2018, me acuerdo

Por Satur.

 

Me acuerdo de la nieve el día de Reyes.

Me acuerdo de mis pantalones de pana y doble cremallera.

Me acuerdo del Tokaj de la boda de Joserra.

Me acuerdo de Linet Slag.

Me acuerdo de unas tetas.

Me acuerdo de Burgos, Segovia y Venta de Baños.

Me acuerdo de un jot dock que me comí en el concierto de Mike Shinoda en París.

Me acuerdo de un jot dock que me comí en los campeonatos europeos de atletismo.

Me acuerdo de una sanchicha que me comí en un partido de balonmano de los Füchse.

Me acuerdo de que no me comí una sanchicha en el estadio del Bielorrusia de Domund cuando jugó el Aleti.

Me acuerdo de Maigret en casa de los Flamencos.

Me acuerdo de Steven Avery.

Me acuerdo de la cara de pillín de Pedro Antonio.

Me acuerdo del gol de penaltis de Griezmann al Sevilla.

Me acuerdo del gorrión que duerme sobre la luz del patio.

Me acuerdo de los libros que he comprado de Koestler.

Me acuerdo de un arroz con pollo que cociné que estaba doble mortal con tirabuzón.

Me acuerdo del libro de Josénez, de la librería Polifemo y de un tablao flamenco.

Me acuerdo de José María Aznar.

91 comentarios en “2018, me acuerdo

  1. Buenos días :
    ¡ Que envidia me da Satur ! Se ve que es muchísimo más joven , aunque en el “quienes somos ” se ponga años.

    Porque a mí, ya se me olvidan los nombres, e incluso cuando los acabo de leer en apuntes antiguos, los escribo al revés. De momento, no se me olvidan las músicas ( aunque sí sus autores y sus títulos , por mucho que las reconozca ), ni las historias, ni las personas, aunque no siempre consiga escribir bien sus nombres.
    Pero sigo siendo capaz de leer, y disfrutando con los textos, y con las ilustraciones, y con los enlaces de todos ustedes.

    Como decía el tío aquél que se estaba cayendo desde lo alto de un rascacielos, cuando iba por el piso 12 “so far so good “ ( se lo he fusilado a Steve McQueen, seguramente mal).

    Y que cada día doy las gracias a Bonnie por haberme traído a este santo lugar
    ¡ Viva el Chop Suey !

  2. Me acuerdo de cuando hablaba de seguido, sin enojosas pausas para recordar datos que venían raudos cuando los necesitaba y ahora se esconden y escapan. Me acuerdo, en fin, de cuando no vivía en la punta de la lengua.
    Feliz dos mil y lo que sea.

  3. Ayer se cumplió el centenario del nacimiento de J.D. Salinger, un
    autor a quien una sola maravillosa novela bastó para encumbrar en lo más alto de la narrativa del siglo XX. Siempre he pensado que el extraño atractivo de El guardián entre el centeno reside en que es un libro que parece destinado a cada uno de nosotros, como si todos llevásemos un Holden Caulfield más o menos olvidado en nuestro interior. Pasando de puntillas por el hecho de que el resto de su obra –salvo cuatro o cinco relatos breves– oscilara entre lo mediocre y lo casi ilegible, y más allá de su contradictoria vida o de la aparente “traición” para sus legiones de admiradores que pudo suponer, en palabras de John Updike, el que invitara en su novela a los lectores a llamar a los autores de los libros que los hicieron disfrutar y se pasara los siguientes veinte años evitando el teléfono, Salinger nos legó una obra capital que sigue fascinando, generación tras generación, porque cualquiera que se asome a sus páginas se encontrará reflejado de algún modo en ese adolescente confuso recién expulsado de Pencey.

  4. ¡Feliz Año Nuevo Chopsueyes!
    Me acuerdo de cuando conocí a Bremenauer.
    Me acuerdo de cuando conocí al Marqués.
    Me acuerdo de cuando conocí a Viejecita.
    Me acuerdo de cuando conocí a T&T.
    Me acuerdo de cuando conocí a Perro Antonio.
    Me acuerdo de cuando conocí a Josenez.
    Me acuerdo de cuánto me gustan los Meacuerdos…y los que me quedan por conocer.

  5. Albert
    miércoles, 02/01/2019 a las 10:45
    Muñoz Molina, “la edad de la revancha”.

    La progresía de El País (valga la redundancia) ha tocado a rebato ante lo que vaticinan los augurios, y todo el mundo tiene que contribuir a la causa con artículos que adviertan de los peligros que se avecinan. En muchos casos, contribuyen directamente a fomentar aquéllo que quieren combatir.

  6. Hay que ver: Muñoz Mohína pidiendo la colaboración de ¡la derecha! No sé muy bien cómo coño calificar esto, si entrañable u obsceno.

  7. Zeppi
    miércoles, 02/01/2019 a las 11:31

    Ayer leí Memorias líquidas, de Enric González.
    Publicado en 2013, es de lectura muy amena para los que somos de su generación y hemos sido lectores contumaces de El País y de otras cabeceras.
    Menciona esas llamadas a rebato que, desde el interior de una redacción, a menudo no perciben que llegan al mundo como una iniciativa sectaria.
    Me gustará leer, si la escribe, una continuación de esas memorias líquidas, y saber cómo es desde dentro el actual Diario Femenino.

  8. Se han utilizado pésimamente las inmejorables herramientas de que se dotó a este país nuestro y las inmensas cantidades de dinero con que nos “ayudó” Europa para desmontar tejidos industriales caducos sin transición ninguna.
    Por lo general se ha asalariado en puestos inanes a lo más florido de la mediocridad, y se ha hecho millonarios a gentes carentes de una base de generosidad intelectual para hacer que florezcan algo más que cardos borriqueros.
    Aquí envidian, también en general, nuestro magnífico país y sus reglas y libertades, que tanto odian los libertadores y los luchadores y luchadoras de profesión.
    Es cierto que los idiotas son muy similares en cualquier punto del planeta, y se copian las idioteces entre ellos.
    Ya se decía en mi casa que muchas veces Dios le da pan al que no tiene dientes, y que el peor jefe es un asalariado.
    Hacer piruetas con red tiene muy poca gracia y para pasar a la historia te quedas sin dientes ( que se lo digan a Pinito del Oro).

  9. ¿Y cuando ves tras ves, ocasión tras ocasión no me has podido conocer a mí? ¿te acuerdas? ¡Eh Bonnie! ¿Tacuerdas?

    Estos vitis…

  10. MOTOBIKERS 2018
    Me agradó mucho llevar de paquete a JrG en la Pan1300. Sabía que él era capaz de apreciar su finura de marcha y mi conducción de cabeza fría y manos nerviosas. No fue el caso de Brema en su día, que se comportó como un novato y un cagueta, cierto que no dijo ni pío.
    Han habido incidentes con la Pan, el día que me dirigía en ella a alquilar una furgona para llevar el cuadro “Españoles sin patria” al Zulo me empotré contra otra furgoneta. Llevaba a mi hijo detrás y el aumento de peso me hizo errar en la frenada, apenas 10 cm., pero suficientes para sufrir el choque. Mi hijo saltó de la moto y en una pirueta fue capaz de evitar que cayéramos al suelo. Del vehículo impactado salió un tío de esos de gimnasio de 120 kilos, era poli y nos dijo que no pasaba nada, que siguiéramos, que él hacía las gestiones del seguro.
    Hace poco tuve otra buena, en un giro de 90º intenté adelantar a una furgona por la izquierda. Por dos veces me cerró y me golpeó, aunque no llegué a caer. Le seguí hasta el siguiente semáforo, me aposté a su derecha y le arranqué el espejo exterior de un guantazo. Bajó la ventanilla y gritó “¿Pero qué haces?”. “Casi me matas , gilipollas”, le informé. Era un tipo malencarado, con una capucha puesta y acento eslavo. Me gritó: “Pero paqué te metes”. No le contesté y seguí apatrullando la ciudad en busca de nuevas aventuras.
    Este verano hice un doblete con una buena amiga. Primero nos quedamos tirados en un sembrao cerca de Tomelloso con la VFR del 96, se quedó sin embrague. Habrían unos buenos 35 grados y plaga de insectos zumbadores. Llegó la grúa y luego un taxis que al menos nos dejó en Las Pedroñeras para resarcirnos.
    Esta buena amiga fue obsequiada con un nuevo incidente. Paseo en la CRL 250 por las Tablas. Este también lo hice con Brema en su día y estuvo mas profesional. En una zona de rodaderas con arbustos muy altos nos fuimos al suelo. Maneta y pedal de freno torcidos, llenos de cardos y magullados, pero nos sacudimos el polvo y continuamos. Luego la pobre tenía un esguince de tobillo que el otro día me contó que todavía le dolía, pero que no se arrepentía de su vida peligrosa con el marqués.

  11. Durante el 18 he sido acogido con generosidad en muchas de sus casas.
    Recuerdo bien al Marqués conduciendo con pericia su máquina más burguesa pero con todo lo necesario.
    Recuerdo su casa cuando estaba solo en ella.
    Recuerdo a su amigo restaurador y su liebre Royal y vino sólo apto para amigos.
    Buen gusto y calidad, nada dorado, principios en general.
    Recuerdo quedarnos casi dormidos en silencio, en nuestros sillones escuchando arrullados por la calidad el mejor disco de D Bowie.
    Recuerdo a Brema, Perro, Kant, Josénez, Olmedo en paseo ilustrado por lo mejor de Madrid.
    recuerdo la merluza cocinada por Perro y la sonrisa delicada y permanente de su mujer.
    Recuerdo a Comerciante.
    Recuerdo a Mortimer con su moto y porcelana de Sargadelos.
    Recuerdoa MC como un refresco en el desierto.
    Recuerdo a Viejecita y su germanófilo (que no es para tanto) y azulejos amarillos y negros en lo que no estaba cubierto de libros y cuadros, y en la paz de un oasis de centro.
    Recuerdo Cuelgamuros y sueños blancos.
    Recuerdo familias en Cercedilla que parecían ya la mía.
    Recuerdo a Zeppi y su ella y su perrita, aquí y allí, agradables y cercanos, pragmáticos y vividos
    Recuerdo mucho noche en un castillo de la mitad de la France que me enseñaron unos catalanes en la propiedad de unos flamencos con vacas de la Gran Bretaña.
    Recuerdo, y sumo.

  12. EL PROFESOR DE INGLÉS
    Tenemos un profesor de inglés en el Polígono que anda todo el día por aquí dando clases a unos y a otros. Le hablo siempre en inglés, por deferencia, y él gusta advertirme que cometo “unnecessary mistakes”. A pesar de ello no me apunto a sus clases.
    El otro día me dijo que yo le recordaba a un gran jefe indio, con mi corpulencia y mi gran nariz, y que hablaba inglés como ellos. Me pareció un comentario simpático, le dije que él me recordaba a un enano negro que se llama Urkel que había visto en una serie antigua de Tv.
    El profesor de inglés palideció ante mi comentario, ya han adivinado que es negro y bajito. Ahora le hablo siempre en madrileño y a fe mía que las pasa putas para entenderme. Cuando me contesta también comete algunos errores innecesarios.

  13. Je,je,je… ( 13’33 ) , El Marqués haciendo amigos…

    Si, ya digo,
    ¡ Este Sitio es La Repanocha !

    PS : Como no veo series de TV, no sabía quien era Urkel. He buscado en San Google, y resulta que es nada menos que el protagonista de una serie que se llama “family matters”, y poco menos que héroe Nacional

  14. Me gustan mucho vuestros meacuerdos y me gusta la foto de hoy porque transmite una gran felicidad, aunque la salchicha no cumpla el canon de Policleto: pon más pan o pon menos salchicha, esta es mi opinión siempre crítica con el arte contemporáneo.
    No me ha gustado el artículo de Muñoz Molina. Hay demasiada gente con muy poquita o ninguna clase, eso es verdad, pero la clase es una categoría infinitamente más objetiva por la que preocuparse que las sedicentes «identidades» citadas. La de «revanchismo» resulta una acusación tan vaga y psicologicista como indigesta; recuerda demasiado a la igualmente detestable inculpación que corre simétrica en sentido opuesto. Es la falacia ad hominem pluralizada, «ellos». Dime datos, leyes y cosas, dime de qué hablamos. El odio en tuíter o entre los convidados a tu mesa de Navidad sopla por doquier como los monzones. (Como los monzones, me parece. Solo he visto esos vientos en fotos, igual que a vuestras familia). No me vale como análisis y menos aún para tumbar unas ideas, por más que sean unas ideas de mierda.

  15. Es decir: si quieres ser machista, racista, cuñado, categórico, injusto e infantil, escribe un libro. A nadie le importará, sobre todo si eres francés. Dense cuenta de que Anagrama está dirigido por una mujer y que son mujeres sus autores más afamados hoy en día (Sara Mesa, Marta Sanz; el premio Herralde para el holocausto feminista de Cristina Morales), y que el único motivo de que en su catálogo tenga sitio este libro de muy averiada testosterona es, simplemente, que lo firma Michel Houellebecq. Si esto lo escribe un español, no se lo publicaría nadie.
    Huelebien se explaya en Serotonina, dice Olmos.

  16. Me despeina
    El astrónomo se dio cuenta de que cuando los planetas están más cerca del Sol se mueven más rápidamente que cuando están más alejados. La recta que une la Tierra con el foco (Sol) barre el mismo área de la elipse en el mismo tiempo, eso es de lo que dio cuenta Kepler.
    (Vale vale, ya paro).

  17. Procuro fijarme
    miércoles, 02/01/2019 a las 16:00
    No me ha gustado el artículo de Muñoz Molina. Hay demasiada gente con muy poquita o ninguna clase, eso es verdad, pero la clase es una categoría infinitamente más objetiva por la que preocuparse que las sedicentes «identidades» citadas. La de «revanchismo» resulta una acusación tan vaga y psicologicista como indigesta; recuerda demasiado a la igualmente detestable inculpación que corre simétrica en sentido opuesto. Es la falacia ad hominem pluralizada, «ellos». Dime datos, leyes y cosas, dime de qué hablamos. El odio en tuíter o entre los convidados a tu mesa de Navidad sopla por doquier como los monzones. (Como los monzones, me parece. Solo he visto esos vientos en fotos, igual que a vuestras familia). No me vale como análisis y menos aún para tumbar unas ideas, por más que sean unas ideas de mierda.

    Qué ideas, Procu. Creo que fue Daniel Gascón quien se hacía eco en un artículo reciente del argumento de ese libro del tal Mark Lilla que cita el propio Muñoz Molina: buena parte del auge de la derecha populista se debe al abandono por parte de la izquierda de la mayoría en que siempre basó su razón de ser para atender a minorías. A mí el argumento, lo dije aquí mismo en su momento, me parece certero. Muñoz Molina dedica todo su artículo a negarlo. Los votantes de esos partidos, dice, no los apoyan porque se sientan más protegidos por ellos, sino porque señalan y atacan a minorías a las que esos votantes también detestan. No puede ser más explícito, de hecho: quienes votaron a Trump, sigue diciendo, lo hicieron porque el color de la piel de Obama les incomodaba o abiertamente les provocaba rechazo. Me parece un argumento realmente agresivo, arriesgadísimo, jamás hubiera llegado a ese planteamiento por mí mismo, pero una vez planteado, no me resulta enteramente descartable. Qué otra cosa podemos hacer sino especular sobre lo que está ocurriendo, ya me gustaría a mí saber de qué hablamos. Lo de la falacia ad hominen pluralizada, la vaguedad o el psicologicismo no lo entiendo: nos pasamos la vida criticando el supremacismo de nuestros dos millones de independentistas y no sé a quién se le hubiera ocurrido calificar esas críticas como “ad hominem pluralizadas”. Tenga más o menos razón Muñoz Molina, desde luego lo que no hace es intentar tumbar idea alguna. A no ser que el racismo, la homofobia o el nacionalismo a ultranza se consideren como tales, aunque sean de mierda. Y claro sí, simétricamente detestables e indigestas son las inculpaciones en ambos sentidos, lo dijo muy gráficamente Arcadi Espada hace poco: lo sustancial no es si la ira se dirige hacia banqueros o hacia negros, lo sustancial es la propia ira. Te parece quizás que “revanchismo” es muy distinto. Bueno.

  18. Lo de la falacia ad hominen pluralizada, la vaguedad o el psicologicismo no lo entiendo: nos pasamos la vida criticando el supremacismo de nuestros dos millones de independentistas y no sé a quién se le hubiera ocurrido calificar esas críticas como “ad hominem pluralizadas”.

    El nacionalismo, el supremacismo y el racismo son ideologías. Si a quienes las profesan les mueve la venganza o la oligofrenia, esto no lo sabemos.

  19. Yo no tengo nada en contra del bikini y menos aún en contra del biquini, si por ventura fueran o fuesen distinta cosa. El bikini no es vestimenta y yo estoy a favor de las mujeres sin vestido. La vestimenta, tradicionalmente, abriga o protege y ni el bikini ni el biquini cumplen ninguna de estas funciones, antes bien llevan la vista de los humanos a ciertas partes del cuerpo femenino que cotizan al alza en el mercadeo sexual. Digo suelen porque hay mucho fetichista de los pies, las piernas y, en general, de cada porción aislada. Lo que uno se pone y no es vestimenta es adorno, luego el bikini y con él el biquini, son adornos. QED, que es abreviatura de “no queda otra”. Como un collar de perlas o unos pendientes o los piercings, que brillan y llevan la vista a ciertos lugares cuidadosamente seleccionados. El bikini es, además, un adorno que transmite tensión. Dicen los estudiosos de estas cosas que ver mujeres en bikini pone nerviosos y activos a los hombres y a las mujeres, por contra, las deja inseguras y pasivas. Ellos sabrán por qué. En mi caso, salvo supuestos de evidente interés sexual cada vez más escasos, se trata de la tensión geométrica subyacente al invento en sí. Cubrir superficies tendentes a la esfericidad con triángulos planos es un problema matemático que uno intuye, con una desazón que aflora desde el subconsciente mismo, irremediablemente irresoluble. Es un problema que yo no sé formular y menos aún resolver, lo cual no es óbice para barruntar la falta de solución. Tampoco la mayoría de la población entiende lo de la hipotenusa y los dos catetos y cruza las calles en diagonal, huyendo de los semáforos al intuir un menor desplazamiento. El cuerpo de la mujer tiende a π, eso ya lo sabemos, aunque el tiempo, siempre inexorable, aliado con la gravedad, gravity sucks dicen en UK, se oponga y lo venza como con todo y con todos hace. Este fin de año una presentadora ha presentado, valga la redondancia –una vez más π– las uvas en bikini. Apareció bajo una capa de raso amplia, muy amplia, que recordaba a la Callas en Lucía de Lammermoor lo que supone siempre un mal presagio. Lucía cae y muere, dice el libreto, y uno siempre se imagina que ahí los escenógrafos deberían ordenarle a la diva de turno tirarse por un balcón a la calle. Es decir, algo acorde con el desenfreno de locura y muerte. Cargarse a una soprano por función igual no es económico pero una presentadora al año en un país de 47 millones de habitantes tampoco va a ser la ruina, digo yo. Además de que en TV el aterrizaje, fuera de cámara, puede arreglarse para que no sufra más de lo necesario. Nada de eso ocurrió, para mi tranquilidad, sino que llegado el momento álgido, los cuartos, que sólo en España van antes que los primeros, desveló un bikini de flores aunque deberíamos decir con flores. Muchas flores. El asunto, para mi, fue una bajona. Uno, casi siempre inadvertidamente, se viste de lo que quiere o aspira a ser. Un vaquero viste botas de serpiente porque es un malvado, camina sobre el símbolo bíblico del mal, sinuoso, retorcido, traicionero y mortal; un hombre de negocios viste traje oscuro con camisa blanca porque por fuera está sucio por su contacto con el mundo pero su interior, ay el interior, es de color blanco impoluto muestra de sus buenas intenciones. Qué puede querer decirnos una braga cumplida y recubierta de rosas grandes en todos los tonos del rubor, del rosa pálido al fucsia, es asunto en el que prefiero no meterme y dejo metáforas, símiles y comparaciones para otros con más labia. Hubo quien, de inmediato mencionó otro bikini anterior e idéntico lucido en su día por Laetitia Casta. La verdad es que la portera de este año 2019 sale mal parada de esa comparación, especialmente por la distinta actitud corporal. Algo encorvada como las mocitas a las que empiezan a florecer sus atributos, torpe sobre los tacones tal que las debutantes en su primer baile, desmerecía ante el recuerdo de la francesa. A mí, que no frecuento el soft porn de las pasarelas, me evocó a la floral sexualidad adolescente de Mena Suvari en American Beauty. Puestas una sexualidad adolescente al lado de la otra he de decir que si siguen siendo los americanos los reyes del espectáculo es por fundadas razones. En mi opinión si la pretensión era que en esa noche de diciembre aumentarán las temperaturas al punto de hacer innecesarias las quitanieves fue una noche para esquiar y olvidar. Las tentaciones del sexo, lo sabían bien los curas, no son tanto un asunto de palmos de pellejo al descubierto como de actitud y movimiento. Quizá el año que viene se atrevan a obviar no sólo el vestido sino también el adorno y apostar fuerte por el contoneo. No obstante y por comparación con el balcón de al lado, al pueblo congregado en la Puerta del Sol el espectáculo le pareció excelso. La otra presentadora se presentó con un vestido rojo furia española con un hombro al descubierto y el otro cargado con lo que sólo podría calificarse como un tumor. Un abullonado semejando una flor abstracta y enorme sobre el hombro derecho que la escoraba como esos buques a los que el temporal ha corrido los contenedores. Quizá era una metáfora de la Bestia atacando a la Bella por la espalda, a traición. De ser así el efecto habría estado logrado porque el bulto, si sombrero, habría causado revuelo en Ascot por exagerado. Epatar por medio del recurso a la desproporción es, perdonando, tercermundista. Vivimos en una sociedad, quiérase o no, de la opulencia en la que lo enorme ya es zafio. Estas divagaciones a vuelapluma no tienen tesis y si de algo pueden servir es sólo como recordatorio de las desgracias que acontecen a los que olvidan la máxima que repite Bremaneur: “en caso de duda haz lo correcto”. No fue el caso.

  20. MADRID-LISBOA
    Si miras un mapa de la península resulta aberrante que no haya AVE Madrid-Lisboa. El gobierno portugués no quiso, ni quiere hoy, financiar su parte y el proyecto decayó hace 10 años. Es obvio que un AVE que acabe en Cáceres carece de sentido. Los extremeños debieran aprender de la humildad de los portugueses, son demasiado pobres para tener AVE. Que no vengan ahora con monsergas, con un Talgo tienen de sobra.

  21. El problema de Muñoz Molina , e tutti quanti, es que no conciben que se pueda pensar distinto de ellos sin que sea por motivos espurios. Cualquier idea contraria debe estar necesariamente basada en el odio. Necesitan pensar que quienes votaron a Trump lo hicieron porque el color de la piel de Obama les incomodaba o abiertamente les provocaba rechazo. Y ya cuentan con que, una vez planteado, a muchos no les resulte enteramente descartable. El paso de hipótesis (arriesgada) a certeza y generalización lo dan sin asomo de sonrojo. Allá ellos con sus pajas mentales, pero cada vez canta más y cuela menos. Y luego se sorprenden cuando se produce el efecto contrario.

  22. AMM es de los que tiran la piedra y esconden la mano. No llega a decir, como otros, que los votantes o simpatizantes de un determinado partido son cómplices de los asesinatos machistas (declaración que yo consideraría objeto de denuncia penal), pero marca el camino de la opinión políticamente correcta.

    No debería ser necesario aclarar que estar a favor de una mayor regulación de la inmigración no es ser racista, o que pedir la derogación de la LIVG no es ser machista, pero si es necesario, habrá que repetirlo hasta que entre en algunas cabezas que son ideas tan defendibles como sus contrarias, y que no contienen más odio que el algunos les quieren atribuir, interesadamente.

  23. Lo “bueno” de empezar el día con una pieza de Muñoz Mohína es que ya quedan un poco reducidas las posibilidades de que algún gracioso te regale la pieza equivalente de la parienta. Aunque sólo sea por caridad.

  24. Hombre, de denuncia penal, Zeppi… no nos pasemos. Yo oigo todos los días que el problema de Europa son los negros que llegan de África y que el asunto de los asesinatos y violaciones de mujeres no es un problema concreto, sino sólo de que los hombres son violentos sin distinción de géneros, que matan con el mismo gusto a hombres que a mujeres y que hay que ver la de mujeres que maltratan psicológicamente a los pobres pitopáusicos a la hora del Sálvame, y ni se me pasa por la cabeza meterme en juicios.

    Vamos a ver si dejamos de decir gilipolleces.

  25. Zeppi
    miércoles, 02/01/2019 a las 21:19
    Y ya cuentan con que, una vez planteado, a muchos no les resulte enteramente descartable.

    Esta debe ser la cosa ad hominem que andaba por ahí volando. Pero sin hominizar: “tutti quanti”, “ellos”, “muchos”. Tiene usted ciertamente estilo de comentarista de periódico cutre.

  26. Alvaroquinn
    miércoles, 02/01/2019 a las 20:20
    Hater, una app para ligar poniendo en común lo que odias.

    Estaba a punto de instalarla hasta que he leído esto: “Hay algunos temas prohibidos: grupos raciales, étnicos, socieconómicos. Los temas son elegidos por el equipo de Hater, no por los usuarios”. Menuda mariconada.

  27. Pues muy al contrario de las anteriores descalificaciones personales, “ad hominem”, (imitando el modelo de AMM en su artículo con las citas a Trump y Santiago Abascal, seguramente) estoy de acuerdo (perdonen ustedes) con los ponderados y bien escritos comentarios de Zeppi, por lo que debe estar uno a un paso de ser calificado de “facha”.

    También en el blog de Santiago González se ha comentado el artículo, por ejemplo el comentario de srgs

  28. Pirata Jenny
    miércoles, 02/01/2019 a las 23:01
    Hombre, de denuncia penal, Zeppi…

    Pues yo creo que acusar a alguien de cómplice de un delito, así sin más, si es de denuncia penal.

    Vamos a ver si dejamos de decir gilipolleces.

    Si usted, que es experta en el tema (léanse sus sesudos argumentos anteriores) lo dice, pues no se hable más.

  29. Zeppi, el mundo sobre actúa con todo, es lo que necesitan los medios y lo que conviene a los profesionales de la salvación.
    Que los políticos tengan motivos espurios, no me extrañaría, aunque la verdad tiene ya tantas capas que es difícil saberlo.
    Lo que dice me parece sensato.
    Yo nunca hubiera votado a Obama. Ni por negro ni por azul, sólo porque su discurso y sus formas me parecían empalagosas, astragantes, medidas por encuesta y simples.
    Tampoco hubiera votado a Trump, aunque deseaba que no ganara H.Clinton.
    Comprendo que para los negros era un alivio, una forma de acceder, una forma de demostrar que el sistema es bueno y amplio y eso podía ser un muy buen motivo para ellos, pero en ese caso me parece lo mismo que votar a Hillary Clinton porque era mujer.
    Era una estupidez.
    Obama tampoco merecía un Premio Nobel antes de hacer algo, y eso estaba tremendamente dirigido también.
    No existen fuerzas del bien y fuerzas del mal, eso son las películas.
    Existen FUERZAS e intereses, y las personas que se ponen delante puede que tengan grandes intenciones, o perversas, pero salen adelante por los intereses.
    Si además estos intereses coinciden con los de las mayorías pues se consiguen, sino no.

  30. Albert, el comentario no iba dirigido a usted. Si se ha sentido aludido, lo siento, pero me lo puso a huevo. Es un hecho que los que lanzan ese tipo de descalificaciones basadas en hipótesis “arriesgadas” cuentan con que, una vez planteadas, a un buen número de receptores no les resulten enteramente descartables.

    Tiene usted ciertamente estilo de comentarista de periódico cutre.

    Gracias por su alabanza “ad hominem”.

  31. Cómo que “a punto”. Comerciante, asuma que a partir de ya, será usted considerado un facha recalcitrante. Afortunadamente, a cada vez más gente le importa un bledo. Siga los consejos de Jaume Vives, el resistente catalán del balcón (sus vídeos en youtube son descojonantes) y disfrute con alegría de su facherío.

  32. Él debía de tener tres o cuatro años como mucho. Yo tenía unos diez. Tuvimos una pelea muy fuerte por algo, no recuerdo qué, y Sonny se enfadó tanto que hizo la maleta y se escapó. Siempre se estaba escapando. Cuando mi madre llegó a casa al cabo de unas horas, se lo encontró en el vestíbulo del edificio. Iba vestido de los pies a la cabeza con su disfraz de indio, tocado de plumas incluido. Y le dijo: “Madre, me estoy escapando pero me he quedado para decirte adiós.” Cuando ella le abrió la maleta, se la encontró llena de soldaditos de juguete.

    (Doris Salinger)

  33. A mi tampoco me ha gustado lo de Muñoz Molina, pero de todo lo que dice, precisamente lo que me parece más plausible es lo que le habéis subrayado para mal.
    Votar es como comprar cualquier cosa. Si de verdad nos creemos que el elector está en casa rellenando un papelito con pros y contras nos equivocamos. Votamos y compramos, elegimos, cualquier cosa o persona, las más de las veces, por la primera impresión. Y en esa impresión no es improbable que jueguen según qué atavismos.
    No exactamente “voto a Trump porque soy racista y me tuve que joder cuando salió Obama”, pero quizá sí “mira, ahora voy a votar yo al que se me parece”.
    A mi me parece que estamos todos mucho más encasillados en nuestros “gustos” de lo que creemos.
    Y que mucho de lo que pensamos es ideología o pensamiento razonado nos viene dado desde la cuna, o casi.

  34. Schultz, no es eso. Me refería a la tendencia a dejarse llevar demasiado lejos por nuestras afinidades y nuestros prejuicios, y aceptar como plausibles algunas afirmaciones improbables (indemostrables). Y es lo que AMM, et tutti quanti, hacen con Trump, Bolsonaro … y todos aquéllos a los que sitúan en sus antípodas ideológicas. Como me cae mal Trump, por muchos motivos, si digo que además es un pederasta, mucha gente que ni lo había considerado, pasa a incorporarlo a su argumentario como “no enteramente descartable”. El reconocimiento de Albert prueba que funciona (como si no lo supiéramos). Lo que me sorprende es que alguien como Albert compre la falacia. Pensar que la gente que votó a Trump odia a los negros, y le votó por eso, no es enteramente descartable. Pues vale.

  35. Zeppi, en eso estoy de acuerdo, uno adorna el argumento con una “suposición” y ahí queda.
    Pero creo que lleva allí en el fondo una parte de verdad, en el sentido de que haya un voto “por reacción”.

  36. El AVE Madrid – Lisboa no nació bien. Los portugueses querían que pasara por Lisboa, Évora, Coimbra y Oporto y los extremeños por Badajoz, Mérida, Cáceres y Plasencia. Ningún político se opuso a ello porque el partido que excluyera a alguna de las ciudades mencionadas en el trazado no volvería a ganar unas elecciones en la localidad afectada hasta que se olvidara la afrenta: unos 200 años. Parece poca cosa pero no sólo está en juego la alcaldía. Sin un partido pierde un porcentaje considerable de los votos de cualquiera de las ciudades extremeñas mencionadas y de su zona de influencia más cercana no hay forma de ganar Diputaciones y Junta de Extremadura y eso supone un montón de cargos y carguitos a los que ningún partido le apetece renunciar. El trazado resultante parece una broma de mal gusto porque se supone que en un AVE ha de primar la velocidad.

  37. Muñoz Mohína escribió hace bastantes años un relato muy bueno y divertido, al menos me lo pareció y lo recuerdo con agrado, que llevaba por título “Nada del otro mundo”. Se ensañaba con una mujer llamada Juana Rosa, casada con su amigo Funes, y lo hacía por ser uno de esos progres de manual: manipuladora, retorcida, amargada, resentida, sectaria…Hace ya tiempo que, vaya ironía, Muñoz Mohína mutó en Juana Rosa.

  38. También podría suceder lo que pasó cuando se construyó la autovía que une Lisboa con Madrid. Los portugueses no querían gastar el dinero europeo en tirar asfalto por el campo. España construyó la N-V que terminaba en la frontera de Caya, a 4,5 km. de Badajoz. Cuando el gobierno portugués comprobó que se tardaba igual en ir de Badajoz a Lisboa que a Madrid comenzaron a replantearse su férrea oposición. Al final la carretera existe y se puede ir de Madrid a Lisboa en doble vía. Es cierto que desde la salida de Elvas hasta Lisboa es de pago. De esta manera los españoles pagamos los poco menos de 20€ que cuesta el trayecto y a cambio conducimos por una autopista desierta, de la que han desaparecido los conductores portugueses problemáticos, los que además de ahorrarse los peajes van sin seguro, ni ITV y se amontonan por las comarcales.

  39. El otro día leí que la única influencia directa que reconoció Gould en su manera de tocar a Bach fue la de Rosalyn Tureck (y se entiende; aquí, tocando el aria de las variaciones con 89 años, a unos meses de su muerte: im-presionante).

    Hoy publica EP una reseña del libro que ha escrito Monsaingeon sobre una de las grandes damas de la música, Nadia Boulanger. Aquí la recuerdan algunos de sus discípulos.La lista impresiona.

    Ambas debieron coincidir en algún momento en la Juilliard School, aunque no sé qué tipo de relación tendrían. Ninguna de ellas se casó: a diferencia de sus colegas hombres, eso hubiera supuesto el fin de su carrera musical.

  40. Me parafrasea sin citarme, cosa que viene a ser, vamos a poner el ejemplo más benigno para todos, como quien habla a voces de otro sabiendo positivamente que está presente pero fingiendo que no lo está. No contento con ello, cuando levanto un poco el dedito para hacerme notar, me afea el dedo levantado y contesta, para qué engañarnos, como era de esperar: sorprendiéndose de que me haya dado por aludido. Después de la sorpresa y la disculpa impostadas viene, cómo no, el triple salto mortal: me pone expresamente como ejemplo de quienes compran mercancía averiada pero eso sí, añadiendo una pequeña lisonja, “alguien como yo”. Oiga Zeppi, usted estará acostumbrado a este tipo de piruetas y contorsiones, pero no es mi caso. De modo que rectifico: lo suyo no es sólo una cuestión de mal estilo, que también, sino de educación elemental. Venga.

  41. Schultz, con eso mismo llevo dando la lata toda la vida a quien quiere escucharme: adaptamos nuestras ideas a nuestro modo de ser y de vivir, no al revés. En cualquier caso, probablemente sigue siendo un exceso endosárselo a millones de personas al mismo tiempo.

  42. Schultz, no creo que en el caso mencionado hubiera un “voto por reacción”, yo estaba allí y no es eso lo que percibí. Más bien pienso que es ahora cuando se pretende estimular ese tipo de voto, por parte de AMM e tutti quanti. La progresía toca a rebato cuando se ve en peligro real de perder el poder. Entonces el adversario pasa a ser el enemigo y las opiniones sobre el contrario pasan a ser descalificaciones de brocha gorda. Lo hemos visto muchas veces.

  43. botillero
    jueves, 03/01/2019 a las 10:46
    … uno de esos progres de manual: manipuladora, retorcida, amargada, resentida, sectaria…Hace ya tiempo que, vaya ironía, Muñoz Mohína mutó en Juana Rosa.

    Tal cuál.

  44. Perdonen si digo una obviedad, pero el artículo de Muñoz Molina es un producto de churrería industrial fabricado con el molde de hacer artículos de precampaña electoral. No dice absolutamente nada nuevo.

    A ver si lo he pillado.

    LAS FUERZAS REACCIONARIAS, REACCIONAN

    El populismo de extrema derecha es una revancha contra los progresos alcanzados por grupos humanos marginados o humillados desde siempre

    La fuerza de la revancha es proporcional a la conquista que la ha provocado.

    Esta revuelta está dirigida y financiada por las élites económicas y sociales más restringidas.

    HAY QUE PROTEGER LOS AVANCES CONSEGUIDOS

    Defender la justicia social y la igualdad, pero también la variedad de las formas de vida y el libre albedrío de cada uno, será el mejor antídoto de la izquierda contra el resentimiento.

    ¡TODOS UNIDOS CONTRA EL FASCISMO!

    En la defensa de la razón y de la escrupulosa legalidad democrática, izquierda y derecha deberían tener una causa común y una responsabilidad inexcusable. El edificio de la convivencia es más frágil de lo que parece. Cualquier complicidad o jugueteo de baja política con los incendiarios de la revancha equivale a una capitulación.

    Sobre el análisis de Mark Lilla tengo alguna salvedad a su tesis de que la izquierda ha abandonado la defensa de la clase obrera para centrarse en otro tipo de reivindicaciones (minorías, libertad sexual, defensa de la mujer, ecologismo, etc.) y la clase obrera ha reaccionado dándoles la espalda.

    Mis salvedades son las siguientes:
    a) Tengo muchas dudas sobre la existencia real actual de una clase obrera.
    b) En teoría, la defensa de reivindicaciones transversales beneficiaría a más gente que la defensa de los intereses exclusivos de la clase obrera, ¿no? ¿O es que la defensa de otras conquistas sociales perjudica a la clase obrera (de cuya existencia dudo)?

    Creo que el meollo del descontento está en otro lugar: la percepción de la desigualdad. Ojo, no me refiero a la desigualdad económica y social, sino a la producida por las medidas de «discriminación positiva». La discriminación positiva es un mecanismo de intervención social cuya finalidad es promover la igualdad de oportunidades entre los colectivos desfavorecidos… a costa de rebajar barreras de entrada y dar facilidades a estos colectivos y/o, por contra, poner trabas a otros demandantes. Aunque la finalidad de la discriminación positiva es la igualdad, su mecanismo de funcionamiento es explícitamente anti igualitario, lo que multiplica el descontento. Además, hay una tendencia fuertemente ilustrada que reacciona con desdén a este descontento, calificándolo con demasiada alegría de facha. Pongo ejemplos, porque de lo contrario no se entiende.

    – Me llevo encontrando desde hace ya bastantes años con mucha gente que reacciona de forma airada ante la política pública de vivienda. Como sabrán ustedes, muchos ayuntamientos obligan por ley a que un porcentaje de sus urbanizaciones (que en algunos lugares llega al 33%) se reserven para vivienda de promoción social. El acceso a estas viviendas lo gestionan los propios ayuntamientos. Una de las quejas más repetidas es que los inmigrantes acceden a ayudas y subvenciones que no tienen los locales. Otra es el margen de arbitrariedad en la concesión de estas viviendas, que en el peor de los casos se soluciona con un sorteo, algo que, según resultados, puede percibirse como el colmo de la injusticia. La mayor parte de las quejas que he escuchado sobre este tema no se las he oído a quienes han comprado su vivienda en el mercado libre (los que pertenecen al colectivo de los ⅔ que pueden comprar su vivienda… y que financian al otro tercio) sino a quienes han intentado acceder al mercado protegido y encuentran que hay muy diferentes baremos en la concesión de ayudas.

    – Que la sanidad pública está saturada es una obviedad. Basta pegar la oreja en cualquier sala de espera para escuchar como el «pueblo» hace notar su extrañeza por la presencia masiva de emigrantes, algo que también se repite en el transporte público. Si tienes la mala suerte de coincidir en el bar con algún conocido de lengua floja, puede ocurrir que se atreva a decirte lo que piensa sobre que los inmigrantes sin papeles tengan seguridad social o tarjeta de transporte gratuita.

    – Los pactos para proteger a las mujeres tienen un flanco complicado: el judicial. La discriminación positiva a favor de las mujeres discrimina negativamente a los varones sí o sí. Es imposible cuantificar el porcentaje de «injusticia» que se produce en divorcios y separaciones respecto al reparto de bienes, compensaciones económicas, custodia de los hijos, etc. ¿un 1%, un 5%, un 10%…? En todo caso, que ahí hay descontento lo certifican, sin ir más lejos, esas asociaciones de padres varones que reivindican la custodia compartida.

    – El tratamiento de las lenguas, ejem, «minorizadas», es una fuente constante de desigualdad en el acceso al trabajo en aquellas comunidades que han decidido dotarse de una lengua propia. Viendo lo bien que funciona el chiringuito en la Comunidad Autónoma Vasca y en Cataluña, varias comunidades han seguido sus pasos para dar ventajas a su población «propia» frente a los advenedizos.

    – El propio sistema autonómico se percibe como una fuente de desigualdad y, por tanto, de discriminación entre comunidades. Pero sin un estado fuerte que pueda, por ejemplo, obligar a los dirigentes de una comunidad autónoma a sentarse a negociar en común la financiación autonómica, es difícil poner remedio.

    – La protección de la naturaleza choca con muchos intereses privados: industriales, de construcción, agrícolas y ganaderos. Si el concepto se amplía a lo «ecológico» o al bienestar animal o humano, los enemigos se multiplican exponencialmente. Baste con ver las reacciones al aumento de los precios del diésel o a las restricciones a la circulación.

    Creo que con estos ejemplos hay suficiente para descartar que el descontento con la izquierda se produzca por el olvido de la política obrerista. Es más bien que la izquierda se ha visto obligada a asumir la complejidad en lugar de repetir su política de buenos y malos. El problema es que la complejidad es un campo de minas y que no conocemos ningún método de combatir la desigualdad que no sea compensando, es decir, creando desigualdades de otro tipo.

    Luego están las otras soluciones, claro, las dictaduras o la libertad total de mercado (que tampoco existe), pero ya sabemos que crean más problemas que los que resuelven.

  45. Venga, una de explicaciones.

    Albert
    miércoles, 02/01/2019 a las 19:18

    Me parece un argumento realmente agresivo, arriesgadísimo, jamás hubiera llegado a ese planteamiento por mí mismo, pero una vez planteado, no me resulta enteramente descartable.

    No le parafraseo sin citarle, aprovecho su confesión de parte para constatar que es un efecto buscado y que funciona en mentes simples, lo que parece ser su caso.

    No me sorprende que se de por aludido, y mis disculpas no son impostadas, ironía se llama la figura. Es usted mismo quien se pone pone expresamente como ejemplo de quienes compran mercancía averiada, lea sus propias palabras ut supra. Y es cierto que me sorprende en “alguien como usted”, por sus escritos anteriores. Tómeselo como lisonja si lo prefiere, yo lo digo como una mera afirmación.

    No se a qué tipo de piruetas y contorsiones se refiere, intento ser lo más claro y directo posible. Vengo a decir que AMM es un sectario de manual que propaga falacias exageradas y usted dice que una vez planteadas, no le resultan enteramente descartables. Y luego dice que no es su caso.

    En cuanto a lo del estilo y la educación elemental, es cuestión de opiniones.

  46. En la escuela yo jugué a baloncesto porque se metían más puntos y con más gracia que al fútbol y te pateaban menos la espinilla. Es verdad que cierta vez nuestro entrenador (un jugador profesional del Baskonia) nos obligó a hacer pressing a un equipo malo de solemnidad y el partido acabó con un sonrojante 80-4 entre las protestas del entrenador rival (entonces los padres no iban al campo, de lo contrario, nos linchan). Pero no sé a qué mente atolondrada se le ha ocurrido esto del valorcesto; vaya mierda.

  47. Cuando me encontraba en esa situación de que sabes que vas a ganar de 50 puntos (recuerdo especialmente un 72-2) normalmente lo que pedía a los chavales, como forma de respeto al rival, es que jugaran igual que si lo hicieran contra los primeros.
    Bueno, pues es imposible.
    También les pides que no se adornen, porque el contrario no se sienta humillado, y también es muy difícil.
    Una opción es dejar a los tuyos buenos en el banco, pero tampoco funciona: ellos se enfadan y los que sacas, que normalmente no jugaban tanto, también.
    Luego está el tema padres, esos aitas del infantil del Athletic celebrando un 17-0 al Solokoetxe.
    En resumen podemos concluir que el ser humano es hijoputa y enrevesao.

  48. El artículo de Muñoz Molina me parece simplista y maniqueo hasta el absurdo. Además, descansa sobre una premisa mentirosa que invalida el resto de sus argumentos. Bautizar como políticas del odio a lo que se ha dado en denominar como “extrema derecha” cuando hace dos días se saludaba como “nueva política” a quienes llegaron con cercos a las instituciones democráticas, escraches mafiosos y consignas como “el miedo ha de cambiar de bando” o “el cielo se toma por asalto” es propìo de desnortados o falaces. Bautizarlos, asimismo, como revanchistas, cuando asistimos prácticamente a todas horas al monotema de una guerra librada hace ochenta años y el traslado de la momia de un dictador muerto hace cuarenta como si todo esto hubiera sucedido anteayer, es simple y llanamente, ridículo.

    Dejamos para otro día la constatación empírica de cómo han encajado los paladines de la libertad y el amor universal los resultados electorales de Andalucía, esto es, con un “si ganan los fachas me llevo el Scatergoris” y, ya que estamos, incendio las calles.

  49. Perroantonio
    jueves, 03/01/2019 a las 14:25
    ¿Y qué me decís del estilo arquitectónico neo-andino, eh?

    Pues me recuerda a aquel legendario título de un tebeo del Pato Donald: “Andes lo que andes no andes por los Andes”.

  50. Sigo muy interesado en criar un cuervo, porque un pulpo no es posible en mi AdaptsBarraca, pero no se me ocurre como acceder a un polluelo.

  51. Perroantonio
    jueves, 03/01/2019 a las 12:40

    Muy bueno, Perroantonio.
    Si es la regla, te sienta bien. (¿Es una de las de Peterson?).

    Perroantonio
    jueves, 03/01/2019 a las 14:42
    Y un consejo, queridos niños: nunca os toquéis la polla después de haber triturado con los dedos una guindilla.

    La 13ª de Peterson, esta sí.

  52. Creo que con estos ejemplos hay suficiente para descartar que el descontento con la izquierda se produzca por el olvido de la política obrerista. Es más bien que la izquierda se ha visto obligada a asumir la complejidad en lugar de repetir su política de buenos y malos. El problema es que la complejidad es un campo de minas y que no conocemos ningún método de combatir la desigualdad que no sea compensando, es decir, creando desigualdades de otro tipo.

    En todos los casos que expones, en el malestar generado, hay un «ENS ROBAN» (con copyright catalán, su descubrimiento de América, por decirlo así) que expresa muy bien pensentimientos subyacentes en la indignación de la gente, si es que hablamos de eso. Percibo que donde interviene la ideología es a la hora de aceptar o no las pérdidas. Mientras te leía he visto la mía definirse en relación con los casos que mencionas: algunos me parecen injusticias y abusos flagrantes e intolerables; otros, problemas derivados de una asignación presupuestaria insuficiente, ergo más impuestos; y a veces bastaría una corrección de la forma que evitaría los males indeseables derivados de ella sin afectar a los principios.

  53. Tengo la sensación de que en este lugar de aldeanos en cuanto destacamos en algo la mayoría se esfuerza en negarlo a muerte. Si a punto estamos de vivir más que los japoneses, la sanidad es una mierda. Si la conquista fue especialmente humanitaria comparada con todas las empresas por el estilo de otros países, genocidio. Si las ratios de violencia doméstica, asesinato y violación son de las menores del mundo, el machismo estructural. Si la transición es modelo envidiado por todo cuanto país intenta salir de las miserias de una dictadura, postfranquismo. Si tenemos los mejores porcentajes de aceptación de emigrantes, racismo. Si tenemos el estado más descentralizado de occidente, rancio centralismo. Si hemos hecho la mayor trasformación de un país en obra pública que se recuerda, tercermundismo. Si siendo de los primeros en reconocerlo el matrimonio homosexual en la calle fue aceptado con absoluta normalidad desde el minuto uno, homofobia. Y no tiene pinta, tampoco, que nada de todo eso haya sido improvisado, resultado de una carambola o fruto del azar. En fin, que España sin ser perfecto es un país bastante cojonudo en muchas de las cosas importantes, que la mayoría de la peña es adaptable y abierta, va a lo suyo, se busca la vida y deja que los demás se la busquen y no se mete en líos. Y a pesar de todo hay quienes se empeñan en negar evidencias. Pues que les den por donde se les mira el maduro a los melones.

  54. El estilo neoandino tiene unos efectos semejantes a los de las microdosis de LSD de nuestra Viejecita. Microdosis “bien despachás” se entiende.

  55. Adaptaciones jueves, 03/01/2019 a las 14:47
    Sigo muy interesado en criar un cuervo, porque un pulpo no es posible en mi AdaptsBarraca, pero no se me ocurre como acceder a un polluelo.

    ¿Y no te asusta el dicho? Cría cuervos…

    Son animales muy inteligentes. Yo he conocido a dos que ‘hablaban’. Aunque el caso más extraordinario me lo topé hace un par de años y no era un cuervo. Conocí a un marino mercante, que tenía un pájaro de estos, que además de hablar imitaba cualquier tipo de sonidos, desde una motosierra a una radio sintonizando emisoras; le había costado 1000 euracos.

  56. Buenassss
    Llevo ya un buen rato en casa, y me ha dado tiempo a leer lo de AMM, y los textos y enlaces de todos ustedes,
    Los dos textos largos de MGaussage ( 20’27 de anoche y 15,44 de esta tarde) y el largo de Perroantonio ( de las 12′ 40 ), los he disfrutado muchísimo. Los voy a imprimir, para tenerlos a mano esta temporada, hasta ver qué pasa, y fusilarlos ( diciendo de quien son, y de donde los he copiado, por supuesto ), cada vez que me parezca que pega. Que estoy convencida de que van a ser muchas veces en el futuro que nos espera.

    En cuanto a Muñoz Molina : Tengo todos sus libros antiguos, que me encantan. Y le cogí especial cariño con “Sefarad”, donde contaba historias de la División Azul, poniéndoles en general por los cuernos de la luna. Mi padre no era ni falangista ni franquista , sino militar, de artillería, y fue voluntario en la primera remesa… Y atesoro su álbum de fotos de aquello.
    Así que a Muñoz Molina le perdono que se esté estropeando y se esté volviendo un tanto gagá con los años.
    Y en este artículo, habla de la “Chulería Gélida” de Abascal. Un calificativo con el que estoy en desacuerdo total. Que puede que lo de tirarse en paracaídas con una bandera de España les pueda parecer chulería a algunos , que ni siquiera se atreverían a llevar su bandera en la solapa o en el sombrero, pero que no le pega ni un poco lo de gélido. Al contrario.

    Y lo de Obama ; a muchos nos parecía muy bien, elegante, correcto, y bien educado. Lo malo, al menos para mí, y algunos “herejes” que me honro en conocer, fueron sus políticas ” anti- CO2- contra-el calentamiento-global-acoquinante-por-culpa-de-occidente “…
    Y lo de que fuera mulato, nunca fue una pega en su contra, Más bien una ventaja.

    No pensaba decir nada, y puede que lo borre , pero por si lo dejo, pido perdón.
    Ya siento

  57. LA APORÍA EN POLÍTICA
    Una aporía es un pensamiento aparentemente razonable cuyas consecuencias resultan en una paradoja. Como se trata de un concepto relativamente complejo no es apto para la mayoría de simples (votantes) por lo que se usa con frecuencia en política. Cierto que la mayoría de políticos desconocen hablar en prosa y menos utilizar aporías constantemente, pero eso ya no tiene solución. Veamos los ejemplos más elementales de esta grosera práctica:
    -Haremos unos presupuestos más sociales aumentando el gasto público (aporía). Como el gasto es a costa de aumentar la deuda, el pago de los intereses se come el presupuesto para el gasto social (paradoja).
    -Daremos cobertura sanitaria universal incluidos los inmigrantes ilegales, así protegemos la Salud Publica (aporía). Como el presupuesto sanitario no aumenta se deteriora la asistencia y hay un efecto llamada que agrava la situación y la Salud Pública tiende a empeorar (paradoja).
    -Se reconoce la autodeterminación como prueba de democracia plena (aporía). Como sólo puede votar un parte se excluye del derecho a votar a otra parte de los interesados y se deteriora la democracia (paradoja).
    -Se acepta el testimonio de la víctima de la violencia de género como prueba suficiente para protegerla (aporía). Se conculca la presunción de inocencia del agresor lo cual genera situaciones de mayor violencia y nuevas víctimas (paradoja).

  58. 1. Çhopsuey mola porque te evitas leer sermones de Fray Muñoz Molina.

    2. Yo siempre jugué en los equipos que recibían palizas. Nunca hubo regodeo ni abuso. Éramos malos. Punto.

    3. La primera vez que supe de los pájaros mina fue en una novela de Los tres investigadores. El caso del loro tartamudo, creo. En tiempos, estos pájaros se vendían en las Ramblas.

    4. Menos mal que hemos pasado la Nochevieja, esa excusa para dar rienda suelta a nuestro lado más grotesco.

    5. Hoy he visto un libro de Montero Glez sobre un mitin de los Podemos en Cádiz. Fue publicado hace unos años y apuesto doble contra sencillo a que todavía le rebosa la lefa de la boca.

    6. He comprado los diarios de Ignacio Carrión. Anécdotas curiosas y mucha mala virgen. El libro vale los dos euros que me ha costado.

  59. Adaptaciones
    miércoles, 02/01/2019 a las 12:06
    ¿Y cuando ves tras ves, ocasión tras ocasión no me has podido conocer a mí? ¿te acuerdas? ¡Eh Bonnie! ¿Tacuerdas?

    Me acuerdo también del Aperol Spritz que me tomé en el Palace con el Sr. Verle.
    ******
    No nos engañes, los perros no tenéis la regla, Perroantonio, ni las perras tampoco. Ese sangrado se da en el proestro de los cánidos, y puede servirnos como indicador de que el estro, o celo, está cerca, y nada tiene que ver con la regla de las féminas humanas.
    Muy muy con MGaussage.

  60. Procuro fijarme
    jueves, 03/01/2019 a las 16:46
    Tsevanrabtan sobre la LIVG, «Un error histórico».

    Buen artículo de Tse, anima constatar que hay gente que razona. Pero luego ves un poco La Sexta y vuelves a la realidad.

  61. Hablando de Los tres Investigadores: ya dijo el viejo Hitch que Walt Disney es el que mejor lo tiene para escoger los repartos, ya que si no le gusta un actor, lo parte por la mitad.

    Estoy seguro de que los creadores de esta maravilla llamada Spider-Man: Un nuevo universo no han necesitado partir por la mitad a ninguno de los actores que encarnan a los seis trepamuros que protagonizan su película, la cual, no sólo es la mejor versión del arácnido que se ha llevado a la pantalla, sino que casi con total seguridad también sea la mejor película de superhéroes rodada hasta la fecha.

    No deja de resultar poético que el primer puesto lo ocupe una película de animación, en realidad un delicioso y trepidante cómic con continuos guiños y homenajes a este mundo. Spider-Man: Un nuevo universo se revela de principio a fin como un prodigio técnico y narrativo de primer nivel, una película donde no chirría ningún elemento y hasta las escenas más complicadas –por ejemplo las continuas y siempre ingratas secuencias explicativas acerca de esos multiversos tan gratos a la Marvel– están resueltas con solvencia y humor.

    Incluso la frase maldita de la saga, la del tío Ben, sólo es pronunciada hasta la mitad antes de que el Spiderman “viejo” (y fondón) haga callar al nuevo.

    Ya saben cuál: “Un gran poder conlleva…”

    Mención especial merecen los homenajes a Ditko y Stan Lee, con el último cameo –póstumo en este caso– del segundo. Todos los que, como yo mismo, hemos disfrutado con sus creaciones desde niños, todos los que crecimos con un póster del amigo y vecino Spiderman en la pared de nuestro cuarto le agradecemos que nos haya enseñado, tal y como como se encarga de recordar esta excepcional cinta de acción, que “cualquiera puede llevar la máscara”.

  62. Me gusta que Boli Parker haya vuelto.

    No me gusta que Prot reniegue de los autuguses. Yo viajo la mar de bien en los Arsa.

  63. Perroantonio
    jueves, 03/01/2019 a las 18:00

    El miná del Himalaya. Tuve uno cuando vivía en Aranjuez. Entonces eran fáciles (y menos caros) de conseguir. Estuvo siete meses. Imitaba todo: a los canarios, a los periquitos, a los perros, al hijo pequeño, al hijo mayor, el timbre de la casa, el del telefonillo, el del teléfono, a la gente de la calle (“chatarrerooooo”), TODO. A mí me hacía mucha gracia. Pero mi ex decía que estaba hasta los mismísimos de coger el teléfono trescientas veintisiete veces al día. Le dije que no se preocupara, que le pondría a oscuras a partir de las cuatro de la tarde para que callase. Pero entonces empezó a emparanoiarse: decía que se regodeaba en imitarle a él, precisamente a él. En concreto, decía: “A callar, he dicho que a callar”. “¿Más manzana? No, no hay más manzana”. “Me cagoenlaputa con el putoloro”. Y “a mí me da algo en esta casa”.

    El miná tuvo que irse. Pero yo también me terminé yendo. Mis aficiones zoológicas no encajaban bien con la vida de pareja, y de la pareja puede uno prescindir, pero una vida sin bichos ni es vida ni es ná.

  64. Hoy hemos estado hablando de Benny Hill y del enano y ha salido el chiste:

    -Vaya, no sabía que eras virgen.
    -No soy virgen.
    -Entonces es que no te había quitado las bragas.

  65. Pues solo he escuchado algunos discursos, leído artículos (entre ellos, su paper) y entrevistas con Obama y la opinión de jrg (lo siento, tronco) me parece ligera, infundada y errónea. Yo me descubro frente a B. Obama, y no por el Nobel, aunque a posteriori haya demostrado merecerlo. Me hago viejito.
    Lo de AMM, como dice el can cerbero, un churro vergonzoso.

Los comentarios están cerrados.