La barba

Monsignor della Casa (1541-44) de Pontormo.

La barba debería, por ser casi una máscara, estar prohibida por la policía. Además, como es un símbolo sexual plantado en medio de la cara, resulta obscena; de ahí que le guste tanto a las mujeres.

La barba, se suele decir, es connatural al hombre, y es cierto; por eso le resulta muy apropiada en su estado natural, así como el afeitarse lo es del hombre en su estado civilizado, pues muestra que la violencia animal y cruda –cuyo signo patente para cualquiera es aquella excrecencia propia del sexo masculino– ha tenido que ceder ante la ley, el orden y la urbanidad. La barba incrementa la superficie animal del rostro y la destaca: por ello le imprime a éste una apariencia tan marcadamente brutal; ¡basta con observar de perfil a un hombre barbudo comiendo! Algunos hasta dirán que la barba es un adorno; adorno, en todo caso, que desde hace doscientos años no se solía ver sino en judíos, cosacos, capuchinos, prisioneros y asaltantes de caminos. La ferocidad y atrocidad que la barba le confiere a la fisionomía proviene del hecho de que una correspondiente masa inerte ocupa la mitad del rostro, precisamente aquella mitad en que se expresa la índole moral del individuo. Además, todo lo barbado es animal.

svs

¡Mirad a vuestro alrededor! Incluso como síntoma exterior de la crudeza triunfante podréis apreciar el elemento que siempre la acompaña: la barba larga, esta impronta sexual en medio del rostro, la cual indica que se estima más la masculinidad –la cual se comparte con las fieras– que la humanidad, pues da a entender que primero se quiere ser un macho, «mas», y sólo después un ser humano. El rasurar las barbas en todas las épocas y países de elevada civilización surgió del elevado sentimiento contrario, es decir, el que lo incita a uno tratar de convertirse ante todo en un ser humano, y hasta cierto punto en un ser humano in abstracto, relegando a segundo plano la diferencia sexual de lo animal. En cambio, el tamaño de la barba ha ido siempre de la mano del carácter bárbaro, cuyo mismo nombre evoca.

Arthur SchopenhauerEl arte de insultar. Alianza Editorial.

171 comentarios en “La barba

  1. Pontormo trabajó para Vasari.
    No acabó de comprender bien la perspectiva, por lo menos la de los espacios de fondo arquitectónicos.
    Pagaron muchos millones de euros por alguno de sus cuadros, aunque en mi modesta opinión no los vale.
    La figura humana no estaba mal, y su paleta es claramente manierista, pero algo no acaba de cuadrarme en sus pinturas.
    En su pintura más famosa, El Descendimiento de Cristo, el agolpamiento de figuras sin ninguna referencia espacial, lo adelanta a su época, creando una escena más al estilo de lo que mucho después pudiera hacer De Chirico, que al Renacimiento Italiano.
    En concreto la figura de Cristo se me antoja muy pesada, un personaje fondón, que más que sujetado está soportado por dos personajes.
    Me gustaría haberlo visto en directo, para poder opinar con más profundidad, pero a vuelapluma, estas son las impresiones que uno puede sacar de un pintor que me era desconocido.
    Cuando uno está interesado en el mundo del arte, sólo puede mirar entre miles de imágenes y dejarse llevar por un determinado instinto o impacto, para seleccionar a quien quieres estudiar o sobre qué quieres profundizar, y centrarte en un cierto nivel.
    Luego mirar, ver, observar todo lo que puedas y educar el ojo.
    Adquirir una memoria visual que te lleve a ver más cosas que las evidentes.
    No es lo mismo ser un estudioso del arte, que un comisario de exposiciones, o un tratante o galerista.
    Mucho menos un artista.
    Cada uno mira y ve lo que busca, incluso ante la misma obra.
    En cuanto a la barba, yo soy rasurador.
    La barba está bien si vives en Alaska como protección para el frío.
    En lo demás, lo que diga Schopenhauer.

  2. Barba, perilla, mosca, bigote, patillas, pendientes, piercing, rasurados excéntricos, melenas, cardados, cintas de pelo, rizados y teñimientos. Todo ello son signos de desequilibrio emocional y/o hipogonadismo.
    Tocados, gorras y sombreros, gafas de sol estrafalarias, perfumes atorrantes. El mundo de los complementos alcanza el delirio.

  3. No lleva barba pero viene de cuna con una tecnología puntera que M llama “Tecnología Xavi”
    Que quieren que les diga, entre la tecnología Satur de Dios y la de Xavi no hay color. Me quedo con esas crónicas recentales, poderosas, llenas de verdad, con tanta ecuanimidad, con el gusto de quien sabe entender el deporte, con esa mirada profunda para entender el carácter del jugador blanco, en fin, esa cátedra que sigo como camino a la perfección. La mía, claro.

  4. Brema, hoy hablan en el ABC de la checa del Cine Europa, Sandoval y Pedro Luis de Gálvez a cuenta de la placa de homenaje que les va a poner el Ayuntamiento de Madrid a un grupo de fusilados en los años 40 en el Cementerio de la Almudena.

  5. Ayer se homenajeó en Andoain a los etarras Igerategui y Otaño. Hoy vemos la noticia del homenaje a los chequistas madrileños. Se estima en 15.000 el número de asesinados por el terror rojo en 1936. La represión policial en el País Vasco o el ajuste de cuentas durante el primer franquismo son una débil coartada ante estas atrocidades morales.

  6. Oiga, el Gordo no dice esa chorrada, léalo con más cuidado.
    Leo regularmente las columnas de AE y SS (aqui conocido como el gordo). Excepto cuando les da por hablar de gastronomía sus ideas son fértiles en general y las formas siempre brillantes.

  7. Buenos días a todos :
    Sólo tengo derecho a 5 minutos, mientras se seca un poco la cera del suelo, que tengo que cepillar y abrillantar ( mucho trabajo, pero la casa huele de cine ), y los aprovecho para decir:
    ¡ Que manía tenían en aquella época por convertir a todos sus modelos en pelirrojos ! ( hay chicas rubias rubias , pero las morenas casi no aparecen , y a este señor del retrato, donde de verdad se le nota el pelirrojismo, es justamente en la barba, que no se le ven pecas, y tiene los ojos oscuros, cuando los pelirrojos los suelen tener verdes, color uva, o, como mucho, color miel . ¡ Si lo sabré yo ! )
    Y en el mediterráneo, hay sobre todo morenos.
    ¿ Será una manera de “esnobear ” a los de origen árabe o judío, por mucho que se hubieran cristianizado ?
    Hasta luego, espero

  8. Pirata Jenny domingo, 18/02/2018 — 22:02
    Mi colchonerismo ha quedado reducido a antimadridismo;vete tú a saber, tal vez sea la forma más elevada de colchonerismo.

    No estoy seguro, Johnny. Yo soy muy fan de la armonía universal, por lo que me satisface enormemente que ayer ganaran todos la final del balón cesto.

    Y digo todos porque ganaron tanto el Barsa como el Madrid de balón cesto. Cierto que el entorchado se lo llevó el combinado culet, pero la mayor alegría fue para la nauseabunda secta morinyista, pues al perder por la mínima y tras una dudosa decisión arbitral, los integrantes de dicha secta pueden dedicarse a gozar de su mayor placer: el lloriqueo.

    Es una lástima que muchos aficionados merengues penen por la derrota, pero deberían alegrarse al ver al resto de la hinchada feliz entre lágrimas.

  9. Josénez, no sé cómo cuadra ese homenaje con la Ley de Memoria Histórica. Si es legal, es un ejemplo más de lo miserable de la ley y de quienes la promulgaron. Lo de Karmenski es otro chapoteo más en esa charca de mierda ideológica en la que gusta rebozarse.

    Por otro lado, la noticia de ABC es basura: Pedro Luis de Gálvez no tuvo nada que ver en el asesinato de Muñoz Seca. Y no me consta que el tal Felipe Marcos García-Redondo fuera jefe de piquetes de ejecución en Paracuellos. Ahora, que era un asesino lo reconoce hasta Preston, poca broma.

  10. Margot la iniciadora, El sueño de la Patro, El grito del jardín, Carmita presta a Raúl, ¡Cuántas calentitas, cuántas!, Lecciones de mal amor, Pitusilla, Las confidencias de Teresa, Amor realista, La mujer de fuego, Una mujer de aúpa, Vamos, niña, Al ritmo de rumba, Lucy la inocentísima, La que quiso comprarme, Confidencias, La trompa del tapir, La encerrona, Lecciones de música, El ama de llaves, Locuras de juventud, Confesiones de una tanguista, La mujer fatal, Una aventura en África, Una noche movidita, Entre las pajas, Agustina, chica fina, El profesor de música, Aventura galante, Un marido hidalgo, Unas chicas libertinas, El baile caribe, Zizí hace locuras, El garaje de las delicias, Una golfa simpática, La suerte de Manolito, De cabrerita a condesa, El cercado ajeno, Invertidas, Aurorita y Lucía, La que odiaba a los hombres, Bobita, su mamá y su abuela, El mal amor de María Teresa, Sed de placer, Amor realista, Amiga de la infancia, La perfecta casada, La boda del Pendón, El matrimonio ideal, La lista completa, La virgen impura, Quince días de abstinencia, Tinita la caprichosa, Una criada para todo, El truco de Irma, Liliane tiene un amante, La señora de Cienfuegos, Odette la aviadora y Sabino el adivino.

  11. Ya, sabía que lo de Gálvez iba a hacerte saltar. Es ya un lugar común y creo que el buen poeta y mejor lampante va a pasar únicamente a la historia justo por lo que no hizo.

    A ver si esta semana encargo los dos “Fuera de la ley” de Felguera Editores y me empapo bien de toda esa panda.

  12. Brema, EL QUIJOTE, se te ha olvidado como libro para poder leer a saltos de capítulo.
    Yo diría que es la forma adecuada, para que no te canse.
    Quizás la BIBLIA. Pero la he leído poco para opinar.

  13. Esos “Fuera de la Ley” que anota Josénez, me gustaría leerlos, pero la editora condena a Francia a estar fuera de las fronteras de su suministro y sólo cobran con paypal.
    No comprendo tanta precaución…
    Seguro que se recibe antes por correo aquí en Francia que en muchos puntos de España y a un precio inmejorable.

  14. Schopenhauer suplía la barba por unas patillas generosísimas, que para el caso…

    Uno de los más felices hallazgos que le he visto últimamente a Losantos ha sido bautizar al Gordo como Salvador Postres.

  15. Interesante la iniciativa de Marta Sánchez que nos trajo ayer Quinn, su versión personal del himno de España, Fuelfo a casa. Vuelve a repetirse el tema de la emigración y del retorno*, un asunto verdaderamente emocionante que ha sido muy fértil, al menos en el mundo de la canción.

    Si cunde el ejemplo (ya lo han hecho otros, Sabina entre ellos) quizá no sea tan malo no tener letra en el himno.

    ______
    * En uno de sus relatos escribía Borges que sólo había dos historias, la del hombre que muere en la cruz y la del que intenta regresar a su isla.

  16. marquesdecubaslibres lunes, 19/02/2018 — 07:58
    Barba, perilla, mosca, bigote, patillas, pendientes, piercing, rasurados excéntricos, melenas, cardados, cintas de pelo, rizados y teñimientos. Todo ello son signos de desequilibrio emocional y/o hipogonadismo.

  17. Los hipsteres, ecologetas y gilipollas en general ahora siguen crecientemente la nueva moda de circular en bici con el manillar limpio. O séase sin manetas de freno ni nada porque no los llevan (por la acera por supuesto) y a toda mecha
    ¿Esperan detener la bici ante la agüela que sale de la panadería con buenos pensamientos y fuerzas positivas?
    ¿Por qué nadie les da un capón?
    ¿Por qué no los multan?
    ¿Por qué nadie los guillotina?

  18. Ximeno, lo siento mucho, un abrazo muy fuerte.

    Sobre prosa macho la verdad es que no sabría qué decir, me lío con los conceptos, pero no voy a negar que en principio si me acerco a un libro y el autor es hembra se me enciende un prejuicio.
    Digo prejuicio porque si lo pienso entiendo que no tiene base. Es cierto que mis autores favoritos son, abrumadoramente, autores, pero no nos engañemos, hay tíos que han escrito y escriben auténtica mierda.
    Yo ahora estoy con la Oates (yendo contra mi prejuicio) y me parece buenísima.

  19. Estaba leyendo en el ABC el interesante artículo sobre el fin de las guitarras, justo algo sobre lo que estuve charlando hace poco delante de unas cañas con mi amigo Nacho Mirafiori, y al final del texto pone que el bisabuelo del famoso lutier Manuel Rodríguez -cuya mítica tienda, al igual que Gibson, va a cerrar- tocaba flamenco para el Zar en 1880. El Juan Martínez de Chaves Nogales bailaba para el Zar en los años 10, ¿pertenecerían al mismo cuadro flamenco? Tengo que repasar el libro para ver si nombra a un guitarrista apellidado Rodríguez. En el mismo artículo dice que lo que no decae es la venta de guitarras para flamenco, quienes todavía no tienen dentro el veneno de la electrónica. Larga vida al flamenco.

  20. MGAUSSAGE lunes, 19/02/2018 — 11:24

    Y esto no es nada comparado con lo que nos espera con las bicis, aparatos de deplazamiento personal, patinetes etc… a pilas y silenciosos como terroristas asaltando al pobre ciudadano andador desprovisto ya de sus motores de combustión interna bien regulados y con los que debías acreditar tus conocimientos normativos. Además de poder ser sancionado.
    Nos encontramos en un vacío legislativo del uso de las ruedas que se tornará insostenible en muy poco si se permite todo esto.
    La velocidad a la que se circula con una de esas sillas para inválidos se torna peligrosa en algunas manos con discapacidades muy severas.
    En el tema de aparatos tipo segway y esos pequeños para niños la inundación de espacios para andar es infernal, no alcanzo a ver el caos que supondrá cuando su número aumente de forma geométrica.
    La regulación será problemática me temo para nuestros próceres y sus asesores.

  21. M Gaussage:
    Me he escapado un poco, y me he ido a su número UNO.
    Y la señora me ha recordado a lo que decían, creo, en “As good as it gets” ( aquí, mejor imposible ) : Que la mejor manera de que a una no la atracasen por la calle, era andar raro. que los atracadores no se fíaban.
    Lo malo es que, a lo peor, si le ven a una andando así, le ponen una denuncia por peligro público. y la mandan al loquero, o, peor aún, la ponen hasta arriba de Haloperidol o así.

    Me vuelvo a la tarea. Luego seguiré yendo a sus enlaces.
    En cualquier caso
    Muchas Gracias

  22. En mi opinión, las bicis «peligrosas» no son las que llevan el freno a contrapedal, sino las de piñón fijo que directamente no tienen frenos. Están bien para el velódromo, pero para una ciudad pues como que no las veo.

    jrG

    lunes, 19/02/2018 — 11:35

    La regulación será problemática me temo para nuestros próceres y sus asesores.

    La regulación está on its way, que diría aquel. Lleva años en capilla, pero, salvo sorpresas, está y se la espera. No podemos tener a los ayuntamientos redactando sus respectivas ordenanzas de movilidad en base a un Reglamento General de Circulación obsoleto o bien en base al borrador de uno en tramitación eterna. Los pobres funcionarios municipales se quedan en un limbo legal que los aterroriza, y nadie quiere que eso ocurra, ¿VERDAD? Gran parte de las ordenanzas municipales son tan rocambolescas que terminan contradiciendo al RGC actual, al borrador del RGC en tramitación o, lo que es peor, a sí mismas.

  23. Las bicicletas habría que prohibirlas, son cosas de chinos y protestantes. No tienen sentido en nuestra patria.

  24. El amigo Ricardo os da las gracias. Por su cuenta y riesgo ha imprimido algunos ejemplares de Primeras líneas. Si alguien quiere hacerse con uno, puede escribir un correo a su nombre a secretaria@chopsuey.es. La señorita Bellpuig se encargará de hacerle llegar todos los pedidos. El precio es de 15€ (por fetichistas).

  25. Acabo de leer los mensajes sobre los tipos de prosa. Me gustaría decir que me han gustado, porque así ha sido, pero por otra parte tengo la sensación de no haber entendido gran cosa. Por no tener ni siquiera tengo claro qué significa «prosa».

  26. Josénez

    lunes, 19/02/2018 — 12:37

    No. Las bicicletas mejorarían el día a día de mucha gente si les dieran una oportunidad.

  27. Josénez lunes, 19/02/2018 — 12:37
    Las bicicletas habría que prohibirlas, son cosas de chinos y protestantes. No tienen sentido en nuestra patria.

    Amén. En un pais vacío y montañoso las bicicletas no son útiles como medios de transporte y además molestan. La prohibición de su uso debería ser inmediata en las carreteras. No son usadas como medio de transporte sino como instrumento para practicar un deporte. Y las carreteras no están para que la gente practique deporte. No se permiten carreras de coches pero sí de ciclistas y desconozco el porqué de esa diferencia de trato.

  28. Josénez

    lunes, 19/02/2018 — 11:31

    La única vez que he llamado a la policía fue para que vinieran a llevarse a un tuno guitarrista que estaba amenizando la velada a todos los alumnos Erasmus que pasaban por debajo de mi ventana, que por el tiempo que estuvo rondarían los 365.000. ¿Hay que prohibir las guitarras? No. ¿Hay que prohibir los tunos? Tampoco, pero conviene tenerlos bajo control para que no causen desorden público. Pues con las bicicletas y los ciclistas pasa algo parecido.

  29. Analicémonos con detenimiento. Exploremos nuestro interior, a la manera helena, de un modo filosófico más que psicológico. Heráclito siempre estará por encima de Freud. Convengamos en lo que nos resulta obvio: estamos cargados de odio. Mas no un odio rabioso, metáfora de un malestar existencial. Tampoco un odio que transforme nuestra cotidianeidad con fastidios de tipo somático. Nuestro odio no nos aporta úlceras, arrugas, dispepsia. Tras honda reflexión convenimos en que es un odio llevadero. Harto potente, mas llevadero. Concluiríamos, sí, que odiamos con alegría. Odiamos a los nacionalistas, odiamos a los mourinhistas, odiamos a los comunistas, odiamos a los nostálgicos del nazismo… odiamos a todo aquello que atufe a secta y a gregarismo infecto. No nos ha hecho falta un gran debate interior para incluir en el objeto de nuestro odio a ciertos berlineses. Sabedores somos de nuestro odio por los berlineses, por su incapacidad para la empatía, por su violento infantilismo, por su extraño sentido del humor, tan extraño que ni tan siquiera humor parece, y mucho menos con sentido. Mas entre todos ellos, destacamos dos sectas a las que odiamos con júbilo fiero, con un júbilo que, de no ser circunspectos y educados a la antigua usanza, mostraríamos vestidos con falda, dando saltos y aporreando panderetas, tal es el regodeo y por tanto tal es nuestro odio. Las sectas, no se nos caerán los anillos por anunciarlo al mundo, son la de los camareros y la de los ciclistas. Soñamos a veces en nuestras duermevelas con la omnipotencia que nos otorga un genio o genia salido de una lámpara o un lamparón, que nos urge a solicitar un solo deseo. Nos regodeamos en el sueño, en la ficción neuronal, y todas las veces exigimos al genio o a la genia -él de torso desnudo y pantalón bombacho azul; ella, siempre entregada a nuestros ojos sin ropajes que enturbien la limpieza de nuestra mirada- la desaparición instantánea de camareros y ciclistas berlineses. Sin dolor, en caso de que nuestros alicientes respecto a la nutrición nos hayan llevado a una comida ligera, quizá reforzada con algo de empanada, queso y lomo, por dar sabor a la lechuga sin sal; entre atroces dolores si nuestro apetito se ha abierto a la glotonería y hemos engullido con voracidad y ansias unos callos, dos cazuelas de morros, tres tajadas de tocino, torreznos a discreción, dos platos de macarrones con pollo, una empanada de zamburiñas y una botella de agrio vino tinto.

  30. DEFINICIONES

    -Prosa macho: la que practica un hombre que se viste por los pies.

    -Prosa prostática: aquella en la que se pretende exaltar virtudes (la palabra viene de “vir”, es decir son propias de los hombres) tales como el valor, la generosidad y la amistad.

    -Prosa prostatítica: aquella que destila rabia, odio y desprecio como consecuencia de la irritación que produce padecer una prostatitis.

  31. No sé qué más oportunidad tengo que darles a las bicicletas, ya pago con mi trabajo que mi ayuntamiento esté haciendo cientos de kilómetros de carriles sólo para ellas en vez de que vayan como el resto de vehiculos por los demás carriles habilitados para ellos y también pago con mi trabajo que mi ayuntamiento tenga un servicio de alquiler de bicicletas eléctricas. Ah, también pago las publicidades institucionales en las que se me insulta por tener coche y no usar la bici.

    Pero bueno, como digo, tengo un coche particular, así que para la mayoría de las administraciones públicas de mi país soy un facineroso y casi un delincuente y mi opinión, por ello, no cuenta.

  32. MGAUSSAGE

    lunes, 19/02/2018 — 12:48

    En un pais vacío y montañoso las bicicletas no son útiles como medios de transporte y además molestan.

    En ese hipotético país las bicicletas no son útiles como medios de transporte, efectivamente, pero es que, si está vacío y es montañoso, supongo que tampoco lo serán los coches. Ya en serio, las bicicletas son útiles como medio (¡y hasta entero!) de transporte en muchas ciudades.

    Sobre lo de que molestan, pues según: a mí me molestan los conductores que no saben ni trazar, ni frenar, ni hacer punta-tacón, ni hacer doble embrague ni frenar con el pie izquierdo. Me molestan porque sí y porque habitualmente son los que tienen más probabilidades de provocar el caos. Caos que a menudo implica muertes, conviene señalar.

  33. Paz a los hombres de buena voluntad. Tampoco pretendía molestar a nadie con la broma, pero yo más bien veo la prosa prostática como contraposición a la cipotuda, una especie de culteranismo y conceptismo moderno: prostáticos y cipotudos, beatles y rollings, yin y yang.

  34. Lo de los ciclistas urbanos es de traca. Yo planteé en su momento, con objeto de reducir la siniestralidad, otorgar premios en metálico y menciones honoŕíficas a aquellos ciclistas que en un tramo de un kilómetro no cometan más de tres infracciones del código de circulación. Sin embargo, como sabe bien Holmes, los peores de mi ciudad son aquellos que los domingos por la mañana deciden ejercitarse subiendo la empinada y muy transitada carretera de Sarriá a Vallvidriera, una carretera de curvas que, entre otras cosas, carece de arcén.

  35. Ayer, después de mes y medio lloviendo sin parar, sin misericordia, sin piedad, se detuvieron durante unas horas las precipitaciones.
    Ayer a las 11:00 AM la carretera N-VI estaba llena de ciclistas. Y si digo llena no es exageración. Prietos pelotones de individuos vestidos con mallas de colorines pedaleaban concentrados, desatentos a nada que no fuera su denodado esfuerzo. Una desatención al entorno que no es más que el reverso tenebroso de la que uno pone en aquella actividad que le exige más de lo que es capaz de dar. La desatención propia del voraz lector que se mete, tonto, que eres un tonto, a leer a Wittgenstein intentando entenderlo, es un suponer, al cual llaman a la mesa a comer y ni se entera. Lo que ocurre, o lo que sucede, es que el lector desatento de su entorno está en casa, sentado en un sillón orejero y el ciclista, por contra, suda en el sillín y a su alrededor sucede el mundo. El mundo, en un país vacío, sucede en las carreteras, extremo que es conveniente recordar. Ayer, miles de individuos vestidos de colorines, como las flores en la primavera, como los insectos en el ocaso veraniego, tapizaban las cunetas desfondados o se cruzaban con los automóviles, que procuraban que no se les estamparan en los parabrisas.

  36. Josénez

    lunes, 19/02/2018 — 13:04

    Una buena forma de darles una oportunidad es montando en ellas. Me da la sensación, no obstante, de que lo que más le molestan no son las bicicletas o los ciclistas, sino cómo desarrollan las infraestructuras y las estrategias de promoción los ayuntamientos. Ahí no me meto, porque cada caso es un mundo, pero sus quejas (razonables en parte) las suscribiría otro individuo si cambiáramos de asunto. Por eso es peliagudo legislar a golpe de prohibición.

    Lo dejo ya, porque no creo que lleguemos a entendernos. ¡Pero que conste que yo también tengo coche!

  37. Me gustan las barbas y los tipos con barba, pero las que son cortas, no esas largas, como la de la foto.
    Me encanta pasar los dedos y acariciarlas lentamente e incluso clavar las uñas y pasarlas a contrapelo…¡Qué gustico!

  38. MGAUSSAGE

    lunes, 19/02/2018 — 13:44

    Pero es que una cosa son los ciclistas que usan la bici para desplazarse por la ciudad y otra los que la usan para hacer deporte (en su mayoría, los fines de semana, vestidos de lagarterano y por carreteras secundarias, cierto). Fíjese que Josénez se queja de que las bicicletas tengan «cientos de kilómetros de carriles sólo para ellas en vez de que vayan como el resto de vehiculos por los demás carriles», mientras que usted, MGAUSSAGE, dice que «La prohibición de su uso debería ser inmediata en las carreteras. No son usadas como medio de transporte sino como instrumento para practicar un deporte. Y las carreteras no están para que la gente practique deporte». Nos estamos haciendo trampas al solitario.

  39. Procuremos no aventar nuestros doctos conocimientos en física, geología y geografía. Digamos, aflojada nuestra vanidad y henchida la humildad, que vivimos en medio de una cuesta con carril para bicicletas. Solo esto. Y recordemos con harto gozo cómo en verano descienden veloces las ninfas rodantes, escasas de ropa por las altas temperaturas, despechugados los escotes y revoloteando las faldas mostrando cacha. Recreémonos el tiempo justo para impedir que quedemos absortos, concedamos al lector la dádiva de nuestro pensamiento. Sea éste el eslabón que nos une a la cadena de nuestro anterior comentario: el odio risueño. Amamos a las ninfas rodantes, sí, pero cuánto más que en el semáforo de la calle perpendicular superior se aposte la policía y multe a quienes se saltan el semáforo, impedidos cinéticamente por el descenso. Salta nuestro corazón con alegría y con el ímpetu del pez fuera del agua o de Ronaldo en el área reclamando penalti. Ah, jamás parecionos tan bella una multa, una reconvención, un aviso, una alerta. Ciertamente, nos apresuramos a señalar, somos sabedores que habrá a quien le resulte triste que haya policías que hayan concretado sus sueños de justicia en permanecer camuflados a la caza del ciclista criminal, mas para nosotros no hay mejor regalo. Quisiéramos, a las veces, romper esa barrera jerárquica que nos impide darle un billete al policía para que vaya a tomar café mientras nosotros ocupamos su puesto. ¡Cuánto gozaríamos parando a la ninfa rodante! ¡Cuántas lágrimas de agradecimiento derramaríamos por los nuestros ojos multando al tudesco abyecto que quebranta la ley siendo irrespetuoso con un simple código de dos colores! Ah, mas vanas son las ensoñaciones, por mucho que supongan el fuel de nuestro odio alegre, ese odio que hace más por nuestra salud y bienestar que una infusión de poleomenta, que el trago de una copa de moscatel seco vendimiado en las feraces llanuras malagueñas…

  40. Y yo también tengo bici. Por la ciudad no la uso, la tengo para el campo, para ir a hacer rutas por los campos cerealistas de Guadalajara. Pero este año la he dejado en Galicia así que la usaré menos. Total, lo que de verdad me gusta es andar por el monte. Lo prefiero a pedalear.

  41. Reivindico el derecho a subir en bici a Vallvidrera los domingos e insultar a ciclistas en la acera de la Diagonal los lunes, y viceversa.

  42. Me estoy leyendo la interesante autobiografía (o algo parecido) de Kurosawa. El arranque es francamente bueno.

    “Antes de la guerra, cuando los vendedores ambulantes vagaban por el país ofreciendo sus remedios caseros, repetían un tradicional soniquete con el que anunciaban una pócima al parecer eficacísima contra cortes y quemaduras. Se metía un sapo en una caja con espejos a los cuatro lados (…). El sapo, sorprendido al verse por todas partes, comenzaba a destilar un sudor aceitoso. Se recogía ese sudor y se hervía a fuego lento durante 3.721 días, removiéndolo con una rama de sauce. El resultado era la maravillosa pócima.

    Al escribir sobre mí mismo, me siento un poco como el sapo en la caja. Tengo que mirarme por todos los costados, durante muchos años, tanto si me gusta lo que veo como si no”.

  43. Perroantonio lunes, 19/02/2018 — 10:37
    * En uno de sus relatos escribía Borges que sólo había dos historias, la del hombre que muere en la cruz y la del que intenta regresar a su isla.

    Cuatro son las historias que siguen narrándose, transformadas. Una, la más antigua, es la de una fuerte ciudad que cercan y defienden hombres valientes. Otra, vinculada a la primera, es la de un regreso a casa. La tercera es la de una busca, Jasón, Simbad, Ahab. La cuarta es la del sacrificio de un dios, Attis, Odín, Cristo.

    __________

    Ánimo, Ximeno

  44. En su best seller sobre la creación de guiones, el mediocre guionista pero excelente divulgador de técnicas narrativas cinematográficas, Blake Snyder, agrupa las películas en diez categorías:

    MONSTRUOS EN LA CASA: de los cuales Tiburón, Tremors, Alien, El exorcista, Atracción fatal y La habitación del pánico son buenos ejemplos.

    EL VELLOCINO DE ORO: esta categoría de películas puede ser ejemplificada de la mejor manera con films como Star Wars, El mago de Oz, Mejor solo que mal acompañado, Volver al futuro y casi todas las “heist movies”.

    FUERA DE LA BOTELLA: incluye films como Mentiroso, mentiroso, Todopoderoso, Love potion #9, Freaky Friday y Flubber.

    UN TIPO EN PROBLEMAS: este es el género que con un amplio rango de estilo, tono y sustancia emocional va desde Sin rastro y Duro de matar hasta Titanic y La lista de Schindler.

    RITOS DE PASAJE: toda historia de transformación de vida; desde 10, la mujer perfecta hasta Gente como uno o Días de vino y rosas.

    COMPAÑERISMO (Buddy love): este género es más que la dinámica de buddy movie como se ve en las películas de compañeros policías, es Tonto y retonto y Rain man, pero también es toda historia de amor que se haya hecho.

    PORQUÉ LO HICIERON (Whydunit): a quién le importa quién, lo que importa es por qué. Incluye Chinatown, Síndrome de China, JFK y El informante.

    EL TONTO TRIUNFADOR: uno de los tipos de relatos más antiguo. Esta categoría incluye Desde el jardín, Forrest Gump, Dave, The jerk, Amadeus y el trabajo de los cómicos del cine mudo como Chaplin, Keaton y Lloyd.

    GRUPALES: como suena esto es sobre grupos; Animal House, Atrapado sin salida, y sagas de “familia” como ser Belleza americana y El padrino.

    SUPERHEROE: esto no es solo acerca de los cuentos obvios que se te ocurrirían como Superman y Batman sino que también incluye Drácula, Frankenstein y hasta Gladiador y Una mente brillante.

    ¿Te sientes totalmente confundido? ¿Dudas de mi cordura cuando digo que La lista de Schindler y Duro de matar están en la misma categoría? ¿Me estás mirando medio raro cuando digo que las buddy movies solo son historias de amor disfrazadas?

    ¡Bien! Entonces profundicemos en el maravilloso mundo de los géneros.

  45. A ver, Josénez y Brema, qué he dicho yo de recomendar libros apetecibles. Venid aquí que no os va a pasar nada. Encima me acaba de llegar una biografía de Elvis que da gusto verla, por lo que lucirá muy pinturera en mis estantes; lo de tener tiempo para leerla ya tal.

    Estoy salivando con el catálogo de La Felguera.

  46. Es una vergüenza que debería avergonzarnos que ayer hubieran más 50 proetarras recibiendo a los eterras excarcelados y apenas media docena de demócratas denunciando tal indignidad.

    Según dice la noticia, los demócratas eran dirigentes del PP. ¿Realmente es así¿ ¿No había ningún solcialista, (peneuves ya imagino que no) cuando Pagaza era del PSE?

  47. Perroantonio lunes, 19/02/2018 — 10:37
    * En uno de sus relatos escribía Borges que sólo había dos historias, la del hombre que muere en la cruz y la del que intenta regresar a su isla.

    «Deja el lugar donde moras y busca otras costas, oh, joven. / Se te revelará el más grande orden de las cosas». Petronio.

  48. Ovrebro: El arbitraje no estuvo a la altura. Pero todos cometemos errores. También los entrenadores y los jugadores pueden tener malas actuaciones

    Claro, cachondo. Pero cuando el jugador no está a la altura, quien lo paga es él mismo y su equipo; pero cuando el árbitro no está a la altura, no es él quien sufre las consecuencias, las sufre el equipo que juega contra el Barça.

    También en baloncesto, por lo visto.

  49. Los árbitros tiran al blanco (*) con pólvora del Rey.

    (*) Aparte de Satur, habéis pillado el juego de palabras, ¿no?

  50. Funes lunes, 19/02/2018 — 15:02
    Claro, cachondo […] cuando el árbitro no está a la altura, no es él quien sufre las consecuencias […]

    «Tuvieron que sacarlo de Londres a escondidas. Se encontró con su casa sitiada. Y llegaron las amenazas de muerte. Contra él, pero también contra su familia. Durante años».

    No tengo nada más que añadir, su Señorita.

  51. Lo de los ciclistas está contaminado por la ideología, y por tanto es prácticamente imposible escuchar opiniones racionales. La teoría aceptada nos dice que el ciclista es moralmente superior al resto de los usuarios de la carretera, porque su vehículo es el más lento, el más débil, reduce la congestión del tráfico al ocupar menos espacio en la carretera, mejora la salud de su conductor, y además no contamina, por lo que mejora la salud del resto de los ciudadanos.

    O sea, que un ciclista es doblemente beneficioso: para él, y para el resto.

    Pero despojemos al debate sobre los ciclistas de toda la ideología y hagamos esta pregunta:

    ¿A quién se le ocurriría meter un vehículo fragilísimo, que no puede circular a la velocidad del resto de los vehículos en una carretera que no ha sido diseñada para dicho vehículo. conducido por alguien exento de conocer el código de circulación, sin estar asegurado en caso de daños a terceros, que no paga impuesto de circulación y que además, en caso de provocar un accidente, no hay manera de identificar?

    Respuesta: a nadie.

  52. Funes lunes, 19/02/2018
    Es una vergüenza que debería avergonzarnos

    Juro que mis neuronas ya estaban anticipando “el arbitraje del partido de ayer ytalytal..”
    Las he castigado, claro.

  53. Bellpuí, insisto en que se me conceda el monopolio de los comentarios deportivos y se borren automáticamente o vayan a la carpeta del pan los comentarios deportivos que no lleven el sello de calidad SATUR.

  54. Medidas primeras de la Adapts’ Dicta-Cüqui:

    *Los ciclistas como las caballerías, por su lentitud y fragilidad, tendrán prohibida la circulación en toda la red viaria excepto en los caminos pecuarios, caminitos y caminetes.
    Si hay revolusión ciutadana, al menos estarán obligados a circular al igual que los peatones por la izquierda de la calzada y poder así ver de frente a los vehículos que se les aproximen.

    *Los propietarios de perros que vivan con ellos en la ciudad cien azotes y sacrificio del estorboso cagador.

    *Suspensión de empleo y sueldo a todos los arcaldes, concejales, concejalillos y subespecies locales que reglamenten decreten o sugieran sobre un cuestión ya reflejada en cualesquiera otras normas de ámbito superior (estatal o autonómico) o que una vez transcurridos tres meses del juramento de su cargo no hayan derogado dichas normas.

    *Ya puestos, supresión directa de las autonomías. Saldrá mas barato subvencionar a los cesantes, que mantenerlos con sus quinquenios y su innata tendencia paridora de reglamentaciones, leyes y observatorios.

  55. Digámoslo con derechura, a lo jácaro, guapamente mas sin asomo alguno de ánimo baladrón: no, no hemos leído nada de Elena Costas; no, no creemos que vayamos a leer nada de Elena Costas. ¿Vislumbramos en ella una calidad literaria deficiente? No, jamás echaríamos nuestro honor en la villana sartén del prejuicio para quemarlo en el fuego eterno. Entonces, ¿qué nos llama a ese intransigente repudio? La pose. Nuestro ardor nos llevaría a leer a tan bella muchacha con la esperanza de que, un día, acaso pudiéramos conocerla en un ambigú organizado para reforzar y hacer refulgir la cultura española, y que atenta a nuestros elogios sobre su magna obra periodística, miráranos con ojos de cordero degollado y sucumbiera a nuestros encantos físicos e intelectuales. Qué gran boda prepararíamos para auparla en su pedestal de diosa. Mas, contritos y apesadumbrados, reconocer hemos que difumínanse nuestros sueños de maridar, y todo por una pose. La pose de la «escritora». La pose de la «literatura de chicas». La pose de «soy una escritora sensible e interesante que sufre por el dolor del mundo, dolor que quiero restañar con la potencia de mi literatura». MIRA A LA CÁMARA, COJONEEEES.

  56. Bonnie lunes, 19/02/2018 — 13:57
    Me gustan las barbas y los tipos con barba, pero las que son cortas, no esas largas, como la de la foto.
    Me encanta pasar los dedos y acariciarlas lentamente e incluso clavar las uñas y pasarlas a contrapelo…¡Qué gustico!

    ¡Ostras, Parker, para ya!

  57. Juanfran Satur

    lunes, 19/02/2018 — 15:08

    Funes lunes, 19/02/2018 — 15:02
    Claro, cachondo […] cuando el árbitro no está a la altura, no es él quien sufre las consecuencias […]

    «Tuvieron que sacarlo de Londres a escondidas. Se encontró con su casa sitiada. Y llegaron las amenazas de muerte. Contra él, pero también contra su familia. Durante años».

    No tengo nada más que añadir, su Señorita.

    Evidentemente, me refiero a las consecuencias “deportivas”.
    Es por desgaracia muy frecuente que un árbitro (y muchas veces también jugadores y entrenadores) sea insultado, amenzado, perseguido, agredido, incluso aunque haya acertado en todas sus decisiones. Eso no es de lo que se habla.

    Se habla de esto: “todos cometemos errores. También los entrenadores y los jugadores pueden tener malas actuaciones”.

    Cuando falla un jugador, insisto, paga él el error. Así, Andrés Escobar, se metió un gol en propia meta que significó, para él y para su equipo, la selección de Colombia, la eliminación del Mundial.

    Ahora bien, hay muchos energúmenos y parece que en el fúrbol especialmente: Escobar fue asesinado 10 días después de aquel lance, al regresar a su patria.

    En un fútbol sin energúmenos pasaría igual: cuando falla un jugador, el que sufre las consecuencias es el jugador y su equipo. Cuando falla el árbitro, el que sufre las consecuencias es igualmente el jugador y su equipo.

    (Es muy interesante las posiciones que toman algunos dependiendo del color del equipo favorecido por el arbitraje)

  58. Funes lunes, 19/02/2018 — 16:27
    Evidentemente, me refiero a las consecuencias “deportivas”.

    De la misma entrevista:

    «Entonces, nadie reparó en la estampa de Ballack, agachado, ante el disparo redentor de Iniesta. O en la decisión de Hiddink de sentar a Drogba, su mejor delantero, para dar entrada a un lateral, Belletti, cuando ya jugaba en superioridad y con 20 minutos por delante».

    Pero la culpa es ¡DE LOS ÁLBITROS! Estoy de acuerdo: «Es muy interesante las posiciones que toman algunos dependiendo del color del equipo favorecido por el arbitraje».

  59. Bueno, aunque el propio Ovebro reconoce que la cagó, ahí está Satur.

    (“Si hubiera existido el VAR, no creo que estuviéramos todavía hoy, nueve años después, hablando de aquel partido, porque algunas de mis decisiones se hubieran cambiado”)

  60. Ya he terminado por hoy, así que aquí vengo a dar la lata.

    – M Gaussage ( 10’54 ) . He ido a los 4 enlaces. Sobre el primero, mi preferido, ya he escrito. El segundo, con la sacerdotisa de los plátanos y la Nocilla, me ha dado una grima espantosa.( odio la Nocilla) ¡ si por lo menos hubiera sido el tarro, de mayonesa casera ! Pero a la audiencia parece que les gustaba… así que, me imagino que la medicación, contra el mal gusto, la tendrían que tomar ellos…
    Del pobre señor cantando en Nessum Dorma, y permitiendo que le grabasen, habría que saber las circunstancias. Lo mismo le había tocado como penalización en uno de esos jueguecitos crueles de salón que se inventan los jóvenes para vengarse de los viejos.
    Y del Guillermo Tell todo protegido por hojalatas y tirándose a sí mismo, pues ¡ qué va una a decir : mejor correr un “estúpido velo”…

    – Sobre lo de Borges de las dos únicas historias, que cuenta Perroantonio, lo de las cuatro, de las que habla Haciendo Click, y las Diez que enumera Gomez , como guiones de película, según Blake Snyder, decir que
    también , según Christopher Booker, sólo existen siete argumentos básicos para cualquier historia : Venciendo al Monstruo – De la miseria a la riqueza – La busca – Viaje y retorno – Comedia – Tragedia- Renacer.
    En el fondo todas esas listas son bastante similares. No he visto lo de “Llega un Extraño”, pero supongo que estará englobada en Viaje y Retorno, en la Vuelta a Itaca, y que las “buddy movies” estarán en “Comedia…”. O sea, que a todo el mundo le importan las mismas cosas.

    – Y en relación con las bicicletas:
    Por donde yo vivo hay muchísimos ciclistas. Y a los adolescentes les encanta salir con ellas. Y me moría de miedo cuando mis hijos iban en bici por la zona. Que los coches no respentan el límite de 40 en la urbanización y ha habido atropellos, y sin siquiera salir a la carretera.
    Y yo misma he visto como un coche que iba delante del mío, atropellaba y mataba a un ciclista que, sin siquiera mirar, ni avisar, ni pararse a esperar, se cruzó la carretera comarcal, de doble sentido, desde el arcén hacia el sentido contrario.
    El pobre conductor del coche, al que ni le dio tiempo a frenar, se quedó destrozado, aunque no tuviera culpa ninguna.

    Así que estoy de acuerdo con las medidas de Adaptaciones ( 15’18 )

  61. Josénez lunes, 19/02/2018 — 14:23
    Una vez conocí a un tipo que tenía la barba de carne y hueso.

    A eso se le llama Acromegalia, Josenez. Y también yo conocí algún caso real. Y Alburquerque, al que Savater le dedicó un artículo necrológico precioso; “Que viene el duque”, también lo sufría.

    Perroantonio ; gracias por poner la segunda versión del retrato del integrista, ya no tan pelirrojo… Sigo pensando que los pintores italianos de aquella época pintaban rizos de oro, o de cobre, y poquísimos morenos. Pensaba que sería discriminación en contra de judíos y de moros, pero es muy probable que fuese también una manifestación de odio hacia los españoles… Que entonces eran El Imperio

  62. Yo no tengo nada contra los que van en bicicleta por necesidad. Bastante desgracia tienen como para que encima llegue yo y haga chistes malos. Me parecen exhibicionistas de algo que no llego a comprender los que se enfundan en impudorosas mallas de colores y mueven el culito en las cuestas. A esos los retiraría de las carreteras. Los que de visten parecido, ejército de practicantes de zumba, step, pilates y demás artes semi-marciales de éste occidente en declive, se encierran en salas y salones, no usan ni la calzada ni la acera para sus ejercicios.
    No tengo nada contra el carril bici, es más, haría uno transeuropeo de Finisterre a El Pireo, sólo de ida.

  63. BOSTAS
    Tengo bicicletas, perros y hasta gatos, pero todo ello en el Zulo. En las grandes ciudades ya no se puede tener burro ni viajar en landó o en tílburi.

  64. Swegen

    lunes, 19/02/2018 — 15:09

    Las discusiones sobre los ciclistas están contaminadas, no sé si por ideologías o por qué, pero vaya si lo están. Con bastantes cosas estoy de acuerdo, pero con otras no:

    La teoría aceptada nos dice que el ciclista es moralmente superior al resto de los usuarios de la carretera, porque su vehículo es el más lento, el más débil, reduce la congestión del tráfico al ocupar menos espacio en la carretera, mejora la salud de su conductor, y además no contamina, por lo que mejora la salud del resto de los ciudadanos.

    O sea, que un ciclista es doblemente beneficioso: para él, y para el resto

    Partiendo de que no tengo claro en qué consiste esa teoría ni quién la acepta, lo anterior solo sería cierto si comparásemos a un ciclista con un coche ocupado únicamente por el conductor. No hay manera más económica, ecológica y sostenible de desplazarse que ir andando. Si las distancias son largas y anda uno angustiado con el calentamiento global y particular, también puede ir en autobús o en tren.

    Pero despojemos al debate sobre los ciclistas de toda la ideología y hagamos esta pregunta:

    ¿A quién se le ocurriría meter un vehículo fragilísimo, que no puede circular a la velocidad del resto de los vehículos en una carretera que no ha sido diseñada para dicho vehículo. conducido por alguien exento de conocer el código de circulación, sin estar asegurado en caso de daños a terceros, que no paga impuesto de circulación y que además, en caso de provocar un accidente, no hay manera de identificar?

    Respuesta: a nadie

    Esa pregunta puede que esté despojada de ideología, pero es un tanto capciosa:

    — Las motos también son frágiles en comparación con los coches, los autobuses o los camiones. Los motoristas, más todavía.
    — La circulación por algunos tramos urbanos está limitada a 30 km/h, especialmente cuando son tramos compartidos. En esos casos, una bicicleta no estorba tanto. En tramos limitados a 50 km/h no ocurre lo mismo, obviamente.
    — Gran parte de las carreteras no han sido diseñadas para los vehículos que circulan por ellas: tanto la instrucción de trazado como la de capacidad que se emplearon durante los años más desarrollistas transponían aspectos de la normativa americana al caso español. Como referencia para las visibilidades y las distancias de seguridad, por ejemplo, se tomó como referencia el Seat Ibiza, coche más vendido entonces en España. Este Seat Ibiza.
    — Los ciclistas están exentos de conocer el código de circulación, cierto, pero conviene que lo conozcan si no quieren ser multados. Los automovilistas no están exentos de conocer el código de circulación, también cierto, pero si nos ponemos a preguntar a conductores aleatoriamente, a ver qué se cuentan.

    Formuladas así, podríamos colar preguntas como: ¿a quién se le ocurriría permitir circular por zonas peatonales a vehículos durísimos que pueden circular a una velocidad muy elevada en superficies que no han sido diseñadas para ello y que estarán rodeados por gente exenta de conocer el código de circulación, entre los que puede haber menores o borrachos, o incluso menores y además borrachos, que no están asegurados en caso de sufrir o provocar un accidente? O ¿a quién se le ocurriría aparcar en la calle la lavadora, la secadora o cualquier otro electrodoméstico de uso propio invadiendo la vía pública y atentando de semejante forma contra las normas más elementales de convivencia, educación y hasta de buen gusto?

    Se quiera mucho, poco o nada, siempre va a haber gente circulando en bicicleta, así que al final lo razonable es encontrar un punto medio. Cada vez estoy más convencido de que una buena forma de alcanzar el punto medio es cuando se queja TODO EL PERSONAL.

  65. Tenemos las historias que ustedes quieran, pero para todas ellas sigue habiendo un final que siempre, absolutamente siempre, funciona:

    Un héroe solitario caminando hacia el poniente después de salvar el mundo. O a parte de él.

  66. marquesdecubaslibres

    lunes, 19/02/2018 — 17:29

    El problema es que en las grandes ciudades a veces no se puede respirar. Al menos eso es lo que entiendo que se intenta mitigar con las bicicletas.

  67. Ayer vi The party, y me gustó.
    No obstante, hay algo en ella que comparten muchos éxitos del cine actual: es inverosímil, cualidad que comparte con Tres anuncios en las afueras y otras muchas películas no-fantásticas.
    Muchos acontecimientos, respuestas o caracteres resultan incompatibles con el conocimiento cabal del país o la cultura en que están inscritos.
    A mí me parece un lastre que debería restar puntos, no digo que las descalifique por completo.
    A lo mejor responde a una obsesión de los actuales creadores por salirse de la lista cerrada de historias posibles que se ha mencionado aquí.

  68. A mí la ideología me importa un pimiento. Pienso que el problema con los ciclistas urbanos estriba en que la mayor parte de ellos se consideran y se comportan como peatones cuando en realidad son vehículos. Así, pues, la matriculación y el seguro obligatorio, como todo hijo de vecino que circula en un vehículo por la ciudad, no sería una mala idea. Y luego, cuando la policía municipal vea a cualquier ciclista por la acera sorteando viandantes como si fueran conos: denuncia. Ciclista daltónico que no distingue las luces de esos maravillosos aparatos llamados semáforos y se los salta con olímpica indiferencia: denuncia. Ciclista que no se molesta en mirar ni una sola señal de tráfico con las que se cruza: denuncia… A partir de aquí, todos los carriles bici, sostenibilidad y salvemos las ballenas y las focas (que quedan pocas) que quieran.

  69. Yo fui ciclista de fin de semana hasta que me diagnosticaron unos vértigos paroxísticos benignos, que no quiero ni imaginarme como sean los malos, diagnóstico que aproveché para dejarlo. Me he arrepentido alguna vez, el típico día primaveral, cuando el campo transporta los aromas del espliego y el céfiro cimbrea lo que pueda cimbrear el céfiro.
    Gastaba una Bianchi preciosa, color bianchi, precisamente, con cuadro toblerone y grupo Campagnolo. Un capricho que me di. Acabé regalándola por pena de verla colgada y ante la evidencia de que a mi vástago no le interesaba lo más mínimo; ahora anda preparando triatlones, porque así son los hijos, los hombres y la madre que los parió.
    Me queda la tristeza de no haber hecho la Quebrantahuesos, aunque subí el Tourmalet en un tiempo bastante decente, por el lado de La Mongie.

  70. Acabo de encargar un coche, me he decantado por un Lexus híbrido porque considero que la solución de la contaminación de las grandes ciudades son los vehículos eléctricos: buses, coches y motos. Ni bicicletas, ni patines ni motores de explosión.

  71. Qué ganas tengo de que llegue el buen tiempo para coger la bici e ir a sembrar el apocalipsis por vericuetos comarcales ante la mirada severa de las vacas.

  72. Otras cosas que hay que considerar:

    – En bici es mucho más complicado llevar a los niños al cole, a los abuelos al médico, llevar la maleta, etc y no digamos repartir mercancías. De momento, para todo eso se necesita en mayor o menor medida de vehículos a motor grandes. Es decir: la bici no es necesaria, habiendo coches; pero no se puede decir al revés.

    – En bici (digo, no sé) es más fácil resfriarse que en coche, ya que sufres directamente las inclemencias del tiempo, luego afecta negativamente a la salud de los ciudadanos que las usan.

    – El argumento de la contaminación … En lugar de facilitar el uso de la bici, facilitemos el acceso a automóviles eléctricos. Mientras tanto, crear más carriles bicis a costa de quitárselos al tráfico automovilístico puede suponer (digo, no sé) un aumento de los atascos, por tanto mayor contaminación.

    – Ir en bici vestido es muy poco reivindicativo. Ya que vas de guay, ve con todas las consecuencias: en bolas

    – Llegar sudado al trabajo me parece una descortesía (¿llegáis sudados los que vais en bici?)

    En cualquier caso no estoy a favor ni en contra, pero en las grandes ciudades, me tira más el coche, las distancias son enormes.

    El que quiera aire puro, vida sana, cielos despejados, ha escogido mal si vive en una gran ciudad.

  73. Gómez

    lunes, 19/02/2018 — 18:38

    Suscribo eso.

    Funes

    lunes, 19/02/2018 — 19:13

    Funes, sí a casi todo. Si alguien defiende la movilidad en bici independientemente del uso y del caso, malo. En teoría (en una teoría muy teórica) es más rápida que el coche para desplazamientos de hasta 5 km (7 km según las fuentes más optimistas).

    A lo que voy es a que, más allá del comentario de barra de bar, no le veo sentido a prohibir que circulen.

  74. La bici está muy bien para casi nada. Las que sirven para algo son las eléctricas pero no es necesario decir que son un engaño, lo sabemos todos, es ir en un ciclomotor camuflado. El sitio en el que luce la bici es cuesta abajo, como los esquís. Pero eso es de vagos.
    Mi abuela decía “Cuesta abajo todos los santos ayudan” y es cierto, aunque nunca supe en cuál de los dos sentidos usaba ella la frase:
    a) da igual a qué santo le reces que cualquiera te va ayudar a bajar.
    b) si rezas para bajar todos los santos, en manada, se apuntan para empujarte.
    Ahora que me falta me voy a quedar con la duda para siempre.

  75. Marta Rovira dice al juez que pidió interrumpir la votación el 1-O y Puigdemont se negó

    En el CIR, una de las primeras cosas que te decían los veteranos era: nunca te comas un marrón de otro.
    Se ve que el abogado de la Rovira ha hecho la mili

  76. Chino Cudeiro
    lunes, 19/02/2018 — 19:25
    A lo que voy es a que, más allá del comentario de barra de bar, no le veo sentido a prohibir que circulen

    .

    Ya, estoy de acuerdo pero me parece tremerario que circulen por la misma vía que vehículos de 2 toneladas a 30 Km/h.

  77. El tema del día me ha hecho recordar el dicho, que no sabría interpretar, “para una vuelta corta cualquier bicicleta es buena “.

  78. Mi abuela decía “Cuesta abajo todos los santos ayudan”

    Yo creo que quería decir lo contrario de “a perro flaco todo son pulgas”. O sea, que a ayudarte a subir no se presenta ni un santo. En cambio, muchos aparecen de golpe cuando ya vas embalado y sin esfuerzo; a lo que se viene contestando que a buenas horas, mangas verdes. Me decanto por b). Lo digo por si le puede ayudar a dormir esta noche.

  79. Creo que quienes no lo hayan hecho deberían ver The master. No es extraordinaria (este Paul T. Anderson me parece que está un poco sobrevalorado), pero las actuaciones de Philip S. Hoffman y, sobre todo, de Joaquín Phoenix, son so-ber-bias.

  80. Alvaroquinn lunes, 19/02/2018

    Joder, vaya historia. Muy bien que te descerrajen un tiro en plena cara y tengas que vender los derechos de la historia para poder pagarte las operaciones. O no era tan rica como dicen o no eligió bien a su abogado.

    Por cierto, ¿fuiste a la fiesta yeyé? Lo leí tarde, pero no estaba en Santander.

  81. Hombre, ya sé que es una obviedad, pero la bicicleta es cojonuda para hacer deporte y disfrutar de la naturaleza. Y para darse buenos hostiazos. El último me lo di hace unos 10 años, bajando como un valiente con una mountain-bike por una pista y tomando tierra, literalmente, cuando se me quedaron clavadas las ruedas en un barrizal hábilmente oculto bajo la pinaza. Se cerró así un ciclo (no he vuelto a montar) que había empezado a mis cinco años, cuando me hostié en otra pista estampándome contra un muro cubierto de zarzas. He disfrutado mucho con la bici, pero he hecho poca carretera. Sorprendentemente nunca me he roto ningún hueso. Ahora soy más de pasear.

  82. Y digo yo que si no es mejor que se haga lo que hacen los otros sudamericanos, que unos días van en bici y otros huelen bien.

  83. Pirata, no olvide la banda sonora de Jonny Greenwood.

    Fui, Chino, y estuvo divertido. Me gustó desvirtualizar a Felipe Cabrerizo, creador del programa yeyé Psycho Beat!, con quien llevo hablando desde hace años internetes mediante. Además conocí a una celebridad local, Luis Avín, una verdadera enciclopedia humana de música (y baloncesto).

    Perro, la bici es una gozada para salir temprano y perderse por pueblos y montes. Y para darse una hostia como un campano de vez en cuando.

  84. These are the days that must happen to you
    The stars are aligned for all God’s chosen few
    So all you haircut bands, doing headstands
    Thinking you’ll turn the world upside down
    Put your guitars up over your shoulders
    A new sort of experience is taking over
    ‘cos we’re simply the best band in the whole damn land
    And ‘Texas Is The Reason

    (Lift To Experience – These Are The Days)

  85. Alvaroquinn lunes, 19/02/2018 — 22:46

    Tuve mis problemas con la banda sonora mientras la veía, Quinn. Me explico: me pareció que la película estaba muy deslavazada, que había tres partes muy distintas que no estaban justificadas por lo que se quería contar, sino por ¿miedo/vista puesta en la comercialización/ansiedad de la influencia?

    Empieza de forma muy convencional (los traumas de la guerra, etc.), continúa de forma muy convencional (los traumas de la posguerra, etc.) y la película empieza, realmente, en la tercera fase, cómo gestiona el personaje de Phoenix todo lo anterior y cómo gestiona “el maestro” al deshecho humano que se encuentra; eso es lo interesante. Todo lo que pasa antes del barco sobra, o a mí me aburrió. Y la banda sonora sigue más o menos la misma pauta: tiene un comienzo prometedor que luego se frustra con el consabido jazz, música orquestal de los 40, etc.

    No recuerdo cuánto dura la película (más de dos horas seguro; si no se echa a los leones más de dos horas de película o más de 250 páginas de novela, empiezan a hablar de precios -qué caro es el cine, qué caros son los libros), pero si la hubiese hecho un amigo tengo claro lo que le diría: sobran 40 minutos, que el cine ha contado ya hasta la saciedad. Si Anderson hubiera seguido lo que probablemente es su instinto, la película hubiera durado hora y media como mucho, y podría haber sido una gran película.

  86. ¿Por qué estáis hablando de bicicletas? Los biciclistas son como los runners, están atontaos con eso del sudar. No (l)os entiendo, pero por opinar que no quede: yo tuve una BH que pesaba lo que un rinoceronte y de pequeña me gustaba Fuentes, por el nombre o por el color de la malla. Y esto es todo lo que tengo que decir sobre bicicletas. Pero no saquéis el tema de los triciclos, que la liamos parda.

  87. Vaya panda de membrillos, soplones, chivatos, chotas, delatores y vendepatrias que nos gobierna en Cataluña. Parecen sacados de un capítulo de Starsky y Hutch. Y el campeón que iba anotando todos los delitos en la moleskine, merece serie propia.

  88. Por si fueran pocas las contradicciones en las que caemos, ahora nos ha dado por tomarnos en serio la risa. Hoy el humorista firma autógrafos, concede entrevistas, opina sobre el cambio climático, la usucapión y la eutanasia. El chistoso se ha convertido entre nosotros en un creador de opinión. Nadie osa llevarle la contraria: una puya tira por tierra una tesis doctoral. No digo yo que el humorista tenga que ser enano y contrahecho, pero tampoco lo de ahora.

  89. MGAUSSAGE lunes, 19/02/2018 — 19:44

    “Cuesta abajo, hasta la mierda corre”
    Una versión más radical que decía mi padre.

  90. Uno de los amigos de aquí, muy de juguetes tecnológicos, compró el modelo premium de TESLA.
    Puertas que se abren como alas de gaviota con un mecanismo de plegado sofisticadísimo.
    Una pantalla que ocupa todo el salpicadero.
    Configuración de cualquier parámetro deseable.
    Iluminación interna de enterprise y asientos individuales en todas las plazas en cuero nappa.
    Aceleración de F-18.
    Muy espectacular, silencioso y sobre todo sin tubo de escape.
    Algo más de 100.000,-
    Vale para ir a la fábrica y a la isla de Re a pasar el finde.
    Para bajar a España, se debe parar en algún punto después de Burdeos durante al menos media hora (si el cargador es bueno) para recargar batería.
    Tiene unos 9 meses, pero ya ha estado casi dos semanas en el concesionario por alguna cosa de chispas.
    Tiene un coche de gasolina de mogollón de caballos para hacer cosas serias.
    A la tecnología totalmente eléctrica le veo muchas dificultades, y como dice Marqués, una tecnología hibridada es la solución por el momento.
    Como un submarino o un gran barco o los dumper de cantera o mina.
    Un motor de combustión para generar la electricidad necesaria para desplazamiento.
    El gran problema que encuentro es la tecnología de almacenamiento de electricidad,que necesita de productos muy poco reciclables y que a una escala de sustitución de 20 millones de vehículos al año causará graves problemas de obtención de las materias primas necesarias y sobre todo como compatibilizar tiempos de recarga de 30 minutos con esas cantidades de usuarios, sin mencionar el redimensionado de toda la red eléctrica para semejante consumo.
    A mí ya casi me tienen restaurado mi V70 de primera generación, nacida al final del siglo XX.
    Tan silenciosa, tan amplia, tan sobria…

  91. Funes lunes, 19/02/2018 — 16:47
    Bueno, aunque el propio Ovebro reconoce que la cagó, ahí está Satur.

    (“Si hubiera existido el VAR, no creo que estuviéramos todavía hoy, nueve años después, hablando de aquel partido, porque algunas de mis decisiones se hubieran cambiado”)

    Lo que no quiere decir que el resultado hubiera cambiado. Es que es tan elemental…

  92. Tesla y Nissan han apostado por el motor eléctrico. Toyota/Lexus por el híbrido. Imagino ciudades en las que al entrar habrá que apagar el motor de explosión.
    El marqués siempre en vanguardia.

  93. botillero martes, 20/02/2018 — 10:36

    Es una gran idea para quitarse de enmedio y desaparecer.
    Ante Dios y ante Hacienda y ante Google.

  94. La lucha anticapitalista y revolucionaria desde Ginebra.
    LA GRAN IDEA del anticapitalismo independentista.
    El apartamento lo pagan los oprimidos del mundo catalán.

  95. El futuro es eléctrico, claramente. Y mucho más en cuanto la tecnología innovadora del cargador reiki, ya disponible para teléfonos Android, se adapte para su uso en automóviles.

    * LA APLICACIÓN QUE NO QUIEREN QUE USES *

    Utiliza los sensores en tu teléfono para canalizar la energía vital que emana de tus manos naturalmente en energía para la batería de tu teléfono.

    Fácil de usar. Deja el teléfono en una superficie plana. Coloca tu mano a alrededor de 2 a 5 cm por encima de la superficie del teléfono. Concéntrate. Comienza a cargar la batería.

    Es muy sencillo. La aplicación activa los sensores “QI” secretos de tu teléfono, detecta automáticamente tus ondas vitales de bio-energia y sincroniza el campo magnético cuántico con la amplitud del espectro correspondiente. A continuación, aprovecha la energía que fluye de tus manos y la transforma en energía eléctrica para la batería.

    Todos los dispositivos modernos están equipados con sensores “QI” secretos capaces de canalizar entre -0,30mA y -0,69mA (en personas capacitadas).

    Agencias gubernamentales secretas y monjes budistas han estado utilizando esta tecnología desde tiempos antiguos.

    ¡Nunca más se quede sin batería en ninguno de sus dispositivos! Ahorre energía y proteja el medio ambiente con esta aplicación ecológica.

  96. IDEAS DEL XIX
    En el siglo XIX se vivió un a explosión de conocimiento que removió la concepción de la sociedad. Poco importa que todas esta teorías hayan demostrada ser tan falsas como disparatadas, porque en su momento se aceptaron y todavía hoy las siguen algunos crédulos. Estamos hablando del mesmerismo, la comuna anarquista, el psicoanálisis freudiano o la frenología.
    Escuché una larga entrevista con Anna Gabriel en la que se mostraba partidaria de las prácticas de la comuna anarquista, en particular insistía en que los hijos no estuvieran al cargo de sus padres sino de la comunidad. La CUP con el movimiento okupa ha instaurado algunas comunidades de este perfil.
    Así estamos, una parte de la población sigue siendo partidaria de estas ideas estrafalarias que ya se han probado como inútiles cuando no perjudiciales para la sociedad.

  97. MGAUSSAGE martes, 20/02/2018 — 12:32
    El futuro es eléctrico, claramente. Y mucho más en cuanto la tecnología innovadora del cargador reiki, ya disponible para teléfonos Android, se adapte para su uso en automóviles.

    Los comentarios son cojonudos.

    Fabián Rivadeneyra
    Sí que funciona, pero me ha decepcionado. Debido a que soy escéptico, la energía que le transmití al móvil fue negativa, así que pasó del 50% de carga al 40% en tan solo una hora!!… La aplicación debería tener la opción de cambiar la polaridad de la energía para que los escépticos podamos transmitir nuestra energía. Arreglen ese detalle por favor.

    Fco J. Rueda
    Me ha decepcionado que esta aplicación no viniera con sonido incorporado. Concentrarse con música te ayudaría a superar los límites de la batería e incluso motivarte para participar en una película de Jackie Chan con la energía sobrante.

  98. Josénez martes, 20/02/2018 — 12:58
    El Guernica, de Arrabal.

    De Arrabal tengo un libro extrañísimo titulado La Guerra Civil y que no tiene nada que ver con la guerra civil. Se trata de una compilación de poemas ilustrados con algunos cuadros donde aparece retratado el mismo Arrabal, y con decenas de fotografías del tío completamente en pelotas y siempre trempado. Muy trempado. Dura con brillo.

  99. MGAUSSAGE martes, 20/02/2018 — 12:35

    Mi coche ya funciona con energía reiki en las cuestas abajo. Sólo tuve que ponerle un San Cristóbal en el salpicadero.

    Seguro que con un portarretratos “no corras papá” no es suficiente?

  100. MGAUSSAGE

    martes, 20/02/2018 — 12:32

    El futuro es eléctrico, claramente. Y mucho más en cuanto la tecnología innovadora del cargador reiki, ya disponible para teléfonos Android, se adapte para su uso en automóviles.

    Jajajajaja. ¡Genial! Una forma de mejorarla sería enlazándola con el censo electoral para que los que la tengan instalada pierdan irremediablemente el sufragio activo y pasivo.

  101. No existe un género en la pintura que sea femenino, incluso tampoco se puede hablar de que las mujeres pintaran diferente a los hombres.
    Un gran ejemplo es la impresionista Norteamericana Mary Cassatt que pasó su vida retratando su mundo cotidiano en Francia.
    Palco en la ópera, es uno de sus cuadros preferidos.

  102. Mary Cassat pinta muchas mujeres y niños y eso es femenino; los hombres masculinos no pintan mujeres ni niños, solo camiones. Tengo una lámina de un dibujo de Mary Cassat y estaba colgada en el pasillo de esta casa al lado de otra lámina del puente de Burceña de Arteta, Arteta hoy citado, que me es muy favorita. Se ha roto el marco él solito y sin que nadie le diga ni tus ni mus, ESTOY HASTA LOS HUEVOS DE QUE LAS COSAS SE ROMPAN HIJAS DE PUTA

  103. Los que más mujeres pintamos somos los hombres Procu.
    Las cosas tienen vida, duración e incluso la puñetera Obsolescencia programable. Y los pinceles preferidos se gastan…
    Te pongo las Goldberg a la guitarra, que se te quita el fluss ese que tienes hoy hija…

  104. Yo también tenía una bici en África al pie de las colinas del ÑONG. Pero lo que más tenía es el paseo que bordea los kilómetros de la playa, un paseo con su barandilla, y entonces le hicieron un carril bici. El carril lo pusieron en el lado de la barandilla. Tú ¿por dónde te caminas el paseo? Por dónde va a ser, POR EL LADO DE LA BARANDILLA. Si no habéis comprendido el drama es que no merece la pena que os lo explique. Cuando llega la estación del veraneante, que es cuando hay bicis, estas se salen del carril, bien sea porque no caben o bien porque no disfrutan.

  105. jrG

    martes, 20/02/2018 — 17:05

    Te pongo las Goldberg a la guitarra, que se te quita el fluss ese que tienes hoy hija…

    LAS ODIO

  106. Respecto de los idiomas sobran todos menos el castellano y el latín. El castellano porque es el que más tacos tiene, lo cual que es muy conveniente para no tener la tasa de suicidios de los idiomas menos blasfemos. La blasfemia, el insulto y demás exabruptos ayudan a sobrellevar esta nuestra estancia temporal en este valle de lágrimas. Y el latín porque es el adecuado para hablar de la muerte, y es que por mucho que nos desahoguemos, al final, moriremos.

  107. Procuro fijarme martes, 20/02/2018 — 17:33

    Yo, tú, él, nosotros tendremos una Academia de judeoespañol.

    Ladino
    Tengo el calor de una copa de vino
    Mitad español mitad judío
    Como una estrella sigo mi destino.

  108. Me parece que era Manuel Alvar el que contaba que, durante las encuestas para el Atlas de Canarias (ALEICan), preguntando: «¿En que habla?», en La Palma le respondieron: «Aquí hablamos en español, porque el castellano no lo sabemos bien».

  109. Perroantonio

    martes, 20/02/2018 — 13:50

    No me queda claro dónde quiere llegar Arcadi Espada. Defiende la inutilidad de que existan muchas lenguas distintas, algo que he leído más veces y sobre lo que no tengo una opinión formada. No sé hasta qué punto las lenguas son instrumentos que debemos conservar o, por el contrario, lo que debemos conservar es lo que se dice con ellas (simplificando, es como si nos esforzáramos por conservar los pinceles que empleó Durero para pintar cuadros en lugar de los cuadros en sí). Si lo ideal sería que existiese una única lengua, surgen multitud de preguntas, pero, imposibles aparte, las principales serían cuál y por qué.

    P. D.: Recomiendo leer el comentario abriendo un interrogante en la segunda frase y cerrándolo en la última.

  110. La ciencia se escribía en latín, así como mucha matemática, lo cual hacía que fuera tan inescrutable como las misas mayores.
    Gran idioma el latín.
    Los muchachos de ahora ya se creen que es lo que se habla en sudamérica, y si son vascos ya no necesitan ningún otro idioma que el suyo. Bueno los Catalanes también … total, quién quiere entenderse? con lo bien que se está aislado esperando que te digan por internet o la tele lo que tienes que pensar y así es casi en secreto.
    Procuro, te ponga estas de Paganini a la guitarra, y si no te gustan, te cojes la bici y atropella viejas por el paseo.
    MUJERES y mujeras … boufffff¡

  111. Chino Cudeiro martes, 20/02/2018 — 17:54

    De Durer, pocos pinceles quedarán, quizás sus puntas de plata, que se pasaba el día haciendo grabados.
    Pero me ha gustado mucho la comparación que haces y esas dos preguntas.
    Fascinante el personaje de Durero.
    Pero el que se lleva la palma como figura total es PP Rubens.
    Cualquier día cuento algunas cosillas de estos dos.

  112. Me encantaría escribir alguna vez el guión de una peli porno. Tengo ya hasta un título: Los cómicos de la lengua.

  113. Alvaroquinn martes, 20/02/2018 — 19:00

    Todo cerrado. Juan Tallón.

    “En provincias conocemos bien los domingos de mierda (…) Definitivamente, cada poco desaparece una parte del mundo tal como lo conocimos una vez …”

    O sea, Juan Tallón se hace como el que habla de aquellos buenos viejos tiempos y se refiere a días en los que ¡¡¡ya había videoclubs!!!.
    ¡¡Pero si eso es modernísimo!!

    Los auténticos domingos de mierda fueron mucho antes. Aquí el que llega el útlimo se crée que el mundo nació con él.

    Además, Juan Tallón no tiene gracia; Aquiles Talón, ese sí que tenía gracia.

  114. – ¡Escuchadles!
    – ¿Cómo estás?
    – Bien
    – En serio, quiero saber cómo estás.
    – Si te tengo que contar mi vida te diré que me estoy dejando crecer la barba. Me estoy dejando crecer la barba, muñeca. Es lo único que pienso hacer.
    – Ahora se hace de noche a las 5.15. ¿no? ¿tú qué crees?
    – Voy a parecer un malvado con mi barba, es como si te crece un árbol en la cara, preciosa.
    – Vas a asustar a la gente, la gente huyendo de aquí y de allí.
    – Me da igual, solo quiero que me crezca la barba, bombón.
    – Tengo 2 entradas para la ópera esta noche. Vente conmigo.
    – Bien, eso sería realmente agradable. Gracias por invitar pero tengo que rechazar la oferta. Estoy muy ocupado mientras mi barba está creciendo, guapa.

  115. Leí hace muchos años que el inventor del primer videoclub, George Atkinson, basó su éxito en un principio a todas luces incuestionable: “Uno escucha a Beethoven o a los Beatles una y otra vez”, dijo. “Pero no está deseando ver a Burt Reynolds una y otra vez”.

  116. Se nos ha roto Gedeón Guardiola. Ha terminado la temporada para él y no podré verle en el feudo berlinés contra los Füchse.

    Salud, campeón.

  117. Sí señor, con un par en un momento en que no es fácil. Si se quiere reformar la Constitución, que se haga, pero con la actual éstos son los límites, y valen lo mismo para los independentistas catalanes que para el resto de los españoles.

  118. ¿Los que pensábamos que los jueces mantenían una independencia menos simbólica que la catalana, acertábamos, pues?

  119. Chino Cudeiro martes, 20/02/2018 — 17:54
    Perroantonio
    martes, 20/02/2018 — 13:50

    No me queda claro dónde quiere llegar Arcadi Espada. Defiende la inutilidad de que existan muchas lenguas distintas, algo que he leído más veces y sobre lo que no tengo una opinión formada. No sé hasta qué punto las lenguas son instrumentos que debemos conservar o, por el contrario, lo que debemos conservar es lo que se dice con ellas (simplificando, es como si nos esforzáramos por conservar los pinceles que empleó Durero para pintar cuadros en lugar de los cuadros en sí). Si lo ideal sería que existiese una única lengua, surgen multitud de preguntas, pero, imposibles aparte, las principales serían cuál y por qué.
    P. D.: Recomiendo leer el comentario abriendo un interrogante en la segunda frase y cerrándolo en la última.

    Chino Cudeiro, las lenguas, a diferencia de las pirámides de Egipto y los cacharros de tu abuela, no se pueden conservar en un lugar fresco y seco que está fuera de ti; alguien las tiene que llevar en un sitio que es caliente, húmedo y personal, que es su sí mismo. A no ser que te conformes con que las variedades en peligro de extinción queden depositadas en forma de los textos que hayan producido y su codificación en gramáticas y diccionarios, que, esto sí, es una riqueza voluntaria por lo que a su conocimiento se refiere, que cuesta poco dinero y que no tiene precio. De otro modo, las políticas lingüísticas ingenieras que pretenden revertir la suerte de las lenguas pequeñas lo hacen a costa de todos los que deberán aprenderlas y hablarlas.

    Dicen los sociolingüistas que no hay bilingüismo o multilingüismo (colectivo, no individual) sin diglosia (jerarquía de prestigio y desigualdad social en el empleo), y que la diglosia es una condición inestable o dinámica que acaba resolviéndose por la eliminación de una de esas lenguas, la de menos prestigio y uso. Cuando una lengua «muere» es así como sucede: las últimas generaciones de sus hablantes son bilingües que han preterido el uso de la moritura variedad B hasta su disipación en el éter de la cocina de las casas. Para examinar este fenómeno conviene sujetarse la imaginería metafórica y tratar de entender que a) no asistimos a un espectáculo de leones comiendo gacelas ni de ricos robando las migajas del fardel de los mendigos; que b) el desuso y pérdida de las lenguas no es sino la manifestación del poderoso principio centrípeto y nivelador que es esencialmente la comunicación.

    No sé si llegará a haber una única lengua, aunque se ha dicho que desde el punto de vista de un marciano ya hablamos la misma, aquí y en la isla de Honshu, región de Kanto. O sea, que la apariencia tan diversa de nuestros códigos no es sino un ramaje de variedad superficial que florece sobre idénticos mecanismos computacionales profundos. Por otro lado, las lenguas leonas o reinas de la selva de los combates de la diglosia lingüística (inglés, español, chino) no son solo las más habladas, sino las que tienen tras de sí una historia textual más larga y más rica. Son las mejores.

  120. «[…] el sistema catalán garantiza que todos los niños, al terminar la educación obligatoria, sepan las dos lenguas».

    ¿«Saben» las dos lenguas porque saben pedir el pan en Zaragoza? Pero solo han sido educados en una. La competencia lingüística no se desarrolla en las clases de lengua, sino en las de las distintas materias de cuyo conocimiento esa lengua es vehículo.
    A esos niños se les está robando.
    Este tema me pone enferma.

  121. Sería hasta absurdo enumerar todas las sentencias sobre la inmersión lingüística que se ha pasado la Generalidad por el forro –y bastante que han alardeado de ello— todos estos años. Sea como fuere, la dichosa inmersión, derivada de la ley de educación de 2009, es otra joya que debemos agradecer al gobierno de Pepe Montilla, el presidente cordobés de la Generalidad de quien tanto se burlaban los medios nacionalistas por su pobre nivel de catalán y que llevaba a sus hijos a un colegio trilingüe en el que sólo estudiaban una hora de la lengua vehicular a la semana. Como decía, y no sin razón, su esposa: “Prefiero que mis hijos aprendan alemán”.

  122. Una somera pero instructiva muestra de las triquiñuelas y arterías con que las autoridades catalanas han conseguido blindar la inmersión lingüística y forzar a los padres que desean una educación bilingüe para sus hijos a solicitar primero una atención individualizada o a acudir a la vía judicial, colocando en ambos casos a esos niños, como es lógico, en el “disparadero”.

    http://www.elmundo.es/cataluna/2018/02/16/5a85f985268e3eec048b465d.html

Los comentarios están cerrados.