaxes, mientras se asan los pimientos. Y organizando la casa para el fin de semana .
    Me voy de nuevo. A ver cuanto me dura el propósito

  • Holmesss aporta un nuevo enfoque, ciertamente. Guantes uso siempre, porque estas manitas de pianista austrohúngaro no se hicieron para la dura labor del campo, pero quiero recordar que se me afeó por innecesario. Es muy probable que estén intentando deshacerse de mí, ya estuve a punto de morir cuando me tocó podar aquella parra. No se lo reprocho demasiado, soy bastante insoportable.

  • Muy buena la entrada, Álvaro.
    Me gustan los finales felices, aunque no siempre los finales felices son LOS FINALES FELICES. Para muestra LA LA LAND, esa peli que entusiasmó a Satur.

  • Yo de plantas sólo me sé los nombres de la kentia y la poinsettia y los digo siempre imitando el acento del Padre Mundina. Confieso que no reconocería una kentia si tropiezo con ella pero la poinsettia sí sé cuál es; es esa de hojas rojas que aparece por todas partes antes de Navidad y se muere en la primera semana del año. La poinsettia dura lo que la buena voluntad y los propósitos de año nuevo, día más, día menos.

  • Harti Durán, yo no he visto La la la la land, pero me baso en lo que dijo en su día el Gremanel, a quien considero uno de los más finos críticos cinemascope de Europa.

  • A mí me parece que confundir un espumoso con el champán es un error de sal gorda. Lo de las cerezas es de Corin Tellado.
    Ya lo siento que no me parezca todo bien.

  • Tampoco hay mucho criterio en el tema del cine si bien reconocer que “Desayuno con diamantes” es una petardada ha sido un paso adelante.

  • Me iba a mofar de lo de las cerezas que se comió Alvaroquin, pero vistos los comentarios, y tras intentar reflexionar, cerezas compradas en el mercado de los Goblins. Lo mejor que leo desde Oscar Wilde, mejor incluso.

  • Sus pechos tenían una “carnosidad abrumadora”, igual que aquellas cerezas que recogía mi abuela en nuestros veranos de Biarritz…
    No me jodan…

  • Perro, lo tienes todo, además de vestirte raro, te gusta el agua con litines y vino blanco ese que llaman CAVA.
    Venga uno a esforzarse y viajar y probar cosas para traeros lo mejor todos los días y me pagais así…venga a leer libros y películas…
    Cría Cuervos.
    Sigo con mi deporte rey, el rey de las siestas…
    El tour con su pocquito de doping ilegal tenía un pasar pero ahora…
    Le enseñaré a la Reyna en contraprestación una corrida de san Fermín, para que vea la cultura navarra, que creo que hoy torea un gabacho.
    Las plantas son las que ha dicho Saturio. Y le faltaba la planta de los pies.

  • La carnosidad más abrumadora que he visto es la de una negra que iba por la calle como salida de Megaconstrucciones y cuyas nalgas se escapaban de los shorts hasta ocupar dos carriles y se movían alternativamente arriba y abajo como esas bombas con forma de martillo que se balancean en los pozos petrolíferos. El resto del cuerpo también tenía la interminable solidez de una delegación provincial soviética.

    Gracias por sus inmerecidos elogios. Y tomo nota de las críticas. Aunque me temo que luego me pongo sentimental otra vez y no las hago ni caso.

  • Bravo, Quinn. Vale, lo de las cerezas queda un poco raro (a mi entender) pero el resto del párrafo, y del texto, es jodidamente bueno.

    A ver, ¿de qué hablamos cuando hablamos de finales felices?

  • schultz
    Viernes, 07/07/2017 a las 13:16
    , soy bastante insoportable

    ¿También? Joder. Poned un cartel en la puerta, hostia.

  • Alvaroquinn
    Viernes, 07/07/2017 a las 15:27
    Gracias por sus inmerecidos elogios.

    Reconozca que el in , se le ha colado sin querer, y que lo que le pedía el cuerpo era poner :
    Gracias por sus merecidos elogios .
    Incluso merecidísimos.
    Y hubiera tenido más razón que un santo. ( Eso, seguro, que razonar, razonar, no creo que sea el punto fuerte de ningún santo )

  • Alvaroquinn, tú escribe siempre lo que y como te salga de los cojones (literarios), puesto que mucho llevas demostrado que de ellos dispones. IMHO, claro.

    […] y no las hago ni caso.

    (Qué montañesuco es).

  • S.
    Viernes, 07/07/2017 a las 15:31
    A ver, ¿de qué hablamos cuando hablamos de finales felices?

    Pues para mí, final feliz es cuando uno, aunque le maten, consigue salvar a la familia, a los que representan la continuidad y el futuro . Como les pasaba a Russell Crowe en Gladiator, o al mismo Russell Crowe y a Christian Bale, en 3’10 to Yuma.

  • La mayoría de los anteriores al 65 si lloraban les daban luminaletas y listo. A los del 65 al 75 una copita de Vino Quinito o un espirituoso de la misma calaña. Los posteriores ya llevan tantas vacunas que por estadística alguna los ha dejado autistas o rayanos. Uséase que por fas o por nefas andamos todos un poco trastornados de la cabeza. Yo pienso que esto no tiene por qué ser verdad pero igualmente pienso que posiblemente sí y me niego a reconocérmelo. El Quinito. El truco es saber si los opiáceos son peores que el alcohol, que los de las vacunas no tienen remedio.

  • S. Viernes, 07/07/2017 a las 15:31
    A ver, ¿de qué hablamos cuando hablamos de finales felices?

    Que responda Hattie, que es ella la que ha venido a sembrar dudas. Mejor feas dudas que bonitos agapantos, sí; pero explícate tú, Hattie.
    Por mi parte, he citado el conocido cliché para abrir en vuestras conciencias la necesaria grieta crítica, dado el populismo de esta frase: «Y además, ¿quién quiere ver la felicidad de los otros?». Porque el lector es un quién ante los otros pero es un otro ante sí mismo, lee y es leído, es un mismo ante su es y la felicidad también otro un. Creo que me se está acabando la pila.

  • Existe una gama de azul, que tiende directamente al verde.
    Está tan cerca de la frontera que divide el nombre que se puede llamar de las dos formas.
    Azul con amarillo da verde.
    Cuanto más bajas la intensidad del azul y te acercas más al cielo o turquesa y más luz amarilla le pones, sale el color de tu ilustración.
    Creo que es más verde que azul.
    Aunque siga siendo todavía por formulación un azul, está muy avanzado en su transición al verde, en su transición muy transparente.
    Daltónico no.
    El color lo veo igual que tú.
    Igual lo llamo de otra forma, eso sí.
    venga y sigo con el Tour, que es un pegnazo de muchos bigotes.

  • Procuro fijarme
    Viernes, 07/07/2017 a las 11:25
    Claro, por eso detestamos los finales felices. A que no. 🙂

    “Final feliz” es un oxímoron salvo en ciertas intervenciones quirúrgicas. 😉

  • Aquellas yemas de huevo batidas con zumo de carne de caballo y vino Sansón. Así salimos, que vamos a llegar todos a los 102.

  • A mí me gusta mucho Don Álvaro, léase lo que escribe. Y este cóctel de amor de lonh, brazo partido, bebé parido y cerezas mola. Recuerdo que MFK Fisher describe las sensaciones de comerse unos guisantes con jamón un atardecer en los Alpes y lo hace muy bien, casi tanto como Álvaro sus cerezas.

  • A mí la señora Dora, me sacudía unos ponches de Quina san Clemente, con yema de huevo antes de comer, que me dormía unas siestas olímpicas.
    Sigo siendo un esmirriao, y espero no durar tanto, que sale carísimo y no tengo pensiones de esas.

  • Yo he echado en falta que en vez de cerezas, Alvaro hubiera descrito un bocadillo de jamón (del bueno) ahí, y no en otra parte, está la diferencia de un escrito excelente y una oda del final feliz…

  • Proc, de eso que escribes acabándosete la pila tengo algo que decir, pero no será ahora. Me parece que estoy de acuerdo con Schultz. Y que coincida tanto con él y tan seguido no significa que busque abogado, gratuito.
    ***
    Yo también lo veo verde.

  • Y Holmes no ha hablado del jarabe LASA con CODEINA… nos lo tomábamos a chupitos directo del tarro … pasabas la tarde encantado de la vida humana infantil.

  • Entre los cinco y los ocho sería, Quinito antes de comer para abrir el apetito. Qué mareos, qué poco me gustaba y cuántas menos ganas de comer todavía. Disfrutar de la embriaguez también requiere preparación y madurez. Bueno, y a lo mejor un ambiente que no fuera la cocina de casa y mi abuela con el cazo.

  • Para mi quinta un quinito es un juego de darle al tete los findes por la noche. Un quinito y salimos (como los toros del toril). He bebido muchos cachis de cerveza con él y nunca me he preocupado por aprender las reglas.

  • Es verdad Proc.
    Yo en aquellos años lo que quería es que llegara el año 2000, y comer con pastillas como en las películas de ciencia ficción y astronautas.
    Qué poco me gustaba comer.
    La mano de mi madre cocinando era destacable, pero la impertinencia de mi apetito, y los lingotazos de Quina, y tener anginas día si, día también…me negaban la alimentación.
    Joooooooo ama, otra vez merluza y salmonetes¡¡¡¡ que asco¡¡¡¡
    Menos mal que era hijo muy preferido de mi madre y mi padre venía poco a comer a casa…sino no estoy aquí ahora.

  • Mi primera borrachera sería, no sé, con ocho o nueve años, a base de pastas Reglero y vino Quinito. En un cumple que nos dejaron solos. Tres días sin comer, y dos tirado en el sofá.

  • S- (15’57 )
    Viejecita, ¿al Hispano Russell Crowe no le matan a la familia al inicio de la peli?

    Pero salvaba al nieto de Marco Aurelio, hijo de la que había sido su amada, y aseguraba la descendencia del Emperador Verdadero , que era como un padre para él y por el bien de Roma.
    Familia amplia, pero familia, al fin y al cabo. Y a él ya no le importaba morirse entonces, al contrario.

  • Viejecita, alguna otra peli se te ha cortocircuitado…S. tenía razón. Pero que vamos tú también con lo de poderse morir tranquilo.
    Pero la peli que dices ahora me da que es otra.
    Vespasiano, coge la vespa¡¡¡¡

  • Con la de cosas que hay que hacer en los pocos días que vamos a pasar en la tierra, hay quien dedica horas y horas a rezar el rosario y hay quien dedica la misma cantidad de horas, ni una más ni una menos, a reírse de quien lo reza. Hoy he sabido de uno que consagra su tiempo a advertirnos de los errores del Evangelio. Y lo hace así:

    “[…] la historia de Jesús ascendiendo al cielo, es decir, flotando para salir de la atmósfera de la Tierra, posiblemente sea la Mentira Mayor del Nuevo Testamento. Cualquier persona con la menor pizca de sentido común, el conocimiento de una Tierra giratoria y en órbita […] sabe que tal cosa no sucedió”.

    Yo, que soy también muy aficionado a perder el tiempo en los pocos días que se me han asignado para estar aquí, me pregunto qué inconveniente hay, a la hora de ascender al cielo sin otra ayuda que la ofrecida por la propia voluntad, en el hecho de que la tierra tenga un doble movimiento.

    Yo diría que ninguno. Incluso diría que esa ascensión se logra con mucha facilidad siempre que se disponga de lo siguiente: el poder de desplazarse en todas las direcciones a base de voluntad, sin necesidad de que trabajen los músculos, aunque puede que venga bien agitar un poco las manos si se trata de ascender, y la decisión semántica que permite subir -si no al cielo, sí un poco por encima de la superficie terreste- desde Portugal y desde Australia exactamente igual.

  • Gran Álvaro. También me quedo con la frase de el arte es una forma tan refinada de quejarse que incluso crea un público que pide más y decir que las caídas me hacen mucha gracia. Soy muy fan de los fails, anteriormente conocidos como videos de primera. No lo puedo evitar, me parto muy fuertemente el culo. Gracias a Álvaro y Failarmy por esos buenos momentos.

  • “Los posteriores ya llevan tantas vacunas que por estadística alguna los ha dejado autistas o rayanos”.
    Dr. MGaussage
    Esto no se debe decir ni en broma. Dése por severamente amonestado.

  • Hoy hemos ido a Segovia. Hemos llegado a media mañana y lucía un tímido sol muy agradable. Admirar el acueducto y pasar por debajo es uno de nuestros placeres favoritos. Hemos curioseado por una mini-feria del libro (y comprado un par de ellos), hemos hecho el típico paseo por la Calle Cervantes hasta la Plaza Mayor, donde hemos comprado El Adelantado, y nos hemos tomado un café en el Negresco. A la vuelta, hemos dado dos euros a un señor mayor que tocaba la guitarra clásica, una pieza que encajaba perfectamente con el ambiente, o con nuestro estado de ánimo. La felicidad se compone de ratos como este.

    Y tan solo a media hora de casa. Luego nos hemos acercado al pueblo de mis abuelos (Caballar), donde no parece pasar el tiempo. Hemos saludado a la prima Carmen y al primo Fernando (alcalde vitalicio, desde hace muchos años no se presenta nadie más) y luego hemos ido a comer a Turégano. Por diez euros cada uno, hemos comido como no lo haremos nunca en Tejas, y no por cuestión de pasta. Luego hemos ido a la tahona y hemos hecho acopio de periquillos, tortas, panes y harina. Cuando salíamos, ha empezado a llover con intensidad. La llanura castellana con fondo de tormenta eléctrica es todo un espectáculo. Hemos parado en La Granja hasta que ha escampado un poco, y la vuelta a casa entre los pinares de Valsaín ha resultado tan relajante como siempre.

    Si después de esto hay final feliz, eso ya debe ser la reostia.

  • Viejecita, el libro que menciona de la serie de Harry Hole, ¿ha salido en inglés o en castellano? A Ella también le gusta la serie y hace tiempo que leyó el último. En la mini-feria de Segovia hemos encontrado uno de otro Harry (Bosch) que no hemos leído, ya tenemos algo para entretenernos.

  • El momento más doloroso (y terrorífico) creativamente de mi vida fue encontrarme en una habitación de un hotel en Madrid, con un talón de medio millón de pesetas en el bolsillo y con la misión de escribir el guión de un capítulo de una serie de televisión de cuarenta y cinco minutos. Jamás había escrito un guión (ni nada que se le pareciera) anteriormente, ni tenía ni la menor idea de cómo se escribe. (Había comprado en el Corte Inglés todos los libros de Aprenda a escribir guiones que encontré) ¿Cuántas páginas ocuparía un guión…? ¿Las acotaciones se escriben en cursiva…? ¿Había que indicar los diferentes planos o eso era misión del director? Tampoco tenía ninguna historia en la cabeza, pero ni siquiera me preocupaba ese pequeño detalle. Pero tres días más tarde lo entregaba puntualmente en la productora. Y el talón, por si fuera poco, tenía fondos.

  • Por cierto, mañana es el Aurrulaque en Cercedilla, una marcha desde las Dehesas hasta la pradera de Navarrulaque, por la Carretera de la República, para reivindicar la conservación de los montes. El Ayuntamiento y la Fundación Cultural andan a la greña, cada cual se atribuye el origen de la marcha, y es posible que organicen actos separados. Si el tiempo no lo impide, Ella y yo subiremos en bici para recordar viejos tiempos, y nos llegaremos hasta el Puerto de la Fuenfría .

    A uno de los primeros Aurrulaques subí con mi hija Eva, aún casi un bebé, que iba sentada en un sillín sujeto a la barra con abrazaderas y con unos reposapiés plegables muy artesanales. El personaje invitado era Cela y cuando llegamos a los miradores, donde descansaba la comitiva, Don Camilo exclamó con su vozarrón al vernos llegar: “¡¡Eso es un padre, y lo demás tonterías!!

  • Gengis: mi personaje preferido de la biblia es Enoc, hijo de Jared, de quien sólo se dice que desapareció “porque Yave se lo llevó”. Sin más.

  • Zeppi
    Viernes, 07/07/2017 a las 17:10
    Viejecita, el libro que menciona de la serie de Harry Hole, ¿ha salido en inglés o en castellano

    Tengo todos en inglés, en mi Kindle americano, que es donde primero salen. Puede que también haya salido en castellano, pero ni idea.
    Siento no poder ser de más ayuda.

  • Gomez ( 17’23)
    Ese guión, ¿ lo podría poner usted en su blog ? ¿ Se hizo la serie ? Y si es así,y se rodó el piloto, ¿ se puede comprar ? Y si no se hizo ; ¿ Han caducado los derechos de quienes se lo encargaron ?

  • Viejecita: si quitamos algún diálogo ingenioso, el guión era, como cabe suponer, una mierda. La serie se hizo. Y me volvieron a llamar de la productora. No, no lo puedo poner en ninguna parte. En cuanto a los derechos, juraría –aunque no lo recuerdo– que ni siquiera firmé contrato de aquello, ya que acaba de vender los derechos de una novela al mismo productor. La conquista de lo inútil, en palabras de Herzog.

  • S. y JrG
    Yo no he dicho que la película de Gladiator cuente la verdad histórica. De lo que hablaba era de la propia película.
    Máximo quería muchísimo a Marco Aurelio, y había querido a Lucila , que se había casado con otro.
    Y a Marco Aurelio le mataba su propio hijo, ( Joaquín Phenix), que odiaba a Máximo, porque le parecía un rival peligroso, y mandaba matar a la familia de este último.
    Al final, Russell Crowe mataba a Joaquín Phenix, para proteger a Lucila y a su hijo…Su Otra Familia. Y para él, y para la película, había final feliz, aunque a él, Máximo le matasen.

    Que la historia del Imperio después de Marco Aurelio no fuera lo que Máximo dio su vida por conseguir, eso ya no es la película.

  • Yo estoy enganchada a los libros de Jo Nesbo ( la serie de Harry Hole ), que atesoro en el Kindle, precisamente

    Yo estoy terminando el nº2 “Cucarachas”.Mañana lo devuelvo a la biblioteca y cojo el tercero..también estoy enganchada.

  • ¡ Vaya por los dioses Gomez (17’46 ) !
    Pues a ver si por lo menos empieza usted a publicar esas memorias que nos tiene prometidas a sus fans . Y no tarde mucho, que usted tendrá todo el tiempo del mundo, pero a otros nos va quedando cada vez menos.
    Por Favor.

  • Venga, un chiste cuartelero:

    En formación, un teniente pregunta a los reclutas recién llegados si alguno de ellos tiene una enfermedad grave.
    –Yo –dice uno de los reclutas– cuando como jamón de bellota me pongo amarillo; pero no recuerdo el nombre de la enfermedad
    –¿Amarillo por comer jamón de bellota? No lo había escuchado jamás.
    –Pues así es.
    Entonces el teniente ordena a un soldado traer una fuente de jamón de bellota.
    El recluta empieza a comer, y comer, y comer… Entretanto, el teniente escruta el rostro del soldado a ver si cambia de color. Pero nada sucede. El recluta sigue comiendo sin parar…
    –¿Amarillo, pedazo de cabrón? –dice el teniente al cabo de un buen rato–. Tú te estás poniendo morado…
    –¡Eso! –grita el recluta–. ¡Daltónico! ¡No distingo bien los colores!

  • Gomez.
    Gengis: mi personaje preferido de la biblia es Enoc, hijo de Jared, de quien sólo se dice que desapareció “porque Yave se lo llevó”. Sin más.

    Hay un apócrifo, el libro de Enoc. La iglesia lo sacó de la biblia, no recuerdo ahora porqué, esa memoria mía. Me suena que los maniqueos, u otros herejes, sacaban sus interpretacciones erróneas de este libro.

  • Bonnie
    Viernes, 07/07/2017 a las 17:58

    Yo estoy terminando el nº2 “Cucarachas”.Mañana lo devuelvo a la biblioteca y cojo el tercero..también estoy enganchada.

    Pues ya sabe que, de momento hay 11 libros de la serie… Y cada vez son mejores, y una piensa en cada libro que ese final tiene que ser el definitivo, pero luego hay otro. Y una no se siente timada , como con esas series de televisión, tipo The Blacklist, que está una deseando que se carguen de una vez a los protagonistas…

  • Sí, los maniqueos.
    Enoc, que es el abuelo de Noe, visitó a Dios en el cielo. Allí se juntó con 200 ángeles rebeldes que bajaron a la tierra incumpliendo las leyes celestiales, tomaron esposas que parieron gigantes…
    En ese libro se describen secretos de cómo es el cielo. En Qumram y en Egipto se han encontrado copias muy antiguas del libro. Las biblias etíopes (cristiana y judía) siguen conteniendo el libro, que está traducido al español y se puede encontrar en la casa de libro, internet…
    Los maniqueos tenían ritos basados en ese libro, eran muy promiscuos, y la iglesia católica les declaró herejes. El maniqueísmo se difundió mucho en Persia, viene de un profeta llamado Mani, que tomó cosas de Zoroastro, Buda, Moises y Jesús. Los maniqueos fueron perseguidos y exterminados.

  • Hace apenas unos meses vi la Quina San Clemente en el super y, más por nostalgia que por otra cosa, no pude evitar comprar una botella.

    Sabía a rayos.

    Todavía lleva un niño dibujado en la etiqueta y el conocido eslogan (para aquellos que peinamos canas): : “¡Da unas ganas de comer…!”

    Supongo que no lo habrá visto ninguna de esas asociaciones de padres.

  • Santidad ( 19’04)
    El libro “Angelology”, de Danielle Trussoni, cuenta la historia de esos “Ángeles Rebeldes”, que se emparejaron con las hijas de los hombres, ( nietas de Noé ), y de los Nephilim, la dinastía a la que dieron vida . Unos gigantes, de piel blanquísima y ojos claros, con alas desplegables y disimulables, que gobernaron gran parte del mundo. La Rusia de los Romanov , principalmente. Y que siguen existiendo, y formando élites. Y que, por su culpa, se discrimina en todas partes en contra de los morenos bajitos.
    Es un libro muy entretenido y sin ninguna pretensión de ningún tipo. Perfecto para un verano tranquilo.

  • No estoy seguro de que el verano vaya a ser tranquilo, estoy seguro de que tengo sed. Me parece que ya habló usted de ese libro. El mundo es muy grande y a la fuerza tienen que pasar muchas cosas que no entendemos.
    El libro de Enoc es también de fantasía, pero alguna gente creyó que era verdad. Tal vez el primer libro verdaderamente de fantasía de la historia. Y ocurre antes de Noé.

  • El Papa León XIII tenía 93 años y recomendaba a todo el mundo Vin Mariani. Un vinito tónico y reconstituyente que le sentaba estupendamente. Era Burdeos con cocaína.
    El Papa se sentía activo y enérgico como cuando tenía 70, dando la misa del gallo de memoria y de corrido a las tantas de la noche y luego un rosario, que podía con todo.

  • Eso es dopping. La unión ciclista internacional no lo permitiría hoy.
    MINISTERIAL, se le llamaba a la de buena calidad.

  • El anuncio de Kinito tenía una bonita melodía…
    Sal al balcón, echa un jamón, mira que viene Kinito…
    Es casi como la letra de un villancico, pero un poco más psicodelica.

  • Morgan no contenía cocaína, no se había sintetizado todavía.
    Contenía hoja de coca, que tiene principios activos antifatiga.

  • viejecita
    Viernes, 07/07/2017 a las 16:34

    Ahí me ha pillao. Hay que reconocer que el Imperio era una familia amplia.

    Perroantonio
    Viernes, 07/07/2017 a las 17:57
    También puede ser que tengáis un monitor de fósforo verde de 1985, que no digo yo que no.

    Has de saber que esas láminas de Ishihara tienen un problema de diseño. Vamos, que están mal.

  • Leyendo, con retraso, a Rafa Latorre. Recuerdo perfectamente lo que hacía cuando anunciaron el asesinato de Miguel Ángel Blanco.

  • Por encargo de los señoritos directores, les pongo el enlace que al señorito S. le ha parecido improcedente traer. Quizá es que tenga los dos brazos escayolados, doblando al señorito Quinn, y le cueste teclear con la lengua, las orejas o los dedos de los pies. En ese caso, y solo en ese caso, le compadecemos. Rafael Latorre.

  • Gómez, me gusta esa economía sagrada, que sirve tanto para un roto y para un descosido. Porque Dios se lo llevó. Porque lo quiso Dios. ¿Por qué calienta el Sol? Porque Dios ha querido que caliente. Querer saber más es curiosidad malsana, ganas de cotillear.

  • Yavé suele desarrollar mejor las tramas y situaciones que los personajes. También hay que decir que el único libro de su autoría que se le conoce termina, lengua de fuego arriba o lengua de fuego abajo, donde empiezan las producciones de Cecil B. DeMille

  • tipotrueno
    Viernes, 07/07/2017 a las 16:50
    Gran Álvaro. También me quedo con la frase de el arte es una forma tan refinada de quejarse que incluso crea un público que pide más y decir que las caídas me hacen mucha gracia. Soy muy fan de los fails, anteriormente conocidos como videos de primera. No lo puedo evitar, me parto muy fuertemente el culo. Gracias a Álvaro y Failarmy por esos buenos momentos.

    A mí me hacen mucha gracia las gordas cayéndose, fenómeno que considero un universal del humor junto a un niño dándose una hostia. Llevo una temporada de torpeza que solo me falta un se va el chaval, se va por el barranquillo.

  • Srta. Bellpuig, perdóneme. Si yo lo hacía por hacerle un favor. Hermanos somos todos los humanos. Mire la banca, un día te instalan una aplicación en la tableta y hala, a hacérselo tú todo. O los hipermercados, con esas cajas sin cajeras: te escaneas y te embolsas solo. ¿Y las gasolineras, eh? Un iluminado dijo Démosles una manguera… Y todos como niños con nuestra manguerita. Se lleva. Es tendencia. Es guay. Háztelo, házselo. Ahora fíjese en los señoritos cuchicheándose al oído –¿No crees que esto va solo y Bellpuig no hace más que figurar? ¿Y si les damos un calendario y se van colgando sus entradas, ordenaditos, eh? Mal asunto. Muy mal asunto. Hágame caso: la necesitan, es usted insustituible. Nosotros lo sabemos. Usted lo sabe. ¿Y el Capital? Ah, el Capital parecen seres humanos iguales que nosotros.

  • MINUTOS JUVENILES. (Jóvenes con el bachillerato sobradamete aprobado)

    «El tema es la denigrancia y alavacion de las nuevas tecnologias».

    «La generacion del 98 sera apodada asi por la celebracion al centenario de Gongora, el dolor hacia España en la perdida de colonias. El libro ya lo cuenta por si solo lo social y cultural es un estado lamentable por lo que habra mucha corrupcion».

    «[Lorca] murió en 1956 a comienzos de la gerra cibil […]».

    […]

  • Proc, esas respuestas son del mismo estilo que apunta el panel de un monumento de por aquí: “estilo ecléptico”.

  • “La exhibición del dolor busca testigos ávidos de un espectáculo de esa naturaleza, como una flor que se abre a los pájaros”.

    Alvaro, cuídate esa mano si es la escribir. Me quedo con esa frase como epítome del texto. Cualquier talento incluso superior a la media hubiese encajado ahí un símil mucho más oscuro. Ese es un regate de honestidad, astucia y elegancia, me lo vais a permitir, muy propias de Benzema. Incluso de Alice Munro. Anteanoche Vargas Llosa dijo de García Márquez en El Escorial que nunca fue un intelectual, sino un artista. Un doliente.

    Por qué no veis Noé, la de Aronofsky. Está como las maracas de Machín pero le sale alguna secuencia notable en todas las películas, y esa no es una excepción. El muy citado en esta misma sábana Russel Crowe interpreta al patriarca, Anthony Hopkins a Enoc y Ray Winston a nuestro Tubalcaín. Además sale Jennifer Connelly.

    Me quedo a lunares rojos con lo de Millar. No tenía ni idea de esa transformación. Esa etapa en Guadarrama que cita el artículo, la de los siete minutos de Perico, es la primera que recuerdo de mi larga vida de espectador ciclista, probablemente la que me aficionó, hasta que las drogas me obligaron a dejarlo (las de ellos). Hace años que no me creo nada de ese mundo excepto las gestas de Zeppi. S., ya me contarás qué tal el resto de Lem. Solaris es la única novela de ciencia ficción que he leído, y debió ser en esos tiempos de Robert Millar.

  • Procuro, hace unos años una amiga corregía exámenes de PAU, antes selectividad, ahora EBAU, y curioseé porque me apetecía curiosear y porque sí. El texto del comentario era sobre Sevilla. Defina las palabras subrayadas, decía la primera pregunta.

    “RETABLO: Lugar en el que los andaluces se juntan a beber y bailar.”

    Yo aún no sé si es una genialidad o me hace gracia porque soy un malvado.

  • A Dios no le ha gustado mi plegaria del fin del mundo de anteayer y se me ha aparecido en forma de edificio en llamas. Yo estoy dentro del edificio, que es la sede de un banco. Dios dice que el fin del mundo no es ahora, mientras los banqueros pasan a mi lado ardiendo o se axfisian. Me ha dado diez minutos para elegir entre Purgatorio o Infierno y voy a elegir Infierno. Me sobran los 10 minutos. Me va a quitar el celular y Dios dice que en el Infierno no hay conexión, no hay Chopsuey. Por si acaso no vuelvo a conectar, me despido de ustedes. Diré que ha sido un placer, ya que no se me ocurre la palabra correcta para calificar el tránsito.

  • PIZZAGATE

    Todo empezó en el altamente enrarecido ambiente de la campaña por la presidencia de Hillary y Trump. En un foro de internet alguien conectó una referencia a la pizza con queso en unos emails filtrados por Wikileaks de un ayudante de Hillary con la pornografía infantil. Cheese pizza: Child pornography. Si recordamos el abecé de la conspiranoia (nada sucede por accidente; nada es lo que parece ; todo está conectado) esto se explicará mejor. A partir de ese punto, la cadena de falsedades fue creciendo a un ritmo alarmantemente veloz: los ayudantes de Hillary se dedicaban a la pornografía infantil en una pizzería familiar de Washington D. C., en cuyo sótano también se llevaban a cabo otras prácticas abominables como el canibalismo o el satanismo. Los inventos se sumaban a las calumnias, los trolls llenos de odio fabulaban sin tasa, los resentidos ociosos vinculaban unas teorías de la conspiración con otras, pedofilia con secuestros del FBI, la mano oculta de Obama detrás, lo que se les ocurriese. Toda esta literatura infame era producida y consumida por esa hez del mundo que siempre ha estado ahí y a la cual internet ha dado oportunidad de interconectarse y compartir todo el contenido lunático que antes quedaba impreso en fanzines y periódicos de tirada local. Un tipo a 400km de Washington leía todo esto y se echaba las manos a la cabeza. ¿Pero es que nadie iba a liberar a esos niños esclavizados y sometidos al vicio demócrata en los sótanos de esa pizzería maldita? Así que el fulano se montó en el coche, recorrió la distancia hasta la capital, se plantó delante de la pizzería de marras y entró en ella pegando tiros con su escopeta. Para liberar a los niños. El caos en el sitio fue total. Pero esa empresa de esclavitud y abusos no aparecía. La policía detuvo al tipo, quien, por suerte, no hirió a nadie.

    Leí con pasmo esta historia en su momento y la he recordado porque ha salido la sentencia que condena a ese tipejo a cuatro años de cárcel. Una muestra de las consecuencias de difundir odio y mentiras (que no otra cosa son las conspiranoias) en la red o fuera de ella,

  • Gracias, Albert, es la mano tonta, no pasa nada. No sé muy bien quién es el Benzema ese, pero me lo tomaré como un elogio. 😉

  • Alvaro, un poco más grande fué la guerra para encontrar ARMAS DE DESTRUCCION MASIVA, de nuestros presidentes Bush y Aznar.
    No obstante, en los primeros años años de los 90, Los Angeles se vio asolada por gravísimos disturbios de la población negra, después de algunos sonados casos de abuso policial. Son célebres las imágenes de la paliza brutal propinada a un negro por un grupo de 4 policías ante la mirada de otros 6 más y filmada por un aficionado, que fué retransmitida a todas las cadenas mundiales.
    El resultado del juicio dió con la absolución de los policías y sus superiores.
    Unos días después en un store regentado por una coreana, esta mata por la espalda a una joven menor negra, después de una discusión, ante las cámaras de seguridad del local.
    La sentencia le condena a cinco años de trabajos para la comunidad.
    También grabado por las cámaras, unas jornadas después, la respuesta de de algunos individuos negros, fué el brutal ensañamiento con un camionero blanco, que quedó tendido en el suelo de una céntrica calle de un barrio negro, durante horas sin que nadie lo atendiera.
    Mientras tanto se televisaba en prime-time el célebre caso de OJ SIMPSON de su brutalidad con su esposa y posterior asesinato.
    Tenemos unos flujos de información, manejados por hábiles guionistas.
    Son ciertos, no se puede dudar, pero son la muestra de un estado general, o sólo un acontecimiento convenientemente destacado para generar una opinión que se convertirá en fuego?
    Aquí, en nuestro país lo estamos viendo todo el tiempo, con las opiniones de unos y los comentarios compensadores de otros, la gasolina a un fuego cuando este se extingue por su propia naturaleza.
    Cada vez es más difícil opinar, y eso que tenemos un flujo de información enorme, seguramente innecesario y pernicioso.
    Buenos días.

  • Por favor, Queen, modera el uso de los emotiqueños, las cuencas globulares me arden de intenso dolor, sufrimiento atroz y pena por la marcha del mundo.

  • “LA EXHIBICION DEL DOLOR”
    Nada es más impúdico que la exhibición de dolor.
    El dolor sólo puede ser contado en voz baja, para poder compensar el dolor de otro, para mostrarle que no está sólo, pero no para hacer un agravio comparativo.
    El dolor publicado es una excusa, que se toma como venganza, no como expresión de una belleza de signo negativo.
    Una vez que Dante ya bajó a los infiernos, no es necesario más.
    El dolor exhibido no sirve para atenuar nada. No es terapeutico, no sirve de estudio. Sólo excita a mentes cerradas a tener una excusa, sólo acaricia las profundidades negras y vengativas.
    El dolor debe ser contado a lo sumo con un lenguaje de científico, descomponiendo su formación entre el sentimiento y lo puramente físico, pero sin doctrina, sin moraleja.
    Nos duelen cosas, nos dolemos. Pero eso nos pasa a todos.
    Sólo me interesa del dolor lo que se puede obtener como resultado de la inteligencia, y de su compensación.
    El dolor no es un fin, es algo a evitar, es el resultado del uso de la vida, pero está exento de cualquier belleza.
    la belleza es sólo restaurarse de él, protegerse de él.
    Tengamos cuidado, cuidémonos del dolor y su exhibición.

  • Vibrante incierre de sanfermines, que he visto en diferido aunque me he levantado a las seis para trabajar como un condenado. No he querido repetir la espantosa escena de ayer, en la que una retransmisión de tsaranga y pandereta disolvió el misterio eterno de los cornúpetas cinéticos. Han sido más de cuatro minutos de gran intensidad y cabe decir que hay algunos quiquis que duran menos y luego tienes que hacerlas el desayuno. ¡Hala a cascala poray!

  • Hablan un pez y una esponja.
    —Si pudieras ser otra cosa, qué te gustaría ser —pregunta el pez.
    —Pero ¿cualquier cosa?
    —Lo que se te ocurra.
    —Lo que se me ocurra, ¿en serio?
    —De verdad.
    —Bueno… —la esponja está muy concentrada— jo, ¡un percebe!

  • Got, no te vayas al Infierno. Échale huevos y quédate aquí en el Purgatorio a purgar con los demás.
    ***
    MGauss, ese retablo andaluz es una tragicomedia, como «el libro de Bernarda [que] es una tragicomedia».
    […]
    «Se refiere a las típicas conversaciones entre adolescentes en las que cuentan sus paraplecias sus temas y sus cosas de adolescentes».
    […]
    «… el gusto por lo fragmentario y lo inconcruente».
    […]
    «Se conocieron en la congregación de la enseñanza libre».
    […]

  • Suscribo todo lo que ha dicho JRG sobre el dolor si donde dice «dolor» dijera sufrimiento (y ya sé que son casi sinónimos).

    Yo veo la impudicia no en la manifestación del dolor (a ver cómo se va a sentir alguien a quien, por ejemplo, le acaban de matar a unos familiares) sino en su reutilización, en la cocción, en esa manifestación enfática del sufrimiento propio o ajeno con el objetivo de producir compasión. No hace falta ser un lince para saber que el cristianismo en general, el catolicismo en particular, el misionerismo y el oenegenismo, basan su actividad cotidiana en la producción de sentimentalismo y compasión. Su exhibición cotidana resulta obscena.

    Ahora bien, dicho esto, ¿quién puede negar su utilidad como herramienta? Si algo deja patente el racionalismo es su soberbia y su torpeza al hacer llegar su mensaje a las gentes, precisamente por su renuencia a utilizar los mecanismos emocionales.

  • Dios me ha castigado, yo sabré por qué, y he puesto mal la intervención final de la esponja, que no se entiende que es la esponja quien habla porque cuando lo pongo le toca al pez. Destrozando así ese magnífico chiste firosófico. He de decir asimismo que es es el resultado de mi trabajosa elaboración de una viñeta que había hallado en un librito de Daniel Gilbert, Tropezar con la felicidad. No es un libro de autoayuda, dice el autor, qué va a decir el autor; el autor dice que lo suyo es ciencia y entonces tú aprovechas para mirarte una uña. Oh, habla de cognición y, como es psicólogo, mejor digamos que de lo que habla es de emoticoñición, en ese plan de mira qué experimentitos hamos hecho los psicólogos cognitivo-conductuales, y unos chistes. Otro Kahneman que tanto gusta. A mí también porque está bien y os lo recomiendo con la condición de vuestro interés y bajo vuestra responsabilidad de adultos. Adultos, vale, pero no penséis que me lo parecéis siempre.

  • Lo de tropezar con la felicidad, viene siendo lo de la suerte de los campeones.
    Si vas segundo y el primero se da un mojón y no se levanta, pues quedas primero, pero si vas el 210, pasas al 209 que no es gran cosa…

  • Pues a mí me parece que nos damos de verdad cuenta de lo felices que somos, cuando hay algo que amenaza , sin que podamos hacer nada, y a corto plazo esa felicidad ( que si no es a corto, no hacemos caso, y decimos eso de :”largo me lo fíais” ) ; como un diagnóstico médico sin vuelta de hoja, como la llegada al poder de unos “revolucionarios” que quieren nacionalizar todos los medios de producción, y todos los medios de comunicación , etc etc.
    Y en ese momento, como sabemos que no podemos hacer nada más , después de ir al Notario a arreglar nuestros papeles, si es que no los teníamos ya arreglados , nos relajamos, y disfrutamos de esa felicidad , sin nubes, precisamente por ser a corto plazo.
    Y si el plazo se alarga milagrosamente, pues mejor que mejor.

  • De Got, vuelva pronto, que si Dios no le quiere nosotros sí. Mal sitio el Infierno. Ayer estuve viéndolo, lo único que haces es revivir tu peor pesadilla. Una y otra vez, una y otra vez, una y…

    ***

    JrG, ¿alguna vez has mirado esto? Todos los años del digo a las doctoras (siempre son doctoras) que algunas láminas están mal. Y se ríen. No le veo la puñetera gracia al asunto.

    ***

    Albert, en esa edad leí Diarios de las estrellas. Y no recuerdo casi nada. No creo que Lem sea un escritor para disfrutar en la preadolescencia. No está en el nivel de “La Fundación” o “Pórtico”. Le tengo echado el ojo a La voz de su amo.

    Lo que no sabía es que lo expulsaron de la asociación norteamericana por decir que carecían de nivel literario.

    ***

    Adultos, vale, pero no penséis que me lo parecéis siempre.

    Lo sé, de ahí que te agradezca enormemennnte que resaltes en negrita lo que he de ver. GRACIAS.

  • S. Las laminitas de marras no son más que para forzar la visión y el contraste….
    La secuencia es
    6 6
    57. 57
    8. Npi
    57. 7
    Como los dibujitos esos del sicólogo….
    Algo dirán pero nada bueno.

  • Albert
    Sábado, 08/07/2017 a las 00:54
    Hace años que no me creo nada de ese mundo excepto las gestas de Zeppi.

    Pues hoy ha tocado cura de humildad. Y eso que hemos subido a ritmo suave Ella y yo. Pero iba que no podía con mi cuerpo y nos han adelantado legiones de ciclistas de toda edad y condición.

  • El Aurrulaque ha resultado como se esperaba. La división se ha mantenido hasta el final y los Amigos de la Sierra del Guadarrama han capitalizado el acto. No ha acudido ningún representante del Ayuntamiento ni de la Fundación Cultural, aunque el alcalde ha hecho unas declaraciones a RNE como si hubiera estado allí. Genio y figura. La marcha transcurre por unos parajes únicos y la lectura del manifiesto, en el mirador de Luis Rosales (preciosas vistas desde allí) ha convocado a unas cincuenta personas. Estas gentes de la Cultura tienen un genotipo común, están encantados de haberse conocido y piensan que el mundo gira alrededor de su ombligo. El manifiesto terminaba diciendo algo así como que “nosotros no podemos vivir sin la sierra de Guadarrama” (opinable) “y la sierra de Guadarrama no puede vivir sin nosotros” (falso). Y empezaba afirmando que era la edición número 33 del Aurrulaque, cuando en realidad era la 35. Desde su caballo, un poco apartado del resto, Santi Herráiz me lo ha confirmado con la mirada.

    Pero ha merecido la pena, el paseo en bici hasta el puerto de la Fuenfría ha estado bien y a la bajada nos hemos unido a la comitiva.

  • Adaptaciones Sábado, 08/07/2017 a las 13:53
    Mi recomendación es que lo lea S.
    Yo lo he hecho dos veces.

    Adapts, ¿te referías al libro de Gilbert? Voy por la mitad, está bien para pensar. De algo leído, pensado y de lo que dice Viejecita: la importancia de saber «lo que vale un peine», notas sobre la felicidad y/o el comercio. Las comparaciones son odiosas, las interpersonales y las intrapersonales, pero las comparaciones son el fundamento del conocimiento, ergo el conocimiento es odioso. Aquí, en el Cantábrico, hace un julio de mierda, gris como un ratón y muy encantador.

  • Hoy en Babelia amplían el Vargas Llosa sobre García Márquez que citaba ayer Albert. Me creo a Vargas Llosa y al mismo tiempo me doy cuenta de lo importante que es quién tiene la palabra. Aquí hay una interpretación y probablemente también se desliza una insidia sobre la buena fe de García Márquez; sin que eso signifique que hay mala fe por parte de Vargas Llosa, no sé decirlo mejor:

    La tesis de Plinio es que aunque García Márquez sabía que muchas cosas andaban mal en Cuba, él tenía la idea de que América Latina debería tener un futuro socialista y que de todas maneras, aun cuando muchas cosas no funcionaran en Cuba como debía ser, Cuba era una especie de ariete que estaba rompiendo el inmovilismo histórico de América Latina, que estar con la revolución cubana era estar a favor del futuro socialista de América Latina. Yo soy menos optimista. Creo que García Márquez tenía un sentido muy práctico de la vida, que descubrió en ese momento fronterizo, y se dio cuenta de que era mejor para un escritor estar con Cuba que estar contra Cuba. Se libraba del baño de mugre que recibimos todos los que adoptamos una postura crítica.

    Lo dice después, a mí tampoco me gustó nada El otoño del patriarca. Ni El amor en los tiempos del cólera, por cierto. Solo Cien años de soledad, más que suficiente.

  • El enlace de lo de Babelia, es que me he tomado cuatro aceitunas con los ochenta blancos del mediodía. Qué mal me sientan las aceitunas pero qué bien me lo he pasado.

  • Disiento absolutamente, Procuro, en lo de El amor en los tiempos del cólera, novela que compré el mismo día que salió a la venta. Me costó bastante entrar en la historia; pero, una vez conseguido esto, la recuerdo como un delicioso folletín. Es más, me atrevo a asegurar –tampoco es una afirmación demasiado arriesgada, por otra parte– que fue lo último bueno que escribió en su vida el genio colombiano.

  • Lo sé, Gómez. Por cierto, que he dicho «por cierto» porque no sé a cuántos os había oído quererla, a la novela. A mí no me gustó nada ni falta que le hace a ella.

  • Un placer leer a Quinn.
    ___
    Y una risotada al leer a Proc (Sábado, 08/07/2017 a las 17:00) y su indigestión de aceitunas.
    ___

    Me río a carcajadas releyendo a salto de mata “El Pentateuco de Isaac”. Os extracto algunas de las citas que he encontrado por internet (aunque las hay aún mejores).

    Antecedentes: Isaac en un judío pringado que se come todos los marrones del siglo XX, sin olvidar las dos guerras mundiales y una estancia en la Siberia soviética. Wagenstein (el novelista) es un judío sefardita búlgaro (como Canetti), que vive todavía – en París.

    Dos judíos de dos pueblos contiguos discuten sobre cuál de sus rabinos está en mejores relaciones con D’os: “Por supuesto que es el nuestro”, dice el primero, “El pasado sabbat nuestro rabí se encaminó a la sinagoga, pero de repente empezó a llover a cántaros. No es nuestro rabí no tuviera paraguas, pero ya que el sábado no se debe hacer nada: ¿cómo lo iba a abrir? Miró al cielo, Jehová lo entendió enseguida y se hizo el milagro: por un lado, lluvia, por el otro, lluvia, y en el medio, ¡un pasillo seco hasta el propio templo! A ver, ¿qué me dices sobre esto?”. “Pues escucha lo que voy a contar: el sabbat pasado nuestro rabí regresaba a casa después de rezar. En el camino se encontró un billete de cien dólares. ¿Cómo recogerlo, si es un pecado tocar dinero? Mira al cielo, Jehová se dio cuenta y se hizo el milagro: por un lado, sabbat, por otro lado, sabbat, y en el medio, no me lo vas a creer, ¡era jueves!”.

    Otra:

    Un buen día, el ciego Iosel, ayudándose con su bastoncito, fue a visitar al rabino y le preguntó:

    – Rabí, ¿qué estás haciendo ahora?
    – Estoy tomando leche.
    – ¿Cómo es la leche, rabí?
    – Es un líquido blanco.
    – ¿Qué quiere decir “blanco”?
    – Blanco, pues… es el color de los cisnes.
    – ¿Y qué es un “cisne”?
    – Un ave que tiene el cuello curvo.
    – ¿Qué es “curvo”?
    El rabino dobló su brazo por el codo.
    – Anda, tiéntalo y sabrás.
    El ciego Iosel palpó atentamente el brazo del rabino y dijo agradecido:
    – Gracias, rabí. ¡Ahora ya sé cómo es la leche!

    Una más:

    ¿Conoces la anécdota del arenque? Esto es un polaco y un judío que viajan juntos en un tren. El polaco saca de su cesta una gallina bien cebada y se pone a comer, mientras que el judío, que es un pobretón, se contenta con algo de pan y la cosa más barata del mundo: cabezas de arenque. Entonces el polaco le pregunta:

    -¿Por qué vosotros, los judíos, siempre coméis cabezas de arenque?
    – Porque le hacen a uno más listo –contesta el judío.
    – ¡No me digas! –se sorprende el polaco-. ¡Anda, véndeme unas cuantas cabezas!
    – Vale -accede el judío-. Cinco cabezas, cinco rublos.
    El otro compra las cabezas y se las come. Pero de repente le pregunta:
    – Oye, ¿por qué me has cobrado un rublo por cabeza si un kilo de arenques cuesta un rublo?
    -¿Ves? –contesta el judío-, ya te estás volviendo más listo…

    Y la última, muy fina:

    De todos modos, ¿no cayó en la misma tentación el rabino Ben Zwi al ver en una carnicería cristiana un jamón de Praga rosado y fresco?
    – ¿A cuánto es este pescado?- le preguntó al carnicero.
    – No es pescado, sino jamón de Praga.
    – No te pregunto cómo se llama el pescado, sino a cuánto sale….

    Como, ¿que no habéis leído El Pentateuco de Isaac?

  • Lo primero que hay que hacer antes de acudir a los expertos en hechos o en normas, a ver si nos dan algún consejo sobre lo que podemos o debemos hacer, es consultar al idioma.

    ¿Que no sabemos si tenemos que reírnos sólo de las tonterías o también de quien las dice? Pues se le pregunta al idioma.

    Él responderá encantado que no merece la pena perder el tiempo riéndose de las tonterías, porque ellas no se van a enterar. No, porque las tonterías sean tontas, que eso da igual, sino porque no tienen orejas, que hay que explicaros todo.

    Es preferible reírse del tonto, que sí tiene. De este modo la risa no cae en saco roto.

  • También es doctrina muy sólida la de que es tontería reírse del tonto para que se enteren todos menos él. Eso sería como reírse de las tonterías, lo que ha sido refutado arriba.

    Los que opinaban que es absurdo esperar que el tonto se entere del motivo de la risas que oye a su alrededor se olvidaron de añadir -por eso fueron condenados- que esa esperanza, siendo absurda, es necesaria.

    Sin ella, adiós a las humanidades.

  • Mintieron los que formularon el ideal de una risa sana. Su mala doctrina hizo que en aquella época la humanidad cayera en la melancolía desesperada de una risa sin damnificados.

  • Dicen que uno se ríe de sí mismo para evitar que lo hagan los demás. Puede que ustedes estén dispuestos a anticiparse y a descargar a los demás de lo que les toca hacer a ellos, pero yo no. Si los demás quieren reírse de mí, que se rían ellos, que yo tengo otras cosas que hacer.

  • Reírse de uno mismo.
    Reírse de uno mismo con los otros que se ríen de tí, es un ejercicio de inteligencia, pues si los demás creen que eres gracioso, o tonto, tú te ríes con y de ellos.
    Con ellos porque compartes ese momento en el que efectívamente eres tonto, tan tonto como ellos al reírse con tu tontería.
    Somos bastante tontos si nos reímos de un tonto por sus tonterías, pero además no se lo hacemos saber.
    Si se es tan tonto que no lo sabes, entonces no tienes remedio, y los demás son demasiado crueles, unos estúpidos cretinos.
    Entonces su risa es absolutamente idiota.
    Tratan por medio de la risa de conjurar a la propia idiocia, poniéndose por unos instantes sobre la estupidez de otro al que consideran inferior, sin darse cuenta de que sólo otro idiota es capaz de reírse de ello.
    La idiotez sólo puede generar compasión, nunca risa.
    La idiotez no es algo voluntario.
    Como las caídas, las situaciones embarazosas, los accidentes…
    La risa de la situación ajena.
    Me habré reido alguna vez de esas cuestiones, pero sólo puede ser porque soy idiota también.
    Uno sólo se ríe de sí mismo, para no llorarlo, si no sabes cantar un blues.

  • Buenos días a todos.
    Me tengo que volver a la cocina, y no sé si lo habré copiado bien, que para eso , y para muchas otras cosas, soy una verdadera nulidad. Lo que quería copiar era una frase de Hazlit que está en la cabecera de hoy, en D.E.E.
    Por si las flais , digo lo de siempre: Ya siento

    http://www.desdeelexilio.com/2017/07/09/el-socialismo-es-un-programa-de-enajenacion/?utm_source=feedburner&utm_medium=email&utm_campaign=Feed%3A+desdeelexilio%2FBPuO+%28Desde+el+exilio%29

  • Después de leído el link de Viejecita, pues uno sólo puede decir que sí pero que vamos por partes.
    Una estructura estatal es indispensable para gestionar lo común, que no es poco.
    Infraestructuras, legislación, cumplimiento de normativas, policía, estructuras sanitarias, patrimonios y hacienda, así como la educación, investigación y política científica.
    Regular los hogares y la vida de la sociedad ya es otra cosa.
    Que partidos políticos sean los encargados, es otra cosa muy distinta.
    Cuanta es la responsabilidad de una enorme cantidad de personas, es el problema crucial.
    Viejecita, no creo en absoluto en la responsabilidad de la gran mayoría de las personas, como tampoco creo en la bondad de los acuerdos sociales para gestionar este batiburrillo de individualidades agolpadas y agrupadas en tendencias a las que nos hemos acogido.
    Pero a medida que crece el número de personas de forma geométrica, crece el número de administradores en forma exponencial.
    El problema de la libertad es la densidad, y eso sí que no tiene remedio, y no veo nada mejor que un estado que aglutine las irresponsabilidades para que estas no se extiendan demasiado, o por lo menos lo hagan de una forma no caótica.

  • Gengis, entiendo que por nuestro historial sospechara que era un ataque, pero sólo era una reflexión continuando su hilo., incluso pensando en mí mismo.

  • Gengis es un maestro de la risa de sí mismo, Adapts. En ese comentario de madrugada yo creo que también.

    Siguiendo las razones de Gengis, el que se ríe de sí mismo sería damnificado pero beneficiario al cabo. Pero además, la inversión que uno hace de sus carnes para poder reírse requiere distancia o la proporciona, y eso siempre es ganancia.

  • Sí, JrG, (8’43)
    Yo también estoy de acuerdo en que el Estado es indispensable.
    Para unos mínimos : La Enseñanza ( no la educación, que eso se presta al lavado de cerebro ), la Policía, Las Fuerzas Armadas, Las carreteras, los Transportes, las infraestruturas necesarias, y para garantizar a todos, aunque hubieran sido unos vagos irresponsables que nunca hubieran dado un palo al agua, un mínimo de subsistencia. Además de las pensiones que les hubiesen correspondido por el dinero que la S.S. les hubiera quitado durante sus años, muchos o pocos, de trabajo.
    Pero ese Estado, que tendría que ser fuerte, también tendría que ser tan pequeño como pudiera, siempre que garantizase esos mínimos.
    Y, tendría que haber un colchón para imprevistos, igual que ocurre en las Comunidades de Propietarios. Pero con un presupuesto anual cerrado y ajustado a esas funciones indispensables. Y, con arreglo a ese presupuesto, sacar los impuestos del ejercicio, distribuyendo el coste según las rentas de cada cual, de forma proporcional.
    Pero no me parece que tenga derecho El Estado a poner impuestos expropiatorios , tipo transmisiones mortis causa, patrimonio, etc para financiar su propio elefantismo, con la excusa de la Redistribución de la Riqueza.
    Pues eso
    Me vuelvo a mi cocina

  • La administración nunca debería superar 1 a 10 en el número de administradores y administrados.
    El impuesto más requisitorio e injusto que veo a mi entender es el que grava 3 a 1 el carburante. Y la energía en proporciones similares.
    Lo que abogan los estados de reducción de combustibles fósiles no hace más que ponerme a temblar de de donde nos van a sacar la pasta para repartir, y aumentar deudas como los manirrotos.
    Lo más equilibrado sería a mi juicio gravar los productos todos con un tercio de su precio de venta, y no cobrar por renta al trabajo.
    Del tema de las pensiones creo que el estado no es el indicado para administrarlo y mucho menos recaudarlo.
    Se debe poner un coto y acabar con ellas definitivamente.
    Yo seré de los que no las cobre, aún habiendo pagado sumas ingentes de dinero en mi vida laboral para ello, pero prefiero que mis hijos no se vean sometidos a esos engaños de captura de votantes.
    El que mejor o peor, pero bajo su responsabilidad, que administre sus riquezas es el individuo.
    La comunidad o el estado debe administrar únicamente lo público y con lo que ingresa, no con lo que es capaz de gastar para consagrar sus votos y megalomanías.
    Bien es cierto que la desigualdad, que cada vez tiende a más, hace casi inviables estas formulaciones.
    La obtención de riqueza y la posesión de medios estructurales, o conocimientos y sus medios de generación de necesidades así como su satisfacción, cada vez se difumina más entre estado y poder económico, y la distancia cada vez es mayor entre ciudadanos y medios.
    El problema es que los pensadores políticos tienen desenfocado el objetivo, o por contra es muy torticero para encontrar su hueco de autopermanencia.

  • Anoche vi Comanchería, ya recomendada aquí; sufrí bastante gracias a Dios y me sumo a los elogiadores. Ahora que habláis del Capitalismos, me he acordado de que el poli indio dice algo así: «Primero estaban los indios, ellos eran los dueños de las tierras. Entonces vinieron los abuelos de estos, que venían del Norte y de Europa, y les quitaron las tierras a los indios. Ahora son los bancos los que les están quitando las tierras a sus nietos».
    Los bancos contra el capitalismos y quien roba a un ladrón. Me parece que no estoy de acuerdo con algo pero no importa, lo importante es que le salgan bien las cosas a Chris Pine.

  • De acuerdo con Procuro, respecto de Comanchería, y Chris Pine ( ¡ qué chico tan guapo! ).
    Y yo, anoche, estuve viendo Logan ( que acaba de salir en DVD ). Y me encantó. Otra de esas películas con Final Feliz a pesar de que se muera, y con muchísimo sufrimiento, el protagonista.

    Y, por supuesto, que antes se me ha olvidado, la Sanidad Pública, igual para todos, también me parece indispensable. Y de ese tema podría dar la lata durante horas, así que no digo nada más.

    Y, con lo del CO2 y el Calentamiento Global Antropogénico, es que no me lo creo… Les podría llenar de enlaces a sitios donde demuestran que es una estrategia para quitar dinero a los países “ricos”, y repartírsela a los mandamases amigos en los países “pobres”. Pero es domingo todo el día…

  • Saturico lindo y «vínculo de especie», nos reímos de ti porque tú eres nosotros.
    Lo único que google hace es devolver a los hombres un mensaje optimista y trascendental: nadie está solo. El mensaje coincide, por cierto, con la función más noble de la literatura, que es la de dar cuenta de cómo gozan y sufren los hombres y así trazar entre ellos un vínculo de especie que se sobreponga a toda la palabrería de la diferencia.
    Espléndido Espada: «Tu vida secreta».

  • Uno se ríe de uno mismo para dejar claro el límite del daño que está dispuesto a sufrir. Hasta aquí, pero ni un paso más. Son tácticas de defensa anticipatoria: me río de mí mismo y mis defectos para que no te rías tú de mí y de mis defectos. Son prácticas inútiles ante los malvados, porque se les proporciona munición gratuita que ellos sabrán explotar donde más duele. Salvo que se les engañe con un señuelo.

    El problema de la risa es que es muy difícil graduar sus consecuencias. Lo que para uno es una chanza inocente, para otro es una broma intolerable. Cuanto más importancia se da alguien, menos humor soporta.

  • Expectativas. Justo en eso estaba pensaba al leer el comentario de Proc sobre Comanchería. También me gustó aunque me pareció un guión muy previsible.

    Hoy iré a ver la nueva Drive.

  • Nos gusta cenar a veces en un chiringuito con aspecto algo cutre y poca variedad pero con mucha calidad sin tonterías, especialmente las coquinas, las cañaíllas, los huevos de choco, el atún y las sardinas. Su dueño es un currante casi analfabeto al que conozco desde hace 40 años. Como siempre, nos hace la cuenta en el mantel con cuatro palotes. Anoche tomando una copa nos cuenta que controla la caja por los cubos de basura que saca cada noche.

  • Contabilidad a ojo de buen cubero, Argantonio.
    ***

    Perroantonio Domingo, 09/07/2017 a las 11:33
    Uno se ríe de uno mismo para dejar claro el límite del daño que está dispuesto a sufrir. Hasta aquí, pero ni un paso más. Son tácticas de defensa anticipatoria: me río de mí mismo y mis defectos para que no te rías tú de mí y de mis defectos.

    Para más cosas, Perroantonio. Para solicitar perdón o para perdonarte tú, por ejemplo, también nos reímos de unos mismos (como de los demás) en secreto en nuestro interior. ¿Que en nuestro interior se despliega una pequeña sociedad refleja de la otra que está afuera, con sus tribunales?, me replico. Dando por saco siempre, la sociedad.

  • La risa es placer, analicémoslo. Creo que estoy entre los melancólicos que creen que hay risa sin damnificados de consideración. Nos ha sesgado Gengis con el punto de vista de la risa como forma de agresión. Gengis, ¿por qué nos siesgas? Ven aquí a seguir sesgando, anda.

  • Deberíamos distinguir entre reírnos de individuos provistos de DNI y de egos esforzados y doloridos, y reírnos de la Humanidad, antes muertos que sencillos.

  • Desacuerdo completo con esta frase (incluso con lo anterior) pero sobre todo con esta.

    Cuanto más importancia se da alguien, menos humor soporta.

    Las graduaciones son muy importantes en eso del humor, y cuanto más cretino el bromista, más grosera, y bruta su chanza.
    No darse importancia a uno mismo puede coincidir con no tenerla en absoluto, y cuando no es el caso todo depende del cómo y el quién.

  • Yo me río de mi misma para hacerme la ilusión de que los demás se ríen conmigo en vez de reírse de mí.
    Pero las patas, las meto igual.

  • Y me acabo de comprar el “Everybody Lies” del que habla A. Espada en su artículo. En cuanto termine de releer el Harry Hole que tengo a medias, lo empiezo. Tiene la gran facha.

  • Argantonio, confío en que ese hombre no tenga empleados, y si los tiene que sean la familia. Y confío que la familia sea honrada. Mucha confianza.

    ***

    -¿Te gustan esos zapatos?
    – Psssttt.
    – ¿No? Pues a mí me encantan.
    – No he dicho que no, he dicho que no me dan más. A medias.
    – Son muy bonitos.
    – Bueno.
    -¿Me estás escuchando o estás en otro mundo, S?
    – Claro que te escucho.
    – Sí, ya. Es como ir sola.

    ***

    Mi madre (83) no acaba de asimilar que ya no nos vistamos de domingo.

  • Nada como la combinación sentido del humor+alcohol+dinero para saber cómo es una persona. Lo tercero es muy difícil de ver. Si juntas alcohol y sentido del humor ya puedes trazar un mapa de su cerebro con los márgenes bien evidentes.

    ***

    El humor tiene muy buena prensa. Demuestra inteligencia, se suele decir. Falso. Tengo algún amigo con el que te descojonas hasta llorar y es una mula parda.

  • Resulta más que recomendable el libro del polifacético Peter Bogdanovich sobre las estrellas de Hollywood. De verdad que todos esos amables retratos y entrevistas, escritos desde el conocimiento, el amor y el respeto hacia aquellos dioses del celuloide a los que el propio autor conoció, son un auténtico regalo para el lector.

    Inicia Bogdanovich su libro contando que a finales de los años 50 asistió en el Museo de la Ciudad de Nueva York a la legendaria película de 1920 Las dos tormentas, película que fue dirigida por el padre de la narrativa cinematográfica, D. W. Griffith. Por lo visto, el público de aquella sesión en el museo no debía de ser muy diferente a los pelmazos que a veces habíamos de soportar en la cola de los cines Verdi o Renoir, y empezaron a reír con desdén en algunos momentos del melodrama. Cuando llegó la célebre escena del rescate de la bellísima Lilian Gish en el helado río Mamaroneck, las risas aumentaron de volumen. La persona que estaba a cargo de la proyección estalló por fin y explicó por el altavoz que esa secuencia estaba realmente rodada en el río, y que varias personas resultaron heridas, e incluso una se ahogó, durante su filmación. Por si fuera poco, continuó, la señorita Gish insistió en realizar ella todos los planos en el hielo, sin doble, y había perdido para siempre el tacto de una mano al haberla sumergido en las heladas aguas más tiempo del debido. El público calló avergonzado. Una vez finalizada la película, aquel mismo hombre presentó a la señorita Gish a los asistentes.

    La actriz, ya con más de sesenta años entonces, fue recibida con un gran aplauso. Habló casi exclusivamente del talento de Griffith como director, y finalizó su breve parlamento con estas palabras: “Pero, saben, cuando hacíamos películas en aquellos tiempos no las hacíamos ni por la fama ni por el dinero, las hacíamos por el señor Griffith. Las hacíamos por eso…”, dijo, mientras señalaba con un gesto la pantalla que tenía a sus espaldas. Y con este movimiento de su brazo, reflexiona Bogdanovich, quiso decir “que todo su trabajo lo había hecho por el ideal sagrado del medio en sí mismo; que no eran los rollos en la cabina, sino la ilusión que aparecía en la pantalla”.

  • SOBRE EL ARTÍCULO DE ARCADI

    Mi mujer es el plomero.
    Mi mujer es la que manda.
    Mi mujer está loca.
    Mi mujer está embarazada.
    Mi mujer es hechicera.
    ***
    Me pregunto qué porcentaje de gente hace búsquedas tan absurdas, y hasta qué punto ese tipo de búsquedas pertenecen a un estrato muy concreto de la población.
    ————
    Una pregunta a los que sabéis: es conocido que los hombres se suicidan mucho más que las mujeres. Ahora bien: ¿se conoce el índice de intentos de suicidio? Mi intuición me dice que se cambian las tornas.

  • jrG
    Viernes, 07/07/2017 a las 16:06
    Existe una gama de azul, que tiende directamente al verde.
    Está tan cerca de la frontera que divide el nombre que se puede llamar de las dos formas.

    Acabo de poner al día la imagen de un negocio, para lo que hice un encargo a una profesional del tema. Tipografías y textos resueltos, se decidió a preguntarme por mi interés en ese determinado verde azul, tan innegociable.
    Rascando en la memoria, apareció el color del BMW hacia 1966 que me cautivó, y hasta la fecha.
    Lo busqué, y google me lo dio.
    Todo está en la infancia, chavales.

  • Quiero trasladar un marco de diálogo monológico para deciros que la retransmisión del incierre de San Fermín es una pasada. El directo es como siempre, pero en la repetición se ven tomas cenitales a cámara lenta que, como en el caso de hoy con el cornúpeta Huracán, resultan de una espectacularidad que ya la hubiera querido Esteban Espílbert en Jurasiatic Parc.

  • Procuro fijarme
    Domingo, 09/07/2017 a las 11:06

    Espléndido Espada: «Tu vida secreta».

    A veces podría serlo, si abandonara ese tono chulesco y displicente que gasta.

  • Holmes, en esa gama me gustaba mucho el color corporativo de BARCLAYS BANK también el del equipo de formula uno LEYTON HOUSE y viendo ahora el Tour el de las bicicletas italianas( no recuerdo el nombre)
    El color que dices Procu es el verde quirófano.

  • Me enorgullece, en la parte que me toque, haber desencadenado unos comentarios tan certeros sobre la risa como los que han hecho ustedes. Adaptaciones, no pensé que me estuviera atacando; sólo, que me invitaba a hablar de ese asunto, y es lo que hice.

  • Pirata Jenny
    Domingo, 09/07/2017 a las 16:26
    Espléndido Espada: «Tu vida secreta».
    A veces podría serlo, si abandonara ese tono chulesco y displicente que gasta.

    A quién me recuerda.

  • Mi problema con la risa es que se me cuela por donde no debe, como el vinagre de la ensalada, de manera que rara vez me hacen gracia los chistes y en cambio me destripo de risa cuando me cuentan que han encontrado a una vieja muerta desde hacía cuatro años en su casa y a la que solo han echado de menos cuando se le acabó el dinero del banco para domiciliarle los recibos.

  • Nunca he entendido esa categorización de la idea de reírse de uno mismo como una entidad independiente de cualquier otra manifestación del sentido del humor. Yo diría que el sentido del humor, como el sentido común, el de la prudencia, la empatía o la pura intuición, y por cierto también como los sentidos orgánicos, capta los estímulos por su propia cuenta y riesgo, de modo inconsciente y sin ninguna relación con el grado de inteligencia. Esa relación humor-inteligencia existe, claro, de un modo básico y general, las gallinas no lo tienen, pero desde luego en absoluto es tan directa o significativa como suele considerarse. Entendiendo “inteligencia” también de la forma más básica y generalista posible, a nadie se le pasa por la cabeza que un individuo de enorme inteligencia tenga mejor vista, y todos conocemos auténticos genios con el sentido del humor, la intuición o la empatía de un zapato, o al contrario como ilustraba S. Uno encuentra motivos para reírse de sí mismo con la misma naturalidad y falta de consciencia con que lo hace de su amigo, de su novia, de un desconocido o de Putin. Otra cosa, claro, y me parece que era esto más bien de lo que hablabais, es el manejo de esos estímulos: que uno sea ruso, que el amigo o la novia esté blanditos, que el desconocido mida dos metros o que se ande con la autoestima baja corta mucho el rollo. En fin: que un mayor sentido del humor sea indicativo de una mayor inteligencia o su más reciente derivada, que reírse de uno mismo sea especialmente saludable o significativo de algo, son mayormente ideas procedentes de manuales tontorrones de autoayuda y sus alrededores que de un modo bastante sorprendente, supongo que también conveniente para muchos, han acabado por instalarse como dogmas. Eso creo. Venga, ya podéis reíros.

  • Viejecita, quiero apelar a su sentido de la prudencia, de la empatía o incluso de la piedad para conmigo: no cuente los finales de las películas, por favor, especialmente de las más o menos recientes. Las que citó tanto anteayer como hoy las he visto o no me interesan demasiado, no se apure, pero por si las flys de ahora en adelante. Gracias.

  • JrG Domingo, 09/07/2017 a las 16:34
    El color que dices Procu es el verde quirófano.

    Por eso he puesto un quirófano. 🙂
    ¿No lo recuerda el del BMW de Holmesss?

  • Nadie espera de mí que no defienda mis afirmaciones, así que me veo obligado a combatir mi propia indolencia para estar a la altura de sus espectativas. Yo no quiero, es el mundo el que me obliga.

    Entiendo, JRG, que no esté de acuerdo en lo que digo, todo el mundo tiene derecho a equivocarse o a percibir de manera particular (si bien errónea) los colores, pero la afirmación «cuanto más importancia se da alguien, menos humor soporta» no es una opinión sino un hecho científicamente demostrado tras exhaustivo análisis de campo y contrastación empírica.

    O sea, que fuera relativismos como ese «depende del cómo y el quién». Quien «se da importancia» está haciéndose valer ante una audiencia que, cree, minusvalora su importancia real. Por tanto, es casi una perogrullada, a la altura de mis finas observaciones de maestro Ciruela, afirmar que las personas que se dan mucha importancia no soportan bien que se rían de ellos.

  • Bremaneur
    Domingo, 09/07/2017 a las 18:40

    Busco lo que se publicara en prensa sobre el accidente/muerte de Eielson en Siberia en 1929. El accidente fue en noviembre del 29, pero la localización del aparato fue a finales de enero de 1930 (creo que el día 27). El primer relato del rescate del avión apareció en el periódico bandera de Alaska, el Fairbanks Daily News-Miner. El NYT y otros periódicos también informaron, pero de forma más esporádica y concisa. En el Fairbanks lo siguieron día a día, porque Eielson y quienes lo buscaron eran pilotos de Alaska.

    Para poder bajarme los artículos del archivo del Fairbanks tengo que poner el número de visa, y me da un poco de mal rollo.

  • Albert
    Domingo, 09/07/2017 a las 19:25

    Jajaja. Creo que ya lo he comentado alguna vez, pero por si acaso. En esta casa, al Benzema se le conoce simplemente como “el moro putero”. Por ejemplo: “Mamá, ¿has visto el golazo de la hostia que ha metido el moro putero hoy?”. Y la consiguiente represión/reeducación materna: “Hijo, déjate de tonterías y dime en qué minuto ha sacado el Cholo hoy a Angelito Correa”.

  • Pirata Jenny
    Domingo, 09/07/2017 a las 21:15

    Lo miro mañana. Dudo que haya algo tan antiguo. Por si acaso, buscaré también en el Pravda. También tengo acceso a su base de datos.

  • Los putos moros también se cortan el prepucio, no? La duda es si hacen como los otros, que viene un barbudo-aquí todos gastan barba-y chupa el pellejo para luego escupirlo como si fuese la piel de un altramuz, vulgo chocho, en el suelo del bar. Indagaré en internés.

  • No se preocupe, Viejecita, no ha sido el caso y además no es usted la única que lo hace con total naturalidad, soy yo el maniático. El tren de las 3:10 de Bale y Crowe es un peliculón que (alguien tenía que decirlo) supera al original. Gladiator también me gusta, especialmente las escenas iniciales, esa espléndida recreación de la brutalidad intrínseca e intemporal de cualquier batalla: qué gran Marco Aurelio es Richard Harris, de vuelta de todo a lomos de su caballo. Logan no la he visto, ni tenía intención porque salvo con Supermán, con el que me identifico muchísimo, con el resto de superhéroes no hago buenas migas. Además no sé nada, pero nada, de X-Men y Lobezno y todo eso, de modo que temo quedarme en blanco y además me sentiría un poco como un intruso asomándome a mirar. Pero ya han hecho ustedes aquí grandes alabanzas de la película y además la dirige precisamente el mismo que 3:10 to Yuma, de modo que bueno, me lo estaba pensando. La historia de esos superhéroes es al parecer muy conocida y supongo que todo el mundo menos yo sabe que el protagonista muere al final, es decir, que no ha destripado nada. Es como si yo mismo anteayer, cuando hablé de la película sobre Noé, me hubiese andado con precauciones para no desvelar que al final hay un diluvio. Hubiera sido un exceso absurdo de prudencia. Gracias de nuevo.

    Jenny, lo que cuenta de verdad es que el chaval se percata y reconoce y dice en voz alta que fue un golazo de la hostia, aunque fuese del moro putero del Madrid. Le veo futuro al chico, déjelo crecer en libertad.

  • No, no, si yo le dejo, por mí como si se mata a meter goles, pero a mis chicos les tengo que aleccionar, ¿eh?, aunque sea porque si no es la loca de su madre quién les va a decir según qué cosas.

    ___

    Mil gracias, Brema. Los rusos tuvieron una parte muy importante en aquel rescate. No entiendo una sola palabra de ruso, pero sí quien me lo puede traducir.

  • No, no me refería al futuro de Benzema, sino precisamente al de su chico de usted, que la llama para que vea los goles del Madrid. Ahí hay cantera. No caiga en la tentación de reeducarle también en eso, que la veo venir.

  • No se me aturulle, Albert, mi chico “ve” los goles de quien sea, que aquí somos mucho de fútbol y yo me he hartado de llevarles al campo a jugar y tirarles balones al poste. Pero de ahí no pasa. Lo tengo bien aleccionado a que sospeche de la gente que gana mucho dinero. Le puse al moro callado como un putas cuando sus compañeros de selección cantaban La Marsellesa, en un momento en que no cantarla tenía algún significado. Cuando además le dije que se lo montaba con menores y pagando, le puso la cruz. Por cierto, le diría (al chico) lo mismo si el interfecto fuera del Atleti.

  • Es realmente por eso por lo que le vetaron para la selección, por aquellas imágenes riendo mientras sonaba el himno. Lo del vídeo de la chica fue la coartada perfecta para la federación. Junto a él reía también Samir Nasri, el del Sevilla, al que no se le conoce episodio alguno con menores. Ninguno de los dos ha vuelto a vestir la camiseta.

  • Curiosamente reían esos dos. No me tire de la lengua, que me cuelgan por islamófoba.

    En cualquier caso: lo heroico es ese chico de la misma edad que los futbolistas que se ha tirado todo el año en el campo solo imaginando la “faena perfecta” (sin entrenadores, ni agentes, ni ruedas de prensa, ni groupie que le acompañe), levantándose a las cinco de la mañana y acostándose a las nueve, y que paga cuatro mil euros por jugársela (la vida) ante un novillete de Escolar, en una plaza de segunda, con media entrada y cuarenta grados a la sombra, y tal vez unos descerebrados tildándole de asesino cuando está en el patio de cuadrillas (mientras él sigue pensando en la faena perfecta). Eso es heroico y emocionante (emotivo, dicen ahora) de verdad, y no las mamarrachadas de los de las motitos, las champions, las uefas y cía.

  • Pero mujer, Pirata, tengo un conocido (no amigo) médico que se pasa meses en el Himalaya jugándose la vida en las escaladas, y en algún rescate. En su tiempo libre se queda por allí para atender y cuidar a la población nativa. Es heroico, es emocionante, es noble, es solidaridad humana; pero no por eso diría yo que, comparados, los toreros son mamarrachos en sus torres de marfil.

  • Perroantonio
    Domingo, 09/07/2017 a las 19:53
    Hombre, a ver, que tener sentido del humor y contar chistes no es lo mismo.

    Estoy de acuerdo.

    Mi amigo (si lo dices por eso) no sabe contar chistes. Y digo que no sabe porque nunca se los he oído. Los chistosos nunca pierden la oportunidad.

  • JrG, esas láminas pertenecen al test de Ihsihara, utilizado para diagnóstico y clasificación de las alteraciones en la visión de colores. En una variante de ese test hay una laminita que pone “Azul”, cuando mis ojitos dicen “Verde”. ¿Y por qué va a ser azul; porque lo ponga allí? Si acaso sería azul en el Japón del Sogunato. En la España del S.XXI es verde verde, de toda la vida.

  • Que no me guste reírme de mí tiene que ver con la sospecha de que detrás de la invitación a que lo haga se encuentra, aunque sea a cierta distancia, la antropología cristiana que dejó al hombre hecho una piltrafa.

    Comparado con Dios, el hombre no es nada. Se asemeja a Dios, sí, pero como el punto se asemeja a una esfera infinita. Por si fuera pequeña la diferencia, se trata de un punto que ha pecado, un punto torcido, un desastre de punto.

    Esa idea del hombre vino acompañada de la exaltación al rango de virtud de una cosa tan raquítica como la humildad. Nada del orgullo de los antiguos, era preciso rebajarse. ¿Qué mejor caldo de cultivo que ése para presentar como un modelo -el hombre que se ríe de sí mismo porque sabe que no es nada- lo que a cualquier persona sana ha de parecerle una ignominia?

    Si dejé de ser cristiano, no fue para librarme de ir a misa los domingos. Fue para mucho más. Fue, sobre todo, para disfrutar de ser yo, para poder sentir el placer de haberme conocido. Esta complacencia en uno mismo es el lubricante de la vida, lo que hace que vivir le siente bien a la gente.

    No, no me gusta reírme de mí.

  • La risa, toda la risa, tiene un punto de maldad, de schadenfreude, excepto la de las cosquillas. Con las cosquillas nos sale la risa prístina, limpia, ingenua, quizá por eso tan insoportables.

  • Gengis Kant ( 00’44)
    Yo me fuí del cristianismo hace mas de 40 años, precisamente por esas mismas razones que usted da. Por orgullo, por el cumplir con lo que uno considera que tiene que hacer, aún sabiendo que no sirve para nada. Y yo también digo : ¡ Maldita Humildad !
    Pero, justamente, el saber que nuestros “actos heróicos” ( o no tan heróicos ) no sirven para nada, que va a venir el rey, con sus perros, y que van a esparcir las cenizas con las que hubiéramos intentado cubrir los cadáveres de nuestros hermanos, y de paso, matarnos y hacer lo mismo con nuestro cadáver, y que no vamos a ir al Olimpo, que allí sólo van los enchufados, y, a pesar de todo, y, a pesar de que , “el Rey”, o “La Iglesia”, o lo que sea, nos tienda la mano para volver al redil, actuar como nuestro orgullo nos obliga a actuar ; ¿ no es una forma de reirnos de nosotros mismos ?
    Pues eso.