Mirando por el retrovisor, 5. Simca 1200 Break

Por JrG.

Mi hermano había pasado en su evolución cronológica de una Lambretta, heredada, a un seiscientos de color marrón (el cacahuete lo llamábamos), y su primer coche nuevo fue un Simca 1200 Break.

Un coche largo, de chapa, configurable en su interior abatiendo los asientos traseros.

De un color amarillo dorado, metalizado, similar a la diarrea de un niño pequeño con atracón de pipas.

Con este coche se casó, y con él se divorció.

Trabajó para la empresa familiar, como mula de carga y transporte rápido y continuo.

Llevó más botellas de oxigeno y acetileno, que los camiones de la SEO.

En ocasiones me lo prestaba, pero ya una vez repuesto de su divorcio, se compró un flamante coche deportivo, un Opel Corsa SR de color amarillo. Una auténtica joya aquel coche, pero ya hablaré de él en otro capítulo.

Cómo el 1200 no tenía un gran valor de reventa, y a mí no me quedaba nada del seiscientos del primer capítulo, pasé a ser heredero universal y nuevamente motorizado.

En esos momentos, yo ya tenía novia. Sería luego la madre de mis hijos, y mi esposa durante la mitad de mi vida actual.

Siendo yo hombre de carreras, los coches break me parecían la mejor opción, sobre todo cuando no disponías de un domicilio que no fuera el paterno.

Aquel coche se convertía en un dormitorio, o salón de estar con mucha facilidad.

Una colchoneta hinchable doble en la parte trasera, con sus sábanas blancas y aquello parecía una suite.

Deshinchabas la colchoneta, desdoblabas el asiento trasero y era un limousine para cinco o más personas, según necesidad.

El coche, que aunque con su buena carga de kilómetros, muy duros todos ellos, estaba bien conservado y mantenido, y el motor seguía teniendo su pegada.

Se guiaba bien, con el fino volante de tres radios y asientos con sobrecubiertas de borreguito gris.

Aunque grande, era ligero y no mucho más largo que el normal, pues su capacidad superior se obtenía eliminando la caída del portón trasero, muy inclinado en la versión normal, por una casi perpendicular al suelo, con el consiguiente suplemento en le techo.

El equipamiento y opciones eran las habituales de época, asientos inclinables, volante y cinturón de seguridad, además de guantera con llave.

El pomo de la palanca de cambios caía a mano, y el bastidor permitía correr y era muy ágil en montaña, pese a un calzado de mucho perfil y huella estrecha. Estándares de época.

Proporcionó muy buenos momentos, incluso alguno glorioso.

Sin embargo su final no fue honorable, aunque sí de un luchador digno.

Murió con las gomas puestas.

Aquel fin de semana se celebraba la Subida a Jaizkibel, y como estrella corría Fermín Vélez, con su Lola BMW (quedaría campeón de España Absoluto ese año).

Gran piloto el de Barcelona, que ganaría las 24 horas de Le Mans, el campeonato IMSA  con Ferrari y  durante dos temporadas se trasladaría a los EEUU para correr en INDY y en las 500 Millas de Indianápolis con Lola y Dallara.

Fallecería joven, de cáncer, en su Barcelona natal.

85 CV, y menos de 1000 kg., es una muy buena proporción para que un coche sea ágil.

Y el motor de 1400 cc del Simca daba esos caballos con un consumo moderado de gasolina y aceite.

Esa sábado, después de ver los entrenamientos, y cenar en Pasajes, nos fuimos a San Sebastián a tomar sólo una copa.

A medio gas, le decíamos a eso.

Siempre eran las peores. Era decir a medio gas, y meterse en un charco de metros de profundidad.

Estábamos los tres habituales, Andrés, Josean, y yo, como comandante de la expedición.

Fuimos a por esa última copa a SS, para levantarnos pronto el domingo y ver la carrera.

Esa copa, como siempre llevó a otra, y esa otra a más.

Antes que se hiciera de día, ya decidimos que teníamos que volver a Irún o bien irnos a jaizkibel a coger sitio y dormir en el coche.

El Simca, tenía fisuras en el silenciador y le daba un sonido muy racing.

Josean desde atrás cuando salíamos de la curva de derechas de Lezo hacia Pasajes, no hacía más que decirme

Dale, dale Joserra…

Andrés le acompañaba con un Ese Fermín Vélez.

Y a mí que no me hacía falta nada para ponerme calentito, le di… vaya que si le di.

Al enfilar la derecha-izquierda siguiente y entrando un poco colado ya, encontré un charco en la mitad de la línea donde tenía que poner el morro, y ahí se acabó todo.

Nuestra velocidad sería de unos 70 km/h, nada para matarse, pero si para tumbar una farola y fisurar el cárter del 1200.

Gran charco de agua y aceite y una farola doblada.

Llegan los municipales de Rentería. Había algo de aceite en la carretera, señaladlo porque vais a tener más accidentes como el mío.

– Menuda putada.
– Ayudarnos a apartar el coche de la carreta.
– Nos lleváis a Irún?

No les dejé ni hablar ni mirarme (y salió bien). Obedecieron a todo y nos llevaron hasta el alto de Gaintzurizketa, porque se salían de su jurisdicción.

Allí nos dejaron.

Bajamos hasta Irún andando, casi más rápido que en coche, y meándonos de la risa.

Ese fin de semana se acabaron las carreras, el Simca, y durante un tiempo mi movilidad particular.

La mañana del domingo (después de una ducha y café) llamé al cementerio de coches, y me dieron 2500 pelas por los restos además de  recoger el coche del sitio.

De esta salimos indemnes.

Categorías:

98 comentarios en “Mirando por el retrovisor, 5. Simca 1200 Break

  1. Buenos días JrG y todos

    Me gustan la ilustración, que ya conocía, y el texto, nuevo para mí.
    ¡ Qué tiempos aquellos !
    Entonces no te hacían soplar, ni nada de esas cosas, y los policías se fiaban de tí. ( Se fiaban algo menos si eras una chica, al menos en mis tiempos, bastante anteriores, – que ya sabe, JrG, que mi hijo mayor tiene su edad – , pero aunque decían eso de que, “las chicas al volante, mala cosa” , al mismo tiempo te echaban todos los capotes que podían ).

  2. La descripción que hace Galdós del ajusticiamiento del cura Merino en el Episodio “La revolución de Julio” es cumbre de la literatura.
    (el íncubo riojano había apuñalado a Isabel II)

  3. Leo a Galdós en las Obras Completas que editó Aguilar en 1941. El volumen que tengo en mis manos acompaña fotografía del autor al cual describe como: “Alto, garrido, audaz, de finísima sonrisa socarrona … Tiene algo de un Don Quijote escarmentado que hubiera pactado con Sancho”.
    Imagino tal descripción hecha por Federico Carlos Sainz de Robles,

  4. 8 años de servicio leal ha cumplido hoy mi Air.
    Ha cedido a la presión de los tiempos por un problema irresoluble del trackpad.
    Hasta el martes sin ordenador.
    Menos mal que maña nos subimos a Lille a dejar a la niña.
    Nos quedamos solitos…

  5. Procuro fijarme
    viernes, 24/08/2018 a las 00:58

    Ningún desprecio, Proc. Una simple observación sobre las razones de la pasividad o la indiferencia. Tampoco particular admiración, claro.

  6. En la España de los 60 había muchas familias franquistas, no por pasividad, sino por la teoría del mal menor. A la mía la considero franquista, porque no era antifranquista pese a que:
    -mi abuelo materno condenado a muerte por socialista (salió de la cárcel en 1953 rehabilitado). En la familia se consideraba más culpable la delación de vecinos que al propio Régimen. Acusado de ser miliciano muy activo se desestimó finalmente al faltarle una pierna.
    -mi padre ateo y partidario de don Juan votó No en el referéndum. Sin embargo pesaba más su anticomunismo visceral.
    Y como mi familia tantas, que no eran admiradoras del franquismo pero no odiaban a Franco porque les había librado de comunistas, anarquistas, Largocaballeristas y separatistas, además de que llegó una muy evidente prosperidad económica.

  7. Lo mejor que uno puede hacer estos días a la vista del nivel del debate es ir a un locutorio y hacer unas fotocopias. Y cuando alguien te diga que el Valle se erigió para honrar la memoria de los caídos en ambos bandos, sacas una de las copias del discurso de inauguración de Franco (2 de abril de 1959), te das media vuelta y a otra cosa, mariposa.

    “Españoles:

    Cuando los actos tienen la fuerza y la emotividad de estos momentos en que nuestras preces ascienden a los cielos impetrando la protección divina para nuestros Caídos, las palabras resultan siempre pobres. ¿Cómo podría expresar la honda emoción que nos embarga ante la presencia de las madres y las esposas de nuestros Caídos, representadas por esas mujeres ejemplares aquí presentes, que conscientes de lo que la Patria les exigía, colgaron un día las medallas del cuello de sus deudos animándoles para la batalla? ¿Qué inspiración sería precisa para contar las heroicas gestas de nuestros Caídos; para poder reflejar el entusiasmo, segado tantas veces en flor, de los que con los primeros rayos del sol de la mañana caían con la sonrisa en los labios al asaltar las posiciones enemigas; o para encomiar la firme tenacidad de los defensores de los mil pequeños “Alcázares”, en que se convirtieron en la Nación las residencias de las pequeñas guarniciones o las casas cuarteles de la Guardia Civil, defendidas hasta el límite de lo inverosímil contra fuerzas superiores, sin esperanza de socorro; o para ensalzar el heroísmo y el entusiasmo derrochados en las cruentas batallas libradas contra las Brigadas Internacionales para hacerlas morder el polvo de la derrota; o para enumerar los sacrificios y los heroísmos de los que en los 2.500 kilómetros de frente mantuvieron la intangibilidad de nuestras líneas; o para narrar la tragedia, no menos meritoria, de los que sucumbieron a los rigores de los durísimos inviernos, o se vieron mutilados al helarse sus extremidades bajo los hielos de Teruel o en las divisorias de las montañas; o para destacar la serenidad estoica de los mártires que frente al fatídico paredón de ejecución morían confesando a Dios y elevándole sus preces; o para exaltar la conducta de tantos sacerdotes martirizados, que bendecían y perdonaban a sus verdugos, como Cristo hizo en el Calvario; o para presentar las virtudes heroicas de tantísimas mujeres piadosas que por sólo serlo, atrajeron las iras y la muerte de las turbas desenfrenadas; o para reflejar la zozobra de los perseguidos, arrancados del reposo de sus hogares en los amaneceres lívidos por cuadrillas de forajidos para ser fusilados; o para poder describir la epopeya sublime de aquella Comunidad de frailes de San Juan de Dios que sobre una playa solitaria de nuestro Levante cayeron sesgados por las ametralladoras, mientras con sus cantos litúrgicos elevaban a Dios un grandioso hosanna?

    Nuestra guerra no fué, evidentemente, una contienda civil más, sino una verdadera Cruzada; como la calificó entonces nuestro Pontífice reinante; la gran epopeya de una nueva y para nosotros trascendente independencia. Jamás se dieron en nuestra Patria en menos tiempo más y mayores ejemplos de heroísmo y se santidad, son una debilidad, sin una apostasía, sin un renunciamiento. Habría que descender a las persecuciones romanas contra los cristianos para encontrar algo parecido.

    En todo el desarrollo de nuestra Cruzada hay mucho de providencial y de milagroso. ¿De qué otra forma podríamos calificar la ayuda decisiva que en tantas vicisitudes recibimos de la protección divina? ¿Cómo explicar aquel primer legado, providencial e inesperado, que en los momentos más graves de nuestra guerra recibimos, cuando la inferioridad de nuestro armamento era patente y con el arrojo teníamos que sustituir los medios y que nos llegó, como llovido del cielo, en un barco con ocho mil toneladas de armamento, apresado en la oscuridad de la noche por nuestra Marina de guerra a nuestros adversarios? Ocho mil toneladas de material que comprendían varios miles de fusiles ametralladores, de morteros, de ametralladoras y cañones con sus dotaciones, que constituían el más codiciado botín de guerra que pudiéramos soñar y que desde entonces formó la primera base de nuestro armamento.

    En aquellos momentos representaba esto mucho más que una gran batalla ganada, al restarse al enemigo aquel potencial de guerra y venir a sumarse a nuestra fortaleza. Y no es una, sino varias las veces que, al correr de nuestra campaña, se repetían los hechos providenciales que nos favorecían. ¿Y qué pensar de los desenlaces de las grandes batallas, cuyas crisis victoriosas, sin que nadie se lo propusiese, se resolvieron siempre en los días de las mayores solemnidades de nuestra Santa Iglesia?

    Sólo el simple enunciado de estos hechos justificaría esta obra de levantar en este valle ubicado en el centro de nuestra Patria un gran templo al Señor, que expresase nuestra gratitud y acogiese dignamente los restos de quienes nos legaron aquellas gestas de santidad y heroísmo.

    La Naturaleza parecía, habernos reservado este magnífico escenario de la Sierra, con la belleza de sus duros e ingentes peñascos, como la reciedumbre de nuestro carácter; con sus laderas ásperas, dulcificadas por la ascensión penosa del arbolado, como ese trabajo que la Naturaleza nos impone; y con sus cielos puros, que sólo parecían esperar los brazos de la Cruz y el sonar de las campanas para componer el maravilloso conjunto.

    Mucho fué lo que a España costó aquella gloriosa epopeya de nuestra liberación para que pueda ser olvidado; pero la lucha del bien con el mal no termina por grande que sea su victoria. Sería pueril creer que el diablo se someta; inventará nuevas tretas y disfraces, ya que su espíritu seguirá maquinando y tomará formas nuevas, de acuerdo con los tiempos.

    La anti España fué vencida y derrotada, pero no está muerta. Periódicamente la vemos levantar la cabeza en el exterior y en su soberbia y ceguera pretender envenenar y avivar de nuevo la innata curiosidad y el afán de novedades de la juventud. Por ello es necesario cerrar el cuadro contra el desvío de los malos educadores de las nuevas generaciones.

    La principal virtualidad de nuestra Cruzada de Liberación fue el habernos devuelto a nuestro ser, que España se haya encontrado de nuevo a sí misma, que nuestras generaciones se sintieran capaces de emular lo que otras generaciones pudieran haber hecho. El genio español surgió en mil manifestaciones: desde aquellas Milicias en que cristalizó el entusiasmo popular en los primeros momentos, y que formaron el primer núcleo de nuestras fuerzas de choque, a los alféreces provisionales que nuestra capacidad de improvisación creó para el encuadramiento de nuestras tropas, y que habrían de asombrar a todos por su espíritu y aptitud para el mando. Así iban surgiendo las legiones de héroes y la innumerable floración de mártires. No importaba dónde, si en la tierra, en el mar o en el aire; si entre infantes o jinetes, artilleros o ingenieros, falangistas, requetés o legionarios. Era el soldado español en todas sus versiones. Sus sangres se confundían en la Cruzada heroica, en el común ideal de nuestro Movimiento.

    Conforme los días pasaban, el Movimiento calaba en las entrañas de nuestra Patria. Todo en nuestra Nación se hacía Movimiento. No sólo marchaba con nuestras banderas victoriosas, sino que nos salía al encuentro en las poblaciones que liberábamos. Nuestros himnos se musitaban en las cárceles, se extendían por los campos, se susurreaban en los hogares y salían al exterior como una explosión de cantos de esperanza al ser liberados.

    Nuestra Victoria no fué una Victoria parcial, sino una Victoria total y para todos. No se administró en favor de un grupo ni de una clase, sino en el de toda la Nación. Fué una Victoria de la unidad del pueblo español, confirmada al correr de estos veinte años. Los bienes espirituales que sobre España se derramaron; la coincidencia de pensamiento y el ambiente que hace fructífero el trabajo; la plenitud de seguridad, sin zozobras, temores ni intranquilidad para el futuro; la firmeza y seguridad con que viene desarrollándose nuestro progreso económico-social; el afianzamiento de un clima de entendimiento y unidad y los ingentes esfuerzos de engrandecimiento y transformación de la vida española; han creado un estado de conciencia en toda la vida nacional, que ya no admite el viejo espíritu de las banderías y domina a todos un afán común de participar en la gran tarea de resurgimiento y de transformación de nuestra Patria.

    Con la Victoria, como sabéis, no acabó nuestra lucha. A las batallas de la guerra siguieron las no menos importantes de la paz, en las que desde el exterior se intentó la reversión de nuestra Victoria y que dió lugar a que se exteriorizase la fortaleza de nuestro Movimiento político, al unirnos como un solo hombre en defensa de nuestra razón, y en el que cada uno, desde el puesto que le correspondía en la vida, habéis venido asistiéndome con vuestra recia fidelidad.

    Hoy, que hemos visto la suerte que corrieron en Europa tantas naciones, algunas católicas como nosotros, de nuestra misma civilización, y que contra su voluntad cayeron bajo la esclavitud comunista, podemos comprender mejor la trascendencia de nuestro Movimiento político y el valor que tiene la permanencia de nuestros ideales y de nuestra paz interna.

    Un defecto de nuestro carácter es el de realizar grandes esfuerzos para dejarnos caer más tarde en la laxitud y en la confianza. En el tiempo que corremos no cabe el descanso. No es época en que se puedan desmovilizar los espíritus después de la batalla, ya que el enemigo no descansa y gasta sumas ingentes para minar y destruir nuestros objetivos. Se hace necesaria la tensión de un Movimiento político que levantado sobre los principios proclamados que nos son comunes mantenga el fuego sagrado de su defensa.

    Hoy sois vosotros, nuestros combatientes, los que por haber llegado a la mitad de vuestra vida cubrís puestos en las actividades más diversas e importantes de la Patria, imprimiéndole una doble seguridad. Interesa el que mantengáis con ejemplaridad y pureza de intenciones la hermandad forjada en las filas de la Cruzada, que evitéis que el enemigo, siempre al acecho, pueda infiltrarse en vuestras filas; que inculquéis en vuestros hijos y proyectéis sobre las generaciones que os sucedan la razón permanente de nuestro Movimiento, y habréis cumplido el mandato sagrado de nuestros muertos. No sacrificaron ellos sus preciosas vidas para que nosotros podamos descansar. Nos exigen montar la guardia fiel de aquello por lo que murieron; que mantengamos vivas de generación en generación las lecciones de la Historia para hacer fecunda la sangre que ellos generosamente derramaron, y que, como decía José Antonio, fuese la suya la última sangre derramada en contiendas entre españoles.

    ¡Arriba España!”

  8. De por sí no es fácil engancharse al fútbol de clubes después de un Mundial. Es un triste regreso a lo municipal que encima trae ligada la muerte, no tan lejana ya, del verano. Si además uno cultiva el credo madridista, este regreso es aún más melancólico porque tiene como contexto una lenta y callada resignación del club ante sus propios síntomas de agotamiento. Al Real Madrid se le ha secado hasta la vejiga y ni meadas territoriales echó ya durante esas semanas de transición agitadas por los apetitos de los equipos que traen las ambiciones sin satisfacer. Nos hicimos el comentario en una conversación de amigos después de que el Real Madrid saliera con las manos en alto conminado como con megáfonos por el temperamento del Atleti: más que ganar la Champions, el objetivo este año será que el Madrí conserve las que tiene, porque el Atleti a punto estuvo en Tallin de hacerle devolver la de Lisboa.

    Primero ocurrieron las fugas de ZZ y CR, luego apareció Modric enviándole al Inter mensajes en morse de S.O.S. Todo parecía anunciar una desbandada y nos obligaba a preguntarnos qué habrían visto estos hombres, qué desgastes habrían intuido, para saltar por la borda cuando en la cubierta aún se celebraba una fiesta. La reacción del club a estas pérdidas fue tan indolente que ha obligado a los periodistas relacionados con el oficialismo madridista a improvisar teorías nuevas, contradictorias con las anteriores: si antaño el proyecto de Florentino Pérez pasaba por contratar a los mejores jugadores allí donde estuvieran para prolongar la hipótesis galáctica de Camelot y seguir haciendo de Chamartín un foco de atracción para semidioses, ahora resulta que la sabiduría del presidente se aprecia en que no gasta sino que promociona en la Fábrica hornadas nuevas, como el Sporting en Mareo. Pues muy bien, a mandar, avísennos, para encender ese día el televisor, de cuál es la fecha prevista para que Mayoral eclosione de repente como un nuevo Van Basten. Pero, mientras, la evidente pérdida de personalidades fuertes y taumatúrgicas sufridas por Chamartín este verano ha de compensarse con esas gafas como de correr la Milán-San Remo que se pone Lopetegui para ver en 3D los entrenamientos mientras su equipo, en el tramo final de los partidos, ya ofrece la misma sensación mustia que la Selección aquella para la cual exigía votos de compromiso. Mientras eso ocurre, la sola presencia de CR en Italia ha convertido un campeonato decadente en la gran sensación del continente, en la Liga en la que hay que estar, véase Modric. El día que Messi se retire, esto va a recordar aquellos años en que los Clásicos los ganaba Calderé.

    En cuanto al Barcelona, por cierto, este verano hubo mucha mofa por su traición a aquel estilo que el narcisismo de Guardiola y Xavi convirtió en una Verdad revelada por la zarza ardiente con la que el Fúrgol en su inmensidad debía ser evangelizado. Así se marchó Guardiola a los caminos, a convertir paganos en parajes olvidados por los dioses del pase en corto. La burla es legítima. Pero ya pararán las risas el día que Arturo Vidal saque un filo de sílex en el Bernabéu, extraiga el corazón de Sergio Ramos y se lo coma ahí mismo. No conviene descartar que el Barcelona se esté liberando de un cautiverio conceptual de cuya caducidad no se había enterado todavía la pobre España, y por eso cayó eliminada después de completar la hazaña autoparódica de los mil y pico pases en un mismo partido sin un solo desborde y sin que ocurra absolutamente nada digno de ser recordado. El Barcelona también intentó traerse a Pogba, lo cual demuestra que mutó, que quiere subirse a la ola nueva en lugar de quedarse atrapado en un anacronismo demasiado sacralizado, por más que les haya dado un patatús a los rapsodas del Estilo Verdadero que miran a Vidal como en la corte de Granada debieron de palpar a los primeros indígenas traídos por Colón. No me pierdo el debate de los finolis sobre si Vidal tiene alma y es creación de Dios como Iniesta.

  9. Con ligeros cambios ese discurso vale para cualquier político actual de corte nacionalista separatista antisistemico, muy típico del comunismo, y es que al final casi todos se dan la mano. Comunistas de izquierdas y derechas hinchando los globos con soflamas que den algún sentido trascendente al poder.

  10. Pirata :
    ¿ se sabe quien le escribió ese discurso de inauguración a Franco ?
    Porque, desde luego, Franco no creo ni por un instante que lo hubiera escrito.
    Por el estilo, me recuerda al Padre Martín Vigil S.J. ( el de “la Vida sale al encuentro” o ” La muerte está en el camino “) , de mi adolescencia, o a Ximenez Sandoval, pero lo lógico es que lo hubieran escrito entre Sanchez Mazas, Ridruejo, Foxá, y algún monseñor con veleidades literarias…
    Desde luego, me voy a hacer una fotocopia para guardarla . Un discurso de época. Pero no consigo imaginármelo en la voz de pito de Franco, no me pega.
    Ese discurso lo tenía que haber recitado Fernando Rey. Y que Franco lo hubiera escuchado de pié, y en actitud de saludo. Y haber cambiado el “asistiéndome” por asistiendo en la tarea … o así.

  11. No, no sé quién se lo escribió. Supongo que se podría averiguar. Aquí tiene la grabación, que se detiene más o menos a la mitad. También hay imágenes del No-do, a partir del 2:28. En fin, se le revuelve a uno el estómago viendo cómo, 20 años después de haber ganado una guerra y detentando el poder absoluto, seguían con la misma matraca. Y luego hay quien habla de revanchismo; qué cosas, che.

  12. Gracias Pirata:
    Desde luego, la grabación no la voy a poner. Ya digo que sólo de imaginarme el discurso en la voz de pito de Franco, me entra el repelús.
    En cambio el NODO, que he visto sin sonido, me ha divertido mucho, con toda esa gente de aquella época, y Franco arrodillado en el atrio, y luego entrando bajo palio, y las señoras de negro y con mantilla, y los monseñores con sus tiaras…
    Parece mentira que fuera como quien dice, antesdeayer,

  13. Es evidente que después de 43 años de la muerte en la cama del dictador y después de 36 años de la primera llegada del PSOE al Gobierno había llegado el momento de cerrar las heridas supurantes de los biznietos de los antifranquistas.

  14. En el día de hoy, cautiva y desarmada la momia del General Franco, han alcanzado las troupes retrorrepublicanas sus anteúltimos objetivos sentimentales. La guerra no ha terminado.

  15. Siempre interesante los coches de JRG

    En el último número de la revista Ruta 66 hablan de los coches de Chuck Berry y sus canciones. Empezando por Maybellene, un chica que tiene una Cadillac Coupe DeVille y a la que Chuck le echa una carrera en su Ford B V8
    El Ford B no tiene posibilidades por que al forzarlo el motor se calienta, pero por suerte empieza a llover, lo que ayuda al Ford y mete en problemas al Cadillac.

  16. ¿De los bisnietos? No tienes ni idea de lo que hablas. Querrás decir de los hijos. Y de los nietos criados bajo la sombra de lo que pasó, nacidos 5, 8, 10 años después de la guerra. He estado metida hasta las trancas con familiares directos en Cáceres y en Teruel. Se te caen las pelotas al suelo de ver a una anciana de 90 años dura como el pedernal recordar al padre cogido de madrugada, muerto a las afueras del pueblo cuando ella tenía 9-11 años y aún no enterrado. ¿Tú has oído hablar de la “alcantarilla lucas”? ¿De los pozos de Caudé? Evidentemente no. Vete a la confluencia de Garciaz y Conquista de la Sierra, o a medio camino entre Cella y Celadas, y pregunta, y ya me dices si no queda nadie de los directamente afectados.

    Me da vergüenza lo que has escrito.

  17. En España hubo una guerra entre comunistas y fascistas que ganaron los fascistas. Pero fuera de España los fascistas perdieron frente a comunistas rusos y americanos e ingleses demócratas.
    Franco se llevó bien con los americanos por su lucha contra los comunistas, pero 15 años después de su muerte cayó el comunismo. Por eso la derrota total (ideológica) de Franco tenía que venir por lo menos 15 años después de su muerte. No es un tema importante, ya que el fascismo fue perdiendo en España desde la transición, pero ocupa periodicos estos días por el gesto simbólico de lo que estén haciendo en el Valle de los Caídos.
    Los simpatizantes de Franco se joden, porque además los izquierdosos van de que los rojos de la guerra civil eran republicanos demócratas, y no les queda otra que aguantarles.
    Mejor hacer estas cosas mientras la gente está de vacaciones.
    No sufran tanto, el CNI controla la situación.
    Lo digo por que lo creo, no puedo demostrarlo pero: Podemos es un invento del CNI.

    En su día, en un capítulo que no llegué a escribir del Anarquista Enamorado, el Druida tenía un ataque de esquizofrenia en el que veía a la gente del CNI hacer tratos con Pablo Iglesias, con el fin de que los antisistema que se manifestaban constantemente en Sol y en la puerta del Congreso se calmaran. Ese eslogan de Pablo Iglesias: la gente normal tiene que hacer política dentro del congreso.

    Los poderes esquizofrénicos del Druida me vinieron grandes, ya que no tengo información privilegiada de lo que hacen los servicios secretos de los países para desvelarla en ataques esquizofrénicos.
    Tampoco tengo objetivos políticos por los que andar lanzando ese tipo de discursos manipuladores.
    Así que cerré la serie de aquella manera y no me quedé contento, por que no se entendió la evolución del personaje: un anarquista que desarrolla el poder de desvelar secretos de los estados en ataques de esquizofrenia.

  18. Perroantonio
    viernes, 24/08/2018 a las 17:45
    En el día de hoy, cautiva y desarmada la momia del General Franco, han alcanzado las troupes retrorrepublicanas sus anteúltimos objetivos sentimentales. La guerra no ha terminado.

    10/10

  19. Ha fallecido Jesús Torbado, fue uno de los que presentaba en los primeros 80 “Encuentros con las letras”. Gran erudito y genial novelista escribió una distopia en la que Franco perdió la guerra. Acojona leer sobre una España tras el Telón de Acero, pese al tono mesurado de Torbado.

  20. Esto de la momia de Franco me recuerda al guión del matrimonio homosexual. Dentro de unos meses la sacarán de allí, la llevarán donde diga su familia, y a los españoles nos parecerá de puta madre e igual le dedicamos dos minutos de nuestros pensamientos. Siendo optimistas, lo de los dos minutos. Si acaso, como en el matrimonio homosexual, nos preguntaremos por qué carajo no se hizo mucho antes. Una minoría , en la prensa, en las radios, y en las redes, seguirá escandalizándose con el poder de los nuevos Soviets. También dos minutos.

  21. Pirata Jenny viernes, 24/08/2018 a las 20:05
    ¿De los bisnietos? No tienes ni idea de lo que hablas. Querrás decir de los hijos. Y de los nietos criados bajo la sombra de lo que pasó, nacidos 5, 8, 10 años después de la guerra. He estado metida hasta las trancas con familiares directos en Cáceres y en Teruel. Se te caen las pelotas al suelo de ver a una anciana de 90 años dura como el pedernal recordar al padre cogido de madrugada, muerto a las afueras del pueblo cuando ella tenía 9-11 años y aún no enterrado. ¿Tú has oído hablar de la “alcantarilla lucas”? ¿De los pozos de Caudé? Evidentemente no. Vete a la confluencia de Garciaz y Conquista de la Sierra, o a medio camino entre Cella y Celadas, y pregunta, y ya me dices si no queda nadie de los directamente afectados.

    Me da vergüenza lo que has escrito.

    ¿Y qué te hace suponer, querida, que yo no tengo muertos y que no sé valorar no ya el dolor, sino el rencor? No creo que haya familias que no tengan atrocidades de la Guerra para recordar, pero me resultan sospechosos los del dolor perpetuo e inextinguible. A mí no se me han caído las pelotas cuando me las han contado, ni siquiera cuando una mujer dura como el pedernal (todas lo fueron) me dijo, un día cuando paseábamos por la ciudad: «Mira, ese es el hombre que asesinó a mi padre», señalando a un viejo aún más viejo que ella.

    Nada podrá reparar lo ocurrido, pero estoy seguro de que hay muchas formas de enmerdarlo todo más y de que hay gente que tiene la dedicación, falta de escrúpulos y falta de inteligencia para dedicar todo su tiempo a ello. A mí son estos los que me dan vergüenza.

  22. En 2008 entrevisté a un tipo que fue teniente con la República y luego, cuando le hicieron prisionero, lo fue con los Nacionales. Tenía 99 años. Me contó una historia muy edificante de una batalla en la peña de Lemona, con la familia disparándose (y matándose) en los dos bandos enfrentados.

  23. Sociedad Española de Oxígeno en esa época. Era proveedor de gases industriales, oxígeno, acetileno Co2 para la soldadura.

  24. Todavía no ha salido que Paco era ciclán, lo que obviamente resta méritos a sus cojonudos enemigos. Otto día habrá que darle un meneo a similar carencia de Adolfo. Pero otro día, que tales minusvalías sobrepasan al siempre flojo agosto.

  25. Lucía Etxebarría estuvo estos días de vacaciones por Asturias, de las que fue dejando amplia muestra fotográfica en FB: playas, toros, vacas, montañas, etc, etc,. Ésta no tiene los problemas del tiquismiquis Perroantonio.

    El caso es que al final del viaje hizo un pequeño relato. Sobre Vulgaria del Norte (se supone que Asturias) y del Sur (León). Texto del que se hizo eco la prensa regional. Ahora anda haciendo recopilación de todos sus amigos asturianos, de las veces que viene a Asturias y las que va a seguir viniendo. Que la gente se empeña en ver cosas donde no las hay, vamos.

    Hombre, Lucía, si nos da igual, pero no sé yo.

    «Había una vez una viajera que emprendió viaje a Vulgaria (con V). Vulgaria con V estaba dividida en dos regiones: Vulgaria del Norte (la rica) y Vulgaria del Sur (la pobre)». «Playas espectaculares, cordilleras imponentes, gastronomía rica y variada y, sobre todo, gente guapa». Mientras que en el sur, según le habían contado, se encontraría con la nada: «Allí no hay playa, no hay hoteles, no hay gente guapa, no están preparados para el turismo, los paisanos son unos rudos labriegos que solo saben hablar de vacas…¡ Te vas a aburrir muchísimo!».

    Etxebarría señala que, tras acudir a esa rebautizada Vulgaria del Sur y encontrarse con «paisajes bellísimos y una gente acogedora y hospitalaria», sus expectativas a acudir al Norte eran más que elevadas. Pero se encontró paisajes masificados» que le impidieron «sentirse en paz». Además, no encontró sitio en las posadas y, allá donde hubo hueco, afirma que «los posaderos exigían dos doblones de oro». «El vino estaba aguado y el pan mohoso, y se lo cobraban a precio de cordero».

    Para finalizar su relato de los horrores de Vulgaria del Norte, la escritora señala que, tras volver a su hogar y comentar las impresiones con asturianos – vulgares- emigrados, le revelan el secreto de esa fama que tiene la comunidad, a su parecer, falsa: «La gente paga tanto por ir al norte que a la vuelta no se atreve a reconocer la verdad, y les da vergüenza contar que han sido estafados. Y cuando alguno se armó de valor y contó lo que vio, los del norte enviaron a unos sicarios para asaltarle en el camino. Mejor no cuentes nada y no regreses al Norte jamás»

    Se va a caga la perra cuando te lleguen los sicarios.

  26. ¿Y qué te hace a ti suponer, querido, que yo he entendido otra cosa? Me cuentas lo que es evidente para cualquier español: todos tenemos uno o varios muertos, de los dos bandos. Naturiqui. La diferencia está en que quienes perdieron la guerra no pudieron enterrar a sus muertos, mientras que los muertos de los que la ganaron están en la lápida de la iglesia del pueblo (“Caídos por Dios y por España, etc.”) y enterrados (salvo que cayeran en el Ebro, etc.) en el cementerio de su pueblo.

    Es bastante elemental: han pasado 70 años y hay hijos que quieren ser enterrados en el mismo nicho con sus padres, y nietos que querrían que sus padres muriesen sin ese peso. España sigue siendo el segundo país del mundo con mayor número de desaparecidos del mundo después de Camboya. ¿Apelotante, no? ¿O no te lo parece?

    Y ahora explícame por qué yo me pongo en la piel de una mujer de Pamplona al que reventaron al hijo de un bombazo en el portal de casa (y sacar mis conclusiones -incluso políticas- sobre lo que es inaceptable) y tú no sólo no puedes ponerte en la piel de una extremeña de 90 años de Vicálvaro que sirvió cinco décadas en casas de señores de Madrid porque se había quedado sin padre, sin el irrisorio patrimonio de la familia y sin posibilidades de prosperar de ninguna manera, sino que te atreves a hablar de revanchismo de “bisnietos”. Cómo es posible que tú, que has vivido en ese infierno del norte donde los familiares de los muertos tenían que apretar la mandícula, hundir la barbilla y seguir como podían en sus pueblos cruzándose con los asesinos, puedas hablar con sorna del “dolor perpetuo e inextinguible”. Bájate a Teruel o a Cáceres un día, güey, que oigas hablar a los viejos y a sus hijos, a ver si tienes huevos de sornearles.

  27. Creo que tengo la solución para la sobredosis de Franco en televisión: un canal temático dedicado al dictador las veinticuatro horas del día: reportajes sobre su tumba, su familia, la guerra civil, la de Marruecos, los atunes del Azor, la inauguración de pantanos, como llegó a general o si queda alguna estatua ecuestre del dictador en algún recóndito acuartelamiento de la península. Se me ocurren, asimismo, programas especiales, como por ejemplo la retransmisión en directo de la exhumación de su cadáver (narrado quizá por José Ramón de la Morena o Héctor del Mar), con la opinión desde el estudio de reputados forenses, empleados de pompas fúnebres e incluso de algún frenólogo. Con ello se conseguiría un doble propósito, a saber: concentrar toda esta información de rabiosa actualidad en un solo canal y reducir por tanto el tiempo de programación consagrada al dictador en el resto de canales a una cantidad prudencial, no sé, tres o cuatro horas diarias como máximo.

  28. Españoles, Franco murió.
    Y Manolete también.
    Incluso Adolfo Suárez.
    Y la Faraona y el marido de la Preysler.
    Y mi padre y mi madre.
    Alguien habla bien del individuo o su familia?
    Todos coincidimos en la catadura del tipo y todos la detestamos.
    Misión cumplida, que además se levantó una democracia larga después y sobre su tumba.
    Lo demás me parece un envase para desviar la atención.
    Tenía mucho calor, pero me vuelvo a la cama.
    A dodos.

  29. Ese canal ya se inventó, Gómez. Hasta tal punto fueron fieles a esa Visión que programaron la mudanza de su sede central para el día 18 de julio. No es broma.

    Intereconomía acabó en preconcurso de acreedores.

    ***

    No sé quién decía que al hablar sólo se podía decir dos cosas: o mentiras, o propaganda. Esta semana a ver si no hablo nada. Ni las buenas noches te voy a dar, Proc.

  30. Pirata (00’43 )
    Cómo es posible que tú, que has vivido en ese infierno del norte donde los familiares de los muertos tenían que apretar la mandícula, hundir la barbilla y seguir como podían en sus pueblos cruzándose con los asesinos, puedas hablar con sorna del “dolor perpetuo e inextinguible”. Bájate a Teruel o a Cáceres un día, güey, que oigas hablar a los viejos y a sus hijos,

    Pues mire, Pirata (00’43 )
    Conozco a personas en Vascongadas a las que les pasó eso de lo que usted le habla a Perroantonio.
    Y también tengo familiares en Cáceres, y en Badajoz, donde “los rojos” se ensañaron contra los suyos ; ( a una prima muy querida por mi padre, que estaba embarazadísima, la desnudaron, la colgaron de una encina, y le abrieron la tripa de arriba abajo, matándoles de una vez a ella y a su hijo ), así que habrá que comprender que cuando pudieron, su familia se tomase la revancha.

    Pero han pasado demasiados años desde el final de nuestra Guerra Incivil. Y, no entiendo muy bien que les preocupe ahora, donde estén enterrados los huesos de sus ancestros. Porque ya sólo son polvo y trozos de hueso. Lo que importa es intentar que no se olvide su nombre, ni su historia. Y, para eso, con un mural, como el que tienen los americanos con los nombres de todos los muertos en Vietnam, bastaría.

    Claro que yo soy una descastada. Que mi madre , siguiendo la voluntad de ella, fue incinerada, y sus cenizas echadas al Cantábrico.
    Mi padre está enterrado en Sevilla, donde murió, en el panteón familiar, y aunque desde entonces he ido a Sevilla muchas veces, nunca se me ha ocurrido pasarme por el cementerio, que mi padre no está allí, aunque siga vivo en mí, en mis hijos y en mis nietos, y aunque conservo como oro en paño sus cartas desde el frente , donde estuvo como alférez provisional, y luego desde Rusia, donde fue, ya de capitán de artillería, con la División Azul, y no a matar rusos, como usted decía una vez, ( al revés, que ayudaban todo lo que podían a los locales, y había tortas por rendirse a ellos ), sino a intentar luchar contra el comunismo, al que, lógicamente, temía y detestaba.

    Bueno, me voy, que esta vez tengo un cerro de plancha mucho mayor de lo habitual, que mis marcianitos y sus padres pasaron ayer, de vuelta de Asturias, y me dejaron todos los juegos de sábanas para lavar y planchar. 8 juegos en total, sumando los míos de los sábados.

    Y, además, en todo este rato que he tardado en escribir esto, seguro que hay otros comentarios que lo hacen innecesario, por decirlo suavemente.
    Así que, como es habitual en mí, pido mil veces perdón por haber escrito tanto, pero lo dejo.
    Ya siento

    Y, buenos días a todos, antes de que se me olvide,

  31. Sigo con mi tarea de leerme todo Galdós y Baroja como ayuda para entender el guirigay actual. Me estremece que Pirate y Viejecita saquen esos trapos sucios y manchados de sangre. Algo de esto le debemos al miserable de Sánchez.

  32. Insisto.
    Buenos días.
    Franco ha muerto.
    El sentimentalismo interesado debería también.
    Circulación muy intensa por el gran norte.
    La beauté duerme su fiesta de despedida de hace un rato.
    Su mamá conduce la Volvo con seriedad.
    Hago un inventario de las 13 historias que le restan a la serie.
    No he leído Galdos.
    Solo he ido a la tumba de mis padres a darles tierra.
    Ninguna necesidad de volver.
    Ninguna necesidad de que me pongan memorias históricas.
    Tengo relatos con historia y me sobran los oficiales de cada momento.

  33. marquesdecubaslibres
    sábado, 25/08/2018 a las 09:54
    Me estremece que Pirate y Viejecita saquen esos trapos sucios y manchados de sangre. Algo de esto le debemos al miserable de Sánchez.

    No creo que ni Pirate ni yo queramos sacar trapos sucios y manchados de sangre.
    Supongo que lo que queremos es que, efectivamente, se pase página, que ya va siendo hora, pero sin olvidar a las víctimas de un lado ni a las del otro.
    Por eso pienso que habría que poner en un mural, en el Valle de los Caídos, los nombres de todos ellos, y la fecha de su nacimiento y de su muerte, y recoger en un archivo especial, las historias de cada uno de ellos. Para que no se les olvide. A ninguno.
    Pero, la verdad, buscar momias y huesos, y desenterrarlos, después de 80 años, me parece absurdo.

    Y lo de “La memoria Histórica”, y sus disparates, no se lo debemos exclusivamente al “miserable de Sanchez”, que ya empezó Zapatero, recordando a uno de sus abuelos, y olvidando al otro…

  34. En mi último descanso cortito ( ya casi he terminado con la plancha) , he ido a leer el artículo de Fedeguico. Y me ha encantado. Tal y como. Y eso que los “motes” que pone a todos , partiendo de sus nombres, me suelen rechinar bastante

  35. Estos tipos de aventuras no suelen soportar el descubrimiento. Se podría pensar que una relación por la que se ha arriesgado tanto debería sobrevivir la transición a la luz del día. En los momentos de pasión, los amantes hablan con añoranza de todas las cosas que podrán hacer cuando, por fin, puedan estar juntos. Sin embargo, cuando se levanta la prohibición, cuando se materializa el divorcio, cuando lo sublime se mezcla con lo ordinario y la aventura entra en el mundo real, ¿qué sucede? Algunos emprenden una vida feliz y legítima, pero son muchos más los que no. En mi experiencia, la mayoría de las aventuras terminan mal, aunque también termine el matrimonio. Por muy genuinos que fueran los sentimientos amorosos, el devaneo solo tenía el propósito de ser una bella ficción. La aventura vive a la sombra del matrimonio, y el matrimonio ocupa el centro de la aventura. Sin la emoción de la ilegitimidad, ¿puede seguir siendo atractiva la relación con el amante?

  36. Pirata Jenny sábado, 25/08/2018 a las 00:43

    Ya había entendido, sin necesidad de explicaciones adicionales, que se trataba de un asunto de estricta venganza. Pero también vengo viendo, desde los años 70, que esa restauración de la memoria de los vencidos se ha venido produciendo de manera minuciosa en todos los rincones del país en los que la población así lo ha querido. En mi ciudad natal, sin ir más lejos, fue la propia población, sin intervención de las autoridades, la que rompió las lápidas con el nombre de los caídos del bando nacional apenas unos meses después de la muerte de Franco. Posteriormente, ya con intervención municipal, se derribó el monumento y creo que pocos lugares quedarán en toda España en donde estos se conserven, al menos intactos. La Ley de Memoria Histórica vino a «corregir» la situación en aquellos lugares en donde la población local no quiso eliminarlos. Basta una denuncia para que sean retirados. Incluso se han retirado las placas de las viviendas de protección oficial, VPO, que lucían el intolerable escudo del Instituto Social de la Vivienda. El Valle de los Caídos es la excepción, no la regla. Y caerá, no tengo ninguna duda.

    Es mentira que con la inhumación de los restos de Franco vaya a acabarse esta película. Algunos biznietos de los combatientes que aún no han procesado lo que ocurrió hace 80 años (no sé si esto incluye a los hijos y nietos de Cáceres, Teruel y Vicálvaro) tienen la intención de remover el osario hasta que los huesos nacionales queden netamente separados de los huesos republicanos, análisis de ADN mediante. Supongo que consumada la separación podrá hacerse volar la cueva sin problemas adicionales de conciencia.

    España está llena de fosas de la Guerra. Una buena parte de ellas están localizadas, muchas han sido intervenidas y otras lo serán. La solución de Viejecita, el memorial conjunto, es inaplicable. Se requiere voluntad y una autoridad moral por encima de los intereses partidarios que no existe. La Ley de Amnistía, la Transición y el sistema democrático resultante no son aceptados por una parte minoritaria de la población para quienes la palabra reconciliación es impronunciable e imposible. Los buscadores de soluciones totales nunca aceptan las soluciones parciales negociadas, que son descritas como cesiones o derrotas.

    A mí, particularmente, la exhumación de los restos de Franco no me gusta. No por el hecho en sí, irrelevante (un trivial cambio de lugar en el osario que se produce diariamente en cientos de cementerios de España, especialmente entre las familias que alquilan temporalmente un nicho), sino por su valor simbólico: el triunfo de la venganza. ¿Si está justificado desenterrar a los muertos que nos molestan, estará justificado siempre, no? Quiero decir que podremos desenterrar a todos los muertos que en cada cementerio «mayoritariamente» o por acuerdo político nos molesten, ¿no? La gente civilizada no hace estas cosas, pero entiendo que esta sea aún una asignatura pendiente.

    Finalmente a nadie se le escapa que la exhumación es un acto político y simbólico que tendrá consecuencias políticas y simbólicas, como ocurre siempre que se alimenta el ciclo de la venganza.

    ETA no es un buen ejemplo para entender el mecanismo guerracivilista porque aquí no ha habido guerra civil, sino terrorismo. Un terrorismo ejercido por ciertos nietos y biznietos de los perdedores de la Guerra Civil que, según su hipótesis, perdieron luchando «contra España», lo que ha justificado que las mayores atrocidades no las cometieran durante el franquismo, sino durante la democracia. Ese «dolor perpetuo e inextinguible» –oh, no puedo reprimir el lirismo–, que retrotraen hasta las Guerras Carlistas en donde también lucharon contra España, fue su máquina justificatoria para matar primero a policías, guardias civiles, militares, alcaldes franquistas, alcaldes de UCD, taxistas o estanqueros (vencedores de la guerra) y luego a empresarios, camellos o cualquiera que pasara por allí o levantara la voz. Hasta que no llegaron estas últimas víctimas por la política de «socialización del sufrimiento» y especialmente periodistas y militantes socialistas, el silencio social fue atronador y no sólo en el País Vasco. Por tanto tu ejemplo, Jenny, está mal escogido porque las víctimas del terrorismo han sido víctimas de una venganza que la izquierda en general, hasta mediados los años 80, en unos casos comprendió, en otros justificó y muy pocas voces denunciaron. Hasta tal punto es así que siguen sin atreverse a señalar una de las dos causas justificatorias del terrorismo etarra: hipertrofian el componente nacionalista, señalado como culpable, y obvían el socialista revolucionario, al que ni siquiera citan.

    Por acabar, un último apunte sobre la sorna, el sarcasmo, el humor negro y la madre del cordero. Vengo metiéndome en problemas por usar la lengua y cachondearme de los intensos desde que usaba pantalón corto. Me ha ocasionado bastantes perjuicios, no siempre laborales, aunque por otra parte también me ha dado muchas alegrías. Nada más gratificante que irritar a un indignado. No tengo ningún interés en ir a reírme, con huevos o sin huevos, de nadie que haya perdido a sus familiares, aunque dude más que mucho de los «sentimientos» que duran 80 años o de las lágrimas de los niños y los viejos. Sin embargo haré todo lo posible por cachondearme de los hipócritas que sufren por el bisabuelo que no conocieron, y especialmente de los santurrones, aunque sean laicos.

  37. Al periódico Berria le parece mal que sólo se quite la tumba de Franco y no también la de Primo de Rivera del Valle de los Caídos. También son partidarios de derribar la Cruz de Olárizu en Vitoria.

  38. En fin, es inútil. Yo considero que no se puede negar a los hijos de los que no están enterrados (fueran del bando republicano o del golpista) la posibilidad de enterrar a sus padres decentemente. No es asunto de ninguno de nosotros entrar a valorar si ya están bien donde están y si ese deseo debería ya haber remitido. Tú consideras que es cuestión de venganza. Es una tesis parecida a la que mantienen algunas personas respecto a lo que ellos consideran una “obsesión” de los judíos por mantener vivo el recuerdo de lo que pasó y a las víctimas. Consideran que, tantos años después, detrás de esa obsesión no puede haber sino una finalidad perversa. Otros consideramos que lo que parece obsesivo es más bien el empeño de la derecha por no dejarles cerrar este asunto. Bien está. Para gustos, los colores (y las mayorías parlamentarias).

  39. “Un terrorismo ejercido por ciertos nietos y biznietos de los perdedores de la Guerra Civil” … Demagogias, las justas: y por ciertos nietos y biznietos de los que la ganaron, contra ciertos nietos y biznietos de quienes la perdieron.

  40. Supongo que estás siendo sarcástico. Hay cosas imposibles.

    Los columbarios están detrás de las dos grandes capillas del Santísimo y del Sepulcro (ambas a los lados del crucero) y de las seis laterales de la Virgen ubicadas en la nave. No hay separación por bandos, unos y otros están entremezclados. Con oficialmente restos de 33 847 personas distintas, y calificada la «mayor fosa común de España», de acuerdo con una fuente del Valle incluida en un artículo publicado en El País en 2008, la exhumación de cadáveres sería imposible dado que estos habrían acabado formando parte de la propia estructura del edificio al haber sido empleados para rellenar cavidades internas de las criptas, y, que gracias al efecto de la humedad, habrían acabado conformado un «cadáver colectivo indisoluble». Pruebas de CSIC en 2018 así lo confirman.

    Fuente Wikipedia.

  41. Pirata Jenny sábado, 25/08/2018 a las 15:25

    Creo que si no entendemos es porque no te da la gana. La exhumación de Franco es independiente de que los restos de los enterrados en fosas comunes sean recuperados y enterrados decentemente. Salvo una relación de tipo mágico no se me ocurre cómo desenterrando a uno vayan a ser enterrados los otros. ¿O quizás el desenterramiento de Franco pueda servir para justificar que no se vayan a realizar las exhumaciones de las fosas comunes?

  42. Pirata Jenny sábado, 25/08/2018 a las 15:29
    “Un terrorismo ejercido por ciertos nietos y biznietos de los perdedores de la Guerra Civil” … Demagogias, las justas: y por ciertos nietos y biznietos de los que la ganaron, contra ciertos nietos y biznietos de quienes la perdieron.

    La demagogia en todo caso no es mía. Son ellos quienes se definen así.

  43. S.
    sábado, 25/08/2018 a las 02:19
    Ese canal ya se inventó, Gómez. Hasta tal punto fueron fieles a esa Visión que programaron la mudanza de su sede central para el día 18 de julio. No es broma.

    TELEFRANCO O LO FLIPARÉIS COMO EN EL TREINTA Y SEIS

    Ni de puta coña, S. En verdad, en verdad le digo que durante los últimos meses –me atrevería a decir años– en La Sexta, Tele 5, la 4 o Antena 3 le dedican mucho más tiempo diario al dictador de lo que pudo hacerlo en su momento Intereconomía o la propia TVE de la transición. (Presumo que el Nodo todavía va en cabeza, pero al paso que vamos todo se andará) De hecho, de un tiempo a esta parte están logrando que sea casi imposible no pensar en Franco. La realidad, no por demencial y ridícula, resulta menos abrumadora: da igual que hablemos de informativos, magazines, programas de debate o incluso satíricos. Hace unos días, sin ir más lejos, en un programa matinal de Antena 3 o Tele 5 en el que aterricé de pasada, para ir abriendo boca antes de conectar con un miembro de la poderosísima y multitudinaria Fundación Francisco Franco… ¡entrevista con la mujer más franquista de España!. Lo juro por Dios. Por descontado que no vi la entrevista, pero me bastaron unos segundos para comprobar que la mujer más franquista de España era una señora mayor y probablemente no del todo en sus cabales. Pero eso, claro, da igual ¿Imaginan, en pleno año 2018, una entrevista con el tipo más anarquista de España? ¿O con el más socialdemócrata? Casi puedo ver la redacción del programa:

    –¿Conoces a algún franquista para que lo entrevistemos?
    –No. El bisabuelo de mi novio creo que lo es, pero está con alzheimer.
    –¿Es capaz de mantener una conversación?
    –No creo que sirva. Espera… Un amigo me acaba de enviar un wasap diciéndome que conoce a la mujer más franquista de España. Asegura que es mucho más franquista que el propio Franco cuando llegó a general.
    –¿De verdad? Hay que conseguirla a toda costa.

    O así.

    (Por cierto: acabo de teclear en Google la mujer más franquista de España y los resultados que devuelve el buscador dan la medida con meridiana precisión de cómo está el patio)

  44. Pirata Jenny sábado, 25/08/2018 a las 15:29
    “Un terrorismo ejercido por ciertos nietos y biznietos de los perdedores de la Guerra Civil” … Demagogias, las justas: y por ciertos nietos y biznietos de los que la ganaron, contra ciertos nietos y biznietos de quienes la perdieron.

    CORRIJO Y AUMENTO

    La demagogia en todo caso no es mía. Son ellos quienes se definen así: «gudaris», el nombre de los combatientes vascos durante la Guerra Civil. No voy a abrumar con el asunto, sólo un artículo.

  45. La derecha ha impedido que los familiares de los caidos, o sea los hijos octogenarios vivos y los nietos cincuentones, hayan podido recuperar los restos de sus asesinados, porque como todos sabemos la derecha ha gobernado mayoritaria e ininterrumpidamente desde la muerte de Franco.

  46. Además se difunde junto a la noticia de Arcadi una foto del mismo lugar en que sí se había pintado bandera española sobre el frontal, o sea mobiliario urbano, cosa que hizo alguien en otro momento y que ya había sido limpiada, como si fuera la acción de Arcadi y colegas, que sólo modificaron el lazo.

    Fueraparte de difundir noticia e identidad el alcalde llamándolos bitxos.

  47. Perroantonio
    sábado, 25/08/2018 a las 14:26

    “Un terrorismo ejercido por ciertos nietos y biznietos de los perdedores de la Guerra Civil”

    ¿Tú estás de coña o intentando animar el chiringo, no?

    Vete a contarles esto mismo a los hijos/nietos de los socialistas asesinados por ETA, a ver quien te lo compra. Realmente hay que tener la mente muy poco fría o muy turbia para decir que Múgica, Elespe o Carrasco se mataron a ellos mismos.

    Por no hablar del papel de la Iglesia Católica vasca, ya no hija ni nieta, sino madre misma de la GC, en el asunto.

    Realmente, no merece la pena seguir. Es indigno lo que has escrito.

  48. JRG, no sé si lo habías pensado, pero el título de la entrada de hoy ha sido premonitorio. Mirando por el retrovisor, qué gran acierto.

    En cualquier caso, con Perroantonio, of course. Por malvado e indigno. Al final, acabaré diciendo lo que decía la bruja Avería. Después de dar, respetuosamente y con argumentos, mi opinión sobre cualquier asunto, añadiré sonriendo: “!Qué malo, pero qué malo soy!”. Para que no queden dudas.

  49. Y como otra prueba de mi maldad, en este caso compartida, les voy contar la ruta de hoy. Todo empezó con un vídeo (lo pueden ver aquí), en el que se demuestran las mentiras de la administración sobre lo que está o no prohibido en el Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama. El vídeo ha tenido mucha repercusión, al menos entre la comunidad ciclista.

    El caso es que hoy, en el Puerto de la Fuenfría, era el tema de conversación entre los distintos grupos que pululábamos por allí. La cosa ha ido ganando momento, como decimos los ingenieros, y unos cuántos nos hemos decidido a hacer una ruta que desafiara los rumores. Descartado bajar al Espinar por Río Moros (los carteles de prohibido el paso durante la temporada estival, por riesgo de incendio, son ya un clásico), la propuesta de bajar a Valsaín por el Carril del Gallo siempre ha sido una propuesta ganadora. Y allá que nos hemos ido, un grupo de unos treinta. Para los que no lo conocían ha sido toda una experiencia, es uno de los parajes más bonitos de la sierra. Y para los que ya lo conocíamos, siempre es un placer bajar por esos arrastraderos de troncos y los senderos que los enlazan, cruzando riachuelos con pequeñas cascadas, que se juntan al final, en la Casa de la Pesca, en la cabecera del Río Eresma.

    Íbamos pensando en la posibilidad de encontrarnos con algún guardia forestal, y la posible discusión sobre el reglamento, pero tal encuentro no ha sucedido. Casi mejor, en un grupo tan grande siempre existe la posibilidad de que haya algún exaltado. Y los ánimos estaban un poco caldeados.

    La adrenalina acumulada en la bajada la hemos ido gastando en la subida al Puerto de Navacerrada, por las Siete Revueltas. Como dice un clásico ciclista, la carretera pone a cada uno en su sitio, y lo que al principio era un grupo compacto, se ha ido disgregando y cada uno ha llegado al puerto cómo y cuando ha podido. Se ha tenido la cortesía de esperar a todos y ahí nos hemos despedido.

    Yo he bajado, con unos pocos más, por el camino del Calvario, a todo trapo, con el tiempo justo para llegar a casa a comer sin tener que dar muchas explicaciones. 45 km, entre pecho y espalda (la ruta habitual suele estar entre 25 y 30). Un clásico que hacía tiempo que no repetíamos. Un gran día.

    !Qué malo, pero qué malo soy!

  50. Zeppi, ayer 40km con mi vástago: Cadaqués Sant Pere de Rodas i/v. Le vi en baja forma, y justamente le hablé de Fuenfría para la tarea de recuperar tono, ya que por livianas razones de peso va a frecuentar esa zona.

  51. Holmesss, qué envidia me da que aún salga con su vástago, el mío hace tiempo que dejó de acompañarme. Ahora suelo salir con Ella, pero hoy estaba convaleciente de un pequeña cirugía y no ha venido. Tengo que aprovechar sus ausencias para hacer rutas fuera de lo habitual.

    Si su vástago va a estar por aquí, tendrá muchas rutas para elegir, a menos que acaben prohibiéndolo todo, cosa no descartable. En concreto, la subida al puerto de la Fuenfría es la ruta ideal, con cierto grado de dureza en algunos tramos, pero no exagerada, distancia adecuada (17 km de subida), y posibilidad de extensiones una vez coronado el puerto: Marichiva, Casarás, Peñota, El Espinar, Valsaín, Segovia …

    Y sin tener que subir tanto, hay un montón de rutas a media altura para hacer las delicias de cualquiera. Si necesita información, no tiene más que preguntar, aunque en la web están todos los mapas.

  52. Gracias, Señor, por el Arcadi. (Por otra parte, esa bandera de España con la raya roja en medio les ha salido un poco anticristo. Es mi opinión siempre crítica).

    ***

    Pirata Jenny
    sábado, 25/08/2018 a las 21:50

    Jenny, creo que no has entendido a Perroantonio. Es historia.

    Perroantonio sábado, 25/08/2018 a las 16:31
    CORRIJO Y AUMENTO
    La demagogia en todo caso no es mía. Son ellos quienes se definen así: «gudaris», el nombre de los combatientes vascos durante la Guerra Civil. No voy a abrumar con el asunto, sólo un artículo.

  53. ¿Eres tú, Guadarrama, viejo amigo,
    la sierra gris y blanca,
    la sierra de mis tardes madrileñas
    que yo veía en el azul pintada?
     
    Por tus barrancos hondos
    y por tus cumbres agrias,
    mil Guadarramas y mil sones vienen
    cabalgando conmigo, a tus entrañas.

    Antonio Machado, «Camino de Valsaín» (1911)

  54. El Jon Juaristi de «Spoon River, Euskadi»:

    ¿Te preguntas, viajero, por qué hemos muerto jóvenes,
    y por qué hemos matado tan estúpidamente?
    Nuestros padres mintieron: eso es todo.

  55. Gómez
    sábado, 25/08/2018 a las 16:20
    Ni de puta coña, S. En verdad, en verdad le digo que durante los últimos meses –me atrevería a decir años– en La Sexta, Tele 5, la 4 o Antena 3 le dedican mucho más tiempo diario al dictador de lo que pudo hacerlo en su momento Intereconomía o la propia TVE de la transición.

    Veo poca tele, Gómez, pero no dudo que sea así. Lo creo porque uno -que ya va teniendo una edad- no había leído tantos panegíricos de Franco ni escuchado tantas alabanzas a la Dictadura desde los tiempos de 1º de BUP, con Blas Piñar en plena forma.

    No soy un sectario, nadie me tiene que recordar las cosas positivas del franquismo. Hijo de trabajadores semianalfabetos (a mi abuelo lo “regalaron” a la familia rica del pueblo y mi padre comenzó a trabajar a los diez años por un plato de comida) pude estudiar gracias a la escuela pública. ¿Y? Hace año y medio se murió una prima carnal de mi madre. 80 años, ingeniera eléctrica. Evidentemente ninguna mujer pobre española de esa generación (ni rica) habría podido ser ingeniera en España. Fue una Niña de la Guerra. A pesar de todas las dificultades pasadas en Rusia hablaba maravillas de la dictadura Soviética. La Unión Soviética le había dado todo lo que era. ¿Y?

    La lógica detrás de todos esos artículos es que Franco y la Dictadura estuvieron bien, aquello ya pasó, y las cosas bien están como están. Pero no se trata de eso, de hablar del pasado. Ni es importante, como dice Perroantonio, que los partidarios de exhumar los restos de Franco o de dinamitar edificios enteros y retirar miles de estatuas de Lenin y Stalin en Europa del Este les mueva la venganza y alimenten el ciclo del odio. De lo que se trata es del presente, de saber si aplicando la ley del mínimo esfuerzo todo debe seguir igual. A todos, menos a Pirata, les parece que sí, que todo ha de seguir con la mínima higiene.

    Bien, a mí no me parece correcto que la gente civilizada, en los países serios, homenajeen a sus dictadores en mausoleos. ¿Cómo es posible, después de tanta lucha, de tanto sufrimiento y de tanta esperanza, que los hombres civilizados entierren a Pinochet, Videla, Pétain, en basílicas, santuarios, alcázares y catedrales? No, no lo hacen. Con la memoria todavía llena de los crímenes cometidos entregan los cadáveres a sus familias para que los entierren en una de sus múltiples fincas (siempre tienen muchas), o en oscuros cementerios, guardando esa distancia adecuada a la higiene que cada hombre libre necesita.

  56. Mao, Stalin, también están en mausoleos, como Franco.
    El Mariscal Pétain, héroe de Verdúm, está enterrado en un pequeño cementerio. Durante años el Estado se encargaba de llenar su tumba de flores, hasta que la comunidad judía presentó una queja y se terminó la colaboración estatal. Los judíos, siempre tan vengativos.

  57. Asquea el oportunismo, S. La urgencia o prioridad, las malas formas; las formas son lo mejor que tenemos, lo más antifranquista.

  58. «Seis lugares con magia que conviene visitar una vez en la vida».

    EN QUÉ VIDA

    No he visto ni uno, macho. Ni siquiera los de Vulgaria, Boinaria y Revillaria.
    «Sitios que no has visto, cosas que no sabes».
    QUIERO QUE HAGAMOS UN CONCURSO
    Os voy a machacar

  59. Lo dije aquí cuando llegaron: tienen que limitarse a estos gestos porque no pueden hacer otra cosa: gobernar. Pero esa crítica tuya es la misma que se hizo en el cambio de la ley del aborto y la que se hará, recuérdalo, el día que un Gobierno se siente a renegociar los privilegios de la Iglesia.

  60. Buenos días a todos :
    Empiezo diciendo
    ¡¡¡ Qué mala y qué envidiosa soy !!!
    Que las crónicas de los “paseos” en bicicleta de Zeppi y de Holmess, y del hijo de Holmess, me han dado una envidia espantosa. De la buena, conste, aunque hay quien dice que toda la envidia es mala. No estoy de acuerdo con ellos, porque la buena te hace vivir de forma interpuesta, aventuras que ya nunca iban a estar a tu alcance.
    Así que
    Gracias

    En cuanto a lo de Cuelgamuros y de los restos de Franco, ayer dijo Perroantonio que lo que yo proponía era imposible. Y como soy bastante ignorante, y muy muy brutita, acepto su dictamen, y no hablo más sobre el tema.

    Me voy a seguir preparando mi invasión, que ya están todos, y tengo de nuevo tres turnos de comida…
    Hasta luego, pues espero, cuando tenga un buen descanso

  61. Pues Lille es como estar en la España de cuando los grandes reyes y emperadores. No la España pacata y minúscula de Francos y anti francos.
    En aquellos tiempos las cosas se hacían con la espada más grande.
    Francia nos pilló a contrapuesto y con Louis XIV perdimos Lille y empezamos a perder los Países Bajos.
    Luego nos fuimos mis cansando de tener territorios y lo fuimos dando en prenda de las deudas.
    Es lo que seguirá pasando.
    Vender a derribo por deudas de juego.

  62. Pues, ya puestos, con la momia de Franco se podría llevar a cabo una jugada similar a la que hizo el papa Esteban VI con su antecesor en el cargo, el papa Formoso, y que daría paso a aquel célebre proceso que se conocería como Concilio cadavérico o Sínodo del terror, en el que primero se desenterró el cadáver papal de su tumba y luego, convenientemente ataviado para la ocasión (y atado a la silla para que no se escurriera), se le conminó a presenciar su propio juicio ante el Tribunal Eclesiástico.

    Incluso, a falta de río Tíber, al conocer la sentencia se pueden arrojar sus huesos al Manzanares.

    Es sólo una idea.

  63. La respuesta canónica la dio bien entrada la mañana Cayetana Álvarez de Toledo. Orwell: «El nacionalismo es el hábito de asumir que los seres humanos pueden ser clasificados como insectos».

    Hubo un tiempo en que me gustaba Cataluña. Mucho. ¿Y qué pasó para que dejara de gustarte? El tiempo.

  64. S. domingo, 26/08/2018 a las 11:47

    Hubo un tiempo en que me gustaba Cataluña. Mucho. ¿Y qué pasó para que dejara de gustarte? El tiempo.

    Hombre, ya sé que cuesta mucho distinguir el nazismo hasta que no se enfundan el uniforme de las SS, pero no sé qué culpa pueden tener los relojes…

  65. Perroantonio
    domingo, 26/08/2018 a las 12:14
    S. domingo, 26/08/2018 a las 11:47
    Hubo un tiempo en que me gustaba Cataluña. Mucho. ¿Y qué pasó para que dejara de gustarte? El tiempo.
    Hombre, ya sé que cuesta mucho distinguir el nazismo hasta que no se enfundan el uniforme de las SS, pero no sé qué culpa pueden tener los relojes…

    El tiempo pasa por uno, y le hace ver cosas, y sacar conclusiones, y ya no le gustan a uno las cosas que antes le gustaban…
    Yo misma, de joven iba para santa, y con el tiempo, me he hecho malísima ( aunque bien educada, espero )

  66. Gómez
    domingo, 26/08/2018 a las 09:52
    Incluso, a falta de río Tíber, al conocer la sentencia se pueden arrojar sus huesos al Manzanares.

    ¡Qué malos sois!

    ¿En el Manzanares? Lo vuestro no es ánimo de polemizar, son ganas de joder. Seguro que los tiráis a la altura del Vicente Calderón.

    Perroantonio
    domingo, 26/08/2018 a las 12:14
    Hombre, ya sé que cuesta mucho distinguir el nazismo hasta que no se enfundan el uniforme de las SS, pero no sé qué culpa pueden tener los relojes…

    ¡Cómo me duele tu sarcasmo con mis dotes poéticas! (Gracias, Viejecita.)

    Ahora me voy a descubrir cuánto de lo que huye es polizón en el alma. O sea, que me voy a ver horcajos. O ponérmelos, según se dé el día.

  67. Por si les da pereza el artículo muy interesante en mi opinión aborda temas como la guerra de Vietnam , la bajada del CI mínimo por la necesidad de tropas y sus consecuencias

  68. Adaptaciones domingo, 26/08/2018 a las 18:11
    «Pretender que aquellos que cargan con un coeficiente intelectual bajo son perezosos o carecen de la motivación adecuada, es una manera de absolvernos de la responsabilidad de ayudarlos.»

    Jamás renunciaré a esa responsabilidad.

  69. Llego molido de un viaje fundamental a la civilización. Cuando los alemanes dicen fernweh yo digo —y ellos quieren decirlo conmigo, aunque no lo saben— weg von hier.

    A lo que vamos: Franco y los muertos. Hagamos un coulis de carnuz:

    1. Los ciudadanos tienen derecho a enterrar a sus muertos. Si hay que desenterrarlos de los lugares donde fueron asesinados en una guerra civil para darles digna sepultura, el Estado ha de poner los medios para que así sea. No importa que al descendiente lo muevan hilos ancilares, provecho económico o fanatismo político o religioso.

    2. Se equivocan quienes dicen que «los muertos de Franco» recibieron en su día digna sepultura. Quien dice eso es que no tiene ni puta idea de la historia de la guerra civil. El argumento es tan pobre y baratito que da pena quien lo pone en su boca.

    3. Opino que desde el punto de vista simbólico Franco ha de salir del Valle de los Caídos. No entiendo bien por qué no se ha hecho antes.

    4. El presidente Sánchez quiere sacar a Franco como movimiento de un plan más amplio. Esto no va de sacar a Franco de Cuelgamuros. No es más que un pequeño capítulo —aunque fundamental— de una novela siniestra que consiste en destruir la democracia española tal y como la hemos entendido desde 1975. El PSOE de Zetaperro y Snchz es el de Largo Caballero y Galarza, ese partido que fue uno de los más criminales durante la guerra civil. El contexto de la exhumación es una ley de «memoria histórica» liberticida, revanchista, enfermiza, analfabeta, repugnante, siniestra, puerca, miserable, sectaria, infecta, podrida, malvada, asquerosa, cloaquil y mierdosa.

  70. “El presidente Sánchez quiere sacar a Franco como movimiento de un plan más amplio. Esto no va de sacar a Franco de Cuelgamuros. No es más que un pequeño capítulo —aunque fundamental— de una novela siniestra que consiste en destruir la democracia española tal y como la hemos entendido desde 1975. El PSOE de Zetaperro y Snchz es el de Largo Caballero y Galarza”.

    Jajajaja, para enmarcar. El contubernio de Sánchez. ¡Ésta es mi España! ¡Tomate, quillo, échate un cantecito, toca por alegrías, fuente de piedra, cantarillo de agua lleva mi yegua!

    https://www.youtube.com/watch?v=E1rR46zQSq0

  71. Lo que no es discutible es que Francisco Largo Caballero era partidario de una revolución marxista-leninista y echó leña al fuego antes y después de la Guerra Civil.
    Como he denunciado en múltiples ocasiones tiene estatua en el Paseo de la Castellana. El que este argumento lo utilice Inda no lo hace menos cierto.
    No soy partidario ni de cambiar nombres de calles ni de derribar estatuas, quede claro. El destino me llevó a comprar una casa en la calle Arzobispo Morcillo y al poco cambió a Pedro Rico, alcalde socialista y republicano. Ahí sigo sin ningún problema.

  72. Comienzo del tercer acto de “Así que pasen cinco años” (Lorca, 1931). Habla Arlequín:

    “El Sueño va sobre el Tiempo
    flotando como un velero.
    Nadie puede abrir semillas
    en el corazón del Sueño.
    (…)

    El Tiempo va sobre el Sueño
    hundido hasta los cabellos.
    Ayer y mañana comen
    oscuras flores de duelo.
    (…)

    Sobre la misma columna,
    abrazados Sueño y Tiempo,
    cruza el gemido del niño
    la lengua rota del viejo.
    (…)

    Y si el Sueño finge muros
    en la llanura del Tiempo,
    el Tiempo le hace creer
    que nace en aquel momento”.

    etc.

    Lorca, también desaparecido hasta hoy. ¿De verdad que no os da vergüenza decir que se está haciendo todo con demasiada urgencia? ¿En serio se han hecho las cosas con urgencia en este país? Pero si lo que ha aguantado aquí medio país no tiene nombre, joder, no tiene nombre.

  73. Todos con la ‘media España’ (hoy ha salido en la sobremesa ‘las tres Españas’ de Preston; también Losantos,…) y rien de rien, como defiende Corral y yo que le creo.
    El finde he experimentado (ya era hora, procurando fijarme) las nueve horas de Shoah (gracias, Pi) y lo del circo aquí y ahora me parece goyesco, en el peor sentido. Pues sí, que fuera de visión obligada, con cuestionario: cuántas veces lloró.

Los comentarios están cerrados.