Lille

Por JrG.

El TGV salía de la estación de Angers.
Esta era mi segunda experiencia en tren.
El tren es para viajar, y el avión es para trabajar y para ir muy lejos, allí donde las carreteras se acaban y comienza el agua, donde los kilómetros se convierten en jornadas que son demasiado caras.
Viajar en el TGV tiene la ventaja de que la gente no te molesta con sus teléfonos y el ruido ambiente no se ve perturbado más que por los sempiternos bebés que nos acompañan en todos los momentos que sales al exterior.
Lo de viajar con bebés se debería considerar un delito contra la infancia, y contra las personas que no son sus progenitores.
Percibir los 302 kms por hora está sólo al alcance de una pequeña aplicación del teléfono que te lo indica, ya que la SNFC no pone velocímetro en los vagones, y el confort es bastante bueno.
Voy mirando un folleto que me descargué, de lo que quiero ver en Lille, que se centra en callejear el centro antiguo, examinar la universidad Católica para la niña y sobre todo la famosa Villa Cavrois. Un fin de semana no da para más, sobre todo cuando ya no te gusta mucho moverte, y menos en grupo.
Somos tres parejas de las cuales una tiene 4 hijos, la otra dos y nosotros 1.
Mover 13 personas por una ciudad no es nada sencillo, pero aún así tampoco ha sido horrible.
La primera noche teníamos cena en casa en una pareja de amigos que residen allí.
El es un afamado neurocirujano que vive con su compañero en una villita exquisita. Típica de la construcción del norte, en ladrillo rojo, con reminiscencias Bauhaus y decoración Modernista. Muy pocos muebles, pero bien elegidos, así como un tratamiento de paredes muy limpias con carpintería en negro. Iluminación indirecta que propicia sombras.
Un decorado perfecto para portada de revista, pero muy poco confortable.
Les enseño lo que deben saber de España, mientras regamos con champán.
Trato de traducir al francés el chiste de la mujer y su dolor de cabeza.
No te duele la cabeza… ¡pues a follar! Nos reímos durante mucho tiempo, sobre todo ellos.
El resto de la noche sigue con el tema y pocas variaciones.
Desayuno a las 9,30, los jovencitos en un hotel y nosotros en otro.
Paseo andando hasta el campus, que se asemeja a uno inglés, incluso podrías pensar que estás en Boston.
Hoy tienen jornada de puertas abiertas, y el hijo mayor de uno de nuestros compañeros de viaje les muestra la facultad a los interesados del grupo, mientras nosotros nos enteramos de lo que importa, que es cuanto cuesta financiar esos estudios de medicina.
El aspecto es inglés, pero el precio es francés, más barato que algo similar en España, y los alquileres de la zona nada desmesurados.
Lille no es París, y las distancias además son caminables.
Cumplido el protocolo, tratamos de comer en algún sitio que se nos hace imposible para 13 personas sin reserva previa un sábado.
Grupo de jóvenes a una hamburguesería y esponsorizadores a un italiano, en el que debes servirte tú mismo.
El café es lo único con nivel italiano, así como el atrezzo. Lo demás, bazofia.
Anne y yo nos decidimos por fin a ir a la Villa Cavrois.
Pedimos un taxi, y le damos la dirección.
El taxista no sabe muy bien dónde es y nos pregunta si es un restaurante.
Mala cosa, que un taxista no sepa nada del asunto.

Bassin-de-natation-©-Robert-Mallet-Stevens-ADAGP-©-Jean-Luc-Paillé-CMN
Bassin de natation ©Robert Mallet Stevens ADAGP ©Jean Luc Paillé CMN

Lo primero que destaca al llegar es el color amarillo de los ladrillos, que se fabricaron ex profeso, y el equilibrio exterior de una masa tan grande con un color cuando menos singular para el entorno en el que se ubica.
El amarillo sería como una tierra de Siena clara, con amarillo huevo y clareado con blanco en mate. Pero mejor lo miran en internet y me dicen lo contrario.
Cuando se franquea la puerta negra de metal, de entrada a la finca, y te vas acercando, esa masa con sus enormes aberturas rectangulares se desarrolla enorme, gigantesca, más como un castillo que como una Villa.
También es cierto que la familia del promotor de este edificio, era de 7 hijos más el servicio, que no es poca cosa, pero sigue siendo gigantesca.
La puerta de recepción da acceso a un salón con proporciones de catedral y una cristalera que da la visión del jardín y comienza a distribuir la planta noble, con una escalera lateral que da acceso a la zona superior donde se alojaba la familia.
El encargo no sólo incluía la vivienda y el jardín, sino todas las soluciones constructivas, la decoración, el mobiliario, y el equipamiento general. Desde pomos hasta goznes y materiales inéditos.
Una de las habitaciones es una escultura suprematista en colores.
Un delirio artístico con proporciones megalómanas de industrial de hilaturas, que parece un hotel de Las Vegas.
La habitación más recoleta es la de fumar, en la que se ha utilizado menos de la mitad de la altura general con una ventana curva y un armario de cigarros para unas 1.000 unidades.
Después pudimos ver la galería que explicaba la resurrección de este edificio, que fué adquirido por el estado y reconstruido hasta el mínimo detalle, después del abandono y pillaje al que fué sometido por parte de los compradores entre los años 80 y 2000 que pretendían hacer apartamentos.
En el viaje de retorno al hotel, no podía dejar de pensar en el coste de restaurar ese edificio que tenía suelos de parket de maderas africanas macizas. Paredes de maderas que jamás había visto en directo. Salas de baño del tamaño de grandes apartamentos en azulejos blancos y moqueta de lana negra. Acero inoxidable de 5 milímetros de espesor para las esculturas que tapaban los radiadores. Mármol negro de la ya extinta cantera Belga. Estucados en verde agua sobre muros de más de 6 metros de altura.
Pensaba en que los impuestos de mi mujer se utilizaran en esto, junto con el resto de Franceses. Escuchar los ohhhhh que musitaban bajito un grupo de ancianos ante las huecas y repipis palabras de un cicerone.
Los comentarios de admiración y las estupideces de los que como nosotros habíamos pagado 5 euros por entrar a verla.
Pensaba en que viajar está sobrevalorado, como forma de pasar el tiempo y que a la gran mayoría les sirve de bien poco.
Pensaba que la libertad es un concepto muy mal entendido y para el cual una gran mayoría no está ni preparada, ni la necesita.
Y que el dinero en muchos casos sólo ha generado esperpentos.
La cena de esa noche me reencuentra con el valor de la amistad, y la cálida acogida que estos nuevos amigos me han dispensado sin solicitarla.
Me han hecho sentir querido, y yo les correspondo como puedo, que es poco.
De todas formas Lille me resulta mucho más acogedora que París, y sus gentes no tienen ni punto de comparación.
Los precios dependen de los valores sin nunca ser desmesurados.
La villa Cavrois es lo único desmesurado en esta ciudad, que resulta como un Versalles de principios del siglo XX, dónde los reyes fueron cambiados por burgueses muy potentados. Está en las antípodas de lo que pudiera pretender la esencia de la escuela Bauhaus, o los de DeStijl.
Con calma el TGV nos devuelve a Angers, en un trayecto que se me hace muy corto, por la ganas de llegar que tengo.
Cholet nos recibe frío, y sin la caldera prometida.
Llego y me pongo a pintar algo muy pequeño, pero sin quitarme la parca, y escucho al payaso en una entrevista.

190 comentarios

  • Buenos días, justo hace un par de meses fue mi hermano a Lila y me envió varias fotos de Villa Cavrois; preciosa, la verdad. Por París sí que he rastreado algo su obra, sobre todo el pequeño cogollo en el 16, donde está la fundación Le Corbusier, que tiene varias casas suyas estupendas. En este post de Elena Cué en su blog Alejandra de Argos para el ABC puede verse algo de su obra parisina.

  • Buenos días a todos
    ¡ Que bien que por fin esté JrG de vuelta y en modo activo !
    Espero que la caldera nueva le funcione de cine, porque ya ha empezado el frío, incluso aquí en Madrid. Le deseo que no le empiecen a incordiar los políticamente correctos del “calentamiento global de origen antropogénico”, como nos están empezando a incordiar a nosotros. Que algunas personas necesitan tener la casa más caliente que otras, y esas normas europeas a mí me parecen discriminatorias en contra de los viejos , de los delgados, de los que hubieran sufrido operaciones… ( o sea , de los que tuviesen un termostato “estropeao ” )

    En cuanto a la Villa Cavrois, y las otras casas de arquitectos de ese estilo:
    Esos edificios están bien para museos , donde las personas están de visita, y lo que importa es el edificio en sí, y las obras de arte que albergue, que necesitarán un grado de humedad, y de temperatura tan constante como sea posible, pero no para que vivan familias en ellas. Sobre todo, familias con miembros pertenecientes a distintas generaciones. Y es que además, los “viejos” necesitan estar rodeados de sus recuerdos, y los más pequeños también necesitan de esos grandes baúles con fotos, y de esas pichirrichías que tienen historias adosadas, y que les hacen contar una y otra vez a los abuelos…
    Como ayer era “Thanksgiving”, estuvimos viendo una película , “Home for The Holidays”( dirigida por Jodie Foster ). En esa película, salía una típica casa americana de clase media , con trastos por todas partes, y sin una sola pared lisa.
    Puede que ese tipo de casa sea la pesadilla de los grandes arquitectos, pero son casas vividas y vivibles, aunque cuando se reunan todos en ellas, estén como sardinas en lata.
    Pido mil perdones por haber escrito tanto.
    Ya siento

  • Otra cosa más, y les prometo que me voy:
    Me costó verdadero trabajo darme cuenta de que el retrato de la “nueva Mona Lisa” que puso ayer Perroantonio , era en efecto un retrato de Arrimadas, fotochopeado, y no el auténtico “primer retrato de Mona Lisa”, pero tuve que estar un buen rato yendo de uno a otro hasta darme cuenta.
    O sea que ¡ Un fenómeno el que haya hecho el fotochop !

  • Supongo que JrG quiere decir que era su segunda experiencia en TGV. También puede ser que experiencia se refiera a la experiencia por antonomasia, pero para eso son mejor los expresos.

  • -¿Es el AVE un tren demasiado veloz para el pensamiento y la reconquista del tiempo?

    – Que el ideal para el progreso del ferrocarril haya venido a ser la velocidad, es decir, al llegar cuanto antes, es muy triste. Porque ese dominio del fin, de la llegada, se traga lo que podría haber de vida corriente en el trayecto del viaje del ferrocarril. Eso es triste. A mi no me hace falta llegar tan pronto, estar en una hora en Valladolid. Sospecho y lamento que el resto, las posibilidades de la ventanilla y las conversaciones dentro del tren, queden cada vez más anuladas.

    Entrevista de Alfonso Armada a Agustín García Calvo en ABCD, 27/04/2008

    Las negritas son mías: “lo que podría haber de vida corriente en el trayecto” es lo que dice Procu que JrG llama “experiencia” y Perro “experiencia por antonomasia”

  • Hoy, en La Razón, sobre Arrimadas y la posibilidad de que sea presidenta: «”No tiene experiencia de gestión. Hay una crisis grave y hace falta otro perfil”, aseguran fuentes populares».

    Me pregunto qué *experiencia de gestión* tiene Iceta.

  • Para pensar mejor que el tren es el bus o coche de línea, o la camioneta, como se decía antes. Sus interminables trayectos son terapia y te convierten en filósofo de la vida. Aquí tenemos algún conspicuo ejemplo.

  • Ya salía a por víveres pero… ¡ tengo un vicio con el Chop Suey !
    Pues si es el “Arrimadas” , una versión temprana de Mona Lisa, en efecto, recuerda muchíssimo a Inés. Y ojalá envejezca ella tan bien como la dama de la pintura, que, a mí, desde luego, la que más me gusta de las tres es la del Louvre.

  • Buenos días y perdonen por entrar tan tarde.
    El enlace de Josenez muy acertado. Mallet Stevens era un buen representante de la arquitectura moderna, y cualquiera de los edificios que hizo en París y que se citan en el enlace, me parece que tienen mucho más interés que la Villa Cavrois.
    Este encargo por parte del señor Cavrois, se pensaba encargar a otro arquitecto, pero a Mallet lo descubrió por casualidad y le gustó su trabajo. Le dió carta blanca y todo el dinero que necesitara para no hacer una mansión al estilo de su época. En esa casa vivieron durante dos generaciones, pero imagino que la entrada al comedor todos los días les tenía que dar un mareo.
    No obstante las soluciones constructivas son dignas de destacar, así como el trabajo en cada detalle. Me impresionó la sala de máquinas del edificio, las soluciones de higiene en los cuartos de aseo, los relojes eléctricos en todos los muros, y la acertadísima paleta de colores elegida.
    Como detalle les diré que la restauración costó 24 millones de euros a los franceses y duró casi 15 años, casi cuatro veces lo que costó construirla.

  • Procuro, lo que quiero decir es eso, que era la segunda vez que montaba en el TGV, y que me resultó muy agradable (si excluimos los bebés llorones).
    Siempre viajé en coche o avión.

  • Para las Giocondas o Mona Lisas, los enlaces de PerrroAntonio son muy buenos.
    Da el tema para una entrada, sin ni siquiera tocar quien pintó qué ni la técnica. Sólo del personaje.
    Cuando la vi en verdad, me pasé algún tiempo escribiendo, si los encuentro hago una entrada, pero el cuadro que más me ha impresionado nunca ha sido Las Meninas.

  • Funes Viernes, 24/11/2017 a las 10:39
    Las negritas son mías: “lo que podría haber de vida corriente en el trayecto” es lo que dice Procu que JrG llama “experiencia” y Perro “experiencia por antonomasia”

    Yo —no sé si queda claro— por experiencia ferroviaria por antonomasia me refería a follar en el tren.

  • Hombre igual si fuera en un coche cama, pero a estas alturas uno está ya muy burgués con la “experiencia”…
    Los lavabos de un tgv no sirven ni para su función original.

  • RENFE, algún punto entre Valladolid y Santander, aseos. Y por qué les llamarán aseos. No, no tengo esa experiencia y no la pienso volver a tener.

  • Gómez
    Viernes, 24/11/2017 a las 11:37

    Me llamo Gómez y soy adicto al Black Friday de los cojones.

    Jo, eso me recuerda que hoy habrá cajón de rebajas en la sección de DISCOS del Corte Anglosajón.

    ¡See you soon, Lucas!

  • jrg
    Viernes, 24/11/2017 a las 10:55

    Julio su memoria es prodigiosa con las imágenes y sonidos.
    La coreografía de los “monstruitos” magnífica.

    Gracias, Jrg. Sí que es estupendo ese videoclip. Y la canción de Cerati, también.

    Quizá un día les cuente mi truco para “recordar” los videos. O tal vez no, que tampoco hay por qué contarlo todo. 🙂

  • Me gustan los trenes. Me gusta cuando arrancan lentamente. Me gustan esas pequeñas estaciones recónditas donde nunca ves a nadie y, aunque lo intentas, ni siquiera aciertas a distinguir el nombre del lugar. Me gustaba especialmente la estación de Albacete, donde vendedores ambulantes ofrecían navajas a los viajeros en los andenes. Recuerdo con nostalgia aquellos viejos talgos o expresos de mi niñez que me conducían a Madrid o a tierras de Castilla. De niño, sobre todo en verano, mis padres me dejaban en uno de ellos, y mis familiares venían a recogerme a la llegada. Eran horas mágicas para mí. A pesar de tener billete de coche-cama, jamás desperdiciaba ni un minuto del trayecto durmiendo: me pegaba literalmente a la ventanilla y trataba de aprehender cada uno de los diferentes paisajes que se iban sucediendo. Advertía los cambios de provincia por las matrículas de los coches que circulaban por las carreteras que discurrían junto a las vías. Hasta tenía mis provincias favoritas. Mi padre mismo trabajó durante muchos años en los trenes y, todavía hoy, cuando me subo en uno de ellos pienso en él.

  • Parte un tren. Así comienza la novela Rey, dama, valet, de Nabokov. Traducción de Jesús Pardo.

    La enorme manecilla negra del reloj sigue inmóvil, pero está a punto de hacer su ademán de cada minuto; ese elástico sobresalto pondrá todo un mundo en movimiento. El rostro del reloj se apartará lentamente, lleno de desesperación, desprecio y tedio, mientras las columnas de hierro, una a una, comenzarán a pasar ante nosotros, llevándose consigo la bóveda de la estación, como suaves atlantes; el andén comenzará a alejarse, y con él irán hacia un destino desconocido colillas, billetes usados, puntos de luz solar y saliva; un carrito de equipaje se deslizará ante nuestra vista sin que sus ruedas dejen de estar inmóviles; y tras de él irá un kiosco de periódicos cubierto de revistas de seductoras portadas: fotografías de bellezas desnudas, color gris perla; y la gente, la gente, la gente del andén móvil, moviendo también ellos los pies sin salir de su inmovilidad, dando largos pasos hacia adelante y retirándose al mismo tiempo, como en un agonizante sueño lleno de increíble esfuerzo, náusea, presas las pantorrillas de una algodonada debilidad, se inclinará hacia atrás, hasta caer casi boca arriba. Había más mujeres que hombres, como ocurre siempre en las despedidas. La hermana de Franz, en sus mejillas tenues la palidez de la hora temprana y un desagradable olor a estómago vacío, envuelta en una esclavina a cuadros que se diría impropia de una chica de ciudad; y su madre, pequeña, redonda, toda de marrón como un pequeño monje denso y prieto. Ved los pañuelos, ya empiezan a agitarse. Y no sólo huyeron estas dos sonrisas familiares; no sólo se alejó la estación, llevándose consigo su kiosco de periódicos, su carrito del equipaje y su vendedor de sándwiches y fruta, cuyas bonitas fresas, gordas y abultadas, rojas y relucientes, decían a voces comedme, proclamando su afinidad con las papilas gustativas; lejano ya todo, por desgracia; y no sólo esto quedó atrás: el viejo burgo envuelto en su rosada neblina matinal se alejaba también: el gran Herzog de piedra de la plaza, la catedral oscura, los letreros de las tiendas: una chistera, un pez, la bacía de cobre de un barbero. Y no había ya manera de parar al mundo. Las casas se deslizan solemnemente ante nuestros ojos, las cortinas se agitan en las ventanas abiertas de su casa, los suelos chirrían un poco, las paredes crujen, su madre y su hermana están tomando el café del desayuno en plena corriente, los muebles se estremecen por causa de las crecientes sacudidas, y las casas, la catedral, la plaza, las callejas corren cada vez más rápida y misteriosamente. Y aunque ya los campos cultivados habían desplegado tiempo ha su colcha de remiendos ante la ventanilla del vagón, Franz seguía sintiendo en sus mismos huesos el movimiento regresivo de la pequeña ciudad donde había pasado veinte años de su vida. Además de Franz, en el compartimento de tercera clase y bancos de madera, había dos ancianas vestidas de pana; una mujer rolliza de inevitables carrillos rojos con su inevitable cesto de huevos en el regazo; y un muchacho rubio con pantalones cortos color canela, recio y anguloso, muy parecido a su propia mochila, llena a reventar y como esculpida en piedra amarilla: se la había quitado de encima con gran energía para arrojarla a la red. El asiento junto a la puerta, enfrente del de Franz, lo ocupaba una revista con la foto de una imponente muchacha; y junto a la ventana, en el pasillo, de espaldas al compartimento, estaba en pie un hombre de anchos hombros con abrigo negro. El tren avanzaba rápido ahora. Franz súbitamente se apretó el costado con la mano, sobrecogido por la idea de haber perdido la cartera, que tantas cosas contenía: el pequeño billete y una tarjeta de visita con la valiosa dirección de un desconocido, más todo un mes de vida humana en marcos alemanes. La cartera seguía sin novedad en su sitio, dura y cálida. Las viejas damas comenzaron a moverse y a susurrar, desempaquetando sándwiches. El hombre del pasillo se volvió y, con un ligero bandazo, retrocediendo medio paso y sobreponiéndose luego al vaivén, entró en el compartimento.

  • Gómez Viernes, 24/11/2017 a las 12:33
    Me gustan los trenes. Me gusta cuando arrancan lentamente. Me gustan esas pequeñas estaciones recónditas donde nunca ves a nadie y, aunque lo intentas, ni siquiera aciertas a distinguir el nombre

    Este comentario me ha hecho evocar un capítulo de una serie de HBO sobre relatos de Ray Bradbury que emitiían en España en los 80, (“The Ray Bradbury Theater”).

    Me ha costado encontrarlo, es este (en inglés): The Town Where No One Got Off. Iba a hacer un resumen del argumento pero me abstengo, por no spoilear

  • Veo que el tren también le ha hecho recordar a Brema una novela… debe tener mucho poder evocador, el tren

    Recuerdo esta otra frase , de una novela llevada luego a serie de TV (Mad María):

    El tren es como la vida. Quiero decir, que todo puede pasar entre una estación y la siguiente

  • El tren de Las bodas de Pentecostés. En cuanto pueda lo pongo, amenazados quedáis. (Miradme por la ventanilla, soy la que hace así con el puño).

  • —¿Por qué lloras?
    —No lloro, es que se me ha metido un poco de carbonilla en los ojos.
    —Pero si este es un tren eléctrico…
    —Entonces se me habrá metido un voltio.

  • Del tren recuerdo con nostalgia los interminables viajes a Palencia en el ferrocarril de La Robla, que salía de la estación de FEVE en Bilbao. Llegábamos allí, a primera hora del la mañana, en otro tren, este de RENFE, que nos dejaba en la estación La Naja, justo debajo de la Estación de Santander.

    Los de RENFE eran unos trenes modernos de la CAF, grises, de puertas correderas que se abrían a mano, que hacían los trayectos desde Santurce y San Julián de Musques a Bilbao. Los vendieron hace ya muchos años a un país africano y a veces he creído verlos en alguna filmación de Guinea.

    Llegábamos en este tren, decía, y pasábamos al ferrocarril de La Robla, que era algo así como pasar de los años 60 a los 30. Dice mi madre que mis primeros viajes en aquel tren los hice con una locomotora de vapor, que solía parar varias veces en el camino a cargar agua para la caldera; a mediados de los años 60 las sustituyeron por locomotoras diesel. Los vagones eran de madera, algunos muy antiguos, con puertas situadas a medio vagón y que se abrían hacia fuera. En verano había dos convoys, uno que salía de Bilbao y otro de Luchana, Baracaldo; al llegar a la estación de Valmaseda, donde se desvía la línea, una en dirección a Santander y otra hacia León, se unían los dos en un único convoy del que he llegado a contar 22 vagones. En las curvas más pronunciadas y con mejor visibilidad, en el valle de Mena, podías ver el principio y el fin del tren mirando por las ventanillas y contar los vagones.

    El tren paraba bastantes minutos en las estaciones importantes, que solían tener bar, y los hombres bajaban a tomar algo y luego cogían el tren en marcha cuando sonaba el silbato. Como los andenes eran cortos para la longitud del convoy, había que subir apoyándose en los estribos de madera.

    En Villasana de Mena y en Espinosa de los Monteros solían subir vendedores que iban pasando por los vagones con artículos en los que nunca me fijé, aunque creo recordar telas, bordados y golosinas. El paisaje, desde que abandonabas Aranguren y su papelera, era espectacular, siguiendo el curso del río Cadagua, primero, y luego recorriendo el norte de Burgos y bordeando el embalse del Ebro.

    Nosotros nos bajábamos en Mataporquera, pueblo que me resultaba antipático por sus canteras y su fábrica de cemento, que teñía las casas y el paisaje de gris. Llegábamos allí entre la una y media y las dos del mediodía (el tren de La Robla y la exactitud horaria siempre estuvieron reñidos) y teníamos que esperar hasta las tres. Aprovechábamos para sacar la tartera y comer en la misma estación de tren la tortilla con patatas y pimientos o el pollo empanado. Luego pasábamos a la estación de RENFE, más fría y sin interés, y tomábamos el tren Santander-Madrid de RENFE, que era como dar un salto de 30 años hacia adelante, con sus puertas automáticas y su velocidad de crucero. Y al llegar a Osorno tomábamos un taxi. Invertíamos casi diez horas de viaje para un trayecto que se hace hoy en coche en dos horas y media.

  • No, no son «víctimas de la violencia machista», sino de las personas que las matan. Si fueran víctimas de la violencia de género, también lo sería hoy el hombre que se ha pegado un tiro en la sien después de matar a su mujer.

  • La escena de “Único testigo”, con el tren entrando en la estación, está muy conseguida. Y doy fe de que no ha cambiado mucho con el tiempo, de vez en cuando tomo el Amtrak para ir a San Antonio y parece como revivir esa escena.

    Tras haber contribuido ayer a diezmar la población de pavos, como es tradición aquí, salimos en un rato hacia Big Bend, el parque donde el Río Grande traza la frontera natural entre los USA y México. Ya les contaré.

  • Más madera…
    En una edición del INTERZUM, en el pabellón de americanos del norte, unos madereros regalaban unos preciosos silbatos, de un tamaño bastante grande, que imitaban perfectamente el sonido de los pitidos de los trenes de vapor.
    Siempre que lo encontraba en su escondrijo, pues mis hijos eran pequeños y deseosos de montar gresca, lo hacía sonar.
    Se lo terminé regalando a un señor de Irún que era amante de las maquetas de trenes, y tenía un garaje en el que desarrolló la suya y se pasaba las horas muertas con su mantenimiento y limpiando vagones y locomotoras de las estanterías.
    Irún era ciudad ferroviaria y punto de partida al extranjero. Las vías siguen pasando por el final del Paseo de Colón, donde comienza la calle Fuenterrabía.
    Desde la antigua chocolatería Aguirre, que ya se cerró, mientras comías unos churros, podías ver pasar los trenes a la salida de la estación.
    Cuando era pequeño, solía acompañar a Miguel al hotel Terminus de la estación, que regentaba su familia. Siempre estaba lleno de negros que esperaban el tren a Francia por un futuro mejor.
    Mi tío Jose Mari, comenzó de maletero en esa estación, para luego pasar a farolero, y finalizar sus días de guardavías.
    Eso era considerado un buen empleo en Irún, porque a las tardes podías hacer horas en Wagon-Lits, o trabajar a destajos en Sancheski.

  • No recuerdo si mi primer muerto -la primera persona muerta que vi, no la que maté, que a más de una he matado a disgustos, según dicen, gritan y sollozan a cada rato las muy locas, pero eso ocurrió más tarde- fue mi bisabuelo o una señora que se tiró a las vías. Yo estudiaba junto a la estación, casi al lado de la fábrica de Anís del mono, cuyo olor aún retengo. Cogíamos peces moribundos en la playa, que daba asco de petróleo y mierda, y los poníamos en los raíles para ver cómo los convoys los destripaban. Peces y piedras y una vez me parece que un duro. Pero un día, en el paso a nivel, vimos a esa mujer y no sé por qué supimos que no había sido un accidente. Aquellos pelos revueltos.

  • ¿El blackfraidei en la sección de discos del CI? Naaaaaa… Apenas un 20 por ciento de descuento si te llevas dos o más unidades. Aún así han caído tres y los tres (cosa rara en mí, que soy más de comprar discos del siglo pasado o por lo menos no recientes) rigurosa novedad: una portuguesa, una noruega y una americana.

  • Por contrarrestar.

    Demolición (echemos abajo la estación de tren).
    El tren (un día yo quise viajar en él).
    Tren de cáñamo (coge la maleta).
    Chou chou (yo soy el hombre que bajó del tren).
    San Francisco Express (no sé como he llegado y no sé a dónde voy).
    Si pudiera (si allí vendieran billetes para el tren de otra oportunidad,
    encargaría un ticket de ida a la estación perdida donde mi vida fue a descarrilar).
    Never stop the hate train (pues eso, never stop the hate train).
    Midnight train to Moscow (The iron horse we ride!).
    Have a cigar (We call it «Riding The Gravy Train»).

  • En este estudio se presenta, de una forma bastante accesible (cuya aclaración asumo) el panorama vigente del derecho a recurrir sentencias penales.
    Mi experiencia más larga son 36 horas Ciudad Ho Chi Minh – Hanoi.

  • Procuro fijarme
    Viernes, 24/11/2017 a las 11:45
    RENFE, algún punto entre Valladolid y Santander, aseos. Y por qué les llamarán aseos. No, no tengo esa experiencia y no la pienso volver a tener.

    RENFE, todos los puntos entre Madrid y Vigo, compartimento de primera sin ningún otro viajero. Entiendo perfectamente por qué los llaman de primera. No, no tengo esa experiencia pero sí la pienso volver a tener. Quizá con algún punto menos, vale.

    En cualquier caso, mis queridos ilustrados, benditos esclavos de la razón y el fornicio, ni siquiera habéis caído en la cuenta de que existe otra acepción, ya bien aquilatada, de la expresión experiencia por antonomasia. Es posible, de hecho, que ni siquiera hayáis visto nunca el programa de mi muy admirado Iker Jiménez o cómo cojones se llame. Yo tampoco, pero lo cierto es que la única experiencia de ese tipo de la que tengo noticia directa sucedió a borde de un tren, otro expreso. Y es completamente real. Inevitablemente, más aún a la luz de ese “El tren es para viajar y el avión para ir muy lejos” de JRG, del “Y no había ya manera de parar al mundo” de Nabokov, del “Todo puede pasar entre una estación y la siguiente”de Mad Maria y del espléndido post de Gómez de las 12:33, no me queda más remedio que recordaros que ya di cuenta de esa experiencia por antonomasia, en mi blog, de un modo un tanto apresurado, eso es cierto, y que la dejé inacabada, eso también, a falta de redactar una segunda parte que obviamente incluía el desenlace. Y que muy probablemente me detuvo una especie de maldito pudor racional, la casi seguridad de que todo el que lo leyese lo tomaría por cosa completamente inventada, y que esa casi seguridad me provocaba, me provoca aún, una enorme e inexplicable desazón. Lo digo en serio. Por qué nadie se lo cree, por qué yo mismo a veces tengo dudas, si en el fondo estoy tan seguro o más de que fue tan real y tangible como lo del tren a Vigo.

  • Hombre, hombre, Bremaneur, el Train in vain me lo has quitado de la boca. Ya me estaba indignando por no verlo incluido en la lista.

    Bolaño, cómo le envidio ese viaje.

    El primer muerto que vi, bien de cerca además porque fui el primero en llegar a donde estaba, fue también la primera persona que vi morir, y había también un paso por medio, no a nivel sino elevado, el de Raimundo Fernández Villaverde sobre la Castellana, a la altura de Nuevos Ministerios. Justo debajo, a menos de diez metros de mí, vi corriendo a una absoluta desconocida, segura, supongo, de que le daba tiempo a llegar a la otra acera. No sé si habéis visto alguna vez cuánto se eleva y cómo se desmadeja un cuerpo cuando un coche lo embiste a más de cien por hora. No lo veáis.

  • Caigo en la cuenta de que en apenas unos minutos he viajado casi íntimamente del sexo a la muerte pasando por experiencias. Bien está, Chopsuey me da para eso y más.

  • Anneke Mak no sé si le cantaba cosas a su novio (segúramente las cuarenta a nada que tuviera oportunidad), pero viajaba a toda hostia en el puesto de equilibrios del sidecar…y guapa era gupa y sexi.

  • El primer muerto que vi –en realidad muerta— en mi vida fue una anciana monja salesiana que acababa de fallecer. Supongo que sus compañeras pensaron que sería una visita altamente educativa llevarnos a contemplar un cadáver a la hora del recreo. Teníamos cinco años (1º de EGB). Recuerdo una oscura cripta en los sótanos del edificio centenario del colegio y el ataúd, abierto y circundado por decenas de cirios encendidos, situado en el centro de la angosta estancia. Todos íbamos pasando en fila india y nos deteníamos unos segundos, en silencio, delante del cuerpo. Yo entré comiéndome un bocadillo de pan con chocolate y juraría que no dejé de comer en ningún momento. Fue mi primer encuentro, como dije, con la muerte, y en ese momento me produjo más perplejidad que otra cosa. Creo que mi gusto por la literatura y el cine de terror procede de aquella lejana escena de mi infancia.

  • Recuerdo que era monaguillo y el cura me llevó a la extremaunción de una vecina finada.
    Escohotado desentrañando: Un toque de cainismo por aquí, otro de pensamiento débil por allá, y con algo de suerte tomar a broma las leyes pasará por democracia pacífica; en otro caso se equivocan los teóricos del conductismo, y la mente no es una caja negra donde el estímulo incondicionado va transformándose en condicionado a gusto del controlador.

  • Procuro fijarme
    Viernes, 24/11/2017 a las 12:12

    Juli0, ¡tú todo lo encuentras! Te lo decía Gachó, siempre me acuerdo.

    O sea, que lo mío con los videos sería otro picassiano “yo no busco, encuentro”.

    Ayyy, qué más quisiera yo encontrar lo que busco, mi dueña (y señora).

    (→ The Dø – At Last)

  • La “experiencia por antonomasia”, casi una revelación, la tuvo Jrg en un paso a nivel sin barreras. Desde entonces, sólo tren (si de alta velocidad, mejor, oiga).

    (Gustavo Cerati – Deja Vu)

  • Josénez Viernes, 24/11/2017 a las 08:06

    Josénez: Más interesante que Mallet-Stevens, ecléptico, es André Lurçat. Compruébelo.
    ***
    Para viajes en tren los que te llevaban a los CIR’s a hacer la mili fuera de tu región militar, días interminables de transiberiano por esos campos de dios.

  • Perroantonio
    Viernes, 24/11/2017 a las 17:45

    Juli0, te gustan las mozas más que a un tonto los palotes. Ya me las he apuntado. Sigue así.

    Esas tres mozas tres me gustan más que comer con los dedos de cualquiera de ellas. Pero si tengo que quedarme con una sola, elijo a la noruega. Por su voz y por esta versionaca de una canción sacada de un musical de Richard Rodgers y Lorenz Hart y convertida en estándar de jazz.

    (→ Silje Nergaard – Bewitched, Bothered And Bewildered)

  • Excelente crónica, JrG, entretenida y amena, del viaje a Lille, la tercera ciudad universitaria de Francia, con 110.000 estudiantes, tras Paris y Lyon y a solo 200 kilómetros de París. El Marquésdecubaslibres ya le había destacado antes las bondades de una elección en favor de la universidad de Navarra, que ahí siguen. Sin embargo, permítame indicarle que Lille también podría formar parte del proceso familiar de selección a la vista del incierto futuro político que se adivina para Navarra y que podría condicionar el futuro de la flamante y famosa universidad. Por no hablar del rampante nacionalismo y populismo en auge también en el resto de España. Hoy escribe Raúl del Pozo en EM que aquí “Lo de los taifas comenzó cuando el Califato de Córdoba estalló en 39 banderías, luego siguió con el cantonalismo y ha desembocado en la España plurinacional”. Por ello, dadas las actuales circunstancias políticas entre nosotros y si fuera posible académica y financieramente, de ser este mi caso familiar, también investigaría el futuro universitario de la niña bajo el paraguas académico de la Ilustración Francesa, representada por la universidad de Lille. Y realizando, eso sí, el “Erasmus” y algún curso de verano que proceda en España.

  • Juli0 Viernes, 24/11/2017 a las 19:47
    O sea, que lo mío con los videos sería otro picassiano “yo no busco, encuentro”.

    Exactamente: Hallador, nivel Picasso.

    Juli0 Viernes, 24/11/2017 a las 20:34
    Silje Nergaard – Bewitched, Bothered And Bewildered

    Maravillosa. Hace unos años la oía mucho, tenía dos discos que no sé ni dónde están pero me he acordado de esta canción.

  • Pues si estamos con trenes, a quien no podemos dejar en el andén es a Su Majestad el Rey.

    Además, Scotty Moore a la guitarra y el sonido mágico de la Sun Records. Casi ná.

  • Funes
    Viernes, 24/11/2017 a las 23:11
    The Dobbie brothers, Long train running

    FAVORITA
    Qué subidoncillo al oírla.

  • comerciante de ultramarinos
    Viernes, 24/11/2017 a las 21:57

    El artículo de Raúl del Pozo es estupendo, para variar. Obviamente, la alusión a las taifas y los cantones no es más que un recurso marca de la casa, humorístico, en el mismo sentido en que se refiere a Sancho Panza para ilustrar el asunto de la corrupción. Por cierto, eso de “acabará como el rosario de Espera, que se quebraron los faroles” lo he escuchado en casa mil veces, mucho más que lo del “rosario de la aurora”. Para los curiosos, Del Pozo se refiere a esto.

    Me ha dejado meditabundo, Comerciante. Más allá del nacional-populismo, del que por cierto en Francia también andan más que bien servidos, sinceramente no entiendo a qué se refiere usted con “el incierto futuro político que se adivina para Navarra”. No lo dirá, discúlpeme, por la trifulca del dibujito. El propio Raúl del Pozo concluye su artículo así: “En cuanto a los plurinacionales, insisten en dar con la cabeza contra la lógica, aunque saben que Europa impide el fraccionamiento de los Estados”.

  • Procuro fijarme
    Viernes, 24/11/2017 a las 23:37
    Machado (1)

    Hola, Proc, las lyrics están muy bien, pero pon un youtube, porfi.

  • Buenos días, como un deseo.
    Como un tranvía llamado deseo.
    Un tren más pequeño, con menos posibilidades de historias o historietas.
    Un trenillo, como el del Bidasoa, o tantos otros.
    Un tren de no viajar sino de desplazarse por ciudades y villas o entre ellas.
    Trenes ya sin maquinista, de la mano de las tecnologías como los metros y las lanzaderas de los aeropuertos, donde todos van a algún sitio con ganas y sin ellas, pero normalmente con prisa.
    Estaciones sin personas pero con cámaras para inmortalizar la cotidianidad, y con ruletas y tornos que dejan en manos de impulsos eléctricos el pasa no pasa.
    Billetes de tren que se sacan con acercamiento de tu dinero de plástico a un ojo de algún material derivado del petróleo.
    Retrasos y sindicatos revelándose contra la innecesaria aportación de unos derechos por no servicio. Reclamando que efectivamente sea mejor un robot que ellos.
    El coche era la libertad. Hasta que supuso un coste tan alto para la sociedad que se reguló gracias a los políticos y por nuestra seguridad.
    Tenemos ya tantas normas, que es casi imposible cumplirlas todas, y eso si eres capaz de conocerlas todas.
    Comerciante hablaba de populismos, pero la recomendación del Marqués sigue vigente para nosotros.
    La niña ha estudiado en La Salle, que en Nantes, tiene mucha implantación, aunque ningún cura, como en todas partes.
    Nuestra gran duda no es por situaciones políticas, que son muy similares en todas partes (igual en España la imbecilidad política está más sonora, pero aquí no van a la zaga) es por la lengua.
    Una cosa es hablar en Español, una cosa es tener un excelente inglés para vivir una temporada en Usa o GB, y otra muy distinta es seguir unas clases de primer año de una materia muy dura en un idioma que no es con el que has vivido, aunque sólo sea 18 añitos.
    Comerciante, ayer recibí, no sé como, una factura de electricidad del año 14, cuando llegué a Cholet y alquilé un apartamento durante un año.
    Esta factura me reclamaba que después de una junta del Consejo de Estado de junio 2016, estos habían considerado insuficiente la tarificación en mi período de 2.014 y que como consecuencia me tenían que facturar un suplemento. Este es de 45 euros, que dan ganas de pagarlo y que te dejen en paz.
    Pero el nivel de vulneración de derechos es de tal calibre, que me voy a mover por esa cantidad de dinero.
    Lo curioso es que a mi mujer, e incluso a mi suegro, después de reirse un rato, tampoco les ha parecido un atropello, sino una de las características propias del país.
    Así que Buenos Dias, ya no como deseo, sino como decreto.

  • Buen viaje Alvaro. Que lo pases bien o lo que te toque…
    Yo me cojo el carro, que ya he cumplido con mis obligaciones de manchar telas, y me voy a Nantes.

  • Procu, me estoy riendo con ganas con un libro que compré en San Millan de la Cogolla.
    “Chascarrillos, dichos y decires en el habla Riojana”
    De Javier Pérez Escohotado, y que está ilustrado (creo que por nuestro) Saturio Alonso.

    “Eres un chorra al aire” “Más tonto que mear en pared” “En los campos de Logroño siempre anda suelto el demonio” …

  • ROSALÍA EN LEIOA

    Uno pensaba que cerraría los ojos por última vez sin conocer Leioa, porque Leioa ¿pa qué? Es uno de esos suburbios de Bilbao que tiene una calle principal (Main Street; Main Kalea en el idioma de ETB1) a cuyos lados se distribuyen bloques de edificios postapocalípticos de un color entre la gaviota muerta y el filete ruso de hospital. Llueve y cenamos en un kebab infecto cuyo nombre deshonra la antigua región del Punjab en la cual se ha derramado tanta sangre por no sé qué movidas. Hay muchos vascos por la calle pero ya estoy acostumbrado, pues en mi pueblo hay más gente con camiseta del Atleti sin mangas que personas. Miro a todas partes por si me encuentro con algún vasco famoso, como Julen Guerrero o Perroantonio, pero sólo pasan tipos con coletas raras y señoras muy delgadas de sonrisa pintada que hablan muy alto. La lluvia es sucia y oscura, tal vez porque es de noche. O no. No soy el hombre del tiempo.

    Rosalía y Refrée aparecen con el escenario a oscuras, se sientan y suena la guitarra lenta y espaciada, dando paso a la vez tersa y herida de la cantante. Del susurro al quejido, del reproche al lamento. Rosalía va de color claro y su cara y su pelo tienen una lisura paralela. Se sienta con las piernas abiertas, como un hombre, y gesticula como llamando la atención a alguien o lanzando un conjuro en siriaco (o en euskera, a saber). Es difícil apartar la vista de sus manos larguísimas y huesudas, prolongadas en uñas de bruja malvada o actriz porno de otrora, dos arañas magnéticas y peligrosas. El público está entregado y alguna señora lanza un «ole» o un «guapa» y yo pienso que nunca me atrevo a hacer eso porque creo que lo haría a destiempo y el artista se marcharía enfurecido y con su vocación por la música rota. Rosalía se pone de pie y parece altísima sobre unas plataformas de drag queen y parece que la línea de su cuerpo nunca termina de llegar al suelo. A veces canta sin micrófono y dan ganas de decirle que lo tire y siga todo el concierto así. Señala al público y lo mira (y a mí en particular, ¡lo juro!) y lo lleva y lo trae al vuelo de su voz. Y cuando se levantan a despedirse me duele el brazo de aplaudir.

    Ha merecido la pena el viaje a Leioa y me adentro en la lluvia y la noche de regreso al hogar. Divago por el camino mezclando los gestos de sus manos y el cupo vasco y por eso cojo una salida que no es y acabo cerca de Galdácano y pienso que dos suburbios de Bilbao sin demasiados para una noche. Sigo por la Autovía con b.

  • Esta factura me reclamaba que después de una junta del Consejo de Estado de junio 2016, estos habían considerado insuficiente la tarificación en mi período de 2.014

    Que el Consejo de Estado se reúna a revisarte las facturas es para tener miedo, JrG. Bien es verdad que mucho más miedo das tú, que te dispones a contraatacar. Me pregunto cuál será tu estrategia, ¿una batería de insultos riojanos? Menos mal que te has comprado el libro.

  • Escuché ayer que IZ tiene secretaria y despacho en el pesecé desde los 19 años y he pensado, ante la cantidad de trabajo que me se acumula, que yo también necesito una secretaria. Tras pensarlo profundamente he llegado a la conclusión de que no puedo pagarla, así que ofrezco sexo a cambio. Ahora que todo el mundo anda enloquecido con el deseo y el puterío, imagino que me lloverán las ofertas. Mandarme un mail pero con el asunto «secretaria» para poder organizarme. Ya cuando tenga secretaria podéis poner el asunto que os salga de las narices, que ella se ocupará. Si además me recoge la casa la hago un cunnilingüis o lo que ella quiera. Las cosas, hablándolas, se arreglan con bien para ambas partes.

  • ¡ Qué gozada lo de Álvaroquinn y el concierto de Rosalía en Leioa !
    ( Voy a tener que buscar en You Tube, porque ni idea de quien pueda ser Rosalía, y lo de las manos / araña me ha dejado epustuflada )
    Y puede que hayan puesto ustedes todos cienes de videos de ella, pero como los ponen en plan elegante, y sin subtexto, no me entero a no ser que ya conociera a los artistas , o el tema que cantan , y se me pasan .
    Ya siento.

  • Nos hemos solapau, Proc. Hablando del hijo de la Catalina, qué delicia El mudejarillo, de Jiménez Lozano. Aunque hoy toca hablar del Fénix de los Ingenios, cuyo Tomé de Burguillos podría ser un viejo verde de Çhøpsuëy.

  • Gracias Procuro, y Gracias Álvaro
    He visto lo de “Aunque es de noche”, y “Catalina” , y me han dejado K.O. Y más aún cuando he ido a la Wikipedia, y me he encontrado con que Rosalía es ¡De Chile! . ( Está claro que para cantar a lo flamenco, uno puede haber nacido donde le diera la gana. También hay guitarristas de flamenco japoneses ).
    Tenía todavía un resto de plancha, pero ya he terminado con todo el cerro, así que voy a seguir viendo todo lo que encuentre de ella.
    Que, en efecto, es jovencísima ( podría perfectamente ser mi nieta ), pero que no me la vuelvo a perder. A ver si tengo suerte y encuentro DVDs de ella, porque ya , después de las 4 de la tarde, ya no salgo ni a la esquina, así que nunca voy a poder asistir a ningún concierto…

    Muchísssimas gracias a los dos, Y Un Abrazo

  • Bolaño Viernes, 24/11/2017 a las 19:02
    Escohotado desentrañando:

    Ya lo siento Bolaño, pero flojo y altamente confuso me ha parecido Escohotado. Y tonto cuando dice esto de «Cuando en vez de usarse para afinar la expresión y entendernos, las lenguas se subvencionan como vehículos de aislamiento, ridículos como telefonoak, bankoak, arteak […]». No se puede ser sublime sin interrupción.

  • Pues sí, Perroantonio. Como de costumbre, tiene usted razón.
    Ya digo que no la conocía de nada, y no tenía ni idea de su apellido. Y en la Wikipedia, me encontré con una foto que creí que era de ella y decía que era cantante, y había nacido en Chile. Pero su apellido era García ( creo ), y no Vila.
    Y sí que hay cantaores de flamenco, y guitarristas, en España entera.
    Me chocaba lo de Chile… Y con razón.
    Ya siento

  • Pues sí, no se puede ser filólogo además. También parece que AE’, a diferencia de AE, no puede escribir un artículo semanal sublime. Sin embargo, traer el conductismo pavloviano a cuento del asunto, para explicar el plan de adoctrinamiento de las masas desde la perspectiva de los felones, no es descabellado.
    Mientras tanto, en Ecuador… Hay de todo: revolución en peligro, corrupción, violación, enemistad sobrevenida entre Lenín Echenique y su mentor, vicepresidente testaferro, ¡Bruselas!, ¡¡plagio!!… (y aun no he acabado de leer).

  • He destapado la caja de los truenos con las canciones sobre trenes. Lo siento mucho, en serio.

    ***

    Series por doquier, de cualquier tema y desde todos los puntos de vista posibles. Mientras tanto, los cineastas españoles siguen haciendo el gilipollas. Algún día llegarán a la conclusión de que nuestra Transición es un filón y retornarán a las pelis de quinquis. Lamentablemente, el enfrentamiento entre el poli facha y el poli progre no será la manera de hacernos reflexionar sobre dos modos de vida enfrentados para hacer ver lo malo del bueno y lo bueno del malo, sino adoctrinamiento. El cineasta español es un pijo con nostalgia de fontanero.

  • Alberto San Juan haciendo de El Vaquilla y Karra Elejalde de comisario falangista. Traedme la escupidera, que voy a potar.

  • Mario Casas haciendo de El Torete: «Me pasé dos meses fumando porros para meterme en el personaje y un día llegué a no ayudar a una viejecita a cruzar la calle. Me costará salir de esto».

  • Ejercicio de contextualizar fragmentos de diálogo. (Quizá debería contextualizar este ejercicio de contextualizar pero seguramente da igual):
    Fragmento nº 5:
    —Desnúdate.
    —Tengo frío.
    —Enseguida se te pasará.

    Respuesta de chica de 20 años:
    —Es una agresión sexual.

    Todavía le estoy dando vueltas. Pudiera ser, contextualizando la respuesta de chica de 20 años, que a ella le hubieran violado alguna vez y eso justificaría tal vez esa respuesta. Más bien creo que las crías están respirando una violación masiva imaginaria que han echado al aire.
    No sé bien qué pensar, pero hay algo en todo esto que es anormal y nefasto.

  • Cómo distinguir a un guionista pardillo a la primera.

    En una secuencia se necesitan unos planos de un edificio del extrarradio. El guionista pardillo escribirá:

    La CAM. se eleva en PANORÁMICA por la fachada de un edificio del barrio de Bellvitge de Barcelona. Se trata de una anodina construcción de doce plantas, de obra vista y cuya construcción data aproximadamente de finales de los sesenta. Las pequeñas terrazas del bloque poseen unos toldos de color naranja, todos ellos idénticos, y algunas están adornadas con jardineras prefabricadas.

    El guionista no pardillo escribirá:

    Fachada de un edificio del extrarradio.

    Al segundo le amarán tanto el director como el productor.

  • Sobre el actor KE que acaba de mencionar Bremaneur. En una ocasión me econtraba en la fiesta de clausura del festival de Cine Fantástico de Sitges. Acababa de cenar en un encantador restaurante junto al mar con la madre de mi hija, un buen amigo y el desaparecido actor Luis Ciges, a quien, desafortunadamente, por aquel entonces le quedaban pocos meses de vida. Estábamos, como dije, tomando algo en el hall del hotel donde se había celebrado el festival cuando se acercó KE, que iba acompañado de otro actor bastante más conocido que él. Con exquisita educación y tras pedirnos perdón por la interrupción, se dirigió a Luis Ciges, le estrechó la mano afectuosamente y le dio las gracias por su maravillosa carrera. Me pareció uno de esos gestos que definen a una persona mejor que cualquier otra cosa.

    Su compañero, dicho sea de pasada, continuó comiendo croquetas sin enterarse de nada.

  • Ahora que menciona a Ciges, que bien me lo pasé con El milagro de P.Tinto.
    Algunos podrán recordar a algún cura que también destacaba con el lanzamiento de borrador, o salir a la ventana a sacudirlos para quitarles la tiza.
    Las ventanas de La Salle San Marcial que daban a las aulas todas tenían sus marcas de tiza…

  • Salafistas asesinan a 300 sufíes en el Sinaí por considerar su credo herético. Los coptos han sido también víctimas de diversos atentados en la misma zona.
    Los salafistas son wahabistas radicales de credo sunní que odian a los sufíes que son chiítas moderados.
    ¿Está claro el tema? Otro ejemplo:
    Los cuperos que se alían con Esquerra pues ambos son nacionalistas y de izquierdas, tienen el apoyo de los Comunes que son de izquierdas pero sólo un poco nacionalistas. Todos ellos se alían con PdeCat (o como se llamen ahora) que son de derechas y nacionalistas no descartándose que se unan a ellos el PSC que son de izquierdas pero levemente nacionalistas. Faltan en el conglomerado los de Iniciativa que son de izquierdas pero solo medio nacionalistas.

  • marquesdecubaslibres
    Sábado, 25/11/2017 a las 18:47

    Y luego que las multinacionales o los bancos son despiadados, y PNV+PP+PSOE se unen para cambiar leyes en PV haciendo la peineta a la solidaridad.
    PSOE acusa a PP de poner un Fiscal General de su cuerda para sus intereses, mientras aprueban el 155 y se aliarán con quien puedan para “tocar” algo de PODER.
    Y la COLAU ni esto ni aquello sino todo lo contrario, pero que vamos que lo que haga falta.
    Eso sí, las pensiones y salarios que no se los toquen.
    Qué razón tenía Follan…

  • Gómez, Karra Elejalde es uno de mis actores fetiche, sobre todo por las pelis de Juanma Bajo Ulloa. Creo que está desaprovechado. La próxima vez que te vea recuérdame que te lama los ojos por haber visto a Ciges. Y si me dejas, hasta la lengua por haber hablado con él.

  • Gracias, Funes.
    O sea, que el día de Rick leí los enlaces y todo, pero a la última línea por lo visto me aburrí. Pa qué ponen cosas en la última línea. 🙁

  • El lunes viajo a Estados Unidos para una corta estancia en Nueva York desde donde me desplazaré en tren hasta Filadelfia donde pasaré unos días. No creo que pueda ponerse en duda mi amor por España, pero sufro de una sensación asfixiante por la situación política y necesito tomar aire en el país de la verdadera libertad. Les tendré al tanto de mis vivencias y observaré desde fuera lo que acontezca en este patio de Monipodio y puerto de Arrebatacapas.

  • El amigo que he mencionado le había dirigido en alguna película, y sólo hablaba cosas buenas y divertidas de Luis Ciges. La cena, pues, fue un aluvión de anécdotas desternillantes. El actor estuvo encantador toda la noche, una noche que, desde luego, por diferentes motivos conservo en mi memoria como un preciado tesoro.

  • Luis Ciges era hijo de un rojo fusilado y estuvo en la División Azul donde coincidió con Berlanga. Tenía su guasa el hombre.

  • Marqués, cuando esté con los useños explíqueles como aquí en la socialista Europa no puedes ir a comprar un coche de segunda mano de 15.000 € y decirle al vendedor “en efectivo” porque el estado se mete en tu vida y no se fía de ti. Verá que risas.

  • O no les hace gracia y te están apuntando con un rifle.
    Es broma, respeto mucho la 2ª enmienda o la enmienda que sea. Soy partidaria de todas las enmiendas, sobre todo, del propósito de enmienda.

  • Me presento como voluntario para terraformar Marte y colonizarla, pero mi plan secreto es quedarme yo solo y derribar cuanta nave con personas se acerque.

  • Los taifas y los cantones, Albert, ya terminaron como el rosario de la aurora en su acepción más popular, que es terminar a h*; y para la multinacionalidad, que también, solo es cuestión de tiempo, si terminan imponiéndolas nacionalistas y populistas. De manera que de recurso humorístico más bien poco.

    Acerca del incierto futuro de Navarra, ya gobernada y dirigida por el nacionalismo populista de extrema izquierda, solo tiene que observar cómo el crecimiento y la deseable expansión de aquella prestigiosa universidad se está llevando a cabo en un nuevo y gran campus en Madrid, que se puede localizar fácilmente. Está bien ser previsor porque “la inseguridad, (es la ) única cosa que es constante entre nosotros”, escribe Galdós en Fortuna y Jacinta (Parte tercera, cap. I , Costumbres turcas).

    Pues los nuevos dirigentes nacionalistas de extrema izquierda ya han manifestado en otras regiones de España que no respetarán las leyes que no les gusten, como es conocido. Es la España “fea” a la que se refiere el Congreso podemita de profesores de Políticas de este fin de semana en Córdoba, que tiene por objetivo tirar abajo la Constitución y el actual régimen constitucional (vean el programa en http://www.volveramirarnos.info).

    Tampoco tenemos organismos constitucionales consensuados por toda la sociedad y por todo el arco parlamentario. No hay nada equivalente al prestigioso organismo francés del Consejo de Estado, por ejemplo, cuyas resoluciones son respetadas y celebradas por todos los franceses, incluso en las principales noticias de los informativos. (Y sobre cuyas resoluciones mantiene diferencias JrG).

    Aquí, en cambio, hemos podido asistir a la indecente descalificación del Tribunal Constitucional por un ex-presidente de gobierno (Zp) por dictar sentencias que ponían en evidencia su mala gestión. Como para fiarse está el patio y toda precaución será poca. Conviene leer a Galdós ( y El Quijote, como hace con provecho JrG) para anticipar el futuro que nos espera.

  • Estoy leyendo Don Quijote, en la versión de Trapiello. Me interesa la opinión de los expertos que hay por aquí, a mí me está gustando. Solo le pongo una pega por el momento, en las bodas de Camacho ese momento maravilloso en que Basilio respondía a
    -Milagro, milagro!
    – Qué milagro, industria, industria!
    Trapiello transcribe:
    – Qué milagro, maña y astucia!

  • Ese fragmento, Holmes, lo podía haber traducido por un castizo, al saber le llaman suerte.
    No he leído la versión de Trapiello.
    El que yo leo y releo lo compro mi padre cuando era pequeño, y luego me recomendó leerlo.
    También me recomendó las obras de Zola y las de Baroja. Y me regalo dos volúmenes del manual de ingeniero de taller.
    No era hombre muy leído pero su criterio era muy certero y siempre supo más que yo con estudios y mayor instrucción.

  • Valentí Puig en El Mundo: ” La reforma educativa es más urgente que la de la Constitución”.

    Un comentario de los aportados por los lectores:
    “…los votantes, cuanto menor era su nivel educativo, mayores las probabilidades de que respaldaran al gobierno socialista”. José María Maravall (ministro socialista de Educación y uno de los padres de la LOGSE) en “El control de los políticos” M.2003, pág. 97
    Entrevista

  • Soy de gustos musicales eclécticos, más bien pop, y Shakira, es un ser humano excelente, un orgullo para su raza. Lo digo desde el fondo de mi corazón. Pero hace gorgoritos al cantar. No soporto los gorgoritos.

  • Es lo que tiene el federalismo asimétrico, que es asimétrico. Tampoco hay que descartar la habilidad negociadora de los nacionalistas vascos. Todavía recuerdo, como si fuera una puñalada, el momento en que Rodriguez Zapatero negoció los presupuestos con los nacionalistas vascos (PNV) y concertó una serie de transferencias sin consultarlo con el Lehendakari Patxi López. Bueno sí le avisó: «¡agua va!».

  • Domingo, 26/11/2017 a las 08:48
    Emecé, parece que Shakira no tiene mucho éxito aquí. Creo que solo puede gustarle a Perroantonio y al Marqués.

    Qué alivio he sentido al saber que no he sido la primera al mencionarla en este blog de intectuales.

  • Emecé
    Domingo, 26/11/2017 a las 10:35

    Emece, este no es un blog de intelectuales.
    A todo tirar es un blog con gente vivida y que sabe de cosas y cosos.

  • En El Mundo / Opinión son muy buenas las viñetas de Ulises Culebro, cada día en la columna de Raúl del Pozo y de otros articulistas. Hoy con el artículo del
    Director

  • Perroantonio
    Domingo, 26/11/2017 a las 10:19
    Shakira… hace gorgoritos al cantar. No soporto los gorgoritos.

    Entonces, supongo que ¿ no le gustará Barbra Streissand ? ¿ ni, en otro estilo, Bartolí ? ¿ ni el cante Flamenco ?
    Bueno, claro que , a lo de Bartolí se le llama coloratura, y a lo del flamenco, melismas, pero en el fondo son gorgoritos…( También lanzan voces con “gorgoritos” los vascorros en el Arin Arin, durante las fiestas, pero no sé como los llaman. Sólo sabía hacerlos , que ya, ni eso ).
    Y Joplin también hacía gorgoritos, solo que gorgoritos rasposos rompiendo su voz, ( y poniéndose de todo para aguantar a tope el dolor )…

  • Holmesss
    Domingo, 26/11/2017 a las 11:02

    Personalmente me declaré partidaria de la libertad de Trapiello de publicar lo que le viniera en gana y también dije, no por nada más que porque lo tengo por cierto, que nunca leeré el Quijote de Trapiello. Entonces, cómo voy a hablar de él sin leerlo. Excepto por asuntillos de horizonte, cual es que tal vez el nuestro no es ya el idioma de Berceo, pero sí es aún el de Cervantes, de cuya obra la propia lengua fluye prodigiosa y es fuente de conocimiento y placer incalculables. Además de Adapts, creo que lo dijo también aquí Follandeiro, que la lengua del Quijote es una razón esencial del Quijote, la montaña te devuelve con largueza el natural gasto de aire de las cuestas. He oído con doloroso estupor decir a gente inteligente y simpática que no había podido con una edición clásica y que había disfrutado del de Trapiello, ambas cosas un mismo sujeto, y yo, sangrando de las orejas. Bueno, después de todo, el Quijote de Trapiello no es el Cristo de Borja tras su repintado, ahí está el de Rico & co. para quien lo desee.
    PERO HOMBRE, HOLMESSS, QUÉ NECESIDAD HABÍA

  • Comerciante, muy buena la entrevista con Valentí Puig, es decir, muy bueno Valentí Puig. Creo que no le conocía hasta que Bremaneur habló alguna vez de él aquí y también leí sobre sus diarios en un libro de Anna Caballe. Me lo he colgado de los pendientes.

  • comerciante de ultramarinos
    Domingo, 26/11/2017 a las 07:27
    Valentí Puig en El Mundo: ” La reforma educativa es más urgente que la de la Constitución”.
    Un comentario de los aportados por los lectores:
    “…los votantes, cuanto menor era su nivel educativo, mayores las probabilidades de que respaldaran al gobierno socialista”. José María Maravall (ministro socialista de Educación y uno de los padres de la LOGSE) en “El control de los políticos” M.2003, pág. 97

    No entiendo ese comentario no comentado. Suele o solía haber cierta correlación entre el «nivel educativo» y el de ingresos, como también es fama el particular amor socialdemócrata por la educación. Supongo que no se quiere significar que el respaldo a los socialistas es solo de ignorantes.

  • Lo de Trapiello vendría a ser como una de aquellas ediciones escolares de nuestra infancia, ¿no?

    ¡Qué pérdida de tiempo! Casi prefiero la versión de Pierre Menard, aunque la haya escrito un francés.

  • Procuro fijarme Domingo, 26/11/2017 a las 11:10
    Buenos días a todos y Juaristi juaristísimo.

    Entiendo que Juaristi no pida la independencia de Euskadi, ahora que asienta sus reales en Madrid, pero que no me joda a mí, que a ver si me voy a quedar encerrado.

    Yo siempre he sido jacobino o blanquista, a veces no sé, así que soy muy partidario del café (y galletas) para todos.

  • Lea cada cual lo que le pete, faltaría más. Las ediciones escolares de Bruguera, con texto adaptado y resumen en tebeo cada cuatro o cinco páginas, crearon más lectores que todas las campañas guays que se vienen haciendo desde entonces. Nada desanima más a la lectura (o al cine o al arte) que la obligación.

  • Pues yo videos de trenes (jejeje) tengo una jartá. A modo de despedida por mi parte de este capítulo ferroviario abierto por JrG, procedo a colgar aquí de nuevo uno de mis primeros putilinks musicales, que le clavé (en varios de los sentidos de la palabra) a nuestro ex compañero José Antonio Montano, al que aún no conocía en persona ni sabía de su aspecto, pero cuyas imposturas atlético-sexuales ya me hacían sospechar que era un patito feo o que follaba menos que el caballo de un retratista. Así que le dediqué este videoclip de una estación que era como la vida, “esa fiesta a la que nadie me ha invitado”.

    (→ Ron Sexsmith – Whatever It Takes)

  • A mí de Shakira me gusta bastante el primer disco, “Pies descalzos”, con su soft-pop de quinceañera, e incluso el segundo tiene sus cosas buenas. Ahora todo lo que hace es bastante malo, aunque “La bicicleta”, que no es suya sino de Vives, es un rompepistas de libro.

  • Tipo Material, gracias por la pista de ese arquitecto, la próxima vez que vaya a París ya tengo la excursión montada.

  • Quizás, Procuro Fijarme, el autor del lacónico comentario se refiere a que las dos principales reformas educativas, que han llevado a la actual quiebra educativa, fueron aprobadas por el psoe: la Lode de 1985 y la Logse de 1990, fueron impulsadas y aprobadas por Maragall y Javier Solana siendo ministros de Educación y sustituyeron a la anterior de 1970, queriendo señalar que la debacle educativa se inició a partir de entonces. Y que las leyes educativas que han venido después (la LOE en vigor es de 2006), siempre aprobadas por el psoe, no han hecho sino agravar el estado de la educación en España. Una conclusión generalmente admitida. Un resumen aquí

  • Me he tirado el fin de semana con un niño de seis años que, para colmo, no es nada mío. Estaba (él) muy interesado en aprender todas las tablas de multiplicar del tirón, siendo así que acaba de empezar a sumar. Hemos llegado a la del ocho, escribiéndolas en los azulejos de la cocina con un rotulador. Ahora la cocina parece la celda de un prisionero hubiera pasado muchos años contando los días para su liberación y/o dando rienda suelta a todo tipo de obsesiones astrofísicas. También hemos visto Charlie y la fábrica de chocolate dos veces. En cuanto le veía lo suficientemente distraído como para agarrar mi novela sobre los idus de marzo y tratar de huir a otra realidad lo más lejana posible me asediaba con una batería de preguntas sobre César, el triunvirato, el senado romano y la filiación verdadera de Bruto que al principio eran relativamente sencillas de responder, pero que conforme él avanzaba en conocimientos y familiaridad con los hechos han desembocado en la pregunta que ni un cónclave de historiadores selectos presidido por Mommsem sabría responder: “¿Y por qué desapareció la república y llegó Octavio si dices que los romanos odiaban a los reyes?”. Qué retrospectivamente feliz soy de no haber tenido hijos superdotados. Se ha despertado prácticamente al alba diciendo que ya estaba fresco y que no me quería molestar, pero que no sabía dónde estaba el cola-cao ni cómo se ponía Clash Royale en mi ordenador. Qué retrospectivamente feliz soy de haber tenido los hijos a una edad en que con cuatro horas de sueño a las espaldas sabía poner una cafetera, armar un cola-cao y poner en marcha un vídeo de los teletubbies sin tener que invertir 237 movimientos en el intento.

  • Perroantonio
    Domingo, 26/11/2017 a las 13:04
    Lea cada cual lo que le pete, faltaría más. Las ediciones escolares de Bruguera, con texto adaptado y resumen en tebeo cada cuatro o cinco páginas, crearon más lectores que todas las campañas guays que se vienen haciendo desde entonces. Nada desanima más a la lectura (o al cine o al arte) que la obligación.

    Exactamente, «campañas guays» de mierda. Hablamos de cosas diferentes, aunque en parte es también la misma, y yo tengo una fe ciega en la obligación: te lo lees por cojones. En la medida en que se pueda obligar a hacer las cosas o que importe obligar a ellas, pero por eso se llama «educación obligatoria» y debe serlo. (Ah, ¿que el sujeto jura que lo odia y no lo va a volver a leer en su vida? Pues como si se tiene que poner una pomada antiurticante solo con oír su nombre. A lomos de la espontaneidad de mis deseos me habría alimentado toda la vida de gominolas, así que ahora agradezco mucho que me obligaran a comer yogures. He vuelto a la dieta del chupachús pero que me quiten lo que bailaron en mi interior los yogures que comí. Esos yogures que se fueron por el váter mejoraron mi flora espiritual).
    ***
    Gracias, Comerciante. No creo que los socialistas hicieran malas reformas educativas porque calcularon que el desastre iba a aumentar el caudal de la ignorancia en la que pescar votos tarugos, y eso es lo que parece sugerir la cita. No creo que fuera deliberado, solo equivocado.

  • Comparto con vosotros el amor por los Bruguera, pero debéis reparar en que ellos y los tebeos eran los únicos vasos de agua que vendían en el kiosko del desierto.

  • Ya conté en su día que Trapiello me preguntó en una comida que dónde me gustaba más leer el Quijote
    Le contesté que en el water; me dijo que a él también pero que refería a qué edición. Ah, dije, en la de los Tonson.

  • Lo de leer en el váter me lo tomo tan en serio que en mi casa de Madrid tengo uno con biblioteca. Brema lo puede atestiguar pues fue el que le adjudicamos cuando estuvo en casa, dada su condición de gran lector.

  • El váter es un sitio de recogimiento, y en muchos casos de gozo y urgencia.
    Los muy asiduos, como mi caso, tenemos libros para el momento. Me gusta leer cosas de historia, normalmente el boletín de Luis de Uranzu con las cosas del Bidasoa.
    Nunca he leído el QUIJOTE en esa posición.
    Tampoco leo nunca en la cama. La cama sólo tiene tres usos para mí.
    Dormir, convalecer y eso…Esto de ser conservador y burgués tiene estas cosas.
    Para leer prefiero un sillón y según qué lectura, silla con mesa.

  • Hoy la siesta se nos ha salido de madre…los 3 grados del exterior y la nueva caldera crean hogar y llaman a la molicie cubiertos con las mantas que hacen en Ezcaray. Patrimonio de la humanidad, deberían ser esas mantas.

  • Holmesss
    Domingo, 26/11/2017 a las 15:22

    Yo hasta que mis hijos llegaron a la edad de hacerla y se quedaron en casa sin que nadie me los sacara gratis.
    La mili era como un año sabático para los padres.

  • Por partes. Totalmente de acuerdo; presumir que los socialistas hicieron malas reformas educativas para entontecer a la población solo puede tener sentido desde el punto de alguien que, siendo tonto, tiene que echarle la culpa al gobierno. Pero no es así, fueron malas por su ambición desmesurada de pretender integrar e igualar a todos los alumnos; queriendo hacer el bien total, fracasaron. Además, si damos por buena la hipótesis de que entontecieron a la población para que votaran socialista, fracasaron igualmente, pues la atontada población vota nacionalista y PP.

  • En el kiosko del desierto también vendían Marcial Lafuente Estefanía, Clark Carrados, Lou Carrigan, Agatha Christie y novelas de ciencia ficción. Y a partir de mis doce o trece años, es decir, del año 73 o 74 en adelante, los libros de la Biblioteca Básica Salvat, los Libroamigo de Bruguera y hasta los del boom hispanoamericano de Argos Vergara. Qué decir luego de los 80 y 90, que ibas a comprar el periódico y te volvías a casa con una colección de literatura universal, los clásicos de la pilosopía o un curso de inglés. Los kioskos y las bibliotecas públicas, al menos en Baracaldo, se merecen un premio Princesa de Asturias.

  • ¿Lecturas obligatorias en la enseñanza obligatoria? Claro que sí. Y hasta en la enseñanza voluntaria. Yo leí La Celestina en EGB y el Mío Cid. Pero apostaría algo a que fueron ediciones adaptadas. No he leído el Quijote de Trapiello y dudo mucho que vaya a hacerlo nunca, pero es posible que si tuviera que animar a alguien que no fuera un devorador de libros a acercarse al Quijote le sugiriera el de Trapiello. A los adolescentes, no, pueden con todo.

  • El retrete, como su nombre indica, fue hace unos siglos el aposento para retirarse, no necesariamente para hacer aguas. En mi biblioteca estuvo hasta hace algún tiempo la edición de Luis Alberto de Cuenca de la Galería fúnebre de espectros y sombras ensangrentadas de Agustín Pérez Zaragoza, entre cuyos relatos estaba La condesa de Lipno, o El retrete del placer criminal. No se refería a la lectura.

  • Pues yo recomendaría el Quijote de Cervantes.

    Ninguno de los libros que nos obligaron a leer en EGB, como El cantar de Roldán, La Celestina o El Lazarillo de Tormes, fueron en ediciones adaptadas. Principalmente estaban en Austral, y en algún caso, como el del Lazarillo, en Salvat.

  • Hay una colección de libros cuyos títulos son, aproximadamente, 1001 lugares que deberías ver antes de morir, 1001 libros que deberías leer antes de morir, 1001 películas que deberías ver antes de morir, 1001 canciones que deberías escuchar antes de morir… y así sucesivamente. De los lugares no creo que vaya a llegar al centenar, pero no me importa. En cine voy sobrado, aunque es verdad que no me he trabajado mucho el cine persa y así. En canciones tampoco lo llevo mal. El arte y los monumentos me los tengo bastante trabajados, aunque mayormente en publicaciones. De lo que voy francamente mal es de libros. Incluso diría que muy mal. Y lo peor es que no me importa. Me estoy volviendo un gañán.

  • Evidentemente, me refería a que no era un versión “escolar”. Iba a citar también La Odisea, y tampoco la leí en el original griego.

  • Acabo de llegar de la visita al Big Bend. En dos palabras, im-presionante, como dijo aquél. He hecho una bajada en canoa por el Río Grande y alguna cabalgada en solitario por el desierto que lo rodea. A la entrada te dan un localizador por si te pierdes en la inmensidad del parque. En la soledad del desierto, en algunos momentos parecía sentirse la presencia del Gran Manitú.

    Empieza una semana decisiva para mi futuro, espero que los Grandes Espíritus me sean propicios.

  • En cuanto a lo de La Celestina y la edición de Salvat, por desgracia no la tengo. Pero sí conservo desde entonces otro de los libros obligatorios, El Buscón, y puedo decirle que no era una versión adaptada, sino una versión completa, en este caso con prólogo y notas de Lázaro Carreter.

  • Ah, vale, estaba entendiéndote mal. Trapiello tampoco adapta el Quijote resumiendo el texto ni poniendo tebeos: adapta el idioma. Que la mayor parte de la gente que ha leído, pongamos, el Mío Cid, el Libro de Buen Amor o El Conde Lucanor, crea que lo ha leído en una versión original (en castellano de su tiempo) no significa que esto sea verdad.

  • No fue en la EGB sino en el Instituto. La Celestina en edición de Cátedra y el Cid en Austral. Los textos duros. El Cid incorporaba, eso sí, la edición adaptada de Salinas (creo que era Salinas).

    Corroboro lo dicho por el Marqués. Una biblioteca envidiable en el retrete y muy bien seleccionada. Pude ver por primera vez el catálogo de Alberto. Pero visto y no visto, porque yo suelo evacuar con gran celeridad, por decirlo intelectualmente.

  • Por no eternizar la cosa: una cosa es la regularización de las grafías y otra una traducción en toda regla. Una cosa eran las adaptaciones escolares del Quijote —yo mismo tenía una de principios de los 60 que no consigo encontrar— y otra la colección Historias de Bruguera, básicamente un tebeo con texto o viceversa. Y punto, que decía el poeta.

  • En todo caso, La Celestina, el Quijote o El Buscón son muy comprensibles, aunque conviene echar mano de las ediciones críticas. De todos modos, Gómez, si echas una ojeada por internet verás distintas ediciones en pdf y verás cómo algunas modernizan sutilmente los textos, que sin dejar de parecer antiguos, resultan bastante más comprensibles.

    Es verdad que Trapiello parece ir más allá aclarando el texto cervantino, pero, en fin, nada que no se haya hecho anteriormente. Por cierto, que vista la recepción, me temo que a Trapi no le van a dar puesto en la Real Academia, y creo que se lo merecería por muchas razones (pese a que personalmente no me sea simpático).

  • jrg
    Domingo, 26/11/2017 a las 10:45
    Emece, este no es un blog de intelectuales.
    A todo tirar es un blog con gente vivida y que sabe de cosas y cosos.

    A propósito de cosos, menudo cacao tiene el Ayuntamiento de Madrid. Bien está en cualquier caso, por lo menos hasta que en época electoral vuelvan a pegar el hachazo. Pero la cosa importantísima que yo había venido a decir es que, por razones que no soy capaz de expresar y que consultaré con mi psicoanalista cuando me eche uno, siempre he detestado esa expresión, “gente vivida”. Es cosa mía, JRG, y de mi futuro y sufrido terapeuta, no se dé por aludido. Para seguir con la introspección y puestos a definir este lugar, yo ya lo he hecho en alguna ocasión ante terceros como un sitio apropiado para gentes curiosas y escépticas en la misma medida. Hay más aquí, por supuesto, pero casi todo cabe en esos dos términos, especialmente en el frágil equilibrio entre ellos, que aquí es sólido, suele serlo.

    Voy a ejercer un instante de intelectual, sección cinéfilo gafapasta: Perro, quien se mete con el cine persa se mete conmigo. Yo creo que ha dado siempre excelentes películas, pero en los últimos años está de dulce, especialmente de la mano de este hombre, que sale a obra maestra por película, así me pongo. Por cierto, la próxima que dirija será enteramente española, no está mal el fichaje. Y sigo: ayer vi con retraso Wind River, debut en la dirección del guionista de Comanchería y Sicario, quizá dos de los grande guiones de los últimos años. Pues tropieza, empiezo a pensar que inevitablemente, en la misma piedra en que ya lo han hecho otros grandes guionistas y actores que se meten a dirigir: se sienten tan deslumbrados por el juguete nuevo, tan seguros de la potencia visual que conseguirán imprimir a los planos y secuencias que han diseñado, que acaban por olvidarse por completo de lo que realmente dominan, dando tan por sabido ese talento por parte de su público que no tuvieran necesidad de demostrarlo más: la historia, en el caso de los guionistas, o la consistencia de las interpretaciones en el de los actores: de esto último fue un buen ejemplo la celebrada Tarde para la ira, de Raúl Sánchez Arévalo. Claro que para compensar hay otros que en el salto mantienen el nivel (Kaufman entre los guionistas o entre los actores Jodie Foster, a la que ayer mismo citó Viejecita como directora), o incluso se superan con creces, caso de Mel Gibson, por no citar a Clint Eastwood, caso aparte en todos los sentidos. Ya. Voy a ver al Valencia.

  • En mi pueblo no había biblioteca pública y Santi el Manco llevaba el único kiosko con puño (el otro) de hierro y cuentagotas de uralita. Pero me parece bien que acuda a recoger el Princesa con los de Baracaldo. (Los de Baracaldo irán con traje y él vestido del indio Joe, verás que miedo pasa Leonor).

  • Qué sitio maravilloso, Zeppi, casi tan bonito como la Foz de Lumbier 🙂 Está bieeen, más grandecitooo.
    Mucha suerte, que todo salga muy bien.

  • Mi padre leía novelas de Estefanía y yo llegué a leer una o dos de las que había por casa. (He pasado más hambre en la guerra que todos vosotros juntos). La cosa es que el otro día me encontré con un poema de Bolaño (el otro Bolaño, Bolaño’) que me cogió por sorpresa y me emocionó mucho por varias cosas que no explicaré, pero la mención de las novelas hizo su trabajo. Aprovecho para calzároslo ahora que estáis ya dormidos.

    He vuelto a ver a mi padre
     
    para León Bolaño

    La historia comienza con la llegada del sexto enfermo,
    un tipo de más de sesenta, solo, de enormes patillas,
    con una radio portátil y una o dos novelas de aquellas
    que escribía Lafuente Estefanía.
    Los cinco que ya estábamos en la habitación éramos amigos,
    es decir nos hacíamos bromas y conocíamos
    los síntomas verdaderos de la muerte,
    aunque ahora ya no estoy tan seguro.
    El sexto, mi padre, llegó silenciosamente
    y durante todo el tiempo que estuvo en nuestra habitación
    casi no habló con nadie.
    Sin embargo una noche, cuando uno de los enfermos se moría
    (Rafael, el de la cama no 4)
    fue él quien se levantó y llamó a las enfermeras.
    Nosotros estábamos paralizados de miedo.
    Y mi padre obligó a las enfermeras a venir y salvó al enfermo
    de la cama n° 4
    y luego volvió a quedarse dormido
    sin darle ninguna importancia.
    Después, no sé por qué, lo cambiaron de habitación.
    A Rafael lo mandaron a morir a su casa y a otros dos
    los dieron de alta.
    Y a mi padre hoy lo volví a ver.
    Como yo, sigue en el hospital.
    Lee su novela de vaqueros y cojea de la pierna izquierda.
    Su rostro está terriblemente arrugado.
    Aún lo acompaña la radio portátil de color rojo.
    Tose un poco más que antes y no le da mucha importancia a las cosas.
    Hoy hemos estado juntos en la salita, él con su novela
    y yo con un libro de William Blake.
    Afuera atardecía lentamente y los coches fluían como pesadillas.
    Yo pensaba y pensaba en mi padre, una y otra vez,
    hasta que este se levantó, dijo algo
    con su voz aguardentosa
    que no entendí
    y encendió la luz.
    Eso fue todo. El encendió la luz y volvió a la lectura.
    Praderas interminables y vaqueros de corazones fieles.
    Afuera, sobre el Monte Carmelo, pendía la luna llena.

    (Roberto Bolaño).

  • Se me ha quedado pendiente de moderación un comentario, y lo siento bastante por vosotros porque era un comentario estupendo en el que exponía una aguda exploración de la profunda relación entre las escuelas taurinas, el psicoanálisis y el cine iraní. También veo ahora que me hice un lío a propósito de Raúl Arévalo y Daniel Sánchez Arévalo, y me parece bastante probable que la Srta. Bellpuig sea fan irredenta de uno de los dos o incluso de ambos y me castiga por ello. No ha sido porque he puesto más links de la cuenta, claro, cómo me va a pasar eso a mí. Pido perdón y también aprovecho para desearle a Zeppi, Búfalo Inquieto, que Manitu y toda la Nación Sioux se pongan de su parte. Jau.