El estado

Por Jgfed.

Sí (como dices), es recomendable la posesión de aficiones y no es recomendable que estas te posean. Dejando de lado las inquietudes sobre la posesión (por qué lees eso o ves eso o juegas a eso, por qué te gusta), es sanote ver las películas, leer los libros y jugar a los videojuegos y a los deportes. Sanote es también apagar la luz para regular el consumo de pienso, la actividad y el bienestar de las aves.

¡Cómo disfrutarías en el futuro! Como en esa película tendrías una Mireia empezando la universidad, comprensiva y rebelde, instintiva e inocente, desnuda en tu casa¹. Como en aquella novela, ayudarías a resolver algunos casos a aquella anciana, o serías la vieja misma². Podrías anotar 27.7 ppp, también matarlos a todos, harías stand up³.

Robots-mujeres/hombres, programas, equipos de robots, aventuras ambiciosas imaginables. No te distraigas considerando ahora las posibilidades de rebelión, solo si es la aventura optada.

A tu medida.

No lo verán tus ojos ni los míos. Ni siquiera el desarrollo incipiente. Consuélate con tu vida como entretenimiento popular futuro. En el porvenir también se podrá vivir las vidas de los muertos, se podrá ‘comprar vidas’. Sobre cadáveres enterrados (no incinerados) se podrá acceder a la vida que llevaron esos muertos, se podrá sentir lo que sentían, más bien ver lo que hacían, las 24 horas del día. Sí, tened cuidado con lo que hacéis a solas, vuestras vidas serán el entretenimiento útil  de las personas en el futuro.

En ocasiones vivo mi intimidad como si tuviera público.

___________________________

¹ ² ³ También personas y cosas más vivas (también robots, programas).

 Podrán ser también compartidas.

 Popular, por estar al alcance de todos los bolsillos y también por útil.

 Útil, también por más vivas.

* * *

ARDE EL BAR. Paseas por la puerta de Alcalá con un autor, 1930. Tomáis tú y tus amigos unas copas, con ese autor y sus amigos. En el local Caballo Último. Competís tú y todos los amigos, en risas y en ingenio, pasándolo estupendamente. Vestís de época. Ahora de repente estás sola en París, tomando un le croque monsieur entre preguntas o sus símbolos. Después, en una trattoria, en Roma, a las afueras. De nuevo en Madrid te cruzas con otros escritores, coetáneos de los otros y ni siquiera les saludas. Al fondo está sentado Juan. Es Rulfo. Hola Charlie, déjame tu bastón de caramelo, me como tus zapatos. Si llueve en la ciudad la cantaremos. En la puerta del Tannhäuser está Lili Marlen. Fuiste un patricio en el viejo imperio. Cercioras displicente la perennidad en llama de la móvil lamparilla, allí, enfrente el tabernáculo, aquella sinagoga. Te enfrentas a los narcos de aquella vieja puta o Sinaloa.

Los hielos tintinean a lo lejos en el vaso de whisky, recuerdan tu neón.

En la vieja Gran Vía, los autos llevan viejas pegatinas. Toi libre, toi legre, toi contento, toi furioso, toi triste y toi fadao. Te guiñan sus luceros.

Te miras al espejo, Willi el Tuerto.

Dejad de ser idiotas por ensalmo.

* * *

(Red social) En los años ochenta los bollos industriales que podían darse de merienda venían con pegatinas de enorme éxito similares a estas.

 

183 comentarios en “El estado

  1. marquesdecubaslibres viernes, 02/02/2018 — 00:11
    EL FIEL DE LA BALANZA
    Esta noche he ido al Palau con una amiga. Como había tenido una comilona, lo del Espal Kru, a la salida del concierto no me apetecía cenar. Me lo ha afeado. Se le ha olvidado un pequeño detalle, en el ultimo año la habré invitado a cenar unas 40 veces. Digo bien invitado, es decir, pagando el menda. Pero he quedado mal, como un gamberro, un tío maleducado.

    Haberla invitado a un MatDonals, me cagüental. Luego la das diez euros para el tasis y la dices que te vas de picos pardos.

  2. A mí me possen las tendencias intelectuales, lo políticamente correcto y espero que dentro de unos días Oprah, a la que estoy próximo a ser presentado.

  3. Ser un caballero español 24/7 agota, y lo que es peor, no se reconocen nunca tus méritos. Mis señas de identidad en la vida galante son alta cultura y alta gastronomía, siempre bajo mi peculio desde luego. Soy también gran conversador sobre una amplia variedad de temas que incluyen asuntos de altura como la literatura comparada o la geopolítica. El otro día hasta estuve explicando la escala cromática a raíz de un concierto de piano al que fuimos, también sesudos comentarios sobre el estilo de Debussy.
    Pero nunca es suficiente, ay, si un día fallas el juicio es taxativo e inmisericorde. Es “feo” lo que has hecho, dispara su mensajería. Jódete y baila, como gustan decir en el cenagal.

  4. Sí, tened cuidado con lo que hacéis a solas, vuestras vidas serán el entretenimiento útil de las personas en el futuro.

    Me gustaría mucho ver mi historial completo de búsquedas en internet desde la primera vez que lo usé. Muchas cosas no sabría la razón de haberlas buscado, otras me harían mucha gracia, algunas me harían llorar y no menos me darían verdadera vergüenza.

  5. Buenos días a todos:
    Me encanta ver a Schwarzenegger ( seguro que no lo he escrito bien) en cabecera. Aunque en vez de un arma, lleve en la derecha el cucurucho de patatas de esas de máquina…
    Y por supuesto, he disfrutado con el texto.
    Y me ha hecho mucha gracia esto:
    ” ..tened cuidado con lo que hacéis a solas, vuestras vidas serán el entretenimiento útil⁶ de las personas en el futuro.”
    que es casi lo mismo que nos decían en mi infancia y juventud, aunque entonces nos amenazaban con Dios, que lo veía todo.
    Había una escena en “Sex lies & videotape”, cuando Andie Mc Dowell le decía a Sam Spader que ” … si intentaba masturbarse, enseguida lo tenía que dejar, porque le parecía que la estaba observando su abuelo… y que además, con tanta basura acumulada sobre el mar, esas cosas no tenían sentido… “ ( lo he puesto en cursivas, pero lo he escrito, mal, seguramente, de vieja memoria.

    Y me alegro de ver tanto a Claudio Sífilis, como a Bertrand de Got, que creí ayer que vendrían el uno o el otro, pero no los dos en una misma entrada. ¡ Que bien !

  6. Estar tan sano por fuera no puede ser muy bueno.
    No se puede estar machacando un cuerpo con el único objetivo de estar mazas, y relativamente sano.
    No se puede dejar de comer cosas, para salvar animales.
    El deporte es una cosa para ganarse la vida, pero no para estar sano.
    Para estar sano uno pasea, va al monte, pesca, caza, se da una vuelta en bicicleta, rema, o juega un partido con los amigos.
    Pero la mayoría entra en adicciones carísimas tratando de imitar a sus ídolos.
    A otros el deporte es que les gusta, y les gusta competir, y ganar.
    Muy bien, pero no se cual es la diferencia para estar sano.
    Tener movimiento, alimentarse con cierta prudencia general y no beber como un campeón mundial no debería ser mucho peor que trotar por las calles atestadas.
    Bueno, allá cada cual.
    Alguna película del gobernador no está mal, es entretenida.
    Del autor pues agradecer que escriba, aunque no sé muy bien cómo interpretar el escrito (nada raro en mí).

  7. Por aquella época también salieron las pegatinas esas de I LOVE …
    Almendralejo.
    Motilla del Palancar.
    Mi casa.
    I LOVE cualquier cosa.
    Infima cultura.

    Por no hablar de los simbolitos regionales del toro, el burro, la oveja y demás fauna…
    Y todo Dios a ponerlas …

  8. “marquesdecubalibres” es un heterónimo, no es un pseudónimo y menos un nick. Lo que aquí se llama groseramente avatar es en realidad una abstracción que trata de representar el espíritu del heterónimo, sea un plato de patatas bravas o un Papa muerto.
    El heterónimo, hay múltiples ejemplos en la literatura, es una ficción creada por un autor para expresar ideas que su creador no quiere hacer pasar como propias. Cuando me preguntan ¿pero eso lo dice Fernando o el marqués? constato que no han leído a Pessoa.
    Joder es que hay que explicarlo todo: lo dice Fernando por boca de su heterónimo el marqués el cual tiene una vida autónoma.

  9. Me hago un lío con los partidos catalanes. ¿Por qué uno de los más independentistas tiene nombre madrileño? Me refiero a Ejquerra, el partido de Llongueras. Y los Jumper See, ¿son los de Puigdemort o son los de Puigdemort y Llongueras cuando se unieron en las elecciones pasadas? Que no me aclaro, chico.

  10. marquesdecubaslibres viernes, 02/02/2018 — 09:28

    Ganas de complicarse…
    Pero eso se parece mucho a los ventrilocuos.
    Sin quitarle ningún mérito, que lo tiene y mucho, pero que vamos…que pa este viaje tampoco hacen falta tantas alforjas.

  11. avatar
    Del fr. avatar, y este del sánscr. avatâra ‘descenso o encarnación de un dios’.
    1. m. Fase, cambio, vicisitud. U. m. en pl.
    2. m. En la religión hindú, encarnación terrestre de alguna deidad, en especial Visnú.
    3. m. Reencarnación, transformación.

    Mi avatar es mi exlibris. Me reencarno, me transformo, en un libro:
    1. m. Etiqueta o sello grabado que se estampa en el reverso de la tapa de los libros, en la cual consta el nombre del dueño o el de la biblioteca a que pertenece el libro.

  12. A pesar de un día ceniciento y cargado de melancolía, propicio para la reflexión y el ensimismamiento filosófico, denoto perturbadoras cargas atrabiliarias en mis conciudadanos.

    Voy a comprarme un cucurucho.

  13. De la entrada, no he entendido nada. Tampoco es un problema, ni para el texto ni para mí; por regla general no comprendo casi nada de lo que me rodea y, aun así, no pocas cosas me resultan todavía estimulantes.

  14. PÁNICO EN EL SEVE BALLESTEROS

    Me dejaron pronto en el aeropuerto y pude charlar un poco con una seria, aunque amable, guarda de seguridad que me pidió ver mi neceser cuando le saltó en la pantalla el brillo de un cortauñas, utensilio que podría ser usado por un MacGyver yijadista, en combinación con un cepillo de dientes y un desodorante de barra, para hacer un remake de La jungla de cristal 2.

    Veinte minutos antes de embarcar, los del final de la cola observamos con sorpresa que la cabeza de la fila se desbandaba. Una empleada del aeropuerto nos explicó que, cuando aterrizaba, un rayo había alcanzado al avión que nos tenía que llevar a Barcelona y que ya había sido llamado un ingeniero que venía desde Londres para revisar los daños. Teníamos para dos horas de retraso mínimo (serían cuatro al final).

    Resignación general. Nos acomodamos (es un decir) en los asientos del aeropuerto a ver pasar el tiempo como quien mira mezclar masa en la hormigonera de la obra. Repasé los libros que tenía en la táblet y me decidí a empezar una reciente biografía de Valle-Inclán cuyo primer capítulo, como es de rigor en las biografías, era una mezcla de libro de familia, catastro y registro de entrada de un ayuntamiento. El tiempo se adensaba por momentos. Por suerte me encontré a una conocida que también iba a coger el avión y nos entretuvimos charlando de series y reformas de casas.

    El altavoz nos comunicó que la compañía de avión nos daba un vale por la friolera de 5 (cinco) € para gastar en la cafetería. Salimos a por él y a la vuelta hubo que repetir el escrutinio del equipaje en la cinta. Mostré mi billete y en ese momento me llamaron por teléfono. Repartí cartera, monedas y billete atolondradamente por mis bolsillos.

    Siguieron pasando las horas con su ritmo cojitranco. Al fin, nos llamaron para embarcar. Hice acopio de mis enseres. Me faltaba el billete. Sudor frío. Revolví en los bolsillos, en la chamarra, en los bolsillos one more time. Nada. Empiezo a dar vueltas sobre mi mismo como un perruco persiguiéndose la cola. Mi amiga me tranquiliza: puede descargárselo en la aplicación del móvil, lo que hacemos tras algún fallo de contraseña de esos que le dan salsilla a los momentos de tensión. Al fin subimos a un nuevo avión que nos ha mandado la compañía desde Londres. Llueve al llegar a El Prat. El taxista tiene un acento que no identifico y me invento que es libanés. Pienso con añoranza en el japonés en que en teoría íbamos a cenar. Es la 1:30 de la madrugada.

    Sigue la murria en Barcelona y marcho a pasear por el barri y a visitar a mi amigo el peluquero paquistaní. Me acuerdo de este artículo del Gordo que siempre me da mucha risa. Le puedo preguntar a algún vecino a ver si lo ha leído.

  15. Avatar era también el título de una espléndida novela corta de Théophile Gautier que, si no recuerdo mal, formaba parte de uno de esos bellos volúmenes editados por Siruela a principios de los noventa titulado La pipa de opio.

  16. Aquí si se puede ver Hylas y las Ninfas.
    No esperaba menos

    Leo hoy, sobre la retirada del cuador en Manchester, lo siguiente, que traigo aquí porque lo desconocía:

    En una versión anterior de este artículo no se especificaba que la retirada del cuadro forma parte de una obra experimental de otra artista. Se ha grabado la retirada del cuadro y las reacciones del público para otra exposición de la artista Sonya Boyce.

  17. Según que yo lo veo avatar, segunda acepción, viene a ser lo mismo que advocación, segunda acepción.
    Si Visnú se aparece como un pez, una tortuga o un enano negro, la Virgen se aparece encima de un Pilar, o como la Inmaculada, la de Fátima o la del Rayo. Lo que ocurre es que los protestantes no tienen santos ni apariciones marianas y ciertos conceptos, rancios en occidente, los copian de los hindúes.
    Los heterónimos del Marqués y Pessoa, y en general los que todos usamos por aquí, son, si seguimos nuestra tradición católica y peninsular y huímos de barbarismos extranjerizantes, advocaciones laicas.

  18. Bienvenido a la ciudad de los prodigios, Quinn.
    Sostres siempre da para sonreír y pensar, y su prosa tiene una musicalidad envidiable.

  19. Con avatares y nicks suele pasar lo mismo que sucedía con los tripis de mi adolescencia: los más bonitos, currados y de nombre más rimbombante solían ser una estafa. Como en todo, son los farsantes quienes se envuelven con más colores, oropeles y plumas. Por supuesto, todos los que lean esto y vistan gran nick y deslumbrante avatar quedan automáticamente excluidos del aserto.

  20. Por darle un sesgo científico al asunto, lo del avaratar y los erotómanos ya se trató en Mundo Huevo.

    ***

    Hoy García Domínguez ha tenido los cullons de citar al Gordo y lo que dice de «las federicas» en la tertulia con don Felerico. Y este ha sabido estar en su sitio, no se ha alterado y ha contado por qué el Gordo le tiene tirria: no quiso entrevistarlo cuando don Felerico estaba en la Cope y el Gordo en el Avui cagándose en los castellanos. La actitud del Gordo ya la definió con finura, maestría y humor Ramón de España en El manicomio catalán. Resumiendo: es un lameculos que pega patadas en los mismos culos que no se dejan lamer.

  21. En ocasiones vivo mi intimidad como si tuviera público.

    Sigue siendo más terrible común lo contrario: la sensación de falsa intimidad que fabrican algunas circunstancias comunicativas que, sin embargo, no mienten a nadie sobre su naturaleza pública.

    ***

    Alvaroquinn
    viernes, 02/02/2018 — 10:08
    PÁNICO EN EL SEVE BALLESTEROS

    Mi aeropuerto favorito, el del friso con un platillo volante e Ícaro a punto de pegarse el clásico hostiazo.

  22. Me tengo que ir a por víveres, pero antes, les digo que :

    – Me ha encantado el relato recordado por la madre de Gomez , de anoche . Se ve que desde muy pequeño, ya prometía.

    – Que, en vista de que El Marqués hace una distinción entre él mismo, y su personaje ficticio que trae aquí para divertirse , me siento con libertad para criticar eso de ir a un restaurante con fama de que se coma bien, y dejar que a uno le encasqueten el “menú” largo y estrecho de exhibición.

    Que a una persona que sepa comer, ningún “metre ” puede decirle lo que tiene que pedir. Como mucho, puede desaconsejarle un plato; “porque hoy el lenguado no es del duro, que es el usted se merece”, o algo así, y recomendar otra cosa en su lugar.
    Y que eso de “apretarse” todo, aunque no tenga uno ya hambre, es, como decía mi abuela ” La del pobre, antes reventar que sobre “.
    Y que ya va siendo hora de pararles los pies a esos cocineros endiosados que pretender dar lecciones a sus clientes, y que se pasean por el comedor para que estos les aplaudan y les digan lo bueno que estaba todo. Eso de las alabanzas a la comida, son para el que nos convida a su casa, no para el que nos cobra una fortuna y encima nos quiere imponer su gusto y sus pretensiones.

    – Y, por fin, que me ha divertido mucho lo de Álvaroquinn en el aeropuerto. Y que, cuando vuelva, les contaré, si no me han expulsado antes preventivamente , mi primer viaje en avión, con siete años…

    Hasta luego, espero

  23. Mi nick no tiene mayor misterio: un apellido. La primera vez que me adentré en este proceloso mundo pensé que tenía que escoger uno, como todo quisqui, y se me ocurrió usar el apellido del bisabuelo, un belga que se despistó por aquí, y por medio mundo.
    En cuanto al avatar es el de un famoso asesino y gángster, de igual nombre.

  24. Juan de Mairena fue un heterónimo de Antonio Machado, no un personaje literario.
    Distingamos pues:
    -“El pochas”. Estamos ante un mote.
    -“Kid Tunero”, es un pseudónimo.
    -“Juan de Mairena”, un heterónimo.
    -“Capitán Ahab”, un personaje.
    Así un nick puede ser un pseudónimo (JrG, Viejecita”) o un heterónimo (marqués, SÍfilis).
    El concepto de avatar se ha explicado muy bien aquí.

  25. Parece que el ex president quiere —o quería— fijar su residencia en Waterloo. Las analogías con Napoleón son por tanto inevitables; pero se me da que en esta ocasión Waterloo va a ser, en realidad, su Santa Elena, lo cual es inconmensurablemente peor.

  26. Perroantonio viernes, 02/02/2018 — 11:40
    Lo cual no es óbice, obstáculo ni impedimento para reconocer que el sintagma «la España oscurantista y federica» sea luminoso.

    Hombre, tiene su gracia. Y mucha. Pero está hueco. La verdadera España oscurantista es la del Gordo.

  27. Procuro fijarme viernes, 02/02/2018 — 10:40

    Mi aeropuerto favorito, el del friso con un platillo volante e Ícaro a punto de pegarse el clásico hostiazo.

    Eso no puede ser. Tiene que ser una coña…

  28. Prrroantonio, es una verdad jurídica vomo la copa de un piano. Con la normal extorsión interpretativa causada por los nervios, no digo que no.

  29. Llevo toda la mañana consultando las webs del tiempo, de tráfico y así y llega el instante supremo, el momento de la decisión definitiva, de cruzar o no el Rubicón, la línea trazada con la punta de la espada en la arena de la playa y todo eso. ¿Salgo a Madrid conduciendo o me quedo en casa el finde viendo series? En definitiva, confío, como un buen socialdemócrata, en que el gobierno al que financio muníficamente mantendrá barridas las carreteras velando por mi seguridad o me enchupino en casa como un prepper quemando leña en la estufa, cenando latas de beans dulces con pan tostado y viendo series en Netflix hasta que el temporal corte el internet. La alternativa que no quiero plantearme es la de viajar como un prepper, como Shackleton a la Antartida, con perros en el maletero, carne seca de foca, armas de fuego con munición para una revuelta y tiendas de campaña con estufas de parafina, que es, más o menos, lo que recomienda la DGT. O estamos a las setas o los rolex, al plan de pensiones o a la seguridad social, pero ambas cosas me niego porque es ir por la vida de gilipollas.

  30. AVATARES

    Aclarado lo de los pseudónimos, heterónimos, motes y demás, me temo que voy a tener que explicar qué es un avatar. Explicarlo bien, quiero decir. No nos vale el diccionario de la RAE, porque por sus propias características va unos cuantos pasos por detrás en la definición del uso que los particulares hacemos del léxico.

    El uso que le damos en internet a «avatar» (sinonimias aparte) proviene principalmente de los videojuegos, probablemente de los primitivos arcade (y con ramificaciones en los cómics, especialmente los japoneses).

    El avatar equivale a la primitiva definición religiosa: la encarnación de un dios en una apariencia humana característica y distinguible. Por llevarle la contraria a Mortimer, las advocaciones marianas de la Virgen María no son avatares: es la misma Virgen con distinto atrezzo. Pero el Cisne de Leda, la Lluvia de Oro de Dánae o el Toro de Europa, son avatares de Zeus.

    En los videojuegos, el avatar es la apariencia o envoltura externa que adopta el jugador al iniciar la partida y que en ocasiones, dependiendo del transcurso del juego y de las habilidades o poderes que consigue, puede variar.

    Primero en los chats y luego en los blogs, en twitter, etc. los avatares son el mecanismo para resolver que un usuario pueda tener diferentes cuentas. Cada una de estas cuentas se asocia normalmente a un icono identificativo, que es a lo que se acaba llamando avatar (WordPress utiliza el palabro ‘gravatar’ en donde la ‘g’ supongo que aludirá a la ‘garantía’ de identidad certificada). Que cada uno de estos avatares correspondan a una identidad diferente es otro cantar (ahí podríamos empezar a hablar de pseudónimos, heterónimos, nicks, motes y cipotes) y depende de la habilidad y el trabajo que se tome quien las alimenta.

    El personal es incapaz de distinguir un culo de una témpora, así que como para que intentes explicarle las diferencias. Los zoquetes de Facebook, sin ir más lejos, me cerraron la cuenta de Perroantonio en base a repetidas denuncias de una retrasada mental que decía que ese no era mi nombre real; cuando confirmé que, efectivamente, no me llamaba Perro ni me apellidaba Antonio, me cerraron la cuenta.

    Algo parecido me ha pasado con unos particulares, que envían correo a mi nombre y entre paréntesis indican Perroantonio, supongo que para que yo lo lea con los ojos correspondientes al personaje o para que el cartero y los vecinos sepan con quién están tratando. A ver quien intenta explicarles las sutilezas de Pessoa o de Antonio Machado con los heterónimos o los distintos tipos de escritura que han adoptado algunos escritores con sus diferentes pseudónimos.

    En fin, que todo esta da casi igual, Marqués. Recuerdo cuando me advirtieron repetidamente que en los discursos políticos jamás de los jamases utilizara la ironía porque le darías al enemigo dos armas para atacarte según le conviniera: el sentido recto y el sentido figurado. No hay manera de escapar ni a los zoquetes ni a los hijoputas. Ocurre como en esas casas de citas en donde se atribuyen a un autor las palabras que ha dicho alguno de los personajes de sus novelas o películas.

    Ahora bien, en el juego de los equívocos hay que asumir que cuando uno se mete en el personaje, tiene que saber encajar las críticas que se le dirigen a este. Y si no, que se reencarne en otro y cambie de avatar.

  31. EL COMENTARIO SENTENCIOSO DEL DÍA
    POR BREMANEUR

    Perroantonio viernes, 02/02/2018 — 12:49 AVATARES
    Estamos rodeados de psicópatas (lo del Feis me ha dejado nota)… y de despistados. Anda que no me ha escrito gente encabezando las cartas o los correos: «Estimado Sr. Cervantes» o «Estimado Sr. Llosa». Han sido unos cuantos.

  32. No hace mucho escuché un “gómez” a mis espaldas y me giré pensando, por un momento, que se referían a mí. Y eso que escogí el nick, dicho sea con el máximo respeto y cariño para todos los Gómez de este mundo, porque fue el más tonto que se me ocurrió en ese momento.

  33. Gómez viernes, 02/02/2018 — 13:02
    Y nom de plume.

    Lo de nom de plume (que lo dice mucho el gran Follansky) siempre me ha sonado muy a Mariquita Chen o Luisito La Precipucios.

  34. marquesdecubaslibres viernes, 02/02/2018 — 11:11
    Viejecita, le informó que ya falleció Augusto Escoffier.

    ¡ No me diga, y yo sin ir al funeral !

    La verdad es que se han muerto unos cuantos de los “chefs” que conocí, como Nicolasa Pradera, La Nicolasa, y bastantes más, pero ninguno de ellos se permitió dictarnos qué comer en su restaurante.

    Eso sí, del que guardo un recuerdo imborrable es de Raymond Olivier. Fuimos a su restaurante , “Le Grand Véfour”, en nuestro primer viaje a París, al que nos convidó mi suegro. Yo tenía 24 años recién cumplidos , y mi contrario cinco más, y ya teníamos dos hijos, que dejamos con mi abuela.

    El caso es que fuimos al restaurante, y éramos los más jóvenes. Y Olivier vino a pasarnos la comanda, y se fijó en lo que pedíamos, y se conoce que le pareció bien nuestra elección. De vez en cuando se le veía asomarse con disimulo para observar si nos gustaba. A la hora del postre, le pedí consejo, y me recomendó una pera caliente, asada con crema y cubierta con almendras “concassées”. Una delicia, y nada pesadota.
    Al final, mi germanófilo pidió un Napoleon. Y Olivier le dijo que después de como habíamos comido, el Napoleón era otra categoría . Pura Química.
    Y se trajo una botella de coñac de su propia reserva, y le sirvió una copa, además, de regalo.
    Según mi germanófilo, era el mejor coñac que había tomado nunca.

    Eso sí que que fue una experiencia memorable.
    Ahora, en el Grand Véfour, tendrán muchas estrellas, pero ya no sabe uno lo que está comiendo. Todo son mousses y picadillos, y “Nouvelle cuisine “. Una verdadera lástima.

  35. Gómez ¿se acuerda usté de que Juli0 nos trajo hace ya mucho a un grupo muy bueno que se llama a su vez Gómez?

  36. Extraordinaria belleza en la fealdad mal entendida de los tardígrados. Y porque son pequeños, que crecen más y no sé si dan susto o los tienes como mascota.

  37. Hablando de avatares, nombres falsos y tal, yo nunca engańe a nadie.

    Me llamo Tarrasa.

    En otras circunstancias, ya no sé.

  38. Por vuestra culpa me he acordado ahora de cómo acabamos con la escritura cuneiforme. Sería el 800 antes de Cristo o por ahí. Yo era escriba en Nínive. Añadíamos signos ya en desuso o nos inventábamos juegos gráficos relacionados con el contenido de los textos. Complicamos la escritura porque nos considerábamos una élite, dueños de una alta cultura y de unos privilegios que nos daba miedo perder. Nosotros escribíamos narraciones mitológicas y escritos científicos. Nos acosaban los sistemas alfabéticos como el arameo, un lenguaje vulgar que se usaba para el comercio y los negocios. Hoy me he acordado y, los recuerdos me abruman.

  39. Estoy aquí – y en otros blogs – bajo seudónimo aunque no así en Twitter dónde escribo, poco, con mi verdadero nombre. Esta experiencia me permite confirmar que cuando contesto a alguien de Chopsuey, alabo sus escritos o felicito cumpleaños, nunca encuentro respuesta tuitera. Creo que Facebook es más agradecida para estos fines pero frecuento poco esa red social donde sigo al genial Gengis Kant o a Claudio Sífilis, entre otros.

    Lo cuento solo porque me hace gracia.

  40. El dibujo/ retrato de Bremaneur, ( 13′ 22 ) me parece genial. Y lo gracioso es que se parece mucho al gato del avatar, pero en humano.

    Espero que vuelva al menos una vez al día, aunque el comentario que acompañe no sea sentencioso.
    Por Favor, y Gracias.

  41. No me entero mucho de la entrada que parece un pupurri de muchas cosas.

    De los cromos esos sí, por mis hermanos me pedían de comprar no sé qué bollería para las pegatinas. Y era no sé qué chantaje para que los progenitores no se enteraran de mis travesuras

    Muy inocentes por otra parte.

  42. PAISAJE DESPUÉS DEL 155

    Tras el incidente de ayer, uno pensaría que la “desconexión” esa de los cojones entre Cataluña y España se ha producido hasta en las aerolíneas extranjeras, pero nada más lejos de la realidad. Pese a los insistentes disparos en el pie que gustan darle los independentistas a su amada (eso dicen ellos) región, Cataluña sigue contribuyendo con alegría y dinamismo, como Superlópez, al PIB y la prosperidad de España.

    Una mañana grisácea y cuarteada como el talón de un runner. Salgo a la calle a echarle un ojo a las librerías de la zona y al mercado, a lo Vázquez Montalbán. En una me compro por 2€ una novelita de Lorenzo Villalonga (un escritor extraordinario de quien habrá que hablar más despacio algún día). No he podido ir a la peluquería paquistaní porque el tipo tenía unos cuantos en espera. Me pongo a andar sin rumbo preciso y me doy cuenta de que estoy cerca de la Sagrada Familia, armatoste que no me he acercado a ver desde que me trajo de excursión el instituto. El bicho de Gaudí está encajado entre las manzanas de edificios como un perro en un remolque. Me gusta su trazado irregular y vegetal, aunque las inscripciones que tiene aquí y allá (Corda Sursum [sic], verbigracia) están en un tipo de letra que lo mismo podría poner Banco Santander.

    Doy un par de vueltas mezclándome entre los guiris y marcho a hacer cola, al soviético modo. Voy a comer al Ya Hiro, un sitio de ramen pequeño y cada vez más famoso en el que cuesta encontrar sitio. Pero antes me acerco al Pietro, un bar al lado de la Abacería en el que tienen un rico vermú. Me da envidia mi vecino de barra y pido lo mismo, un pincho de tortilla de butifarra y mongetes, algo seco pero sabroso. Llego al restaurante 15 min. antes de que abran y hay gente esperando como si regalasen algo. Pillo sitio in extremis en un borde de la barra. Pido el ramen de miso (un caldero con fideos y un riquísimo caldo) y chashudon (arroz con carne y picante a un lado que me hace moquear cosa fina). Una chinorris a mi lado sorbe fideos y Estrella de Galicia que da gloria verla. Termino de comer y vuelvo rodando al barrio con la tripa caliente y humeante en modo olla express.

    Decido probar suerte de nuevo donde el paquistaní, quien tiene un horario continuo de 9 a 21 o algo así. Desde la última vez que vine hace un año se ha dejado un simpático bigote de paterfamilias de película de Bollywood. Me recibe con su risueña amabilidad de siempre mientras habla por el móvil que lleva en el bolsillo de la camisa, supongo que una conferencia con su familia de Islamabad. Me recuerda a mi abuelo cuando tenía vacas, cómo ordeñaba con el transistor en la camisa escuchando el parte o a Juan Manuel Gozalo. Pido corte de pelo y afeitado. Me pasa la maquinilla con una mano y cuando usa la otra es para apartarme una oreja, retorciéndomela como un profesor cabrón que tenía en el colegio. Con cuatro tijeretazos diestros en la cresta me deja arreglado. Luego se pone con la barba y no sé qué mejunje me echa después de pasar la cuchilla, que parece una mezcla de agua oxigenada y sal y pica que es un primor. Salgo como nuevo a una tarde en la que el sol asoma la patuca con timidez.

    Me asomo a la Diagonal y pienso que unos tanques al son de Juanito Valderrama quedarían de cojones.

  43. Juanfran Satur viernes, 02/02/2018 — 10:30

    Recuerdo solicitar a la dirección en aquellas fechas del 16, donde suscribirme a la revista Mundo Huevo.
    Ante la hilaridad de estos …
    Era tan poco espabilado como ahora.

  44. Ayer, terminé las “Mémoires de Lacenaire”, que leí en el kindle, y que me dejaron un tanto frustrada, porque en la edición que yo compré ( para el kindle americano, aunque en francés ), cada vez que tenía que haber habido una cifra ( fecha, edad que L. tenía en ese momento de su vida, cantidades en Francos… ) se lo saltaba sin siquiera poner unos puntos suspensivos, como ponían cada vez que había líneas censuradas. Y yo tenía que hacer cálculos.
    He visto que hay una película francesa, nada menos que con Daniel Auteuil haciendo de Lacenaire, así que voy a ver si la consigo. Que Auteuil está perfecto haciendo de “antihéroe ” (no hay más que verle en “Manon des sources”, o en “Un coeur en hiver”), y seguro que complementa muy bien al libro.

    Y como todavía era temprano, anoche empecé ” 12 rules for life” de Jordan B. Peterson, del que había leído algún artículo, y visto en Plaza Moyúa un video con una entrevista estupenda .

    Sólo he leído la primera de las 12 reglas, pero me ha gustado mucho, que es una regla que he seguido siempre, ( mis intentos juveniles de convertirme en bailarina de ballet ), y que me parece muy a propósito con la entrada.
    Porque la idea no es estar sano en sí, sino comportarse como si nuestro cuerpo estuviera bajo nuestras órdenes, no nosotros a las órdenes de nuestro cuerpo, ni a su servicio. Como decía Lawrence de Arabia, cuando le preguntaban como hacía para que no le doliera cuando se quemaba el brazo con la cerilla ” ” el secreto no es que no te duela, sino que no te importe que te duela”

    La primera regla de vida , para Petersen es :
    Mantén la espalda derecha y los hombros hacia atrás
    Estupenda, ¿ no les parece ?

  45. Contaba Kurt Vonnegut, el gran escritor que en una ocasión dijo que deseaba que su epitafio destacase que nunca se habría permitido ser gracioso a costa de que alguien se sintiera como una piltrafa, que sólo recibió un consejo de su padre:

    “No te metas nunca nada en la oreja”.

  46. Thomson & Thompson, que yo sepa contesté a todo aquel que me felicitó el otro día en tuiter. Si se me pasó, lo siento.

    (Si es que va por mí la cosa)

    Como decía el gran necio de Nacho Vegas en una de sus mejores tonadas, “Si te hice daño, no fue mi intención. Y si lo era, no eras tú la razón”.

  47. Josénez, era un comentario en general y sin ánimo de señalar a nadie. Solo quería dejar constancia de la distinta cercanía que proporcionan las redes sociales frente a un blog.

    Debí apostillar “…casi nuca encuentro respuesta tuitera”. Mal hecho por no acotar la frase debidamente.

  48. Uf, menos mal, T&T.

    A mí me pasa al revés, borré mi FB y el Tumblr porque me parecían un rollo más publicitario que otra cosa. Y la cercanía la encuentro, a veces entre insultos, aunque yo casi nunca baje a las trincheras, en TW, donde me lo paso en grande. Todo ello sin llegarle a la altura de los tobillos a este fanzine, por supuesto, que es donde mejor me lo paso.

    Es viernes, bailemos una vez más como los niños del increíble La Yenka, de Joy Division. El mejor vídeo nunca hecho:

    La Yenka/Digital.

  49. Adaptaciones viernes, 02/02/2018 — 19:41
    ramen
    Qüinn, te me amodernas más de lo que eres por edat, conio.

    Sopa de fideos chinorris, Adaps. Servidor es muy partidario de todo lo chinorris. Y los modernos, al paredón.

  50. En cierta ocasión le expliqué a un colega incauto, la primera vez que él pisaba un japo, que el wasabi era mantequilla japonesa. Todavía me estoy riendo.

  51. Mi abuela insistía mucho en lo de la espalda recta. Muchísimo. Y también en que el jabón y la peineta, así llamaba al peine, no quedaran húmedos en el baño. Y en apagar las luces al salir de la habitación. Mi abuela era maestra en una época y en unos lugares en los que el maestro era el contacto con la ciencia y la ilustración, así que se permitía dar instrucciones a todos sobre todas las cosas. Tanto se lo permitía que los años treinta y cuarenta daba clases de educación sexual, lo cual le granjeó enemigos y problemas. Algunos graves. Lo de la espalda me la ha recordado. Qué coñazo cuando te lo dicen veinte veces en un día aunque, al tiempo que resoplas ya intuyes que en algún momento de tu vida lo echarás de menos.

  52. Era el juez de La hoguera de las vanidades quien explicaba a gritos que justicia es la decencia que te explicaba tu abuela.

  53. Las patatas esas de Gómez son para mí un equivalente al Memento mori. Las veo, siento como un ardor y recuerdo no sólo que soy mortal, sino que soy humano, poco divino y luego me toca fregar.

  54. Soy un valedor de la comida japonesa desde hace muchos años. No tendría problemas para comer sopa miso a diario. El ramen es de origen chino aunque su consumo es masivo en lo que fue la antigua Edo. Excelente comida.

  55. Perroantonio se dedica a denigrar mis platos allá donde los ve. Ayer, sin ir más lejos, tachó de sobria una auténtica sinfonía de aromas, colores y texturas que colgué en la red para solaz del público en general. Hoy, osa desacreditar y poner en solfa las patatas bravas del bar Tomás, auténtico templo de la muy noble villa de Sarriá que ha hecho las delicias de varias generaciones de barceloneses, como puede dar fe alguien de tanta credibilidad entre nosotros como Holmes. Es evidente que sufro acoso culinario informático, pero por suerte estoy viendo Karate kid 2 y sigo las enseñanzas de contención que predicaba el señor Miyagui.

  56. Holmesss, creer que me hace falta saber por qué xxx es un mamón es una necesidad pseudo moral y pseudo racional. Los putos cabrones sabemos que x es un joputa y luego venimos a mirar como las almas bellas acaban, o no, racionalizando por que lo es.

    Las neurociencias están llegando do los hijo putas ya estábamos. Me alegro, que bien.

  57. De hecho en ves de la metáfora amable y babosa de los putos delfines propongo la imagen del cocodrilo de agua salada que no se menea y del que sólo se ven sobre la superficie los orificios nasales.

  58. Por cierto, el ensayo usa el género femenino para expresiones neutras como “if a person feels this, she will say that”.
    Proc lo definirá con precisión de cirujana.
    Lo cual solo menciono como curiosidad, claro.

  59. Me he explicado mal Holmess, la transición danzarina inconsciente consciente reflexiva del delfin entre dos aguas, sí funciona aplicada al cocodrilo si creemos, como yo, que no es un 70/30 sino un un 90/10.

  60. Estoy descojonandome con una polémica absurda en el tuister_666.

    Por supuesto con una feminista hodierna, no de las de verdat, que eran nuestra colegas nacidas entre los 55 y los 65. Esta de hoy son teóricas de la ofensa. Un descacharre oigan.

  61. Buenas noches.
    Deberes para el Gobierno, a terminar en los próximos tres meses, o antes.
    Meterle presión, mucha presión, a la cúpula del procès haciéndoles ver que 15 de entre ellos, y no los menores, valga la redundancia, pasarán como mínimo de tres a siete años entre rejas además de la correspondiente inhabilitación y ver sus patrimonios embargados.
    Utilizar un buen negociador, pero bueno bueno, un obispo por ejemplo, haciéndoles tomar conciencia a los futuros enchironados, los de Bélgica incluidos, que el Estado puede ser clemente si la cosa no vuelve a repetirse. Como a estas alturas del curso ya nadie puede creer en lo que digan los nacionalistas se les exigirán garantías ¿Qué garantías? Se devuelven al Gobierno las competencias en policía y enseñanza; TVE3 será controlada al estilo de la Junta electoral, no dependera del Govern.
    ¿Parece imposible? No lo es, solo hay que saber negociarlo. Como gesto de buena voluntad añadido, el Gobierno promete que 50 empresas relevantes vuelven a Cataluña en 6 meses.
    De no ser así, en cinco años hay procès de nuevo. Lo único que les falta, pero pueden conseguirlo, es superar la barrera del 50% de votos. Si no se golpea ahora se levantarán de la lona. Pero no volverán a cometer los mismos errores.
    Marqués, envía, pero ya, motorista con instrucciones a Moncloa.

  62. Acabo de ver «Baby Driver», que me perdí en su momento. Salvaje y gozosa. Baja cultura de la buena y una banda sonora funk que no voy a dejar de escuchar en varias semanas. No la vean, es para adolescentes como Gómez y yo.

  63. En mi mente no albergo ningún delfín. Me parecen repipis. Eso de querer interactuar con humanoides me parece un atraso enorme. Pa que cojones queremos más compañeros, si los de la especie propia son mucho más ajenos en la mayoría de los casos.
    Esto de la naturaleza de Yuppi me tiene más que cansado.
    Abrazar árboles y comer vegetales, dejar que los lobos entren en la cocina, multiplicar el número de jabalies para que nos escoñen, que los plantígrados y las bichas hagan inpracticable el campo, reproducciones asistidas.
    El problema no es convivir con ellos, el problema es que tengan sitio donde estar y dejarse de convivencias.
    Si tuviese algún animal en mi molinillo cerebral, pues sería una gran ballena azul, o un contundente rinoceronte.
    No se si estábamos hablando de esto, bueno yo sí.
    La mejor compañía de un hombre era la moto, quedan todavía humanos así, pero muy pocos, ahora la gente es motera, que es otra cosa, y encima HD ya las hace a pilas, y Bultaco.
    Dónde queda el olor a ricino y castrol, los aullidos extraterrestres a 18.000 rpm en un cuatro en uno.
    El miercoles me largo a Retromobile, a fin de mes me terminan de restaurar la V70, y en julio LeMans classic.
    Será un buen año, si las aguas del Sena bajan, y se van a Venecia que es donde deben estar.
    Estoy cada vez más fuera … joder¡
    De los cocineros no quiero ni hablar. Pero esas bravas de baja cuna y alta cama las tengo que probar.

  64. Marqués, le agradezco que me aclare que lo mío es un heterónimo, aunque no tengo mucho interés por leer a Pessoa. Me gustó la entrevista a Pietro Citati y algun día leeré algo de Joseph Roth. Sin embargo ahora ando leyendo un tocho de antiguas civilizaciones babilónicas, asirias, caldeos, fenicios… que es tremendo, a la vez que consulto en internet cosas que acaban estando en el museo británico.
    También estoy empezando un libro de unos movimientos guerrilleros comunistas que hubo en el Perú en los 60, escrito desde la cárcel. Seguro que Pietro Citati diría que está mal escrito, pero a mí me resulta interesante, aunque no sea alta cultura y Pessoa sí lo sea.

  65. Abimael Guzmán.
    Maoismo.
    Comunismo de montaña y de ciudad.
    Sendero Luminoso.
    Tupac Amaru.
    FujiMori.
    Perú.
    Los Peruanos jodidos.
    Casi canonizan al corrupto del japonés con tal que les quitara los guerrilleros de encima.
    Lo logró.

  66. jrG sábado, 03/02/2018 — 08:40

    Casi canonizan al corrupto del japonés con tal que les quitara los guerrilleros de encima.
    Lo logró.

    No se olvide, JrG, de la inestimable ayuda que tuvo Fujimori por parte de Vargas Llosa para llegar a gobernar en Perú. Lo explica estupendamente este último en “El pez en el agua”.
    Porque Vargas LL. en su campaña, fue con listas abiertas, y con la verdad por delante, explicando los sacrificios que iban a tener que hacer todos y cada uno de los peruanos para conseguir salir a flote, mientras que Fujimori les prometía Jauja. Y claro, ganó Fujimori, pero en cuanto llegó al poder, lo primero que hizo fue aplicar el programa de su rival.
    Y , como tuvo éxito, y ya tenía todos los resortes del poder en sus manos, terminó con Sendero Luminoso…
    Y yo me pregunto:
    Si hubiera ganado las elecciones Vargas Llosa, ( que las habría ganado por poco, visto el programa de sacrificios que quería poner en práctica ), y con una oposición fuerte, ¿ Hubiera conseguido sacar a Perú del pozo ? , y, ya puestos, ¿ hubiera podido acabar con Sendero Luminoso, luchando con las reglas de la Ley ?
    O sea:
    En los momentos realmente malos
    ¿Es más efectiva una Democracia o una Dictadura ?

    I rest my case

  67. SARRIÁ CITY

    Le acabó encontrando acomodo [a García Márquez] en uno de los mejores barrios de Barcelona, el tranquilo Sarrià, en un espacioso piso de la calle Caponata, 6. Casi en la esquina, en Osi, 50, aterrizarían los Vargas Llosa. Los dos hijos de Gabo, que estudiarán en el inglés Kensington School, se harán muy amigos de los dos de Vargas Llosa y, cuando también bajan desde más arriba de la ciudad, con Pilarcita Donoso, fiel reflejo de la gran amistad de las tres familias, que con cualquier pretexto quedan a comer o a cenar.

    Cuando no está encerrado escribiendo enfundado en un terrible mono azul de mecánico, Gabo suele dar paseos eternos por la ciudad con Vargas Llosa y hasta comentan juntos las noticias de Le Monde, muchas veces en la cercana de casa y famosísima Pastelería Foix, regentada por el ínclito poeta catalán.

    Barcelona parece un imán de autores sudamericanos: si no vienen solos es el mismo Gabo, quien convoca a los “primos de París”: Julio Cortázar y Carlos Fuentes, que suele llegar con su hija Cecilia. El anfitrión primero, Gabo, les lleva al cercano bar Tomás, especialista en tapas.

    https://elpais.com/cultura/2014/04/18/actualidad/1397853131_438059.html

  68. Sí que me he venido a Madrid, Perro, desafiando a la naturaleza, a los elementos y los meteoros. Al final era todo un bluff. La España vacía lo estaba hasta de nieve, apenas algo en Galicia.

  69. LA ESPAÑA QUE LEE

    Ayer me permití una debilidad mitómana y di una vuelta por la calle Muntaner, donde Gil de Biedma tenía un sótano más negro que su reputación. Contra lo que esperaba, no tuve ninguna revelación estética y vital, sino que me pareció una calle como tantas y encima en cuesta. De vuelta, me hizo más ilusión, por un lado, ver un bar con un cartelito de “Cubates 3€” y, por otro, pasar por delante de Bertelsmann-Random House-Mondadori-No sé qué más, donde el olor a libro nuevo se mezcla con el olor a billetes y ahí sí que me vino una epifanía literaria, pero no precisamente a mi favor.

  70. Ahora que hablan de Joseph Roth.
    En el juego que proponía Brema sobre los libros que aparecían en la portada de Ricardo López Bella, solo acerté a adivinar el título de “A diestra y siniestra” del susodicho.
    Del susodicho Roth, no de Brema.

  71. Holmesss viernes, 02/02/2018 — 23:08
    Por cierto, el ensayo usa el género femenino para expresiones neutras como “if a person feels this, she will say that”.

    Yes, she does: «Yet somehow the tourist on the prow begins to experience herself as an omnipotent magician […]», y otras.
    Activismo gramatical. No sé cuándo empieza en el mundo académico anglosajón, puede que en los ochenta; la primera vez que me encontré con un femenino genérico fue en un texto inglés de lingüística, me pareció extravagante y me hizo gracia. (Ahora también me hace mucha gracia pero me río de otra manera).
    Me ha gustado el artículo, Holmesss. Banalizando con las partes blandas y socialmente sensibles porque tenemos un problemita supergrave con la atención, lo que no me queda claro es cuál es el camino propuesto o posible para la construcción de la ciudadanía con autonomía mental que dice imprescindible para la madurez política. ¿Mindfulness en la escuela, clases de meditación?

  72. Adaptaciones
    sábado, 03/02/2018 — 00:39
    Procu para estos saraos te echo en falta. Usté existe en lo tuister_666?

    A mí échame en falta para llevarme a un baile.
    No, no tengo tuíter.

  73. A mí me resulta incomprensible ir a pasar un fin de semana en Barcelona, la ciudad más aburrida y cara de España. Los domingos resultan especialmente deprimentes, a partir del mediodía no queda un gato por la calle, casi todo cerrado, alguna tieta con lazo amarillo y alguna parejita suelta de invertidos. Eso sí, puedes irte a pasar la tarde en Sarriá que es como un pueblo pero a precios del Paseo de Gracia. En el Tomás te crujirán 20 euros por las bravas y una caña de cerveza local, una de las peores del mundo. Y si no al Raval, a ver moros y paquis y tomar fideos. Acojonante.

  74. Por otra parte, lo de las clases de meditación en la escuela suena ridículo, pero, visto como disciplina (la palabra lo consiente), es igual de aceptable que la gimnasia.

  75. Adaptaciones
    viernes, 02/02/2018 — 22:57
    Adaptaciones
    viernes, 02/02/2018 — 23:29

    Solo has leído la primera página.

    jrG sábado, 03/02/2018 — 07:01
    En mi mente no albergo ningún delfín. Me parecen repipis. Eso de querer interactuar con humanoides me parece un atraso enorme.

    No has leído ni la primera página.

  76. A unos centenares de metros del Tomás está la legendaria editorial Anagrama. En sus mesas podía verse muchas mañanas al editor Jorge Herralde enfrascado en su diaria tarea de realizar las correcciones tipográficas de los manuscritos.

  77. Adaptaciones sábado, 03/02/2018 — 14:09
    Trabajando el fin de semana, como cualquier probo funcionario.

    Bingo.
    «Aquí, luchando un poquito por la vida». ¿Esto se solía decir antes o eran solo los yonquis de mi pueblo?

  78. Ogino no es ningún avance. Soy la prueba.
    Yo había leído algún comentario de delfines y cocodrilos y cabezas … y así y a meter baza¡

  79. Buenas tardes a todos.

    – Me gusta el ¿ Avatar ? nuevo de JrG. Espero que signifique que ya les han arreglado la caldera, porque si no, con este frío…

    – Después de almorzar, como estaba sola en el salón, he estado viendo Baby Driver, que tenía grabada, y a mí también me ha gustado mucho. Se ve que estoy entrando en la segunda infancia.

    – Y ahora ya me voy a seguir con el libro de Petersen, alternándolo con los textos sobre balonmano de Satur, que me van quedando cada vez más claros, y con un libro fantástico, sobre Josep Renau, que me acaban de regalar.

    ¡¡¡ La vida es Bella !!!

  80. En contra de lo que suele creer la gente, el invierno y los días lluviosos y fríos son muy buenos para ver pájaros. Como los árboles no tiene hojas es más fácil verlos. Hoy nos hemos topado con los consabidos petirrojos, carboneros y mirlos, pero también hemos visto trepadores azules, herrerillos, mitos y currucas. Sin embargo, lo más bonito ha sido encontrarnos con una gran bandada de jilgueros lúganos que nos ha estado acompañando durante unos 200 metros. Gracias a ellos nos hemos dado cuenta de que estábamos caminando entre alisos.
    Quizá mañana, aprovechando que va a hacer frío y tormenta, me acerque a los parajes de JR, a Irún, a la reserva de Plaiaundi, a ver garzas y aves marinas, que estarán allí guarecidas.

  81. viejecita sábado, 03/02/2018 — 17:09
    Buenas tardes a todos.

    – Me gusta el ¿ Avatar ? nuevo de JrG. Espero que signifique que ya les han arreglado la caldera, porque si no, con este frío…

    Jajajajajaja

  82. Cómo lidia Procuro Fijarme, se nota que tiene tablas de aula.
    Pregunta sobre la oportunidad de las clases de meditación, y no sé responder más que lo primero que conviene hacer es buscar un nombre nuevo para ese conceto.

  83. Hoy nos hemos acercado a CosmoCaixa, un museo de ciencia que da gusto verlo, con numerosos cachivaches para que los niños miren y enreden y, ya de paso, los adultos anuméricos aprendamos algo de refilón. Llama la atención cómo, a medida que uno se adentra en la parte alta de la ciudad, las calles se liberan de turistas y casi de paisanos, el ruido decrece, las casonas y palacetes se aparecen con la elegancia un punto endomingada de señoras merendando chocolate en la pastelería y, algo que no deja chocarme, hay que andar entre veinte minutos y media hora para encontrar un bar. La sociedad bien quiere el suelo manchado de hojas caídas, no de vasos y colillas. Otro plan recomendable en la parte alta es visitar el monasterio de Pedralbes.

    A la vuelta me habría gustado pararme en el Tomás, Gómez, pero suponía desviarse y ya se nos había hecho tarde. Queda para otra ocasión.

    El domingo por la mañana toca ir temprano a Sant Antoni y vermutear un poco a modo de despedida, pues a la tarde toca avión.

    Siempre es un placer venir a Barcelona. Gracias por la bienvenida, Holmess, que se me olvidaba.

  84. FIDELITO
    Los que somos de la España oscura y federica llevamos nuestro anticomunismo hasta el extremo. Adopté a un ruso antisoviético y milité en el anticastrismo de Miami. Ahora que murió Fidelito me acordé de Alina, cuyo libro sobre Fidel no se vendía en España por imposición de Gabo a los de Alfaguara.
    Alina Castro había sido bailarina, aprendió ruso en el colegio y cuando la conocí era una mujer bella y muy elegante. Me la presentaron en el círculo anticastrista madrileño que yo gustaba frecuentar hace casi 20 años. La invité al Real a ver “El caballero de la rosa” de Strauss en el Real y vivimos un tórrido romance. Qué tiempos aquellos.

  85. Me sonaba…

    Escrito por: marquesdecubaslibres – 24 de enero de 2008, 23:51:00 CET

    SOLO FRENTE A LOS PEDANTES LN
    Escucho “El caballero de la rosa” de Richard Strauss en Radio Clásica. Recuerdo cuando vi una excelente versión en el Real acompañado de Alina Castro, la hija del sátrapa. Alina nunca había estado en la ópera. La paseé en uno de mis MB; fue cruel contrate que acabó en una tremenda gozadera.

    marquesdecubaslibres sábado, 26/11/2016 — 23:04
    Hablar bien de Fidel es como seguir siendo admirador de los Stones, algo ridículo.
    Tengo poco que aportar salvo mi visita a Cuba en 2004 y mi relación con Alina Castro. Lo que allí vi y lo que me contó la hija del dictador dejan poco lugar para la discusión.
    He escuchado hace un momento a un patético esbirro de Podemos decir que Cuba produjo vacunas y medicamentos que luego envió a otros países. Aquí puedo asegurar que eso es una burda mentira, una broma pesada si me apuran.
    En fin, Jorge Edwards nos explicó como funcionó el mundo de la cultura, el premio Casa de las Américas.
    Todo esto es una burla, una pantomima. Los Castro fueron como los Pujol, o los Franco, unos caraduras, lo demás sobra.

  86. Alvaroquinn sábado, 03/02/2018 — 18:20
    El domingo por la mañana toca ir temprano a Sant Antoni

    Qué envidia. Disfruta.

  87. Perroantonio sábado, 03/02/2018 — 17:33
    Gracias a ellos nos hemos dado cuenta de que estábamos caminando entre alisos.

    Yo creo que no hay nada más bonito que acompañarse de una bandada de jilgueros. Cuando van en pareja tienen un volar ondulado que distingo bien. Gil Bera le dedica al aliso unas líneas en su libro «Sobre la marcha». Mi estantería más presentable es de madera de ese árbol.

  88. Perroantonio sábado, 03/02/2018 — 00:54
    Acabo de ver «Baby Driver»,

    Acertaste de lleno con Super8, así que me apunto esta. Poco a poco iremos perdonándote lo de Lalaland.

  89. Perroantonio sábado, 03/02/2018 — 11:26
    ¡Las patatas que comía Gabo!

    Trapiello le dedica unas líneas a García Márquez en su último diario. Está en un congreso de la lengua en Colombia y la figura es inevitable. Le llama la atención que le llamen Gabo, como a Lorca hay quien le llama Federico, y hace un apunte malicioso sobre ello. Carmen Balcells llama a García Márquez por teléfono delante de unos periodistas, y cuando el autor de Cien años de coñazo descuelga, dice ella: «¡García!» Solo unos elegidos pueden llamarlo así. Cuenta que otro escritor le pregunta su opinión por García, y Trapiello responde «lo que hay que decir en estos casos»: «El más grande».

  90. Adaptaciones sábado, 03/02/2018 — 15:54
    Mierda. Estoy enamorado.

    Adams, hazte de mi club, del Ascético de Madrid.

    GREMANEL, DEJA DE INUNDAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAARRRRRRR

  91. La madre de una amiga que tuve a los veinte años había sido, a su vez, amiga de García Márquez en su etapa barcelonesa. Se trataba de una mujer elegante y adinerada, que en aquellos tiempos, a principios de los setenta, formaba parte de aquel círculo denominado la gauche divine, es decir, una pandilla de burgueses con ínfulas que tenían su cuartel general en la discoteca Bocaccio de la calle Muntaner y cuyo legado artístico fue, más que otra cosa, el PSC. En una ocasión me contó que García Márquez nunca llegó a integrarse del todo en aquel ambiente, pues, a pesar de los intentos de sus amigos, prefería de ordinario quedarse escribiendo en su casa a la noche barcelonesa, cosa que siempre me provocó una corriente de simpatía hacia el escritor. Mi amiga y yo, ambos lectores entusiastas del colombiano y que por aquel entonces solíamos coincidir en mil sitios distintos, habíamos desarrollado entre nosotros una especie de código personal formado por frases de Cien años de soledad sacadas de contexto: “encontraron a tal muerto de amor junto a su ventana”, “somos el agua”, “y tanta casa aquí…”, “el mejor amigo es el que acaba de morir”, etcétera. Todavía hoy soy capaz de citar de memoria decenas de aquellas frases del libro, empezando por el párrafo inicial del pelotón de fusilamiento… Una madrugada, mi amiga salía de un garito cuando, al cruzar la calle, tuvo la mala suerte de que la atropellara un coche. Logró sobrevivir al accidente, pero sufrió lesiones cerebrales permanentes. Cuando fui a visitarla descubrí que se había convertido en una especie de niña de diez años. Por lo visto, había perdido masa encefálica y no había demasiadas esperanzas de mejora. La cosa me resultó tan aterradora que, a pesar de que lo intenté en más de una ocasión, jamás reuní el suficiente valor para regresar a su casa. Siempre que pienso en ella, me viene a la cabeza otra de las frases del libro, una que, curiosamente, era de nuestras predilectas :

    “Los amigos son unos hijos de puta”.

  92. Vaya historia, Gómez.

    Quizá leí Cien años demasiado joven. En aquella época me parecía un sacrilegio no terminar un libro, por mucho que me costara tragarlo. Casi al mismo tiempo leí a Cunqueiro y a Torrente Ballester, que habían hecho a su manera aquello del «realismo mágico».

  93. De los alisos he aprendido hoy –gracias a los lúganos, que son unos jilgueros verdes– que sus piñas sueltan unas semillas minúsculas muy apreciadas por los lúganos. Es un árbol que tiene unas hojas muy parecidas a las de las hayas, aunque algo más pequeñas y lustrosas. También sé, gracias al Cantar de Bereterretxe, que «el aliso no tiene médula, ni el requesón hueso». Y sé muchas más cosas inútiles.

  94. Botillero sábado, 03/02/2018 — 21:18
    ¿Sant Antoni no está en Ibiza? O Eivissa.

    Eso es verdad. Hasta los que de siempre han dicho San Antonio se están pasando al puto Santantoni de los cojones.

  95. De la calidad y los usos de la madera del aliso en mi pueblo se dice: aliso, lo que el diablo no quiso.
    A nivel botánico los cuadernos de la revista “el carabo” tienen unas ilustraciones impresionantes y una lectura muy amena. El número dedicado al cardo silvestre tiene bonitas ilustraciones de jilgueros. Está hecho por un profesor francés, son cuadernos de campo y, si Perroantonio no lo conoce debería echarle un vistazo:
    http://www.elcarabo.com/teresa_vicetto/el-carabo/
    Al aliso le dedican dos revistas.

  96. No he leído cien años de soledad, pero sé que me gustaría, su discípulo haciendo comics, Beto Hernández, es muy bueno.

  97. Joder Claudio, qué material tan bueno.
    Un verdadero descubrimiento, las portadas son magníficas, y eso que no soy yo muy de naturalezas como el Perro o Ximeno…
    Me interesa lo gráfico y aprender algo de paso y los precios son inigualables.
    Gracias tú…

  98. Viejecita, terminamos cogiendo la gripe, y eso que tenemos caldera nueva y tan tecnológica, ecológica y eficiente que no sé cómo funciona.
    Lo de la gripe no fué cosa del posado que es de memoria.

  99. El conde de Lerín.
    Cuando pasábamos por esa localidad en el coche con mi padre, siempre nos decía lo mismo
    El patín de Lerín…
    También lo usaba a menudo en casa, cuando se equivocaba en algo, solía decir…
    La metí. Me cago en el patín de Lerín.
    Padre sólo se tiene uno, pero es que este mío era muy singular.

  100. Las ilustraciones del carabo por dentro mantienen el mismo nivel de la portada.Me parece una cosa entre la artesanía y el arte.

  101. Si, me está motivando comprar la colección, que tienen disponible.
    Mirando la página con atención veo que también eran los editores del QUERQUS, que en alguna ocasión compré un ejemplar.
    En la sección de libros también tienen cosas de mucho interés.

  102. Cuelgo este enlace de un señor que “construye” libros con un cuidado que raya el virtuosismo. Debe dar gusto leer o mirar ese tipo de libros.
    Ojo dura más de 30 minutos (para los que se les funde el tema de los datos). se puede pasar con rapidez pues es un poco lento.

  103. Gracias, Claudio. Sabía de la existencia de ‘El cárabo’ porque la hojeaba a veces junto al ‘Integrista’, perdón, al ‘Integral’, en una biblioteca pública. Pero dejé de verla hace mucho tiempo, no así el Integral, y pensaba que ya no existía.

  104. JrG :
    Gracias por sacarme de dudas en lo de la caldera. Y sí, nosotros tenemos en casa la misma caldera desde hace un montón de años. Hace dos, de repente nos dijeron que ya no se hacía una pequeña pieza que se nos había estropeado, y que tendríamos que cambiar a un modelo nuevo… Yo les dije que si ese era el caso, nos iríamos a otra marca, con la que tengo buena experiencia en el trabajo… Al día siguiente nos cambiaron la pieza, y siguen viniendo cada año a hacernos la revisión, pero no han vuelto a decirnos nada de cambiar de modelo… Eso de la obsolescencia programada es un timo.

    He estado viendo , un poco, que ahora estoy en plena preparación del almuerzo dominical, del video del encuadernador artesano, y me ha gustado mucho. Luego lo pondré desde el principio otra vez. Tengo unas amigas que también hacen encuadernaciones así.
    Y me ha recordado a Enrique Albizu , ( un pintor del que nunca le he oído( o más bien leído), hablar, a pesar de ser de la escuela del Bidasoa ), que se hacía él mismo, en el taller de su casa, en Fuenterrabía, los marcos para sus cuadros. Tengo uno en casa, y el cuadro es bonito, pero el marco, el marco es una maravilla.

    Hasta luego, espero

  105. Confieso que la compra, el mismo día su salida al mercado, de la última novela de García Márquez –los volúmenes de cuentos me parecieron malos de solemnidad en todos los casos– representó para mí durante muchos años todo un acontecimiento sólo equiparable, en mi ánimo, al último estreno de Woody Allen ya desde la época de El dormilón, Bananas o Love and death. Mi “relación” con García Márquez empezó a torcerse, creo, con El general en su laberinto, una planísima novela histórica a la que no encontré mayor interés que el puramente patriótico, y alcanzo su cénit con aquel bodrio titulado Del amor y otros demonios. Fue la última obra que leí de él, y sé que no me perdí nada. Paradójicamente, con Woody Allen me sucedió tres cuartos de lo mismo, aunque en su caso sí he continuado –por inercia, más que otra cosa– viendo la mayor parte de sus estrenos a pesar de que desde Balas sobre Broadway me atrevería a decir que me ha gustado una de cada cinco películas, dos me han parecido pasables y otras dos casi insoportables.

  106. Creo que dejé de leer a García Márquez a raíz de que en El País empezaran a llamarle Gabo. Debió de ser por la época de Crónica de una muerte anunciada o así.

    A Woody Allen se lo perdono, artísticamente, todo. Hasta sus malas películas, que no he visto. Sólo con las horas de felicidad que me ha dado y, especialmente, por ‘Cómo acabar de una vez por todas con la cultura’ y por ‘Sin plumas’ como si le quitan la estatua de Oviedo. Siempre será el bufón de mi Parnaso particular. Una vez dijo que si existiera reencarnación pediría reencarnarse en las yemas de los dedos de Warren Betty; pues yo me pediría la reencarnación en la cabeza de Woody Allen a sus 40 años; al menos durante 15 minutos.

  107. Bueno, yo soporté a pie firme sus primeros devaneos bermangianos e incluso aquellos tostones psicológicos de finales de los ochenta como Otra mujer (protagonizada, dicho sea de paso, por una de las más grandes actrices del cine independiente americano) y, sobre todo, Septiembre, una de esas películas que nadie con tendencias suicidas debería tener la posibilidad de ver jamás sin un terapeuta en la butaca contigua. Sin embargo, tanto a lo largo de los noventa como en lo que llevamos de siglo, la lista de sus malas películas se ha dilatado de manera considerable. (Podría citar más de diez “flojas” o “pésimas” sin demasiados problemas, y eso que me he saltado unas cuantas) Estoy convencido, y tampoco descubro nada, de que el problema se llama una película por año. También, claro, ha hecho algunas muy buenas, de las que, por destacar una, me viene a la cabeza la divertidísima Un final made in Hollywood, con ese director de cine hipocondríaco –le dedica un importante premio a su urólogo– que rueda una película lastrado por una ceguera psicosomática que ha de ocultar a todo el mundo para que no lo despidan. Y conste que yo, en literatura, teatro y cine, también se lo perdono casi todo, hasta Vicky Cristina Barcelona o aquella otra de los grouchos. No en vano, como dije, desde la misma niñez en el cine del colegio donde nos pasaron Toma el dinero y corre, cada nuevo estreno, cada reposición o cada ciclo de sus viejas películas representaba para mí una hora y media de magia asegurada.

  108. MÚSICA MODAL
    Trato de entender por qué me gusta tanto el “Kind of blue” de Miles Davis y Bill Evans y leo que es considerado el epítome de la música modal. Explicar qué cosa es esta música no es tarea fácil, baste decir que es música primitiva más simple que la tonal que comenzó en el barroco pero más compleja que la música popular basada en tres acordes, y que quizás no merezca tal nombre. Trazar los límites no es fácil, Paco de Lucía y el Eleanor Rigby de Lennon&Mc Cartney son buena música modal, probablemente sin que sus autores fueran conscientes de ello. Me consta que Paco no sabía música pese a que se atrevió a tocar El amor brujo de Falla con una orquesta. Estuve presente y lo tocó de memoria equivocándose lo menos veinte veces.
    Bill Evans gustaba improvisar sobre un pequeño sketch inicial, como el de Algeciras, y esta primitiva sencillez, cuando está bien hecha, nos llega (al menos a mí) mucho mejor que la música tonal.
    El cine de Woody Allen es modal, por eso puede ser vulgar unas veces y sublime otras. La baja cultura se eleva por encima de la alta cuando consigue tocar la tecla adecuada, cosa que ocurre muy pocas veces. La mayoría de las canciones de los Beatles son vulgaridades, pero hay una docena de ellas que nos llegan tan adentro que nos transtornan más que toda la música de Mozart.

  109. Para ver con un terapeuta al lado, la polaca que me tragué la otra noche de Zanussi, echándole un par de narices a la vida. La estructura del cristal, se llamaba. Todo gira en torno a la relación de dos físicos, uno de los cuales va a visitar a un antiguo colega que se ha retirado con un mujer bastante plana y un abuelo afásico a una estación meteorológica, o algo así, en un paraje semidesierto y cubierto perpetuamente por la nieve. Como se lo cuento.

    En la misma semana, de perdidos al río, me he terminado Glosa, que con todas sus digresiones sobre el tiempo, la realidad, la finitud, la materia orgánica e inorgánica, la percepción, la expansión del universo, el movimiento y la inmovilidad, por mencionar sólo algunas cosas que, en definitiva, te recuerdan el sinsentido de la existencia, al menos ha logrado que la película polaca me parezca poco menos que un himno a la alegría.

  110. se ha retirado con un mujer bastante plana

    Pirata, descalificar una película porque la actriz está plana me parece denunciable. De hecho, marcho ahora a poner una denuncia contra usted.

  111. Pirata Jenny domingo, 04/02/2018 — 14:19

    Pues haber visto los Goya. Esa película tiene muy buena pinta, y el libro, más.

    Me llamo Procuroya y siempre veo los Goya. No busco vuestra compasión, solo dar testimonio. Anoche fue tan peor que te preguntabas si estaba preparado que estuviera así de mal de lo mal que estaba a veces. Que conste que soy fan de los presentadores. Ganó La librería y no la he visto, pero leí hace tiempo la novela por un elogio muy encendido de la autora, Penélope Fitzgerald, que oí en un programa de libros; una historia amable, nada del otro mundo. No voy a decir nada de las películas, solo he visto Verano 93 y las extranjeras. (Ganó The square y ganó bien; he visto otras dos de ese sueco y me atrevo a recomendar a ese sueco globalmente y en su totalidad). No voy a decir nada de los actores, si casi no conozco a ninguno. No voy a decir nada de los discursos, qué discursos. No voy a decir nada de los agradecimientos, todo está muy preparado aunque tú al verlo no sepas dónde meterte, eso también está preparado, se llama vanguardismo y significa un paso por delante.

  112. Llevo quince minutos viendo ‘Synechdoche, New York’ (Filmin), una de las cumbres cinematográficas del siglo XXI según la crítica, y ya he desconectado. Tolerancia cero a la alta cultura, especialmente cuando se pone onírico melodramática.

  113. Bertrand de Got domingo, 04/02/2018 — 14:49

    Jajajaja, la eterna disonancia cognitiva masc./fem.: me refería a plana de mente, Bertrand. Es una muchacha muy simple.

    Glosa es una novela cuya elaboración me parece endiabladamente complicada. En comparación con ella, algunas novelas de Vargas Llosa, por ejemplo, parecen una redacción de EGB sobre las vacaciones de verano. Creo me hubiera gustado mucho de joven, pero me ha dejado algo fría (ahora, de niña). ¿Por qué?, me preguntaba mientras iba del asiento al vagón cafetería y del vagón cafetería al asiento para matar tiempo. Está bien escrita: está una ciudad, está una época, los personajes tienen tetas (para que me entienda Bertrand :-)), la mirada de Saer sobre las personas es inteligente y también tiene tetas. ¿Qué es lo que no me convence? Después de muchos ires y venires por el tren y en la cabeza, creo que es porque es una novela de ideas.
    ¿Saben esa gente que les enseñas un poema y te lo devuelven preguntándote que cuál es la idea, como si les hubieras puesto delante un ensayo sobre la persistencia retiniana?

    Zama me parece muy superior a Glosa. Schultz, conejo, salga de su madriguera, que aquí le espero dispuesta a batirme en duelo.

  114. NO OS LO PERDONARÉ JAMÁS, MORINYISTAS, JAMÁS

    Ha empatado Piquer en el feudo de Cornellet, tras haberse adelantado el Espanhnyñol con una materialización materializada tras un centro precioso desde la banda derecha. Como Piquer es un bocas y había dicho no sé qué de que el Espanhnyñol no es de Barcelona sino de Cornellet, la hinchada perrica le ha chiflado durante todo el contencioso. Al marcar, Piquer ha gestualizado demandando silencio a los perricos, cosa que no ha gustado ni al respetable ni a los jugadores blanquiazules, que le han entrado guarramente y se han puesto ahí to chungos, como si fuesen de Cornellet y no de Barcelona.

    En total, que yo, que he sido el tío más anticulet del mundo y que en otros tiempos habría despotricado contra Piquer, estoy encantado de que haya marcado al Espanynhñol, que no sé por qué se quejan si tienen la senyñnhera en la elástica y se cambiaron el nombre, de Español a Espanhnyñol. Pues si no sois ni para protestar por esa decisión absurda, cobarde y repugnante de vuestro club, cerrar el pico, perriquitos.

    Y si yo, que he sido el tío más anticulet de la galaxia, celebro a Piquer, es por culpa del morinyismo, que lo tiene entre ceja y ceja. Los enemigos de mis enemigos son mis amigos. Y aquí estoy, aplaudiendo a Piquer, que ha batido al cancerbero más garrulo de todos los tiempos, ese que Morinyo creyó mejor que SAN IKERT y cuya novia chonit iba por ahí mandando a la peña a mamal·la a Pal·la. Dieguito, chavalín, ese cabezazo de Piquer lo paro yo con la minga a media asta.

    No os lo perdonaré jamás, morinyistas, jamás.

  115. Acabo de terminar El niño que salió de casa a la hora del desayuno y regresó para cenar convertido en un hombre de Magnus Bergström, y, la verdad, me ha gustado bastante.

  116. Impresionante película. Algunas palabras clave según Filmin: Gente del teatro, Mind-Blowing, Cine Indie americano, Crisis Creativa, Onirismo y Surrealismo, Existencialismo, Enfermedades terminales…

    Es de esos filmes que acaban con un fundido en blanco. Recomendable para personas humanas con mucha vida interior y que gustan de regodearse en el sufrir, lo que viene llamándose compasión. Va sobre la muerte, la enfermedad, las ocasiones perdidas, el sexo sin amor y, en general, sobre la inutilidad de una existencia intercambiable. No da alegría de vivir.

    Estaba sobre aviso, porque ya había visto otras dos películas de Kaufman, «Cómo ser John Malkovich» y «Olvídate de mí», pero convivir es negociar.

  117. Gomez :
    ¿ Donde puede una leer “El niño que salió de casa a la hora del desayuno y… “ ¿ Ha dejado la historia escrita en algún sitio mientras se la inventaba ? . O ¿ nos va a hacer esperar hasta que tenga unas cuantas más, y las junte todas en un libro ?
    Yo ya estoy empezando a notar síndrome de abstinencia…

  118. Cosas (interesantísimas) que he pensado esta semana estando en la cárcel (que no presa):

    1. Las cárceles están bastante bien.

    La cárcel de Huelva es una cárcel “modelo” de las que hay muchas en España, construidas exactamente con los mismos materiales, la misma disposición, las mismas superficies y los mismos colores (predominando el ladrillo rojo de las construcciones, el gris cemento de los patios, el pardo de la tierra entre los patios y el verde claro en las omnipresentes rejas). Y el mismo número de módulos, 16: 1 de enfermería, 1 de “transición” para los recién llegados – donde, contra mi intuición primera, no es donde se producen los mayores dramas-, 1 de aislamiento -terroristas, violadores, pederastas, básicamente-, 1 para mujeres y 12 para hombres).

    La primera impresión que tuve fue, curiosamente, la de un espacio racional y abierto. Espacio abierto en el que tardas veinte minutos en entrar o para salir, se entiende, después de haber franqueado cuatro controles con sus verjas correspondientes y haber dejado atrás dinero, móvil, llaves.

    Pero una vez dentro, los módulos, de dos alturas, están separados por grandes patios, el cielo rodea en los 360º, todo reluce limpio y hay plantas (y olivos) a cada paso. Y un par de huertos (y por lo tanto pájaros, muchos pájaros: rabilargos, gorriones, torcaces, herrerillos y una especie chica de plumas azuladas que no he sabido distinguir). Y hasta un estanque con esas carpas naranjas voraces que procrean como conejos. Tuve un pequeño ataque claustrofóbico-TOC con las carpas que me hizo ensañarme con la sobrepoblación del estanque y comentarle al director (al que no podía dejar de llamar “alcaide” para mis adentros) que los peces no podían disponer tan poco espacio y que debería vuesa merced poner remedio. Supongo que él, para sus adentros, no podía dejar de llamarme otra cosa, como por ejemplo “imbécil”. De la limpieza, dentro y fuera de las celdas, y de la jardinería (como del trabajo en cocinas) se ocupan los propios presos.

    Dicho de otro modo: si uno no es especialmente aprensivo (la “salida a cárceles” es voluntaria en la UNED, y somos pocos los que nos presentamos; es decir, hay aprensivos) y sabe que su estancia allí es temporal, el lugar es hasta agradable. Al menos eso piensas el primer día.

  119. Impresionante el once que saca el Cholo. Los seis jugadores del medio del campo hacia adelante son muy buenos y los de atrás no son mancos.
    -Carrasco, Kokerresurreción, Saúl, Correa.
    -Diego Costa y Griezman.
    Nuestro añorado Zapatones estaría muy feliz.

  120. 2. Lo que no está muy allá es la justicia, o al menos la proporcionalidad.

    No parece muy sensato que un preso por kale borroka (sin un asesinato a sus espaldas) tenga exactamente la misma pena de 20 años que, pongamos, un tipo como Bretón, o el doble que un tipo condenado por secuestro de 3 días y violaciones continuadas a una joven de su pueblo.

    Pero mucho más dolorosa es otra desproporcionalidad que salta a la vista nada más poner el pie allí, la que existe entre los presos de diferente extracción social. Algo se revuelve cuando ves a esos zombis (semidesdentados, morochitos, más bajos que la media) que apenas pisan “socio” (el edificio de “actividades socioculturales”: los talleres de ebanistería, costura, pintura, soldadura y “las escuelas”) y les escuchas llamarte casi en un susurro “señorita”, en contraste con la relativa altivez de los condenados por apropiación indebida o estafa, o con ciertos violadores, mejor vestidos, más altos, más seguros de sí mismos. La proporción es de 8 a 2 y tal vez me quede corta, y da que pensar. ¿Que pensar qué? Que pensar en el reparto de papeletas al comienzo de la tómbola, claro.

    Esa misma proporción de 8 a 2 se ve en las aulas de “las escuelas”. En una clase se examinaban los “2”, los de las carreras (con preferencia, por motivos naturales, por las de derecho y psicología, un clásico que apenas ha variado en todos estos años), los que llevaban americanas y jerseys de pico, pantalones chinos ¡y hasta de pana! (un ex funcionario de la Junta cumpliendo por apropiación indebida), a quienes podrías haberte encontrado esa misma tarde a la salida, en la recepción del hotel, entregando su documentación o pagando con tarjeta los desayunos.

    En la contigua, los que están estudiando, con mayor o menor vocación (hay un extraño sistema de puntos positivos y negativos que no es fácil de entender, del que depende un extraño sistema de permisos, que a su vez depende de fantasmagórica jueza de vigilancia penitenciaria que visita con regularidad la cárcel). En ese alambicado sistema, decía, que no es obvio para el que viene de fuera pero que los presos conocen al dedillo, estudiar, por ejemplo, te da un positivo y volver el domingo por la noche de un permiso de dos días y que el análisis preceptivo de sangre y orina se chive de algún consumo te apunta un negativo; por eso, decía, con mayor o menor vocación, porque algunos de los estudiantes asisten sin duda por motivos otros que el amor al conocimiento o el ansia de borrar lo que fuiste y empezar de cero. Como fuere, en esta aula contigua a la que yo estoy con “los de carreras”, al pasar (tú miras, y ellos pierden también por un momento la atención de la maestra para ficharte), están los “8”, y el contraste físico con los “2” es tan palmario que, como decía, no puedes dejar de pensar en el tema de la tómbola.

    (Apunte 1: me comentaba una de las maestras de ESO, fumando en el patio en un descanso. “Son literalmente niños. Los ves ahí, con cincuenta y tantos tacos, y son como niños chicos, se han tirado entrando y saliendo de aquí desde que eran jóvenes”. Ésa es mi impresión con muchos de los “8”).

    (Apunte 2: hace unos años, la jueza de VP regaló de su peculio dos cachorros que hoy son hombrecitos y andan entre las celdas y los patios, pegados ora a un preso, ora a otro, con paciencia infinita. Vi a uno de los retrievers pasear por el patio como un preso más entre los presos, y me pregunté si dejarían tener un timbrado en la jaula. Jueza de vigilancia penitenciaria: ten points).

  121. De economía, Perro, pero allí no voy a enseñar, sino a examinar (de cualquier carrera/asignatura a la que se presenten, aunque no sean las mías).

    Mañana os cuento un par de cosas más que me han llamado la atención.

  122. El peor actor del mundo –y lo mismo vale para las damas– puede conseguir un premio cinematográfico si hace de:

    -Retrasado.
    -Yonqui.
    -Alcohólico.
    -Autista.
    -Hombre con el rostro desfigurado por un terrible accidente.
    -Loco.
    -Asesino loco.

    A Cary Grant jamás le concedieron un Oscar –el honorífico no cuenta–. Su talento estaba muy por encima de muchos otros que sí fueron premiados, pero tenía un gran problema: siempre hacía de Cary Grant, esto es, un tipo atractivo y con clase.

  123. No sigo la cosa esa del Juego de Tronos, sí seguí y leí Yo Claudio.

    No sobra haberlo hecho en mi situación actual, los socios me la han jugado, again.

Los comentarios están cerrados.