Joyero bibliográfico: Gente del 98

EL98
por Ricardo López Bella.

GENTE DEL 98, de Ricardo Baroja Nessi.

La alegría embarga mi corazón y no ha lugar en él para cualquier otro sentimiento ante la gozosa oportunidad de comentar lo que para mi muy modesto entender es algo más que un libro: se trata de un joyero documental en el que se muestra mediante semblanzas, anécdotas, vivencias y episodios de variada índole, el carácter y personalidad de algunos de los mas célebres, otros no tan célebres, y algún olvidado de los componentes de la “generación del 98” y una visión de conjunto de la misma, la precursora de lo que bien pudiera haber sido un nuevo siglo de oro de la literatura patria, sumada a la otra gran generación posterior, la del 27 y que, a causa de la Guerra Civil Española y la triunfante y aniquiladora dictadura fascista acortó a poco menos de cuatro décadas y arrojó sobre algunos miembros de ambas generaciones el plomo asesino, el venenoso exilio y el abrasante viento del olvido.

Su autor, el mayor de los hermanos Baroja, luce en estas, como en otras líneas, una prosa digna de considerarse a la altura de las mejores páginas de la literatura de cualquier época. Gracias a la claridad de ideas y del ritmo narrativo, eleva simples anécdotas a relato costumbrista, sentimental, humorístico o trágico, sin una palabra o frase de más que cargue, en ningún caso, las tintas. Añade unas luminosas pinceladas de casticismo y visto todo lo anterior, bien se podría decir que si escribía como hablaba y pintaba como escribía, el dominio de las tres artes lo sitúan en la categoría de intelectual de primera fila y en letras mayúsculas.

Estas magistrales páginas bien pudieran provocar que se diera en el lector no iniciado o desconocedor de la “generación del 98” el proceso inverso que sugiere el a veces muy recomendable consejo, sobretodo en la actualidad, que dicta que es mejor no saber nada de la vida de los autores de nuestros libros favoritos.

Para justificar tal sugerencia, hay que decir que el comportamiento grupal de esta “gente del 98”, es calificable con claridad meridiana y en algunas ocasiones como atorrante, cuasi delictivo: lo mismo organizan un falso duelo a sable para quitarse de encima y de una vez por todas a un pésimo dramaturgo, empeñado en leerles su última plúmbea obra, que se suman espontáneamente a reventar la representación de una obra de teatro con el tradicional método del pateo, hecho que acabará con el grupo en la Prevención; y de tal manera aburren al Juez de Guardia con sus declaraciones, que este se los quita de encima con la imposición de una multa que ninguno piensa pagar y a tiempo de seguir provocando más disparates.

Semejante tropa tenía como guías espirituales o inductores del delito, según se tratara el asunto, a Jacinto Benavente, bebedor compulsivo de consumiciones ajenas en cuanto el compañero de tertulia del café la perdía de vista -no se habla de alcohol- y a Valle-Inclán, que en esa misma tertulia y con toda solemnidad, no tenía inconveniente en dar una clase magistral de esgrima (con bastón) poniendo en peligro su propia integridad y la de cualquier otro asistente, ya fuera o no contertulio.

La misma solemnidad le inducía a exigir ser inscrito en cada visita forzada a la Prevención, y no fueron pocas, como Coronel-General de los Países Cálidos o por compañerismo “confesar” el asesinato por envenenamiento y unas onzas de oro de una tía propia.

José Martínez Ruiz “Azorín” no se queda a la zaga en descacharrante protagonismo y principia su carrera con algo más que el respeto de los críticos y no tanto por la calidad de sus escritos: siguió el irresponsable consejo, dado de forma despreocupada por el propio autor y amigo, el cual le sugiere liarse a puñetazos con todos aquellos que hubieran expresado desacuerdo con su naciente obra. Media tarde le bastó al alicantino para despachar un crítico literario y un director de diario.

“Un aguaducho en la calle de los Reyes” (capítulo XVI) es la culminación del comportamiento anteriormente descrito como atorrante. Una auténtica fiesta de la barbaridad premeditada, la gran pieza del antedicho joyero. Imperdonable para mí y este escrito desvelar dato alguno. ¡A leer!

La excursión que Ricardo y Pío Baroja emprenden con Ciro Bayo hacia el Monasterio de Yuste, es capítulo citado en todo o en parte por los inexplicablemente escasos estudiosos que han tratado la figura de tan exquisito autor que, paradójicamente, odiaba a los escritores y que tan solo por la autoría de Lazarillo español merece la consideración de genio.

Otro capítulo hace de Ricardo Baroja notario del célebre ascenso de Anita Delgado “sosa” y “mecánica” bailarina a maharaní de Kapurtala, gracias, entre circunstancias varias, a la iniciativa del grupo y a una carta de Valle-Inclán.

El mismo comportamiento grupal para la diversión, les movía también a socorrer a los colegas de la bohemia indigente con el respeto, tacto y discreción para que no sintieran menoscabado el único capital que poseían: la dignidad. Tristísima y ejemplarmente se nos da a conocer en la persona del genial Alejandro Sawa.

La edición que he manejado y paladeado (Editorial Juventud, S.A., Barcelona, Colección Libros de Bolsillo Z, 1969) ha sido editada por Manuel García Blanco, discípulo y principal compilador de la obra de Miguel de Unamuno, el miembro serio de esta generación y en prólogo de noviembre de 1951 nos habla que por su cuenta fue recopilando los escritos que conforman este libro, publicados entre junio y julio de 1935, en un periódico que no nombra, y se tomó la molestia de componer un índice onomástico además de mencionar que fueron acompañados de ilustraciones del propio autor. Nada de esto se recoge en esta edición: uno supone que tal expurgo se debe a la proverbial tacañería de nuestros editores empeñados en la estúpida cruzada del ahorro y siempre con la idea de que el lector no merece facilidades para el manejo de cualquier libro, ni acompañamientos y, en este caso concreto, porque el bueno de Manuel García Blanco había fallecido tres años antes de su publicación.

Ricardo Baroja Nessi fue frustrado arqueólogo que intentó darle salida a su vocación en la Escuela de Diplomática con el objetivo de trabajar en museos y las derivas de tal vocación le hicieron archivero itinerante, menester compartido con sus otras inquietudes artísticas: aguafuertista, grabador a la par que dramaturgo y novelista.

Andaluz accidental y universal de conocimientos, la fama y la gloria fueron a tocar a su hermano Pío. Mi veneración va hace muchos años para ambos. Salud y lectura.

92 comentarios

  • Buenos días a todos :
    He ido corriendo a Amazon.es, a ver si el libro existía ( me llevé demasiados sustos con la serie del asesinato de Baroja ), y lo he encontrado, aunque de segunda mano. Y barato. Así que me lo he comprado.
    ¡ Otro libro más que me da el Chop Suey !.
    ¡ Muchas Gracias !

  • Yo tampoco tengo el libro y a ver si lo encuentro. Muy interesante todo lo que cuenta sobre él. Ricardo Baroja me parece un personaje fascinante.

    De Azorín me encanta la cara que pone siempre en las fotos, serio y cerúleo, como si estuviera disecado. ¿Están bien sus novelas? Creo que no he leído ninguna, únicamente ensayos. Aunque el que mejor pinta tuvo siempre fue Valle, con una de las imágenes más impactantes de toda la intelectualidá española y casi diría que internacional.

    ¿Cuáles serían las mejores biografías de cada uno de los del 98? ¿La de Unamuno sería la de Juaristi o hay otra mejor? ¿La de Valle la de Alberca? Imagino que la de Umbral será demasiado literaria. ¿De los demás?

  • Josénez
    Miércoles, 19/07/2017 a las 07:57

    Umbral y Altoser (uno que escribía en chats) detestaban a Azorín, y Álvaro de Laiglesia le dedicó una sátira desternillante, pero a mí me parece un monstruo de la literatura española. Es subyugante.

    La única biografía que he leído de los noventayochistas es Baroja, o el miedo, de Eduardo Gil Bera, un alegato antibarojista muy feroz. Me gustaría leer la biografía de Baroja que escribió Pérez Ferrero; a ver si me la compro. La de Unamuno de Juaristi la tengo, pero aún no la he leído, y me interesa mucho.

    Este libro de Ricardo Baroja es muy entretenido y fundamental para conocer esa época. Todo lo que escribió es bueno, y a mí me parece soberbia su novela La nao capitana. Tengo varias ediciones curiosas de sus libros, entre ellas la primera de Clavijo con dedicatoria de Ricardo Baroja, y un libro que escribió con pseudónimo, Aventuras del submarino alemán U (me costó diez euros en el rastro de Zaragoza).

  • “…precursora de lo que bien pudiera haber sido un nuevo siglo de oro de la literatura patria, sumada a la otra gran generación posterior, la del 27 y que, a causa de la Guerra Civil Española y la triunfante y aniquiladora dictadura fascista acortó a poco menos de cuatro décadas y arrojó sobre algunos miembros de ambas generaciones el plomo asesino, el venenoso exilio y el abrasante viento del olvido”.
    Esta frase merece una respuesta contundente e informada, lamentablemente debo dejar esta labor en manos de Gómez y Viejecita, grandes conocedores de la generación del 98 y de la obra del farsante Ricardo Baroja Nessi.

  • He mencionado alguna vez que tengo un sobrino preadolescente con TDAH, el cual es mi ahijado y con el que mantengo una relación de especial afinidad. El trato diario con una persona es difícil y surgen multitud de ocasiones en las que pequeñas incomodidades se van depositando en los pliegues de nuestra conciencia impidiendo que las emociones transcurran con normalidad. Pequeños roces que al cabo de un tiempo se convierten en grandes ampollas. Cuando uno trata con un TDAH la relación es mucho más difícil debido a que el funcionamiento de su cerebro no le permite las respuestas que esperamos de él y que creemos merecer. Esta peculiaridad les produce serios problemas en su relación social pues incluso las personas que más le quieren pueden caer en sus “provocaciones” olvidando que no pueden actuar de otra manera. La disfunción dopaminérgica que padecen hace que la transmisión de las señales neuronales interfieran en la autorregulación de su conducta. Enfrentarse a un niño con TDAH porque es desobediente es tan absurdo como reñirle a un cojo porque no puede ir más rápido ¡Qué más quisiera el cojo!

    J. pasa con nosotros el mes de Julio desde que nació, y también muchos fines de semana. Ayer, de una forma absurdamente insustancial se desencadenó una situación de gran tensión. Ambos dijimos cosas que preferimos olvidar. Yo estoy arrepentido hasta las lágrimas por lo que dije, debí haberme controlado. No grité ni me mostré destemplado, pero dije lo que no debía sin necesidad y gratuitamente porque tenía que haber sabido negociar el enfrentamiento del único modo que funciona para los dos: cuando la situación tensa va degenerando hasta que los dos nos partimos de la risa.

    Respecto a lo que aquí se ha ido cocinando estos días, en primer lugar quiero comunicarles que a mi me aburren la mayoría de sus escritos de ustedes, aunque como soy de natural vago y poco espabilado por eso vengo a diario a leer sus disparates. Si no lo he dicho antes es por pura caridad y porque no es elegante ir diciendo groserías como esta que me pueden granjear algunas enemistades. Sin embargo, algunos otros, permitanme ocultar los apodos de sus autores para no herir a nadie, me resultan brillantes, lúcidos, ingeniosos y algunas veces hasta divertidos. Aunque estos autores tampoco deberían mostrarse ufanos porque si su consagración como escribientes dependiera de un criterio tan aturdido y caprichoso como el mío, yo no mostraría el menor entusiasmo.
    A lo que iba, decíamos ayer, que hay cosas que le gustan a uno más o menos, en función no sólo de la habilidad del autor, sino de la capacidad de entenderlo del lector. Bien, pues esto que a mí me parece evidente puede ser interpretado como una agresión personal por algunos. Que levante la mano quien no se haya sentido aludido y casi agredido por decir que me aburren la mayoría de sus escritos (Deben ser ustedes artistas o algo peor). Yo, que soy un ser detestable de provincias, torpe hasta la náusea y a pesar de ello fatuo; sin embargo, hago como que no me irrito cuando alguno me dedica unas palabritas que no coinciden exactamente con lo que uno en su inmodestia cree merecer. En vez de enfadarme, asumo mi incapacidad: no he tenido habilidad suficiente. Si la hubiera tenido, no habría dado lugar a la discusión y habría sido llevado en andas como un héroe clásico, un torero contemporáneo o un cantante pop. (No he mencionado futbolista ni cocinero por culpa del ritmo, que aquí se ningunea mucho al ritmo, por si no lo sabían). Lo único que me incomoda es la violencia verbal innecesaria. Cualquier comentario preñado de mala intención me produce consternación, compadezco al emisor pues podría sufrir una cierta falta de recursos a la hora de gestionar las emociones y eso pudiera ocasionarle dificultades en sus relaciones sociales y personales. Recuerden lo que aprendí de mi sobrino J., el niño con TDAH: Lo honroso no es quedar por encima de nuestro oponente, lo realmente heroico es hacerle reír.

  • Que levante la mano quien no se haya sentido aludido y casi agredido por decir que me aburren la mayoría de sus escritos.

    La levanto, con sinceridad, si me aburro a mí mismo… Leo el último post de Albert (te veo venir, chaval) y cortaría de raíz mis malas hierbas anteriores. Ya el mejor crítico de internet, Follandeiro, me reprochó mi inconstancia. Tenía razón. Pelear sí, pero ya solo por las berzas con las que hago el pote.

  • No tanto (calor). He estado tres semanas en Cádiz y la máxima fue 29ºC. Aquí en el pueblo se achichararraban llegando a los 45,5ºC pero cuando he regresado las máximas apenas superan unos mucho más llevaderos 40ºC. Lo normal del verano, vamos.

  • Era un comentario general, Ximeno, por los ánimos de estos días.
    ***
    Como el Marqués, tampoco estoy de acuerdo con Ricky sobre los del 98 como precursores. Ellos mismos, en su mismidad, fueron suficientemente gloriosos como para hacer historia. Comparados con ellos, los del 27 pecan de manierismo y sus buenos prosistas se pueden contar con las uñas de un dedo. De los escritores muertos y exiliados, solo es plausible la calidad de unos pocos: Aub, Sender, Moreno Villa… Los pacoayalas, etc., aburren a las ovejas.

    Por otro lado, conviene recordar que el plomo se repartió entre escritores adscritos de una u otra manera a ambos bandos, lo mismo que el olvido, y que en el caso de los intelectuales más preeminentes, ni uno solo (ni Ortega, ni d’Ors, ni Pérez de Ayala, ni Pacoayala, ni nadie) escribió nada memorable (y en la mayoría de los casos, nada en absoluto) sobre las atrocidades de la Guerra Civil o de la Segunda Guerra Mundial. Cabe exceptuar algunas novelas, que para el caso es como aquel que tiene tos y se rasca la barriga.

  • Pues sí que sería interesante una antología o un estudio sobre los escritores españoles y la Segunda Guerra Mundial, tipo “Las armas y las letras”. A lo mejor ya lo hay pero no lo conozco.

    Corpus Barga sí que tiene crónicas sobre la IIWW, me parece, pero no sé si son meramente periodísticas o mete algo de opinión personal.

    ¿Qué tal son las crónicas de Fernández Armesto sobre la Guerra que editó Libros del Asteroide, merecen la pena?

  • Los mejores libros sobre la IIGM escritos por españoles fueron obra de periodistas, y en todos ellos hay una apología, más velada o más clara dependiendo de cada cual, de la democracia, cosa que le vino muy bien a Franco para lavar su imagen ante las democracias occidentales. Los libros de Abeytúa, Garriga, Suárez o Penella de Silva son una maravilla.

  • Quedan mil cosas por leer y por editar, por ejemplo, las crónicas en el ABC de Sofía Casanova sobre la Primera Guerra Mundial, que la escritora gallega pasó en Varsovia, Moscú y San Petersburgo, donde entrevistó a Trotski, lugar desde donde asistió también a la Revolución Rusa. La Segunda Guerra Mundial la pasa también en Varsovia, vuelve a España con la División Azul y publica “El martirio de Polonia” nada menos que en 1945 (Atlas, Madrid). No entiendo como no hay mil libros sobre y de esta señora publicados.

  • De Sofía Casanova se han publicado algunas cosas recientemente. Con algunas mujeres -no con ésta- ocurre que vuelven a ser reeditadas solamente porque son mujeres, y no por la calidad de sus libros.

  • La IIGM le pilló a Sofía Casanova muy mayor. Vivía con una criada, estaba ciega y su escritura entonces era ilegible. Su amigo Cassio enviaba sus cartas al Ministerio de Asuntos Exteriores, donde una secretaria le contestaba muy amablemente. Mientras rusos y alemanes batallaban en Varsovia y la ciudad se deshacía bajo el fuego, la secretaria se quejaba del agobio que suponía vivir en Madrid, con los tranvías llenos de gente y sin espacio para moverse.

  • Buena presentación de Ricardo Baroja, del cual no he leído nada, además de las sugerentes recomendaciones de Josenez y Brema. Qué abandonada tengo a la pobre literatura española del s. XX.

  • Con el recuerdo puesto en el excelente texto de Sergio Campos sobre el viaje de Sender “Un rebelde en la Unión Soviética” ( http://www.revistadelibros.com/discusion/madrid-moscu-notas-de-viaje-1933-1934-ramon-j-sender ) les traigo un obsequio para acompañar el verano. Un libro muy anterior al recomendado en la entrada por Ricardo López Bella.

    Se trata del enlace para descargar cada uno de los 4 tomos de “L’Espagne sous Ferdinand VII” par le marquis de Custine, ilustrado francés, autor de las famosas Cartas de Rusia. Cada tomo se descarga en breves segundos con un simple clic en el icono de fecha hacia abajo y marcando la aceptación de las condiciones de uso. El viaje a España fue realizado en 1831, publicado en 1838 y nunca ha sido traducido al español, salvo mejor información de Bremaneur.

    La digitalización en PDF por Gallica (la Biblioteca Nacional de Francia) permite leerlo muy bien en tablets y móviles con las aplicaciones gratuitas FBReader y UBReader de google play, además de otras aplicaciones.

    El Marqués de Cubaslibres, Bremaneur , Perroantonio ( a quienes he seguido desde el Nickjournal) y todos ustedes en el caso de no conocerlo, tendrán ocasión de seguir el entretenido viaje de Custine por la España decimonónica si el libro merece su atención. Por ejemplo, el final de la última carta del tomo 1, podríamos llevarlo a la actualidad con algunos de los políticos actuales.

    http://gallica.bnf.fr/services/engine/search/sru?operation=searchRetrieve&version=1.2&collapsing=disabled&rk=107296;4&query=%28gallica%20all%20%22custine%20voyage%20en%20espagne%22%29%20and%20dc.relation%20all%20%22cb30292766x%22

  • López Bella instruye y deleita, lo hace con minuciosidad, buena pluma y sobrio entusiasmo y además sus crónicas-críticas provocan invariablemente apostillas o añadidos tan interesantes como los que venís haciendo esta mañana. Ojalá se prodigara más, también en los comentarios.

    S., mi último comentario no era más que una blanca broma hacia nuestras habituales contertulias (hola, Gacho) y de paso otra no tan blanca sobre el blog de Santiago González. Ahora al leerte creo entender por dónde vas, pero a no ser que participes en ese blog (que no parece), no eras tú el homenajeado. Venía contento de ver y escuchar a Tomatito y Michel Camilo, pura magia, y Procu me lo había puesto generosamente en bandeja. No lo aclaro por ti, sé que no es necesario, sino por la absurda pesadez del ambiente y las susceptibilidades a flor de piel. No quisiera contribuir ni de refilón ni de rebote.

  • Albert
    Miércoles, 19/07/2017 a las 14:46
    Ojalá se prodigara más, también en los comentarios.

    A mí también me gustaría, pero no tiene ordenador (y creo que solamente manejó alguno hace veinte años en la Universidad) ni carné de conducir. Es alérgico a las tecnologías. Eso sí, en la mesa de un bar y bien hidratado con cebada líquida es un contertulio magnífico. Gesticula muy tajante y muy macarra, como partiendo ladrillos con el dorso de una mano, y cabecea como un buey cuando dice de algún escritor que es un genio. Yo le quiero mucho.

  • Si tiene que haber una “Revolución” , o una “Movida”, o una discusión, para que vuelva a aparecer Gachó ; pues benditas sean la Revolución, la Movida o lo que haga falta.
    Y que todo vuelva a ser como antes.

  • bremaneur
    Miércoles, 19/07/2017 a las 14:50

    Pues me recuerda mucho a un muy buen amigo. No tiene ni ordenador ni móvil, aunque eso sí, ventajistamente encarga a su chica que me ponga un whatsapp cuando no me encuentra en casa, y podría elaborar sin la menor dificultad un joyero bibliográfico con fundamentos semejantes al de López Bella. A ver si le convenzo. Igual me sorprende y hasta sabe lo que es un blog.

  • A mí, que no lo conozco, me gustaba mucho más contando sus cosas que escribiendo sobre política. Pero, como casi siempre que se le trae a esta casa es para ponerlo en la picota (cosa que, todo hay que decirlo, va incluida en el sueldo), me parece de justicia hacerlo también cuando se muestra tan certero como en esta columna: una pieza que remata, además, con un epigrama que vale por un artículo completo.

    https://elpais.com/elpais/2017/07/18/opinion/1500398865_850168.html

  • LA CENSURA, NUEVA GUERRA SUCIA

    Sigo alucinado el caso de Juan Antonio Horrach, a quien se ha denunciado por una columna en El Mundo – El Día de Baleares, «Salvadores de almas», de septiembre de 2016. La columna completa puede leerse aquí.

    Digamos que no es una columna memorable. Para intentar explicar las iniciativas con las que el concejal de Movilidad del Ayuntamiento de Palma de Mallorca intenta «pacificar» el tráfico, Horrach hace un chiste malo: como explicación a la desaparición de carriles de circulación y plazas de aparcamiento se le ocurre que el concejal «no sé si se estará vengando de sus ex-compañeros de clase, puteando el tráfico rodado en las barrios donde algunos de estos residen o qué». El «no se sí» y el «o qué» —y en este caso también el vulgarismo «puteando»— son las marcas sintácticas claras de que lo incluido entre ellas es una «boutade», una broma, un chiste. Es lo mismo que hago yo cuando termino mis frases con el «o sea» que popularizó Umbral. Y lo entiende cualquiera que haya recibido formación básica y esté acostumbrado a leer algo más que las etiquetas de los botellines… salvo que se quiera acusar al columnista de decir en serio que la organización del tráfico rodado en Palma es una venganza por algo que ocurrió en la escuela infantil, lo cual sería directamente delirante.

    ¿Y por qué habría de producirse esa venganza de chiste? La preparación del chiste iba en el párrafo anterior: porque de niños se burlaron de él en la escuela. Aquí el párrafo problemático:

    «Hoy le toca recibir a Joan Ferrer Ripoll, antiguo condiscípulo en Sant Josep Obrer, cuando cursábamos EGB en los años 80. Hasta ahora no le había echado el guante en estas disecciones creo que por mala conciencia. Ya de muy niño se veía a la legua que, cómo decirlo, las mujeres no eran precisamente la debilidad de Joan. Todavía me acuerdo de lo mal que lo pasaba el pobre en las clases de deporte con el ‘marine’ Ferragut. La crueldad infantil es infame, y me da vergüenza reconocer que no me abstuve de las burlas que recibía entonces Joan. Espero que algún día me lo perdone».

    Conviene que nos fijemos en las claves: «EGB», «años 80», «de muy niño», «se veía a la legua que, cómo decirlo, las mujeres no eran precisamente la debilidad de Joan», «me acuerdo de lo mal que lo pasaba el pobre en las clases de deporte con el ‘marine’ Ferragut», «la crueldad infantil es infame», «me da vergüenza reconocer que no me abstuve de las burlas», «espero que algún día me lo perdone», y una clave nítida, «mala conciencia».

    Se trata obviamente de una confesión. El columnista confiesa que siendo un niño de EGB se portó mal y se burló de un compañero de clase porque intuían, se supone, que era homosexual. Habla de crueldad infantil, vergüenza, mala conciencia y de su deseo de ser perdonado. Y luego la broma tonta, quizá porque nosotros fuimos unos cabrones ahora «no sé si se estará vengando de sus ex-compañeros de clase, puteando el tráfico rodado en las barrios donde algunos de estos residen o qué». Vamos, una chorrada como un piano, uno de los riesgos del oficio de tener que escribir columnas y además intentar ser gracioso. O lo haces bien o quedas como un gili.

    Sin embargo, el concejal no lo vió así, consideró que se estaba aireando su condición sexual, por otra parte pública y conocida, interpuso una demanda y pidió 12.000 euros para resarcir su honor, caso que aún no ha sido resuelto por la justicia. A Horrach no le habrá gustado, pero el ofendido está en su derecho de hacerlo y será el juez el que decida si se trata de un caso de delito contra la libertad sexual.

    La cosa debería haber acabado aquí, acabe como acabe, y a aguantar. El sistema es garantista y siempre prevé recursos por si alguna de las partes se siente perjudicada con la resolución.

    Pero no. Tiene que entrar en el asunto la moral política, tan coñazo como la religiosa pero con más fondos y funcionarios de la vigilancia.

    El 2 de junio de 2016 el Boletín Oficial del Gobierno de las Islas Baleares publicó la «Ley 8/2016, de 30 de mayo, para garantizar los derechos de lesbianas, gays, trans, bisexuales e intersexuales y para erradicar la LGTBI fobia» una ley cuyo objeto es «establecer y regular los principios, los medios y las medidas para garantizar plenamente la igualdad real y efectiva en el ejercicio de los derechos de las personas lesbianas, gays, bisexuales, trans (transexuales y transgéneros) e intersexuales (LGTBI), mediante la prevención, la corrección y la eliminación de toda discriminación por razón de orientación sexual e identidad de género, en los ámbitos público y privado, sobre los cuales el Gobierno de las Illes Balears, los consejos insulares y los entes locales tienen competencias».

    Basándose en esta Ley, la Consejería de Presidencia, a petición del Ayuntamiento de Palma, en base a un informe elaborado por encargo del teniente de alcalde de Igualdad y Derechos cívicos, plantea una sanción de 3.000 euros al articulista. Según el informe el artículo incumple la ley LGTBI al hacer referencia a 1a orientación sexual del concejal, ve sancionable que el concejal fuera objeto de burla en el colegio y además advierte que el articulista reconoce haber participado en las burlas lo que considera una actitud que fomenta la «normalización» del acoso escolar.

    A diferencia de la denuncia anterior, ante el juez, en este caso se trata de un pocedimiento administrativo en donde coinciden en la misma parte denunciante, acusador y la entidad que juzga, es decir, donde hay identidad entre juez y parte. Un procedimiento abusivo y con vocación censora.

    Resulta curioso que el artículo condenado, «Salvadores de almas», acabara precisamente así, con una denuncia a «muchos políticos de nuestra izquierda se parezcan tanto a sacerdotes sin sotana, a clérigos laicos que histriónicamente quieren salvarnos de nosotros mismos. Somos pecadores. Por ir en coche. Por fumar, ir a los toros, beber. Por vivir, vamos. […] Resignémonos, estamos condenados a padecer sermones. Sean de la Conferencia Episcopal o de nuestro querido Pacte». Parece ser que no sólo sermones, también multas.

    Ahora bien, ¿no es exagerado el trato por una columna periodística? Hay que dar un dato que puede iluminar una clave oculta del asunto. Juan Antonio Horrach estuvo en política. Aunque no prosperó, estuvo a punto de ser el candidato a las elecciones municipales al Ayuntamiento por UPyD, el partido de Rosa Díez, el gran grano en el culo de los socialistas instigadores de ambas denuncias. Es decir, José Antonio Horrach era un adversario político y, quien sabe, quizá un futuro adversario. Vamos, un tipo al que conviene desactivar. ¿Qué tal con unas condenas por homófobo y acosador escolar? Si las denuncias por machismo y acoso contra los adversarios políticos lenguaraces han funcionado, ¿por qué no las de homofobia y «bulling», aunque fuera infantil? Además, con un poco de suerte, le quitan la columna y se desactiva también a una mosca cojonera. O como me decía alegremente un militante hace unos años, «al enemigo ni agua, vinagre y sal en las heridas». Vamos, el trabajo sucio habitual al que dedican sus horas los compañeros censores.

    Ah, y no se engañen, el uso de la ley LGTBI es puramente instrumental. Un plan B para desacreditar a Horrach por si el juez resuelve que no procede la demanda. Es necesario, sí o sí, que aparezca ante la opinión pública como homófobo y maltratador escolar para desacreditarlo para siempre.

    Luego se preguntarán por qué cada vez nos cuesta más confiar en esta peña. Dáis de comer a la serpiente, compañeros.

  • Gómez
    Miércoles, 19/07/2017 a las 15:47

    Y tanto que lo borda, vaya que sí.

    En otro orden de cosas, espero no ser el único al que se le escapen los motivos de las dramáticas idas y venidas de algunos parroquianos del fanzine. Imagino que se deban a la historia común que se traen los unos con las otras y las otras con los unos, pero visto desde fuera resulta un tanto grotesco. ¡No irse, quedarse!

  • Perroantonio
    Miércoles, 19/07/2017 a las 15:59

    Uno lee comentarios así y se supone que luego tiene que deslumbrar con su ingenio. Sí, claro… Como para intentarlo.

    10/10

  • Viejecita, mil disculpas, sólo hace un instante me he dado cuenta de que respondió a mi comentario de anoche. No me pida perdón por contradecirme, por dios. Ni a mí ni a nadie, si me admite el consejo de navegación. Me he asomado muy poco al blog de Santiago González como para presenciar esas críticas feroces o los otros detalles que cita, y desde luego desconozco sus códigos internos. Pero sí lo suficiente para detectar, obviamente desde mi propio punto de vista, que se tiende hacia el monotema y el pensamiento único con escasos matices, y no es mi salsa preferida. Sé que algunos de ustedes provienen de allí o participan también aquí, aunque realmente sólo estoy seguro en los casos de usted y Bonnie. Con ella mi aprecio ya viene de lejos, estoy sinceramente agradecido de tenerla a usted por compañía y me parece lógico que contradiga a quien hace gracietas sobre el patrón, sobre la barca o sobre los tripulantes. Yo también lo haría.

  • Perroantonio
    Miércoles, 19/07/2017 a las 19:03 Editar
    Miserable Men. Fotos de varones que esperan a sus señoras en los centros comerciales. Todas las cosas divertidas se les ocurren siempre a otros.

    El último es Álvaro Pombo. Y no tiene mujer.

  • bremaneur
    Miércoles, 19/07/2017 a las 19:16
    El último es Álvaro Pombo. Y no tiene mujer.

    No tiene mujer porque es geek, pero puede tener marido. Qué cosas tienes, Gremanel.

  • Procurito, que te gustan estas cosas.

    -Aquí Romerales, de Homicidios ¿Se puede saber qué ha pasado?
    -Asesinato, varón, de unos 34 años. Su madre le ha dao 6 puñalás por pisar lo fregao.
    -¿La habéis detenido?
    – Es que todavía está mojao.

  • Buenas noches a todos:
    Se acaban de marchar mis “marcianitos” ( están aprendiendo a jugar al ajedrez en un viejo MAC Book que ha habilitado para ellos mi hijo el “genio de la informática “, y no se querían ir ni a rastras ) . Y tampoco me puedo dar al Chivas, que mañana, me toca madrugar para bajar a Madrid a pelear en el trabajo ( que me quedo sola de guardia en agosto, y hay que dejar recibos, nóminas, contratos, y de todo organizado antes de que termine el mes ), y no puedo estar con clavo.

    Decir a Albert que soy muy criticona, y también muy metepatas, y estoy acostumbrada a tener que pedir disculpas con cierta frecuencia. Y que, a pesar de pedirlas, como las críticas las había soltado antes, me han expulsado de algunos sitios… ¡ Qué le voy a hacer ! Ya soy vieja para aprender, aunque lo intente.

    marquesdecubaslibres
    Miércoles, 19/07/2017 a las 10:02
    lamentablemente debo dejar esta labor en manos de Gómez y Viejecita, grandes conocedores de la generación del 98 y de la obra del farsante Ricardo Baroja Nessi.

    Sigo diciendo lo de ¡ Qué malaidea ! Pero me hace gracia. Y me alegro de que haya vuelto para decirlo. ( Al bisabuelo de mi contrario, que era político, le llamaban “La daga florentina”, precisamente por su precisión en la malaidea crítica ).
    Y espero leerle también mañana, cuando vuelva reventada, y que siga en forma.

    Lo que me entristece es que , al menos hasta ahora, no haya aparecido JrG.
    ¡ Ójala sea porque haya estado trabajando sin parar, para recuperar el tiempo gastado en hospitales. Ha subido una escultura preciosa, de una cabeza, clásica por un lado, abstracta, por el otro, a su tumbler…

    ¡ A ver si mañana, o pasado como muy tarde, con la ayuda de los dioses, están de vuelta todos !

    Y vuelvo a decir
    ¡ Buenas Noches !

  • Ximeno de Atalaya
    Miércoles, 19/07/2017 a las 21:39
    Procurito, que te gustan estas cosas.

    Gracias, Ximeno.
    A estos no les gustan porque no las entienden.

  • el profesor sucundum
    Miércoles, 19/07/2017 a las 00:41
    Y te invito, a tí y acompañante, a marmitako. La patata alavesa, sin duda ninguna, y el bonito de Guetaria.

    Bonito, tú. Marmitako, el que hago yo.

    (Con una bolsa de Matutano, una lata de berberechos, cello y dos o tres clips, pero que no estén roñosos).

  • Yo no me he ido, sigo por aquí, lo digo por que sé qué estabais preocupados por mí.

    Todo muy bien, la entrada de Gomez, lo de la generación del 98, que el Marqués no se haya ido, que Jrg vuelva más pronto que tarde, que hayan vuelto antiguas comentaristas, que se mantenga el humor de Chopsuey, los comentarios tajantes de Ximeno (sé que lo de, Sin embargo, algunos otros, permitanme ocultar los apodos de sus autores para no herir a nadie, me resultan brillantes, lúcidos, ingeniosos y algunas veces hasta divertidos, iba solo por mí) y que Viejecita haya recibido una dedicatoria.

  • Albert se chulea de que va a al concierto de Tomatito y Michel Camilo («Oyues, que he iduo al cuonciertuo»). Yo TENGO EL DISCO y no voy presumiendo.

  • La tocaron, precedida por el agradecimiento y el halago a Charlie Haden. Pero eso no es todo, oyues. El viernes me voy otra vez a Faunia, y puede que el sábado, en plena orgía de desenfreno, también al Parque Warner. ¿Tienes discos de Piolín y el Pato Lucas, eh?

  • Blesa: por lo que se va sabiendo más lógico parece el accidente que el suicidio. Y que pesadez de los periodistas y gente de orden en presentarnos a los malvados como personas que también están hechas a imagen y semejanza de Dios. A fuerza de cocerme, ya floto sobre el agua para ciertas cosas.

  • Hoy he conocido a una rotaria, y del PP. Mucho presumir del cordón sanitario y tal, pero la tía se presentó con nombre y apellidos. HolasoyMariadelPPyelRotaryInternational, así, todoseguido. Dice que me invitará al Campoamor, a la entrega de los Princesa de Asturias. Yo creo que un poco le gusto.

    Chicas, no os durmáis.

  • Los hombres se quitan la vida pegándose un tiro en la finca, como Juan Belmonte, como Miguel Blesa, como el marqués cuando se tercie.

  • Yo tengo un trauma enorme y es que quiero morir sin que los de mi alrededor pongan cara de asco, porque ya me ponen cara de asco las titis cuando las entro y las digo «hola, chati», así que si me automuero quiero dejar un cadáver presentable, por ejemplo un esqueleto mondo y lirondo, por lo que me iré a lo más profundo del páramo, me tomaré un veneno (una cerveza sin alcohol, por ejemplo) y esperaré la muerte hasta que me se lleven los güitres.

  • Ayer fui a ver La guerra del planeta de los simios, un puro disparate, sensiblero y ramplón, cuyo mayor interés radica en comprobar cómo los humanos resultan menos creíbles todavía que los monos.

    Hablando no hace mucho con un amigo de la primera película de la saga –que, a diferencia de la de ayer, sí era una gran película–, éste me hizo notar un detalle capital de la misma que la gente tiende a ignorar: a la vista de las similitudes que encuentra a cada paso con su antiguo hogar, también es extraño que en ningún momento –al ver salir la luna en el firmamento, por ejemplo–, Charlton Heston no se detenga a pensar: “A ver si va a ser esto la tierra…”

  • Usted igual ni había nacido, Álvaro; pero cuando yo era pequeño, cierto adivino predijo en un programa de televisión de máxima audiencia la fecha de su propio fallecimiento. Cuando llegó el día señalado le invitaron a ese mismo programa y, aunque en la entrevista aseguró que una terrible enfermedad lo había situado al borde mismo de la muerte, resultaba bastante evidente hasta para un profano en la materia que la predicción no se había cumplido. Por lo que recuerdo, la gente jamás le perdonó que no acertara y su crédito se desvaneció para siempre. Por lo que se me alcanza, la moraleja de la historia bien pudiera ser: “Si prometes públicamente que te vas a morir un día determinado, lo mejor que puedes hacer es morirte ese día”.

  • tipotrueno
    Miércoles, 19/07/2017 a las 23:47
    …los comentarios tajantes de Ximeno…

    ¡Pero si sólo me había tomado una cerveza!

  • Gómez, tengo pendiente escribir sobre la maravillosa especie de los cantamañanas del fin del mundo: ya sabe, los de “el apocalipsis llegará el 28 de febrero”. Y cuando no llega, lo posponen hasta otra fecha que a su vez tampoco se cumple, por lo que lo vuelven a posponer, etc. Y los acólitos a verlas venir. Cuando fallan las profecías.

  • No sé si Gómez llegó a pagar algo a los timadores nigerianos, pero se ha hecho justicia: Un correo de una Organización Panafricana de Lucha contra el Crimen y el Fraude me comunica que he resultado afortunado en un sorteo, y soy una de las 100 personas que recibirán 2,5 millones de dólares.
    Por lo visto la Organización ha hecho un buen trabajo y ha recuperado un buen pico procedente de esas estafas. Ahora quiere compensar al Mundo con este peculiar sorteo y los astros le han llevado a mi cuenta.
    Estoy encantado.

  • Las profecías fallan por culpa de Dios y sus largas injustificables. No culpen a los mensajeros. Y que no se explica:
    – Yo soy el que soy.
    Ya me dirán.
    Estoy en el infierno, que ha crecido mucho, ya tiene 99 círculos. El segundo círculo sigue siendo el de los lujuriosos, allí me he encontrado a Franco y la Pasionaria practicando el sadomaso, el uno y la otra con juguetes varios.
    El Caudillo me ha dado su móvil y me ha pedido que llame a Dios, que él no tiene que estar aquí, que él iba a misa y no sé que más. He llamado a mi antiguo número y Dios lo ha cogido. Hemos estado hablando, que dice que hace mucho que no viene por aquí y que vendrá a dar una vuelta, que no tenía ni idea de los 99 círculos, ni de las antenas de telefonía que hay por todas partes. Franco se ha quedado contento, rezando y dando gracias que Dios viene a rescatarle y llevarle a cielo. Yo no he entendido eso y dudo que venga.

  • Álvero, pues no se pierda esta maravilla sobre las profecías de San Malaquías. La ilustración de cubierta ya acojona lo suyo, y la obra tiene la ventaja, según aclara el propio autor en el prólogo, de que”no le falta amenidad, y por su exposición diáfana y sencilla está puesta al alcance de cualquier inteligencia medianamente culta”:

    http://articulo.mercadolibre.com.mx/MLM-583935853-el-fin-del-mundo-esta-muy-cerca-actualizacion-de-la-profec-_JM

    ***

    Holmess, yo piqué, creo, hasta en aquel maravilloso timo donde te pedían dinero para ayudar a la viuda del soldado desconocido.

  • No es exactamente un timo pero es una extorsión que me parece muy bien lograda. Ya no sé si se hace, mi hermano la sufrió en sus carnes en la boda de un amigo.

    En una iglesia en el barrio madrileño de Chamberí los mendigos de la zona están organizados y en las bodas chantajean a los novios diciendo que o les pagan 100€ a cada uno o salen en todas las fotos que se tomen a la entrada y salida de la ceremonia. Entonces pierdes de todos modos:

    – Dinero si les pagas para que no salgan.
    – Te joden las fotos de la boda si no les pagas.
    – Y si te remangas y los apartas a tortas o llamas a la policía arruinas la boda.

    Vamos, que imagino que todo el mundo paga.

  • Me gustó la entrada de Gómez y me ha parecido muy interesante la de Ricardo. Tanto que me he comprado el libro en papel. Josénez si quieres te lo paso.

  • ¡QUE SE LO COMPRE! Hay que levantar España, más negocio cultural y menos toros y francachelas en las tascas.

  • Yo me hubiera hecho la foto con los mendigos. Sería un puntazo tener un álbum con los suegros, los tíos, los amigotes y toda la peña mendicante. Además servirían para identificarlos tras la denuncia. Que sí, colegas, que yo también he sido pobre y cabrón, grandísimos hijosdeputa.

  • Tiene pintaza, Gómez. Y seguro que es mucho más entretenido y loco que cualquier best-seller.

    S., por qué no se me había informado de eso. He llamado a mi contable para que me haga la media y no coincide con la oficial. Por unos decimales, ¿eh?

  • ¡ Menos mal que la recomendación de Gomez (11’08), era para Álvaro,que,
    con todos los sitios a los que debe estar suscrito, viendo los enlaces que sube, debe estar forrao, porque;
    ¿ Se han fijado en los precios ? ¡ Que ruina ! Y sin resúmenes, sin un solo spoiler, ni muestras de los textos, ni críticas de lectores, ni nada. Y considerando una ganga el poderlos pagar a cómodos plazos mensuales de 50 €.
    El de Ricardo Baroja, ” Gente de la generación del 98″, ( primera edición en libros de bolillo Z ), que me acaba de traer el cartero, me ha costado un poco más de 11 €, porte incluido, y me dejaban leer parte del contenido para ver…
    Y va Álvaro y sólo dice que tiene pintaza… ¡ Y luego pretenden que los viejos nos sintamos culpables respecto de los jóvenes !

  • Como estoy bastante cansada, que acabo de llegar del curro, he tardado en darme cuenta de que todo lo de los libros esos, con las ilustraciones en tinta morada, y en los márgenes, de la Señora Borrón, no tenía más remedio que ser una broma.
    Y no me ha dado tiempo a borrar mi post de las 16’22.
    Ya siento
    ( Por lo menos, no me he encargado ninguno de los libros )

  • Viejecita, no me había dado cuenta del precio: me imagino que serán pesos, porque yo lo compré por dos euros en el Mercado de San Antonio.

  • Ayer, durante la comida con unos colegas, se me ocurrió hacer un comentario relativo a una situación que nos está jodiendo cada vez más. Dije algo así como: “No me explico la pasividad y tolerancia de Z hacia X (una Jefa de Proyectos), más inútil que Michel en una barrera. Coño, ni que estuvieran liados”. Silencio sepulcral, carraspeos embarazosos, intercambio de miradas entre ellos … “Se nota que llevas un mes fuera. Solo quedabas tú por enterarte. Bueno, tú y el marido de X.”

  • Pirata Jenny
    Jueves, 20/07/2017 a las 16:58
    Muy bueno Savater hoy en La desaparición de los animales.

    Yo creo que no, que no está fino en ese artículo. Las carreras de caballos, los espectáculos taurinos, el circo y los zoológicos son realidades tan distintas entre sí que sumarlos en la defensa de cualquier causa, sea la que sea, carece de cualquier sentido. No veo otra vía para poner a los circos como ejemplos de interés y respeto por los animales que el romanticismo más puro y duro. Ni el misticismo más exaltado podría poner las peleas de perros también como ejemplo de lo mismo. Digo yo. Si la causa es la defensa del mundo rural (“la desaparición de los animales de nuestra cotidianidad lo que refleja es la paulatina postergación del mundo rural”), ni siquiera sirven de uno en uno. A no ser que para hablar de las ventajas del mundo urbano invoquemos al mismo tiempo, qué sé yo, el fútbol, las bibliotecas, los concursos de belleza y las peleas callejeras. Pero esto es muy bonito: “Cuando empecé a viajar, el zoológico y el acuario eran lo primero que visitaba en una ciudad, hasta que ya muy pasados los veinte años mujeres civilizadoras y deseadas me llevaron a los grandes museos… pero nunca fue lo mismo”. Es Savater al fin y al cabo, pero ni al Savater más romántico y nostálgico le encajaría el circo en lugar del zoo en una frase tan redonda.

  • Viejecita, me fío de la recomendación de Gómez y de la suculenta portada pero en el asunto libresco soy de buscar gangas, que siempre estoy más pelado que el culo de un mono y entre gastarme la calderilla en la librería o en el bar, gana el bar de calle. También es cierto que soy del todo ajeno al fetichismo del libro y no me gustan ni mucho ni poco las primeras ediciones u otros caprichos de papel, con lo que dejo de gastar bastante en ese aspecto. Sí que he observado una bulimia en mí que tengo que controlar: por razones puntuales me apetece un libro, me lo compro y lo pongo a la (soviética) cola; pasa el tiempo, esas puntuales razones para leer el libro son sustituidas por otras razones no menos puntuales para leer otro libro, y las ganas se difuminan. Con lo que la pila de pendientes crece sin fin. Y eso por no hablar de los trillones (aprox.) de libros electrónicos que tengo descargados (ilegalmente). Hace falta un canon para eliminar sobrante.

  • Alvaroquinn
    Jueves, 20/07/2017 a las 21:53
    Con lo que la pila de pendientes crece sin fin.

    Hace mucho años me ingresaron de improviso en un hospital («¡TÚ, PA DENTRO!»).
    «Tráeme alguno de la pila de pendientes», solicité a mi marido. Es que me habían cazado sin libros en el bolso. Cuando apareció él con la comanda, venía sin libros pero con unos cuantos zarcillos de los muchos (una pila, cierto) que tengo para adornarme mis orejas.
    —Pero por qué me traes todos esos pendientes.
    —Me has dicho que te traiga pendientes.
    —Qué te voy a decir que me traigas pendientes.
    —Como hay Dios que me has dicho que te traiga pendientes.
    —Pero tú eres bobo, para qué quiero yo todos esos pendientes aquí.
    —AH, NO SÉ, TÚ SABRÁS.

    Al rato me di cuenta.
    Que haya veces que nos entendemos las personas no es milagro pequeño.

  • Abuelo, ¿tú cuando vas a perder la cabeza? (Oído esta mañana en una sala de espera del hospital JRJ)
    … … …
    Me toca empujar hacia abajo el cartón vacío de los huevos, cerrar la bolsa llena y sacarla hasta el contenedor de basura de la esquina. En el camino de vuelta me acuerdo del bustrófedon.Gracias Procuro, he descubierto su rincón y es precioso.
    … … …
    Qué bueno ver que ya van saliendo de la sala de amamentação del blog.

  • Procuro fijarme
    Jueves, 20/07/2017 a las 22:22

    Jajaja, y ahí fue cuando decidiste curarte, por tu hijo más que nada.
    Es una cosa seria no entender a tu mujer. Doy fe.

    ***
    Creo que fue Gómez de la Serna el que habló de la tristeza maquillada de los circos. Solo los Cabezudos pueden arrebatarles el triunfo.