159 comentarios en “Lo que sí y lo que no

  1. Mórtimer, vamos cuesta abajo en la rodada. Cuando entró Gallardón a la alcaldía en 2003 quitó el chocolate con churros de las recepciones oficiales, algo que usábamos para ahormar a los visitantes como hacen en los toros con el tercio de varas, y lo sustituyó por bollería francesa. Ahora, quince años después, dejamos atrás las mediaslunas para pasarnos a las madalenas. Imagino que en unos años, cuando nos visite el presidente de Mauritania, le daremos un cuenco de crispis y que se apañe.

  2. LA SEÑORA FALCÓN, RISTO STOIKOV Y ARCADI ESPADA
    Hija de comunistas, Lidia Falcón militó en el PSUC y sufrió persecución durante el franquismo. Al llegar la democracia fundó el Partido Radical Feminista y creó el concepto de “mujer como clase social”, es decir, pasó de defender la clase obrera a la clase femenina. En el asunto del aborto es partidaria del “aborto libre y financiado por las instituciones del Estado”, concepto que ha pasado hoy al canon de la corrección política. En este canon se inscribe también el derecho que tienen los padres a tener un hijo a pesar de que conozcan de antemano que padece una minusvalía cuyas consecuencias deberán ser sufragadas por las instituciones del Estado.
    Es decir, lo que se propone con esta actitud es la libertad absoluta de la mujer para hacer con sus embarazos lo que le parezca oportuno haciéndose cargo las Instituciones del Estado con las consecuencias.
    Algunos pensadores como Espada proponen poner límites a esa libertad y que las Instituciones del Estado no tengan que sufragar los gastos de los nacidos con una minusvalía siendo los padres conscientes de su existencia durante el embarazo. Los avances en genética y diagnóstico prenatal permiten que esta situación se dé hoy con relativa frecuencia.
    Los sectores mas conservadores de la sociedad se oponen a esto, y al igual que Lidia Falcón y Risto Stoikov, creen que los padres tienen derecho a llevar el embarazo a término del feto enfermo sin ninguna consecuencia económica. Esto resulta coherente para los conservadores, en general católicos, pero contradictorio para los que defienden el canon actual de corrección política, pues son partidarios del aborto en niños sanos y del nacimiento de niños enfermos.
    Habría pues tres posturas diferentes:
    1. La que defienden la señora Falcón, Risto y en general la izquierda.
    2. La que defiende el pensador Espada.
    3. La que defienden los conservadores y en general la derecha.
    -Sin duda es un tema delicado, lo que resulta inaceptable es que se imponga la postura 1. como canon indiscutible y que a Risto “le hierva la sangre” cuando alguien la cuestiona. Ya sabíamos que Risto es de sangre caliente pues siempre gustó de pisotear y escupir a los contrarios.

  3. Quitar el chocolate con churros fue una enorme afrenta. Yo soy muy partidario del chocolate con churros.
    Alfonso XIII se fue a Londres a tratar su matrimonio con la de Battemberg y dio una recepción en la embajada para los españoles de relumbre que se encontraban en la ciudad. Chocolate con churros, claro. El asunto es que se le llenaron los salones de ingleses adictos al té y a las formas de la corte de los Windsor. Allí mojar las galletas secorras es blasfemia, y aún usar el líquido para ayudarse a pasarlas por el gaznate. Los ingleses ya se imagina uno que estaban algo perplejos con el refrigerio pero los españoles, intentando seguir la norma de donde fueres y tal, estaban sufriendo. Alfonso XIII se levantó, llamó la atención de todos, y dio un grito: ¡Españoles, a mojar! Quitar los churros es antiespañol.

  4. Qué más dará una España federal o una centralista, si ambos modelos se llevan a cabo con ley, orden y mesura. Qué más dará recepcionalizar con magdalenas o chocolate con churros si ambos están hechos con amor. Lo que es intolerable es poner de moda unas magdalenas hechas en una cocina como la de Karmenski, con churretones del color de la piorrea en las paredes, con los cables de la tostadora grasientos, con los azulejos rasposos de roña.

  5. No quise ver el programa de telebasura al que acudió Arcadi. Ya en su día, cuando publicó el artículo que generó la polémica, mandé a cascarla a muchos integrantes de la turba en las redes sociales. Los más iracundos eran los que formaban parte de la carcundia religiosa. ¡Nazi!, gritaban. El apesadumbrado Tse subrayaba: «no digo que Arcadi sea un nazi, pero lo que ha dicho lo decían los nazis». Me batí el cobre contra la chusma y uno me acusó de haber compilado el resumen de insultos que recibió Arcadi y que publicitó en un pdf, lo que era una forma de señalarme como colaborador de un nazi. Pese a que le pedí numerosas veces que rectificara para anular el infundio, jamás lo hizo. El pobre ya murió. Siempre se van los peores.

    He recibido un par de mensajes de amigos que se perdieron la polémica de entonces. Televidentes, la recuperan ahora. Y su postura es clara: contra Arcadi, a quien tenían aprecio. Pese a la aclaración del Marqués, la bola (de mierda) echó a rodar hace tiempo y no hay defensa posible. El hedor es insoportable.

  6. Soy partidario del chocolate con soconuscos y de las novelas de Eduardo Zamacois.
    También soy partidario del vientre de alquiler, del aborto libre y de la eugenesia terapéutica.

  7. La eugenesia terapéutica o liberal, así llamada por Jurgen Habermas, tiene muchos críticos, Habermas el primero.
    Estamos hablando de manipulación de embriones para prevenir enfermedades, una forma de aborto terapéutico temprano. El tema es muy complejo y se discute a diario en casa debido a que mi santa se dedica precisamente al consejo genético principalmente en embarazadas.
    La verdad dudo mucho que Falcón, Risto e incluso Espada, sepan muy bien de lo que hablan. Hacerlo en Chester es una broma infinita. Me faltó escuchar lo bien que funciona nuestro sistema sanitario público en estos asuntos.

  8. No me opondría ni al aborto, ni a la eugenesia, ni al vientre de alquiler. Como a muchas cosas que no afecten a lo general, sólo a casos concretos.
    No tengo una moral definida para ello y mucho menos capacidad para imponer nada
    Me opongo a pagarlo en barra libre, eso sí.
    Tampoco creo que lo usara, desde luego seguro que no, ni el aborto ni el vientre de alquiler.
    Los churros con café, el chocolate bebido me parece un engrudo.

  9. No comprendo que haya mujeres a las que les gustan los hombres, pero dado que es un hecho constatado, yo soy partidaria de la vasectomía a todos los varones antes de cumplir los 10 años. Así se evitarían calamidades como ésta, la historia de un parto de 12 horas de dolor sin anestesia para tener un hijo hemofílico cuya manutención supuso un pastón a España.
    Las «doce horas atroces» de la Reina Victoria Eugenia

  10. Por supuesto, no vi lo de Arcadi Espada ayer. Sin estar en absoluto de acuerdo con lo que escribió en su momento sobre los discapacitados, se me antoja que la prueba A. de la acusación en realidad no pasaba de ser una reflexión mal expresada de alguien que escribe sobre un tema que no domina demasiado. Un simple patinazo argumentativo. Las inferencias de nazismo que se extraen del artículo, desde luego que tienen más que ver con el rencor ideológico, la antipatía personal o la pura envidia que con cualquier otra cosa. El problema nuclear del affaire es que un periodista con tantísima mili a sus espaldas como Espada no sospechara que un personaje como el tipo del sofá iba a prepararle una encerrona semejante sólo porque los del equipo de producción fueron muy amables y le pidieron recuerdos infantiles en las entrevistas preparatorias. Resulta hasta ridículo pensarlo. Cualquier tertuliano del Deluxe o de la Pelu de Ana Rosa donde aposenta sus reales le podría haber explicado el funcionamiento de la cadena amiga: te dan trabajo en un programa (o en un canal, como es el caso) pero te sacuden como a una estera en el otro. Es lo que vende. Es televisión. Decir a estas alturas de la película que de su anfitrión sólo conocía unas declaraciones sobre Cataluña que le habían parecido correctas es, sin duda, maquillar la verdad. De todo lo que escribió Espada en el artículo sobre su paso por el programa, que sí leí, me quedo con una frase, esta sí, muy atinada y perfecta, cristalinamente expresada “Es el precio de la vanidad”.

  11. Josénez
    lunes, 18/02/2019 a las 11:22
    Madalenas de desayuno y de comer paella garzoniana con el chándal de la DDR. La dieta de los campeones.

    Josele, acabo de ver en el tweeterd de Cristian Campos la foto de Garzón. La próxima vez pon enlace, porque si no no sabemos de qué hablas y creemos que le das a la botella de buena mañana.

  12. Hicieron mal los que no vieron el programa, a mí me resultó apasionante (supongo que se podrá ver en diferido). Destacaría el “cuajo” de Arcadi para mantener el tipo sin inmutarse delante de unos invitados y un presentador que pretendían hacerle perder los papeles.
    En mi vida profesional me he especializado en actuar con serenidad y asertividad en las reuniones, llevo miles encima de todos los colores, pero no alcanzo ni de lejos tal sangre fría.

  13. Lo escribí en otra parte: cuando iba a sacar mi primera novela, se desplazó a Barcelona un equipo de televisión de cinco personas de una cadena nacional para hacerme una larga entrevista en la biblioteca de la editorial, entrevista que iban a emitir en el episodio piloto de un nuevo programa. Las únicas entrevistas que había dado yo en mi vida hasta la fecha, habían sido para conseguir trabajo; pero a los dos minutos –el tiempo aproximado que tardé en largarme– ya me di cuenta de por dónde iban los tiros. La cosa acabó como una película italiana, y mi carrera literaria, ya corta de por sí, estuvo a punto de ser la más corta de la historia de la narrativa patria y ni siquiera comenzar. (Me salvó el hecho de que la novela ya estaba en la imprenta) Pero me despaché a gusto. Palabra. Cierto que hoy en día, más de veinte años después, actuaría de otra manera diametralmente opuesta; pero visto en la distancia, creo que acerté mandándolos, literalmente, a cagar.

  14. marquesdecubaslibres
    lunes, 18/02/2019 a las 13:02
    En mi vida profesional me he especializado en actuar con serenidad y asertividad en las reuniones, llevo miles encima de todos los colores, pero no alcanzo ni de lejos tal sangre fría.

    Cuando me preguntan aquello de si encuentro una lámpara mágica y los tres deseos… uno de ellos sería este: tener la sangre en cubitos de hielo.

  15. LA ANTIESPAÑA
    Ayer se enfrentaron los dos equipos más antiespañoles del balón cesto mundial: el Madrid de Balón Cesto, y el Barza. El espectáculo que dieron fue dantesco, kafkiano, puigdemoniaco.

    1. El balón cesto es un juego (no un deporte) absurdo. Véase el final de la copa de ayer, en la que en dos segundos pasaron veinte mil cosas. Esperpéntico.
    2. El Madrid de Balón Cesto perdió merecidamente la final y su reacción es imitar a los culers: lloriqueos, llantos, «los álbitros», cuando en el último segundo uno de sus integrantes casi le disloca la mandíbula a un contrario cuando estaba tratando de «encestar» en la «canasta» sin que «los álbitros» dijeran ni mu.
    3. Era obligación del Madrid de Balón Cesto ganar, pero está visto que Floripondio prefiere enmerdar el patio arbitral, para crear su propia liga europea, antes que ayudar a España en estos momentos de zozobra.

    FLORIPONDIO, SHAME ON YOU!!!!!

  16. Yo tampoco vi el deváter a donde fue Arcadi. La única vez que he recalado en lo de Risto no duré ni tres minutos: el tipo me resulta estomagante. Pero como no tengo ninguna duda de que Arcadi no fue allí forzado, sino voluntariamente, deduzco que no acaba de entender en qué consiste la televisión, que todo lo que toca lo convierte en basura. No se puede hacer pedagogía desde un programa de ese tipo y basta con hacer el ridículo cinco segundos para que el resto de tu vida lo estén recordando unos hijoputas con una moviola. Arcadi habla constantemente del periodismo como un exigencia ética, cuando el periodismo o, para ser más precisos, los periodistas, son en la gran mayoría de los casos mala gente. Lo que más me preocupa es que a Arcadi le falta la mitad del canto de un céntimo de euro para acabar maldito para la opinión pública, como han acabado tantos otros. Y eso sí que sería una gran pérdida.

  17. En lugar de ver el chou del tal Mejide, me puse algo similar que explica bien el personaje, el programa y la televisión en general: Danzad, malditos, la peli de Sidney Pollack. Fuera del coñazo existencialista, idónea para entender todo eso. Está en Filmin.

  18. Del programa ese ni puta, ni ganas.
    Del artículo original de Arcadi, el problema en mi opinión y una vez más es la cesión a un tercero de una decisión libre y personal. Esos malos.ciudadanos deben pagar por su mala decisión, o sea como.yo que fumo y las gordas con leotardos, que no merecemos que la sociedat pague el costo sanitario de nuestra mala cabeZa. Ahí está el tercero, el estao, juzgando sin juicio, corrigiëndonos.

  19. Adams, el Estao también pone semáforos para que un Twingo no atropelle a un ciego cuando cruce la calle, regula la velocidad para que Josele no se estrelle con el Lamborchini a 300km/s y prohíbe lo que gentes como Zetaperro o Pusdemort merecen: aborto retrospectivo mediante decapitación a la altura de la ingle. En algún sitio habrá que poner los límites.

  20. Buenos días a todos :
    Hoy, por fin, parece que levanto cabeza. ( Eso de que el emfermo sea médico, y encima vascorro es durísimo a la hora de cuidarlo, que no se deja, que no quiere tomar medicación, y que pretende que todo se resuelve a base de no comer, y hacer como si nada, y que hasta que no se cae al suelo, y le tienes que ayudar a arrastrarse hasta la cama, no hay manera )… pero parece que lo pior pasó .

    No veo televisión, con algunas excepciones, y ni siquiera tenemos Antena 3, ni La cuatro, ni tele5, ni la 6ª, programadas en el aparato de casa.
    Ahora, que por fin tenía un buen descanso de lunes, y con lo que han dicho ustedes, he buscado la entrevista a Arcadi Espada con el google , y me la he puesto en el mac.

    Y bueno : Ya he dicho hasta cansar que estoy a favor de una ley de plazos en el aborto. Y de que se haga todo lo posible para adelantar las amniocentesis sin que supongan riesgo para el feto, para minimizar el trauma a los padres, que es muy grande cuando los médicos aconsejan la terminación después de que el bebé se mueva.
    Y también he contado como una amiga que decidió seguir adelante a pesar de los médicos, lloraba amargamente sintiéndose culpable, porque su hijo, no tenía síndrome de Down, sino Espina Bífida severa, y a los siete años, no era capaz ni de sujetar su enorme cabeza hidrocefálica, ni hablaba, ni había aprendido a andar, y su madre le llevaba a todas partes en una sillita de bebé especial, mientras él se quejaba lastimosamente .
    Y creo que en casos como ese , debería estar autorizada la eutanasia. Eutanasia por amor. Como en la película esa de Trintignant .
    Dijera lo que dijera la Iglesia Católica.

    En cambio conozco bastantes personas con síndrome de Down, que son alegres y hacen felices a sus familias. Y que trabajan, y lo hacen con una sonrisa. No serán nunca grandes escritores, ni ingenieros de minas, ni arquitectos, ni científicos, pero hay muchas otras cosas para las que sirven. Y se sienten útiles. Y lo son. Y creo que hay sitio para todos.

    Y sí, A.E. aguantaba muy bien el tipo. Y me pareció muy bien que se levantara y se fuera, ante la encerrona. Porque en el programa habían sacado un texto suyo bastante mal escrito , ( Espada decía que lo habían copiado mal ), y no le dejaban explicarlo a fondo. Pero digo de nuevo lo que ya he dicho en otras ocasiones ; Arcadi Espada pierde mucho con esas pelambreras. ¡ Con lo guapo que está con el pelo bien cortado !

  21. Yo no creo que los periodistas, por lo menos apriorísticamente, sean mejores o peores personas que, por ejemplo, los fontaneros, los ingenieros de minas o los auxiliares administrativos. Un amigo mío solía quejarse amargamente de que a las páginas literarias de los periódicos se las encuadrara en la sección de cultura y no en la de espectáculos, adonde, evidentemente, pertenecen. Quiero decir con esta analogía que una cosa es, y esto Espada supongo que lo sabe mucho mejor que cualquiera de nosotros, el ámbito del periodismo y otra muy diferente el mundo del espectáculo –disfrazado de información– en el que se mueve por esas televisiones de Dios. A todos nos gusta el dinero; pero, valga la perogrullada, nadie te lo da gratis: si a cambio de una hora de promoción personal al máximo nivel, en lugar de un masaje en un sofá, se te lanzan al cuello cuatro mamelucos disfrazados de guardianes de la corrección y todas las causas nobles, no entiendo dónde está el problema. That’s Entertainment!

  22. Por cierto :
    Ayer domingo me trajeron un pedido grande los de Amazon.
    Y en el pedido, en paquete aparte,
    los “Cuentos Completos , y relatos rescatados ” de Edgar Neville. editado por Reino de Cordelia.
    ¡¡¡ Es una Gozada !!!
    Muchas gracias por avisar y recomendarlo

  23. Anarquía, cinturón de seguridad voluntario porque sólo me afecta a mí y sus jodeis, pagamos todos los gastos si accidente. A ver do voy a pagar observatorios y chupopteradas miles u me van a discutir si merezco o no el gasto sanitario que pagamos religiosamente.
    Y ya puestos Open.Carry y vereda que como se acaban las tonterías.

  24. Pues me espera una tarde entretenida.
    ha llegado Volver la Mirada, de Félix de Azúa.
    Vamos a leer.
    Gracias Josénez.
    Luego le digo.

  25. En Italia han sacado Un’Avventura, película que tiene pinta de cancerígena pero que segurísimo me voy a tragar porque pone en musical las maravillosas canciones de Lucio Battisti (& Mogol). Battisti era un fulano con un don para la melodía y la canción ligera que uno tararea hasta viendo a Risto. Sus primeros discos están llenos de canciones redondas. Luego viajó a Estados Unidos y se le pegó la triquinosis de la música disco con resultados para salir corriendo, en mi opinión. Así que aparquen un rato a los Pint Flocks o a las anguilas lánguidas que ronronean en Radio 3 aprovechen para (re)descubir a Battisti.

    Lucio Battisti – Emozioni (1970).

  26. Bremaneur
    lunes, 18/02/2019 a las 14:16
    En lugar de ver el chou del tal Mejide, me puse algo similar que explica bien el personaje, el programa y la televisión en general: Danzad, malditos, la peli de Sidney Pollack. Fuera del coñazo existencialista, idónea para entender todo eso. Está en Filmin.

    Bremaneur, la película está bien, pero la novela de Horace McCoy, ¿Acaso no matan a los caballos?, es una pura maravilla. Fue el último libro que presté en mi vida, y estuve veinte años buscándolo hasta que lo reeditaron.

  27. Gómez
    lunes, 18/02/2019 a las 14:43

    Anotado. Por cierto, el domingo estaré ya en el Mercado de S. A. Podríamos vernos.

  28. «Aunque otras gentes lo llamaron de otro modo: fue Forn para los enanos […]» Esto, de El Señor de los Anillos. Hablan de Tom Bombadil, pero le pega más a un orco.

  29. ¡ Vaya ! De nuevo coincido con Gomez : me encantan la película de Pollack y el libro de Mc Coy.
    Voy a tener que volver a buscar “El fantasma del Paraíso “, que vi en el cine cuando se estrenó, y entonces me pareció demasiado chillona , y no la había vuelto a ver. Y ahora, con el video enlazado, me está apeteciendo… A ver si la encuentro en algún canal, ( que, antes o después los de TCM lo acaban poniendo todo ) . Capaz que ahora, a mis chorrocientos años, me guste .

    Me voy con Edgar Neville.

  30. Se subastan en Madrid dos cuadros horrendos de Edgar Neville, por cierto. Muy baratitos, lógicamente:

    Retrato de dama.
    Paisaje.

    Debe ser la subasta de la colección Pérez Puig, porque uno de los dibujos está dedicado a él y porque muchos otros lotes de la subasta son figurines para teatro o estos bocetos de escenografía del «Cuatro corazones con freno y marcha atrás» de Jardiel, por Manuel Mampaso, que sí que son bonitos.

  31. FLORIPONDIO ESTÁ HACIENDO UN SÁNCHEZ
    Véanlo, véanlo. El Madrid de Balón Cesto fue beneficiado por los colegiados del partido de balón cesto cuando Christiano Singleton iba a «encestar» una «canasta» y Antonio Randolfo casi le parte la boca con el antebrazo. Da igual. La cosa es llorar. Gritar. Patalear. Berrear. Floripondio está contento viendo a la hinchada llorando. Floripondio está contento viendo a la hinchada gritando. Floripondio está contento viendo a la hinchada pataleando. Floripondio está contento viendo a la hinchada berreando. Lo he dicho ya muchas veces en relación al balompié y está pasando con el balón cesto como ensayo: Floripondio quiere salir de la liga y crear la suya propia para ganar más pasta. De ahí toda la mierda que está echando con el VAR en el balompié y con la final del balón cesto. Cada lágrima vuestra, merengues, es una carcajada de Floripondio. Banda sonora, el Monny, de los Pint Flock.

  32. No he visto lo de AE de ayer y seguramente no lo voy a ver, pero leo a AE (gracias, Diosito, por el AE) y recordaba vagamente aquel artículo y su contexto (el de la propuesta de reforma de la ley vigente): «Un crimen contra la humanidad».
    Extraigo un fragmento porque lo considero convenientemente aclaratorio del sentido del texto:

    A pesar de lo que sostiene Gallardón esta no es una reforma ideológica convencional, que pueda mutarse en la próxima legislatura. Esta es una reforma que rompe el consenso público sobre los derechos humanos en Occidente. Si alguien deja nacer a alguien enfermo, pudiéndolo haber evitado, ese alguien deberá someterse  a la posibilidad, no solo de que el enfermo lo denuncie por su crimen, sino de que sea la propia sociedad, que habrá de sufragar el coste de los tratamientos, la que lo haga. 

    Dice «posibilidad», AE está razonando y AE razona muy bien.

  33. Josénez
    lunes, 18/02/2019 a las 14:25
    Me acabo de hacer de la Sociedad Británica del Líquen. Creo que al fin he encontrado mi sitio en el planeta.

    💚

  34. El RealMadrid se aplica con gran éxito a la tarea de emular, de momento sólo en el ámbito deportivo, todo lo que hace despreciables a los nacionalistas catalanes.
    De paso reaviva el escaso rescoldo barcelonista de mi corazón:
    larga vida a Florentino, Laso y Reyes.

  35. Holmesss
    lunes, 18/02/2019 a las 16:41
    El RealMadrid se aplica con gran éxito a la tarea de emular, de momento sólo en el ámbito deportivo, todo lo que hace despreciables a los nacionalistas catalanes.

    Te voy a denunciar a la SGEA, Hols. Eso llevo años diciéndolo. ¡¡Si hasta tienen un jugador en el Madrid de Balón Cesto que se llama Lul, que rima con Rul y Turul!!

  36. Gómez lunes, 18/02/2019 a las 14:29
    Yo no creo que los periodistas, por lo menos apriorísticamente, sean mejores o peores personas que, por ejemplo, los fontaneros, los ingenieros de minas o los auxiliares administrativos.

    Ni a mí se me ocurriría afirmar tal cosa. Apriorísticamente, to er mundo é güeno, que decía la película. Pero luego están las elecciones personales, la carrera y la peripecia personal en un campo profesional plagado de elecciones éticas. A ver, es muy difícil acabar siendo un Villarejo dedicado a la enseñanza primaria, y del mismo modo que en la mafia no se asciende en la jerarquía practicando la caridad o no es lo mismo estudiar para médico que para diseñador de bombas, quien se dedica al periodismo acaba emprendiendo un camino que o bien no se esperaba (y los inocentes no sirven) o, si lo esperaban y les gusta, es que ya están perdidos.

    Lo diré en fino: digamos que es un oficio que premia a la gente con menos escrúpulos, que son los que ascienden en la jerarquía. No niego que esto pueda pasar en el mundo de la fontanería, pero no lo veo imprescindible ni en la ingeniería de minas ni en el apasionante mundo de los auxiliares administrativos. Sin embargo, un periodista que tuerza el morro cuando su jefe (de ambos sexos; sic) le pida que haga una entrevista al tipo que acusó al cura de meterle mano cuando tenía 12 años o al propio cura, o al niño que está en el hospital con leucemia, o al padre al que se le cayó el niño al pozo, tiene sus horas contadas. Si hace una entrevista neutra sin vísceras, también.

    Podría parecer que todo es inocente, desde la crítica de libros a la crónica de bares de tapas pasando por las noticias de internacional, pero en realidad todo es un gran espectáculo programado que acaba premiando (y seleccionando) no a los peores profesionales, ojo, sino a los que hacen lo que hay que hacer de la manera que se lo piden: los peores.

    Luego están las excepciones gloriosas y los desconocidos, que siempre son buenos.

  37. Pienso en el periodismo deportivo y me viene a la mente Tiempo de juego, de la cadena Cospe, cuando juega el combinado merengue. Aparecen siempre Metacarpo Rincón y Sanchís (¡Jesús!) Las conversaciones son siempre del siguiente mezzosoprano:

    Metacarpo Rincón: PACOOO, PACOOOOOOO, SIENTO UN SENTIMIENTO, PACOOOOOOOO, VA A MARCAR RAMOS, PACOOOOOOOOO
    Sanchís (¡Jesús!) dice su única frase en 90 minutos: A mí lo que me ha gustao ha sido el equipo.

  38. Mi madre tenía una idea del oficio de periodista basada en las crónicas rosas y de sucesos, una parte pequeña pero no menor del periodismo, y solía decir poniendo cara de grima: «La gente, ¿cómo puede hacerse periodista?».
    (También la recuerdo suspirando, llena de admiración: «¡Qué gente más inteligente hay!», cuando veía los dibujos animados).

  39. Me gustan mucho los argumentos puramente económicos. Yo no voto, y me molesta que con el dinero de mis impuestos se sufraguen procesos electorales, que hayan diputados y senadores que cobren por tocarse las narices, por no hablar de que esos diputados sean el tiket Tardá&Rufián. Qué decir de los que odian el fútbol y ven como Hacienda no persigue a los clubes que no pagan a Hacienda ni a la Seguridad Social. Y así hasta el infinito fiscal, que es el más eterno de los infinitos. Aunque si pagas impuestos, y si no también, se presume que tienes todo el derecho a exigir, entre otras cosas, la sanidad más universal, por muy tonto que sea el hijo.

    Otra cosa es que el periodista Espada hubiese pasado del dinero y se hubiese centrado en la eugenesia pura y dura, que también tenía, al menos en aquel programa T4, su vertiente económica: las bocas que no merecen ser alimentadas.

    Pero da igual, si lo sé me trago esa mierda de programa, también de la 4, y me ahorro el robo de los separatistas al Madrid.

  40. Adaptaciones lunes, 18/02/2019 a las 14:36
    Anarquía, cinturón de seguridad voluntario porque sólo me afecta a mí y sus jodeis, pagamos todos los gastos si accidente.

    Este programa político ya no lo compra nadie, hombre. Pague los impuestos y póngase el cinturón, no sea que le vaya a caer además una multa.

  41. No, si ponérmelo me lo pondría en cualquier caso, pero eso de que me manden…. en asuntos que sólo a mi me afectan.

  42. Me he mudado a un bar de Deportes, barmaid veinteañera, ay.
    Acabo de explicarle como tirar la cerveza, su jefe no lo ha hecho.

    ¿Se ajuega fumbol ahora en Parc Ol? Eso pone en la pantalla. Por quedarme si eso.

  43. ¿Sergio del Molino no es aquel que concluía que el hecho de que en castellano se use la palabra tenedor, en lugar de cualquier otro derivado de ‘forca’ como hacen otras lenguas europeas, era indicativo del desprecio hispano por la vida campesina? ¿No era aquel que decía que el éxito de ‘Menosprecio de corte y alabanza de aldea’ indicaba un enfrentamiento secular entre la España rural y la España urbana?

  44. «En el rincón, imprevisible y brillante, del nickjournal, ya mostraba Teresa ese refrescante apego por sacar la ciencia de su castillo al foso de la política,…»

    Eso sí, sus invitados intentan salir de los mundos de yupi, intentan.

  45. Fin de semana en las faldas del Moncayo. Días gloriosos de luz y paisaje. Gracias al ingenio y esfuerzo de alguna familia, florece una actividad tan aparentemente sofisticada y misteriosa como el “cultivo” de trufas. Plantas árboles, haces pozos, entrenas perros…y creas riqueza donde había poco más que piedras y cierzo. En Veruela hay un magnífico monasterio al que se han adosado 50 millones de leuros para un Parador Nacional que está acabado hace años y a falta de que alguien se decida a inaugurarlo o lo que sea…economía real o gestión pública, ya me dirán.

  46. Trooper
    lunes, 18/02/2019 a las 18:39

    Me duele decir que una de las iniciativas públicas que me parecen bien, tengo tarjeta de socio, es la de los Paradores.

    Esa.y sólo esa. Hasta que venga PerroAntoine a ponerme.en.la.nariz otra ante la que tenga que envainarmela.

    Otra cosa sea por qué cojones no inauguran.

  47. Consejo práctico.

    Aprende a identificar a un psicópata. Presumo que ya sabéis que los hay a cascoporro y sólo unos cuantos son peligrosos.

    Una vez dominada esta técnica: todos los demás también dudamos de nosotros mismos. No te preocupes.

  48. Perroantonio
    lunes, 18/02/2019 a las 19:22

    JAJAJA, ¡ASUCA, Fidl!

    ***
    Adapts, ¿con psicópata quieres decir que se afeita los pelos de las orejas con cerillas? Pues no lo veo para tanto.

  49. Trooper, me apreté hace unos años con unos amigos en un restorán enfrente del monasterio de Veruela unas chuletitas de cabra quetecagas. Imagino que Bécquer se ponía tibio a ellas. Eran de no-sé-qué cabras autóctonas —Boni sabrá— que estaban intentando recuperar (para que me las comiera yo). Que sí, que el paisaje, que el Moncayo, que el románico, que qué día más bueno hacía, que si Bécquer y los Borbones en Pelota, pero de lo que nos acordamos siempre es del banquete de cabras.

  50. Procuro fijarme
    Adapts, ¿con psicópata quieres decir que se afeita los pelos de las orejas con cerillas? Pues no lo veo para tanto.

    Filia, eso sólo es hombría y practicidad.

    Con mecheros, por cierto.

  51. ¿A que no se lo imaginaban?
    Sigo en.el.bar donde la veinteañera. Sólo miro.

    Igual se siente agredida.

  52. Proc, Espada aclara perfectamente lo que piensa entre el 2:05 y el 3:45, que puede resumirse así: quienes, a sabiendas de que lo hacen, deciden traer al mundo a una persona con graves deficiencias deberán [el imperativo es suyo] asumir la responsabilidad moral y económica de su decisión.

    Tengo muchas dudas acerca del asunto de la responsabilidad moral, pero ninguna sobre la económica. Para empezar, porque los cuidados de esas personas dependen fundamentalmente de sus familias. Y para continuar, porque entonces deberíamos empezar a elaborar una lista en la que tarde o temprano todos acabaríamos incluidos.

    Por ejemplo, pero sin ánimo de exhaustividad: quienes fuman; quienes conducen motos o avionetas; quienes no llevan una dieta equilibrada; quienes beben; quienes llevan una vida sedentaria; quienes se automedican; quienes suben a la montaña; quienes nadan en el mar cuando no hay bandera verde; quienes corren rallies o asisten a ellos, y así ad infinitum hasta incluir a todos aquellos que, al asumir a conciencia un riesgo, podrían hacernos pagar a todos su irresponsabilidad.

    Lo que me preocupa de todo este debate es cómo sigue mostrando la patita el puritanismo, con toda su basura sobre la responsabilidad y su negación de la posibilidad del error (incluso del pecado), el accidente o la mala suerte. Me preocupa esta ola de perpetua petición y rendición de cuentas y de santa indignación. El “se lo ha buscado”, el “alguien tiene que pagar por ello”, el “que cada palo aguante su vela”. Es la versión posmoderna de aquello de que a cada pecado, su penitencia, con una coletilla: ésta no es tal si todos llevamos un rato el sambenito.

    Como si aquí todos pudieran tirar la primera piedra porque nunca han follado sin condón, nunca han conducido borrachos, nunca han viajado fuera de los barrios más seguros de la segura Europa, nunca han corrido solos de noche o de madrugada y nunca han esquiado fuera de pista.

    Como si la perfección moral de la vida consistiera en fin en no vivirla y llegar a los 97 años sin apoyarse en nadie y sin que nadie se apoye en ti. Conmigo, para esa apuesta neurótica y solipsista que tan grandes frutos está dando ya, que no cuenten.

    Dirán algunos que los padres a los que se refiere AE no asumen un riesgo, sino que aceptan una certeza. Sobre esto también hay mucho que decir pero, si no hay debate, aquí paro.

  53. Alvaroquinn
    lunes, 18/02/2019 a las 14:42

    Gran disco. Durante mucho tiempo llevé en el coche la tercera o cuarta canción de ese album, Il tempo di morire, en una cinta. Luego vendí el coche y el nuevo ya no tenía casetera y en un arranque de orden (vulgo mudanza) tiré todas las cintas al contenedor.

  54. Desde luego, Espada debería ir a todas sus comparecencias públicas con Pirata. Para él soltar las cosas que quisiera, en crudo, y que Pirata las explicase de forma que las comprendiera todo Blas.

    Buenas noches a todos.

  55. Mire Viejita, es muy fácil. Aquí la mayoría le debemos mucho a Arcadi, mucho. Pero cada vez que habla de tecnología o de personas, algunos sí entenderéis que quiero decir con personas, desbarra. Pero es el mejor intelectual posible.

  56. La verdad.Es.Que todo se resume.en la. Confianza en.el.gran hermano benéfico o la esperanza.en.Que las.personas se busquen la vida y de paso acierten con la necesidad de la mayoría.
    Pero El punto no es cuál de las dos opciones es realmente operativa sino cuál de las dos es la noble, elegante, justa, apetecible.

  57. Adapts. Nos. está. escribiendo. usted. desde. un J-38. a bordo. del. Titanic. cuéntenos. cómo.va.todo. con. la.hija.del.capitán.

  58. Pirata Jenny
    lunes, 18/02/2019 a las 20:20

    Lo que piensa AE está mejor dicho en su propio artículo que es de donde saca ese mierda las frases. Ni pretendo explicar a AE ni creo que hace falta que declare mi fe en la sanidad pública y en la necesidad de a) pagar muchos impuestos y b) administrarlos mejor. La cuestión es que los bienes públicos no son infinitos y la sanidad pública no paga dentistas. Si los dentistas son objeto de discusión y exclusión y el aborte usted pero de su bolsillo o aborte en otro país están sobre la mesa, ¿por qué no es opinable que hay responsabilidad en llevar adelante el embarazo de un hijo con malformaciones? Máxime a partir de un enunciado tan discutible como el del derecho a disfrutar de una trisomía, que es el punto de partida de ese artículo.
    Luego leía todo lo demás que dices y estaba dejándome llevar y aplaudiendo muy contenta, cuando de pronto…: «nunca han esquiado fuera de pista». Como no he esquiado nunca he tenido un momento de lucidez y me he acordado de aquellos pollos que se fueron en camisa y zapatillas al Angliru.

  59. Bueno, hay un vieja reivindicación, Arcadi, esfuërzate sólo un poquito. Por ejemplo no cierres el blõ sin decir ni siquiera adiós, me cansé, adiós pedorros.

    O no necesites hagiografos que te expliquen. Tú, sí pedorro.

  60. El.Caso. Es que.los posts de.adapts.son tan sugestivos como los últimos de Pirate.
    Ayer me preguntó A.:
    Y tú qué opinas de la gestación subrogada?
    Se hizo un silencio de los que algunos aquí conocen bien e interpretan no tan bien, colgándome injustos sambenitos.
    No tengo opinión todavía, dije al cabo.
    La que ha formulado PJ me parece muy atinada.

  61. Procuro fijarme
    lunes, 18/02/2019 a las 21:30

    Opinable es, faltaría más.

    Pero si lo que quería decir AE es que si los abortos no los paga la sanidad pública, ésta tampoco debería asumir los gastos derivados de las decisiones que toman los de la liga antiabortista o la liga de los cienmilhijosvengancomovengan (si no te he interpretado mal, aunque de lo del propio AE yo no deduzco este argumento), hay mejor manera de decirlo. Por ejemplo: “Quienes no pensamos como ustedes no ponemos pegas a que ustedes paran cuatro o cinco hijos en un hospital público, con sus correspondientes epidurales, cesáreas y cuidados neonatales cuando es preciso. Hagan ustedes gala de la misma tolerancia y dejen que nuestros impuestos también sirvan para que nosotros no tengamos los hijos que decidimos no tener”.

    Estoy perfectamente de acuerdo con este argumento. El único problema es que no sé si lo está AE. Desde luego, si es lo que quería decir no lo ha dicho, o habría que bucear en las profundidades de su psique y de su estilo para llegar a esa conclusión. Y eso hacerlo con la sibila de Cumas bien está, pero si hay que hacerlo con un periodista, nones.

  62. Adaptaciones
    lunes, 18/02/2019 a las 21:42
    Y eso que no quiere que quedemos.

    Quedo fuera de su nicho de mercado. Tenga en cuenta que tengo hijos de la edad de la hija del capitán, o MÁS (cuántos más, etc.). Y además me debo a mis animales, que comen y beben todos los días. La vida del ganadero, Ximeno lo podrá confirmar, es un sacrificio de la mañana a a la noche y no conoce ni el shabat ni el domingo de Lázaro.

  63. Llevaba, creo, décadas sin pisar un lugar así, pero por razones puramente logísticas –debía entrar en el cine– ayer me encontré frente a un mostrador y manteniendo una conversación parecida a lo que sigue con un chaval:

    –Un menú Don Pollo… Y una cerveza.
    –¿Normal o tamaño Campeón?
    –La cerveza sí. Lo otro, no.
    –¿Menú Campeón y cerveza normal?
     –Al revés.
     –¿Menú normal y cerveza Campeón?
     –Sí.
      –¿Patatas o ensalada?
      –Patatas.
      –¿Fritas o asadas?
      –Fritas.
      –¿Alitas de pollo?
      –No.
      –¿Aros de cebolla?
      –No.
      –¿Nuggets?
      –No.
      –¿Kétchup, mayonesa o salsa barbacoa?
      –Ninguna de las tres cosas.
      –¿Desea algo de pos…?

    Aquí hube de frenar las ganas de dar media vuelta y largarme corriendo, y le apremié para que me cobrarse.

  64. Adaptaciones
    lunes, 18/02/2019 a las 21:42
    Y eso que no quiere que quedemos.

    Quedo fuera de su nicho de mercado. Tenga en cuenta que tengo hijos de la edad de la hija del capitán, o MÁS

    Falso de toda falsedad. Como me dejes explicártelo, te arrepientes.

  65. RACA RACA YA VUELVO RACA RACA

    Pirata Jenny
    lunes, 18/02/2019 a las 22:02

    Yo, en cambio, le he entendido todo eso que dices («Rompen el consenso […]») y le he visto ir más allá y meterse limpiamente y con la razón en un zarzal de tabúes e hipocresía, resumible en «lo que Dios quiera», que es lo que viene proponiendo la diputada, no para sí y los suyos sino para todos («Ellos tratan de imponer su particular diseño genético […]»). A mí me parece admirable.

  66. A ver, Procuro, con todo mi cariño y estima hacia ti –que puede que no sea la suficiente–, un poco de comprensión lectora. De la mía, digo:

    A pesar de lo que sostiene Gallardón, esta no es una reforma ideológica convencional, que pueda mutarse en la próxima legislatura. Esta es una reforma que rompe el consenso público sobre los derechos humanos en Occidente. Si alguien deja nacer a alguien enfermo, pudiéndolo haber evitado, ese alguien deberá someterse a la posibilidad, no solo de que el enfermo lo denuncie por su crimen, sino de que sea la propia sociedad, que habrá de sufragar el coste de los tratamientos, la que lo haga. Este tipo de gente averiada alza la voz histérica cada vez que se plantea la posibilidad de diseñar hijos más inteligentes, más sanos y mejores. Por el contrario ellos tratan impunemente de imponernos su particular diseño eugenésico: hijos tontos, enfermos y peores.

    Es cierto, como dices que Espada habla de posibilidad, de posibilidad entre la IDIOTEZ A.: que te denuncie tu propio hijo enfermo por haberlo traído a sufrir al mundo (Espada, hipervitaminado y mineralizado más que Super Ratón, llega a calificar de “crimen” traer a un niño que sabes o sospechas que va a ser discapacitado al mundo) o la HIPOCRESÍA B: por esa regla de tres, si fumas, bebes, te pones de farla hasta las trancas, follas a pelo, dejas que te enculen también a pelo, no respetas los límites de tráfico, no te vigilas la tensión a pesar de que sabes que eres hipertenso, te hinchas de hamburguesas, te dan la del pulpo en plaza Sant Jaume porque se te ocurre pasar por zona tractoriana y te reconocen los indepes o, además, se te ocurre traer un niño con malformaciones al mundo, búscate la vida tú solito porque la sociedad no tiene por qué asumir el coste sanitario –que pagamos todos– de tu crimen.

    Lo del crímenes tiene su miga. Volviendo atrás, Espada comienza, y así titula la columna, pidiendo que, si como propone una diputada, no debemos prohibir (esto es, abortar) a un discapacitado que pueda disfrutar de su condición, esta actitud de dicha diputada debería “ser considerada como una variante de crimen contra la humanidad”

    Ya sea hipérbole o simple boutade, dejemos las crímenes contra la humanidad y su trascendencia penal a buen recaudo para cuando haya que juzgar los verdaderos crímenes contra la humanidad , y no a capricho de un más que competente opinador profesional alejado de su zona de confort y con ganas de resultar ocurrente.

    Pero lo peor es el párrafo que no has citado, que ya empieza tachando de averiados, y aquí viene el confuso redactado, no se sabe si a los padres, a los defensores de la postura contraria a la suya o a los legisladores. Por lo menos yo no lo veo claro.

    Por último, la traca final es cuando menciona dos veces eso de “diseñar” hijos, como si se refiriera al chasis de un coche, una mesa de Ikea o, cuando menos, a la oveja Dolly. A mí, qué quieren que les diga, me suena mejor el concebir de toda la vida, o “parir” si me apuran, que el diseñar. No sé.

    Que quede claro de entrada que de lo antedicho asumo de entrada mi completa ignorancia en el tema, ignorancia ciclópea que, mucho me temo, comparto con el autor del artículo. Otra cosa, como dije, es que me parecen unas reflexiones mal hilvanadas y argumentadas, y que pueden resultar ofensivas para personas que se encuentren en esa durísima disyuntiva. Sin más. De ahí a llamar nazi a su autor media la misma distancia que la que debería separar de pedir que se juzgue con una variante del delito de crímenes contra la humanidad a una persona que defienda la libertad de concebir a un niño con malformaciones de un auténtico criminal de guerra o genocida.

  67. Pirata Jenny lunes, 18/02/2019 a las 22:02

    Hagan ustedes gala de la misma tolerancia y dejen que nuestros impuestos también sirvan para que nosotros no tengamos los hijos que decidimos no tener”.

    Hombre, en la actualidad, vosotros, (vosotros, no las nigerianas secuestradas por Boko Haram), disponéis de un un montón de medios para no tener los hijos que no queráis tener, muchos de ellos financiados por todos.

  68. Sé que nadie me hará ni puto caso, pero, voz que clama en el desierto, pido me liberen de uno de esos dos “de entrada” de mi último párrafo.

  69. Gómez
    martes, 19/02/2019 a las 00:44
    Sé que nadie me hará ni puto caso, pero, voz que clama en el desierto, pido me liberen de uno de esos dos “de entrada” de mi último párrafo.

    ¡No le haga caso, Sita! ¡Déjelos todos, Sita! ¡Déjelos todos, Sita!
    🙂
    Llámame suspicaz, Gómez, pero tengo la sensación de que el artículo de AE no te ha convencido.

  70. No hay nada de racista en lo que dice Arcadi, por lo que llamarle naci es ser un poco tarugo.
    Lo que dice es más bien de espartanos. Pero no vivimos en una sociedad espartana.

    Un hombre español que conocí hace dos años tenía un hijo con parálisis cerebral. Aparte de las ayudas del Estado, también recibía ayudas de la empresa en la que trabajaba y presumía de que la empresa hacía mucho por su hijo, que en su empresa su hijo era muy querido.
    Este señor llamaba a su hijo y se ponía a hacer ruidos y carcajadas.
    El niño, al otro lado del teléfono, al parecer, se reía. Lo único que ese niño hacía, porque tenía 6 años y no era capaz ni de comer, no era capaz si quiera de respirar, necesita conectarse a una máquina cada pocas horas para que los pulmones no se le encharquen.
    Y el pesado de ese padre: y mi hijo esto y mi hijo lo otro, y necesito un cochecito especial para traerlo y llevarlo, que ya es muy grande y vale nosecuanto y he solicitado otra ayuda.
    Siempre decía que después de lo que le había pasado no tendría más hijos.

    Yo estaba harta hartísima de este señor y al mes de conocerlo, no aguantando más sus razonamientos le grité: ¡tú lo que tienes que hacer es tener otro hijo!

    Como aparte de plasta y tonto es obediente, se tomó lo que le dije como una orden y ahora tiene un niño de 1 año.
    Al menos, yo creo que lo tuvo por que yo se lo ordené, yo en mi soberbia.

    El otro niño sigue viviendo en el estado de vegetal que siempre ha sido. El de 1 año va creciendo normal, muy adelantado comparado del de 8 años.

    Aquel día, cuando le grité eso, lo que deseaba era gritarle: Tú lo que tienes que hacer es tener otro hijo y dejar que ese se muera.
    Pero entonces ese hombre no me habría hecho caso, me hubiera odiado, y todo el mundo me hubiera odiado, por que aunque yo sea un poco espartana y la sociedad no lo es nada.
    Yo de hecho, soy peor que espartana, no quiero tener hijos ni aunque sean listos y guapos.

    Pero estos niños representan un reto para el ser humano, el reto de curarlos, en este caso imposible, pero en otros, se logrará. Y con eso avanza la ciencia médica.
    A este niño le dieron una esperanza de vida de un año y tiene 8. Cuando le grité que tuviera otro hijo, me había estado explicando el día anterior que su hijo estaba tan bien que a él y a su mujer les había empezado a preocupar qué sería del niño cuando ellos, ¡los dos!, murieran.
    Un plasta, pero también un luchador, que tiene mucho que enseñarnos a los espartanos.
    (Para escribir esto último he tenido que esperar a que mi soberbia durmiera)

  71. Pues no he visto lo del tipo ese y AE.
    Demasiados mitos.
    Cada vez ejemplos de más baja calidad, para asentar una posición cada vez más difícil en un mundo que no sabe cómo enfrentar lo evidente. Somos demasiados, y además opinamos de todo, lo que sabemos pero sobre todo lo que desconocemos y la cosa es conseguir adeptos que también desconocen.
    Todos hacemos caca y pis.
    Algunos mucho más que otros.
    Con Espada, antes que con esos tipos que “representan” a la cultura y a los “buenos”.
    Aunque no es que me guste demasiado su forma de defender la posición, al menos la que defiende en los últimos tiempos.
    Yo ya casi estoy en contra de defender ninguna posición.
    Defiendo mi vida y su pequeño espacio y me es indiferente convencer.
    Expongo y explico si me lo piden.
    Uno ya no quiere monsergas. Y discutir como deporte es un entrenamiento para nada.

  72. Lecturas (propias) del marqués:
    “Todo lo que hace que una comida perturbe la siguiente es un exceso de cantidad, un vicio de la higiene. La excelencia de los platos y de los vinos debe tener por objeto hacer más fácil la digestión y acelerar el deseo de la comida siguiente, y no lo contrario…La norma es que todo hombre prudente deberá tener siempre apetito, aunque se siente a la mesa nueve veces al día, en cinco comidas y cuatro intermedios…El apetito constante será una condición esencial para ser feliz en Armonía”
    Charles Fourier

  73. TRES COSAS.

    1. Mi hijo mayor (cumple once años el 15 de marzo), que solo lee Los futbolísimos, Gol y la revista Jugón, declaró solemnemente ayer, mientras conversábamos: «Yo digo la verdad y la defiendo». A lo mejor es el nuevo Arcadi.

    2. Ha sido una verdadera delicia escuchar la conversación entre Federico, Amorós y Gistau a cuenta del nuevo libro de este último.

    3. Amorós está en mi lista de personas que quiero conocer.

  74. Igual a Arcadi se le comprende mejor de lo que creemos, la cosa es que guste.
    Al final, todo es pinchar en me gusta o no pinchar.
    Una persona como él, puede exponerse ante la opinión todo lo que quiera, no parece sentirse afectado en lo personal, y en su negocio no lo sé.
    Cuanto más lo odien unos, más lo amaran los otros.
    A otros nos parece un tipo serio, pero que habla mucho en todas partes. Serán cosas de su profesión.

  75. HONRARÁS A TU PADRE Y A TU MADRE
    Ayer una nos habló de la Constitución y de las carencias de la Transición y estuvo cascando hora y pico —chau chau chau— sin nombrar a eta. En el turno de preguntas el progre de turno se tiznó la cara con pintura de guerra y descargó la filípica habitual satisfecho por haber dinamitado los cimientos del sistema, pero hubo otros dos que pusieron los puntos sobre las íes. Un profesor universitario corrigió los despropósitos que se dijeron sobre un par de autores —Chirbes y Zúñiga— y otro expuso algunos capítulos sobre la constitución alemana, llamada Ley Fundamental. La Ley Fundamental alemana, de 1949, que no fue aceptada en referéndum como la española, y no solo tuvo «padres» sino también «madres». Dos, en concreto, que lograron introducir tras numerosas y complejas discusiones un artículo que obligaba a los mismos derechos entre hombres y mujeres. Quienes se oponían a que constara como tal, alegaban que la introducción de dicho texto obligaría a la modificación radical del código civil. «Hágase», dijeron ellas. Y así fue… con el paso del tiempo. De finales de los sesenta o principios de los setenta llegó la libertad de la mujer para poder abrir una cuenta corriente sin el permiso del marido, y no fue hasta los noventa cuando se incluyó la pena por violación dentro del matrimonio. Vino a decir, en definitiva, que leyes como la Constitución suponen el cambio de otras que de ellas dependen, y que este cambio es más una evolución lenta que una imposición inmediata. Y vino a decir asimismo que a Alemania, un país democrático desde 1949, le ha costado más de cincuenta años ajustar su Ley Fundamental a derechos que hoy nos parecen incuestionables, y que por tanto debemos tener paciencia con nuestra Constitución sin necesidad de impugnar su totalidad.

    No es que la moza la hubiera impugnado así, pero su discurso, muy centrado en las carencias de la Transición, era falaz y hemianópsico. Así, habló de la incapacidad de los novelistas de los ochenta para crear protagonistas que no fueran gente exitosa y que una vez recibió las felicitaciones de Chirbes porque en una novela suya aparecía un obrero con las botas embarradas. Hombre, obreros en las novelas españolas de los 80 los había a cascoporro, pero había que dejarse de javieresmarías, juanjosmillás, etc. para leer las novelas negras de la época, cosa no muy chic. La clave de tal hemianopsia la dio la moza al principio de su charla, cuando dijo que su padre era comunista y que en su casa festejaron la muerte de Franco con champán. Pensé en ese momento que lo que realmente celebraban era su fracaso como militantes, pues ni el Partido ni el resto de fuerzas de izquierda fueron capaces de derrocar al tirano. Honrar a los padres ha llevado a los hijos a seguir celebrando derrotas, o sea, a seguir haciendo el tonto. Y son multitud.

  76. EDUCACIÓN SENTIMENTAL
    Amigo Trooper, mi padre al que usted conoció, me previno desde muy joven frente al odio a los ricos. Argumentaba que por muy ricos que fueran como mucho podían comer y follar tres veces al día. Me costó años entender el sentido de sus sabios consejos. En el plano político se trataba del dogma liberal: el objetivo de una sociedad no es que no haya pobres, sino que cada vez haya mas ricos, que como diría Errejón de Venezuela, puedan comer tres veces al día.
    Partiendo de este dogma el único refinamiento posible sobre el buen yantar es el que aconseja Fourier. En eso estamos.

  77. Se me olvidó.

    Hablando de la corrección política y de que había canciones de antes que serían irreproducibles ahora, habló de Los Ilegales y de aquella letra: «¡jipis, no me gustan los jipis, hay una cosa que se llama agua y jabón!» ¡¡Y yo era jipi», dijo la moza, olvidando que otro verso de la misma canción rezaba: «nazis, simpáticos los nazis!»

    En fin…

  78. Buenasss
    Acabo de volver de Madrid, y todo está tranquilo en casa.
    Y veo que siguen con lo de Arcadi Espada , así que, digo directamente que estoy a su favor.
    ¡ Pero que se corte el pelo !
    Que no necesita llevarlo tan largo, que con su cara tan agresiva, estaría bien, incluso calvo. Que esas melenas son como de “Hippy Geriátrico ” como hubiera dicho la chica de “Educando a Rita”

  79. Marqués, que ha palmado Karl Lagerfeld. Ya lleva dos en 2019, el bueno de Karl y su amigo Elio Berhanyer. La CIA debe de estar haciendo algo contra los modistos, como hizo hace unos años con los presidentes sudamericanos.

  80. «Esta gente averiada». Ahí está todo. Saber de quienes se está hablando, por qué y qué razones hubo para hablar así. Usar lo que se dijo en un momento y un contexto (por eso los periódicos tienen fecha) para otros momentos y contextos es, evidentemente, «sacar las cosas de quicio».

    Que un antiabortista niegue la manipulación genética (que puede evitar enfermedades y malformaciones) y reclame a su vez presuntos derechos de enfermedad como alteridades, es obsceno. Y lo es independientemente de que cuidemos, protejamos y amemos a las personas enfermas o distintas a las que cuidemos. Habiendo medios para evitar el sufrimiento, oponerse a ello por razones morales es una opción puramente personal cuyo coste es principalmente personal y, sólo subsidiariamente, social. Pero el antiabortista no se conforma con asumir su coste, pretende que los demás no puedan elegir y sean obligados a acarrear con lo que «Dios les ha concedido», por ejemplo, unos hijos gravemente enfermos, ignorando los avances de la ciencia y, quizá más importante, los del pensamiento.

    Esto es, al parecer, lo que no se puede decir y no entienden algunas personas, que sus «universales éticos» —universales en tanto que de origen divino y, por tanto, no cuestionables— no lo son, y que no tenemos por qué aceptar ni su ideología averiada (ellos son «esa gente averiada») ni las consecuencias de sus decisiones optativas.

    En todo caso, como me niego a aceptar que estas explicaciones no sean fácilmente comprensibles incluso para personas de pocas luces, entiendo que Arcadi aplique la navaja de Hanlon invertida y deduzca que Mejide no es estúpido, sino malvado. Como por otra parte resulta evidente.

  81. Correcto marqués, cuando recién ganadas las elecciones Mario Soares fue a visitar a Olof Palme y este le perguntó que políticas iban a aplicar los socialistas en Portugal, Soares dijo: “Ahora vamos a acabar con los ricos y sus privilegios”. El después asesinado Palme le contestó “aquí llevamos años intentando acabar con los pobres”

  82. Por cierto : Ayer, el Marqués llamaba Stoikov a Mejide.
    Espero que fuera un lapis lázuli de la lengua, de los que perpetro yo, un día sí, y otro también, porque ya quisiera el Mejide ese ( al que, por otra parte no conocía ni de oídas hasta ver el famoso video del chester ), ya quisiera , llegarle a la altura del zapato al auténtico Hristo Stoichkov.
    Ya siento

  83. Jorge Martinez, lider de Ilegales también pasó por la telebasura y en su caso tuvo que dejarlo porque empezaba a darse asco a sí mismo, o algo así, dijo, cuando descalificaba a otros contra los que sentía ninguna aversión. No me apetece buscarlo.

    Recuerdo que alguna vez intenté ver a Jorge Martinez en la telebasura y no podía, vaya mierda, encima los aficionados a esos programas decían que no estaba bien ese hombre.

    Lo que sí me apetecía hasta casi ser una necesidad biológica, hace una semana, era entrar en una mezquita, coger el micrófono y cantar una de ilegales, que sonara por los altavoces de los minaretes, cor toda la calle:
    Cantemos una canción obscena
    Como cantan los grillos en la arena (por hierba)…

    No lo hice pero le pregunté a un musulmán: ¿No hacen esa travesura no niños? ¿coger el micrófono de la mezquita y cantar canciones, ejem, canciones no religiosas?
    Parece que no. El micrófono está bajo llave pero ¿por qué no lo hacen?

  84. Perroantonio
    martes, 19/02/2019 a las 13:38

    Pues estoy con Gómez: la argumentación de AE en lo enlazado ayer no está nada clara para quien simplemente abre el periódico y lee el texto, sin mayores datos. Pero si es ésa, estoy completamente de acuerdo con él, sin que sirva de precedente.

    En cualquier caso, AE haría bien en abandonar la televisión y dejar de tratarse con gentuza; el medio no es que sea un pobre altavoz, es que es una máquina de distorsionar por mensajes e ideas.

    ***

    Otrosí. Gauss: yo también he recibido una presunta página de lo de Sánchez. En concreto de un presunto capítulo titulado “Mi primera decisión como Presidente”. Si había dudas de que fuera muy listo, esto parece un intento de aclarar definitivamente las cosas para las generaciones presentes y venideras.

    Joder, qué país. Así no hay manera de votar a nadie.

  85. Hemos progresado tanto que es posible comer tres veces al día dedicándote al comunismo, al feminismo, al separatlsmo o al periodismo guarro.
    Mientras tanto el trifachito dando el callo en el polígono, de sol a sol. Exportando y saneando la balanza de pagos, indicador macroeconómico clave, y tirando de la demanda en el sector de la restauración.

  86. Si había dudas de que fuera muy listo, esto parece un intento de aclarar definitivamente las cosas para las generaciones presentes y venideras.

    Ya lo dijo Marx, es mejor callar y parecer tonto que hablar y despejar las dudas.

  87. PDRO tiene mala suerte eligiendo negros. La tesis salió pufa y el libro una redacción de octavo de EGB. Ítem más, las pesadas reiteraciones me llevan a intuir que los negros cobran por palabra.

  88. La vida en mi polígano es siempre igual, desde mi ventana veo entre dos edificios de oficinas parte del skyline de casas bajas de Alcobendas con la torre de la iglesia de San Pedro Apóstol al fondo a la derecha. Atraviesan el cielo los aviones recién salidos del cercano Barajas. Camiones de LeasePlan suben y bajan coches. El aparcacoches del restorán de abajo ocupa cien metros de acera con sus clientes de cuatro ruedas.

    En mi polígano no hay ni viejos ni niños hasta las cuatro de la tarde. Todos somos jóvenes guapos y exitosos en traje. Alrededor del polígono están varios de los colegios más selectos de España. Y a partir de las cuatro y cuarto de la tarde las calles se llenan de cuatro por cuatros gigantes con madres que esperan a sus niños que llegan vestidos de uniforme. Cuanto más buena está la madre, más grande es el coche y más feo es el niño.

    En mi polígano también hay una iglesia. Hay misa a las 7:30 de la mañana y siempre está llena. Véngase un día, Marqués. En esa misa los españoles de bien rezamos por los españoles de mal y cogemos aire para el día.

  89. Creo recordar que Sergio del Molino acababa de sacar y andaba por ahí promocionando su libro sobre la España vacía, que me interesó, pero cuando busqué el autor lo primero que me salió fue un tuit de él con un link a este post:

    https://www.facebook.com/sergio.delmolino.7/posts/10209927345720948

    Lo primero que pensé es que era un loco, pero me reí de lo lindo. Todo lo que le he leído o escuchado (¿no sale en la Cultureta de Alsina?) después está condicionado por ese post delirante. Cuando le leí a Arcadi lo de “crónico que hace sus palotes en la prensa socialdemócrata”, y vi que era él casi me caigo de la risa.

  90. Josénez
    martes, 19/02/2019 a las 14:44
    La vida en mi polígano es siempre igual, desde mi ventana veo entre dos edificios de oficinas parte del skyline de casas bajas de Alcobendas con la torre de la iglesia de San Pedro Apóstol al fondo a la derecha. Atraviesan el cielo los aviones recién salidos del cercano Barajas. Camiones de LeasePlan suben y bajan coches. El aparcacoches del restorán de abajo ocupa cien metros de acera con sus clientes de cuatro ruedas.

    En mi polígano no hay ni viejos ni niños hasta las cuatro de la tarde. Todos somos jóvenes guapos y exitosos en traje. Alrededor del polígono están varios de los colegios más selectos de España. Y a partir de las cuatro y cuarto de la tarde las calles se llenan de cuatro por cuatros gigantes con madres que esperan a sus niños que llegan vestidos de uniforme. Cuanto más buena está la madre, más grande es el coche y más feo es el niño.

    En mi polígano también hay una iglesia. Hay misa a las 7:30 de la mañana y siempre está llena. Véngase un día, Marqués. En esa misa los españoles de bien rezamos por los españoles de mal y cogemos aire para el día.

    ¿Estás cerca de los viveros Shangai?

  91. La dichosa visibilidad, ese creo que es el problema. Y los escondidos, de ellos hablaba Perroantonio hace pocos días, de ese talento escondido que casi nadie conoce. A Arcadi le jode que no le conozca casi nadie, ni te digo ya antes de salir en la tele. Una pena, un desperdicio de talento, sin exagerar. Nuestro Messi español. Lo sabe. Escribió sobre sí mismo en el prólogo del libro del elefante de Orwell: honrado, adulto, sin exhibiciones circenses, serio, buen observador, respetuoso, valiente y recto. Su timidez no le impide escribir de esa manera tan difícil, libre y sin prejuicios. Así elige también a sus amigos. Sin embargo, esa timidez le hace comportarse en público de manera diferente: excesivo, bromista, soberbio, simpático, dependiente del halago, del mange y del parne. Y a veces le falta ponerse en el lugar del otro, la empatía, también dichosa. Acabo de ver el vídeo antes de escribir esto. Por ejemplo, a Arcadi le falta cuando termina de hablar el padre del niño con síndrome de Down. No se bien como dice eso de que a ver si el va a tener menos tiempo para hablar que el otro, o algo así, fatal. Rectifica enseguida, tarde ya, y decide irse. Lo mejor del vídeo su paseíllo final de toguego espagnol y su paradinha entre Raphael y teniente Colombo para llamar, bien está, tramposo al otro. Arcadi debería hablar siempre en francés. Y así lo veo de aquí a poco.

  92. No, Emecé, estoy más cerca de Los Peñotes que de ese vivero que dices. Pasé en verano por el que dices, que me fui andando desde Alcobendas a mi casa y estaba en la ruta. A su lado hay un edificio de Fisac bastante molón. Bueno, dos edificios.

  93. Argantonio, muy precisa su descripción que comparto al 100%. Excuso anécdotas que lo confirman por discreción.

  94. Exposing shallowness ya en el año 2000

    “This is infinitely sad. That a person’s individuality should be made to depend upon so crude an outward sign as a tattoo is in fact an indication of the fragility of that person’s identity. ”

    “One cannot but feel sorrow for people who think that by permanently disfiguring themselves they are somehow declaring their independence or expressing their individuality. The tattoo has a profound meaning: the superficiality of modern man’s existence.”

    “The fate of all people who imitate others to achieve authenticity is to live a lie.”

  95. marquesdecubaslibres
    martes, 19/02/2019 a las 14:51
    Aquí cené por recomendación de Adapts, su cuñao es el chef.

    Y no se murió ni nada.

    Mi pobre cuniao está jodidîsimo por la muerte de esta señora. Ya explicaré que pasó, pero adelantó que no es un problema de manejo suyo, parece que se la han colado aunque aún están el y sanidad acotando la causa.
    Un tío cuya única razón de vivir es la cocina y que lleva más de treinta años haciéndolo todo bien. Pues na, a joderse.
    Fueraparte también comentaré la actitud de la prensa y el asedio.

  96. Comer tantas veces al día ahora es de pobres.
    La gente paga por hacer enormes esfuerzos físicos que son ilegales en la vida laboral, y tiene ILT por romperse el menisco esquiando, o tirones musculares de sobre esfuerzo con las pesas.
    La alimentación bio consiste en pagar más por productos que normalmente se rechazan en los estantes de los comercios.
    Se come dos o sólo una vez al día como símbolo de estatus, sobre todo en el caso de ellas.
    Se aborta por no ponerse condón, pero se pide sexo seguro, permitido, autorizado, pero no contratado ni remunerado.
    El Presidente escribe libritos dictándole las ideas generales a una negra.
    AE va a programas de telebasura, como un apóstol contra el filisteo, para proclamar la verdad.
    Insisto en que es casi mejor ser un desconocido que salir por ahí.
    Nadie necesita la verdad, ni la quiere si no es prime time.
    No debemos dar más vueltas.

  97. Hoy ha declarado Lul en el juicio del prrrusés: «¡ERA TAPÓN, ESTO ES UN PUTO ROBO, NOS HAN ROBAUUUU, FLORIPONDIO MÁTALOS!»

  98. Perroantonio: yo no leo a Arcadi casi nunca, así que no tengo ni la menor idea de a quiénes se refiere cuando habla de “gente averiada”. En el texto del que hablamos Espada no deja claro, como dije, si por gente averiada se refiere a los padres de niños con problemas, a los antiabortistas, los legisladores o a todos ellos a la vez. Y no debería ser necesaria otra referencia para la comprensión de un texto periodístico que no fuera el propio texto. Cuando leo una columna de opinión, por regla general no suelo irme a la hemeroteca para ver si el opinante de turno utilizó ya determinada expresión en otro contexto. Si es así, no sólo no cuesta nada especificarlo, sino que es de obligado cumplimiento el hacerlo, por lo menos si deseas ser correctamente interpretado.

  99. Estupendos o plebeyos. Siempre ha sido eso. Siempre lo será, da igual si se aplica a un entorno económico, moral o intelectual..

    Luego están los aspirantes.

    Arcadi la caga. No es la primera vez, ni hay un arcano que se nos escapa a algunos pobres ignaros.

    Ya esta bien hombre. Eso no invalida otras maravillosas ideas y razonamientos suyos.

  100. La caga cuando añade a la responsabilidad moral, libre e individual, la responsabilidad económica.

    Vete a pastar macho, desde la admiración y el rencor por cerrar el blõ sin decir ni adiós.

  101. Yo tampoco lo entiendo. A ver, explícamelo Adps, pero poco a poco.

    A unos padres se les informa que el feto viene con graves anomalías. Ellos, que están contra el aborto, deciden seguir adelante con el embarazo sabiendo que tienen un 90% de probabilidades de dar a luz a una persona con graves deficiencias psíquicas y funcionales. Arrostran las consecuencias y desde el primer momento el sistema médico-social se hace cargo de los cuidados de la criatura en una institución. Muere a los doce años. Es un caso que no me invento.

    ¿Por qué no se puede decir que es inmoral traer al mundo a un ente sufriente (y aquí no hablamos de metáforas) y que además es inmoral que el coste de su mantenimiento tenga que revertir en la comunidad? ¿Y por qué no se puede decir que es inmoral que estos individuos obliguen a los demás a acarrear con las consecuencias de un embarazo problemático porque quieren prohibir el aborto y la ingeniería genética?

    ¿Qué pasa, que hablar de dinero es sucio?

  102. Ellos, que están contra el aborto

    Mal, como si están contra los gordos.
    Es su decisión y aquí ya te permites juzgar y condenar a esos fachas.

    ¿Por qué no se puede decir que es inmoral traer al mundo a un ente sufriente

    Se puede decir, y hasta ahí estamos de acuerdo Arcadi, tú y yo. Pero la decisión y la elección moral sigue siendo suya, aunque sean serdos fachas antiabortistas.

    es inmoral que el coste de su mantenimiento tenga que revertir en la comunidad

    Esto amigo mío es en efecto nazi y me cago en la ley de Godwin.

    estos individuos obliguen a los demás a acarrear con las consecuencias de un embarazo problemático porque quieren prohibir el aborto y la ingeniería genética?

    A mi vuelve a dárseme una higa sus ocultas motivaciones. Tú sin en cambio sabes que quiren prohibir el aborto y merecen pues que nadie les pague esa veleidad tan poco solidaria.

    Yo propongo que me cobren menos impuestos porque nunca forzarë a la sociedat a sufragar un hijo tonto mío.

  103. Advierto que me estoy emborrachando, usea, a partir de ahora o no contesto o digo gilipolleces.

    Lo de antes aún cuenta como pre-borracho.

  104. A ver, no me parece justo atribuir un error a SNCHZ del que no tiene ni la menor culpa. No es sólo que no lo haya escrito, sino que dudo hasta que se haya leído su propio libro. Las quejas, a la señora Lozano.

  105. Lo decía ayer Procu, Arcadi Espada razona sobre cuestiones con las que pocos se atreven, se mete voluntariamente en jardines y lo hace como una postura ética. Esa especie de honestidad brutal, lo que gente como el tal Risto llama provocación, es desde luego admirable. Eso es lo sustancial. A veces se equivoca argumentando o expresándose, claro, es lo natural cuando decides voluntariamente caminar por el filo de la navaja, ahí están todas vuestras luminosas intervenciones de ayer y hoy, discutiendo sobre los términos más o menos apropiados del artículo, lo que sí y lo que no.

    En mi opinión, cuando de verdad la caga es cuando intenta sostener esa misma postura ética en un medio incompatible. No sé por qué acudió a ese programa y tampoco importa mucho, probablemente por alguna de las razones que también habéis apuntado: vanidad, ganas de demostrar que esa misma actitud ejemplar puede defenderse en cualquier lugar, lo que sea. He visto poco a Risto Mejide y nunca en ese programa, pero creo que lo suficiente para entender que no es más que un buen vendedor de crecepelo, de esos que saben cómo meter una miga de verdad para levantar una montaña de mentiras. La miga de verdad era un padre desconsolado, conmocionado, incapaz de expresar lo que quería decir. Ni siquiera sabemos si es uno de los padres a los que Arcadi se refiere expresamente en su artículo, uno de los que decidieron que su hijo naciera sabiendo de antemano en qué condiciones vendría al mundo. Pero eso ya no importaba: allí estaba el hombre, de pie sobre una peana frente a Arcadi Espada, defendiendo la humanidad de su hijo, la compasión que merece, sus derechos, lo que fuese que el hombre quería expresar.

    Es entonces, exactamente entonces, cuando Espada la caga. Le faltan reflejos para entender que acaban de colársela hasta el fondo o, a pesar de percatarse de ello, se obstina en mantener el propósito que le había llevado al programa: seguir hablando, seguir razonando sobre la cuestión, seguir manteniendo esa postura ética e ignorar al padre balbuciente, al que no dirige una palabra porque él no ha venido a consolar a nadie ni a hablar de emociones, mucho menos a ofrecer disculpas que no tiene por qué ofrecer, sino a argumentar. De hecho, se dirige al presentador pidiéndole tiempo para hacerlo pero este, muy lejos de concedérselo, se agarra a su miga de verdad como el perro al hueso, era evidente que ya no lo iba a soltar y Espada tarda muy poco en entenderlo, enseguida dice que quizás ha llegado el momento de acabar la entrevista. Muy poco, pero muy tarde ya, como dice Argantonio, una eternidad en ese tipo de televisión, ya había quedado retratado como alguien sin alma, incapaz de conmoverse ante un padre que solloza. Risto Mejide tenía lo que quería -para qué hablar de tertulianos, tuiter y demás- pero al parecer gente como Sergio del Molino, al que se le supone cierto compromiso con la razón y la ética, también. A mí al menos me ha sorprendido su artículo.

  106. MGaussage
    martes, 19/02/2019 a las 20:17

    Para una vez que cita en vez de copiar. De la tesis le dijisteis que no ponía los nombres y ahora que dice los nombres no os gusta el fraile. Vosotros le vais volver loco al chiquillo.

  107. «gente como Sergio del Molino, al que se le supone cierto compromiso con la razón y la ética»

    ¿Y eso? ¿Viene de fábrica? ¿ Un ungido?

  108. Lo que dijo en la tele es que ni lo pudo decir, Albert, un horror. No diré más, lo prometo, pero, en cuanto al texto original y su explicitud, me quedo aún con ganas de observar que tal vez no estamos reparando (no nosotros, digo ELLOS, OTROS DE FUERA) en que es una pieza breve que se ha publicado en un blog que está albergado en un periódico pero no es la página del periódico que salta a las camas de todos los españoles el domingo por la mañana, sino un sitio al que va quien quiere ir a leer al autor, más como una salita que como un salón de grados y más como una conversación ya empezada que como un sermón, más como la figura que como el retablo, más como el fragmento de un relieve que como un conjunto escultórico, más como segmento que como esfera, más

  109. Yo sigo si referirme a la puta coña televisiva, esa es otra historia que a mi me la suda. Yo sigo hablando del RECUERDO que el artículo de Arcadi me generó.
    Porque ya es la polla hablAr sólo del conceto como para agitarlo y mezclarlo con la mierda televisiva. Por favor si acaso dos debates. Que os escapäis cabrones y cabronas.

  110. Ellos, que están contra el aborto

    Adaptaciones martes, 19/02/2019 a las 19:21
    Mal, como si están contra los gordos.
    Es su decisión y aquí ya te permites juzgar y condenar a esos fachas.

    No tan rápido. Por mí como si están contra la Ley de la Gravedad. Yo no les «condeno» por una opinión. Lo que condeno son los resultados de sus acciones. Yo puedo entender los problemas de conciencia de quienes quieren cambiar la ley del aborto porque la consideran demasiado liberal. Me gustará más o menos, pero respeto sus opiniones. Ahora bien, no puede comprender a quienes pretenden acabar con la ley, a quienes niegan la posibilidad de la experimentación genética o a quienes pretenden que todos pasemos por su estrechísimo aro moral.

    ¿Y por qué no se puede decir que es inmoral que estos individuos obliguen a los demás a acarrear con las consecuencias de un embarazo problemático porque quieren prohibir el aborto y la ingeniería genética?

    Adaptaciones martes, 19/02/2019 a las 19:21
    A mi vuelve a dárseme una higa sus ocultas motivaciones. Tú sin en cambio sabes que quieren prohibir el aborto y merecen pues que nadie les pague esa veleidad tan poco solidaria.
    Yo propongo que me cobren menos impuestos porque nunca forzarë a la sociedat a sufragar un hijo tonto mío.

    ¿Sus ocultas motivaciones? No entiendo. En ningún momento hemos hablado de aquellos a quienes les ha venido una desgracia encima, sino de aquellos que explícita y ruidosamente vienen oponiéndose a la Ley del aborto y a la investigación con células madre. A quienes se manifestaban en la Plaza de Colón contra todo ello y hacían propaganda de lo bello que es tener hijos distintos, razón por la que Arcadi escribió su artículo. ¿Cómo no voy a juzgar sus motivaciones si son precisamente las que exhiben para justificar sus actos?

    Pero, en fin, si ni siquiera te has enterado de esto…

  111. Adaptaciones
    martes, 19/02/2019 a las 21:09
    Yo sigo hablando del RECUERDO que el artículo de Arcadi me generó.

    Alors, ¿no lo has releído?
    Yo también sigo hablando del artículo. Ese que sostiene que los mongolos están hundiendo la SS, ese que dice que hay que exterminar a los actores de Campeones.

  112. Perroantonio
    martes, 19/02/2019 a las 21:26
    No, más bien me tocaba hacer compras y preparar la cena…

    LO HE DICHO SIEMPRE, ES EL YERNO QUE TODA MADRE QUERRÍA PARA SUS DESPAMPANANTES HIJAS.

  113. Lo siento, Perro, pero no estoy de acuerdo. Lo que intentaba decir ayer, con ese “el que esté libre de pecado que tire la primera piedra”, es que en asuntos de moral hay que ser muy escrupuloso con la de los demás, aunque sólo sea porque los demás hemos sido o podemos ser en cualquier momento nosotros mismos.

    Eso vale, desde luego, para la liga de los cien mil hijos, empeñados en imponer a los demás sus peculiares ideas sobre la contracepción, el aborto, la homosexualidad, los cambios de sexo o el intercambio de parejas, pero también para quienes ven los toros desde otro tendido e intentan imponer las suyas propias; por ejemplo, la idea de que es inmoral e irresponsable traer al mundo a un ser que, por los motivos que sea (por cierto, ¿dónde ponemos la raya?), consideramos que no puede vivir una vida plena (¿?), por lo que la sociedad no debería asumir las consecuencias de sus decisiones. Este argumento no sólo equipara la intransigencia y el cerrilismo de unos con los de los otros, sino que, paradójicamente, nos lleva a donde probablemente no queríamos llegar: un Estado hipercontrolador que define con precisión y estrecha cada vez más las líneas morales fuera de las cuales uno queda a la intemperie.

    No es el tipo de sociedad en que me apetece vivir. Prefiero una cosa más laxa, menos puritana, más imperfecta, andar un domingo en la calle y ver a los de la liga de los cien mil saliendo de misa con sus seis hijos, el más pequeño con síndrome de Down, y pararme a tomar una cerveza con mi joven vecina (debería decir vecino, aún no me he acostumbrado), que acaba de hacerse un hombre. No me encuentro con fuerza, convicción ni autoridad de ninguna clase para decirles ni a los unos ni a la otra cómo deben vivir su vida, si tiene sentido o no tener un hijo o ciento con tal o cual problema o querer tener un sexo cuando se ha nacido con otro.

    Qué se yo ni quién soy yo para decirles, y quiénes son ellos para decirme. Lo cual aprovecho para colarles así como quien no quiere la cosa este fandango (ni que me manden a mí, etc.) que viene a resumir con mucha más gracia (y brevedad) todo este rollo.

  114. Voy a aprovechar que yo todavía estoy en tierra. Asuntos de moral. ¿De qué moral, Jenny? Parece obvio que Espada se refiere, y Perroantonio lo dice expresamente, a quienes se oponen al aborto terapéutico motivados únicamente por sus propias convicciones ideológicas y/o creencias religiosas. La raya está ahí, los “motivos que sean” son esos. No los de quienes, qué sé yo, deciden darle sentido a su vida de ese modo o llevan tanto tiempo esperando un hijo que dan por buena la vida que la criatura y ellos llevarán, o a tantos y tantos otros supuestos meramente personales, esa vida compleja a la usted se refiere. Lo de sacar a pasear a los transexuales en este contexto es una pequeña trampa por su parte (lo del fandango más aún). Esos son los límites del debate, de la idea, porque no otra cosa es esto sino discusión conceptual, cómo podría ser de otra manera. Dicho de otro modo, Espada no va contra las personas, sino contra los dogmas; no propone imponer nada, sino señalar contradicciones. Yo diría que lo ha conseguido.

    Botillero, le estaba esperando, a usted o a algún otro alegre suspicaz. No se quede con esa frase, hombre, fíjese en la siguiente, donde digo que “a mí al menos me ha sorprendido”. Yo qué sé, no he leído de Sergio del Molino más que sus artículos, y suelen parecerme bien. No creo que vuelvan a parecerme tan bien. Calificar de “abyecta” cualquier cosa que diga Arcadi en esa pieza (tiene razón Procu, ni siquiera es un artículo) es, sencillamente, lamentable.

  115. Resumiendo, los únicos que nos hemos posicionado claramente a favor de Arcadi somos Perroan, Argantonio, Proc, Albert y un servidor.
    Insisto, imagínense ahí afuera.
    Esta tarde he estado en una charla de Alfonso Armada y ha citado elogiosamente a Arcadi. Cierto que Armada es un periodista de mucho fuste y soberbio escritor. La charla iba de libros de viajes y han salido a pasear Bayo y Carnicer, me he acordado de Brema.

  116. Yo pienso, y prometo no hablar más del tema, que el problema estriba en que una cosa es lo que ustedes piensan que el señor Espada quiso decir, otra distinta lo que (probablemente) quiso decir y otra todavía más distinta lo que en realidad dijo.

    Ésta última opción puede determinarse rápidamente por el sencillo método de leer el texto en voz alta.

    (Una pista: el “esa gente averiada” parece referirse a la frase inmediatamente anterior)

    Dicho esto, no veo la abyección, y mucho menos el nazismo, por ninguna parte. Sí veo un texto en el que su autor no afinó todo lo que suele. Hasta Jordan fallaba algún mate de tanto en tanto.

  117. Además, yo sí pensaba que era un artículo periodístico y no una entrada de blog, como ha informado doña Procu. Y repito que me parece un columnista político soberbio e imprescindible.

  118. Lo que expone Arcadi Espada sobre los enfermos natos en su artículo “Crimen contra la humanidad” tiene que ver con tres planos de la vida humana.

    Uno de ellos es el de la intendencia. ¿Cuánto cuesta atender a un enfermo? ¿Quién debe correr con el gasto si la enfermedad ya se conocía en la fase prenatal? Es un asunto que compete al sector de la gestión y la contabilidad. A mí no me interesa.

    Otro plano es de naturaleza política. El artículo versa sobre la gran política, la que se ocupa de la marcha de la especie. La posición de su autor es deudora de un ideal de progreso a cuyos orígenes ilustrados añade un republicanismo que se fija mucho más en los deberes hacia la comunidad que en las libertades individuales. Una muestra significativa de este republicanismo hecho de imperativos es la defensa por parte de Arcadi Espada del voto obligatorio. El columnista de El Mundo no se limita a estar contento porque, a su juicio, la humanidad progresa. Él cree que tenemos el deber de colaborar en ese progreso, de acelerarlo incluso. La idea de progreso que maneja el autor del artículo lo incluye todo. Por progreso de la humanidad no entiende sólo que la humanidad esté cada vez mejor, sino que sea cada vez mejor. La eugenesia es un deber; la oposición a la misma, un crimen.

    Son los filósofos de la biología, y en especial los que se dedican a la bioética, los que deben pronunciarse sobre lo que pueda haber de admisible o de rechazable en el magno patriotismo de Arcadi Espada. Yo sólo me atrevo a decir que la progresiva homogeneización -una homogeneización por arriba, por el ideal de hombre- podría volverse en contra de las posibilidades de superviviencia de la especie que se quiere mejorar. Aun admitiendo que nadie quiera que nazcan enfermos, puede que, si su nacimiento se debe a que hemos decidido no tener ningún programa que elimine progresivamente la diversidad humana, esos nacimientos sean un precio razonable a cambio de que la especie no pierda posibilidades de supervivencia por culpa de alguna de esas ventoleras a las que la naturaleza nos tiene acostumbrados.

    Y, en tercer lugar, el artículo toca el gran problema moral, el más íntimo y acuciante de todos, un tema de hoy y de siempre: hasta qué punto merece la pena vivir. ¿Debemos pensar, como fue costumbre entre los griegos aficionados a la tragedia y a la elegía, que lo mejor es no haber nacido, y después, morir lo antes posible? ¿Hay algo en nuestras vidas que nos hace experimentar una angustia continua, una náusea vivida minuto a minuto, un infierno de deseos cuya satisfacción se asemeja al sospechoso y poco fiable placer que produce rascarse cuando se tiene sarna?

    La posición de Arcadi Espada es otra. Él piensa que la vida merece ser vivida en la mayoría de los casos. Hay algunos, pocos, en los que no. Por ejemplo, en el caso de que se padezca ceguera. Que la vida de un ciego, por no cambiar de ejemplo, sea peor que la de cualquier muerto no es algo que Arcadi Espada presente como un juicio personal, basado en un gusto tan personal como intransferible. No está diciendo que a unos les gusta ver, y otros, no ver. Él lo presenta como una verdad que cualquiera puede captar. Así se explica que plantee la posibilidad, justificada de antemano por él, de que una persona con una enfermedad arrastrada desde el útero quisiera demandar a quien lo trajo a la vida (si las cosas no estuvieran tan claras, sería injusto castigar a unos padres por haber tomado la decisión que a ellos, después de echar cuentas, les pareció la más razonable).

    Supongo que no soy el único al que le habrá sorprendido que se presente como una evidencia lo que no cuenta con ninguna. A los moribundos no se les ve nada contentos ante el panórama que se les ofrece; los ciergos rara vez se suicidan; todos nos pasamos el día entero quejándonos de la vida que nos ha tocado, pero son pocos los que deciden irse. La evidencia va en sentido contrario al que señala Arcadi Espada. Por esto debemos comprender a los padres que dan por hecho que el feto con malformaciones está deseando saltar del útero cuanto antes, y empezar a vivir.

    Y ahora, una vez exculpados los padres, abordemos el asunto nuclear del artículo: ¿Hay vidas que son peores que la muerte, vidas cuyo protagonista hubiera preferido evitarse si lo hubieran informado antes de nacer de lo que le esperaba? Pocas, poquísimas, si nos atenemos, como quedó señalado más arriba, a los que hace la inmensa mayoría de la gente.

    Pero -objetará algún lector- que la gente no quiera matarse no significa que hubiera querido vivir si hubiera sabido lo mal que iba a vivir. Lo que pasa es que, una vez que se está vivo, se teme a la muerte porque forma parte del programa vital querer seguir viviendo.

    Se le responderá, con todo el respeto posible, no vayamos a liarla, que es absurdo desde un punto de vista sicológico -desde uno lógico no está tan claro, pues no es exactamente lo mismo desear seguir viviendo que desear empezar a vivir- que quien desea, por estar vivo, seguir viviendo, pueda pensar, estando vivo, que hubiera deseado no vivir. La vida bloquea ese pensamiento.

    No importa cuál sea el grado de confort que nos ofrezca la vida, da igual que toque vivir en un palacio o debajo de un puente, si corremos veloces tras las ninfas o si estamos en una silla de ruedas: toda vida es buena. Unas peores que otras, pero todas buenas. La razón es muy sencilla: el mal no existe. Un mal sólo es un bien que comparamos con otro superior. ¿El dolor? Una sombra al lado del placer. Quien no se mata por el dolor que siente, aunque éste apenas le deje dormir, siente que es mayor ese placer continuo que acompaña al mero hecho de tener conciencia.

    De esa alegría que acompaña a toda sensación tenemos el testimonio indirecto del terror que nos produce la muerte. La magnitud de ese miedo prueba la magnitud del amor a la vida y el amor a la vida es una señal, como lo es del fuego el humo, del contento inefable que sentimos cada minuto de nuestra vida. No reparamos en él porque no dejamos de sentirlo en ningún momento. Los que tienen un reloj de pared no prestan atención a su tic-tac; los que viven al lado del mar, hace años que dejaron de fijarse en el estruendo de las olas; la música ambiental cuya armonía descubrieron los pitagóricos la confundimos con el silencio a pesar de que resuena por todo el universo: es la fuerza de la costumbre. Lo mismo nos sucede con el placer de vivir.

  119. Cuando podamos seleccionar la calidad de un feto, y seguramente ya estaremos cerca de lograrlo, los tipos como yo seremos un punto oscuro de la historia humana.
    He tenido alguna enfermedad dès de que naci.
    De hecho mi padre hubiera preferido una niña.
    Me hubieran evitado muchos dolores, es cierto.
    Pero cuando no los tenia y mi personalidad lo ha permitido, he gozado tanto!!!!!!!
    Y cada vez veo la vida mejor.
    Demasiada contradicción, demasiada reflexión de los otros y de nosotros en voz demasiado alta.
    Insisto en que los tipos a los que respeto, no tienen más que razones que comparto, no LA Razón.
    Como AE o el Perro. O cualquiera de ustedes.

  120. Buenos días :
    Aprovecho que hay entrada nueva, para contarles:
    Ayer tarde, me llamó una amiga unos años más joven que yo, desde Asturias. Para desahogarse. Ella tiene una salud bastante quebrantada, tras varias operaciones del sistema digestivo. Su marido tiene una rodilla de esas metálicas. Ellos se ocupan de sus nietos mientran las hijas trabajan.
    Pues bien, la madre de mi amiga, una mujerona de esas de salud de hierro y más moral que el Alcoyano, con 92 años, saliendo de uno de esos bailes semanales para la tecera edad , ( ella no se perdía ni uno, y bailaba como una peonza ), se cayó por las escaleras. Se hizo una brecha en la cabeza, y se rompió la cadera.
    Lo de la cadera, se lo arreglaron, pero a consecuencia de todo ello, se le ha ido la cabeza, y está totalmente demenciada. Está desde hace un mes en casa de su hija. Y ella que adoraba a sus bisnietos, sobre todo al más pequeño, de dos años, le dice a mi amiga ” quítame ese perro de encima que me va a morder ” y el pobre niño, que la quería muchísimo, llora que te llora, diciendo ” no soy un perro, que soy yo, J….”. Y no se deja cuidar, se tira de la cama, se lo hace todo encima, y grita diciendo que la quieren matar .
    Y no consiguen una residencia donde dejarla , al menos de vez en cuando para poder descansar ellos.
    Para mí, esa clase de vida no entra en la categoría de vida que hay que defender por encima de todo. No sólo es una vida horrible para ella, sino que está destrozando la vida de todos los que la quieren.

    Y estoy a favor de que en casos así, no se catigue una eutanasia activa , por acuerdo de toda la familia y el médico que les aconseje y supervise para que la muerte no sea dolorosa.
    Supongo que por ello soy más hereje aún, si cabe.
    Ya siento

Los comentarios están cerrados.