Concierto de Juan Miguel Jarret

Jarre

Imagen: Posando junto a mi amigo Juan Miguel Jarret, que me regaló una elástica como la suya.

Por Satur.

Llegué a Spandau, que es como un pueblecico pegado a Berlín, y camino de la Ciudadela, donde iba a conciertar Juan Miguel Jarret, había personas pidiendo comprar entradas. Estuve tentado de vender la mía, porque llevo años sin escuchar sistemáticamente a Jarret y desconfiaba de su deriva tecnoelectrónica, pero al final me dije que ya que estaba allí podía darle una oportunidad. Menos mal, porque fue un conciertazo que le hubiera gustado mucho a Ximénez de Atlanta, conspicuo y propincuo lector de este magazine. Tras hacer la correspondiente cola, entré en el recinto ciudadélico y se me ofreció gratis un chupito de yogurmeister, que es una bebida de hierbas que se ha hecho famosa y con la que te coges unas ponzoñas del doce. Pues, hala, me la eché al coleto y me fui a una de las innúmeras barras a pedir cerveza y salchichas. La cosa prometía desde el principio y se cumplieron todas las expectativas excepto la de arrejuntarme con alguna o algunas fan de Jarret, y eso que yo iba sin exigencias, que lo mismo podía arrejuntarme cinco apasionados minutos que treinta años de calmado matrimonio.

Cuando se llenó el recinto me di cuenta de algo increíble: estaba rodeado de feos. Pero feos, feos. Muy feos. Horripilantes. Había hasta un tío con peluquín (¡e iba acompañado de su pareja!). Me deprimí un poco, porque me di cuenta de que Jarret es solo para nostálgicos feos, al menos en esta parte del mundo donde habito. En derrepente, un fulgurante chisporrotazo de mi intuición me hizo sacar el esmárfono, enchufar la cámara y mirarme en ese espejo. Tremenda revelación: soy feo. Hasta ese momento me consideraba, si no Brack Pint, sí resultón y atractivo. Pero no: soy feo, aunque sea un aburguesado nacido en Lugo y no un semihippit precomunista de Rostock. ¿Sería verdad, o solo una sensación producida por ósmosis medioambiental? No lo sé, porque no me atrevo a mirarme a un espejo desde entonces. Decidí ponerme las gafas de sol, aunque era de noche, a lo pinfloi total, para ver a Jarret y no ver a los feos.

A las 20:01 ya estaba el público protestando porque no había empezado el concierto, programado a las 20:00. Alemanes, macho. Salió entonces un diyei que vale, que pues que muy bien, que pues que de acuerdo. Escrachin, escrachin, lo de siempre. Y algo más tarde, por fin, Juan Miguel Jarret, que parece conservado en formol (tuvo una época chunga, donde se dejó unos pelos como de vecina excéntrica del 2º 4ª, pero ya pasó).

El escenario tenía dos cortinas laterales de luces que permitían ver a los músicos detrás, pero que también eran unas pantallas donde aparecían las imágenes jarrescas habituales, que molan cantiduvi. De los clásicos tocó solamente tres canciones: Osísen 2 y 4, y el Equinos 7. Dio varios discursos y tocó una canción dedicada a Snowden que a mí me gustó, aunque a lo mejor la escucho sin yogurmeister y salgo corriendo. A mí esto de que los músicos hablen de política en el escenario me parece muy bien, pero resulta que todos dicen lo mismo. Ay, la mala conciencia de estar forraos de pasta y de que al abrir el bocata de chorizo para merendar en el camerino encuentres escondidas entre el pan a dos gruppits en pelotas…

Del resto de temas, me quedo con la Times Maxime. El resto, muy flipante, me encantó, pero eché de menos el Revolutions, que podría ser una canción muy actual para ciscarse en los islamistas. Puestos a hablar de política… En cualquier caso, y centrándonos en el espectáculo, hay que decir que Jarret es un genio audiovisual, y en una canción se puso unas gafas con cámara y las pantallas retransmitían su visión tocando y lo flipé en colores. El arpa láser me la puso como un láser y aquello fue lo más. Al final, fuegos artificiales preciosos. Los contemplé en un lateral, donde vi la enternecedora escena de un padre con su hijo, ambos con las elásticas de Jarret y el chaval con un libro de fotografías de los conciertos. Y también vi a dos mozas muy guapas (las únicas guapas en trescientos metros a la redonda en un espacio con setecientas personas por centímetro cuadrado), una de ellas probablemente la mujer más guapa del mundo. Era un mamífero no caucásico, tirando a subsahariano pero sin ser africano, quizá afroamericano, pero tampoco sé. Estaba sola, pero no quise entrarla por si me golía el aliento a yogurmeister y cerveza y porque soy feo y porque yo no sé decir que no, pero la peña no para.

154 comentarios

  • Vi el concierto de JMJ en Liébana que pusieron en la 2 de TVE. Sin ser yo muy de Jarre he de decir que sí me entretuvo y coincido con Satur en que ha hecho un pacto con el diablo para mantenerse en plena forma. Que oye, yo lo vi hecho un chaval, pero igual es que tiene en contrato poner una media en la cámara que le enfoca (como Sarita Montiel) y si te acercas a él, es más viejo que el propio demoño.

  • O a lo mejor usa la táctica de Macaulay Culkin, que en “Solo en casa 8”, como el tío ya tenía más años que Carracuca, le ponían de compañeros de reparto a niños aún más gigantes que él para que así pareciera que todavía era bajito. Con Jarre igual hacen lo mismo, le ponen de músicos de acompañamiento a unos cuantos carrañoques para que él siga pareciendo más joven que el mismísimo Freddie Bartholomew.

    Has escrito JMJ y he entendido “Jornada Mundial de la Juventud”. Qué chasco al darme cuenta en la segunda lectura de que te referías al cantante y no a la concentración de la chavalería católica.

  • Del Villarato me resulta curiosa su longevidad, estaba a punto de alcanzar 30 años en el cargo. Tras él, viendo la Wikipedia, estaría el mítico Pablo Porta, que estuvo únicamente 9 años, y después Benito Pico con 6 años en los años sesenta. Prácticamente todos los demás presidentes estuvieron uno o dos años en el cargo, no sé si era rotativo.

    La lógica me llevaba a pensar lo contrario, que durante el franquismo hubiera estado en el puesto el típico señor orondo afecto al Régimen, rollo Bernabéu en el Real Madrid, pero no, cambiaban de presidente casi cada año y ahora con las elecciones es cuando llevaba treinta años el mismo caballero.

  • Buenos días a todos:
    Me ha encantado la entrada, y por lo tanto, pondré algunas puntualizaciones al estupendérrimo texto :

    – Satur NO es feo. Tiene una belleza “vintage” que puede que los jovencitos ni-nis no sepan apreciar, pero, de feo, nada. SATUR ES GUAPO.

    – El ser viejo no es ningún pecado. Más bien es suerte, por haber sido capaces de resistir sin irse al otro barrio,( y que a uno le haya compensado, que esa es otra ).

    – J.M.J. será de los tiempos del cuplé, pero, hace poquísimo, aquí se hablaba de la belleza de los ojos de su mujer ( o ex mujer, que no leo prensa del hígado) Charlotte Rampling, contemporánea suya. Y que no tiene por qué haber discriminación positiva también en esto ; y que si La Rampling, La Lola Flores, La Jurado, La Saritísima… siguen, o siguieron siendo bellas hasta los chorrocientos años, pues a los J.M.J, los Eastwood, Los Fonda, se les debería aplicar los mismos criterios.

    Dicho esto;
    no vi el concierto por televisión, que no me enteré del canal ni de la hora, para haberlo dejado programado. En casa tenemos todos los discos de J.M.J., ( y bastantes de su padre , no sé si todos, pero si alguno nos falta, es que lo tenemos en película, que se hinchó a hacer bandas sonoras ), pero que no los tenemos en DVD, así que agradezco muchísimo los enlaces a los diferentes You Tubes, y que se los paso al correo a mi contrario, para que los disfrute.

    Y que muchas gracias.

  • Gracias a los enlaces puedo confirmar lo que ya suponía: no me gusta nada la música de este señor. Pero tengo que decir que la crónica me ha encantado. Alguien que escribe así de bien no puede ser feo, como mucho… ¿poliédrico? Yo qué sé, macho, es que se me dan fatal los adjetivos.

    P. D.: Si los filólogos hicieran como los médicos y se segregaran en especialidades, la más dificil sería la de «Adjetivología». Y de calle, vamos.

  • Josénez, la primera vez que recuerdo haberme ido de un cine a las primeras de cambio fue en La casa de los espíritus, concretamente cuando vi a una Meryl Streep que había rebasado ya los cuarenta interpretando a una niña de trece o catorce. Creo que jamás se ha rodado nada tan ridículo.

  • comerciante de ultramarinos
    Miércoles, 19/07/2017 a las 14:13

    Comerciante, muchas gracias por el enlace. Si supiera francés… Gracias a ese portal encontré una novelita desconocida de interés para mí.

  • Divertidísima la crónica de Satur, pero creo que no voy a pisar un concierto del Juan Miguel este ni aunque me den dinero. Lo de los feos es una cosa traumática. Yo quise dejar de ser feo pero se conoce que no siempre querer es poder. Luego intenté compensarlo haciéndome asquerosamente rico pero me salió justo lo contrario y menos mal que hay bibliotecas públicas que te dan techo, material de asueto y lavabos. Qué desastre, chico.

  • Pues, Gomez ( 9’14)
    Si no aguantó por esa razón, “La casa de los espíritus” ( yo esa ni la he intentado ver ), no se le ocurra ver “The Scarlet Empress”, una película sobre la infancia y comienzo del reinado de la Gran Catalina de Rusia. Que a Marlene Dietrich , la protagonista, también la ponían de niña inocente al principio. Y Marlene era Marlene, pero lo de niña inocente… ¡ Já !

  • Una similar a la que dice Viejecita es la fabulosa “La reina Kelly”, en la que nada menos que una Gloria Swanson con treinta años hace de quinceañera en la primera escena de la película, en la que llega el príncipe a caballo, ve la fila de niñas vestidas de colegio que van de paseo con las monjas por el campo, se fija en la Swanson y a ella se le caen -literalmente- las bragas de la emoción. El príncipe se escojona y ella le tira las bragas a la cara. Es el mejor comienzo de peli de la historia, Erich von Stroheim es el mejor.

  • Ayer mismo leí que Dietrich era una entusiasta fan de Greta Garbo, aunque nunca la había visto en persona. Así que Orson Welles organizó una fiesta para que se conocieran. Dietrich estaba emocionada como una niña, y cuando llegó la Garbo comenzó a alabarla. Pero ésta se limitó a asentir con indiferencia y siguió su camino. Según Welles, Marlene se quedó destrozada, aunque no dijo nada. En el camino de vuelta, permaneció en silencio un buen rato, hasta que al final dijo:

    –Sus pies no son tan grandes.

  • Josenez ( 9’46)
    Esa no la he visto. Intentaré comprarla en DVD ( yo en plan pirata, no me he descargado nada en mi vida, que tengo un hijo informático que vive de inventar texto, y sé el perjuicio que el pirateo supone para los creadores ).
    Eso sí, si lo encuentro por lo legal, en una zona diferente de la 2 ( la nuestra), no me importará nada, que los intermediarios de aquí, suelen ser unos desastres , y sólo me siento obligada hacia los creadores, no hacia los intermediarios ineptos, por muy locales que sean.
    Gracias, en cualquier caso.

  • Jager se bebe cuando ya estás borracho, invitando a toda la basca. Satur, ve a un concierto de ACDC y en poco tiempo serás guapo, con moto, lentillas, la cabeza afeitada y unos tatuajes.

  • Viejecita, cómprela, que merece la pena, aunque la peli entera no existe ya que Stroheim solamente pudo rodar la mitad. De la segunda parte, en la que Kelly trabaja de puta en un burdel de África, solamente hay un par de escenas y unos cuantos fotogramas, ya que la Swanson huyó del rodaje. Es muda, llegaba el sonoro, Stroheim quería rodar escenas carísimas y se suspendió el rodaje. Leo en El testamento del doctor Caligari que la Swanson se mosqueó del todo y se fue del rodaje cuando tocó rodar la escena de su boda con un sifilítico en el burdel ante un cura negro y la escena obligaba al novio a escupir en la mano a Gloria mientras le ponía el anillo. Ella era demasiado estrella para pasar por eso.

    El cine pre-code es realmente brutal a veces.

  • Gloria Swanson produjo la reina Kelly y se arruinó, siguiendo los consejos de su amante, un Kennedy, productores de bourbon durante la ley seca.
    Las obras maestras de Stroheim son Avaricia (una de las favoritas de Orson Welles) y la marcha nupcial. Esta última menos conocida.
    La reina Kelly hubiera sido una obra maestra si la hubiera terminado. La niña, Gloria Swanson, educada en colegios buenos, hereda un burdel…
    Swanson fue una devora-hombres que se arruinó varias veces por culpa de estos. Polifacética, también supo ser mujer de negocios cuando se libró de Kennedy.
    El documental sobre su vida es muy recomendable.

  • SOBRE LA AMISTAD
    Gracias a mis maestros en el mundo de la filosofía, tanto don Pedro Laín como Diego Gracia, tuve ocasión de trabajar largamente el concepto de amistad sobre el que hay mucho y bueno escrito. Partiendo del excelente libro “Sobre la amistad” de Laín se definen tres características como propias de la amistad: CONFIANZA, GENEROSIDAD, BENEFICIENCIA.
    Estas características distinguen a los amigos de los compañeros de trabajo o de tertulia y de los cuñaos. A todos estos les es debido respeto y una obligación de no-maleficencia, pero no una de beneficencia. De la misma manera no debemos intentar sacarles el dinero pero no tenemos obligación de ser generosos con ellos (que cada uno pague lo suyo). Así mismo no debemos mentirles pero no tenemos obligación de contarles nuestras intimidades.
    Mi gran error en Chopsuey fue pensar que tenía algunos “amigos” cuando lo que tengo en realidad son “compañeros de tertulia”. Así, tomándolos como amigos, tuve la confianza de contarles cosas como las que inicié en “El liberal corrupto” y continuaba en una serie que he abortado a tiempo. Téngase en cuenta que aquí nadie cuenta nada (salvo jRG curiosamente) y nos invaden con historias inanes de seres anodinos e imaginarios. También les traté con generosidad organizando un Pinflois 2017 que dada su magnitud suponía un gran esfuerzo por mi parte. Por último fui beneficiente, pues aunque gustaba criticar textos y opiniones con afilado lápiz jamás insulté a nadie. Incluso en algun caso en que me hicieron saber que estas críticas afectaban a una persona, las corté inmediatamente.
    Dicho esto me resultó imposible de aceptar que tras haber criticado un texto de Gómez con exquisita educación (puede releerse y comprobarse), éste me insultara con grosera saña (puede releerse y comprobarse). El problema no fueron tales insultos, que dan idea de la catadura de quien los profiere, sino el espeso silencio que hubo a continuación. Nadie se lo afeó, y el que dijo algo fue desde la equidistancia.
    Conclusión, me equivoqué, como dije antes traté como amigos a los que no son mas que compañeros de tertulia y de éstos ya tengo demasiados.

  • Fátima & Mohamed
    Me gustaría recabar la opinión de los lectores sobre una cuestión que me parece interesante, y que plantearé con esta historia:
    Mohamed pronto cumplirá treinta años, y cuida un rebaño de cabras en una zona del Altas marroquí.
    Remata su jornada tomando un té con menta frente a la humilde casa familiar, después de pasar un rato viendo la televisión. A veces siente un aguijón de envidia viendo el yate de Messi, o el bullicio en las calles de Londres y de Cádiz.
    Una tarde se cruza con Fátima en un camino. Percibe que ella le sostiene la mirada unos milisegundos, y que le gustaría volver a encontrarla.
    A Fátima también le apetece, y no tardan en encontrarse de nuevo, se enamoran. Al poco, se instalan en otra humilde casita y continúan sus rutinas laborales alternando con las amatorias.
    Jonathan nació en Bilbao, pronto cumplirá treinta años, es licenciado y ha completado exitosamente un Master en una Universidad de prestigio. Gana un buen sueldo en una Compañía que le destina por semanas o meses a ciudades cosmopolitas, desde Buenos Aires hasta Berlín.
    Una tarde se cruza en los pasillo con Jennyfer, atractiva colega con la que ha coincidido en el destino de trabajo. Percibe que ella le sostiene la mirada unos milisegundos, y que le gustaría volver a encontrarla.
    A Jennyfer también le apetece, y no tardan en encontrarse de nuevo, se enamoran. Cuatro o cinco días al mes coinciden en alguna ciudad glamurosa, disfrutan de buenas veladas.
    A veces hablan de casarse, pero una sombra se cruza en la mirada de ambos al recordar los objetivos que se han marcado para sus respectivas carreras: han aceptado compromisos mínimos de 3 años con su Compañía a cambio de la financiación de sus Masters, y eso incluye total disponibilidad geográfica.
    Ya está el tema planteado: ¿Es más feliz – más agradable – la vida de Mohamed o la de Jonathan?
    Algunos declaran preferir la vida de Jonathan y Jennyfer, argumentando que es una vida llena de oportunidades, que por tanto disfrutan de auténtica libertad: pueden elegir. Elegir, incluso, abandonar uno de ellos la Compañía para iniciar una vida en común. En resumen: libertad y amor omnipotente formando un cóctel perfecto frente a la ley seca de la limitación de Fátima y Mohamed, que a nada pueden optar.
    En sentido contrario, otros bajan la cabeza con pesadumbre al constatar cómo se han multiplicado, en el transcurso de unos años, los retos y desafíos que deben afrontar hoy los jóvenes de nuestro entorno.
    Y usted, querido nick, ¿cómo lo ve?

  • Vaya, el marqués se ha manifestado. Su conclusión es que se ha equivocado, y creo que es una conclusión equivocada.

  • marquesdecubaslibres
    Viernes, 21/07/2017 a las 11:10
    SOBRE LA AMISTAD

    Téngase en cuenta que aquí nadie cuenta nada (salvo jRG curiosamente) y nos invaden con historias inanes de seres anodinos e imaginarios. … Nadie se lo afeó, y el que dijo algo fue desde la equidistancia.
    Conclusión, me equivoqué, como dije antes traté como amigos a los que no son mas que compañeros de tertulia y de éstos ya tengo demasiados.

    Pues, ya siento, Marqués ,pero relea los comentarios de JrG, y verá cuan equivocado está.

    A no ser que considere equidistante el que alguien diga que le gustan los textos de Gomez, y también los de Usted. Pero eso no lo creo, puesto que usted admite los gustos de los demás, y las críticas a sus propios textos, siempre que no contengan insultos.
    Claro que a algunos, el hecho de que considere nuestras vidas como anodinas y desprovistas de interés, ( y algún otro adjetivo que no tengo tiempo de buscar ahora, porque tengo que salir a por víveres ), nos puede parecer insultante, aunque no utilice ninguna de esas palabrotas, que, además, al usarse normalmente de forma tan automática y tan despersonalizada, no hacen ningún daño, e incluso pueden ser muestra de afecto.

    Y que me alegro de poder leerle, y espero que acabe subiendo esa entrada con la que nos ¿ amenaza?.
    Que los dioses le sonrían.

  • En la última película del ciclo, “La caja de Pandora” (G. W. Pabst, 1928), de mi adorada Louise Brooks, me sorprendió para mal que bastantes personas abandonaran la sala antes del final de la película, muy al final, cuando ya solamente quedaba que Jack el Destripador se cargara a Lulú.

    Lo hubiera medioentendido si el público hubiera sido de quinceañeros, acostumbrados como están a comunicarse por fotos e iconos, a no leer un texto de más de diez renglones, a jugar a la Play a juegos histéricos y al cine actual de ritmo desbocado pero la mayoría de los asistentes eran venerables ancianas del barrio de Salamanca, que además sabían perfectamente a lo que iban, a ver una peli muda.

    Quizá se debió a que el ciclo era gratis, no sé. Me hubiera gustado verlos en el concierto de Jarret, que seguro que costaba un Congo y hubieran aguantado hasta el último bis, porque-habían-pagado-la-entrada.

  • Josénez, eso pasa en cualquier acto de la March siempre que dura más de lo habitual. Es algo que me sorprende mucho.

  • No puedo enlazarlo, pero hoy Latorre escribe sobre ese artículo de Chochet con el que Zeppi tuvo a bien obsequiarnos.

  • Quien del alacrán está picado, la sombra le espanta
    Quien de la culebra está mordido, de la sombra se espanta
    Al espantado, la sombra le espanta
    Nunca más perro a molino
    Gato escaldado, del agua fría huye

  • Louise Brooks escribió cuando era mayor artículos de cine muy interesantes. Su teoría más divertida pero que no carece en absoluto de lógica es sobre el paso del mudo al sonoro, que ella vivió en sus carnes (creo que únicamente tiene un talkie). Ella decía que uno de los grandes problemas fue que ellos -los mudos- podían ir por las mañanas al rodaje borrachos y drogados ya que solamente tenían que poner caritas pero que en el sonoro eso no podían hacerlo porque tenían que recitar cosas memorizadas, además de poner caritas, y hubo muchos de ellos que siguieron yendo mamaos a rodar y que les echaron. Tiene lógica aunque en realidad lo que hubo fue un ERE gigante de los grandes estudios que echaron por el morro y con la excusa de que no valían para el sonoro a actores que cobraban sueldos muy elevados y los sustituyeron por un montón de chavalitos que cobraban una mierda. El mundo no cambia.

  • Holmesss, es mejor ser de Bilbao que moro. Y es mejor vivir en en el mundo moderno con condones y anticonceptivos.
    Johnathan solo necesita tener una chavala en cada ciudad que visite, fácil, las chavalas están por todas partes. Además, las mujeres son un enemigo fuerte en una guerra larga, la guerra de guerrillas es más conveniente para él.
    Ser madre musulmana de muchos hijos es la maldición para toda mujer del siglo XXI, así que lo de Jennifer no hace falta explicarlo.

  • Queridos amigos, hoy he podido comprobar, en mis propias carnes (así de dura es a veces la experiencia vital, pero este es el camino que hemos escogido), cómo disminuía ¡drásticamente! lo que momentos antes, ligeramente inclinada, en el pasillo del chino, parecía sensibilidad desbordante de una mujer, al encontrarla en la caja abonando una escobilla.
    No sé por qué he recordado, como tantas otras veces, creo que lo he contado aquí también, aquel aforismo del pobre Gonzalo, amigo fiel de mi adolescencia, cuando dejó establecido, “las tías buenas no cagan”.
    Igual este que traigo no es el pensamiento más elevado del día, pero nos debemos a la verdad.

  • Desde luego que si uno compra una escobilla, y más si es una bella dama, como sabiamente apunta el amigo Schultz, debería llevarla siempre oculta a la vista de los demás. Dentro de una bolsa de papel, como hacen los yanquis que beben burbon por la calle.

    ¿Qué tal va su salud, caballero? Espero que mejor.

  • holmesss Viernes, 21/07/2017 a las 11:17

    Y usted, querido nick, ¿cómo lo ve?

    Dice Yuval Noah Harari que el paso de las sociedades de cazadores-recolectores a sociedades agrícolas, lo que se ha llamado la revolución agrícola, es «el mayor fraude de la historia». No favoreció a los individuos, que desde entonces trabajaron más, aunque favoreciera al conjunto de la especie. La acumulación de excedentes y la nueva vida en sociedades sedentarias trajo grandes ventajas al grupo, pero grandes sacrificios personales a los individuos. Y añade:

    «Una de las pocas leyes rigurosas de la historia es que los lujos tienden a convertirse en necesidades y generar nuevas obligaciones. Una vez que la gente se acostumbra a un nuevo lujo, lo da por sentado. Después empiezan a contar con él. Finalmente llegan a un punto en el que no pueden vivir sin él (…) En la actualidad nos ocurre a nosotros. ¿Cuántos jóvenes graduados universitarios han accedido a puestos de trabajo exigentes en empresas potentes, y se han comprometido solemnemente a trabajar duro para ganar dinero que les permita retirarse y dedicarse a sus intereses reales cuando lleguen a los treinta y cinco años? Pero cuando llegan a esa edad, tienen hipotecas elevadas, hijos que van a la escuela, casa en las urbanizaciones, dos coches como mínimo por familia y la sensación de que la vida no vale la pena vivirla sin vino realmente bueno y unas vacaciones caras en el extranjero. ¿Qué se supone que tienen que hacer, volver a excavar raíces? No, redoblan sus esfuerzos y siguen trabajando como esclavos».

    Como al hombre que, de pronto es consciente de que vive en una sociedad agrícola sin haberse planteado nunca que hubiera preferido ser esquimal y vivir de pescar o de cazar ballenas y aves, lo que les ocurre a Fátima-Mohamed y a Jonathan-Jennifer no les ocurre en tanto que individuos, sino en tanto que miembros pertenecientes a una sociedad. Su éxito o fracaso se medirá por los valores que rijan esa sociedad, como siempre ha sido y será.

    ¿Qué pareja será más feliz? No hay una regla de medir felicidades ni estándares absolutos. Pretendemos aproximarnos con índices externos que miden la «calidad de vida» basándose en factores mensurables: esperanza de vida, asistencia médica, agua potable, comunicaciones, etc. Basándose en esos índices, podemos decir que como sociedad vivimos bastante bien, pero es más difícil afirmar que hayamos elegido nada. Quien a los 18 años decide romper con «el sistema» buscando una vida mejor o la felicidad, difícilmente es consciente de lo que hace, salvo que sea un genio. Pero quizá a partir de los 40 o 45 tenga ya elementos suficientes, fruto de la experiencia personal, para decidir si la sociedad que le ha tocado vivir le compensa o no, y si tiene suficientes fuerzas y no demasiadas ataduras para intentar otra cosa. No veo a Fátima-Mohamed ni a Jonathan-Jennifer muy convencidos. Creo más bien que sólo se lamentan de su posición en la escala social, sin pensar demasiado ni en su sociedad ni en la escala misma.

  • Una cosa que está ocurriendo en Finlandia, donde el número de divorcios es elevado. Los finlandeses no son particularmente atractivos, al menos no comparado cpn los ucranianos. El caso es que un gran número de cincuentones finlandeses cometen segundas nupcias con ucranianas veinteañeras, que los prefieren a jóvenes campesinos ucranianos.

  • A pesar del tópico, sí es cierto que algunas de las estrellas del cine mudo no superaron el paso al sonoro a causa de su mala voz, la incapacidad para utilizarla con talento o acentos muy marcados que causaron desconcierto en sus fans al escucharlos por primera vez. No obstante, pienso que la renovación del estrellato de Hollywood se debió, en gran medida, a las consecuencias en la industria y el público del crack del 29 y el nacimiento del sistema de estudios, entre otros factores.

  • Ya, ya. Lo veo.
    Los jóvenes graduados se tienen que comprometer solemnemente a trabajar duro en empresas potentes.
    Y luego no se pueden jubilar a los 35 y siguen trabajando duro como esclavos. En cambio el hombre primitivo a los 35 ya descansaba plácidamente.

  • ME ACUERDO
    Me acuerdo de otra vez que Holmesss nos habló de Fátima y Mohamed.

    Ya está el tema planteado: ¿Es más feliz – más agradable – la vida de Mohamed o la de Jonathan?

    Como dice Perroantonio, se trata de un incomparable porque el medidor es intrísecamente subjetivo. Caso de que unos pudieran alcanzar la vida de los otros (unos emigran y otros se van a una comuna), nunca serían esos otros cuyas vidas reproducen aproximadamente. ¿Cómo sería de feliz yo siendo tú pero en yo?
    La pregunta que finalmente planteas es si hay condiciones que favorecen la felicidad y tenemos que responder desde lo que cada cual imagina a partir de quien es. A mí me repele la vida de los cuatro, aunque por diferentes motivos. Sin embargo, como ser una marroquí analfabeta es un perro que me ha perseguido y casi me muerde el culo, con toda sinceridad me respondo que mira, que me pido Yénifer. Qué puto asco de vida llevas, Yénifer; Yénifer, tienes que hacer yoga o algo.

  • Josénez, muchas gracias. Una vez hecho testamento, pedido perdón a mis acreedores y confesado a mi santa aquel affaire con la secretaria de la notaría de un pueblo del Norte de Castilla, resulta que voy a vivir.
    No, en serio (es broma) hay que extirpar, pero no es malo y finalmente pueden acceder sin mayor riesgo de dejarme inútil (más).
    He entrado en eso que llaman “lista de espera” y a ver. Como no me duele pues no me quejo.

  • Oiga, Got, no se lo tome a mal, pero entre las opiniones sobre las sociedades primitivas de Desmond Harris o de Harari y las suyas de usted, me voy a quedar con las de los primeros, a pesar de que usted goce de la iluminación divina.

    En general los antropólogos que yo he leído (segúramente habrá opiniones divergentes, ilústreme, quizá cambie de idea) afirman que las necesidades de alimento en las sociedades de cazadores-recolectores se ven satisfechas con una inversión en trabajo bastante menor comparada con la inversión occidental contemporánea y, además, no realizada por toda la comunidad. Las sociedades de cazadores-recolectores contemporáneas, prácticamente reducidas a grupos amazónicos o isleños, tienen comportamientos similares: raramente tienen jornadas de ocho horas de trabajo, salvo cuando realizan determinadas partidas de caza, no todas, que luego son seguidas de muchas jornadas sin volver a cazar. Creo recordar que Harris hablaba concretamente de los yanomamo y de que su jornada de trabajo, entre caza y recolección, nunca superaba nuestra media jornada. El precio a pagar lo explican bien ambos, estas sociedades nunca «prosperan» demográficamente porque nunca tienen excedentes. Por el contrario, las sociedades agrícolas ganaderas crecen en tamaño, pero trabajan más cuidando del campo y de sus rebaños.

    Si no le convence, discuta con Harris o Harari.

  • Pues respecto de las dos parejas esas, y cual es más feliz, les contaré algo de mi anodina vida.
    Llevábamos 10 años casados, 2 hijos, y uno en camino, y estábamos agarrados por todas partes. Y teniendo que amoldarnos a una vida, en un piso en el Barrio de Salamanca, a dos pasos de nuestras familias, y tener servicio doméstico, e ir a veranear a San Sebastián a casa de mi abuela, que ya estaba muy mayor para poder ocuparse de niños… Y siempre agobiados, alterados, y sintiéndonos culpables.

    Decidimos que esa no era nuestra vida, vendimos nuestro piso, y con ese dinero nos construimos una casa, ( de construcción barata, que hemos ido arreglando cuando hemos podido, ” donde Judas perdió la bufanda” según nuestras familias, a las que aquello les pareció fatal : Un desclasamiento inadmisible.
    Llevamos 40 años en “la casa nueva”. Hemos perdido contacto con casi toda la familia “contraria”, ( con la mía no, porque yo he llevado el negocio familiar los últimos 35 años), y con todos nuestros amigos de toda la vida ( La mitad se han muerto ya, de todos modos ). Hemos tenido que trabajar duro, porque no nos podíamos permitir ninguna clase de ayuda en casa, ni con el jardín…
    Sí teníamos estudiantes au- pair, pero su única obligación era hablarnos en inglés y hacérnoslo hablar a todos, cuando estuvieran los niños. A cambio, cuando ellos no estaban, yo les enseñaba español a todas. Y no les hacía su cama, ni su cuarto, pero me tocaba todo lo demás.

    En estos 40 años largos, hemos tenido toda clase de problemas, pero no me cambiaría por nadie. Y sé que han sido años felices.

    O sea, que creo yo que para ser feliz, hay que librarse del entorno familiar, de “La Clase” a la que uno perteneciera, y estar dispuesto a que no se le caiga a uno un sólo anillo por trabajar con las manos, por cambiar pañales a los niños ( eso no sé si serían capaces de hacerlo algunos varones tradicionales, tanto musulmanes como cristianos o agnósticos ), por, las chicas, cavar zanjas, hacer rozas para meter cables, etc etc.
    Y que con esas premisas, puede ser feliz cualquiera, en cualquier parte del mundo.
    Y como siempre, pido perdón por haber escrito tanto, y sobre algo que no le interesa a nadie. Pero con no leerlo…
    Ya siento

  • Satur, lo juro por Dios que hoy tenía esto en el FB: Seniormeister de Jägermeister, los de los yogures en viejos y mucho gilipollas. Tatuajes y skate, es decir, «fidelidad a sí mismos». Que a lo mejor, no sé, estoy confusa.

  • Aviso que lo que sigue esta escritoa, mano y no voy , , corregir los errores de reconocimiento de escritura de la maquina ni los millares de comas que inserta

    El marques se equivoca seguramente porque comprende peor de lo que cree la dinamica de grupo. Quizás par no haber participado en las alegres asambleas revolucionarias de instituto , universidad.

    Se parece mucho al comportamiento de los fluidos, con mareas, estancamientos, desagües e inundaciones violentas. Pero creo que Co explicaré mejor Gen un sistema de donaciones.
    los asistentes donamos ChopsueycCreditos unos a otros. Algunos por graciosos, ocurrentes o profundos tienen chopsueycreditos pre asignados. los chopsueycréditn se asignan a los nicks pero también a las situaciones.
    La situación Gómez – Marqués tiene un saldo cero hasta que alguno empieza, momento en que les retiramos algunos chopsueycroditos y si alguno se pasa le retiramos más
    El marques recibió generosa donación tras su entrada, en forma de halagos por su accion de acogida, comentarios y puntualizaciones. Gómez no recibió pero nadie le quitó, incluso alguien le daría alguno por estar calladito.
    Pero hete aquí cuando Gómez publica continuación, el marques abre fuego / muchos de los donantes del día anterior retiran los chopsueycreditos de la cuenta del marqués que acaba cercana a cero, y el cree que es silencio , equidistancia cuando el fenómeno es en realidad que se están nivelando las aguas crediticias.

  • Fuerasparte de nuestra vieja polemica nicks. persaras en la quealgunos nos resistimos a serpersonas, porque los NickS sí que do aguantan todo.

  • Todas las cigüeñas de Aljaraque se han ido ya de vacaciones. / Ojalá la simpatía y el talento de Satur se nos contagiara por ósmosis inversa y en de repente. (En otro tono pero en la estela del mítico Masai del blog verdadero) / Bien aconsejado el Jarret al abandonar a tiempo al cirujano plástico de Camilo Sesto. / Tengo un amigo cazador (o más bien compañero de tertulia y cazador) que ya anda deseando que empiece la temporada de caza a finales de agosto (el domingo 20 me dice). Sin embargo, está muy cabreado porque Huelva es la única provincia de España sin conejos. Y todo por culpa del lince en cautividad y las millonarias subvenciones recibidas de la UE para que siga bien cuidadito sin libertad. Sin conejos hay más pasta. Así que palomas y torcaces. / No comparto el concepto monopólico de amistad bloguera que tiene el Marqués.

  • Juanmi está un poco añejo, ahora es más estiloso Death Grips.

    Holmesss, ¿cómo se mide el nivel de felicidad? Quiero decir, para poder medir estados de cualquier cosa se necesitar tomar puntos de referencia. ¿Quién es la persona más feliz del mundo? ¿Y la persona más infeliz? No termino de entender muy bien el concepto de felicidad. En realidad, para mí, es algo tan personal, temporal y transitorio que no depende de ningún factor. Se puede ser feliz o lo antagónico en exactamente las mismas situaciones por lo que creo que Mohamed y Fátima no son ni más ni menos felices que Jonathan y Jennyfer.

  • Ha sido una de las experiencias más ridículas de toda mi vida.

    Tras aguantar, a pie firme y durante dos días, las más variopintas –y la mayor parte, muy educadas– opiniones sobre mi persona y mis dotes literarias a conocidos, desconocidos e incluso a algún espontáneo que se sumó a la fiesta, acababa de escribirte unas cuantas líneas sobre la opinión que me merecen tus créditos y las dinámicas de grupo.

    Pero, en el último momento, decido que, aunque yo esté un tanto harto del asunto, tú tienes todo el derecho del mundo a no estarlo. Así que, tras borrar mi comentario, haré algo menos infantil que eso y, seguro, más productivo:

    No sé cómo funciona la cosa, pero mi nick le quita al tuyo todos los chopsueycréditos que tiene. ¿Va así?

    Sólo era eso. A seguir bien.

  • Esto está degenerando. Vamos a acabar preguntando a cuánto cotiza hoy Gómez y si evoluciona al alza o a la baja. Y acabaremos refugiándonos en valores seguros (Perroantonio, Gengis, Mgaussage), aunque siempre habrá valores que auguren un pelotazo inesperado (Quinn). Chopsuey como mercado de valores, cosas veredes. Bellpuig va a tener que hacer horas extra para que a primera hora tengamos la información y los gráficos.

  • Fátima & Mohamed.

    Está bien, holmesss. Lástima que este sea un blog de cincuentones. Solo una generación nos separa del hambre; aún se nos nota en los zapatos.

    ###

    Salgo del Santander. Hay una chica nueva, Blanca, que es más guapa que Carmen (incluso) y algo más baja y sin las curvas de Sonia. Pobres chicas engañadas. Les dicen que es un contrato de modelos y las meten en una oficina bancaria.

  • Sabía que quedaba deslavazado y que usar ese término me restaba crédito a mí pero la descripción funciona así en todos los grupos, no son MIS créditos. Creo que no me has entendido, seguro que por haberlo explicado mal. Pero tampoco me parece importante.

  • Estoy ideando un sistema buenísimo para desecar los mocos de los pañuelos de papel, retirarlos y poder reutilizar el pañuelo después de un planchado al supervapor. Llevo planchando pañuelos de papel toda la tarde y creo que habré salvado un par de alcornoques.

  • La gente del Barcelona ha dejado de creer en la Masía y el tiquitaca y creen que dependen de cómo esté Messi. Si Messi está en el partido, ganan seguro. Dicen. Así que el Barcelona tiene el equipo hecho para Messi.
    Y de Neimar dicen que es el segundo mejor jugador del mundo y cuando se retire Messi será el primero, y que necesitan hacer un equipo que juegue para él. Así que como no pueden tener un equipo que juegue para Messi y otro para Neimar, Neimar se hartará y se irá del Barcelona. ¿Cómo soluccionar este problema?

  • La gente que estaba en Madrid, los críticos, solo se fijan en lo que estaba pasando en Madrid porque carecían de la capacidad de moverse. Probablemente porque estaban adscritos a la tierra, como los ciervos, y no podían ver lo que pasaba más allá.

    Tal cual.

    Sí que debe haber estado chungo.

  • Zeppi
    Viernes, 21/07/2017 a las 19:09

    Caramba, Zeppi, gracias por la confianza. Hace poco, en una tesitura bastante diferente que no viene al caso detallar, me han llamado “la joven promesa”. Me temo que mi sino es seguir siendo promesa siempre, ya que no, ay, joven.

    Personalmente, me gustaría que se prodigasen más las entradas de otro valor seguro, Pirata Jenny, cuyos últimos textos me suliveyaron a tutiplén.

  • No se puede, Castrofortino.
    ###
    No entiendo lo de los conejos, ¿les transmiten enfermedades a los linces?

    ###
    Escuchando la tertulia de 24h, “lo explico así para que lo entienda el pueblo llano”. Graciano Palomo parece tonto.

  • ¡El pueblo llano es Palomo Graciano! Rebobina la cinta, que diría el Butano, y lo escucharás. Al revés, igual se aprecia mejor.

  • Zeppi: el comentario en inglés del pasado martes 18 de julio (15:59) acerca de la película Dunkerque me llevó a pensar –por error- como una frase de la película. No, la relaciona con lo que uno de sus “personajes favoritos dice de otro colega: One has to make allowances, he was sieged at Dunkirk. As a matter of fact, he runs most of his cases much in the spirit of Dunkirk, as an strategic withdrawal against overwhelming odds”.(Traduccción google: “Uno tiene que hacer concesiones, fue sitiado en Dunkerque. De hecho, dirige la mayor parte de sus casos mucho en el espíritu de Dunkerque, como un retiro estratégico contra las probabilidades abrumadoras”.

    Animados por tan atractivo comentario hemos ido a ver esta tarde en La Vaguada la película (se estrenaba hoy en Madrid), espectacular en la acción y su desarrollo así como en la fotografía y la música, aunque con un volumen demasiado alto y la frase anterior efectivamente no consta. Si están al final frases destacadas e impresionantes del discurso de Churchill en el Parlamento reconociendo la histórica derrota y alentando al pueblo ingles a seguir luchando y que NUNCA se rendirá.

    Por último, una selección de datos y fechas extraídos de varias entradas de la Wikipedia para situarnos en el contexto de la época:
    “La batalla de Dunkerque fue la evacuación y defensa de las fuerzas británicas y aliadas en Europa desde el 26 de mayo hasta el 4 de junio de 1940. En los nueve días desde el 27 de mayo al 4 de junio, 338 226 hombres escaparon desde Francia a Inglaterra, incluyendo 139 997 soldados franceses, polacos y belgas, junto a un pequeño número de soldados holandeses, a bordo de 861 embarcaciones (de las cuales 243 fueron hundidas durante la operación). Los británicos perdieron 177 aviones y los alemanes perdieron 240″.

    En línea con lo afirmado por Zeppi sobre el milagro de Dunkerque, el término «espíritu de Dunquerke» aún hace referencia a la “creencia popular en la solidaridad del pueblo británico en tiempos de adversidad”.

    La invasión de Rusia comenzó el 22 de junio de 1941, proyectada más de un año antes y la batalla de de Normandía no tendría lugar hasta el 6 de junio de 1944, aunque la decisión también se tomó un año antes, mayo de 1943, en Washington . La 2 guerra mundial termina con la rendición alemana el 7 de mayo de 1945.

    “La contabilización de las víctimas de la Segunda Guerra Mundial ha sido objeto de numerosos estudios, que normalmente ofrecen estimaciones de entre 55 y 60 millones de personas fallecidas, elevándose hasta más de 70 millones según los cálculos más pesimistas y de 40 a 45 millones según los más optimistas”.

  • Estupendo su enlace para Queen Kelly, Castrofortino.
    Lo que pasa es que yo ya tengo la película encargada en formato DVD, a través de Amazon. Y me daba la sensación de que para poder corresponder, había que darse de alta en un sitio nuevo para mí, y yo soy demasiado brutita para esas cosas, ( ni siquiera estoy en twt ni en F.B. , con lo que no me entero de la mitad de las cosas ), y es que me he llevado algún susto que otro…
    Pero muchas gracias.

  • Me vuelvo a mi cerro de plancha de los sábados, pero antes :

    – Sólo le faltaba a Satur convertirse en un hacha de la plancha, e ir a todas partes con la raya de los pantalones perfecta, y con el plastrón de la camisa con los encañonados perfectos. Va a tener cola de chicas detrás. Lo malo es que le veo planchando vestodos y mantillas de encaje para sus novias… Pero, “Sarna con gusto no pica”.

    – Mientras esperamos que vuelva a escribir textos, por lo menos podemos entrar a lo de JrG , a ver sus obras recién subidas al tumbler ( está el enlace, arriba, en blogs , en el dos, donde también están Gomez, M.Gaussage, … , y donde, ahora que parece que vuelve a escribir en el Fanzine, echo de menos el blog de Gachó )

    Hasta luego, espero.

  • He venido al blog a reírme con las cosas de Satur, lo que no me ha costado nada, y de paso a alzar mi voz a favor de la continuidad de una sicología que no necesite perder el tiempo informándose de por dónde cae el cerebro y de pequeñeces parecidas, indignas de la filosofía.

    Hay problemas de la mente a los que la sicología empírica no puede aportar ninguna solución. Por ejemplo, el de qué altura tiene la sensación en la que sólo sale el Empire State Building.

    Asuntos como éste sirven a menudo para distinguir el mundo físico y el síquico. Se dice que la sensación de un objeto no puede medir lo que mide el propio objeto porque las sensaciones no son cosas que se puedan medir como se miden los objetos físicos. Las sensaciones tienen mayor o menor intensidad, pero no tienen ninguna extensión.

    Lo de que las sensaciones no tienen extensión es mentira. La sensación en la que sólo entra el Empire mide exactamente 381 metros, que es lo que sale cuando se mide el rascacielos sentido con algún instrumento sentido de medir.

    Lo que no mide tantos metros es la chispa cerebral que salta en el mismo instante en el que se tiene la sensación anterior. La razón es que la cabeza, que es el sitio donde se produce la chispa, es mucho más pequeña que el edificio.

    La pregunta siguiente es si pueden ser la misma cosa la actividad cerebral y la sensorial, a la vista de que el rascacielos que aparece en nuestra sensación no cabe en el cerebro.

    La respuesta es que no, aunque dejo para otro momento explicarles de qué modo, marchando cada una por su lado y sin dirigirse la palabra jamás, las dos actividades podrían dar cuenta de la misma cosa.

    Son asuntos cuyo estudio no corresponde a la sicología empírica.

  • S, con conejos en el campo no hay necesidad de tener a los linces en cautividad y se perderían las millonarias subvenciones a Doñana. Por eso los cazadores dicen que son los que cuidan de los linces los que transmiten (sin queriendo) enfermedades a los conejos.

  • Y todo por culpa del lince en cautividad

    Jajajajajajajajajaa
    Me mondo y me troncho,..entonces, por esa regla de tres, los demás lugares donde también se cría en cautividad, como por ejemplo Granadilla (Extremadura) o en Olivilla de Jaén, o en Silves en Portugal, tampoco tienen conejo. Lo han esquilmado para cobrar subvenciones.

  • Por eso los cazadores dicen que son los que cuidan de los linces los que transmiten (sin queriendo) enfermedades a los conejos.

    Sí, conozco a esos secuaces y sus compinches, todos se han dedicado a lo largo de todos estos años a sembrar de virus de mixomatosis y de enfermedad hemorrágica todo Doñana, para poder vivir de las subvenciones.

  • Podéis cazar conejos en San Sebastián, y me refiero al lepórido. Me encuentro con ellos con cierta frecuencia en mis paseos vespertinos. Son el viacrucis de los paseadores de perros no avisados, porque de pronto, los canes parecen volverse locos y se pierden entre el follaje, con perdón. Es lo que explica también la presencia de algunas rapaces en posición de vigilancia sobre las farolas.

  • Yo no soy muy fan de Morán, y es raro que lea sus escritos, pero esta Sabatina Intempestiva censurada, sí me ha gustado.
    Y eso que en casa, mi madre leía Pueblo, ( y Triunfo ), que según Morán no leía nadie : recuerdo unas crónicas taurinas estupendas, por ejemplo.
    Muchas gracias Perroantonio.

  • Os traía el enlace. Moran es, muchas veces, tremendamente injusto en sus críticas generalizadas. Por ejemplo, no acabo de entender la manía que le tiene a Javier Fernández. Con todo, el carbayón es un imprescindible en una sociedad democrática que pretenda estar sana.

  • En la casa materna se criaron conejos toda la vida. Cualquiera que haya sido niño alguna vez y viera en acción a las mamás conejo sabe que comer conejos, el cuniculus, es un exceso de civilización. No hay cosa más asquerosa.

  • El cabrón de mi gato ya nos ha traído cuatro conejos pero luego no los comemos. ¿Hacemos mal Bonnie?
    ¿Ustedes que harían?

  • Fátima & Mohammed & Jennyfer & Jonathan

    Más o menos desde los 0 hasta los 40 mil dólares, en USA, cada dólar más que ganas va aumentando la felicidad de los lugareños. A partir de esa cantidad cada dólar más también la aumenta, pero en un porcentaje mínimo. Los últimos mil dólares del que gana 100000 no le añaden apenas nada. Curiosamente esos 40 mil dólares son, aproximadamente, lo que puede esperar de sueldo un americano con un IQ de 100 al que las cosas le hayan ido más o menos bien. La avaricia, el amor por el dinero, como motor del mundo y lo que lleva asociado, que el dinero da la felicidad, es algo en lo que no creo. No lo da directamente ni por derivada, por conseguir las cosas que el dinero compra más allá de esos 40 mil. Somos animales y somos gregarios y la insatisfacción que soporta la avaricia o el ansia por las cosas es algo reciente. El ansia por ser y estar en la media del grupo es, por el contrario, antigua; la llamaré envidia. La teoría de Darwin nos dice que a la cebra, acosada la manada por el leopardo, le basta con no ser la última, con correr un poco más que el cazador. Cualquiera sabe que ser el último de lo que sea es el sitio más peligroso. Las cebras no corren pensando en que ser las últimas es suficiente, corren para estar en el medio del grupo, donde uno está más seguro. Tampoco para ser las primeras, que igualmente es un lugar de riesgo y, además, consume muchas energías. Si uno piensa qué es el riesgo, qué consideramos arriesgado o peligroso, en realidad es “hacer lo que no hace nadie”. Todos compramos inmuebles en la burbuja porque no hacerlo era jugar contra el mercado, apartarse de la manada. Buscamos estar en la media de nuestro grupo, donde no hay riesgo, haciendo lo que hacen todos los del grupo. Eso, claro, incluye el dinero necesario para tener las cosas que consideramos que hay que tener si quieres estar en la media del grupo: 40 mil dólares en USA. Pero a partir de ese momento buscamos otras. A partir de ahí empezamos a buscar la felicidad en la familia y lo listos que son los hijos, lo guapos y encantadores que somos, nuestra maravillosa forma física, inteligencia o habilidad o creatividad, lo estupenda que es nuestra pareja, lo mucho que nos quieren los amigos, el respeto de los conocidos y cómo todo eso nos concede un cierto estatus en el grupo en el que nos movemos. Empezamos a buscar las cosas que no son dinero y también dan la felicidad, que es la certeza de un estatus en el grupo. Los economistas, que se preocupan de estas cosas, piensan que la avaricia es el motor del mundo, de la actividad de los hombres. En realidad es la envidia, que es un sentimiento mucho más viejo, que tiene que ver con los otros y no con las cosas y que lleva ahí desde mucho antes de ser racionales. La envidia, o la emulación, si nos ponemos morales, es lo que nos mueve porque el estatus tiene que ver con lo que hacen y lo que son los demás del grupo con el que nos relacionamos. La envidia nos mantiene vigilantes y nos mueve a actuar. Son los demás quienes nos hacen felices o infelices, con ellos nos medimos y competimos y de ellos conseguimos el reconocimiento que aplaca nuestra envidiosa insatisfacción, nuestra necesidad de estar en medio de la manada.
    La pregunta de Holmess tiene trampa. Mohammed ya tiene cabaña y rebaño, es decir, todo lo que tienen los demás cabreros de su entorno. Mohammed puede centrarse en satisfacciones de segundo orden más allá de la supervivencia como la pareja, la familia, los hijos, ser respetado por los demás cabreros por su palabra y lealtad al grupo, por los comerciantes por la calidad de su leche, por la tribu por las historias que cuenta o las canciones que toca y lo buen anfitrión que es. Fátima posiblemente haya encontrado un hombre que le gusta y al que quiere, al que cuidar y con el que tener hijos; posiblemente lo que ansían las demás mujeres de su edad en esa aldea. Jonathan y Jennifer no tienen el equivalente al rebaño y la cabaña. Están en la fase uno, buscando los 40 mil dólares anuales. Cuando los tengan harán lo mismo, buscarán y encontrarán en la familia, los amigos y los conocidos que los quieran, los aprecien y los respeten. Esa felicidad vigilante y envidiosa que es lo más a lo que podemos aspirar. Jonathan y Jennifer son igualitos que Mohammed y Fátima sin cabras ni cabaña. Quizá Jonathan y Jennyfer se hayan conocido demasiado pronto.

  • (Viejecita, cada vez que me nombras en la gacetilla ésta, se muere un lince, diez conejos, un caracol del bibliotecario y siete pulgas del perro. Aunque bueno, ésas se mueren solas después de chuparle la sangre.)

  • Adapts, abandona la época Mohammed y pásate a la de Jonathan. O sea, dale pienso al gato.

    Por la credibilidad de la historia deberíamos cambiar los nombres a Jonathan y Jennyfer, suenan a etnia en riesgo de exclusión social.

  • Lo traigo porque sé que os interesa furiosamente: Pedro Álvarez de Miranda, «Sobre ‘idos’ e ‘iros’», explicando la abstención de un lingüista. Qué grandes académicos tiene la Española. No todos lo son, ni lingüistas ni grandes.

    Destaco un párrafo:

    Pues bien, cuando en un pleno académico se suscitó la posibilidad de dar por bueno, en atención a su frecuencia, el uso de iros como forma del imperativo de ir(se), algunos de los lingüistas presentes fuimos del parecer de que la cuestión no se abordara en tales términos, y de que lo que la Academia señalaba al respecto tanto en la Nueva gramática de la lengua española como en el Diccionario panhispánico de dudas era tan exacto y razonable que no requería modificación alguna. Bastaba y basta con que la Academia señale, como lo hace (NGLE, 42.3k), que en “el habla coloquial” es frecuente que aparezcan las formas con -r- usadas como imperativos; que recomiende como preferible que en “los registros más formales” tal cosa no ocurra; y que señale, en fin, tanto en la gramática (4.13i) como en el DPD, s. v. ir(se), el caso particular de idos, preferible a iros en la lengua cuidada.

    Venga, destaco otro párrafo más porque lleva recado:

    La nota de la Academia dice que iros está extendida “incluso entre hablantes cultos”. Claro. Es que su aparición en un mensaje no depende del nivel de lengua (que viene dado por la posición sociocultural del hablante), sino del nivel de habla (el también llamado registro, que depende de la situación comunicativa). Un escritor que quiera reflejar el idioma real por boca de sus personajes o por la propia no necesita que nadie le dé “permiso” para hacerlo.

  • Por cierto, la historia del niño viendo a las mamas conejo no es un cuento Disney. Más bien de Lovecraft o de King. Me habían nombrado comisionado en la vigilancia del filicidio y canibalismo conejil.

  • Se creerán usedes que van a quedar bien conmigo por hacer como si nada, como si no se hubieran enterado de que antes dije que una sensación mide exactamente lo que miden las cosas que salen en ella. Por ejemplo, la imagen que tengo ahora mismo del Empire State Building mide exactamente 381 metros.

    Les oigo perfectamente: juajuajajuajuajuajua.

    La objeción que tienen en la cabeza, y que se callan por no molestarme, es que, si yo tuviera razón, una imagen televisada del Empire mediría 381 metros, lo que es manifiestamente falso -piensan- porque eso no cabe en ningún televisor.

    Pues yo les digo que la imagen del Empire que sale en el televisor mide 381 metros. Lo pueden comprobar ustedes mismos, comparando el tamaño del edificio que ven en la pantalla con el de alguna persona que salga junto a él. Verán que la diferencia entre uno y otra me da la razón.

    (De nuevo juajuajuajuajuajua).

    “Déjese usted de tonterías -están a punto de soltarme-, el edificio que vemos en el televisor no puede medir más que la pantalla”.

    Ahora me toca hablar a mí:

    Una cosa es la pantalla; otra, la imagen que sale en ella. La dimensión de la pantalla no afecta a la otra. Pues bien, una sensación, una representación, una idea…, todo eso es como una imagen que no necesita de ninguna pantalla. Una idea es su contenido; no hay nada más en ella. Piensen en un holograma. ¿No ven que es una imagen que no necesita de ningún soporte? Algo así es una idea.

    Decir que la idea no se apoya en nada significa que la idea no es una cosa. Por eso no saben qué se traen entre manos los que preguntan dónde están las ideas. Las ideas no están en ningún sitio: ni en el cielo platónico ni entre las cosas de este mundo ni en nuestra cabeza. Pensar que están en algún sitio es una muestra de que no se ha entendido el concepto de idea, la cual -lo repetiré cuantas veces haga falta- no es una cosa.

    Las palabras, en cambio, sí son cosas. Por eso el nombre de la palabra Juan no tiene por qué ser Juan. Pero decir que la idea del color verde no es verde es tan absurdo como decir que puede que el caballo blanco de Santiago ni sea blanco ni sea de Santiago.

    No me pregunten dónde pienso que está la idea de Australia, porque ya pueden adivinar mi respuesta: en Australia.

  • Y dónde está la idea del unicornio. En Australia, ¿no?
    Pues los canguros son los padres, para que lo sepáis.
    Yo también sé decir cosas fuertes.

  • Albert os ve un poco brutas (sí, sí, Albert, ahora no intentes maquillarlo), yo no. Os veo muy Jennyfers. Profesionales cosmopolitas. Alguien os tiene que contar cómo se desnuca un conejo (a veces no sale a la primera) y se le despelleja a cuchillo. Cómo se emborracha a un pavo, o se mata un cerdo de cuchillada en el corazón sin aturdirlo previamente. O cómo se le retuerce el cuello a un patito, para que no sufra. Muy finolis sois vosotras.

  • Sobre el tema que propuse ha ocurrido aquello tan bueno: usted pregunte lo que quiera que yo responderé lo que me dé la gana. Eso está bien porque abre variado e interesante juego, y no tan bien porque no me ha permitido comprobar mi tesis de que las mujeres confían más en la fuerza del amor, y los hombres están más atentos a las amenazas.

  • S. Sábado, 22/07/2017 a las 17:15

    Mi tía Mari, los domingos («Hola, tía…»), colgaba un lagomorfo por su pescuecito nervioso de un clavo que había en la piedra de la pared de la casa, ubicado ex profeso, y, ras, ras, le sacaba el pijamita de pelo ese que tienen ellos. En dos sencillos pasos, sin mirar atrás. Fátima, Mohamed.

  • Bueno, G, si lo prefiere, no volveré a decir que la echo de menos . Eppur…

    Esta tarde, después de comer, hasta hace un ratito, que es larga, he estado viendo “Hacksaw Ridge”, la última de Mel Gibson. Y me he hinchado a llorar. Me la regaló mi hermana, que sigue siendo ultracatólica, y la he tenido ahí, sin verla, un par de meses, pensando que me iba a horrorizar, por ñoña, y esas cosas. Y , la verdad es que me ha encantado.
    Y me ha dado envidia. Como me la dan todos los que están tan seguros de sus creencias, y que al mismo tiempo no intentan imponérselas a los demás.

  • Muy bueno, Holmesss. Era una tesis de género y no nos hemos dado cuenta, lo que confirma mi tesis sobre la irrelevancia de la categoría 😀

  • Hace unas semanas me escribió Gachó para preguntarme qué tal estaba. Me produjo una gran alegría su mensaje que se trocó en tristeza cuando me aclaró que me lo preguntaba porque a través de mis escritos colegía “que estaba enfermo”. Al igual que Gómez pensaba que “estoy enfermo, que necesito ayuda”.
    Curiosa coincidencia, cuando tanto mi trayectoria personal como profesional avalan fehacientemente mi equilibrio emocional.
    Saquen ustedes sus propias consecuencias.

  • El relato con interrogante final de Holmess me recordó, de alguna manera, al Cuento del Caballero incluido en Los cuentos de Canterbury. La historia, por si alguien no la conoce, podría resumirse de esta manera: dos caballeros, recluidos de por vida y sin posibilidad de rescate en la mazmorra de un torreón, una mañana contemplan desde la ventana a una hermosa dama paseando por un jardín contiguo a su prisión.

    No hay ni que decir que ambos prisioneros quedan loca, instantánea y desesperanzadamente enamorados de la bella mujer

    Pero sucede que uno de los caballeros es liberado poco después, y con una única condición: si vuelve a pisar aquel territorio será decapitado.

    Contra lo que pudiera parecer, la noticia no le llena, precisamente, de felicidad:

    —¡Ay del día en que nací! -gritaba-, pues ahora mi cárcel es más dura que antes. Estoy eternamente condenado a vivir, y no en el purgatorio, sino en el infierno. ¡Ay de mí! […] El simple hecho de ver a la mujer que adoro habría sido más que suficiente para mí, aunque nunca conquistase su cariño.

    Por su parte, el otro condenado no encaja la noticia con más alegría que su compañero:

    -¡Oh primo Arcite! -exclamó-, Dios sabe que has salido el mejor librado en nuestra pelea. […] Siendo un hombre astuto y decidido, tienes ocasión de reunir nuestras gentes y declarar contra Atenas una guerra tan feroz, que mediante un ataque osado o algún tratado consigas a Emilia por dama y esposa, por quien yo debo perecer aquí.

    Pasa el verano –concluye el narrador del relato– y sus largas noches doblan los violentos tormentos del amante Arcite y del prisionero Palamón. No sé cuál de los dos es el que debe soportar más dolor. Para abreviar, Palamón está condenado a prisión perpetua, cargado de cadenas y grilletes hasta que muera. Arcite, en cambio, exiliado bajo pena de muerte, no podrá ver jamás a su dama en los dominios de Teseo.

    Ahora, vosotros que amáis, dejadme que os formule una pregunta: ¿quién sufre más por ello, Arcite o Palamón? ¿El que ve a su dama diariamente, pero está encerrado para siempre, o el que es libre de ir donde le plazca, pero no verá nunca más a su dama? Aquellos de vosotros que podáis, elegid entre las dos situaciones a voluntad; yo, por mi parte, continuaré como he empezado.

    Leí este relato de muy niño, y ya entonces me pareció que la segunda opción era, con diferencia, la mejor de las dos. Vamos, que no había color. Cuarenta y tantos años más tarde, sigo siendo de la misma opinión.

    http://ciudadseva.com/texto/cuentos-de-canterbury-01-02-el-cuento-del-caballero/

  • ¿No es verdad, ángel de amor,
    que en esta apartada orilla
    es la vida un frenesí, una ilusión,
    una sombra, una ficción,
    más, ay de ti si te pasas,
    si te pasas es peor,
    porque vas a dar en la mar,
    obediente a fuer de vaivenes
    y en tu soberbia misma te detienes?

  • Zeppi: ayer había puesto un comentario sobre la película Dunkerque aprovechando el comentario de hace unos días, pero no ha pasado el filtro de moderación; demasiado largo, quizás. Otra ocasión habrá.

  • Hoy Elvira Lindo, Viruka Lindurri para los fans, le atiza a Ayn Rand, pretexto para darle a Trump. Mañana la víctima de Lindurri puede ser cualquiera de ustedes. Nadie está a salvo.

  • Ya lo tiene, señorito comerciante.

    comerciante de ultramarinos

    Zeppi: el comentario en inglés del pasado martes 18 de julio (15:59) acerca de la película Dunkerque me llevó a pensar –por error- como una frase de la película. No, la relaciona con lo que uno de sus “personajes favoritos dice de otro colega: One has to make allowances, he was sieged at Dunkirk. As a matter of fact, he runs most of his cases much in the spirit of Dunkirk, as an strategic withdrawal against overwhelming odds”.(Traduccción google: “Uno tiene que hacer concesiones, fue sitiado en Dunkerque. De hecho, dirige la mayor parte de sus casos mucho en el espíritu de Dunkerque, como un retiro estratégico contra las probabilidades abrumadoras”.

    Animados por tan atractivo comentario hemos ido a ver esta tarde en La Vaguada la película (se estrenaba hoy en Madrid), espectacular en la acción y su desarrollo así como en la fotografía y la música, aunque con un volumen demasiado alto y la frase anterior efectivamente no consta. Si están al final frases destacadas e impresionantes del discurso de Churchill en el Parlamento reconociendo la histórica derrota y alentando al pueblo ingles a seguir luchando y que NUNCA se rendirá.

    Por último, una selección de datos y fechas extraídos de varias entradas de la Wikipedia para situarnos en el contexto de la época:
    “La batalla de Dunkerque fue la evacuación y defensa de las fuerzas británicas y aliadas en Europa desde el 26 de mayo hasta el 4 de junio de 1940. En los nueve días desde el 27 de mayo al 4 de junio, 338 226 hombres escaparon desde Francia a Inglaterra, incluyendo 139 997 soldados franceses, polacos y belgas, junto a un pequeño número de soldados holandeses, a bordo de 861 embarcaciones (de las cuales 243 fueron hundidas durante la operación). Los británicos perdieron 177 aviones y los alemanes perdieron 240″.

    En línea con lo afirmado por Zeppi sobre el milagro de Dunkerque, el término «espíritu de Dunquerke» aún hace referencia a la “creencia popular en la solidaridad del pueblo británico en tiempos de adversidad”.

    La invasión de Rusia comenzó el 22 de junio de 1941, proyectada más de un año antes y la batalla de de Normandía no tendría lugar hasta el 6 de junio de 1944, aunque la decisión también se tomó un año antes, mayo de 1943, en Washington . La 2 guerra mundial termina con la rendición alemana el 7 de mayo de 1945.

    “La contabilización de las víctimas de la Segunda Guerra Mundial ha sido objeto de numerosos estudios, que normalmente ofrecen estimaciones de entre 55 y 60 millones de personas fallecidas, elevándose hasta más de 70 millones según los cálculos más pesimistas y de 40 a 45 millones según los más optimistas”.

  • Pues a mí, sobre Dunkerque, aunque lo cuenta un poco de refilón, me encanta una película “La Señora Miniver”.
    Me han entrado ganas de volverla a ver así que la pongo y me despido hasta mañana
    Buenas noches

  • comerciante de ultramarinos
    Sábado, 22/07/2017 a las 19:57
    Zeppi: ayer había puesto un comentario sobre la película Dunkerque aprovechando el comentario de hace unos días, pero no ha pasado el filtro de moderación; demasiado largo, quizás. Otra ocasión habrá.

    Gracias, otra vez será.

  • Gracias Viejecita, el último que había leído de la serie es “The redeemer”. A mí también me pasa cuando empiezo con un libro nuevo de la serie, que me lleva unos cuántos capítulos acordarme de qué personajes ya han muerto y cuáles siguen vivos. Si le gusta la novela policíaca nórdica, supongo que habrá leído toda la serie de Wallander, pero los verdaderos maestros del género son Maj Sjöwall y Per Wahlöö, la pareja comunista autores de la serie de Martin Beck. Me gustaron todos, pero especialmente el último, “Los terroristas”.

  • Esperando una reparación moral que parece no va a llegar.
    El año en que murió John Lennon algo se estropeó para siempre. No se puede escuchar ni leer nada producido después. Suena Génesis.

  • Srta. Bellpuig: gracias !

    Añadir que el estreno en la gran sala de los cines de La Vaguada no respondió a las expectativas creadas pues ni siquiera se llegó a media entrada. Los espectadores siguieron la película en respetuoso y acobardado silencio por la ensalada de bombas, explosiones, agua, tiros, sangre y muerte que desfilan ininterrumpidamente en la pantalla. Todo un baño de la cruda realidad de la guerra. Conviene no olvidarlo.

  • Zeppi ;
    Acaba de terminarse “La Señora Miniver”. Me voy a dormir, pero antes :
    De Jo Nesbo , y en la secuencia de Harry Hole : The Redeemer es el 6, The Snowman el 7, The Leopard, el 8, Phantom el 9, Police el 10, y The Thirst el 11. Los otros son de otros protagonistas.
    Y sí, también me encantan los de Wallander, e igualmente tengo todos los de la pareja Sjöwall / Wahloo ( esos son de cuando era joven ). Veo que coincidimos en gustos policiacos.
    Buenas noches.

  • Al hilo de los comentarios anteriores, el personaje del que hablaba, y que comentaba que un colega suyo llevaba sus casos siguiendo el espíritu de Dunquerque, como una retirada estratégica frente a adversidades abrumadoras, era mi viejo conocido Horace Rumpole.

    Hace algún tiempo, les ofrecí a los administradores de esta santa casa publicar por entregas una traducción que había hecho en mis ratos libres de uno de los libros de Rumpole, reparando de paso la injusticia histórica de que nadie más se hubiara animado a hacerlo, privando así al lector español de conocer a uno de los grandes personajes literarios ingleses contemporáneos, de la talla de Sherlock Holmes y por ahí . Me respondieron muy amablemente que no procedía, debido a posibles problemas con los derechos de autor.

    Ahora que vuelvo a acordarme del asunto, y pensando que tal vez a alguno le interesen las aventuras de un viejo abogado cascarrabias inglés de los años ochenta, aquí lo tienen. Espero que de esta forma no suponga ningún problema para los administradores, si no es así, no tienen más que borrar el comentario y yo puedo enviar el texto por correo privado a quien le interese. No se pierdan el prólogo.

  • Procu, usted quiere saber dónde están los unicornios. Está en su derecho, y mi deber es decírselo.

    Lo primero que hay que hacer es descartar que estén en la cabeza de nadie, como se dice con frecuencia cuando lo que se quiere decir es que no existen. Si no están en la cabeza, ¿estarán en el alma, que es como se ha llamado siempre a lo que ahora llaman siquismo los que quieren ir de científicos?

    Supongamos que sí. Eso no ayuda a saber dónde están los unicornios, porque el alma -recuerde que el alma es inmaterial- no está en ningún sitio. Si no está en ningún sitio el alma, tampoco puede estarlo lo que está en ella.

    Por suerte no hace ninguna falta saber donde está el alma para saber donde están los unicornios. Para saber donde están lo único que hace falta es saber cómo los mira el que los mira. Si lo hace mientras juega a creer en ellos, están en un prado con un castillo al fondo; si no juega, no están en ningún sitio.

  • Los que no se plantean que su mente puede que esté en el cuerpo de otra persona, o en cualquier otro sitio por muy lejos que quede, jamás se hubieran planteado que pudiera existir la fuerza de la gravedad de la que habla la física newtoniana.

    Hay la misma probabilidad de que la mente de una persona esté en el cuerpo de esa persona y de que esté fuera de él.

  • Aquéllos a los que les pueda sonar a parasicología lo que estoy diciendo no están en condiciones de aprobar la filosofía del bachillerato, por más que unos cuantos de ellos la enseñen.

  • Gracias por los comentarios. Pues no Adapts, traduje el libro para regalárselo a mi padre cuando cumplió los ochenta. Lo de compartirlo se me ocurrió después, en vista del lo bien que fue recibido por la familia. Mi padre hizo una encuadernación muy cuidada y regaló un ejemplar a cada uno de mis hermanos y hermanas. En la portada (que le hice llegar en pdf) sustituyó la cara de Rumpole (es decir, la de Leo Mckern) por la mía, en un montaje de lo más divertido. Debo decir que la peluca de abogado no me queda nada mal. Fue todo un acontecimiento en la familia, y disparó las compras de otros libros de la serie (tengan en cuenta que somos muchos hermanos, cuatro chicos y cinco chicas, y todos con varios hijos). Todos me han agradecido (mi padre en especial, y mis hermanas abogadas en particular) que les diera a conocer al personaje, merece la pena.

    Espero que lo disfruten y que disculpen los inevitables errores. Sigo pensando que se adaptaba especialmente bien a una publicación por entregas, pero pueden hacerlo leyendo solo un capítulo por día, para mantener el interés. Las cosas buenas se asimilan mejor en pequeñas diócesis.

    Ya me dirán, espero sus críticas.

  • Buenos días a todos en mi primer descanso de preparar mi invasión dominical ( Hoy, gazpacho, paella, ensalada, y natillas con macedonia, y de nuevo tres turnos).
    Decir a Zeppi que espero que no le importe que me haya descargado el prólogo con su dedicatoria a su padre, del Rumpole, sin descargarme el libro. Porque tengo todo Mortimer, en esa estupenda colección de Methuen , de Modern Plays. Y que, aunque los Rumpole me encantan, mi Mortimer preferido es ” A Voyage Round my Father”. Que además vimos en el teatro, en Londres ( en un viaje al que nos convidaron mis suegros ), y nada menos que con Alec Guiness haciendo de padre, Jeremy Brett , haciendo de hijo, y Nicola Pagett en el papel de Elizabeth. Luego hicieron una película para la televisión, con Alan Bates en el papel del hijo, pero yo sigo recordando la del teatro. Con esas señoras que en el entreacto pasaban ofreciendo tazas de té…
    Si no tiene ese libro, se lo recomiendo.

    ¡ Hasta luego, en mi siguiente descanso, espero.

  • Por cierto, Zeppi:
    ¡ Que gozada de introducción, y de regalo de cumpleaños para su padre !
    Hacía tiempo que no releía a Mortimer. Algunos me los han “tomado prestados” mis hijos, así que me los compraré de nuevo en versión Kindle, para leerlos cuando se hayan ido todos de vacaciones , que es cuando más tiempo libre tengo.
    Y Muchas gracias, de nuevo.

  • PPS:
    Creía que tenía todos los Mortimer, y no. Me faltaban un montón de Rumpoles ( sí tenía todo lo demás, creo ). Pero ya tengo los dos primeros omnibuses en mi kindle, esperando turno.
    Gracias de nuevo, pues.

  • Ya lo puse en otra ocasión, pero como me encanta. Y es bastante posterior al asesinato en 1980, de John Lennon…Pues lo vuelvo a poner.

  • Qué detalle, Zeppi, gracias.

    Gómez
    Domingo, 23/07/2017 a las 09:52
    ¡A la playa!

    🙂

    Yo he ido, chapuzongo y vuelta, que hoy el día aquí no está para tomar el sol.

  • S.
    Domingo, 23/07/2017 a las 13:17
    Para Viejecita y Quinn, los dos más jóvenes de aquí.

    “Olvida la funesta palabra estilo, burladero de vacíos charlatanes, y céntrate en que tu lenguaje sea limpio y eficaz”.

    Gracias, no me interesa.

  • Muchas gracias por el Perez Reverte, S. ( 13’17)
    Y nos lo ha dedicado, justamente, al más joven, y a la más vieja de los que aquí osamos comentar.
    Lo que pasa es que Álvaro sí escribe, mientras que yo, aunque de siempre una tragalibros , nunca fui capaz de escribir decentemente.

    La pega que le pongo al artículo de Perez Reverte, es que pone a demasiados escritores como imprescindibles. Y, no todos lo son, entre los que él nombra. Por muy famosos que sean, y por mucho que estén entre los clásicos de todos los tiempos.
    Porque, y por poner un ejemplo antiguo de verdad : Nombra en pie de igualdad a la Illiada ( un libro sobre lo que es ser élite, y aceptar la propia responsabilidad y cargar con las consecuencias, en tragedias que en realidad han sido impuestas por los dioses ), y a La Odisea ( La historia de un trepa hortera , por muy príncipe que sea, que engaña a troche y moche, con tal de sobrevivir y de volver a su reino en plan héroe ).

    Bueno, ya he criticado a “mis mejores”, y me voy tranquila a preparar el segundo turno de almuerzo. ( Es que no tengo remedio )
    Muchas gracias de nuevo.

  • Una muerte por un disparo en el pecho, en un ambiente de caza, exige para empezar un tiempo de cautela. A la Policía, a los jueces y a los periodistas. ¡Quia! La palabra suicidio estaba en las webs noticiosas desde el primer minuto. Y lo más osado: sin la palabra accidente al otro lado de la hipótesis.

  • Viejecita, Mortimer es Rumpole y lo demás son fuegos artificiales. Algunos de sus libros “filosóficos” (A Voyage Round my Father, Clinging to the wreckage” …) son un tostón (con todos los respetos) que no se hubieran conocido de no ser por la fama que obtuvo Mortimer con Rumpole. Luego creó el personaje de Titmus, pero no se acerca siquiera a lo que fue Rumpole. Al igual que le pasó a Tom Sharpe con Wilt, el mejor el primero, los demás, variaciones sobre el mismo tema. Lo que pasa es que a mí las variaciones sobre Rumpole nunca me cansan.

  • Marqués de Cubaslibres Sábado, 22/07/2017 a las 22:09
    Esperando una reparación moral que parece no va a llegar.

    – Un magnífico texto:

    Marqués de cubaslibres Viernes, 21/07/2017 a las 11:10
    SOBRE LA AMISTAD

    El texto del marqués ha coincidido con una lectura de fin de semana y no me resisto a indicar la coincidencia.
    “Traté como amigos a los que no son más que compañeros de tertulia”
    La convivencia debe ser humana y no por pacer (aristotélicamente) en el mismo blog. “Oh amigos, no hay amigos”.

  • Os aconsejo que no digáis que tenéis una sensación de frío, o una sensación de calor, cuando tengáis frío, o calor. Al menos os lo aconsejo mientras siga pensando que la sensación no es nada más que su contenido.

  • El hecho de que, sea A o B lo visto, usemos una sola palabra -la de ‘visión’- para referirnos al hecho síquico de ver A y de ver B, ¿es una prueba de que la visión de A y de B es una cosa distinta de A y B o es una señal de que nos expresamos mal?

  • viejecita
    Domingo, 23/07/2017 a las 13:51
    Nombra en pie de igualdad a la Illiada ( un libro sobre lo que es ser élite, y aceptar la propia responsabilidad y cargar con las consecuencias, en tragedias que en realidad han sido impuestas por los dioses ), y a La Odisea ( La historia de un trepa hortera , por muy príncipe que sea, que engaña a troche y moche, con tal de sobrevivir y de volver a su reino en plan héroe ).

    Discrepo, una vez más. Lo de ser élite se lo cree Aquiles sin más, “porque yo lo valgo”. Y como las cosas le salen bien, se cree un predestinado. Y se da a sí mismo una trascendencia que justifica sus actos a sus ojos. Ulises (Odiseo) es mucho más humano. A él se le ocurre el engaño que permite a los griegos derrotar a los troyanos. Y presume de haberlo hecho él solo, sin ayuda de los dioses. Estos deciden castigarle por su presunción y la Odisea es el relato de cómo Ulises se enfrenta a las adversidades que le van enviando los dioses, recurriendo a la astucia y otras “virtudes” humanas. El no se considera élite, se va transformando a lo largo del viaje de regreso, entendiendo perfectamente los comportamientos, no siempre honorables, que se requieren. Aquiles es capaz de sacrificar a sus mejores soldados para alcanzar la gloria. Ulises entiende al final que la gloria era lo que ya tenía, y vuelve más sabio y más humano tras su periplo.

    Consideraciones morales aparte, la Odisea está mejor escrita y es más entretenida que la Iliada. A mi entender.

  • Zeppi :
    Cuando hablaba de “Élites” en la Illiada, no pensaba en Aquiles ( que me parece demasiado blandorro para ser élite de nada. Y que, además, al ser hijo de diosa, y por enchufe, iba a acabar en el Olimpo, así que no me vale ).
    En quien pensaba era en Hector.
    Que, aceptaba su destino, arrastrado su cuerpo tras el carro de Aquiles, justamente, y, lo que es todavía más duro, el destino de su mujer y de su hijo . Eso es para mí un héroe. Eso es ser élite. El tener grabado en la mente lo de “Nobleza Obliga”.
    Y Odiseo me sigue pareciendo un trepa muy listo pero de octava.

    Y como no leo griego, me tuve que comprar los dos libros en Penguin, en inglés, en la traducción de Rieu. Y no comparo. Prefiero mil veces la Illiada a la Odisea. Y a mis hijos, a los que les di a leer ambos libros en cuanto cumplieron los 10 u 11 años, les ocurre lo mismo que a mí.
    Aunque, seguramente, Odiseo resulte mucho más moderno que Hector. Degenerando, como decía el torero aquél.
    ¡ Que se le va a hacer !