120 comentarios en “Capitán Bretaña

  1. Gracias, Procu, por la historia de Yoli. Irá en la sección negra de la novela con el caníbal de La Guindalera del mes pasado. No hay nada peor que un converso, es casi peor que un protestante. Imagino que habrá que repatriarlas a la tipeja y a sus dos amigas al tener pasaporte español. Ventajas del Estado que tanto le gusta la Marqués. Aunque hace poco el gobierno británico le quitó la ciudadanía a una por lo mismo, creo que leí. Por culpa del puto Almodóvar siempre me hacen gracia estos casos, siempre me las imagino como a María Barranco cuando se folla al comando de chiíes —¿o chiítas?— en Mujeres al borde de un ataque de nervios.

    Candela.

  2. Con los del Brexit, los del Procés, los del aborto y la eutanasia, no se puede hablar, son hooligans.

  3. Buenos días a todos en mi primer descanso de lunes.
    Y me voy corriendo, que estoy a favor de una Ley de plazos en el Aborto, y una eutanasia regulada. Despenalizados, por supuesto, y con las salvaguardas bien puestas para proteger a los que quisieran vivir hasta el final, y a las que quisieran llevar a término sus embarazos, a pesar de la opinión de los médicos.
    Y que esos bebés tuvieran la misma protección y cuidados que los “normales”. Aunque fueran “más caros” para la sociedad.
    Y, al mismo tiempo, que no se dijera en la Ley que la Eutanasia y el Aborto son Derechos.
    Porque, en ese caso, obligaría a los médicos a ejecutarlos, aun en contra de sus creencias, o de su opinión médica. Y eso sería igual de malo que la prohibición actual.
    O sea que soy hooligan, y no se puede hablar conmigo.
    Ya siento

    Y me voy.

  4. Si a los médicos se les impusiera la exclusividad del homicidio misericordioso serían sus normas éticas, o su moral particular, las que determinarían -independientemente de lo que diga la ley- la aplicación o no de la eutanasia. La ley de eutanasia podría determinar los supuestos en los que es admisible la aplicación de la misma, pero a menos que se considere un derecho inalienable el suicidio asistido, su legalización no garantizaría su aplicación en algunos casos. Precisamente los más comprometidos. No hay ninguna duda respecto a un cáncer terminal, el paciente es consciente, libre y capaz, y se dan el resto de condiciones (sufrimiento, irreversibilidad, etc.) pero en el caso de enfermedades neurodegenerativas sabemos que en Holanda aproximadamente la mitad de los pacientes con demencia que fallecen cada año han expresado con anterioridad, cumpliendo los requisitos que marca la ley, su voluntad inequívoca de que le sea aplicada la eutanasia. Sin embargo tan sólo el 2,5% de los fallecidos por eutanasia en el año 2018 estaban aquejados de demencias y desde el 2002 al 2017 sólo se les aplicó a siete aquejados de alzheimer. El resultado de todo esto es que la inmensa mayoría de afectados por enfermedades neurodegenerativas que han expresado su voluntad de ser eutanatizados no lo consiguen.

    Estas cosas ocurren porque existe un problema con la gestión del tiempo. Si el candidato elige morir “demasiado pronto” al médico le resultará “demasiado difícil” cumplir sus deseos y el asunto se alargará hasta que sea “demasiado tarde”. El médico valora el estado, ha de hacerlo porque lo obliga la ley, y cuando el aspirante muestra su intención no se dan las condiciones objetivas de “sufrimiento intolerable” que referencian todos los textos legales para que se pueda hablar de eutanasia.

    Para acabar de complicarlo, resulta que todos creemos tener claro dónde están nuestros propios límites. Sin embargo éstos cambian con nosotros. Empezamos por aceptar que nos abrochen los zapatos cuando creemos que nuestro límite está en la dignidad y el decoro, pero pasa el tiempo y aceptamos la silla de ruedas y el pañal mientras podamos leer. Al fin y al cabo mojarse un poco es perfectamente normal en según que edades.

    El médico -como profesional sanitario- sabe que estos cambios se producen y también sabe que su actuación puede verse sometida al juicio de un comité, a las pesquisas de un juzgado, o las denuncias de un familiar. Demasiados riesgos. Por eso defiendo la creación de nuevas profesiones relacionadas con el asunto de la muerte voluntaria. Hace cien años no existían los informáticos y sin embargo ahora…

    Aquí pueden informarse acerca de un caso de “Muerte en directo” por TV. La eutanatizada estaba atendida por un médico y contaba con la presencia de su marido, quien apoyaba la cabeza en el hombro de su esposa y cogía su mano, pero hubo un problema pues mientras le administraban la inyección todos pudieron escucharla murmurar: Terrible.

  5. Pirata, insisto en que no me pronuncio sobre el fondo del asunto, sino sobre la forma. En concreto, sobre la forma en la que usted ha tratado el asunto aquí. Es usted quien ha dicho que “una de las partes en el debate tiene un empeño totalitario en hacer prevalecer su particular metafísica sobre la de los demás”. Y quien añade que las razones de esa parte “tienen que ver con su catolicismo ultramontano y antiliberal”.

    Yo solo quiero hacerle ver que no está usted aportando argumentos para defender su opinión, sino pura y simplemente descalificando la contraria. Y tiene su punto de ironía que lo descalifique con argumentos religiosos alguien que profesa, según confesión propia, dos religiones, judaísmo y socialismo, de mucha más estricta observancia que la que critica.

    Al final va a ser verdad que religión e ironía son incompatibles.

  6. HOOLIGANS DEL PENSAMIENTO
    Son aquellos que defienden como un reflejo espinal las siguientes ideas: la pena de muerte, la libertad de portar armas, el aborto libre, la eutanasia como derecho inalienable, la prohibición del aborto, la prohibición de la eutanasia, el derecho de Diego Costa a insultar al árbitro, que Gran Bretaña debe salir de Europa, que Cataluña debe salir de España y que el deporte de mujeres es igual de interesante que el de los hombres.

  7. Sinceramente, el tema de la autanasia rebasa ampliamente mis competencias éticas, médicas y hasta psicológicas. Descreo minuciosamente de las motivaciones de los parientes y prefiero confiar las decisiones de este tipo a un comité de expertos. Por razones obvias, alejaría con un palo de estos debates a políticos y a periodistas. Me preocupa, y mucho, la suerte que podrían seguir los depresivos con una mala ley de eutanasia.

    Y desde luego, lo que no me gustaría es estar en el pellejo de los comités éticos que tengan que autorizar caso por caso.

  8. Creo que ciertas cosas son de imposible regulación. Entendemos a la mujer que en situación terrible decide que desea morir, poner fin a una situación que se le hace insoportable y que razonablemente entendemos los que no la sufrimos que puede ser causa de ese deseo. Ese es el caso fácil. Dejarlo la opinión de otros, médicos o comités, puede ser incluso cruel. Espérese algo más, espérese a que a mí me parezca insoportable, puede ser una injerencia inaceptable si no se ofrece una alternativa sin sufrimiento.
    El meollo está en los casos de aquellos que no pueden opinar sobre si mismos. El caso de Alfie Evans enfrentó a médicos y padres. Ganaron los médicos en el juzgado. No sé si lo veo razonable. No sé ni siquiera si sabría opinar. Y con seguridad plantearán muchos más casos de desconexión de viejos gagá con/contra la opinión de la familia, Alfies Evans de 87 años, que supuestos como el de la señora con enfermedad degenerativa que ha dado lugar al debate.
    Hay debate sobre qué hacer con la gente con BIID, un trastorno sin tratamiento consistente en el deseo de ser amputado. Quien lo padece siente que le sobra un brazo, una pierna, los ojos. Sus deseos de desprenderse de ellos les lleva a la automutilación, casi siempre de forma bárbara, claro. Se les debe dar el gusto para que se sientan bien ya que no hay otro tratamiento y ante el riesgo de que causen lesiones que pueden provocar la muerte arrancándose un ojo, por ejemplo. Imposible decidirlo, me parece a mi. Y no se trata de morir, sólo de perder un miembro.
    En enero estuve de visita en la UCI dos semanas seguidas. En la cama de al lado de mi padre dos hermanos “peleaban” civilizadamente sobre si seguían el consejo de los médicos y desconectaban a su padre o lo mantenían así más tiempo. Uno estaba a favor. El otro en contra. La esposa sólo lloraba. Durante dos semanas estuve saliendo a fumar a la acera con el que se negaba, que me contaba sus razones perfectamente sensatas para negarse –el resumen es que nadie tenía los huevos de asegurarle al cien por cien que estaba muerto, que sólo era un cuerpo latiendo– y las de su hermano para hacerlo –el tipo tenía el cerebro completamente deshecho por un tumor enorme que al parecer llevaba ahí desde la infancia y que hubo que extirpar de urgencia–. Cuando había poca gente en la sala el tipo aprovechaba y le gritaba a su padre “tienes que respirar sólo, papá” y no resultaba desgarrador porque allí ya estábamos todos curados de espanto, todos hechos mierda cada uno por nuestras cosas. Lo desconectaron y respiró él solo dos días, luego hubo que volver a enchufarlo. Marché de allí sin saber el desenlace.
    En lo de la eutanasia los casos fáciles son difíciles y los difíciles imposibles.

  9. Gómez
    lunes, 08/04/2019 a las 12:57

    No sé, a mí me parece que a nadie en el mundo le gusta tanto Albert Rivera como a Albert Rivera.

    Nasío pa matá. No sé qué es peor, si tener esa idea o que te convenzan de que es una buena idea.

  10. EL CANDIDATO Y LA PERIODISTA

    “Ella, una periodista de izquierdas. Él, un político de ultraderecha.
    ¿Podrá el amor y el deseo con tanta diferencia?

    Santiago Peñascal es el prometedor líder y aspirante a Presidente del Gobierno por EGO, un partido de ultraderecha que está pegando fuerte. Claudia Armendáriz, periodista de “El Globo”, un diario de abierto corte izquierdista, es la encargada de cubrir todos los actos del candidato. Enseguida, surge entre ellos algo más que una relación profesional.

    Amor, sexo, política y mentiras.
    Y también alguna que otra pizza hawaiana…”

    El apellido Peñascal me recuerda a alguien. Armendáriz me despista.

  11. No pretendía poner como ejemplo de nada a Holanda, simplemente ofrecer unos datos de un sitio (sea país o S.A.) en el que ya existe una ley de eutanasia. Datos, sólo eso, que creo pueden resultar interesantes.

    Año 2017
    Número de suicidios: 1.900
    Número de eutanatizados: 6.600
    Número de fallecidos bajo sedación paliativa: 32.000
    Más del 25% de todos los fallecimientos que hubo en ese sitio durante ese año fueron “inducidos”.

  12. Decía Perroantonio: Me preocupa, y mucho, la suerte que podrían seguir los depresivos con una mala ley de eutanasia.

    A nadie se le escapa que si un producto o servicio es de calidad y además es percibido como gratis, su demanda tiende a crecer exponencialmente. Si se convierte en norma social que una persona con una afección psiquiátrica puede optar por morir, estamos eliminando la obviedad de que el hecho de que desee morir es un síntoma de su enfermedad. La Seguridad Social debería hacer lo posible para curar a los enfermos antes de optar por otras soluciones. Eso no quita que acepte entusiásticamente que haya empresas cuyo objeto social sea el homicidio misericordioso. De esta manera las necesidades de sus posibles clientes pueden verse atendidas. En fin, que yo percibo un cierto problema teórico al implicar al Estado en la facilitación de muertes a sus ciudadanos sin la intervención del juez.

  13. Perroantuán, la eutanasia, bien aplicada, tiene su punto, como puede verse aquí. Es cierto que luego convierten a los abuelos en galletas, pero eso es un mal menor.

  14. Zeppi
    lunes, 08/04/2019 a las 09:57

    Deje de echar balones fuera: tenemos una situación en que una parte de la sociedad quiere una ley de eutanasia y otra (por cierto minoritaria) quiere seguir imponiendo su concepción del dolor y de la muerte. Y digo imponiendo porque no se conforman con actuar como les plazca, sino que se empeñan en que los demás actuemos también como a ellos les place. Eso es una actitud totalitaria; no lo es defender que nadie más que uno mismo tiene la última palabra sobre cómo y cuándo quiere morir.

    Por otro lado, que ese empeño tiene su arraigo en un catolicismo ultramontano me parece tan evidente que no voy a discutirlo; ahí están todas las tomas de postura de la jerarquía eclesiástica española y vaticana desde hace treinta años para corroborarlo, y su reflejo en las declaraciones de algunos dirigentes políticos. ¿Quiere enlaces?

    Y advierta que adjetivo “catolicismo” con “ultramontano”. Lo hago porque conozco bien otras formas de catolicismo, sobre todo la estadounidense, que no lo son; por fortuna, los católicos estadounidenses han estado lo suficientemente alejados de Roma y relativamente desprovistos de poder temporal como para aprender tolerancia con las convicciones ajenas.

    En definitiva, la pregunta es muy sencilla. Todos sabemos que una ley de eutanasia tendrá que prever controles, salvedades y limitaciones. ¿Qué razones de fondo – no de política coyuntural, no de bronca parlamentaria, no en el curso de una campaña electoral- explican que la derecha se haya negado sistemáticamente a aprobarla?

  15. Pirate, reconozco que la vida como valor supremo es algo bastante católico, aunque diría que más bien cristiano. Lo de ultramontano sinceramente no lo veo. USA es más bien protestante en sus infinitas variedades y aún así leo que allí la eutanasia está prohibida en la casi totalidad de los estados. Hay más que regulan el suicidio asistido, cosa que veo menos problemática. Al fin y al cabo un tipo pide morir porque no puede causarse él mismo la muerte. Israel también está alejado de Roma y allí no es legal, según he podido mirar en alguna página, ni la eutanasia ni la asistencia al suicidio. Sólo la suspensión de tratamientos. No he podido aclararme si sólo a petición del paciente capaz o vale la de los familiares. Achacar sólo al catolicismo, y llamarlo ultramontano, la resistencia a un asunto que no está perfectamente claro en ninguna parte me parece algo exagerado.
    Es un asunto espinoso, el sí no es evidente, el no en ocasiones causa sufrimientos, y ambas posturas son posibles y sensatas. En todo caso, según yo lo veo que el tipo que auxilió a su mujer a morir se enfrente a una pena de 1 a 3 años, es decir, que no va a ser cumplida, fue ya en su día un cambio de paradigma. No me parece calificable de ultramontano el CP en esto, la verdad. Dos años de pena sin antecedentes no se cumplen, ni tres si el juez lo razona. Aquí, hoy, ya, no hay una sociedad talibana que castigue cruelmente a quien por compasión ayuda a otro a morir. Más bien desincentiva que se haga con la molestia de un proceso penal más que la de un efectivo castigo.

  16. Tampoco entro en el fondo, pero

    “El problema totalitario es pues de la parte que insiste en que tú no hagas lo que él no quiere que hagas ”

    ¿se puede aplicar a la violación, al asesintato, a la xenofobia, al racismo, a las corridas de toros, a llevar armas?

  17. He terminado de leer “Serotonina” de mi admirado Houellebecq. Es la divertida historia de un depresivo al que su psiquiatra le prescribe irse de putas y le prohíbe visitar Bélgica u Holanda porque allí, asegura, le someterán a una eutanasia. Estos ridículos países son objeto de burla de Houellebecq que se muestra gran admirador de España y del milagro turístico que lideró el Caudillo. Una novela divertida e irónica, necesaria para curar extremismos políticos que dejan tan en evidencia a quien los practica.

  18. Hombre, MGauss, llama la atención que la legislación más liberal del mundo en este ámbito sean la suiza, la holandesa y la belga. Y llama la atención que la parte de la sociedad española que se opone a la legalización sea la que se identifica (no vagamente, no culturalmente, sino activamente) como católica.

    Respecto al CP, me parece surrealista: condena (y lo significativo es la pena en sí, la tipificación como delito) a quien “causare o cooperare activamente con actos necesarios y directos a la muerte de otro”,

    OJO 1 : “por la petición expresa, seria e inequívoca de éste”
    y OJO 2: “en el caso de que la víctima sufriera una enfermedad
    grave que conduciría necesariamente a su muerte, o que produjera graves padecimientos permanentes y difíciles de soportar”.

    Acojonante, ¿no?

    Así que vuelvo a la pregunta: ¿por qué tendría mi hijo que tener antecedentes penales, o incluso pasar un año a la sombra, por cumplir mi voluntad? ¿Acaso la legalización de la eutanasia obliga a otros hijos a que hagan eso con sus padres que no lo han pedido y no lo desean?

    En fin, sencillamente me parece una imposición gravísima y un recorte inadmisible de la libertad individual. Una ley de eutanasia no condiciona en absoluto la vida de quien ha descartado esa vía, pero la ausencia de esa ley y el mantenimiento de la tipificación penal sí condiciona la de quienes pensamos de otra forma. Y de qué manera y en qué momento y a qué coste la condiciona.

    La eutanasia es una reivindicación estrictamente liberal: live and let live. O en este caso, live and let die.

  19. MGaussage
    lunes, 08/04/2019 a las 21:24
    Es un asunto espinoso, el sí no es evidente, el no en ocasiones causa sufrimientos, y ambas posturas son posibles y sensatas.

    Que no Gauss (y Funes), que no. Que el que se opone a según qué cosas es un totalitario ultramontano y, probablemente, católico. Y de derechas. Entre Pirata y La Sexta han acabado de convencerme. Ya se puede seguir el asunto en lo de Wyoming, que casualmente estaban allí para grabarlo todo, con la imparcialidad y el rigor que les caracteriza. Ya está el tema donde lo querían sus promotores. Huelga seguir discutiendo.

  20. Funes
    lunes, 08/04/2019 a las 21:35

    No, y le doy dos argumentos, porque imagino por dónde va:

    1. Uno práctico: en la mayoría de los casos que cita hay consenso en torno a la prohibición; en el de la eutanasia, parece que el consenso cae más bien del otro lado.
    2. Otro moral: la eutanasia no pone en peligro ningún bien ajeno.

  21. Zeppi
    lunes, 08/04/2019 a las 22:51

    Mire Zeppi. Le voy a hacer una pregunta muy clara:

    1. Redacto un testamento vital en que dejo constancia de que en caso de quedarme tetrapléjica quiero morir.
    2. Me quedo tetrapléjica. Vuelvo a pedir expresamente la muerte.
    3. La Ley de eutanasia aún no se ha aprobado. Tengo una única carta que jugar: pedir a alguien cercano que me la acerque.

    ¿Le parece que mi hijo debería pasar por un proceso penal?

    No se líe mucho: un sí o un no bastan.

    (Por cierto, no tengo tv desde hace unos quince años, y no voto desde hace más o menos los mismos años).

  22. Pirata Jenny
    lunes, 08/04/2019 a las 22:46
    En fin, sencillamente me parece una imposición gravísima y un recorte inadmisible de la libertad individual.

    En fin, a otros muchos no se lo parece, o les parece que hay razones que aconsejan no abrir la puerta de par en par en este asunto. Y esas razones, las entienda y las comparta usted o no, son tan válidas como las suyas, y sus defensores tienen derecho a dar su opinión y a no ser descalificados por ello. El fondo y la forma. No estoy de acuerdo con lo que plantea, pero no le hago un juicio de valores ni de intenciones. Creo que lo hace de buena fe, convencida de lo que piensa, de que es mejor para la sociedad. Conceda al menos la misma rectitud de intenciones a los que piensan de forma distinta.

  23. Pirata Jenny
    lunes, 08/04/2019 a las 23:23
    ¿Le parece que mi hijo debería pasar por un proceso penal?

    No. Pero esto no tiene nada que ver con lo que estamos discutiendo. Al menos con lo que yo pretendo discutir.

  24. ¿Cómo vamos a tener libertad para morir si no tenemos libertad para testar? Ya no digo portar armas. Ya lo dijo aquel, libertad para qué.

  25. Zeppi
    lunes, 08/04/2019 a las 23:33
    Pirata Jenny
    ¿Le parece que mi hijo debería pasar por un proceso penal?

    No. Pero esto no tiene nada que ver con lo que estamos discutiendo.

    Ostras Pedrín, ¿pues de qué estamos discutiendo pues? Yo creía que era exactamente de la respuesta a esa pregunta.

    ***
    Cómo toca Trifonov, madre santa. Aquí en el arreglo de Brahms de la chacona en re menor de Bach, para la mano izquierda. Fli-pan-te. Si tienen ocasión, vayan a verle, porque en 10 años no habrá quien pueda comprar una entrada.

  26. CELA Y SENDER

    ” La operación fraguista de los años setenta de “reconciliación” y repesca de exiliados para decorar la “apertura” del régimen, tuvo en Cela a su agente de mayor prestigio. Abrió su revista Papeles de son Armadans a escritores que, fieles a la II República o contrarios a la dictadura, vivían fuera de España desde la guerra: desde Juan Ramón Jiménez hasta Luis Cernuda, Max Aub, etc. También les invitaba a volver en numerosas ocasiones, y a pasar por su casa de Palma donde hacía exhibición de su poder y su dinero. Cela olfateó pronto que, con la muerte de Franco, los vientos soplarían de otra parte, y en su currículo había episodios imperdonables –le fueron perdonados–: su condición de censor y de delator franquista. Andaba por medio, además, la cuestión del premio Nobel, que Cela perseguía desaforadamente y veía en Sender –el novelista español más traducido en ese momento– un serio competidor: su candidatura al Nobel la avalaba el Gobierno republicano también en el exilio y la prestigiosa e influyente Hispanic Society.

    Para distorsionar su figura, para convertirlo en vestigio de un pasado belicista y republicano, Cela pidió “de rodillas” a Sender, cuando le visitó en San Diego (California) su vuelta del exilio, invitándole a su casa de Palma. No atendió Sender durante su viaje a las voces amigas que le advirtieron de la trampa del antiguo delator y de la operación de limpieza de su conducta que Cela hacía para salvarse en el inmediato futuro. La trampa consistió en una cena con la presencia de varios periodistas que se encargarían de propalar la conducta atrabiliaria y violenta de Sender. Durante ella, Cela “prorrumpió en una de sus habituales salidas de tono que en realidad encerraba una provocación”, según el crítico Miguel García Posada (El caso Sender), y se armó una gresca que el hijo de Cela, Camilo José Cela Conde, atribuye al alcoholismo del autor de Réquiem por un campesino español. Falsedad evidente, porque Sender apenas podía beber dado su asma y los problemas respiratorios que padecía. Fue el propio Sender quien narró a la poeta Julia Uceda –que ahora prologa Las criaturas saturnianas– tres años más tarde el incidente en una carta que la destinataria hizo pública en Diario 16 en 1991.

    “Lo de Cela fue un incidente idiota. Estábamos en la mesa unas quince personas, discutíamos de política, y él dijo: ‘Ojalá entren cuanto antes en Madrid los tanques rusos’. Yo le dije: —Entraron ya en 1936 y los recibí yo, ¿y sabes lo que nos trajeron? Nos trajeron a Franco, a quien tú pediste humildemente que te nombrara delator de la policía. De la policía que mató a mi mujer. Luego tiré el mantel hacia arriba y volaron platos, floreros, cirios, hubo duchas de caldo gallego para casi todos los invitados y la pobre y anciana mujer de Cela se desmayó. Es lo único que sentí. Cela vino hacia mí y le dije:

    —Cuidado porque voy a romperte la cabeza y no tienes otra.

    Era ya de noche y me fui a dormir. El día siguiente me fui al hotel Valparaíso que, por cierto, es estupendo.

    Yo había ido a su casa porque me lo había pedido de rodillas aquí, en San Diego.

    En definitiva, no fue nada. Yo, pasado el incidente, no le tengo inquina y supongo que él tampoco. En todo caso, me da lo mismo”

  27. Excelente la anécdota que has traído Marqués.
    Un sufrimiento cuando se puede considerar “demasiado” “insoportable” “inasumible” ?.
    Sólo el que está en la situación puede. Incluso podría decir que tampoco él mismo puede ya que se puede aguantar más siempre.
    Para qué?
    Para seguir vivo.
    No decides nacer, tampoco debes decidir que te maten. O lo puedes hacer tú mismo y eso se llama suicidio, o lo demás es ir contra la esencia de la medicina y la propia ley, hablaría hasta de la justicia del asunto.
    Cuando una persona no puede ejecutar su decisión, y esta es de la trascendencia de pedir que alguien le de muerte, creo que debe soportar lo que toque, lo que me toque, llegado el caso.
    La experiencia nos dicta que por una libertad que puede ejercer una parte pequeña de la sociedad, le ponemos a esta en un brete de una solución extremadamente compleja.
    En mi opinión, y ya he pasado por alguna circunstancia que me ha hecho desear la muerte, me alegro de no haber cedido, y los que se cuidaban de ello de haber insistido en seguir.
    Morir puede ser un alivio en determinadas circunstancias, pero sólo si tú puedes hacerlo por tus medios.
    No puedes pedir a los demás que en unas circunstancias luchen por que estés vivo, y en otras no, o que incluso tomen parte activa en tu final.
    No le deseo a nadie tener que hacer algo que arrastrará durante su vida.

  28. Buenos días. Ayer estuve pensando que era el cumpleaños de JrG, pero no me venía bien felicitarle y además me parece que él cree que es mañana. JrG, ni para ti ni para mí: vamos a celebrarlo hoy, que he traído para tu Esfera los animales esféricos del Libro de los seres imaginarios (<– aquí el pdf y todo, tío).

    Animales Esféricos

    La esfera es el más uniforme de los cuerpos sólidos, ya que todos los puntos de la superficie equidistan del centro. Por eso y por su facultad de girar alrededor del eje sin cambiar de lugar y sin exceder sus límites, Platón (Timeo, 33) aprobó la decisión del Demiurgo, que dio forma esférica al mundo. Juzgó que el mundo es un ser vivo y en las Leyes (898) afirmó que los planetas y las estrellas también lo son. Dotó, así, de vastos animales esféricos a la zoología fantástica y censuró a los torpes astrónomos que no querían entender que el movimiento circular de los cuerpos celestes era espontáneo y voluntario.
    (Más de quinientos años después, en Alejandría, Orígenes enseñó que los bienaventurados resucitarían en forma de esferas y entrarían rodando en la eternidad).
    En la época del Renacimiento, el concepto del cielo como animal reapareció en Vantini; el neoplatónico Marsilio Ficino habló de los pelos, dientes y huesos de la Tierra, y Giordano Bruno sintió que los planetas eran grandes animales tranquilos, de sangre caliente y de hábitos regulares, dotados de razón. A principios del siglo XVII, Kepler discutió con el ocultista inglés Robert Fludd la prioridad de la concepción de la Tierra como monstruo viviente, «cuya respiración de ballena, correspondiente al sueño y a la vigilia, produce el flujo y el reflujo del mar». La anatomía, la alimentación, el color, la memoria y la fuerza imaginativa y plástica del monstruo fueron estudiados por Kepler.
    En el siglo XIX, el psicólogo alemán Gustav Theodor Fechner (hombre alabado por William James, en la obra A Pluralistic Universe) repensó con una suerte de ingenioso candor las ideas anteriores. Quienes no desdeñan la conjetura que la Tierra, nuestra madre, es un organismo, un organismo superior a la planta, al animal y al hombre, pueden examinar las piadosas páginas de su Zend-Avesta. Ahí leerán, por ejemplo, que la figura esférica de la Tierra es la del ojo humano, que es la parte más noble de nuestro cuerpo. También, «que si realmente el cielo es la casa de los ángeles, éstos sin duda son las estrellas, porque no hay otros habitantes del cielo.

  29. —Papá, papá, dame una galleta.
    —Cógela tú.
    —Es que no tengo manos.
    —Ah, ¿no hay manos? No hay manos, no hay galletas.

    El suicidio no es un crimen mientras tienes la autonomía suficiente como para poder cometerlo («es que como estoy bien, todavía no quiero»), pero si ya has ingresado en la pesadilla de la que precisamente te querías librar mediante el suicidio, entonces se te obliga a vivir porque ya no puedes. Hay una contradicción, me imagino que porque el suicidio no se considera un derecho, sino algo más bien como una galleta.

  30. Me acabo de encontrar un párrafo cojonudo digno de la entrada del viernes de Mortimer:

    Una de las cosas que a Ford Prefect le había costado más trabajo entender de los humanos era su costumbre de repetir y manifestar continuamente lo que era a todas luces muy evidente; como «Hace buen día», «Es usted muy alto» o «¡Válgame Dios!, parece que te has caído a un pozo de diez metros de profundidad, ¿estás bien?». Al principio, Ford elaboró una teoría para explicarse esa conducta extraña. Si los seres humanos no dejan de hacer ejercicio con los labios, pensó, es probable que la boca se les quede agarrotada. Tras unos meses de meditación y observación, rechazó aquella teoría en favor de una nueva. Si no continúan haciendo ejercicio con los labios, su cerebro empieza a funcionar.

  31. marquesdecubaslibres
    martes, 09/04/2019 a las 00:01
    CELA Y SENDER

    Sender dio un par de versiones sobre el asunto, y quien lo destapó fue Ignacio Carrión en un artículo, no sé si para Abc o para Diario 16. A Sender no le gustó que lo contara (y él mismo era la fuente). Cela escribió una carta al director diciendo que la versión era falsa, sin dar la suya.

  32. Lo mejor de la anécdota es el folletinesco desmayo de la mujer de Cela. En toda agarrada que se precie de serlo debe de haber una fémina que caiga redonda ante la brutalidad masculina.

  33. BIG DATA

    Se preocupan los amigos por nosotros, por el estado de atafea al que pueda llevarnos la vectación desaforada de estas últimas semanas. Tratamos de calmarlos: aun viajando en el asiento del medio en Ryanair, aun durmiendo en el Prat en unos asientos diseñados para que el turista sucio y vomitón no pueda tumbarse, aun echándonos a las espaldas miles de kilómetros al mes, viajar no nos cansa en absoluto. Corrijamos: viajar cansa, pero es un cansancio físico que se puede corregir con el sueño, con la natación, con la sauna, con la descarga seminal.

    El estado de atafea lo alcanzamos tras el así llamado «choque cultural». Las idas son agradables; las vueltas, criminales.

    En veinte años de residencia en el extranjero país hemos acumulado una experiencia puramente estadística.

    El compatriota generaliza. Una española, en el metro de Berlín, dirá al ver a a una chica que tiene sentada enfrente: las alemanas visten bien, pero se maquillan demasiado. Es este un comentario real. Nosotros no inventamos. Ocurre que la chica que la española tiene enfrente también es española.

    Esas generalizaciones nos repugnan.

    Pero, repetimos, nuestra experiencia es puramente estadística. Somos observadores. Captamos a diario decenas de experiencias que, con el transcurso de los años, son una reserva ingente de Big Data que procesamos para exponer hipótesis con un grado mínimo de error.

    Así, colegimos que tanto en España como en Alemania es ingente el número de cafres, besugos, cenutrios, mamarrachos, imbéciles, idiotas, egoístas y puercos. Gentes, en definitiva, con capacidades diferentes de las que harán gala en el avión, en la cola de espera, en su cotidiano devenir. Pero colegimos también, tras un análisis concienzudo de nuestro Big Data, ante cuyo poder somos obsecuentes, que en España hay en la consuetudinaria relación una amabilidad que en Alemania troca en ira y menosprecio.

    Viajamos a España y aterrizamos alegres. Con motivo. En la papelería el tendero indígena nos hará un comentario jovial, dicharachero. Y eso que nuestro gasto ha sido de treinta céntimos de euro por un sobre. En la cafetería, la italiana dueña nos hará un favor mientras nos dice que «estamos para ayudarnos entre todos». En la marisquería, la sudamericana camarera se unirá a nuestra conversación con agudas sonrisas que ponen freno a lo que alguien consideraría un exceso de confianza. El análisis de nuestro Big Data nos permite concluir, con un mínimo margen de error, que esta es la norma. Así es. Incluso en los días en que el sol se esconde, hurtándonos su calidez y su sanadora luminosidad, incluso en una ciudad fea y arisca como Barcelona.

    Regresamos a Alemania y ocurre lo contrario. ¿Nos extendemos en los detalles? No fatiguemos al lector. Aquí, un reproche. Allá, una bronca. Feos por todas partes. Arrogantes. Viles. Apollardaos. Carnuces. Mucho nazi suelto. Apóstoles del veganismo a cascoporro. No se duchan. Ineptos. Sucios. Paletos. Escoria de arrabal. La norma.

  34. Nos dice otro, de alguien a quien antaño calificaríamos como «trepa»: «Le gusta arrimar cebolleta donde está el power».

  35. jrG
    martes, 09/04/2019 a las 08:10
    No decides nacer, tampoco debes decidir que te maten.

    Muy respetable su postura ante su muerte. Pero ¿me la va a imponer a mí, va usted a decidir sobre la muerte de otro?

    Aquí no se trata de lo que usted haría o dejaría (teóricamente) de hacer, sino si admite o no que otro haga lo que crea sin tener que actuar en la clandestinidad, comprar sustancias ilegalmente y meterse en un lío penal.

    Le voy a contar el caso que me decantó definitivamente. Se llamaba Marcos e iba un curso por delante. Teníamos amigos comunes, así que cuando acabamos la escuela seguimos sabiendo el uno del otro. En verano de 1990, con 22 años, fue a pasar unos días a San Sebastián. Estando en el mar iniciaron una de esas lizas que consisten en subirse a hombros de otro y pelear contra otra pareja. Al descabalgar su caballería se tiró al agua, pero con demasiado ímpetu y demasiado poco fondo. Se partió la médula. De San Sebastián lo llevaron a Toledo: no había absolutamente nada que hacer. Se había quedado tetrapléjico y había perdido el habla. Con los meses, aprendió aproximadamente a comunicarse mediante parpadeos. Unos diálogos exasperantes, lentos y llenos de equívocos. Al cabo de dos años de cama sin interrupciones y con el cuerpo apagando una a una sus luces (riñones, estómago, hígado) entró en una depresión profunda. Su estado no tenía marcha atrás, pero el horror en el que vivía, prácticamente incomunicado, no tenía fecha de caducidad conocida.

    Pidió no una, no dos, decenas de veces, que le dejaran morirse. La familia, muy creyente, se negó. Tenía esa filosofía que describe usted: “Esto es lo que toca”. Dos de los amigos empezaron a plantearse seriamente si ayudarle, pero este proceso es largo. Primero hay que verbalizarlo; una vez verbalizado se abre un paréntesis de parálisis, de incredulidad. Después empieza la búsqueda de soluciones, pero es lenta y ninguno de los caminos es fácil (no sabían algo que yo sí he investigado por si las moscas: si tienes problemas con los médicos, vete a los veterinarios, ellos saben muy bien qué y a qué dosis). Cuando aún no habían recorrido ni la mitad de ese proceso murió, después de tres años y medio de infierno.

    El narcisismo moral es muy peligroso, sobre todo cuando estás haciendo que otro apechugue con tus principios.

  36. Pero ¿me la va a imponer a mí, va usted a decidir sobre la muerte de otro?

    En ningún caso quiero imponerle a nadie cómo debe morirse. Pero tampoco quiero imponer a nadie que por una opción tenga que asumir la carga de ejecutar lo que uno no puedo hacer.
    Se trata sólo de eso.
    Y no creo que deba ser legal, ni siquiera regulado, puede ser justo que encuentres a alguien que acepte semejante carga por un asunto de piedad, o cualquier otra motivación.
    Pero no debemos hablar de legalidades en este asunto. Es que ni me importan, como ya dije en su momento.
    Ya hablé ayer o un día antes, de cómo afrontaría esa situación en un caso concreto.
    Creo que la ley está mejor así y no deja espacios a los políticos ni juristas a retorcer más una sociedad cada vez más y más compleja.
    Y Pirate, le diría que estoy de acuerdo con los que quieran la eutanasia, pero como ya he dicho, el derecho de estos pone en un jaleo legal y ético de tal envergadura, y con tantas derivadas que creo que esto va mejor de esta forma.
    No creo en Dios, creo que no existe. Por eso el fin me parece algo tan definitivo, al fin y al cabo los católicos o los hijos de Alá esperan otra vida mejor, pero yo no, por eso tengo tantos reparos a dar armas a legalistas.
    Puedo estar equivocado y no ver la aristas beneficiosas, pero es que las perniciosas que veo son demasiadas para compensarla, No daré mi voto a esa propuesta, que casi seguro que saldrá adelante.

  37. Procu eres “mu” maja¡
    Lo de ayer lo comprendo por la legión de fans que arrastras en tu blog a nada que escribes algo en él.
    Me miraré ese pdf tan interesante.
    Sabes cómo me intriga lo esférico, y cuantas preguntas me hago con ello.

  38. A lo que Brema llama Big Data yo le digo prejuicios. Ayudan a transitar por la vida con la velocidad y seguridad de una autopista. Tienen los mismos inconvenientes, pocas entradas y salidas, pocas áreas de servicio. El módulo matemático del ser humano es deficiente, pero el estadístico funciona de coña y depone prejuicios con precisión y acierto. La perdida del detalle es dolorosa, pero no se puede tener todo.

  39. Visitar la fundación Cela y ver lo que acumuló durante toda su vida y entrever la intención de ese esfuerzo continuado, desde mi punto de vista equivalente a la producción de su obra, si no mayor, da la medida del personaje.

  40. Lo de Cela y Sender da mucho que pensar, corren diferentes versiones, la mas divertida es que Sender se propasó con la mujer de Cela (la misma que dicen que se desmayó tras la bronca). Otras dicen que Cela le dio tal patada a Sender que le dejó cojo varios días. Sin embargo hay varios hechos incontrovertibles dignos de comentar. Está claro que Cela hizo de Son Armadans una revista literaria de reconciliación, estamos hablando a principios de los 50. Posteriormente incitó a escritores republicanos a que volvieran a España invitándoles a su casa de Palma de Mallorca. También está claro que Sender aceptó.
    El problema surgió porque Sender no volvió reconciliado sino bastante quemado, a pesar de los homenajes que se le prodigaron. Al ver el lujo en que vivía Cela parece que comentó que le parecía inmoral haberse hecho rico en el franquismo. Dado que el gallego no se mordía la lengua es evidente que acabaron a hostias, eran dos hombre de indomable carácter.
    El tema del Nobel es interesante, no se le quiso dar a ningun escritor durante el franquismo. A llegar la Transición se le dio a Aleixandre, un hombre de izquierdas pero que permaneció en la España de Franco (homosexualidad, exilio interior, pero no se movió de España). Quedaba pendiente dar el Nobel a un escritor republicano, Sender era un buen candidato, pero se prefirió al poeta; entiendo que por razones políticas en parte. Es decir, Sender no compitió con Cela por el Nobel sino con Aleixandre. Cuando el gallego lo recibió Sender llevaba cinco años muerto. Dárselo a Cela supuso para muchos “blanquear” el franquismo, pero lo que no se quiere reconocer es que la comunidad internacional no quería saber nada de la República y de los comunistas que tanto protagonismo tuvieron.

  41. MGaussage
    martes, 09/04/2019 a las 12:26
    A lo que Brema llama Big Data yo le digo prejuicios.

    No. Precisamente hablo de Big Data para contraponerlo a los prejuicios. Lo que hago es un juicio basado en la experiencia de 20 años viviendo aquí. En 20 años he acumulado datos suficientes para proponer hipótesis que en absoluto tienen que ver con los prejuicios.

  42. Este comentario debe estar en moderación, o perdido en el ciberespacio. Lo repito, pues no era muy largo:

    Pirata Jenny
    lunes, 08/04/2019 a las 23:58
    Ostras Pedrín, ¿pues de qué estamos discutiendo pues?

    Principalmente, del respeto a las opiniones ajenas, de no creerse en posesión exclusiva de la verdad, de asumir que las motivaciones de los que no piensan igual son tan bienintencionadas como las propias.

    Y secundariamente, del rechazo a la manipulación obscena de circunstancias íntimas y dolorosas para fines espurios.

    De eso pretendía yo discutir.

  43. Hoy he soñado que tomaba una Mirinda, cosa que no he visto ni en vidrio mortal ni en foto desde hace años. Una Mirinda suena a teléfono góndola, a cabina de Telefónica, a helicóptero de Tulipán y tostadas de leche condensada para merendar. Suena viejísimo, como los vaqueros Lois, los monopatines Sancheski y aquellas cazadoras azules o marrones GrahamHill de plástico brillantoso. Mi padre dividía la Mirinda al cincuenta por ciento en dos vasos altos de cristal gordo duralex, un poco neblinosos ya por el uso, sobre una mesa de formica blanca y negra, con una trama menuda de cebra. Uno para mi hermano el otro para mí. Recuerdo el sitio, el bar. No del sueño, lo recuerdo de un momento de vigilia, con certeza, aunque no sé ni dónde estaba, ni cuando estuve. Es un bar verdadero aunque ahora no exista, aunque se reduzca al recuerdo en un sueño absurdo. Vi perfectamente la mesa, los vasos, el botellín de Mirinda de naranja, la mano de mi padre repartiendo el líquido de color artificial, sabor artificial y burbujas artificiales, siendo absolutamente justo, artificialmente justo, para evitar las peleas de sus vástagos. El bar, verdadero, auténtico, real en mi recuerdo, no puedo describirlo, no sé los detalles pero sé que estaba alrededor. Detrás, arriba, delante. Por todas partes la realidad, en el sueño, me rodeaba sin que pueda yo decir qué realidad era. Creo que fue esa sensación tan absurda la que hizo que el recuerdo del sabor de la Mirinda fuese tan falso. Ahora mismo no sé si me supo a Tang, aquellos polvos que en verano disolvíamos en agua fría y se convertían en refresco, o a Redoxón, las pastillas efervescentes de vitamina C que me daba mi madre en invierno. La Mirinda en mi sueño era un compuesto de otras cosas, un mezcladillo. Lo único que aparecía en ese sueño y que me queda perfectamente identificado, cercano, lo único que no se ha perdido, que no necesita una composición en mi cabeza con porciones de otras cosas, lo único que sigue ahí es la mano de mi padre cuidándonos y cuidando de ser escrupulosamente justo.

  44. Brema, los prejuicios son estadística, no son inventos sin fundamento. Las conclusiones basadas en Big data no reciben la totalidad de los sucesos de una clase. Extenderlas a la totalidad implica prejuicio. Pero no creo que sean malos si uno es consciente de ellos e intenta ser justo con las personas concretas.

  45. AMBICIONES DE NOBEL
    Juan Goytisolo describe como Cela le visita en París y le pide una cita con su amigo Sartre.
    Extrañado pero ingenuo, convence al entonces mítico filósofo. Cela acude primero y le pide al anfitrión esperar unos minutos: “a que llegue el fotógrafo”. Ahí acabó el encuentro.
    Era en Coto vedado, o quizás En reinos de taifas, ya lo expliqué; lo traigo al hilo de las miserias de la ambición literaria, esa ambición tan contradictoria.

  46. MGaussage, tengo una Mirinda sin abrir en casa, comprada hace muchos años en un bar perdido en una aldea de la sierra de la Groba. Creo recordar que en Portugal todavía la venden, aunque nunca la pido para no romper la misma mítica que la de su sueño.

    Esos maravillosos bares de las aldeas, en los que entras pensando que al pedir una ración de queso te van a poner un manjar rural desconocido hecho en algún caserío todavía más perdido que la aldea y lo que hacen es ponerte unas lonchas de Larsa.

  47. Zeppi
    martes, 09/04/2019 a las 12:51

    Hombre, Zeppi, el camino del infierno está empedrado de buenas intenciones. Sus buenas intenciones, no dudo que lo sean, tienen como límite la libertad de los otros de poner el punto final cuando estén sufriendo como endemoniados y así lo expresen inequívocamente.

    Tanto JrG como usted afirman no tener ningún problema en que yo me suicide por mano interpuesta llegado el caso, y que la mano interpuesta no reciba castigo. Es decir, cuando rebajamos el debate al plano individual parece que están de acuerdo en que ustedes no se deben decidir sobre la duración de mi vida. Es cuando se pasa al plano social cuando se muestran tan reacios y entran en contradicción: no están dispuestos a generalizar a partir de mi caso concreto.

    ¿Por qué? ¿En qué condiciones concretas estaría usted dispuesto a plasmar su respeto por mi decisión individual en una ley general?

    Aquí está la proposición de ley que se hizo hace unos meses. Parece sensata, precavida y garantista, y respeta la posible objeción de conciencia de los médicos. De hecho, C’s tuvo pocos problemas en apoyarla, aunque en el último minuto… salió por las peteneras de la ley de muerte digna, como si ambas leyes fueran incompatibles o como si fuera necesario aprobar una antes de otra (es difícil pensar que sus intenciones fueran honestas, la verdad).

    ¿Hay algo que añadiría o sustraería usted de esta proposición de ley? ¿Qué?

  48. Bremaneur
    martes, 09/04/2019 a las 11:03
    BIG DATA

    —¿Adónde vas?
    —¡A la romería! ¡A la romería!
    —¿De dónde vienes?
    —De la romería, de la romería…

    Perroantonio
    martes, 09/04/2019 a las 14:08
    No me resisto a mostraros el cartel de la Vuelta al País Vasco de 2019. De la vitoriana Yolanda Mosquera.

    OH.

  49. Algunas de las cautelas expresadas sobre la propuesta de Ley de eutanasia.

    Aquí las del Observatorio de Bioetica del Instituto de Ciencias de la Vida de la Universidad Católica de Valencia

    CONCLUSIONES:

    1.- Ofrecer la eutanasia, cuando los cuidados paliativos sólo llegan en España a la mitad de los pacientes que los necesitan al final de la vida, y cuando la ratio de unidades de cuidados paliativos por habitante no alcanza el mínimo sugerido por la OMS (1 unidad de CP por cada 80.000 habitantes) en 15 comunidades autónomas, es un grave ataque a la justicia social y una auténtica falta de libertad de elección por parte del paciente terminal, al que se le plantea la eutanasia como única alternativa de aliviar su dolor, sufrimiento y otros síntomas físicos y psíquicos.

    El Parlamento Español debería responder antes de debatir la Ley de Eutanasia a estas dos preguntas: ¿por qué no se promulga antes la “Ley reguladora de los derechos de la persona ante el proceso final de la vida”, presentado a las Cortes en 2011, la conocida como ley nacional de Cuidados Paliativos? ¿No sería más lógico que se debatiera la eutanasia una vez que estuviera en marcha esta ley de Cuidados Paliativos y se pudiera aplicar a los pacientes terminales una práctica dirigida a eliminar el dolor y a mejorar sus condiciones de vida? ¿Se piensa que si la aplicación de los Cuidados Paliativos fuera efectiva existirían las mismas peticiones de Eutanasia? A nuestro juicio claramente no. Si ya las peticiones de eutanasia son muy reducidas, por no decir mínimas. ¿Cuántas serían éstas si los Cuidados Paliativos funcionaran eficazmente en nuestro país?

    La crítica más seria por parte de la profesión médica frente al debate de la eutanasia viene de los expertos en cuidados paliativos, pues más de 70.000 pacientes mueren en España cada año sin acceso a los mismos.

    2.- La Medicina y los médicos deben eliminar el dolor y el sufrimiento, pero no al paciente con dolor y sufrimiento. La enorme carga emocional que afecta a los familiares y al paciente, incluso a los mismos sanitarios, no justifica terminar intencionadamente con la vida de una persona. Aunque se presente como un acto compasivo y benevolente, encierra una falta de respuesta al sufrimiento y la muerte que obliga a los facultativos a incrementar sus conocimientos en técnicas físicas y psicológicas de apoyo al afrontamiento del dolor, el sufrimiento y la muerte.

    3.- Si se admite que alguien puede eliminar a una persona, se acepta que hay vidas humanas que merecen no ser vividas. Este mismo concepto ya se utilizó en la Alemania Nazi y exactamente con la misma denominación: “Lebensunwertes Leben” (vida indigna de ser vivida). Y también eran médicos, como en esta propuesta de ley, quienes determinaban qué vidas merecían continuar y cuáles podían terminar.

    4.- La única justificación que se aduce para aplicar esta Ley es la autonomía del paciente a decidir libre y conscientemente sobre su vida. Este argumento no puede sostenerse: a) ni legalmente. Aunque la proposición de Ley modifica el punto 4 del art. 143 del vigente Código Penal Español, los otros 3 puntos del propio art. 143 siguen penalizando la ayuda al suicidio. ¿sería legal por tanto ayudar a suicidarse si cambian las circunstancias? b) ni bioéticamente. Por un lado, la vida es el bien primario y fundamental, cuya supresión anula todos los derechos de la persona; por otro lado, la autonomía del paciente no se respeta de modo absoluto en la práctica médica habitual, estando siempre supeditada a la no maleficencia, a la justicia y a la beneficencia.

    5.- Aunque se intentan acallar y descalificar gratuitamente, son también muchas las voces que apuntan además como motivos de esta Ley a razones económicas derivadas del enorme envejecimiento de la población española, a las serias dificultades en la cobertura de las pensiones, y al elevado encarecimiento del gasto sanitario en los “pacientes con una enfermedad grave e incurable o discapacidad grave crónica” que indica el artículo 5 de esta Ley.

    6.- Tanto el Consejo de Europa, en la Recomendación de su Asamblea Parlamentaria del 25/6/1999 de Protección de los Derechos Humanos y la Dignidad de los Enfermos en Fase Terminal y Moribundos, suscrita por España, como el Consejo General de Colegios Médicos de España en su Código Deontológico, y también la Asociación Médica Mundial, afirman con claridad meridiana que es contrario a toda ética profesional poner fin a la vida de un enfermo en cualquier circunstancia.

    Nota: Para una información más amplia se puede consultar un texto elaborado por nuestro Observatorio de Bioética recientemente (ver AQUÍ).

  50. Brema, Liebster…
    existe alguna posibilidad, remota, de que vd. diga algo bueno de Alemania o de los alemanes?
    Gruss und Kuss

  51. En su texto À l’agité du bocal sobre Sartre y el existencialismo, Céline calificaba al filósofo de media-sanguijuela y media-tenia.

  52. Lola
    martes, 09/04/2019 a las 14:33
    Brema, Liebster…
    existe alguna posibilidad, remota, de que vd. diga algo bueno de Alemania o de los alemanes?
    Gruss und Kuss

    No es remota. Hay cosas buenas: una vida cómoda y silenciosa, hacen buenos tornillos, claridad en los tratos, buena cerveza… Seguramente podría alargar la lista.

    Todo depende del precio a pagar a cambio.

    El precio de evitar el trato vil con los boches sería, de vivir en Barcelona, alquilar un piso caro, ruidoso, con exceso de calor y humedad, en una ciudad embrutecida por el racismo y el turismo. Seguramente echaría de menos el que tengo ahora, recoleto y silencioso. Pago con mucho gusto.

    El precio de evitar la Barcelona de Colau es tratar muy a menudo con sujetos abyectos, viles, infames, asquerosos, olorosos, ineptos y arrogantes. No pago. Me quedo con la gorda infecta.

  53. Pirata Jenny martes, 09/04/2019 a las 14:05

    Tanto JrG como usted afirman no tener ningún problema en que yo me suicide por mano interpuesta llegado el caso,

    ¡Qué cabrones!

  54. Perroantonio
    martes, 09/04/2019 a las 14:27

    La primera es bien grave y muy gorda.

    ***
    Ayer Holmesss, que no sabe de flores NI FLORES (no como yo, que me las sé todas), me regaló POR ERROR (no como yo, que nunca me equivocio equiboco cunfundo) este maravilloso poema de ee cummings

    in time of daffodils (who know
    the goal of living is to grow)
    forgetting why, remember how

    in time of lilacs who proclaim
    the aim of waking is to dream,
    remember so (forgetting seem)

    in time of roses (who amaze
    our now and here with paradise)
    forgetting if, remember yes

    in time of all sweet things beyond
    whatever mind may comprehend,
    remember seek (forgetting find)

    and in a mystery to be
    (when time from time shall set us free)
    forgetting me, remember me

  55. Su opción personal Pirate, la respeto en la medida de que no sea general y dé lugar y posibilidad irremediable a innumerables casos de abuso de diferentes características relacionados con ese escenario.
    Por lo demás ya he explicado mi posición, una posición equilibrada y reflexionada, pero sobre todo garantista de que no se cometerán abusos o errores.
    Y sobre todo no abrir el precedente de qué o cual es la forma adecuada de dar muerte a una persona, de cual es ese dolor insoportable o esa condición que hace la vida no vivible.
    Usted sabe le leyes, y sabe el melón que se abre con ello.

  56. Felicidades más un día, jrG. Cumplir años un lunes debería estar prohibido. De regalo, este artículo (que aún no he leído) sobre la historia de los últimos Porsche en Cuba.

  57. Juanfran Satur
    martes, 09/04/2019 a las 13:42
    Vaya hostión le acaban de dar a Melero, amigos.

    No ha sido a Melero sino al carapapa de Bandeleiden.

  58. En 1982, dos ejecutivos creativos de la Disney a los que había cautivado el talento de los dibujos de un joven “artista conceptual” que trabajaba de animador para la compañía, le entregaron a éste 60.000 dólares para producir un cortometraje al que disfrazaron de prueba de animación. Así surgió Vincent, una pequeña joya que trataba sobre un niño de siete años obsesionado con Edgar Allan Poe. El cortometraje –que a pesar de conseguir algunos premios apenas tendría trayectoria comercial– era un tributo al propio Poe, a las maravillosas películas de Roger Corman inspiradas en sus relatos y al inimitable narrador de este poema-cuento-pesadilla, que protagonizara las mejores de aquellas cintas.

  59. Felicidades, Jotaerre, que Dios te bendiga y que cumplas muchos más, sin que ello obste a que nosotros lo veamos.

  60. jrG
    martes, 09/04/2019 a las 15:12
    08-04-1962 Procu.
    ¿Estás seguro? Es que creía que era mañana. (Sí, te he mentido, y qué). FELICIDADES, BREEZE
    https://www.youtube.com/watch?v=zsqF3p8ORDE

    Sigo con lo que ha traído Perroantonio (14: 27), porque quería dejarlo pero por lo visto no puedo:

    La 2 me parece un chiste, tal vez no la entiendo. «Eliminar el dolor pero no al paciente». Esto es un regate retórico brillante: COGE LA PELOTA HERNÁNDEZ LA PASA A FERNÁNDEZ, CHUTA FERNÁNDEZ, CHUTA FERNÁNDEZ y…: «Aunque se presente como un acto compasivo y benevolente, encierra una falta de respuesta al sufrimiento y la muerte que obliga a los facultativos a incrementar sus conocimientos en técnicas físicas y psicológicas de apoyo al afrontamiento del dolor, el sufrimiento y la muerte».
    Claro, encierra todo eso. No hay respuesta a ese sufrimiento y al paciente se le ocurre una. ¿«Voy a ponerme ahora mismo a investigar unas cosas revolucionarias» y «estamos trabajando en ello» es entonces la respuesta? ¿Y si hay una ley de eutanasia no estudian?

    3.- Los naxis. 🙁

    Aquí me quedo porque las otras son menos convincentes aún.

  61. Buenas tardes a Todos.
    ¡ Felicidades atrasadas, JrG, y que cumpla usted muchos más, pero sólo los que desee cumplir !

    He estado leyendo la propuesta de Ley de Eutanasia de mayo del año pasado, que ha enlazado Pirata. Y me ha parecido bien. Aunque le da todo el poder de decisión a los médicos en vez de al que quiere morir.
    Pero es que también me han parecido muy bien las conclusiones en contra que ha copiado Perroantonio ( 14’27 ) .

    Aunque en ninguno de los dos documentos mencionan la Psilocibina, que en el 80% de los casos en que se ha administrado a enfermos terminales, y con un guía entrenado, por supuesto, han cambiado dramáticamente, y para mejor, el resto de vida que le quedase al moribundo, quitándole el miedo a la muerte, y haciendo mucho más eficaces los paliativos . ( Por lo menos, así lo explica Michael Pollan en su libro sobre el tema, que está lleno de referencias serias )

    Y que el dolor es algo subjetivo, y una misma lesión, a unos les duele muchísimo, y a otros sólo les molesta , así que es un poco duro para el que quiere terminar de una vez, que la decisión la tomen otros.

  62. Querida Viejecita, en caso de administrarse drogas alucinógenas a los enfermos terminales, me permito recomendar el uso de chamanes como guías expertos.

    (Es una broma)

  63. Gómez
    martes, 09/04/2019 a las 16:50
    Querida Viejecita, en caso de administrarse drogas alucinógenas a los enfermos terminales, me permito recomendar el uso de chamanes como guías expertos.
    (Es una broma)

    Creo que a muchos de esos “guías” , también se les puede considerar chamanes. Otros son psiquiatras, otros son químicos, incluso hubo algún escritor , como Aldous Huxley, que le hizo de guía espiritual a Thomas Merton, gracias a alguno de sus libros donde explicaba su experiencia con la mescalina . Y que los hay mejores y peores, en todas las categorías.

    Aunque parezca una broma, me gustaría que me dieran Psilocibina cuando estuviera en las últimas. Lo malo, justamente, parece lo de conseguir un buen guía. ( Además de que, de momento es ilegal )

  64. Viejecita, los ensayos donde Huxley relató su experiencia con la mescalina son Cielo e Infierno y, sobre todo, su continuación, Las puertas de la percepción. (Título que tomó de un verso de otro poeta visionario, William Blake) Supongo que también sabe que él mismo pidió a su esposa una dosis de LSD para morir, última voluntad que ella se apresuró a cumplir. Sin embargo, mí me parece que la experimentación psicodélico-literaria de un escritor –por cierto, a Huxley puede considerársele coautor del término psicodélico— no tiene por qué ser extrapolable al resto de mortales. A mí me parecen drogas aterradoras. No sé.

  65. Juanfran Satur martes, 09/04/2019 a las 13:57
    ¿Te paso el teléfono de Marta?

    Me pillaron!
    (Siempre hay alguien mirando)

  66. Pirate, he llegado hasta aquí:

    7. «Situación de incapacidad de hecho»: Situación de la persona en la que no tenga capacidad de
    tomar decisiones, o su estado físico o psíquico no le permita hacerse cargo de su situación, sin que exista
    resolución judicial.

    PELIGROSÍSIMO.

  67. Pues debería seguir leyendo, Schultz, porque después de esa definición el artículo 6 de la proposición detalla en qué supuestos puede aplicarse la eutanasia en caso de una incapacidad de hecho:

    Artículo 6. Solicitud de la prestación de ayuda para morir por personas en situación de incapacidad de hecho mediante un documento de instrucciones previas o documento equivalente:

    “En los casos de personas que, a criterio del médico o médica responsable, estén en situación de incapacidad de hecho permanente, pero que hubieran suscrito con anterioridad un documento de instrucciones previas o documento equivalente, se podrá prestar la ayuda para morir conforme a lo dispuesto en dicho documento siempre que se cumpla la condición 4.a del artículo anterior”.

    Caveat que se repite de nuevo en el artículo 8.8.

    Imagino que es el caso de la gente que dice que si llegase a padecer alzheimer y la enfermedad le llevase a un “estado físico o psíquico que no le permita hacerse cargo de su situación” (es decir, a esa situación de incapacidad de hecho que se define en la ley), pide expresamente la eutanasia. Hay mucha gente que lo dice pero que nunca llega a redactar un documento en que conste inequívocamente ese deseo. Entiendo que la ley, en los términos en que está redactada, sólo permite aplicarla a quienes sí se han molestado en algo más que en pensarlo o decirlo, a quienes lo han puesto por escrito.

  68. Un consentimiento previo, expreso, escrito, notarial y con testigos sobre si alguien quiere morir me lo tengo que pasar yo por el arco del triunfo. No estamos hablando de un negocio. El único consentimiento relevante es el del momento inmediatamente anterior a pegarle el tiro, meterle el jeringazo o desconectarle el aparato. Hay cosas para las que sólo vale el sí en el momento de hacerlas y cien afirmaciones anteriores, solemnes y reiteradas no sirven para absolutamente nada. Han de valer tanto como nada. Uno se arrepiente, se desdice, se lo piensa mejor y ha de valer lo último y nada de lo anterior. Follar, por ejemplo. El sí de ayer, concordante con mil síes anteriores no es un sí hoy y ahora, que es el único que vale, y si seguimos el asunto se torna materia de código penal. Con lo de morir, igual o peor.

  69. Pues peor me lo pones. Porque la situación de incapacidad “de hecho”, como es obvio, implica que no ha habido un juez por el medio.
    Al final, todo se reduce a que si un día pusiste por escrito que en determinada situación preferirías morir, puede ocurrir que transcurrido cierto tiempo, si estás discapacitado para expresarte, “alguien” saque el papelito y un médico te vacune sin intervención judicial.
    Me cuesta trabajo creer que esto sea necesario. Por supuesto, acreditado el supuesto que contempla el código penal como merecedor de una rebaja de dos grados, no soy partidario de condenar a nadie, aunque no sea a prisión, pero por favor, que lo mire un juez.
    Yo quiero creer que hay un largo camino de mejora en cuidados paliativos antes de la eutanasia.
    Desde luego, no me parece un asunto para soltarlo en medio de una campaña electoral y en las circunstancias que vamos conociendo, con la tv enterada por adelantado y grabando.

  70. Perroantonio
    martes, 09/04/2019 a las 14:27

    Sobre el primer punto. Hay varias trampas:

    1. En primer lugar, dudo mucho (que el Marqués precise) que haya ni una sola C.A. en que los hospitales de referencia no presten cuidados paliativos. Otra cosa es que no se presten a domicilio. Y digo dudo por experiencia propia: mi padre murió en un pueblo de la provincia de Badajoz, allá donde Cristo perdió el sombrero, en la región con menor PIB per cápita de España. La unidad de cuidados paliativos del hospital de Don Benito venía todos los días a casa, si era menester varias veces, armada con sus drogas. En cualquier caso, si se constatan diferencias, que se remedien, por supuesto.

    2. Pero el salto que se hace es demasiado grande. Una vez remediada la deficiencia y los cuidados paliativos llegasen a toda la población, vienen a decir, nadie pediría la eutanasia. Aquí hay otra trampa: no todos los moribundos, y hablo también por experiencia, tienen un tránsito fácil con solo que se les alivie el dolor y las nauseas. a) Para empezar, estos son recurrentes, lo que hace necesario seguir moviendo e inyectando a un cuerpo que apenas tiene fuerzas ni para respirar. Quienes hayan pasado por una intervención de aúpa sabrán de lo que hablo. Salvo que el cuerpo todo lo aguanta cuando sabes que forma parte de un proceso que lleva a la sanación; no es el caso. b) El estado de ansiedad de un moribundo antes de entrar en ese semicoma previo tampoco tiene remedio; parchean lo que pueden, pero las noches de desvelo, de agitación, de angustia psicológica, de malestar físico generalizado, eso sólo tiene alivio puntual.

    3. En cualquier caso, hay otra doble trampa en la insinuación de que los que desean la eutanasia son una minoría que sería aún más minoritaria si hiciésemos caso al Arzobispado de Valencia. Para empezar, no lo sabemos. ¿Cuánto aumentarían las peticiones de eutanasia de enfermos crónicos o terminales si supiesen que existe un protocolo para hacerlo dentro de la legalidad, sin tener que hacer peticiones arriesgadas y para algunos bochornosas a sus familiares? Para continuar, ¿es que aquí cuentan los números? Con que hubiese una persona que la solicitase al año estaría justificada la eutanasia. Para terminar, ¿qué hay de quienes no tienen especiales dolores, pero están en una situación que les resulta peor que la muerte, como una tetraplejia o un alzheimer?

  71. Un consentimiento previo, expreso, escrito, notarial y con testigos sobre si alguien quiere morir me lo tengo que pasar yo por el arco del triunfo. El único consentimiento relevante es el del momento inmediatamente anterior …

    En ese caso, a tomar por culo los testamentos redactados en plena posesión de facultades, y que los contratos de arras se firmen como mucho 24 horas antes de la compraventa. Es un argumento absurdo. Y más en los casos que conocemos, en que la voluntad de esas personas se ha manifestado inequívocamente hasta el momento anterior a la muerte.

    Pues peor me lo pones. Porque la situación de incapacidad “de hecho”, como es obvio, implica que no ha habido un juez por el medio.

    Pero es que el juez no siempre es necesario cuando hay una voluntad individual explícita por medio. Ningún juez interviene para verificar si estás otorgando testamento bajo coacción o bajo un condicionamiento del tipo que sea. El derecho entiende que un testamento (incluso ológrafo), redactado inequívocamente y firmado por una persona en plenas facultades, es perfectamente válido, aunque esa persona pierda esas facultades diez años después.

    Por incapacidad de hecho, una expresión que es cierto que convendría aclarar y precisar, entiendo eso, una incapacidad física o psicológica no formalizada, como infinidad de veces sucede en los casos de alzheimer o de incapacidades sobrevenidas abruptamente (la tetraplejia provocada por un accidente).

  72. Procuro fijarme
    martes, 09/04/2019 a las 14:50

    ¿Vais tomando nota de como debe tratar a una dama un caballero, chavales?

  73. No sé si PerroAntonio sigue interesado en el canibalismo; el otro día me acordé de él, viendo El Terror, ahora disponible también en Amazon Video.

    CONTIENE SPOILERS, POR SUPUESTO

    Tras un año o más viviendo en los barcos atrapados en el hielo del ártico, el capitán Fitzjames decide hacer una especie de fiesta de carnaval para distraer a sus hombres, cuya moral y esperanza están por los suelos, y apenas sin comida. Construyen un teatro con maderas del barco y telas y en plena fiesta, un miembro de la tripulación, que ha enloquecido, le prende fuego, causando muchas muertes entre la marinería.

    Uno de ellos, después de la tragedia:
    – Los que murieron se estaban… asando… como filetes a la parrilla. Algunos eran amigos míos, yo, yo gritaba ¡ayúdenlos, ayúdenlos!, pero, pero se me hizo la boca agua en cuanto los olí. No puede evitarlo, y lo lamento. Mi nariz y mi estómago no distinguen el horror de la cena… Pero yo, sí. YO, Sí

  74. Sigo interesado, Funes.

    Casualmente, leyendo sore el primer viaje de Colón me he enterado (probablemente lo supe en algún momento, pero lo había olvidado) de que la palabra caníbal viene de caribal, que es como denominaban a unos pobladores del Caribe que tenían la costumbre de comer a los guerreros que mataban (no a las mujeres ni a los niños, que sabían mal; tabú).

  75. Con este asunto de la eutanasia se está cocinando un artículo largo del Tsevan en el diario de Jordi Pechos, Copyright by Saturio.

  76. Perroantonio martes, 09/04/2019 a las 21:37

    Sigo interesado, Funes.

    Esto es de Colapso, de Jared Diamond:
    Las tradiciones orales de los isleños(*) están obsesionadas con el canibalismo; el insulto más ofensivo que podría gritarse a un enemigo era: “la carne de tu madre se queda entre los dientes”

    (*) De la Isla de Pascua

  77. Poesía para damas:
    «Estoy escribiendo un poema para mi novia y necesito ayuda. No encuentro nada que rime con to’l coño».

    Es que lo leí el otro día y me hizo mucha gracia me pareció de pésimo gusto.

  78. CURE&CARE
    Los médicos tienen como misión prevenir, curar y cuidar. En los últimos años se ha puesto mayor énfasis en la prevención y el cuidado que hasta ahora parecían hermanos menores. El que el aborto sea prevención y la eutanasia cuidados choca de frente con el Primun non nocere y produce rechazo en una mayoría de médicos sean católicos o no. Sin embargo, la actividad de Paliativos es puro “care” que es una actividad muy vocacional entre el personal sanitario. La sedación terminal puede ser digerible para los cuidadores pero la eutanasia se les atraganta, la imagen del verdugo es inevitable. Los fabricantes del Pentobarbital han expresado problemas de conciencia sabedores de su uso en ejecuciones y eutanasia. El tema es apasionante y muy complejo, desde luego no apto para arbitrismos simplificadores. Lo que ha hecho el PSOE y TVE en estos dias es de una gran abyección moral.

  79. El Pentotal (Tiopental) es el Pentobarbital para administración intravenosa y es el que se utiliza en ejecuciones. En la eutanasia se suele usar el Pentobarbital oral, en ocasiones también la intravenosa.

  80. Pirate, si no me trae una comparación mejor que un testamento seguiré pensando que no es absurdo pensar que darle matarile a un tipo de 90 por sus opiniones de cuando tenía 20 es una burrada. Discútame el ejemplo de la violación o hablemos de la posibilidad del consentimiento previo para, pongamos algo serio, ser mutilado en una sesión sadomaso: ‘No pares aunque grite para”.
    Un testamento es dinero. La vida es otra cosa. Para casi todo el mundo un asunto algo más serio.

  81. Sin perjuicio de las posibles mejoras, ya se ha dicho aquí que la desgracia que se trata de evitar (caso del mediático cooperador reciente) es una condena que, reducida dos grados -en su caso, aparentemente, y en muchos similares- la principal, queda determinada en un rango de seis meses a un año. Si el autor no ha sido condenado, como ocurrirá normalmente, no irá a prisión. Y no parece que haya de sufrir una mayor reprobación social, salvo la excomunión o el infierno en su día.

  82. Gran documento el de Quintana. He solicitado se email a la autoridad fanzinera para escribirle mi dirección, me tiemblan las piernas de ilusión.
    La brisa que me has enviado Procu, me ha llegado al alma, como me ha gustado siempre este tío tan River Boy.
    Empecé el día 8 colgando algunos fragmentos de mi juventud, que me siguen complaciendo como entonces, es de lo que va quedando.
    Me gusta el hacerme viejo.
    Pago precio por los excesos, pero que les voy a contar que no sepan.
    Cuando sea viejo, viejo, lo que quiero es llevar sombrero y bastón, ser un gruñón y dar bastonazos, sobre todo a niños malcriados y sus progenitores.
    Un Baroja, sin saber escribir y sin boina.
    Gracias por acordarse de uno.
    Todos lo tenemos todo muy claro hasta que se debe apretar el botón.
    En ese instante llegan tantas cosas a la mente…
    Cuando me hablan de dolor insoportable, de calidad de vida, siempre recuerdo a Hawkins.
    También recuerdo como con 19 años y con un brazo colgando, pensé que lo mejor era acabar ahí. Ya no podía conducir motos, ni subirme la bragueta. El mundo no se hubiera perdido nada, pero yo lo hubiera perdido todo.

  83. Chino, el artículo de los Porsche bajo la tiranía del Comandante, es muy bueno, una bonita metáfora.
    También están muy bien documentados en reportajes y algún libro de fotografías, los autos americanos que allí quedaron, y cómo los han mantenido sus propietarios con más ingenio y cariño, que medios.
    Estas gentes son tremendas y hacen de la necesidad una virtud, al estilo de los Rusos y los países Africanos.
    No tienen nada, pero con una lata, alambre y unos alicates, reparan un V8 GM, y con un tejado de chapa rehacen la carrocería de un coche.
    Son impresionantes. Los admiro.
    Sobre todo en tiempos donde la gente dispone de todo al alcance de una tecla, y genera protestas y monstruosidades.

Los comentarios están cerrados.