Pequeña serie persa (I)

Perdiz esquiva

por Pirata Jenny.

A Alí Jamenei le gusta la poesía porque su madre le recitaba en un sótano de Mashhad los versos de Hafiz mientras su padre, cada día al caer la tarde, resolvía las vacilaciones de los estudiantes coránicos en el piso de arriba.

A los 11 años Jamenei llevaba ya el turbante negro que identifica a los sayyid, los descendientes directos del profeta, un jubba hasta los tobillos que le impedía patear balones en el patio y unos anteojos gruesos sobre un bozo prematuro, todo lo cual no le hacía muy popular.

Los gazales de Hafiz parecen borradores de un mismo texto, con el consabido depósito de sustantivos y adjetivos de la poesía oriental. Un entrenamiento temprano en gazales, casidas y masnavis asegura grandes ventajas, porque basta con volver a mezclar los ingredientes para obtener un estofado de rancio sabor persa y pedir el ingreso en el Círculo Literario Ferdowsi. Allí conoció a los 16 años a Mohammad Jafar Pouyandeh y a Mohammed Mojtari. Recuerden estos nombres. Eran los años inmediatamente anteriores a la Revolución. El Sha de Persia vigilaba con el mismo celo a clérigos islamistas y a comunistas panarabistas.

vino – lacerado
gacela – dulce
brisa – esquiva
andar – amargo
perdiz – perfumada
corazón – altivo

Alí Jamenei es también conocido por racionar su sonrisa. Esta habilidad no fue ardid de juventud. Lo dice Houshang Asadi, el comunista iraní con quien compartió celda en 1974 en Komiteh Moshtarak, la cárcel de máxima seguridad donde perfeccionaban su método las famosas hienas del Savak. Años después, cuando el joven clérigo ya dirigía la oración del Viernes en Teherán, lo contó John Limbert, uno de los rehenes americanos a quienes Jamenei visitó para cerciorarse de que los estudiantes revolucionarios honraban la proverbial hospitalidad persa. Lo dijo hace cinco años el obispo episcopaliano de Washington John Chane, que se desplazó con la hueste de Neturei Karta y otros adoradores del Libro hasta Irán para hablar del padre común, Abraham Avinu, y acabó implorando una mueca del Líder Supremo.

Alí Jamenei, que se hizo niño clérigo en un cuchitril de adobe de Mashhad, contiene la sonrisa como la mano diestra aferra la empuñadura en torno al gaznate de la gacela —que diría un masnavi—, aguardando a que repte hasta él primero el desconcierto y luego el terror. Y como la boa constrictor, sólo afloja los anillos cuando lee la rendición en los ojos de su víctima. La presa recibe la sonrisa con profundo alivio. La sonrisa es siempre arbitraria, y en ese antojo está la verdadera fuente de la sumisión.

A Alí Jamenei le gustan los niños porque los niños no dan sombra. En este extravío de la sensibilidad vuelve a parecerse a Stalin, a quien también le gustaba componer odas, escuchar al gramófono a los remeros del Volga y acariciar las mejillas de los huérfanos ucranianos. Y a Ibn Tughluq, el sultán de Delhi, de quien nos llegó una crónica.

Se cuenta que al amanecer el patio de su fortaleza en Delhi sembrado de pasquines injuriosos, y viéndose incapaz de identificar a los conspiradores, Ibn Tughluq decidió cortar por lo sano vaciando la ciudad y trasladando la capital del imperio a Deogir, a cuarenta jornadas de distancia. Dio un plazo de tres días a los habitantes y al alba del cuarto día envió a la breve cohorte de guardias que había conservado consigo a rastrear la ciudadela. Los pretorianos sólo pudieron encontrar a un tullido y un ciego que vagaban sin propósito ni esperanza. Cargaron al tullido en una catapulta y lo lanzaron por sobre las murallas a campo abierto. Obligaron al ciego a abandonar la fortaleza: Ibn Battuta consigna que lo único que los buitres dejaron de él, a veinte leguas por el camino de Deogir, fue el fémur izquierdo. Misión cumplida, Ibn Tughluq subió esa noche hasta los tejados de palacio, y desde allí contempló los suburbios vacíos y oscuros de Delhi.

“Ahora, dijo, mi corazón está tranquilo, y mi cólera apaciguada”.

A Alí Jamenei le gustaría, como al sultán de Delhi, no morir nunca y que nunca nadie le sobreviviese. Querría escapar a la muerte, para lo que sería muy necesario que nadie pudiera dársela. Por eso raciona su sonrisa con precisión de boticario. Le gustan los niños y la poesía, porque querría que le temiesen pero no desea que le odien. Querría ser solo, pero no se hace a estar solo.

71 comentarios en “Pequeña serie persa (I)

  1. Bien, muy bien la serie iraní que hoy empieza…
    Aunque los europeos tendamos a ver los acontecimientos en oriente medio desde un punto de vista económico o político, la religión sigue siendo allí casi más importante. He aquí un analisis europeo:

    La religión retrocede en Oriente Próximo.
    Tengamos en cuenta la lucha que mantienen Arabia Saudí e Irán por influir en la región. Durante mucho tiempo se consideró que esta pugna era el resultado de la división entre suníes y chiíes. En realidad, se trata de un enfrentamiento entre dos sistemas políticos opuestos: el régimen revolucionario de Irán, que quiere cambiar el equilibrio de poder regional, frente a la monarquía conservadora saudí, que busca sostener el viejo orden regional.

    Seguro que la religión retrocede, es el signo de los tiempos, retrocede pero más despacio que lo escrito en este artículo de El País. Tanto que las mujeres no hacen ravoluciones feministas no solo por miedo a la cárcel como porque no quieren ser ellas las causantes del fin del Islam.

  2. ¡ Qué texto más fabuloso , y qué miedo da, Pirata , que se les ve acercarse…!
    Y la perdiz escondiéndose detrás del gato persa de la ilustración ; ¡ que optimista ! como si el gato no pudiera olerla, y sin perder un segundo su tranquilidad no fuera a poder agarrarla de un manotazo cuando le diese la gana.
    Y buenos días a todos, antes de que se me pase.

  3. Otra cosa, antes de irme a mi viernes :
    Como no puedo comentar en el Tumbler, lo digo aquí, que sé que él vendrá :
    Me encantan las “acuarelas / anotaciones que va haciendo JrG en su blog.
    ( En general , me suelen gustar mucho más los dibujos y los bocetos que los cuadros terminados . Me ocurre con Leonardo, por ejemplo, aunque no con los holandeses antiguos ni con esos en que la textura era casi lo más importante…)

  4. Esta semblanza tan medida como siniestra me ha traído un me acuerdo nostálgico de las Notas de Pirata Jenny, o tal vez fue entonces aquí mismo, y ahora y siempre un lujo leerte, Pirata Jenny.

  5. Todo muy interesante, Pirata. La verdad es que este fanzine tiene varios de los mayores expertos en Persia de todo Occidente.

    Casi semos un think tank de esos.

  6. Grata sorpresa, el texto y la autora.
    Al extremo de Occidente llegué diez años después de empezar el Camino de Santiago. Ya advertía un peregrino que era un viaje de 800 km al interior de uno mismo, y opté por trocearlo.
    No sabiendo qué hacer con la inercia adquirida he iniciado una ruta parecida en el otro extremo, más allá de Persia.
    Se trata de recorrer por etapas una parte del Nakasendo, camino que hace 800 años unió Edo con Kyoto. También de disfrutar la cultura del país donde las Cosas todavía se hacen de la Manera que los Sabios prescribieron.
    Mis primeras impresiones confirman aquello que explica Ismael al principio de Moby Dick, quicir que estoy de un humor excelente.

  7. Lo único que conozco de Japón son los libros de Mishima, los de Murakami, y así. O sea que me he tenido que meter en San Google, para encontrar la historia y fotografías de la ruta de Nakasendo.
    Y me he quedado epustuflada.

    ¡ Que envidia Holmess, ! ¡ Y qué envidia me dan todos ustedes, los que aprovechan las vacaciones para recorrerse mundo !
    ( Y yo, mientras, aquí, en el secarral, sin salir ni a la esquina, como los de la funeraria …) La verdad es que luego aprovecho para hacerme la mártir, pero me apetece sentirme culpable yo también.
    A lo mejor cambio de coche, o algo.

  8. Un lujo que se prodiga poco aquí, Jenny del Caribe (algo cubana, creo).
    Lo de Juana Rivas lleva a pensar sobre las figuras de proposición, instigación, inducción y cooperación -espectro de la autoría- en la comisión de delitos, así como en la voluntad manipulada del autor propiamente dicho.

  9. Procuro
    He ido a su enlace y resulta que era de “El Imperio del Sol”, una de mis películas favoritas de todos los tiempos. Y me he hinchado a llorar con su video. Y, en cuanto termine con las tareas de la casa, veré la película entera de nuevo.
    Que, para mí, fue la última realmente buena de Spielberg. Pero que como fue un fracaso comercial, el hombre se pasó a hacer películas moralizantes “progres”, y sí, ahora lo venerarán, pero para mí, se vendió…

  10. Yo de cosas árabes entiendo entre lo justo y nada.
    Pero con este fanzine y sus plumas de tecla te pones al tanto en un pos-pas.
    Me ha gustado mucho el número uno Pírate.
    Esperando el dos.

  11. Maratón de retorno.
    Menudo coñazo son los Franceses con sus rulotes, sus bicis, y su adormecimiento.
    Hemos salido a las 9.00 de Le Puy Ste Reparade.
    Estamos a la altura de Cognac después de una horita de bouchon en Burdeos.
    Deseando ver Cholet.

  12. Buenos días a todos.
    Nosotros , después de cenar, estuvimos viendo por enésima vez, “El Imperio del Sol”, ( gracias Procuro y Holmess ), pero interrumpimos un momento, y volvimos a salir al final, para ver la “superluna roja”.
    Pongo este enlace, por si alguno se lo hubiera perdido. Espero que salga, que nunca estoy segura de ello.

  13. Buenos días.
    Viejecita gracias por enlazar, Cholet nos recibió nublado y vimos entre nubes el rojizo.
    Puesto en actualidad, cuando son las elecciones?
    Luego les cuento algo de Marsella.

  14. Apunta hoy Rafa Latorre al concepto de «apropiación cultural» como una de las herramientas del «neotradicionalismo» campante y rampante. Concuerdo, aunque tengo la vaga sensación de que hay algo mucho más grande que se nos escapa. ¿Por qué todo el mundo se está haciendo reaccionario y tradicionalista?

    Por cierto, ayer se produjo una notica extraordinaria, regocijante y edificante: Facebook perdió casi la cuarta parte de su valor en bolsa. Me parece muy bien. De hecho disfrutaría si se hundiera y alguien decidiera luego reformular el modelo. También estaría dispuesto a aceptar una entrevista con Zuckerberg —siempre que la solicitara por el canal reglamentario y siempre que pudieramos ajustar nuestras agendas— para explicarle por qué su modelo actual, aun siendo un negocio extraordinario, está condenado a colapsar por falta de atención, cuando no desprecio, hacia los creadores de contenidos.

  15. Perroantonio, creo que Latorre llama neotradicionalistas a los que critican (sin razón) la llamada ‘apropiación cultural’.
    Este neotradicionalismo tan en boga concede a los pueblos -sea eso lo que sea hoy en día- y hasta a las razas títulos de propiedad sobre la cultura y otras abstracciones.

  16. Viejecita, cuando disfrute del aire acondicionado piense en mis 30 húmedos grados bajo la solana. Por suerte Nakasendo (naka sen do, porelcentro delosmontes camino) fue diseñado por la ruta más corta, y pasa por bosques frondosos que alivian algo el tema.

  17. Holm, espero que aproveche para convertirse en experto en sake, un mundo para mí tan apasionante como el del vino.
    Ya conté aquí la experiencia en Toyama que me abrió los ojos: doce hombres y doce diferentes tipo de sake (todos fríos). Cena interminable que no se acababa hasta que sólo quedara en pie el jefe. Por cierto que dejé alto nuestro pabellón, aquellos hombres se sorprendían de que no sudara ni me cayera al suelo. Les expliqué que en España hacía mucha calor y que lo combatíamos con vino blanco.

  18. Holmess :
    Nosotros , disfrutamos tanto del Aire Acondicionado, que en casa no tenemos. Lo hacemos a la antigua, o sea :
    A la noche, antes de ir a dormir , con las persianas fraileras de lamas de hierro, que dejan pasar luz y aire, pero no el sol, cerradas, y abriendo de par en par todas las ventanas, hago ventilación cruzada en toda la casa. Por la mañana, a las 6’30, antes de irme al trabajo, las cierro todas. y miro el termómetro del salón, que suele estar entre 21 y 22 grados C. Al cabo del día, ya con persianas abiertas, y con luces encendidas, y nosotros leyendo, o lo que sea, acaba subiendo, pero, de momento no ha pasado de 26 grados.
    Y vuelta a empezar cada día.

    Alguna ventaja tiene que tener ser del tiempo de Mari Cstaña..

  19. Ayer noche la conversación derivó hacia unos viejos relatos de Ray Bradbury sobre el Día de los Muertos mexicano que leí de niño. En este punto mi amiga me hizo notar lo que ella denominó mi “fascinación por la muerte”.

    –Sí, pero sólo por la ajena –me defendí.

  20. CAGOLE.
    En este viaje, pasamos por Marsella pero la vimos desde fuera, en un velero de madera.
    El Puerto Viejo a las 8,00 de la mañana de un día luminoso, tiene muy poca actividad.
    Los turistas no están despiertos, el museo está cerrado, los bares no han abierto, y se escucha alguna sirena.
    El puerto está repleto de barcos y enormes yates.
    Dentro de los embarcaderos se empiezan a ver personajes de puerto, mezclados con tripulaciones uniformadas de yates de bandera de Isla de Man, y alguno con enseña Española haciendo un pleno de carburante.
    Un hombre con cara curtida por el salitre y sudada gorra marina, fuma un purito, con una lata de cerveza en la mano.
    El capitan de nuestro atunero de madera, que conoció glorias pesqueras amarrado en Sables de Olone (Vandee) y que se acercaba a las Azores para llenar sentinas, ahora convertido en apacible barco de paseo para jubilarse.
    El Italiano-Griego que lo cuida, lo tiene como a un príncipe.
    Las amuras brillan, la cubierta de teka está humedecida de agua dulce, y las velas y la toldera de blanco roto.
    Esperamos a los otros 12 que embarcan con nosotros.
    La salida del puerto es a motor, hasta estar en medio de la rada donde apuntamos a la isla de If y se vislumbra el castillo-prisión entre la bruma de la mañana.
    El y el Griego que le acompaña como tripulante comienzan a desplegar el velamen, y tiran todo el trapo, ya que no tenemos mucho viento.
    Los cabos se aprietan con la tensión, y se escuchan los crujidos, el barco está agusto, pero tiene sus años.
    Dos horas costeando entre los cortados al este de Marsella nos descubren esos blancos-amarillos con pinos sueltos, sobre un mar esmeralda cuando el fondo es de arena, y profundo azul cuando es roca.
    Transparente, y limpio como no se puede esperar de un mar cercano a semejante ciudad y con un mar lleno de pequeños barcos de paseo.
    Entramos en la primera cala, majestuosa y abrigada, con el porte de una goleta entre barcos de fibra.
    La maniobra de fondear requiere pericia y experiencia.
    El barco queda fijo y el mar plano del todo.
    La invitación a tirarse al agua es inmediata, y la mayoría se tira por la borda.
    Espero a que bajen la plataforma, pues con mi brazo semiinútil, yo no estoy para esas historias.
    Aprovecho y tomo notas de la gente que llega a las rocas después de una escarpada bajada de más de una hora de marcha a pie, que se convertirá en hora y media para subirla.
    La gente disfruta con mucho ruido de su pic-nic, y los jóvenes se tiran desde rocas a alturas de más de 10 metros.
    Ruido de risas y gritos de alegrías. Más de un centenar de personas dispersas en los pocos lugares disponibles de las rocas.
    Olor a pino, y salitre en la piel.
    Agua transparente y fría para los 35º exteriores.
    Un poco más al este cerca de Cassis, el color cambia a rojizo en las rocas, pero nosotros retornamos, majestuosos, a empuje lento de un golpe de Mistral.
    Ya en el puerto nos sentamos en uno de los restaurantes para observar el paisanaje.
    No he visto Marsella. No como lo hizo Alvaro.
    Yo la ví desde el mar, y cuando ví la primera Cagole, me pareció que Marsella es una gran Mujer, que ha tenido y mantiene un cuerpazo de bandera, que lo exhibe, que se adorna demasiado, y que habla alto y con grosería.
    Me pareció deliciosa, tengo ganas de volver y ver más, aunque mucho de lo que se ve desde un coche no es que invite.

  21. ¡ Qué envidia, JrG, y qué gozada, aunque yo, esa travesía a vela, no la hubiera podido hacer ni de joven, que me mareo, incluso en una colchoneta flotando en la piscina. Por eso acabé nadando largas distancias, porque siempre tenía que acabar tirándome al agua.

  22. Viejecita, mi padre siempre tuvo su pequeño barco para pescar en el Cantábrico, y yo me mareaba hasta en el pantalán.
    No recuerdo hacer más de dos paseos con él, sin echar hasta la “birika”.
    Pero en esta ocasión, y siendo reciencasado, parece que todo funcionó de maravilla, y el horripilante rosado que nos sirvieron, hasta me supo bien.
    Cierto que el mar, y el porte del barco, ayudaron mucho, pero uno de los pasajeros, se pasó tumbado en cubierta las casi seis horas de viaje, mientras su compañera se lo pasaba en grande.

  23. Este You Tube se lo he fusilado a Mujerárbol ( Abatissa aquí ) en La Argos
    Lo único que me parece redéculo es el nombre que se han puesto, eso de músicos solidarios, por la paz, o así. Pero ellos me han hecho mucha gracia, a pesar del nombrecito.

  24. JrG, ya se ve, ya, en el boceto de su blog, que el barco está como un jaspe, señal de que usted, que era el que tomaba notas, estaba disfrutando…

  25. Procuro fijarme sábado, 28/07/2018 a las 16:20
    Jorge Drexler, «Movimiento».

    Tengo la sospecha de que Jorge Drerxler consigue su plus de intensidad indesmayable comiendo quinoa.

    También sospecho que la biblioteca que se ve en el vídeo es la del IPCE o Instituto del Patrimonio Cultural de España, en Madrid.

  26. Iba a poner lo de El Tsé y La Juana, pero ya lo ha puesto Bolaño. Lo suscribo enterito, pero también puede ser que La Juana sea de esos que se queman a lo bonzo por protestar, que en realidad lo supiera todo y a por todo haya ido a sabiendas de lo que se jugaba. Es que estamos presumiendo que La Juana fue engañada y cada día pienso yo más que no del todo, que no tanto y que quizás incluso nada de nada.

  27. Hay gente con talento que escribe sobre Aznar y pordiosea con la historia de los pies sobre la mesa. Y hay gente que quizá no tenga el talento del primero pero elige muy bien de qué hablar.

  28. Viajar, o desplazarse, más bien, moverse de sitio, en determinadas condiciones me parece un completo absurdo.
    Hemos superpoblado todo tanto, que a lo más que podemos aspirar es a ver viejas glorias, los vestigios de un pasado.
    Los presentes son demasiado pretenciosos, parecidos, llenos, adornados, “museados”.
    Si eres disciplinado y te levantas muy pronto, puedes llegar a saborear rincones, respirando fresco y sin amontonamientos, con tiendas cerradas, sin olor a fritangas ni colonias, ni sudores.
    Viajo para acompañar.
    Disfruto porque disfruta.
    El coche me parecía el máximo al que aspirar en el movimiento continuo.
    Ahora casi es una tortura. No casi. ES una tortura.
    No me desplazo ya en avión, lo convirtieron en insufrible por nuestra seguridad.
    No viajo en tren, al menos en Francia. El servicio, y su red, no puede ser peor, si es que no coincide con alguna de las múltiples huelgas del país.
    La red de carreteras es deplorable, y el control electrónico abrumador.
    Ellos no es que conduzcan peor que en otros sitios, pero la legislación es tan estricta, que se han convertido en temerosos de todo y una gran parte tiene una edad demasiado avanzada para circular.
    Más que rotondas de distribución del tráfico, tienen obstáculos en mitad de las carreteras, isletas del tamaño de manzanas de casas. Una parte importante de la superficie de Francia son rotondas.
    No existe una recta, ni una perpendicular, ni en las carreteras ni en las ciudades. Todo gira en torno a un centro en el que como órbitas planetarias todo se interrumpe con todo en algún momento, y que no da oportunidad al error. La ortogonalidad, el camino más corto, les es inasumible. No lo conocen.

  29. Muchas gracias Bremaneur:
    He leído el artículo que enlaza, e inmediatamente he volado al Amazon francés, y he metido el libro en mi carrito. Pero antes de pedirlo, iré mañana a la Fnac de aquí al lado, a ver si lo tienen. Que siendo una cadena francesa, lo deberían tener. Porque así, de paso, me compro “perfectos Desconocidos” de Alex de La Iglesia, que vimos anoche, y que me ha encantado .
    Y si me dicen que no, y que me lo tienen que encargar, lo pediré a los de Amazon, que son más rápidos.
    Y buenos días a todos, antes de que se me olvide.

  30. jrG
    domingo, 29/07/2018 a las 08:18

    La red de carreteras es deplorable, y el control electrónico abrumador.

    Les cuento esto para que no caigan ustedes también en la trampa:
    El día 26 pasado, me llegó un correo a mi nombre, a mi buzón, diciéndome que tenía una multa por exceso de velocidad.
    Ese día había ido en coche a Madrid, bien temprano. Me decía que pinchara para ver fotos y detalles de la infracción.
    Pinché, y me mandaron una cosa que ponía VOD, y empezaron a descargarme un programa chivato. Lo aborté, y el mensaje de correo lo mandé al Spam de no deseados, pero antes me di cuenta de que la sanción estaba en pesos colombianos, y venía de Bogotá.

    ¡ Por favor, ya sé que aquí soy la más vieja y la más torpe, pero no piquen ustedes. !

  31. La apropiación de Rosalía es del mismo tipo que la de Cabify. La gente se apunta al invento y los de siempre ven correr los euros en otra dirección. Si hubiera dos Cabify y a Rosalía nadie le hiciera caso caerían hasta simpáticos.

  32. Juaristi debe haberse dormido, o algo, porque hoy, ni siquiera Dª Candela se ha asomado para enlazarlo en La Argos.
    En cambio, Arcadi Espada me ha gustado. Puede que sea también algo antiguo.
    Por si las flais
    Ya siento

  33. Se podrá decir lo que se quiera sobre el presidente Rajoy, pero en mi opinión, creo que ha sido un muy buen gobernante, con lo que le ha tocado.
    Incluso el nuevo Rey ha estado bien.
    A su padre se le debería juzgar con el máximo rigor, para servir de ejemplo a todos los ilusos a los que les parecía muy campechano y majo.
    La izquierda no sabe dónde le da el aire, y nada tiene que aportar aparte de fotos, y líderes SOL.
    El nacionalismo es tan absurdo, que se extinguirá sólo, no sin antes dejar peladito su campo de juego antes de que se den cuenta los que pagan.
    Los que pagan se convertirán en avinagrados que hablan muchas lenguas sin nada escrito por sus autores, más allá de loas a sí mismos y su enorme miniatura de mismidad.
    Mientras tanto generaremos rascacielos de legislación para seguir más o menos en el sitio, pero mucho más complejo y caro.
    Por nuestro bienestar y seguridad, claro está.

  34. Muchas gracias por los parabienes.

    ¿Para qué me meteré yo a leer los comentarios a las noticias de Israel (en este caso, la liberación de la Tamimi)? Me pongo de una mala leche que no me reconozco.


    Estoy leyendo una extraña novela, Lincoln en el Bardo. No sé cómo evolucionará la cosa, pero por ahora me está gustando eso de que lleve dentro una obra de teatro. ¿Alguien de ustedes le ha hincado el diente?


    Después del tratamiento antibiótico y la cuarentena, el timbrado sigue con la cloaca hinchada, aunque ha recuperado el buen humor y he decidido soltarle de nuevo en la voladera. O no era colibacilosis o ese antibiótico no era el adecuado. Ya me veo arrastrando en la segunda vida esta tara.


    ¿Hay alguien aquí aficionado a las mariposas?

  35. Pues, JrG, yo, al Señor Rajoy, del que mi germanófilo es forofo, le achaco haber dejado fuera a muchas personas de valía, como San Gil, Álvarez de Toledo, Pizarro, etc, y haber puesto en su lugar a otras personas cuya principal cualidad era hacerle la vida menos dura ; como Montoro, como Arenas, como S.S.S… Y el no haber puesto de entrada, todos los medios legales contra los secesionismos varios.
    En lo demás, me gustaba bastante.
    Y, desde luego, al lado del que tuvimos antes, y de quien ha llegado después, es Churchill.

  36. Viejecita, no sé que es lo que podía aportar a un gobierno María San Gil, y Cayetana Alvarez, escribe muy bien, y me agrada cómo piensa, pero eso sólo es papel.
    A la San Gil, la conocía del Ayuntamiento de San Sebastian y fue una tenaz y valiente luchadora, después de la salvajada de Gregorio Ordoñez.
    Quedó fundida, cero yo, con semejante pelea en el País Vasco.
    En lo político no acababa de gustarme del todo, y tiró mucho veneno, aunque tuviera razón.

  37. JrG
    San Gil……tiró mucho veneno, aunque tuviera razón.

    Conforme con esto.
    Pero ni Montoro, ni S.S.S. , supieron ser “consiglieri ” para tiempo de colchones ( como hubiera explicado Michael Corleone de tener que explicárselo a ellos en vez de a Tom Hagen ).

  38. Y Cayetana A. de T. estaba muy cómoda, en el Congreso, y nada menos que en la Comisión Constitucional, y se lo jugó todo por defender que todos en España fuéramos Libres e Iguales ( ante la ley, independientemente de donde hubiéramos nacido. Iguales en oportunidades, no en el resultado final, que ese depende mucho también de los genes, del esfuerzo de cada uno, y de la benevolencia de los dioses ).
    A mí eso no me parece sólo hablar.

  39. En España, que yo sepa, hay varios criaderos de mariposas, más o menos institucionales (vinculados a algún proyecto científico o zoológico – como el del Centro Entomológico de Tenerife, el zoo de Santillana del Mar o la granja de Urbina- o comercial – como el de Hespérida en Asturias, que se dedica a vender “mariposas para eventos”: no sabía que en las bodas se estilase ahora la cursilería de soltar mariposas), pero no he conocido a particulares que se dediquen a ello. En Inglaterra los hay. Ya saben ustedes que a los ingleses no se les empodera nada que tenga que ver con la naturaleza.

    Durante un tiempo viví a las afueras de York, que es casi como decir en el límite del círculo polar ártico, y conocí a un señor (perfectamente normal en apariencia) que tenía un pequeño invernadero de mariposas completamente autosuficiente. Autosuficiente incluyéndole a él en la ecuación, porque era él quien se tiraba todas las tardes plantando y arrancando las flores de las que comían y en las que anidaban sus mariposas. De vez en cuando también se sentaba simplemente en una silla de tijera a observarlas y fue precisamente esa escena, un hombre sentado rodeado de colores flotantes, lo que me detuvo en seco y me hizo no parar hasta hablar con él.

    Resulta que no lo hacía por nada en especial (a pesar de que, insisto, su apariencia era por completo normal): no tenía un fin científico, ni comercial, ni coleccionista, simplemente, me dijo, las criaba porque le gustaban, ellas y las flores. Las flores, pensé, querrá usted decir las hierbas (aquello estaba lleno de ortigas y de hinojo). Y también pensé: si a esto se le añadieran unos pájaros (preferentemente no insectívoros), sería un buen sitio donde perder el tiempo y el sentido del tiempo.

    Descubrí el otro día que este pensamiento había quedado encapsulado, digamos que en estado de hibernación, pero que estaba aún vivo.

    Después de recibir agrias críticas de la familia (cuyo único argumento se resume así: “pero qué estás diciendo”), llamé a mi amigo U., que no tiene ni idea de pájaros (ese sería mi único know-how en el proyecto) pero sí de plantas (es jardinero), y al que además tampoco se le empodera ninguna idea, por extraña que parezca. Y en esas estamos. Él diseñando y yo estudiando la guía de las mariposas de España de Tolman y Wellington. Ingleses, como se pueden imaginar.

  40. Otra desterrada del P.P. vasco por no morderse la lengua : Nerea Alzola.
    La acogió en Madrid, Esperanza Aguirre, ( a ella y a bastantes más ), cuando era presidenta de la Comunidad. Ahora, ya no sé donde estará.

  41. El artículo de Tse que trajo Bolaño, este de Lorenzo Silva:

    Ahora la mujer se enfrenta a una condena de cinco años de cárcel y seis años sin la patria potestad de los menores a los que retuvo. Puede opinarse que la decisión es muy severa, pueden objetarse sus razonamientos y criticarse al juez. Lo que parece palmario es que la mujer no estuvo nada bien asesorada.

    Escuchado lo que se dice de ellos uno ya tiene asumido que conoce a todos los funcionarios eficientes y trabajadores que hay en España. Lo que no sabía es que también me ha tocado el conocer a todas las mujeres inteligentes y cabronas. Las demás deben ser todas bobas, por lo visto.

  42. Viejecita, todas las organizaciones tienen cementerios llenos de gente óptima en una tarea, pero que no se ajustan a lo necesario del momento.
    Nosotros somos un ejemplo.
    Algunos lo decidimos por nosotros mismos, aunque con toda la presión exterior posible, pero nos fuimos sin cavar tumba.
    Una alegría enorme, visto lo visto.
    No participaría ya ni en gobernar una mercería, aunque lo de las mariposas de Pirate me parece un gran plan…
    Allí en la Provenza vi montones de ellas de un color verdoso claro al exterior y casi blanco en el interior, compitiendo con los abejorros para nutrirse de la lavanda no cortada todavía.

  43. Mi ruta pasa de valle a valle entre montañas boscosas y cursos de agua que son aprovechados para anegar pequeñas parcelas de arrozales.
    Los lugareños también la canalizan con gruesos bambúes hacia delicadas cisternas de piedra en jardines de mil verdes distintos.
    Todo lo cual me ha llevado sin remedio a componer un haiku, Proc:
    Gran pedrusco
    rodeado de loto
    reposo de rana

  44. Jenny, no tenía ni idea de lo del criador eibarrés con su negocio mariposil (Mushosmuxuk) y tampoco he oído hablar de él, así que no sé si avanza o no. Al parecer te ofrece el servicio de ayudarte a crear tu propio mariposario (http://www.mushosmusuk.com/Mariposas-Eventos-Mariposarios.html) y he visto que ha montado una, ejem, «cúpula geodésica», que yo calificaría más bien como jaula grande, en los Jardines de Santa Catalina, en Iruña de Oca (https://www.elcorreo.com/alava/araba/201610/18/bildu-iruna-rechaza-mariposario-20161018174740.html), un jardin, por otra parte, que recomiendo a los aficionados a la botánica de los alrededores (vamos, que los que estéis lejos no lo apuntéis en la sección «Merece la pena desviarse»).

    El que sí conozco es el invernadero de mariposas del zoo de Santillana del Mar porque lo he visitado ya unas cuantas veces, la última con escándalo incluido porque una de mis sobrinas tiene fobia a los insectos y a las aves y empezó a dar gritos como si le hibiera atacado un lepidóptero gigante; la tuvimos que sacar de allí presa de pánico. Tiene especies autóctonas y exóticas, algunas de tamaño sorprendente. Están tan acostumbradas a las visitas que no es raro que se posen sobre las personas. Si no lo conoces, merece la pena visitarse, aunque no creo que agosto vaya a ser el mejor momento.

  45. jrG domingo, 29/07/2018 a las 14:42
    Holmess, poeta.

    Holmesss al Cervantes.

    «Salta la rana,
    brilla la luna por la ventana,
    una aceituna eres tú».

    Las ranas me son automáticas.

  46. S. domingo, 29/07/2018 a las 13:39

    Que la Juana es responsable de lo suyo va de ídem. Pero hasta el más listo y cabrón, si analfabeto en leyes, depende de un jurista que le haga de traductor en sus tratos con la Justicia.

  47. No conozco esos jardines de Santa Catalina. (No sabes, Sonsoles, los cientos de miles de sitios españoles que no conozco).

  48. Pirata Jenny
    domingo, 29/07/2018 a las 13:07

    Te vas a pasar el día limpiando cagarrutas de mariposa, verás.

  49. Holmes, tu haiku me ha recordado uno de los momentos más conmovedores de toda la historia del cine. Se trata de una escena de la ópera prima de Kurosawa, Sugata Sanshiro, en la que el protagonista, tras pasar toda la noche agarrado a un palo en el interior de un estanque, experimentaba una epifanía al contemplar cómo se abría una flor de loto.

    Para construir la escena, Kurosawa, transformado en demiurgo, "cambió la dirección de los rayos del sol, movió la luna y creó la neblina de la mañana". El resultado es un prodigio sonoro, visual y poético.

    Un momento de una belleza indescriptible (m.4,17).

    En su autobiografía (“o algo parecido”), Kurosawa mencionaba la crítica que hizo un director de cine a su escena aduciendo que la flor de loto no produce ningún sonido cuando se abre.

    Kurosawa, que había oído que cuando se abre la flor de loto produce un maravilloso estallido, se levantó muy temprano una mañana y se fue andando hasta un estanque para escuchar el sonido.

    Y, “en la suave neblina de la mañana”, lo oyó.

    El tema de si la flor de loto hace ruido al abrirse o no, nos recuerda el Maestro, es una cuestión de estética, no de física.

    Cita a continuación un haiku de Basho:

    Un viejo estanque.
    Una rana salta en
    el sonido del agua.

    “La gente que lo lea y a continuación diga: «Bueno, por supuesto que si una rana salta al agua se oirá ruido, simplemente no siente el haiku». De la misma manera, la gente que dice que resulta extraño en la película oír un hermoso sonido cuando se abren las flores de loto, simplemente no siente el cine, Supongo que no se puede hacer nada con los críticos, pero no se puede permitir que haya gente de este tipo entre los directores de cine”.

    Que disfrutes el viaje, Holmes.

  50. Procuro fijarme domingo, 29/07/2018 a las 16:25
    No conozco esos jardines de Santa Catalina. (No sabes, Sonsoles, los cientos de miles de sitios españoles que no conozco).

    Qué raro… si está muy cerca de la cárcel.

    Estuve por allí hace más de una década y me gustó, pero es porque soy un tipo muy sensible. Es un jardín botánico de exterior, modesto pero coqueto, con el encanto de estar entre las ruinas de un convento. Llevo diciéndome hace mucho que tengo que volver, porque lo visité en un mes de febrero y casi me congelo.

  51. Procuro fijarme
    domingo, 29/07/2018 a las 16:29

    Ese fue precisamente uno de los arteros argumentos utilizados en mi contra.

    Se me está ocurriendo otra cosa para evitar tener que limpiar cagarrutas de orugas. Criarlas a la brava, al descubierto, aunque se pierdan crías. Bien es verdad que esto me deja sin una de las excusas que defendí con ardor en la discusión: construir una voladera-invernadero donde, además de las mariposas, alojaría a algunas especies de psitácidos que no puedo mezclar con los otros pájaros.

    ¿Algunas especies de psitácidos? ¿A qué te refieres?, preguntó la persona que utilizó el argumento de las cagarrutas, más conocida como madre. Bueno, ya sabéis, una pareja de eclectus, algunos agapornis, periquitos … Momento en que madre se fue de casa diciendo que ella “ya con más locuras no podía”.

    La otra, seguí diciendo con ella ya ausente, es tener también a los psitácidos sueltos, que es perfectamente posible, como podéis comprobar. A lo que me respondieron que ellos no pensaban estar todo el día abriendo y cerrando voladeras porque yo estuviera chocheando. Ellos eran los más conocidos como hijos, que no han heredado mi afición pajaruna y además habéis aprobado de milagro y me tenéis la casa llena de vuestros amigotes, bandarras.

Los comentarios están cerrados.