Los radicales y el aborto

Aborto, un asunto en donde no pueden existir absolutosPor Fernando García

El reciente proyecto de Ley sobre el aborto ha provocada airadas reacciones en contra de los radicales feministas en contraposición a los radicales católicos que la defienden. También han participado en el aquelarre en contra de la Ley un grupo de radicales mucho menos conocido, los del determinismo biológico.

En síntesis, la nueva Ley aboliría el vigente supuesto de plazos sustituyéndolo por otro en que la madre debería pasar un periodo de reflexión y asesoramiento antes de tomar la decisión de abortar. Tal decisión, en todo caso, debería ser avalada por dos profesionales sanitarios que certificaran el daño psicológico que sufriría la madre en caso de llevar el embarazo a término.

Los radicales feministas (Elena Valenciano, Elvira Lindo) defienden el derecho de la madre a “disponer libremente de su cuerpo”, tal como gustan decir. Los católicos (representados por una mayoría del Partido Popular) defienden el “derecho a la vida”, que es su mantra favorito. Por su parte los deterministas biológicos defienden el derecho a elegir a un nuevo ser que tenga las mejores características biológicas que la ciencia pueda garantizar en cada momento.

Todas estas posturas tienen un trasfondo ético cuyo análisis debe hacerse bajo dos premisas:

  1. Deben analizarse los problemas biológicos con profundidad.
  2. Deben respetarse los principios básicos de la Bioética.

Parece que ni unos ni otros tienen en cuenta estas premisas. Tampoco parecen entender que estamos ante un conflicto de valores que son contradictorios entre sí. Isaiah Berlin consideraba que una democracia solo podía construirse a partir de aceptar estas contradicciones, lo que excluiría del diálogo cualquier postura radical.

Deben conjugarse los siguientes principios o valores en orden axiológico:

  • Primer nivel: No maleficencia (posible daño a la madre y al feto). Justicia (trato equitativo, por ejemplo, a malformados y no malformados)
  • Segundo nivel: Autonomía (poder elegir si se quiere abortar). Beneficencia (bienestar de la madre y del nuevo ser)

Con este planteamiento se ven a distancia los errores que cometen los radicales. Poner por encima de todo el derecho a elegir, como hacen los feministas, conculca el orden axiológico al poner por encima los valores de segundo nivel. Una madre que decide abortar porque “no le viene bien” tener un hijo está dando prioridad a su bienestar a costa de infligir un grave daño al feto. Según las premisas de los católicos el principio de No maleficencia tiene un valor absoluto que aplican exclusivamente al feto, olvidando el daño que podría sufrir la madre (de ahí la importancia que se valore adecuadamente éste). Los deterministas biológicos dan un valor absoluto al bienestar del nuevo ser conculcando gravemente los principios del primer nivel. El caso de un feto que se conozca que fuera a nacer ciego fue motivo de una interesante controversia que protagonizó Arcadi Espada, que se mostraba partidario del aborto en una circunstancia como ésta. Esta postura es radical, pues supone hacer daño al feto y no garantizar los mismos derechos a un malformado que a un sano. Además, da por sentados hechos biológicos que pueden no ser ciertos, como que sea seguro que el niño vaya a nacer ciego y que no tenga posibilidades de recuperar la visión.

Resulta doloroso que el debate público sobre estos asuntos esté informado por posturas políticas partidistas o convicciones morales inapelables. Sorprende la asertividad de los implicados en un asunto en el que por definición no pueden existir absolutos.

156 comentarios en “Los radicales y el aborto

  1. Enhorabuena: la entrada introduce orden en el caos de este debate.
    Supongo que no será fácil obtener amplios consensos sobre la asignación de niveles.

  2. Que el primer nivel tiene prioridad sobre el segundo es un consenso bien establecido en todos los manuales de Bioética. Venticinco siglos de civilización occidental lo avalan, desde Aristótels a Rawls. No todo es discutible, podrá opinarse sobre su aplicación práctica, pero no sobre este orden de cosas.

  3. 10/10

    Ese es el verdadero terreno del debate, también en mi opinión. Fuera de esos límites no hay terreno de juego. La discusión se celebrará en una cancha distinta por cada contendiente. Que es lo que está sucediendo. Diálogo entre autistas.

  4. Durante 2012 la tasa de abortos por 1000 mujeres fue 15 en Madrid y 2 en Navarra. La media nacional 12.

  5. Sorprende la asertividad de los implicados en un asunto en el que por definición no pueden existir absolutos.

    Ahí agradecería ampliación/iluminación.

  6. En números absolutos hubo 112.390 abortos en 2012. Mas del 90% se debieron a decisión de la madre porque ¨no le venía bien”. A la vista de esto cabría pensar que hay espacio para la mejora.

  7. Una preguntita, que soy rubia y posible no entienda el primer principio:
    No maleficencia (posible daño a la madre y al feto).
    Si existe un posible daño físico para la madre, como que su vida corra peligro y se permite el aborto, estaríamos también incumpliendo el principio, porque el daño se produciría directamente al feto, (vamos no daño, se le mataría)¿no es contradictorio?
    Me gustaría que se me explicase más.

  8. Holm, al hablar de derechos que son incompatibles entre sí (no se puede dar la razón a feministas, católicos y deterministas al mismo tiempo), todo planteamiento absolutista no tiene cabida. No se puede discutir con quien, por ejemplo,no admite que el principio de autonomía tiene unos límites marcados por el de no maleficencia. Así feministas y deterministas llevan sus planteamientos a un extremo, a postulados absolutos apoyados en falacias biológicas (no hay vida hasta x semanas,es posible determinar la salud del embrión…)

  9. Bonnie, es muy sencillo. Al aplicar el principio de No maleficencia se le suele dar prioridad a la madre frente al feto. Cierto que en determinadas épocas históricas, ante hijos de reyes etc.., se ha hecho lo contrario. pero hoy resulta inaceptable.

  10. Yo venía a recomendar el artículo de M. sobre el huerfaniforme Modric y me encuentro con lo del aborto… que se ha quedado muy corto, quiero decir, que se requeriría un desarrollo de lo expuesto, para los obtusos de mente y los poco cultivados

  11. Yo también me he quedado esperando que M. elevara a Satur al merecido olimpo huerfanifornombrando al croata, pero no ha podido ser.

  12. Volviendo al tema, observo el silencio -por el momento- de la mayoría de las damas. A veces creo que se ha abierto una brecha insalvable entre hombres y mujeres, después de tantos años de feminismo progre y lenguaje políticamente correcto, en tanto que ciudadanos. Fantaseo con un Congreso en el que este asunto fuera votado -¡y debatido!- sólo por las mujeres, vía abstención de todos los hombres.

  13. holmesss 13 de ene de 2014 11:44
    Fantaseo con un Congreso en el que este asunto fuera votado -¡y debatido!- sólo por las mujeres, vía abstención de todos los hombres.

    Holmesss, ese experimento ya lo hizo una vez Jesulín de Ubrique, y mire la que se armó.

  14. marquesdecubaslibres 13 de ene de 2014 10:54
    En números absolutos hubo 112.390 abortos en 2012. Mas del 90% se debieron a decisión de la madre porque ¨no le venía bien”. A la vista de esto cabría pensar que hay espacio para la mejora.

    Gráfico

    Me llama la atención el dato de mujeres que han abortado en 2,3,4, 5 ó más ocasiones

  15. Yo no quiero opinar del tema que no quiero meterme en jardines. Pero como tampoco puedo estar calladita, digo que sí, va a favorecer y mucho a las clinicas privadas esta nueva ley.

    Ya está. No digo más que teno el resto del día muy ocupado con mis cosas

  16. “Una madre que decide abortar porque “no le viene bien” tener un hijo está dando prioridad a su bienestar a costa de infligir un grave daño al feto”.

    ¡Y tan grave!

    (Vaya errata más larga).

  17. Bien marqués. Hay buenas gentes que todavía se esfuerzan, como usted.

    Otros desfallecemos lenta y progresivamente. Lo de Burgos, los de la paz manifestándose en Euskadi, los titulares enjuiciadores en los informativos, los presentadores que te tutean…

    Me estoy quitando hasta del lánguido gesto de clicar para compartir algo que he leído. Me estoy quitando hasta de leer.

    (En proceso de compra de una casa en el campo, creo que sin internet, me voy a aislar. Eso sí con grande y enorme piscina)

  18. Yo aún diría más:
    He escrito “despedido por” y google me ha propuesto estos tres:
    – por fumar
    – por causas objetivas
    – por especialista (que remite a una carta de un profesor de Música)

    He tecleado “despedida por” y me propone 4:
    – por acudir a su desahucio (¡vaya día!)
    – por estar embarazada
    – por muerte (así enunciado no puedo sino estar de acuerdo)
    – por embarazo

  19. (Con la suerte que tengo en cuanto a mis interacciones con seres humanos, me atracarán cuando viva en la casa del campo, me defenderé por supuesto, y acabaré denunciado y entrullado again).

  20. Deleita e instruye. El artículo me ha recordando a otro que escribió Perroantonio sobre los extremismos. No por el tema sino por ese ansia fundamental de eliminar estridencias. Visto está, además, que a parte de extremistas y radicales, conviene eliminar a los bobos. Y no miro a nadie.

  21. Me acabo de trasegar lo que a continuación les clickaré y lo que usted me enlaza Holmess, ha sido como la cerveza fría tras un polvo con una negra de uno ochenta.

    “Así entendidas las relaciones económicas, se sigue con facilidad la escasa pertinencia de indagar si el capitalismo aún tiene futuro. Sencillamente, la pregunta está mal formulada: hoy no vivimos de ningún modo “bajo el yugo del capitalismo”, tal cual lo vuelve a propugnar una retórica tan irreflexiva cuanto histérica; por el contrario, la realidad en que vivimos puede definirse, cum grano salis, como un ávido semisocialismo de Estado que goza del beneplácito de los medios de comunicación masiva; un sistema económico que se asienta en el cobro de impuestos y que, por lo tanto, depende de la propiedad.”

    Aquí si tienen tiempo y ganas.

  22. Todos tomamos nota de que ha puesto un link, marqués, aunque sea por persona interpuesta.
    Por cierto, que viendo las fotos que ilustran el artículo mencionado, no veo otro remedio para la carestía de estrellas de la capitá que rezar para que Michelin envíe inspectores ciegos, o bien curados de espanto sobre lo que hacen los decoradores locales.

  23. Entre los radicales hay obviamente mucho “tonto con balcón a la calle”, pero lo preocupante es porqué personas muy inteligentes caen en la radicalidad. En mi experiencia con ellos (radicales e inteligentes) he observado como influye la falta de reconocimiento por parte la sociedad de sus virtudes. Decía Hayek en su “Camino de servidumbre” que los intelectuales no soportan que el carnicero gane mas que ellos, lo que les lleva a hacerse de izquierdas y radicalizarse. Como hoy ser de izquierdas es como practicar el toreo de salón, no queda otra que la radicalidad (feminismo, nacionalismo, determinismo, antisistemas…)
    Personalmente soy partidario de la radicalidad, o mejor dicho del snobismo. Gusto epatar afirmando mi pasión exclusivista por la alta cultura, la alta costura o los vinos de guarda. O mi mi odio por los scooters, los todo terreno o los links (que no son propios de hombres que se visten por los pies). Pero aquí agoto el capítulo de radicalidades, y en el resto de cosas (las importantes!)procuro ceñirme a las ideas de los sabios que han sido como Berlin, Rawls, Rorty o Kójeve. ¿Pero cómo voy a saber mas que ellos?

  24. Yo soy muy fiel a Viridiana.
    Me gusta todo, hasta me comería a Abraham que es un amor y siempre me piropea…y esa grappa!
    Qué buenas noches he pasado gracias a esa grappa!

  25. Durante casi un par de años me pagó la nómina la Legión de Cristo, y durante casi otro, la Asociación Católica de Propagandistas (ACdP). En su seno pude conocer las ideas principales de su pensamiento, las cuales respeté siempre a pesar de no compartirlas en su mayoría o en su totalidad, pues no me acuerdo de todas. No me sorprendieron sus argumentaciones sobre el asunto del aborto ni sobre otros asuntos que afectan a la moral cristiana, pero sí me llamó la atención la ferocidad verbal con que atacaban a quienes actuaban en contra de sus principios.
    El trato personal que me dieron fue siempre amable y cercano, y no encontré más que colaboración en ellos para poder llevar a cabo mi trabajo con eficacia. Incluso me pareció bien que expulsasen al hijo de la Ministra, que exhibía simbología nazi alegremente (aunque el motivo de expulsión fuese otro). Durante esta etapa llegué al convencimiento definitivo de que esta gente no debería estar creca del poder político nunca por el bien de la ‘república’. ¡’Apostolado’, qué palabra!

  26. Habiendo estado interno en los Agustinos del Escorial recuerdo con gran afecto las lecturas piadosas durante la comida y la cena. Nunca trataron de abusar de mi físicamente y en el plano de la fe ellos mismos eran escépticos sobre su capacidad, no ya para convertir, sino para convencer a alguno de los alumnos esquinados que allí habitábamos.
    Pagué sus excelentes enseñanzas, vivir en el Monasterio y el esfuerzo económico de mis padres para pagar aquello, organizando una revuelta que acabó conmigo en el cercano cuartelillo de la Guardia Civil.
    Nunca agradeceré suficiente al sargento de la Benemérita la mano de hostias que me dio, cierto que con el beneplácito de mi padre. Ciertas radicalidades se curan así.

  27. Un caso muy gracioso -que no me ocurrió a mí, sino a un compañero- fue el de un libro de texto que decía que la píldora del día después no era abortiva, no sé si con esas palabras exactamente. El director, furioso, gritaba: ‘¡Esto es una mierda! ¡Esto es una mierda! ¡Denme el teléfono de la editorial!’. Al cabo de unos días llegó una edición de dicho libro de texto encuadernada con anillas donde se decía que la píldora del día después era abortiva, no sé si con esas palabras exactamente.
    Lo que me sorprendió en aquel caso fue que la editorial hiciese el cambio. ¡Aquella editorial tan socialdemócrata!

  28. Se agradece el esfuerzo y la intención, Marqués. Pero creo que plantear este asunto en términos tan estrictamente teóricos o racionalistas no contribuye a esclarecerlo. Confrontando lo que ahí dice con la realidad, con lo que de verdad sucede, surgen al menos tres paradojas evidentes:

    Holmesss le plantea con buen criterio que el consenso sobre la asignación de niveles es complicado. Usted lo resuelve apelando a veinticinco siglos de civilización occidental y añadiendo que lo único que puede discutirse al respecto es su aplicación práctica. De eso se concluye necesariamente que los países más occidentalmente civilizados se saltan a la torera esos veinticinco siglos, porque todos ellos, en mayor o menor medida, eluden establecer como prioritario el primer nivel.

    La definición de justicia tal como usted la plantea es, de nuevo en teoría, inapelable. Pero resulta muy discutible que abordar por igual la gestación de un feto sano y otro con grandes malformaciones sea realmente lo justo. De hecho, usted mismo califica como “interesante” la controversia acerca del feto que con seguridad nacería ciego. Es decir, acepta de entrada que la posición de Espada en aquella polémica no está fuera de toda lógica ni del terreno de la opinión: donde usted ve radicalidad, yo veo sentido común.

    Habla del porcentaje de madres a las que “no les viene bien” tener un hijo. Es cierto que se aleja de la frivolidad al añadir en los comentarios que de ello se deduce que “hay margen de mejora”, pero no puede negar que esa primera expresión, “no les viene bien”, es cuanto menos sesgada, o poco afortunada, porque induce a pensar en caprichos o en el uso del aborto como un método anticonceptivo más. Y la realidad no es esa, me parece obvio. A Bonnie le llama la atención el número de mujeres que han abortado en más de una ocasión. Sin duda, eso sucede, pero destacarlo -esto va por Bonnie, no por el Marqués- me parece agarrar el rábano por las hojas, elevar la anécdota a categoría.

  29. Me llevo una alegría: según la encuesta más reciente (Sigma Dos), el 73% de los españoles son radicales feministas, de los que apoyan la amenazada ley de plazos. Otra encuesta (Metroscopia) no es tan optimista, pero aun así hay motivo para la esperanza: un 46% de radicales feministas (frente a un 41% de los otros radicales).

    Ummm, ¿tantos radicales feministas en España? Va a ser que no, que lo que está mal empleado es la expresión escogida por el Marqués.

  30. [0]
    Toda ética es personal. La bioética, más.
    La justificación ética de una norma requeriría argumentación en función de principios generales [formales o materiales].
    Los juicios no son más que meros enunciados de hechos.
    La ética constituye un intento de sobrepasar los límites del lenguaje al presentar los juicios de valor relativo como absolutos.

    PS.
    Maleficencia = Hábito o costumbre de hacer mal.
    Beneficencia = Virtud de hacer bien. (No maleficencia)

  31. Pensamiento recto.

    Pensamiento espiral.

    Aquí lo que de verdad importa, es que todos ustedes acaten que yo tengo la razón, cuando yo lo digo.

  32. Adapts, he leído lo que nos ha traído, como siempre grande Slot. Yo le pondría como subtitulo Tiemble después de haber reído, sobre todo si hemos de fiar a la mano dadivosa la solución de lo que se nos viene encima.
    Lo del pensamiento recto imagino que le habrá venido cuando Slot escribe Así, por vía recta, se llegó al concepto de plusvalía , que también me ha hecho dar un respingo.

  33. Holmesss, no me diga que lo de los impuestos voluntarios no es lo mejor que ha leído en años.
    Es lo mas gracioso y destroyer que me he encontrado hasta ahora.

  34. No sé Albert, quizás tengas razón, pero a mí me parece que son muchos condones rotos, o demasiadas píldoras mal tomadas, o fallos en la marcha atrás, para que una mujer tenga que abortar tantas veces.
    Más datos:
    En 2012, de 112.390 abortos
    37.051 no usaban protección
    23.406 “no consta”
    4.880 “métodos naturales”

    ¿El aborto como método “anticonceptivo”?

  35. Bonnie, yo soy partidario de una ley de plazos. Como la que hay ahora aquí, en la mayoría de los países europeos o en USA. Es decir, aun en el caso de que lo que insinúas fuese cierto, desde mi punto de vista no justificaría la reforma que ahora se pretende hacer.

    Pero es que no creo que sea así, no creo que esas cifras que das sean de gente que usa el aborto como método anticonceptivo con indiferencia o alegría. Eso es estupidez, irresponsabilidad, poca cabeza o como quieras llamarlo, y no se arregla con leyes. Si finalmente se aprueba esta ley en el sentido que se pretende, esa gente desaparecerá de las estadísticas, pero no porque hayan dejado de ser estúpidos, sino porque lo harán clandestinamente o fuera de España.

  36. Srta. Bellpuig, quiero protestar enérgicamente. No ha puesto usted enlaces a los artículos de Martín Olmos ni de la versión Bruce Banner de Un servidor. Está usted perdiendo muchos puntos.

  37. Albert: “eso es estupidez, irresponsabilidad, poca cabeza o como quieras llamarlo, y no se arregla con leyes. ”

    No lo sé, quizá no. Pero le Ley Antitabaco ha tenido éxito, y el endurecimiento de las sanciones por infracciones de tráfico (y sobre todo, la voluntad de hacerla cumplir por parte de las autoridades) también.

    En uan época en que es tan fácil y barato el acceso a los anticonceptivos y la píldora del día después (hablamos de países occidentales, por supuesto).

  38. Suscribo absolutamente su razonamiento, Albert. Y añado:

    Lo que sí es de radicales, de auténticos fanáticos, es presumir que uno se puede poner en la piel y en el cerebro de otra persona. No tener ni siquiera la humildad de pensar en la remota posibilidad de que las razones del otro pueden también estar fundadas en una ética sólida. Sí, es de auténticos fanáticos llamar asesinos, o incluso simplemente inmorales o inconscientes, a quienes defendemos una ley de plazos.

    Pero el debate sobre el aborto es un debate falso. Lo que esconde es el tira y afloja de la versión más reaccionaria del catolicismo por seguir imponiendo sus formas al resto de los ciudadanos. Y eso nos pasa por no haber hecho bien los deberes en la transición. Encore un effort: que se autofinancien ellos con las mermantes aportaciones de sus fieles, y serán la sombra de la sombra que ya son.

  39. (Iba a escribir esta mañana, sobre la radicalidad del discurso en el tema del aborto, que me causan el mismo rechazo los radicales que tachan a los partidarios del aborto de mataniños como quienes no conciben la postura anti-abortista sino es con una sotana o con un bigote)

    ((Pero ahora me da no-sé-qué escribirlo))

  40. “Sostiene Rivera que el sistema se mantiene porque la ciudadanía es capaz de asumir sus mentiras siempre que disfrute de beneficios económicos, pero que si estos desaparecen, las mentiras se vuelven insoportables. ”

    Concuerdo con Rivera, aunque yo en lugar de “mentiras del sistema” escribiría “defectos del sistema”.

  41. Vengo a mostrar mi desacuerdo con lo primero que ha dicho Holmesss. A mí me parece que el comentario del marqués ha introducido caos incluso donde había cierto orden.

    Al menos antes distinguíamos sin grandes problemas entre una ley de plazos y una de supuestos, gracias a que nadie había oído hablar de una ley uno de cuyos supuestos fuera un supuesto de plazos.

    A continuación, en un pésimo ejercicio de síntesis, se olvida, al intentar resumir el anteproyecto de ley, de los supuestos sometidos a discusión que no afectan a la salud de la madre: violación y malformación del feto.

    Si sintetiza mal, analiza peor, pues distingue entre dos cosas iguales, como son el derecho a elegir a un nuevo ser que tenga las mejores características biológicas obtenibles en cada momento, lo que implica el derecho a no tener un hijo que no reúna esas características, y el derecho, en el que se subsume éste, a abortar libremente, esto es, a que la mujer disponga libremente de su cuerpo. Es verdad que la distinción valdría si ese derecho eugenésico fuera concebido como un derecho de la pareja, y no sólo de la mujer, o si en vez de un derecho eugenésico se hubiera propuesto, como hacía más bien AE, un deber eugenésico; pero el marqués no ha dicho nada sobre un punto tan crucial a la hora de defender la singularidad de eso que él llama determinismo biológico.

    La cosa empeora cuando saca a relucir la pareja de premisas a partir de las que deben examinarse los principios éticos que entran en conflicto en un debate sobre algo relacionado con la vida. La primera no sirve de nada porque se limita a recomendar que, cuando se analice algo, se prefiera la profundidad a la superficialidad; la segunda tampoco, porque aconseja redundantemente respetar los principios de la Bioética cuando se hable sobre los principios éticos de algo relacionado con la vida.

    Tras ese confuso preámbulo, queda declarada por fin la necesidad de conjugar “los siguientes principios o valores en orden axiológico”, cuya sonoridad apenas esconde que se está hablando de la necesidad de conjugar “los siguientes valores en orden de valoración”, o sea, de la necesidad de conjugar “unos valores”, ya que forma parte del concepto de valor -axios- valer más o menos que otros.

    De los cuatro principios manejados por el marqués no queda claro que sean verdaderos principios. Al menos no queda claro si nos atenemos al uso que él hace de ellos porque presupone, entre otras cosas, que el feto humano es un ser humano. Pero todo lo que presupone otra cosa no es un principio cabal.

    En resumen, un galimatías.

  42. Que Gengis califique mi entrada de “galimatías” es digno de admirar conociendo lo claro y diáfano de su estilo.

  43. Permítanme darle un quiebro “pinkeriano” a la discusión. Según su celebrado The Better Angels of Our Nature: Why Violence Has Declined (2011), las sociedades occidentales han mejorado radicalmente su situación en los últimos cien años. Presenta múltiples datos que así lo avalan.
    Me referiré ahora a un término propio de la disciplina de la Salud Pública pero que se entiende intuitivamente, las llamadas “muertes evitables”. Son aquellas que con intervenciones de diverso cariz es posible disminuir su número, por ejemplo, los homicidios o los accidentes de tráfico. Parece que existe un acuerdo intersubjetivo que aceptaría que interviniendo sobre estas situaciones se evita dolor y pérdidas económicas a una sociedad. Es decir, en términos morales esa sociedad es mucho mejor.

  44. La sociedad espeñola, mal que le pese a algunos agoreros, ha experimentado grandes éxitos en este terreno: tasas de homicidio, muertos por terrorismo, muertos por accidente de tráfico, tabaquismo o drogadicción.
    Pero en algunos parámetros muy relevantes la situación no termina de mejorar, está estabilizada: muertes por violencia doméstica, suicidios y tasas de aborto. En el caso de la obesidad, una nueva epidemia con alto coste en vidas , sufrimiento y costes económicos, incluso la situación está empeorando.
    Quizás algunos piensen que intentar mejorar todo esto es meterse en la vida de los demás, o como dice Pirate ” no ser capaz de ponerse en lugar del otro”. Yo no lo entiendo así, creo que un Estado Moderno tiene la obligación de promover intervenciones que mejoren la situación. La nueva Ley del Aborto va por ese camino, discutamos si es le mejor, pero no nos pongamos estupendos diciendo radicalidades.
    El gran pintor David Hockney ha puesto en marcha una campaña a favor del tabaco, reinvindicando su derecho a vivir como quiere. Hace poco nos ha obsequiado con la muerte de su pareja homosexual intoxicado por cocaína y alcohol. Permítanme que me cague, metafóricamente, en una de sus azules piscinas.

  45. Parece que existe un acuerdo intersubjetivo

    El marqués está haciendo una exhibición de paciencia y contención que celebro y que le honra.

  46. Brema, existe una manifiesta animadversión por parte de Aramabarri hacia Molinas, hija de la envidia por su éxito editorial. Recuerde la tesis de Hayek sobre los carniceros. En los círculos académicos,y sobre todo en los empresariales, se estima el pensamiento de Molinas.
    Usted conoce comos estas cosas, junto con el egotismo, obnubilan la mente del “crítico”. Conoce bien los casos Trapiello/ Espada…
    Aquí mismo, Gengis y Procuro muestran una manifiesta animadversión hacia mi modesta persona que se refleja en sus poco ponderadas críticas a lo que aquí digo.
    Solo algunos hombres muy maduros y bien bragados estamos al pairo de envidias, animadversiones e infantiles egotismos. No necesitamos tener un pensamiento radical para sentirnos a gusto en este mundo.

  47. Discrepo.
    La crítica de Arambarri es excelente, igual que la de Campos. El libro de Molinas lo tengo leído, el de Blom lo leeré.
    No conozco peor crítico que mi persona, y aún así fui capaz de discutir algún aserto – y algún olvido – de don César.
    No he visto en Arambarri animadversión como la descrita, y mucho menos obnubilación “crítica”. Ahí estamos rozando la ley de Godwin.

  48. Bremaneur 14 de ene de 2014
    Historia de un salto al vacío.

    Prolija y gran, en todos sus aspectos, reseña. Me han entrado unas ganas tontas de comprar el libro, y eso que a mi la Historia, en su vertiente minuciosa, me suele aburrir bastante.

    Y qué extraordinaria foto la de Jacques Henri Lartigue en el Grand Prix, con la técnica del barrido, con la que tenía que ser casi imposible sacar una instantánea con las cámaras de la época. Dice la Wikipedia que usaba una cámara de placas de vidrio. Seguramente se pasó toda la carrera intentando conseguir una foto como esa (con el gasto correspondiente, claro; ahora, con las cámaras digitales puedes tirar —literalmente— cientos de fotos hasta obtener una decente). La foto no es sólo sorprendente por eso, sino también por su plasticidad y por el efecto de velocidad que consigue. Pero tiene algo más: juraría que el automóvil es una versión sin parabrisas del vehículo que conducía la Srta. Bellpuig en su ya mítica instantánea.

  49. El libro de Molinas es ameno y provoca la reflexión. Desde luego no es ni riguroso ni académico, pero tampoco lo pretende. Las soluciones que aporta son absolutamente racionales, cierto que utópicas en nuestro actual contexto.
    El que quiera rigor y academicismo que se “aprete” el de Kòjeve.

  50. Acontecimiento planetario, Obama destaca al gran liderazgo de Rajoy y la evidencia de que las reformas han estabilizado la economía española.

  51. Perroan, ¿estas llamando vieja a la Srta. Bellpuig? ¿O acaso coleccionista exquisita?

    Gracias por el comentario. Blom supone que la foto se tomó de forma casual. Quicir, que no hubo intención plástica.

  52. He pinchado el link de El New Yorker Español y me ha saltado automáticamente el AppStore para descargar no sé qué porquería de juego. A la puta mierda.

  53. ‘A pesar de estas diferencias, hay una enseñanza que sí podemos extraer del debate sobre el aborto, un debate que se ha sostenido durante décadas con gran seriedad; el fracaso de todo intento de llegar a una descripción cosmovisivamente neutral (o sea, que no prejuzgue) del estatus moral de la vida humana incipiente, una descripción que sea aceptable para todos los ciudadanos de una sociedad secular. Una de las partes describe el embrión en un estadio de desarrollo temprano como un «montón de células», contraponiéndolo a la persona del recién nacido, al cual sí corresponde la dignidad humana en un sentido moral estricto. La otra parte contempla la fecundación del óvulo humano como el comienzo
    relevante de un proceso de desarrollo ya individuado y regido por sí mismo. Viendo las cosas de esta manera, todo ejemplar biológicamente determinable como perteneciente a la especie debe ser considerado como potencial persona y portador de derechos fundamentales. Ambas partes
    parecen omitir que algo puede ser considerado como «indisponible» aunque no tenga el estatus de persona portadora de derechos fundamentales inalienables según la constitución. No sólo es «indisponible» lo que tiene dignidad humana. Algo puede sustraerse a nuestra disposición por buenas razones morales sin ser «inviolable» en el sentido de tener derechos fundamentales ilimitados o absolutamente válidos (que son constitutivos de la «dignidad humana» según el artículo 1 de la Constitución).
    Si el debate sobre la atribución de la «dignidad humana» garantizada constitucionalmente pudiera decidirse con razones morales que obligasen, las profundas cuestiones antropológicas que suscita la técnica genética no rebasarían elámbito de las cuestiones morales corrientes. Ahora bien, los supuestos ortológicos fundamentales del naturalismo cientificista, según los cuales el nacimiento aparece como una cesura relevante, no son de ninguna manera más triviales o «más científicos» que los supuestos de fondo metafísicos o religiosos, que sugieren la conclusión contraria. Las dos partes alegan que todo intento de hacer un corte tajante, moralmente relevante, en cualquier punto entre la fecundación o la fusión de núcleos celulares por una parte y el nacimiento por otra, tiene algo de arbitrario, ya que primero la vida sensitiva y después la personal se desarrollan con gran continuidad a partir del comienzo orgánico. Pero si no me equivoco, esta tesis de la continuidad más bien habla contra ambos intentos de
    sentar con enunciados ontológicos un comienzo «absoluto» vinculante también desde un punto de vista normativo. ¿Acaso no es arbitrario disolver la ambivalencia -justificada por el fenómeno- de nuestros sentimientos e intuiciones evaluativos -que cambian paso a paso según se refieran a un embrión en un estadio de desarrollo temprano y medio o a un feto en estadio avanzado-24 a favor de una u otra parte por medio de estipulaciones moralmente unívocas? Sólo sobre la base de una descripción cosmovisiva de los estados de cosas que las sociedades pluralistas debaten racionalmente, puede conseguirse llegar a una determinación precisa del estatus moral, ya sea en el sentido de la metafísica cristiana o en el del naturalismo. Nadie duda del valor intrínseco de la vida humana antes del nacimiento, se la denomine «sagrada» o se rechace esta «sacralización» de lo que es un fin en sí mismo.
    Pero la sustancia normativa de la protegibilidad de la vida humana prepersonal no encuentra una expresión racionalmente aceptable para todos los ciudadanos ni en el lenguaje objetivante del empirismo ni en el lenguaje de la religión.
    En el debate normativo de una esfera pública democrática sólo cuentan, al fin y al cabo, los enunciados morales en sentido estricto. Sólo los enunciados cosmovisivamente neutrales sobre lo que es por igual bueno para todos y cada uno pueden tener la pretensión de ser aceptables para todos por buenas razones. La pretensión de aceptabilidad racional diferencia los enunciados sobre la solución «justa» de los conflictos de acción de los enunciados sobre lo que es «bueno» «para mí» o «para nosotros» en el contexto de una biografía o de una forma de vida compartida. De todos modos, este sentido específico de las cuestiones que respectan a la justicia admite una conclusión sobre el «fundamento de la moral». Considero que esta «determinación» de la moral es la clave apropiada para responder a la pregunta de cómo podemos determinar
    el universo de posibles portadores de derechos y deberes morales independientemente de determinaciones ontológicas controvertidas’.

    J. Habermas, El futuro de la naturaleza humana. ¿Hacia una eugenesia liberal? (2002)

  54. marquesdecubaslibres 14 de ene de 2014 11:30

    Brema, existe una manifiesta animadversión por parte de Aramabarri hacia Molinas, hija de la envidia por su éxito editorial. Recuerde la tesis de Hayek sobre los carniceros. En los círculos académicos,y sobre todo en los empresariales, se estima el pensamiento de Molinas.
    Usted conoce comos estas cosas, junto con el egotismo, obnubilan la mente del “crítico”. Conoce bien los casos Trapiello/ Espada…
    Aquí mismo, Gengis y Procuro muestran una manifiesta animadversión hacia mi modesta persona que se refleja en sus poco ponderadas críticas a lo que aquí digo.
    Solo algunos hombres muy maduros y bien bragados estamos al pairo de envidias, animadversiones e infantiles egotismos. No necesitamos tener un pensamiento radical para sentirnos a gusto en este mundo.

    Por lo que a mí respecta, creo que tiene toda la razón. Estoy comenzando a sentir una aversión muy sincera.

  55. Apresúrense a copiar lo que les interese del NJ3. Los amigos de WordPress me recuerdan que si no pago lo van a dejar como un solar, es decir, asolado. Tendré que pasarlo a una de esas plantillas planas para que no se pierda en el hiperespacio.

    No digan luego que no se lo advertí.

  56. Por otro lado siempre experimento una sensación de melancolía malsana cuando revisito páginas antiguas de blogs, es un indicador de que algo en la azotea no anda bien.
    Eso debe ser la causa de las prevenciones que les tengo a los blogs: el archivo. Un blog comme ill faut renovaría su página sin más, no hay más tiempo que hoy.

  57. No siento aversión alguna por Procuro, solo digo que sus escritos los veo tontorrones y no me hacen gracia. Espero que no sea obligatorio que me hagan gracia.

  58. Albert,
    Yo no creo que son estúpidas por hacer eso, al contrario, son mujeres que están muy bien informadas y saben de la existencia de los últimos recursos, o la última oportunidad, que es la píldora del día después y el aborto.

    Hasta ahora se puede abortar sin ningún tipo de supuesto hasta las 14 semanas.
    Me parece correcto. Incluso llegaría a decir que estoy de acuerdo contigo en que la Ley de plazo, es la “menos mala”, y que soy partidaria de ella mientras se fije un tiempo t, en que se pueda abortar, porque hay que dar salida a los embarazos no deseados y supuestos varios. Pasado ese plazo, abortar sería delito (salvo en grave riesgo físico para la madre).
    Ahora bien, hay que legislar la responsabilidad penal de esa mujer que aborta pasado el plazo legal.

  59. Srta. Bonnie, por razones desconocidas para esta su segura servidora, su comentario estaba en una carpeta incorrecta. Una vez solucionado el desaguisado, paso a expresarle mis disculpas, y muy especialmente las disculpas de los Sres. Directores, que se encuentran consternados por el error.

    Por otro lado, ya hablaré con el Srto. Perroantonio, ya. Me va a oír.

  60. Bonnie 14 de ene de 2014 13:55

    joer…qué pasa?
    que no es tan largo como el de Rockambolesco..
    _________

    ¡El tamaño no importa, oiga!

  61. Ah bueno.
    Muchas gracias, Stra. Bellpuig, por cierto y no es por incordiar pero este post de los radicales y el aborto, no ha llegado a mi correo, no sé si eso también tiene algo que ver con esto que ha pasado ahora, yo ahí lo dejo.

  62. Una pregunta. Si ustedes no fueran de la especie humana pero perteneciesen a otra especie inteligente y aproximadamente compasiva, ¿qué estarían dispuestos a sacrificar antes: un embrión humano de, pongamos, tres semanas de gestación, o un mamífero no humano ya nacido de pongamos, dos años de edad?

  63. Lo del aborto, como tantas otras cosas en la vida, es un asunto de simple sentido común. De todos los debates impostados y absurdos que se me ocurren, éste se lleva la palma.

  64. bremaneur 14 de ene de 2014 13:44
    Perroan, ¿lo puedes guardar en xml?

    Lo tengo archivado al completo, creo. Lo que voy a hacer es guardarlo con una plantilla gratuita. Se perderá su bonito diseño, pero espero que se conserven todos los contenidos. También se perderá la dirección actual (http://nickjournalarcadiano3.com/) pero bueno, ya pondremos el enlace correspondiente.

    Intentaré guardarlo también en xml.

  65. Bonnie 14 de ene de 2014 14:05
    Ah bueno.
    Muchas gracias, Stra. Bellpuig, por cierto y no es por incordiar pero este post de los radicales y el aborto, no ha llegado a mi correo, no sé si eso también tiene algo que ver con esto que ha pasado ahora, yo ahí lo dejo.

    Sí que tiene que ver. Y esta vez la culpable no ha sido la Srta. Bellpuig. Cosas de desactivar pluggins porque uno tiene memoria de chorlito.

  66. POR EL DERECHO A UN APARCAMIENTO LIBRE Y GRATUITO

    Suelo incurrir ocasionalmente en el error de pretender enterarme de la actualidad viendo esos programas de entretenimiento conocidos como telediarios. Así he llegado a vislumbrar que en Burgos, en el barrio de Gamonal, había estallado una revuelta suburbial tipo londinense porque la gente se oponía a la construcción de un bulevar. En un primer momento me extrañó que no aparecieran negros y/o musulmanes y que no se quemaran comercios de chinos, pero es que la comparación resultaba poco acertada. Luego pensé, ¿pero quién se puede oponer a un bulevar? Entre un bulevar komilfó y una mierdosa calle de cuatro carriles con tráfico denso, ¿quién prefiere la calle?

    Es imposible enterarse de lo que ocurre por los telediarios. Las isobaras te impiden ver el bosque. De todos modos, no había que pensar mucho. Siguiendo el consejo de los detectives de Hammet y Chandler (que por algo habían leído a Marx y comunistearon en su juventud) sólo he tenido que seguir el rastro de la pasta. Mira hacia dónde circula la pasta y encontrarás explicación a la mayoría de los asuntos sociales y políticos, camarada.

    Efectivamente. El consistorio pretende sanear sus menesterosas arcas haciendo lo que se ha hecho en todos los lugares de España, vender o alquilar el territorio (también llamado “terrenos”). La gracia consiste en vendérselo o alquilárselo a los propietarios, es decir, a los propios ciudadanos del municipio. O, al menos, a aquellos que estén dispuestos a comprar una de las plazas de aparcamiento que van a construirse bajo el bulevar.

    El tema es complicado y los munícipes deben actuar con mucha mano izquierda. Ofreciendo, por ejemplo, plazas de aparcamiento a los residentes en condiciones muy ventajosas: precios bajos y buena financiación. En Burgos se habla de 19.800 euros por cada plaza de aparcamiento durante 40 años (3,2 millones de pesetas, para los antiguos). O dicho de otra manera, 19.800 euros por 14.600 días de aparcamiento, es decir, 1,34 euros por día.

    El problema, queridos niños, no es sólo que sean malos tiempos para la lírica, sino que el barrio de Gamonal, con edificios de más de ocho alturas y sin aparcamientos, es como una pequeña ciudad de más de 60.000 habitantes. Resulta sencillo peatonalizar una calle como la mía, de apenas cien metros, suprimir las plazas de aparcamiento, construir un parking para residentes y obligar a los vecinos a comprarse una plaza; las protestas de quienes no puedan o quieran pagársela apenas movilizarán, en el mejor de los casos, a una decena de vecinos. En Gamonal, la calle principal, es decir, la antigua carretera Madrid-Irún, tiene varios kilómetros y en ella aparcan cientos y cientos de vehículos. Es decir, hay la suficiente densidad de población como para que la protesta “contra el bulevar” se haya convertido en un estallido social. Las promesas de mejor calidad de vida, de menos contaminación, de parques, de regeneración comercial del barrio se quedan en nada ante la triste realidad de que los vecinos que tengan uno o dos vehículos tendrán que apoquinar los correspondientes machacantes sin ni siquiera poder especular (o pudiendo especular poco) con las plazas adquiridas.

    Vamos, que esto tampoco es el principio de la revolución, camaradas. Como mucho es la reivindicación del derecho, ejem, a un aparcamiento libre y gratuito. O una negociación por la rebaja de precios. En fin, que lo que jode es que siempre se enriquezcan, aún más si cabe, los mismos.

    Así lo cuenta, añadiendo mucho contexto, Ignacio Escolar en eldiario.es

  67. Quiero decir, claro, que obligar a una mujer a tener un hijo en contra de su voluntad no sólo atenta contra la libertad personal, sino también contra la inteligencia. Supongo que debe haber supuestos especiales que anulen lo antedicho, pero, la verdad, no se me ocurre ninguno.

    Dicho sea con la certeza incontrovertible que otorga el desconocimiento absoluto de la ley, esto es, quién debe sufragar los gastos, los plazos, la asistencia psicológica, etcétera.

  68. Bueno, no sólo se trata, como he dicho arriba, de arreglar las arcas municipales de Burgos. También está el loable propósito de regular el tráfico urbano y regenerar el barrio.

  69. Perroantuán 14 de ene de 2014 15:14
    Bueno, no sólo se trata, como he dicho arriba, de arreglar las arcas municipales de Burgos. También está el loable propósito de regular el tráfico urbano y regenerar el barrio.

    A mí me pasó lo mismo en Serrano, y lo bonito que ha quedado, ¿qué?

  70. Pirata Jenny 14 de ene de 2014 14:08

    Una pregunta. Si ustedes no fueran de la especie humana pero perteneciesen a otra especie inteligente y aproximadamente compasiva, ¿qué estarían dispuestos a sacrificar antes: un embrión humano de, pongamos, tres semanas de gestación, o un mamífero no humano ya nacido de pongamos, dos años de edad?
    ______________

    Si el mamífero te permite sacar dos jamones, lacones, chorizos, morcillas, orejas, cachucha, raxo, androllas, alleiras, botelos, rabo, tocino y páxara, yo sacrifico al cerdo.
    ¡Feliz año, Pirata!

  71. “El aborto no sería más “asesinato” que matar a un chimpancé, o, por extensión, a cualquier animal. En realidad, un embrión temprano, sin sistema nervioso y supuestamente incapaz de sentir miedo o dolor, merecería menos protección moral que un cerdo adulto, que está claramente capacitado para sufrir. Nuestra necesidad esencialista de dar definiciones rígidas de lo “humano” (en debates sobre el aborto y los derechos animales) y “vivo” (en debates sobre la eutanasia y las decisiones sobre el fin de la vida) no tiene sentido a la luz de la evolución y de otros fenómenos graduales.”

    Esto dice Dawkins, dando la razón a Pirate

  72. “Si el mamífero te permite sacar dos jamones, lacones, chorizos, …”.

    Los jamones, claro, olvidé los jamones; que, como dice un amigo, son la única parte kosher del cerdo.

    ¡Feliz año, camarada Rocky!

  73. Dawkins, como Espada o como Pirate, es ateo radical y muestra muy poca sensibilidad para los que tenemos un sentido “santo” de la vida humana. Nos resistimos a que la evolución signifique un continuum entre todas las especies, que es otro de sus mantras.

  74. El ser humano, es junto a alguno de los grandes simios, el único que tiene ácido úrico en la sangre. En todas las demás especies se degrada por un enzima en alantoina. El ácido úrico es uno de los principales “scavengers” que tiene nuestro metabolismo para limpiar los radicales libres producto de la oxidación, por lo tanto actúa como “antiaging”, permitiendo que los hombres puedan vivir 100 años o mas. Es una prueba mas de que somos “diferentes”.
    Debido a esto se considera hoy que tener la glucosa alta (induce oxidación en las células, es su combustible) junto con ácido úrico bajo, es de mal pronóstico para el paciente.

  75. Hay que ver, Marqués, qué poca me atención presta. Hace dos mil años que yo ya adoraba a un solo Dios cuando usted todavía correteaba por el Olimpo.

    🙂

  76. Por cierto, no sé si algún vasco quisiera comentar algo respecto a la aseveración espadiana de hoy. Brema y su memoria ya lo han hecho allí.

    Allí en circuito cerrado o aquí en abierto. Tengo curiosidad, supongo que malsana, pero no me importa.

  77. Pirata Jenny 14 de ene de 2014 14:08
    Una pregunta. Si ustedes no fueran de la especie humana pero perteneciesen a otra especie inteligente y aproximadamente compasiva, ¿qué estarían dispuestos a sacrificar antes: un embrión humano de, pongamos, tres semanas de gestación, o un mamífero no humano ya nacido de pongamos, dos años de edad?

    Joder. Esta esta es una super misión para… ¡Gengis Kant!

    Bueno, entre que viene y tal. Voy a dar por supuesto, en aras de la neutralidad, que se trataría de una especie extraterrestre no implicada en el comercio de mamíferos, o sea, quiero decir, en el comerse a los mamíferos terrestres (si no me pasa lo mismo que a R&B, que el carnivorismo me obnubila).

    Pues bien, desde una perspectiva no humana el asunto del aborto humano me resultaría, ¡tachán!, irrelevante.

    Ahora pongamos que soy de una especie inteligente y aproximadamente compasiva como un vegano en el tránsito del hervivorismo al frugivorismo porque he descubierto que las plantas también sufren.(Creo que los veganos aún son humanos, aunque están evolucionando rápidamente a entidades luminosas e incorpóreas, como Daniel Ortega, Pamela Anderson, Drew Barrimore, Mike Tyson y así). Ahí ya se me plantearía un problema veganísimo del tipo “¿es bioético freirse un huevo?, ¿y escaldar vivos a 50 mejillones? ¿Más bioético o menos que escaldar a tres langostas?”. Uy, que me voy por las ramas del pensamiento arborescente, o sea: ¿quién sufre más, un koala de dos años o un huevo humano de tres semanas? Pero lo resolvería por el método Greenpeace, ¿qué es mejor para el planeta más koalas o más humanos fabricando peluches de koalas y cultivando té verde? Yo creo que un vegano auténtico, ante el dilema de los peluches y el té, dudará.

    Vamos, resumiendo, que puestos así como que prefiero el punto de vista antropocéntrico para tomar decisiones éticas y morales. Pero es una opinión. Aunque lo contrario es imposible.

  78. La gran ventaja de ser creyente es que los problemas éticos irresolubles te los resuelve Dios. Eso sí, en forma de obispo.

  79. “La otra parte contempla la fecundación del óvulo humano como el comienzo
    relevante de un proceso de desarrollo ya individuado y regido por sí mismo. Viendo las cosas de esta manera, todo ejemplar biológicamente determinable como perteneciente a la especie debe ser considerado como potencial persona y portador de derechos fundamentales.”

    ¿Ha querido decir Habermas, cosa que no parece, que todo ejemplar determinable como humano debe ser considerado portador potencial, pero no actual, de derechos fundamentales? Correcto.

    ¿Ha querido decir que, cuando se ve la fecundación como la ven los cristianos, se entiende que ellos concluyan lo que viene a continuación, o que es él, pero no ellos, el que saca esa conclusión? No lo sabemos.

  80. No veo ninguna novedad en el artículo de Espada, salvo la actitud de decir lo que piensa en voz alta y clara. Basta consultar los resultados electorales para conocer el número aproximado de personas que apoyan directa e indirectamente el asesinato de los “enemigos del pueblo vasco”. Yo no rastrearía precisamente en este grupo a los cobardes.

  81. Hay gente que no opina, sino que prescribe. Así ocurre con Ignacio Echevarría, excelente crítico literario. Harían bien en seguirlo para entender qué es la alta literatura.

  82. Pirata Jenny 14 de ene de 2014 14:08
    Una pregunta. Si ustedes no fueran de la especie humana pero perteneciesen a otra especie inteligente y aproximadamente compasiva, ¿qué estarían dispuestos a sacrificar antes: un embrión humano de, pongamos, tres semanas de gestación, o un mamífero no humano ya nacido de pongamos, dos años de edad?

    Niego la premisa según la cual se podría hablar de dos especies inteligentes, salvo que cambiara lo connotado ahora por ‘especie’. Por muchas diferencias que hubiera entre ambas, serían la misma si tenemos en cuenta esa connotación.

  83. Algunos, PerroAntoine, somos o éramos ilusos bien pensantes que, engañados, creemos o creíamos que eran unos pocos malvados los que tenían secuestrada a toda una sociedad (porque el miedo manda mucho, y cómo íbamos a exigir a personas normales que fueran héroes).

  84. Srto. Gengis, ha escrito mal su dirección de correo, por lo que sus comentarios se han quedado pendientes de moderación. Una vez solucionado el desaguisado, estoy convencida de que me pedirá disculpas, y que las hará extensivas a los Sres. Directores, que se encuentran consternados por su suspicacia.

  85. “Entre un bulevar komilfó y una mierdosa calle de cuatro carriles con tráfico denso, ¿quién prefiere la calle?”

    ¿Entre un paseo romántico, para que paseen poetas y meapilas, y una avenida moderna y motorizada? Conozco el número suficiente de gente que prefiere lo segundo, como para atreverme a decir que debe de haber muchísimos como ellos, incluido yo.

  86. Tiene razón Perro, incluso con su ironía. Reclaman el derecho a seguir aparcando libre y gratuitamente todos los coches que tengan, sobre todo si, como dijo un vecino, siempre se las han apañado bien dejando el coche en doble fila.

  87. Yo creo, Gengis, que si tratara de escribir más claramente también pensaría con mayor claridad. Y viceversa.

    O también es posible que yo esté tan inmersa en el paradigma darwinista que no haya entendido ni papa de lo que dice. Porque si basta un gramo de inteligencia para hacer una sola especie entonces prácticamente sólo habemos dos en el planeta: ELLA (desde los grillos hasta las mujeres)y la bacteria azul.

    Tercera posibilidad: estoy empanada y no he captado algún guiño. Que va a ser esto, así que me voy a hacer los precalentamientos propios de una cita tan importante como la de hoy. Calderón, 21:30. Satur, no me falle.

  88. Ça fait rien, Gengis. Que también usted rechazaba el bulevar. Yo he visto la noticia en un telediario y no se entendía muy bien qué mosca había picado y enfurecido a los vecinos. Una chica ha dicho algo de autodeterminación del barrio. L’air du temps y que los reporteros a lo mejor no tenían ganas de llegar muy lejos.

  89. Señor Don Perro, he colgado el enlace a su ‘Sobredosis de ficciones’ en un foro-blos de izquierdas-muy-izquierdas. Y para amortiguar, he escrito que el Perro [no André] Antoine está más cerca del Capitán Ahab que de Akaki Akákievich de ‘El capote’.

    Un poco demasiado claro ‘Camus y Sartre’ (me regalaron Navidades). Lo melancólico (acedia), Robert Burton, es que después de Serlio y de da Fano viene ‘Andrómeda y Perseo’ (Calderón 1653) y no digamos ya el Corpus.

  90. Bueno, si me insultan mucho no me lo cuente, que estoy de cura de humildad y no quiero que me ensoberbezcan.

  91. Si basta un gramo de inteligencia para hacer una sola especie entonces prácticamente sólo habemos dos en el planeta: ELLA (desde los grillos hasta las mujeres)y la bacteria azul.

    En mi jerga, y en la de casi todas las personas cuando están en la calle, y no en la biblioteca o en el laboratorio, ‘inteligente’ significa algo así: al menos tan inteligente como un miembro normal de nuestra especie. De nostros para arriba, la misma especie.

    Pudiera ser, para nuestra desgracia, que algunos ejemplares de una especie más inteligente que la nuestra piensen lo mismo. Nuestra inteligencia les merecería la misma consideración que nos merece a nosotros la de especies inferiores: bastante la de los grandes simios, poca la de los grillos, pero en ningún caso la suficiente para que declaremos nuestros iguales a alguno de ellos.

    Creo que se equivocarían aquellos señores. La especie humana ha alcanzado el nivel de inteligencia suficiente para compartir con la de ellos la responsabilidad de los actos, que, hoy por hoy, justificaría hacer de las dos una sola especie, al menos una en lo que tiene que ver con las implicaciones morales de ‘la misma especie’.

  92. ¿Qué significa el paradigma evolutivo?

    ¿Que todos los bichos somos en el fondo iguales? Eso es una banalidad.

    ¿Que, habiendo diferencias tan grandes entre fases de la evolución que impiden decir siquiera que en el fondo son iguales, las inferiores anteceden temporal, y además causalmente, a la superiores? Sí.

    ¿Afirma el evolucionismo que esa transición es gradual? Sí, como tambien lo afirmaría el que creyera que se dieron saltos enormes, pues lo de gradual sirve para lo continuo y lo discontinuo.

    ¿Es propia del evolucionismo la afirmación de que se da una continuidad entre las sucesivas fases? No. Por pequeños que sean, entre las especies hay microsaltos y no una estricta continuidad.

    ¿Ha defendido alguien la idea de una continuidad de la naturaleza, como lo es más o menos la idea de que en la naturaleza, entre dos grados, siempre hay otro? Sí, gentes que no sospechaban nada de una evolución temporal, menos aún causal, de las especies, pero sí creían que la omnipotencia infinita de Dios había creado -si no, no hubiera sido infinita, decían- un mundo pleno en el que es necesario que anden por ahí las infinitas especies que median, por ejemplo, entre el homo faber y el sapiens.

  93. Los que negamos que el feto humano es un ser humano no queremos decir que tiene el mismo estatuto que un hígado humano, sino que en el espectro posible e infinito que iría del órgano al organismo, hemos decidio no concederle el mismo rango que al organismo.

  94. Me extraña que a Gallardón, con toda su astucia verbal, no se le haya ocurrido aún decir que él es el primero en reconocer a la mujer el derecho de hacer con su cuerpo lo que quiera.

  95. Gengis: “Pero en ningún caso la suficiente para que declaremos nuestros iguales a alguno de ellos”.

    Hace unas horas decía usted exactamente lo contrario:

    “Niego la premisa según la cual se podría hablar de dos especies inteligentes, salvo que cambiara lo connotado ahora por ‘especie’. Por muchas diferencias que hubiera entre ambas, serían la misma si tenemos en cuenta esa connotación”.

    Y, en fin, a lo negro: no ha contestado usted a la pregunta. No me extraña, que conste, rara vez contesta a nada.

    Es usted como esos afinadores que van a las casas a templar el piano. Cree el cliente haber visto a un músico, y no es sino un papagayo que ha adiestrado sus uñas a recorrer octavas a la velocidad del rayo.

  96. “El ser humano, es junto a alguno de los grandes simios, el único que tiene ácido úrico en la sangre […] Es una prueba mas de que somos “diferentes”.

    Es una prueba más -no lo niego- de que el hombre y ese gran simio son iguales. Por suerte para los humanistas a lo divino nadie ha basado la santidad de la vida humana en la presencia de ácido único.

  97. Gengis, es una gilipollez basar la santidad de la Vida (en mayúsculas) (hablar de la vida humana, simiesca, no deja de ser un reflejo antropocéntrico, del que traté de proteger el debate con las cursivas de hace unas horas, veo que sin éxito) en el ácido úrico, la prolactina o la velocidad de sedimentación.

    Si creemos en la santidad de lo Creado, en la existencia de un Creador y por tanto de un Orden, las consecuencias no pueden limitarse a lo que rodea lo humano -el embrión, la eutanasia, la investigación con células madre, etcétera. Si ésa es la metafísica de fondo, si santificamos la vida, la santificación debe ramificarse a todas las formas de lo creado.

    Pero no es así: hay un agujero negro, y me temo que tiene que ver más con nuestra concepción de nosotros mismos como espejo e imagen del Creador que con una verdadera creencia en la sacralidad de su Creación.

    Las mayúsculas son queridas. Pero mi fe compatibiliza perfectamente el árbol de la vida de Darwin con el Génesis.

    Larga vida a Darwin.

  98. Pirata, mi primera afirmación -quiero decir, la primera en el orden en el que las pone usted- forma parte del apartado sobre la eventualidad, formulada por mí, de que algunos seres de la especie de la que habla usted se considerasen más inteligentes que nosotros. Advieta que a continuación les llevo la contraria ateniéndome precisamente a la idea de que no son distintas dos especies que comparten aquella parte de la inteligencia que le hace a uno responsable de sus actos, que es a lo que me refería cuando comenzé hablando de una misma especie conforme a la connotación habitual de ‘especie’. No veo, pues, la contradicción que cree ver usted.

    Juraría que respondí, pero ahora no sé si borré la respuesta antes de mandarla o si la tiene guardada la srta. Bellpuig. Venía a decir que a un individuo de una especie superior a la nuestra no le daría mayor remordimiento eliminar a un niño (para qué hablar de un feto) que a un cordero.

  99. Es muy natural que sea absurdo basar la santidad de la Vida en el ácido úrico cuando ya lo es basar en esa sustancia la santidad de la vida en la que se da.

  100. Estoy disfrutando del diálogo, Pirata y Gengis.
    Pero solo vengo a los anuncios y a poner un mensaje a Eufrasina: Eufrasina, he visto Agosto y todavía tengo los pelos de punta. Me ha gustado mucho.

  101. Pongo freno a mi melancolía nacionalista pensando que con la vuelta de Izpisúa al extranjero pierde España y gana la investigación.

  102. Vuelve Gengis con brío renovado. Discentes te salutant.
    Buena lid (Bellopico nos amansa) y grandes momentos estos días, leyendo desde Canaria grande (en un ipad sin domar, con avatares de una especie superior, alguno atroz en que prefería no fijarme).
    Pirata, un Tipo I no regularía la reproducción ni le importaría una higa quien conscientemente no está al nivel (de sus capacidades inteligentes y responsables como diría Gengis). Somos la única especie (conocida) que puede arribar al Tipo I (y sucesivos), pero nadie nos ayudará desde fuera.

Los comentarios están cerrados.