Calles de piedra dorada

Por Álvaro Quintana.

(Casi no ficción)

Apareció una mañana de verano preguntando por una visita guiada a la Casona. Era un hombre alto y grueso, de barba canosa y cuidada, cordial y con esa sonrisa bonachona de la que surge pronta la conversación para disfrutar de la gente. Se llamaba Santiago y era funcionario en Pamplona. El viento sur traía un calor agobiante como un exceso de ropa y todo el mundo estaba en la playa, así que le hice la visita a él solo. Me interrumpía a menudo con anécdotas y observaciones y el recorrido se alargó hasta pasada la hora de cierre. Me lo estaba pasando muy bien y acepté cuando me propuso seguir la charla tomando un vermú.

Lo llevé a un bar con una barra coloreada de pinchos como un mercado puesto de gala. El primer vermú se mezcló con un chipirón encebollado y algo de pulpo. Uno de los mayores placeres consiste en comer y beber mientras se habla de comida y bebida. Pedimos otra ronda y Santiago me contó que llevaba muchos años viniendo a la costa oriental de Cantabria, que tenía amigos en Ajo, en Castro y en Laredo y que iba a pescar con ellos o salían de excursión por el norte, pero hoy había decidido pasar el día por su cuenta por una razón particular.

— El calor aquí en el Cantábrico está acompañado a veces de una corriente que se mete por la espalda como si no quisiera que te olvidases del frío. Me gusta. Mis amigos se iban hoy a Santander a comprar algo y a comer a un sitio famoso por su tarta de queso. Yo he preferido venirme aquí y pasear a mi aire, ver un monumento, charlar con gente que no conozco — sonrió y se le enronqueció un poco la voz — . Es la fecha, ¿no sabes? Me quedé viudo hace un año y tal vez sea por eso que siento una fiebre helada. Nos conocimos hace treintaidós años, tú no tendrás muchos más, en Salamanca. Estudié un año de carrera allí, has ido, ¿verdad? Desde entonces recuerdo a Gloria paseando abrazada a mí por esas calles de piedra dorada en aquel año mejor que todas las vacaciones que vinieron después. Es curioso cómo lo mejor de una vida se concentra en un año, o en apenas unos días que luego dejan un aroma imposible de olvidar, como si tanta alegría llevase de la mano el dolor escondido de acordarse de ella. Y después de todos este tiempo de levantar una vida juntos, todavía no me acostumbro a que falte. La ausencia se puede tocar a veces, ¿sabes? ¿Tienes novia?

Le contesté que no desde hacía unos meses. Sentía un zumbido en los oídos parecido a un mareo, como un trago de alcohol fuerte con el estómago vacío. El ruido del bar era un rumor lejano..

— Volvíamos a Salamanca cada año solo por saborear los restos de la emoción de entonces. Es curioso cómo sientes la presencia en los huecos con ese escalofrío que producen los fantasmas en las películas, con un roce que no es nada sino tu sensibilidad respondiendo a su propia costumbre, como si, tras reconocer un olor familiar, salieses corriendo detrás de alguien que acaba de estar preguntando por ti, antes de que se vaya. Parece que los recuerdos preguntan por ti — sonrió y apuró el vermú — . ¿Quieres otro?

Tenía que trabajar por la tarde, así que me despedí para ir a casa y tumbarme un rato. Santiago insistió en invitarme. Se lo agradecí y le comenté que luego habría un espectáculo de teatro en la Casona. Prometió acudir.

Volví a la Casona con la cabeza embotada. Las palabras de Santiago se mezclaban con mis recuerdos, y el bochorno que amenazaba lluvia me ponía de peor humor. Un matrimonio murciano contrató una visita guiada y me distraje un rato. Cuando salimos de la Casona caía uno de esos insistentes y tibios aguaceros de verano y la tarde se había teñido de color ceniza. El aire olía a verdura de unas plantas que agradecían esas gruesas gotas de sudor como lanzadas por un mortero. Las ramas combadas de los árboles parecían guarecerles la cara.

Comenzaron a llegar los asistentes al teatro y se pusieron a resguardo en la Casona mientras se preparaba la carpa donde se representaría la obra. Un matrimonio de ancianos farfullaba contra el tiempo, el Gobierno y los precios. Un niño que corría detrás de su hermana patinó y cayó de morros en un charco. Su padre lo zarandeaba a gritos mientras lo limpiaba. Una señora me preguntó el horario de los autobuses, el coste de una fotocopia en una tienda y la fecha del cambio de hora. No supe responder a nada de ello.

Poco antes de que empezase la obra llegó Santiago. Llevaba un impermeable que le quedaba pequeño y en la mano un paraguas sin abrir, a pesar de la lluvia. Tenía los ojos rojos y la barba enmarañada. Olía a sudor y a alcohol.

— No sabía si venir a la obra… Al final me he animado. Oye, qué buenos los pinchos del bar al que me has llevado. Y el vermú, buenísimo. Después he ido al bar de al lado, ¿lo conoces? En fin… No sabía si venir a la obra…

Se despidió y fue a sentarse a la carpa. Un dolor me apretó el pecho mientras veía su andar distraído y torpe, como un títere manejado por un niño. Se alejaba con lentitud y miraba a los lados antes de dar cada paso, esquivando obstáculos que solo él veía.

118 comentarios en “Calles de piedra dorada

  1. Hay un amanecer en el polígano en el que levantamos España don Zeppi, don Marqués y yo que parece el de uno de esos curiosos cuadros yanquis que atesora el Museo Nacional Thyssen de un indio de espaldas mirando el horizonte.

    Bravo por el texto de hoy, don Álvaro. Solamente le falta un chinorri dando una patada voladora. Pero no se puede pedir de todo. Enhorabuena.

  2. ¡ Qué maravilla !
    Gracias Álvaro Quintana.
    ( Me voy corriendo a San Google a buscar “La Casona”, que no estoy segura de reconocerla).
    Y buenos días a todos

  3. marquesdecubaslibres
    viernes, 26/10/2018 a las 08:22
    La España Federica ya estamos en el puesto de trabajo.

    Josénez
    viernes, 26/10/2018 a las 08:31
    Hay un amanecer en el polígano en el que levantamos España don Zeppi, don Marqués y yo

    Es que aquí o llegas antes de las 7:30 o tienes que aparcar ATPC.

  4. Aparece Alvaro Quintana igual que desaparece, y nos deja un escalofrío para hacer boca: el domingo en el campo gordo habrá muchos tembleques con eso de la ola polar.

  5. LOS TRES PILARES DE LA CONVIVENCIA
    Hay tres características en la cultura española que hacen especialmente fácil la convivencia. El discurso político parece ir por otro lado, presentando como problemas lo que son asuntos bastante bien resueltos. Estoy hablando de:
    -La xenofobia que en España tiene un perfil muy bajo. Latinos, magrebíes y eslavos sufren un grado de rechazo mínimo cuando no inexistente. Cierto que hay una xenofobia interior de parte de la población vasca y catalana frente a la del resto del país, pero ellos mismos son muy tolerantes con los extranjeros.
    -Los pecados infradiafragmáticos se consideran menores y existe una gran tolerancia con ellos. Nada que ver con el hipócrita mundo protestante. En paralelo a ello existe en general un trato de exquisito respeto hacia la mujer, siendo los hechos aireados excepción y obra de unos macarras que son condenados sinceramente por la mayoría de la sociedad.
    -La eutanasia se practica en nuestro sistema sanitario con gran discreción disfrazada de “cuidados paliativos”. Los últimos días de Carmen Alborch han sido un nuevo ejemplo, morir en tu casa rodeado de los tuyos y con opiáceos paliativos es perfectamente posible.

  6. marquesdecubaslibres
    viernes, 26/10/2018 a las 09:27
    … morir en tu casa rodeado de los tuyos y con opiáceos paliativos es perfectamente posible.

    Es perfectamente posible para los que tienen enchufe. Como Carmen Alborch. Como mi madre, o mi abuela, gracias a que mi germanófilo, que trabajaba entonces en un Hospital, y estuvo al quite, nos recomendó a un especialista amigo suyo, que aceptó nuestras peticiones. Y eso que, amigo y todo, cuando mi madre entró en coma, a pesar de que se quejaba cada tres horas, el médico le quería quitar los calmantes, para no acortar la agonía. Y tuvimos que convencerle de que se le administraran , con la frecuencia necesaria para evitar esos quejidos,señal de que el dolor, ahí estaba, aunque ella no pudiera expresarlo, y todo ello bajo nuestra responsabilidad.
    Pero, mucho me temo que cuando nos toque a nosotros, el que quede de los dos, acabará en una UVI, lleno de tubos…

    Este tema es una de las razones que me impiden afiliarme a VOX.

  7. Y después de todos este tiempo de levantar una vida juntos, todavía no me acostumbro a que falte. La ausencia se puede tocar a veces, ¿sabes?

    Las heridas abiertas por el bisturí de los recuerdos. Quinn, ¿por qué desapareces?

  8. “Es curioso cómo lo mejor de una vida se concentra en un año, o en apenas unos días que luego dejan un aroma imposible de olvidar, como si tanta alegría llevase de la mano el dolor escondido de acordarse de ella. Y después de todos este tiempo de levantar una vida juntos, todavía no me acostumbro a que falte”.
    “Es curioso cómo sientes la presencia en los huecos con ese escalofrío que producen los fantasmas en las películas, con un roce que no es nada sino tu sensibilidad respondiendo a su propia costumbre, como si, tras reconocer un olor familiar, salieses corriendo detrás de alguien que acaba de estar preguntando por ti, antes de que se vaya…”
    -Siempre me he preguntado por qué se utiliza en los diálogos de las novelas y las películas el “es curioso” como muletilla introductoria.

  9. No sé si lo habéis traído antes…

    «En su turno, mi director comenzó a evaluar la tesis en términos intensamente elogiosos. No le hice el mínimo caso, saqué un número de «Playboy» y me puse a hojearlo, y ojearlo, desplegándolo ostentosamente. A Lassudrie-Duchêne se le cayó el monóculo. Un par de horas después, en el momento de las felicitaciones, el entrañable Abraham-Frois me estrechó la mano sonriendo, si bien algo cerúleo, utilizando la fórmula de felicitación más ocurrente -y apropiada- empleada en todas las tesis sostenidas en cualquier país del mundo: ¡Cabrón! (Enfoiré! http://www.theses.fr/1997PA100038

    ADDENDA (SRTA. BELLPUIG)
    La tesis de Borrell (y otras)

  10. Pirata Jenny viernes, 26/10/2018 a las 01:03

    No sea torpe, hombre, no sea torpe. De esos polvos de las revoluciones del XIX (de las que Marx fue a la vez criatura y padre) salieron estos lodos que hoy conocemos como estado del bienestar.

    Supongo que mi torpeza es fruto del abandono de la ortodoxia, es decir, del rechazo a la versión caricaturesca de la Historia que vende la vulgata marxista. Es curioso como el «pensamiento marxista» (me refiero a los que orbitan en la onda; no hace falta haber leído nada, salvo pegatinas) se apropia de todo lo que considera positivo y endosa lo negativo a otros. Lo que hoy llamamos «estado de bienestar» es un cúmulo de propuestas («conquistas sociales» diría la propaganda) que salen de gentes muy diversas, desde los llamados despectivamente socialistas utópicos por Marx, a los demócrata cristianos, los liberales ilustrados, sectores de la Iglesia, empresarios con visión social y, naturalmente, los sindicatos. Todas esas «conquistas sociales» fueron duramente criticadas y combatidas por Marx, los comunistas y los anarquistas que no entendían cómo los trabajadores se conformaban con migajas.

    Qué digo: mucho antes de la cosa económica, los derechos políticos de los que hoy disfrutamos (el derecho de reunión, de huelga, de expresión, la libertad religiosa, la libertad de conciencia) son inconcebibles sin las revoluciones europeas del XIX, en las que ocupó primera plana el socialismo y de las que Marx fue heredero y artífice.

    Sí y no. La argumentación es tramposa. Las libertades son consecuencia de las revoluciones europeas porque el resultado ha sido un punto de acuerdo entre las concepciones extremistas que los marxistas llaman, despectivamente «democracia burguesa» (para distinguirla, claro, de la «democracia socialista», que no es democracia), no porque los revolucionarios, y mucho menos Marx, fueran partidarios de los derechos de reunión, huelga, expresión, libertad religiosa y libertad de conciencia. Por ser exactos, eran partidarios de ejercerlos sólo ellos y negárselos a los demás, como así hicieron en todos y cada uno de los lugares en donde llegaron al poder sin aceptar las reglas de juego de los estados democráticos.

    Mezclar a Marx con la URSS es de una indigencia intelectual equiparable a confundir a John Stuart Mill con la trilateral o con la troika europea (o sea, es ponerse a la altura de los indigentes de Podemos). Es rebajar el debate a la bajura de Inda y Escolar.
    Por cierto, alguien debería refinar la ley de Godwin para que diga: ” (…). Y a medida que una discusión en línea se alarga, la probabilidad de que aparezca una comparación en la que se mencione a Stalin o los comunistas tiende a uno”.

    Claro, mujer, no sé cómo se me ha ocurrido mezclar a Marx con el marxismo. Qué tendrá que ver, además, el marxismo con el comunismo cuando Karl Marx es el conocido autor del «Manifiesto socialdemócrata», un acercamiento amable a la convivencia social. Tampoco podré, supongo, poner como ejemplo a ninguno de los marxistas que toman el poder en ningún país de la órbita comunista aplicando las ideas de Marx sobre la lucha de clases (lucha, no ducha), el dinero y el capital (oh, el fetichismo de la mercancía, oh, la plusvalía) y que tan grandes frutos han producido en el bienestar humano. Qué va, mujer, Marx es ese abuelito simpático que tan bien retrató el Camarada Sergei y que estudian con lupa los marxistas ilustrados de nuestra galería (a la izquierda, cómo no).

    Tampoco podré decir, supongo, que el proyecto socialdemócrata fue (ahora no está tan claro que lo haya) un proyecto gradualista que aceptaba todas las «conquistas sociales» como etapas intermedias para alcanzar el socialismo real (socialismo que, por otra parte, quedaba siempre en el limbo de la indefinición, como la tierra que manaba leche y miel del profeta).

    En fin, los socialdemócratas con conocimiento abandonaron a Marx en los años 60 y 70 porque supieron leer que Marx no sienta las bases del estado del bienestar o de la democracia social, sino de la dictadura y el hambre. También renunciaron al proyecto socialista y aceptaron el capitalismo, es decir, asumieron que para ordeñar continuamente a la vaca hay que mantener viva, feliz, alimentada y gorda a la vaca (los más tontos de los marxistas —Karl entre ellos— creen que hay que apalear a la vaca, colectivizarla, trocearla y repartirla, y luego a ver qué pasa). Vamos, que a la socialdemocracia, que es el modelo más grácil que ha producido Europa, se ha llegado no gracias a las revoluciones sino gracias a que fracasaron esas revoluciones (eso sí, con un coste brutal en vidas).

    No me atrevo a poner el ejemplo de China —porque tampoco allí, supongo, triunfaron ni las revoluciones, ni el marxismo, sino alguna desviación— pero tengo la sospecha de que también allí tratan de llegar a alguna cosa parecida a la socialdemocracia aunque sin el molesto trámite de las libertades. Me da la espina que también ellos han abandonado a Marx y a Mao, y por lo que parece tratan de recuperar a toda hostia el tiempo perdido haciendo ideología y leyendo al viejo Karl.

    Hala, ya puedes subir el nivel, pero no demasiado alto, no sea que no llegue.

  11. CAPITALISMO Y ESTADO
    Hace poco comimos en el Kate Zaharra un amigo catalán y yo con Perroantonio. Le explicamos, entre besugo y chuletón, como habíamos decidido buscarnos la vida después de haber sido empleados por cuenta ajena toda la vida. En mi caso además también había sido empleado público.
    Mi llegada al polígono, donde están los auténticos empresarios, ha propiciado que el catalán y yo creemos una empresa, le hayamos puesto un nombre en inglés y encontrado inversores.
    No soy de lecturas tan profundas como el propio Perroantonio o Pirate (da gusto verles discutir), pero creo que la “escuela de la vida” es importante. En nuestra sociedad esa escuela pasa por tener experiencia en la Administarción y en las empresas, Capitalismo y Estado.
    Nuestros inefables políticos (con la excepción de Borrell), ni tienen lecturas profundas, ni han sido funcionarios, empleados o empresarios. Así nos va, vamos camino de la timocracia como única salida

  12. Muchas Gracias Srta Bellpuig, por la ADDENDA.( 11′ 37 ). Que como no estoy dada de alta, el ABC no me permitía leer el artículo entero. Sólo, echarle “una luqueada “, que me había dejado con los dientes largos.

  13. Fijáos bien, esto es el Centro Comercial Garbera, en San Sebastián. Lo que se ve en la parte superior son las marquesinas de un gigantesco aparcamiento cubierto. Lo que no veis por ninguna parte son paneles solares. ¿Qué nos apostamos a que en cinco años como mucho, gran parte de esos techos estarán cubiertos de paneles solares y a que una parte de esos aparcamientos serán «gasolineras» para recargar baterías?

  14. Lo malo que tiene leer la vulgata a través de pegatinas, en lugar de al propio Marx, es que se dicen barbaridades. Vamos por partes:

    [N]o porque los revolucionarios, y mucho menos Marx, fueran partidarios de los derechos de reunión, huelga, expresión, libertad religiosa y libertad de conciencia.

    La posición de Marx sobre las libertades políticas era la de un liberal radical. Otra cosa hubiera sido por lo demás sorprendente, dado que pasó su vida política sorteando censores y funcionarios de frontera y participando en asociaciones que nada más nacer eran ilegalizadas. Es tan evidente (y tan poco discutido) que cuesta seleccionar los ejemplos.

    Por establecer un orden, que sea por ejemplo el cronológico: los artículos en la Gaceta Renana en favor de la libertad de expresión, escritos cuando no había cumplido 30 años, que por cierto le costaron el cese, y su polémica con los miembros de la Dieta a cuenta de la censura. Están recopilados en “En defensa de la libertad. Los artículos de la Gaceta Renana 1842-1843” (ed. Fernando Torres, 1983). Unos cinco años después, en el Vorwärts! (periódico en el que escribía gente tan peligrosa como Heinrich Heine o Georg Weber) volvió a la carga con la misma defensa de la libertad de asociación y expresión … hasta que la censura vino a darle la razón, cerrándolo – y expulsando a Marx de París. En otro salto de cinco años, en El dieciocho brumario de Luis Bonaparte (por cierto, una señora pieza literaria, creo que ya lo he comentado aquí alguna vez), en términos similares y durísimos contra los recortes de los derechos de reunión y asociación, el cierre de la Cámara, la censura y la persecución bonapartista del adversario político. Y así podríamos seguir, ad infinitum, hasta dos o tres años antes de su muerte, cuando puso su pluma en el programa del Partido Obrero francés, cuyo preámbulo redactó Marx, y que abría boca diciendo: “1ª. Abolición de todas las leyes sobre la prensa, las reuniones y las asociaciones, y sobre todo de la ley contra la Asociación Internacional de los Trabajadores. Supresión de la cartilla, esa matrícula vergonzosa de la clase obrera, y de todos los artículos del código que establecen la inferioridad del obrero ante el patrono y la inferioridad de la mujer ante el hombre”.

  15. Perro tienes sin duda visión de negocio.
    Hace y’a 16 años, cuando construíamos una fábrica nueva con un tejado plano y liso de 3.500 metros cuadrados nos planteamos cubrirlo de paneles solares.
    Posiblemente la eficiencia de los paneles fotovoltaicos ha evolucionado, pero en aquel momento nuestro consumo eléctrico era modesto para una fábrica, no más de 350kw y toda esa superficie solo podía generar unos 95KW en condiciones óptimas para la zona.
    La inversión se aproximaba al millón de euros.
    La única fórmula de negocio para amortizarlo en 20 años era vender toda esa electricidad por el pacto estatal de comprarla al triple de su coste en la red.
    Obviamente no lo hicimos y el tiempo me dio razón.
    Pienso que una carga rápida de un coche necesita de una potencia muy alta que su superficie ocupada no puede generar, al menos en la actualidad.

  16. Superior, Álvaro.

    Perroantonio
    viernes, 26/10/2018 a las 14:05

    Hay quien cree que the next big thing no serán las electrolineras, sino centros de intercambio de baterías completas: en lugar de «repostar», dejas la tuya vacía y te montan otra recargada.

  17. Chino eso lo veo también bastante complejo, por la poca capacidad de almacenamiento de energía de las baterías actuales, para las necesidades de automóvil.
    O los motores eléctricos mejoran mucho su rendimiento, las masas móviles se reducen, y el almacenamiento de esta energía mejora, o no lo veo viable como solución general.
    Puede ser una solución para transporte colectivo pero no como lo tenemos concebido desde el punto de vista individual para distancias de más de 300 kmts.
    Otro de los problemas que ya apunté en otra ocasión, con algún número propio, es la necesidad de generar toda esa energía eléctrica cuando se necesita, si bien se podrían regular las horas de máxima producción, como horas de recarga.
    Que no podemos seguir con motores de explosión como los que estábamos acostumbrados, es un hecho, pero que la solución venga sólo por la acumulación de electricidad para desplazarnos es algo que no está ni medio claro.
    O se ajustan los consumos de motor eléctrico a la capacidad del vehículo de generar la energía necesaria de forma autónoma, mediante motor, o generación fotovoltaica, con una conexión cuando el vehículo está en reposo, capaz de generar una recarga de una batería no muy grande que sirva de colchón, o creo que no es un buen camino.
    Los números me los evito, que ya los tendrán listos los departamentos de ingeniería al efecto.
    No obstante, todas esas medidas aplicadas al mismo tiempo, transporte eléctrico, generación eólica y fotovoltaica, tendrán un efecto de mejora en la necesidad de petróleo indudable, pero la incertidumbre es enorme, y además nada bien legislada, para las inversiones requeridas.

  18. Sí, Pirate, como dicen Karl y Friedrich en el Manifiesto, los comunistas lucharán en todas partes por la unión y «el acuerdo entre los partidos democráticos de todos los países», apoyando unas y otras causas hasta que la lucha de clases esté madura para el asalto final. Aunque en sus torpes palabras lo expresan como «derrocando por la violencia todo el orden social existente», seguramente tenían en mente, tras un breve paso higiénico por la dictadura del proletariado, el establecimiento de los derechos de reunión, huelga, expresión, libertad religiosa, libertad de conciencia y seguridad social para todos. Lo de los derechos humanos, como que no, que al viejo Karl le parecían rémoras burguesas.

  19. Karl y Friedrich, dice.

    Creo que debería leer al viejo Karl sin intermediarios, y a ser posible acompañado de cualquier historiador que ponga el contexto. Digo bien cualquiera, no hace falta que sea Hobsbawn. Cualquier especialista en las revoluciones del XIX le sitúa en las tres dimensiones, y en ese escenario es donde uno entiende su inteligencia y su importancia. El contexto es el de una Europa en la que no aún existía el sufragio universal, por ejemplo, en la que los obreros ingleses o alemanes – y sus hijos de 10 años- hacían jornadas diarias de 12 horas y vivían poco más o menos como malvivían los personajes de Dickens, los viejos se morían en las calles, la censura campaba por sus anchas y no había ninguna posibilidad de salir de la cárcel en la que hubieras nacido. Aún había clases, sí. Pero no como ahora: a lo grande. A lo tan grande que ni usted ni yo hubiéramos podido votar. Lea la bronca sobre la tala de los bosques y la disputa sobre los comunes, que es lo que desencadenó la polémica en la Gaceta Renana – y su primer exilio. Esa es la Europa de Marx, un siglo anterior a la de Stalin.

    Léale (si es que puede dejar de lado pegatinas y tertulianos), digamos que con la misma atención que uno presta a Smith o a Locke. La vulgata es para los políticos, los periodistas y los demagogos. Me revienta cuando los podemitas salidos de las facultades de políticas sueltan el rollito sobre Milton Friedman sin haberle leído una sola línea y mean el rollo de los Chicago boys y su complicidad con Pinochet. Mezclando churras con merinas, como hace usted, a un economista neoclásico con un militar golpista de los Andes. Coño, lean una sola línea de Friedman. Lean, para variar. Y Friedman es un enano intelectual frente a Marx.

    Lea al puto Marx y lea lo que era Europa entre finales del primer tercio del XIX y el último tercio. Y luego, si eso, en vez de hacer comparaciones de Telecinco o de Libertad Digital o de profesorcillo de facultad de políticas con Stalin, hablemos de Spinoza o de Hegel, que es la liga en la que juega Marx.

  20. Buenos días.
    Acabo de meter en el cajón los restos de un lapicero.
    Guardo muchas cosas desde que no soy rico, pero tampoco pobre.
    Siento mucha atracción por las cajas, de cualquier formato, que guardo con cuidado. Algunas para servirme de embalaje para envíos, otras para ordenar la multitud de cachivaches que uso en mi vida, otras para almacenar correctamente los papeles que es obligatorio guardar. Otras porque son bonitas. Las dispongo al modo de matriuskas, metiendo unas dentro de otras. No tengo todo el espacio que sería capaz de llenar.
    En eso sería como un gas. Puedo ocupar todo el espacio que me den.
    Guardo todas las tapas metálicas de botes de cristal, para hacer mezclas de pintura y aceites.
    Y guardo todos los pinceles usados y lapiceros ya no usables.
    El lápiz cuando mejor está es a mitad de su vida, cuando ha perdido la mitad de su longitud, y cabe justo en el hueco de la pinza de los dedos que uso.
    Antes los afilaba con un cuchillo, pues no me gusta nada la punta de sacapuntas, me gusta mucho más larga, al estilo cuchillo.
    Para poder trazar líneas muy finas, casi imperceptibles, una especie de caricia sobre el papel. Sobre todo con el lápiz blanco, sobre cartulina negra.
    También me sirve como un bisturí, para hacer separaciones en el color, pero este ahora lo hago con un palillo de un chino que corté para el efecto.
    En esta ocasión el que ha ido al cajón era blanco. Su vida transcurre hasta que la distancia de su madera permite meterlo en el afilador de manivela, la máquina más precisa que dispongo, y que me deja admirado y deseoso de usar el lápiz.
    Esa punta larga y brillante de donde sale lo que dice la mano.
    Por eso los guardo, juntos hicimos cosas y no merecen desaparecer del todo.
    Igual un día hago algo con ellos, aunque no sería nada original, ya lo han hecho varios que yo sepa.
    La gran mayoría de lo que hacemos son repeticiones con cierto sello individual, y de lo nuevo, mucho no se si es ni necesario, ni mucho menos mejor.

  21. La calidad intelectual de Marx, no es discutible. Incluso su visión y su desarrollo teórico puede ser asumible.
    Alguien ha conseguido llevar a cabo esa revolución?
    Los pueblos han salido mejorados por alguna de las revoluciones realizadas?
    La libertad individual era patente en alguno de los paraísos socialistas?
    Para utopías me quedo con la de Tomas Moro.
    Los argumentos a favor y en contra que se barajan, siempre llevan al mismo sitio, y es que una fórmula es mejor que otra.
    En teoría todas las fórmulas tienen su contenido, su verdad, pero los hechos son muy tercos.
    La revolución sólo ha generado, víctimas y algunos privilegiados, y entre estar peor o estar mal la gente elegimos lo menos malo.
    Se habla aquí de teóricos y de ideales, pero mientras eso se discute en los foros y en los parlamentos, la gente, muchos lo pasan mal, y a esos les dá igual si lo dijo Marx, Hegel, o Pinochet, lo que quieren es vivir lo menos mal posible, y a la hora de gobernar se establecen clases sociales o castas o privilegios mande quien mande.
    Se trabaja contra un aparato que debe ser alimentado con muchos esfuerzos que se le piden siempre a los ciudadanos, que dan unos privilegios enormes a su casta de políticos y teóricos, que en muchos casos gastan una parte demasiado grande de los recursos disponibles en alimentar el aparato.
    Ese es el gran fallo de nuestro sistema, que el dinero y el poder es igual para cualquier ideología.
    En mi modesta opinión, aunque también enfurecida, la ideología o la revolución son un atraso, un prejuicio.
    Ser conservador, es simplemente tener un espíritu lo suficientemente crítico, como para valorar si una cosa a implementar por el hecho de ser innovadora o nueva es buena.

  22. ¡ Caray, Pirata !
    Ya sé que nadie me ha dado vela en este entierro, pero es que, da la casualidad que leí a Marx de joven, y algo de Hegel ( aunque me aburrió muchísimo, que no estoy dotada para el pensamiento abstracto) y a Marcuse , que era lo que leíamos entonces.
    Pero de aquello han pasado muchíssimos años. Y he vivido toda una vida de trabajo, de ahorro, y de sacrificios, para sacar a los míos adelante.
    Y eso de “a cada uno según sus necesidades”, me chirría bastante.
    Porque ; ¿ Quien es el que decide cuales son las necesidades de cada cual ?¿ El gobierno ? ¿ El Estado ?.
    Hay personas que necesitan cosas que a lo mejor a otros les parecen supérfluas. Pero ellos las necesitan. Y también hay quienes lo que necesitan es tener lo mismo que su vecino, aunque quizás, el vecino haya renunciado a cosas que a ellos les parecen imprescindibles, para poder tener lo que él necesita.
    Y ya, puestos a exigir que lea uno libros , ¿ ha leído usted “Liberalism: The life of an idea , de Edmond Fawcett ?. Me apuesto algo a que no. Y Fawcett habla también de Hegel, de Marx…

    Me voy. Y pido mil perdones por haberme metido en una discusión ajena.
    Ya siento

  23. Pirata
    No he visto una tertulia en mi vida.
    Fui compañero de viaje comunista y forme parte de una célula intelectual dedicada, entre otras cosa, a leer y desentrañar «correctamente» las escrituras. He leido, lógicamente, a los padres fundadores, a Hobsbawn, y a sus seguidores locales, a Gramsci, a Luckacks, a Marcuse (cuando estuve a punto de entrar en la Liga Comunista Revolucionaria) y a una miriada de revistas y publicaciones. También a los anarquistas. A quienes no he leído, curiosamente, es a Mao, a Rosa Luxemburgo y, en general, a los socialdemócratas. Entiendo perfectamente el contexto histórico y la grandeza de Marx. ¿Y?

    A ver si nos aclaramos. Yo soy un ex. no se enrolle y explíqueme cómo se aplica el de cada cual según sus capacidades y a cada cual según sus necesidades. ¿Con la tabla del IRPF?

  24. Con todo el respeto les digo que las diatribas sobre marxismo me producen la impresión de estar asistiendo a una conversación de obispos sobre la esencia de Dios, uno y trino, padre, hijo y espíritu santo. Son honestos y rigurosos y en ocasiones puede que incluso interesantes, pero discuten sobre un montaje intelectual que, en definitiva, descansa sobre la virginidad de María. Y María no era virgen. Y lo sabe todo el mundo desde siempre.

  25. A un buen amigo le echó su mujer de casa y me pidió que le ayudará a recoger sus cosas. Tenía muchos libros y el plan era llevarse solo los más valiosos, asunto que se preveía conflictivo pues su ex era un alto cargo en la Federación de Editores y se las sabía todas.
    El donoso escrutinio se hizo con alta tensión, había un asunto de cuernos detrás, y ella le lanzaba los libros con desprecio. Mi amigo, reputado ex comunista reconvertido al socialismo de González, pretendía dejar a su mujer las obras completas de Lukács lujosamente editadas en siete tomos, pero ella a grandes gritos le decía que se llevara esa mierda de allí la cual por motivos de intendencia acabó en el Zulo. Ahí sigue, lo que me impide terciar en la refriega.

  26. HIGIENE SEXUAL
    Esta semana hemos aprendido que hay dos motivos clave para que ya no se te levante: ser abuelo y leer a Marx.
    Chopsuey deleita e instruye.

  27. Fernando Savater es sabio: debe leer Chopsuey. Algo de la entrada de Quinn llora en su columna de Elpais.
    (Que no puedo enlazar, dita sea)

  28. Perroantonio
    sábado, 27/10/2018 a las 10:04

    No me enrollo. Vuelvo al punto en el que comenzó esta discusión, al asunto de las pensiones no contributivas y al comentario del Marqués (“en principio despilfarro o injusticia habrá que analizarlo en función de las aportaciones hechas al Sistema”) de ayer o anteayer. Las pensiones no contributivas son un ejemplo claro del a cada cual según sus necesidades. La forma en que se financian, a través de un sistema tributario algo (aunque cada vez menos) progresivo, un ejemplo de a cada cual según sus capacidades.

  29. Debería llover solo por las madrugadas y siempre antes de desayunar en cualquier caso naturalmente, es mi opinión.
    A VER, INGENIEROS

  30. Procuro fijarme
    sábado, 27/10/2018 a las 17:19

    Sería de una eficiencia destacable, y algún gobierno lo podía prometer, con éxito asegurado.
    Anuncian nieve en Cholet para el lunes, también en Cercedilla para el jueves …
    Putain¡¡¡

  31. Procuro, JrG

    “Debería llover solo por las madrugadas y siempre antes de desayunar
    “Sería de una eficiencia destacable, y algún gobierno lo podía prometer”

    ¿ Se acuerdan ustedes de la “pertinaz sequía ” de la que se quejaba Suarez en la campaña antes de las elecciones del 82, elecciones que perdió ?
    Y, ¿ se acuerdan también de las promesas de Carrilo, en Levante en esa misma campaña ; que votasen comunista, y que se acabaría la sequía ? ¿ Que ellos traerían la lluvia ?
    Y ¿ se acuerdan de la gota fría que vino justo después, de cómo se desmoronó la presa aquella, y de las tremendas inundaciones ?

    Desde luego, los gobiernos, y los que quieren ser gobierno, mejor que no se metan mucho a prometer nada en esas cosas del clima…

  32. jrG
    sábado, 27/10/2018 a las 18:29
    Anuncian nieve en Cholet para el lunes, también en Cercedilla para el jueves

    En Cercedilla ya está nevando. He salido un rato con la bici para disfrutar de los primeros copos, pero me he vuelto cuando ha empezado a caer fuerte. Espero que el temporal no dure hasta el jueves. Pero no te preocupes, mi viejo Land Rover todavía funciona. Y si es preciso, abriremos un camino con la pala. Y si además Schultz niega la mayor, una preocupación menos para la abuelez. Todo en orden.

  33. schultz sábado, 27/10/2018 a las 19:02
    NIEGO LA MAYOR.

    YO TAMBIÉN.
    Mi máximo admitido son cuarenta y dos anïos.

  34. Procuro fijarme
    sábado, 27/10/2018 a las 20:57

    Qué heavy lo de esta gente. Están apollardaos. A parte de que es una falta de respeto y de cortesía impresentable con el medellinense.

  35. La cría se ha ido de finde largo a Londres, a casa de una amiga que trabaja allí para Inditex. 80 euros ida y vuelta. Es sorprendente que no se caigan más aviones.

  36. Se quedan más solos los viudos que las viudas, como bien ilustran Santiago y Savater. O lo cuentan más, no sé, vosotros diréis. Eres muy bueno, Alvaro, en todos los sentidos. No tanto como los conductores de autobús parisinos o como Jenny, que llama apollardaos a los hijoputas de toda la vida.

    Adapts, tú sabes perfectamente lo que te estás perdiendo con esos límites por decreto y esas generalizaciones. Pero tú mismo, a más tocamos.

    Me junto con gente que disfruta con el frío y la nieve, veo. Definitivamente soy un tipo muy tolerante.

  37. Vamos a vé, Procurito, que lo que cae del cielo cuando llueve no es agua regia, capaz de disolver el oro, el platino y cualquier metal que se le ponga por delante, es la de toda la vida. Esa cosa que moja y yastá. Con un paragüitas, un impermeable o una gabardina, se resuelve el problema.

    Será porque aquí llueve poco y lo cogemos con deseo, pero a mí me gusta pasear por el campo mientras llueve. Y lo de la nieve, que quiere que le diga, cuando nieva es una fiesta.

  38. A mí lo de esas dos putas despreciando al colombiano es algo que no me causa estupor alguno. Así son las cosas en Cataluña desde hace muchos años.

  39. Albert
    sábado, 27/10/2018 a las 21:52
    Se quedan más solos los viudos que las viudas

    Es la segunda vez en 24 horas que leo esa opinión. Estoy de acuerdo. No sé si más solos es lo correcto, desde luego las viudas saben llevar mejor la situación. También tengo un teoría sobre ello.

  40. Al tener un hijo ya hay alguien que te importa más que tú. Al tener un nieto das otro paso para entrar en el nirvana y prepararte para el bien morir, es cuando ya quieres desaparecer antes que tu mujer.
    Ver fallecer a un hijo, a un nieto o a tu mujer es lo peor. En realidad es empezar a morir.

  41. VIUDAS CACHONDAS
    Ellas sufren más que nosotros con la muerte de un hijo pero al quedarse solas hacen almoneda de tus motos y tu biblioteca y se quedan tan panchas.

  42. Buenos días a todos.
    Pues yo no estoy de acuerdo en lo de que las viudas resistan mejor la viudez. Puede que la resistan, pero ya no son ellas. Que regresan a la época de cuando tenían pandillas de amigas ( las que hubieran pasado esa época en su adolescencia y primera juventud ), y a meterse en la parroquia, en catequesis, en rastrillos, y así. Y viven rodeadas de amigas viudas o solteronas. O sea, que, al menos en mi opinión, lo que eran antes de enviudar desaparece. Para peor.

    Los viudos, al verse sólos, o bien buscan corriendo una nueva pareja, para no quedarse “cojos”, o bien hacen gala de su soledad y de su “cojera”, como Santiago, o como Savater. Pero siguen siendo ellos.
    Para mí, no hay color.
    A favor de los señores, por supuesto.

  43. JrG ( 08′ 52 )
    Juntos, desde luego. Que, como decía Jacques Brel en Les Vieux , ” celui des deux qui reste, se retrouve en enfer “. Y dejar viudo al contrario es hacerle una faena.

    Por supuesto, hablamos de viudos de verdad, no de esos del tipo de “la viudita del conde de Oré “, cuando los matrimonios eran impuestos por las familias, y cuando las mujeres no conseguían su independencia hasta quedarse viudas…

  44. “Ya en mi despacho me reafirmo en la idea de no hacer nada. Demasiado caro ha costado y costará todavía al pueblo español haber aceptado como genios a imbéciles y delincuentes comunes”
    Pag.266 “Mi fe se perdió en Moscú”
    Frase de Enrique Castro después de atender la petición de Lister y Modesto de retirar la publicación de un libro editado por la Academia Frunze, sobre la batalla del Ebro en el que se les consideraba incapaces, cobardes y borrachos.

    Y seguimos insistiendo…

  45. Mi saxofonista de cabecera me recomienda esto, Cory Henry and The Funk Apostles. No me apetece en absoluto tragarme semejante píldora de dos horas para mantener mi pobre estatus de cultureta de la pandilla. Lo dejo aquí para que quien lo aprecie, tal vez Funkperro, deje algún comentario laudatorio. Yo me comprometo a trasladárselo a mi amigo como si fuera mío.

    ——-
    Alvaroquinn, me ha dolido su relato. Días del pasado futuro.

  46. Haciendo click
    domingo, 28/10/2018 a las 10:55

    Después de escuchados los primeros 30 minutos, el primer tema versionado de los Bee Gees, me parece un destrozo.
    Un derroche de voces, una banda poderosa, y el líder con talento, pero un destrozo
    Debe de gustarle mucho a uno, este tipo de música para seguir insistiendo.
    No es mi caso.

  47. Pues yo casi me muero de gusto con el stayin alive —oh, paradoja— de 12 minutos.
    Tú no lo oigas, JrG, que lo desperdicias.

  48. Procuro fijarme
    domingo, 28/10/2018 a las 12:03

    Cómo te gustan los “tochos”… Ande o no ande caballo grande¡¡¡
    Y luego que Cervantes es un peñazo. Bueno eso no sé si sale de tí o de Viejecita.

  49. jrG
    domingo, 28/10/2018 a las 12:18
    Procuro fijarme
    domingo, 28/10/2018 a las 12:03
    Cómo te gustan los “tochos”… Ande o no ande caballo grande¡¡¡

    A mí no me gustan los tochos. A mí me gustan los Bee Gees y los negros; y los negros, más.

    Y luego que Cervantes es un peñazo. Bueno eso no sé si sale de ti o de Viejecita.

    Es natural que me atribuyas la idea de que Cervantes es un peñazo, o que no sepas si me lo parece a mí o a Viejecita; total, solo llevamos por aquí cinco años. De hecho, yo tampoco me acuerdo de si a ti te gustan los coches o eres más de ir al monte a cazar ovejas, Francisco Arturo.

    RETÍRALO

    Lo ves, Ximeno, el agua no nos sienta igual a todos.

  50. Alvaroquinn (12’08 )
    La historia que enlaza, de la caja de discos de blues y los gorros de crochet, es tristísima. Pero me ha encantado.
    ¡ Es usted un genio, escribiendo y encontrando tesoros !
    Gracias

  51. La naturaleza gobierna, y el hombre que quiera gozar de nietos deberá concentrarse en tener hijas y mantenerse cerca de su madre (de ellas).
    No está claro el sentido evolutivo de la menopausia: casi todas las hembras de mamíferos son fértiles toda su vida, las mujeres no.
    Una tesis plausible es que de esta forma colaboran en la crianza de los hijos de sus hijas, que no de todos sus nietos, y que eso resulta ventajoso.
    Un sencillo cálculo de probabilidades ilustra sobre cómo puede ser la vejez de un hombre, y su grado de soledad. Otra cosa será su grado de seducción y autonomía.

  52. O sea, que a mí también me parece muy natural que salga agua caliente del grifo y leer vuestros comentarios en una cosa de plástico.

  53. Acabo de matar un animal de unos cinco centímetros, provisto de alas y a buen seguro cargado de venenos intestinos. Lucía listado aposemático ventral amarillo y negro, pero no me he detenido en averiguar si era obispa u oveja, menos me ha importado si procedía de Asia o había nacido aquí y la bautizaron en la parroquia. Yo salía a fumar y ella estaba en mi balcón, así que he ido por el bote de flis y se lo he disparado como una metralleta. Se ha tumbado de espaldas, al principio movía las patitas. Que se hubiera quedado en la puta naturaleza, que en esta casa todo es artificio. Todavía estoy nerviosa.

  54. Te he visto en la tele, Holmesss. Llevan un rato hablando de no sé qué partido.

    —Que gane el Madrid.
    —Cómo eres.

    No es nada personal, a lo mejor ni siquiera es natural, pero
    HALA MADRÍ

  55. Tiene una como bola redonda muy naranja en la cara, aunque podría ser el culo. El cadáver permence entre unos tiestos descascarillados y llenos de mierda que hay en una balda del balcón, porque todavía no ha pasado el señor Lobo y yo no me voy a poner a tocar las cosas. Como comprenderás.

  56. jrG domingo, 28/10/2018 a las 11:55
    Después de escuchados los primeros 30 minutos, el primer tema versionado de los Bee Gees, me parece un destrozo.

    ¡Jajajajajajjajaja! Ay, señor, llévame pronto.

  57. ¿Alguien de ustedes utiliza todavía máquina de escribir?

    Y otra cosa: ¿les he dicho alguna vez que yo he sido siempre del BarÇa, desde pequeñita?

  58. Al acabar el partido el chaval me ha propuesto un selfie, confieso que he aceptado y que aparecemos gozosos.
    Luego he tomado un par más de fotos del campo, no de los jugadores celebrando sino de la pobre garza que se ha pasado dos horas correteando por él y evitando balonazos. De vez en cuando levantaba el vuelo pero no podía superar ni la primera grada.
    En una de esas se le ha ocurrido posarse sobre el larguero de Courtois, angelito.

  59. Me han hecho ustedes ver el video de funk. No me gusta el órgano Hammond y, por extensión, ningún tipo de teclado que no sea el del piano.
    Lo aplico a todo, incluso a la máquina de escribir de Pirate.

  60. Otras, Brema, qué bien. Te cuento: estoy hasta las narices de los ordenadores (para escribir) y hace unos meses, recordando que todos los trabajos que hice durante la carrera los escribí en una Olivetti (la pluma 22) de mi abuelo, la saqué del altillo. No es que esté inservible, pero por ejemplo le falta la palanca de retorno y un par de letras están “duras”.

    El caso es que me he puesto a mirar por ebay y he visto auténticas maravillas, aparentemente en perfecto estado de revista. Por ejemplo, esta Patria de comienzos de los 50 (fabricada en Eibar), por unos 400 euros. O esta Smith Corona de 1949. O esta otra Smith Corona de 1939. Por no hablarte de las cientos de Olivetti, Hermes, Olympia, Remington y demás, preciosas y por menos de 200 euros.

    ¿Tú sigues con una mecánica, o utilizas una eléctrica? Si utilizas una eléctrica, ¿me aconsejarías el paso de una a otra? Si una mecánica, ¿cuál? ¿Tienes problemas para encontrar la cinta?

  61. Tengo dos máquinas aquí y otras dos en España. No las uso tanto como para que se me gaste la tinta, pero no es necesario comprar el carrete sino entintarlo. Las de aquí las he comprado en mercadillos por menos de veinte euros y van de lujo. Mi favorita de España es mi Olivetti, una muy cutre, que siempre fue bien pero que necesitaba un carrete cada vez que se terminaba la tinta. Nunca usé eléctrica.

    En Madrid tienes un par de tiendas donde reparan máquinas de escribir. De todas formas, sigo prefiriendo la pluma o el Mac (los teclados de Windows son como máquinas de escribir sin glamour).

  62. La calidad de textos como el de Queen me permite decir tonterías sin que baje la media. No obstante, lo que voy a escribir ahora no es una tontería sino la crónica del clásico contencioso. Mi prosa no será parnásica, pero mi punto de vista abre mundos a las mentes octusas que solo ven un resultado.

    1. La culpa de la derrota de hoy no es de Julián López Tegui.
    a) Por qué. Porque la envidia es el pecado español por excelencia.
    b) Floripondio no ha fichado nuevos integrantes para su banda de robaespañoles porque quiere ahorrar para comprarse un estadio como el Metropolitano. Primicia: no ha encargado un proyecto y una maqueta a un estudio de arquitectos, sino que se ha comprado un exín castillos de segunda mano para NO GASTAR.
    c) La falta de jugadores nuevos impide la lucha y la mejora por mantener la posición en el once inicial sobre los céspedes de los distintos coliseos patrios.
    d) ergo… la culpa es de Floripondio y de los jugadores y su falta de profesionalidad al no luchar por su puesto aunque no haya competencia.

    2. El Madriz sigue siendo un combinado ridículo.
    a) gane o pierda, la escuadra color caspa es un circo impresionante.
    b) dos palabras: THE BEST.
    c) al actor secundario Marcel.lo le ha dado en estos últimos tiempos por ejercitar la pose y el jeribeque. El chulito del verde. Hoy se ha lesionado intentando un taconazo.
    d) nuevo error del ultraviolento redneck de Camas. Que siga al frente de la zaga, por favor.

    3. Los álbitros.
    a) El VAR ha demostrado y demostrará la cantidad de penales y jugadas que antaño favorecían desde un posicionamiento geogastronómico (el trencilla se comía las faltas dentro del área) al conjunto del cutre y gris polideportivo de la Castellana y que hoy se saben falsos. Cuántos campeonatos ganados por «errores arbitrales» ante réferis acojonados y el silencio de los periodistas untados por Floripondio.

    4. La persecución a Satur.
    a) lo fácil es dejarme en paz, pero continúa la salvaje persecución geosensorial hacia hasta para por mi persona. Yo hoy quería que goleara el Madriz para que siguiera López Tegui, aunque lo contrario despeñara al conjunto blanco por los últimos puestos de la tabla, y va y resulta que va el Barsa y va y le clava cinco. Todo para humillarme.
    b) Sabedor es el mundo de que señalo a Floripondio Babá como cerebro y leader de la banda de Floripondio Babá, pero ahora resulta que tengo que agradecerle que deshiciera al combinado patrio con artes pérfidas henchidas de bellaquería, y ahora resulta que tengo que genuflexionarme para darle las gracias por haber apartado de la selección a López Tegui y haber puesto al frente al sangrado por Tassotti.
    c) como soy un hombre de honor, no me se caerán los anillos por decirlo: gracias, Floripondio Babá.

  63. Los cortes no quitan lo caliente, por lo que no se me caerán los señores de los anillos si le afeo la conducta al técnico holandés que dirige al conjunto azulrana, Van Verde: no puedes chotearte del equipo contrario, por muy mal que juegue, sacando a un punkit para que le meta un goal y humillar al visitante. Si sale un punkit y le mete un goal al conjunto visitante, ya sé que si salgo yo le meto dos con la punta’la chorra, pero no hay que pasarsen. Muy mal, Van Verde. Te lo digo en neerlandés para que me entiendas: «Ser maal, techneekeen blau rotten».

  64. Otra primicia: ver aquí lo que parece el corte de pelo del redneck de los arrabales sevillanos. Pues no: no es un corte de pelo, es la cicatriz de una operación que ha sufrido esta semana. Una lobotomía chiquitica, que en términos científicos se llama lobeznotomía, que le han hecho para trepanarle el celebro a ver si se lo rellenaban con algo útil. Antes echarán al cirujano que a López Tegui, ya os lo digo yo.

  65. Al final me he hecho con una Olympia Traveller por 50 euros. Es pequeña y robusta, y la cinta es fácil de comprar. Descarto por completo eso de entintar cartuchos: mi torpeza mecánica es insuperable, y mi capacidad de movilizar todos los recursos humanos y materiales, míos y de los vecinos, para cambiar una bombilla, también.

    El problema con los ordenadores es que me distraigo con el vuelo de una mosca, y eso que no tengo FB ni Tw ni me dedico a repasar porno, como algunos mileniales y no tanto Y NO QUIERO SEÑALAR A NADIE. Esos bichos te incitan a hacerte preguntas tontas que no recordarías al día siguiente, pero que súbitamente necesitas contestar, como si te invadiera un antojo de dulce. ¿Cómo se llamará ese insecto que había hoy en el salón? ¿Cuánto se tardaría en llegar desde Santiago de Cuba hasta Bayamo a pie? ¿Qué habrá sido de zutanito, a quien hace treinta años que no ves y tampoco tienes el menor deseo de ver? You name it.

    Ya les contaré qué onda con el regreso al pasado.

  66. Por cierto, ya lo digo yo que os veo calladitos: ¡gran partido de Bale! Una vez más. Su rendimiento en estos cinco años españoles está a la altura de su conocimiento del castellano. Menudo bluf. Tal vez en equipos menores con mucho espacio por delante para correr tendría sitio. O en un canódromo.

Los comentarios están cerrados.