Agua con gas

BIKE
Por Álvaro Quintana.

Hacer noche en un aeropuerto es una experiencia que endereza el carácter, como que te destinen al Sáhara en la mili o que tu padre te pague el primer polvo. La noche caía en aquella ciudad extranjera mientras yo contaba y recontaba el dinero que tenía en el bolsillo. «Estoy más pelado que el culo de un mono», cogité meditabundo al tiempo que ponía los brazos en jarras, movía la cabeza de un lado al otro, me arrebujaba en el abrigo y reproducía todos los demás gestos que llevan a cabo los personajes de novela para rellenar párrafos. Calculé que la viruta me daba para el billete de autobús una vez llegase a destino y con el sobrante podría dejar una rácana propina en una cafetería (sin haber tomado nada, eso sí). Tenía diez horas por delante hasta que despegase el avión, tiempo que dediqué a familiarizarme con la poco hospitalaria arquitectura del aeropuerto. Las sillas me llegaban hasta la mitad de la espalda y, tras un cuarto de hora sentado, se me dormían los dedos de los pies y se me caía la baba por un costado de la boca sin que me enterase, como cuando te anestesia el dentista. La blancura hostil de los pasillos me lanzaba la luz a la cara con la insistencia de una alarma que nadie apaga. Repetí los mismos pasos en los mismos rincones con la angustia ciega de un pájaro en una jaula. Los paneles que anunciaban vuelos escasos a esas horas parecían un decorado de película chinorris de miedo. La cristalera dejaba una oscuridad en el exterior que me atraía como el agua al sediento.

Para no volverme (más) loco, decidí invertir 1€ en un botellín de agua, con tanta puntería que saqué uno de agua con gas. Las maldiciones que lancé al aire cuando reconocí ese brebaje solo potable para italianos o, peor, para franceses, que Alá confunda, fueron terribles como la mirada del Dios de los Ejércitos salida del Arca de la Alianza. Que me cagué en Cristo y en todos los santos a grito pelado, vamos. De pronto, el gas de la botella infame adquirió trayectoria y volumen, al poco solidez y color y en un momento tenía delante de mí a un fulano en el que, gracias a la perilla relamida, reconocí inmediatamente a un genio de los de las leyendas orientales y los dibujos animados. Aguardé con paciencia el mensaje pregrabado.

— Gracias por liberarme de las paredes de plástico de esa prisión en la que llevaba desde 2008 —el tipo tenía acento argentino; lo que faltaba — . En gratitud por tu generosidad sin orillas, te concederé tres deseos. Pensá bien lo que pedirás: el Oriente y el Occidente, la riqueza y la sabiduría, el amor y la gloria, todo puede estar a tus pies.
— Quiero que me llames bwana.
— ¿Ese es tu primer deseo?
— Sí.
— (…).
— ¿Y bien?
— Concedido.
— Concedido, ¿qué?
— Concedido, bwana.
— Mejor. Y no me mires con esa cara: si fueses una genia, ahora me estarías llamando “bebito”. Ahí va el segundo deseo: de chaval me robaron la bicicleta del garaje. Quiero que me transportes ahí cinco minutos antes de que suceda.
— Hecho.
— Grrrrr.
— Hecho, bwana.

En un parpadeo, estaba en mi garaje tal como era hace dos décadas. Esquivé la nostalgia y el olor a aguarrás como pude y fui al lío. Cogí una rama de madera para leña y la palpé detenidamente; hice la misma operación con una barra de hierro bastante roñosa y decidí quedarme con esta. Encontré unos guantes para la huerta algo rotos y llenos de mierda y me los puse. Me apoyé contra el coche a esperar. Miré mi vieja bici y sonreí.

Se escuchó la repetición de unos pasos y la puerta del garaje se abrió. La cara que se asomó no me decía nada; en cambio, yo debí de decirle mucho al paisano, pues se quedó paralizado del todo con un gesto muy cómico. Creo que se me escapó un gemido cuando, temblando de excitación, le descargué el primer golpe en el hocico. Cayó hacia atrás y dio una voltereta de espaldas de ten points en las Olimpiadas de alguna dictadura del este. Cuando dejó de rebozarse por el suelo, le seguí arreando en la espalda, en las piernas y en donde caía la barra, hasta que ya me dolía el costillar de reírme como un maníaco y le dejé arrastrarse fuera de mi vista.

En otro parpadeo me encontré de nuevo en el aeropuerto delante del genio, que me miraba raro, che. Notaba una sensación extraña en el estómago, no sé si de remordimientos o de que el viaje en el tiempo me daba flojera. Me puse a pensar en el tercer deseo. ¿Tal vez la erradicación de algo infinitamente cansino, como los Vettels, los runners o la triquinosis? ¿La transformación de las autopistas en carriles bici? ¿Sustituir todos los deportes emitidos en televisión por un canal de kantxa 24 horas? Al final, pensé en todas las horas de aeropuerto que tenía por delante y opté por la relajación: quería un jacuzzi con Catherine Fulop y Jacqueline de la Vega en actitud dispuesta y con un surtido de aceites que ni un viajante del ramo.

— Concedido, bwana. Antes de irme, me gustaría decirte algo. Menuda mierda de deseos. Sos un gilipollas y un amargado y ojalá te quedases para siempre en este aeropuerto y tuvieses que hacerte el jacuzzi con agua con gas en un bidé, mongólico. Me voy ya porque no te puedo ni ver. Pero antes…
— Qué.
— ¿Me podés rellenar la encuesta de satisfacción?
— Te vas a cagar. Y te ha faltado el bwana.

199 comentarios

  • Satur, a ver si espabilas, podría ser peor, por ejemplo, que un Papa francés te levantara la novia y además te diera por culo. Pero no te preocupes, no me gustas ni tú ni tu novia.
    Lee a Alvaro Quintana, y olvídate de romanticismos, veo a este muchacho muy centrado, con las ideas claras y le auguro un gran futuro.
    Yo añoro las orgías en Aviñón que me organizaba la condesa de Foix, mi gran amor, siempre estrenando mancebos y mancebas. Llevo unos meses en USA y la gran pregunta que me hago es: ¿Cómo se organiza una orgía en New York?

  • Buenos días a todos:
    El domingo tengo a 100 personas , 50 de ellas niños, y, ¡ ay ! 50 padres y madres de esos niños, desde las 12, hasta las 20h, para festejar el 7º cumpleaños de mis marcianitos, así que estoy aterrorizada, poniendo las cosas delicadas fuera de alcance, dejando cuartos de baño como el jaspe, con pilas y pilas de toallas, con contenedores para que tiren allí esos pañitos húmedos “que son tan estupendos y no forman atascos, que lo dice la etiqueta “ ( atascos que he tenido que sufrir en varias ocasiones , dita sea ), juntando monedas para encender velas y pedir que no pase nada, y que no se les ocurra a los niños hacer concursos de salto encima de la cubierta de la piscina ( que se rajaría y que habría que ir al rescate ), ni se dediquen a intentar cazar víboras, ni nada…
    Voy a tener un par de días finos, y, el domingo ya, ni cuento. Pero a los pobres marcianitos les hace tanta ilusión, y llevaban tanto tiempo pidiéndolo, que lo tomaremos con espíritu deportivo. ¡ Todo sea por la abuelidad !
    Esto lo he dicho, porque no creo que pueda venir mucho, hasta el lunes, pero sepan que aquí vendré cada vez que pueda, a cambiarme las ideas y relajarme a base de leerles.

    – Respecto de la entrada de Álvaroquinn ; Me ha divertido muchísimo. A mí nunca me robaron la bicicleta, ni la mobylette ( que mi abuela nos regaló a cada uno, en cuanto tuvimos la edad reglamentaria mínima , para no tener que seguir llevándonos a todas partes en su coche ) , así que, creo que si hubiera estado en la situación de Álvaro, y con lo poco que me gustaría volver hacia atrás, hubiera pedido un botellín de agua sin gas bien fría, y luego otro, y otro… Y le hubiera dado más o menos puntos de satisfacción al genio, según la marca del agua que me hubiera traído ( que hay algunas que saben a cieno con sal ).

    – Y que la ilustración, con mi añoradísimo Freddie, me ha chiflado. Y que, mientras hago las tareas, tendré sus discos puestos ; con Queen, y en solitario, que los tengo todos ( que compartíamos fecha, aunque no lugar, ni año ) de nacimiento , y lo ( ¿ o es le ? ) consideraba un poco más mío por ello.
    Hasta luego, espero.

  • Qué bueno eres, Alvaro. ¿Para cuándo un largo? Yo soy muy de agua con gas. Hace unos meses estuve en Italia y pude ver algo que hasta la fecha no hubiera imaginado, ni siquiera soñado, algo inconcebible: agua con gas de grifo, como la cerveza. Cosas lógicas que son ilógicas hasta que las ves.

  • El Señor me ha dado fuerzas para seguir viviendo y leer lo de Álvaro Tedasqueen. Muy bueno, pero nadie ve que ni uno solo de sus deseos tiene como objeto hacer feliz a exmi DIOSA.

    Por si alguien no ha leído los últimos comentarios de la entrada anterior, solicitar que los lean porque constato una casualidad perturbadora con la imagen de la muerte afilándose la guadaña con los dientes.

  • Vaya mierda de artículo ha escrito Fischer. Este es el que sale en fotos del 68 golpeando con un casco a al policía. Nadie podría decir que la imagen remite al III Reich. Imbécil.

    Tengo visita estos días. Hablando de la «violencia policial» y recordando su juventud roja, me dijo: «¡¡Pero si a mí me disparaban!!»

    Quinn, uno termina acostumbrándose al agua con gas. Tanto, que la compras para casa y la pides en los restoranes.

  • Un día deberíamos hacer un análisis estilístico de los autores de este nuestro fanzine. De la escritura de Quinn me llaman la atención dos cosas, a) que fluye como un manantial y b) su (aparente) despreocupación por el estilo y el vocabulario. Un estilo muy fanzineroso, todo hay que decirlo.

  • Juanfran Satur Viernes, 20/10/2017 a las 09:44
    (…)la imagen de la muerte afilándose la guadaña con los dientes.

    La agonía de Satur me hizo evocar esta escultura, en una de las capillas de Nuestra Señora de París

  • Que haga el estudio la srta. Bellpuig, que es independiente (?). Que una afamada y fanada filóloga-politóloga como Bellpuig te haga ver que pones comas sin ton ni son y cuentas chistes malísimos sería interesante, en mi opinión.

  • fanado, fanada
    adxectivo
    [Animal, persoa] que perdeu un membro.
    Unha vaca fanada dun corno. Está fanado dunha orella. O pobre está fanado.

    En mi familia lo usamos cuando a uno le falta un diente.

  • Alvaro tiene el gen del escritor de raza. Esto es algo que aventuro sin haberle visto la cara y sin tener ni idea en qué podría consistir ser un escritor de raza, pero aún así apostaría unos Marie Brizard con hielo a que esto va a ir a más.

  • Licia anoche San Sebastián con luz rosada en el ayuntamiento y una irreal puesta de sol que observe con camisa arremangada y con un helado de turrón, desde un banco de Alderdi Eder.
    Cantaba en inglés una eslava rubia muy entrada en carnes con altavoz Marshall.
    En el banco de al lado una pareja fea y aburrida se dejaba dormir por la tonada cansina y fuera de su tono original.
    Otra pareja de paseantes comentaba a la madre de él por el telefono que no se preocupase que estaba bien abrigado.
    Ya eran las diez y los chicos estaban cansados y nuestra conversación se espaciaba.
    Una cerveza más y a casa.
    Me gusto la ciudad, pero ahora que vuelvo a la carretera y queda atrás tengo una sensacion de cartón piedra vendido a precio de mármol negro de Bélgica.
    Ganas de llegar.
    Los chicos son unos señores con la cabeza en su sitio y me alegro mucho de que no conocieran las libertades que un día tubo el mundo y que y’a no volverán.
    Somos los trovadores que tratan de adaptarse a un presente cada vez más diferente a lo previsto.
    Nos asentamos en un mundo que desapareció y tratamos de señalar que la información solo se pierde en marasmo de opiniones infundadas pero muchas.
    Alvaro lo he leído en un área de descanso de autopista, que se parece a un aeropuerto, pero con agua sin gas.
    Con gqd el champán o el gintonic, lo demás son gaseosas.
    Saturio eres el referente solo que Dulcinea sigue sin enterarse.

  • Gracias a todos por sus corteses exageraciones. Y espléndida la ilustración que acompaña al texto, gracias.

    tipotrueno
    Viernes, 20/10/2017 a las 09:23
    Yo soy muy de agua con gas. Hace unos meses estuve en Italia y pude ver algo que hasta la fecha no hubiera imaginado, ni siquiera soñado, algo inconcebible: agua con gas de grifo, como la cerveza. Cosas lógicas que son ilógicas hasta que las ves.

    Bremaneur
    Viernes, 20/10/2017 a las 09:53
    Quinn, uno termina acostumbrándose al agua con gas. Tanto, que la compras para casa y la pides en los restoranes.

    No puedo creerlo. NO QUIERO CREERLO.

    Perroantonio
    Viernes, 20/10/2017 a las 10:24
    b) su (aparente) despreocupación por el estilo y el vocabulario. Un estilo muy fanzineroso, todo hay que decirlo.

    Esto me ha desconcertado un poco: siempre he pecado de lo contrario, de ser algo refitolero con esas cosas. Será que estoy madurando.

    Sr. Verle
    Viernes, 20/10/2017 a las 11:13
    Quinn:
    un genio salido…
    de una botella de agua con gas
    ‘Vichy Catalán’.

    JAJAJA, top!

    JrG, ya echaba en falta su tableteo matutino.

    En otro orden de cosas, «César Vidal asegura que “Carles Puigdemont asiste a sesiones espiritismo” y su esposa practica la hechicería”».

  • Me gusta leer los Decálogos de escritores que se le ocurren a algún escribiente que otro. Todos me parecen bien, sensatos y paternales, y a ninguno hago caso, especialmente a los que surgen de manos de periodistas que aconsejan no distraer al lector, que se nos escapa el clic.

    Decálogo de escritura: hacinamiento de normas en número de diez, al modo mosaicosinaítico, por las que un tipo, por lo común lector de los suplementos de Cultura de la prensa que sirve para envolver pescado, eleva a categoría de precepto sus manías personales y, a la vez, desaconseja que los demás intenten lo que él no sabe hacer.

  • Proc, cualquier decálogo de doce o de veintitrés que no te lleve a tener lectoras como las de Abreu es una birria. Prueba 1 y Prueba 2.

    Hola, lectoras, ¿estáis ahí? Comentad. Con foto. Besis.

  • Ya me respondo yo. Hoy día las orgías se organizan y financian a través del cine porno. Hace falta algo de dinero para empezar, permítanme que no les cuente como conseguí el dinero, ya que fue de manera fraudulenta. El caso es que fundé GOT PORN, que aprovecha a nivel de marqueting la coincidencia de GOT con Game of Thrones.
    Fuí a una entrega de premios porno a buscar actores y allí quedé hechizado por una mujer que desde hace tiempo se me aparece en sueños. Me acerqué y le dije:
    – Beatriz.
    – Me llamo Molly.
    Beatriz es una rubia natural de enorme culo natural y tetas de plástico, tiene la típica cara de rata de las chicas del norte, guapa para mi gusto. Le propuse hacer cine con el dinero por delante y aceptó a condición de elegir ella el resto de actores.
    Para el primer rodaje tomamos la suite de un hotel. Lo preparamos todo ella y yo solos y, por un momento llegué a fantasear con que el actor sería yo. Su cuerpo y el mío se pegaron y restregaron mientras colocábamos la cámara y comentábamos los planos.
    Cuando estuvo todo preparado comenzó la espera.
    – ¿A qué esperamos? -pregunté.
    Ella se rió. Finalmente alguien llamó a la puerta. Ella me dijo:
    – colócate detrás de la cámara y como hagas algo raro se acabó.
    Obedecí y ella abrió la puerta. Apareció una rubia de bote, que entró y Beatriz empezó a examinar como si se tratara de ganado. Buen culo, no tan grande como el de ella, pero las tetas, grandes y auténticas. La invitó a bombones.
    Lo que rodamos lo pueden ver en mi canal porno de internet. Llama la atención que de primeras Beatriz toma la iniciativa, dando la sensacion de que ella es el hombre, no sé porqué siempre imaginamos que en un dúo lésbico una de las mujeres ejerce de hombre. Sin embargo esa sensación va desapareciendo a medida que las posiciones de tijeras y 69 muestran simetrías. Posteriormente, cuando se masturvan con consolares parece que requirieran de un hombre, pero Beatriz no. Monté al final de la película el momento en que llegó al orgasmo, largo, con la cara totalmente roja haciendo contraste con su piel pura blanca.
    Después hemos rodado otras películas parecidas, siempre con actrices, en una furgoneta, en una tienda de ropa…
    Vean mis películas en GOT PORN.
    Finalmente me enfadé y decidí deshacerme de ella. Le dije que las películas no generaban suficiente dinero, y que necesitabamos hacer promoción. Mi idea era hecerle una fotos con unos tiburones. La convencí de que no había peligro. El plan salió mal porque el piloto de la lancha se empeñó en meter a Beatriz en una jaula que por desgracia los tiburones no fueron capaces de romper. Y solo tubo una pequeña herida, suficiente para que ella se enfadara conmigo y me dejara de hablar.
    Sin embargo, Beatriz sigue apareciendose en mis sueños, sueños de arrepentimiento, perdón y purificación.

  • Qué pregunta Bertrand que cómo se organiza una orgía en nueva yorke.

    Pues juntando gentes ociosas y multiamorosas, por WhatsApp, supongo. O una quedada en una fiesta de Trump, abogados mediante, que todo es consentido. Y mayores de edad.

  • Por cierto que, desde el partido Demócrata, nos hacemos eco de esta noticia:

    In his famous book, “The History of the America Indians” eighteenth century explorer and trader, John Adair stated that several hundred Cherokees, living in the North Carolina Mountains, spoke an ancient Jewish language that was intelligible to Jews from England and Holland. From this observation, Adair extrapolated a belief that all Native Americans were the descendants of the Ten Lost Tribes of Israel.

  • Bertrand de Got Viernes, 20/10/2017 a las 13:02

    cuando se masturvan con consolares

    Supongo que es una errata, que lo que quería decir era cuando se masturban por soleares

  • Emecé
    Viernes, 20/10/2017 a las 12:53
    Tenía que haber hecho caso a Perroantonio.

    Todavía estás a tiempo, que me estoy muriendo pero todavía no me se ha llevado la Parca. No soy digno de que entres en mi casa, pero una palabra tuya bastará para salvar mi alma.

  • Las orgías son una glotonería muy poco adecuada.
    Es un caso de comer más con los ojos. Similar a comer hasta vomitar en un bufé-libre o meterse 10 copas porque son gratis.

  • El poliamorismo ese, es querer un poco a todos, pero nada en concreto a ninguno.
    Picar aquí y allí sin hacer buenas comidas nunca.
    Otra cosa es follar. Pero no lo llamemos amor ni relación. Es follar, que oiga, muy bien por cierto, pero no es eso.

  • Me ha gustado mucho el cuento y la traducción, Zeppi. He seguido el viaje en Google: hay un lago Laberge pero el cuento dice ‘Le Barge’ (en el original de London).
    Y Álvaro, chapeau bwanna.

  • Yo practico el multiamor porque amo a la EMC que me ama, a la que se ha casado con Tedasquinn, a la que no me contesta sobre mi gravísimo problema con la no recepción del boletín de su blog, a la merengue, a la que me hace teclear mi amor cuando la estoy palmando y cada teclazo es un dolor, a la que me hace escribir meloso y mermeladoso, con lo recio que uno ha escrito, tan amante de la prosa macho y española de raíz.

  • Antes de salir de Irún esta mañana me he pasado por la librería y me he comprado unos periódicos (todos) para leer agusto en Español.
    He cogido también el Boletín de estudios del Bidasoa y una obra ya póstuma de Nabokov que no había leído, en una edición de Anagrama “PALIDO FUEGO”.
    Veamos que tal.

  • Saturio te tenían que componer una jota.
    O dos.
    Alvaro ya se compondrá él lo que quiera, que compone mucho y bien.
    Pero yo aquí con el tema de MC, veo mala salida. O un correturnos muy riguroso vigilado por agentes externos con mediación del fanzine, o una hondonada de bofetones e incluso una DUI de MC si se cansa ya mucho.

  • Perroantonio
    Viernes, 20/10/2017 a las 10:24

    Un día deberíamos hacer un análisis estilístico de los autores de este nuestro fanzine.

    Me gusta la idea, sí señor. Pero sin insultar, ¿eh?, que menudos sois los de letras cuando os ponéis.

  • A mí también me ha gustado el acto de estrega de los Pemios, dan esperanza.
    Otra cosa es la injusticia de no recibir ninguno.

  • Nada, me engaño porque pretendo ser un ente moral.
    Vuelvo a la esencia, no hay nada más puro éticamente que pagar a una Escort, puta no vinculada a la trata para entendernos.
    Qué duro es tener las cosas claras.

  • Hoy son las oriónidas, mugre pulverulenta de su cola para Halley y estrellas para ti. Me las prometía muy felices y chisporroteantes, aunque fugaces, pero está el cielo más negro que el culillo de un grillo.

  • «Qué claro es tener las cosas tan duras». Estoy dando vueltas a tu reflexión, Adaptaciones, la entiendo a medias.

  • Soy múltiple amorosa, porque les quiero a todos ustedes, y sin fijarme mucho.
    Adapts, no venga Vigo, es una ciudad muy fea, no hay escorts bonitas. Tire para Lugo y quedé con Saturio

  • Ayer miré la ceremonia de los premios Princesa de Asturias.
    Es una bonita ceremonia que este año tenía su alto contenido de reivindicación de la importancia de España y de su acervo cultural al mundo.
    La escenografía es muy buena y tiene ese especial toque que saben darle los países con verdera historia y con visión de futuro.
    Es un buen referente para mostrar a nuestros hijos de las cosas que sí ha hecho bien su país.
    Traigo esto a colación, ya que se le concedía el premio de las artes a William Kentridge.
    Conocí su obra hace algún tiempo a través de mis inquietudes por hacer una pequeña animación sobre el tiempo y el espacio, y mis preguntas sobre qué fué primero, si tiempo o espacio. Mi opinión no científica de aficionado ya la conocen (sobre todo Zepi).
    Sus animaciones me parecieron fascinantes y coincidían con mi visión en blanco y negro de aquel primer segundo de este universo.
    El trabaja con un dibujo que se pudiera llamar “sucio” pero con una definición y una poesía inigualables. Su movimiento es muy rápido pero se puede seguir, y su blanco tiene una enorme luz y potencia. Su gusto por el collage, queda reflejado pero no plasmado.
    Cuando le escuché en una entrevista después de conocer dos de sus animaciones y observar su obra sin color quedé impregnado de su visión.
    A mi juicio un premio muy merecido, sin ningún menoscabo de ningún otro artista, y no se tiene más que ver el palmarés de estos premios para ver que se sigue un buen criterio.
    Les recomiendo si tienen inquietudes artísticas ver alguna de sus animaciones o su obra en general.
    Buenos días a todos y a Viejecita que les de esa fiesta a los monstruitos que lo recordarán siempre. A sus padres que les den tila, que serán mucho peores que los enanos y menos manejables e interesantes.
    Alvaro tu historia de amor me gustó mucho.
    Zeppi me he leído los relatos que tradujiste, pero no tengo ningún criterio para juzgarlos, para mí son inalcanzables, pues yo sería incapaz de encontrar giros al inglés, ya que sólo soy capaz de leer titulares o cosas técnicas, no literatura. Eres un tipo enorme y muy sensible, es que las matemáticas son pura poesía.

  • Hace muchos años leí un libro que me ha recordado el relato de Quinn, “El diablo de la botella” de Stevenson. Ahora con internet se puede volver a leer, y lo he descargado para el kindle.
    ¡Viva la tésnica!

  • Procuro fijarme
    Viernes, 20/10/2017 a las 23:14
    Tajani: «Mejor harían en trabajar [pausa][]. [P]or la concordia». 😀

    [youtube https://www.youtube.com/watch?v=Pot4kBgORZQ&w=560&h=315%5D

    Cuando estuve en NZ acudí a una cena en un poblado maorí. Nos recibieron unos pedazo de hombres vestidos con su traje regional, sus lanzas y su moko tatuado en la cara. Las mujeres aguardaban detrás. Nos dieron la bienvenida con una haka, y yo casi me meo encima. Sus voces rugían en la noche, los ojos se les salían de las órbitas y sus lenguas eran las más largas que jamás haya visto. Después nos invitaron a entrar en su poblado y allí compartimos mesa y una cena a base de una especie de pollo y cordero con verduras cocinada con el calor de la tierra. Fue una experiencia muy original y que recomiendo a todos los que vayan por allí.

  • Anoche fui a ver Blade Runner la nueva y qué queréis que os diga, no me pareció tan mal. Es cierto que Gosling se gana el derecho al papel de la mujer de Lot cuando la hagan, es cierto que la malvada asesina da risa, que el guión es un autospoiler, pero no está tan mal.
    Estuve pensando a la salida, dando un paseo aprovechando el parque desierto, que la razón de que no me haya parecido tan mal (he leído y oído barbaridades, particularmente quiero acordarme del gilipollas que estaba sentado a mi derecha retransmitiendo la peli hasta que le he preguntado a ver si al final se casaban) es que la primera no me pareció nunca la puta obra maestra de la que tanto hemos oído hablar.
    Que me pareció una película majetona, en particular la vertiente gráfica (los colorinchis, vaya) pero nada más. Una historia que parecía nueva pero en realidad ya la había contado Kubrick, los replicantes no eran más que unos Hal locazas, un Harrison Ford que siempre me ha parecido un tío sobrevalorado (está mejor en la nueva, quizá por las arrugas, quizá porque sale poco) … el colmo, para mí, era el espich del Hauer con todo aquello de la Puerta de Tanjauser y su puta madre.
    O sea, una puta máquina diseñada para matar y para extraer uranio de no sé qué galaxia y va el tío, disfrazado de punkie musculitos, y en el momento de morir (¡ojo, una máquina!) va y se pone lírico que ríte tú de García Lorca.
    A ver, dejemos sentado lo principal, una puta obra maestra fue La ley del silencio, donde un puto genio como Marlon Brando, interpretando a un ex boxeador sonado, un tarado, para entendernos, conseguía que nos creyéramos que tenía un alma sensible sin necesidad de recitar letanías.
    Vamos, que la primera me gustó y esta se puede ver, pero aún hay clases.

  • Buenos días a todos, en este mi primer descanso:
    – Ayer no pude seguir lo de los premios Princesa de Asturias, y sólo me he enterado, un poco, por los posts de ustedes, así que, si alguno pusiera un enlace para poderlo ver todo, en diferido, se lo agradecería enormemente, que así podría verlo por mí misma, aunque a cachos, según el tiempo de descanso que tuviera.
    Y les pido mil perdones por si lo hubieran puesto entero ya, sin que yo me hubiera enterado. Ya siento.

    – Gracias JrG por sus ánimos, que falta me hacían.

  • Una última cosa antes de irme del todo :
    – La crónica de Schultz sobre Blade Runner ( el nuevo, pero, sobre todo el original ) es ¡¡¡ Fabulosa !!!
    Gracias por haberme hecho reír.

  • Alvaroquinn
    Sábado, 21/10/2017 a las 09:04
    Una de dos:
    o me llevo a esa mujer
    o entre los tres nos organizamos
    con el tambor de Ariel.

    Proposiciones como estas son propias de musculitos de ginasio que se huelen los calcetines antes de devolverlos a la bolsa de deporte tras una sesión de cardio. Dudo que haya sido consensualizada con tu recién desposada esposa.

  • ¡Pero que sí me gustó!
    El Hauer con boina ciertamente ganaría, lo estoy viendo, para una peli de partisanos yugoeslavos. A tal punto lo estoy viendo que lo mismo ya la ha hecho.

  • Hombre Stulzt si la cosa va de acabarla por que si y me pones solo una copa, me hace temerme lo peor.
    Pero vete pidiéndote un gintonic de la ginebra q quieras o un agua con gas que lo termino y voy a verte.
    Con lo Brando a muerte o sus discursos en el Vietnam profundo.

  • No, no y no. Blade Runner es una película inaugural, algo que no se había visto antes, y ahí reside su valor. Recuerdo perfectamente cuando la vi, un viernes de 1982. Desde la primera escena, las naves volando sobre el cielo negro y contaminado de Los Ángeles, estás experimentando algo novedoso, nunca visto. La historia es un tebeo, claro; como el Antiguo Testamento. Pero los personajes están vivos, tienen personalidad. Es verdad que la escena de la muerte de Roy Batty es directamente repugnante y que la película ha empeorado cada vez que Ridley Scott ha hecho una versión del director (al menos dos, que yo recuerde) pero el principal personaje de la película ha seguido intacto: la atmósfera. Ocurría también en Alien.
    Pero, efectivamente, nada como Shakespeare.

  • Yo, como ya conté aquí mismo, vi Blade runner con un colocón tan respetable en el cuerpo que no entendí ni una palabra de la película. Sin embargo fue, por decirlo con lenguaje actual, toda una experiencia interactiva. Mis recuerdos de la cinta son, pues, en absoluto fragmentarios e inconexos, cortesía del LSD. El principal: una bellísima Daryl Hannah dando volteretas, y una ciudad de pesadilla llena de chinos que llevaban en la mano paraguas iluminados. El resto se difumina en una amalgama de extrañas imágenes sin sentido. Por supuesto, siendo consciente de que no podía igualar la experiencia primigenia, nunca he querido volver a verla.

    Lo mejor, y a esto venía la cosa, fue cuando, casi al final de la proyección, mi acompañante me preguntó que cuándo iban a dejar de dar anuncios y comenzaba de una vez la película.

  • Flipo con Bonnie, que había estado en Nueva Zelanda y no nos lo había dicho. Si yo hubiera estado en Nueva Zelanda, esas serían mis primeras palabras siempre: «Hola, he estado en Nueva Zelanda».

  • Hace unas navidades saqué Pálido fuego de la biblioteca. Llegaron los Reyes Magos con sus colonias y pijamas, ocuparon luego las cigüeñas los campanarios; marzo ventoso y abril lluvioso trajeron a mayo florido y hermoso, y por San Juan al sol se coció el pan; transcurrió el verano con la gran tabarra de los cantos de las cigarras y os ahorro el otoño de las rimas. Un año después la biblioteca me notificó que les debía Pálido fuego, por lo que busqué esta cima de la literatura entre las pilas de papeles y desperdicios; hallela a tiempo y devolvila, sin leer pero sin multa.

  • En algunas escenas de la nueva Blade Runner la ciudad era una mezcla de los cómics de Moebius y de los infinitos suburbios de México D.F. (con reminiscencias de otra película de Villeneuve, Sicario), pero con una llamativa ausencia: la gente. Para ser ciudades tan reconcentradas veo poco tráfico humano. Estarán todos en la costa cantábrica de chancleteo.

  • No tengo interés por ver la nueva de Blade Runner, a pesar de que la primera fue mi película favorita mucho tiempo. Antes leería algún libro de Phillip K. Dick, que murió poco antes de que se estrenara la película, aquí vinculo una carta y algo más del escritor sobre Blade Runner.
    http://es.gizmodo.com/la-emotiva-carta-de-philip-k-dick-antes-de-morir-sobre-1750071985
    Philip K. Dick tuvo además una vida interesante, sobre la que Robert Crumb hizo un comic.

  • Franco no tenía problemas legales, tampoco un artículo 155, ni una constitución a defender, aparte de los principios del movimiento (esos y los otros).
    Tampoco había tantos imbéciles sueltos, bien es cierto.

  • De ese gran escritor que fue Philip K. Dick mi novela preferida es Ubik, una de las historias con mejor trama que he leído nunca. Las Confesiones de un artista de mierda también merecen especialmente la pena.

  • El trueno azul revolotea Barcelona una y otra vez. Falta la música de Wagner. Me encanta el olor a centralismo por la mañana.

  • Hablando de adaptaciones de libros al cine, casualmente estoy leyendo EL CORAZÓN EN LAS TINIEBLAS, de Joseph Conrad.
    Una maravilla.
    Una simple línea, el director, un tipo mediocre que al parecer lo es porque nunca cae enfermo, dice sobre sus maltrechos trabajadores:

    La gente que viene hasta aquí no debería tener entrañas

    Creo que leer este libro es necesario si se quiere entender bien Apocalipsis Now, y eso que es muy distinto, es en el río Congo y trata de una compañía que se dedicaba hace más de 100 años al comercio de marfil.

  • No sé enlazar el artículo de Luis Racionero en el suplemento Culturas de Lavanguardia de hoy, titulado Stupor Mundi y que recomiendo; además incluye una miniatura como las que traía Perroantonio en sus Buenos Días.
    Pero lo menciono para su conocimiento y efectos.

  • DE PASEO
    He oído al Presidente a través de un lorito que llevaba mientras caminaba: del discurso del Presidente me han gustado hasta los andares. Es verdad que me ha hecho pararme un momento, oculta entre las gafas de sol y unos matojos, para reprocharle que diga brifin (Mariano, di sesión informativa; Mariano, que tú eres un señor). Es cierto asimismo que iba yo a buen paso, silbando y fingiendo una paz que tacharíais de falsa si tuvierais acceso a las capas más hondas de mi ser donde rugía un «Mariano, mátalos» profundamente perturbador. (No sabéis la suerte que tenéis de no ser yo). Pero Mariano no es así: él es como tiene que ser. Rajoy ha estado entre muy notable y sobresaliente, es mi calificación.

  • Con Blade Runne hubo un antes y un después, (y todas aquellas famosas frases que repetían los mozos para ligar)
    La mismito pasa con Rajoy y el Rey, unos chulazos que saben poner un punto y coma dónde debe ser y que se entere el otro que también vimos llover más allá de Tannhaüuser y las lágrimas en la lluvia o más o menos.

  • Tomando el control del gobierno de la Generalidad, sustituyendo a Puigdemon y sus consejeros, no caen esos diez u once. Debe de haber muchos más de mil individuos en cargos de libre designación. En las consejerias, organismos autónomos, agencias, observatorios, empresas públicas, participadas y otras figuras deberían empezar a temblar los que se encuentren en la parte alta de la pirámide jerárquica. Un descuido y a la calle.

  • Perroantonio, pues lo que yo decía: los colorinchis.
    Un tebeo muy bonito, un cómic.
    Ahora ya lo de obra inaugural y tal pues me pierdo, el papel lo aguanta todo, es como aquéllo de “western crepuscular”, que como salga otro no me hago responsable.

  • Tan bueno, o incluso más, que la propia película, es el making of de Apocalipsis now, Hearts of Darkness, de Eleanor Coppola. Este imprescindible documental puede acompañarse de las Notas a Apocalipsis Now de la misma autora, editadas en nuestro país por Emecé, para conocer de primera mano los entresijos de un rodaje de pesadilla.

  • Quizá lo más recordado del making of: el rodaje de la famosa escena en la habitación de hotel, con posterior ataque cardíaco del protagonista:

  • He leído este artículo en EP de hoy:
    Tomás Giménez Duart: «Desde el otro lado».

    Convendría tener en cuenta algunos factores objetivos a la hora de examinar lo que está sucediendo con Cataluña. La desigualdad fiscal, en inversiones o el trato a la lengua en el resto de España son algunas de ellas.

    Como no tengo ni idea, voy dando por buenos los datos económicos que detalla, pero me paro aquí, en el párrafo que dedica a la lengua, «la lengua en el resto de España»:

    En un país de 45 millones de habitantes, en el que siete millones y pico (si no son más de 10, según se cuente) hablan una lengua diferente, pero “casi igual”, no debería ser problema que en el Congreso y en el Senado se hable catalán. Es una cuestión de afectos: si es mi Parlamento, que hable mi idioma. En el Parlamento indio todos entienden el inglés, pero hay más de veinte lenguas oficiales. ¿Y cómo os entendéis?, pregunté a un indio que conocí en mi despacho. “Igual que vosotros en el Parlamento Europeo”, fue la respuesta.

    Pensaba que el español es una lengua catalana también, la lengua común. 🙂
    (¿Habéis visto un vídeo en que se ve a un pulpo gigante saliendo todo él por un agujerito pequeño? Me siento lo mismo).

  • A lo mejor Giménez quiere significar que el español es una lengua de colonización, como el inglés de la India. Qué gran país, qué de lenguas hablan y qué bonitas todas, esos piojosos de indios. Solo me pregunto si esos millones de catalanohablantes son todos colonizados o bien son colonizadores. Quiero decir que la demografía catalana se nutre de la emigración española («colonizadores»), aunque los millones de catalanohablantes hoy lo son por los procesos de inmersión y planificación lingüística que han colonizado lingüísticamente a los colonizadores lingüísticos, a los colonizadores lingüísticos colonizados.

  • Han olvidado algo muy importante, parece ser: intervenir las “embajadas” de la Generalitat. Allì es donde se esconden los datos verdaderamente comprometidos para el Govern, las conversaciones, chancgullos y acuerdos secretos con ciertos gobiernos, etc.
    Las màs importantes: las de Paris, Bruselas y Copenhague. Sobre todo, Paris.

  • SIN COMPLEJOS
    El odioso Franco contó siempre con el apoyo explícito del Eje, pero también con el implícito de las democracias occidentales y de Estados Unidos, cuyo apoyo fue ya explícito tras el abrazo con Ike en Madrid. Los motivos eran obvios, Franco fue un cortafuegos del comunismo, que extendía sus fobias dentro de España a anarquistas y nacionalistas.
    Lo que entonces parecía enfermiza obsesión hoy se debela como clarividencia. Los enemigos de la sociedad abierta que fueron desvelados por Popper o los responsables del fuste torcido de la humanidad que atisbara Kant y confirmara Berlin eran los comunistas, los anarquistas y los nacionalistas tales como los que hoy colonizan Cataluña.

  • Ridìculo Rajoy diciendo “briefing”. Tres o cuatro veces.
    Estos del PP no aprenderàn nunca, qué mal nos dejan a los de la derecha antigua y señorial.

  • Como al final no me he muerto, porque lo mío era gripe y no los disgustos que me ha dado exmi prometida, me he ido a ver el contencioso de los Füchse contra el Kiel. 25-25. Un partidazo impresionante. Nueve mil almas en el Max-Schmelling-Coliseo. Y me he enterado de que el domingo juegan los combinados alemán y español en el mismo Coliseo. Ya tengo entrada.

  • Rescato esta reseña que escribí de Ubik allá por 2009, por si les interesa. Pasa la vidaaaa… Me parece que su único hallazgo es enlazar a Dick con Machado.

    EL GENIO DEVORADOR

    Aquellos escritores a los que su obra no basta para permitirse la costumbre de comer tres veces al día, es decir, el 99%, se ven obligados a buscar trabajos dentro o fuera del mundo literario que les mantengan mientras trabajan en su obra en los ratos libres. Las colaboraciones periodísticas y la docencia son alternativas recurrentes para los plumíferos fatídicamente alérgicos al best-seller. T. S. Eliot recomendaba al escritor un divorcio total entre su obra y la labor que le hacía ganarse el pan: el sudor de la frente no debía manchar los manuscritos. La tragedia del escritor es que normalmente no sirve para otra cosa que escribir, y aún los que poseen otras habilidades las desperdician pasando horas y horas garabateando en un papel. Dostoievski estudiaba la carrera de ingeniería hasta que una pulsión ardiente e irresistible le hizo tomar la pluma para no dejarla más. Acosado por los acreedores, la adicción al juego y la epilepsia llegó a escribir a la vez varias obras, entre ellas algunas de las mejores novelas que se han escrito, echando mano de cualquier recurso folletinesco si fuese menester.

    A este último grupo pertenece el novelista norteamericano Philip K. Dick (1928-1982) quien, una vez llegado a un grado de miseria en el que su sustento principal era la comida para perros, se encadenó a los editores para escribir a destajo novelas que descolocaban tanto a esos editores como al público. Entre su producción se cuenta ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? que daría pie a la magnífica adaptación de Ridley Scott Blade Runner, las Confesiones de un artista de mierda (sus memorias) y novelas como El hombre en el castillo, Los tres estigmas de Palmer Eldritch, Valis o el libro del que nos ocupamos hoy y que suele considerarse su obra maestra: Ubik.

    Ubik comienza con varios personajes actuando por su cuenta y que pronto se verán entrelazados. Glenn Runciter dirige una empresa de inerciales, personas con habilidad para contrarrestar los poderes de telépatas y precocs (tipos con el poder de la precognición, capaces de ver acontecimientos futuros). El mayor enemigo de Runciter es Ray Hollis, quien comercializa los servicios de esos telépatas y precocs. En el futuro en que se ambienta la novela (futuro situado en 1992; el autor no fue tan lejos) las personas con habilidades psiónicas son contratadas por muchas empresas o particulares para vigilar los movimientos de alguien o meterse en los pensamientos del director de la competencia. Los inerciales se encargan de evitar esas intrusiones. Pero, ¿cómo saber con certeza si un telépata te está espiando? La empresa de Runciter avisa de tales casos pero ¿no será acaso un problema creado y resuelto por ellos mismos? ¿Harán negocio de la gestión del miedo y la paranoia? Estas preguntas se pasan por la cabeza de Herbert Schonheit von Vogelsang, propietario del Moratorio de los Amadísimos Hermanos. Un moratorio es donde se lleva a los moribundos y mediante la congelación y ciertos avances tecnológicos se les mantiene la vida cerebral e incluso se puede hablar con ellos: es lo que llaman la semi-vida. La esposa de Runciter, Ella, se encuentra en este estado y incluso sigue tomando parte en los asuntos importantes de la empresa. En ese mismo estado se encuentra Jory, un perverso joven que se inmiscuye en la existencia de los demás semi-vivos.

    Por otro lado tenemos a Joe Chip, un empleado de Runciter que se encarga de hacer mediciones acerca de las fuerzas psiónicas que despliegan las personas. Un amigo le presenta un hallazgo que quizá interese a la empresa: se trata de Pat Conley, una joven con un poder nunca visto; puede hacer que sucesos ocurridos vuelvan a una forma anterior, es decir, que nunca hayan ocurrido. Con ello inutiliza la capacidad de los precocs. A pesar del recelo que le inspira, Chip la lleva a la empresa y junto con otros nueve inerciales y el señor Runciter se embarcan para una gran misión en la luna. Allí caen en una trampa y una bomba deja agonizante al señor Runciter. El grupo vuelve apresuradamente a la Tierra para intentar inducirle el estado de semi-vida.

    El estallido de la bomba supone un punto y aparte en la novela. Es la entrada a la auténtica obsesión de Dick: la constitución y validez de lo que entendemos por «realidad». ¿Está Runciter realmente muerto? ¿Por qué los objetos vuelven a formas pasadas? ¿Tiene algo que ver Pat en ello? ¿Qué es ese «Ubik» que aparece continuamente? Si la novela comienza presentando un mundo futurista con personas dotadas de poderes telepáticos y empresas dedicadas a mantener la comunicación con los semi-muertos, puede decirse que a partir de la bomba comienza la auténtica trama. La novela pasa de una historia más o menos convencional de ciencia-ficción al thriller o la farsa para entrar de lleno en el mundo filosófico-paranoide de Dick. Estos cambios de trama y tono, además del estilo descuidado, se deben a la manera torrencial y anfetamínica como Dick redactaba sus novelas. Llegó a escribir cuatro al año. Los personajes están sujetos al capricho de algún ente sádico que se complace en martirizarlos. Se ajustan como un guante estos versos de Machado, poeta de sensibilidad diametralmente opuesta:

    Él sabe que un Dios más fuerte
    con la sustancia inmortal está jugando a la muerte,
    cual niño bárbaro.

    Ese “niño bárbaro”, inmoral y voraz, presencia aterradora al final de la novela, recuerda al genio maligno de Descartes, que se complace en martirizar y confundir a los hombres. Conviene recordar que Dick era un paranoico irredento, un esquizofrénico enganchado a las anfetaminas. Cuando el escritor soviético Stanislaw Lem escribió un artículo elogioso sobre él y comenzaron a cartearse, Dick le denunció al FBI por presunto espía del KGB. Como cuenta Rodrigo Fresán:

    P.K.D., aseguran, está loco y P.K.D. no hace nada por negarlo: se presenta en convenciones balbuceando insensateces, asegura ser víctima de una conjura gubernamental-nixoniana en la que se lo utiliza como agente propagador de una rara forma de sífilis, dice que la canción Strawberry Fields Forever de los Beatles le comunicó que su hijo tenía una hernia inguinal que no había sido diagnosticada por los médicos (esto último, conviene aclararlo, resultó ser cierto para asombro de los doctores), explica cómo los científicos soviéticos lo están utilizando telepáticamente para matar gatos con su potencia mental, insiste en que alguna de sus novelas fantásticas ha revelado una verdad escondida y por eso su estudio fue asaltado y dinamitado por un comando especial del ejército. P.K.D. es un paranoico sin retorno, un replicante de sí mismo, que entonces ofrece sus servicios al F.B.I. O tal vez P.K.D. es un sabio al que las drogas le abrieron las puertas de una realidad conspirativa donde Watergate es, apenas, la punta del iceberg de un estado policial y alienígena.

    Pero como diría aquel personaje de Ricardo Piglia: «Los paranoicos también tenemos enemigos». Dick es, en fin, el autor de una obra singular y fascinante y Ubik una de las mejores novelas (y no sólo de ciencia-ficción) que he leído.

  • Leía ayer sobre la cuchipanda en el Teatro Campoamor y me reía por haberme encontrado citados poco antes esto inmarcesibles versos de Campoamor:

    Recobrada la salud y el seso,
    regresé de París en tren expreso.

  • Ahora va a ser que el petardo de serie zeta era un gran escritor. Si no se hace la peli, ni cuatro frikis escriben una reseña.

    ¿Estamos locos o qué?

  • Bueno.. que era muy bueno escribiendo sus cosas. Tal que cuatro milenio le dedicó un programa con expertos y todo. Ya está tardando el premio nobel o de Asturias

  • Si hay que darles premios in absentia a escritores muertos, ya los recojo yo todos y celebro lo que haya que celebrar, pronuncio discursos que ni ante un comité de empresa, pago mujeres y gintonis para todos y viva la literatura y la tortilla de Betanzos.

  • Habían anunciado un 155 suavecito y a mí me parece muy contundente, ¿no? Me pregunto cómo lo van a llevar todo a cabo.

  • ¿Y qué pasa en Andalucia?, Que todo es monotema de Cataluña y no se sabe qué pasa en provincias. ¿ Ya llegaron los moros a tomar plaza?

  • Han cortado el mus. Alguno va en bragas.
    Pero al margen del juego político y penal, queremos saber.
    El purgatorio social.
    Académicos, economistas, profesores, catalanes ugetistas, catalanes de CeCeOO, catedráticos de derecho constitucional de Sevilla, bomberos con ‘ideas’, policías privados, cantantes calvas con tinte o peluca que querrán, alcaldesas nacisocialistas, el señor, algo mayor, con guitarra y barretina (hoy), que no se pierde una perfomance, y un largo etcétera de illuminati.
    Queremos su prestigio para tirarlo al water.

  • Qué bueno. Hay un periodista español gallego que parla catalá, sacando de quicio al felón conseller Comín (hijo de Alfonso Carlos; como el propio Espinar, vamos), en TV3.

  • Hace una semana que he visto Blade Runner, la primera, y sigo haciéndome la misma pregunta ¿Por qué llueve todo el rato?

  • Buenas tardes, noches, o lo que sea. Yo no suelo hacer noche en los aeropuertos, pero entre unas cosas y otras, paso bastante tiempo en ellos. Ahora estoy en el de Dallas, que ya es como mi casa, camino de Austin, que es todavía más mi casa. Otros dos meses aquí y vuelta a casa (la de verdad) por Navidad. Y otra vez solo, porca miseria.

  • Gracias por los comentarios sobre los cuentos de indios e indias, la verdad es que les tengo cariño, así como a Jack London. Cuando leía sus cuentos (Tales of the Klondike), bastaba con dos líneas para entender que la escena ocurría en un lugar donde hacía un frío del carajo. Luego leía mis pobres intentos de traducción y constataba con pesar que, ateniéndose a la literalidad de mis palabras, la escena traducida podía perfectamente tener lugar en el desierto o en una playa tropical. Espero haber mejorado desde entonces.

  • JRG, gracias por los elogios, pero no acabo de ver lo de la poesía de las matemáticas. Yo me guío por una mezcla de intuición y sentido práctico, siempre intento encontrar lo que yo llamo un “hilo conductor” entre los temas, que permita apreciar las relaciones de una áreas con otras. La lógica formal y el “reptar penosamente de silogismo en silogismo” como dijo alguien, para llegar a un resultado, no va conmigo. Evidentemente, alguien tiene que hacer el trabajo sucio de cimentar rigurosamente los resultados, pero no seré yo.

    Además, si volviera atrás en el tiempo, creo que no estudiaría ciencias ni tecnología, sino idiomas. Seguro que es un camino más directo para entender el mundo. De las conferencias de orientación que nos daban en COU, recuerdo haber asistido a una de un tal Eugenio Coseriu, que hablaba más de treinta idiomas (o eso decía), lo que me producía una sana envidia. Maldito psicólogo del cole …

  • Bonnie Domingo, 22/10/2017 a las 00:12
    Hace una semana que he visto Blade Runner, la primera, y sigo haciéndome la misma pregunta ¿Por qué llueve todo el rato?

    En la película no se explica casi nada (al contrario que en la nueva, que no callan). En la Tierra ha habido una guerra termonuclear de aniquilación que ha acabado con la mayor parte de la vida existente. Quienes han podido, han huído a las colonias en otros planetas. En la Tierra se han quedado los pobres, los pringados y los «especiales», como el tipo que construye androides de juguete y en cuya casa se refugian Priss/Daryl Hanna y Roy Batty/Rutger Hauer. La extinción masiva es lo que ha llevado a la Tyrell Corporation a construir réplicas perfectas de animales, como la serpiente con la que baila una de las replicantes y el buho que vuela en la sede de Tyrell. (En la novela, Deckard está casado y sueña, como todo el mundo, con tener un animal real o al menos una buena réplica de un caballo, pero por falta de ingresos se tiene que conformar con una oveja eléctrica que finge balar en su terraza).

    Por culpa de la guerra termonuclear, la Tierra está cubierta por una gruesa capa de nubes y cae permanentemente una lluvia ácida y radiactiva. Sólo hay dos escenas, ambas patéticas, en las que se ve el cielo azul: cuando Roy Batty muere y suelta la paloma, y al final, cuando Deckard se fuga con Rachel, que «no tiene fecha de caducidad».

  • Perkins, querido, eso tan profesional que has escrito lo has copiado de algo. Es imposible que te acuerdes, asì por la cara y a pesar de tu reconocida excepcional memoria, de Priss/Daryl Hanna y Roy Batty/Rutger Hauer.
    Para nota, matricula. Sucede que…

  • Zeppi me alegra poder ver lo que tu no puedes o te niegas.
    En lo poco que se dé casi nada he encontrado un equilibrio soportable.

  • Ada Colau, la no independentista, llorando en la manifestación: «Es el día más terrible en 40 años». Hace pocas semanas unos terroristas musulmanes asesinaron a 16 personas en las Ramblas.

    Todos estos momentos permancerán como lágrimas de Colau en las manis.

  • Brema, maestro, mirale las pestañas apretadas de rimel y el pelo recien salido de la peluqueria. A la Colau, digo.
    Pero el otro, bien, el loco de amarillo, un auténtico,me gusta. Con ese no hay problema.

  • Domenech lloraba mientras cantaba con el puño en alto, como otros muchos en el momento en que MM Bonet rasgaba la guitarra y cantaba una vieja canción de resistencia anti franquista.
    Esto demuestra el momento de confusión histórica en que vivimos: comunistas leninistas asociados a nacionalistas radicales acusando a los Constitucionalistas de franquistas.

  • He conocido a más de un zumbado como el chupóptero de amarillo. No son especímenes aislados.

    A muerte con Perroan sobre Blade Runner, aunque las escenas de luz me emocionan porque soy muy sensible.

  • Bien visto lo de la Colau, Follan. Pero ya tiene difícil el camino de vuelta. No podrá hacerse pasar por constitucionalista. Su capacidad de engaño se ha visto muy reducida. Aquí se ha retratado mucha peña.

  • Marqués, tù también eres de los que dicen “brifin” como Mariano o no?
    Confiesa, sì o no.
    (En plan requerimiento a la Generalitat)

    Mira que nos jugamos una amistad de 30 años.
    Dices “brifin” como Mariano: sì o no?

  • Contra la opinión de la crítica especializada, sigo pensando, por supuesto, que Dick era un gran escritor y que Ubik, como evidencia la acertada crítica de Álvaro, un novelón. La leí hace más de treinta años, pero sí recuerdo la sensación de que el argumento era lo mejor de la obra.

    ***

    Por cierto, ¡qué entretenida versión cinematográfica de It!, un ejemplo de adaptación a la pantalla en el que prácticamente todas las decisiones principales han estado bien tomadas . Señalo por encima alguna: retrasar unos treinta años el marco temporal de la película –presumo que se ha hecho pensando más en la segunda parte que en esta primera–, reparto convincente y una labor de resumen de la novela, descartando con tino los muchísimos circunloquios y subtramas de la obra, ciertamente eficaz. También el escollo principal de la obra de King, la ausencia de un desenlace a la altura –cuando un escritor ha de recurrir a un sueño para concluir una obra de 800 páginas, muy probablemente tiene un problema con ese final–, ha estado bien resuelto. Desde luego, ha sido una experiencia “agradable” en la aterradora ciudad de Derry.

  • Creo que el arma secreta del prusés, su vergeltungswaffe, es la música. Tras una primera oleada de bombardeos de castigo a cargo de Llach y María del Mar Bonet, preparan un contraataque demoledor con Quico Pi de La Serra, La Trinca, Ramón Muntaner y Marina Rossell.

  • Zeppi Domingo, 22/10/2017 a las 01:34
    De las conferencias de orientación que nos daban en COU, recuerdo haber asistido a una de un tal Eugenio Coseriu, que hablaba más de treinta idiomas (o eso decía), lo que me producía una sana envidia. Maldito psicólogo del cole …

    Zeppi, me asombras. Aparte de políglota, Coseriu fue un romanista y lingüista teórico muy eminente y prolífico. Solía formar parte de la bibliografía obligatoria de los estudiantes de filología hispánica, he estudiado mucho a Coseriu. Sé que venía a España (por ejemplo, al CSIC, a la Universidad de Navarra y a la de Málaga) a impartir programas de doctorado y de especialización. Le pillaría de paso tu colegio, qué suerte.

  • No se entiende Blade Runner sin conocer la musica de Vangelis y sin haber leído los tebeos de Novaro.
    No uso briefing, aunque a veces se me escapa “whatchdog de nuestra democracia” cuando hablo de Aznar.

  • En una ocasión, en la mili, un otro soldado y yo hicimos dedo desde un pueblo costero de Tarragona, donde hacíamos un curso de submarinismo, hasta Barna. Era agosto y el sol pegaba fuerte. Pronto nos paró un amable matrimonio de orondos payeses al volante de un genuino Renault 4 Latas que dudo mucho alcanzara los sesenta kilómetros por hora. Al calor y la poca velocidad se sumó que en el radiocasete del vehículo sonaba una cinta de La Trinca, cinta que se iba dando la vuelta ella sola al llegar al final. Comoquiera que el trayecto duró más de dos horas, la experiencia fue traumática. Hace unos años me encontré con aquel compañero y, nada más verme, me saludó canturreándome una de aquellas canciones.

  • Gracias Perroantonio por la explicación. Scott podría haber tomado nota de Lucas y haber hecho una entradilla, como en la Guerra de las Galaxias, para los que no entendemos Blade Runner porque no conocemos a Vangelis.
    Creo que el haberla visto ahora y no en los ochenta, es la clave. Ni fu, ni fa.

  • bolaño Sábado, 21/10/2017 a las 22:44
    Han cortado el mus.

    Es que si tienes de compañero a Junqueras… ¿cómo te pasa las señas?

  • Bueno, lo que más me gustó fue la escena de la persecución de la Nexus del striptis y ese chubasquero transparente…ahora me lo quiero comprar.

  • Procuro fijarme Domingo, 22/10/2017 a las 09:25

    Zeppi Domingo, 22/10/2017 a las 01:34
    … que hablaba más de treinta idiomas…

    Como se decía de Roman Jakobson que hablaba ocho idiomas, pero todos en ruso.

  • Follan d’Eiro Domingo, 22/10/2017 a las 04:47
    Perkins, querido, eso tan profesional que has escrito lo has copiado de algo. Es imposible que te acuerdes, asì por la cara y a pesar de tu reconocida excepcional memoria, de Priss/Daryl Hanna y Roy Batty/Rutger Hauer.
    Para nota, matricula. Sucede que…

    Pues ya siento decepcionarte, pero no. Nunca aprendí los nombres de todos los replicantes (nunca he sabido quien es el actor que interpreta a Kowalski, al replicante al que le hacen el test, ni el de la replicante que baila con la serpiente). Pero sí recuerdo que James Olmos, el Blade Runner que habla neolengua, tenía un nombre corto, no sé, algo así como Buzz o Scuzz.

    No lo he leído en ninguna parte. El otro día afirmé que vi la película un viernes, pero no es verdad, lo he recordado luego perfectamente. La vi un domingo del año 82 en el cine Samaniego de Vitoria. Quedé tan impresionado que convencí a mi novia para que me acompañara a verla otra vez al día siguiente, lunes. He regalado varias veces la película y tengo en casa una caja de coleccionista con la versión original y la edición del director. Es posible que en alguna parte estén el guión original, la banda sonora y la novelita de Dick, «¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?».

    Habré visto la película una docena de veces y me la sé de memoria, pero ya ves, no me he aprendido los nombres de todos los actores ni de todos los personajes, y nunca se me ha ocurrido mirar quién fue el director de fotografía o el jefe de decorados.

    No digo esto con orgullo. Hubo un tiempo en que veía cine por un tubo y tuve varios fetiches, esta película, «2001. Una odisea del espacio», el cine de Sam Peckinpah, el actor James Coburn y la actriz Debra Wingler. Luego me casé y me fui dejando de cines y cineclubes. Ya ves, soy un tarado.

  • Rhumquina
    Domingo, 22/10/2017 a las 10:52

    Al mus hay que venir llorado.
    Ayer Carlin en TV3 proponía que se unieran al Reino Brexit. Prometió aprender catalán. Está muy gordo, desproporcionado, y eso que es alto.

  • Bonnie Domingo, 22/10/2017 a las 10:44
    Gracias Perroantonio por la explicación. Scott podría haber tomado nota de Lucas y haber hecho una entradilla, como en la Guerra de las Galaxias, para los que no entendemos Blade Runner porque no conocemos a Vangelis.

    Parker, la versión original de 1982 tiene una entradilla subrayada por la música de Vangelis. Está todo pensado.

    https://youtu.be/2dCrvuRhQcU

  • ¿De verdad que lloraron ayer en una manifa? Joder, esto es peor aún de lo imaginado. Supongo que es el final del sueño olímpico iniciado en Barcelona 92, donde también hubo mucha emoción.

  • Pues ahora que lo dices, sí que la recuerdo. La película la tuve que ver en tres noches, porque me quedaba dormida..pero la conseguí acabar!

  • Es lo malo de ver cine en el sofá. Yo sólo disfruto en los cines, con las luces apagadas y la pantalla grande. En el cine entro en la película. En la tele ando fijándome en chorradas. Pero, claro, con el precio al que han puesto ir al cine, que les den.

  • No sólo el precio. El otro día fui a verla y hubo media hora de anuncios, lo que me puso de muy mala hostia. Reservé asiento en internez y según la web del cine solo quedaban dos libres. Elegí uno. Resulta que el cine estaba casi vacío y en mi fila sólo había tres asientos ocupados. Los tres seguidos. Y lo más grande: las birras estaban a 4,50 euros. Va a volver al cine su puta madre.

  • Me ha gustado lo de «entrar en la película». Si reponieran o reponiesen Dos cachondas se lo montan en Ibiza, iría al cine a ver si «entro en la película»

  • Cuando mi padre me llevaba al cine, de niño, siempre nos sentábamos en la fila 10, que para él era la mejor. En las pelis no toleradas «para todos los públicos» (en los años 60 hasta los spagetti wenstern eran cine de adultos) solíamos ir a la sesión de noche al gallinero, para que no se alarmara la carcundia, y mi padre solía darle una propina al acomodador para que hiciera la vista gorda.

    Yo seguí con la costumbre de sentarme a medio cine hasta que por casualidad descubrí que había películas (normalmente malas) que mejoraban mucho vistas desde la tercera fila, con todo el campo visual ocupado por la pantalla. Así que si algún día veis un cine medio vacío y sin embargo hay un zumbado sentado en las primeras filas, ese soy yo.

  • Undécimo mandamiento: Sólo se podrán ver pelis malas desde la última fila con una gordita.
    (Monte Sinaí, hace 30 segundos)

  • Perkins, la ortografìa, me referìa a la ortografìa: es imposible que te acuerdes de la ortografia de esos nombres (si los has escrito correctamente, quiero decir) Los has copiado. Con lo quisquilloso que eres jamàs te arriesgarìas a escribirlos mal.
    Por cierto, Wittgenstein (acabo de echar una ojeada ala ortografia) era de tu opinio pero aun màs radical: se sentaba en la primera fila.

  • “Como se decía de Roman Jakobson que hablaba ocho idiomas, pero todos en ruso.”

    De Fraga se decia que hablaba seis pero no se le entendia en ninguno.

  • Traigo a Soroa porque le tengo ley, le soy le(g)al. Soroa, «¿Y la lealtad?».
    Si no lo sabe él cómo vamos a saber los demás cuál es la solución. Solo para los menos filólogos recordaré que leal y legal forman doblete, son cognados, tienen la misma etimología: legalitate(m) ha dado el culto legalidad y el popular lealtad. From historical phonetics point of view, que es una manera de mirar las cosas como otra cualquiera.

  • Procuro fijarme
    Domingo, 22/10/2017 a las 09:25
    … Le pillaría de paso tu colegio, qué suerte.

    Proc, no fue en el colegio, los Salesianos tenían cierta influencia, pero no tanta. Lo más que conseguían era llevar a Tip y Coll, porque los hijos de Coll estudiaban en el colegio.

    Las conferencias eran en centros universitarios, mayormente en la Complutense, nos daban fechas de conferencias de gente ilustre y nos recomendaban asistir a ellas. Recuerdo la de Coseriu porque fue especialmente amena, y porque me dio mucha envidia. Entonces yo acababa de terminar Inglés y Francés en la Escuela Oficial de Idiomas y ya eso me parecía una hazaña. Después de escuchar a Coseriu se me bajaron bastante los humos.

  • Zeppi
    Domingo, 22/10/2017 a las 16:13

    Entonces no me asombra tanto, pero me sigue pareciendo una gran suerte.

  • No obstante, en mi ranquin de experiencias extraordinarias, la primera sigie yendo Bonnie con los maromos del haka en Nueva Zelanda. Lo veo más puntos que oír a Coseriu con dieciocho. Es así, Zeppi, no es por nada.

  • Es más sencillo que todo eso, Follan (recuerda, la navaja do Occam), he leído el guión y la novela, por eso recuerdo los nombres pricipales, Rick Deckard, Roy Batty, Priss y Rachel sin necesidad de consultarlos (la novela tiene poco que ver con la película; creo que Priss no aparece en la novela, pero a ver quién es capaz de olvidarse de Daryl Hanna, replicante construida para proporcionar placer sexual a los mineros de la colonias exteriores). Son nombres de la cultura popular, como Peter Parker o Clark Kent. Bueno, y también influirá que escribí hace años un par de textos sobre la película.

    Pero es cierto, siempre tengo que consultar Shakespeare, Wittgenstein y Houellebecq.

  • “Hablar de los “métodos de tortura” de la policía el 1-O, como ha hecho Anna Gabriel desfachatadamente y con mentira confesa, es un inconmensurable agravio a cuantos sufren y han sufrido torturas verdaderas en el universo”.

    Marías hoy.

  • He tenido la suerte de quedar al margen de todas las Pokemonadas al estar currando como un cabrôn.

    Pero, hace une ratico que terminé me he ido directo a disfrutar de las maravillas que ofrece visitar bares obreros.

    Niña en bar de ganao consumidor de copazos de domingo tarde y partida de cartas.
    Alcohólico diagnosticable que pretende hacer una gracia a la niña (¿qué hace una niña aquí?), linchamiento instantáneo del alcohólico. El no entiende que pasa pero toda la parroquia está segura de que es un pervert y lo echan.

    El colmo de la bobería ganaderil: niñato de menos de treinta años recriminando a persona de sesenta que interviniera.
    “Los niños son esponjas”

    No es posible mejorar la cadena de cagadas.

  • Qué mal escribe Marias:
    “La policía y la Guardia Civil se deberían haber abstenido de…”

    …deberian haberse abstenido de… me parece mejor

    Qué opinas, Procu?

  • Procu, me acabo de acordar que aquella noche, después de cenar, nos pidieron a cada persona que cantásemos una canción típica de nuestro país y como había un asturiano en el grupo, cantamos “Asturias patria querida” allí con gran éxito de crítica y público.
    Nos lo pasamos muy bien, la verdad.

  • Hoy hace seis años que murió Antoñete. Por mucho que he intentado recordar qué corrida fue aquélla, no he conseguido recomponer quién más formaba parte del cartel de esa tarde, ni por qué fechas del año sería, ni qué ganado se lidiaba. Todo lo más supongo que sería otoño, porque Chenel ya estaba mayor para torear San Isidro. Calculo también que tendría entonces unos 62 años [Antoñete: NO YO]. Mi memoria lo recuerda vestido de lila y oro, pero mi memoria puede decir el kyrie, dado que el lila es precisamente uno de los colores que mi daltonismo me impide distinguir del marrón o del burdeos. Claro que marrón no he conocido ningún terno. Así que es posible que fuera lila. O burdeos. Sí recuerdo que aquello no era, como algunos guasones del tendido decían a veces, “la corrida del imserso”. Sus compañeros de cartel, quienes quiera que fuesen, eran bastante más jóvenes con él. También que era una de las primeras veces que le veía torear tras su reaparición.

    Abrió él, como manda el orden de alternativa, la corrida, y al segundo capotazo de recibo la plaza empezó a rugir. Parar de esa manera a un toro que acaba de salir de la oscuridad de los chiqueros, que pisa la arena, por así decirlo, ciego y aún no acaba de medir los terrenos, no es cosa al alcance de cualquiera. La gran mayoría de los toreros, con menos años y en mejor forma física que Chenel, se limitan a dar unos capotazos que dicen de tanteo hasta que el toro sale ahormado del caballo y el matador ha tenido tiempo suficiente para ver si se vence de este pitón o del otro, si se arranca de lejos o gazapea, si quiere la pelea en tablas o acepta salir del tercio. Por eso la plaza rugió: porque no sabía si la forma en que Chenel fijó al toro sin tantearle era un derroche de sabiduría, de técnica o de valor, pero sí que aquello no se había visto en toda la temporada, ni aun en la anterior.

    Lo que siguió fue una lección de tauromaquia de principio a fin, desde el orden que impuso a la lidia de su toro hasta el quite que hizo antes del tercio de banderillas, desde los ayudados por alto con que comenzó la faeana hasta los pases de pecho – naturales, no cambiados, se discutía en el tendido; como Manolete, decía uno; qué sabrás tú de cómo los daba Manolete, si no habías nacido; y para qué estará el cine, enterao; a callar y a aprender, decía otro-, desde los pases del desprecio hasta la estocada final.

    Me acuerdo también de que mi furia antitaurina preadolescente se había ido aplacando y volvía yo poco a poco al redil del taurinismo, pero con paso incierto, y que aquella tarde me pregunté qué coño habría hecho yo todos aquellos años sin venir a la plaza.

    Chenel con el toro de Garzón:

  • Follan d’Eiro
    Domingo, 22/10/2017 a las 18:28
    Qué mal escribe Marias:
    “La policía y la Guardia Civil se deberían haber abstenido de…”
    …deberían haberse abstenido de… me parece mejor
    Qué opinas, Procu?

    Ambos son correctos, pero el clítico pertenece al verbo pronominal abtener(se) y «deberían haberse abstenido» representa el orden canónico, por tanto.
    QUÉ OÍDO 😮

  • Pirata Jenny
    Domingo, 22/10/2017 a las 19:09
    Mi memoria lo recuerda vestido de lila y oro, pero mi memoria puede decir el kyrie, dado que el lila es precisamente uno de los colores que mi daltonismo me impide distinguir del marrón o del burdeos.

    Me he acordado de que leí en un sitio que lila es una palabra femenina, los varones solo se saben el morao.

  • Lo que se tiene que ligar diciendo cosas como que «el clítico pertenece al verbo pronominal». Estoy con Zeppi: de poder rebobinar, creo que yo también cambiaría las ciencias por las letras.

    P. D.: Pero heredando pronto, a ser posible.

  • Chino Cudeiro
    Domingo, 22/10/2017 a las 20:34

    Lo que se tiene que ligar diciendo cosas como que «el clítico pertenece al verbo pronominal».

    Eso es verdad. Los clíticos de las lenguas románicas son Sodoma y Gomorra. Sodoma y Gomorra, un colegio monjas en comparación.

  • Perroantonio
    Domingo, 22/10/2017 a las 19:24
    He conseguido que este petirrojo se pase por mi balcón varias veces al día a comer. Ayer hasta se atrevió a entrar en casa, pero lo asusté al acercarme.

    DIOS MÍO 💙
    Qué les pones para comer.

  • Bonnie
    Domingo, 22/10/2017 a las 19:06
    Procu, me acabo de acordar que aquella noche, después de cenar, nos pidieron a cada persona que cantásemos una canción típica de nuestro país y como había un asturiano en el grupo, cantamos “Asturias patria querida” allí con gran éxito de crítica y público.
    Nos lo pasamos muy bien, la verdad.

    Entonces igual que en el Campoamor el otro día. Es el himno de los borrachos, pero (¿por lo cual?) nos la sabemos todos los españoles.

  • Procuro fijarme
    Domingo, 22/10/2017 a las 16:29
    No obstante, en mi ranquin de experiencias extraordinarias, la primera sigie yendo Bonnie con los maromos del haka en Nueva Zelanda. Lo veo más puntos que oír a Coseriu con dieciocho. Es así, Zeppi, no es por nada.

    No pasa nada Proc. Yo asistí a mi primer y único (por muchos motivos) Tattoo en Edimburgo con 16, y eso no hay quien me lo quite. Lo sitúo unos cuantos puntos por encima del haka, en mi ránking particular.

    El mismo año que escuché a Coseriu, también fui a una conferencia de Roger Penrose. Este vino en plan divo y la sala estaba petada, pero ni comparación, Coseriu estuvo mucho más cercano y sin pretensiones. El que sabe de verdad no tiene que esforzarse por demostrarlo.

  • ¡Huy lo que ha dicho!

    Penrose no llega., no puedes negar que para un ingeniero en cuanto alguien empieza a hablar de la consciencia, esa nada, se te encienden todas las alarmas.

  • Procuro fijarme
    Domingo, 22/10/2017 a las 21:38
    ¿Y Santa Bárbara bendita, tralelileró, tralelileró, tampoco? No te creemos, Satur, cari

    Cuando lo cantamos en las sobremesas yo hago bisbisbis como en misa con el Credo.

  • Qué sofisticados sois en la capital. La charla que más me ha marcado (y prácticamente la única que recuerdo) es la del Cioli, un eminente santanderino conocido por bañarse a diario en la mar durante más años de lo normal. De aquella charla recuerdo tres cosas: la piel que tenía el pollo, tan curtida como el cuero; el reloj que tenía el pollo, con una esfera tan grande como la palma de su mano; y que, ante la inocente pregunta «¿Cuál ha sido la anécdota más curiosa a lo largo de todos tus baños intempestivos?», la respuesta fuera «Cuando un mejillón me mordió la polla». Presenciamos aquella epifanía treinta mentes incorruptibles. A día de hoy, veinte años después, sigo sin entender cómo es posible que ninguno nos hayamos dedicado a la biología marina.

  • Todavía recuerdo la trisca épica que nos metió don Benito Madariaga a un grupo de infantes de unos 11 o 12 años sobre «Galdós, Pereda, Menéndez-Pelayo y Santander». El tontico de la clase, al final el más listo, roncaba como un chon capado.

  • Procuro fijarme
    Domingo, 22/10/2017 a las 20:24

    Lo de los vestidos de torear, Proc (mi suegro me corregía: no digas trajes, vestidos) y sus colores son mundo aparte. Uno podría escribir varias tesis doctorales sobre ellos (…). Sujétate, que te vas por las ramas.

    Los aficionados son gente puntillosa, y les gusta alardear de los matices que dominan. En los toros todo son matices, no hay nada de esas fantasías brutales y sanguinolentas que imaginan los animalistas. Hay matices que importan más que otros. En primer lugar está, claro, todo lo que se refiera a los pases (eso es una gaonera, una navarra, un galleo, una larga cambiada, una revolera, un quiquiriquí y así ad infinitum). El aficionado menor que no se atreve a leer el pasaje del Evangelio también tiene su sitio, como experto en la capa de los toros, la cornamenta, la burocracia de la lidia o, a lo que íbamos, los colores. Ese aficionado, hasta si es hombre, el pobre, distingue perfectamente el lila del nazareno, el nazareno del obispo y el obispo del morao. Entre los azules distingue el turquí del turquesa, el cobalto del habana, el purísima del ultramar, y el celeste. En la gama de rojos, el pimentón del guinda, el burdeos del carmesí. El amarillo, que es de los pocos colores que distingo bien, no es nunca amarillo a las bravas, eso es de borracho de barra de bar, lo que dicen quienes saben es que viste de ocre, de barquillo, de limón o de caña y oro. No soy capaz de distinguir los verdes, salvo el verde oliva por ser un vestido que gastaba mucho Curro, pero sí que no distingo un verde gallo de un esmeralda, un verde esperanza de un verde manzana, ni un verde pistacho de ningún otro color. Le hablo como una ciega, qué digo, como ciega daltónica y miope, pero sé que existen, me lo han contado.

  • Pirata Jenny
    Domingo, 22/10/2017 a las 23:33

    😮 No tenía ni idea. La verdad es que para los colores soy muy hombre. (El morao, por ejemplo, ese me lo sé). Sí, a mí también me llaman daltónica en las discusiones, pero solo porque ellos son más rápidos que yo llamando.

  • Adaptaciones
    Domingo, 22/10/2017 a las 21:47
    … no puedes negar que para un ingeniero en cuanto alguien empieza a hablar de la consciencia, esa nada, se te encienden todas las alarmas.

    Completamente de acuerdo. Ya es bastante complicado entender un sistema mecánico sencillito, como para intentar abarcar la consciencia. Yo cuando oigo esas cosas, desconecto, o activo el modo “paracientífico”.