59 comentarios en “None Of Us Are Free

  1. Buenos días a todos . Varias cosas :

    – Me ha gustado mucho el You Tube de cubierta. Me gusta mucho ese tipo de música cantada por negros. Tengo montones de C.Ds. En cambio, con respecto a las señoras negras, me encantan, por ejemplo Eartha Kitt ( tía de Whitney Houston ), Sister Rosetta… Pero, aunque comprendo que es muy buena, nunca fui fan de Ella Fitzgerald, y menos aún de Billie Holiday, que me parece que todo lo canta igual, un defecto que, siendo “blanquita, también tiene Barbra Steissand, a poco que le dejen libertad. ( Pero Barbra, sólo con su versión del Vals del minuto, que cantaba disfrazada de Maria Antonieta justo antes de la guillotina, para mí ya se merece el Olimpo )
    En cuanto a lo de las librerías :
    No hablo de las librerías de viejo, que hasta ahora no había casi frecuentado ( que en mis tiempos jóvenes, nos prevenían contra ellas, sobre todo a los de la tuberculina, porque nos decían que esos libros eran fuente de contagios, y si sabías lo que era estar dos meses en la cama, y con cajas y cajas de frasquitos vacíos de antibióticos comprados alestraperlo, y que de vez en cuando se infectaban, huías de esos libros ).
    Pero las librerías generalistas, ahora, sólo tienen lo que de verdad se vende. Y ni siquiera se atreven a recomendarle nada a uno. Incluso, en las librerías especializadas, como por ejemplo Desnivel , tienen menos información sobre lo suyo ; la escalada, el excursionismo, el montañismo , que en Amazon. Y en Amazon, tienes las críticas de los otros lectores. Y puedes leer los índices, y algunas páginas para ver si te va a convencer el libro, antes de comprarlo. Y si lo compras, lo tienes instanter si lo compras en formato kindle, y te lo traen a casa en dos días si lo compras en papel.

    Así que no estoy en absoluto de acuerdo con lo de que la gente ya no lea. Lo que no suele hacer la gente es pasarse una mañana entera revolviendo en una librería, sin que nadie te ayude, pudiéndolo hacer en tu casa, y “tumbado en la cheslon”. No tiene sentido. Y la prueba es que Amazon empezó de cero, con los ahorros de los padres de Bezos, y ahora son una de las tres empresas más ricas de todo el mundo mundial.
    Y los libreros, no tienen más que tomar el ejemplo de los de los mercados de alimentos. Que, al menos el de La Paz, que es mi mercado, tiene reparto rápido ( no sólo Amazon), y te traen tus compras a casa en una hora.

    Ya siento

  2. Y los libreros, no tienen más que tomar el ejemplo de los de los mercados de alimentos. Que, al menos el de La Paz, que es mi mercado, tiene reparto rápido ( no sólo Amazon), y te traen tus compras a casa en una hora.

    El chico de los recados de toda la vida. Hay que pensarlo.

  3. Cuando el Burke era casi un chaval, cantaba esta
    La versión que sacaron en la película de Granujas a todo Ritmo con Cab Calloway era más rápida y más divertida interpretada por John Belushi y Dan Aykroyd.

  4. Viejecita, el caso de la Holiday que a usted le parece que sonaba plana, es un signo de las drogas que tomaba.
    Fumaba hierba desde los 12 años, pero sobre todo es muy claro el efecto de la heroína en su forma de cantar. Pasaba lo mismo con Lou Reed.
    Pero tenía una intensidad y adaptación a los temas dificilmente igualable.
    En muchos casos lo que cantaba era casi su propia vida.
    No le dió tiempo a cantar mucho desde que comenzara con el clarinerista Benny Goodman y su orquesta.

  5. El problema del comercio minorista actual, es la tendencia de las personas a mirar y tocar el producto en las tiendas, como si fueran el Show room de las marcas, y luego irse a internet para encontrar la mejor oferta.
    Los saldos, rebajas y ofertas, así como que los precios sean negociables como en un zoco, ha matado el comercio.
    La atención especializada es algo muy necesario, pero las personas se fiaran de su amigo o cuñado en vez de consultar con alguien serio de una tienda.

  6. Pero en el Mercado de la Paz todos los puestos han contratado de forma común un Amazon Prime Now, o como se llame, y tiene allí su puesto al lado de Casa Dani, el de las tortillas. Así ya no tiene cada puesto su chico de los recados de toda la vida, tienen unos señores de Amazon que reparten lo de todos. Es buena idea, antes no sé si cada chico de los recados llevaba únicamente de su puesto o iba por varios recogiendo el pedido para el comprador. Ahora con Amazon eso se puede hacer:

    Comisiones y pedidos exprés: ‘secretos’ del pacto Amazon-Mercado de la Paz.

    Podrían hacerlo los libreros de Moyano, imagino, aunque también imagino que ya lo tienen con Iberlibro, que funciona bien. Tampoco le veo sentido, Viejecita, a que te tengan que traer tu libro de JJ Benítez en menos de una hora. No me parece tanta la urgencia comparada con la del kilo de gambas que compras en el Mercado de la Paz.

  7. El vídeo de Burke es una preciosidad. Los cinco del coro, que sumarán unos cuatrocientos años porque alguno baja la media, parecen golondrinas en un cable tomando el sol un domingo.

  8. RECONVERTÍOS
    El problema de las librerías es simple, aunque los supuestos especialistas pretendan abordarlo siempre desde el punto de vista sentimentaloide, como hace el artículo que ha pegado Satur. Siempre pretenden introducir en la ecuación que ellos comercian con cultura —¡Cultura!— y por tanto necesitan ser protegidos de quienes sólo se dedican al comercio —¡el dinero!— sin preocuparse de asesorar al lector y no sé cuantas pamplinas más. Pretenden hacerse pasar por médicos o farmacéuticos, que adivinando el dolor del alma del lector, saben recomendarle el mejor remedio.

    Bueno, no seré yo quién niegue la posibilidad de esta función benéfica y todo lo que han hecho y hacen los libros y los editores por mejorar la especie. Pero el librero es sólo un intermediario.

    Recuerdo muy bien el día en que cierto librero, de una de las librerías míticas de Bilbao, me puso un gesto de reprobacón porque compré un libro que él mismo vendía y no se ajustaba a su línea de pensamiento (aka ideología), decidí que hasta allí había llegado nuestra relación comercial. No sé, me pareció como si al quiosquero le desagradaran los clientes que compran revistas pornográficas: no las vendas, colega.

    Frente a ese modelo del prescriptor cultural, con quien se necesita cierto grado de afinidad o incluso amistad, las grandes superficies, desde la librería de El Corte Inglés, la Casa del Libro o la FNAC, ofrecían un servicio neutral y una relación amable, que es lo mínimo que se debe esperar de un comerciante.

    Amazon ha conseguido dar un paso más al eliminar la relación humana directa, pero incorporando la rapidez, las prescripciones de otros lectores y hasta los subrayados que hacen los lectores a sus pasajes favoritos.

    ¿Se cierra una librería? Pues ya lo siento, compañeros, especialmente por la tragedia de quien se queda sin un trabajo que le gusta. Pero a mi padre, junto a otros miles, le cerraron la fábrica en donde se hacían algunos de los generadores y transformadores más grandes del mundo, y que aún hoy siguen dando la electricidad que usamos para ponernos bajo la lámpara a leer libros, y nadie les hizo una puta entrevista lacrimógena. Simplemente fabricaban un producto para el que ya no había demanda.

  9. Ayer cogí un taxi*.

    —Menos mal que no llevas maletas —dijo el taxista y yo me puse en pause, a ver de qué va este.
    —…
    —Estaba sufriendo por si me venía alguien con maletas…
    —…
    —¿No has visto el de delante? Han montado unos chinos con unos maletones de esos… Ja, ja. Menos mal… Ha sido la telepatía.
    —…
    —Es que sales a meter las maletas y te pones perdido… Y luego todo el día aquí…
    —Ya…
    —Ayer salí una vez y me calé los pantalones, todas las perneras mojadas. Serían las doce… Pues me fui a casa.

    Pero qué tío más flojo, pensé, y que no me pegaba para taxista. Era más bien joven y tenía buen aspecto. Se había quedado un poco en silencio, pero volvió enseguida para rematar:
    —¡La salud es lo primero!

    *Me gustaría que repararais en mis radicales y vertiginosos cambios de tema, en la experimentación febril que caracteriza mi relación con la literatura, con los comentarios en el francín y con la vida en una palabra.

  10. Procuro fijarme miércoles, 30/01/2019 a las 10:39
    El vídeo de Burke es una preciosidad. Los cinco del coro, que sumarán unos cuatrocientos años porque alguno baja la media, parecen golondrinas en un cable tomando el sol un domingo.

    Son los míticos Blind Boys of Alabama, Proc. Todos ciegos, como su propio nombre indica.

    Os recomiendo que os hagáis con las dos joyas, el «Don’t Give Up On Me» (2002) de Solomon Burke y «Spirit of the Century» (2001) de los Blind Boys of Alabama de 2001. Como ha visto Satur, de estos dos discos había canciones en la banda sonora de la serie The Wire.

    Lo dos álbumes, por cierto, se llevaron unos premios Grammy, al mejor álbum de blues contemporáneo y al mejor álbum de soul gospel tradicional, respectivamente.

  11. JrG (10’04 )
    “La atención especializada es algo muy necesario, pero las personas se fiaran de su amigo o cuñado en vez de consultar con alguien serio de una tienda.”

    Bueno, ya saben ustedes, que yo he hecho muchas cosas, aunque, hasta que me vi forzada a tomar en mano el negocio familiar, lo dejaba al cabo de un tiempo, por alguna razón importante, o, simplemente por cansancio.
    Una de las cosas que hice fue montar con mi hermana, una tienda : perfumería y regalos.
    Y les puedo asegurar, y les aseguro. que, el que tiene una tienda, y las marcas concesionarias le obligan a tener toda la línea de producto, y comprarles una determinada cantidad al mes, con la amenaza, si no cumplen, de quitarles la concesión, intentará, si tiene algún cliente fijo que compre algún producto de esa marca, cumplir con la concesionaria, para poder seguir dando buen servicio a ese cliente. Y cuando una persona que no sea cliente fijo, les pida consejo, le venderán lo que más tengan en la tienda.
    Nosotros pedíamos a las marcas que fueran una semana, de vez en cuando, con una persona de su marca, para que ella , y no nosotras, recomendase su línea entera. Y como eso estaba clarísimo, nosotras nos librábamos.
    Pero a algunas clientas, que conocía, y que sabía que estaban pasando un mal momento , y venían a comprarnos alguna crema carísima, yo les solía recomendar cosas mucho más baratas en su lugar, diciéndoles que esa crema era lo que yo usaba.
    Y como yo solía tener una piel envidiable, y como se lo decía en gran secreto, pidiéndole que no lo divulgase, que podía ser mi ruina, la clienta se llevaba la crema barata…
    Mi hermana, y la ayudante que teníamos me regañaban, pero cada vez que yo recomendaba lo que convenía a la tienda, en vez de a la clienta, me sentía fatal. Y acabé vendiendo mi parte a mi hermana, y dejándolo.
    O sea, que, en las librerías, no siempre te van a recomendar lo que saben que te puede gustar, sino lo que tienen en cantidad, y se quieren quitar de encima.
    Ya siento

  12. LIBROS DE MEDICINA
    “Las puñeteras pantallas han asesinado a los lectores, que apenas han opuesto resistencia. La gente no lee. Eso es así y no tiene vuelta de hoja.”
    (De un artículo de uno muy tonto que nos ha puesto Brema antes).

    “La educación no le interesa a nadie”.
    Escuchado en un video reciente a José Antonio Marina (un vivo que vende mercancía averiada).

    Comprende uno que hay que ganarse la vida como sea, pero una forma que veo bajuna es haciéndose el estupendo acusando a la sociedad de que no lee y que no les interesa la educación. La realidad es la contraria, el ser humano tiene una sed de conocimiento infinita que adopta diferentes formas. Comentábamos Josénez y yo la otra tarde que no encontramos sitio en las conferencias que vamos por las tardes en Madrid porque legiones de señoras añosas ocupan todos los asientos y colocan los bolsos en los que están vacíos. Eso es sed de cultura (y ganas de joder, dicho sea de paso).
    Respecto a los libros de Medicina nunca se vendieron muchos, en mi época los “apuntes” sustituían a los libros que eran, además, carísimos. Los buenos libros eran necesariamente traducciones de corta tirada, en gran formato con muchas páginas y múltiples ilustraciones. El resultado era un precio prohibitivo. El padre de mi novia y futura santa era cirujano y tenía cuenta en Marbán, un librería médica famosa en la época, lo que nos permitía hacernos con los mejores libros y apuntarlos a su onerosa cuenta de la cual nunca protestó.
    Se daba la circunstancia que estudié alguna asignatura en un libro en vez de los apuntes y ello creaba controversias a la hora de los exámenes. “Esto no lo han dado en clase”, decían los adictos a los apuntes algunos de ellos medio bobos pero que sacaban buenas notas. Les despreciaba sinceramente.
    Hoy será difícil que se vendan libros de medicina porque la resolución de las pantallas es muy buena y permite ver mejor las imágenes de microscopía o de técnicas visuales diagnósticas, además de la constante actualización. Eso no quiere decir que los estudiantes no lean, probablemente leen mas que nunca. El que desaparezcan los taxis no significará que la gente ya no se transporta, sino todo lo contrario.
    Cuánto paleto hay, madre.

  13. La velada estuvo bien.

    Por mi parte, llegué y no sabía dónde era, así que pregunté a un camarero y me dijo que era atravesando una puerta negra, pero que como podía ver, ponentes y unos amigos, entre los que estaba don Miguel Pardeza, estaban tomándose una caña en la terraza. Así que me di una vuelta por los alrededores y descubrí al lado una librería de viejo que no conocía, Príncipe & Vidaud, Fine Arts, rare books and manuscripts, con bastante buena pinta. Para la próxima.

    Luego, ya en la conferencia, todo lleno de señoras mañas bien arregladas, como dice el Marqués, y unas cuantas personas más, entre ellas una joven que no paraba de teclear en un portátil beis mientras Barreiro hablaba y a la que Pardeza fulminó con varias miradas para que parara, cosa que no hizo. Al final, la chica hizo y todo una pregunta.

    La charla estuvo bien, como éramos un público muy variopinto, el ponente empezó definiendo la bohemia y hablando de generalidades con su gracia muy maña. Como parece que el hombre no se calla ni debajo del agua, y hace bien, alargó quizá demasiado esas generalidades y, cuando ya iba a empezar a contar las descabelladas truculencias de la vida de Pedro Luis de Gálvez, se acabó su tiempo y se dio por finalizado el evento. Todo muy ajustado para que llegara a casa a ver el partido del Madrid, que no solo de libros raros y olvidados vive el hombre.

  14. Javier Barreiro es un tío simpático que habla de cosas de las que sabe mucho e interesan a muy pocos. Aún así tuvimos que escuchar la conferencia de pie porque todas las “viejecitas” ocupaban sus asientos y los adyacentes con los bolsos. Algunas, como la Viejecita original, llevan dos bolsos y ocupan tres asientos.
    Josénez y yo (somos almas gemelas) nos compramos “La cochambrosa” de Pedro Luis y nos fuimos rápido a casa para ver el partido del Madrí y disfrutar de la Alfombra Mágica de Karim.

  15. El uso de los bolsos para ampliar el Lebensraum personal es muy propio de Alemania y es costumbre habitual en el transporte público. Yo la erradicaría con lanzallamas y zotal, aplicando el lanzallamas al propietario del bolso y haciendo uso del zotal para desinfectar. Como, al parecer, las leyes alemanas son contrarias a este tipo de acciones higiénicas, me contento con pedir sistemáticamente el asiento ocupado por el bolso. Propongo que hagáis lo mismo en los saraos culturales. Seguramente alguna vez tengan que intervenir los antidisturbios, pero a la larga ganaríamos la batalla. Necesitamos héroes.

  16. Queréis estar al plato y a las tajadas y no puede ser. O cultura, o merenguelandia. Las dos cosas son incompatibles. Lo de los bolsos es una excusa. Excusicas, que sois unos excusicas.

  17. Aquí el nombre y dni es de Segundo orden, aquí lo importante es la fecha de nacimiento.
    Te la preguntan constantemente.
    Yo pensé que era para felicitarte luego, o para hacerte la carta astral, pero no.
    No tienen numero de dni y con un nombre solo para distinguir debes dar date dé naissance…

  18. Josenez : Veo, por lo que dice usyed de “Dani”, y de Guillermo, que La Paz es también SU mercado. Que conste que en ” La Paz” , los pedidoa a Amazon se hacen directamente a Amazon. Y ellos son los que encargan lo que sea a la carnicería, a la pescadería que el cliente les diga. Pero el pescadero no sabe a quien está atendiendo, y les pone lo que le parece.
    En cambio yo voy al mercado, veo, elijo, pago, y ellos meten todo en la cámara, y cuando me viene bien, después de terminar en mi despacho, les aviso, el chico de la frutería lo junta todo, y me espera en la puerta que da a Claudio Coello. Me lo mete todo en el maletero, le doy su propineja, y me largo.
    Con tener los comerciantes una pequeña zona de carga y descarga cerca de sus tiendas, lo tendrían facilísimo y no necesitarían dar ningún porcentaje a nadie.

    Y, otra cosa : esta viejecita lleva un montón de talegos ( hechos por ella misma ) a todas partes, pero ni se le pasa por la cabeza ocupar sitios pensados para personas, con sus talegas. Además ya no va a conferencias, que son siempre a la tarde, y para las 16h ya está para el arrastre.
    Ya siento

    PS : La Viejecita original era un soldado que se disfrazaba para estar en el baile con su chica

  19. Voy a veces al mercado de La Paz, pero sobre todo para comer la tortilla del Dani, aunque a veces también compro, quesos, pescados y temas así. El mercado que tengo más cerca es el de Ibiza, que es mucho más modesto que el de La Paz. Al de Torrijos, desde la remodelación mostrenca que le hicieron, no suelo ir.

    Pues a ver si quedamos un día y nos tomamos un pinchotortilla, o si no en el Jurucha, que tampoco está nada mal.

    Y gracias por explicar cómo funciona eso de Amazon en el mercado y que todavía hay chicos de los recados independientes. Yo siempre que voy, me llevo al compra al hombro, así que nunca he usado esas moderneces.

  20. Perroantonio
    miércoles, 30/01/2019 a las 11:43
    La desventaja de no usar nombre, dos apellidos y DNI: Un hospital de Nueva York mata por error a un paciente en coma.

    No veo yo por qué, la señora esa se tiene que sentir culpable, y encima demandar al hospital. Que si el “supuesto hermanito” estaba en muerte cerebral, y ella había autorizado la desconexión ( que no la eutanasia activa), del que creía que era su hermano no sé a santo de qué le preocupa haberle hecho el favor a unextraño.
    Y me ha hecho gracia. Porque en los tiempos de Maricastaña, los “caucásicos” decían que todos los negros eran iguales. Algo imposible de decir hoy en día. Pero es que la señora es negra, y confundió a otro chico negro con su propio hermano.
    ¡ Qué escándalo !

  21. Os recomiendo que os hagáis con las dos joyas, el «Don’t Give Up On Me» (2002) de Solomon Burke y «Spirit of the Century» (2001) de los Blind Boys of Alabama de 2001.

    Unas maravillas, Perroantonio.

  22. Procuro fijarme miércoles, 30/01/2019 a las 15:05
    Anda, han vuelto a elegir a Ruth Beitia para alcaldesa.

    Lo mejor, las alabanzas que le ha echado Carmena, recogiéndolo en su regazo… Se equivocan quienes menosprecian a la abuelita: sabe latín.

  23. Cualquiera que se dedica a compadecerse de otro u otros echando la culpa a la sociedad, y más específicamente diciendo “nosotros”, es directamente un imbécil. Esos se dedican a ver la paja en el ojo ajeno y, supuestamente, sólo supuestamente, en el propio. Lo que ocurre es que el autor se distingue y destaca, él es quien pese a decirse a sí mismo culpable es tan moralmente superior que lo ha reconocido y con ello alcanzado la redención. Él se examina, se hace la autocrítica y se descubre culpable y, con esa superioridad moral que da el saberse moralmente superior, acusa. Ese nosotros (librería, te hemos matado nosotros) es en realidad un vosotros. El autor -del articulito- se llama coautor -del asesinato- pero es una licencia literaria que usan los autores -de bazofia- para acusar con fundamento a los inadvertidos autores -nosotros- que somos los culpables.
    El narrador en primera persona, el narrador intradiegético, está en la historia pero, en realidad, es un otro el que escribe. “Call me Ishmael” dice Melville, “Yo, señor, no soy malo, aunque no me faltarían motivos para serlo” dice Cela, “Yo por bien tengo que cosas tan señaladas, y por ventura nunca oídas ni vistas, vengan a noticia de muchos y no se entierren en la sepultura del olvido” dice quién sabe quién en la historia del ciego y el guía gamberro. Con menos fortuna, con aviesas intenciones y haciendo pasar la invención y la lección de moralina por periodismo empieza el autor “Librería más antigua de Madrid, te hemos matado nosotros”. Pues de Madrid al cielo.

  24. Pero los hipócritas también pueden tener razón, MGauss. Lo digo pensando en la mujer que denunciaba al hospital y también en el de las librerías. Cada vez compro más por internet y casi nunca en las tiendas que no quiero que desparezcan. Ayer, por el impulso, medio kilo de rosquillas de san Blas en una confitería. Las odio y además me parecieron carísimas. Creo que nos llegó de EEUU ese pleitear desatinado por las responsabilidades de los demás sobre las cosas que nos pasan: me tropiezo con una baldosa, pleito que te crió; me atraganto con el hueso de la ciruela, pues te vas a enterar. Esas presuntas obligaciones ajenas son descabelladas pero a veces reales y lo estrafalario de algunas demandas ayuda a considerar la cortesía de advertir otras. La virtud es siempre una cuestión de proporción y medida, como bien dijo Aristóteles: «90-60-90».

  25. En mi barrio de Madrid, en el que ya no vivo, pero, como me decía un amigo malaidea, “del que vivo”, y donde tengo mi despacho, han desaparecido también las papelerías y las mercerías . Que ya coser, cosemos sólo cuatro viejas, y el papel y la tinta para la impresora, los venden en las grandes superficies. Y tampoco hay señoritas de esas que cogían puntos a las medias.
    Pero antes de eso, mucho antes, desaparecieron los zapateros remendones, las carbonerías, y las lecherías con sus vacas. Que todavía había cada dos o tres manzanas en mi infancia.
    Y la basura la recogía un señor, con un carro tirado por una mula.
    ¡¡¡ El Progreso !!!

  26. También han desaparecido prácticamente todas las tiendas de maquetas en los últimos cinco años.

    Y Bazar Horta, Dios mío, Bazar Horta.

  27. El comercio es la ciudad.
    Un ejemplo claro es Cholet, de cómo el comercio minorista daba vida a una población.
    El centro de la ciudad ha quedado desierto.
    Unas panaderías, alguna inmobiliaria y peluquerías es lo que queda.
    Todo, en grandes, tiendas se ha centrado en las cercanías de las grandes superficies.
    De día es raro ver gente en las calles.
    Excepto las grandes ciudades, que poco a poco, y gracias a todas las ventajas del transporte público y los turistas, aún mantienen comercios, pero que entre manifestaciones y protestadores en general los están arruinando. Es el caso de París donde se espera que en los departamentos del centro se cierren millares de comercios.
    De hecho, existe un programa en en noticiario de TF1, dedicado a traspasos de negocios básicos, como tienda de comestibles, o bar o puesto de tabaco, para fomentar los comercios de pueblo.
    Existen muchos pueblos que ya no tienen ni panadería.
    Los que necesitamos cosas medianamente especiales, sólo podemos recurrir a internet.
    No les digo cuando se trata de cosas muy muy específicas, que requieren primero un trabajo de buceo en la red, para luego encontrar a alguien en Australia que lo venda.
    Llega a casa antes que si me tengo que ir a Nantes, para además no encontrarlo.

  28. Explicación uno: Externalizaciön de la responsabilidad.
    Explicación dos: Cambio de paradigma, estamos en el proceso, desaparición del valor del trabajo.
    Como ya las expliqué no lo hago otra ves.

    Saturl, ni mü has dicho del València de ayer. ¡Centralismo!

  29. Proc, hipócrita es el que finge y al que finge se le supone una cierta inteligencia. Considera al otro, lo juzga tonto, se conoce a sí mismo y finge ser quien no es a fin de conseguir algo. Me entran dudas de que ese señor del que usted me habla, luego de leerlo, sea capaz de tremendo tirabuzón. En todo caso veo innecesario presumir una conducta compleja cuando la estupidez de creerse más, mal que aqueja a muchos, lo explica todo.

  30. Molan un güevo esas fotos Click.
    Usted que sabe ¿cuánto tratamiento post hay ahí?

    Dicho de otro modo ¿un humano puede acercarse a esos resultados?

  31. MGaussage
    miércoles, 30/01/2019 a las 19:28

    El del artículo no parece muy listo, eso es verdad. A mí es que el tema me entristece bastante, por lo que dice JrG (18:51), supongo que a los demás también; y del posible remedio o remota vuelta atrás no se sabe noticia, claro.

  32. Haciendo click
    miércoles, 30/01/2019 a las 19:14
    I Must Go In, The Fog Is Rising
    Emily Dickinson según Roberto de Mitri, fotógrafo
    Adaptaciones
    miércoles, 30/01/2019 a las 19:51
    Molan un güevo esas fotos Click.
    Usted que sabe ¿cuánto tratamiento post hay ahí?

    Los títulos son versos, sin ellos las fotos valen un poco menos: ES MI OPIÑÓN. (Y que Haciendo click pone siempre unos títulos muy buenos a sus magníficas fotos).
    Me he acordado de un fotógrafo que venía hace unos domingos en EP, Stéphane Mahé, el fotógrafo que finge pinturas.

  33. Procuro fijarme miércoles, 30/01/2019 a las 20:18
    Stéphane Mahé, el fotógrafo que finge pinturas.

    Eso no son fotos, Procu; son relatos, pequeñas historias

  34. Que estaba yo pensando que puesto que el universo entero es un sistema (o función, no sé cómo se dise) termodinámico en el que la entropía entendida como tendencia al equilibrio no para de aumentar, se deduce que el sistema inestable pretende volver entröpicamente al punto de equilibrio inicial, usease la nada previa al bigbang.

    Se pueden deducir muchas cosas que al.ser Cabrero no me dan la gana, pensad otros, pero una de las más gonitas es que eso de la vida no es al final más que una de las más extremas manifestaciones de entropía, algo nada exquisito y maravilloso sino un quejìo del universo queriendo ordenarse. O sea después orden perfecto. Nada.

  35. Adaptaciones
    miércoles, 30/01/2019 a las 19:51
    Molan un güevo esas fotos Click.
    Usted que sabe ¿cuánto tratamiento post hay ahí?

    Dicho de otro modo ¿un humano puede acercarse a esos resultados?

    Adapts, estoy seguro de que las fotos tienen un tratamiento post y con los programas de edición como Lightroom y Photoshop, al alcance de cualquiera que tenga interés. Se trata de hacer un buen tratamiento en blanco y negro y luego jugar a yuxtaponerlo con texturas, de las que hay miles en internet.
    Unas fotos con esa misma mirada y que no tienen tratamiento post son estas de Andrei Tarkovsky y de Alisa Resnik. Admiro mucho a ambos. Bueno, al primero como fotógrafo (tal vez haya llegado la hora de revisitar sus películas).

  36. Procuro fijarme
    miércoles, 30/01/2019 a las 20:18

    Los títulos son versos, sin ellos las fotos valen un poco menos: ES MI OPIÑÓN. (Y que Haciendo click pone siempre unos títulos muy buenos a sus magníficas fotos).
    Me he acordado de un fotógrafo que venía hace unos domingos en EP, Stéphane Mahé, el fotógrafo que finge pinturas.

    Gracias por fijarse también en mis títulos. Los suelo escoger con un punto de humor, tal vez por pudor al exponer mis fotos porque sospecho que no valen gran cosa o que, al menos no deben tomarse como muestra artística. Es una forma de decir “¡eh!, fijaos que título tan gracioso, no penséis que la foto va en serio”
    De todas formas creo que un buen título siempre aporta algo a una fotografía, tanto en el sentido poético, como explicativo, o reivindicativo. En el caso de los versos de Emily Dickinson las ilumina y las mejora, sí. Totalmente de acuerdo

  37. Um, Haciendo click, discrepo. Creo que la fotografía no necesita títulos. Es más, creo que chirría cuando los añade, que nos está intentando vender una idea o bien un pedazo de biografía (sentimental o intelectual) del fotógrafo. Ni siquiera la fotografía documental lo necesita (piense en el trabajo de Curtis sobre los indios de América del Norte, en el trabajo de Frank sobre los americanos, etc.), como tampoco la gran pintura. No necesitamos saber quién es el hombre de un retrato de Rembrandt o de Tiziano, ni cómo se llamaban los niños de Murillo o los enanos de Velázquez, ni mucho menos qué estaban pensando cuando los retrataron o por qué curva de su vida andaban cuando lo hicieron. Es conmovedor saber dónde empezó Cervantes a escribir el Quijote, pero bastante irrelevante, como nos da igual, en el fondo, la polémica sobre la autoría Shakespeare/Marlowe. Aquí lo que importa es el Rey Lear y sus hijas, sin subtítulos.

  38. Si todo el mundo, tanto de derechas como de izquierdas, hiciera caso a los que dicen que cambiar de ideas es una señal de que se tiene una mente abierta y crítica, se produciría un intercambio de militantes entre la derecha y la izquierda, y todo seguiría igual. Cambiar de ideas porque hay que cambiarlas no cambia nada.

    Tampoco sirve de nada ponerse a pensar antes de cambiar de ideas, con el fin de evitar que el cambio se limite a saltar de un prejuicio consagrado a su contrario. No sirve de nada porque, pienses lo que pienses, seguro que te equivocas.

  39. Podría decirse que la violencia dentro de una pareja sentimental es violencia de género, independientemente del sexo de quien la ejerza y de quien la sufra, ya que el miembro de la pareja que la ejerce asume, ejerciéndola, el rol dominante, opresivo, masculino, a la vez que asigna al otro miembro el rol dominado, oprimido, femenino.

    Pero, si no quiere decirse esto, porque se piense que los roles masculino y femenino no se agotan, respectivamente, en agredir o en ser agredido, como no basta para ser taxista con oír la COPE, entonces no podrá decirse, y sin embargo lo dice la LIVG, que todo propietario de un pene que agreda a quien posee una vagina lo hace porque asume el rol de hombre, a la vez que asigna a la persona agredida el de mujer, ya que los roles masculino y femenino no se agotan, respectivamente, en agredir o en ser agredido.

  40. Al que afirma que su grupo es mejor que otros -más inteligente, más comprometido, más animoso, más empático- le convendría saber si, para lograr esa victoria, él suma o resta.

Los comentarios están cerrados.