Mi tío Benigno

benigno001
Por Fernando García.

Hay modistos y modistas, sastres y sastras, todo esto mucho antes de que se impusiera la absurda corrección política actual. Mi tío-abuelo Benigno era sastre, mi madre modista y yo quería ser modisto pero en casa no me dejaron. “Son todos mariquitas”, decía mi madre que a pesar de todo les admiraba (Elio Berhanyer y Cristobal Balenciaga eran sus ídolos). Crecí entre figurines, patrones y muestras, pero no pude ser lo que quise.

Mi madre (Chelo modas) vistió a las “ministras” de la UCD, viajaba a París y Milán a ver los desfiles, pero su origen fue muy humilde. Su padre, mi abuelo Venancio, hermano del tío Benigno, tenía una mercería en Torrijos (Toledo). Era, además, socialista. No quise nunca saber qué pasó, pero al entrar los Nacionales lo enviaron a prisión junto a Benigno. En realidad los encerraron en una finca que permitía las visitas los domingos solo a los hijos menores de 10 años; hasta que cumplió esa edad pudo visitarlo, pero al acabar la guerra lo trasladaron a Madrid a la cárcel de Porlier. Fue juzgado de nuevo y condenado a muerte. La familia se trasladó a Madrid esperando que se cumpliera la sentencia. El tío Benigno, que había sido excarcelado, se instaló como sastre en la barriada de los Cuatro Caminos y mi abuela con sus dos hijos se refugió en una portería de la calle de la Estrella.

Aquellos fueron años de plomo. A mi abuelo el Caudillo le dejó salir de la cárcel para morir, pues estaba gravemente enfermo. Cuando yo nací hacía años que había fallecido y en mi casa no se hablaba de aquello. Cuando visitábamos al tío Benigno tampoco se hacía referencia alguna y el tema de conversación era siempre la obra literaria de él, que en su día había escrito algunas novelas pero que después de la Guerra Civil había caído en un profundo silencio. Nos contaba que escribía poemas íntimos que solo compartía con el dramaturgo Alejandro Casona, hoy casi olvidado, pero que en los años 60 tuvo gran éxito en los teatros madrileños. Por fin un día nos anunció la publicación de su poemario largamente esperado, lo tituló “Arco sin flecha” y pasó más que desapercibido. En su momento lo leí y me pareció algo infumable, pero 50 años después ha despertado mi curiosidad; les dejo algunos versos para que juzguen ustedes mismos*.

Le pido a mi madre que me cuente cosas de entonces pero se echa a llorar, pues no entiende mi crueldad. Sí que me cuenta que llevaba al teatro al tío Benigno a ver las obras de Casona pero que ya senil entonaba una llantina que llegaba a molestar al público cercano.

He renunciado a entrar en la Causa General (mis grandes amigos Sergio Campos y Carlos García-Alix se mueven en ella como pez en el agua y me lo podrían facilitar) para saber lo que pasó, de qué acusaban a mi abuelo y a mi tío. Quiero respetar el deseo de mi madre de olvidar aquello y recrearse en sus hijos, sus nietos y sus recuerdos del mundo de la moda, pues con 88 años vive feliz, solo levemente preocupada porque el tarambana de su hijo viva en Barcelona.

benigno002

ALEJANDRO CASONA

Auténtico Doctor Ariel de sus maravillosas comedias de ilusión “Prohibido suicidarse en Primavera” y “Los árboles mueren de pie”.

Es no sólo un poeta, es un maestro
que tiene su ideal Pedagogía
realizada con noble Poesía,
paradigama que nace de su estro.

“Sanatorio de almas” nunca nuestro
Hospital, funda, rige y lo confía
a quien sabe de un mal: melancolía,
apartando fantasma tan siniestro.

Espíritus de extraña sutileza,
con ilusión de un bien nunca logrado,
en un dulce abandono de tristeza…

¡Pobres almas, en humilde tornado,
que sufren sin saber que el mal empieza
antes de que el dolor haya llegado!

 

¡GRACIAS, SEÑORA!…

Al gran poeta Alfonso Camín.

Llegó el dolor, ineducado y mudo,
con esa grosería del más fuerte,
y pronto se entabló el combate rudo
de mi quebrada vida con la muerte.

Cerré mi guardia abierta, mas no pudo
mi corazón, en tan adversa suerte,
resistir más, y con postrer saludo
humilde se rindió, quedando inerte.

Ya puedes patronar en mi barquilla,
pasándome, Señora, a la otra orilla,
mientras ante mi Dios me reverencio…

Que por mi senda, llena de amargura,
encontré mi destino y mi ventura
en la gloriosa Altura del Silencio.

177 comentarios

  • Olvidar, o ponerle arenas al recuerdo maldito, es un buen ejercicio.
    Desenterrar nada bueno puede traer, sino el constatar pasados de dolor que se quieren olvidar.
    Nada se puede construir desde el dolor, más allá de la temible venganza.
    Olvidemos eso. Olvídenlo, nada podrá repararlo, solo un presente mejor y el futuro de los tuyos sin esas pesadas losas.
    Gente sabia los ancianos, sus ancianos, Marqués.
    Recuerdo que en el barrio de Anaca, casi una república a la que se debía ir en el” txangai” (como se le denominaba al autobús urbano), junto al muro de la fábrica de Sancheski, que estaba frente a la de CAF Irún, había una villita de las que crearon las acciones sindicales para trabajadores, donde vivía Modesta, la modista.
    Solía ir con mi madre a las pruebas de vestidos, y a que me hiciera una camisa o me bajara la pernera de los pantalones (cosa que odiaba con todas mis fuerzas, porque te compraban pantalones para toda la infancia, y se acumulaban las rayas de los bajos, dos, tres y cuatro veces, antes de darlos por muertos).
    Todo eso hizo que durante u tiempo y cuando ya era independiente y con viruta, sintiera fascinación por tener un enorme armario vestidor, con al menos dos docenas de camisas y pantalones y zapatos sin estrenar … una suerte de acumulación y venganza de pobrezas pasadas.
    Recuerdo que cuando me tocaba ir a Italia, llevaba la maleta vacía para hacer acopios…Camisas y jerseys del mas puro cachemir a la Loro Piana, mocasines gomini de JP Tods, pantalones en el sastre.
    La verdad que sólo me interesaban aquellos géneros, y mis camisas eran siempre blancas y alguna azul claro. Los jerseys y chaquetas siempre color camel, y los pantalones de color gris marengo (como los trajes).
    Todavía conservo material de esa época, y sobre todo la desviación hacia los géneros de calidad.
    Pero ya no acumulo (tampoco puedo, todo se debe decir) pero es que ya me da lo mismo.
    Lo sigo valorando, pero ya no lo deseo.
    Buenos días.

  • No hay duda de que el devenir de lo que nos rodea interviene de múltiples maneras en quiénes somos y cómo nos comprendemos y definimos a nosotros mismos. La identidad tiene que ver con nuestra historia de vida, desenterrar el pasado puede ayudar a comprender lo que otros vivieron y de manera indirecta aportar su granito de arena a lo que también nosotros somos.

  • Preciosa la historia.
    Pero yo en esto no estoy de acuerdo con JrG. A mí me gustaría que hubiera alguna manera de recuperar los recuerdos de mi padre, cuando estuvo de capitán artillero ante Leningrado , en la primera remesa de voluntarios de la División Azul ( que nunca nos contó nada, excepto el chiste ese del ayudante que le despierta por la mañana, y cuando mi padre le pregunta el día que hace, va a mirar, se confunde y se mete en el armario de la despensa, y le dice “mi capitán, está oscuro y huele a queso”), que éramos demasiado pequeños, y para cuando tuvimos edad, él ya estaba muerto.
    Y cuando, ya de mayor, he ido a la Hermandad de la División Azul, a intentar conseguir información, todos sus compañeros estaban también muertos…

    De la guerra incivil, en cambio, y aunque a mi germanófilo le mataron a tres de sus cuatro abuelos, a dos de ellos asesinados en Madrid nada más empezar la guerra , y el otro, su abuelo materno, ejecutado en el Fuerte, en Fuenterrabía, donde se fue a entregar a cambio de su hijo y de su yerno, que eran unos jovencitos que no importaban, mientras que él si era alguien, y al que fusilaron justo antes de que llegase Mola con sus tropas,
    de esa guerra, sí que me han contado muchas cosas.

    Y la mejor, que ya he contado aquí, pero que vuelvo a contar :
    Los abuelos paternos de mi madre,y sus hijas ( tía Baba y tía Fina ), tenían que haber viajado a San Sebastián donde vivían mi madre y su madre ( su padre, que era militar, se había muerto mucho antes, a consecuencia de las secuelas que le dejó la guerra de África . Estuvo en Xauen ). Pero se retrasaron, y les pilló la guerra en Madrid.
    Y cuando empezaron los “paseos”, fueron unos cuantos a buscar al bisabuelo para darle un paseo. Por fortuna, mi bisabuelo, que fue siempre de “Señor”, más pobre que las ratas, pero que no se quitaba la chistera ni para dormir, tenía en la entrada un retrato suyo, vestido de Calatrava, con el manto y todas sus condecoraciones. Cuando mi tía Baba les abrió la puerta, y dijo que el dueño estaba en la cama con la gripe, le dijeron que le hiciera levantarse y acompañarles a dar un paseo. Hasta que el de la CNT ( nunca supe seguro que fuera Melchor, el Ángel Rojo ), reconoció al hombre del retrato, y al decirle mi tía que sí, que era él, el dueño de la casa, le pidió perdón por haberla molestado, obligó a los demás a que se fueran, y dejó en el portal a un par de tiarrones de esos de la FAI, para que no le molestasen.
    Y luego, pusieron un cartel, en el portal, con toda clase de sellos y firmas de la CNT y de la FAI, que decía Aquí vive—- Defensor y Amigo del Pueblo . Y nadie les volvió a molestar en toda la guerra. Así que, como es lógico, todos nosotros tenemos ley a Melchor a la CNT, y a los Anarquistas.
    Eso sí, tanto mi bisabuelo como mi bisabuela, que eran ya viejecitos, se murieron de simples catarros, en el 37, por causa del hambre y del frío, pero sus hijas consiguieron sobrevivir. Mi abuela Marichu hizo el viaje a Madrid, con el coche lleno de víveres, el día en que se terminó la guerra, y se encontró a sus cuñadas hinchadas como globos. Y estuvieron comiendo sin parar, durante tres días, y a medida que iban comiendo, se iban deshinchando…

    Bueno, no les doy más lata, de momento, que será todo lo fiesta que sea, pero yo sigo teniendo tareas que hacer.
    Y les pido mil perdones por contar las mismas viejas historias de siempre.
    Ya siento

  • Por cierto, y antes de que se me olvide :
    ¿ Casona está olvidado hoy ?
    Si es así no lo comprendo.
    Cuando yo era estudiante, incluso ya de madre de familia joven, asistimos a representaciones de “La barca sin pescador”, de “Prohibido suicidarse en primavera”, de “Los árboles mueren de pié”, y para mí, se nota muchísimo su influencia en las obras de Ana Diosdado, en las de Gala…
    Claro que puede que ahora, tanto Gala como Diosdado estén en el olvido…
    Porca Miseria
    P.S. Conste que tengo las obras de Gala, de Casona y de Diosdado, y también las de Jardiel, en casa, en una colección especial de teatro. Y que a mis hijos también les gustan.

  • Me leí mucho de lo que escribió Jardiel Poncela cuando era pequeño.
    “Eloisa está debajo de un almendro” “Amor se escribe sin H””Pero hubo alguna vez once mil vírgenes” , y alguno más que no recuerdo.
    Mi padre los releía y se moría de la risa.
    A mí me encantaban aunque no entendiera entonces sus sutilezas.

  • jrg
    Viernes, 08/12/2017 a las 10:18
    Me leí mucho de lo que escribió Jardiel Poncela cuando era pequeño.
    “Naufragos en la sopa”

    Esa es de Álvaro de Laiglesia, y se titulaba «Un náufrago en la sopa».

  • No me has dado tiempo a corregir…
    pero también qué risas con el Alvaro de Laiglesia.
    “Una larga y cálida meada”
    Yo soy Fulanita de tal…

  • Pues mi padre tenía, creo que todos los publicados hasta que yo nací. Cuando baje a Irún tengo que mirarme la biblioteca que tiene mi hermana de aquella época y mirar esos libros. Igual me distraigo algunos, o también se los puedo pedir… no sé.

  • Don Simón, sí, se llama así, como el vino en tetrabrick, es un luthier ya mayor que de joven se dedicaba a hacer guitarras portuguesas. Durante los 70 y principios de los 80 la demanda de guitarras eléctricas era enorme porque había miles de jóvenes que querían ser estrellas del rock y las marcas más afamadas no pudieron atenderla. Japón inició su incursión en la fabricación de instrumentos occidentales, pero Portugal era un mercado demasiado escaso como para atenderlo. Fue la época dorada de don Simón y de sus colegas. Hacer una guitarra eléctrica es sencillo si sabes hacer guitarras de cuerpo hueco.

    Las guitarras portuguesas son unos instrumentos magníficos, parecidos a los laúdes pero construidos con maderas preciosas que Importaban directamente de las ex-colonias gracias a la infraestructura comercial existente. La caoba la traían de Brasil, la mejor del mundo después de la hondureña, el ébano de Angola y el arce era portugués y procedía de los bosques autóctonos que se talaron para plantar los eucaliptos esos que arden casi todos los años.

    Don Simón está jubilado y ahora se encarga del taller su sobrino Luis, aunque él sigue acudiendo a diario. Las guitarras eléctricas que tiene colgadas por las paredes son encargos que no llegaron a buen puerto por distintas razones. Hay una que no fue recogida a causa de un accidente de tráfico, otra por culpa de una sobredosis, cada una tiene su historia.

    Conocí a don Simón porque compré en el mercadillo de antigüedades de Estremoz un arcón de alcanfor que tenía problemas. El vendedor me quiso convencer de que no lo vendió al Museu do Oriente de Lisboa por no poder hacerles la factura correspondiente. Había en la magnífica talla un caballo con una pata rota y me aseguraron que don Simón era una de las pocas personas que podrían acometer su restauración ya que disponía de todo tipo de maderas antiguas para sus trabajos de luthería. Para quien no lo sepa, algunas guitarras portuguesas tienen el cabezal esculpido y un buen artesano es capaz de crear una auténtica obra de arte como ornamento del lugar donde se insertan los afinadores.

    Don Simón es guitarrista aficionado, un devoto admirador de Alvin Lee (Ten Years After), y le sorprendió mucho que yo lo conociera.

    Canned Heat, Iron Butterfly y Vanilla Fudge fueron sus otros grupos de referencia. JRG, el Marqués y Juli0 saben de quienes hablo. Don Simón atesora una colección de discos de los 60 y tiene en la pared varios posters psicodélicos. Algunas tardes me acerco a su taller y charlamos de la buena vieja música mientras trabaja la madera con sus manos fuertes y precisas.

  • Ximeno de Atalaya
    Viernes, 08/12/2017 a las 10:49
    JRG, el Marqués y Juli0 saben de quienes hablo.

    Yo no, pero los puedo buscar en gooled y escucharlos en espotifuck.

  • Lo más sorprendente de la guitarra Portuguesa aparte de las 12 cuerdas, es el clavijero que va en la dirección de las cuerdas con un bonito sistema mecánico. Es una auténtica filigrana.

  • Guitarristas. Da para una entrada. Los que van a tocar algo ante los colegas y…

    a) se encienden un piti y lo sujetan en las cuerdas de la guitarra mientras tocan alguna canción supuestamente empapabragas, o…
    b) se pegan media hora retorciendo las clavijas y pulsando cuerdas (piiiing, baaaanggg…) mientras miran al techo y ladean la cabeza buscando la afinación perfecta para terminar tocando algún bodrio.

    No puedorrrrr, no puedorrrrr…

  • La tapa trasera de la guitarra De La Garza que nos mostraba JrG. Una belleza de arce rizado AAAAA.
    Nadie sabe la razón de que algunos árboles presenten en su interior esas curiosas filigranas. Simplemente ocurre.

  • El tío Benigno arrendó la plaza de toros de Torrijos y organizó multitud de festejos taurinos. Mi abuelo Venancio, al que le faltaba una pierna, era el puntillero de la plaza. Bendita afición.

  • Conmovedora historia, Marqués, y escrita con la gracia y fluidez marca de la casa. Y buen trabajo documental de Brema.

    Parece que Benigno Alonso leía la poesía de su época y diría que le gustaba Rubén Darío, de quien había leído el «Responso a Verlaine». El segundo poema me trae recuerdos de alguien que ahora no identifico –¿tal vez Gerardo Diego?–, especialmente el verso «con esa grosería del más fuerte». Creo que fue Antonio Machado quien dijo que «escribir un poema es abrir surcos en el mar»; sirve de poco o de nada, salvo para quien escribe y quien es capaz de leerlo.

  • Satur, un guitarrista de verdad no toca NUNCA. Simplemente saliba cuando ve una guitarra atractiva, comenta la voluptuosidad de sus curvas y si acaso se le escapa algún piropo.

  • Magnífico, Marqués, de verdad. Deberíamos editar rarezas de ese estilo, no para que la gente las conozca, sino para nuestro propio placer.

  • Bremaneur
    Viernes, 08/12/2017 a las 11:48

    Bueno es saberlo. Proc se hinchará como un globo y flotará por los espacios de los autobuses y trenes cantando lalalalala, lololololo….

  • NUESTRAS FAKES
    No es cierto que la España de los años 20 fuera miserable, tampoco que el periodo del franquismo fuera un páramo intelectual.
    En un pequeño pueblo toledano, Torrijos, bulle una vida en la que el tío Benigno actúa como agitador cultural. El abuelo Venancio se significa en UGT y al terminar la guerra comienzan las revanchas. Benigno viaja al exilio interior aterrorizado por lo ocurrido a su hermano, pero cuando a principios de los 60 vuelve su amigo Casona a España, renace y publica su poemario. A Alejandro Casona se le recibe con los brazos abiertos, como a Sender y a otros tantos, y triunfa en los escenarios españoles tanto o más que Buero que se había quedado aquí aguantando el tirón.
    Estos son los de la vuelta tardía (el exilio republicano), pero hay otro exilio que vuelve tempranamente a España del que no se habla: el exilio de los intelectuales que huyeron de la República y se refugiaron en París. Ellos son, entre muchos otros, Ortega, Marañón, Azorín, Baroja y Teófilo Hernando. Cuando vuelven son recibidos con frialdad, pero poco a poco recuperan sus puestos y su prestigio. Es lamentable los libros que se han escrito en este siglo sobre ellos (Gil Bera, Morán), denostándolos por haber cometido el pecado de huir de la República.
    En ese París del primer exilio está también Buñuel, dirigiendo los servicios de información de la República. Pero está también Juan Esterlich dirigiendo los servicios de informacion de Franco. El catalán Cambó financia este trabajo y envía allí a su mejor hombre, el también catalán Esterlich. Los franceses lo permiten, pues aun reconociendo todavia a la República la temen y no se fían de ella.
    En ese París, franceses, catalanes e intelectuales españoles trabajan para Franco. No les entusiasma el General, pero la alternativa les horroriza.

  • Lo que me agrada de este país es que en esta ceremonia de veneración al “roquero” Hallyday, es que era profundamente Republicano y sostenía el voto a Sarkozy de forma pública y militante.
    Roqueros de derechas…quien decía que no es posible???
    En nuestra España ser de la “cultura” admisible por los confundidos, es incompatible con ser de derechas. Creo que en demasiados casos también es incompatible con la inteligencia.

  • El rock no es ni de derechas ni de izquierdas. El rock es rebeldía, y los rockeros españoles han sido unos mierdas porque solamente han ladrado al son que les ha marcado la izquierda. Ante el poder etarra, siempre calladitos.

  • El rock, como los bolos o el mus, no puede «ser» de ninguna manera. Lamento discrepar, pero decir que el rock es rebeldía es como decir que la ciencia-ficción es vanguardia. La rebeldía del rock es la del adolescente que no entiende que tiene que llegar a una hora a casa, que a sus padres les gusten los boleros o que prefiere la imagen de Satán, negro y rojo, que la del bobalicón Jesucristo, blanco y oro. Pero no va más. Como musicalmente están más limitados que un sonajero y literariamente no pasan del pareado, están condenados a ser brutos. Carne de cañón para izquierdas y derechas.

  • He visto pasar por el Zulo un grupo de unas cien aves en dirección sudeste. Son muy grandes y emiten unos graznidos muy fuertes. Vuelan haciendo círculos. A mí me parecen cigüeñas pero no lo puedo asegurar.
    Ha vuelto a pasar otro grupo de un centenar y luego uno de una cincuentena. Aún desaparecidas en el horizonte se las sigue oyendo.

  • Poco o nada nos contó mi padre de su participación como soldado de reemplazo de 1936 en la provincia de Salamanca y después en Navacerrada, en Teruel y en el Ebro. El silencio fue su respuesta a lo largo de los años cuando preguntábamos, salvo alguna anécdota intrascendente, divertida y graciosa. También quiso “olvidar aquello y recrearse en sus hijos”.

    El lema de la manifestación de ayer en Bruselas: “Europe wake up!” “Europa despierta” “Deutschland erwache! “es el mismo con el que los nazis iniciaron su escalada hacia el poder” (blog de SG). La amenaza del nacionalismo a España es una nueva amenaza para Europa.

    El titular de El País en primera página:”El separatismo pasea su odio a España por las calles de Bruselas” es el comienzo de la “fiesta”, aún lejana, que se avecina.

  • Matizaré lo de Ximeno, un guitarrista de verdat no toca nunca para otros, sôlo para si mismo y eso sí babear por cada belleza guitarril que ve. Con la de La Garza que ha traído jRg, casi me da un quilibrio.

    No conocía a Alvin Lee, Ximeno. El tío además con los dedos congelados porque expiraba vaho que daba gusto. (Puesto de tô lo ponible seguro, eso ayuda, pero aún así)

  • Muy bonito personaje, Marqués. El contraste del recuerdo privado con las noticias de hemeroteca que ha traído Bremaneur tiene algo que emociona.
    ***

    Las cigüeñas no graznan, ellas crotorean.
    ***

    Venía esta foto el EP. ¿El de la derecha no es Egibar? Es que no le-lo nombran, cuánta ningunificación. Si a racista, payaso, cabezón y asqueroso no hay quien le gane casi.

  • Crotoran, Prot. No crotorean. Yo creo que debemos ser un poco más precisos con el uso del lenguaje y conjugar con correccionalización.

  • Vi cigüeñas de verdad por primera vez en mi vida en la ribera del Tirón, Señorío de Bonnie Parker, y al principio y a lo lejos las creí vacas o terneras. Cuando comprendí que eran cigüeñas me separé unos centímetros del suelo, el cielo se rasgó y oí una voz que me decía.
    Esto que os cuento os parecerá pequeño y sin embargo fue grandioso.

  • Las grullas no son ni de derechas ni de izquierdas. No votan ni aunque les prometan proteger el delta del Ebro, ni a Pepe ni a Pedemos.

  • Los rockeros son una banda de drogaos. Dentro del sistema, porque se mueren por entrar en los circuitos comerciales, pero jugando a estar fuera. A eso me refiero con la rebeldía. Y los rebeldes españoles han resultado ser una pandilla de borregos berreadores de consignas prefabricadas. Me gusta el rock español porque me tocó la fibra en un momento de mi vida y porque me la sigue tocando, pero siento desprecio por su cobardía y su estupidez.

  • Crotoreo pero crotorar.
    Pues de crotorar el deverbal es crotoro. Y crotoreo sale de crotorear.

    ACADEMIA HIJA NOS QUIERES VORVER LOCA

  • Vaya, Marqués. Esta misma semana estuve comiendo en Torrijos. Gracias por la historia. Me ha gustado el cuento publicado en el Heraldo, lo suficiente para despertar mi curiosidad por esa novela, que a juzgar por el título me atrevo a suponer que se extenderá en el mismo tono y temas feministas que ya se apuntan en el relato, tono y temas que personalmente me interesan. Sigo con mis intereses personales: esa opción suya por no querer saber (y las consideraciones que hacen al respecto JRG, Admiradora y Viejecita), para no causar el dolor seguro del recuerdo de otros o el probable encuentro con uno propio velado hasta el momento, me ha traído a la memoria inmediata e inevitablemente a Marías, cómo no: “No he querido saber, pero he sabido…”. Ya he contado aquí más de una vez, seguro, que a ese narrador que pretendió conservar el Corazón tan blanco le siguió el de Mañana en la batalla piensa en mí, que acabó hallándose ante el conflicto exactamente opuesto, o más bien ante la otra cara de la moneda: el riesgo y finalmente la irreversible fatalidad de ignorar. En este mismo sentido, el hecho de que dos buenos amigos puedan ofrecerle el desvelamiento de la verdad hace aún más sugerente la historia global. Sabrán disculparme tanto usted como ellos dos si el término “sugerente” les parece fuera de lugar. Sucede que me me impresionan estas cosas. Termino con algo más ligero: me ha sorprendido el entrecomillado de las “ministras” de UCD (usted se refiere a las esposas, obviamente). El caso es que creía recordar a varias sin comillas pero compruebo que sólo hubo una, Soledad Becerril, y ya con Calvo Sotelo. De los 61 ministros que nombró Suárez, veo ahora, todos ellos fueron varones. Sólo es un dato curioso, obviamente, cómo podría ser una crítica ni nada parecido.

  • La descripción del Marqués es compatible con la de las grullas. Aquí las hay por miles y son, cómo decirlo sin que se me encocoroten los ecologistas, un poco incómodas. Una grulla come casi tantas bellotas como una oveja. Pero no se las debe espantar porque se trata de una especie protegida. Imaginen la gracia que le hace a un ganadero que se posen en su finca unos centenares de esos bichos.

  • Procuro fijarme
    Viernes, 08/12/2017 a las 16:16
    ¿El de la derecha no es Egibar?

    Ya te digo, Procu. Detrás de Rovira, de la que por cierto han dicho hoy en las noticias de la tele que “está enferma”, sin aclarar nada más. No veo nada en los periódicos, pero sí del porrazo de la Dolors Bassa, la que acaba de salir de prisión, que se ha roto la nariz cuando ha salido a pasear para “respirar libertad”. Creéis que es coña, claro. Pues no.

  • Emecé, si está usted por la zona y le apetece, mañana tenemos previsto apretarnos unas judías con sus avíos y todo el vino que precisen en una dehesa donde además de vacas, encinas y otros bichos le enseñaría una de las canteras de granito de donde se extrajeron las piezas de este rompecabezas

  • Ximeno de Atalaya
    Viernes, 08/12/2017 a las 17:58

    Estoy, sí. Cerca de Tentudía, en Monesterio. Muchas gracias, Ximeno, pero no puedo. Me habría encantado. (¿Qué rompecabezas? No me funciona el enlace).

  • Las grullas son nómadas pero estaban ahí todos los inviernos antes que los ganaderos. Los ecologistas tienen razón y si al ganadero no le hace gracia que vaya a pedir una subvención. Eso le hará gracia al ganadero y a los que miran a dónde van sus impuestos.

  • Discrepo sr. de Got. La dehesa es obra civil. Es decir, la dehesa es fruto de una cuidadosa y ancestral técnica que exige cuidados durante cientos de años. Las grullas no van al monte, como es su obligación por ser animales salvajes, prefieren la vida muelle de los domesticados. Digamos que actúan como “okupas”. Por otra parte estoy en contra de las subvenciones. Sus consecuencias son nefastas: personal asilvestrado conduciendo imponentes 4×4 y los campos yermos. Atraen -las subvenciones- a especuladores y amantes del dinero fácil a quienes ponen en situación de ventaja competitiva respecto a los profesionales. Un sindios.

  • Brema me ha desvelado la historia real con sus trapicheos en los archivos del Ministerio del Ejército: un dossier de 135 páginas donde el dolor es cruel protagonista. Imposible enseñárselo a mi madre pese a que engrandece la figura de mi abuela, que hizo lo indecible, y lo consiguió, para que volvieran a juzgar a su marido.

  • Por cierto que Rajoy va diciendo que España es la nación más “antigua” de Europa. Lo de antigua lo dirá por anticuada, por que la primera nación en formarse fue Francia y París es la ciudad a la que va todo español que quiere ser moderno. De modernos españoles que se van a París va el coloquio de hoy ¿no?

    Yo también estoy en contra de las subvenviones Ximeno, pero a favor de las grullas.

  • Conversación peripatética con Elvira. Me comenta que está leyendo una biografía de Hermann Broch en la cual todo se explica a través de su traumática niñez. Le comento que estoy leyendo la autobiografía de Chesterton en la que abunda en lo mismo, aunque habla de una infancia feliz. Refiere el creador del Padre Brown que cuando conoció a su mejor amigo se pasó una hora peleándose con él. Le cuento a Elvira que me pasó lo mismo cuando conocí a Eliseo, mi mejor amigo. Teníamos diez años y cultivamos amistad que llega hasta hoy (see Pinflois 2017). Sin embargo hubo una época entre los 16-17 años que trataba de putearme, intentaba dejarme en ridículo, me decía que “era un asfixiao de la vida”.
    Le pregunto a Elvira que me conoció a los 19 años por qué cree que se comportaba así Eliseo conmigo. Oh, dice, lo entiendo muy bien, en aquella época antes de que hablará contigo por primera vez sentía grandes deseos de meterme contigo, de “fostiar” a ése chulo melenudo con gafas Rayban de día y de noche.

  • Hace ya unos años escribí por aquí una historia de mis abuelos en aquellos tiempos, similar a la que aquí apunta el marqués. Consejos de guerra, condenas a muerte y exitosos manejos de mujeres entre bastidores para conseguir conmutación de penas.
    Recuerdo haber dudado mucho en publicarla por temor a las capacidades de Brema, a quien no conocía, y temía por sus broncas en otros sitios. En aquel momento me parecía horrible que mi identidad o historia pudieran ser públicos en el internet.
    Pasados los años me admiro y alegro de cuánto he cambiado, y de no tener sino afecto para con Brema.

  • Me han gustado mucho los recuerdos del marqués y las búsquedas de Brema.
    Después de leerlos he pensado en mi abuelo materno sometido a consejo de guerra y privado de todo rango tras la guerra. Es también una historia por recordar.

  • Yo también estoy a favor de las grullas que pasan, las que no me gustan son las gorronas. Tampoco me molestan las que se toman una tapita y siguen su camino, pero si les da por un sitio, lo destrozan. Se juntan por miles en los dormideros y aparte del ruido que hacen, dejan “pelaos” los alrededores. Cosas del desayuno, supongo. No conozco a nadie que le guste que le ronde un grupo de bichos como este por ejemplo

  • Amiguitas, la verdad, tengo muchas. Pero amigos sólo tres: Eliseo, Sergio y Carlos. Aquí algunos conocen a los tres.

  • Las grullas vuelan en formación: en línea o en V. He visto volar cigüeñas en grupo, pero nunca en formación.

    Es cierto que las cigueñas crotoran, pero las grullas no graznan (como harían los gansos) sino que gruyen (de gruir).

  • Emecé
    Viernes, 08/12/2017 a las 18:03
    Estoy, sí. Cerca de Tentudía, en Monesterio.

    ¿TE HAS METIDO A MONJA?

  • Juanfran Satur
    Viernes, 08/12/2017 a las 21:30
    ¿TE HAS METIDO A MONJA?

    He pedido información y ahora tengo una carpeta llena de folletos. No sé qué hacer.

  • Emecé
    Viernes, 08/12/2017 a las 22:55
    He pedido información y ahora tengo una carpeta llena de folletos. No sé qué hacer.

    ¿QUE QUÉ?

  • Hoy hemos recorrido el Borne, donde las Escrituras, en paneles modelnos, explican la destrucción de Jerusalem. Algunos deambulaban trémulos, a la espera del Enésimo Advenimiento.
    Por la tarde, henchidos, tomamos la G.R.U.L.L.A. rumbo a la capital y al pueblodemierda (puto).

  • No es de mi gusto la obra de Eduardo Arroyo, es que el POP no me gusta nada. Me resulta demasiado plano y grosero la masa de color sin pincelada.
    Línea y masa de color tienen mucho mérito en el resumir, en el poner lo esencial, el atrevimiento con tonos más próximos a las tintas de pantone que a la pintura y sus sutilezas.
    También es cierto que cada cual tiene una forma de enfocar su profesión y en eso están las riquezas.
    Me parecen interesantes sus aproximaciones a Velázquez, desde su concepción estética, rupturista de mitos, y comparto muchas opiniones con él.
    La entrevista que ha traído Comerciante me ha reconciliado con el personaje, aunque no con su obra, que por otra parte ha cosechado mucho éxito, pero en la que yo adivino sus principios caricaturescos, en las que predomina un humor cítrico, casi caústico. Quizas eso es lo que más podría resaltar de este pintor, más escritor casi, por su formación de periodista.
    El siempre ha opinado que el mercado es el que hace el arte, y no el apesebramiento de los museos y comisarios, y repudiado el espectaculo-negocio, aunque me temo que es un poco como los roqueros que se forran contra el sistema desde dentro de él.
    Imagino que al final todos tenemos que comer y formar parte de la “cosa”.

  • Los recuerdos son el único patrimonio que tenemos los individuos.
    La mayor libertad que tenemos es contarlos o guardarlos, según creamos conveniente, según pensemos que podrán influir en los que lo escuchen.
    Una cosa es ser un historiador y tratar de encontrar todos los detalles que construyen una verdad, pero otra muy diferente es el territorio del recuerdo, de lo vivido y de lo averiguado durante tu vida.
    Hacer el resumen de lo más conveniente o de lo que es capaz de sumar, me parece la responsabilidad de las personas, para con los suyos, para con las familias o los amigos.
    No entiendo los secretos, no soy hombre de ocultar, ni mucho menos, pero hablo del sumergir a lo más profundo lo que nos dolió, lo que imposibilito algunas acciones propias o lo que sea susceptible de generar rencor o dolor innecesario y desviado en los que lo escuchen.
    Es una línea demasiado sutil como para explicarla (o yo no se como hacerlo) pero sí que creo que se como se lleva a cabo, y el tiempo va poniendo cosas en su sitio y en el orden de tus pensamientos y de tus visiones, y lo que hoy no puedes igual mañana sí, o nunca quizás.

  • Jrg: “La entrevista me ha reconciliado con el personaje”. Concuerdo con usted, como decía Montano.

  • Buenos días a todos
    Tengo una pregunta para algún alma caritativa :

    Eduardo Arroyo , ¿ Es el que se metía en sus cuadros, siempre con un sombrero negro, y un paraguas, y que solía sacar esculturas en bronce , y pinturas, con maletas en andenes de tren ?
    Porque a mí, de joven, y hasta que me cansé del monotema, ( hubo una temporada en que las tenía uno hasta en la sopa ), esas maletas me solían gustar bastante.
    También estaban en todas partes los abstractos etéreos de Zobel, y las pinturas arquitecturales de Palazuelo, pero de estas últimas nunca me cansé, al revés ; sigo lamentando que cuando Palazuelo sacó la serie de sus Cantorales, tardé demasiado en conseguir el dinero, ( y eso que entonces estaban muy baratos, y que en vez de en una Galería de Arte, los expuso en una Editorial ) , y cuando llegué dispuesta comprarme el violeta, que era el que quería, ya estaban todos adjudicados .

    Pido mil perdones por dar la lata. Ahora me tengo que ir, a por víveres y esas cosas, así que no vuelvo a molestar hasta mediodía, por lo menos, pero digo lo de siempre.
    Ya siento

  • Rebota en todas las paredes de la habitación donde ahora estoy pintando, la armónica de John Mayall, y el bajo remueve todo el aire disponible marcando el compás. A ratos la guitarra deja unas frases limpias y netas, acompañadas por esa voz tan peculiar de este hombre orquesta.
    No puedo, como le pasa a Marqués, dejar de escuchar el Turning Point.
    Este disco es todo música y vanguardia explorando lo más simple, y lo más tradicional. Este hombre ha sido, y sigue, un portento.
    Pónganselo, si les gusta, abandónense, dejen que la piel se les erice con el terciopelo de cada nota, aspiren la atmósfera, cojan la melodía.
    LISERGIA, pero buena y sin ácidos.

  • Alvaroquinn
    Sábado, 09/12/2017 a las 09:40

    “Si los ojos te molestan, arráncatelos”
    Nunca olvidaré esa frase de la película. Qué impresión.
    Lo que empieza como algo agradable, termina como el infierno. Como ser Midas y morir de inanición.

  • SUBRAYADOS

    Desde siempre subrayo los párrafos que me llaman la atención de los libros que leo. También me gusta coger un determinado volumen que leí hace veinte, treinta años, y ver qué párrafos o citas del libro eran las más destacables para ese otro yo que las leyó entonces. Pienso que si algún día me diera por compilarlas todas, aun descontextualizadas, saldría un libro no poco interesante. Como ejercicio, ahí van, en el mismo orden que han sido encontrados, los subrayados del último libro que acabo de leer, Las películas de mi vida de François Truffaut. Perdonarán (o no) la extensión de las citas, pero mucho me temo que mis historias preferidas siguen siendo las de amor.

    *Lo más terrible de este mundo es que todos tienen sus razones (La régle du jeu)
    *Se da a priori ese fenómeno —tan europeo— de desconfianza ante el éxito.
    *”La gente de sociedad está tan impregnada de su propia estupidez que no puede creer jamás que uno de ellos tenga talento”. (Proust)
    *La única pregunta que hay que plantear a todos los que se rebelan contra las críticas desfavorables es ésta: ¿Prefieren correr el riesgo de que la crítica no hable nunca de ustedes y que su trabajo no sea objeto jamás de una sola línea impresa?
    *Yo estaba en la situación de un guardián que regula la circulación en la plaza de la Ópera mientras las bombas caen sobre Verdún.
    *Los varapalos conservan al autor mejor que el licor las guindas. (Jean Paulhan)
    *Criticar Love Story es criticar el helado de vainilla.
    *”Señores, he leído sus artículos de están mañana y no saben cómo he llorado mientras iba al banco a cobrar los beneficios de la taquilla”.
    *Un cineasta muestra todo lo que puede dar de sí en los primeros cincuenta metros de película que filma.
    *Es como reprochar al Nuevo Testamento que carece de suspense.
    *”Algunos directores filman trozos de vida; yo filmo trozos de pastel” (Hitchcock)
    *”Imbécil, no tengo amigos, ni siquiera tú”. (Burt Lancaster en Veracruz
    *”¿Qué les pasa a estos niños que no se ríe ninguno? (Víctor Hugo)
    *La moraleja de la historia es que resulta más fácil conseguir la gloria que justificarla.
    *Los personajes piensan una cosa, dicen otra distinta y con este juego expresan una tercera.
    *”Todas las mujeres me impresionan: viejas, jóvenes, altas, bajas, gordas, flacas, anchas, pesadas, ligeras, feas, guapas, simpáticas, tontas, vivas o muertas. Me gustan también las vacas, las monas, las cerdas, las perras, las asnas, las gallinas, las ocas, las pavas, los hipopótamos hembra y las ratas. Pero la categoría femenina que más aprecio es la de las fieras salvajes y los reptiles peligrosos. Hay mujeres que detesto. Me gustaría matar a más de una o que me mataran a mí. El mundo de las mujeres es mi mundo. (Bergman)
    *Pienso que Buñuel cree que la gente es imbécil pero que la vida es divertida.
    *Dan la impresión de haber sido rodadas por un exhibicionista y montadas por un censor.
    *La tradición en Hollywood exige que un actor, que se ha hecho famoso interpretando papeles de gánster, suba de categoría pasándose al otro bando. El asesino se convierte en policía y le suben el sueldo diez veces más.
    *En el transcurso de cuarenta películas ha muerto en la silla eléctrica una docena de veces y le han caído un total de unos ochocientos años de cárcel.
    *”Mi primer matrimonio no duró más que dieciocho meses (de más) y el segundo ocho años (de más) y no lo volveré a hacer hasta la próxima vez. (Bogart en diálogo)
    *”Nunca he visto tantos revólveres con menos cerebro”.
    *”Cásate, muchacho, y sé feliz como en los cuentos”. (Bogart en diálogo)
    *[James Dean] Interpreta otra cosa distinta de lo que dice.

  • Quinn, del artículo que has enlazado sobre Skeletoff (muchas gracias, no conocía al personaje) se me ha quedado clavada esta afirmación del articulista: «Como sucede con Fontaneda (Palencia), que al pasear por sus calles huelen a galleta María recién horneada, las calles de Jerez de la Frontera (Cádiz) huelen a vino, a fino». Qué tío. Hay que tener un olfato especial para oler el vino por las calles, como si lo derramaran, pero hay que ser un genio para oler a galletas María recién horneadas en el pueblo de Fontaneda (Palencia) que no existe. Quizá se ha confundido con el pueblo de Gullón (Palencia) o de Artiach (Tarragona), que tampoco.

  • Emecé
    Viernes, 08/12/2017 a las 22:55

    Juanfran Satur
    Viernes, 08/12/2017 a las 21:30
    ¿TE HAS METIDO A MONJA?

    He pedido información y ahora tengo una carpeta llena de folletos. No sé qué hacer.

    No lo dude más, Emecé, la de las Adoratroces es la mejor orden. El joven Quintana, que tuvo trato con dos de ellas, se lo confirmará.

    (→ Horizont – Writing on the Wall)

  • No hay ningún comentario extraviado en el servidor, Gómez.

    Ya sé que es poco cognazo, pero si escriben desde el ordenador y prevén colgar un comentario con enlaces y texto con formato es mejor escribirlo dentro del procesador de textos y luego pegarlo. Los navegadores (Firefox, Chrome, etc.), especialmente si tienen varias ventanas abiertas (Facebook, periódicos, youtube, etc.) consumen memoria como si fueran centrales nucleares y a veces actualizan la página por iniciativa propia. Luego está el sistema de protección antispam de WordPress, Akismet, que también juega malas pasadas al filtrar todos los comentarios con enlaces para detectar posibles ataques y sobre el que no tenemos apenas ningún control. Pero teniendo en cuenta que, según las estadísticas, lleva bloqueados 377.522 intentos de acceso malintencionados y 43.249 comentarios de spam no podemos bajar la guardia. Espero que lo entiendan.

  • En mi época de universitario, cuando me interesaba el arte, tenía en la pared el Aquelarre de Goya, una Torre de Babel de Brueguel, un póster de Miró del acto de homenaje a Antonio Machado (que me había prestado una amiga y aún, ay, no he devuelto) y un póster con obra varia del Equipo Crónica. Arroyo siempre me pareció un magnífico publicista reciclado a artista (para ser artista o hay que serlo del natural o hay que creerse el papel) y cuando ví en los años 90 que había logrado convertir sus meninas de papel maché en bronces que le compraban los ayuntamientos para instalarlos por las calles, me alegré mucho por él.

  • Viejecita, se refiere usted a Eduardo Úrculo y sus cuadros de maletas. Arroyo tiene alguno que podría parecérsele, con señores de espaldas con sombrero, pero el que se especializa en el tema de la maleta y el sombrero encima es el pintor de Santurce.

    A mí sí me gusta Arroyo, y como personaje es espectacular. He asistido a alguna conferencia suya y escucharle es una maravilla.

  • Juli0
    Sábado, 09/12/2017 a las 10:52
    No lo dude más, Emecé, la de las Adoratroces es la mejor orden. El joven Quintana, que tuvo trato con dos de ellas, se lo confirmará.

    (→ Horizont – Writing on the Wall)

    Muchas gracias, Juli7, valoraré esta opción. :-S
    Lo de mi Quinn ya lo sabía, me lo contó el segundo día del tercer grado al que le sometí cuando estábamos ennoviando. Ah, qué lejano parece ya todo.

  • Perroantonio
    Sábado, 09/12/2017 a las 11:26

    En mi habitación de casa de mis padres tenía un poster de Lou Reed (Transformer), que me regaló una buena amiga, al lado del crucifijo imprescindible, sobre el papel de floripondios “cálidos” que obsequió mi madre y la moda de esos años.
    En mi primera casa propia (alquilada) ya tenía un cuadro de Miguel Angel Alvarez.

  • Muchas de las portadas de nuestro magazine, y que realizan los directores, no desmerecerian cerca de algunas de las del Equipo Crónica.
    Incluso el uso del rojo y amarillo es muy del grupo.
    También puede ser que ellos se inspiren en esas creaciones, lo que hacen a la perfección.

  • Josénez
    Sábado, 09/12/2017 a las 11:44

    Una buena pieza, sí señor.
    Si no es indiscreción, y si lo es no conteste, cómo se cotiza una pieza de estas?

  • Acabo de enterarme con tristeza que falleció hace ya unos meses el gran artista multidisciplinar Benet Rosell —tío del ex presidente del FCB— con quien compartí hace años una paella de nota en compañía de un amigo común. Además de su amplia y muy reconocida obra plástica, escultórica, literaria e intelectual, también realizó incursiones en el cine. Recuerdo cuando contó que tras visionar a puerta cerrada en un cine el copión de un corto que acabada de dirigir y que consistía, al parecer, en una sucesión de manchas de tinta pasadas por un caleidoscopio —o algo por el estilo—, expresó a sus compañeros la preocupación por que un ejercicio visual tan arriesgado pudiera tener problemas con la censura de la época. Entonces intervino el trabajador de la sala cinematográfica que manejaba el proyector y dijo:

    —Es verdad: esto no pasa la censura. A mí me la ha puesto como la de un mulo.

  • ¡Qué bueno, Quin! Hasta ahora, sobre trabajos idiotas siempre me quedaba con el de un tipo encargado de accionar una palanca con que se disparaba un plato en un club de Tiro al Plato. Pero el de los caballos creo que le supera.

  • Muchas Gracias , Josenez, 11′ 39 .
    Es que cada vez me cuesta más acordarme de los nombres, a no ser que sean nombres que uso a díario. Y, a veces, incluso con esos me confundo.
    He ido a buscar fotos de obras de Arroyo, y no son de las que me hayan encantado en ninguna época anterior.

  • Leí ayer que ha muerto Juan Luis Buñuel en Paris. Recuerdo una película en la que hacía de malo La aventura es la aventura de Claude Lelouch y que me divirtió mucho cuando la vi. Por cierto que en ella trabaja también Johnny Hallyday, muerto esta semana, y Lino Ventura, un actor inmenso.
    Quizás hoy no me reiría tanto como cuando la vi pero sigo buscándola para comprarla pero está descatalogada.

  • Regresemos hacia la alta cultura recomendando el Officium de Cristóbal de Morales interpretado por The Hilliard Ensemble con Jan Gabarek.
    Esta música, mística, polifónica, del siglo XVI, invita a la reflexión, eleva nuestro espíritu al mismo tiempo que nos informa de nuestra insignificancia y nos envuelve en hálito de amor a todo lo que nos rodea. Ideal para un sábado otoñal.

  • Estoy de acuerdo con el Marqués en cuanto al Officium. Ello no empece para que el grueso de la obra de Garbarek sea una plasta, como decía Cifu.

  • Josénez, en el XVII sí, en el XXI no.
    Con el paso del tiempo hay transiciones hacia arriba o hacia abajo. El cine de Lelouch, el francés en general, transiciona hacia abajo, la música de los segundos Beatles o Dylan al completo hacia arriba.

  • Lo volveré a decir, en mi opinión la música a la que se obliga a adaptarse a un texto acaba siendo otra cosa, pero no música. Dylan por ejemplo, o la ópera donde el ochenta por ciento de lo que se escucha es musicalmente un pastiche sobre el que hacer discurrir el texto que explica porque la gorda se da la vuelta al ver al gañán.
    Casi todas tienen momentos sublimes pero menudo coñazo escuchar el parloteo musicalizado hasta que llega uno de ellos.

  • Josénez Sábado, 09/12/2017 a las 11:44
    Perroantonio, realmente el que ha hecho un negocio de las meninas es Manolo Valdés, no Arroyo.

    Claro, Manolo Valdés. Gracias, Josénez. Últimamente me hago la picha un lío con los nombres.

    Por cierto, me estoy dejando una barba homérica, a ver si me contratan de Papá Noel o de Rey Mago, pero no hay manera. Cuando me la recortaba, blanqueaba notablemente, y ahora que me la dejo crecer, oscurece. Mi madre, que es de quien aprendí a ser borde a tempo completo, me ha dicho hoy al verme: «¡Vaya barba! Te hace aún más viejo».

  • Adaptaciones Sábado, 09/12/2017 a las 20:39
    Lo volveré a decir, en mi opinión la música a la que se obliga a adaptarse a un texto acaba siendo otra cosa, pero no música.

    Sí, claro, le pasa también al cine que se tiene que adaptar a una novela, a la pintura que se tiene que adaptar a un tema o a la arquitectura que se tiene que adaptar a un cliente. Otra cosa, pero sí cine, pintura y arquitectura. Y música.

  • No. La música es el unico arte que no necesita ser descriptivo, puede serlo pero no lo necesita. Todos los demás sí, algunos como la pintura intentan huir de su condición, no describiendo, pero niegan su esencia la descripción aunque sea simbólica. La música no necesita describir el mundo, solo una emoción.

  • La música nació en la cultura occidental para contar historias, para acompañar al relato. Durante siglos la música sacra consistió en una sola voz humana, la monofonía. Costó admitir la polifonía, que hubiera una voz aparte de la de Dios. Poco a poco se admitió acompañamiento del órgano. En la música popular había instrumentos de cuerda como la zanfoña o la vihuela para acompañar los cantares y las trovas.
    La música instrumental es un invento moderno, como el toreo a pie o el matrimonio por amor.

  • Viejecita, comprada en el Amazon francés ahora mismo. Le agradezco mucho su búsqueda y contaré si me hace reír tanto como recuerdo.

  • Perroantonio
    Sábado, 09/12/2017 a las 21:06
    Josénez Sábado, 09/12/2017 a las 11:44
    Perroantonio, realmente el que ha hecho un negocio de las meninas es Manolo Valdés, no Arroyo.
    Claro, Manolo Valdés. Gracias, Josénez. Últimamente me hago la picha un lío con los nombres.

    Por cierto, me estoy dejando una barba homérica, a ver si me contratan de Papá Noel o de Rey Mago, pero no hay manera. Cuando me la recortaba, blanqueaba notablemente, y ahora que me la dejo crecer, oscurece. Mi madre, que es de quien aprendí a ser borde a tempo completo, me ha dicho hoy al verme: «¡Vaya barba! Te hace aún más viejo».

    Yo añadiría que una barba sin domesticar además de más viejo, te hará más gordo…
    Fuera de bromas, mi Santa madre, cuando aún vivía (o más bien sufría, como a ella le gustaba comentar) y yo había colgado mis hábitos empresariales, como primera medida que tomé fué dejarme la barba para revelarme de años de perfecto rasurado matutino a la cuchilla.
    En cuanto llegaba a visitarla, era entrar y decirme unas cuantas veces, lo viejo y lo feo que me hacía la barba.
    Yo le respondía con un “gracias ama” siempre tan gentil…menos mal que soy tu hijo preferido.
    Desde los 45, y seguramente influido por el peso de mis responsabilidades, el pelo ya lo tenía blanco como ahora, y la barba además de que me salía en los sitios que quería, dejando calveros como un campo de fútbol de tercera regional, también me salía de colores.
    Creo que aguante la incomodidad de dejarmela durante 5 meses y unos 12 o 13.000 comentarios maternos, y los “viejazo” de mis bastardos.
    Me afeité una mañana, y hasta ahora, que si no me afeito durante tres o cuatro días no puedo soportar los picores.

  • Adapts de 22.10 y Marqués de 00.15.
    Amigos, les diría que sí y también que no. Y no es porque sea un X distante ni mucho menos, es que estoy de acuerdo con sus afirmaciones, pero doy unos cuantos pasos más atrás, quizás remontandome unos miles de años atrás.
    El impulso por pintar, al igual que el de hacer músicas, creo que está ligado al hombre desde sus principios, y muy probablemente debido a sus necesidades más básicas.
    Una vez que escuchas los sonidos de la naturaleza, lo siguiente sea imitarlos, tanto como reclamo, como por defensa.
    Un hombre dando sus golpes a un pedazo de sílex para hacer herramienta, comenzó una suerte de ritmo que le imprimía una ventaja a su trabajo. Los herreros lo siguen utilizando (el ritmo) para sus martilleos a tres. Uno con un martillo pequeño golpea en la zona a martillar de la pieza al rojo, y los otros con sus grandes mazos golpean correlativamente, creando una secuencia de sonido que les facilita el trabajo.
    Cuando el hombre del sílex, descubrió primero que con una piedra de una determinada dureza y golpeando en una dirección concreta le sacaba esquirlas al pedazo sílex, y de esta forma conseguía una filo que penetraba mejor en los tejidos, además de inventar una herramienta, descubrió sonidos que no salían de su boca, ni de lo que le rodeaba.
    Otros o incluso él mismo, descubrieron que esos golpeos tenían ritmo, que creaban un sonido no natural, un sonido sintetizado.
    A alguno se le erizó el pelo, e incluso sintió alguna contracción con aquello, y lo “pulió” un poco.
    Creyó encontrar en ello algo místico, e incluso le pudo poner en una posición de privilegio dentro de su comunidad (no como al bardo de Asterix).
    Después en sus evoluciones, pasa como en la pintura, unos tratan de describir el mundo con un sólo instrumento, otros le ponen al instrumento el otro instrumento más cercano que es el sonido que su garganta es capaz de emitir, después cuando ya tienen un lenguaje común para expresarse, lo añaden para pasar de una abstracción meramente rítmica a la descripción e imitación de la naturaleza circundante.
    En la música pues, como en la pintura, podríamos encontrar muchas formas de interpretación.
    Desde la abstracción, al sentimiento, la descripción, la figuración e idealización, la mística, la meramente rítmica, sin todavía llegar al momento que describe marqués.
    Seres prácticamente humanos pueblan el planeta desde hace 70.000 años.
    Son muchas generaciones perfeccionando todo, pero la música empezaría con ruidos que adoptó alguno y fue domesticando para convertirlo en una suerte de intención no en la consecuencia del trabajo o el azar.

  • Hasta el siglo V antes de Jesucristo no se puede hablar formalmente de música. Es entonces cuando los griegos hacen el primer esbozo de la notación musical y se fabrican los primeros instrumentos de viento. Durante 26 siglos la música es un mero acompañamiento de la voz. A mediados del XVII aparece en Venecia la ópera, que no es más que un recitativo acompañado de música. Hay que esperar al final de este siglo para que la música instrumental tenga una cierta entidad. Es en la transición del barroco al clasicismo, ya en el siglo XVIII, cuando toma por fin verdadera fuerza.

  • marquesdecubaslibres
    Domingo, 10/12/2017 a las 08:04

    SI.
    Y si seguimos el hilo que esboza Adapts, la expresión de sentimientos o admiraciones con sonidos, bien con la propia garganta bien con herramientas (que no son todavía instrumentos), previos a una música formalizada a la que podemos definir como intuición artística, no la podemos considerar como MUSICA?
    Sería la protomúsica?
    La impresión de imágenes en una caverna, la manipulación de un trozo de madera o piedra sin ningún fin utilitario más allá de un concepto de belleza, no lo podemos llamar arte?
    Marqués esto dá para un ensayo, pero me temo que se mezclaria el sentimiento con la ciencia, en esa sopa primigenia de la que tan pocos datos tenemos, y que es lo que nos llevó al arte en general.

  • Como siempre, el señó Julián tenía preparado un calderón con las migas y un puchero de barro lleno de agua hirviendo para el café. Puso un par de cucharones de café molido y retiró el agua del fuego. Antes de servir, para que los posos vayan al fondo metió un tizón encendido en el puchero. Había una niebla espesa que bajaba de la sierra por el cauce seco del Valdeconde. No se puede cazar con niebla cerrada porque existe un evidente peligro de accidente y porque los animales aprovechan las condiciones atmosféricas para huir sin ser vistos. Esto produce un gran desconcierto de los perros, que al regirse por el olfato más que por la vista no comprenden que no suenen disparos estando ahí, tan evidentes, las presas. Sin embargo a eso de las 11 abrió y quedó despejado. La caza no es más que una justificación poco sofisticada para reunirnos. Damos batidas cada dos semanas para mantener a raya a los intrusos e impedir que se acomoden. No es una finca de caza, si lo fuera sólo se daría una batida al año. Uno de los bichos que han matado ha sido un jabalí que tenía una pata trasera mutilada. Le faltaba del codillo para abajo. El muñón parecía el resultado de una operación: limpio y con el callo bien formado. Seguramente pisó un cepo, o cayó en un lazo y una bestia como esa no iba a quedarse allí esperando. Arrancó la trampa y siguió su camino. Sin embargo sanó perfectamente, no había rastros de infección y, a pesar de su cojera, ello no le impedía hacer una vida normal con sus correrías y sus baños de barro, hasta que una bala le atravesó el costado.

    Al almuerzo nos esperaban unas judías con perdiz roja que hemos trasegado con vinos de distinta procedencia: Rioja, Ribera del Duero, Ribera del Guadiana y Alentejo. Un plato sencillo, pero potente, bien aderezado con zanahorias, pimientos secos, puerros, cebollas, ajos, laurel, un poco de pimentón de la Vera, con su aroma ahumado y cominos. Cocina popular sin triquiñuelas, la combinación del laurel con el comino ayudados por los taninos del vino constituyen un eficaz carminativo. Algo imprescindible para no llegar a casa como un exconsejero catalán excarcelado. Después del almuerzo han hecho el reparto. Los niños querían cortarles las orejas a los cochinos con hachas. He recordado cuando en casa de mis padres se hacía matanza. El señó Bartó, el matarife, tenía una mano atrofiada porque en una ocasión el cochino se soltó y se la mordió. Yo tendría ocho o nueve años y me impresionó ver que el bicho no soltaba la presa. Intentaron abrirle la boca haciendo palanca con unos hierros, a garrotazo limpio, pero no había manera. Al final a alguien se le ocurrió meterle un tizón al rojo vivo por el culo. El bicho pegó un grito horrible y aflojó la mandíbula. Momento que aprovechó el señó Bartó para sacar la mano. Se la envolvieron en un paño mojado con agua fría del pozo y lo llevaron al pueblo. El médico le hizo una cura de urgencia pero dijo que si no quería perder la mano tendría que ir al hospital. Fue padre quien lo llevó. A padre no le gustaba la caza ni las matanzas. Nunca nos contó por qué.

  • Buenos días a todos:
    Ya tengo mi invasión encarrilada, y ahora estoy en un descanso, y me he puesto a leerles :
    He dicho hasta cansar , que no tengo una sola credencial académica, pero que sí soy curiosa por naturaleza, y he empezado estudios, a fondo, de cantidad de cosas, ( estudios que he ido abandonando cuando se trataba ya de rematar lo básico, de perfeccionar, o sea, de profesionalizarse , que yo, ya, mi profesión la ejerzo sin papeles desde hace casi 40 años , y estoy conforme con ella, y no pienso cambiar ).
    El caso es que de cuando estudiaba música, hace más de 20 años, creo recordar que no existía ninguna anotación del tiempo de los romanos – no recuerdo nada de los griegos-. Que fue San Gregorio, con los Neumas del Gregoriano, el primero en poner música por escrito.
    Y que, toda la música polifónica, se basó originalmente en tres o cuatro melodías tradicionales del folklore universal , cortitas, que los polifonistas, y luego los contrapuntistas fueron desarrollando y ampliando, que crearon la anotación en pentagramas y claves , y la Armonía, y los Modos , Mayor o menor , y luego crearon las distintas formas musicales.
    Pero que siguen existiendo modos arcaicos, que no obedecen a esas mismas reglas armónicas, sobre todo en la música folclórica antigua, en la asiática en general, en la china…
    Y que si uno escucha con atención, la música folclórica tradicional húngara, la sueca, el flamenco, la jota en sus diversas acepciones locales, parecen primas hermanas…

    Seguramente me acordaré de todo al revés, que ya estoy muy gagá, pero para mí, la religión y el folklore están en el origen de toda la música. La que ahora se considera culta, y la que no.
    Y pido perdón por haber escrito algo que seguramente ya estaba explicado en los comentarios de todos ustedes.
    Ya siento

  • Me hace gracia lo del efecto carminativo del comino para prevenir flatulencias. Me temo que éstas dependen únicamente del estado de la flora intestinal. Los hidratos complejos como los presentes en las alubias necesitan que ciertas bacterias actúen para disociarlos, produciendo gases durante esa reacción química. Un exceso de ese tipo de bacterias provoca tal flatulencia que no hay carminativo que pueda con ella.
    Chopsuey, jara y sedal, física y química. Deleita e instruye.

  • Hombre marqués, como usted sabe y nos lo recordará viejecita en una de sus paradas dominicales, carminativo etimológicamente procede de Casmena la diosa romana del canto. Y dado que se habían animado a discutir sobre músicas, cantos, ritmos y melodías, me pareció oportuno hacer una sutil referencia. Sutil, como el efecto carminativo de laurel y comino. Más que nada porque añadir como condimento cualquier específico cuyo principio activo fuera la simeticona (con o sin esferificaciones mediantes) algo que no dudo sea de su interés profesional, convertiría un sencillo plato de pastores que completaban sus pucheros con caza, en una “elaboración” de esos restaurantes que te ofrecen los gases en una campana de cristal, para no sufrir las incomodidades consiguientes y por si los echa uno de menos.

  • La notación musical se desarrolla en paralelo a las matemáticas, así en Grecia se estudian las relaciones entre sonidos de diferente frecuencia y se crea un primer esbozo de escala. En el mundo oriental ocurre lo mismo aunque curiosamente se llega a una escala pentatónica a diferencia de la heptatónica occidental. Músicos como Oliver Messiaen en la ópera san Francisco de Asis mezclan ambas escalas y obtienen una obra sorprendente.
    El marqués lleva en el Zulo una vida retirada y de estudio para intentar comprender los arcanos de este mundo. Otros no se dignan ni consultar Google antes de soltar lo de los neumas gregorianos. Pido respeto para la ciencia y el conocimiento.

  • ¿ Para qué íbamos “otros” a consultar la veracidad de nuestros recuerdos, en San Google, o en la Wikipedia, sabiendo que las Enciclopedias Vivientes del Chop Suey , iban a desmentirlos inmediatamente ?

  • Hubo una época en que tuve una amante que gustaba fuéramos a cenar y dormir los sábados al Landa para a la mañana siguiente oir Misa cantada en Santo Domingo de Silos. Éramos, sí, espirituales pero también gramáticos de la carne.

  • Yo no hablaba de los orígenes de las artes. Lo más que puedo esgrimir es mi condición de ex músico, que no musicôlogo, insisto en que la música, desde los ritmos con piedras como bien apunta jRg o sobre la panza hinchada de la presa, no necesita describir nada a diferencia de las demás artes. Dije en mi comentario primero que puede hacerlo pero no lo necesita, accede directamente me atrevería decir, a una parte del hombre incluso pre simbólica quizás por ello pre humana.
    En todo caso si me atengo al marco de la música hoy, en su punto de evolución actual, todo texto encorsetador que la acompañe son colgajos evolutivos que me estorban.
    Carmina Burana construida sobre textos existentes medievales es ejemplo de lo que intento decir, la obra musical se aguanta sola (yo de hecho no entiendo los textos en latin y alemán), es decir la música puede describir el mundo acompañada de texto, puede sugerir imágenes del mundo sólo con la propia música, o puede ir directa a la emoción o estado de ánimo incluso con el simple ritmo.

  • Adaptaciones Sábado, 09/12/2017 a las 22:10
    No. La música es el único arte que no necesita ser descriptivo, puede serlo pero no lo necesita. Todos los demás sí, algunos como la pintura intentan huir de su condición, no describiendo, pero niegan su esencia la descripción aunque sea simbólica. La música no necesita describir el mundo, solo una emoción.

    Lo ha explicado perfectamente el Marqués, pero voy a incidir en el otro flanco del asunto, el de los sentimientos y las emociones que también apunta JRG.

    Hasta muy entradas las Vanguardias, cuando se experimenta conscientemente sobre el asunto, ningún discurso humano (incluido el artístico) escapa de la narración. A modo de ejemplo, en los años 80 tuve un profesor universitario —futuro Premio Nacional de Cómic— que estaba obsesionado con crear un cómic no narrativo, pura emoción artística, y nos hablaba de las dificultades del género para hacerlo, puesto que la lectura, de izquierda a derecha y de arriba a abajo, establecía una línea temporal, un antes y un después, que creaba narración. Cuando muchos años después Antonio Altarriba ganó el Premio Nacional lo hizo con un cómic radicalmente narrativo, la historia de su padre (El arte de volar); quiero suponer que había asumido definitivamente la limitación del género y explotado, por la misma razón, sus recursos propios.

    No insisto en lo que ha dicho el Marqués, la música ha estado asociada siempre al canto y se inventa su escritura por tres razones, para preservarla, para transmitirla y para asociar las notas al correcto silabeo de la canción.

    Que la música es el único arte «puro» es una idea romántica. Una idea nada inocente que pretende decir que, puesto que no necesita de la palabra —o, más exactamente, de las malas artes de la palabra y de sus retóricas y engaños— es un arte sin mediación racional: surge pura, transitando de la emoción del intérprete a la emoción del receptor. Por resumir: las emociones son naturales y las reflexiones, artificiales; las emociones, primarias, y las reflexiones, derivadas; las emociones, puras, y las reflexiones, corrompidas… o usando el símil de Levi-Strauss, las emociones, crudas, y las reflexiones, cocidas. La música sería el único arte que podría llevarnos al estadio primitivo de comunicación con la Naturaleza (o, ejem, con Dios).

    Evidentemente, cháchara. Porque de la, ejem, «emoción» del intérprete a la emisión de la música hay todo un proceso mecánico de transformación que convierte esa emoción en acordes, modulaciones, soplidos, tañidos y rasgados que producen «sonido». Que ese sonido producido corresponda a determinada emoción o asociación de emociones es un producto cultural; ya saben, los violines lloran, los tambores son primitivos, las guitarras tienen alma y todo así. Algo aprendido. Y cuanto más se aprende, más fácil se captan las «emociones». Alguien que escuche por primera vez los sonidos del teatro noh japonés probablemente sentirá por su música no sé si emoción, pero probablemente algo parecido a la incomodidad o las ganas de estrangular a alguien, quizá a un oso panda. Es posible que con un proceso formativo continuado, el oyente acabe aprendiendo que la vibración de la cuerda equivale a un lamento y el taconeo del bambú a la alegría, pero quién sabe.

    Con esto lo que pretendo decir es que la supuesta universalidad de la música es altamente discutible. Basta con ver cómo reaccionamos cada uno de nosotros a las maravillas en forma de youtubes que nos endosamos respectivamente. Adps y JrG flipan con el guitarrista que hace reverberaciones, el Marqués con la gorda que hace gorgoritos, Holmesss con el violonchelista medievalizante, Brema con el heavy que canta en falsete, Tipo Material con el contrabajista danés que hace solos de jazz de diez minutos, Juli0 con las nenas del soul y un servidor con los negratas que hacen duduá, pero puede que a cada uno, las «emociones» del otro le produzcan algo parecido al aburrimiento.

    Vamos, que ya conocen el famoso esquema de la comunicación: emisor, receptor, canal, mensaje, contexto… Pues eso, que la música también es comunicación y por lo tanto, también narra, describe, ilustra, subraya, etcétera, etcétera.

  • «La palabra cotilla tal como la conocemos tiene un origen curioso. A principios del siglo XIX se utilizaba para definir al ajustador, formado de lienzo o seda, que usaban las mujeres (primera acepción de la RAE). Esta prenda era usada por María de la Trinidad, famosa por su lengua viperina. Se dice que fue cómplice de la denuncia que llevó al cadalso a la heroína liberal Mariana Pineda. Su fama la convirtió en María la cotilla y se extendió en la cultura popular como definición del amigo de los chismes y los cuentos.

    Hoy su infamia indiscreta habría sido plasmada en una pantalla de móvil. Y ella, colgada (en las redes sociales)».

    Se aprenden cosas en cualquier sitio.

  • Casualmente estuve ayer en una fiesta donde tocaba un grupo que hacía una música que no sé cómo describir. Cada uno iba a su bola. La trompetista le había quitado la boquilla a la trompeta para que solo se oyeran los soplidos, el de la viola se fue con ella a modo de guitarra por otras estancias y se oía el instrumento a distancia, una cantante articulaba lamentos, la japonesa del xilófono se movía por él por toda la sala, un tipo que parecía una tipa pero que era un tipo creaba sonidos desde un iPad y un violonchelista le sacaba sonidos al cacharro frotándolo con las manos. Me acordé mucho de Perroantonio (antes de leeros lo de anoche) porque habría terminado estrangulando a alguno, pero a mí me entusiasmó la libertad de esos músicos y la manera que tenían de crear una cierta armonía con aquellos ruidos. Pondré algún pequeño vídeo en Instagram. Eso sí, después de la cena lo petamos con Alaska y con Tino Casal. Ya ciego de gintonics, puse a los Chunguitos y palmeé con mucho arte. Aquello llamó la atención de los anfitriones, que hicieron loas del flamenco y de cómo habían disfrutado de un concierto en Madrid. Me tomaron por un experto.

  • Mi sueño sería poder trabajar como contraprogramador de los periódicos. El trabajo consistiría en demostrar que cada titular es falso, estúpido, o ambas cosas. Ejemplos:
    -Los 7 alimentos que no deberías tomar antes de acostarte.
    -Las 10 peores series de TV.
    -Andalucía es la CCAA peor financiada.
    -La música nunca necesitó de palabras.
    -El fin de la novela.
    -La ciclógenesis explosiva de la borrasca Ana barrerá la península.
    – El cotilleo está en los genes.

  • Se han hecho experimentos para comprobar si como decía Kant, la música es el lenguaje de las emociones y por tanto universal, o su universalidad es altamente discutible como defiende Perroantonio. Los resultados no dan lugar a dudas y al menos tres emociones básicas tienen un reconocimiento universal si exponemos a sujetos no contaminados previamente a fragmentos de música occidental.

    Pero Perroantonio expone con habilidad extraordinaria algo que, por haberlo experimentado todos, nos deja aturdidos por la razonabilidad de sus apreciaciones y salimos de sus magistrales párrafos deseando estrangular inocentes pandas o en su defecto tener unas palabritas con Dios.

    Sin embargo, la exposición continuada voluntaria por placentera a cierto tipo de vibraciones, el conocimiento de los recursos técnicos, de sus peculiaridades, estilo y demás manifestaciones, sólo son características que pertenecen a la cultura del aficionado. Y en función de los puntos de contacto culturales que tengan aficionado y músico, será más o menos intenso el legado transmitido con aprovechamiento. Quiero decir que las palpitaciones y sofocos que sienten algunos vascos al percibir el frufrú del chistu son de la misma ralea que las que siente un domador de yaks al escuchar unas bulerías tibetanas.

  • El txistu y la gaita, escuchados a la distancia conveniente (la anchura de un valle), tienen su aquel. A mí me gustan mucho cuando los tocan en Apatamonasterio y Mondoñedo y yo estoy en Bilbao.

  • Arcadi se olvida del “putero-nato”, aquel que va a putas por vicio, no por necesidad. Aquí hay una barrera moral que debería valorarse
    #no a los puteros-natos.

  • No he visto el vídeo de los puteros porque me daba pereza, pero suscribo el artículo de AE de pe a pa. En el tema de la prostitución lo único que me perturba es la cuestión del porcentaje de trata de seres humanos que el negocio lleva, cuando unos dicen que no es relevante y otros aseguran que es absoluto. En todo caso, supongo que la lupa de la legalidad y sus consecuentes inspecciones sanitarias y fiscales será la mejor y tal vez única forma de combatir la lacra del esclavismo en el sector. Es lo que dice AE cuando se refiere al riesgo de violación, precisamente:

    Un riesgo, por cierto, que crece en la medida en que la prostitución se oculta, por su prohibición, a la mirada y a los códigos públicos.

    La comparación con «las enfermeras» me parece muy afortunada, aunque me obliga a apuntarle mentalmente al admirado autor Espada que no solo hay enfermeras mujeres sino que la profesión la desempeñan en proporción variable todo tipo de sexos, y para nombrarlos disponemos del masculino genérico e inclusivo: «El sueldo de los enfermeros», mejor.

  • Estoy completamente de acuerdo con todo lo que habéis dicho todos de la música y además tengo razón. Luego me he quedado pensando en que melopea ‘cogorza’ viene de melopeya.

  • Uno ha criado un instinto hiperdesarrollado para distraerse de las cosas que tiene que hacer, así que me he acordado y releído esta magnífica serie de análisis del terrorista Anders Breivik que publicó Manel Gozalbo al poco de los atentados en Oslo-Utoya. Por si gustan, hay mucha miga.

    Tlön, Uqbar, Orbis Tertius, Oslo, Utoya.

    La triple capa de calzoncillos del New York Times.

    La imago mundi del terrorista Breivik.

    Breivik ante el espejo de Al Qa’ida.

    El terrorismo copycat.

    El rey islamófobo está desnudo.

  • Entre las feministas, las acusaciones de agresión sexual, la condena de la prostitución, la condena de la pornografía, de los anuncios con contenido erótico, de las elecciones de misses, … sólo va a quedar el onanismo para las personas humanas de cualquier sexo, o el matrimonio.
    Vamos, que la INQUISICION y LA IGLESIA, hubieran querido para sí semejantes aliadas.
    Terminan todas con su burka y la reproducción asistida (bien sûr) para evitar violaciones y acosos.
    Y mira que se peleó por el amor libre…malos tiempos para las personas promiscuas, o deseosas de sexo.

  • No sé cuál ha sido el camino preciso que ha llevado de un sentido a otro, pero la conexión en melopea de la música con las merluzas se me hace ajustada. Porque «Asturias, patria querida» y porque la música es el arte más embriagador.
    Una encuesta rápida: a) ¿cuántos y cuánto habéis llorado con la catedral de Burgos, las Meninas y el Quijote? b) ¿cuántos y cuánto se os saltan las lágrimas con las musiquillas que sean?
    Borrachines.

  • Las pulsiones emocionales funcionan muy bien con la música, las palabras poéticas, las imágenes fijas y en movimiento (especialmente si van acompañadas de música) y las multitudes. Con las piedras y las pinturas va peor, aunque ya se describió el síndrome Sthendal.

  • Llego mal y tarde porque he tenido un puente que me río yo del de Øresund y porque no tengo la menor idea ni de música ni de putas. De todas formas, enhorabuena por la entrada, Marqués.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *