Apostolado bibliográfico. El hacedor (o Los espejos y yo)

por Ricardo López Bella.

Ya hace más de medio siglo, que mediante la anunciación de mi venida al mundo hecha por parte de un médico a mi madre, le causé las primeras lágrimas, el primer llanto de los que inevitablemente, pronto o tarde, un hijo ha de provocar en su hacedora. Mi precocidad en esto, es pues, ejemplar. La razón: no fui hijo buscado por una pareja humilde y muy madura que ya contaba con un descendiente, pero tampoco fui ni rechazado mi malquerido: la prueba es mi propia existencia y el infinito amor filial que no he dejado de sentir nunca.

El siguiente quebradero de cabeza que surgió, fue la necesidad de cambiar de morada, pues la que habitaban mis tres futuros familiares era tan reducida, que su insuficiencia espacial fue una certeza pronta y harto evidente.

La casualidad, como en tantas ocasiones de apuro ocurre, dio la resolución del problema: en la misma escalera, que hace años dan por llamar inmueble, toda ella propiedad de una misma persona, que tenía pisos en régimen de alquiler, quedó una vacante, justamente el ubicado encima del ocupado por mi propia trinidad.

Como era costumbre inveterada en aquellos días y en éste y otros tipo de asuntos, tales como una contratación laboral, una conversación y un apretón de manos con el administrador de la finca fueron más que suficientes para el ascenso a un tercer piso, puerta cuarta. La firma de papeles ya vendría con el tiempo.

Constaba el lugar, en espacio exiguo, de dos dormitorios paredaños, cocina, galería con ducha y retrete todo poco más del tamaño de un par de cabinas de teléfono, salón, comedor y pasillo todo en uno y una habitación que hoy, algún lumbreras de los eufemismos, especialidad inmobiliaria, una de las más fecundas, bien pudiera bautizar como “espacio común multifuncional”. Los eufemismos siempre quedan mejor cuando se relacionan nombres con adjetivos o adverbios. Menos de cuatro metros cuadrados eran suficientes para ser usados como trastero, altillo, despensa, estudio en época de exámenes y vestidor y peinador, para lo cual había un espejo en la pared con un marco ya anticuado para la época.

Los monólogos interiores no se formulan, quizás, con la exactitud matemática del lenguaje escrito, pero con los años he conseguido esta translación.

No sé qué edad tendría, no mucho más allá de los diez o los once años, en una ocasión me miré en ese espejo e inesperadamente me sorprendió por primera vez una pregunta, quizá inusual para un individuo de tal edad: ¿qué o quién era yo? como intento de aclarar mi origen, mi ser, para nada planteado como ser material. ¿Qué era?, ¿hasta dónde me llevaría la vida? ¿Quise saber si podría hallar en mí las respuestas, quizás ocultas tras la intensa mirada que ejercía sobre mi propia imagen? ¿Intensa para forzar que aflorasen algunas respuestas? ¿Quise utilizar el espejo como ventana al futuro? Esta idea, experimentada por unos segundos, produjo en mí tal sensación de vértigo, incluso de horror por asomarme a un abismo infinito, que me impulsó a apartarme de mi reflejo a hurtar mi cuerpo al espejo y salir del cuarto con la perentoria y angustiosa necesidad de buscar un lugar más seguro.

Meses más tarde, la morbosa insania a la que se degradó tal episodio o que en ese momento fue sembrada en mi persona, no es disculpa, pero en buena parte, juventud y curiosidad obligan, me propuse repetir la experiencia.

El resultado, tal aumento en la sensación de vértigo y horror que me di por escarmentado. El raciocinio, el propio, cuidado, me conduce a fecha de hoy a explicarlo como un primer intento de ahondamiento en la conciencia, producido siempre por casualidad, espantoso por la sensación de horror vacui, quizás primer palpito de que la vida no es más que otra casualidad jodidamente finita. Vacía de futuro.

Mucho más tarde, meses también, pensé que yo era un tipo único, raro, la acepción de la palabra latina rarus y que por esta misma razón, lo de la acepción del latín lo aprendí años después, solo, nadie seria como yo lo era interiormente y, sobre todo, a nadie le podría contar nunca mis sentimientos pues nunca obtendría una total comprensión. Pasamos de horrible a desolador. Lo horrible es pasajero.

Todo lo anterior viene al hilo de la reciente lectura de El hacedor, libro de Jorge Luis Borges, uno de esos que se van formando por la acumulación de textos, relatos breves, pensamientos y poemas, muchos poemas en su caso, y que supone uno, acaban agrupados unos y otros por el criterio del autor y, tal vez, por petición de algún editor (“Borges, dame algo para la imprenta…”).

Dice el argentino en el epílogo de El hacedor que es el más personal de sus libros, y yo añado que es el hermano menos conocido de El aleph o Ficciones.

Algo de lo vertido a papel, adivino que lo fue al dictado y es sugerido por las fechas y por algunas alusiones a la homérica ceguera que no obscureció, sin embargo, su iluminado y variado imaginario.

Mis recuerdos arriba descritos dormían en algún rincón obscuro de lo que para Borges es la cuarta dimensión: la memoria, y vino a despertarlos el estruendoso primer verso del poema Los espejos: «Yo, que sentí el horror de los espejos…»

Borges, corredor de fondo hacia la meta del Premio Nobel de lo suyo, que se descalificó no por fallarle las piernas, sino por fallarle la mano y el criterio al firmar algo más que sus libros, aceptar alguna condecoración y afirmar que los militares golpistas del 76 eran hombres de honor, bienintencionados, cuando en realidad eran nazis australes salidos de los cuarteles en busca de una nueva residencia, sin ningún inconveniente en que fuera de segunda mano, que les permitiera ejecutar más cómodamente su plan de exterminio de los zurditos del país. Gustoso el hallazgo de la Casa Rosada, procedieron a su ocupación y prontamente a sus labores. ¿Qué tuvieron aquellos  zurditos que hicieron perder la visión democrática al compuesto de Jorge Luis? Quizás la derrota de sus veneraciones por las sagas nórdicas, por los hacedores de la nación argentina y los cuchilleros sentimentales, primero frente al peronismo y después frente a los espadones junteros y sus desapariciones, le hicieron rectificar, que también es cosa de sabios, y situarse en el siglo XX, mediante declaraciones, aclaraciones, adscripciones, otra vez vuelta a las firmas, y poemas. Inservible neoborgismo, los nórdicos de su tiempo no compraron.

Las respuestas a las preguntas que me surgieron en ambas ocasiones, ante aquel espejo, supongo han sido contestadas con el paso de los años. Lo de mi origen es el azar, mi destino es el polvo y la nada, volviendo a Borges en sus versos de El reloj de arena. Hace tiempo que comprendí que no es necesario obtener más respuestas. Un sabio o un tipo con sentido común, dicen que dejó para la posteridad, y lo hizo, las tres medidas o dimensiones en las que nos podemos agrupar, allá nosotros, los humanos: la primera curiosamente egoísta o egotista y fallida, cómo creemos que somos. La segunda o la vanidosa, algo más de lo mismo, cómo creemos que nos ven los demás, pero también fallida por depender de la propia opinión. La tercera, indefinida, la dimensión desconocida, ¿cómo realmente somos? Ni yo ni el otro lo establecerán por imposibilidad.

Los resultados, tras el ejercicio de buscar en las tres antedichas dimensiones, no son muy halagadores, aunque lo encaré, en su momento y lo mantengo mientras escribo estas líneas.

Creo que soy más atormentado que feliz por causa de mis actos, fruto de mis debilidades, y los daños que produjeron. Hombre soy. Miro con descaro el futuro ansioso por alcanzar la jubilación, liberarme del trabajo, donde tal hay disminuye la cultura, y con más calma intentar conocerme un poco más aunque mi naturaleza despertó el miedo a la muerte que es lo que aguarda al fin y al cabo. Las otras dos dimensiones las dejo a la nada, a mis amigos, a mis improbables lectores y a mis más improbables biógrafos. Gracias a todos. Salud y lectura.

187 comentarios en “Apostolado bibliográfico. El hacedor (o Los espejos y yo)

  1. A los independentistas se les reconoce no tanto por el lazo como por la cara porque todos ellos llevan puesto de serie el puchero que los demás seres humanos utilizamos cuando nos atropellan al gato.

  2. lo que para Borges es la cuarta dimensión: la memoria,

    La memoria no es una cuarta dimensión.
    La memoria es el espacio-tiempo. El espacio que ocupamos en un momento cierto.
    Para los nacionalistas y demás inventores, es un espacio que les hubiera gustado ocupar en un incierto momento, y que se esfuerzan en trasladar a un presente o quizás un futuro, sabiendo o ignorando que no será posible encajarlo pues no existe.
    En este mundo nuestro, en el que lo presente ya queda nublado por los deseos de los infelices que hacen suelo de la frustración y motivo de existencia la imposición, el sexo y no la masturbación o la violación, será la única solución.
    Señor Pérez Bella, he pasado un buen momento con la lectura de su escrito.
    Buenos días a la parroquia.

  3. NOTA:
    Ayer recibí por fin la WERNER´S Nomenclature of Colours. de P.Syme
    Es una edición moderna de la de 1821.
    Como lectura y consulta cumple su función, pero en mi opinión la impresión decepciona mucho en la edición de los colores. La portada es atractiva, la grafía y maquetación es casi la original y el papel no es malo.
    Creo que se hubiera podído cuidar más, aunque también es cierto que es un libro para tener en el estudio y consultar.
    La nomenclatura es magnífica, por otra parte.
    A los pajareros, artistas y naturalistas del fanzine les gustaría.
    Un lujito accesible en Amazon.

  4. Considero el trabajo liberador y terapéutico, fuente de inspiración literaria. No coincido pues con don Ricardo que ansía la jubilación pues considera que el laburo lesiona la cultura. Me imagino que será de izquierdas, claro.

  5. A Borges siempre lo he considerado una de esas lecturas de adolescencia que se disfrutan enormemente en su momento pero pronto se dejan atrás. (Me ocurre algo parecido, por ejemplo, con toda la generación beat) Supongo que hay que agradecerle el que, a diferencia de lo que hizo el otro gran cuentista argentino, Cortázar, nos librara de probar suerte con la novela, aunque sí dejara, por contra, bastantes muestras de su mala poesía. Como cuento casi perfecto, recuerdo El sur, que él mismo señaló en alguna parte como el mejor de su producción. Me viene a la memoria cuando mi editora, que también era argentina, me comentó que una vez estuvo en su casa –quizá para entrevistarlo– y se sorprendió porque apenas había unos pocos libros en ella.

  6. Si yo fuera director de un diario no permitiría que un columnista principiase una pieza promocionando un restaurante, a no ser que esa publicidad fuese pagada por los alabados cocineros y/o dueños del fogón. Cuánto daño ha hecho, está haciendo el gordo Postres.

    En cuanto al lazo amarillo, decir que ya no sólo es el lazo sino que son bufandas, jerseys, pañuelos y hasta paraguas. Ya puestos, deberían lucirlo en la hombrera, a modo de galón: cuanto más grande, más y mejor militancia en la causa.

    El amigo Ricardo, como es tradición, en su línea de excelencia.

  7. Buenos días a todos.

    ¡ Pobrecita Venus ! Si llega a ver esa cara en el espejo, se habría caído de la cama del susto .

    Tengo las Obras Completas de Borges, pero hace siglos que no las releo, que le cogí manía por culpa de María Kodama, que le hacía una propaganda casi tan de grima como la de Yoko Ono respecto de Lennon. Tendré que volver a leer El Hacedor. Capaz de hacerme olvidar mis manías.

    Y yo siempre rehuí los espejos. Y, en casa, aparte de los pequeños , para afeitarse , cortarse el pelo, y así, del cuarto de baño, sólo hay uno grande, antiguo, heredado de mi abuela, en el “jolín” ( un a modo de anteportal, minúsculo, que hicimos para resguardar un poco, el resto de la casa , del frío, del viento, y del barro ), y me toca limpiarlo, pero nunca se me ha ocurrido mirarme en él.

    Porque los espejos mienten. Que nos vemos en ellos sin perspectiva, y desde el lado que nos favorece. Para verse como es uno, nada como las fotos de carnet.
    Esas sí que nos dan un baño de realidad.

  8. El problema de Ricky con los espejos no tiene que ver con los abismos del alma… ejem…

    Como tantas lecturas buenas, la de Borges la inicié en el bachillerato con El Aleph, explicado y analizado por una profesora extraordinaria, una de esos genios que había —antes, al menos— en los institutos públicos de nuestra amada España.

  9. Es cosa segura que si el pueblo no trabajara se dedicaría a la lectura y al esparcimiento intelectual. Ejem…

    Los soviéticos consiguieron que los obreros compaginaran su trabajo de esclavos con el acceso a la cultura, y resulta prodigioso cómo terminaron con el analfabetismo. El problema, claro, es que solo leían a Lenín y a su caterva, por lo que uno piensa que a lo mejor para ese viaje no hacían falta tantas alforjas.

  10. Bremaneur viernes, 13/04/2018 — 08:07
    A los independentistas se les reconoce no tanto por el lazo como por la cara porque todos ellos llevan puesto de serie el puchero que los demás seres humanos utilizamos cuando nos atropellan al gato.

    Me ha gustado aún más la hipótesis final, que lo clava: «La vergüenza ajena frente a las lágrimas del prójimo como señal de alarma frente a la violencia oculta del fanático ideológico». Me pasa igual. Siempre que veo llorar (o reir agilipolladamente) a un cursi veo asomar junto a sus extremidades la pata de una gran cucaracha.

  11. Gómez viernes, 13/04/2018 — 09:12

    Extraña mucho extrañarse de que un tipo ciego no tenga libros en casa. En todo caso, se me ocurren muchas explicaciones, la primera y más obvia, que la editora no los vio.

  12. Yo creo recordar que alguna vez, de joven, me pregunté ante el espejo quien era yo. Pero la respuesta no estaba en el espejo.
    Recuerdo mejor un día, tenía yo ya 39 años, leí en un papel que yo era el Papa de Roma.
    Como yo no era cardenal no estaba en el cónclave en el que así se decidió, me enteré por un mensaje.
    Podría decir que Dios ya me había avisado, pero sería mentira.
    No he leído a Borges, para mí Dante es el mejor.

  13. ¡Ay, Perro! Como sabes, Borges se quedó ciego –paulatinamente– ya con una edad, lo cual no impediría que conservara su biblioteca. (Es posible, asimismo, que a pesar de la ceguera tampoco se hubiera deshecho de los espejos de la casa) En cuanto a que mi editora no los viera, es muy posible; pero me remito a las palabras que mi memoria –y en ocasiones soy como el hermano listo de Funes el Memorioso– me recuerda de aquella lejana conversación:

    “No los había”.

  14. Parece ser que los libros de Borges eran los de Bioy Casares y Silvina Ocampo (17 000 ejemplares). Según el albacea de Bioy, «la singularidad absoluta de esta biblioteca -la de Bioy- es que se trata de la biblioteca de dos enormes escritores argentinos pero también la de un tercero, que es Borges, ya que guardaba muy pocos libros en su casa». Sacado de este artículo de Diego Erlan:

    Tesoro de libros: la biblioteca de Bioy Casares será pública.

  15. Perroantonio 

    viernes, 13/04/2018

    Gómez viernes, 13/04/2018 — 09:12

    Extraña mucho extrañarse de que un tipo ciego no tenga libros en casa

    Bueno, ese tipo ciego era un “tipo ciego escritor”, que además, como dije, perdió la visión bien entrados los cincuenta.

    En cualquier caso, me atrevo a afirmar que no es descabellado presumir que un escritor, vidente o invidente, que se distinguía precisamente por salpicar sus relatos con continuas referencias bibliográficas — ya fueran ciertas o fabuladas– es muy posible que tuviera una buena biblioteca a mano, aunque sólo la necesitara para contrastar esas citas o, en este caso, decirle a la señora Kodama dónde debía buscarlas. En este caso, como nos ha aclarado Josenez, esta biblioteca estaba en casa de su amigo Bioy Casares.

  16. Acabo de recibir el libro de H. L. Mencken. Lo compré el miércoles en la tienda online de Trama Editorial.
    Perro, retire sus disculpas.

  17. Como ya he dicho, se me ocurren varias explicaciones. Una, muy obvia, es que Borges trabajó de bibliotecario desde su juventud y acabó de director de la Biblioteca Nacional. Quizá ya tenía suficientes libros a mano.

  18. Haciendo click viernes, 13/04/2018 — 11:39
    Acabo de recibir el libro de H. L. Mencken. Lo compré el miércoles en la tienda online de Trama Editorial.
    Perro, retire sus disculpas.

    Retiro mis disculpas a todos los españoles.

  19. Una pregunta a los abogados del fanzine. Es decir, a los abogados que escriben en el fanzine, no a los que pagamos una pasta para que nos defiendan en caso de que Florentino la tome con nosotros por las burlas de Satur:

    ¿Existe algún tipo de diferencia desde el punto de vista penal entre quien ejecuta un asesinato y quien lo ordena?

  20. Este cura cumple hoy 63 años de servicio ininterrumpido a España sin haber desmayado nunca ante las dificultades. Para rendir justo homenaje me he desplazado a Sevilla donde ayer asistí a un festejo taurino en la Maestranza. Corrida pasada por agua que no impidió al colombiano Luis Bolívar cobrar un apéndice tras artística faena y estocada hasta la bola.
    Y así pasando el tiempo entre vino fino y niñas Osborne, voy preparando mi alma para el tránsito final que espero me coja con una mano asiendo la copa y la otra femenino talle.

  21. Me imagino la tristeza de la editora, yendo a buscar «sus» libros en la biblioteca del maestro y comprobando, horrorizada, que en las estanterías sólo había una calabaza de mate, unas boleadoras, una navaja de gaucho…

    — Maestro, ¿donde tenés los libros?
    — Me los fue robando uno a uno Bioy Casares. Una vez me dijo, «ché, viejo, vos ya no necesitás los libros; si querés una cita, preguntá no más».

  22. Artículo 27

    Son responsables criminalmente de los delitos los autores y los cómplices.

    Artículo 27 redactado por el número diecisiete del artículo único de la L.O. 1/2015, de 30 de marzo, por la que se modifica la L.O. 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal («B.O.E.» 31 marzo).Vigencia: 1 julio 2015
    Artículo 28

    Son autores quienes realizan el hecho por sí solos, conjuntamente o por medio de otro del que se sirven como instrumento.

    También serán considerados autores:

    a) Los que inducen directamente a otro u otros a ejecutarlo.

  23. Perroantonio viernes, 13/04/2018 — 11:58
    Me imagino la tristeza de la editora,

    Pues no sabría decirte; pero, ya que estamos con el tema, su marido, una persona entrañable con quien en una ocasión compartí unas absentas en el bar Marsella de la calle san Pablo, me comentó que el salón de la casa parisina de Cortázar estaba presidido por una figurita de Poe, al parecer recuerdo de la inyección económica que supuso para el autor argentino su ensayo sobre la vida y la obra del maestro del terror, imprescindible texto que, a la postre, constituiría el prólogo a los cuentos completos publicados en nuestro país por Alianza.

  24. Esta misma persona me dio uno de los mejores consejos –que, la verdad, jamás he puesto en práctica– por si alguna vez quiero joder a alguien.

    –Lo llamas a las tres de la mañana –me dijo– y le dices: “Lo sabemos todo”.

  25. Marqués la vida buena comienza a los 60, según alguno de mis amigos que van para los 70.
    Le dedico el rabo de buey que empecé a cocinar ayer, y que 8 horas después ha dado su beneficio, junto a magnífica copa de un Burdeos añoso que ha aportado Georges.
    Yo he empezado a los 55, porque siempre he ido a toda hostia, y por si acaso.

  26. Hay al menos dos textos de Borges titulados «El hacedor», el que encabeza el libro homónimo (ver enlace, arriba) y un poema. Los dos hablan de la ceguera. Una comentarista apunta que «’hacedor’ es el significado literal de la palabra poeta en griego, poietés, del verbo poiein, hacer».

    EL HACEDOR
    Somos el río que invocaste, Heráclito.
    Somos el tiempo. Su intangible curso
    acarrea leones y montañas,
    llorado amor, ceniza del deleite,
    insidiosa esperanza interminable,
    vastos nombres de imperios que son polvo,
    hexámetros del griego y del romano,
    lóbrego un mar bajo el poder del alba,
    el sueño, ese pregusto de la muerte,
    las armas y el guerrero, monumentos,
    las dos caras de Jano que se ignoran,
    los laberintos de marfil que urden
    las piezas de ajedrez en el tablero,
    la roja mano de Macbeth que puede
    ensangrentar los mares, la secreta
    labor de los relojes en la sombra,
    un incesante espejo que se mira
    en otro espejo y nadie para verlos,
    láminas en acero, letra gótica,
    una barra de azufre en un armario,
    pesadas campanadas del insomnio,
    auroras, ponientes y crepúsculos,
    ecos, resaca, arena, liquen, sueños.
    Otra cosa no soy que esas imágenes
    que baraja el azar y nombra el tedio.
    Con ellas, aunque ciego y quebrantado,
    he de labrar el verso incorruptible
    y (es mi deber) salvarme.

  27. Josénez viernes, 13/04/2018 — 12:27
    ¿Hay alguna edición de Poe que no sea la traducida por Cortázar?

    En Alianza no.

    En otras editoriales, sí. Unas cuantas, además, ya desde el siglo XIX. Por citar alguna actual, las de Julio Gómez de la Serna o M.ª Victoria Tealdo Simón. Cortázar, además, “sólo” tradujo los cuentos, La narración de Arthur Gordon Pym y unos pocos ensayos y críticas. Es decir: no tradujo la mayor parte de la vasta obra crítica y ensayística (magníficamente traducidas para Claridad por Julio A. Sierra y Margarita Costa), la novela inacabada El diario de Julius Rodman, la correspondencia y la mayor parte de sus poemas, .

  28. Si alguien está interesado, recomiendo especialmente la edición de los Relatos de Poe de Cátedra, traducida por Julio Gómez de la Serna y Doris Rolfe y con un magnífico prólogo a cargo de Félix Martín.

  29. “¿Y qué son ustedes, los españoles?

    Nosotros somos toros de lidia. El espectáculo que le damos al mundo no es divertido ni filosófico, pero tiene una gran emoción. Se nos torea. Se nos engaña con un trapo rojo. De tanto embestir al aire o contra la barrera, vamos perdiendo acometividad; a veces, nos ponen unas banderillas de fuego, y el dolor nos irrita y nos da nuevas fuerzas. A todo esto, el cielo es azul; el sol, brillante; las mujeres, hermosas. Ya han salido los caballos. Ya han tocado a banderillas y aguardamos la última suerte”

    —Julio Camba.

    Cada vez que leo este párrafo me pone los pelos de punta.

  30. Gracias, Gómez, no sé si Julio Gómez de la Serna me vale, el 90% de sus traducciones son de autores franceses, por lo tanto, ¿tradujo a Poe de una traducción anterior francesa o lo hizo directamente del original en inglés? No lo sé, pero me temo que lo primero. La edición de Edimat, traducida por Mª Victoria Tealdo es nueva e imagino que traducidad del inglés, así que es lo que buscaba, gracias. Es que no sé si Cortázar fue fiel a Poe o se adornó y me apetece leer una nueva traducción. Además, tampoco sé si Cortázar tradujo también del francés, que sería lo lógico.

  31. Diseño.

    ***

    Gistau vuelve a El Mundo. No solo para escribir ese género ya muerto que es la columna sino también para hacer crónica y reportaje. Una gran noticia.

    ***

    Supongo que conocéis la hipótesis de que Borges mentía con su ceguera.

    ***

    En unas semanas voyme a China a arreglar el comunismo. Proc, pide ahora o calla para siempre.

  32. viejecita viernes, 13/04/2018 — 09:15
    Buenos días a todos.
    ¡ Pobrecita Venus ! Si llega a ver esa cara en el espejo, se habría caído de la cama del susto .

    La verdad es que el rostro de Venus no se ve mucho mejor en el cuadro original. Siempre me ha llamado la atención, desde la primera vez que lo vi en el libro de Historia de Arte de COU (aprovecho para apuntar que la única matrícula de honor que he sacado en toda mi vida fue, precisamente, en esta asignatura) el reflejo del rostro de Venus: no parece corresponder, por el contorno del rostro, a la diosa acostada. Parece como si le hubieran echado encima diez años (o diez kilos) más. ¿Es un trasunto del tópico «collige virgo rosas» y el pintor nos está recordando que la belleza es pasajera? ¿O está aprovechando la tendencia del macho de fijarse primero en el culo y luego en el rostro para conseguir un efecto sorpresa? No descarto tampoco esa inquietante sensación que nos embargaba —y tantos noviazgos rompía— de descubrir en la joven amada el rostro de su madre.

  33. Josénez, el prefacio, la traducción y las notas de las Obras Completas de Oscar Wilde de Aguilar que poseo son de Julio Gómez de la Serna –si bien el prefacio, escrito en forma de diálogo wildeano, es un auténtico horror–, por lo que presumo que sí era traductor de inglés. Cortázar estaba titulado –de hecho ejerció esta profesión en la UNESCO– como traductor tanto de inglés como de francés.

  34. A Poe hay que leerlo en inglés, como a Céline en francés. Hagan un esfuerzo y tengan siempre delante de la traducción el original. Se llevarán agradables sorpresas.
    Este es, por cierto, un agradable método de aprender idiomas.

  35. Borgens no es el reflejo del espejo de la moza, sino que se ha asomado al espejo para ver el frontal de la moza, porque parece ser que es más de frontales que de traserales.

  36. BART SIMPSON MEDIANDO EN UNA DISPUTA ENTRE PROTESTANTES Y CATÓLICOS
    «No nos peleemos. Las tres bobadas que nos separan no son nada comparadas con las mil idioteces que nos unen».

  37. Gracias, Gómez, tiene usted razón. Veo que también Julio Gómez de la Serna trabajó en Ginebra supervisando traducciones de la ONU, UNESCO y FAO, y estudió en Inglaterra, así que sabía inglés como para traducir a Poe. También tradujo «Lo que el viento se llevó», por ejemplo. Aquí, un fragmento de «Automoribundia» sobre él de su hermano Ramón:

    Traducía sin objeto conocido y acabadas sus traducciones iba llenando los cajones de legajos. Eso había durado años. Yo entraba a veces en su alcoba del pasillo con ventana al patio y le preguntaba cómo iba aquello. Marchaba. Marchaba como una procesión de hormigas, cuartilla tras cuartilla, no se sabía hasta dónde y hasta cuándo… Era futbolista de primera categoría -buen rango en el Madrid- y traductor de viaje. Llevaba otra ruta que yo, pero era otro ferroviario de los renglones manuscritos sobre otra clase de papel. No tenía intento. Traducía por afición como por devoción al santo patrón de las traducciones.

  38. Perroantonio

    viernes, 13/04/2018 — 14:10

    Oye, Satur, que Borges era ciego…

    No jodas… Entonces cómo escribía y cómo leía. Te estás quedando conmigo.

  39. De Ramón Gómez de la Serna compré hace poco un curiosísimo librito, publicado por Losada en 1953, sobre Poe: Edgar Poe, el genio de América, se titula.

  40. ZELIG
    No lo entiendo.
    Desde hace unas horas todos mis interlocutores me piden que vocalice mejor, dicen que hablo con un marcado acento bávaro.

  41. Perroantonio , ( 13′ 20 )
    Leí en alguna parte, que, justamente, la cara de ese espejo era la de una camarera de la verdadera dama (o así ), y que ella posó desnuda encantada, siempre que no saliera su verdadera cara.
    Pero, desde luego, si llega a ver la cara de Borges en el espejo, no se lo hubiera perdonado al pintor.
    Que Borges era feo con ganas. Y encima ponía cara de pena ¡ El colmo !

    Y que ¡ Feliz cumpleaños, Marqués ! Es usted un pipiolo. Me impresiona que con tan pocos años, haya podido usted acumular tanta experiencia.

  42. Como he visto que Gomez hacía alusión a Oscar Wilde, les enlazo esto. De la p.27 de la revista de libros del NYT que me acaba de llegar. ( de esa suscripción no me he dado de baja, a pesar de lo progres que son ).
    No sé si saldrá.
    Espero que no perjudique a la velocidad del Chop Suey.
    Por si las flais, pido mil veces perdón.
    Ya siento

  43. Viejecita, la gira americana de conferencias para “embellecer América” de Wilde, que el mismo relataría en un divertidísimo artículo titulado Impresiones de Yanquilandia, estuvo, como no podía ser de otra manera, plagada de anécdotas. (Y de encarnizados ataques, como el de Ambrose Bierce y muchos otros) Es cierto, como se ve en una de las viñetas de su enlace, que los estudiantes de Harvard irrumpieron en una de sus conferencias disfrazados de “estetas” y portando cada uno de ellos un girasol en la mano; pero no es menos cierto que, advertido de antemano de la broma, él mismo se presentó con esmoquin corriente, y al final, con su simpatía habitual, logró conquistar a los alborotadores, a los que incluso regaló un busto de yeso del Hermes de Praxíteles.

    Otra de las viñetas recuerda uno de los episodios más celebrados de la gira: cuando visitó un pueblo minero de las Montañas Rocosas y, bajo un cartel que rezaba: “Por favor, no disparen sobre el pianista; lo hace lo mejor que puede”, impartió a los mineros una conferencia sobre “los antiguos florentinos”. Al leerles unos pasajes de la autobiografía de Cellini y confesar a los mineros, que ardían en deseos de conocer al italiano, que no había podido llevarlo consigo porque estaba muerto, uno de ellos preguntó:

    “¿Quién le disparó?”

  44. No sé si están siguiendo ustedes el trabajo descomunal que está haciendo Rafael Méndez en El Confidencial a cuenta de los desmanes de la UNED y de la Rey Juan Carlos. El artículo (casi reportaje) de hoy sobre el virreinato de Álvarez Conde en esta última es para quitarse el sombrero. Y por lo que me dicen Méndez no tiene previsto dejar de hurgar en la mierda universitaria. Bravo.

  45. Vuelve a llover otra vez. Menos mal, pensaba que se me iban a morir los percebes que tengo en el balcón.

    Pero estetiempodemierda significa que HOY me he encontrado el PRIMER huevo en los nidos. Vamos con un mes de retraso. Hay criadores que ya han sacado sus primeros pollos de la temporada. Me cago en todo lo que se mueve, con las ganas que tengo de ver las crías de este año.

    Es una hembra primeriza y todo es raro o yo estoy muy suspicaz: ni he visto que el macho la pisase, ni parece demasiado conforme con el nido (se ha tirado todo el día sacando pelo de cabra, metiendo en su lugar papelitos, sacando luego los papelitos y ahora metiendo de nuevo un poco de pelo y unas plumas que ha encontrado por el suelo, ¿QUIERES ESTARTE QUIETA DE UNA VEZ?), ni hace lo que debería de hacer, que es incubar su huevo y poner el segundo. En una de esas salidas me he acercado a ver el huevo, demasiado pequeño y blanquecino para mi gusto, pero no me he atrevido a mirarlo al trasluz para ver si está fecundado, no vaya a ser que la liemos más.

  46. Por cierto, que ya sé que están ustedes muy interesados: el otro día me enteré de que se han inventado una linternita minúscula con no sé qué artilugio de espejo acoplado para comprobar si los huevos están pisados, que venden por unos 12 euros. Hasta hace poco, el único método infalible era el siguiente: cogías un cartón de caja de zapatos y le hacías un agujerito chico (lo suficientemente chico como para que no se colase el huevo). Te metías en un cuarto a oscuras con el cartón e iluminabas desde abajo el huevo con una linterna corriente y moliente. Si el huevo es muy reciente, sólo ves venillas que se bifurcan, como las conexiones neuronales que aparecen en los artículos científicos. Es buena señal, pero no definitiva. Si el huevo tiene ya tres, cuatro o cinco días ahí está: ese puntito minúsculo entre el amasijo de venas es el embrión, el milagro.

  47. Gómez viernes, 13/04/2018 — 12:29
    Esta misma persona me dio uno de los mejores consejos –que, la verdad, jamás he puesto en práctica– por si alguna vez quiero joder a alguien.

    –Lo llamas a las tres de la mañana –me dijo– y le dices: “Lo sabemos todo”

    Gómez, la anécdota que atribuye a su editora me ha recordado la de Sir Arthur Conan Doyle y creo que aquella es una puesta al día de ésta. Una vez envió a sus amigos el mismo telegrama, redactado así: “Huye, todo se ha descubierto”. Y contaba que muchos habían desaparecido de sus domicilios…

    Bien es verdad que también he visto ésta anécdota atribuida a Oscar Wilde.

  48. Thomson & Thompson viernes, 13/04/2018 — 20:50
    Gómez viernes, 13/04/2018 — 12:29

    Gómez, la anécdota que atribuye a su editora me ha recordado la de Sir Arthur Conan Doyle y creo que aquella es una puesta al día de ésta. Una vez envió a sus amigos el mismo telegrama, redactado así: “Huye, todo se ha descubierto”. Y contaba que muchos habían desaparecido de sus domicilios…

    Bueno, no la atribuyo, sino que me lo dijo el marido de mi editora en una conversación informal. Desconozco lo de Sir Arthur Conan Doyle; pero, si usted lo afirma, estoy seguro de que será así. Por contra, casi estoy por garantizar que Oscar Wilde jamás hizo algo parecido.

  49. Creo que no voy a mirarlo, ni a mirarlos (si acaso deja de salir de farra por la jaula y pone otro). Tampoco los voy a sustituir por huevos de plástico.

    Eso de la sustitución es un procedimiento muy común entre los criadores de jaula (no entre los que crían en voladera, porque sería un pifostio) para evitar que los pollos se lleven demasiados día de diferencia y reducir las posibilidades de que los últimos en nacer no sobrevivan. La cosa es así: una canaria pone una media de entre 3 y 5 huevos por puesta. Si no los sustituimos, el primer huevo puesto llevará un día más de incubación que el segundo, pero ¡cuatro días más! al quinto. Los pollos nacen al 13º día de incubación, con una desviación muy pequeña (de tal vez 12-20 horas). Así que si dejamos hacer a la cruel naturaleza, el primer pollo abultará mucho más que el quinto, y piará con mucha más fuerza que el último desgraciado en nacer. Las pájaras madres no son como las madres humanas, no sobreprotegen a su último hijo. Llegan al nido y se ponen a repartir la comida previamente triturada y ensalivada en el buche a la primera cabeza que sobresalga o al que monte más escándalo, y los demás que arreen. Por resumir: en la naturaleza, de cinco pollos sobreviven dos o tres; en casa, con la sustitución, pueden sobrevivir los cinco.

    Que (por fin llego) consiste -la sustitución- en lo siguiente: cuando la canaria ha puesto su primer huevo, lo retiras, le pones un huevo de plástico y conservas el huevo de verdad en un sitio a cierta temperatura (basta con meterlo en una caja con algodón, o simplemente en un comedero apartado con abundante grano: NO hace falta que aquello esté a 40º ). La criatura lo da por bueno y sigue a lo suyo. Cuando pone el segundo huevo, y el tercero, y el cuarto, sigues engañándola. Y cuando pone el último, zas: le quitas los cuatro huevos de plástico y le pones los de verdad. A partir de ese momento, todos serán incubados el mismo número de días (13) y los pollos nacerán con pocas horas de diferencia.

    Pero no voy a hacerlo este año con estas desgraciadas, atontolinadas, inseguras, hijas de la gran chingada. Este año, que salga el sol por Antequera.

  50. En realidad, hay que hacer una precisión, debería haber dicho “si dejamos hacer a la cruel naturaleza en la cruel jaula”, porque en la naturaleza las cosas no ocurren así. Los pájaros de casa (de jaula o de voladera) “se acuestan” al segundo o tercer huevo porque se saben protegidos. En el campo, las hembras no se echan hasta que no ponen el último huevo, porque hay depredadores y saben que sus crías tienen más posibilidades de sobrevivir si nacen aproximadamente el mismo día. Y que ellas mismas quedarán libres antes para volver a criar esa primavera/verano una segunda tanda.

    Ya me callo, es que me parecía una precisión importante.

  51. Pirata Jenny viernes, 13/04/2018 — 20:34
    Vuelve a llover otra vez.

    Más aquí y nos aGLUantamos, que ni abriGLUGLUmos la GLUGLUGLU

    Pirata Jenny viernes, 13/04/2018 — 20:43
    Por cierto, que ya sé que están ustedes muy interesados:

    No lo dudes

    Pirata Jenny viernes, 13/04/2018 — 21:14

    😮

  52. En la parte interna del porche, empiezan los escarceos de volátiles para anidar. Dejamos a la cruda naturaleza que siga su curso. La naturaleza son también loz doz felinoz avizor.
    A Christian Campos se le ha olvidado el aplauso a cascoporro, pendular complemento de la queja.
    Ricky López, me encantó ‘paredaños’ y otras cosas.

  53. Pirata Jenny viernes, 13/04/2018 — 21:32

    😮

    Jenny, en el comentario anterior has llamado a tus pobres enjauladas desgraciadas e hijas de la gran chingada.

  54. S. viernes, 13/04/2018 — 13:18

    En unas semanas voyme a China a arreglar el comunismo. Proc, pide ahora o calla para siempre.

    —Qué quieres que te traiga, que voyme a la Chiní. Qué quieres que te traiga, que voyme a la Chiní.
    —No quiero que me traigas. Que me lleves, sí; que me lleves, sí; QUE ME LLEVES, SÍ.

  55. Hoy es también el cumpleaños de Seamus Heaney. Me lo he encontrado aquí, con «San Kevin y el mirlo» («St. Kevin and the blackbird», abajo down; in the middle en medio, un audio). Felicidades, Marqués.

  56. ni he visto que el macho la pisase,

    Esto de que la pise el macho me parece no sé qué decirte.
    Pero ella sabrá.

    ni parece demasiado conforme con el nido

    Como las demás.

    No sé cómo tomar lo del «pelo de cabra». ¿Es cabra literal o es cabra figurada? En Álava llama(ba)n «pelo de bruja» al de los pollos al romper del huevo.

  57. ¿Por qué, Schultz, te encomiendas al tuercebotas de Heynckes? ¿Porque fue manager del Bilbao? ¿Eres del Barcelona?

  58. Como las demás.

    Jajajaja, tal cual.

    ¿Es cabra literal o es cabra figurada?

    Supongo que en tiempos fue literal, y ahora al menos lo parece. Es una especie de pelo claro que venden por paquetes con ese nombre. Pero no siempre les gusta: hay pájaras que parecen preferir el algodón deshilachado (pero se les enredan las uñas más que con el pelo “de cabra”), y otras que con unos trocitos de simple papel de baño hacen un nido que es un primor.

    Eso del “pelo de bruja” es muy descriptivo. Es que los pollos nacen muy feos, todo párpados y pico y con unas pelusas disparadas aquí y allá en el cogote y en el pecho. El cuerpo (pelado por completo) es como un apéndice informe y enrojecido (como un glande, con perdón) que no logran controlar hasta los 8-10 días. Eso sí, cuando cumplen dos semanas se van proporcionando y son unos bichos tan preciosos que todos los desvelos los das por buenos. Y cuando entre pío y pío empiezan a ensayar sus primeros cantos (o los primeros compases de un canto), se te pone la piel de gallina. ¿Ese piojo que no abría los ojos hace unos días ha hecho ESO?

  59. Ya, Proc, y qué iba a decir el de El Prado; o el de Portugal. Tú te crees que no te leo, eh? Shangái, un río y cuatro casas.

    ***

    Mira que soy crítico con la falta de propaganda antinacionalista. Escuchando al ministro de justicia esta mañana casi mejor que no digan nada, que cierren la bouche.

  60. Tres Picos, sensacional garnacha a precios asequibles. Gracias a Emecé y a todos los demás felicitadores.
    Sigo mi cruzada en favor de los vinos del Marco pero no hay forma, ni en Sevilla. Papirusa, la manzanilla de Emilín Lustau, es el mejor vino blanco que he probado en mi vida a precios asequibles (hablo de la banda 10-20 euros).

  61. Con Jupp se conquistó la Séptima yse rompió el maleficio, y se jodió el anuncio del Mitsubishi Montero. (Creo recordar que casi nada más terminar el partido, uno de los primeros anuncios fue de Mitsubishi, felicitando al Campeón).

    El Montero, que originalmente se llama Pajero, la verdad es que desde entonces me pone palote.

    (Bueno, no; pero quedaba chulo el comentario)

  62. Me tiene impresionado lo de la cría de bichos cantores.
    En el barrio de Anaka, de Irún, cuando eran cuatro casas desperdigadas cercanas al club de golf, en un caserío, un señor criaba de todo, jabalís, perros, canarios, hijos, puerros y tomates.
    Los canarios eran un espectáculo.
    De todos los colores, amarillos, naranjas, casi blancos, jaspeados … y el musicón que montaban¡¡¡¡
    El pelo de cabra puede ser natural, se usa mucho en pinceles japoneses de caligrafía.
    Marqués no he probado ese vino blanco, pero si uno está los Caños de Meca o en Barbate, por cinco napos te tomas un barbadillo que sin ser nada, te alegra la mañana o tarde que es un primor.
    Los binoculares de Perroantonio da pena verlos y me remito al comentario de Mortimer de “cueste lo que cueste, lo más barato”.
    Una cosa de 17 euros puede ser carísima, mientras que una de 200 resulte un chollo.
    Comparar la seda con el esparto no es muy adecuado, y comprar baratijas como si fueran tesoros sólo contribuye al empobrecimiento general.

  63. JrG comprar baratijas como si fueran tesoros sólo contribuye al empobrecimiento general.

    Eso depende.
    Porque hay cosas que están muy baratas, aunque una sepa que en realidad son tesoros, y se sienta culpable por comprar y aprovecharse.

    ¿ Quien decide qué es una baratija y qué es un tesoro ?
    Pienso, por ejemplo, en las fortunas, y las ruinas que hubo en los Países Bajos, con la “fiebre de los tulipanes”. Y un bulbo de tulipán, incluso de tulipán negro, no será una baratija, pero,desde luego un tesoro no es …

  64. EEUU, Francia y Reino Unido vs Siria, Irán y Rusia. Comienza la ensalada con la disculpa de las armas químicas. A veces la gran batalla puede resultar purificadora.

  65. ¿ Quien decide qué es una baratija y qué es un tesoro ?

    La definición, y la sociedad en conjunto.
    Viejecita, una baratija es una cosa. Un tesoro es otra cosa.
    La baratija es un artículo de muy baja calidad a un precio presuntamente barato, o efectívamente barato atendiendo sólo al coste de adquisición.
    Un tesoro es un bien u objeto con un alto valor personal, o bien con un valor elevado a ojos de la comunidad.
    Comprar por 17 euros unos binoculares, ni es un chollo ni es un tesoro.
    Es más bien un capricho producido por el ojo buscador de ofertas.

  66. Olvidé felicitar al marqués ayer: pase un buen primer día de Feria.

    Nuestro Satur, ese portento entre los aficionados al buen fútbol, es altavoz de las cosas pequeñas que escriben pequeños periodistas. Bien está.

  67. Pues no estoy conforme, JrG.

    Por ejemplo, ( y no vuelvo a los tulipanes ), si uno quiere mirar las estrellas, y no es un profesional, es mejor que no se compre un catalejo, de esos de muchíssimos aumentos, ( pero claro, con una lente estrecha ), al menos de entrada. Que se perderá buscando, y no encontrará nada.
    Mucho mejor que se compre unos prismáticos, con pocos aumentos ( 30 máximo ) pero con un objetivo luminoso. Y eso le permitirá buscar los planetas y las estrellas que quiera, y por muchísimo menos dinero. ( Aunque esos prismáticos sean “de los chinos”)…

  68. Hablando de lujo, la invitación al viaje. (No, no es una indirecta, S. Es a las mandíbula).

    Là, tout n’est qu’ordre et beauté,
    Luxe, calme et volupté.
    Des meubles luisants,
    Polis par les ans,
    Décoreraient notre chambre;
    Les plus rares fleurs
    Mêlant leurs odeurs
    Aux vagues senteurs de l’ambre,
    Les riches plafonds,
    Les miroirs profonds,
    La splendeur orientale,
    Tout y parlerait
    A l’âme en secret
    Sa douce langue natale.

    La versión italiana de Battiato, con el recitato de Manlio Sgalambro. QUÉ VOZ LUJ(URI)OSA, macho. Notate bene que omiten luxe. Perchè, perchè.

  69. Muchas felicidades, mi muy querido marqués, ya era hora de que ingresaras en esa bonita cifra, múltiplo de tres, como le gustaba al insigne arquitecto Sáenz de Oiza, quien opinaba, por cierto, como tú sobre las traducciones, de las que decía que eran imposibles y como prueba argumentaba que se había molestado en contar los nombres propios que aparecían el el Ulises de Joyce en inglés y en su traducción al español, y ni siquiera en eso coincidían.
    Japiberdeituyu.

  70. Aprovecho para incluir la crítica que he escrito sobre la última exposición de nuestro común amigo Anto. Añadiría también unas fotos si algún buen samaritano me indicara o indicase cómo hacerlo.

    El viernes 6 de abril inauguró el pintor Anto Chozas una exposición en la galería Cruz Bajo de Madrid (Don Ramón de la Cruz, 15) que permanecerá hasta el mes de mayo.
    Las obras expuestas corresponden, en su mayoría, a su producción más reciente y suponen cierta innovación en su universo particular abstracto-figurativo-expresionista, aunque desde la pared un poderoso toro contempla el montaje, sabiendo que pronto volverá a él.
    El artista ha seguido experimentando en su obra gráfica con los surcos producidos en el papel vegetal por el agua, creando formas rugosas que en ocasiones nos recuerdan a estructuras fósiles como los trilobites o los reflejos del agua en una piscina, a las que se adaptan los colores habituales de su paleta (alberos y rojizos minerales, azulones celestiales, negros y blancos primarios), creando formas que podemos interpretar como escenas carnales, amalgamas viscerales o amaneceres en la superficie lunar, según el humor y la fantasía con el que las abordemos, pero que nunca dejan de sorprendernos, frecuentemente acompañadas de referencias figurativas, más o menos explícitas, que las acercan al acervo pictórico común. En ésta ocasión han sido las fachadas de los edificios de su ciudad las que se han asomado a los dibujos, lo que no debería extrañarnos dada su condición de arquitecto, pero que en muy raras ocasiones ha incorporado a su imaginario creativo.
    En las paredes de la galería o colgadas del techo aparecen calles de Madrid (algunas de ellas reconocibles, como Sainz de Baranda) invadidas por explosiones cromáticas, pajarracos o suites cárnicas, como gusta denominarlas el autor. El resultado es de una fuerza expresiva impactante y las piezas, tanto dibujos como óleos en lienzos o tablas, seducen al observador, que no puede dejar de recorrerlas con una mirada de asombro.

    FotoFotoFoto

  71. Amigo Botillero, Jupp tiene un palmarés, entre jugador y entrenador, como no creo que lo tengan muchos, pero mi mensaje no iba por él, es mucho más simple, no soporto al Madrid.

  72. Thomson & Thompson sábado, 14/04/2018 — 10:14
    Nuestro Satur, ese portento entre los aficionados al buen fútbol, es altavoz de las cosas pequeñas que escriben pequeños periodistas. Bien está.

    Ni altavoz, ni cosas pequeñas ni pollas en vinagre. He entrado a la página de El Mundo para leer sobre el ataque a Siria y no paran de salirme noticias sobre el grotesco mamarrachazo sin elástica. Ya que nos lo tenemos que tratar con patatas, no os cuesta nada dejar que me descojone, ¿no?

  73. Satur Oliver sábado, 14/04/2018 — 11:29

    Satur, a mi no me molesta que te descojones, conste. Perdón por la concesión fácil, aún diría más: me divierte.
    Y además me has facilitado un poco la vida pues tengo un cuñado que odia al Real Madrid y a sus jugadores por encima de todas las cosas al que llamo desde hace tiempo Satur.

  74. Por utilizar el genérico, Satur. Un timbrado es un tipo de canario, un canario de canto (por oposición a los de postura) nacido del cruce entre canarios criados en cautividad y canarios silvestres. En realidad, los que (me) van a criar esta primavera son españolitos, otro tipo de canario que a su vez es un híbrido de timbrado y verdecillo.

    No sé bien por qué se siguen clasificando como canarios estos híbridos (los españonitos). Doctores tiene la canaricultura que entienden de (filo)genética y dicen que eso que nace de un serinus canaria y un serinus serinus es un canario en toda propiedad, aunque de tamaño más pequeño que su ancestro.

    Yo no tengo ni zorra de filogenética y soy más bien una “desahogada” en estas cosas. Algunos puristas dicen que el híbrido de canario y verdecillo hereda parte del código de canto del verdecillo y nunca llega a cantar “en discontinuo” como sólo lo pueden hacer (entre todos los canarios) los timbrados. Otros dicen que eso es verdad en la primera generación, pero que a la cuarta (la que yo tengo ahora) el pájaro híbrido acumula todas las características de canto del timbrado. Yo, desde luego, si no les estoy observando, no soy capaz de distinguir a los timbrados de los españolitos más que por la mayor potencia de los primeros (pero no por las sonoridades), y a veces ni eso.

    En un foro de timbrados que visito salta cada año un debate que me hace mucha gracia: a alguien se le ocurre decir que un amigo le ha dicho que el cuñado de un conocido ha ganado un concurso de canto con un españolito. ¡Un españolito ha ganado a los timbrados, y los señores jueces ni se han dado cuenta de que era un cruce! Ahí que se lanzan los demás enloquecidos, cuyas respuestas a tan osada afirmación pueden resumirse en éstas:

    – Imposible
    – Pues yo he oído que es verdad
    – 40 años esforzándonos en fijar la raza para que ahora vengáis con esto
    – Es verdad: yo tengo un F4 y canta en discontinuo
    – ¿No habrá ganado con un cruce de cabecinegro?
    – Qué sabrás tú lo que es el discontinuo

  75. Ah, yo pensé que los timbrados eran como los chimbos, que a cualquier pájaro se le llama así en Bilbao. Timbrado afónico el gorrión, timbrado pesao el mirlo, timbrado tartamudo la gallina, etc. Gracias por aclarármelo.

  76. Leo en un libro viejo del eminente romanista Gerhard Rohlfs, que contiene unos trabajos traducidos del alemán por el insigne hispanista Manuel Alvar López,
    «la célebre vascóloga Resurrección María de Azcue».
    Que es esta célebre. Llevo media hora riéndome y lo tengo que hacer durar.

  77. Me estoy haciendo mayor porque tras muchos años de jurar (por lo que se ve ¡en vano!) que no volvería a pisar el albero de la Feria me estoy planteando ir la próxima semana.

  78. La promiscua pluviosidad que disfrutamos este año me ha hecho recapacitar sobre la estrategia de tener sólo cultivos de secano. Por ello, además de la cebada, hemos sembrado dos hectáreas de cebolla y otras dos de melones que necesitan generoso riego.
    El movimiento de tierras y agua que generan estos cultivos parecen atraer a diferentes aves que revolotean en los alrededores del Zulo. Junto con los pájaros que se solazan en los árboles componen una sinfonía atonal que pareciera dirigida por Oliver Messiaen.
    La feroz naturaleza serena el alma.

  79. No debe tomarse a broma Arcadi Espada el señalamiento que le hacen las tropas nazionales. Al trabajo de los pistoleros y asesinos siempre le precede el de los chivatos y soplones, esos seres marronáceos y retorcidos siempre dispuestos a ejercer de mamporreros de la causa.

  80. CALENDARIO DE FESTEJOS
    Un español despereza del sueño invernal con la mascletá fallera y el redoblar de tambores en la Semana Santa de Sevilla, necesario proemio de la Feria de Abril que se sigue con la de San Isidro. Se acaba Mayo con la final de la Champions para ver a su Madrid y se sigue con San Fermín y el Tour de Francia. Un merecido descanso en Agosto sólo interrumpido para celebrar la Virgen del día 15 e ir complaciéndose en una temprana vendimia. Toros en la Feria de Bilbao (una plaza seria) y remate final en las Fiestas del Pilar antes de entrar en un nuevo sueño invernal.

  81. EL DESAYUNO DE LOS CAMPEONES

    -Tostadas.
    -Colacao.
    -Poemas motivadores de san Juan de la Cruz.
    -50 minutos de pesas (dorsal).
    -15 minutos de saco.
    -Batido de proteínas con sabor a fresa.
    -58 minutos (10 km.) de carrera.

    Estoy convencido de que, cuando muera, en el Cielo no pararán de preguntarme cómo consigo mantenerme en tan buena forma.

  82. Lo de CCagadas OObreras y OGT apoyando a los xenófobos es una estampa que me produce tanto asombro como la del grotesco mamarrachazo sin elástica.

  83. HECHO HISTÓRICO

    Ahora mismo, en La Sexta, una reportera informa desde un pueblo de Zaragoza sobre la crecida del Ebro.

    –Los vecinos –dice– no recuerdan nada igual desde 2015.

    O sea, que no recuerdan nada parecido desde anteayer.

  84. Los que han bombardeado los bastiones de los hijoputas de Assad y Putin son unos hijoputas, pero son nuestros hijoputas.
    Pedro y Pablo, como los nacionalistas catalanes y vascos, no han entendido esto todavía. Ya va siendo hora.

  85. marquesdecubaslibres

    sábado, 14/04/2018 — 13:10

    El melón no necesita mucho riego. De hecho, en Extremadura se cultivan en pleno verano.

  86. Hablando de Extremadura. Hace unos días alguien preguntaba por obras literarias en lenguas minoritarias europeas y estonce se produjo esta repuesta:

    «O pequenu principi en las tres variedades de A Fala del noroeste de Extremadura: valverdeñu, lagarteiru y mañegu. Una gran joya literaria!».

    Se confirman los melones con poco riego también Extremadura.

  87. Ahora que David Simon -el de The Wire- va a hacer una serie sobre la guerra civil y ante la inquietante hipótesis de que cambie todos sus fuck you -que suponen el 80% de las palabras de sus guiones- por el “No pasarán” urge que Dastis comparezca, haga alguna cosa por su patria y viaje a explicarle al jodido izquierdista de Baltimore quién fue Cambó.

    AE

    El jodido izquierdista de Baltimore contesta: No usaremos historiadores, ni fuentes, ni leeremos nada para documentarnos, nos lo inventaremos todo hasta dar con una historia que nos mole. Además habrá dragones y un Halcón Milenario.

  88. BARBET SCHROEDER
    Este director suizo es autor de dos documentales que me impactaron mucho es su momento: uno sobre Idi Amin y otro sobre el siniestro abogado Vèrges. Pero también dirigió “More” (1969) con música de PF 2.0.
    Hoy he estado escuchando el vinilo con despacio y es sensacional. Ilustra una película de hippies ibicencos que hoy resulta intrascendente. Hay alguna canción como “Cymbaline” del loco Waters que sigue emocionando al escucharla. Son todas poco conocidas pero son del mejor Pink Floyd que ha habido. Por aquella época King Crimson editó su “Islands” también de baleárico ambiente. Estas musicas junto al imaginario hippie de amor libre nos transtornaban ciertamente en aquellos años de plomo y demostraciones sindicales.

  89. Cymbaline”
    (from “More” soundtrack)

    The path you tread is narrow
    And the drop is sheer and very high
    The ravens all are watching
    From a vantage point nearby
    Apprehension creeping
    Like a tube train up your spine
    Will the tightrope reach the end
    Will the final cuplet rhyme

    And it’s high time Cymbaline
    It’s high time Cymbaline
    Please wake me

    A butterfly with broken wings
    Is falling by your side
    The ravens all are closing in
    There’s nowhere you can hide
    Your manager and agent
    Are both busy on the phone
    Selling colored photographs
    To magazines back home

    And it’s high time Cymbaline
    It’s high time Cymbaline
    Please wake me

    The lines converging where you stand
    They must have moved the picture plain
    The leaves are heavy round your feet
    You hear the thunder of the train
    Suddenly it strikes you
    That they’re moving into range
    And Doctor Strange is always changing size

    And it’s high time Cymbaline
    It’s high time Cymbaline
    Please wake me

  90. ¿AÑOS DE PLOMO?
    Corría 1970 y se jugaba la final Brasil-Italia, era el Brasil de Pelé. Estaba en la finca de mis tíos donde se estaba haciendo una barbacoa mientras sonaban Los Brincos y revoloteaban niñas minifalderas. Apenas pude ver el partido tal era el interés por estar en el exterior. Aquella España alegre y faldicorta no volverá.

  91. More es uno de mis discos favoritos. Lo tenía en casé con la cubierta fotocopiada y pintada con routtoladour naranja. Ibiza Bar es una canción que me gusta mucho, con la característica batería de Nicolás Masón. Green is the colour me pone tierno y Cymbaline es la hostia. No hay una canción mala en todo el disco. Doy las gracias al facultativo del magazine por recordarme este álbum que llevaba meses sin escuchar.

  92. Rogelio Waters tocó ayer en la ciudad condal y la cosa tiene buena pinta. Tengo entradas para sus conciertos en Berlín y Cracovia. Pint Flock rules…

  93. En las tertulias de don Federico aparece de tanto en tanto el director de ABC y me sorprende las hostias que le mete don Pepón García Domínguez (nunca coinciden en el estudio). Gistau deja ese periódico para volver a El Mundo y habla de la «libertad» como uno de los motivos del regreso.

    ¿A qué se va a dedicar?: «…escribir en EL MUNDO “columnas de opinión, pero también potenciar la figura del cronista y el reportero versátil, lo mismo para política y deporte que para cultura y toros”, según avanza».

    O sea, a la sopa boba.

    Otro periodista aupado a los altares por ser merengón y nada más que merengón. Qué país, Miquelarena, qué país.

    (He escuchado la tertulia del viernes, y el director de El Mundo dice «sacao», «agarrao», «concienciao» y así).

  94. Nuestro Satur – entiéndase que no aludo a ninguna propiedad dominical – nos deja esta noche un pensamiento por si no hemos cenado en un restaurante chino con sus galletitas de la suerte: Gistau vuelve a El Mundo gracias a la mano de Florentino vía Jorge Bustos que es el arma definitiva para aglutinar a la cantera madridista en torno a una mancheta. Nos falta Jabois aunque veo que atempera esos ímpetus de juventud en sus últimos escritos.
    Me gusta la idea y veo ahí una saga con futuro para varias temporadas. El guión puede venir anunciado en ese diario deportivo catalán que compran los seguidores del Atlético de Madrid para mayor gloria.
    El próximo paso será anunciar que están del lado de Pep “Rebequita” Guardiola, en su apoyo al conjunto bávaro.
    Ese odio es gloria.

  95. Sancho Gracia lo bordaba. Y Bódalo. Y Prendes. Y todos. A Sancho Gracia lo recuerdo rompiendo su entrada para el partido de los Yankees. La función de Estudio 1, y lo pienso desde hace muchos años, me gusta bastante más que la película de Lumet.

  96. Han pasado más de cuarenta años, pero siempre que pienso en D’Artagnan sigo poniéndole la cara de Sancho Gracia, que interpretó el papel del gascón en un lejanísimo Novela</a.

  97. Hoy harían la Doce hombres sin piedad Milikito, Santiago Segura, alguno de Aquí no hay quien viva, Josema Yuste, Coronado, Pepe Viyuela…

  98. Lo que quiero decir, Tonson, es que Gistao ha sío aupao a los altares como periodista imprescindible solo porque suele escribir columnas sobre el Real Mierdiz a favor del Real Mierdiz, y el tweeterismo morinyista se la cascaba en grupo con cada artículo suyo. Honra a Gistao que nunca cayó en el lameculismo y se alejó de esa bahorrina infecta a las primeras de cambio, lo cual que me parece muy bien y digno de un señor.

  99. Yo quiero tener la voz de Sancho Gracia, lo cual que cuántos Ducados hay que fumar al día y cuántos wheeskiets hay que trasegar por hora.

  100. Me acuerdo de los Gareth Krisnas en Las Ramblas y de sus cánticos «gareth gareth, gareth krisnah» y que repartían pastelillos y que mis padres me impidieron cogerlos por si estaban inyectaos con droga, y que volví a verlos en los Estaos Unidos y que una vez me apuntaron a un curso de inglés y como los que lo impartían eran mormones mis padres me sacaron, porque las seztas ya se sabe, y desde entonces tengo claro que las seztas son rollo chungo. Lo cual que me lleva a pensar en cómo salí por patas en cuanto me vi integrado en la sezta del morinyismo en el tweeterd y cómo los gareth krisnah trocaban en hala mierdiz (hijos de puta). Brrrrrrr, qué grima.

  101. Gistau ha hecho las paces con Jorge Bustos del que se alejó tiempo ha por una cuestión de celos profesionales. Es una cuestión bastante simple y creo saber que ese es el origen de su regreso. Ahí Bustos ha estado cumbre.
    Luego está su madridismo que, en mi modesta opinión, es un asunto sin importancia porque no es determinante en el estilo algo barroco y apelmazado de adjetivos y frases que parecen no acabar nunca.
    Me gusta Gistau pero no me interesa nada cuando escribe del equipo que desprecias.

  102. NO ES PENALTY
    Lucas Vázquez está muy lento en la acción, la pelota le llega alta y trata de pararla con el pecho momento que aprovecha el defensa para rebañarla. Lucas no es un rematador nato que hubiera atacado el balón, por el contrario echa el tronco hacia atrás para dominarla dejando una eternidad para que se la puedan quitar.
    Puedo entender el error de apreciación del árbitro, pero no la ceguera pasional del madridismo. Tampoco acepto lo del “robo”, estas cosas pasan a menudo y no son premeditadas. El mérito del Madrid fue tener acorralada a la Juventus en el minuto 92 y medio, conservando la fe a pesar de la disparatada actuación de Keylor Navas.

  103. CANIBALISMO.

    “SATURNO DEVORANDO A SU HIJO”
    (Francisco de Goya).

    Siempre que viajo a Madrid, es parada obligatoria el Museo del Prado.
    Normalmente es para dedicarme a una sala o un pintor, o incluso algún cuadro en concreto, pero siempre paso a ver las Meninas y la sala de Goya con las pinturas negras.
    Es algo que sólo se puede hacer en soledad, y eligiendo bien el momento, para gozar de algo de intimidad y poderse dejar a la introspección después de observar.

    El gran PP Rubens, pintó mucho antes que don Francisco, un “Saturno devorando a su hijo”, para contar la alegoría clásica, del mito Romano, que antes fué Griego, con un refinamiento en el dramatismo, que no produce el impacto violento del cuadro que pintara en las paredes de su Quinta, F. de Goya.

    Decía Paul Cezanne que a lo que más miedo tenía era a la pobreza.

    No era el caso de Goya. Goya no fué rechazado, se supo adaptar y su genio contribuyó a ello. Pero como hombre de carne y hueso albergaba enormes terrores. Terrores conscientes, plasmables.
    El terror supremo al vació del fín último. A cómo el tiempo que nos hace mejores, también nos aniquila. Sin miramientos, incluso con dolor físico, con humillación, sin ninguna piedad.
    Los mitos, la religión, la historia…
    Establecimientos sociales que además de poner orden hacen tangible el vértigo de la existencia canibal.
    La propia existencia es caníbal, nos engulle, nos deglute, y de lo único que podemos sacar partido es de dejar una huella.
    Esa es la expresión del genio. Esa es la expresión de don Francisco de Goya y Lucientes, con la rotundidad y obstinación de un aragonés.

    Cuando entras en la sala de Pinturas Negras, lo que se observan son los trasvases a lienzo de los revocos que pintó en su casa el genial maestro, tarea que le fué encargada a Salvador Martínez Cubells ( pintor Valenciano) por el barón Emile d´Erlanger, que era en aquel momento, el propietario de la Quinta del Sordo.

    Muchos pueden decir que semejante tarea retocó y modificó las medidas y pincelada del artista, y es cierto.

    El trabajo de pasar del muro al lienzo, en aquellos momentos, consistía en cubrir la pintura de la pared con un papel de seda japonés, encolado con pegamentos naturales y luego arrancado con cuidado, para ser dispuesto en un lienzo con bastidor.
    En este proceso se pierden trozos de la pintura, así como un cambio de soporte de rígido a flexible que no favorecen en nada al original, pero sobre todo, el pintor se vio obligado a rellenar las faltas, añadiendo de su mano, y cambiando la pincelada y el color originales.
    Las placas fotográficas en cristal de gran tamaño, se conservan, pero en blanco y negro.
    Nada mejor se podía hacer en aquellos años, y gracias a ello las podemos observar hoy en día, una vez que el barón fracasó en su intento de venderlas a la sociedad Parisina, que por su enorme innovación y adelanto, no supo entender.
    Decidió finalmente su donación al MP y eso las ha conservado presentes.

    Ya delante del cuadro, su tamaño, casi a una escala natural, surgiendo de un fondo negro, con unas órbitas de los ojos a punto de salirse, de un color blanco que te persigue por la sala, y que permanece aunque cierres los ojos, con las manos apretando un cuerpo al que ya le falta la cabeza y que se desgarra entre sangre, supone un impacto, casi una patada en la cara y en la conciencia.
    Un violento estupor que hace pensar en el autor, en las horas que pasó viéndolo surgir de su cabeza a través de la mano hacia la pared y la cólera que debía de sentir, incluso el miedo cuando la luz cediera en la habitación. Quizás incluso alguna satisfacción por el exorcismo de sacarlo de su mente.
    El sólo lo sabrá.

    Después de la primera impresión estética, de contemplar el talento en la ejecución, en la paleta que usó, en su forma de dar los golpes de color, el dibujo y abstracción de la imagen proyectada, llegan los siguientes impactos.

    Uno piensa en el autor, en la tremenda desesperación de verse pasar su vida, de encontrarse devorado por el inexorable paso del tiempo, y que esta anuncia su final.
    De todo lo que ya has visto, pero que se seguirá repitiendo, sin que lo anterior sirva nunca de escarmiento.
    Como un intento vano, pero con toda la fuerza de que era capaz, como una acusación al observador por permitirlo, pero sin dirigirse a él, de una forma indirecta, dando un golpe.

    El canibalismo en este caso no sólo es físico, no sólo es lo evidente de la estampa, no es que Cronos no deje que sus hijos puedan derrocarle, destrozándolos y haciéndolos desaparecer en sus entrañas después de masticarlos.

    El impacto llega al interior, remueve el inconsciente y te retrotrae a escenas mucho más cercanas, más de cronología propia y que él no pudo ver, pero que anticipó por ser inmutables al tiempo.
    Aparecen Verdun, Kurks, Vietnam, Pol Pot, religiones, ideologías.
    Patrias que devoran a sus hijos enviándolos a la boca del monstruo exterminador, para seguir alimentando a la bestia.
    Progenitores que se nutren de la infancia de sus hijos que cantan o toman una raqueta, o sacan un 10 en gimnasia, para solucionar un inmediato que convertirá el después en un infierno. Para saciar una gula innecesaria. Un escarnio gratuito y truculento, pero muy consciente, real.
    Devorar a tus criaturas, a tu carne, devorarte a tí mismo.
    Nada es más caníbal que esto, no es satisfacer una necesidad fisiológica, no es un rito equivocado, no es un trastorno de la mente.
    Es el más cruel y gratuito egoísmo, del que sólo el hombre es capaz.
    Nutrirte, sin necesidad, de tus hijos, de la única creación sensata, sólo con el fin de que no puedan competir contigo. Sólo con la idea de enfrentar en campo de batalla sin arriesgar tu sangre, cercenando una vida que comienza, con la vana ilusión de la mejora propia.
    Caníbales, Generales, Presidentes, Padres, Popes.

    En el aislamiento de su sordera, armado de semejante genio, como un reo, pintó los demonios que había visto, los imaginó y los hizo permanentes, inmutables, dolientes, sangrantes, desoladores.
    El mayor de ellos, el caníbal de sus hijos, Saturno devorando a su hijo, una suerte de Abraham que no se detiene, pero que no se conforma con quitar la vida de su hijo, también la hace desaparecer, la engulle para saciar su instinto más despreciable.
    La cara más terrible de un hombre, la banalidad de matar crías de un león que sólo quiere cubrir a su hembra, la inflexibilidad de una mantis religiosa cuando ha terminado con su macho, pero sin automatismo, con conciencia y con consciencia, sin ninguna excusa.
    CANIBALISMO.

  104. CRISTINA NO TIENE QUE DIMITIR
    He visto muchos CV en mi vida profesional. Cuanto peor es el candidato más extenso es el CV. Incluir cursos y publicaciones menores es un claro síntoma de debilidad curricular. Aconsejo que quepa todo en una hoja: datos personales, académicos y profesionales.
    Prácticamente todos los CV están manipulados. Yo mismo he ido corrigiendo el mío quitando cosas menores que intentaba hacer pasar por mayores. Tengo un Diploma en Epidemiología expedido por el Center of Disease Control de Atlanta que me permitía decir “Diplomado en Epidemiología por el CDC”, mas el curso duraba solo dos semanas. Lo terminé quitando. Tampoco ya cito que fui “Profesor Asociado” en la Universidad muchos años, ser Asociado es un Dios menor. Todo esto lo hago porque ya tengo 63 años.
    Lo de Cristina no es para presumir, es simplemente un pecado venial. No comprendo el odio sarraceno de sus enemigos por algo que ellos mismos con seguridad han hecho con su propio CV. Los ministros de Franco eran todos catedráticos, ingenieros, diplomáticos o generales. Aquéllo ya pasó, ahora llegó el momento de los políticos del pueblo como Cristina, sin apenas estudios, rábulas como mucho.

  105. Buenos días a todos :
    Me ha gustado mucho el CANIBALISMO de JrG, aunque en parte ( y la parte más “tecnica”, que sigue siendo mi preferida ), lo conocieramos ya.

    Y me ha llamado mucho la atención , en el video que nos enlaza justo antes, el de “un caballero español”, lo de que los horteras esos del jueguecito de La Verdad, usasen ” el de Badajoz” para despreciar al personaje de José Bódalo.

    Que eso de usar lo de “de Badajoz ” o lo de “cacereño”, en plan de insulto, lo he conocido en mi infancia y adolescencia. Sobre todo, más que en Madrid, en San Sebastián.
    Supongo que será una reacción acomplejada, ante unas gentes que nos daban a los Guipuchis, ciento y raya, en cuestión de señorío, de lealtad a España, y de valor. Y conocía a personas que decían que se podían tener fincas en Cáceres y en Badajoz, pero siempre que uno no viviera allí, y fuera sólo de vez en cuando a vigilar a los administradores…
    ¡ Qué vergüenza tan grande !

  106. Como ejemplo de las observaciones del Marqués sobre CV, he aquí uno necesitado de revisión. En el blog de SG se indica que el nivel C2 de inglés, según las pautas oficiales generales del MCER, es esencialmente el nivel de un nativo. Que es el nivel, claro está, de PI

  107. Analizar la técnica de los maestros me parece una enorme grosería y presuntuosidad.
    De los maestros se aprende, no se habla.
    Quizás otro maestro pueda dar sugerencias, incluso objetar ciertas cosas.
    Si eres de su gremio, sólo puedes admirar y tomar, aprehender, imitar, dejarse sugerir, o comprobar tu propia pequeñez.
    Del maestro se observa y se calla.
    Quizás se le puede elogiar, se puede sugerir a los otros como abordarlo, por dónde mirarlo, qué se puede obtener.
    Con el maestro se puede hablar, y compartir ( si está vivo y te es accesible), dejarle que comparta su genio, y su trabajo si ya no está o es inaccesible.
    Es tan subjetivo lo que uno quiere decir y lo que los demás interpretan…
    Es por eso Viejecita.

  108. CANADÁ
    Jason es un tipo fornido con la cabeza rapada y unos ojos azules brillantes. Lleva prendido en la solapa un pin con la bandera de su país. Me explicó que se sentía orgulloso de ser canadiense. He trabajado con él primero en Toronto y luego en Ottawa y me ha hecho aprender algunas cosas, por ejemplo el verdadero sentido del Patriotismo Constitucional de Habermas o entender mejor la carrera política del ensayista Michael Ignatieff.
    Canadá es un país muy grande y con pocos habitantes que práctica una interesante política de inmigración, especialmente desde que está Trudeau jr. Se promueve activamente la inmigración legal, dando prioridad a aquellos con titulaciones escasas en el país y a empresarios, aunque tambíen mano de obra poco especializada. Ello genera un orgullo de pertenencia y una competitividad profesional que he observado en Jason y su equipo que incluye a un japonés y a un iraní que se muestran como orgullosos canadienses. Hay orientales por doquier en los puestos de responsabilidad. Todo esto permea hasta a la Agencia Canadiense del Medicamento con la que nos reunimos y mostraron una multiculturalidad y una seriedad para mí casi desconocida en estos ambientes.
    Jason come como un toro y se despide de mí a la mexicana, con dos fuertes abrazos. Viril camaradería, como yo gusto decir. Decía que ahora entiendo mejor a Habermas, sentir orgullo de pertenencia no por la diferencia ni por la particular idiosincrasia, sino por la integración multicultural amparada en una Constitución.
    Mi credo político queda hoy apenas esbozado por esta politica de inmigración, por la limitación del tamaño del Estado y por el libre comercio. En los ratos libres y por mi cuenta, ir a misa y a los toros, que no me lo subvencionen pero que no me lo prohíban. Esta es la nueva España a la que aspiro para mis hijos y para mis nietos, porque me temo que seguro ya no la veré.

  109. O.K. JrG.

    Sobre lo del nivel de inglés de P.I. que comenta Comerciante de Ultramarinos:
    Cuando yo era joven se contaba esto respecto de los que lo habían aprendido en una universidad española :

    El nativo ———————— May I come in ?
    El licenciado español———– Between
    El nativo ————————-Do you speak English ?
    El licenciado español———– If

    Así que, si ese es el nivel de los licenciados por nuestra universidad, en inglés, comprendo que P.I. se atribuya el nivel que se atribuye. Que, por lo menos, habla deprisa.

  110. Y otra cosa :

    A Bernard Pivot le encantaba llevar a Vazquez Montalbán a “Bouillon de Culture”.Porque hablaba un francés totalmente sui géneris, con un acento español que cortaba, y con toda la naturalidad del mundo ( esa que le falta a P.I ).

    Esos programas estaban entre mis favoritos. Muy por encima de aquellos en que llevaba a Semprún, que hablaba un francés perfecto . ( Le quisieron hacer académico de la lengua francesa, y él dijo que si no les importaba que fuera español, qué él encantado, pero que no se pensaba nacionalizar francés. Y claro, del nombramiento aquél, nunca más se supo )

  111. Grande, muy grande, JrG; se le quitan a uno las ganas de volver a comentar una exposición.
    Marqués, por una vez, y sin que sirva de precedente, no estoy de acuerdo con su ilustrísima, fue penalty. Los argumentos posturales y de motricidad del delantero palidecen ante el hecho indiscutible de que estaba en posición de remate dentro del área y que un defensa le empuja primero y le arrolla a continuación sin permitirle rematar y sin dar al balón, lo que convierte el intento de rebañar la pelota, que comentas, en rebañar al jugador.
    Bremaneur, mi profesor de lengua en COU, el Sr. Lavin, nos enseñaba que la forma coloquial de pronunciar los participios en español es la que utiliza el director de El Mundo y que enfatizar las “des” puede quedar incluso pedante o cursi.
    Satur, los mauriñistas no somos proclives a practicar el onanismo en grupo, lo que no estoy tan seguro de afirmar sobre los seguidores de El Gran Cornudo cuando desgrana su sapiencia futbolistica partido a partido, dicho todo ello sin acritud, por supuesto.

  112. La web de Chopsuey me da mil problemas pues o no se carga, o tarda mucho o directamente se me queda en blanco. Navego con Safari por si la señorita Bellpuig puede hacer algo. Muy agradecido.

  113. La jugada es tal y como la cuenta Olmedo. Si sólo se han visto las imágenes que se pusieron durante el partido, es fácil caer en la (equivocada) apreciación del Marqués. Yo me subí a casa convencido de que no era penalti. Luego, vi más repeticiones y hay una especialmente, tomada desde arriba, que no deja lugar a dudas.

  114. Barcelona se viste hoy de amarillo. La Guardia Urbana del alcalde Colau, como aquel Ovrebo, del Chelsea-Barcelona, ya tiene su veredicto antes de empezar: millón y medio de entes asistirán.

  115. jrG domingo, 15/04/2018 — 08:23

    Ya delante del cuadro, su tamaño, casi a una escala natural

    Vaya, JRG, el viernes por la tarde me vi en esa tesitura, enfrentado a esos y otros fantasmas, delante del lienzo. Como decía Ortega y Gasset: “he vivido a Goya”.

  116. y hay una especialmente, tomada desde arriba, que no deja lugar a dudas.

    Desde ahí lo vio el árbitro, Funes. Levitando.

    ***

    Es un cachondo, en el mismo plano de la realidad un canto a la democracia canadiense y la defensa de Cifuentes.

    ***

    Anda, eso sí que es una novedad. A Savater le da igual que la UPV conceda títulos a los etarras por ser vos quien sos. Evidentemente no le da igual. Y lo de Cifuentes tampoco, claro.

  117. Penalti clarísimo, sin duda posible, fueron la mano de Casemiro y la zancadilla a Cuadrado, en Turín. Lo de la Benatia fue otra cosa, cada vez que lo veo cambio de opinión.

  118. Oiga S., usted quién cojones es, exponga su CV antes de permitirse pontificar sobre el criterio (siempre ponderado) del marqués. Tengo la impresión de que es usted marica, confirme please.

  119. Pero bueno marqués, un poco de cintura, no caiga en ensoñaciones de serie B.

    ***

    Como venía diciendo, claro que fue penalti. O como le dijo otro árbitro inglés al delantero centro del Liverpool:

    ¿Que no fue penalti? Compra mañana el periódico, y verás.

  120. Señoritos. Es posible que en las próximas horas esto no funcione bien o, mejor dicho, que funcione peor. Como no sabemos por qué no cargan bien las páginas vamos a desactivar todos los servicios y reiniciar con un diseño muy simple. Tenemos que descartar que la culpa sea de nuestro servidor.

    Gracias por su comprensión.

  121. Ja. Ahora sí que se va a tragar sus palabras señorito. Para empezar, vaya preparando los atrasos y facturas pendientes. Lo del bulling en el juzgado vendrá después. Lo mejor de todo es que en el blog están las pruebas. Y aquí habrá muchos testigos que apoyarán lo que digo.

  122. ¡Oh, qué grandes soluciones!
    – No hay cabecera.
    – No hay menús laterales.
    – No funcionan la mitad de las páginas.
    – No hay estadísticas.
    – No hay suscripciones.
    – No hay herramientas de seguimiento.
    – No hay pagos por Paypal…

  123. No más para decir que las mujeres indígenas le expresamos nuestra solidaridad a la Srta. Bellpuig. ¡Abajo la opressión!

  124. La noche del robo hablé con un amigo futbolero de verdad (no como yo, que sólo soy del Atleti). No es de aquí (de este país, quiero decir), así que básicamente es indiferente al Madrid y al resto de los equipos españoles. Ve la liga española con el mismo desapasionamiento que la Premier. Su opinión me pareció tan juiciosa como la de los buenos aficionados a los toros, que no tienen absolutos, que ponderan lo que se puede o no exigir al matador en función del animal que tienen delante. En ESA jugada (un penalti pongamos que al menos dudoso), en ESE minuto del partido, en unos cuartos de final de Champions y con un marcador 0-3/0-3, o sea, con una eliminatoria empatada, NO se pita un penalti.

    Menos aún cuando esto ya viene de lejos.

    Pero al margen del penalti, lo que es insufrible es la chulería del Madrid, el empeño de sus lacayos en hacernos creer lo que la propia Mafalda parecía creerse: que pasaban ellos porque habían hecho un gran partido. ¿Un gran partido? ¿¿0-3, en tu campo, en el minuto 92?? ¿¿¿Un GRAN partido??? Amos anda.

Los comentarios están cerrados.