Entrevista al huerfaniforme

Por Satur.

El pasado día tal del tal de 20… tal, reconvine las palabras del huerfaniforme sobre el Pocholo Simeone: «Tiene una constante necesidad de socavar al Real Madrid». Se me dijo que tal galanura gramatical se debía a que la entrevista fue en croacio, lengua materna del líbero medular merengueñeco. Como periodista casado con la verdad quise aseverar tales afirmaciones y entrevisté a LuCastelar Modric.

Avanzo las conclusiones: teníais razón. Me la envaino. Aquí os transcribo la transcripción transcrita de mi entrevista oral y traducida del croacio, lengua que domino a la perfección. Gracias por guiar mis pasos hacia la verdad.

 

Satur: Hola.

Huerfaniforme: Buenos días, ¿no considera usted esta luminosa mañana como un regalo de cromatismos vespertinos, haces cristalinos y sol…

S.: Hablando de Solari: ¿se comerá el turrón?

H.: En su pregunta subyace algo harto irritante para quienes no atesoramos la lengua española como propia y natural. ¿Cuál es el sujeto de tal oración interrogativa? ¿Quién no deglutirá el dulce prensado? ¿Acaso Solari? ¿Acaso yo?

S.: Cambiemos de tema, campeón. Más que balón de oro, ¿no crees que lo que tienes son dos pelotas de oro por aceptar un premio inmerecido?

H.: Quién dice que es inmerecido. Soy como la cuerda de violín que espera el golpe de arco exacto que haga vibrar todo su talento en armonía pura, sonora para el musical instrumento, balompédica en mi caso.

S.: Últimamente has hecho unos partidos penosos.

H.: Pretende usted hacerme descender a las zahúrdas de la confrontación dialéctica, a las cloacas del regate verbal, acorralarme en esquina mugrienta y mucilaginosa para que, cuando yo responda que los méritos que se premian responden cronológicamente a la temporada pasada, usted…

S.: O sea, que estás de acuerdo en que has jugacionalizado unos contenciosos lamentables y estás haciendo llorar a tu abuela.

H. (pasa subitáneamente al español): ¡¡Tú es cabronaso, yo esterco sobre masilento origen de tus días, gelipoyas, tú comes el micro, perro alético, yo te hará comer un microfano y das grasias que no venir con un cámara, porque tú también comes un cámara, mofeta podrida hijo de mil gusanos…!!

S.: Cortamos la conexión desde la Condomina, buenos días a todos, sobre todo a los que teníais razón, mil disculpas, os haré caso siempre… ¡¡Cuándo entras en la cárcel, huerfaniforme!!

H.: ¡¡Yo hase de vientre sobre los tuyos fallesidos, natural de colipoterra!!

100 comentarios en “Entrevista al huerfaniforme

  1. ¡Qué majo Modrich!
    Gracias por la entrevista, Satur.

    Pero el balón de oro debió ser para Salah, por lesionarse en el minuto dos de la final de la champions, proeza que no se había visto en un campo de fútbol desde que Cristiano Ronaldo se lesionó en el minuto cinco de la final de la Eurocopa.
    La comparación demuestra la falta de criterio a la hora de dar este premio tan sobrevalorado.

  2. De Modrić me gusta mucho el vídeo ese en el que sale de chaval pastoreando unas cabras en un monte. Realmente no se sabe si es él u otro niño cualquiera, pero todos aceptamos que es el futbolista al que tanto amamos todas las gentes de bien.

    Es como ese otro vídeo, de dos escasos segundos, en el que un hombre alto camina alejándose de la cámara. Es imposible saber quién es esa persona, pero todos aceptamos emocionados que el caminante, a quien únicamente vemos de espaldas, es Nick Drake. Sería la única grabación en movimiento del músico inglés. Estuvo en el festival de música donde se rodó esa pequeña película y era muy alto, así que pudiera ser él. Y vemos una y otra vez ese vídeo absurdo, al igual que hacemos con el de Modrić.

  3. En 1957, en la Isla de Man sobre su Gilera 500 de 4 cilindros, Bob McIntyre superaba la media por vuelta de 100 millas por hora.
    En este vídeo se puede ver y escuchar esa magnífica máquina en la actualidad en las manos de Michel Dunlop.
    Impresionantes los dos. El piloto por que con un vehículo historico y muy valioso le da gas de verdad para hacer el mismo tiempo, y la máquina (aunque réplica original) por seguir plena y rotunda.

  4. Buenos días a todos:
    He disfrutado muchísimo con le entrevista de hoy, por Satur, y con la ilustración.
    Y eso que no estoy muy puesta en futbol, aparte de unos cuantos de mis tiempos jóvenes, y a este pobre , no lo conocía hasta leer las distintas crónicas de Satur, que como me encantan, aunque no me suelo enterar de casi nada, he intentado informarme sobre él.

    Gracias Satur

  5. Los datos sobre crímenes en España son muy conocidos, otra cosa es que se distorsionen o se oculten. Hay tres conclusiones básicas:
    1. La tasa de criminalidad en España es muy baja en comparación con otros países.
    2. Dos tercios de los asesinatos los cometen españoles los cuales suponen el 90% de la población. O si les gusta mas, un tercio de los asesinatos los cometen extranjeros que suponen un 10% de la población.
    3. El 10% de los asesinatos los cometen mujeres las cuales suponen la mitad de la población.
    Conclusiones:
    -Los españoles cometen menos asesinatos que los extranjeros, o si lo prefieren los extranjeros cometen mas asesinatos que los españoles.
    -Las mujeres cometen menos asesinatos que los hombres ( y viceversa)
    (No me creo que nadie medianamente informado no supiera esto)
    (Y que no sepan que la inmensa mayoría de asesinados son hombres, claro)

  6. A lo señalado por el Marqués añado que:
    1) Hay que afinar por edades. Los extranjeros suelen ser más jóvenes (o los españoles más viejos) y en la franja de edad hasta los 50 se cometen más crímenes, con un pico en la edad entre 18 y 30.
    2) Hay que discriminar por sexo. ¿Hay más emigrantes hombres que mujeres? Las mujeres cometen muchos menos crímenes.
    3) Diferenciar entre español y extranjero, que es criterio administrativo sirve, y poco, si uno es creyente del nurture; si se apunta al nature eso no nos dice nada.

  7. Como dije en otra parte, mi primera visión personal del atentado contra el World Trade Center fue, por así decirlo, cinematográfica. Me dirigía precisamente a tomar un vuelo a Sofía y, de camino al aeropuerto, paré en un bar a comprar tabaco. Mientras echaba las monedas en la máquina, de soslayo advertí que el propietario y todos los clientes estaban pendientes del televisor; así que también yo volví distraídamente la cabeza hacia la pantalla y pude distinguir la dantesca columna de humo negro que se elevaba desde un rascacielos hasta el cielo de Manhattan.

    Como en una superproducción de Hollywood.

    “Una peli”, pensé, sin darle mayor importancia. Recogí mi tabaco y me dispuse a marcharme. Sin embargo, no sé, una mala vibración me impulsó a mirar otra vez la televisión…
    Justo entonces impactó el segundo avión contra la Torre Sur y supe que no se trataba de ninguna película.

    Papá, estoy en el piso 101 del World Trade Center y acaba de explotar una bomba.
    (Melissa Harringthon Hugues)

    Así comenzaba una de las más de tres mil llamadas telefónicas realizadas la mañana del 11-S, durante los diez primeros minutos posteriores al ataque, por la gente que quedó atrapada en las torres del World Trade Center: llamadas que contactaron o pretendían contactar con sus familiares, amigos o el teléfono de emergencias; llamadas que, a falta de respuesta, dejaron mensajes de despedida en contestadores automáticos o, incluso, llegaron a entrar en directo en un programa de televisión para tratar de orientar a los servicios de emergencias en un rescate imposible. El magnífico documental 11-S: llamadas telefónicas desde las Torres abrió al público hace ya algunos años una parte sustancial de este archivo sonoro del 11-S. Frente a la extensa memoria visual –y en parte superficial y “cinematográfica”– que todos conservamos de los sucesos de aquella jornada, las voces de las víctimas se revelan un testimonio tan perturbador como imprescindible para conocer de primera mano qué sucedió en el interior de las torres. Y no sólo esto: también para ponerles voz, y rostro, e incluso alma a aquellos condenados que apuraban sus postreros momentos de existencia sin ni siquiera, en muchos casos, saber a ciencia cierta qué había sucedido o el verdadero alcance de su propia situación. De la mano de los mismos destinatarios de esas comunicaciones, –padres, esposas, hermanos, amigos, etc.– somos testigos de su desconcierto inicial, su miedo, su cada vez más débil esperanza y, en último término, de la asunción de su trágico destino; pero, ante todo, somos testigos de la inconmensurable dimensión del drama y de la grandeza ante la muerte de estas víctimas inocentes de la locura y estupidez humana. Gracias a estos testimonios póstumos podemos responder preguntas tan inquietantes como éstas: ¿Qué hicieron? ¿Qué pensaron? ¿Qué dijeron? ¿A qué se aferraron las víctimas en aquellos instantes…?

    Pero también, y esto es todavía más importante: ¿Quiénes eran? ¿Cómo vivieron? ¿Qué dejaron atrás? ¿Cuál fue su legado…?

    Hola, Ronnie. Soy yo. Sólo quería decirte que te quiero, a ti y a las niñas. Díselo también a mi madre. Vamos al World Trade Center.
    (Walter Hynes, bombero)

    Una de cada ocho víctimas en las torres fue un bombero.

    El jefe del Escuadrón 15 de bomberos de Nueva York, Orio Palmer. Un hombre, en excelente forma física, acostumbrado a correr maratones y carreras “Iron Man”. Su preparación técnica también andaba pareja a su valor. Logró restablecer sin ayuda las comunicaciones de radio y arreglar un ascensor del vestíbulo. Con él llegó a la planta cuarenta de la Torre Sur. Y luego, con los veinticinco kilos del equipo de intervención a cuestas, subió en un tiempo récord por las escaleras hasta el mismo punto de impacto del avión, en la fatídica planta 78, planta que marcaba la línea divisoria entre la vida y la muerte. Lo suyo fue tanto una proeza física como de arrojo casi sin límites.

    Las comunicaciones con los miembros de su equipo son secas, concisas, profesionales. Luego, como nos aclaran unos compañeros suyos, sabremos que está tratando de ahorrar oxígeno y por eso se limita a describir la situación y dar las indicaciones imprescindibles para que sus hombres sepan cómo se habrán de enfrentar a los peligros que van a encontrarse en su ascensión. En ningún momento se aprecia la urgencia de quien sabe que se le está acabando el tiempo.

    Pero se le estaba acabando. Apenas unos minutos después de llegar al punto de impacto, la torre se vino abajo.

    Cuando oí las grabaciones estábamos viendo una pantalla con el diálogo sobreimpresionado y una cuenta atrás digital. Así que sabíamos exactamente lo que iba a pasar: sabías el momento exacto en que las torres se desplomarían y no podías evitar la sensación de querer saltar del asiento y decir: “¡Deprisa, salid de ahí; sólo queda un minuto para que se caiga…!” Y esa era la parte más difícil sin duda.
    (Debbie Palmer, esposa de Orio)

    Las voces del 11-S, sus palabras… Si te detienes a pensarlo, en última instancia estamos construidos con palabras: palabras que nos unen al mundo, nos definen como personas e incluso, igual que si estuvieran dotadas de vida propia, poseen la capacidad de sobrevivirnos. De alguna manera, pues, es gratificante comprobar que gran parte de esas comunicaciones desesperadas, agónicas, que se realizaron desde las torres, especialmente cuando las víctimas se supieron más allá de toda posibilidad de salvación, fueron mensajes de afecto y reconocimiento hacia los suyos. Del mismo modo, resulta evidente también que la posibilidad de despedirse de los seres queridos representó su más grande consuelo en la desgracia. Con este bagaje de humanidad me quedo de la tragedia: el amor hacia quienes han estado a nuestro lado y nos han hecho mejores es, por tanto, el único activo real con que contamos, lo que le confiere un sentido a la existencia humana, nuestro único y auténtico significado bajo ese manto de futilidad que nos envuelve.

    No sabría decir si es algo bueno o no. Estuvo bien oír su voz, ver que había llamado a su marido. Es muy emotivo cuando lo escuchas. Sientes todo tipo de emociones diferentes. Obviamente es triste, porque cuando lo escuchas sabes que no podrá salir. Pero, como te digo, también es bueno, porque puedes oír su voz. Siempre es bueno oír su voz.
    (Michael Harringthon, hermano de Melissa)

  8. marquesdecubaslibres
    miércoles, 19/12/2018 a las 11:07
    Los datos sobre crímenes en España son muy conocidos,

    A eso voy. Que los Vox seguirán diciendo «queremos saber».

  9. Gracias Gomez:
    Tengo bastantes libros y documentales sobre el 11S. Pero ese que usted enlaza, justamente, no lo conocía. Así que, lo voy a ver, en vez del de Jackson sobre la GMI que tenía pensado para ahora.

    Y, un año más tarde, estábamos en Nueva York, a visitar al hijo pequeño, que se había sacado una beca para Columbia ( vivió 10 años en USA, hasta que se dio cuenta de lo viejos que estábamos ya, y decidió volverse más cerca ), el caso es que, un año más tarde, cada vez que pasaba un coche de bomberos, o de policía, la gente se paraba, aplaudía, y les daba las gracias. Y llevaban cintas con su bandera, en el sombrero, en el brazo, en la solapa…

    Y me dieron envidia. Que ¡buena diferencia con nosotros !.
    Que nadie apoya a la Guardia Civil, al Ejército, ni a la Policía Nacional, ni nada. ( Eso sí, cuando hay peligro, por inundaciones, por nevadas, porque se han perdido en la montaña, ¡ bien que les llaman hasta los de la berza ! )

    Y a los que les agradecemos que sean nuestros Ángeles Guardianes, nos llaman de todo, y nos consideran extremistas de ultra derecha.
    Pues si es así, ¡ A mucha Honra !

  10. En la mili mi unidad realizaba la llamada prueba de supervivencia, que consistía, básicamente, en pasar diez días sin comer en el monte. El estómago se acostumbraba al tercero o así; pero la mente sólo pensaba en comida las veinticuatro horas (incluidos los sueños), principalmente en dulces. Los mandos procuraban mantenerte ocupado –mejorar la cabaña, pescar, buscar recursos (hierbajos y culebras, básicamente), fabricar cartuchos de postas, un horno cherokee, etc.–, pero llegaba un punto en el que no tenías ganas ni fuerzas para dar un paso: así que pasábamos el rato durmiendo o tirados al sol, hablando de lo que comeríamos al llegar a casa. Horas y horas. También nos peleábamos mucho, pero no teníamos energías para darnos de hostias. La cabeza también se resentía; recuerdo, por ejemplo, que tuvimos que parar a un compañero cordobés que le iba a pegar un tiro a una vaca que acertó a pasar cerca de la cabaña. (Estábamos en la zona de Camprodón, no en una isla remota) Todos perdimos en esos diez días de siete kilos para arriba, y eso que éramos chavales de entre dieciocho y veinte años, y con un fuerte entrenamiento.

    ¿Y estos mamelucos de Lledoners pretenden hacernos creer que llevan diecinueve días en huelga de hambre? No se lo creen ni ellos.

  11. Pues no leo a Soroa, que no me gusta, pero en cambio, la réplica de Rogelio Alonso a Soroa, que ha enlazado Perroantonio, la he disfrutado. Y en vista de lo cual, he ido a Amazon, y me he comprado el libro.
    Esto del Chop Suey me da media vida.
    Ya me gustaría que hubiera alguna manera de corresponder para los brutitos como yo, que el botoncito amarillo del Pay Pal, ha desaparecido.
    ¿ Y si mandásemos sendos jamones a las señas que se nos facilitasen ?

  12. Me he hinchado a llorar con el documental que ha enlazado Gomez a las 13’36, sobre las llamadas desde las torres el 11S.

    Lo que más polvo hace, es darse cuenta de que podían haberse salvado los de la torre sur. Que 15 minutos después del impacto con la primera torre, hay una llamada, desde esa segunda torre, diciendo que ellos no están en peligro, y que les han dicho que se queden quietos y no se muevan… Hubieran tenido tiempo de salir, si hubieran evacuado inmediatamente, antes del segundo avión. Que funcionaban todos los ascensores, y las escaleras estaban bien.
    Y sólo en esa torre, que fue la primera en hundirse, murieron como 2000 personas, entre civiles y bomberos…

    ¡¡¡ Buaaaa !!!

  13. Satur, sin bajar nunca el listón.

    ***

    A ver, médicos, lectores de Escohotado y aficionados a las sustancias de este blog. Marqués, sobre todo. ¿Qué onda el Elvanse?

  14. TDAH Tengo un sobrino adolescente con tal síndrome. Un desastre en el cole. Mi mujer (es médico) le dio media pastilla para probar y cuando llegó del colegio dijo:

    -Tía M.: Esta pastilla es un milagro de la vida!

  15. En clase se aburría porque el mundo transcurría a distinta velocidad. Ya sabe, los TDAH necesitan cambiar de actividad continuamente y claro en el cole la hora de matemáticas, es de matemáticas y la de lengua, de lengua. Un sin vivir para un TDAH. Con la pastilla casi que aguanta sentado toda la hora.

  16. Le seré franca, Ximeno, yo no tengo TDAH. Lo que me ocurre es que ando tan, pero tan f…. de trabajo que cuando termino la jornada no puedo con mi alma. No puedo leer, ni mucho menos escribir, ni aporrear el piano, ni ver una película, ni… NADA. Para quedar, los amigos tienen que amenazarme directamente, venir a buscarme a casa y dejarme de vuelta. Pero la alternativa de meterme en la cama a las diez me deprime, porque las ganas teóricas de leer, de escribir o de darme un garbeo las conservo.

    Y ahora va la cosa. Hace unas noches, por vericuetos que son largos de explicar, me terminaron pasando una pirula. No he sido yo nunca de drogas (a salvo del whisky y de muy ocasionales petas). La merca, una vez probada, la descarté en mi juventud; no me hacía efecto. Químicos, nunca, la cosa psico me da mal rollo. Por lo que sea, por cansancio, acepté lo que me ofrecieron y se obró el milagro. No es que estuviera como una moto, es que al menos estaba. O sea, era yo.

    Le pregunté al tipo qué coño me había pasado y me respondió con un escueto: “anfeta, lo más parecido que hay a las de antes”. Como estaba disfrutando de mi viejo-nuevo estado y por otro lado el mundo de ayer de las anfetaminas me resultaba completamente desconocido, no pregunté más.

    Pero hoy le he echado un vistazo a la web. Y hablan y no acaban del Elvanse.

  17. Una persona de sus características, querida Pirate, no debe de tomar Elvanse. El riesgo de sufrir un ictus o un episodio de isquemia miocárdica se acrecenta con su uso. Enseguida desarrollará tolerancia y le hará menos efecto. La mezcla con alcohol le puede llevar además a cometer algún disparate.
    Hace poco una persona cercana a Chopsuey me comentaba que a P. le había dado un “amarillo” tras abusar del mezcal. Para solucionarlo le dieron una raya de coca y revivió. Lejos de felicitarle le advertí que le pudo matar con su remedio.
    Coca y anfetas no son país para viejos.

  18. Uso recreativo entonces. En Sevilla tenía un amigo que terminó necesitando un par de centraminas para terminar “el Papus”. Si no las tomaba no le veía la gracia.

  19. Trabaja menos. Es otra pastilla que está muy bien.

    Como te empeñes en someter a tu cuerpo a semejante sobreexplotación, te va a montar una huelga salvaje con derrocamiento del orden contemporáneo de relaciones de producción y fundido en negro subsecuente que te vas a cagar. Más materialistas histórico-somáticas las quiere el Señor, cojones.

  20. Los matices son mínimos, el mecanismo de acción es común, facilitar la liberación de neurotransmisores adrenérgicos que son letales para un sistema cardiovascular envejecido.

  21. Pirate, müdate al campo, Ya sus lo dije. En seis meses tus sinapsis celebrales empezarán a cambiar, con más tiempo fliparäs y con varios años predicarãs la buena nueva como yo.

    Y sabrás que hacer al acabar la jornada, no necesitarás nada porque serás tú.

  22. Joder, Proc, no puedo trabajar menos. Que más quisiera que tener la posibilidad de dosificar lo que trabajo: denme el 65% de lo que me dan. Pero no: o trabajo para 100 o me quedo con 3, y con 3 no saco adelante a estos muchachos. He echado muchas veces las cuentas y no llegamos. Es una situación absurda: gano mucho más de lo que necesito, tengo mucho menos tiempo y fuerza de la que necesito, y sin embargo no tengo escapatoria. Una mierda.

    Por eso a veces fantaseo con dejarles aquí con lo que pueda para que tiren adelante e irme a la península de Manni, como Patrick Leigh Fermor, sin su dinero y sin su talento pero en chanclas y con los olivos atrás y el mar delante.

  23. Curiosamente he empeZado desde hoy a trabajar desde casa. Me bato en retirada porque a mis visiones les sobra análisis reflexivo y les falta entusiasmo, no caen bien a los socios, también porque ya es momento de dejar paso a los jóvenes y sobre todo porque no me da la gana actuar como un infante ilusionado continuamente, con la sonrisa tatuada en el rostro.

    Con los medios actuales, conexión VPN, Skype, centralita virtual y con mis frecuentes viajes, no es necesario estar allí físicamente y abandono a su suerte de paso a todos obligándoles a que cada palo aguante su vela.

    Homeworking desde el campo Pirate.

  24. Adaptaciones
    jueves, 20/12/2018 a las 00:15
    Homeworking desde el campo Pirate.

    Es lo que podría hacer desde Mani, Adapts, simplemente con una conexión decente a Internet. Me llevaría a los pájaros y a las perras, pero tendría que dejar a éstos atrás. Que no pasaría nada, supongo, me sacan ya varias cabezas, pero la culpa, ay, la culpa.

  25. Qué buena pinta tiene ese Sark, Holm. Pero me lo imagino lluvioso, frío y ventoso. No para andar en chanclas y vestido de tirantes, vaya.

  26. José Watanabe:

    Poema del inocente

    Bien voluntarioso es el sol
    en los arenales de Chicama.
    Anuda, pues, las cuatro puntas del pañuelo sobre tu cabeza
    y anda tras la lagartija inútil
    entre esos árboles ya muertos por la sollama.
    De delicadezas, la del sol la más cruel,
    que consume árboles y lagartijas respetando su cáscara.
    Fija en tu memoria esa enseñanza del paisaje,
    y esta otra:
    de cuando acercaste al árbol reseco un fosforito trivial
    y ardió demasiado súbito y desmedido
    como si fuera de pólvora.
    No te culpes, quién iba a calcular tamaño estropicio.
    Y acepta: el fuego ya estaba allí,
    tenso y contenido bajo la corteza,
    esperando tu gesto trivial, tu mataperrada.
    Recuerda, pues, ese repentino estrago (su intraducible belleza)
    sin arrepentimientos
    porque fuiste tú, pero tampoco.
    Así
    en todo.

  27. Mi querida Pírate.
    Calcule el precio y tenga courage.
    Tampoco se tiene uno que ir muy lejos, no se crea.
    Ni se le ocurra tomar píldoras ni polvos.
    Piense que acostarse a las 11.00 y despertar a las 5.00 es mejor.
    La culpa estará se lo aseguro.
    Pero ellos tendrán una madre en otro lugar pero más cercana.
    Bon courage.
    Un abrazo.
    Nota:
    Mi padre me decía mucho que no se puede joder y mirar por la cerradura.

  28. Señoritas, señoritos. El amable Tsevan Rabtan dejó un comentario en el artículo anterior. Lo acabo de rescatar.

    Tsevan Rabtan
    lunes, 17/12/2018 a las 14:05
    Muchas gracias, Funes. Por asistir, por tomar notas, por comprar el libro y por tu amabilidad. Gracias también a los demás por vuestros comentarios.

    No debería decirlo, por eso del mal fario, pero, en fin, como me hace mucha ilusión les cuento que quizás se traduzca al chino. Al parecer, las negociaciones van bien, aunque no está hecho. Así que, como bien dice Dante, a lo mejor algún lector chino termina leyendo a un español que escribe sobre la divina Wu; o, como le dije yo, termina indignado por mi ignorancia y mi arrogancia. ¿No me digan que no tendría su gracia?

    En fin. Un abrazo a todos.

  29. Pues me voy a terminar pidiendo el Atlas de Tsevan para Reyes, junto con el de la obra de Bruegel que tiene Taschen.
    Decidido.

  30. Con esto de las pastis parecéis los drogotas morinyistas del tweeterd, que se pasan todo el día haciendo apología de los yonquits.

  31. Ayer Mortimer Gaussage publicaba una entrada en su blog ( este es un blog que no ha abierto ni rellena un tonto, por cierto).
    Una entrada soberbia.
    Al final la cuestión no es el equilibrio, no es el tener o dejar de tener algo (vitamina B12, tiempo, libertad, independencia o salud).
    La cuestión es cómo gestionamos el no tener ese algo. Cómo con nuestra capacidad de raciocinio, voluntad y buena fé, somos capaces de manejar una situación en la que somos perdedores de salida o al menos en apariencia, y conseguimos ganar al perder.
    Parece un galimatías, y lo es, pero por ahí pienso que van las cosas.

  32. EL ORIGEN DE LAS IDEAS
    Estuve en casa de Giménez-Barbat, la actual eurodiputada de Ciudadanos, en Tarragona. Corría el 2003, el tripartito de Montilla estaba generando la necesidad de crear un partido socialdemócrata no nacionalista, no había ninguno en Cataluña. Ése fue el motivo fundacional de Ciudatans que se gestó en aquellas reuniones. Luego vino la presentación en Madrid en la que Arcadi tuvo un papel protagonista, pero que rápidamente dio un paso atrás para quedarse en el laboratorio de las ideas.
    Todo esto explica claramente la actitud de Ciudadanos en Andalucía, su negativa a pactar con Vox. También explica que Arcadi siga diciendo lo que le da la gana. Sus comentarios podrán gustar o no (en general a mí me gustan), pero es de los poquísimos que piensa “out of the box”. El hombre desconcierta a los del piñón fijo, sacude por igual a Vox y a las feministas, por ejemplo, y esto no encaja con el catecismo de nadie.

  33. Gracias jrG. La vitamina que no se fija, el alcohol y la droga que enganchan, el arrebato emocional que no deja razonar, la infancia que te marca y la voluntad y la libertad de ser un caradura.

  34. LOS TÓNICOS DE LA VOLUNTAD
    Hoy se habla de libre albedrío pero yo siempre había oído hablar a mis mayores de la “voluntad” como rector de nuestra vida. Sus tónicos pueden ser variados, Ramón y Cajal, que escribió sobre ello, no habló de su tónico mas importante que era irse de putas. Baroja nos lo reveló.
    Soy partidario de no limitar los tónicos, pero pedir responsabilidades por las consecuencias. Los “enfermos de la voluntad” (diletantes, teóricos, intelectuales, procrastínicos, querulantes, enequéticos) ya son castigados por la sociedad con sueldos bajos. Para los que a consecuencia del mal uso de sus tónicos (drogas) cometen delitos, no admito atenuantes. No hay espectáculo mas ridículo que los forenses en los juicios razonando si el asesino de turno distingue el bien del mal. Mientras la ciencia lo dilucida, tomará años, sugiero la doctrina de cadena perpetua no revisable.
    Esta mano dura con los delincuentes que prescribo es la que acontece en EEUU y en China actualmente, mientras que en Europa practicamos un aberrante humanismo que el amigo Houellebecq tan bien describe. Esperamos poder leer en breve su Serotonina.

  35. CARTA DE RAMÓN Y CAJAL A BAROJA
    “Usted no es español. Con un cinismo repugnante trató Vd. de eludir el servicio militar,mientras los demás nos batimos en Cataluña, fuimos a Cuba, enfermamos en la manigua, caímos en la caquexia palúdica y fuimos repatriados por inutilizados en campaña, y luego, enfermos, tratamos de estudiar y trabajar para enaltecer a la Patria, no con noveluchas burdas, locales, encomiadoras de condotieros y conspiradores vascos, sino luchando con la ciencia extranjera a brazo partido.

    Si yo fuera Gobierno, a los malos españoles como Vd. que cifran su orgullo y tiene a fruición despreciar los prestigios de la raza española, los condenaría a pena de azotes, y después a una desecación lenta pero continua, en Costa de Oro. Creo que así nos dejarían en paz.”

  36. He leído dos novelas de Houllebecq, Las partículas elementales y El mapa y el territorio. Esta me pareció tan buena que, no tan paradójicamente, decidí no volver a leer nada suyo, al menos en un tiempo. Leo ahora el argumento de esta última, me la imagino perfectamente y me reafirmo en el propósito. Ya habrá momento.

  37. ARQUEOLOGÍA Y DOCUMENTACIÓN
    A principios de siglo XXI se produjo un cambio letal en la fotografía, la sustitución de forma masiva de la película fotográfica por la grabación digital. Yo ya había decidido a mediados de los 80 que no me gustaba la forma en que se deterioraban los negativos y me pasé a las diapositivas. A principios del siglo XXI, siendo cauto, calculo que conservaba no menos de 10.000 diapositivas propias, y unos cuantos centenares más de arte (creo que por ahí tengo en diapositivas el Beato de Liébana, entre otras cosas).

    Cuando se produjo el cambio de paradigma me apresuré a comprar un escáner de diapositivas, porque pagar otra vez por digitalizarlas me parecía un dispendio inasumible teniendo en cuenta que se trataba, básicamente, de fotografías sin ningún interés objetivo salvo el meramente personal. Vamos, que ahí estaba mi vida condensada en imágenes, pero qué más.

    Pero los hados se apiadaron de mí. Una serie de plagas hicieron que dejara de interesarme todo lo que había hecho hasta el momento. También me ayudó Microsoft con su cambio de Windows XP a nuevos estándares, que fue letal para muchos de mis dispositivos, incluido el escáner de diapositivas que de pronto pasó a ser un objeto de coleccionista. Las diapositivas que no tenía archivadas en sus libros correspondientes, muy pocas, acabaron de mala manera en una caja que ha pasado unos cuantos años por ahí, estorbando, y a punto ha estado varias veces de acabar en la basura.

    El fin de semana pasado inicié una de esas limpiezas catárquicas de las que siempre me arrepiento al cabo de unos años. Esta vez tuvo el efecto inverso. Al abrir la caja de diapositivas, la primera que cayó en mis manos fue una foto de mi padre. No sé cómo os funciona a los demás el cerebro, pero a mí me funciona por imágenes y sinestesias (rara vez recuerdo alguna idea, salvo que esté al pie de una foto o lleve asociado un dolor).

    Así fue como decidí que había llegado el momento de recuperar los recuerdos perdidos. Porque sí, amigos, las fotografías sirven básicamente para eso, para actualizar nuestra memoria y no dejar que el pasado se disuelva en brumas. O para construirla, como le ocurría al Blade Runner.

    Reinstalé Windows XP en un ordenador que había muerto debido a la obsolescencia programada, reinstalé los viejos drivers y ahora, en los ratos muertos, mientras digitalizo fotografías, recupero la memoria dañada con las actualizaciones de los últimos años. De momento he recordado que hubo una época en la que se podían hacer fotos en los museos y en la que yo me enamoraba perdidamente de las estatuas.

  38. El fin de semana pasado inicié una de esas limpiezas catárquicas de las que siempre me arrepiento al cabo de unos años. Esta vez tuvo el efecto inverso. Al abrir la caja de diapositivas, la primera que cayó en mis manos fue una foto de mi padre. No sé cómo os funciona a los demás el cerebro, pero a mí me funciona por imágenes y sinestesias (rara vez recuerdo alguna idea, salvo que esté al pie de una foto o lleve asociado un dolor).

    Döstädning. No es mala idea.

  39. Gracias Mortimer.
    Troy Corser gustaba del nº 11 en sus motos cuando corría el mundial de superbikes y que ganaría con Suzuki y con Ducati.
    Impresionantes esas imágenes, que ya conocía y le ví correr una vez en Spa, junto con un amigo que también corre con BMW, en el mundial de clásicas de resistencia.
    Mi amigo se llama Pinki y tiene 60. Nunca se ha bajado de una moto.
    Las imágenes son alucinantes y me preguntaba como con el chasis de chapa estampada, y suspensión delantera de un muelle, se puede uno tumbar tanto, y entrar tan tarde en las curvas. También es cierto que la moto no se deja, y cuando reduce en la entrada el cardan le hace rebotar la rueda trasera y al salir el chasis se retuerce como si fuera de cañas…
    Qué manos, joder.

  40. Oiga Marqués que yo no cambio ni el paradigma, ni la sinestesia, que quede constancia¡
    Yo a todo tirar escupo piedras por la boca y por el ciruelo, pero cambiar paradigmas, eso sí que no.
    Hombre por favor. A estas alturas¡¡¡¡

  41. Perroantonio
    jueves, 20/12/2018 a las 13:43

    Qué bueno, Pedro Antonio.
    Oye, ¿no habrás encontrado más cosas interesantes? Cuéntanos. Porque a lo mejor has encontrado más cosas interesantes.

  42. jrG
    jueves, 20/12/2018 a las 06:49

    Sabios consejos. Muchas gracias, hermano de fuga.

    (Pero me queda un runrún: no suele ser lo mismo dejar atrás siendo padre que siendo madre. Ni para ti, ni para ellos. Lo que puede ser visto como una opción natural en el primer caso se considera un abandono en toda regla en el segundo).

  43. Buenos días a todos :
    Vengo a decir dos cosas :
    – Que me alegro muchísimo de ver a JrG escribiendo con ganas, trayendo motos, y poniendo cosas nuevas en su tumbler : señal de que la parótida ya se ha desatascado, y no le duele…

    – Que recomendé aquí un libro de Ayelet Waldman “A really Good Day : How Microdosing made a Mega Difference in my mind, my marriage and my life”, en el que explicaba como se había sometido a un régimen de dosis mínimas de anfetaminas, bajo supervisión médica, y el resultado obtenido. El Marqués dijo tajantemente que el LSD ( o así), no tenía ningún valor terapéutico, solo de ocio. Y de ocio peligroso.
    Pero a esa chica, esas dosis mínimas le cambiaron la vida. Y, por lo visto , tienen también un efecto tranquilizador en enfermos terminales.
    Claro que yo no soy médico.
    Me limito a leer libros “herejes”, ( además de los reconocidos, sobre autismo, asperger, bipolaridad, que son temas que me tocan de muy cerca, y por eso los leo, que, normalmente, no leo nada que no sea de narrativa ).
    El caso es que el libro me gustó, y me animó mucho. Que sigo a Waldman , y a Chabon, su marido, y me parece que el haberse atrevido a escribir un libro así, jugándose el tipo, es para quitarse el sombrero.
    Y todo esto no lo digo para que se apunte Pirata al plan, sólo para que si se anima a leer el libro, no se asuste.
    Que son mucho más fieros los toros, y ella no les teme.

    Hasta luego, espero

  44. Juanfran Satur jueves, 20/12/2018 a las 14:54

    Un volquete de cosas interesantes, Satur. Ya sé que quieres que confiese que tenía chapas antinucleares, del PC, contra el despliegue de misiles Cruise y, ay, de Pink Floyd. Pero eso sólo es la punta del iceberg. Quilapayún. Joder, Quilapayún.

  45. COMO IBA DICIENDO
    Viejecita no plancha, Zeppit lo más que ha montado es en treciclo y Pedro Antonio loves Pint Flock.

    Esto es un mundo de ilusiones, de malabaristas de la verdad.

    Me atrevo a seguir desvelando falacias.

    Botillero es de los Podemos.

  46. Pirate, tiene usted razón si hablamos de convenciones.
    Pero usted es cualquier cosa menos convencional, muy madre, con sus tradiciones y todo lo que usted quiera, que me parece muy bien.
    Pero y porqué no se lo cuenta a ellos (desconozco la edad que tienen sus hijos, y yo me fuí cuando tenían 23, y 20 dejándoles casa, salario y universidad).
    Piense que lo normal es que serán probablemente ellos quienes se marchen, o acabe hasta el moño de ellos.
    También es cierto que ser madre, por lo general, y cuando los hijos no son vistos como una tortura, sino como una responsabilidad y un trozo tuyo es difícil de dejarlos sin protección.
    O la que podemos darles que no es tanta.
    De verdad Pirate, que ese será un dolor pasajero.

  47. Viejecita, no se me ha curado, me quedan piedras en la boca…
    Sólo que no voy a permitir que me jodan más de la cuenta.
    Eso sí, no he dado un mordisco ni casi hablo, desde hace más de 10 días.
    Mi suegra tiene previsto un plan B, de darme sólo ostras (muchas) para la cena de Noel. Beber si que puedo en cambio.

  48. ¡ Caray, JrG !
    Yo le veía tan animado que le daba ya por curado del todo.
    Eso es lo que hacen los valientes: ignorar a los dioses cuando se les ponen a la contra, mandarles más lejos , y seguir p’alante.
    ¡¡¡ Bravo !!!

  49. viejecita
    jueves, 20/12/2018 a las 15:31

    Muy interesante, Viejecita. He estado escuchando esto. Parece que lo que probó fueron microdosis de LSD.

    Una cosa me ha llevado a la otra y he terminado en esta página alucinante, todavía a este lado de la frontera de lo legal: Zamnesia. Pasada esta página y otras similares nos adentramos en el mundo de los camellos, la dark web y demás, cosa que no me tienta. O sí, pero NO.

  50. Saturio, tienes razón en parte: yo fui de Podemos hasta que me apunté a un taller para reinsertarme, o resocializarme, no sé.

  51. Botillero
    jueves, 20/12/2018 a las 22:04
    Saturio, mira, el camero.

    El Camero, en el Bar Paco tras jamarse unas rabas con mahonesa: «uno de lo sitio má maravilloso que he visitado… hinkrehibler».

    El Camero, en un puticlut al que fue con Mustafá Bin Zemá: «uno de lo sitio má maravilloso que he visitado… hinkrehibler».

    El Camero, en la plaza Mayor de Soria: «uno de lo sitio má maravilloso que he visitado… hinkrehibler».

    El Camero, en los mingitorios del Metropolitano: «uno de lo sitio má maravilloso que he visitado… hinkrehibler».

    El Camero, en la basílica de Monserrat: «uno de lo sitio má maravilloso que he visitado… hinkrehibler».

  52. Me salto la merienda y me subo por las paredes y estos fils de pute están veinte días sin comer y su «estado de salud es bueno». Sí, los catalanes son superiores.

  53. Es duro hacer huelga de hambre cuando sabes que tus abogados están deseando coger el AVE para llegar al Foro y, con la excusa de vistillas ridículas, zampar en los grandes fogones. No és això, companys, no és això.

  54. En Cataluña lo que hay es mucha represión, es lo que ha dicho Artadi di tripis. Y que para qué vas a tomar minidiócesis si te puedes quedar con las diócesis enteras. Mejor enteras.

  55. jrG
    jueves, 20/12/2018 a las 09:27
    Ayer Mortimer Gaussage publicaba una entrada en su blog ( este es un blog que no ha abierto ni rellena un tonto, por cierto).
    Una entrada soberbia.
    Al final la cuestión no es el equilibrio, no es el tener o dejar de tener algo (vitamina B12, tiempo, libertad, independencia o salud).
    La cuestión es cómo gestionamos el no tener ese algo. Cómo con nuestra capacidad de raciocinio, voluntad y buena fé, somos capaces de manejar una situación en la que somos perdedores de salida o al menos en apariencia, y conseguimos ganar al perder.
    Parece un galimatías, y lo es, pero por ahí pienso que van las cosas.

    Entre piedra y piedra a veces echas unas perlas, JrG.

Los comentarios están cerrados.