El abejaruco y la oropéndola no son almas gemelas, o Moisés y los picos pardos

PAULAPor Ximeno de Atalaya.

Mi familia era de veraneo, pero de veraneo, veraneo, no como la gente de ahora que pasan un fin de semana en no se dónde y luego rellenan a base de contarlo muchas veces. Padre nos llevaba a finales de junio al campo y no volvíamos hasta primeros de octubre transformados en aborígenes salvajes que presentaban ciertas dificultades a la hora de la reintegración en los usos y costumbres del hombre culto y civilizado de “Bada-York”. Aunque, mientras duraban las vacaciones e inmersos en los abismos insondables de la Extremadura profunda, nos complacía confundirnos con la naturaleza salvaje.

Paula era hija de unos amigos de mis padres y aunque unos años menor que yo, sabía comportarse. Quiero decir que sabía correr cuando había que correr y casi no respiraba cuando nos escondíamos entre los maizales. Paula era muy morena y tenía los ojos de un azul tan intenso que cuando me miraba fijamente me producía algo parecido a un escalofrío, aunque entonces aún no sabía interpretar a qué se debía esa turbulenta sensación. Algunos domingos los padres de Paula venían a pasar el día con los míos, pero a la hora de volver ella siempre les pedía que la dejaran con nosotros, que ya la recogieran el domingo siguiente, algo que conseguía con facilidad, aunque a mí me resultaba escaso; pero como se repetía muchas veces, pues iba tirando.

Al alba nos despertaban los pájaros con sus trinos y mientras nos espabilábamos se escuchaban los gruñidos de los cochinos cuando bajaban a beber al río; iban azuzados por los porqueros que restallaban sus grandes trallas de cuero trenzado. Después, bajaban la vacas, que acompañaban su ceremonioso caminar con el tañido de los campanillos. Por último las ovejas conducidas por los ladridos de los perros pastores. Entonces desayunábamos una tostada grande de pan candeal con cirimoje. El desayuno lo hacíamos bajo el emparrado de yedra y los pardales venían a comerse las migas recorriendo concienzuda y descaradamente la mesa.

El juego no es más que el entrenamiento para la supervivencia por otros métodos y como en el campo no hay juguetes, jugábamos con palos, cuerdas, piedras, agua y animales varios. Construíamos chozas y balsas, hacíamos todo tipo de trampas para cazar, como garlitos, ballestas y lazos. A eso del mediodía nos bañábamos en el río, frente a la alameda, hasta que nos llamaban para comer. Mientras nadábamos, entre los juncos cantaban los ruiseñores y bajo los chopos silbaban las oropéndolas. Aprendí a imitar a las oropéndolas y me divertía entablar con ellas algo parecido a un diálogo. Como son muy territoriales, si permanecías inmóvil y les silbabas, se acercaban hasta casi poder tocarlas con las manos. Los ruiseñores son marrones, unos pájaros muy normales desde el punto de vista de un niño, sin embargo las oropéndolas son muy bonitas. Tienen el cuerpo y la cabeza de un color amarillo intenso y las alas negras. Paula se quedaba tan quieta que las oropéndolas se posaban en su mano. Sin embargo no había manera de encontrar sus nidos, siempre en lo más alto de los chopos. La única forma de verlos era cuando en otoño los árboles perdían el follaje, pero para entonces ya habían emigrado. Las oropéndolas se alimentan prácticamente cualquier cosa. No son muy exigentes a la hora de llenar el pico. Cazábamos oropéndolas poniendo liga en una ramita cerca del sauce junto al que nos bañábamos. Descubrimos que solían revisar el terreno que habíamos invadido en cuanto desaparecíamos. Las acostumbramos a hacerlo dejando comida. Dejábamos cualquier cosa, higos, bruños, peras, lombrices, bichos y cuando nos cansábamos de buscarles bichos les dábamos pan mojado en leche y trigo y maíz y hasta garbanzos. Cuando se quedaban pegadas en la liga no silbaban, graznaban como las pegas y entonces las cogíamos y las metíamos en un jaulón que habíamos hecho con tela metálica.

Los abejarucos tienen muchos colores y eso los hace muy atractivos. Construyen sus nidos en los barrancos donde cavan un túnel. Para cazarlos poníamos lazos de crin de caballo en la entrada de forma que se quedaran atrapados al pasar. Son muy desconfiados porque si hacías el lazo con hilo de pescar, o una cuerda, lo veían, o lo olían, no lo sé, el caso es que aborrecían el nido aunque dentro hubiera pollos. Cuando cogíamos alguno tratábamos de alimentarlo con orugas, libélulas, langostos, grillos y escarabajos pero se acababa muriendo porque no se comen nada que no esté volando. Los metíamos en el jaulón con los otros pájaros. Se supone que lo que más les gusta son las abejas y las avispas, pero sólo se las comen si las cazan ellos. Si dejas carne o sobre todo pescado al aire, al rato acuden las avispas pero si ven un abejaruco cerca se espantan. Al abejaruco le alimenta exclusivamente lo que le gusta y eso los acaba matando.

Por la tarde pescábamos bogas y bordallos junto a las pilastras, a la sombra del Puente de los Suspiros. Paula pasaba un junco desde las agallas a la boca a los peces que cogíamos y los devolvía al agua en la orilla para mantenerlos vivos. Además sabía buscar lombrices con un zacho y cazar langostos. Muchas veces nos los comíamos, los peces, digo. Los escamaba y destripaba la señá Genara —la guardesa— mientras los gatos se relamían y una vez limpios los ponía en vinagre en una bandeja de porcelana para quitarles el sabor a cieno. La bandeja en realidad no era de porcelana, era metálica y esmaltada en blanco, aunque con algunos desconchones negros de los golpes, además tenía un reborde de color rojo, como la taza atada al asa del cubo del pozo. El pozo daba una agua muy fresca porque estaba a la sombra de tres nogales muy grandes. La señá Genara, a su sombra, hacía unas sopas de tomate buenísimas, con pan duro cortado como para migas. En verano su casa siempre olía a pimientos asados. En invierno a coles con costillas de cerdo, o a cocido, un cocido que llevaba de todo y se pasaba la mañana borboteando en un puchero grande de barro. Toda su familia cenaba huevos que la señá Genara freía en una sartén muy grande colocada sobre las trébedes. La sartén estaba reluciente por dentro, pero tenía el exterior todo lleno de costras negras y brillantes. Hablando de huevos, no sé si saben que las gallinas tardan tres semanas en incubar sus nidadas, sin embargo, los gansos lo hacen en cuatro. En una ocasión, cuando una gansa llevaba ya una semana echada, se quedó clueca una gallina. Paula y yo espantamos a los animales e hicimos un pequeño cambio: sólo dos huevos de cada nidal pero cambiados. Así le pusimos a la gallina dos huevos de ganso, y a la gansa otros dos de gallina. Quizás fue suerte, quizás el destino, el caso es que la sincronización fue perfecta y la liamos. Eclosionaron todos los huevos con pocas horas de diferencia. Hubo dos nidadas con pollos y patos mezclados. Un desastre. Los patitos de la gallina se metían en todos los charcos que veían, sin embargo sus hermanitos los pollos no se encontraban tan felices como ellos chapoteando en el barro. Aunque gansos y pollos seguían a la gallina piando. En la otra nidada tampoco iba todo bien y no había manera de que los dos pollitos nadaran con sus hermanos y cuando la gansa y los gansitos nadaban en la alberca, o en la acequia grande, los pollitos se quedaban en la orilla piando desconsolados. Paula trató de poner orden en aquel desaguisado pero la cosa no funcionó. Con los pollos, la verdad es que no hubo problemas, se hermanaron rápidamente con los otros y la gallina los aceptó sin más. Las ventajas de que las gallinas no sepan aritmética. Sin embargo en el caso de los patitos el asunto se complicó. Resulta que los patos tienen una impronta que les hace a seguir al primer ser vivo que ven al salir del huevo. Para ellos lo primero que ven en movimiento es su madre. Les da igual si es una vaca o un conejo. Fue un problema, claro y a pesar de que Paula intentó por todos los medios que aceptaran a la gansa como su madre, incluso los puso a nadar con su auténtica familia, sin embargo, los dos gansitos extraviados cada vez que veían a la gallina, aunque estuvieran con los otros patitos nadando en la acequia, dejaban de nadar y corrían a su encuentro. Esta historia no acaba bien. La gallina terminó por matar a aquellos bichos escandalosos que se lanzaban como posesos hacia sus polluelos. A Paula le disgustó mucho y, aunque era fuerte, lloró, yo sé que lloró porque estaba triste y todo eso.

En otra ocasión teñí una rana de rojo. La culpa fue de un cromo de “Vida y Color” un álbum que coleccionábamos. Allí salía una ranita de San Antonio, verde brillante, pero también una multicolor, una rana voladora del Amazonas o algo así y a mí se me ocurrió que con un poco de “mercromina” podíamos intentar emular aquel logro extraordinario de la naturaleza. Tras embadurnarla con la ayuda de una pluma de gallina empapada en el antiséptico, la rana se tornó de un color escarlata intenso pero se quedó como muerta. No sabíamos si estaba asustada o envenenada, el caso es que no se movía. Cuando Paula la tiró al río, para ver si revivía, estuvo inerte panza arriba durante un rato, pero cuando se reanimó, se dio la vuelta y dio un par de brazadas, surgió un pez de las profundidades y se la comió. Creí haber inventado un nuevo cebo de pesca, porque entonces se estaban empezando a utilizar cebos especiales para pescar, se cebaba con harina de maíz, de habas, se ponían colorantes, un chorro de anís o cualquier cosa que pudiera hacer más atractivo el bocado. Si hay algún pescador en la sala podría hacer la prueba y contarnos los resultados porque a Paula no le gustó como terminó la rana colorada y no me dejó repetir.

Cuando paría una perra la costumbre era que se mataran todos los cachorros que no hubieran sido apalabrados. La alternativa era terminar al cabo de unos años con una jauría de cientos, quizás miles de perros hambrientos. Bueno, la verdad es que nunca se mataban todos porque, aunque nadie quisiera cachorros, siempre se dejaban dos para evitar la mastitis, pero al resto los estrellaban contra el suelo. Hoy está prohibido un comportamiento tan práctico, pero no se engañen, la realidad es que en el campo se sigue efectuando un control de la natalidad de maneras poco adecuadas a lo que dicta la normativa imperante.

En una ocasión, cuando trataba de demostrar a mis amigos rurales la superioridad moral y el alto grado de civilidad de los niños de ciudad, metí los cachorros condenados en una caja de zapatos y, en vez de estampillarlos contra un olivo, como era tradición, los abandoné con mucho cuidado —eso sí— a su suerte en el río. Su suerte era mala, los perritos gemían mientras el cartón se empapaba. Paula no pudo resistir los gemidos y me pidió que hiciera algo. Yo no encontré mejor solución que tirar piedras a la caja para acortar la agonía mediante el método expeditivo de hundir el barco. En mi defensa sólo puedo decir que la ocurrencia fue muy celebrada por mis compañeros de correrías que se sumaron al apedreamiento entusiasmados. A Paula tampoco le gustó ahogar perritos recién nacidos.

La realidad es que a los perros profilácticos también se les daba matarile si no se encaprichaba alguien de ellos a tiempo. En una ocasión una mastina parió siete cachorros y había uno, un “seis dedos” atigrado, con las patitas blancas y rabón de nacimiento, que nos gustó tanto a Paula y a mí que nos conjuramos para criarlo. Lo escondimos antes de proceder al sacrificio de sus hermanos, caja de cartón mediante y le pusimos por nombre “Moisés” que significa “Salvado de las aguas”.

Lo alimentamos con leche sin cocer —que obteníamos mediante el ordeño clandestino de una vaca— y pan migado. Pascasio, el pastor, había asegurado que la leche cocida no le sentaría bien. Moisés creció sano y fuerte. Nos seguía a cualquier sitio que fuéramos hasta que un día descubrió a mi hermana pequeña sentada en una manta a la sombra del emparrado. Desde aquel día se dedicó a protegerla gruñiendo y ladrando a cualquier persona o animal que intentara acercarse a ella. Moisés se tumbaba a su vera y dormitaba, pero con un ojo abierto. Si un gallo se acercaba a disputarle un trozo de galleta a mi hermana, Moisés le daba un aviso en forma de gruñido, si el gallo insistía, ya podía salir corriendo. Paula y yo perdimos a un amigo, pero mi hermana encontró al guardián de sus primeros pasos.

Algunos años después, mientras pasaba el verano en una residencia universitaria en Sevilla guardé, no se por qué ni para qué, en un tubo de cristal el producto de una polución nocturna. Le puse una etiqueta que me pareció muy divertida: “Al amor soñado”. Guardé el tubo, mejor dicho, lo olvidé durante varios días y cuando lo volví a ver comprobé con sorpresa que el contenido había cobrado vida. En un líquido de aspecto desagradable se movía algo así como una docena de gusanos blancos. Mi descendencia, supongo.

Siempre he tratado de ser responsable y como mis recursos económicos entonces no me permitían sacar adelante a tan numerosa prole, opté por seleccionar uno, el que me pareció más robusto y me deshice del resto arrojándolos por el inodoro. Al elegido lo llamé “Moisés”, claro y lo alimenté con el contenido de una lata de paté de hígado de cerdo de la marca Apis. Moisés creció sano y fuerte. Parecía disfrutar en el tarro de cristal donde lo tenía confinado, pero al poco tiempo, su comportamiento cambió de repente, se volvió huraño y desconfiado, dejó de comer, más tarde hizo un agujero en el paté y no lo volví a ver, al menos como gusano blanco. Apareció en su lugar una mosca grande y gorda que se escapó del bote y me abandonó volando.

Terminado aquel verano, después de los exámenes de septiembre, fui a Madrid a ver a Paula. Yo para entonces estaba perdidamente enamorado de ella y creía ser correspondido. Ya se sabe, la juventud tan inocente. A lo que iba, fui a casa de Paula, un piso que estaba por Rosales y en su habitación, cuando buscaba con la mirada una fotografía que nos habían hecho a los dos montados en bici durante la Semana Santa, vi, colgado de una alcayata, un tubo de ensayo que contenía un líquido blanquecino. También tenía una etiqueta: “De cuando fuimos amantes”. No hice preguntas respecto al contenido. Tampoco le di consejos sobre su descendencia.

196 comentarios

  • ¡ Pues qué gozada !
    Yo, lo del campo, sólo lo conocí en visitas, cortas, a los campos de distintos miembros de la familia de mi padre, sobre todo, cuando me tocaba convalecencia, durante mi infancia, de una de mis enfermedades graves , ( que del lado de mi madre, la familia es urbana por los cuatro costados) , así que todo este relato es para mí un poco como si me hubiera metido en Mark Twain, o incluso en Robinsón Crusoe. Y me ha encantado:
    Muchas gracias, Ximeno.

  • Historia de amor rural, con consumación in vitro.
    Y luego Ximeno dice que LSD soy yo, y que él no tiene el pelo verde-azul.

  • Lo que ha desvelado El Periódico es extraordinario, sin embargo el resto de la celosa prensa lo minimiza. Ha quedado claro:
    1. Que los Mossos tienen acceso a todo tipo de información proveniente de servicios de información y policía extranjeras tanto directa como indirectamente a través del Estado.
    2. Que despreciar la amenaza de la Rambla fue un monstruoso error.
    3. Que el pobre Trapero ha pasado de héroe a villano.
    4. Que pareciera que gestionar mal un atentado era patrimonio del PP y el 11M insuperable, pero que los secesionistas han conseguido cagarla todavía más y esto puede ser su tumba política.

  • Este precioso canto de Ximeno a la libertad perdida sorprenderá a muchos jóvenes. Buena parte de sus andanzas son impracticables hoy en día. Qué pena me dais.

  • marquesdecubaslibres
    Viernes, 01/09/2017 a las 09:31

    Marqués, un propincuo izquierdoso, subido a sus habituales coturnos de infalibilidad, ha hecho un único comentario en Facebook sobre los atentados: que se joda el PP y beba de su propia medicina, la de la manipulación política de los atentados. Su comentario ha sido muy aplaudido.

    En El País, alguno se está dando cuenta de que la execración enfermiza del PP no es güena. Enhorabuena a los premiados.

  • Adaptaciones
    Viernes, 01/09/2017 a las 09:40
    Este precioso canto de Ximeno a la libertad perdida sorprenderá a muchos jóvenes. Buena parte de sus andanzas son impracticables hoy en día. Qué pena me dais.

    Pues yo creo que lo de meter la secreción seminal de un momento de alivio en un bote está al alcance de cualquiera…

  • Aun a riesgo de que esto me se llene de morinyistas enfurecidos (exérbaton), decir que lo opinacionalizado el otro día por Botilleiro me ha dejado pensativo. ¿Es Guarret Ballet un patata? Las profundas meditaciones en las que me he subsumido han dado como colación final el resultado de que no. Yo creo que es el mejor jugador del mundo tras Jerónimo Messit. Si el combinado donde apaña sus días como jugador balompédico supiera tener un estilo propio (ahora parece que quieren imitar el triqui-traca culet), lo crearía en torno a Ballet. Y sería un espectáculo para el balompié mundial verles tocar el esférico.

  • Gran entrada, Ximeno.
    Entre el nuevo vocabulario que he aprendido, una sorpresa para bilingüe: un pardal es un pardal.

  • La idea de guardar las poluciones en un tubo de cristal o incluso de regalárselo a la novia, me ha resultado exótica. Hasta ahora, mi único contacto con el romanticismo extremeño habían sido las canciones de Extremoduro, pero ya veo que hay ahí una corriente se(nti)mental de honda raigambre rural.

  • Lo que trae Brema de EP resulta iluminador y me retrotrae a circunstancias vividas en directo en repetidas ocasiones. Cada vez que ha habido un cambio de responsable político y por ende de equipo, los entrantes gustan comentar que los anteriores eran “inútiles y/o corruptos”. Lo curioso es que este hecho se producía aún cuando el relevo fuera entre miembros del mismo partido político. Y lo mejor de todo es que con frecuencia el comentario se ajustaba a la realidad.

  • Ayer me tocó la gestión de ir a recoger a mi nieta mayor en casa de una amiguita. La dirección rezaba “Avenida de Muñoz Grandes”. Esto ya me gustó más, sobre todo cuando comprobé que estaba en Carabanchel cerca del coso taurino de Vista Alegre. Me regodeé en esas madrileñísimas calles, patria chica de Manolito Gafotas. En el billete en donde se daba razón del recado me recordaban que preguntara por doña Francia, abuela de la amiguita, que se llamaba por cierto París. Mi imaginación voló ante el nombre de la que imaginé joven abuela. Poco duró tal ensoñación, bastó el olor de escalera para volver a la razón.

  • Conozco un grupo de jubilados que se reúne cada lunes en una barraca de CapdeCreus para desayunar con mantel y cuchillo. Empiezan hacia las 9h y acaban hacia las 13h, cuando ha caído suficiente champagne para que alguno ya vea la carretera recta y todos estén borrachos de azul y mar.
    A veces admiten forasteros, y hace unos veranos a mí me invitó un participante y buen amigo. Había otros dos comensales como yo: uno de ellos era el ahora famoso jefe de los mossos, el otro un mediático médico que ha hecho carrera como experto en Sida.
    Trapero me pareció una persona inteligente, con todas las características de prudencia y dotes de observación que necesita un poli. Guardaba silencio mientras su amigo, talibán secesionista, daba rienda suelta a sus delirios de perros, longanizas y malvados Mordor peperos hasta lograr arruinar la reunión.
    Confiaría la policía a Trapero, aunque desconozco su lealtad a la legalidad, pero si contraigo un Sida combinado con hepatitis B y C sé muy bien dónde no acudiré.

  • A mí, francamente, me importa poco si hubo o no avisos previos de inminencia de atentado. Lo que me gustaría saber es quién o quienes, después de ver los atentados de Niza, Berlín o Londres, tomaron la decisión de NO PROTEGER la Rambla.

  • Me ha gustado el relato de Ximeno. Los veranos de la infancia deberían ser así, opinión que sostengo sin más fundamento que el recuerdo de los míos. Asalvajarse desde buena mañana sin más límites que el toque de queda y las horas de comer, matando bichos, haciendo cabañas y combates a pedradas. Nos hemos vuelto tan neuróticos que pocos, hoy, dejarían a sus hijos sueltos como nos dejaban a nosotros.

  • De La máquina de hacer niebla (2012), de Luis Chaves:

    MI HERMANO CREE QUE EL PRIMER NOMBRE DE DICKINSON ES ANGIE

    Con el gato dentro del gangoche
    montamos los dos la misma bicicleta.
    Luego nuestras cabezas fuera de la baranda
    vieron cómo se hundía en el Río Virilla
    para morir, no ahogado,
    sino por envenenamiento.

    Hoy, a sus veinticuatro años
    y aunque no lee lo que escribo,
    mi hermano me ayuda a vender libros.
    Asiste a todas mis lecturas,
    Lo que quiere decir, máximo,
    dos noches al año;
    y como no sabe quién es ese tal Eliot,
    ni Vallejo, ni Dickinson,
    pero le gusta conversar
    cuando está con mis amigos,
    les cuenta de cuando por accidente
    le abrí la frente con un bate de béisbol.

    La verdad no nos vemos seguido
    y casi nunca directo a los ojos.
    Me deja hacerle
    las mismas preguntas de uso
    imprimiéndole, piadosamente,
    espontaneidad a sus respuestas.

    Hace unos meses en un recital afirmé,
    con mal disimulado esnobismo,
    que suelo imaginar animales.
    Mi hermano, quizás el único que escuchaba
    desde la última mesa, lejos de las luces,
    parecía decir con su mirada de desconcierto
    que él me prefería cuando los sacrificábamos.

  • Gustará saber a Ximeno que ha creado escuela, y que su manera humanitaria de deshacerse de la camada es el estándar en cierta comarca de Soria, por lo que sé.

    El Duero es río grande y en sus márgenes hay merenderos y ge-erres, por lo que se echa mano de una acequia, de sección hexagonal y abierta por arriba, en la que se hace bucear a un saco que contiene los cachorros. Los niños no tiran piedras, pero bailan en círculos y emiten ruidos de akelarre, como en el Señor de las Moscas.

    Se habrán perdido libertades, pero se ha ganado la de escandalizar veganitas con cosas como esta, que le toman a uno por bestia y se encariñan en su animalismo, se frotan contra uno un rato hasta que se dan cuenta de que, en el fondo, la bestia tiene delicadezas de poeta.

  • Al hilo del debate que plantea Saturio sobre Bale, decir que quizá no sea descabellado afirmar que en un Madrid sin Ronaldo el galés habría dado más de sí, aunque fuese en el lanzamiento de faltas, pero los hechos son irrefutables: salvo aquel carrerón que volvió loco a Bartra y dio una Copa del Rey al Madrid, poca cosa. Por otra parte, es tradición en los británicos, excepto aquel malogrado Laurie Cunningham, fracasar en el Bernabéu. Recordemos, entre otros, a Woodgate, casi siempre lesionado, como Bale, al que apodaron el Tampax, porque trabajaba una semana y libraba tres.

  • Procuro fijarme Viernes, 01/09/2017 a las 11:40

    Por voluntad manifiesta del autor.

    Pues qué manía. Funcionaría mejor sin «versos» interrumpiendo el aire. En «Historias fingidas y verdaderas» ya enseñó Blas de Otero que no se necesita versificar para escribir poesía.

  • Una vez me asomé a un recital de poesía para despedirme de unas chicas que estaban sirviendo vino en la entrada (era un recital con final feliz). En ese momento estaba recitando Luis Chaves. Era un poema muy rimbombante y me entró la risa. Comencé a imitarlo en voz baja y exagerando un poco la entonación. Las chicas se alarmaron, porque al parecer mi voz no era tan baja como yo creía y se enteró todo el mundo.

  • LSD vas a soñar con una rana escarlata saltando entre oropéndolas en un río de semen en el que flotan miles de mastines con ojos azules cubiertos de moscas.

  • POEMA

    Por qué Ese pone lints
    sin comentarlos.
    Me parece un poco
    así como de vagos
    o de pasotas
    o de cobardes.
    Comentar esta opinión, por otro lado,
    me parece también
    un
    poco
    chorra.
    Por eso la pongo
    en forma de poema.
    Para chanar
    más.

  • Desde la curiosidad y la ignorancia de la química quiero hacer una pregunta a la sección científica del ChopSuey. A mi lo de las bombonas de butano como bombas o añadidos a las bombas se me hace extraño. Por lo que sé el butano explota por fugas y muy raramente explotan las bombonas; hace falta que estén en medio de un incendio y fallen válvulas de seguridad, etc. Y aún así están pensadas para abrirse por las soldaduras sin lanzar metralla. Por otra parte el explosivo ese de acetona y agua oxigenada, según dice la wikipedia, necesita una temperatura de fabricación de entre 5 y 10 grados durante unas 24-48 horas para reaccionar. ¿No tiene más sentido que estuvieran enfriando la mezcla evaporando butano?

  • Los romanos eran gente práctica y sus símbolos tiran a evidentes por eso no sé, y hoy todo me lo recuerda, por qué la cosa barroca de la poena cullei. A los reos de parricidio los metían en un saco junto con un perro, un gallo, una víbora y un mono, cerraban bien cerrado y los tiraban al Tíber o al mar, lo que pillara más cerca. Ese adorno de los cuatro animales, además de imaginativo en la cosa del sufrimiento en los últimos momentos, seguro tenía algún simbolismo que desconozco.
    Chaves, por partirle la cabeza a su hermano con el bate, por reírse de él, por obligarlo a asistir a sus lecturas y, sobre todo, por escribir a esos poemas, quizá, sólo quizá, merecía lo del saco.

  • PREGUNTA POEMÁTICA

    Pedroantonio,
    ¿se liga como
    poeta?
    Porque si se liga como
    poeta
    yo seguiré escribiendo como
    poeta
    hasta ligar.

  • DOMINGO TARDE DESOLADO

    No me jodas
    no me jodas
    no me jodas, cariño.
    Prefiero que me la corten
    en rodajas
    a ver una
    de
    Matthew McConaughey.

  • POEMA ANIMAL

    En la chuntanssa de los
    Pint Flock 2017
    vimos gogondrinas y
    obejabucos
    y perros y gatos
    y señores y señoras.
    Qué bonitos son los
    obejabucos
    y qué impacientes las
    golondrinas
    que no se paran ni a beber.
    Qué poco escuchamos a los
    Pint Flock.
    Yo quise llevarme a las señoras
    a las eras
    pero no me atreví.
    A ver cómo les dices
    “Señoras, vámonos a las
    eras”
    sin que te se cuele algún
    señor
    que diga “ey, yo me apunto”.

  • Perro, el romanticismo dejó aquí su huella. Espronceda vino a decir más o menos lo mismo aunque un poco antes que yo: amor, juventud, ventura, luz, carmín (sin rana, pero algo es algo) y ruiseñores. Nos falta la oropéndola.

    ¿Por qué volvéis a la memoria mía,
    Tristes recuerdos del placer perdido,
    A aumentar la ansiedad y la agonía
    De este desierto corazón herido?
    ¡Ay! que de aquellas horas de alegría,
    Le quedó al corazón solo un gemido,
    y el llanto que al dolor los ojos niegan
    Lágrimas son de hiel que el alma anegan!

    ¿Dónde volaron ¡ay! aquellas horas
    De juventud, de amor y de ventura,
    Regaladas de músicas sonoras,
    Adornadas de luz y de hermosura?
    Imágenes de oro bullidoras,
    Sus alas de carmín y nieve pura
    Al sol de mi esperanza desplegando,
    Pasaban ¡ay! a mi alrededor cantando.
    Gorjeaban los dulces ruiseñores…
    (sigue un libro enterito)

  • Holmess, se cuenta que Othar, el caballo de Atila ese que donde pisaba no volvía a crecer yerba, era en realidad una bandada de gurriatos, desconocidos en muchos de los pueblos que arrasó y que seguía las andanzas de su ejército. Los pajaritos se comían todas las semillas y así no había manera de que brotara la sementera.

  • \\ (barrabarra), escuchar el crujir de huesos de los perrinos (por aquí se dice así) al ser aplastados me hizo más cruel, o más sensible, no estoy seguro. Pero el honor de ser pionero de algo en Soria, no me corresponde. No por Soria, claro.

  • MGaussage, ahora es peor. Los padres suelen dejar a su prole enchufada a cualquier pantalla más o menos interactiva mientras sestean. Si no llevara a mis sobrinos al Castillo de la Culebra (Castrum Colibri) o a la fuente del Tío Coria, se pasarían las tardes de los fines de semana matando marcianos. Yo les doy la oportunidad de masacres reales.

  • Satur, del segundo tubo ni de su contenido fui responsable. En contra de mi voluntad, aclaro. Fue la primera vez que afronté el hecho de que aunque una chica te parezca un ángel ello no implica necesariamente que te quiera para siempre. Vamos, que Madrid es muy grande y hay mucha gente y que puede preferir a otro antes que a ti, aunque ella se lo pierda (y tu también).

  • Un placer leer sus recuerdos tan gratamente explicados, Ximeno, que nos ayuda a evocar a los mayores (Vida y color, las bestias… mis veranos transcurrieron en Celanova, más fresquitos). Y a entender lo de ‘mosca cojonera’.
    Procuro
    el chavismo arrasa
    Chopsuey.

  • bremaneur Viernes, 01/09/2017 a las 09:54

    En El País, alguno se está dando cuenta de que la execración enfermiza del PP no es güena. Enhorabuena a los premiados.

    ¿En El País?

  • MGAUSSAGE Viernes, 01/09/2017 a las 13:03
    Los romanos eran gente práctica y sus símbolos tiran a evidentes por eso no sé, y hoy todo me lo recuerda, por qué la cosa barroca de la poena cullei. A los reos de parricidio los metían en un saco junto con un perro, un gallo, una víbora y un mono, cerraban bien cerrado y los tiraban al Tíber o al mar, lo que pillara más cerca. Ese adorno de los cuatro animales, además de imaginativo en la cosa del sufrimiento en los últimos momentos, seguro tenía algún simbolismo que desconozco.

    Los cuatro animales son condenados junto al parricida y deben perecer con él. El Perro es el Guardián Protector, el Gallo la Vigilancia y la Víbora (la Serpiente) es la Fuerza Vital. Es evidente que los tres han fallado en su tarea. El Mono es la Inconsciencia, la actividad sin ton ni son, y la Imitación; creo que aquí el mono es castigado no sólo por ser una mala imitación del Padre, sino por ser estúpido.

  • Juanfran Satur Viernes, 01/09/2017 a las 13:08

    PREGUNTA POEMÁTICA

    Pedroantonio,
    ¿se liga como
    poeta?
    Porque si se liga como
    poeta
    yo seguiré escribiendo como
    poeta
    hasta ligar.

    Se liga mucho, pero a tontas y a locas.

  • DOMINGO NOCHE

    ¿Ves como
    no era
    tan
    mala
    como pensabas?

    ¿Lo
    ves?

    ¿Y te has
    fijado
    qué fotografía?

    ¿Qué me
    dices
    del final?

    ¿Te ha
    gustado
    el final?

    ¿No te
    parece
    que Matthew
    en el
    fondo es
    un actor
    infravalorado
    por la crítica?

    ¿Por qué
    pones
    esa cara?

  • -¡Qué fuerte estås!

    -Yo aprendo una barbaridad contigo.

    -Qué va, si adapts es muy gracioso.
    Dirigiéndose a una tercera persona.

    Estas cosas salen por la boca perfecta de mi ayudanta vitirinaria mientras uno aguanta a pie firme, inmune.

  • De vita beata.
    Uno que podría estar jubilado (reformado, dicen los portugueses con buen criterio) ha disfrutado la primera vez en su vida de todos los días legales de vacación (por joder a sus directores).
    Aunque la desconexión ha sido absoluta (sobre todo de los blogs: ahora he visto lo que se divierten algunos de uds.), trabajar en otros menesteres también cansa. Uno repite las rutinas por abundamiento, pero en eso se ha convertido el vivir.
    Así, como otros años, despertarse temprano, con las luces del día (‘con la fresca’ dicen los lugareños), higiene y desayuno mínimo y ponerse a bregar y sudar, fundamentalmente con desbroces y limpiezas (contra el fuego), riegos (contra el calor), arreglos y mantenimientos (contra la obsolescencia) y cuando llega el mediodía limpieza de la alberca y su llenado.
    Un baño de agua fría, fría, cuando el sol aprieta de justicia y a la hora de comer, en la sombra del porche, una buena sopa de tomate con higos para reponerse (regado con garnacha). Después, una siesta en cama con la casa cerrada y oscura.
    Al atardecer, más riegos, un paseo, una ducha, una cena frugal y música y libros (estudios culturales franceses e italianos algo baladíes, alguna exégesis de los alemanes y una buena y textual biografía a manos inglesas) para dormir viendo las estrellas en un cielo diáfano (algún día con humo denso) en una noche silenciosa.
    Cultivo y cultura tienen la misma raíz. La tierra lo demostraría.

  • Después de cada atentado, proclamamos que ello no cambiará nuestro modo de vida. Seguiremos yendo al restaurante, al cine y a tomar una copa en las terrazas. Lo que ha cambiado no es nuestro modo de vida sino nuestro modo de pensar. Ya no pensamos con tanta libertad.

    Quien más quien menos tiene miedo. Los intelectuales temen ser tratados de islamófobos, los artistas temen por su carrera, los periodistas temen por su pellejo y los políticos temen por lo que ocurrirá en las siguientes elecciones. En cuanto se pronuncian las palabras “Corán”, “Islam” o “Mahoma”, todo el mundo agacha la cabeza y baja la mirada.

  • He sido menospreciado e insultado desde que a finales de los noventa tomé conciencia de qué es el Islam por el seguimiento e información que me preocupé de obtener sobre las barbaridades del GIA en Argelia y de los muyaidines en Chechnya, y su extensión en cada vez más puntos del planeta, no puedo más que sentir alivio y sentirme menos solo viendo que ahora muchos de los que me trataban así puede que empiecen a reconocer el rostro de la bestia, una amenaza mayor de la que fueron los totalitarismos del siglo XX, entre otras cosas por sus probabilidades de victoria.

  • RITO SACRIFICIAL
    Mi hijo y mi nieta no quieren venir conmigo el domingo a los toros en el pueblo pero han dedicado la tarde a sacrificar un cordero. Este rito ha sido hoy efectuado por cientos de miles de fieles en conmemoración del que sacrificó Abraham en lugar de su hijo Isaac. Para los musulmanes el que se salvó fue Ismael, otro confuso hijo de Abraham. Tengo un doble LP de Génesis sobre el asunto (The lamb lies in Brodway), en realidad lo tengo todo de los 70-80 aunque aquí se haga befa en vez de mostrar rendida admiración por mi discoteca.
    Me ha impresionado el maletín de matarife que se mercó mi hijo en Marruecos. El sacrificio y posterior preparación requiere un par de buenas horas si tienes el material necesario incluido un gancho para colgarlo.

  • Las andanzas de Ximeno son como los cuentos infantiles de las brumas de Europa: en un fondo bucólico surgen los peligros, el lobo feroz y la muerte agazapada tras un árbol. Y una probeta con la semilla del autor. Espléndido relato.

  • El departamento de Vivienda del GV ha remitido al COAVN el borrador del Decreto sobre el derecho subjetivo de acceso a la ocupación legal de una vivienda digna y adecuada [tres hurras por el titulista], para que los colegiados hagan sus aportaciones.

    ¿Creías que en Podemos son unos peligrosos izquierdistas? Espera a ver a quién votan aquí las viejas a la salida de misa mayor.

  • La Ley prohibe los sacrificios de animales en casas o en la calle, esos sacrificios deben realizarse en un matadero, o bien en presencia de un veterinario como es el caso de la matanza domiciliaria. Los únicos animales que se pueden sacrificar en casas y para consumo doméstico y privado, son las aves de corral y lagomorfos, usease conejos o liebres.
    La ley permite que el animal sea degollado sin aturdimiento en sacrificios religiosos, lease halal o kosher, a mí no me parece bien, pero es legal. Lo que no es legal es sacrificarlos en casas o en la calle, salvo los supuestos que he expuesto antes.
    Se pasan la Ley por el forro, y sôlo criticamos a los puigdemones y orioles, gurteles y demàs familia,..estos son, al menos, iguales.

  • Gracias Bonnie.
    Pero da igual, la ley, no sólo en España, comienza a ser un recuerdo de cómo eran las cosas, contado por un abuelete.

    Haz un hilo en tuister_666 para que aprenda el ganao.

  • Bonnie, lo de ayer fue un “rito sacrificial”, un halal, nos acogemos la libertad religiosa que sanciona la Constitución. Si en el Zulo no se puede sacrificar un cordero apaga y vámonos.

  • ¡ Que genial el video que ha enlazado Pirata Jenny ( 10’59 )

    Mi hijo el mayor es forofo de Juego de Tronos, y siempre nos la está recomendando, pero lo intentamos cuando empezó, y, cuando terminó el segundo capítulo de la primera temporada, decidimos que era cursi, y que su único aliciente era sacar a señoras desnudas, y así, y para eso , ya tenemos películas con señoras, ( y señores ), mucho más atractivos, y no nos compensaba, así que la descartamos. Y hasta hoy. Pero la abuela esa del video, tiene toda la gracia.

    Y respecto de series : Por fin, después de 39 años, han editado en DVD, “El viaje de Darwin “, de la BBC. Ya sé que lo he dicho antes, pero como soy una vieja temosa, y ya estoy medio gagá, les repito ; que ustedes son mucho más jóvenes y no la verían en su día ¡ No se la pierdan !

  • Imaginen que todas las familias musulmanas hacen lo mismo, sacrificar una oveja en su casa o en la calle acogiéndose a sagrado. La cantidad de sangre y residuos orgánicos por las calles, por las tuberías del agua del sistema municipal de alcantarillado sin control sanitario..todo en orden.
    (Los mataderos disponen de un sistema de adecuación de residuos así como de su tratamiento.)

  • LOS LÍMITES DE LA LIBERTAD
    Puedo entender la posición de Bonnie, al fin y al cabo una funcionaria con intereses corporativistas a la que gustaría cobrarme una tasa, pero lo de Adapts me rompe el corazón, imagino que encoñado con la vitirinaria ha perdido el juicio.
    Pudimos comprar un chalet en Torremolinos para veranear pero decidimos arreglar el Zulo para preservar nuestra libertad. La casa con sus patios está rodeada de una finca de 20 hectáreas y no hay ninguna otra vivienda habitada en 5 km a la redonda.
    Aquí gustamos cultivar marihuana para uso propio, practicar ritos halal con animales para uso propio, tener perros de razas peligrosas para nuestro solaz, bañarnos en un albercón sin depuradora y descargar los 1.000 watios de la discoteca hasta el amanecer. Me pregunto a quién molestamos.
    No considero que la libertad sea poner trampas a los abejarucos ni cazar gamusinos. Somos adultos y libres y si no hacemos ya orgías es porque nuestro tiempo pasó.

  • Qué gozada volver a escribir en el ordenador, me gustaría ver a los ilustres escritores citados en “mi novela favorita del siglo XX” (por cierto, espectacular número 1 del año 1 de Chpsuey3D ¡Enhorabuena a los premiados!) escribiendo con móviles y sus malditos correctores, seguro que más de uno habría abandonado su carrera de escribiente.
    Parafraseando lo que comentó una vedette en una de las innumerables fiestas en Negrales “aquí se folla poco” frase que se hizo viral, lo que no deja de tener su mérito, teniendo en cuenta que entonces no había móviles (cielos, que me delato) podría decir que, pese a lo prometedor del nombre de este nuestro fanzine “aquí se come poco” bien sea porque sus señorías son todo espiritualidad, bien porque, como mi cuñao el marqués, están a plan y no quieren leer nada que les recuerde la tentación, el caso es que en sus siempre acertados comentarios escasean las referencias culinarias. También es cierto que llevo poco tiempo como chopsuetudinario y mi percepción puede estar deconstruida (válgame con el palabro) Sea como fuere me he propuesto paliar esa supuesta carencia con alguna semblanza gastronómica.
    Ayer, sin ir más lejos, acudí a La Péntola Mágica, diminuto figón que regentan un simpático italiano y su mujer, en busca de un menú tardío. Pese a que tuve que esperar bastante tiempo en su mini-barra a que quedara libre una mesa, mereció la pena, sobre todo si tenemos en cuenta que lo amenicé con la lectura de chopsuey.
    Una vez estuve acomodado en una de sus escasas mesas, elegí entre las suculentas opciones que ofrecían como primer pato un carpaccio de cecina con parmesano. Por lo general éstos platos son bastante rácanos y con ellos los restauradores hacen el agosto, poniendo una capa finísima del producto que se trate (siempre he pensado que las hacen con rayo láser) y cobrándola como si hubieran empleado un kilo (la palma se la llevaba el de gamba roja de un restaurante valenciano, del que mi amigo Valeriano decía que cuando se compartía era imposible no quedar como un maleducado, porque para servirte una mísera cantidad, tenías que arramblar con la cuchara medio plato) sin embargo, en ésta ocasión me presentaron un señor plato de jugosa cecina italiana (menos curada y más suave que la nuestra) ¡de dos capas! (no como los rollos de papel higiénico que nos puso el marqués en la trobada) coronada por unas lascas de parmesano, hojas de rúcula y tomates cherry, aliñada con buen aceite de oliva y debidamente especiada. Todo estaba perfectamente conjuntado –maridado que diría un cursi- y después de cada bocado daban ganas de parlare l’italiano o cantar torna Sorrento.
    Como segundo pedí unos spaghetti con setas y boletus. Debo reconocer mi absoluta ignorancia del mundo de las setas, apenas sé distinguir las cuatro o cinco variedades habituales, por lo que en la abundante salsa que acompañaban los espaguetis al dente (con pasta fresca hecha por ellos y mucho más duritos que como acostumbramos a dejarlos por estos pagos) sólo pude distinguir los boletus y unos champiñones, aunque había otras más oscuras y carnosas que juraría que eran shitakes pero, fueran las que fuesen, guisadas con tomate y unas hierbas toscanas especialidad de la casa, estaba bien ligada y muy sabrosa, por lo que ingerí la elaboración con mi habitual voracidad, dejando unos casi imperceptibles surcos en el plato, después de haberlo rebañado con saña.
    Para finalizar me tomé un modesto sorbete casero de limón, muy correcto, que ayudó a enfriar mi estómago y favorecer el tracto gastrointestinal.
    Si a continuación mencionara el coste que tuvo para mis menguados haberes, seguramente conseguiría una secreción perjudicial de bilis a los lectores acostumbrados a pagar sumas importantes en restaurantes de moda a cambio de platos melífluos, con una supuesta estética y originalidad, pero sin fundamento, que diría mi nada entrañable Arguiñano.
    Cuando salí a la calle me sentía feliz cual perdiz y comencé a rumiar la posibilidad de haceros partícipes de ello.
    En otra ocasión os hablaré de mis rutas gastronómicas veraniegas en Onuba, que comenzaron con unas sardinas asadas en el puerto del Terrón (Ramón decía que las sardinas eran “como esas señoras ordinarias, pero estupendas, con las que se escaparía uno)
    Agur.

  • Hace unos años, y con cargo a nuestros impuestos, trajimos a un mandamás iraquí que había sufrido un atentado. Un jefe de tribu, o algo. La primera condición que puso nada más entrar en el hospital fue la de no ser atendido por personal femenino.

    Se empieza matando corderos en cualquier sitio y acabas con las mujeres en burka.

  • Hasta las tribus más aisladas, esas que gustan tanto a los antropólogos, han desarrollado alguna norma del tipo “no se come donde se caga”, sabiduría que hemos logrado llevar a un punto de sofisticación algo más elevado en occidente. Por eso, en los lugares que se tienen por civilizados, separamos la mierda del agua de lluvia, y nos tomamos bastantes más molestias para otros tipos de vertidos todavía más peligrosos.

    No hay ordenanza municipal ni reglamento de mancomunidad de aguas que no regule qué y cómo puede verterse a qué colectores; y, aunque todos tenemos una vecina del tercero que enchufó el desagüe de la lavadora a la bajante de pluviales cuando reformó la cocina (razón por la que se ve espuma jabonosa y huele a detergente cuando abres la arqueta), lo tomamos por corrupción de baja intensidad, que engrasa las relaciones sociales.

    Que la sangre llegue a los imbornales, en cambio, no suele ser visto como algo tan leve, y, junto con los vertidos de cenizas, carbonillas, arena, plumas, plásticos… estiércol, desperdicios de animales, pelos, vísceras… la Mancomunidad de Aguas de Añarbe lo consideran una infracción muy grave, sancionada con multa de entre 60.000 y 300.000 euros, además de la suspensión definitiva de la autorización de vertido.

  • En el Zulo no hay colectores, tenemos nuestro pozo que bebe del acuífero y los correspondientes pozos negros. Algunos desconocen cómo se vive en mitad de la naturaleza.
    Gracias Olmedo por compartir tus pitanzas, aquí siempre se ha hablado de estas cosas pero el día que denuncié que Bremaneur, como Ciro Bayo, escribía bien pero cocinaba mal se implantó una cierta censura.

  • Esto que va uno y va y resulta que era asturiano y se fue a un chigre a comer bocadillos de cocletas y bocadillos de patatas bravas y ese zumo de pimentón que son las raciones de chorizo a la sidra y gambas rebozadas y calamares rebozados y cordero rebozado y sanchichón rebozado y tres o cuatro kilos de morcillas y unos chopitos y unos tacos de queso y unos tacos de jamón y unos boquerones y una ensaladera de patatas fritas y sidra va sidra viene con los amigos, pues resulta que terminaron hablando de mujeres. Dijo uno:
    – Ho! ayer estuve con una tremenda y la dije «oh, estás pa que te coma los focicus, qué polvo más gochu tiés», y me mandó a la mierda.
    – Ho! No son personas – dijo otro.
    Y nuestro gastrónomo astur va y dice que mejor que las mozas, los animales, y la cosa fue subiendo de tono y que si te atreves que si no te atreves, ahíto de sidra y morcilla, juró fornicar con un erizo de mar. Allí mismo en el chigre. Ganó la apuesta. Y hasta hoy.

  • En el Zulo habrá colectores, o sea tubos enterrados de saneamiento, a no ser que las heces se teletransporten a los correpondientes pozos negros, que pertenezcan al Marqués y no a un ayuntamiento es otra cosa.

  • Marqués usted compró una isla y bien está. Tiendo a valorar por encima de todo la libertad individual y abominar del exceso legislativo y normativo del estao. Pero dado que sus empeñais en tener descendencia (poca) o en que entren moros a casco porro de forma ilegal, reivindico que de igual modo que yo no puedo portar armas porque me lo impide la ley, los demás también la cumplan, mientras no vivan en una isla como usté.
    Cuando se me ocurre quemar rastrojos a los diez minutos tengo aquí a la pulisia a pedirme el permiso de quema, tasado por días y horario, por ejemplo, pero degollar corderos en la vía pública no despierta el celo de las autoridades.

  • Usted, Adaptaciones, desconoce el mantra que guía nuestras pusilánimes conciencias: tratemos igual lo igual y desigual lo desigual. Palabra de los padres fundadores, los mismos que nos impiden ir por la calle un poco protegidos.

  • Fueraparte, claro estä, de que no puedo negar que tengo el seso sorbido desde que apareció la vitirinaria en mi vida.

  • Los tubos son míos, no hay ninguna población suficientemente cercana. Cuando llamo al pocero para que los saneé, le pago religiosamente.
    Aquí todo es “privado”, carecemos de cualquier servicio proporcionado por un ente público.

  • Pues ha tenido suerte el marqués si no hay otras casas a 5 km. de la suya, porque en el supuesto más favorable, es decir si, el zulo estuviera en el centro de una finca perfectamente circular, las lindes estarían a poco más de 250 metros.

  • Con Bonnie y con la LEY: si Dios no existe nada está permitido. A comer al comedero y a matar al matadero.

    barrabarra
    Sábado, 02/09/2017 a las 13:21
    Hasta las tribus más aisladas, esas que gustan tanto a los antropólogos, han desarrollado alguna norma del tipo “no se come donde se caga”, […]

    Ni donde te mueres. Nuestra hermanas las hormigas llevan a los malolientes al cementerio, para abreviar.

  • S. Sábado, 02/09/2017 a las 13:12
    Hace unos años, y con cargo a nuestros impuestos, trajimos a un mandamás iraquí que había sufrido un atentado. Un jefe de tribu, o algo. La primera condición que puso nada más entrar en el hospital fue la de no ser atendido por personal femenino.

    Tócate los cojones.

  • Don Alvarito, la vida es una sucesión de sucesos que suceden sucesivamente. Unos más inesperadamente que otros.

  • Procurito, Bonnie, desconozco lo que pueda acontecer por otros predios, pero por estos pagos en cada cortijo hay perro, perros y gato, gatos y suelen aparearse con consecuencias. Eso implica que miles de perrinos y gatinos se estampillan contra el suelo o se tiran al río más cercano. Ilegalmente, por supuesto.

    A propósito de leyes. A pocos metros del cortijo de mi mujer hay una vieja encina que proporciona además de bellotas, una sombra que utilizamos desde febrero a principios de mayo para protegernos. Una rama está atacada por el “cerambyx cerdo”, que como usted sabe es un escarabajo cuyas larvas se dedican a comerse la madera durante cuatro añitos si nadie lo remedia. Bueno, pues nadie lo puede remediar porque están superprotegidos. La rama puede terminar con mis sobrinitas y sus primas, o con su tío Ximeno y sus amigos pero lamentablemente no estamos protegidos. Ya me gustaría a mi ser tratado por la ley como un escarabajo.
    Consultada la autoridad competente al respecto y a pesar de haberlo hecho con trampa, ocultando la identidad del xilófago y responsabilizando a unas inexistentes termitas, nos pedían un proyecto de un ingeniero de montes, o ingeniero agrónomo para cortar una rama (cabe decir que la encina está dentro del cercado del jardín, pero parece ser que eso no afecta) . El comandante de puesto de la Guardia Civil, con el mismo sentido común que su compañero, aquel que me dijo que no había ido a denunciar a los rumanos que ocuparon el chalé, me advirtió que ni se me ocurriera arrancar la rama tirando de ella con unas sogas y un tractor, porque las sogas dejan huellas en la corteza y se verían obligados a denunciarlo; pero que si enfundamos la rama con sacos plástico y de rafia un día de mucho viento…

    Respecto a la sangre por las alcantarillas ¿No hacen morcillas o mondongos? Que yo sepa, los otros restos orgánicos también se aprovechan: con las tripas se hacen zarajos, callos, etc. Realmente los únicos despojos que se verterían al alcantarillado sería hierba a medio digerir o directamente mierda. Unas alcantarillas muy finas tenemos si distinguen entre la mierda nuestra y la de cordero.

  • Ximeno, a veces las cosas no se suceden sino que son simultáneas, como cuando te pica en dos sitios distintos al mismo tiempo, y entonces la vida es un carrusel de picor.

  • Ximeno, por esa regla de tres los mataderos que sí que aprovechan todo o casi todo, desconozco lo que hace esta gente y lo que se comen, tampoco tendrían que disponer de un sistema de residuos porque “como son hierbas y mierda”.
    ¿Qué se hace con los huesos, y el resto de despojos no tratados? Los tiramos a la basura? Hace dos años un ganadero dejó una docena de ovejas en la basura en Bilbao, resultado: Brote de Fiebre Q en los operarios de basuras. Si hay una legislación que regula esto, no es porque sea para joder, la normativa se tiene que cumplir también para prevenir y la debemos cumplir todos, incluidos los que se escudan en su supuesta libertad de pasárselo todo por el arco del triunfo.

  • Cuando felizmente/por desgracia (táchese lo que no proceda) damos fin a un jamón ¿tenemos que ir a depositar el hueso a un muladar?¿llamamos al Seprona? ¡Ah! Tengan ustedes cuidadito con los huesos de la fruta, que están a punto de ponernos un cuentahuesosdeaceituna en las bolsas de basura.

  • Como ve, Bonnie las reglas de tres las carga el diablo. Desde mi punto de vista no es lo mismo sacrificar un cordero que tirar un rebaño de ovejas a la basura. En esto estoy con Adptaciones, existe una legislación desmesurada que debería proteger al ciudadano, pero que a la hora de su aplicación lo persigue. Yo lo veo sencillo, si los malos YA tienen pistola, ¿por qué prohibir a los buenos que puedan defenderse en igualdad de condiciones?

  • Satur, estoy el fin de semana con mi anciana madre, lo que quiere decir que tengo horas y horas para engancharme a lo que sea. No le estoy tildando de ser un “lo que sea”, pero por mi…

  • Don Perroantuan, me alegro de que me haya usté explicao lo del saco del hombre romano. Yo sabía por mis lecturas filosópicas de hace años que a no sé cuál emperador de Bizancio (aka Basileus) le habían sacado los ojos, lo habían atado a un mono y lo habían tirado a la caldera de Palacio. Visualizar cosa tan poética siempre me enterneció, y deseé varias veces que le hicieran lo mismísimo a ZetaPín, el amigo de los ninios.
    Pero no, snif!
    (No descarto que se lo hagan a otro, más feo y cheposo, porque los suyos llevan una deriva bizantina que vamos… Pongo velitas a la Theotokos y a San Taranis)

  • Ximeno, es exactamente lo mismo. La ley dice que los sacrificios rituales deben realizarse en un matadero, y que los cadáveres de animales no se pueden dejar en las basuras urbanas. Eso dice la Ley, y la Ley sanciona en función del delito, al ganadero que deja los cadáveres en la basura y produce un problema de salud pública no le cae lo mismo que a uno que degüella un cordero en el campo.
    Saltarse la ley, yo hablo de eso.

  • DELINCUENTES
    Nos hemos apretado parte del cordero guisado a la moruna con especias, frutos secos, dátiles y cebolla. Lo hemos acompañado con el Châteauneuf du Pape que nos dejó JrG, un magnum Vieux Télégraphe del 2012. Como ha sobrado acompañamiento lo aprovecharemos mañana para un couscous. Los huesos han sido pasto de un feliz Daddy. Está noche haremos una barbacoa, imagino que también ilegal, con el corazón y los pulmones del fenecido cordero.

  • Ximeno de Atalaya a las 18:18
    existe una legislación desmesurada que debería proteger al ciudadano, pero que a la hora de su aplicación lo persigue

    Lo protege de los que la incumplen, lo persigue cuando es él quien la incumple.

  • Acabo de recibir la correspondiente sanción por ir a 135 km/h en un tramo de 120km/h. He incumplido la ley, multita y a casa.

  • El Marqués mientras se salta la Ley, alardea de saltársela y encima, nos lo pasa por los morros.
    Yo soy 50 leuros más pobre, porque lo pago rápido para no pagar cien.

  • Es decir, Bonnie, que las costillas de cordero de las chuletitas que se comen los agnusfagos han de depositarse en un crematorio de elefantes porque tirarlas a la basura no es legal ¿sabe alguno de ustedes a partir de qué cantidad de chuletitas se convierte uno en fascineroso?
    No discuto lo que dice la ley: chorradas.

  • Me ha gustado mucho la exposición de Bonnie.
    Las leyes deben cumplirse. La salud pública es lo primero.
    Que un terrateniente se la salte me recuerda al tercer mundo.
    En mi trabajo la ley y la protección del individuo y su salud son lo primero.

  • Barrabarra, aunque le cueste creerlo, entiendo a la perfección en qué consiste el contrato social, sus ventajas y las consecuencias de su ejecución. Tan sólo mostraba mi perplejidad porque la ley prefiera, en caso de evidente riesgo de daños derivados de la acción u omisión, al escarabajo que a unos niños. No hay explicación, no hay circunstancias, hay escarabajo. Se acabó. No se hable más.

  • Porque es lo mismo tirar el hueso del jamón y las chuletitas a la basura que los musulmanes de Melilla (50% de la población) degollando en la acera corderos traídos de Marruecos en el maletero…

    Qué libres éramos cuando se vacíaba el orinal al grito de aguavá y se tiraban los escombros al borde del camino.

    Lo de la rama lo entiendo, Ximeno, pero tampoco me creo que a usted le sorprenda, en un país con más leyes que carreteras. En obra nueva está regulado hasta cómo puede uno ventilar su propia casa.

  • Voy a dar la cena y acostar a madre. Luego les cuento lo absurdo de unas leyes que tratan de proteger el patrimonio universal. Los horarios de los ancianos son sagrados. O atente a las consecuencias.

  • Oiga Ana, llamarme terrateniente y tercermundista muestra su crasa ignorancia. La imagino joven y medio tonta, por esta vez pase, pero insultar al Marqués no sale gratis en este predio.

  • Procuro, en dos días de intensa búsqueda: ni una mariquita😕. Deben estar todas😴.
    Me queda mañana para intentarlo.
    Barrabarra: me gustas tanto como Procuro y Bonnie. Con Ximeno no estoy tan de acuerdo, pero eso de que cuide con amor a su mami me ha ganado. Una madre lo es todo en la vida.

  • Ana, Fueraparte de que como sospechaba no me respondió, lo de las mariquitas ha cambiado bastante, yo no veo una por el campo desde hace muchos años.

  • Disculpa, Adaps. También soy tímida.😊
    Es verdad, no las encuentro. Y me hice con una jaulita y todo. Necesito unas 6 para mi terraza.

  • EQUIPAZO
    Vaya primera parte ha jugado el conjunto patrio contra los ítalos. Qué señorial Busquerds, qué genio Iniesta y qué toque Jaboisco, que ha logrado un dobladillo. López Tegui ha logrado situacionalizar a los muchachos en el césped de una manera soberbia. Han sabido presionar y moverse con las artes de Perpsícore con el esférico. Un disfrute.

  • Me encanta que haya empezado de nuevo el futbol. Yo ya no lo veo, más que en los resúmenes de las mejores jugadas, al día siguiente, que, en directo sufro demasiado, pero las crónicas de Satur, esas no me las perdería por nada del mundo, y las leo una vez, y otra, y otra, hasta que las entiendo del todo.
    Eso sí que es un disfrute.
    Gracias

  • No añoro los tiempos del agua va, pero sí aquellos en los que la ley servía para dirimir derechos en lugar de imponer caprichos y bienaventuranzas por decreto. Da la circunstancia que soy propietario (entre otros familiares) de un monumento histórico artístico que ha sido “distinguido” por la Unesco con la deplorable categoría de Patrimonio de la Humanidad. Tal hecho podría parecer que favorece la conservación del monumento. Pues se equivocan si así piensan. Imaginen que en una de estas tormentas se mueve un teja. Por entre esa teja podría colarse el agua de la lluvia y, si lloviera mucho este otoño, podría aparecer una gotera, daños estéticos, daños estructurales, etc. resumiendo: una pequeña catástrofe. Parece que la solución es fácil, se coloca la teja en su sitio y hasta la próxima tormenta. Pues no es tan fácil. La ley obliga a informar al Patronato correspondiente y a la Consejería de Cultura. Estos Organismos han de coordinarse para enviar a unos técnicos para que hagan un informe, después los arqueólogos han de comprobar in situ los efectos, más tarde un informe a la Unesco dando cuenta de los daños, después esperar instrucciones, preparar un Proyecto de Intervención, sacar a concurso la intervención teniendo en cuenta que sólo pueden presentarse empresas debidamente homologadas par intervenir en Monumentos Patrimonio de la Humanidad, resolución del concurso, plazo de reclamaciones, petición de licencias municipales y autonómicas y después de multitud de gestiones, gastos, llamadas, correos, burocracia local, regional, nacional e internacional, resulta que viene un albañil y pone en su sitio la teja. Todo esto tras pagar unas cantidades de dinero asombrosamente disparatadas para lo que es el hecho en sí de poner una teja. El procedimiento es complicado, las visitas están planificadas y alterar las rutas de técnicos, arqueólogos y otros funcionarios no es ¿como decirlo sin que se moleste Procuro? automático. Si les cae en ruta lo ven pronto, pero si no, pues lo dejan para el mes que viene (un mes no es una barbaridad para el entorno espacio-temporal de algunos funcionarios, es que en verano no hay conductores y los pocos que no están de vaciones tienen que estar a disposición del consejero y de los directores generales) y lo cuadran mejor. Es fácil que transcurra medio año antes de recibir todos los parabienes. Mientras tanto -si llueve- el agua puede ir haciendo de las suyas. Evidentemente mis familiares y yo hemos de responder con nuestro patrimonio por los daños que puedan haberse ocasionado. Y lo más probable es que haya que abrir nuevo expediente para evaluar los nuevos daños. Un chollo, vamos. De esta manera tan eficaz la ley ayuda a la degradación y destrucción de un bien que ha sido distinguido con el discutible honor de ser Patrimonio de la Humanidad. Casi se me olvida decir que el albañil que puso la teja se llama Mariano y es del pueblo, el mismo que contrato para las chapuzas.
    -¡Pero hombre, Mariano! ¿Cómo tú por aquí?
    -Una subcontrata- confesó.

  • Más leyes

    En una finca de mi mujer deciden que amplían la carretera, para facilitar los trabajos la Diputación Provincial destruye unos 6 km de cercado de piedra. A la hora de reponerla tratan de hacerlo con una alambrada del género cutrefacto. Al comprobar el desaguisado nos ponemos en contacto con el organismo y solicitamos que al menos pongan vallado cinegético con el objetivo de garantizar que jabalíes y venados no se introduzcan en la finca por el riesgo de transmisión de enfermedades al beber en los bebederos del ganado. La ley no lo contempla. Pero sí contempla que el ganado afectado de tuberculosis

  • Estoy con Ximeno. Las normas sin sentido o directamente perjudiciales HAY que saltárselas (o acabaremos como los suizos alemanes, esperando a cruzar hasta que se ponga el semáforo en verde para los peatones aunque no se vea un coche en kilómetros a la redonda).

    El caso de la matanza del cerdo es particularmente cabreante. Un trámite, el de la muerte, que se resolvía literalmente en cinco minutos se ha convertido para el animal en un auténtico tormento: saca al animal de su cerca, móntalo en un sitio cerrado y ruidoso, llévalo noventa kilómetros por carretera rodeado de otros animales igualmente aterrados, desembárcalo, hazlo pasar por varias salas e inyéctale no sé qué coño. Hay que conocer muy mal a los animales para no saber cuál de los dos procedimientos les hace sufrir más.

    Obviamente, estoy hablando del cerdo/cordero/pollo que sacrifica una familia para su consumo propio.

  • Vivir en España es mejor que vivir en Francia. Vivir en la Mancha es mejor que vivir en Cataluña ¿Por qué? Hay menos normas y es más difícil saltárselas. El único servicio público que requiero es la Benemérita y por suerte nunca lo he necesitado.
    Se me olvidó decir que en mi “isla”, como dice Adapts, se pueden hacer también cosas como llevarte a vivir a un convicto o tener retratos del Caudillo.

  • Olmedo Sábado, 02/09/2017 a las 13:08
    pude distinguir los boletus y unos champiñones, aunque había otras más oscuras y carnosas que juraría que eran shitakes

    Si no tenían mucho sabor serían shitake, aunque en la Toscana usan mucho el «fungi porcini», parecido de aspecto aunque de sabor memorable. A mí me suelen sentar como un tiro las setas y hongos, y los como en dósis homeopáticas, pero creo recordar que los fungi porcini tienen un delicado sabor a butano.

  • Doy fe de que estoy vivo.
    El tránsito por las partes bajas del paralelo europeo ha sido demasiado rápido.
    Internarse en las zonas de más de 40 grados, para luego subir a las de no más de 20 y rozar los diez con granizadas en un espacio de 10 días ha podido con este cuerpo que no es Vasco del todo (como tratará de demostrar Saturio en su tesis).
    La gripe me ha robado ya más de 30 horas que he pasado entre fiebre altísima y charcos de sudor.
    Ahora trato de refrigerarme de otro de esos subidones de temperatura, y quitarme las sábanas empapadas.
    Los que ponen a Marqués como un terrateniente, y su casa como una isla, pues les puedo dar la razón, es lo que podría parecer escuchando a tan singular personaje.
    Soy persona de discreción, aunque mi velocidad de palabra sólo llega dada por una velocidad mucho más alta de procesar los datos, que a muchos sorprende.
    Es por ello que no había podido hablar más que de una forma cubista de mi trato directo con estos personajes (personas a la sazón y bien sazonadas, pardiez).
    De forma previa había tenido algún contacto con el Marqués de cara al evento que tuvo a bien convocar, y hablamos sobre el Quijote.
    Al llegar a ese mar amarillo en el que surge una ínsula blanca bajo las copas de árboles de viejo para hacer frondosa sombra, el tiempo se para.
    La cara aguda de un marqués en bañador, presto a recibir y contento con ello, disipa cualquier duda.
    La dulzura de la cara y el trato de su mujer, que nos recibe en el feudo de la cocina donde el olor habla de un hogar que se te abre.
    Todo es sobrio por fuera, como no puede ser de otra forma en esa ubicación. Nada sobresale y sin embargo encaja a la perfección.
    Nada es epatante, pero habla de una densidad barroca de sus propietarios, que han recolectado mucha vida propia y de otras generaciones.
    El baño de la habitación que nos destinaron los anfitriones, era una maravilla que no he podido dejar de pintar desde que llegué a mi casa.
    A partir de ahí, el impacto fué enorme para mí.
    Uno ya no esperaba encontrar amigos a estas alturas. Creo que ni lo pretendía, y seguramente tampoco lo quería.
    Pero las cosas son como son.
    Ahora tengo, tenemos Reyna y yo, amigos por ahí, y ellos los tienen por aquí.
    Recibir notas desde Texas ha sido ya el colmo, como compartir con Ximeno y Viejecita.
    Demasiado tímido y discreto como para decir más.

  • ¡ Buenísimo domingo a todos !
    Tengo bastante tarea para esta mañana, pero como hoy no vienen los marcianitos, y sólo tengo dos turnos de comida, pues me aprovecho y digo :
    – Que me he alegrado muchísimo de leer de nuevo a JrG, a sus horas tempranas, y que espero que se reponga pronto. Que eso de pasar del fiebrón al sudor frío, es desagradable, pero, una vez cambiadas las sábanas, y tomado un baño reparador en la bañera , la cosa está vencida.

    – Que he visto que Satur cuenta de un homenaje ayer a Villa. Me ha emocionado, que yo echaba mucho de menos al “¿ Guaje ?”. Y que lo voy a buscar inmediatamente, a ver si aparece en el Y.T..

    – Que lo que cuenta Ximeno de las trabas que le ponen a uno, en cuanto tiene una propiedad protegida, lo conozco, aunque, afortunadamente en menor medida. Que lo que a nosotros nos afecta es la “Protección Municipal “, estructural, o de diferentes grados. Y que, aunque a las casas de alrededor, que también tenían protección estructural, les han autorizado a subir hasta tres pisos, con el cuento de la rehabilitación integral, a nosotros, no sólo no nos dejan hacer una pequeña terraza hundida, para dar más luz a un ático, ( sin cambiar ni el tipo de teja, ni la inclinación del tejado, ni aumentar el volumen construido ), sino que, pretenden obligarnos a hacer doble fachada, ( y eso sí que sería un contradiós, estando esta protegida) , para evitar que haya pérdidas de calor, y de frío a través de esa fachada , sin tener en cuenta que en Berlín, en las casas donde se ha hecho esto, han acabado infestado de hongos mucho más dañinos para la salud, al desaparecer la necesaria ventilación.

    – Y que Gracias a todos, y a Ana en particular.

  • El estado del bienestar se basa en dos pilares fundamentales, el asalariado, que por tener sus ingresos controlados no puede escapar al fisco y el propietario de bienes inmuebles que, como no se los puede llevar, es sometido a todo tipo de tasas, impuestos, contribuciones y otros sutiles modos de enajenación.
    Tengo unos amigos en Jerez de la Frontera que ha renunciado a la herencia de su padre por no poder afrontar la factura fiscal. Con gran esfuerzo económico el fallecido adquirió en la crisis anterior un casco de bodega del siglo XVIII en ruina. Lo restauró con cariño, un año el patio, otro la balconada, la carpintería, etc. Poco a poco fue construyendo un hotelito, que mejora a mejora tras casi treinta años de trabajos y desvelos se convirtió en eso que ahora llaman un Hotel Boutique, donde trabajaron, el padre de mi amigo, su madre y dos de sus hermanos. Cuando compraron el edificio les costó menos de 25 millones de pesetas. Por heredar habían de pagar casi dos millones y medio de euros. Según los técnicos de la Junta se trataba de un un hotel de lujo. Escarmentado en piel ajena tengo a la venta un atractivo complejo hotelero con elementos singulares que le confieren un valor diferencial y que, además de atractiva rentabilidad, tiene un precio sorprendentemente asequible. Si me facilitaran la venta les estaría eternamente agradecido. Y si no eternamente -la memoria es frágil- prometo brindar con entusiasmo a su salud las primeras veces.

  • Ximeno :
    Al menos, de momento, los bienes sujetos al patrimonio empresarial no pagan “casi” impuesto de transmisiones mortis causa. Siempre que los herederos los mantengan como patrimonio empresarial al menos un cierto número de años.Y también están exentos del impuesto de Patrimonio expropiatorio. En toda España. No sólo en las autonomías “de derechas”. Al menos de padres a hijos. ( No sé la tasa de tíos a sobrinos cual será ). Y mientras no cambie el gobierno, para ponerse los de “”La ¿ mayoría? de Progressso…”
    Puede hacerse autónomo, o puede crear una sociedad, haciendo participar de ella a sus herederos…
    Consulte con abogados especializados, que yo sólo puedo hablar de mi propia experiencia. Que, como ya he dicho cienes de veces, no tengo una sola credencial de ningún tipo.

  • Espero con interés ver qué dará de sí el almuerzo Trump-Rajoy pocos días antes del 1 de octubre.
    Resulta curioso el paralelismo que establece Arcadi entre los métodos trumpianos y los de los secesionistas porque éstos sin duda establecerá tras el citado almuerzo un paralelismo entre Donald y Mariano. Me siguen resultando infantiles las apelaciones al “mal absoluto” para justificar posturas. Me refiero a tildar al adversario de: seguidor de Trump, franquista, facha, machista o nazi.
    Por cierto que echo de menos una ilustración de los dos flequillo más ridículos que he visto, los de Trump y Puigdemint.

  • Yo quisiera saber si Satur va a hacer crónica de las regatas de hoy en la Concha, que veo que en la CÔPE sigue largando la Ssschlichting y no da paso a los deportes. El radioestadio no lo pongo porque ya no está Ares.

    Reman también { titis }, aunque igual no son tu tipo.

  • Intentaba ayer discutir los límites de la libertad individual al hilo del sacrificio del cordero. Se me antoja que responder con la ley es demasiado simplista y con descalificaciones personales, como la tontina y alguno más, impropio de gente civilizada.
    Entiendo que el tema está muy discutido, tu libertad acaba donde empieza la de los demás y más modernamente mientras tus actividades no pongan en riesgo la salud pública y el medio ambiente. Todo esto hay que ponderarlo como bien hizo Ximeno y ponerlo en un contexto concreto: la singularidad del Zulo y la festividad religiosa que querían celebrar mis invitados musulmanes.
    Pues bien, valorándolo todo en su conjunto creo que actué mal y agradezco a Bonnie, excelente veterinaria a la par que bellísima mujer, su observación.

  • barrabarra
    Domingo, 03/09/2017 a las 11:42
    Reman también { titis }, aunque igual no son tu tipo.

    Hola, //. No creo que vea las carreras femeninas de barquichuelas por dos motivos:
    – Ver a titis en bañador haciendo gesto de foquin foquin me la pondría más que a media asta, y yo quiero vivir tranquilo y feliz.
    – Estoy viendo del tirón la tercera temporada de Twenty Pets, la serie de David Lynch, ese genio.

  • Juanfran Satur
    Domingo, 03/09/2017 a las 12:48
    barrabarra
    Domingo, 03/09/2017 a las 11:42

    – Estoy viendo del tirón la tercera temporada de Twenty Pets, la serie de David Lynch, ese genio.

    ¿ Se está usted enterando de quien es quien ?
    Nosotros se la grabamos cada madrugada de domingo, ( esta noche son los dos últimos capítulos ), al hijo pequeño , para verla con él , que no tiene Canal + en su conejera. Y me encanta, pero no consigo recordar más que al Agente Cooper, y las tartas de cereza… Mi hijo me ha prometido dejarme las dos primeras temporadas , ( que yo le regalé en DVD ), para que me pueda enterar de todo desde el principio, pero no sé, no sé…
    Puede que disfrute más dejándome invadir por lo que me encanta pero me cuesta entender, como me ocurre con el “Saturese “…

  • La compuso el gran Krzysztof Komeda y no se me ocurre mejor ejemplo de canción que se adaptara tan bien al perturbador contexto de la película y contribuyera, ya desde los mismos créditos, al despegue de la misma. La tarareaba, por cierto, la propia protagonista.

  • Como todo es un eterno bucle en el que la tía de Proc desolla una y otra vez el mismo conejo, puedo escribirlo una vez más: llevo treinta años trabajando con ellos, viviendo allí en largos periodos, respirando la oscuridad social de la Cataluña profunda, y, lo que más me duele de todo es nuestra propia estupidez. Y es todo lo que hace falta.

    Teniendo en sus manos el control de la enseñanza, la televisión pública y los medios privados más ansiosos de ser sobornados, sólo era cuestión de tiempo que se moldeara una mayoría social independentista. Hasta hace una década el separatismo no pasaba del 30%; según la encuesta de EL ESPAÑOL y SocioMétrica que comenzamos a publicar hoy, ya alcanza el 50% pero llega al 60% entre los jóvenes; y, si todo continua igual, en la próxima generación se acercará al 70%.

  • Más sobre el hecho religioso.

    Lo que tiene menos lógica es que la periodista que lo entrevistaba no le recordase algunos hechos que permiten relativizar el pacifismo religioso. Por ejemplo, el hecho de que quienes cometen los atentados se reclaman del Estado “Islámico” y no del Estado “sin Dios”. Que los fanáticos que se inmolan en medio de la gente o que rebañan los cuellos de los viandantes lo hacen al grito de “Allah Akbar” y no de “Pásame el salero”. Que se consideran soldados de una guerra santa. Que no matan por amor al arte… de matar, sino para servir a Dios. Que los Estados que financian el terrorismo –Arabia Saudita, Qatar, Irán…- son teocracias islamistas. Que todo empezó cuando un dignatario religioso –el ayatolá Jomeini- condenó a muerte a un escritor –Salman Rushdie- que fue decretado blasfemo, y que llamó con una fatwa a todos los musulmanes del mundo a ejecutarlo allí donde éste estuviera. Que en los innumerables mensajes de amenazas e insultos que recibimos en Charlie después de la publicación de un dibujo considerado impío o islamófobo, la mayoría de ellos recoge la promesa de que Alá nos comerá los huevos y se calzará a nuestra madre.

  • Una sumisión arrogante, en fin, que les permitía ser rebeldes lamiendo la mano que les daba de comer.

    Buena descripción de una generación, y no solo de periodistas, lo que yo llamaría “rebeldes con causa”, que han proliferado como setas en todos los terrenos, con excelentes resultados para ellos mismos.

    La adversativa: pero Arcadi intenta marcar distancias con ellos, negándose a admitir que juega al mismo juego, en otros terrenos. Arcadi no puede tratar ningún tema, ni siquiera este, sin dar una patada a la derecha, en este caso Trump, con razón o sin ella, en eso no entro, y venga o no venga a cuento. Parece que él también tiene que hacerse perdonar la crítica y dejar claro que él no es del todo de derechas, o que los hay mucho más derechas, que son mucho más peligrosos.

    Trump está fuera de la razón, del orden, de la ética y de cualquier belleza. Trump pudre lo que toca su oro falso. Y Trump azuza cada noche a la jauría contra la prensa.

    La campaña de la prensa “socialdemócrata” (es decir, de casi toda) contra Trump sigue viento en popa. No será Arcadi quien se oponga.

  • NO TODO ESTÁ PERDIDO. (De qué se ríen las mujeres con alzhéimer)

    —Cómo que no me acuerdo de las cosas.
    — Ama, me acabas de preguntar que quién es mi padre. —Después de mirarme unos segundos seria se ha echado a reír a carcajadas. Hacía años que no veía a mi madre reírse así.
    —Si no lo sé yo cómo lo vas a saber tú, pobre hija mía.
    No podíamos parar. Las desgracias con sus rayos y truenos de alegría fenomenal.

  • Alvaroquinn
    Domingo, 03/09/2017 a las 15:05

    Qué cansa es lady Di y eso que tú no habías nacío, majo. A Prada no lo he podido leer, lo que dice Marías es una verdad como un témpano. Sabido es que los horrores de los cuentos tradicionales cumplen una función formativa y terapéutica func-da-menc-tal.

  • Zeppi
    Domingo, 03/09/2017 a las 15:23

    Arcadi no puede tratar ningún tema, ni siquiera este, sin dar una patada a la derecha, en este caso Trump

    Zeppi, justo antes de las frases que citas («Trump está fuera de la razón, del orden, de la ética y de cualquier belleza»), AE dice esto:

    Trump llegó al poder mediante mentiras y la única verdad de la xenofobia. Trump ha destruido al Partido Republicano.

    A lo mejor no deberías identificar a Trump con LA derecha americana. AE no lo hace.

  • Satur, el “humor” (muchas comillas) de Twin Peaks me aburre, sus números musicales duermen a un dromedario y lo único que me gusta es ver a Ashley Judd de secretaria. Lynch, vete pa tu pueblo.

    La última temporada de Juego de tronos también tiene tela: más diálogos bochornosos que de costumbre, tramas con más remiendos que el delantal de mi abuela y encima la cortan por la mitad. Pero por lo menos no son los libros, que a tenor del único párrafo que leí parecen las redacciones de Educación para la ciudadanía de la chavalada que empieza a fumar.

    Reeditan Bearn, o la sala de muñecas y se la recomiendo encarecidamente, chachos.

    Está nublado y hace bochorno. No se nos arregla el día para la playa pero me voy a dar un chapuzongo.

    Proc, mira a ver si ampliando.

  • ¡A mí me han dado abrazos solidarios y al palomo le faltaba un poco de roll-on en el alerón!

    JUAN MANUEL DE PRADA – EMOTIVISMO

    Leo con perplejidad que en un foro de la Guardia Civil se solicitó, tras el reciente atentado islamista de Barcelona, que los internautas intercambiasen ‘fotos de gatitos’. Cursilerías tan estomagantes nos hacen añorar a aquellos picoletos del Romancero gitano, que no lloraban porque tenían de plomo las calaveras. Al parecer, con esta ocurrencia se pretendía que las redes sociales no se inundasen con fotos de la masacre, para no hacer el juego a las alimañas yihadistas. Pero entre no hacer el juego a criminales e incurrir en emotivismos tan ñoños media un largo trecho.

    Las ‘fotos de gatitos’ no habrían desentonado, desde luego, con las velitas aromáticas, los posits con frasecitas empalagosas y los… ¡ositos de peluche! que la gente depositaba en las Ramblas. En televisión tuve ocasión de ver alguno de estos ridículos tenderetes; y también a unos tipos que se ofrecían en la calle a dar «abrazos solidarios». Todas estas pamemas ocurrieron en las horas inmediatamente posteriores a la masacre. Ignoro si las fotos de gatitos, los ositos de peluche y los abracitos gratis evitan que se «amplifique el terror»; pero, desde luego, estoy seguro de que a las alimañas yihadistas les tienen que procurar una incontenible hilaridad.

    Pero los ositos de peluche, las fotos de gatitos, los posits con leyendas almibaradas y demás bazofias ternuristas no fueron ideadas para impedir la propagación del terror, sino para satisfacción de nuestra debilidad mental. Son la reacción fofa de una sociedad sin fibra moral, sin capacidad para confrontarse con la tragedia, sin auténtica compasión. Una sociedad que ha dimitido de la racionalidad (y, por lo tanto, de la posibilidad de enjuiciar, incluso de reconocer, las calamidades que padece). Una sociedad que ha hecho del aspaviento sensiblero una patética arma de defensa con la que finge ‘empatizar’ con el dolor ajeno, cuando en realidad lo único que anhela es evitar que su delicada sensibilidad se lastime.

    Estas muestras de blandenguería no son, en realidad, más que un desahogo sentimental, un gesto vacuo que nos hace sentir humanitarios. Y no son excepcionales. Obedecen al mismo resorte que impulsa a muchos solidarios de pacotilla a adherirse a tal o cual hashtag, sumándose a causas tan resultonas como carentes de compromiso efectivo, que sin embargo sirven para acallar su mala conciencia. Hace unas semanas, Elisa Beni denunciaba en un artículo la irresponsabilidad de miles de tuiteros que, para sentirse empáticos, habían jaleado a una mujer que acababa de desobedecer una orden judicial, escapando con sus hijos. Aquellos tuiteros, al jalear a la prófuga, no estaban compartiendo su dolor, ni aliviando su aturdimiento, sino más bien lo contrario: pues sus aspavientos virtuales sólo servirían para que perseverase en su error; y, cuando el peso de la ley cayese sobre ella, los tuiteros que la jaleaban habrían desaparecido ya, como siempre ocurre con los solidarios de pacotilla. Que, como el asaltacamas, después de desahogarse toman las de Villadiego. Detrás de estas conductas se agazapa una de las podredumbres más características de nuestra época, que es el emotivismo moral. No es una podredumbre que haya inventado nuestra época; pero nunca como en nuestra época había sido promovida y exaltada, con la evidente intención de desarticular toda posibilidad de respuesta racional en las masas cretinizadas. Su formulador, en términos filosóficos, fue David Hume, en su obra Investigación sobre los principios de la moral. Aristóteles había concluido que la capacidad de discernimiento moral es el rasgo más específicamente humano; pero Hume afirmó que no es posible realizar juicios morales objetivos, y que el fundamento de la experiencia moral se halla en los sentimientos y emociones que nuestras acciones despiertan en nosotros. Así, los sentimientos morales serán aquellos que resulten positivos para la felicidad del ser humano; y serán virtuosas aquellas acciones que despierten en nosotros ese sentimiento. Esta aberración filosófica ha servido para consagrar el más despepitado relativismo; pues, a la postre, lo que la gente que ha renunciado al discernimiento moral llama ‘felicidad’ es la pura satisfacción de sus apetitos. Y ha consagrado también el más abyecto emotivismo, que brinda a los falsos y a los pusilánimes, a los taimados y a los aspaventeros una excelente coartada ‘empática’ para desentenderse de las causas que exigen auténtico compromiso, con tan sólo intercambiar fotos de gatitos u ofrendar ositos de peluche.

  • Gracias, bonico. Con Prada me pasa como con Sostres, somos de signos zoodiacos aversos y hasta cuando tiene razón me repele. My fault.

  • Alvaroquinn
    Domingo, 03/09/2017 a las 16:19
    Satur, el “humor” (muchas comillas) de Twin Peaks me aburre,

    ¿Por ejemplo?

  • Estamos surfeando en Nazaret. Qué belleza! Que atlántico salvaje!
    Busco mariquitas portuguesas mientras ellos cogen olas

  • Primero decir que me ha costado horrores ponerme al día, llevaba un tiempo sin entrar y si te pasas te lo pierdes.

    Me ha gustado la entrada de Ximeno, no por su contenido si no por la forma. Los matices que detalla son geniales.

    El contenido es algo que también viví en mi infancia, no por mis veraneos, que no tuve, si no por la zona donde vivía. Mi abuela, en paz descanse, a los perros los tiraba a la acequia y sin que ella lo supiera mis hermanos los rescatan. Luego, como era evidente, cuando mi abuela volvía a verlos, su destino volvía a su cauce. En mi casa se matan pollos, pavos y conejos criados por nosotros, para comer, de los que yo participado en la matanza. Eran épocas en las que la vida, en general, dependía de lo útil que fueras, y lo más preocupante es que no hace tanto tiempo. Se empezaba a trabajar a edades muy tempranas, la ley lo permitía, o si no se hacía de todas maneras, como algunas cosas de las que se comentan aquí. No es que yo sea proleyes y que considere que todas sean validas, sigo sin entender por qué es legal hacer topless en la playa pero en la acera de en frente de esa playa es ilegal, se escapa a mi mente, pero si creo que poco a poco se ha conseguido mucho. Por ejemplo, como claro defensor del mundo animal en el que me he convertido, me gusta que se aprueben leyes tales como que, cualquiera de nosotros, no pueda coger a su perro, darle una paliza de muerte y dejarlo colgado de un árbol. Aún se hacen esas cosas, pero si te pillan te cae una guapa. Hoy por hoy, si te pillan estampando cachorros contra el suelo mientras ves como se desangran también te cae una guapa. Hay alternativas basadas en la prevención para que ni siquiera ocurra eso.

    Considero que de la entrada del viernes de Ximeno se ve reflejado un antes un después en la España profunda. Antes pasaban ese tipo de cosas, hoy pasan también, pero ojo que te pillen. Es como cuando antes podías tener a niños trabajando en fábricas, hoy también, pero con la diferencia de que si te pillan se te cae el pelo.

    Por cierto, las fotos del Pint Flock 2017 son geniales. Y Marqués, el mural su Zulo es, simplemente, espectacular.

  • Otro que viene atragantao de summertime. Feliz retonno, Tipotrueno.

    S.
    Domingo, 03/09/2017 a las 14:47
    Como todo es un eterno bucle en el que la tía de Proc desolla una y otra vez el mismo conejo,

    Es desuella pero me has hecho mucha gracia. (No me olvido de mi tía Mari ni de quién es mi padre ni de que TÚ TAMBIÉN VAS A adulescer uno de estos días).

  • A mi el sacrificio del cordero en la calle me parece una marranada por muy respetable que sea esa tradición musulmana. Creo que el Islam requiere de una puesta a punto, de un cierto aire de modernidad, de un abandono de los usos y costumbres de antaño. En todo aquello que no es la ribera sur del Mediterráneo (incluyendo las plazas de Ceuta, Melilla y territorios nacionales anejos) no debería permitirse sacrificio alguno de cabeza de ganado sin la observancia de la ley. De la ley general, la que es aplicable a ello, no de la ley religiosa que no debe transcender del zaguán de la casa.

  • Summertime. Si la enlazo a ella es porque este verano he discutido mucho sobre la belleza de los gordos, los viejos, los que ya han perdido la voz, los que no pueden dejar de fumar, frente a los que corren por el borde el lago en la hora libre del almuerzo y los que hacen yoga debajo de un cedro. He perdido el debate, por si cabía alguna duda.

  • Por cierto, esta canción me recuerda a

    1. Matar a un ruiseñor
    2. El otro
    3. Huckleberry Finn
    4. La noche del cazador
    5. Carson McCullers
    6. Luz de agosto

  • Del enlace de Proc de Savater, también conozco a muchos de estos:

    En primer lugar, desde luego, van aquellos para quienes aprovecharse de todo lo que les lucra, por poco que sea, es casi una ley moral,

    Son como una plaga de langosta, y no ceden ante nada y ante nadie. Primero yo y después yo. Me ha sido dado contemplar la caída de alguno de estos especímenes, mirando a la legión de ofendidos y agraviados por acciones suyas con incredulidad. Dicen en su defensa que cualquiera en su lugar hubiese hecho lo mismo. Seguramente lo creen de verdad.

    Y ya que cita a Sir Thomas Moore, le contesto sobre lo de Arcadi como lo haría el eximio jurista inglés:

    Trump llegó al poder mediante mentiras y la única verdad de la xenofobia. Trump ha destruido al Partido Republicano.

    Aunque eso fuera cierto, no justifica caer en lo mismo para atacarle. La campaña está siendo de tal desmesura que empieza a hacer mella en gente con algo de raciocinio. Simplemente no es posible que todo lo que dicen de Trump sea cierto. Y si se llega a decir que ojalá sea asesinado, como ha hecho una senadora demócrata, a la que, sorprendentemente (o no), no le ha costado el puesto, algunos empiezan a ver que quizás el problema está más en el otro lado.

    Efectivamente, Arcadi no identifica a Trump con la derecha americana. Yo tampoco he dicho eso. Lo identifica con La Derecha, en abstracto, como espejo de todos los males.

  • Dicen que es una hueste de jinetes
    o de infantes o naves lo más bello
    sobre la tierra negra, mas yo digo
    que es lo que se ama.

  • Efectivamente, Arcadi no identifica a Trump con la derecha americana. Yo tampoco he dicho eso. Lo identifica con La Derecha, en abstracto, como espejo de todos los males.

    Pues yo diría que no.
    Pero como quieras.

  • Pirata Jenny
    Domingo, 03/09/2017 a las 19:37

    A veces veo a madres estupendas junto a hijas estupendas y me gusta cuando gana la madre en estupendez, cualidad que asocio no a la tersura de la cara y el culo sino a lo que llamaré carácter, carisma, plenitud de una belleza íntima, recordándome a veces la hija en la comparación a cuando reduces de calidad una foto para poder enviarla por mail.

  • Alvaroquinn
    Domingo, 03/09/2017 a las 20:11

    Mi duda es, ¿usted consideraría estupenda a Ella (ahí como está, gorda, con papada, un poco insegura) si se pasease junto a un hija estupenda? Para eso hay que tener mucha imaginación o mucha alma. Éste era justamente el núcleo de la discusión de este verano.

    Y eso es que al fin y al cabo es Ella F., que nació mejor parada, pero imagínese que se cruza con esta bestia infinitamente superior y no la reconoce:

  • Obama debería escribir cartas a los Reyes Magos y en privado. Y pasar al grupo de conferenciantes de millón de dólares. O formar parte discreta del reducido grupo de personas con criterio suficiente como para no decir chorradas por los medios.

  • Quinn, y con esto me retiro, escuche esto. No se puede cantar mejor esta canción, es imposible (no es, como dice uno de mis hijos, cuestión de opinión: nadie discute la puntería de un tirador al arco después de adelantar en treinta dianas a los demás; esto es lo mismo). Lo que yo intentaba explicar este verano, con tan poco éxito, es que si a uno se le pasa una tía/un tío así, está jodido de fábrica. Los interlocutores pensaban que era yo la que estaba jodida de fábrica y quién sabe, a lo mejor llevan razón.

  • Bien Pirate, si te he entendido, porque concuerdo en que Sara Vaughan tenía y mostraba más cosas que Ella, musicalmente.

  • Pirata Jenny
    Domingo, 03/09/2017 a las 20:32

    Yo no creo, Todavía la vieja tentación de los cuerpos felices y de la juventud tiene atractivo para mí. Me acabo de acordar de una amiga que siempre afirmó que le gustaban los feos, y fue consecuente con sus palabras. Recuerdo que ante dos hermanos comentaba que uno de ellos sí, era muy guapo, encantador, algo chulo y volvía locas a las mujeres y en cambio el otro era gordito y tirando a calvo y que ella prefería a este, que al final el otro tenía la boca demasiado grande y era un tirillas y tenía una cabeza como la boya del ferry. Total, que ya no me acuerdo de adónde quería llegar.

    Ximeno de Atalaya
    Domingo, 03/09/2017 a las 20:49
    Pirate, Don Alvarito hablaba de usted. Era un piropo.

    Leo ahora esto de Ximeno y me retracto de la primera parte de mi comentario y digo que me acabo de dar cuenta de que sí, que lo era.

  • JrG, puede no gustarte lo que escribe, pero su trayectoria le da la libertad de escribir esas cartas. Al igual que uno o una también es libre de no leerlas.
    Obama es de esas personas que no juzgaremos ni tú ni yo, sino la historia.

  • La historia se limitará a declarar que fué el primer presidente de color y que dió paso a Donald Trump ante la pésima elección por parte de su partido de sustituta para el puesto.
    También por estas cartitas que convenientemente el partido demócrata se encarga de filtrar a la CNN, de una nota manuscrita y confidencial a un señor que se va a sentar en su asiento por elección de mayoría tan válida como la suya.
    Es el problema de dar a elegir entre una farsante y un bocazas, y poner el terreno abonado por las promesas incumplidas.

  • Ummm, querría responder algo pero no sé bien qué. Influye que he bebido. Cuando vuelvo aquí, al país, me deprimo mucho, no por ninguna gilipollez, no porque allí blabla, Europa, blabla, el lago, blabla, aunque algo hay de eso, echo de menos esa libertad, sino porque vuelvo a las ataduras en todos los sentidos. Atada objetivamente y atada porque me siento responsable y culpable y porque cualquier cosa que decida está mal. Bellpuig, borre esto no me vaya a morir mañana y esta vomitona, en fin, borre

  • Antes de ponerse en funcionamiento Obamacare, casi 50 millones de personas en EEUU no tenían seguro médico: el 18% de la población estadounidense en ese momento, la cifra más alta en los últimos 52 años. Gracias a la ley esa cifra se ha reducido en 15 millones, y el porcentaje total de la población sin seguro ha disminuido hasta el 13,4%. Todavía no está cumplido el objetivo de la sanidad universal, pero los datos reflejan que se avanza en la buena dirección. Los datos de empleo también avalan la reforma: la economía estadounidense ha ganado, de media, más de 240.000 puestos de trabajo al mes desde que Obamacare entró en vigor, el mayor aumento desde la década de 1990.

    Verdad es que el futuro de la reforma sanitaria es incierto gracias a Trump.

    No existe la perfección política utópica, pero sí realidades tangibles.
    That’s all, folk!

  • Pirata Jenny
    Domingo, 03/09/2017 a las 21:40

    Atada objetivamente (1) y atada porque me siento responsable y culpable (2) y porque cualquier cosa que decida está mal (3).

    (1) CLARO
    (2) LO ERES
    (3) EN EFECTO

    Qué bien que has vuelto.

  • No, no estoy en Don Benito, de hecho huyo de DB como de la peste porque allí murió mi padre y se me revuelve el estómago. Estoy en este putopueblodemierda. Ya me gustaría estar en DB para tomar algo con vd pero no estoy en DB.

  • Filtrar, como señala jrG, “a la CNN, una nota manuscrita y confidencial a un señor que se va a sentar en su asiento por elección de mayoría tan válida como la suya”, recuerda el lamentable y bochornoso espectáculo que dió ZP cuando se apropió y publicó en su libro Dilemas, la carta del Presidente del Banco Central Europeo al Presidente del Gobierno de España, del 5 de agosto de 2011.

    Se trataba de un documento oficial, propiedad del gobierno de España, que Zp se había negado antes a hacer público. Y apareció como un anexo a su libro, tratando de justificar lo injustificable, que la pésima gestión económica de su gobierno estuvo a punto de llevar a la quiebra al país. Se desconoce si esa carta ha sido devuelta a los archivos oficiales de España, que es donde debería haber estado.

    Ahora la carta de Obama reproduce el mismo estilo: a los todopoderosos medios socialdemócratas se les filtra un documento privado y confidencial, con la única finalidad de dejar en mal lugar a su destinatario.

  • Se supone que la historia, o quien sea, juzgará a Obama transcurrido un tiempo prudencial desde sus ocho años de presidencia. Trump ya está siendo juzgado, y condenado, cuando no lleva ni una cuarta parte de su primer mandato.

  • Es desuella.

    Ñi ñi ñi ñi, ¡funcionaria! Gracias, Proc. Ando hecho un lío. Estoy con la tercera temporada de Narcos, la del Cártel de Cali: norteamericanos hablando en peninsular, chilenos y colombianos hablando en mejicano; españoles en chileno argentino y colombiano; hasta hay colombianos hablando en colombiano.

  • Ana, la artista antes conocida como medikina, resulta inconfundible por la simplicidad de su pensamiento. ZP y Obama son sus referentes, es la nueva Leire Pajín.