Caimanes católicos

Por Bonnie Parker y José Martínez Ferreira

Hace años uno de mis hermanos me contó una historia preciosa sobre tortugas gigantes, aunque el otro día se la recordé para escribirla aquí y ahora me dice que no recuerda haber hablado conmigo nunca en la vida sobre tortugas. Busqué por internet y no supe encontrarla, así que no sé de dónde la habré sacado, qué más dará: resulta que en las islas Galápagos solamente quedaba un ejemplar vivo de una especie de tortugas gigantes, por lo que se daba a la especie como extinguida. Pero a un tipo le dio por investigar los registros de cada expedición científica que durante la Ilustración había ido por las Galápagos y con su éxcel de Lores viajeros se fue a preguntar a sus herederos si por casualidad había una tortuga de sus tatarabuelos en el jardín de su Manor House, con el resultado de que, doscientos años después, todavía quedaban media docena de ejemplares comiendo lechugas murcianas por la campiña británica. En aras de la Ciencia y de la Humanidad, convenció a los dueños de las tortugas de que se las dieran para devolverlas a su hábitat natural y con esos pocos ejemplares hemos salvado la especie. ¡Olé!

Como siempre, se nos hizo tarde. El plan era ir a Berlanga de Duero a visitar una bodega cerca de allí que me había dicho mi hermana que era una maravilla, por el lugar y por el vino que hacen, y luego comer y visitar el pueblo. Llegamos tarde —no porque yo sea la peor copilota al norte del Tajo, que también, sino porque nos la jugó el GPS—, pero todavía nos dio tiempo a hablar un rato con la gente que la lleva, ver un rato los viñedos y tomarnos un par de vinos antes de ir a comer al pueblo. Los petardos de mis hijos no pararon de dar guerra, por muchas veces que les lleves a cualquier sitio, sea una iglesia sea un viñedo, siempre tengo que estar regañándoles, pues no paran de darse patadas y empujones. Le pregunté al dueño a qué edad podrían empezar a vendimiar y me comentó que a los quince ya pueden, así que ya le he dicho a mi hermana que este año les enseñe a vendimiar, para que se vayan haciendo a la idea. Con los niños ya en el coche, su padre me dijo que no conectara el satélite porque se acordaba del camino de vuelta al pueblo. Le respondí que no me daba por aludida, pero que, si había que cambiar una rueda, lo iba a hacer él mientras yo me limaba las uñas. Pusimos a todo volumen el disco de Leño que veníamos escuchando y fuimos los cinco cantando en bucle Cucarachas a gritos hasta que aparcamos. Se nos hacía la boca agua pensando en el lechazo que íbamos a comer.

Un siglo o dos antes de que los británicos arramplaran con esas tortugas gigantes, los españoles nos traíamos de las Américas caimanes y boas como suvenires para dejar boquiabiertos a nuestros paisanos. Algunos los traíamos vivos, aunque palmaban rápido, y otros venían ya en escabeche. Aunque casi todos los bichos acabaron decorando nuestras iglesias, imagino que muchos primero colgarían de un muro o andarían por el jardín de algún palacio hasta que lo tiraron a la basura —«¡Ni cocodrilo, ni cocodrila!»— o los dejaron de marrón disfrazado de piadosa donación en la iglesia del pueblo. Así, como los curas no tiran nada —al menos hasta que vinieron los millonetis yanquis a principios del siglo XX y les cambiaron la iglesia entera y la mitad del pueblo por cuatro perras gordas—, todavía sobreviven docena y media de los bichejos en vitrinas o colgando de los muros sagrados de nuestros templos. El listado más completo se puede encontrar en «Cocodrils i balenes a les esglésies» (Locus Amoenus, nº5, Barcelona, 2001), de Joan de Déu Domènech.

En casa Vallecas, lugar de visita obligada, y como si no hubiera mañana, dimos cuenta de un lechazo espectacular. A todos nos encantó el postre, que no conocíamos, llamado Lagarto de Berlanga, que era como una lagartija de chocolate y mazapán rellena de mermelada de fresa. Evidentemente, los chicos montaron el show dando cuchilladas a sus lagartijas y luego viendo como lentamente se desangraban. San Jorge estaría orgulloso de nosotros. Luego dimos un paseo por el pueblo, con sus calles con soportales y un par de plazas preciosas, con el plan final de subir hasta el castillo para que los asesinos de dragones dieran unos cuantos brincos y alaridos, se desfogasen un poco y así cayeran rendidos en el coche de vuelta a casa. Pero antes entramos en la colegiata de Nuestra Señora del Mercado, gigante para un pueblo tan minúsculo, como pasa tantas veces en Castilla. Los monos, que tampoco saben comportarse en las iglesias, entraban cantando a Leño y fueron advertidos por el chico de la entrada de que, si no se estaban en silencio, iban a despertar al más antiguo habitante de la Colegiata. Los niños le preguntaron si era un fantasma, a lo que el chaval les dijo que no, que era algo mejor y que debían estar atentos a las paredes del edificio. Eso parece que les motivó para estar más tranquilos y comenzaron a fijarse en las escenas de los capiteles historiados. Hasta que, de repente, el más pequeño de todos me dice señalando hacia arriba y casi gritando: «¡Mira, mamá, un cocodrilo!».

Un actor, tanto si es chino, coreano, japonés o de cualquier otra parte del Extremo Oriente, para nosotros es «el chino». Con los animales disecados de nuestras iglesias pasa lo mismo, sea lo que sea lo que cuelga del muro, ya sea un caimán, un cocodrilo, un lagarto o una salamandra XXL, nosotros lo llamamos «cocodrilo». Es un poco como los futbolistas del Bilbao —o Athletic Club, por si lee esto algún cursi—, decimos que son todos vascos, aunque en realidad sean navarros, riojanos, franceses o de Becerril de la Sierra. Solamente se salvan del cocodrilismo las serpientes, y hay bastantes. Mi favorita, aunque en este caso sea de piedra, es la de la pila bautismal de la iglesia de San Pedro, en Muros, que desde hace siglos descansa sumergida en Agua Bendita, enrollada de una forma que más parece la típica espiral de porras de una churrería que una culebra. Serpientes fetén, la descomunal anaconda rellena de paja que cuelga bocabajo de un muro de la iglesia monasterio de Nuestra Señora de la Soterraña, en Santa María la Real de Nieva, y la boa de seis metros que descansa hace siglos en la ermita de la Virgen del Camino, en Zamora, encima de la puerta de entrada al templo, como la barra de una cortina.

Yo les dije que se parecía a Batman ahí subido en la pared, pero ellos al unísono me tacharon prácticamente de analfabeta por no decir que a quien se parecía de verdad el pobre cocodrilo es a no-sé-cuál superhéroe de Marvel. Ya están durmiendo y no voy a despertarlos para preguntarles el nombre del tipo, mañana sacaré el tema mientras los llevo al cole y te lo paso. Creo que era uno que va vestido de verde como con una máscara negra y que también anda como una araña por las paredes. Joer, cómo era, uno que hace de malo en uno de los millones de pelis de sobre cómics que me han hecho ver los niños y que tiene nombre —y pinta— como de luchador mejicano. ¿Linterna Verde, Aullido Plateado, Ventosa Vengadora, Masacre Total? Ni idea. Qué más da, la verdad es que el Lagarto de Berlanga es alucinante ahí colgado en la pared. En verdad, no es un lagarto, es un caimán, al que se conoce como «el ardacho», que no sé de dónde se habrán sacado el nombre, de lagarto Juancho, a lo mejor. Nos hicimos un montón de fotos, a ver si luego te paso alguna. El bicho en realidad está para el arrastre, y aunque nos dijeron que lo habían reparado hace poco, mi madre lo tiraría a la basura sin dudarlo. A la salida tuve que comprar una postal del cocodrilo a cada uno en la pequeña tienda de la entrada, que fue donde nos dijeron lo de la restauración del lagarto. Qué exitazo, la verdad. No saben los del pueblo lo que tienen.

Cocodrilos hay más que serpientes. Si empezamos por el abuelo de todos, que según Salvador Pérez en el post «Alguno de los animales disecados que se conservan» de su blog Taxidermidades, es el caimán de la colegiata de Nuestra Señora del Mercado, en Berlanga de Duero, podemos decir de él que lleva casi quinientos años bocabajo en un muro de la iglesia y que, tras una restauración en 2006, ahora tiene, como Robocop, la cabeza de fibra de vidrio. Se lo trajo a su pueblo fray Tomás de Berlanga, descubridor de las islas Galápagos. Ahí es nada, que tiene pedigrí. También está recauchutado el cocodrilo colgante de la catedral de Sevilla, que es todo de madera, tras haberse podrido el que llevaba disecado desde el Barroco. Estos dos por lo menos los han reparado, no como el del santuario de Nuestra Señora de la Consolación, en Utrera, que no es más que un gurruño colgado a diez metros de altura, y los despojos de otros dos que hay en la ermita del Santo Cristo de la Agonía, en Calzadilla, aunque ahí al menos han puesto delante de la iglesia una escultura de un paisano peleando contra un lagarto gigante que de tan horripilante que es convierte la visita en inolvidable. De los que conozco creo que el más presentable es el cocodrilo que repta muy cinematográficamente en la pared de la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, en Viso del Marqués, donde el palacio de don Álvaro de Bazán. ¿Lo traería él in person?

El bombardeo de preguntas sobre el caimán que me hicieron mientras íbamos hacia el castillo hizo que casi me arrepintiera de haber entrado en la iglesia. Bueno, en realidad fue una risa, porque a cada pregunta más descabellada que me hacían, yo me inventaba una respuesta más alucinante… Que, por supuesto, no se creyeron, aunque me seguían el juego. No saben na, los tíos perros. Luego sí que se durmieron a la vuelta y no jugaron a la pesadez de la Switch. Me hizo mucha ilusión que el mayor me diera las gracias antes de acostarse por enseñarles la iglesia del cocodrilo. Voy a tener que buscar más sitios con «sorpresa» para que no me digan cuando les comente que vamos a ir a ver otra bodega que vaya rollazo, que por qué no nos quedamos en casa que juega el Madrid contra el Levante y según ellos es el (enésimo) partido del siglo. Mañana me leo el PDF en catalán que me has enviado con el listado de cocodrilos y ballenas, y si hay alguno cerca y con bodega, allí iremos. Hasta que se harten. Voy a criar unos mutantes expertos en iglesias con cocodrilo. No sé si con ese poder especial de conocer todas las iglesias de España con cocodrilo ligarán más o menos. Espero que más. Y que les guste el vino, que si no les desheredo. Cierro, que me caigo de sueño. Ciao, cucudrulu. Y mándame lo que lleves de tu parte, anda.

Hay más, en Córdoba, en Medina de Rioseco, en Icod de los Vinos, en Sonsoles, en Santiago de la Puebla, en Valencia, etc., y todos irán pudriéndose o perdiéndose en una restauración de las iglesias que los cobijan, como me parece que ha pasado con la piel de caimán de la iglesia de San Ginés, en Madrid, que ya no estaba encima de la puerta, al lado de las pilas de agua bendita hechas de conchas de Tridacna gigas, la última vez que fui a ver su Greco de quita y pon. Otros desaparecieron mucho antes, como los varios que hubo en el llamado Claustro de los Cocodrilos del monasterio de Montserrat, en Barcelona. ¿Por qué los quemarían los soldados napoleónicos? Qué mala gente, estos franceses, con lo que molaría que se conservaran. Perdimos muchos cocodrilos con la grande polvareda de los siglos en la que también perdimos a don Beltrán, pero todavía tenemos los suficientes para hacer un equipo de rugby, y sin duda nuestra cocodrilada, aunque esté en formol, es mucho mejor que la piara protestante de tortugas británicas, que son un rollazo de animal y no palman ni queriendo, las tías. ¡Larga vida a nuestros cocodrilos católicos, apostólicos y romanos!

114 comentarios en “Caimanes católicos

  1. Genial, esta idea de intercambiar postales y cada loco con su tema.
    Tener una madre rubia es un plus que los hijos no sabrán valorar, que no saben valorar nada, y que además cartee con escritores y hablen de sus cosas cada uno en su idioma pero confluyendo en lo esencial, es para nota.
    Pues muy contento, oigan ustedes. Y Merci.

  2. Yo no he tenido hijas, pero a mis hijos el vino si que les ha gustado a los jodidos.
    Y con morrillo fino, no se crean.
    Qué mal los eduqué.
    A la hija de Anne, la que será doctora, el vino también le va bien, y la he convencido de las bondades Riojanas y Ribéricas.
    Le bon rouge.

  3. Erudición, diversión, innovación y colaboración… ¡Hoy tenemos de todo, señores!
    Ardacho es la variante castellana de fardacho, una palabra de la España oriental, que es esa que va desde las playas mediterráneas hasta Álava pasando por La Rioja.
    Bonnie oriental y Josénez occidental, pareja literaria multicultural.

  4. Una lástima no recauchutar a los santones como a los cocodrilos, y tener al anacoreta Baudelio calafateado en su gruta en Casillas de Berlanga. Párker podría llevar a los niños, con linternas.

  5. Igual ya lo he contado, Procuro lo podrá decir, que es la que se fija bien.
    Una día que andaba por Guangzhou, yo sólo entre millones de Chinos ( de los de verdad, de la misma China) en el silencio y aislamiento que procura la incomunicación verbal sólo sustituida por la digital (con las manos) y con la boca abierta mirando contrastes abrumadores bajo un cielo plomo sin sol, me entró el hambre.
    Los Chinos de ese momento (finales de los 90, pero creo que sigue igual ahora) se pasan el día comiendo, y no diferencian mucho en el tema de los horarios y que se come a cada hora.
    Eso les da lo mismo.
    La calle está llena de puestos de fruslerías culinarias, fritangas variadas y creanme que en muchos casos, de lo más apetecible.
    Uno pasa por la calle y ve un establecimiento en unos soportales sin separación de dentro con afuera y cuelgan como jamones del techo, patos laqueados en un aroma algo difícil para un tío blanco y hetero como yo.
    En estas encontré un garito de animales de toda la banda zoológica (insectos, reptiles, anfibios, peces, mariscos) vivos.
    En habitats improvisados en palanganas, jaulitas, peceras y cosas así ( que los Chinos son muy apañados).
    Observé a los clientes del garito, para darme cuenta de que era un restaurante.
    Uno elegía el bicho, y luego pedía que se le cocinase.
    Me decidí a entrar, sintiendo todas las miradas y risas (muy suaves, eso sí) de los locales y los camareros.
    Uno se dirigió con una reverencia, en un perfecto Chino cantonés adornado con multitud de gestos invitándome a elegir, pero me señaló como lo más de lo más unas tortugas de tamaño mediano-pequeño y muy verdes que salían del Río Perla, muy cercano y sucio de cojones.
    Yo me incliné por unos alacranes negros, unas cucarachas de agua, una especie de cigala sin cabeza, y miré detenidamente la tortuga que me tentaba mucho.
    La tortuga se debió dar cuenta de que no podía ponerse apetecible, y sacó el cuello estirándolo muchísimo, como un palmo o así.
    Me miró abrió la boca que parecía el pico de los calamares y me hizo unos ojitos.
    No me la comí, porque ví como se encargaba de una el cocinero y me dió cosa.
    Es que unos insectos malignos, un bicho sin cabeza y que no grita ni nada es más fácil de condenar que la jodida tortuga, sobre todo si tienes una conversación con ella.

  6. Me encantan las historias de Parker con los niños, y más si tienen animalitos y superhéroes. Todavía recuerdo aquella imagen dantesca que nos dejó de la zapatilla vengadora volviendo a su mano como el martillo de Thor o el escudo del Capitán América . Muy divertido.

  7. Esta tarde el doctor presidente y su majestad, irán a BCN, para inaugurar el Salón del automóvil.
    Me comentan desde allí, que se ve esfuerzo por recuperarlo, que se han quitado, por lo menos en el día de hoy que es para la prensa, toda la parafernalia amarilla y estúpidoidentitaria.
    Que las marcas de superdeportivos se han llevado la artillería, o por lo menos los concesionarios de por allí echan el resto.
    También me comentan que los precios ya no son lo que eran y que se ven ofertas por el vehículo expuesto.
    Lo que ya no se ven son las azafatas de antaño. Casi cero.
    Andan por BCN también los equipos de F1 que este finde tienen carrera por allí.
    El president Torra ya ha estado diciendo sus chorradas, pero fíjate que en esta ocasión yo le daría la razón si no paga esos abusivos derechos de F1.
    No lo valen, aunque puede que sí que cuesten eso.

  8. Buenos días a todos
    Luego vengo de verdad, no se hagan ilusiones ; ahora, es sólo para decir que me han encantado la entrada, y la ilustración, y que muchas gracias por el rato tan estupendo.

  9. Sobre la entrada, vaya par de dos.
    Uno ve como se le escapa la risa a Bonnie, mientras la va leyendo. Al Joven Escritor, la socarronería.

  10. “Es un poco como los futbolistas del Bilbao —o Athletic Club, por si lee esto algún cursi”

    … cincuenta y seis, cincuenta y siete, cincuenta y ocho …

  11. Gracias a todos por sus menciones, pero sobre todo a Josénez, que fue el idealista y el redactor, y escritor, y corrector ortográfico de casi todo.
    Mencanta la ilustración ¡Es maravillosa!
    ¡Ah y por aclarar el origen del nombre del cucudrilo, Cola anillada!
    Hoy voy al cine a ver la última de Vengadores.. ¡Por fin una pinícula que no es de dibujos!.. (Me hacía falta)

  12. El cocodrilismo va a llegar. Gracias a todos por sus comentarios y también a los misioneros y demás chiflados que se trajeron los bichos desde África y América a España.

  13. En mis viajes a lo largo y ancho de este mundo he visto muchas reliquias de santos disecados pero con mi primer y único cocodrilo me topé en la Iglesia de Santa María de Medina de Rioseco, el cocodrilo del Sequillo, que es el nombre del río. En realidad sólo queda la piel a modo de colgajo. Supongo que saldrá carísimo comprar una piel nueva en alguna granja (hay una con cocodrilos del Nilo en Jerez y recuerdo haberme cruzado con otra cerca del Mont Saint-Michel), pero el cocodrilo del Sequillo ejerce de atracción turística y venden unas golosinas con forma de cocodrilo que tienen mucho éxito con los niños.

    De ballenas no recuerdo ninguna iglesia (descontando los Museos de la Ciencia, que son como templos, y en donde sí he visto esqueletos completos de cetáceos colgando del techo). Pero recuerdo un esqueleto de ballena frente al restaurante (es un decir) de la playa del Merón, en San Vicente de la Barquera. Por la forma de la cabeza parecía de cachalote. Con el tiempo y las inclemencias meteorológicas fueron desapareciendo huesos y las últimas veces que he pasado por allí sólo quedaba la enorme cabeza (que debía ser demasiado pesada como para que se la llevaran).

    El superhéroe de Marvel del que habla Parker es, lógicamente, Lagarto (Lizard), ultraenemigo de Spiderman. Es curioso, en época de mis abuelos las mujeres conocían los superpoderes de todo el santoral, pero ahora son incapaces de una mínima aproximación a la mitología superheroica. La raza degenera.

  14. Perroantonio
    viernes, 10/05/2019 a las 10:21

    schultz
    viernes, 10/05/2019 a las 10:22

    Cómo será la puñalada que hasta a mí me han dado ganas de ofenderme.

  15. Muy buena la entrevista a Hitler que ha enlazado Mortimer.

    ***

    Mientras tanto en Barcelona, una viñeta que trata de dar la solución al célebre koan zen que planteó Salinger como epígrafe de sus Nueve cuentos. Va, por el mismo precio, con un pequeño bonus track acerca de los héroes en los textos del autor.

  16. Me ha encantado la entrada. El antiguo bar Iguña, una de las mejores tascas que ha habido en Santander, no lo era solo por la decoración y el paisanaje de época, que en gran parte también, sino por el cocodrilo disecado que lucía en la pared. De pequeño me encantaba cuando alternábamos allí.

    Cocodrilos religiosos solo conozco dos: el pellejo de Medina de Rioseco que comenta Perroantonio y la escultura que hay en la fuente trasera de la catedral de María Inmaculada, en Vitoria. En el Castillo de Abbadie, en Hendaya, también tienen a uno protegiendo la entrada. Me apunto el resto. ¡Larga vida a los cocodrilos!

  17. Gracias Perroantonio ( 10’49 ) he ido, pero he leído ya sobre aviso…

    Y me ha hecho gracia la diferencia tan grande entre la época de Bonnie y de Josénez, y la mía.
    Porque, cuando yo tenía la edad de los hijos de Bonnie , a mi abuela no se le ocurría llevarnos a visitar bodegas ( y eso que un hermano de mi padre estaba casado con una Domecq ), ni a ver cocodrilos disecados, ni esqueletos de ballena ( esos sí que les llevé a mis hijos, muchos años después, al Aquarium de S.S., y al museo de Ciencias Naturales, aquí en Madrid, a visitarlos ).
    Mi abuela nos llevaba, sobre todo a mí, que era la mayor, a ver la momia de Santa Faustina ( creo ) , en Pasajes, o el altar del entonces todavía no canonizado, Valentín de Berriatúa, en Elorrio, y a Lourdes, una y otra vez, para pedir que mi padre viviera, ( y se murió ), que mi madre se pusiera bien,( y siguió teniendo que pasar grandes temporadas en sanatorios, hasta que apareció lo del Litio, y conseguimos convencerla para hacer el tratamiento, y que no tuviera que volver )…
    Puede que si hubiéramos visitado a los cucudrulus, nos hubieran hecho más caso. A lo peor, esta última frase me la tiene que borrar Doña Marta. Por si las flais, pido perdón, pero no la quito
    Ya siento

  18. EL LORO DE FLAUBERT
    Tengo que ir al peluquero. Siempre que le hablo de un tema o lugar, el tipo resulta conocer algún matiz o curiosidad para asombrarme, sobre todo si es en Cataluña.
    La última vez creí que me llevaría la partida, explicando mis planes de visitar Pontevedra este verano, donde a bodas convido.
    Pues también allí me ganó la mano, y me habló de un monumento erigido a un loro. Por lo visto era muy famoso un loro que había en una farmacia, saludaba desde su gancho “Hola” a los que entraban y les despedía preguntando “¿Has pagado ya?”.
    Por lo visto sigue estando el loro, ya disecado: he de comprobarlo en Septiembre, no sea que el peluquero me venga tomando el pelo.

  19. Lo de Athletic Club es moda extranjerizante que popularizó, creo recordar, Michael Robinson. En Bilbao y alrededores decimos (a al menos decíamos) Athletic, como decimos Racing, Sporting, Deportivo, Betis, Celta, Hércules, Rayo, Osasuna o Real Sociedad. Sólo usamos los nombres de ciudades para esos equipos que quieren confundirse con su ayuntamiento: Barcelona, Sevilla, Getafe, Valencia, Cádiz, Villareal, Eibar… También se dice el Madrid entre gentes sin cultura, aunque lo que normalmente se usa es Real Madrid.

    En el caso del Atlético de Madrid, y a pesar del entrañable gesto de los colchoneros por mantener vivo el recuerdo de su pasado como franquicia denominando a su equipo Atletic, decimos el Atlético.

  20. Chino Cudeiro viernes, 10/05/2019 a las 11:29
    En el Castillo de Abbadie, en Hendaya, también tienen a uno protegiendo la entrada.

    Mas bien dos, Chino, uno a cada lado de la escalera. Y si no dio la vuelta al castillo no se fijaría, pero hay una enorme boa esculpida en una de las fachadas que dan al mar.

  21. Perroantonio
    viernes, 10/05/2019 a las 11:46

    En el caso del Atlético de Madrid, y a pesar del entrañable gesto de los colchoneros por mantener vivo el recuerdo de su pasado como franquicia denominando a su equipo Atletic, decimos el Atlético.

    Pues me parece a mí que eso se lo llaman los Vascorros. Que aquí, al menos en el Mercado de La Paz, que está lleno de forofos colchoneros, siempre dicen Aleti.

    Y ¡ qué gozada, la “viñeta” con video que enlaza Gomez a las 11’03 !

  22. viejecita viernes, 10/05/2019 a las 11:54
    Que aquí, al menos en el Mercado de La Paz, que está lleno de forofos colchoneros, siempre dicen Aleti.

    El Aleti, la cordillera del Alas, el océano Alántico… Los chelis no llevan su chelismo hasta las últimas consecuencias.

  23. Mi padre, que en Gloria esté, trató de inculcarme sin ningún éxito la afición por el equipo de sus amores, que no era otro que el Real Madrid. Sin embargo, yo, lejos de sentirme cautivado por el pundonor de Camacho, la ferocidad primaria de Benito o el juego técnico de Vicente del Bosque, me emocionaba hasta las lágrimas con las obras de arte de Cruyff, las carreras por la banda de Rifé o las caricias de Tarzán Migueli a los delanteros del equipo rival. Sin embargo, de unos años a esta parte, con toda la mierda independentista y la instrumentalización política sufrida por el equipo del que llegué a ser socio, he llegado a aborrecer al Barça hasta límites insospechados, de suerte que en la actualidad celebro tanto sus derrotas como antaño llegué a vibrar con sus victorias. Sí he comprobado, no obstante, que, al igual que sucede con aquellas contadas mujeres que al desaparecer de tu vida dejan un hueco imposible de ocupar en el alma (por lo menos hasta que no llega otra mejor), no es posible sentir por otro equipo lo que sentiste por el tuyo desde el mismo jardín de infancia. Así que llevo cerca de diez años sin ver un solo partido de fútbol que no sea de la selección española. Supongo que el bueno de mi padre tenía en esto, como en tantas otras cosas, toda la razón.

  24. Lo que ocurre es que para un españolito, sea vasco o de Cartagena, Athletic suena”Atleti”. Por consiguiente, que decía González, o aquel humorista que le imitaba, al equipo colchonero, un seguidor del Athletic nunca le llama “Atleti”, porque eso le suena igual que el suyo, por eso, como bien ha explicado Perroantonio, le llama Atlético.
    De hecho, cuando vienen por aquí, en la grada se suele cantar “sólo hay un Atleti y es el de Bilbao”, haciendo el coro el esfuerzo mental de cuando dice “Atleti” imaginar que está diciendo “Athletic”.
    Esto, que parece muy complicado, no porque lo sea, sino por lo mal que me explico, en realidad no lo es tanto, puesto que el hincha colchonero, de verdad de verdad, lo que dice es “Aleti”.
    Resumiendo: uno es “Atleti” y otro “Aleti”.
    A mi el Aleti siempre me cayó muy bien cuando Gárate y demás. Incluso el de Leivinha. Otra cosa fue aquello del Panadero Díaz, Benegas y demás peña.
    Con Hugo Sánchez la cosa trucó en odio, que vino a avivar el pisotón del Cholo a la Perla de Portugalete.
    Son cosas que pasan y que no tienen la menor importancia.

  25. viejecita viernes, 10/05/2019 a las 11:41
    Mi abuela nos llevaba, sobre todo a mí, que era la mayor, a ver la momia de Santa Faustina ( creo ) , en Pasajes, o el altar del entonces todavía no canonizado, Valentín de Berriatúa, en Elorrio, y a Lourdes, una y otra vez,

    Esto de las momias, cuerpos taxidermizados y reliquias daría para una divertida entrada sobre el turismo primitivo. Muchas iglesias y catedrales fueron construidas para alojar restos y reliquias, a modo de los proyectos ilusionantes modernos en forma de Museos o Ciudades de las Artes y las Ciencias. Con el paso del tiempo poca gente venera estas reliquias (el contenido) y lo que se visita y admira es la arquitectura (el continente). Algunas veces me he visto explicando a quienes entran a ver el «tesoro» de una Catedral lo que es y contiene un «relicario», desde pelo, dedos y huesos hasta corazones. No recuerdo ahora quién era (algún erasmista supongo) el que denunciaba los abusos que se hacían con las reliquias y se cebaba especialmente con la del Santo Prepucio.

    Por cierto, Viejecita, no sé si lo sabrá, pero la presunta momia de Santa Faustina en Pasajes no es tal, sino una escultura de madera y cera. Momificado está San Fausto, en Bujanda, en Álava.

  26. EmeZZé
    viernes, 10/05/2019 a las 10:10
    Josénez y Parker son los nuevos Pimpinela.

    10/10

    Pimpinela, cuando parecían languidecer en el otoño de su carrera dejaron caer una hoja marcescente en su nueva primavera, quién nos lo iba a decir, que los ha convertido en iconos pop en esta esquina noroccidental. La canción “Al compás de una muiñeira”, que se ha convertido en una especie de himno para cerrar discotecas, pubs, boites y bares musicales. Próximo el amanecer de esas noches sin conticinio se encienden las luces, esas que revelan la escasa parroquia superviviente, la mugre en el suelo, las caras derrotadas beodas y cansadas y suena como despedida la atronadora música de Pimpinela. El porqué puede ser, perfectamente, lo que mencioné el otro día, gustamos de la música mala mucho más que de la buena.

    Llorando
    brindará por los amigos
    que perdió sin darse cuenta
    riendo
    volverá a cantar con ellos
    al compás de una muñeira.

    ¡Galicia!
    Cada día mais linda mais linda
    cada día melhor e melhor
    cada día mais linda mais linda
    cada día melhor e melhor.

  27. En nuestra sana ignorancia, los zoquetes solemos preguntarnos a qué se dedica exactamente la teología. No crean lo que les digan los teólogos, la teología se dedica básicamente a resolver los problemas lógicos que se derivan de creer en fantasías. Hay buenos ejemplos en la entrada de la Wikipedia que les he traído sobre las reliquias del Santo Prepucio:

    Como el prepucio estaba separado del cuerpo de Cristo en el momento de su ascensión al Cielo, surge la cuestión de si ascendió también a los cielos. Esto significaría que el prepucio de Jesús sería uno de los pocos restos físicos que Jesús dejó en la tierra […]. También se produjo una disputa teológica sobre si Jesús ascendió al Cielo con su cuerpo completo o si le faltaba alguna parte, que se resolvió decidiendo que el prepucio era prescindible, como lo eran el cabello y las uñas que se cortó durante su vida, así como la sangre que vertió.

    Otra cuestión teológica relacionada fue si el prepucio volvió a su cuerpo en la resurrección.

  28. Perroantonio
    viernes, 10/05/2019 a las 12:53
    viejecita viernes, 10/05/2019 a las 11:41

    Por cierto, Viejecita, no sé si lo sabrá, pero la presunta momia de Santa Faustina en Pasajes no es tal, sino una escultura de madera y cera. Momificado está San Fausto, en Bujanda, en Álava.

    ¡ Claro ! No lo sabía. ¡ Por algo no nos hacía ningún caso !
    Podíamos haberles pedido el milagro a los cocodrilos… O a la pobre Úrsula, en Igueldo, dando vueltas en aquél agujero, mientras recogía los cacahuetes que le tirábamos los niños. Esa sí que se merecía la palma del martirio .

  29. Holmess, lo del loro es cierto. En Pontevedra un boticario hacía tertulia en la rebotica y tenía un loro llamado Ravachol, tan hijoputa que lleva el nombre de un famoso anarquista de la época. Aún hoy el fin del carnaval en Pontevedra se celebra con el entierro del Loro Ravachol, en lugar del entierro de la sardina.
    El Loro Ravachol tiene extensa página en la Wikipedia.

    Incidentalmente. Hace unos años un amigo hizo planes para un documental. Se trataba de grabar conversaciones de peluqueros. Sin argumento, sin guión, sin cortes. Él vive en Coruña pero va a cortarse el pelo a un barbero en las afueras de Santiago por lo fascinante de los rollos que le suelta. Con dos más como éste hago un documental de una hora de ganar premios, me decía.

  30. M.Gaussage (13’14 )
    De lo de las conversaciones de peluquero, ya le sacó un partido tremendo Garci en “El Crack “.

  31. He ido a ver lo a la wiki, porque sabía que era una burrada pero no lo recordaba.. No sus sulfureis que el 99,9 % de todas las especies que alguna vez existieron están actualmente extintas.

    Hay mucha renovación.

  32. Iba a hacer un chiste a cuenta del prepucio, iba a preguntar dónde estaba el pucio, pensando que no había tal, pero se me ha ocurrido mirarlo y resulta ser, como dicen en Barrica, que hay prepucio, pucio y hasta pospucio.
    Lo que no se aprenda aquí …

  33. Lo del prepucio ascendiendo al cielo, o no, tiene enorme interés, como el destino de la hostia consagrada una vez ingerida. O la discusión sobre si Adán y Eva tenían ombligo. Yo creo que no. Que no tenían ombligo.

  34. Dijo también no sé quien (tal vez el mismo erasmista que he citado en un comentario anterior) que si pudieran coserse y unirse todos los fragmentos conservados en distintas iglesias que decían ser el Santo Prepucio, sería posible fabricarle un manto a la Virgen.

  35. La entrada de hoy me ha tenido cosiendo mi propio manto de prepucios, a base de a) el retal de los animales en los circos y en los zoos, debate antiguo y de actualidad; b) los zoológicos humanos, de los que creo que nos habló una vez Jenny; c) las últimas momias que he visto, que son las precolombinas del museo del Convento do Carmo de Lisboa, me parece que son niños, cuya contemplación me provocó una modesta guerra civil interior.

  36. Esos que decís peluqueros no son sino aquellos polifacéticos barberos que dieron lugar al proverbial «hablar más que un sacamuelas».

  37. Castrofortino ; Espero que no le importe: He copiado su enlace en La Argos, diciendo que lo había enlazado usted, en el Chop Suey, por supuesto… Y resaltando lo que dice usted de la elegancia de Rajoy, con lo que estoy completamente de acuerdo.
    Y Gracias

  38. MGaussage viernes, 10/05/2019 a las 14:10

    Lo del prepucio ascendiendo al cielo, o no, tiene enorme interés, como el destino de la hostia consagrada una vez ingerida. O la discusión sobre si Adán y Eva tenían ombligo. Yo creo que no. Que no tenían ombligo.

    Borges, en Otras Inquisiciones, incluye esta cita: “The man without a navel yet lives in me” (El hombre sin ombligo aún perdura en mí), con la que alguien quiso expresar que no estaba bautizado.

  39. Ha muerto Rubalcaba, en su día, poderoso Ministro del Interior. En ese cargo estaba cuando a un adversario político en la oposición le espetó “yo oigo todo lo que dices y veo todo lo que haces” (*).

    Imagínense ahora, desde el más allá.

    (*) Creo que finalmente no quedó del todo claro si pronunció esas palabras, o el sentido de las mismas

  40. La necrológica del expresidente Rajoy sí que es elegante, sobre todo viniendo de alguien que se sentaba al otro lado del pupitre, en asientos muy parecidos, y que ha detentado poderes muy similares pero en bandos distintos.
    La antítesis de lo que ha glosado del fallecido el doctor Presidente.
    Cómo les gusta a los de ese bando atribuirse las “luchas por la libertad” y denominar de forma grandilocuente lo que es una obligación de simple gestión.
    Llamar “lucha”, al trabajo por obtener el poder de hacer cosas que beneficien a todos es una simpleza de bocazas grandilocuente.
    Muy en boga.
    Pero si algo sería elegante con mayúsculas, es que se pudiera glosar las grandezas personales de los adversarios cuando estos están en activo, no cuando fenecen.
    Claro que resulta muy complicado en un momento de mediocridad ambiental como el actual, donde se trata de encontrar a toda costa la diferencia, la exclusividad lamentativa del “sufrimiento” más o menos justificado.
    Esta semana que ha terminado, y viendo la serie del juicio en tiempo real, he sentido una cierta tristeza por el juego de intereses que plantea la cosa independentista.
    Todos los testigos quieren su minuto de gloria, para demostrar a los suyos la épica de su lucha, y de paso, tratar de obtener sus pírricas ventajas.
    Un señor que vive en un pueblecito de mil habitantes, se cuidará mucho de ir contra la actitud imperante, pues no irá a la cárcel, ni sufrirá un fusilamiento, ni será apaleado seguramente, pero si que sufrirá la tremenda violencia del silencio masivo de la gente de paz que lo condenará al ostracismo hasta la expulsión física.
    Así ha tejido la administración catalana su juego de poder, que se veía y fué visto venir, desde hace años, ante el silencio de toda la panoplia gobernante de los últimos años, más lo que nos espera ver.
    Me recuerda mucho a tiempos vividos en mi País Vasco natal, desde casi la periferia, pero en el interior.
    Esto recuerda mucho al Franquismo, en el que pocos eran de uno u otro bando, pero tampoco nadie se quería destacar más que en el bando ganador.
    Como se le oyó decir al patriarca de los Botín, cuando le preguntaron por su opinión política ( o algo así, que mi memoria es de pez)
    Un banquero está con el que gana.
    Yo añadiría que un banquero y cualquiera que necesite a su entorno para vivir y crecer.
    Nuestro país, nuestro mundo diría yo, no necesita ninguna lucha. No necesita ni bandos ni ideologías.
    Necesita unas bases fijas ante el enorme reto de una población criada en falsedades estructurales y en una evolución tecnológica tendente a la eliminación de los defectos humanos que se está orientando por un camino de eliminación de la fuente de sustento, que sólo propicia el clientelismo estatal.
    Hemos destruido el espíritu crítico, para convertirlo en objetivo eliminativo, con herramientas que no se duda ni un sólo instante en utilizar, aunque no se sepa a ciencia cierta cual será el resultado final.
    Se lanzan máximas, y mínimas, sin razón profunda y probada en ellas.
    Se usan nuestros recursos con un sentido de proporcionalidad erróneo.
    Se favorece la desigualdad, llamando “lucha justa” a la exclusión por inundación de distintos y llorones.
    Mucho de lo que se hace, no está guiado más que por el Share, el big data, nuestras flaquezas en general que se usan como herramienta por desalmados.
    Una máxima que se me ha grabado hasta la última célula, es que si no tienes algo mejor que proponerte, lo mejor es quedarse quieto (como hacía el Sr.Rajoy) antes que proponer lo primero que pueda dar un voto.
    Salir en las pantallas no debería ser el fin.
    Pero lo es, y parece que tener, tiene mucho tirón, y de esta forma la ley queda al albur del deseo masivo, no de la razón.
    Mal asunto.
    También es cierto que la historia está muy habituada a la desaparición, al olvido y la reinterpretación.
    Buenos días tengan ustedes, yo me meto en mi cueva a seguir construyendo cositas.
    No tengo ninguna fórmula que no esté inventada antes, hace ya mucho tiempo, y lo que trato es de hacer mis pinitos pero con mi vida, no con la de los otros.

  41. ¡ Qué bárbaro, JrG, y luego pretende que nos creamos que no sirve para escribir, ni para analizar las ideas en profundidad y no es más que “un manitas” !
    ¡¡¡ JÁ !!!

  42. Yo siempre he considerado a Rubalcabra como una basura humana, el del Faisán y el del gobierno que no nos mienta, pero ahora creo que fue un gran estadista y mejor persona.

  43. El artículo del Dr. Sánchez sobre Rubalcabra comienza así: «Quiero, a través de estas palabras…» Como los que te envían correos y empiezan: «Decirte que…» o «A ver, te cuento…»

  44. Las opiniones son como los culos, todo el mundo tiene la suya, que decía Clint. Pero yo sí creo que Rubalcaba era un buen tipo. Como político, brillante. Como estadista no lo veo.

  45. Cuando menos, Rubalcaba, no dudo ni un Segundo en dimitir y reconocer que lo habían tumbado las urnas.
    No recuerdo ninguno más en la historia de la política reciente en España.

  46. Rubalcaba tenía mucha labia y poca vergüenza.

    Siguendo con libros que casi compro:
    El Santero de San Saturio.

    Su distribución en Soria armó un considerable revuelo. Aprobado por la censura, ocasionó tan gran indignación de los reaccionarios locales, que acudieron al gobernador de turno para que prohibiera de inmediato su venta. El clero, por su parte, visitó las librerías sorianas para que, al menos, no se expusiera en los escaparates. Pero hubo de ser el Obispo Rubio Montiel quien rematando un sermón, en el dijera:
    unas palabras finales, mis queridos y amados hijos : No quiero molestar a nadie, pero me vais a permitir que recuerde un libro recientemente escrito. Su autor se dice soriano. Pero yo me atrevería a discutir su ciudadanía. Para mí es muy discutible la filiación de un hombre que quiere honrarse a sí mismo deshonrando a su madre…. Con lo cual el escandalo quedó servido.

  47. Botillero no creo que ni Rubalcaba ni Rajoy como ministros de educación nos trajeran hasta lo que tenemos. Más bien los cambios que cada gobierno ha ido practicando contra el anterior y sobre todo las políticas lingüísticas de las autonomías que las tienen, y que han usado para desplazar a sus gobernados, hacia identidades minúsculas.

  48. Cierto Gomez.
    Perdón a todos los Españoles de bien, por mi memoria obtusa.
    Bellpuig si es posible corrija la betisse cometida.

  49. CANASTA
    Llevo 50 años bebiendo vino y buscando la excelencia. Hace tiempo que me di cuenta que el Marco de Jerez es lugar donde hallar lo excepcional, lo que no puede reproducirse en otro lugar.
    Me decanto por Canasta, un Cream u oloroso dulce de Bodegas Humbert&Williams que puede adquirirse por 6 euros en botella de 750 ml. Este vino es la suma de una palomino criada bajo velo luego sometida a crianza oxidativa con un PX, todo ello reposado en bota de roble. Alcanza los 19 grados pero no tiene la untuosidad de los PX sobremadurados. Su equilibrio le permite ser vino de aperitivo o de postre, enfriado debidamente es hasta una excelente copa.
    Ahora han sacado el Canasta 20 en botella de 500 ml a 30 euros. Lógicamente tiene mas tiempo de madera y selección del palomino inicial bajo velo, pero para un catador medio no está justificado.
    Yo quisiera echarme una novia que le guste el oloroso y la Fiesta, pero ay, no abundan. Se ve que soy un queer sin quererlo.

  50. Adaptaciones
    viernes, 10/05/2019 a las 13:38
    He ido a ver lo a la wiki, porque sabía que era una burrada pero no lo recordaba.. No sus sulfureis que el 99,9 % de todas las especies que alguna vez existieron están actualmente extintas.

    ¿Habías contado ya a los portugueses? Los portugueses se extinguen.

  51. Por un perro que maté me llaman mataperros. Esta, más o menos, es la regla para juzgar a los congéneres. Un día haces algo mal y por ello te condenan. Nadie hace una media porque, así somos, no dejamos que lo bueno y lo malo se compensen. Valga por ello el ejemplo popular del refranero y quede reafirmado por el testimonio de vida que han de dar todos los reclusos del sistema penitenciario. Pagas de por vida por lo hecho en un instante. Esta regla tan poco misericordiosa con el prójimo vivo se relaja y aún invierte con el prójimo muerto. Al occiso lo juzgamos por los aciertos, o eso parece, y me pregunto yo por qué si ya nada hay que juzgar.

  52. Álvaro Nadal: “Al PP le han faltado personas y le han faltado ideas”
    https://www.abc.es/economia/abci-alvaro-nadal-pp-faltado-personas-y-faltado-ideas-201905110216_noticia.html.

    Todo lo que diga Alvaro Nadal es motivo de burla por sus excompañeros del colegio. Pero la verdad es que en la entrevista no dice nada, o sí.

    El electrón entra y luego ¿sale? Creemos que volverà.

    Claudio Sífilis está de acuerdo con Von Nadal, al PP le ha faltado UNA persona.
    ¡Al PP les ha faltado un Pedro Sánchez!
    Sí, por que Pedro Sanchez consiguió ser despreciado por la caspa de PSOE y disfrazarse de Podemos.

  53. No se veía tanta liturgia, o casi, desde la muerte de Paco. Ha faltado un currante-imposible en la Psoe-que con mono azul se emocionase ante el féretro. Tampoco ha sonado la internacional. Pero el Floren mando flores.

  54. MGaussage
    sábado, 11/05/2019 a las 14:56
    Pongamos la alarma lusa en perspectiva. Seguramente el 99,99% de los portugueses que ha habido se han extinguido.

    Eso explica la saudade del 0,01% que aún colea.

    «En España enterramos muy bien». Se le atribuye la frase a Rubalcaba y alguien recordaba que también la decía Aznar, pero no serán los únicos porque parece un lugar común del cinismo y la amargura. Pues mira, algo teníamos que hacer bien. Muy partidaria de los buenos entierros, sin reservas.

  55. En el Leizpig-Bayern el VAR a anulado un gol a GORRETZKA. Se discute si GORRETZKA es de Bilbao o de Polonia. El BAR dice que con ese nombre, es vasco.

  56. Fueraparte la política y el fasto, es una putada morirse con 67 al acabar la clase de química orgánica de segundo. Yo ‘tuve el placer’, en la agrupación local de Chamberí, el siglo pasado.

  57. Vi Harold y Maude, según recomendación de Gómez (si fuéramos portugueses sería Gomes), y es verdad, hay que morir con 80. 75 es muy jóven, 85 demasiado viejo.
    Pido Real Decreto.

  58. Efectivamente, se escribe Leipzig. Y también se escribe Goretzka. Que será un alemán medio polaco o viceversa de los de aquella parte de allá.

  59. El BAR asegura que el Bilbao tiene atado su fichaje y que está convocado para el próximo partido de la selección española.

  60. El chaval de Harold and Maude había protagonizado un año antes una de las películas más insólitas y surrealistas que he visto jamás, Brewster Mccloud [El volar es para los pájaros]. Filmada por otro director de culto de la época, Robert Altman, y casi olvidada hoy, trataba de un adolescente cuya obsesión era fabricarse unas alas para poder volar. Lo ayudaba en esta tarea una enigmática mujer-ángel que tenía a sus órdenes una bandada de pájaros asesinos. Mi hermano mayor, gran cinéfilo entonces y hoy, me llevó a verla al cine cuando yo tenía once o doce años, y siempre la he considerado como una de las obras que más me han marcado en esta vida, de suerte que a lo largo de los años me he negado a volverla a ver para no llevarme una desilusión. Acabo de contemplar, por primera vez desde entonces, ese poético, extraño final en el Astrodome de Houston, y me sigue pareciendo maravilloso. Curiosamente, Bud Cort que así se llamaba el joven actor, tras protagonizar dos de las películas más rupturistas e interesantes de principios de los setenta, no volvió a rodar nada que tuviera un mínimo de interés y pasó toda su carrera en papeles de reparto en producciones de tercera fila. Una pena.

  61. https://www.elconfidencial.com/economia/2019-05-12/deficit-espana-fuese-inferior-cruzada-unio-sanchez-rajoy_1994850/

    Interesante leer esta portada de diario.
    Me recuerda a las encuestas, o al sistema D´ Hondt en las elecciones.
    Si va bien, es bueno, si va mal es malo.
    Cosas de la relatividad (no la espaciotemporal, no).
    Si se tiene una forma de medir para todo el mundo, lo que se debrá hacer es adaptarse a esa ley, no cambiarla.
    Adaptar tu forma de medir interna a lo que se tiene por modelo aceptado, y no tener excusas para poderla cambiar, como nuestra Constitución, que basta que no le guste a un grupo, para que nos planteemos que no es el buen modelo.
    La ideología trata de cambiarlo todo para que la proyección de su imagen se parezca a lo que quieren que veamos, sobre todo cuando lo que se maneja está muy lejos del conocimiento general, y su valoración es del “gusto” de los dominantes.
    Se tiñe el discurso de tecnicismo, muchas veces mal usados y sobre todo torticeramente, por muy legal que esto sea.
    La coherencia de la ideología es esa.
    Usa la parte de la ley que va bien para el objetivo, que es el poder y la permanencia en el mismo, y presiona para cambiar lo que no le va bien en absoluto.
    Segúramente la forma de medir sea la que más le conviene a Alemania que es el que más fuerza tiene.
    Y seguramente desde el principio de los tiempos europeos.
    Ahora nos adentramos en un período delicado, en el que el gobernante ve que se va a meter por dictado de su guión en charcos estructurales enormes, que terminarán haciendo un daño irreparable a la estructura del país, y lo mejor que se nos ocurre es que mejor cambiar la forma de medir, que medir con sensatez lo que provocarán los movimientos que se prevé hacer y que están ya casi firmados.
    La cuestión es que eso tiene gancho. Mucho.
    Lo llaman excusas de mal pagador.
    Ese que nunca se sienta a mirar que es lo que puede, sino que se deja llevar por sus deseos, por sus derechos lo llama la política y la educación de masas.
    El deseo de dar más, sólo está condicionado por el puedo y tengo, no por cómo eso sale en un balance y la capacidad de manipularlo para que quede más más bonito, con un fotoshop técnico, vulgo manipulación.
    El uso torticero de la ley.
    A nuestro mundo lo que le sobra son usos torticeros, no le faltan leyes, de hecho tenemos demasiadas y ninguna gana de respetarlas si no conviene.
    Lenguas, contabilidades, independencias, mujeres, solidaridades, voto, mayoría.
    Cambiarlo todo permanentemente, para que sólo se mueva nuestra conveniencia, no la verdad.

  62. Después he visto en el mismo diario que salen los videos de Eurovisión y que al de “La venda” se le va a caer de verdad.
    Australia, Rusia esas naciones europeas, parece que van a tener tirón.
    Pero la venda no se les cae, no.

    Hala, buenos días.
    Y todos a misa, que es domingo, el día del Señor.

  63. BEAUYS Y WARHOL
    Estos dos genios, cada uno a un lado del Atlántico, cambiaron el concepto del arte en el siglo XX. Simplificaron la realización de la obra de arte que podía ser simplemente conceptual y abrieron la puerta a que todo hombre fuera un artista. Beauys justificaba esto al considerar que la búsqueda del arte es la mejor forma de conocerte a ti mismo y mientras no llegaras a este punto no eras persona.
    Chopsuey bebe sin saberlo de esta concepción del arte pues aquí se crean artistas desde la nada, ilustradores y escritores que nunca lo habían sido.
    Chopsuey, a los que participamos activamente, nos hace artistas y por ende personas.

  64. Viejecita, no me olvido de su libro de explicación del motor de explosión.
    En el interin de que lo encuentre o lo escriba y dibuje, le enlazo este artículo de una revista de aviación, donde se dedica un serio artículo sobre los hermanos VOISIN y sus aviones y coches los Avions Voisin (que tanto le gustaron). Tambien podrá ver un avión Bugatti, precioso.
    Me ducumento para construir en mi serie de máquinas, un modelo que no llegaron a construir, del coche del futuro, mientras termino el Helica (un coche propulsado por hélice) de otro magnífico personaje inventor, Marcel Leyat, que como diseñador de aviones trató de llevar la hélice a los coches y trenes en los primeros años del SXX.

  65. Muchas gracias JrG.
    Me encantan esas máquinas de volar que nos enseña en su tumbler como las va construyendo. Si encima acabo de verdad entendiendo lo del cigüeñal, lo del árbol de levas, y así, me quedaré más ancha que larga.

    Ayer, estuve viendo por enésima vez a Helen Mirren, en “The Queen”, y me dió una envidia tremenda cuando se le quedaba el 4X4 empantanado al cruzar un pequeño río en Balmoral, y ella llamaba a su mecánico y le decía cual era la avería, recordándole que durante la GM II, había trabajado como mecánico y sabía lo que decía…

  66. Ha muerto Peggy Lipton, la dueña de la cafetería de Twin Peaks, exmujer de Quincy Jones y derrochadora de un pizpiretismo rubio solo al alcance de Boli Parker y alguna otra elegida.

    También ha muerto Brisseau, autor de pelis eróticas a la francesa, es decir, así como existencialistas de pecho pequeño. En su momento me gustaron y escribí algo sobre Clouzot y él (no copio los enlaces porque estoy con el móvil y es un coñazo).

    VOYEURS: CLOUZOT Y BRISSEAU

    La lámpara del cuerpo es el ojo;
    si tu ojo es limpio, todo tu cuerpo será luminoso.
    (Mt 6, 22)

    No sabría si calificar de limpia la mirada que un artista lanza al mundo con el propósito de escudriñar sus misterios. En el mejor de los casos es una mirada analítica y afilada que escarba en el torbellino de los hechos en busca de causas y relaciones para luego fijarlas en la relativa claridad de una obra artística. En un medio fundamentalmente visual como el cine parece que la cámara recorre con lascivia el objeto filmado, deteniéndose morosamente en él, examinándolo parte a parte, con lentitud. Como recuerda el blog Post-nuclear Bloody Diary, la figura del voyeur ha sido bien atendida en el cine. Y en el cine francés hay dos interesantes películas que, cada una con importantes matices, se deleitan en observar la brillante rotundidad de los cuerpos: La prisonnière (1968), de Henri-Georges Clouzot, y Les anges exterminateurs (2006), de Jean-Claude Brisseau.

    El film de Clouzot se abre con la mirada fría y atenta de un hombre que juega con una pequeña muñeca de goma, haciéndola adoptar diversas posturas obscenas. A continuación conocemos a Gilbert y Josée, una pareja muy años 60, liberales dentro de ciertos límites. Gilbert es artista y expone en la galería de Stan, el hombre que al comienzo observaba la muñeca. Un día Josée va a casa de Stan y éste le enseña su colección fotográfica. Entre unas imágenes de diferentes tipos de letra aparece como por error la foto de una mujer atada y arrodillada. Esta imagen conmueve y excita muchísimo a Josée, quien poco a poco va adentrándose en el peculiar mundo erótico de Stan: sesiones de fotos eróticas, dominación amo-esclava… Stan da órdenes y observa con placer la total sumisión de la esclava; Josée, por su parte, se estremece de gusto abandonándose a la voluntad de otro y se deleita en el temblor de la humillación.

    En primer lugar hay que destacar el espléndido trabajo de los protagonistas, un gélido Laurent Terzieff y una tórrida Elisabeth Wiener, quienes llevan a cabo un buen juego de complicidad y contrastes. El paso del mundo cotidiano al turbulento mundo del placer secreto se simboliza por el juego de brillos y colores de la galería de arte. En el piso de Stan, la acumulación snob de todo tipo de obras esconde en los recovecos del mobilario los materiales para las sesiones fotográficas que fascinan y atemorizan a Josée. Stan obtiene su mayor placer de la observación del cumplimiento de sus órdenes, secas y precisas. La cámara fija los instantes clave del rito. Aunque el transcurso de la película, cada vez más moralizante, va pintando de colores oscuros el comportamiento de Stan: no se puede tratar a una persona como una cosa sin caer en cierta inhumanidad, o sin tener cierto componente psicótico dentro de uno.

    El film de Brisseau es completamente distinto al de Clouzot, aunque rebosante también de erotismo mirón (si se le puede llamar así). Un director de cine pretende rodar una película con un importante componente erótico. Por ello, en el casting hace interpretar a las actrices las escenas más subidas de tono. Pronto encuentra a las tres candidatas idóneas, dispuestas a realizar delante de las cámaras todas las fantasías del director. Pero el peculiar clima afectivo que se establece entre las actrices y el director, una mezcla de amor y dependencia, acabará por envenenar la relación entre los cuatro. Todo ello está orquestado por dos ángeles (de ahí el título) que, no se sabe por qué, pretenden castigar al director.

    Brisseau realizó Les anges exterminateurs después de que su anterior película, Choses secretes (disponible en el muy interesante blog Descomposed) le costara una demanda de una actriz por abusos. Así que esta película refleja en parte lo que le ocurrió a Brisseau en su anterior película por adentrarse en los rincones más oscuros del sexo. Y ciertamente el cineasta pretende exculparse de todo, lastrando con esa vocación martirológica, como bien advierte Jordi Clotas en su blog, buena parte del atractivo del film. La dificultad y riesgo de los castings, el reto de encontrar un reparto adecuado, los caprichos e inseguridades que vuelven una tortura el trabajar con actores (seguro que Fernando Trueba suscribe esta postura: léase su Diccionario de cine), todo ello se retrata con elegancia y convicción. Sin embargo, es poco creíble el angelismo del director. Si, por un lado, actúa de agente provocador del deseo y el arte interpretativo de las actrices, por otro se muestra aparte de todas las pasiones que suscita: las actrices se enamoran entre ellas y de él, se pelean de la misma manera, le toman como protector y como amante inalcanzable, pero él se mantiene respetuoso y atento con ellas y fiel a su mujer. Es decir, todo es culpa de su irresistible magnetismo (¡incluso uno de los ángeles está enamorado de él!), que desata fuerzas que él no puede controlar. Así que su único pecado es despertar la envidia de los dioses, suponemos. Más allá de esto, la película es visualmente brillante, con unas escenas de sexo magníficas.

    Dos películas sin desperdicio que reflexionan de maneras muy distintas obre los mecanismos del deseo. La prisonnière se puede descargar en el infaltable blog Arsenevich, que día tras día va levantando una de las mejores colecciones cinematográficas de la red. Les anges exterminateurs se encuentra en Patio de butacas. ¡A disfrutarlas!

  67. Hasta en las mejores familias.

    Total, que he visto la noticia esta mañana y se me ha ocurrido sacar el tema por dar a la hora de las terrazas el calorcito del chimorreo, de resultas de lo cual he acabado disputando tan inesperada como agriamente con una amiga. Que si en el regocijo del rencor social me quedara otro gallo me cantara. Pero a) me flipaba que los huéspedes vecinos llamaran directamente a la poli sin pasar por Recepción; y además está el insoslayable b), cuando el probe Griñón dice así:

    «Se trata de una historia desmesurada. No me parece bien que la presunción de inocencia no pueda aplicarse igual siendo hombre o mujer».

    Se me ha ocurrido comentar, a este propósito, que una ley que supone que un hombre de 82 años va a poder atacar a una mujer de 42, por el hecho merito de ser un hombre, es una ley muy estúpida y muy sexista.

  68. Me ha salido mal el enlace a la película de los gatos. No sale la publicidad de Filmin, sale mi cuenta. 🙁

  69. Seguro que tú ya tienes cuenta en Filmin, Holmesss. Lo que pasa es que quieres ver el documental de los gatos en dos teles a la vez, para no perder un detalle.

Los comentarios están cerrados.