Mirando por el retrovisor, 4. Seat 127

Por JrG.

En 3,5 metros metías un motor de 1.000 cc con no más de 50 caballos, que no pasaba de 8 litros a los cien, y con el que podías correr un rallye o hacer un viaje de 600 kmts cinco amigos.

La suspensión era más bien dura, pero se tenía en las curvas como una lapa y llegaba suelto a los 140, que no estaba mal para la época.

Javier “el Mono”, afamado piloto junto con su mujer en los años posteriores, tenía el que sirve de ilustración, y que rememora un viaje de San Sebastian al circuito de Calafat con cinco, en un fin de semana.

Cosas de tíos de 19 años.

Organizar un viaje de esas características tampoco crean que requería grandes logísticas.

10 de la noche en la puerta del Ku de Igueldo.

El Mono, Marcos, Paco, Jose, Fernando y un servidor…

El domingo corre “EL CALI”, en ese circuito de Tarragona.

¿Vamos?

¿Cuánto tenemos?

Yo 300,- yo 100,- yo tengo lo necesari … a tomar por culo…

Sacos de dormir en casa del Mono, y de los otros, y para las doce camino de Tarragona.

Para las 8,00, no me digan como, estábamos viendo de qué manera colarnos en el circuito.

Escuchar el ruido desde fuera, ver las carreras en la carretera y a dormir a la playa, viendo la central nuclear al fuego de una hoguera.

A la mañana, Fernando nos consiguió dos pases con los que entramos todos, y la sorpresa fue monumental al ver un magnífico duelo, Italia España.

Nieto con su Derbi 250 bicilindrica, y Adriano Rossi en la Morbidelli luciendo su melena fuera del casco.

El fuerte viento no les hizo cortar gas, y aunque no sé quién ganó, el espectáculo lo recuerdo con detalle.

En un paseo por los boxes, veías a un piloto pasandole Nettol a una culata de una RD con el mono bajado a la cintura, y otro pidiendo un piñón más corto para la tercera.

Otros tiempos.

Pero el que verdaderamente recuerdo bien, era uno azul marino, anterior al de 1010 cc especial del Mono,  el de motor 903 cc que, menos dotado de carburador y colector, era algo menos vivo, pero igual de eficaz y además tenía 4 puertas.

La madre de Jacinto decía que era suyo, pero pocas oportunidades tenía de demostrarlo.

Que mi mejor amigo tuviera dos hermanos mayores, de los cuales uno en la uni, nos daba mucho juego y con 17 años años nos permitía ir en coche, como los mayores y a sitios vedados para nosotros.

Grandes salidas nos permitió aquel 127.

Jacinto se pasó a un Alfasud rojo que era una maravilla y no sé cómo terminó aquel 127, pero todo lo que recuerdo era bueno.

Los coches fabricados de metal y ligeros de gadgets, por no decir, desprovistos, con motorcitos modestos pero rabiosos, y su poco peso, permitían muchas cosas.

Tu madre iba a hacer las compras, tu padre lo cogía cuando se averiaba el suyo, y los hermanos se lo repartían.

Motor delantero y subvirador permitía conducción tranquila y sin sustos, tanto como apretar y sacarle la última gota, con un motor irrompible.

Uno le podía quitar los parachoques a un coche, y que mantuvieran toda su dignidad, y acrecentaran su carácter deportivo.

Unos neumáticos nuevos, y las obligatorias barras anti vuelco junto con un casco que te prestaban, te permitía hacer la Subida a San Marcial, o a la montaña de tu pueblo, que en aquellos años, organizaban cuatro amigos con algo de colaboración municipal, y más ilusión que medios, en cualquier pueblo con un tramo adecuado de carretera.

Irún y Fuenterrabía, eran lugar de paso del famoso Rallye Vasco Navarro, que era puntuable para el Campeonato de España, y que ganó en ocho ocasiones Marc Etchevers, con su Porsche de color naranja de “LA PALMERA”. También lo ganó Zanini con un Ferrari 308, e incluso Carlos Sainz lo ganó en los 80 en sus últimas ediciones con aquel portento de “culo Gordo” Renault 5 Turbo.

Con esos coches circulando por Jaizquibel, en pasadas diurnas y nocturnas, uno ya tenía ración de gasolina para toda la temporada.

Te pasabas por el Hotel Litzirin, para ver a los oficiales de Talbot, o a Beni Fernández, después de tomarte los churritos mañaneros en Aguirre.

Qué sonrisas me salen cuando miro por este retrovisor.

 

Categorías:

81 comentarios en “Mirando por el retrovisor, 4. Seat 127

  1. Después de unos días caminando entre cerrados bosques y caminos centenarios hemos llegado al final.
    Los baños termales tradicionales ponían cada tarde punto final a los sudores de las pendientes, a veces regados por cascadas de aguas cristalinas.
    En las cenas he degustado dulces grillos y amargas algas.
    Mientras el tren nos lleva a conocer el Japón urbano constato que he purificado mente y alma, casi he rozado el satori y, sin embargo, no me voy a hacer del Madrid.

  2. ¡ Qué gozada de entrada ! ¡ Y qué viejos recuerdos me trae !
    Porque yo también tuve un 127 de esos, sólo que blanco, pero ya lo tuve de madre de familia, con 30 años y tres hijos, y lo tenía para llevarlos al colegio, para hacer la compra, para bajar a Madrid a ocuparme de mi madre, que, viviendo donde nos habíamos ido a vivir, ( entonces no había más que diez casas desperdigadas, y ninguna tienda, ni médicos, ni nada, solo el colegio, carísimo , de mis hijos ), necesitábamos ya un segundo coche de verdad.
    Que ya había tenido que jubilar mi viejo 600 ( con ese sí que me dedicaba a correr , cuando podía , pero ya, desde los 21 años, estaba convertida en la imitación de la madre de familia tradicional que me esforzaba en imitar, y todo aquello se acabó ).

    Y me ha gustado leer de nuevo a Holmess, desde Japón. En cuanto pasen unos días y ya haya podido terminar todos los libros que tengo a medias a la vez, me voy a volver a poner con mis japoneses favoritos, que lo de los baños termales del final de cada tarde me los han vuelto a meter en la cabeza .( Kawabata, por ejemplo, siempre hablaba de esos baños, y de la ceremonia del té. )

    Pues eso, que muchas gracias,
    y que buenos días a todos

  3. Holmess, hazte herbolario y déjate de fumbol. Delicioso debe ser acogerse al amparo de un Ryokan.
    Me suena música de Koto en el majín.
    Saturio, el Fura es un coche para jovenzuelos como tú, a mí me pilló ya talludito y con el 205 gti 1,9.
    El coche que más he disfrutado nunca y con el que más rápido recorrí la España central. También me marqué con él un Irún -Valencia-Irún en el mismo día.
    No había radares, ni tantos coches.
    Lo vendí al nacer el primer hijo, no era para llevar sillitas.
    Hazte del Rayo, que eso tiene que ser bueno de verdad.

  4. Después de la maravilla de hoy de JrG., si pudiera ser, y si se admiten peticiones del oyente, me gustaría un capítulo de este Museo Çhøpsuëy del Automóvil para el Renault 8. Mi padre tenía justo el de este color.

  5. Satur:
    Estupendo el artículo sobre MESSI que nos enlaza.
    Y yo, a Messi, en mi cabeza, lo tengo así, en mayúsculas, junto con Gruyff, con Maldini, con Casillas, con “el niño Torres”( ese, es que, además, tiene, o tenía su casa casi al lado de la mía ) y con otros dioses menores, como Arconada, Marquitos, DiStéfano, “el Guaje” , Puyol, y así, … Y eso que no soy demasiado de futbol, que siempre acabo tomando partido por uno de los dos equipos que jueguen en ese momento, y lo paso demasiado mal, y me quedo sin uñas. Y que lo de ver los partidos en diferido, y una vez que se conoce el resultado, no siempre es posible.
    Y que espero que el Barça reaccione, y deje de dar la lata con el amarillo. Que los del resto de España también lo consideramos como nuestro

    Hasta luego, en mi siguiente descanso. Espero

  6. Oído cocina.
    Tenemos en el horno el capítulo del R-10 que tenía la GC de tráfico, pero el R-8 es uno de los grandes coches que sirvió también para todo y que pasó de una generación a otra.
    Servía para llevar a una familia numerosa, para irse al Jarama, o hacer el tramo del Molar, y además tener la primera, o segunda o tercera, experiencia con el deseo y calentón de cada momento.
    Las versiones Gordini, ya eran para los del otro lado, y su color era el azul.
    Un perrito en la repisa trasera, o los cojines de ganchillo de la suegra eran los extras básicos de familia.

  7. No sé lo que ocurre, pero, de pronto, he tenido que volver a poner mi nombre y mis datos, que el Chop Suey no me reconocía. Y ahora tampoco me reconoce.
    Y sí me reconoció en mi primera visita.

  8. Qué sonrisas me salen cuando miro por este retrovisor.

    Se te nota. A tus «Mirando por el retrovisor» suelo ponerles la coleta «sin ira». ¿No fuiste un joven airado, JrG?

  9. Me ha encantado, jrG. La fórmula chasis ligero y nervioso más motor de cafetera casi siempre garantiza pocas visitas al taller (por averías, me refiero) y bastante diversión. Es una pena que la mayoría de coches actuales sean mórbidos. Para mitigar la pérdida del ratio kg/CV, que para mí sigue siendo esencial para que un coche se comporte bien, es cierto que los motores modernos son una auténtica maravilla de rendimiento. Hace pocos años hubiese sido impensable que el utilitario medio pasara ampliamente la barrera de los 100 CV/l manteniendo semejantes niveles de consumo, emisiones y refinamiento. Son coches pensados para ir sobre raíles en autopista, pero para ir rápido en línea recta es mejor y más divertido ir en tren.

  10. VACACIONES

    Mi hijo pequeño se ha comprado la camiseta y el pantalón del combinado colchonero.

    He conocido a unos señores que viven en Soria. Ella es del madrileño barrio de San Blas, pero se enamoró de un soriano y se fue a vivir allí. «Hay mucha naturaleza», repite todo el tiempo.

    He leído un libro (EL LIBRO) del señor Aub: Yo vivo. Aún a riesgo de parecer demasiado cursi, diré sobre él que no he leído nada tan sensual, que es como si las palabras te tocasen, que una lee el episodio de la merluza frita o de la blusa blanca de Matilde y todo parece más intenso después.

    Me voy a la playa, que hay bandera verde.

  11. Procu yo de joven fuí sólo gilipollas.
    Me aireaba mucho en las motos.
    Pero bien, sí que me lo pasé en muchos momentos.
    Luego cumplí con mi obligación, y ahora vuelvo a ser un inconsciente.
    Viejecita, sí que está esto muy cansino hoy, ya no se debe de acordar de quién somos, ni nuestros aparatitos.
    A propósito, que muchas gracias por los parabienes.
    Chino, entre gentes de puentes y mecánicas nos entendemos con Chapman.

  12. Sí, Aub es tan grande como secreto, doñi MC.

    Me compraré ese libro, que no lo tengo. Ayer me compré el nuevo de Modiano y el de artículos de Ramón.

  13. MC, qué paciencia teneis las mujeres con vosotras.
    Y siempre con la sensualidaz a cuestas … hombre, hombre.
    Follar más y airear menos, que diría don Marqués.
    Mi padre cuando le decían Don Ramón, siempre contestaba:
    “Don sin Din campana sin badajo”.
    A veces pienso que se lo dictaba todo Cervantes al oído.

  14. jrG
    viernes, 03/08/2018 a las 11:08
    MC, qué paciencia teneis las mujeres con vosotras.
    Y siempre con la sensualidaz a cuestas … hombre, hombre.
    Follar más y airear menos, que diría don Marqués.
    Mi padre cuando le decían Don Ramón, siempre contestaba:
    “Don sin Din campana sin badajo”.
    A veces pienso que se lo dictaba todo Cervantes al oído.

    ¡Me encanta lo de su padre!

    Quién dice que no hagamos también eso que usted señala y que el Marqués prescribe. Leyendo a Aub dan ganas de hacerlo, por cierto. Un par de párrafos al despertar y «sensualidad» asegurada.

  15. Chino Cudeiro
    viernes, 03/08/2018 a las 10:49
    pero para ir rápido en línea recta es mejor y más divertido ir en tren.

    Eso sería antes, o fuera de España. Recuerdo cuando el viaje en Talgo, entre San Sebastián y Madrid duraba algo más de cuatro horas. Cuatro trenes díarios, dos de ida y dos de vuelta. Y había la posibilidad de ir y volver en el mismo día, con tiempo para un almuerzo familiar, notario, o, lo que hiciese falta, entre tren y tren.
    Ahora se tarda cerca de 7 horas, con paradas en un montón de estaciones, y, frecuentemente, sin botellas de agua en la nevera del tren…
    ¿ divertido el viaje ?.

  16. Ahora los iluminados de la historia quieren hacernos creer que los del gorro de pitufo rojo escribieron el quijote y se tradujo mal, cuando es un hecho histórico más que provado que Cervantes llevaba boina y era Vizcaíno.
    Los 15.000 años de la humanidad civilizada están escritos en roca y metal con lengua Vasca. La primera. De donde todo deriva.
    Cataluña era un territorio que los Vascos les cedieron y’a antes del imperio Romano a unos tíos que no hablaban bien el Vasco.

  17. Procuro fijarme
    viernes, 03/08/2018 a las 10:56
    Loquillo fue al colegio con Epi.

    En el colegio Alpe –un colegio, ya desaparecido, que estaba junto a la plaza Universidad– estudiaban Epi, Sibilio y Solozábal. No es de extrañar, pues, que quedaran campeones del mundo de baloncesto escolar.

  18. En un 127 de color rojo pimiento me quedé dormido conduciendo por la N-630 en dirección a Sevilla. Me salí justo en un camino y me despertó el traqueteo de los baches. Frené a medio metro de una portera de hierro. Menos mal, porque el coche no era mío.

    jRg me ha recordado una de las veces que no me maté de milagro.

  19. Viaje a Cracovia para asisticionalizar al concierto de Roger Waters. Camino del aeropuerto me doy cuenta de que me he olvidado las entradas en casa.

  20. Me acaban de traer a casa “Le Lambeau” de Philippe Lançon, que recomendaba el otro día Bremaneur.
    En cuanto termine el trabajo de la casa, lo empiezo. Es de Gallimard, de la serie blanca, nrf, 510 páginas, con una letra fácil de leer, en papel bueno, pero,
    ¡ Ay !
    Como les ocurre a la inmensa mayor parte de los libros editados en Francia, ( y también en los del U.K. ), las hojas no están cosidas en cuadernillos sino pegadas. Lo que quiere decir, que para la segunda o tercera lectura, se empezarán a soltar, y saldrán volando.
    No comprendo como los escritores no les echan el perro a las editoriales que hacen esas chapuzas.

    No me caía demasiado bien Carmen Conde, hasta que, en una Feria del Libro, se dedicó a repartir hojas sueltas de su último libro entre los asistentes.
    Y aunque hay casas de edición que siguen erre que erre, al menos algunas se aprendieron la lección.
    No hay más que fijarse en “La Autocrítica ” de Perroantonio. Que, siendo un diccionario, si no estuviesen las hojas bien cosidas, de abrir una vez y otra en nuestras definiciones preferidas ya se habrían descuageringado.

  21. Mi abuelo paterno tenía un 127. Cuando nos daban las vacaciones escolares, nos montaba a los tres primos mayores y marchábamos a Extremadura. No puedo entender dónde cabía el equipaje de tres niños y dos adultos, más los pingos que él arrastraba donde fuera por si tenía que atender a alguien en el pueblo: dos maletines de jeringas de cristal, algodones, alcohol, estetoscopios, medidores de tensión, bajalenguas, antihistamínicos para mis ataques de alergia, pinzas, tijeras, agujas, vendas, termómetros.

    En llegar a Guadalupe tardábamos siete horas. Con decir que salíamos de mañana y solíamos parar a comer en el castillo de Oropesa o en Talavera lo digo todo sobre la velocidad de aquel bólido y sobre las artes de mi abuelo como piloto, que parecía totalmente indiferente a las curvas, las distancias de seguridad y los adelantamientos propios y ajenos y completamente concentrado en cantar “Yo tenía un camarada”, “La bella Lola” (al que él sustituía por “Aurora”, me temo que por algún oscuro resentimiento matrimonial que nunca descubrí), “Romance de valentía” y otros hits por el estilo. Es asombroso que no nos matáramos todos.

    Me encanta esta versión de La bella Lola medio convertida en corrido:

    https://www.youtube.com/watch?v=5yAVIE3BeUM

  22. Muere a los 50 años Armand de las Cuevas, gregario de Indurain

    Recuerdo su actuación en la contrarreloj de Bergerac (para mí la mejor de Indurain, por encima de las de Futuroscope o Luxemburgo). De las Cuevas marcaba el mejor tiempo, y era la referencia a batir. Cuando Rominger le superó por 2’22”, tras una crono sensacional, al suizo se le pintó una sonrisa … que se fue apagando a medida que llegaban las referencias de Indurain. Al final, Indurain le sacó dos minutos a Rominger, y este ponía ya una cara de sufrimiento que anticipaba los problemas estomacales que poco después le hicieron abandonar el Tour. En su descargo, hay que decir que sufrió un pinchazo durante la crono.

    Como anécdota, un joven Lance Armstrong, campeón del mundo un año antes, vio pasar como una exhalación a Miguel. Armand de las Cuevas era un especialista consumado en la lucha contra el crono, pero también fue doblado por Induráin cerca de la meta.

    Las diferencias de tiempo fueron sangrantes para los rivales : 2:00 a Toni Rominger, 4:22 a De las Cuevas, 5:27 a Chris Boardman, 6:04 a Ugrumov , 8:04 a Chiappucci, 9:03 a Zülle, 10:37 a Bugno y 10:59 a Pantani. Los periódicos franceses le denominaron Tirano de Bergerac.

    Los fieles escuderos siempre me han caído bien, mientras lo fueron. Fignon lo fue de Hinault varios años, luego se pasó al lado oscuro.

  23. Otros coches:
    Renault Dauphine, luego Gordini y Ondine. El Gordini era el coche de la viudas, se quedaba así, con las ruedas para arriba. El mayor error de la historia del automóvil, el motor trasero sin electrónica, se iban en las curvas. Poco peso delante y mucho detrás.
    De todas maneras, todos los coches anteriores a 1980 eran inestables, salvo los citroen de suspensión hidráulica (tiburón, Cx y Gx). Antes el citroen 11 y los Morris, la buena distribución de pesos es la clave.

  24. Me puse con ella con escepticismo y un poco de temor, por ser Lincoln un personaje venerado en Chicago, una de las grandes casas-cuna de los esclavos negros del Underground Railroad y muy admirado en casa. Lincoln era/fue de esos tipos con siete huevos en lugar del par común. Todavía hoy es difícil no emocionarse leyendo lo que dijo en Gettysburg, en unas circunstancias cuyo desenlace era aún tan imprevisible que L. podría haberse decantado por arrugarse y mimetizarse (nadie se lo hubiera reprochado) o por decir lo que dijo con la certeza de que si perdía la guerra sus palabras (dos minutos escasos en el campo de batalla de Gettysburg, para ser exactos) se las llevaría el viento. Es emocionante (o a mí me emociona) que no mirase ni a un lado ni a otro en medio de todas las dudas (de los suyos), de todas las críticas (“necio”, “amante de los tizones“, “bastardo de Negra”, “torpe”, “obtuso”, “blando”, “traidor”), y sepultado por sus propios remordimientos (tantos muertos ya muertos y los por venir).

    Con estos antecedentes que no auguraban nada bueno, me ha conmovido Lincoln en el Bardo hasta el punto de no apetecerme leer más estos días, no quiero interferencias. No es, les aviso, una novela prosamachista (es más, es en algunos sentidos lo contrario, eso que aún no tiene nombre), ni es adecuada para esos lectores que dicen haberse aburrido ya (están de vuelta mientras tú gateas) de la literatura y no querer leer sino biografías, ensayos, blabla. Hay muertos (y una muerte real que es la lanzadera, la del hijo de once años de L.), fantasmas, crónicas reales y otras inventadas, y Saunders se pasa por el forro cualquier canon literario. De hecho, la novela es en un 80% una obra de teatro.

    Cuando William Lincoln murió, L. pasó un mes encerrado en la Casa Blanca sin atender a nadie ni a nada, salvo para acudir por las noches al panteón en préstamo donde estaba su hijo. Un año después hablaba en Gettysburg. Que yo sepa, ésta es la única foto que hay de ese día.

  25. En un ataque de insomnio, he venido al salón a preparar papeles para el IVIMA, y como seguía sin sueño me he metido a leer a Pirata. Después de leerla, he ido corriendo al Amazon, y me he comprado el libro en formato Kindle, que tiene una pinta colosal. Y las reseñas de Pirata son de fíar.

    Como lo son las de Bremaneur : Le Lambeau, me está gustando mucho ( a pesar de tener que tener el libro agarrado con las dos manos, para evitar que se abra del todo y se empiece a despegar )

  26. Buenos días.
    Todavía se escuchan las ranas, que esta noche podían con el monótono sonido del ventilador.
    Saqué anoche una foto, mientras cenábamos por las vacaciones y la muy próxima jubilación de la tía Martine, junto al lago Ribou, de unos insólitos 42º y sin un átomo de brisa que refrescara los radiadores corporales.
    Pasé casi toda la tarde en un estado semiconsciente, tumbado en la alfombra en calzoncillos.
    Las ranitas que suenan por las noches, me recuerdan a las cigarras que sonaban bien fuerte toda la jornada de sol en la Provence.
    Cuando ivamos de viaje, y se oían desde el coche en la autopista, pensé que más que una curiosidad, podía llegar a ser una tortura estar acompañado de ese ruido toda la jornada.
    No fué así.
    De hecho, hacia las nueve de la noche, cuando no recibían la suficiente temperatura ni luz, se desconectaban todas a la vez, dejando un vacío sonoro, que permitía escuchar el silencio.
    De día el silencio consistía en escucharlas sin ninguna interferencia, como si se tratase de una sinfonía de dos notas repetidas hasta la saciedad, enmarcadas por una luz en intensidad creciente.
    Hoy repetimos.
    Todo abierto, para en cuanto salga la luz, pongamos obstáculos, y el ventilador.

  27. Sonia, no puedo compartir la opinión de que los coches con todo atrás sean más inestables “per se” que los todo delante.
    El peso del motor ejerce un beneficio en la capacidad de tracción de las ruedas, y resultó al menos en competición, una revolución pasar el motor delantero, con tracción trasera, a una posición trasera con tracción trasera.
    Además se evitaba mucho espacio y complejidad eliminando el árbol de transmisión.
    Pero lo mollar del porqué de esa configuración era centrar masas en coches familiares, y en los de competición ejercer mejor la capacidad de tracción.
    También existía una cierta limitación técnica para hacer motores de tracción delantera, pues se debía configurar los palieres de transmisión con el mecanismo de dirección lo cual hacía más frágil y complicada la mecánica de ese subconjunto.
    Sólo citroen lo dominaba bien, y en USA sólo lo usaba el Toronado, como gran innovación.
    Un caso de campeón neto con esa disposición fué el Renault Alpine.
    Es cierto que es menos fácil de manejar un coche sobrevirador que uno subvirador, pero admitía mucha más potencia un todo atrás que un todo alante.
    El problema venía dado por las suspensiones, no por la configuración.
    En fórmulas “caseras” se paliaba con una acentuada caída de las ruedas traseras para mejorar el apoyo en curva, haciendo que la deformación externa en recto se convirtiera en perpendicularidad en apoyo, cosa que en las configuraciones de serie, pensadas para un uso más moderado acorde a las carreteras de la época, que salía con caida negativa, evitara la tendencia a “meterse” a desllantar y volcar en caso límite.
    La flotación del eje delantero, adolecía de lo mismo, sobre todo en aceleración, junto con aerodinámicas muy discutibles que no hicieran portante el morro.
    No se si queda claro del todo.

  28. Queda confuso.
    Hoy he quedado con Rat Fink que me ha invitado a dar una vuelta en su Beatnik Bandit. A lo mejor surge algo. Espero que que tenga bien la suspensión.

  29. A mí me parece que un caballero solo puede admitir una arquitectura concreta en un coche: motor delantero en V y tracción trasera. Todo lo demás es para turistas.

  30. viejecita
    sábado, 04/08/2018 a las 04:35

    Creo que le va a gustar. Intente, si tiene tiempo, no leerlo en pequeñas dosis, sino de tres o cuatro sentadas. Ya me contará si le ha gustado.

  31. Gracias, Pirata:
    Esa idea tenía, depués de leer su reseña.
    Y tiempo para leer, ahora que se han ido todos de vacaciones, y me he quedado sola para todo, tengo todo el que quiera . Es curioso como una sola persona, a su ritmo, abate mucho más trabajo que cinco, interrumpiendo , dando ideas ridículas y haciendo propuestas disparatadas…
    En cuanto le haya pegado un buen avance a “Le Lambeau”, me pondré con el de “Lincoln in the Bardo”, y lo leeré hasta que me dé cuenta de que estoy corriendo demasiado, y entonces volveré al Lambeau, y así.
    Y cuando necesite aire, me dedicaré a coser sábanas , uno de mis entretenimientos de verano, ( que compro la tela por piezas, y las hago yo, para toda la familia, que ninguno aguantamos el tergal, ni las sábanas esquifit , como las que venden ya hechas ).

    Pues hasta luego, espero.
    Ya le contaré

  32. Respecto a los coches con motor atrás : ( no todos, que los 600 eran de lo más estables ).
    Mi madre tenía uno de esos “escarabajos” de VW. Y aprendí con él a hacer trompos ( en aquella época, y siendo donostiarras , nosotros decíamos “tète à queue “), y era divertidíssimo. El escarabajito no volcaba, pero si hacías una curva rápida, y frenabas con la dirección torcida, dabas más vueltas que una peonza. Había que tener cuidado de no hacerlo en una carretera donde pudiera haber otros coches, que se asustaban muchísimo.
    Por si las flais, yo, a mis hijos, les he enseñado a tomar las curvas a poquitos , acelerando con la dirección recta después de cada poquito ( nada de volantazos largos ).

  33. Pirata Jenny sábado, 04/08/2018 a las 00:05

    No es, les aviso, una novela prosamachista (es más, es en algunos sentidos lo contrario, eso que aún no tiene nombre),

    ¿Prosa cursi?

    … ni es adecuada para esos lectores que dicen haberse aburrido ya (están de vuelta mientras tú gateas) de la literatura y no querer leer sino biografías, ensayos, blabla.

    Ah, bueno, entonces, paso.

  34. Perroantonio
    sábado, 04/08/2018 a las 18:44

    No, Saunders no escribe prosacursi. Tampoco escribían prosacursi Nabokov o Fitzgerald, por citar a dos de dioses de mi pedestal. Pero no estoy segura de que escribieran prosamacho (porque en algunas exhibiciones de la intimidad no había quien los ganara).

    Hay otra cosa que me ha gustado mucho de la lectura de Saunders: el recordatorio de que la novela sigue siendo el único género donde uno puede escribir como le salga de los mismísimos, sin mirarse en ningún espejo y sin considerar ningún límite, siempre que tenga algo que contar y sepa adónde va.

  35. Coincido en que la prosa macho tiene aún ciertos problemas de definición que hace que nos confundamos. Hace unos días, escuchando y leyendo sobre The Waterboys (una banda o un tipo –Mike Scott– que, por otra parte, tampoco es que me interese demasiado) me enteré de que en su primera época perseguía el Big Sound, algo que tampoco sabía definir (él) demasiado bien, pero que venía a coincidir con la música que le estimulaba. A mí con lo de la prosa macho me pasa lo mismo, que no sé muy bien en qué consiste, pero que detecto a la primera. O un día de estos nos lo explican Brema y el Marqués o vamos a tener que escribir un ensayo.

  36. Prosa macho es, por ejemplo, escribir “por derecho”.
    Algunos sabemos, entiendo que esto incluye a Pirate, lo que es torear o cantar flamenco “por derecho”. O sea.

  37. marquesdecubaslibres
    domingo, 05/08/2018 a las 01:29
    Prosa macho es, por ejemplo, escribir “por derecho”.
    Algunos sabemos, entiendo que esto incluye a Pirate, lo que es torear o cantar flamenco “por derecho”. O sea.

    O sea, que habrá escritoras que escriban “prosa macho “, ¿ no ?. Porque cantar flamenco “por derecho” , los que amamos el cante, sabemos que hay , o había bastantes mujeres capaces de ello , como La Paquera, La Tía Anica, Las Utrera… e incluso la guapísima, Rocío Jurado , capaz también de cantar “por lo cursi ” .

    Y entonces, Carson Mc Cullers, Yourcennar, P.D.James, Santa Teresa… ¿ Escribirían Prosa Macho ?
    Desde luego, Rosa Chacel NO. Esa escribía prosa ladrillo con puntillas.
    Ya siento

  38. Truman Capote dónde lo podríamos colocar?
    No tengo el fondo de lectura de los que aquí opinan, ni he visto tantas películas que pueda recordar, de la música que he escuchado no me acuerdo de toda hasta que me la ponen delante, con el arte sólo algunas de las cosas que he visto se me han archivado.
    Si lo pasamos a la música, o al arte, incluso a motos y coches, nos encontramos con la misma posible clasificación.
    Lo pretencioso, lo adornado, lo innecesario, la tendencia, la opinión polémica, el acercarse a la calle o alejarse de ella, la falta de talento, las condiciones técnicas del momento.
    Sigo encontrando sólo una definición para clasificar, ya que no soy un experto en nada, pero lo toco todo.
    Bien concebido, bien ejecutado, sencillo, elaborado, honesto, propio, seco, suave, delicado, fuerte, sólido, ligero … Me gusta.
    Si escribe, actúa, decide o pinta, me gusta que se pueda notar el sexo del que escribe, que no lo disimule, que se le vea sólo el talento, pero sobre todo alejarse de la vulgaridad si es predeterminada.
    Da para más, pero no estoy yo para líos hoy, que se acaban las vacaciones.
    Bonjour a tous.

  39. De Nabokov, de los 5 libros que he leído, mi favorito es La verdadera vida de Sebastian Knight, lo prefiero a Lolita, en parte por ser más corto, y por el ambiente. Los libros de emigrantes rusos en centroeuropa de Nabokov son un todo sobresaliente, aunque, con mi retorno a la lectura de literatura en 2017, retomé a Nabokov con El ojo, y no me entisiasmó, tal vez tenía a Nabokov en un altar, demasiado alto.

  40. Pues se ve, que no existen muchas ganas de conversación.
    El mundo del “turismeo” y “la calorocha”, que puede con todo, hasta con los museos.

  41. Claudio Sifilis
    domingo, 05/08/2018 a las 06:29
    tal vez tenía a Nabokov en un altar, demasiado alto

    No hay altar demasiado alto para Nabokov. Es broma. Era un genio. No es broma.

    La verdadera vida de SK es una joya. Otras joyas breves de Nabokov son Pnin, Barra siniestra (con las dos me harté de reír), esa otra que tiene un argumento muy parecido al de Lolita solo que sucede en Centroeuropa de cuyo nombre no me acuerdo y Transparent things (con estas dos no te ríes).

    Transparent things toma el título de la apertura de la novela (104 páginas en la edición que tengo). Allá va (perdón, no la tengo en español):

    “Perhaps if the future existed, concretely and individually, as something that could be discerned by a better brain, the past would not be so seductive: its demands would be balanced by those of the future (…).

    (…) When we concentrate on a material object, whatever its situation, the very act of attention may lead to our involuntarily sinking into the history of that object. Novices must learn to skim over matter if they want matter to stay at the exact level of the moment. Transparent things, through which the past shines!”

    Transparent things, through which the past shines!, dice. A mi Nabokov ni me lo toques.

  42. Anoche, posiblemente la noche más calurosa del año en Badajoz desde que hay registros metereológicos de esos, nos invitaron a cenar en Los Montitos, una urbanización en las afueras. Los anfitriones eran una pareja de jóvenes profesionales de éxito. Nos indicaron que lleváramos traje de baño. aunque no hacía falta porque siempre llevo alguno en el coche. Me temí que no tuvieran aire acondicionado y fuéramos sometidos a un piscina-party. Ya saben, una reunión en calzoncillos de colores, en la que unas personas se afanan en sus querencias ondeando barrigas al amor de las cervezas, mientras suena el “Despacito” de este año y el del año pasado. Por si te supo a poco.

    Se cumplieron los peores pronósticos. Piscina de agua salada incluida. Nos recibió un “perro gorilero”, uno de esos canes que en atención a su genética superespecializada y ante la falta de gorilas a mano, optan por “saludar” a los seres humanos mediante una completa exhibición de amenazas que incluyen ladridos, gruñidos y exhibición dental. Uno sabe tratar a los perros: un par de discretos pero firmes toques con los dedos en los ijares, sin aspavientos, en completo silencio y el gorilero comprende que la escala social hay que saber defenderla o se pierde. Una vez aclarado el asunto de la dominancia pasamos al porche, allí nos recibió ella: “Es que la puerta se abre desde aquí”.

    Ella cubría sus carnes otrora prietas con un pareo multicolor perfectamente adecuado para calibrar un cromatógrafo de gases. Pelo húmedo recién cepillado y ¡chancletas!. Él no desentonaba en absoluto. Le sobraba exactamente lo mismo que a su encantadora esposa. Los niños con lo abuelos (igual no era mal plan)…

  43. Ok.
    Tengo “Barra siniestra” en casa en una edición bastante chula, así que cuando pase por allí lo cojo para leerlo.
    La colección de relatos “Una belleza rusa” es inolvidable, pero siempre se me olvida, será que el relato tiene menos prestigio que la novela.
    Creo que Nabokov sacó “El ojo” de algún borrador olvidado cuando la revista playboy le hizo un contrato y tenía que entregar páginas todos los meses. Está muy bien escrito, claro, pero tuve que leerlo dos veces para entender algo.

  44. Afirma Nabokov, en su delirio e ignorancia, que Cervantes:
    “toleraba la Inquisición, aprobaba muy seriamente la actitud brutal de su país hacia los moros y otros herejes, creía que Dios hacía a todos los nobles e inspiraba a todos los monjes”.

  45. Según Nabokov el Quijote es:
    “un fárrago de acontecimientos prefabricados, intrigas de segunda mano, versos mediocres, interpolaciones manidas, disfraces imposibles y coincidencias increíbles”.
    ¡Joder con el genio de los cojones!

  46. Hay un campeonato de España de balonmano-playa estos días en mi barrio y los equipos de balonmano-playa de España, los familiares de jugadores de balonmano-playa de España y el público aficionado al balonmano-playa de España se ha sumado al gentío de agosto, capaz él solito de multiplicar por treinta o elevar al cubo el espesor humanístico de nuestra municipalidad. La playa ahora mismo es un pólder de carne que lleva ya rellenado mucho mar y, no contento, progresa imparable hacia las costas de Gran Bretaña. «No pares, sigue, sigue», es precisamente una de las simpáticas tonadillas que más a menudo se percibe en el voluminoso fondo de megafonía, un pólder de ruido que avanza decidido hacia la luna y los planetas. También destaca vigorosa la fonética macho (?) —no tengo nada claro el concepto, la verdad, pero por seguiros la corriente— de la acémila que locuta incansable y es tal que así:
    RAÚL-LO SÁNNCHEEEZZZ, RAMÓN-NO LOZANNOOO, PASIÓN-NO EN LA ARENAAA, CIUDAD-DA REAL-LA…
    ¡VAMOS A JUGAR-RA! ¡VAMOS A BAILAR-RA!

    («Mamáaa, mamáaa, ¿por qué papáaa matóoo al preeego nierooo?», se preguntaba el niño del chiste).

  47. Ayer bajé a bañarme a las nueve y media (21.30) y todavía había mucha gente en la playa y en el agua. A esa hora cae el sol como una bola de fuego entre los tejados a lo lejos naniananianaaa mientras a lo cerca las personas se mandan llamados, ¡MANOLOOO JODEEERRR!

  48. Un hombre solo una mujer así tomados de uno en uno son como polvo, ¡no son nada!; o eso te dijo tu padre, Julia. Pues verás, Julia, ahora mismo por las aceras de mi barrio fluye una masa compuesta de hombres y mujeres en grupos concéntricos de cuatro a diez, que te empujan, te patean, te pisan y no se dan ni cuenta. Estoy convencida de que de uno en uno son gente normal, Julia.

  49. A mí no me gusta Cortazar pero no sé explicar genialmente por qué. Espera, voy a intentarlo, Rayuela es:
    “un fárrago de acontecimientos prefabricados, intrigas de segunda mano, frases mediocres, interpolaciones manidas, disfraces imposibles y coincidencias increíbles”.

  50. … Él es el típico supersimpático. Ese tipo que introduce tres chistes en cada frase y se hace tanta gracia que suelta las correspondientes tres risotadas. Ayer hizo 46″ C y a las 22 horas se había reducido la calentura un poco. El termómetro del porche marcaba 41,6º C. Nos recibió con unas cervezas. Justo la misma que quedó en último lugar en la cata del año. Todo no podía ser perfecto. Me han dicho que tú bebes vino, me espetó. Vamos a ver ¿Qué es eso de que tú bebes vino? En una reunión social con cena SE BEBE VINO.

    Había comprado especialmente para la ocasión DOS botellas una de tinto y otra de blanco. Como era un poco temprano, me disculpé y me acerqué a casa por razones urgentes de intendencia. Escogí un Vidigueira Premium Branco, alentejano coupage de unas “castas” prácticamente desconocidas a pocos kilómetros de distancia: Antao Vaz, Arinto de Bucelas y Roupeiro. Notas cítricas, seco y con un final algo escaso a vainilla. Suficiente para un menú termomix.

    Nos sorprendieron con una sopa -no suficientemente- fría de melón con nosequé y algo flotando en la consabida copa de chupito. A continuación ensalada tropical con queso y unas cucharas dobladas con langostinos sobre algo que por su textura y color recordaba los vómitos de la niña del Exorcista. No pude probarlos…

  51. Procuro fijarme
    domingo, 05/08/2018 a las 15:08

    Proc, en cambio estepueblodemierda está desierto. Deben haberse ido todos al tuyo. Déjales allí y vente para la estepa, y cuando se vuelvan ellos te vuelves tú. Aquí no hay mar, pero te puedo poner una manguera en el patio, en la esquina donde está la tortuga y el regimiento de grillos.

    Ximeno, siga, que me tiene intrigada el final. ¿Se podía fumar? ¿Sacaron whisky?

  52. Jenny, gracias. No sabes cuánto me iría al desierto ahora y hasta sin grillos ni manguera, pero tengo negocios existenciales que atender.

    Claudio Sifilis domingo, 05/08/2018 a las 15:09
    A mí no me gusta Cortazar pero no sé explicar genialmente por qué. Espera, voy a intentarlo, Rayuela es:
    “un fárrago de acontecimientos prefabricados, intrigas de segunda mano, frases mediocres, interpolaciones manidas, disfraces imposibles y coincidencias increíbles”.

    Esto no me gusta, esto tiene nervios, esto qué es… Un buen soplamocos y a la cama sin cenar; tú y Ximeno, por tiquismiquis.

  53. … Una de las moderneces más insoportables con las que me pueden castigar en la vida son las espirales humeantes de citronella. Se supone que ahuyentan a los mosquitos, pero yo me malicio que en realidad actúan como reclamo: si huele a humo de limón seguro que hay gente. Además para los fabricantes el negocio estaba claro, si sigue habiendo mosquitos es que hacen falta más mechas. El Plan Badajoz puso en regadío más de 100.000 hectáreas y los mosquitos necesitan para su crianza y prosperidad humedad y calor. Imaginen lo que una naturaleza feraz puede conseguir con semejantes ingredientes.

    Intenté quedarme dentro de la casa utilizando la excusa de iros bañando vosotros mientras yo preparo la sangría. Porque, créanlo o no, en agosto de 2018 aún hay un lugar en este proceloso mundo -doy fe- en el que se sirve sangría. Pero no era una opción: Sólo había aire acondicionado en el dormitorio.

    Acudieron puntuales a la llamada cien millones de mosquitos con denominación de origen Vegas Bajas y algunos cientos de miles en misión de asentamiento y colonización comisionados por los regadíos em exploração de Alqueva. No tuve más remedio que acudir a impregnarme del tufillo a citronella con petróleo y confiar en que no me diera un golpe de calor…

  54. Anna Ginès, profesora de Esade: «Plataformas como Glovo, Uber o Deliveroo incumplen la ley».

    ¿Estas nuevas realidades laborales están provocando una pérdida de derechos por parte de los trabajadores?

    Sí, mediante la consideración como trabajadores autónomos -falsos autónomos, para ser exactos-, las plataformas están contribuyendo a la precarización de las condiciones laborales, al quedar los trabajadores desprotegidos de la norma laboral: salario mínimo, jornada mínima, jornada máxima, conciliación de la vida laboral y familiar, prevención de riesgos laborales, etc.

  55. … De aperitivo pudimos degustar una fabulosa aceituna rellena de anchoa que estaban tan blanda como si viniera predigerida de fábrica o un mejillón en escabeche tamaño XXS, de los que caben quince o veinte en la docena. Cuando digo aceituna “o” mejillón, lo digo con conocimiento de causa, pues creo que cabíamos a una aceituna o un mejillón por cabeza.

    La piscina era de agua salada. Desconozco el propósito de semejante excentricidad. A pesar de que los bordes resbalaban, no me bañé, aunque reconozco que, acuciado por las altas temperaturas, me vi obligado a meter los pies y a punto estuve de caer. Afortunadamente tengo el sistema propioceptivo en perfecto estado, pues sigo desde hace ya cinco años un estricto y muy completo programa de ejercicios.

    El resto de asistentes se turnaban para tratar de convencerme inútilmente de que me bañara con ellos. En eso andábamos cuando los dioses apiadados se dedicaron a mitigar mis infortunios y apareció Nuria. Nuria es MIR (médico interna residente), veintinueve años old only, venezolana, cabello oscuro como mis intenciones, gafas de acetato negro, pantalón corto, más corto, no tanto. Era lo que se suele denominar una chica muy agraciada físicamente y llegó sin acompañante…

  56. … y sin traje de baño. Tardé como un milisegundo en hacerle ver que no sería yo quien, a la vista de las circunstancias, fuera a poner el menor obstáculo a que se refrescara como le viniera en gana. Pero debía estar muy acostumbrada a ciertas invitaciones subidas de tono y me respondió con una encantadora y pícara sonrisa que para llevarnos bien era importante que no confundiera lo que le viniera en gana a ella con lo que me viniera a mi. Hubiera rugido como un lobisome en la noche de San Juan, pero me pareció más discreto ofrecerle mi traje de baño, que desgraciadamente tampoco aceptó.

    Entonces le pregunté si temía que se le alunaran los pechos.

    -¿Que se me alunen los pechos? ¿Qué es eso?

    Le respondí que es una antigua leyenda que cuentan los pastores en Extremadura, cuando en la sierra, las mozas en las noches de luna llena… -pareció interesada-… y hechizadas por los blancos rayos de la luna… -se acercó a mí- … un viejo rito para desencantarlas… -se agarró a mi brazo- …y un plato blanco con el fondo cubierto de agua, entonces, con los dedos mojados en aceite se hace una cruz… (Hasta aquí puedo contar para no romper el hechizo).

  57. Las venezolanas que tasté ambas dos tenían piel suavísima. Casualidat o genes nusé.

    Ximeno es un caballero pero nos ha frustrado un poquico.

  58. Lo del agua salada me lo propusieron como alternativa a las tradicionales piscinas con depuradora, cloro y control de pH. Al parecer el agua salada es suficiente.

  59. BOTIJO
    Con sus dos pitorros es infalible herramienta para combatir la calor. El pequeño para librar, el grande para rellenar, siempre protegido por primorosa red hecha a ganchillo.

Los comentarios están cerrados.