92 comentarios en “Y al tercer día resucitó

  1. La gobernación con políticos y religiosos, representa a muchos, y lógicamente obtiene unos resultados claros.
    Después, una vez que ello cada vez satisface menos los íntimos deseos individuales que las personas depositan en los otros, se comienza la división para encontrar pequeños nichos de insatisfacción real y también inventada, e incluso mitad y mitad, o cuarto y mitad.
    Una vez patente la diversidad, que siempre existió, y que no es tarea difícil obtener, y luego segregar, queda el peliagudo asunto de encontrar gentes que representen bien el papel.
    Si con una política de dos grandes bloques, resultaba difícil encontrar gentes de envergadura para rellenar listas con personajes que dedicaran una parte de sus vidas a la tarea de hacer un país cómodo para todos, se inventó la profesión de político.
    Una suerte de, cabe cualquier cosa, y con una remuneración fabulosa para el talento requerido, sin necesidad de grandes medios ni dotaciones en muchos casos.
    Después como eso empezó a verse superado por una educación cada vez más laxa y menos exigente, los representantes empezaron a rellenar curriculos tan falsos como su profesión que ahogaban a los preparados para la tarea, y los hacía disuadir de enfangarse en semejante territorio de trepas.
    En las redes sociales los especialistas en este medio, sustituyeron los foros políticos, por el entretenimiento masivo y como cada vez quedaban problemas menos serios que poder resolver, se maximizó la “boutade”.
    Incrementamos hasta la exasperación la diferencia, hasta llevarla a lo personal.
    De esta forma ya no existe lo público y general, sino como meter con o sin vaselina el deseo íntimo.
    Olvidamos el buen gobierno, haciendo que la estructura, cueste más que lo producido, y la sigamos engordando con cargo a cañón para los siguientes.
    Eliminamos la responsabilidad de los firmantes que se trasladaba según necesidad a los representados.
    Esto no son más que pensamientos a vuela pluma, una suerte de ponerse delante cosas que pasan por el molinillo de la cabeza para ver si encuentras un cierto sentido a lo que ves, que por otra parte no dejará de ser una cierta interpretación de los hechos.
    Uno deberá votar como en la mayoría de los casos por algo que se parezca a una visión de las cosas, aunque sea remota.
    Nunca debería ser para el contra, o para que no gane el otro, pero cada vez es más eso. Que no gane el otro, que pasa a ser el enemigo, convenientemente disimulado de corrección y de espíritu de pluralidad y zarandajas.
    Una sociedad masacrada en la diferencia evidenciada, que cada vez deja menos terreno a la experiencia propia, que vive en una contradicción tan evidente que ahoga el raciocinio para darse cuenta de que no es posible.
    Las personas van siguiendo pequeños rastros, senderitos de glorias minúsculas que nada aportan a la globalidad, pero que parece que nos sirven.
    Los comunistas son capitalistas de su interés, los socialistas son capitalistas de su interés, los nacionalistas son tiranos de su interés, y las personas somos capitalistas de contribuir al dispendio.
    Y el capitalismo es necesario para todos ellos.
    Todos quieren alejarse de lo evidente e inventan leyes y más leyes que hacen que el ciudadano cada vez dependa más de los que las interpretan, y que ni ellos ya sean capaces de guiarles por el marasmo.
    La ley del más fuerte va mejor cuanto más dividido se esté, pero el más fuerte no es nada sin toda la gente que le da sustento y negocio.
    La cuestión siempre es quien se queda con las migas, y cuando el banquete ya no deja migas, porque son demasiados a repartir, la cosa se complica demasiado.
    Ya me gustaría tener alguna solución, ya me gustaría que saliera un alguien, o un equipo de algunos que pudieran reconocer que no tenemos una solución a esta complejidad, que el conocimiento adquirido por la historia de la humanidad es tan abrumador que no podemos manejarlo.
    Que somos un número creciente y que usamos identificadores en un mundo que los mezcla.
    Que estamos muy perdidos, incluso los que creen estar ciertos encontrando diferencias.
    Desde lo local se puede hacer muy poco, desde lo general todo queda diluido, pero qué es lo mío y qué es lo general en una apertura tal es la gran contradicción.
    Pero que son los problemas generales cuando te enfrentas a tus pequeños problemas personales, si crees que es lo público lo que debe arreglarlos?
    Unas elecciones tan banales no encontrarán solución.
    Proponer cosas a volea, tampoco.
    Dejar de fumar no se si es bueno, está claro que dejar de agredir al cuerpo es beneficioso o cuando menos no es nocivo, pero cómo trabaja la mente con la ausencia del chupete.

  2. Ha habido muchos cumpleaños estos días. O han habido, como dicen los ropones catalanes. Sois nenes primaverales. Felicidades a Queen, Sausage, Doc y al resto de congéneres cronocumpleañeros por si me he olvidado alguno.

  3. Buenos días. ¿Estáis de fiesta? ¿Cómo es?
    Ayer vi El cielo sobre Berlín; creo que la había visto, pero no me acordaba y me empeñé, de resultas de lo cual os presento ahora mi crítica profesional. Atentos:
    Es una película que es
    a) mucho bodrio
    b) y mucho bonita.
    Pensando pensando, he decidido que sería espléndida si fuese muda, aunque tampoco estoy acuerdo porque hay partes del texto muy importantes. Es el caso la lista de tonterías por las que el ángel Bruno Ganz anhela ser mortal, como, por ejemplo, notarse un pie.

  4. Tengo pedido un libro que he visto por ahí, La pequeñas alegrías, de Marc Augé.
    Como decía Groucho, «Hijo mío, la felicidad está hecha de pequeñas cosas, una pequeña mansión, un pequeño yate, un pequeño coche de carreras…». Se trata de un género con abundancia de representantes que circulan entre lo inane y lo profundamente pestífero, pero siempre espero mucho de él.

  5. Me alegro que hayan borrado lo de Hermann, Chopsuey no es El Jueves.
    Mañana en Barcelona Cayetana presentará la nueva edición de “Las armas y las letras”, obra cumbre de Andrés cuya portada es obra de Carlos.
    Existe una trama de afectos urdida con hilos culturales, es bueno mantenerla.

  6. He preparado una entrada para Chopsuey que Jrg ha ilustrado con su genio habitual. Olmedo ha preparado otra entrada para la que he recuperado una original ilustración. Este fin de semana me pasaré por el mercat de san Antoni.
    Mas trama de afectos y menos solipsismo.

  7. Procuro fijarme lunes, 22/04/2019 a las 12:28
    Ayer vi El cielo sobre Berlín;

    Coincido en el diagnóstico A y con las precisas palabras de Carlos Boyero sobre la película: «Pretenciosa, falsa, boba, sensiblera».

    Hace años tengo cierta curiosidad por revisitar Paris, Texas y no me atrevo. No me ayuda que lo último de Wenders sea el documental Pope Francis: A Man of His Word.

  8. La segunda vez que vi el anuncio de la portada de hoy fue en un libro de publicidad (en realidad lo de «segunda vez» no es exacto porque la «primera vez» fueron muchas veces: el anuncio estaba en el escaparate de una tienda de ropa, justo al lado de una iglesia; eran los años 70). El póster y el eslógan «Quien me ame, que me siga» fueron escandalosos, aunque no tanto en España como en Italia. No recuerdo lo que decía el libro de publicidad, aunque creo que se centraba más en el eslógan que en el cuerpo.

    La campaña es de Emanuele Pirella y la foto de Oliverio Toscani, que luego se haría aún más famoso con sus fotos para Benneton y que siempre se ha sentido cómodo rozando el escándalo. Pier Paolo Pasolini se sorprendió con uno de los primeros carteles de la campaña cuyo eslogan era «Non avrai altro jeans all’infuori di me» (No tendrás vaqueros ajenos a mí) y escribió un artículo periodístico que quedaría recogido en sus Escritos corsarios.

    Jesus Jeans fue vendida en 1994 y adquirida posteriormente por una firma lituana. Parece ser que han seguido teniendo problemas con sus campañas.

  9. No creo que sea la primera vez que lo diga: El cielo sobre Berlín es un pestiñaco de impresión. También he intentado dos veces ver París-Tejas y lo mizzzz… zzz… zzzzz… La única de Will Welbens que he podido ver hasta el final es El amigo americano.

  10. Hoy he leído tres entrevistas a personajes interesantes: a Poli Díaz, a Davil Gistao y a Juan Tamariz. El entrevistador de Gistao le pregunta: «Vivimos en el mundo de lo políticamente correcto. ¿Es una mierda, no?» He cogido el iPat y lo iba a arrugar para limpiarme el culo con él (estaba leyendo mientras estercaba) hasta que me he dado cuenta de que era un iPat y no el periódico en papel, cosa que ha sido altamente fustrante, así que he transcrito la entrevista en papel higiénico y lo he usado consecuentemente.

    De la entrevista a Poli Díaz:

    P. ¿A qué edad dejaste de estudiar?
    R. A los 13 años o así… Sé leer un poquito y sé escribir. Estando en el colegio cogía palulús y los vendía. A uno que también vendía palulús le pegaba un poquito para que sólo me compraran a mí… En plan mafioso.

    P. ¿Cuánto pesas ahora?
    R. ¿Cuánto pesas tú?
    P. 77 kilos.
    R. ¿Y con la mía dentro? [Se carcajea]

    P. ¿Más de Podemos o de Vox?
    R. De Podemos no soy. Con dos cojones lo digo. Pablo Iglesias no me entra. Pero no sé quién es Vox… Yo soy español. Y España siempre arriba. Me he partido la cara en Europa por España.
    [Esta ha sido gloriosa: Yo no sé quién es Vox. Yo soy español.

    P. ¿Has llorado alguna vez?
    R. Lloro mucho viendo las películas del Oeste. Me da pena la muerte de alguien en el cine.
    P. ¿Te arrepientes de algo?
    R. De fumar en su época. De las pelis porno que hice.

    -¿Cuál es la mayor gilipollez que han dicho de ti?
    -Dicen tantas… Hubo un periodista del corazón llamado Gustavo que dijo que yo había estado en un psiquiátrico… Mira, ¿sabes cuál es la única verdad de un periódico?
    -Dime.
    -La fecha y el precio.

    El Evangelio según San Poli son seis o siete certezas. Pasar de la hora, reírse y vacilar todo el rato, devolverla si toca, ir de frente, sacar para comer, no hacerle daño a un perro, no fiarse de los periodistas.

  11. Decir que de la entrevista con la que me he higienizado tras estercar he transcrito solo las preguntas.

  12. Ayer, en el aeropuerto, una rubia se paró en la cinta transportadora (de personas) para quitarse el jersey. Aprovechó para ajustarse los pantalones. La juntura inguinal le llegó al esófago. Fue algo memorable.

  13. Ayer, en el aeropuerto…menos mal que alguien aprovecha esos momentos para algo sublime, que luego te viene un peñazo como Muñoz Mohína y te escribe setecientas páginas con sus esperas en los aeropuertos, el café con leche en vaso de plástico, la pareja mestiza-interracial se dice en el género-con el niño impertinente y la señora de la limpieza que arrastra un trasero fofo alienado por las desgracias de un capitalismo que al autor le teletransporta en business.

  14. A mí me ha gustado leer que las desavenencias entre Juan Pardo y Junior pudieron deberse a que, por aquel entonces, Rocío Dúrcal estaba enamorada de JP y Junior andaba con Marisol. Y ando loco por escuchar los discos de los hijos de Junior y Rocío Dúrcal que se titulan, atención, Sopa de amor y Entre cocodrilos.

  15. LA ATAFEA DE LA VECTACIÓN
    Primer vuelo cancelado. Dos horas encerrados en el avión y las paso durmiendo. Algo de suerte y la experiencia me llevan a ser el primero en el mostrador de reclamaciones, donde me dan el vale para la cena, el del hotel y la nueva tarjeta de embarque. Son las nueve y media de la noche y volaremos a las 3:45. Mediante una triquiñuela y diez euros de taxi llego también el primero al hotel, ahorrándome la hora y media de espera para el bus de traslado y la cola posterior para que nos den la habitación. De nuevo en el aeropuerto, me dejan pasar el vino que compré en el fruti fri tras meterlo en una máquina que detecta explosivos y después del visto bueno del guardia civil responsable de la seguridad. El vuelo de regreso lo paso durmiendo con el Amarok enchufado en el móvil para amortiguar el ruido ambiental. Salgo el primero del bus que nos deja en la terminal, ya en Cabezacuadradalandia, y soy el primero de nuestro vuelo en abandonar el aeropuerto. Estoy por saludar al público antes de buscar el pódium donde me han de poner la medalla de oro, pero soy invisible para el mundo y el podium es un MacDonalds donde compro dos emparedados de desayuno (sin salsas) que me transtornan de lo buenos que están. Los acompaño en casa con unos donus del dunkindonus antes de echarme una siesta y de pasar la tarde tocándome los cojones hasta que el azúcar me da fuerzas y logro limpiar cocina y baño. Ha sido una experiencia grata, y más lo será cuando me ingresen la indemnización. Hago un repaso de lo vendido: Las armas y las letras y El rastro, de Trapiello; la primera edición del viaje a Rusia de José Pla y una edición del Genio de España de Gecé. También La isla de los jacintos cortados, de Torrente Ballester y los consabidos tomos de Isabel Allende o de Sara Mago. Es complicado equilibrar un fondo con libros para todos los gustos, pero disfruto ejerciendo de mediador para que la gente lea y observando la satisfacción con la que muchos se llevan sus libros a precios ridículos. También hago mis compras: unos Simenons que me faltaban para completar los Maigret de Caralt, un par de curiosidades barcelonesas, un Sender, un Private con una estetizante Sophie Evans y tres o cuatro cosas de un alto interés y de un escandaloso bajo precio.

  16. Tras la atafea que procura el debate me quedo con una reflexión de Hermann: la inestabilidad emocional de Sánchez cuando se sentía atacado, lo que se traducía en rictus dislocados e interrupciones extemporáneas.

  17. Me sorprende que nadie hable del peliculón que hay ahora en cartelera. Daré una pista, tienen gran protagonismo dos Richter, uno músico y otro pintor. A ver los cinéfilos…

  18. Saltándose una hora de película, los que no soportaron Paris-Texas, los que abandonaron la peli a la mitad, tal vez puedan leer la conversación en el Peepshow, como literatura, no como cine. Es una página.
    Diálogos de cine (II) Paris, Texas. Peepshow.
    (Cabina de un peepshow. Travis y Jane. Una mampara les separa. Él la ve a ella, pero ella a él no.)

    Jane – Hola.
    Travis – Hola.
    (…)
    T – ¿Puedo contarte una cosa?
    J – Claro, lo que quieras.
    T – Es un poco largo.
    J – Tengo tiempo de sobra.
    (Travis gira su silla para no verla)
    T – Conocí a unas personas.
    J – ¿Qué personas?
    T – Una pareja. Estaban muy enamorados. La chica era muy guapa, unos 17 o 18 años. Él era bastante mayor, un poco salvaje y rebelde. Ella era muy guapa, ¿sabes?
    J – Si.
    T – Y juntos convirtieron todo en una aventura. A ella le gustaba, incluso ir al supermercado se convertía en una aventura. Siempre reían por tonterías. A él le encantaba hacerla reír, y no se preocupaban por lo demás, porque lo único que querían era estar juntos. Siempre estaban juntos.
    J – Parece que eran muy felices.
    T – Si, lo eran. Eran muy felices, y él la quería más de lo que creía posible. No soportaba estar lejos de ella durante todo el día cuando iba a trabajar. Dejaba los trabajos por estar con ella en casa, y buscaba otro trabajo cuando se terminaba el dinero, y lo volvía a dejar. Al poco tiempo, ella empezó a preocuparse.
    J – ¿Por qué?
    T – Por el dinero, supongo. Por no tener suficiente, por no saber cuando llegaría el próximo ingreso.
    J – Ya, conozco esa sensación.
    T – Él empezó a destrozarse por dentro.
    J – ¿Qué quieres decir?
    T – Pues tenía que trabajar para mantenerla, pero no soportaba estar separado de ella.
    J – Comprendo.
    T – Cuanto más tiempo estaba lejos de ella, más loco se volvía. Pero después empeoró, se volvió loco de verdad. Empezó a imaginar cosas extrañas.
    J – ¿Cómo qué?
    T – Pensó que veía a otros hombres cuando él no estaba. Cuando volvía a casa, la acusaba de pasar el día con otro. Gritaba y rompía cosas en la caravana.
    J – ¿La caravana?
    T – Si, vivían en una caravana.
    J – Perdona, ¿estuviste aquí el otro día? No quiero ser pesada…
    T – No.
    J – Por un momento, creí reconocer tu voz.
    T – No, no era yo.
    J – Sigue por favor.
    T – Después, empezó a beber, y a llegar tarde para ponerla a prueba.
    J – ¿Qué quiere decir ponerla a prueba?
    T – Ver si se ponía celosa.
    J – ¡Jaja!
    T – Él quería que se pusiera celosa y no lo conseguía. Se preocupaba por él y eso le desesperaba.
    J – ¿Por qué?
    T – Porque pensaba que si ella nunca se ponía celosa era porque realmente no le importaba. Entonces, una noche le dijo que estaba embarazada. Estaba de 3 o 4 meses y él ni siquiera lo sabía. Todo cambió de repente, dejó de beber y consiguió un trabajo fijo. Estaba convencido de que sí le amaba, porque llevaba un hijo suyo. Él pensaba dedicarse a formar un hogar para ella. Pero empezó a ocurrir algo raro.
    J – ¿Qué pasó?
    T – Ni siquiera lo notó al principio, pero ella empezó a cambiar. Desde que nació el niño se irritaba con todo lo que la rodeaba, se enfadaba por todo. Incluso el niño le parecía una injusticia. Él seguía intentando que todo fuera bien para ella; la compraba cosas, la sacaba a cenar una vez por semana, pero nada parecía satisfacerla. Durante 2 años, luchó por volver a estar unidos como al principio. Pero, al fin, supo que eso no resultaría. Así que volvió a la bebida, pero esta vez en serio. Cuando llegaba tarde a casa ella ya no estaba ni preocupada ni celosa, sólo enfurecida. Le acusaba de tenerla atada por haberle hecho un hijo. Le dijo que soñaba con escaparse.
    Sólo soñaba con una cosa: escapar.
    Ella se veía a si misma corriendo por la noche desnuda por una carretera atravesando campos y cauces de río, siempre corriendo. Y siempre justo cuando estaba a punto de conseguirlo, él aparecía y siempre la atrapaba. Aparecía justo para atraparla.

    Y cuando le contó esos sueños, él los creyó.

    Sabía que tenía que atraparla o le dejaría para siempre. Así que ató una campanilla a su tobillo para poder oírla por la noche si se levantaba de la cama. Pero ella aprendió a silenciarla con un calcetín. Poco a poco consiguió escurrirse de la cama y salir al exterior. Una noche la descubrió cuando se cayó el calcetín, y la oyó intentar correr hacia la carretera. La cogió y la arrastró a la caravana, la ató a la cocina con su cinturón, la dejó allí y volvió a la cama. Se tumbó a oírla gritar. Entonces, oyó gritar a su hijo, sorprendiéndose porque no sentía nada. Todo lo que quería era dormir.

    Y por primera vez, deseó estar lejos de allí.

    Deseó estar perdido en un vasto país donde nadie le conociera, algún sitio sin gente, ni calles. Soñó con ese sitio sin conocer su nombre, y cuando despertó, estaba ardiendo. Había llamas azules quemando sus sábanas. Corrió a través de las llamas hacia las únicas personas que amaba.
    Pero se habían ido.

    Sus brazos estaban ardiendo, se lanzó fuera y rodó sobre el suelo mojado. Luego corrió. Nunca miró atrás hacia el fuego. Sólo corrió. Corrió hasta que el Sol salió, y no pudo correr más. Cuando el Sol se ocultó, corrió otra vez. Durante 5 días corrió así, hasta que todo signo humano desapareció.

    J – Travis…
    (Travis gira de nuevo su silla, esta vez para ponerse cara a cara con ella. Él la ve, pero ella sigue sin verle)
    T – Si apagas la luz ahí dentro, ¿podrás verme?
    J – No lo sé, nunca lo he probado.
    (ella apaga, se ven ambos)
    T – ¿Puedes verme?
    J – Si.
    T – ¿Me reconoces?
    J – Oh, Travis.
    T – He traído a Hunter conmigo. ¿Quieres verle?
    J – Si… (ella está muy emocionada) Deseaba tanto verle que incluso no me atrevía a imaginármelo. Anne siguió mandándome fotos suyas, hasta que le pedí que no lo hiciera. No podía soportar el dolor de verle crecer y echarle de menos.
    T – ¿Por qué no se quedó contigo, Jane?
    J – No podía, Travis. No tenía lo que él necesitaba. No quería utilizarle para llenar mi vacío.
    T – Te necesita, Jane. Y además, quiere verte.
    J – ¿De verdad?
    T – Si, te está esperando.
    J – ¿Dónde?
    T – En la ciudad, en un hotel. El Meridian. Habitación 1520. Mil quinientos veinte. (Travis va a colgar y marcharse)
    J – No te irás, ¿verdad? (Jane golpea la ventana desesperada)
    T – No puedo quedarme, Jane.
    J – No te vayas. No te vayas… (Jane es la que se gira ahora, dando la espalda a Travis) Después de que te fuiste solía soltarte unos discursos muy largos. Solía hablarte a todas horas, aunque estuviera sola. Durante unos meses estuve hablándote. Ahora no sé qué decir. Era muy fácil cuando sólo te imaginaba, incluso imaginaba que me contestabas. Teníamos largas conversaciones. Los dos. Era casi como si estuvieras allí.

    Podía oírte, verte, olerte. Podía oír tu voz.

    A veces, tu voz me despertaba. Me despertaba en medio de la noche como si estuvieras en la habitación conmigo. Después, eso se desvaneció. Ya no pude imaginarte nunca más. Intenté hablar contigo en alto como solía hacerlo, pero no había nada.

    No podía oírte.

    Entonces, me di por vencida, todo se paró. Tú… desapareciste. Ahora trabajo aquí… Y oigo tu voz todo el tiempo. Todos los hombres tienen tu voz.

    T – Le diré a Hunter que irás a verle.
    J – Travis…
    T – ¿Si?
    J – Estaré allí.
    T – Bien…
    J – Hotel Meridian.
    T – Si. Habitación 1520. (Travis cuelga y se va. Jane llora)

  19. Lo siento, Claudio Sílfides, pero no he pasado del segundo párrafo. Me duermo. Si vas a hacer una peli que sea de hablar pon una de Rohmer o de Bergman, la verdad.

  20. En Ruth Detective, por ejemplo, Mateo MacCónejow no para de hablar, pero no habla para que se luzca el guionista sino para definir su personaje, que es un tarao pesimista ultrapedante. A los guionistas que hacen guiones llenos de gente que habla para mostrar lo sensibles que son (los guionistas) los encorría a correazos hasta el pilón, me cawen la puta madre que los parió a todos.

  21. Además, en Ruth Detective, el hecho de que Mateo MacCónejow no se calle hace que Buddy Garrison se desespere y le diga «¡ya callarás, cabrón», lo cual que a lo mejor es una crítica subrepticia a las series en las que se llenan capítulos y capítulos y capítulos y más capítulos, y capítulos y capítulos y capítulos y más capítulos, y capítulos y capítulos y capítulos y más capítulos, y capítulos y capítulos y capítulos y más capítulos, y capítulos y capítulos y capítulos y más capítulos, y capítulos y capítulos y capítulos y más capítulos, y capítulos y capítulos y capítulos y más capítulos, y capítulos y capítulos y capítulos y más capítulos, y capítulos y capítulos y capítulos y más capítulos, y capítulos y capítulos y capítulos y más capítulos, y capítulos y capítulos y capítulos y más capítulos, y capítulos y capítulos y capítulos y más capítulos, y capítulos y capítulos y capítulos y más capítulos, y capítulos y capítulos y capítulos y más capítulos, y capítulos y capítulos y capítulos y más capítulos, y capítulos y capítulos y capítulos y más capítulos, y capítulos y capítulos y capítulos y más capítulos, y capítulos y capítulos y capítulos y más capítulos, y capítulos y capítulos y capítulos y más capítulos, y capítulos y capítulos y capítulos y más capítulos, y capítulos y capítulos y capítulos y más capítulos, y capítulos y capítulos y capítulos y más capítulos, y capítulos y capítulos y capítulos y más capítulos, y capítulos y capítulos y capítulos y más capítulos, y capítulos y capítulos y capítulos y más capítulos, y capítulos y capítulos y capítulos y más capítulos, y capítulos y capítulos y capítulos y más capítulos, y capítulos y capítulos y capítulos y más capítulos, y capítulos y capítulos y capítulos y más capítulos con gente hablando sin parar de chorradas, como el Water Way en Breaking Ass.

  22. El diálogo –eterno y tan anodino como puede escribirse un diálogo– que ha colgado el amigo Sífilis debería citarse en las academias de cine como ejemplo palmario de una de las enfermedades que más daño ha hecho al séptimo arte, a saber: el síndrome de auteur. Esta enfermedad, originaria de Francia, se extendió primero por toda Europa y pasó a Estados Unidos a finales de los años 60. Estos diálogos interminables, que por regla general se desarrollaban, además, en interiores claustrofóbicos y apenas iluminados, eran precisamente una de sus señas de identidad. Yo los denomino diálogos de alcoba.

  23. Pues yo he visto recientemente la serie Das Boot, basada en la película del mismo nombre, y es cosa regulera tirando a mala. Y la serie Cóndor, basada en Los tres días del cóndor, y es cosa regulera tirando a mala. Parece, no sé, que les faltan ideas en las que inspirarse. Igual no y buscan exactamente eso, cosas mediocres con el tirón que proporciona el título anterior. En una se pierde totalmente lo claustrofóbico, la tensión, el miedo y la camaradería de una muy buena película de guerra. En la otra se pierde el rollo molón de la que fue la primera película de conspiraciones cósmicas en la que te van a matar sin saber por qué.

  24. Hablando de París, Texas y la Kinski. Durante el rodaje de El beso de la pantera la actriz mantuvo un romance con su director, Paul Schrader, uno de los tipos más dementes del Hollywood de los setenta. Al parecer, poco antes de finalizar el rodaje, ella rompió el noviazgo y se fue a París. El director la siguió hasta allí y, al verlo, ella le dijo: “Paul, yo siempre follo con mis directores. Y contigo fue muy difícil”.

  25. Si has de hacer un remake de algo, mejor que sea del pato Howard o Anaconda que, por ejemplo, de Lo que el viento se llevó o Tiburón. En el primer caso será muy difícil que lo hagas peor que tu antecesor; en el segundo, por bien que estés, lo mejor que te podrá pasar es que no te lapiden los fans por traicionar la original. Sin ir más lejos, el otro día vi El regreso de Mary Poppins: actores correctos, guion correcto, dirección correcta, buenas canciones y hasta los efectos especiales constituían más un homenaje a la original que un elemento distintivo… ¿Por qué, pues, no acaba de funcionar? ¿Qué le falta? Pues muy probablemente le falte… a spoonful of sugar

    Y, desde luego, los Hermanos Sherman.

    Ya siento.

  26. Me han dicho que ganó Rivera y que Pabla terminó diciéndole al doctor: “Es triste pedir pero más triste robar. Dame argo”.

  27. El remaque más grosero que nos espera es el de West Side Story que está preparando Spielberg. Que confiamos en el bueno de Steven, pero intentar enmendar la obra maestra de Jerome Robbins, de Leonard Bernstein, el trabajo de Saul Bass, la belleza arrolladora de Natalie Wood y Rita Moreno o la grima que da George Chakiris es absurdo.

    Espero que al menos no cambien el final como han hecho en el remaque de Dumbo, en el que el pobre elefante orejudo en vez de triunfar en el circo huye a África con su madre para vivir con los demás elefantes porque el circo con animales es pecado hoy en día. Todo tan animalista como repulsivo.

  28. Pues como folletín o serie, o llámenlo telenovela, lo del juicio del proces ese, está teniendo sus altibajos, pero los personajes ya tienen un carácter marcado y definido que siguen con dedicación.
    El guión está bien marcado por el director.
    Es gratis, aunque esté costando un dineral.
    La crítica está dividida y deberemos esperar a los festivales internacionales donde se presentará, así como cual será el final que se antoja previsible.
    Y no pude ver el debate de ayer, dejar de fumar me ha destemplado y no quería más líos.
    No obstante el señor mozo calvo que habla ahora mismo, parece un cura con cleriman.
    No sigo más series.

  29. REPITO LA PREGUNTA
    Me sorprende que nadie hable del peliculón que hay ahora en cartelera. Daré una pista, tienen gran protagonismo dos Richter, uno músico y otro pintor. A ver los cinéfilos…

  30. marquesdecubaslibres martes, 23/04/2019 a las 11:55

    Me sorprende que nadie hable del peliculón que hay ahora en cartelera. Daré una pista, tienen gran protagonismo dos Richter, uno músico y otro pintor. A ver los cinéfilos…

    ¡Shazam!

  31. Aquí va mi apuesta, este será el orden de los partidos mas votados:
    1. PSOE
    2. PP
    3. VOX
    4. Ciudadanos
    5. Podemos

  32. “El camino del hombre recto está por todos lados rodeado por las injusticias de los egoístas y la tiranía de los hombres malos. Bendito sea aquel pastor que, en nombre de la caridad y de la buena voluntad, saque a los débiles del Valle de la Oscuridad. Porque es el auténtico guardián de su hermano y el descubridor de los niños perdidos. ¡Y os aseguro que vendré a castigar con gran venganza y furiosa cólera a aquellos que pretendan envenenar y destruir a mis hermanos! ¡Y tú sabrás que mi nombre es Yahvé, cuando caiga mi venganza sobre ti!”. [Ezequiel 25:17]

  33. MGaussage
    martes, 23/04/2019 a las 12:24
    Es poco frecuente pero pasa que una versión sea mejor que el original si hablamos de canciones. En el cine no recuerdo ningún caso.

    Yo sí recuerdo alguna, querido Mortimer: Luna nueva de Howard Hawks (el remake del remake, Primera plana, aunque firmada por Billy Wilder y más fiel a la original, me parece bastante más floja).

    Si hablamos de segundas partes que superan a la original más que de nuevas versiones, se me ocurre Mad Max II y, aunque ésta va por barrios, la segunda parte de El padrino por lo menos raya a la misma altura que la primera.

    Desde luego, no es lo habitual, y la razón es muy simple: la nueva versión –o la secuela– se concibe únicamente pensando en la taquilla.

  34. He dejado mi empleo en una cotizada y me he incorporado a una empresa normal, donde trabajan mortales. Los hay jóvenes y no tan jóvenes y de muy diversas tribus y estilos. Salen a tomar café y hablan de lo que pasa.
    Ninguno sabe -sabemos- quién gano el debate, si es que alguien lo ganó.

  35. Hombre, remakes mejores que los originales alguno hay además de Luna nueva, como el Ha nacido una estrella de Judy Garland, que es mejor que el de Janet Gaynor, o El rey y yo, que es mejor que Anna y el rey de Siam, o Ben-Hur y su versión muda… No estaría acreditada como remake, pero para mí lo es El jinete pálido con respecto a Raíces profundas, que es también buenísima aunque creo que ligeramente peor que la de Clint.

  36. UNA PEQUEÑA SATISFACCIÓN
    Viajaba esta Semana Santa en la VF1000R del 84 cuando tuve que parar de nuevo a poner gasofla ( los cuatro Keihin de 36 mm parecen tener mas sed que los “bocaseca”) . Cuando estaba en plena faena se paró un coche de la Benemérita a mi lado del que se bajó un número dirigiéndose a mi modesta persona:
    -Buenas tardes, caballero.
    -Buenas tardes, agente. (En ese momento empecé a sacar la cartera con intención de mostrarle mi carnet de socio de la Asociación Duque de Ahumada).
    -Menuda herramienta que llevamos, jefe…
    -Un maquina clásica, je, je..
    -Lleve usted cuidao, buenas tardes.

  37. ¿La pequeña tienda de los horrores es mejor la de Rick Moranis o la de Roger Corman? Mi amor por Moranis me hace dudar.

    Habría que empezar a valorar como obra maestra la serie Cariño, he… en la que Moranis borda el papel del inventor patoso Wayne Szalinski.

  38. Repóquer de Moranis en los ochenta:

    Calles de fuego, 1984
    Los Cazafantasmas, 1984
    La tienda de los horrores, 1986
    La loca historia de las galaxias, 1986
    Cariño, he encogido a los niños, 1989

  39. En un guion introduje una secuencia cómica de transición en la que un vendedor callejero de DVD piratas pornográficos abordaba a un protagonista en pleno delirio esquizoide y le ofrecía, entre otros títulos significados, Cariño, he agrandado mi tranca.

  40. Esa sería otra, Gómez… Los remakes porno de pelis “normales”, que en muchas ocasiones superan al original. Al menos en desparpajo.

  41. No miro nunca la cartelera, pero con las pistas debe ser esa una peli que se llama La SOMBRA DEL PASADO:

    La idea de la cinta, que compite en el Festival de Venecia, procede de un libro sobre Gerhard Richter, famoso por sus fotografías pintadas y su arte abstracto, en el que von Donnersmarck descubrió un hecho especialmente escalofriante sobre la vida del artista nacido en Dresde: el padre de la chica con la que se casó fue el doctor de las SS a cargo del programa de eutanasia del Tercer Reich que ejecutó a la querida tía de Richter. A pesar de que los nombres se han cambiado, el film cuenta en definitiva la vida de este artista alemán, desde el nazismo hasta el régimen comunista de Alemania Oriental.

    Y si no es esa, será otra. A lo mejor está bien.

  42. Claudio Sifilis martes, 23/04/2019 a las 15:20
    No miro nunca la cartelera, pero con las pistas debe ser esa una peli que se llama La SOMBRA DEL PASADO:

    Ah, ahora entiendo la pista del «peliculón» del que hablaba el Marqués. Dura 188 minutos, tres horas más títulos de crédito.

  43. Ayer llovió barro, hoy soplaba levante y esta mañana el cielo ha descargado con ganas, pero todo es inútil: luce el sol, y las mujeres muestran su flor.

  44. marquesdecubaslibres
    martes, 23/04/2019 a las 12:28

    Aquí va mi apuesta, este será el orden de los partidos mas votados:
    1. PSOE
    2. PP
    3. VOX
    4. Ciudadanos
    5. Podemos

    Según el modelo desarrollado por Kiko Llaneras, la predicción más probable es:

    1.º PSOE
    2.º PP
    3.º Ciudadanos
    4.º Unidas Podemos
    5.º VOX

    Pero, más allá del resultado, la cuestión es cómo alcanzar la mayoría. Según ese mismo modelo, hay un 30 % de probabilidades para la izquierda (PSOE+UP+COM), un 15 % para la izquierda más dos partidos autonómicos (PSOE+UP+COM+PNV+CC) y un 10 % de que sume la derecha (PP+Cs+VOX). En teoría, en el resto de los casos (en torno al 50 %) o bien haría falta un acuerdo «imposible» (un 19 % para PSOE+Cs) o directamente ni darían los números (28 %).

    P. D.: Porcentajes aproximados.

  45. Hoy continúa el juicio contra los racistas presuntamente golpistas. Es complicado encontrar información en la web de El Mundo, que sigue muy centrado en el dewáter de anoche.

  46. Chino Cudeiro martes, 23/04/2019 a las 15:47
    «Un hipster en la España vacía (2)»

    Sigue teniendo gracia, aunque el chiste se va agotando. Hay que acabar de una vez con el hipster.

  47. En otro orden de cosas: «España deja de ser el país de la UE con más déficit y enfila el camino para salir de la tutela de Bruselas». Eso sí, todavía manejamos una deuda cojonuda:

    Su pasivo [el de Grecia] equivale al 181,1 % del PIB. Le sigue Italia (132,2 %), que estuvo a un suspiro de entrar en el brazo correctivo por su exceso de deuda y, sobre todo, por la falta de medidas para reducirla. Y a continuación están Portugal (121,5 %), Chipre (102,5 %), Bélgica (102 %), Francia (98,4 %) y España (97,1 %).

    Europa es un conjunto de países en un estado de quiebra semipermanente, pero parece que a casi nadie le importa. En España tocamos a unos 25.000 € por cabeza. Vayan poniéndolos a enfriar por si las moscas.

  48. Entre los libros más vendidos de esa editorial hay títulos de lo más apetecibles. No sé si quedarme con Psicoestética: Más allá de la belleza personal en la época de la imagocracia o con Reinvéntate y vístete como deseas. Casi que me espero a las películas.

  49. Una editorial de autopublicación. En los 80 hubo una, Ninfa, que se hinchó a editar. Conocí a un tipo que se publicó cuatro o cinco novelas con ellos.

  50. Conozco la editorial Ninfa de Barcelona porque a finales de los ochenta alguien me facilitó un listado de editoriales y, sin saber a qué se dedicaban en concreto, les envié un manuscrito. Menos de una semana más tarde me respondieron comunicándome que mi obra era una auténtica maravilla. A continuación me detallaban cuánto me costaría la broma de publicar mi obra maestra. Creo recordar que hasta se encargaban, previo paso por taquilla, de organizar la presentación.

    Les respondí agradeciéndoles sus halagos y la velocidad de su respuesta. Aproveché para preguntarles si las descripciones del protagonista violando cadáveres en la morgue no les habían parecido demasiado extremas.

    Nunca recibí respuesta.

    Por supuesto, en mi manuscrito no había violación alguna.

  51. Al final va a haber muchísimas películas que salen buenas al segundo intento. No estaba yo al tanto.

    La que dice el Marqués, La sombra del pasado, la fui a ver hace un par de semanas, atraído por el perfecto castellano del director y su anterior éxito, La vida de los otros.
    Es enormemente larga y aún así al director le falta metraje para desarrollar verdaderamente el asunto. Tiene espíritu de director de series. Plantea demasiados temas interesantes que quedan tristemente por desarrollar y se enrolla en temas que añaden nada, como por ejemplo la búsqueda por el protagonista de su estilo artístico que consume interminables minutos.

  52. Muy fea la trampita que tenía cocinada Sánchez para el debate de ayer con el sermón post debate del ministro Ábalos. Le gustará menos la trampita que han preparado los susanistas inflando sus estimaciones de voto al partido verdadero para finalmente votar a Ciudadanos o quedarse en casa el próximo domingo. Esta intriguita le va a costar en Andalucía 10 escaños a Sánchez y algunos más en Extremadura.

    En el del otro día a seis fue instructivo ver el postureo y el parloteo de la ministra María Jesús Montero (la Zoido de Sánchez) cada vez que intervenía Cayetana. Por cierto, me imagino hoy a Cayetana sentada con mucha paciencia junto a Casado explicándole que debiera haber dicho en la moviola del debate de ayer. A ver hoy.

    Esta noche Rivera debería retomar y contar mejor lo del mínimo de votos a nivel nacional que propone para limitar la participación abusiva de los partidos nacionalistas en el Congreso.

    Y una adivinanza: tan largo como un bizcocho y tiene pelos en el chocho.

  53. Buenas noches a todos.
    Decir un par de cosas, y me voy, que estoy bastante molida.

    – Sobre remakes : Ya lo dije en su día pero lo repito ” 3’10 to Yuma”, el remake con Russell Crowe y Christian Bale le da sopas con honda a la original. Claro que cualquier película protagonizada por Glenn Ford, o por Tyrone Power mejorará si se hace un remake con otros actores.

    – Estoy leyendo en el Kindle, el libro de Sanchez Dragó sobre Abascal ” La España Vertebrada”, y a pesar de Sanchez Dragó, que está de dar alipori, en plan “Yo, que te conozco mejor que nadie, y que siendo un intelectual / filósofo , te hago el honor de llamarme amigo tuyo “, ( Y mira que me encantó Gárgoris y Habidis, y que me hizo comprar sus libros durante años ), A pesar de ello, pues, sigo totalmente decidida a votar a Abascal. Que va de tío normal y corriente, y que da razones muy sensatas en favor de la caza y de los toros…
    Me voy a cenar, y luego a ver una película de las bonitas, y a dormir. Sin ver el debate.
    Que duerman bien
    Hasta mañana, espero

  54. Perroantonio
    martes, 23/04/2019 a las 21:52
    Jejeje, Iglesias se ha puesto jersey para parecer formal: ¡lo que va a sudar!

    Alguna vez hemos hablado aquí de las series que fallan porque en lugar de ver una historia lo que el espectador visionaliza es a los guionistas trenzando tramas y diálogos. Aquí pasa lo mismo. No vemos a un candidato en un debate, sino a un equipo de asesores en comunicación que han descubierto que Paco Iglesias parecía, en el primer debate, una rata mojada al lado de los otros, una especie de hombre cochambroso al que le pegarías una patada en los cojones si te lo encuentras en un callejón oscuro. Por si acaso. Para qué correr, si ves que esa especie de lombriz húmeda no puede ni atracarte, pese a su visaje lombrosiano. El equipo de asesores del potentado de Galapagar ha tenido la genial idea de camuflar al pollo mojao. Sigue siendo un comunista desmadejado, chepudo, pieldeleche y con dentadura musgosa, pero ese jersey le camufla entre la casta a la que, curiosamente, pertenece por pleno derecho (de cheque).

  55. Estoy viendo Katalin Varga, una peli rumana de 2009 ambientada en Transilvania, en la región húngara de Rumanía. Una peli barata pero efectiva, de presupuesto bajo, buenos actores y un director que ha sabido pensar. Quizá a alguien le parezca inverosímil tanto ruralismo en el mundo actual, pero el matiz de los detalles nos da ciertas claves a quienes conocemos la zona, a sus mujeres y la diferencia de matices entre el rumano y el húngaro. Por cierto, no sabía que Kurva, palabra que conocía del polaco, tenía el mismo sentido en húngaro.

  56. El peliculón es para los aficionados a la pintura que sean además capaces de reconocer a Joseph Beuys. He disfrutado mucho viéndola y lógicamente me he acordado de Arturo.

Los comentarios están cerrados.