76 comentarios en “Feliz Navidad

  1. Joyeux Noël.
    No se quemen el ciruelo.
    Me acordaré del Cardo con almendras pero cenaré algo bueno de mi suegra.
    Me regalarán cosas con mucho amor y seguramente que empiecen por C que en Francés son las mismas que en Castellano.
    Los chicos estarán por allí.
    Mi padre se volverá a morir mañana.
    Los carboneros repartirán regalos en mi ville de naissance mientras aquí será Papá Noel pero a mi me tocaría esperar al día seis del año siguiente.
    Pues venga, a pesar o a favor, que se lo pasen bien con sus compromisos o sin ellos. Es lo que toca.
    No se olviden de arquear la caja y cerrar el balance.

  2. Anoche leí el artículo de Javier Marías en El País Semanal.

    Sólo decir que espero que ni a él, ni a Perez Reverte se les ocurra “marcharse” antes de que “me marche” yo. O, por lo menos, no mientras yo sea capaz de leer sus libros, sus artículos, y de disfrutar con los tuits de ellos que traen ustedes aquí.
    Y decir también, que, a pesar de mis chorrocientos años, yo no sabía lo que significaba “el ciruelo”, pero fui a averigüarlo la primera vez que se lo leí a Satur. ( Al que los dioses conserven la juventud, la osadía y la salud muuuuchos años )

  3. Ayer vi en la 2 los cortos premiados en un Festival que organizan con no se quién. El jurado que explicaba el por qué de cada premio eran todos mujeres. El primer premio, a una mujer directora, el segundo premio, a otra mujer directora. El premio al mejor actor recayó en un hombre, eso sí.
    Me preocupó el contenido de los cortos, proyectaron hasta seis, todos filmados bajo el mismo patrón: nivel intelectual ínfimo, compromiso social/político inexistente, valores estéticos: nulos.
    Me acuerdo de cuando colaboré en el corto “Embrujada”, una especie de video-clip con el añorado Tino Casal. Ahora me doy cuenta de lo bueno que era.

  4. Colón construyó el fuerte de La Navidad con las astillas de la Santa María, que se había hecho compost contra unas rocas de La Española, Nochebuena de 1492, mientras dormía. Feliz alcázar de La Navidad a todos, amigos.

  5. Ayer se me olvidó comentar algo al amigo Castrofortino sobre el rodaje de Fitzcarraldo y la participación de Jagger.
    En realidad, a quien sustituyó Kinski fue a Jason Robards, que no me acuerdo si se puso malo o qué. Se volvió a rodar todo y el personaje de Jagger desapareció, no sé si porque no se encontró sustituto o porque no hacía falta o porque Mick estaba grabando.
    Al respective hay una anésdota ilustrativa que dejo aquí para que la concurrencia reflexione, si le place, sobre la naturaleza humana.
    Pues contaba el cantante que para ganarse el beneplácito de los indígenas que habitan aquellas tierras el equipo de rodaje llevaba todo tipo de regalos estupendos y maravillosos, pero lo que aquellos indios (¿se puede decir indios?) preferían era siempre los espejos.
    Les encantaba mirarse, decía Mick, como diciendo “y mira que eran feos” (esto es cosa mía), y concluía el hombre: “vanidad, pura y simple vanidad”.

  6. Feliz Navidad.

    Autobiofilmography.
    A Christmas Story.
    Un relato autobiográfico navideño de cárcel, sexo, arte y muerte de uno de mis cineastas favorotos, Jon Jost, si te interesan los cuadros de Hopper y Andy Warhol, le añades un poco de lucha por la vida al estilo americano…

  7. Jason Robards enfermó gravemente durante el rodaje de Fitzcarraldo, cuando ya estaba rodado el cuarenta por ciento de la película, y fue sustituido por Kinski. Por su parte Jagger, que interpretaba a un “actor retardado”, tuvo que abandonar la película para cumplir sus compromisos con una gira de los Rollling Stones, si bien Herzog siempre ha alabado su profesionalidad y talento como actor. Recomiendo encarecidamente la lectura de los diarios de rodaje de la película que escribió el propio Herzog, La conquista de lo inútil, un libro de una extraña belleza.

  8. Dado que creo que éste sacrosanto reducto cobija a personas capaces de salir de su zona de confort e incluso dedicar media hora a ello, voy a linkar un artículo.

    En mi caso hará unos cinco años que me empezó a chirriar y leí cualquier cosa que argumentara ciencia. He soportado a pequeña escala ser tildado de «negacionista» palabro usado por los creyentes y que te inhabilita automáticamente.

    El artículo que mejor resume y explica que la ciencia no está precisamente del lado que creen.

    Está en inglés pero un simple clic en Chrome traduce de manera muy buena.
    Esfuërcense si quieren.

  9. Por cierto: el personaje de Jagger desapareció del guion porque, en palabras de Herzog, era imposible de reemplazar.

  10. LO IMPORTANTE Y LO INTERESANTE

    Manuel Jabois, 23 de diciembre de 2018: «En medio está, sino lo interesante, sí lo importante».

    Alberto D. Prieto, 23 de diciembre de 2018 (en una entrevista hecha días atrás): «Pero una cosa es lo importante y otra es lo interesante».

    Ambos periodistas han leído a Arcadi:

    «Es sabido que los periódicos, atrapados en la cruz entre lo interesante y lo importante».

    Han leído a Arcadi, pero eso de la cruz de lo importante y lo interesante lo dijo en su día, hace ya unos años, en su libro «En nombre de Franco».

  11. gracias a schultz y gómez por sus comentarios. Herzog pone fino a Robards en el libro y habla muy bien de Jagger.

  12. Creo que el par interesante/importante es una variación periodística del par urgente/importante del mundo de la consultoría.

    Hala, pasadlo bien y disfrutad de esos entrañables momentos familiares que unas veces nos hacen jurar en arameo pero luego echamos de menos.

    Feliz Navidad, y cuidado con los polvorones, que los carga el diablo.

  13. Adaptaciones
    lunes, 24/12/2018 a las 13:26

    Qué decir, Adapts, yo hace tiempo que sostengo lo mismo. La respuesta está en el propio artículo:

    In addition, studies show that political beliefs cloud our ability to process information. Strong political beliefs can cause us to look at one side of an issue and ignore the evidence. We should try to avoid shortcuts and look directly at the data.

  14. Bremaneur
    lunes, 24/12/2018 a las 13:44

    Por una vez, y sin que sirva de precedente, para el texto de Jabois esta vez están abiertos los comentarios:

    jorge Micho
    Harto de lecturas “normalizadoras” y cegatas . Esto no es un debate político normal, una discusión entre conservadores y socialdemócrtas, que en Cataluña a un lado hay unos supremacistas que llevan 100 años diciendo que los catalanes son el pueblo superior, que son genéticamente superiores al resto de españoles y al otro demócratas que aceptan las leyes y la constitución y han construido una de las mejores democracias del mundo. Que esto es como si el KKK se hubiese hecho con el gobierno de Alabama y lo usara contra el federal… No se puede tolerar que secuestren las instituciones de todos y las usen en beneficio de su secta y contra todos los demás, que esto acaba en limpieza étnica…

    Creo recordar que Jabois pertenece al grupo de periodistas que relataban emocionados que la manifestación por la Diagonal de miles de personas era sin violencia. Vale.

  15. Imagino a la Bellpuig pelando percebes ebria de champagne preparando su viaje de fin de año.
    Esto de ser rico tiene que estar muy bien…
    Lo único hacienda, pero bueno…

  16. Evacuada consulta con su autor, vía whatsapp, me aclara que lo que dice la canción Aviones no son es:

    Qué canciones cantaréis otra vez
    esa noche de diciembre.
    Qué caminos errará vuestra fe
    entre los campos de nieve.

    Vaya oído gordo el mío. Ya siento.

  17. Adapts, he llegado hasta dónde proscribe la ingesta de camarones, porque me dispongo a dar cuenta de un lubrigante canadiense, ¡quita penas allá!. Luego, si eso, prosigo con Siegel, para que haya paz entre Sistema1 y Sistema2.
    Les tengo presentes, que haya salud, y algo más de razón (pongamos un 1%).

  18. Llevo leyéndoles a ustedes desde los tiempos de María Castaña, en aquel nickjournal arcadiano, y aunque me asomo poco o nada con la palabra hoy sí me apetece hacerlo para desearles felices fiestas y buen estómago para soportarlas.

    Saludos.

  19. NOSTALGIA titula el Economist su último editorial del año. Cuestiona a todos aquellos que añoran un pasado mejor, que creen que sus hijos vivirán peor que ellos. Se cachondea de los sueños imperiales de un pasado remoto de britons, chinos y catalanes.
    Siento nostalgia de los 70 que olían al aceite Castrol que usábamos en la mezcla de las Pursang, en los que sonaba el bajo de Jack Bruce con los Cream, en que Marisol posaba desnuda en el Interviú mientras que el Caudillo dirigía con mano firme los destinos de España. Eso es una cosa y otra que los cambie por los maravillosos tiempos que vivimos en los que sólo el Sr. Verle tendría derecho a querer volver atrás.
    God bless you, chopsueyeros.

  20. Guille y yo estudiamos el MIR juntos en mi casa por las noches mientras escuchábamos a los Jam. Ahora es el Jefe del Servicio de Hematologia de la Fe que asegura que Zaplana está muy malo. Eduardo era de la pandilla de los pequeños en Benidorm. Tuve una reunión con él en Hacienda cuando era ministro. La Pastor me llevaba de “técnico” a esas reuniones.
    España en el corazón.

  21. ostrata
    lunes, 24/12/2018 a las 19:49

    Salut Ostra y Feliz Navidad a ustet también.

    Por respeto a las fechas lo obviarë, pero DESE USTË POR PREGUNTADA.
    ÑAM.

  22. Una de las mejores tradiciones de Santander es la Tarde Buena: te tiras bebiendo todo el día, llegas borracho a la cena y aquí paz y después gloria. Muy recomendable.

    Felices fiestas, amigos y amigas.

  23. Le he enviado un wassap este mediodía a una estupenda y excepcionalmente sensata mujer con la que mantuve una relación allá por el 2004 y con la que no cruzo palabra desde entonces a pesar de que la ruptura fue versallesca por ambas partes. Parecíamos noruegos o daneses repartiéndonos el iglú y las primeras ediciones de los cuentos de Andersen. En realidad ella fue la que me dio puerta a mí. Pero al poco parece que se arrepintió y una tarde me llamó para ir juntos al cine.

    Le contesté que es película –me refería, claro está, a nuestra película– ya la había visto; conocía por tanto el final y no me apetecía recrearlo otra vez..

    Silencio los siguientes tres lustros.

    Hoy,como dije, le he enviado un mensaje. Tras felicitarle de corazón las fiestas he añadido un vagamente inquietante mensaje: “¿Hasta cuando vamos a seguir fingiendo que podemos vivir el uno sin el otro?”

    Mañana, o pasado, le escribiré que me acordé de ella, le envié esta bromita inocente y que qué tal le va todo. Espero que bien.

  24. Siempre sospeché, por su familia y amistades, clase social y visión del mundo que ella era independentista, aunque por aquel entonces yo jamás hablaba de política con absolutamente nadie. Supongo que, por alguna razón esotérica, ella pensaba que yo era de izquierdas. No sé. Una vez, en el coche, le dijo a su hijo pequeño, por algún olvidado motivo, que Aznar era dolent.Estuve a punto de intervenir pero me contuve. En una ocasión me acompañó a votar por razones logísticas –nos íbamos justo después a pasar el día a un pueblo de Lérida–. Llegamos a mi viejo colegio y me planté frente a la mesa electoral. Cuando cogí mi papeleta de voto, le cambió la cara.

    –Es una broma, ¿verdad? –preguntó entre divertida y preocupada al ver a quiénes me disponía a votar..
    –Para nada -aseguré.
    –No puedes votar eso –dijo, un tanto menos divertida y más preocupada,.
    –Lo hago desde siempre.

    Voté.

    En el coche me empezó a recordar la extensa lista de todas las cosas importantes en las que creía y que los tipos que yo había votado solo pensaban en ridiculizar o cargarse.

    –Crees en demasiadas cosas –le dije.

    Aquello fue el principio del fin.

  25. Buenos días:
    Terminó la cosa.
    Cena generosa, opípara, y realizada de forma impecable por mi suegra.
    Chicas de más de 25, enchispadas, graciosas y ocurrentes.
    Jovencitas y jovencitos de menos años no tanto.
    Discusión dura, en bandos jovencitos contra papas y abuelos sobre el problema de los árabes e islámicos, que cada vez son más visibles en este lado.
    Posiciones irreconciliables y abiertamente manifiestas en incomprensión de las posiciones de tus más cercanos.
    Muchachos criados en una sociedad confortable de buenismo que no les deja ver con perspectiva la historia que ellos creen que comenzó en los 60 como muy atrás.
    Glorifican el convivir cediendo su espacio, como si no fuera con ellos, como si su sistema lo pudiera todo y no les preparara un susto tremendo.
    Firmemente convencidos de que al abrir el grifo, siempre saldrá agua limpia y cristalina.
    Una copa más, y termina a bofetones, y eso era en casa, entre nosotros.
    Se preparan para dirigir la próxima etapa, una directora de empresa una médico y un ingeniero…
    Cómo deseo que tengan razón y equivocarme.
    Cada vez deseo más estar completamente errado.
    Hoy sin compromiso ninguno.
    Depuración y cama.
    Que les sea leve.

  26. EL DESCENSO SOCIAL
    Hubo una época en que recibía muchas Cestas de Navidad coronadas con un jamón ibérico de bellota y adornadas con abundante espumillón. Aquello hacía las delicias de mis hijos que llegaban a contabilizar el número de jamones recibidos. Poco a poco los jamones se trocaron paletillas y el número de Cestas llegó a una, o ninguna, como este año.
    Más Dios aprieta pero no ahoga, un proveedor le ha obsequiado a mi hija con su primera Cesta, más bien diríamos caja, pues así viene presentado. La raquítica cantidad de espumillón inducía al pesimismo sobre la calidad del contenido. Tal presagio se cumplió sobradamente.
    La charcutería se concreta en una paletilla de recebo segoviana, los alcoholes se despachan con dos botellas de Antaño, un cava abyecto y una ginebra innominada. Los dulces no perdonan dos cajas de mantecados La Estepeña, turrón 25 y un estuche de frutos secos. Las conservas llevan la burla al extremo, un triste frasco de aceitunas con hueso de la desprestigiada Casa Serpis.
    El descenso social tiene muchos perfiles, pero quizás el más doloroso se expresa en las Navidades. Uno llega a sentirse Cassen.

  27. Recibía regalos.
    Los repartía con el equipo.
    Pero sobre todo, fui un buen regalador.
    Con generosidad y con criterio de calidad.
    Casi ningún receptor era capaz de darse cuenta de lo que recibía.
    Alguno sería capaz incluso de menospreciar, por su supino desconocimiento.
    Puede que se acuerden de la ausencia.
    Nada me importa de aquello.
    Todavía me regalan algunas cosas de calidad.
    Yo, ya no puedo.

  28. Los republicanos estos, necesitan reyes de quita y pon.
    De bastos, de copas, o de espadas, según territorios o circunstancias.
    El rey por vía de sangre constitucional, el de oros, sólo lanza un “gritito” desesperado, capado, pasado por lija de grano grueso y política buenosa.
    Los líderes de la cosa, en sus líneas mediocres.
    El rey está muerto.
    Viva otro rey.

  29. EL SUEÑO DE LOS BOTIJOS
    Leer a Ramón no es fácil, su neolenguaje preñado de figuras oníricas amerita una atención que resulta fatigosa. Es comprensible que hoy casi no se lea, el lenguaje se ha vuelto plano, casi robótico, sin imaginación, con frecuencia me inquieren sobre tal o cual palabra, como si hablará un lenguaje arcaizante cuando sólo pretendo ampliar el espectro de palabras utilizables. Cualquiera recomienda hoy una lectura de Ramón, es que simplemente no hay público para él. Con Valle pasa algo parecido, su complejidad lo hace hoy casi incomprensible.
    Ya nadie volverá a escribir como ellos.

  30. Buenos días y feliz Navidad.

    Hoy hacía bueno, y esta mañana temprano he cogido el triciclo y he dado unas vueltas por la urba. Luego he ido a buscar a mi suegra (que ayer se amorugó por cualquier tontería y casi no probó la cena) y hemos subido a casa de mis padres a tomar un café. Hemos pasado un buen rato recordando viejos tiempos.

    Como hoy no hay prensa, echo un vistazo a los digitales. Cada cuál en su línea, nada nuevo bajo el sol. En El País leo los artículos de Jabois, de Pepa Bueno, y una entrevista a Nieves Concostrina, que publica nuevo libro (lo de nuevo es un decir). Constato que los columnistas de El País son casi todos intercambiables. Y parece que los lectores, a juzgar por los comentarios, les tienen cogido el truco:

    “En los años 80 el periodismo informaba, ahora hace ingeniería social.”

    “Yo, si escucho la radio y va a hablar esta señora, cambio de emisora.”

    “Qué tiempos mas absurdos. Cualquier cantamañanas puede contarnos su mediocre vida y sus opiniones personales, pontificando sobre todo lo que ignora, con la ridícula idea de que a alguien le importa una higa.”

  31. – Yo siempre he dicho que Isco es el tercer mejor jugador del mundo.
    – Desde que está en el banquillo, sí. Mejora cada día.

  32. Buenas tardes a todos.
    Nosotros ya hemos terminado con las fiestas. Ayer estuvieron todos, incluyendo a la otra abuela de mis marcianitos, desde por la mañana ( que hacemos el almuerzo superferolítico el día de Nochebuena, y mientras estamos todos en el comedor , vienen los Reyes, y les dejan los regalos a los niños bajo el árbol, al lado de los zapatos ), hasta este mediodía, que se han ido a la fiesta navideña del lado contrario, y sólo nos hemos quedado cuatro.
    Pero ya he desmontado el árbol, he puesto cuatro lavadoras , he tendido ocho cuerdas de sábanas y manteles… Y hemos comido lentejas… y fruta de postre.
    Se terminó La Navidad.
    Y , como en Año Nuevo le solía tocar guardia a mi germanófilo, nunca lo hemos festejado de verdad, ( igual que le tocaba trabajar en agosto, y cuando pudimos elegir otras fechas nos habíamos acostumbrado a evitar los gentíos y salíamos en julio , o en otoño ).
    Así que, mañana trabajo desde casa, y así lo dejo todo bien otra vez, y me olvido de las dichosas fiestas. En lo posible. Que anoche, a las 12, cuando por fin habíamos conseguido que los marcianitos se fueran a dormir, los vecinos de Bilbao se pusieron a tirar cohetes, y los niños querían salir a La Pradera a verlos. Y lo mismo harán la noche del 31, pero esa noche no habrá niños, y probablemente nos pesquen los cohetes viendo una película, así que, la pondremos en pausa , nos felicitaremos el año, y terminaremos de verla .

    O sea que, en vista de que les deseé a todos lo mejor ya desde ayer, incluyo a Doña Ostra Perlífera, a Bonnie, a T&T, y a todos los que están temporalmente ( espero ), ausentes en mi felicitación , y cambio el chip.

    Para dar las gracias a Adaptaciones ( ayer, a las 13’36 ), por el enlace al estupendo artículo sobre la ciencia, la política, la herejía, las dudas, y el consenso. Me lo he guardado entre mis marcadores favoritos, y voy a difundirlo todo lo que pueda ( eso sí, en lugares y a personas capacer de leerlo de verdad … )
    Muchas Gracias pues.

  33. A sus pieses siempre Viejita. Aquí tiene usted un admirador, un servidor ¡Qué digo! ¡Un esclavo!

    Ya te vale Bonnie, haciéndonos de sufrir con tus largas ausencias.

  34. Hola Procu ahora que no nos mira nadie podíamos flirtear.
    Mañana marcho para el norte a trabajal, sí soy así de desgraciado, a lo mejor te estás separando o algo.

  35. Procuro fijarme
    martes, 25/12/2018 a las 21:21
    ¿Estáis bien? Regular también vale. Parpadear dos veces es sí también vale.

    Jajajjajajaja es verdad Procuro, aún soy joven, hasta el sábado sabadete.
    Ha sido un año lleno de subeybajas: he trabajado como una mona, se han muerto mis tres gatos, he tenido un accidente de moto que me ha dejado unas bonitas cicatrices,.. pero al final, y es lo que cuenta… todo está en orden, y sigo con fuerzas para seguir adelante. Espero a partir de ahora participar más en este nuestro fanzine.
    Me gusta volver. Besos a todos.

  36. Un accidente de moto. Ya te lo habrá dicho tu madre, que has vuelto a nacer. Besos, rebonica.

    Adaptaciones martes, 25/12/2018 a las 21:53
    Hola Procu ahora que no nos mira nadie podíamos flirtear.

    No se dice flirt que se dice penícula.

  37. Creo que fue el soporífero y dogmático Juan Antonio Bardem el que bautizó a Frank Capra como “la abuelita Capra”, se supone que a causa de la (aparente) querencia del americano por el pollyanismo. Lo he recordado ahora mismo cuando veía, por enésima vez, Que bello es vivir De esta entrañable fábula que hablaba de que la vida de cualquier persona toca la vida de muchas otras y dejará un tremendo vacío en ellas si desaparece , poco se puede decir que no se haya dicho ya: perfectamente escrita y perfectamente interpretada, apenas parece que haya envejecido. Es complicado señalar una escena por encima de otras, ya sea en el plano técnico o en el puramente narrativo. Hace apenas unos días disfruté de su divertida autobiografía, titulada El nombre delante del título en honor a que fue el primer director que consiguió tal distinción en los créditos. El libro es, además de un manual de dirección y creación cinematográfica lúcido como pocos, un canto de amor por el cine. Desde sus inicios como montador, suministrador de gags para el cine mudo y guionista; hasta su salto a la dirección cuando fue contratado por una desconocida compañía de mala reputación llamada Columbia Pictures –a la que en gran medida Capra convertiría en lo que es hoy–, pasando por los triunfos de sus mejores e inolvidables películas.

    Y un maravilloso consejo, para directores o creadores en general, referido a la excepcional noche de los Oscar de 1940 que cité aquí hace unos días.

    “No hagas la mejor película que has hecho nunca el día que alguien haya hecho Lo que el viento se llevó“.

Los comentarios están cerrados.