Cortar por lo sano (Director’s Cut)

Cortar por lo sanoPor Bonnie

Ya había amanecido cuando llegamos a la finca. No había sido fácil encontrar el camino, porque ninguno de los dos éramos de allí y apenas conocíamos la zona.

Era verano. Verano extremeño, en un pueblo de la Cáceres profunda, allá por finales de los noventa. Aparcamos el coche en la puerta y abrimos la cancela. Nos citábamos con los ganaderos pronto, porque trabajar a partir del mediodía se hace muy duro en verano (el sol quema la piel aunque te hayas puesto doce capas de pantalla total), y porque a los ganaderos les gusta madrugar y hacerte madrugar, para acabar rápido y dedicarse a otra cosa mariposa.

Ese día nos tocaba sanear un rebaño de vacas rústicas, o recias, que las llamaban. La vaca recia es una mezcla de varios tipos de razas de vacas de carne. Se crían para producir terneros que se llevan a cebar. No es una vaca dócil ni está acostumbrada a la presencia de gente, como puede ser una vaca frisona, de leche. El dueño no estaba, pero sí que se presentó el capataz, al que en el pueblo llamaban “El Hemaforito”.

El Hemaforito era un tipo peculiar. Que se supiera, nunca había salido de aquella finca. No sabíamos su verdadero nombre, ni si había nacido macho o hembra, así que cuando llegó el momento de elegir (él, o ella, que pudo) eligió la opción macho.

Muy macho, macho lo que se dice macho, no era, porque tenía un cuerpo de morfología gallinácea. A primera vista recordaba a esas cantantes gordas de la ópera, orondas y gritonas, que hacen muecas y aspavientos cuando cantan. En su cara apenas asomaban cuatro pelillos mal puestos en la barba, y cojeaba de una pierna, por lo que se balanceaba como un tentetieso, uno de esos muñecos que les pegas una y otra vez y no se caen. Apenas se había aseado y su aspecto era descuidado y sudoroso… vamos, que pinta de Don Draper precisamente no tenía, ni en el sombrero.

En la zona corría el rumor de que el Hemaforito era el “favorito” del dueño de la finca. Un potentado venido a menos, no en fortuna, sino en años, que dejaba que el Hemaforito se encargara de todo lo referente a la finca y a sus servicios personales.

Cuando llegamos, el Hemaforito ya había metido a unas cuantas vacas en la manga, así que cuando tuvimos todo el chiringuito montado empezamos a trabajar. Yo me encargaba de sangrar a los animales y mi compañero, pelaba y tuberculinizaba. Para eso, primero había que encerrar a la vaca en el cepo de la manga, para que no se moviese, y así poder hacerlo todo sin recibir cornadas, patadas y demás embestidas que emplean las vacas para putear a los veterinarios. A las vacas recias, que siempre están en libertad, no les gusta meterse en la manga, por lo que cuando les toca, están siempre de muy mala leche y queriendo escapar.

De abrir y cerrar el cepo se encargaba el Hemaforito, que era el que tenía más experiencia en el tema.

Cuando la primera vaca estuvo metida en el cepo, cada uno se colocó en su lugar. Mi compañero, en la zona de la cabeza para pelar las tablas del cuello, yo, a los cuartos traseros, porque la sangre se extrae de una de las venas del rabo. (Y no, no sean malpensados, he dicho vacas).

Todo iba según lo previsto, el ritmo era bueno y ya habían pasado unas cuantas vacas por la manga. Hasta que llegó una vaca más grande que el resto. Le costó entrar en el cepo pero entró a regañadientes y ocupando todo el espacio. La vaca estaba incómoda y mugía todo el rato, así que cuando terminamos la labor le dijimos a Hemaforito que abriera el cepo. El problema fue que al animal le costó salir más de lo normal y que Hemaforito cerró el cepo antes de la cuenta, pillando los ijares de la vaca, lo que no le permitía avanzar ni retroceder.

La vaca no paraba de moverse, y al pillarle esa zona, todo el peso y presión de los preestómagos cayó sobre los pulmones y el corazón, por lo que la vaca empezó a asfixiarse. El Hemaforito, al darse cuenta de la que había preparado, intentó abrir el cepo, pero no hubo manera humana de hacerlo. La vaca murió en un momento, de parada cardiorespiratoria, que es como dicen los entendidos que se muere en esas situaciones.

Así que ahí nos quedamos los tres viendo a la vaca agonizar, atrapada en el cepo, sin poder hacer nada. El resto de vacas, testigas de Jehová, esperaban su turno en la manga, nerviosas y oliendo la muerte de su compañera.

No podíamos mover a la vaca entre los tres, así que el Hemaforito fue en busca de su tractor para poder engancharla y, tirando del animal, sacarla del cepo y de la manga para que pudiéramos seguir con el trabajo. Tampoco hubo manera. La vaca estaba tan gorda que no se soltaba del cepo ni usando el tractor. Así que el Hemaforito se bajó del tractor y volvió al cobertizo donde guardaba los aperos.

Nosotros no sabíamos que hacer. A mí, como rubia que soy, se me ocurrió llamar a la Guardia Civil, pero luego me acordé de que eso no es de su incumbencia y lo dejé pasar.

En esto que divisé a una figura oronda que venía hacia nosotros cojeando y corriendo. Traía unos sacos de pienso de vaca atados con una cuerda a la cintura a modo de mandil, una careta de soplete en la cabeza, unos guantes y… ¡una motosierra!. Cuando la puso en marcha, supe al instante lo que sienten las rubias en las películas de terror y eché a correr, que es lo que se supone que hacen las rubias en estas situaciones. Él gritó algo que ni quise entender y mi compañero, que tenía dos dedos de frente más que yo, me alcanzó y me recordó que era el Hemaforito.

El Hemaforito blandió la motosierra y empezó a cortar la vaca a la altura de la cadera, por delante del cepo. Era como en una película de terror. La sangre y el contenido de los estómagos salían disparados, a la vez que todo se quemaba con el calor de la motosierra. El sonido y el olor a carne y hueso quemado hacía que las vacas mugieran asustadas y recularan. Y mientras, el Hemaforito corta que te corta, a lo Leatherface. Cuando se quitó la careta no mostraba ningún tipo de gesto de dolor, ni de asco, ni de pena. Tampoco había ningún gesto de disfrute en su rostro, sólo el de un profesional que hacía su trabajo.

Mi compañero tuvo que ir detrás de una encina a vomitar, mientras yo me quedé impasible viendo como descoyuntaba al animal, como cuando observaba el despiece en el matadero. No sentí nada. Ni siquiera pena, ni siquiera el pudor de ser una espectadora de algo tan horrible.

Cuando terminó, el tercio posterior se separó del resto anterior y ya despejado el cepo, el Hemaforito se fue a por el tractor que había quedado lleno de restos de fluidos, de vísceras y de carne. Tuvo que usar la motosierra de nuevo para cortar el tercio posterior, que se había quedado enganchado en el cepo, para sacarlo entre los espacios de la manga. Después apartamos los restos del animal y con una manguera limpiamos todo como pudimos. Había que terminar el trabajo, pero las vacas no querían entrar en el cepo, olían la muerte y los restos quemados.

Al olor del cadáver empezaron a sobrevolarnos los buitres carroñeros de la canción de Extremoduro, y la cosa se puso fea, fea. El Hemaforito Leatherface, hombre de recursos, sacó una escopeta del cobertizo, y sin decir nada comenzó a disparar al aire tiros a diestro y siniestro. Yo, al escuchar los tiros, eché de nuevo a correr (debe de ser mi instinto de supervivencia) y me escondí detrás de la encina donde había vomitado mi compañero, muerta de miedo.

Cuando dejó de pegar tiros, salí de mi escondite y el Hemaforito, escopeta en mano, nos gritó que empezáramos a sangrar de nuevo, que se iba a echar la tarde y que teníamos que terminar cuanto antes, que tenía muchas cosas que hacer.

Así continuó aquella bucólica escena de la Extremadura profunda: buitres, un cadáver bovino de cuerpo presente, el Hemaforito pegando tiros con la escopeta, y nosotros sacando sangre y pelando a las vacas.

Cuando terminamos, el Hemaforito llamó al servicio de recogida de cadáveres y mientras le hacíamos los papeles, nos sacó una botella de licor de bellota que nos bebimos entre los dos. Y así, medio borrachos, montamos en el coche y nos fuimos, todo el camino de vuelta riéndonos por culpa del licor. Recuerdo que subí las escaleras de casa haciendo eses y que, borracha perdida, me metí en la ducha para quitarme el olor y la experiencia de encima. El olor se fue, pero… ¡joder, vaya movida más punki!

132 comentarios

  • Señores directores es del todo imprescindible que envíen al corresponsal Satur a la procelosa Extremadura interior, con los gastos pagados, para que localice, entreviste, investigue y fotografíe al Hemaforito.

    ¡Ha nacido un nuevo chico Chopsuey!!!!

  • Magnífico, Bonnie. Gracias por estos momentos. El Hemaforito es ya uno de los nuestros.

    Lo he dicho mil veces, pero no me canso de repetirlo. La vez que peor he comido en mi vida fue en Extremadura. Y la segunda vez que peor he comido en mi vida, también. Es un lugar gastronómicamente atroz.

    Los indígenas pueden ser hoscos, pero los más gañanes son aquellos que, venidos de fuera, se instalan en los pueblos extremeños. Entienden mal la mímesis con el ambiente y embrutecen con una violenta ferocidad.

  • Este relato debería estar prohibido. Una que ya carece de empatía con los seres humanos y personas de igual género tiene mucha sensibilidad con los animalicos.

    ¡Qué feo todo y encima se echan al bebercio!

  • No quiero saber nada de la rubia. Ya tengo susto y pesadillas a mayores esta noche, fijo.

    No sabía que había un mundo tan malo y sórdido ahí fuera. (Y no quiero nada de ti, Satur, voy llamar a alguno de mis tiernos amantes para llorar juntos)

  • Tareixa 27 de dic de 2013 10:39
    Y no quiero nada de ti, Satur

    Sra. Bellpuig, guarde esto en el expediente de Terecksa porque algún día habrá que echar mano de ello.

  • Ya está, ya leí

    EL VERDUGO

    De los hombres lanzado al desprecio,
    de su crimen la víctima fui,
    y se evitan de odiarse a sí mismos,
    fulminando sus odios en mí.
    Y su rencor
    al poner en mi mano, me hicieron
    su vengador;
    y se dijeron
    «Que nuestra vergüenza común caiga en él;
    se marque en su frente nuestra maldición;
    su pan amasado con sangre y con hiel,
    su escudo con armas de eterno baldón
    sean la herencia
    que legue al hijo,
    el que maldijo
    la sociedad.»
    ¡Y de mí huyeron,
    de sus culpas el manto me echaron,
    y mi llanto y mi voz escucharon
    sin piedad!

    Al que a muerte condena le ensalzan…

    ¿Quién al hombre del hombre hizo juez?
    ¿Que no es hombre ni siente el verdugo
    imaginan los hombres tal vez?
    ¡Y ellos no ven
    Que yo soy de la imagen divina
    copia también!
    Y cual dañina
    fiera a que arrojan un triste animal
    que ya entre sus dientes se siente crujir,
    así a mí, instrumento del genio del mal,
    me arrojan el hombre que traen a morir.
    Y ellos son justos,
    yo soy maldito;
    yo sin delito
    soy criminal:
    mirad al hombre
    que me paga una muerte; el dinero
    me echa al suelo con rostro altanero,
    ¡a mí, su igual!

    El tormento que quiebra los huesos
    y del reo el histérico ¡ay!,
    y el crujir de los nervios rompidos
    bajo el golpe del hacha que cae,
    son mi placer.
    Y al rumor que en las piedras rodando
    hace, al caer,
    del triste saltando
    la hirviente cabeza de sangre en un mar,
    allí entre el bullicio del pueblo feroz
    mi frente serena contemplan brillar,
    tremenda, radiante con júbilo atroz
    que de los hombres
    en mí respira
    toda la ira,
    todo el rencor:
    que a mí pasaron
    la crueldad de sus almas impía,
    y al cumplir su venganza y la mía
    gozo en mi horror.

    Ya más alto que el grande que altivo
    con sus plantas hollara la ley
    al verdugo los pueblos miraron,
    y mecido en los hombros de un rey:
    y en él se hartó,
    embriagado de gozo aquel día
    cuando espiró;
    y su alegría
    su esposa y sus hijos pudieron notar,
    que en vez de la densa tiniebla de horror,
    miraron la risa su labio amargar,
    lanzando sus ojos fatal resplandor.
    Que el verdugo
    con su encono
    sobre el trono
    se asentó:
    y aquel pueblo
    que tan alto le alzara bramando,
    otro rey de venganzas, temblando,
    en él miró.

    En mí vive la historia del mundo
    que el destino con sangre escribió,
    y en sus páginas rojas Dios mismo
    mi figura imponente grabó.
    La eternidad
    ha tragado cien siglos y ciento,
    y la maldad
    su monumento
    en mí todavía contempla existir;
    y en vano es que el hombre do brota la luz
    con viento de orgullo pretenda subir:
    ¡preside el verdugo los siglos aún!
    Y cada gota
    que me ensangrienta,
    del hombre ostenta
    un crimen más.
    Y yo aún existo,
    fiel recuerdo de edades pasadas,
    a quien siguen cien sombras airadas
    siempre detrás.

    ¡Oh! ¿por qué te ha engendrado el verdugo,
    tú, hijo mío, tan puro y gentil?
    En tu boca la gracia de un ángel
    presta gracia a tu risa infantil.
    ¡Ay!, tu candor,
    tu inocencia, tu dulce hermosura
    me inspira horror.
    ¡Oh!, ¿tu ternura,
    mujer, a qué gastas con ese infeliz?
    ¡Oh!, muéstrate madre piadosa con él;
    ahógale y piensa será así feliz.
    ¿Qué importa que el mundo te llame cruel?
    ¿mi vil oficio
    querrás que siga,
    que te maldiga
    tal vez querrás?
    ¡Piensa que un día
    al que hoy miras jugar inocente,
    maldecido cual yo y delincuente
    también verás!

  • “Se hizo de noche y los bárbaros no llegaron.
    Algunos han venido de las fronteras
    y contado que los bárbaros no existen.
    ¿Y qué va a ser de nosotros ahora sin bárbaros?
    Esta gente, al fin y al cabo, era una solución”.

    Para cambiar de tercio, una larga saga, desdoblada, colgada por capítulos para los días de asueto desconectados que aún nos quedan.

  • Tareixa 27 de dic de 2013 10:39
    No sabía que había un mundo tan malo y sórdido ahí fuera.

    No hagas caso a Bonnie, Tareixa. En realidad es militante de Veterinarios Sin Fronteras y trabaja con un equipo de especialistas en bioética para conseguir que las chuletas florezcan sin dolor ni ingeniería genética de la amapola silvestre.

  • En cuanto se bajó de su Willy en la puerta del Zulo supe que esa veterinaria no sería capaz de vacunar a mi perra. Los pantaloncitos de pana tan ajustados y las camperas de media caña me pusieron, nada mas verla, caliente como el mismo infierno… (Cont.)

  • Cuando Dolce la vio venir bozal en mano y jeringa en ristre, empezó a gruñir y se escondió entre mis piernas. Yo padecía una erección como la de un burro mientras ella intentaba colocar el bozal a la perra. Ésta se defendía enroscándose y las manos de la veterinaria no lograban acertar con su hocico… (Cont.)

  • No le tengan en cuenta al Hemaforito sus actos. Su asilvestramiento era fruto de su falta de socialización y de una cultura que aun persiste, afortunadamente menos, en algunas zonas de España.
    Esa zona en concreto tenía bastantes personajes peculiares y particulares de los que se puede escribir un libro. Me recordaban mucho a Los Santos Inocentes.
    Gracias por sus comentarios tan amables y en particular a Perroantonio por hacerlo más legible.
    La ilustración plasma con una realidad increíble lo vivido aquel día. .fantástico!
    Les leo esta tarde noche.

  • Sentir un latigazo en las piernas que se transmite hasta la nariz por la que de repente parece entrar el aire a borbotones. Sentir un latido pulsátil en las sienes, una profunda hipotensión y un sueño invencible. Quedarte como muerto, flotando sobre un río de lava tibia. (Fin)

  • Hombre, río-río, dejémoslo en arroyuelo.

    ***

    ¿Hermafrodita → hemafodita → hemaforita → hemaforito?

    ***

    El mejor regalo que recibí en fiestas fue una maqueta de un avión. Eso sí, empecé a montarlo allá por 197… y aún no he acabado.

  • También sufren y mucho la nécoras, los centollos, los percebes y demas ricuras de mar al meterlos en una olla y cocerlos lentamente.

    No quiero ni saber lo que sufrirán las hortalizas al arrancarlas con violencia de la tierra.

    Me voy a tomar un poco de aire y comer un poco de culpa, que sufro mucho por todo

  • Tampoco quiero saber qué tanto le excita al marquesdecubalibres en el relato que inventa

    Que no me quedó claro si era por los pantalones de pana o los perros/as asustados y buscando refugio en su entrepierna

  • No sé si les había dicho lo contento que estoy con el actual presidente del Gobierno, a quien estoy escuchando frente a los chicos de la prensa.
    Redondea mi alegría constatar que ya no está allí el anterior, ni sus Bibianas, Chacones ni Montillas.
    Voy a tomar un fino, qué diablos.

  • Una nota más de literatura veterinaria. Esta mañana el director de una sucursal bancaria con quien apenas me unen los ahorros de mi madre y una breve conversación profesional previa, me ha dicho en la parte del saludo y por dos veces: «Oye, tía» y «Bien, ¿no, tía?».
    En las dos ocasiones he dado un respingo (interior).
    Qué poquitos recursos. La Virgen.
    (El traje, impecable).

  • Perroantuán 27 de dic de 2013 16:17

    Joder, tía, eso es porque te ve como una colega, tía. No tengas tan mal rollo.

    Sí, lo sé y se lo agradezco un montón. Yo después le he comentado si había leído el caso del policía preso que se ha suicidado. Ese que acuchilló al director de la sucursal bancaria que había engullido los 350.000 euros de los ahorros de sus ancianos padres. Se lo he comentado en plan colegas.

  • Pongo en el fuego una vieja cepa de airén, de las que arrancamos el año pasado. Tiene mil nudos y mi edad, crepita como lo harán mis carnes en el séptimo círculo junto a los sodomitas.

  • Mañana correré la San Silvestre de mi pueblo manchego, un circuito urbano de apenas 5 km. En mi categoría (geriátrica) creo no tener rival. Mi hijo (31) insiste en que no se me ocurra chuparle rueda. Next year, la de NYC.

  • Yo debería ir al gimnasio, me lo ha recordado el Marqués. La escena matutina de botellas vacías de vino y vodka ha sido como el inicio de una novela de Simenon o una peli de Chabrol, pero sin Stéphane Audran (ojalá sus peluqueros estén todos en el séptimo círculo). Rebaño los últimos restos de guacamole (me pasé con el cilantro, para bien) y me bebo el culo, gran culo, de la última botella. Me siento tan cerdo (oink oink) que sería capaz de pedirle a Bonnie que me deje jugar a los veterinarios, de no ser porque ante todo, creo, sigo siendo un caballero (¡jía, Babieca, jía!)

  • Qué gran historia, Bonnie, qué buen rato leyéndola. Me he reído con sus carreras de rubia despavorida. El mundo está lleno de veterinarias rubias, por lo visto. O será que yo me las voy tropezando a todas.

  • Leyendo al Marqués ahora recuerdo porqué teníamos que ir las chicas acompañadas a las explotaciones. .pero esa es otra historia.
    Me gusta la foto Bremaneur me voy a hacer una camiseta.
    Gracias de nuevo a todos.

  • Bonnie, o el mundo al revés. Somos los caballeros de buen ver y con posibles los que hemos de protegernos de busconas, ya sean veterinarias o doctoras (ahora una a la que bombeé durante 45 minutos me acusa de “precoz” porque me niego a darle aguinaldo). Y para que hablar de las internas, ustedes conocieron las malas artes de Rodicka para que “legalizara” nuestra relación. No se atreve uno ya a ir solo a ninguna parte.

  • Adaptaciones, me temo que con esa carcajada acaba de escoñiflicar la proporcionalidad avatar-texto en los ipades. Y yo me insolidarizo completamente con los ipades, pero luego la Señorita tiene que ponerse a repartir tortas entre los becarios de imasdemasí.

  • ¡Me cagüen todo! No soy muy celoso, pero no le veía esa cara a mi chica desde hace 20 años por lo menos. Ha sido entrar él en el pequeño bar donde nos estábamos tomando una caña y ponérsele a ella cara de árbol de navidad + fan + ojos como platos + sonrisa de oreja a oreja. A mí no me pone esos ojitos nunca. ¿Que quién es él? El pavisoso de Xabi Alonso. ¡Hay que joderse!

  • Ante todo mucha calma, Perro. Nada de lesiones, que queda mucha temporada por delante. Y que pase lo que tenga que pasar: hay muchas más mujeres que buenos mediocentros. Métase esto en la cabeza: Xabi Alonso es el Tom Cruise del fútbol.

  • Perroan, he visto reacciones inimaginables en twitter (el pulso del pueblo) con Xabi Alonso. Al principio era un lento y un inútil. Luego parece que cayó en gracia y era insustituible. El paso final fue el siguiente: hombres de pelo en pecho poniendo fotos sugerentes de XA y alabando su físico, no sólo para compararlo con el de Messi para humillar a éste. Aunque eso no es nada: cienes y cienes de tuits lo tildan de intelectual porque lee -o eso dice- el New Yorker español.

  • Albert 27 de dic de 2013 22:05
    Métase esto en la cabeza: Xabi Alonso es el Tom Cruise del fútbol.
    ***
    ¿Bajito, cabezón y magufo? Yo creo que no.

    ¿Ves, Perroan?

  • Obedezca la voz de las gónadas, oh Perro, que tan bien rigen nuestras vidas, y proceda con esa fractura que merece el rivalonso. Total, en unos meses estará como nuevo, firmando con su nuevo club.

  • Aisss Marqués, pero, pero, pero…¡es que usted lo tiene todo!,Una carrera, un título nobiliario, sabe de vinos, de música, bombea 45 minutos, está de buen ver…¿qué hembra no se puede resistir? Si es que usted es un caramelito…no se queje, hombre,..que hasta Tom Cruise le cambiaría el puesto.

  • Bueno, quizás no fueron 45 minutos de bombeo, habría que descontar las interrupciones y las pérdidas de tiempo. Eso sí, no hubo cambios.

  • Y encima me he tenido que tragar una película, The trip, de Winterbottom a la que le sobraban, como poco, media hora, 20 imitaciones y 6 recetas.

  • Leyendo la Wikipedia sobre el Santo Prepecio (la culpa es de la Pirata):

    “De acuerdo con la leyenda, San Juan Bautista le dio el prepucio a María Magdalena. Como el prepucio estaba separado del cuerpo de Cristo en el momento de su ascensión al Cielo, surge la cuestión de si ascendió también a los cielos. Esto significaría que el prepucio de Jesús sería uno de los pocos restos físicos que Jesús dejó en la tierra – aunque la costumbre judía de enterrar el prepucio parece contradecir esta interpretación, ya que no se podría haber preservado. El estilo moderno de circuncisión (peri’ah) no fue el más común hasta la revuelta liderada por Simón bar Kokhba en el año 135; en el tipo de circuncisión practicado por los judíos antes de Bar Kokhba solamente se extirpaba la punta del prepucio, no su totalidad. En consecuencia, las ideas medievales acerca de cómo debería ser el prepucio de Jesús eran muy probablemente erróneas. También se produjo una disputa teológica sobre si Jesús ascendió al Cielo con su cuerpo completo o si le faltaba alguna parte, que se resolvió decidiendo que el prepucio era prescindible, como lo eran el cabello y las uñas que se cortó durante su vida, así como la sangre que vertió.

    Otra cuestión teológica relacionada fue si el prepucio volvió a su cuerpo en la resurrección. El acto de la circuncisión era un rito que tenía un profundo significado para el pueblo judío, pues representaba su entrada en la comunidad. El Nuevo Testamento contiene extensas discusiones acerca de si la circuncisión era necesaria para la conversión de los gentiles, y concluye que no lo es; la razón argumentada fue que la crucifixión de Jesús estableció un nuevo trato con los cristianos en el que el rito de la circuncisión ya no era necesario”.

  • Bremaneur, después de sus últimos comentarios no sé si darme por aludido como representante del pulso del pueblo o de los modernillos (de las dos cosas a la vez no puede ser). Voy a meditar si me jode más parecerme al pueblo o a la modernez y luego ya si eso me deprimo o me indigno cabalmente.

  • “Aparte de su importancia física como reliquia, en ocasiones se ha asegurado que el Santo Prepucio ha aparecido en una famosa visión mística de Santa Catalina de Siena. En su visión, Jesús se casaba místicamente con ella, y le ponía su prepucio amputado como anillo de bodas. El rastro de esta leyenda no se ha podido seguir más allá de una parodia anti-católica del siglo XVII, y por tanto es de dudosa credibilidad.

    A finales del siglo XVII, el erudito y teólogo católico León Alacio en su obra De Praeputio Domini Nostri Jesu Christi Diatriba (“discusión acerca del Prepucio de Nuestro Señor Jesucristo”) especulaba con la idea de que el Santo Prepucio pudo haber ascendido al Cielo al mismo tiempo que Jesús y se habría convertido en los anillos de Saturno, que se habían observado recientemente usando telescopios.”

  • holmesss 27 de dic de 2013 23:13
    Total, en unos meses estará como nuevo, firmando con su nuevo club.

    Esto sí sé dónde me ha dolido exactamente. En todo lo blanco.

  • Una peli que me ha gustado, en Paramount, Los tres entierros de Melquiades Estrada, de Tommy Lee Jones, con mujeres que hablan (la que mejor fuma ante la cámara, Enero Jones) y un ciego genial.

  • Me siento tan cerdo (oink oink) que sería capaz de pedirle a Bonnie que me deje jugar a los veterinarios, de no ser porque ante todo, creo, sigo siendo un caballero (¡jía, Babieca, jía!

    Me gusta más lo de ¡¡cordera!!, Bremaneur.

    Albert 27 de dic de 2013 17:27
    El mundo está lleno de veterinarias rubias, por lo visto. O será que yo me las voy tropezando a todas.

    Fue sin querer, Albert.

  • Acabo de abrir el correo en mi PC de sobremesa que tiene una TV antigua de treinta y dos pulgadas como monitor delante de mi santa y lo que ha aparecido han sido unas gloriosas tetas naturales de una modelo que está a cuatro patas.

    Se ha disgustado.

  • Perkins y otros intelectuales como Campos y Espada, gustan chotearse de los que abrazamos la fe católica. Ahora la bromita del prepucio, todo el tiempo con su soflama de aborto libre y gratuito. Mientras tanto la Radio Estatal Clásica nos obsequia con la Resurección de Haendel comentada por Stefan Zweig. Quédense ellos con su música de tango y sus soflamas anticristianas.

  • Acójase en el rebaño, Campos, y olvídese de sus ínfulas literarias sino le gusta lo de intelectuales. Un alma sencilla y un espíritu elevado. Lea, lea lo que dice Zweig.

  • No me choteo de los católicos, pero sí gusto de hacer vudú a los apóstoles, sean católicos o de CCOO. En casi diez años de tertulia creo haber machacado bastante a los segundos y nunca a los primeros, al menos hasta hace unas semanas. El motivo fue muy concreto: la explotación de la culpa. A estas alturas es algo inadmisible.

  • Vivo en la mentira eterna: no soy bibliotecario sino subalterno de biblioteca; y no literato sino reseñista. Tampoco me gustan los gatos, y miren cuál es mi pendón.

  • Soséguese, Brema. Busque en su biblioteca “Momentos estelares de la Humanidad” del citado Zweig y vaya al capítulo “La resurección de Haendel”. Mientras lo lee, escuche su Mesías. Ya nos dirá.

  • Perroantuán, ya nunca jamás podré mirar una carta de los cielos sin pensar en… en… En fin.

    ***

    Hombre, Marqués, hay que chotearse de lo que hay que chotearse, de los católicos y del sursum corda. Si sólo fueran sus delirios sobre prepucios y endemoniados, vaya, pero es que entre la casada sumisa y el desvarío del obispo de Segorbe de hoy, nos lo ponen a huevo.

  • Procuro fijarme 28 de dic de 2013 11:06

    Habedes silvas glandíferas
    para porcos salutíferas,
    e crianças de licores,
    e capullos del francín,
    dice Santa Catalín.

    10/10

  • TODAS TUS AMIGAS
    La Casa Azul

    Todas tus amigas son tan lindas
    son tan frágiles, tan dúctiles, tan frías
    ellas se entretienen presumiendo
    analizan y ejercitan movimientos
    para desplazarse sin apenas rozamiento
    todas tus amigas se dan cita hoy en el bar, ¿quién da más?

    Una te conmueve cuando grita
    porque suena una de Stevie en la pista
    otra se congela sin remedio
    porque el Gibson tiene demasiado hielo
    las demás planean por el aire, se sostienen a un milímetro del suelo
    todas tus amigas se dan cita hoy en el bar
    (siempre supe que algo no encajaba)

    NO!!
    Ya no pueden disimular, ya no pueden tener el sol
    ellas sufren mucho más que tú y te engañan
    no les quedan artimañas
    las pillaste en un desliz y ahora ya

    NO!!!
    No te pueden impresionar, se acabó la interpretación
    ellas pierden la razón mientras se apagan
    se consumirán mañana por la mañana

    Todas tus amigas son tan lindas
    son tan ágiles, tan pálidas, tan niñas
    ellas son volátiles como pluma al viento
    son precisas siempre atentas al momento
    son monocromáticas y aberrantemente dulces
    casi nunca se separan y es que
    todas tus amigas se dan cita hoy en el bar
    (siempre supe que algo no encajaba)

    NO!!
    Ya no pueden disimular, ya no pueden tener el sol
    ellas sufren mucho más que tú y te engañan
    no les quedan artimañas
    las pillaste en un desliz y ahora ya

    NO!!!
    No te pueden impresionar, se acabó la interpretación
    ellas pierden la razón mientras se apagan
    se suicidarán mañana por la mañana

    y detienen el tiempo
    y se olvidan de respirar
    se convierten en viento
    y languidecen y se escapan

    y permanecen bonitas
    mientras empiezan a agonizar
    son bellas equilibristas
    que se abandonan y se lanzan

    al vacío, tienen alas
    sobrevuelan las ciudades y montañas
    y se expanden y se explayan
    siempre supe que algo no encajaba

  • Para ustedes tanto da 8 que 80: todo es opinable y criticable. Pero los que somos, digamos, de nobleza de espada, partimos ya de unas premisas inviolables. Por poner un ejemplo nimio, las berlinas han de ser de tracción trasera y las motocicletas deportivas. Però mucha gente no distingue si su coche es de tracción delantera o trasera. A partir de aquí entramos en la confusión y en el todo vale en política, cultura o religión. Los valores son el elemento vertebrador de la sociedad y después de Scheler poseen un constructivismo axiológico. El que Kant nos mostrara que todos valemos lo mismo, no debe confundirse con que todos los valores valgan igual. Cómo va ser lo mismo los judíos que los fariseos?

  • Califica Morán la política española de valleinclanesca aunque, advierte, Rajoy es de Torrente (Ballester, no el otro). Fuegos de artificio, qué aporta esta chorrada de artículo que no esté ya mil veces dicho.Bah!

  • Cada vez estoy mas de acuerdo en el fondo de lo que plantea Espada, sí. Pero no en la forma. Sinceramente, creo que no le soporto.

  • Qué gran historia la de Hemaforito. Son estas vidas las que, lejos del glamour de los grandes personajes, sin duda más nos interesan. Brindo con cava por sus protagonistas.

  • Prepucio es una palabra fea, triste, sobre la que no se pueden hacer bromas. Intenten sonreír al pronunciarla, y hagan lo mismo después de decir María, un decir.

  • No sé si correr es de cobardes, incluso lo he intentado hace unas semanas, pero lo describió Hahora Voyaburrirme.
    Así que hoy he recorrido 14 km de pista solitaria en mi bici, cuesta que te subes, bajada que te la juegas, viendo un mar homérico hasta llegar al Bullí. No me han avituallado, y he regresado, batiendo récords y huesos. Como premio, nada de Raimat, sino un Gotim Bru de Castell del Remei de 8 por el que pagaría el triple.
    Empieza la reconstrucción después de los bombardeos de estos días.

  • ¿La señorita Bella tiene cerrado su consultus? Es que tengo unas urgencias, sí, otra vez

    De igual modo me vale una veterinaria de guardia. Y si es rubia y deseable, más mejor

    Es que tenía yo unas querencias por los erizos y su difícil amor esquivando púas, y ya cansada de jugar, ora me enamoré de un Ornithorhynchus anatinus que me confunde mucho.

    Si hay una freuidiana en la sala (llámese Procuro) también me vale unos consejos.

  • Tareixa, los freudianos no dan consejos; eso son las abuelas y la DGT. A lo mejor estos versitos de Rumí que he encontrado hace poco le dan que rumir:

    ¿Quién hace estos cambios?
    Disparo una flecha a la derecha
    Cae a la izquierda.
    Cabalgo tras de un venado y me encuentro
    perseguido por un cerdo.
    Conspiro para conseguir lo que quiero
    Y termino en la cárcel.
    Cavo fosas para atrapar a otros
    y me caigo en ellas.
    Debo sospechar
    de lo que quiero.

  • Merci beaucoup Juli0!
    Estoy en Toulouse, Tolosa, y me he tomado un Madiran que me ha sorprendido gratamente, no sé si el Marqués lo aprobará, porque yo me fío mucho de lo que diga él, y yo soy una indocumentada..aissss.
    El ornitorrinco es un ser adorable, Tarexia, ten cuidadín que tiene una púa venenosa, pero por lo demás es de una piel suave de enamorarrr.

  • Empiezo a alimentar una fantasía peligrosa. Posar en una foto, al modo Zapatero, con las chicas ÇhøpSuëy. Menuda banda. Cuánto peligro junto.

  • Esta tarde he pasado por el videoclub y cogido la última de Cruise, Oblivion. Aunque me está tentando el documental de la 2 sobre el cotilleo.

  • Las sabatinas de Gregorio Morán suelen ser mejores que la de hoy, y sólo lamento que se publiquen donde lo hace.
    Si tienen un rato no se pierdan la entrevista en Jotdown ( sorry Brema )

  • Perroantuán 28 de dic de 2013 23:42

    Empiezo a alimentar una fantasía peligrosa. Posar en una foto, al modo Zapatero, con las chicas ÇhøpSuëy. Menuda banda. Cuánto peligro junto.

    Vale, pero yo no me bajo del tronco.

  • Interesante pero superficial, el doc sobre el cotilleo. En La evolución del deseo, de David Buss, hallará más claves, Perroantuan ( y en Facebook ni le explico )
    Pos cierto, ha habido una mención a la schadenfreude que aquí nombramos no ha mucho.

  • Holmesss, pensando en la Schadenfreude, que por lo visto rula por las lenguas como germanismo ampliamente difundido para nombrar esa ‘alegría del mal ajeno’. Como los vocabularios de cada lengua son una especie de catálogos de todo lo que para la comunidad lingüística importa tener a mano, y por eso ha quedado acuñado como palabra (en vez de solo como frase que hay que construir cada vez); lo que estuve pensando, digo, es en el hecho de que los alemanes hayan lexicalizado el concepto y los demás, no. ¿Les es más propio ese sentimiento? No lo creo, pertenece a la especie. Supongo que lo propio de los alemanófonos es la habilidad de haberlo identificado con nitidez, y luego el diccionario les ayuda en sus análisis, se lo da hecho. (Les acusa, diccionario acusita).

    Y ese libro que cita (David Buss), ¿merece la pena? He leído la reseña de la publicidad de La Casa del Libro y me ha resultado un poco irritante (reconozco que soy muy maniática). ¿Qué hace que nos casemos con unos y liguemos con otros? ¿Por qué nos gustan los hombres con orejas grandes, pequeñas, medianas? Y anuncia cosas sorprendentes. ¿La respuesta son por casualidad las feromonas y conseguir la transmisión de mis genes con unos genes recios?
    (Si es esa ya me la sabía y me depila un montón. Si es otra cosa cierro la bocaza y pido disculpas).

  • Juiocero, pinche algo que hoy nuestra rubia peligrosa esta de cumple

    y ni quiero saber por qué Adapts mi amor lo sabe.

  • Inmenso Gregorio Morán en la entrevista de Jotdown.

    “En Alemania hay una expresión acerca del nazismo que generó mucha polémica: «El pasado que no quiere pasar». Aquí, el pasado, no es que no quiera pasar, es que ni ha pasado. Se ha borrado incluso de la historia. Se ha quemado”.

  • Proc, el que se pregunta con Cole Porter “What is this thing called love” debe acudir a varias fuentes, sobre todo para explicarse los aspectos más desagradables del tema, como los celos. Están los poetas, y están tipos como Buss, no excluyentes entre sí, ya que ninguno ofrecerá la respuesta total.

  • Lo de MORÁN es muy interesante. Él es autor de dos libros seminales, uno sobre Suárez y otro sobre el PCE. Deja claro en ambos la miseria moral e intelectual de sus protagonistas. Pero hay un detalle sórdido, su comunismo militante, que resuelve autoproclamándose como un “comunista inteligente y honrado”. A los de la Transición los despacha con la etiqueta de “fascistas chaqueteros” y por ejemplo a Martín Villa lo califica de “fascista medular”. Todo muy provocativo y audaz, pero se olvida del detalle clave, fueron esos franquistas los que demolieron el franquismo, siendo el concurso de los demás testimonial. Esto último no lo digo yo, sino que es la tesis central de Morán que considera a Torcuato el verdadero muñidor de la Transición. Supongo que conocen el relevante papel que jugó F. Miranda en el Movimiento. En resumen, su relato, la entrevista, a fuer de ser divertida es una pura contradicción.

  • holmesss 29 de dic de 2013 14:22

    Proc, el que se pregunta con Cole Porter “What is this thing called love” debe acudir a varias fuentes, sobre todo para explicarse los aspectos más desagradables del tema, como los celos. Están los poetas, y están tipos como Buss, no excluyentes entre sí, ya que ninguno ofrecerá la respuesta total.

    Varias fuentes, varias fuentes. Está bien.
    (¿Y no sería mejor acudir a varias botellas, como esas de las que ustedes hablan todo el rato?).

  • “Deja claro en ambos la miseria moral e intelectual de sus protagonistas”.

    No he leído el libro sobre Suárez. Pero usted no ha leído el del PCE. Y en la biografía del PCE que cuenta Morán hay, sí, mucha miseria, paletadas de miseria, pero también alguna que otra grandeza (de ahí el título, por cierto; y de ahí que Morán se siga proclamando comunista).

    “Se olvida del detalle clave, fueron esos franquistas los que demolieron el franquismo, siendo el concurso de los demás testimonial”.

    Ésa no es la tesis de Morán, que más bien apunta a que el franquismo nunca fue demolido, sino reasimilado, con excipientes y sabores nuevos. “El pasado que no quiere pasar”. De otra forma no se explicaría la presencia del fascista medular en todos los fregados de estos últimos cuarenta años.

    “El concurso de los demás fue testimonial”.

    No tanto, aunque desde luego no fue decisivo. Gracias, entre otros, al venerable Carrillo.

  • Comparto el análisis del marqués; de mayor quiero usar el bisturí como él.
    Particularmente chirría la acusación de fascista a Martín Villa. Sólo lo entiendo cuando recuerdo que para buena parte de la izquierda el Estado es fascismo.

  • Mi admirada Pirate, contésteme a 3 preguntas: 1. Dígame un solo dirigente relevante del PCE que salga bien parado en el libro de Morán. Carrillo? Pasionaria? Gerardín? 2. Dígame dónde está el franquismo sociológico en la España actual. Rajoy? Mas? Urkullu? Susanita? 3. Dígame cuándo quedamos para cenar?

  • Es curioso, cuando mi interlocutor dice schadenfreude sé exactamente de lo que habla, pero cuando dice fascista necesitaría una definición exacta de lo que entiende por esta palabra. Filólogos, help.

  • ¿Le suenan de algo los años de Martín Villa como jefe provincial del movimiento en Barcelona, Holm? ¿Y su participación en el caso Scala? ¿Su intervención más que probable en el intento de asesinato de Cubillo? ¿Sus relaciones con Conesa? ¿Y con Stephano delle Chiaie y los asesinatos de Atocha?

    Acabada su labor de mamporrero en España, siguió haciendo de las suyas al frente de diversas multinacionales españolas en América Latina. Eche un vistazo a la historia de los mapuche durante sus años al frente de Endesa. Si alguien hiciera una película sobre ello, pensaríamos que exageraba.

    Sería fácil enlazar ahora su famosa foto entre obispos, mirada al frente y saludo hitleriano, por aquello de que una imagen vale más que mil palabras. Pero no creo en el dicho y además ya la conocen.

  • 1. Dígame un solo dirigente relevante del PCE que salga bien parado en el libro de Morán. Carrillo? Pasionaria? Gerardín?

    Marqués, el libro de Morán tiene más de 600 páginas. Por ella desfilan muchos dirigentes, altos y medios, del PCE de los años de la transición que no llegaron, obviamente, a dirigir el partido. Morán habla abiertamente bien de algunos de ellos y con ciertos matices, de muchos otros. Por ejemplo, que yo recuerde, de Azcárate, Claudín, Semprún o Llamazares (Vicente). Tampoco Sánchez Montero sale malparado.

    2. Dígame dónde está el franquismo sociológico en la España actual. Rajoy? Mas? Urkullu? Susanita?

    En todos ellos. Pero muy particularmente en los dos grandes aparatos. Y no sólo el sociológico, sino el económico. ¿Se olvida la procedencia de la fortuna de Polanco?

    3. Dígame cuándo quedamos para cenar?

    Después del 11, a su disposición.

  • Tampoco descartemos lo de Oswald, ni el torpedo que hundió el Prestige. Es una lástima que la corrupta administración de justicia no haya dejado ni un rastro de evidencias sobre las probables, relaciones, y tal.

  • La lista de dirigentes “buenos” del PCE coincide bastante con la lista de dirigentes”expulsados” del PCE.

  • Por supuesto que la administración de justicia le cubrió las espaldas, Holm. Y se la sigue cubriendo. Ahora mismito, los fiscales trabajan para ver cómo le libran de las salpicaduras del caso Billy el Niño. Caso que ya leemos como la crónica de un fracaso judicial anunciado.

    Y lo más lamentable es la indiferencia de la sociedad española. Ahí – y tal vez sobre todo ahí- es donde se notan los 40 años de matraca y el franquismo sociológico. En ese encogerse de hombros ante un sujeto que debería llevar enchironado 20 años y cuya participación decisiva en las cloacas del Estado se ha premiado con la presidencia de Sogecable y, ahora, con un asiento de consejero en el “banco malo”.

  • Hoy cumplo años? Vaya lo había olvidado..voy a beber champagne hasta que me salga por las orejas.
    Muchas gracias Procu, es usted ideal…

  • Sospecho que estos “cotilleos” sobre la transición, los comunistas, los fascistas y el paisaje sólo sirven para marcar el territorio. Es decir, información veraz y verificable, cero; sólo exhibición de banderines y estandartes.

  • Agradecido por el sentido y magnífico homenaje del maestro Olmos al dios Pastorius.

    Hace algún tiempo lo traje aquí creo (o quizá fue al Perdidos, porque puse videos en ventanita) y me explayé sobre lo mucho que inventó y lo mucho que lo admiro.

  • Tareixa 29 de dic de 2013 12:32

    Juiocero, pinche algo que hoy nuestra rubia peligrosa esta de cumple

    y ni quiero saber por qué Adapts mi amor lo sabe.

    ¡Oído sótano!
    Tareixa at Bonnie’s Birthday.

    (-> Aimee Mann – 31 Today)

  • Quizá no le interese a nadie, pero esta tarde he estado en la laguna de Pitillas, muy cerca de Olite, para ver aves acuáticas. Había mucho ánade real, muchas más fochas y unos pocos ejemplares de unas aves que no he sabido identificar, aunque quizá fueran algún tipo de somormujo. Pero lo verdaderamente espectacular ha sido ver volar a estos pájaros. Es el primer vídeo que subo a YouTube y algo he debido de hacer mal, porque ahora se ve con una calidad pésima.

  • Estorninos, Perri. ¿Les ha ladrado?

    Pues yo he estado hablando con una lavandera blanca, motacilla alba, pizpita o pajarita de las nieves que se había perdido en la playa. Estaba solita. Ha sido una conversación muy interesante, pero no la voy a poner en youtube. No me gusta presumir, como a otros.

  • Perroantuán, hay mucho somormujo por esos humedales. Pero creo que lo habría usted podido identificar, porque tienen una forma de echar a volar muy particular, como las avionetas mal cargadas. ¿Algún tipo de garza? En esta época, hay pocas posibilidades de que fuera un avetoro.

    El vídeo se ve perfectamente, por cierto.

  • He empezado con poco interés y no he podido parar hasta la última fotografía. Es el proyecto 2013 de Jonás Bel y Rafael Trapiello. Por puñetera casualidad, conozco a varios de los retratados poco o nada conocidos.

    Me parece, sin embargo, que no todas las fotografías funcionan por sí solas. Aunque supongo que no se trataba de eso.

  • Perroantuán: estorninos, estorninos y estorninos.
    Mire el vídeo de estorninos en Róterdam que hay en la Wikipedia: igualitos que los de Pitillas, haciendo sus numeritos de nubes y humos para los visitantes. Y los de mi pueblo hacen lo mismo, estorninos sin fronteras y sin personalidad.

    Buenas noches.
    (Gengis, le hago hoy esta guardia de las buenas noches pero le toca volver YA).