Las fiestas de Ceta

Por Olmedo.

Habíamos pasado con creces el ecuador de los años setenta y corría un aire fresco de disidencia que trataba de arrinconar las costumbres más rancias y atávicas del “anciene règime”, si la proverbial magnanimidad de los habituales lectores de este vuestro fanzine es capaz de pasar por alto, con un rictus de indulgencia con el escritor que se sabe indigno de sus lectores, el uso de esta expresión gabacha, cursi como pocas, pero que viene al pelo para nombrar lo que entonces se conocía como la oprobiosa y que ahora, con la perspectiva que dan los años, no nos lo parece tanto.

Los jóvenes éramos tan jóvenes, que diría Santi Carulla, que andábamos zascandileando todo el día, haciendo como que estudiábamos (algunos estudiaban de verdad) frecuentando la universidad para lo que verdaderamente importaba, que era ligar, acudiendo a baretos donde expendieran cubatas “de amigo” a buen precio, sin importarnos la calidad de los destilados ni la decoración o limpieza de los garitos. Al recordar antros como Chapandaz, bebedizos como la leche de pantera o la vaca Molly y garrafones como los de Lagartos y Bodegas Benitez, así llamada por la exuberancia mamaria de las hermanas que lo regentaban, se le enchina a uno el cuero.

Las máquinas que manejábamos eran básicas, en motos predominaban las Vespas o Lambrettas y el ideal era tunearlas todo lo mod que se podía, que era poco. Las Lambrettas sin tapas y con la chapa recortada eran lo más (el Calvo tuvo una, envidiada por todos) aunque los más pudientes se hacían con motos de campo, que para eso éramos potencia. Las Bultaco Lobito o Matador causaban sensación, como sus competidoras las Montesa, sobre todo la Cota que, aunque era de trial, se usaba para fardar por las calles de Madrid rivalizando con Sherpas y McAndrews y en coches, menos frecuentes, los que tenían un dos caballos o un mini eran unos privilegiados; vamos, como American Graffity, pero en Argüelles.

Dejo aparcado el tema motorístico (hago hincapié en el hábil juego de palabras que quizá por su sutileza pudiera pasar inadvertido) que tan bien nos ha relatado nuestro querido amigo Joserra, para adentrarnos en el tema principal, que como sagaces lectores que son, habrán adivinado por el título de la entrada, es el de las fiestas, guateques o reuniones que se organizaban por aquellas épocas.

Generalmente se hacían para festejar cumpleaños y solían contar con la incómoda presencia de los padres. Eran estas reuniones extremadamente castas y su única ventaja es que se comía bien, pero en cuanto unos padres dejaban su domicilio conyugal por cierto tiempo, los hijos se encargaban de organizar fiestas sin padres en las que la moral se relajaba algo más y no era infrecuente que los más osados lograran comerse algunas roscas, límite máximo superior al que, salvo muy raras, aunque jugosas ocasiones (confío en que se sirvan excusarme si la expresión ha evocado de manera involuntaria imágenes lúbricas en sus mentes calenturientas) solían atenerse las relaciones originadas en estos eventos.

Las canciones lentas eran las más buscadas y los surcos de los discos de Cat Stevens, Bee Gees (de los primeros tiempos) o Leonard Cohen sufrían un duro desgaste, que unido al inevitable vertido de cubatas, los inhabilitaba para su escucha en aparatos o gusanos de altas prestaciones. Como yo tenía un Dual Bettor monoaural, tampoco me importaba demasiado cederlos para regocijo de la muchachada.

Es obligado comentar que para la adecuada provisión del elenco femenino en estas francachelas, aparte de los socorridos listines telefónicos, utilizábamos como cebo a los poseedores de las máquinas más punteras, preferiblemente motos, a los que enviábamos a los andenes habituales para conseguir el número suficiente de chicas que posibilitara la cuchipanda.

La madre de todos los guateques de este tipo, pionero en su clase y modelo a seguir para todos ellos, aunque nunca llegara a superarse, fue el que conmemoraba el vigésimo cuarto cumpleaños de nuestro querido adalid, el marqués de cubas libres, celebrado en un piso gigantesco en Cea Bermúdez, que los padres de Trooper (nobles e incautas criaturas) cedían a sus hijos para que estudiaran y para que el mayor, con dotes artísticas, usara como estudio de pintura.

Ya habíamos utilizado esta sede como escenario de alguna que otra fiesta, con resultados dispares, pero en esta ocasión la celebración se preparó con mucho esmero entre el anfitrión, el homenajeado y el que luego fuera su cuñado, realizando una invitación con todo lujo de detalles en la que se incluyó una lista de no invitados que no dejaba títere con cabeza y en la que el propio Trooper dibujó un conjunto musical encabezado por el marqués, en el que pueden verse destacados miembros de la pandilla, alguno de los cuales ya han desfilado por estas páginas, como el mencionado Calvo al saxo, Jajaime a la guitarra, Paquito a la flauta (ésto en sí mismo es un juego de palabras de difícil traducción), yo a la batería y el Barbas haciendo coros. La susodicha se hizo llegar a familiares y amigos y se movieron con frenesí los listines (el más célebre es el que tenía el Pato en la cara interior de la puerta de su cuarto que, según la leyenda, llegó a cubrir completamente, para avisar a todas las muñecas disponibles para tan magna ocasión).

Afortunadamente ha quedado algún ejemplar de la invitación, como el que ilustra estas líneas, que espero sea del agrado del respetable. Lo tosco de su factura, que confío sepan disimular, no le resta mérito como documento histórico.

El guateque creó un precedente tal, que durante muchas semanas no hubo necesidad de volverlo a organizar: todos los sábados por la tarde acudían al piso, sin aviso previo, un selecto grupo de vedettes, a veces acompañadas, lamentablemente, por arribistas y gorrones, pero que dieron un juego considerable, teniendo en cuenta las circunstancias socioculturales reinantes. Las fiestas eran sonadas, tanto, que la vecindad protestó enérgicamente y terminaron siendo prohibidas por la autoridad comunitaria, personificada en Justino el conserje, que acuñó la célebre frase “procurad de la prudencia” y la familiar, a través de su más alta dignataria, la entrañable Mele. No obstante, dejó una impronta, un sistema operativo, en definitiva, un “savoir faire” (no podía decepcionar a mi público dejando pasar la oportunidad de añadir un galicismo al final del escrito, generando una estructura capicuística muy propia del estilo rococó tardío –no confundir con el florido- al que pretendo adscribirme) que pudimos aprovechar durante años para todo tipo de saraos.

92 comentarios en “Las fiestas de Ceta

  1. Olmedo de joven tenía el pelo negro, pero el marqués ya era igual que ahora.
    Una pena no invitar a Boby Deglane, ni Pepe Da Rosa.
    Muy acertada por otra parte, la música de Rudi Ventura.
    Se ve que esta entrada nace con voluntad de continuación, para ofrecer detalles, muchos detalles que todos esperamos de una plaza grande y libre como el Madrid de esos años, en contraposición a castas villas de provincias donde uno habitaba en esos años.

  2. Jajajajajajaja.

    La invitación con la lista negra es buenísima, incluyendo al politburø.

    La pena es que no se acaba de ver a qué daba derecho el vale recortable.

  3. Genial, Olmedo. Me gusta mucho que en la lista negra no esté Esteso, pero sí Pajares, algo que denota el gran gusto que tuvo tan afamada fiesta.

  4. Hay muchos que no conozco en esa lista negra, por ejemplo el portero del sol o Escolástico Medina. Los que conozco todos bien vetados, estropearían cualquier fiesta, excepto Linda Lovelace, exclusión que Olmedo ha de explicar por inaudita, y la de Junot, que intuyo podría obedecer a la envidia de haberse trincado a la Carolina.
    La entrada merecería una lista de la música para hacernos una idea.

  5. La entrada es muy divertida, y la lista negra también

    ***.

    Hablando de princesas de Mónaco: supe, sin el menor asomo de duda, que mi mejor amigo de la infancia había sucumbido a la locura –no de manera metafórica sino literal; de hecho lleva ingresado en un psiquiátrico cerca de cuarenta años– cuando vino a verme al cuartel donde yo hacía la mili una mañana para contarme que se había enamorado de Estefanía de Mónaco. Primero pensé que me tomaba el pelo, pero cuando vi que hablaba en serio comprendí que se le había ido la pinza.

  6. Los nuevos trabajos de mierda invisibles.

    “Esta historia es solo una entre las docenas de casos que han comenzado a abrir el telón para mostrar cómo funciona la industria de la inteligencia artificial (IA). Los trabajadores no solo etiquetan los datos que hacen que la IA funcione. A veces esos trabajadores son la inteligencia artificial. Detrás de la IA de control de contenidos de Facebook, hay miles de humanos que controlan el contenido; detrás de Alexa de Amazon, hay un equipo de transcriptores de todo el mundo, y detrás de Google Duplex a veces hay personas que imitan a la IA que imita a los humanos. La inteligencia artificial no funciona con polvo mágico sino gracias a los trabajadores invisibles que entrenan algoritmos continuamente hasta que logran automatizar sus propios empleos.”

  7. Adaptaciones
    viernes, 07/06/2019 a las 09:33

    Siempre supe que dentro de la máquina de tabaco había un enano que deja caer el paquete y echa las cuentas para dar las vueltas.

  8. THE DOORS
    Los esquizofrénicos sufren con frecuencia alucinaciones auditivas y visuales muy vívidas a partir de las cuales crean historias sorprendentes. Se sienten enviados de Dios, o de Napoleón, o de los marcianos, con la misión de salvar el mundo. A veces se ven obligados a asesinar a su madre, por ejemplo, por considerar que se opone a sus planes. Todo forma parte de un delirio que la sociedad no ha sabido como tratar, se usaron las estabulaciones crónicas en los frenopáticos con camisa de fuerza o los choques insulínicos, pero ambos métodos solo lograban convertir al paciente en un vegetal.
    En los años 50 la farmacólogos desarrollaron los primeros bloqueantes dopaminérgicos ( los síntomas provienen de una excitación sin control de los neurotransmisores dopaminérgicos en las neuronas) y el pronóstico de la enfermedad cambió radicalmente. El Largactil conseguía controlarlos y reinsertarlos en la sociedad, ello llevó en los años 70, con el movimiento de la antipsiquiatría, a cerrar miles de frenopáticos.
    En los años 60 al hilo de movimientos contraculturales que se originaron en California se fue creando un movimiento psicodélico donde confluía la literatura, las drogas y la cultura. Aldoux Huxley escribió “The Doors of Perception” basándose en un verso de William Blake. Jim Morrison y su banda The Doors crearon la canción “Break on through” inspirada en en ese asunto y la mecha se encendió. Los Doors eran jodidamente buenos, Morrison un artista total, luego aparecieron Joplin y Hendrix. Todos murieron intoxicados por las drogas en breve tiempo. Este es el mundo al que Escohotado quiso adherirse desde Ibiza donde andaban Pink Floyd o King Crimson dándole a la psicodelia. Allí se hizo adicto a las drogas y puso su literatura al servicio del mal.
    Las drogas psicodélicas básicamente lo que hacen es excitar los receptores dopaminérgicos, es decir, producir una esquizofrenia farmacológica. Eso son ni mas ni menos los viajes psicodélicos de los que tanto se habla. En entornos controlados y por personas sensatas, quizás como Escohotado, producen viajes placenteros, pero en con mucha frecuencia llevan a la locura, a la muerte temprana, al suicidio. Este es el precio de abrir las puertas de la percepción. La pretensión de que su uso masivo produciría una humanidad mejor y no habría guerras es una utopía que ha generado literatura basura en grandes cantidades.
    Otra cosa diferente es que en los trastornos de la personalidad, en la enfermedad bipolar,en la anorexia, en los enfermos terminales, puedan jugar algún papel, pero siempre como uso médico, no recreativo como se ha pretendido. Estamos ante uno de los mitos que mas daño ha hecho a la sociedad. Es triste que la música y la literatura hayan contribuido a expandirlo. Con los ignorantes habituales a rebufo, claro.

  9. Ya lo decían Kamenbert en aquella Barcelona de los años ochenta:

    Tuve una novia psicodélica
    pero la tuve que dejar,
    era una relación muy sádica
    y el ácido me sienta mal.

  10. La parte final del Quijote, la que transcurre en Barcelona, es la menos conocida pese a ser particularmente divertida.
    En casa de Antonio Moreno someten a Alonso Quijano a una cruel burla con una cabeza parlante que desencadena en nuestro héroe todo tipo de especulaciones disparatadas. La cabeza está unida a un tubo conectado con el piso de abajo desde el que el sobrino de Moreno está hablando.
    A mí me parece que un español si habla de enanos escondidos en las máquinas debería usar este ejemplo. Se confirma mi sospecha de que no se lee el Quijote y solo Viejecita lo reconoce.

  11. MÁS ENANOS
    Ayer por la noche vi «Naves misteriosas» («Silent Running»), una de ciencia ficción de los setenta con Bruce Dern de casi único protagonista. Es una fábula ecologista que hará las delicias de Greta la niña diabólica, si su credo le permite ver la tele. La banda sonora son canciones ampulosas y cursis de Joan Baez. En unas naves espaciales se mantienen al mando de Bruce unos hábitat naturales terráqueos que en nuestro planeta ya no hay por algún motivo que no explican. A Bruce le ayudan tres drones, que se llaman como los sobrinos de Gilito, y que están interpretados por tres enanos que se mueven de una manera extrañísima.

    La peli es una buena castaña aunque las naves y las tomas de los conejitos entre las plantas molan un puñao.

  12. Una precisión a la crónica -magnífica y veraz, como no podía ser de otra manera viniendo de la pluma (sic) de Olmedo-. El portero y pretendido boicoteador de las fiestas de Ceta (o Z, que la doctrina no es pacífica) no se llamaba Justino, sino Policarpio. Le llamábamos Poli para abreviar y, en aquel tiempo, nuestra relación era mala, malísima, no solo por los festejos -que, como apunta el cronista de hoy, se convirtieron en semanales (sin contar las visitas más reducidas cuando alguno conseguía pareja ocasional)- sino por los múltiples incordios que le causábamos a la comunidad de vecinos. Entre estos, no era el menor la ocupación de amplias zonas del garaje con las vespas y lambrettas que íbamos consiguiendo de aquí y de allá y pretendíamos reparar con más ánimo que conocimiento. La cosa derivaba más veces de lo que la prudencia aconsejaría en dejar piezas, esqueletos mecánicos y tremendas manchas de aceite en lo que se suponía que eran plazas de parking…
    Hoy en Ceta (o Z, que la doctrina no es pacífica) desempeña el cargo de portero el hijo de Poli, que, por falta de imaginación o tradición familiar también se llama Policarpio y también es conocido por Poli. El joven (es un decir) Poli le da a la priva por encima de toda medida y pasa la mayoría de las horas en condiciones lamentables que le inhabilitan para las labores de guarda, limpieza y general intendencia que su puesto exigiría. Uno de mis hermanos, protagonista de las fiestas de entonces y enemigo acérrimo de Poli padre, es hoy presidente de la comunidad de propietarios y defiende y encubre a Poli hijo de la persecución de los vecinos…la historia es larga y vuelve una y otra vez con sus guiños y bromas -como nos glosaba el marqués con su vecino comunista- y nos va poniendo en nuestro sitio.

  13. Allá por los setenta, el padre José Luis Martín Vigil tenía una página de cine fantástico en una revista de cómic de terror que yo leía –Rufus, Vampirella, Vampus o alguna de estas–, y en la que le dedicó a esta película escribió que el absurdo título español de Naves misteriosas venía dado porque el tipo al que le encargaron traducir el título original no tenía ni la menor idea de inglés.

  14. A la crónica de Gómez solo puedo añadir que Manel Valls hizo ademán de ocupar la única silla vacía de los alrededores, vecina a la mía.
    Mentalmente ensayé mi saludo:
    -Monsieur le Premier Ministre, cette chaise est réservée à une belle femme ou, à défaut, à Chopsuey.
    No hizo falta, apareció su novia, entre aspavientos:
    -Manel, vine, vine, que aquí tenim cadires reservades!
    Se fue, contrito y disciplinado, y al poco apareció Gómez.
    Qué decir, si llegado el momento del cóctel yo mismo tuve que abandonar el condumio, requerido de amores. Casi mejor, porque igual hubiera cedido a la tentación de hacerme un selfie con Savater o Vidal-Quadras. Hay que establecer orden y prioridades, también en las tentaciones.

  15. Ayer, después de que el amor reclamara a Holmes, me pasó algo divertido Durante el cóctel posterior a las mesas redondas comenzaron a ofrecer unas bandejas de canapés. Pues bien, una de las camareras no sé si me vio aspecto desnutrido o quizá de gorrón profesional, pero el caso es que comenzó a perseguirme bandeja en mano por toda la terraza. Cada vez que me giraba la tenía a mi lado: salmón con queso, remolacha con algo, tostadas de jamón, puré de no sé qué con apio… Al final, entre risas le comenté que me estaba comenzando a asustar un poco su amabilidad y que si la enviaba mi madre para asegurarse de que no me iba a mi casa sin cenar. “Parece que le persigo, ¿verdad?”, se rió. A veces es mejor el exceso que la carencia, así que comí y bebí un poco más antes de irme,.

  16. Justino no era el portero de Z sino de los Apartamentos Playmon Fiesta de Benidorm donde Olmedo veraneaba. En su honor jugábamos cada verano el Torneo Justino de Tenis en las instalaciones de Playmon, un Master 250 que no se jugaba al mejor de 3 sets sino hasta que perdíamos la única bola que teníamos.

  17. Acaba de irse mi cliente al que supuestamente su hermana y un primo intentaron asesinar dos veces. Nada más volver de Francia ha venido a verme. Los locos me producen una cierta tristeza y al tiempo me despiertan enorme curiosidad. Los aguanto bastante y los compañeros me lo reprochan. Suelen contar historias confusas pero interesantes. Tengo pendiente relatar la de la señora a la que los extraterrestres entraban en casa; lo sabía de cierto porque notaba que al metro le iban faltando centímetros. Cada vez que venían uno o dos. También revolvían los estantes y los cajones. A este lo he enviado a un penalista, rama del derecho adecuada para lidiar con asuntos de enjundia como son los asesinatos. Era eso o decirle que está loco y que vaya al médico. Me ha preguntado, algo compungido, el nombre de un buen penalista y me ello me ha producido un pequeño conflicto moral. Por un instante pensé en darle satisfacción a él y a mi y enviarlo a alguno de los que me caen mal. Luego he decidido que no. Los que me caen mal suelen ser hijos de puta, al menos según mis estándares, y seguramente lo desplumarían o lo tratarían mal. Se ha ido cabizbajo, sin rumbo, a buscar otro abogado y a mi se me ha quedado mal cuerpo.

  18. En una novela detectivesca, Mortimer, la semana que viene leerías en el periódico que el tipo ha aparecido asesinado por unos desconocidos. Una de las mejores obras del género detectivesco que he leído nunca (y supongo que glosado aquí), El percherón mortal, trata de un psiquiatra que recibe en su consulta a un joven que asegura trabajar para tres duendes que le obligan a realizar actos absurdos, como regalar monedas de veinticinco centavos a los transeúntes o llevar flores exóticas en el pelo. La novela, una reflexión sobre la locura, es excepcional. Ya siento y me voy a mi plancha.

  19. Me resulta cada día mas difícil convivir con el entorno flower power de marketing en redes sociales y profesionales también, que avanza como plaga de conejos.

    Todas las empresa son sostenibles, eco friendly, respetuosas con los animales, y cagan arco iris de colores. La última creo que ha sido, me negué a verlo, un documental sobre una conocida marca lechera española que colocaron en National Geographic.
    Mi primer impulso es no comprarles nada a todos estos babosos, pero a veces el producto lo merece a pesar de ello y mi segundo impulso es no venderles una mierda, pero claro a ver quien se lo explica luego al consejo.

  20. Muchas gracias por los amables comentarios, totalmente inmerecidos y las exactas y procedentes precisiones de Trooper y el marqués. Aunque me considero el desmemoriado con mejor memoria de mundo (suelo acordarme tarde de las cosas, pero me acuerdo) está claro que la edad no perdona y me parece increíble haber confundido a Policarpio, martillo de los herejes festeros, con Justino, mentor del I Torneo Justino de tenis en el que solía apalizar al marqués con mi juego de fino estilista, forjado en campos de tierra sin batir, con cuerda entre árboles en vez de red, raquetas paquistanís y resistentes pelotas Gorila.
    Realmente lo que tiene mérito es la invitación y la lista negra. Aprovecho gustoso la ocasión para aclarar a Mortimer que Escolástico Medina era un célebre presentador televisivo, conocido como Tico Medina, del que quizá recuerdes sus retransmisiones eurovisivas; tenía un programa de música en televisión a mediodía bastante burlesco. El portero de El Sol, local puntero de la movida en la calle Jardines, que todavía existe, era un cabrito, como suelen serlo todos, que dejaba entrar o no según su libre albedrío y los signos externos del supuesto glamour que exigía el antro.

  21. ¡ Seré despistada !
    Hasta hace un ratito, no me he dado cuenta de que al ser viernes, había entrada nueva.
    Y me ha encantado. Aunque yo, para la época de los guateques sin padres que relata Olmedo, ya estaba metida en casa, haciendo mi imitación de madre de familia tradicional, y ni guateques ni nada.
    Y voy a ampliar la ilustración todo lo que pueda, a ver si consigo leer los nombres de todos los excluidos, y si reconozco a los “músicos” de la ilustración.
    ¡ Una Gozada !

  22. Gómez
    viernes, 07/06/2019 a las 10:14
    Viejecita, lo de ayer en el Alma.

    Muchas gracias Gomez. Lo he disfrutado.

    He empezado a escribir sobre locos y loqueros, los tratamientos varios, y las distintas medicaciones, que de eso sé bastante, pero lo he borrado, que es demasiado personal, y no me pertenece sólo a mí.
    Ya siento.

  23. Olmedo, en nuevo lapsus memoriae, ha confundido a Tico Medina, maestro de periodistas, con José Luís Uribarri que era el de Eurovisión y los programas musicales ridículos. Ya conté aquí que mi prima Merche era su secretaria y yo le vaciaba los anaqueles de vinilos que ahora conforman colección envidiable en la disco del Zulo.

  24. Por cierto :
    Cuando hay nueva entrada en Chop Suey, ya no me avisa en mi correo. Con el vicio que tengo, no pasa nada, que cada día vengo a lo último del día anterior, pero a veces me despisto, y me quedo en lo de la víspera. En los demás blogs de Worldpress que sigo, sí me avisan. Debe ser por culpa de no estar en Gravatar. He intentado darle de nuevo a seguir, pero me dice que mi correo ya está.

    De vez en cuando escribiré donde ya no tocaba. Una pata más.
    Ya siento

  25. Gomez (12’40)
    He leído su crítica y estaba necesitada de un libro escapista, que estoy leyendo unos libros sobre el 11 M, y sobre España, que me están dejando hecha polvo.
    Así que me he ido a mi kindle americano, y lo tenían. Y en V.O. Lo he comprado inmediatamente, me lo han mandado corriendo , y ya he leído el primer capítulo.
    No creo que me dure mucho el libro, porque lo estoy disfrutando.
    Gracias.

  26. Gracias Olmedo. Por un momento me advino a la memoria la cara de Mariano Medina, el hombre del tiempo, aquel que en BN, con una pizarra y una tiza nos enseñaba las isobaras. He tenido que ir a buscar a Tico Medina para ver quién era. Un olvidado.
    Ahora me acuerdo de aquel crítico de cine, Alfonso no sé qué, que tenía una voz entre gangosa y tropezada. A todos los directores que no fueran Ford, Hichcock o Houston decía de ellos que eran “un honrado artesano de Hollywood”, cosa que siempre me pareció un insulto insuperable.

  27. Sherpas y McAndrews

    No quiero resultar pesado, pero imagino que en el apartado motos, cuando se menciona esa “McAndrews”, se referirá a la preciosa Ossa MAR, acrónimos de Mike Andrews Réplica por el famoso piloto de la marca.
    Su decoración Blanca con franjas cruzadas verdes, era un espectáculo.

  28. Por cierto Olmedo la marca de su actual motocicleta, ha sacado un ejemplar de más cilindrada bicilíndrico.
    Por la descripción técnica parece una máquina muy apetecible, dentro de la razonabilidad y pragmatismo motero que le caracteriza a su marca y a usted.

  29. Joder, no doy una…
    Me resulta especialmente molesto dar la razón al señor marqués, pero cuando la lleva hay que dársela. Estoy derivando de forma alarmante a ser el desmemoriado con peor memoria del mundo.
    Quizá me ha jugado una mala pasada el subconsciente por el hecho de que José Luis Uribarri se merecía mucho más estar excluido que Tico Medina.

  30. MGaussage
    viernes, 07/06/2019 a las 18:28

    Ahora me acuerdo de aquel crítico de cine, Alfonso no sé qué…

    Alfonso Sanchez.
    En la época en que lo recuerdo, que yo tenía 15 o 16 años, estaba enamorado de Marylin Monroe. Era amigo de mi madre y le escribió un artículo, con foto y todo, en el Garbo.
    A mí me encantaba su voz de rana acatarrada.

  31. Gracias, JRG, en efecto me refería a esa preciosa máquina. Sus poseedores tenían una gran ventaja sobre el resto a la hora de elegir pareja. De hecho, un miembro de la pandilla de Villalba tenía una y era conocido, cómo no, por Macandrius y aunque recuerdo perfectamente a la novia que se echó, la popular Encarnita, un bombón, hermana de Maite, el animal bonito, soy incapapaz de recordar su nombre.
    En cuanto a Fradejas no puedo estar más de acuerdo. La juventud baila creo que se llamaba, aunque hoy no me fío de mi memoria

  32. Gómez
    viernes, 07/06/2019 a las 19:21
    Alfonso Sánchez: muchos dicen que es lo mejor que Garci ha rodado jamás.

    No lo había visto , me ha gustado mucho, y me ha traído viejos recuerdos, pero de Garci, prefiero El Crack, y el Crack 2, y You’re the One. Esas las tengo en casa.
    Muchas Gracias

  33. Vi este corto en el cine Capsa, vestido de soldado, en el 80 0 el 81, antes de un pase de To be or not to be de Lubitsch. Un programa redondo, como puede verse.

  34. El doctor presidente en funciones no tiene prisa.
    El doctor presidente en funciones no quiere mover ninguna ficha, juega al tancredo, imitando malamente a Rajoy.
    El no tiene ningún interés en que los problemas de los municipios, las comunidades autónomas y el país se le vengan encima.
    De momento, juega a salir en las fotos de Europa, a repartir cargos y consolidar el poder de su empresa y el interés de sus accionistas, repartiendo Stock Options, entre sus colaboradores (igual lo he dicho mal y debería decir de su país y sus votantes y resto de la Junta General).
    Los demás también andan a lo mismo, sólo que la competencia tiene menos posibilidades y cada uno se pelea por sus migas de nicho de mercado, en vez de tratar de aunar esos nichos para llegar a un cupo más amplio que es lo que podría muy bien hacer.
    Jugar a divide y vencerás es lo que tiene.
    Igual al CEO le va bien durante un buen rato y se asegura un retiro cómodo, pero a la empresa cada vez le va peor.
    Mientras tanto el verdadero enemigo, el que está fuera, o en los límites, pone las barbas a remojar pues tiene más o menos los mismos problemas.
    El enemigo interno, sin embargo, sigue obstinado en su tarea de hacer ruido, y prepara el siguiente asalto con la rapidez perentoria del que sabe que aburre a la audiencia, pero que ahora ya sabe cuales son las claves de cómo no cometer errores ante un juez.
    Menos mal que nos quedan las fuerzas del orden y la justicia, aunque viendo a la Fiscal y sus divagaciones, ya no sabemos muy bien qué es qué.

  35. El cine Capsa, maravillosa sala cinematográfica hoy desaparecida, fue la misma donde la musa intelectual del prusés, Pilar Rahola, comentaba no hace mucho que en su momento vio desde la primera fila, sin entender nada, El acorazado Potemkin.

    –¡En ruso, es que la vi en ruso! –dijo para aclarar su incapacidad de comprensión del clásico del cine mudo.

  36. Buenos días Gomez.
    Me gusto la entrada de su blog, pero no he podido ponerle lo que quería, pues estoy a un nivel muy inferior en maquinitas de tecla al de Viejecita.
    Me hizo recordar las sesiones triples a 25 pesetas del cine de los curas del colegio. El cine Uranzu.
    Esos trucos y otros los hacia Portu QEPD.
    Tenía una nariz que la de Cirano era normalita.

  37. Sólo vengo a darles los buenos días, que me he dormido hasta tarde, y tengo que ir a por víveres, y así.
    ¡ Menos mal que ayer , como tuve “artistas” a quitar el cobertor a la piscina y hacerle la primera limpieza, y no podía salir de casa, pude planchar casi todo mi cerro que me tocaba para hoy !
    Hasta luego, espero

  38. Ferrari 312 B. El motor “plano” o boxer de 12 cilindros metido en un monocasco de aluminio. Una revolución para bajar el centro de gravedad de los monoplazas, invento de Forghieri.
    No funcionaba todo lo bien que el quiso, pero salió un coche mítico para la calle. El 512BB. Junto al 218GTO y el F40, forman mi triplete Ferrari.

  39. FERRARI 312 B. Película documental en italiano muy interesante y con magnífica imagen. Si que es para tener cierto conocimiento, pero la puede disfrutar cualquiera con curiosidad por la Formula 1 y su técnica.

  40. Este es el reportaje de la vida de un piloto del TT de la Isla de Man.
    Un típico fanático de las motos y las carreras.
    Guy Martin, el mecánico de camiones.
    Un buen reportaje. En Inglés.

  41. Poner chistera y alpargatas a cuerpos de seguridad se hacía con el objetivo sólo de “interlocutar”, y por la paz y la no violencia del mundo.
    Eso sí, los gitanos después del diálogo, a la puta calle.

  42. MGaussage
    sábado, 08/06/2019 a las 10:39

    Sí lo pusiste el otro día y gracias.
    Por el momento desconfío de la película con lo visto en el trailer.
    Cuando la vea opinaré.
    También pido perdón a España, por ser tan cansaovejas con mis enlaces en lenguas ajenas.

  43. Quiero la Historia Universal del Arte Universal y Español de Perroantoño, compilador y editor ❤

    El otro día me acordé de una mujer que estaba con mi madre en el hospital, hace ya muchos años; ella le llamaba gasógeno al oxígeno y otras cosas propias de gente creativa o bien sea aquejada de una lesión neurológica en el área de Wernicke. Era aquella época no tan lejana en la que el Hospital de Basurto tenía pabellones interminables llenos de camas separadas por biombos, como en los de las películas de las guerras del Siglo. Qué siglo va a ser, alguno de vosotros, bilbadinos, lo recordaréis. CLARO, NO OS ALCORDÁIS POR CAUSA DE VUESTRA INSULTANTE JUVENTUD. Basurto Gardens solía también estar lleno de gitanos condolientes al sol, agónicos manque contentos, por el sol. El Sol. Ahora habemos menos gitanos, menos sol.

  44. Estoy en Porrera, pueblo del Priorato donde Lluís Llach hace de las suyas. Me acompañan tres amigos, con los que en su día celebramos los 24, los 20, los 60, como Olmedo y sus cuñados.
    Los míos son algo impresentables: uno le pregunta a la enóloga quién es Parker, luego dice que al llegar a Porrera liará un porro. En eso anda.
    El pueblo me evoca la Alpujarra; todavía destila aromas del siglo XIX, al fin y al cabo hasta casi 2000 la comarca era la más pobre y olvidada de Cataluña. Un día, un hijo de los Palacios de Rioja se enfadó con su padre y se dijo:
    -Vas a ver de lo que soy capaz.
    Vino al Priorato, y el resto es historia, si non é vera….
    Mañana llevaré a mis cabestros a Scala Dei, cartuja que lo fue durante 1000 años, hasta que la ilustración mal entendida de Mendizábal la convirtió en cantera para la construcción local.
    En Francia pasó 1789, guillotinas, y lo que quieran, pero ahí está Cluny.

  45. ASÍ VA ESPAÑA
    Hace unos cuantos años había quedado para cenar con un amigo. Estando sentado en la mesa del restaurante recibí su llamada. “Se acaba de morir mi suegra, llegaré un poco más tarde, ve pidiendo la comanda”.
    Anoche había quedado a cenar a la salida de los toros con Emecé, Josénez, Brema y CGAlix. Estando sentado en la mesa de Toribio recibí un WhatsApp de Josénez. “Nos hemos ido a tomar unas cañas, ya iremos”.
    En ambos casos estuve esperando 45 minutos a los comensales, pero comparen la argumentación de entonces con la de ahora. España ha perdido las buenas costumbres, la seriedad en las citas y la hombría de bien.
    Ya comentando la corrida observé que ninguno había leído el Cossío. Les referí los naturales con la derecha que había instrumentado el diestro extremeño Farreras y al parecer no se habían enterado. Estarían tomando cañas…
    Comentario aparte merece el estilismo de Emecé. No esperaba que nos obsequiase con la obligada mantilla y peineta, pero tampoco imaginaba que a pesar de ir a un tendido de sol llevará calzado plano, concretamente unas wambas.
    Aquí lo dejo, de momento.

  46. jRg, había que trazar un vía de tren y si la razón dictaba que para ello había que pasar por una esquina del enorme claustro de Cluny, se hacía y punto. El resto de monasterio y anexos podía seguir igual.
    Aquí cuando se dicta una ley para limitar el poder de la iglesia, al minuto aparecen cuatro dispuestos a sajar cuellos de monje, y éstos huyen despavoridos. El populacho se hace sus casas con piedras desmontando Poblet o Scaladei, más baratas que en la cantera, aquí paz y después gloria.
    Laus Deo

  47. Buenos días a todos :
    Ayer no pude volver, que me dió un cólico de “rías bajas” ( me da uno más o menos cada dos años ), y como no resisto el dolor sin ponerme furiosa, y sin armar la de dios, ( afortunadamente tengo el umbral del dolor muy alto, e incluso las roturas de huesos me entero de ellas pero no me duelen como a otras personas ), hasta ahora, que ya estoy del otro lado, no me he atrevido a venir, ni a acercarme al mac, no fuera a mandarlo por los aires.

    Perroantonio
    domingo, 09/06/2019 a las 00:36
    Hay más tontos que botellines.

    Decir que me ha encantado esto. Y que me parece ridículo el afán por “entender de Arte y de Cultura “. Que si a uno le gusta algo de verdad, o si le disgusta, no me cabe en la cabeza que se pliegue a los “Dictados de Los Gurus Mandamases”. Que ni Van Gogh, ni Modigliani vendieron cuadros en vida, ( que los regalaban a amigos, o se los cambiaban por lienzo y por pintura a sus proveedores ). Incluso a alguien tan bueno, tan moderno y tan actual como Roger Cecil, ( un artista secreto, como le llama Peter Wakelin en su biografía ), incluso a él, lo conocen cuatro gatos.
    En cambio, hay auténticos truños, ante los que se extasían los críticos, y que se valoran en millones.

    Y lo mismo ocurre con los libros .
    Y hablando de libros ; anoche estaba en un ¡AY!, y tuve que dejar para hoy el final de “The deadly Percheron” de John Franklin Bardin, que había recomendado Gomez. Y, aunque no he leído el final del todo, ya puedo decir que me ha encantado, ( espero que ese final no lo chafe ), y le doy las gracias a Gomez por la estupenda recomendación.

  48. Ya veo que antes me he hecho un lío con lo de las rayas laterales. Torpe que es una. Ya siento.
    Les enlazo la última entrada del blog de Txirlo, que no tiene texto, sólo un par de viñetas de Santi Orúe
    Espero que les hagan gracia.

    Hasta luego. Y no se preocupen , que me toca hacer copia de seguridad, y estaré un buen rato sin venir. Pero volveré
    Ya siento

  49. Mis preferidos del guateque son Monkees y sobretodo el Megatón Yeyé de Micky y los Tonis, un grupo que en el momento de esa película eran una versión española de los Kinks, pero con un hombre de goma. Cierto es que no continuaron el camino más cool posible, tras Megatón Yeyé les vino el éxito con canciones más pachangueras.

    Recuerdo una conversación en el Ramonas o el Soul Club (los bares mod de Malasaña de hace 30 años), sobre cuales eran los mejores temas de los kinks. No nos pusimos de acuerdo, aunque el top tres fue: all day and all of the night, waterloo sunset y tired of waiting.

    Íbamos de tripi y muy pocos tenían Vespa para desplazarse del Ramonas al Soul Club. No me daba envidia el que la tenía, estaba un poco gordito y yo lo achacaba a que hacía estos trayectos tan cortos en moto, sentado sin quemar ninguna caloría.

    El Ramonas estaba en Chueca, entonces los bares rock se colaban en Chueca, hoy día, los bares de maricas se cuelan en Malasaña, quién nos lo iba a decir. En los alrededores del Ramonas solía haber ostias entre punks y mods. Una vez los punks nos llenaron de gas lacrimógeno el Ramonas.

    El gordito de la vespa solía llevar a una chica mod del Ramonas al Soul Club, vestía trajes que le quedaban pequeños y sí, tenía muchos espejos retrovisores. Recuerdo que una vez la amenazaba con no llevarla más por que no quería acostarse con él, también la amenazaba con que ningún mod iba a bailar con ella.

    El tema estrella del Ramonas era el Get off of my cloud de los stones y en el soul club era el everybody need sombody de los Blues Brothers. Bailábamos en corro, agachados.

    Si conducir en moto yendo de tripi me parecía mal, enrollarse con una chica casi me parecía igual de mal, de pronto podías estar besando a una rata vieja. Pero así era.

  50. Viejecita
    domingo, 09/06/2019 a las 09:26
    Y hablando de libros ; anoche estaba en un ¡AY!, y tuve que dejar para hoy el final de “The deadly Percheron” de John Franklin Bardin, que había recomendado Gomez. Y, aunque no he leído el final del todo, ya puedo decir que me ha encantado, ( espero que ese final no lo chafe ), y le doy las gracias a Gomez por la estupenda recomendación.

    Querida Viejecita, recuerdo un relato breve de Stephen King en el que un tipo tomaba un avión comercial transoceánico. Al poco de despegar se echaba una siesta y, al despertar, comprobaba con el lógico terror que no había nadie más en el aparato: ni pasajeros, ni tripulación. Nadie. Tampoco había señales de que hubiera sucedido nada extraño durante el vuelo. Sencillamente, estaba solo en un avión que cruzaba el mar. He olvidado cómo terminaba el cuento, y presumo que se debe a que el desenlace no estaría a la altura de una trama semejante. Es lo que sucede con los planteamientos demasiado contundentes: con tal carga de misterio desde la primera página resulta difícil, cuando no imposible, explicar las cosas de una manera convincente al final. Desde luego que no voy a chafarle el final de El Percherón Mortal –de hecho ni siquiera lo recuerdo completamente–, pero sí que supongo que la conclusión puede que no esté a la altura de ese magistral planteamiento, que urde Bardin en las primeras páginas, con esos malévolos leprechauns obligando a un pobre tipo a regalar monedas por la calle y ponerse flores exóticas en el pelo. Aunque, sí me dan a elegir, del libro me quedo con el vertiginoso, inesperado giro de la trama en el que el protagonista de la novela, un psiquiatra además, despierta de pronto en la sala de psicópatas de un hospital público donde lleva encerrado varias semanas. En cualquier caso, El percherón mortal es una novela más que notable. Celebro que le guste.

  51. Olmedo, lo de la lista de LP no acaba de convencerme. Quiero decir que los LP, aunque nos acordamos de ellos por las portadas, los elegimos por las canciones que llevan dentro.
    Yo nunca tuve un duro, así que empecé a comprar música bastante tarde (después de pasar unos cuantos años robando discos) y lo que recuerdo es que el mercado de singles no funcionaba y que preferíamos los LP. Vamos, que escuchábamos los singles que nos gustaban en las gramolas del bar (que en mi entorno eran todas de la marca Wurlitzer) pero a la hora de comprar, íbamos a por los LP.

    Con ellos ocurre como con los libros de poemas, que sólo relees uno o dos de todo el libro. O sea, que las listas de LPs (salvo algún centenar de obras maestras o los recopilatorios) siempre me han parecido bastante engañosas.

    Yo, de esos LP, sólo escuchaba estas canciones.

    LEONARD COHEN
    Famous Blue Raincoat

    CAT STEVENS
    Wild World
    Sad Lisa

    BEE GEES
    Massachussetts

    Por cierto, ¿qué mal ha envejecido Stevens, no?

  52. Ayer estuve viendo a Ana Curra en la sala But, a veces llamado Ocho y Medio. Salío vestida de monje para cantar un tema nuevo llamado Fundido en Negro, que hacia el final se transformó en Fundido en Sangre. Estaba presentando un disco nuevo con una banda nueva.

    Después de este tema inicial, cambiaron algunos músicos, apareció el bajista de Parálisis Permanente para alegría de todos. Ana Curra se quitó ese capote o lo que fuera para invocar a nuestros muertos. El Set se centró en el repertorio de Parálisis Permanente, comenzando con el Acto y terminando con un día cualquiera en Texas. Invocó a Bowie cuando tocaron Heroes.

    Cerca mío una mujer bailaba tirándose de lis pelos de esta manera; los codos para alante y las coletas agarradas a la altura de las orejas. Me trajo recuerdos. El público, mayoría de cincuentañeros, Comentaba lo energética de la actuación. Ana Curra desde luego, saltaba y bailaba con energía. Recordó su primer tema de brujita.

    Estas brujas españolas me gustan particularmente. Como dijo: los siniestros aquí somos tropa.

    Estas oscuridades me lebantan en ánimo.

  53. En la categoría, “música para follar” cualquier CD se Sade Adu era imbatible, todas las canciones eran calentorras y no había que cambiar el disco. En su día Carol King también funcionaba así.

  54. Wild world. Stevens desapareció y estaba absolutamente olvidado. A mí me gustaba Wild World y Moonshadow, pero es que soy muy romántico. Hace unos años se puso algo de moda entre la chiquillería por la versión que le hicieron en la serie adolescente Skins. Era lo mejor de la serie, cómo de pronto integraban en la trama canciones clásicas bien versionadas.

  55. Cat Stevens era uno de esos tipos que parecen haber nacido ya viejos. Yo recuerdo hasta cuando prohibieron sus canciones en Antena 3 Radio cuando todo aquel follón de Los versículos satánicos, la fatwa contra Rushdie y su proximidad –cierta o no tan cierta– a Jomeini. Ya que estamos con las fiestas de adolescentes, una de sus canciones era protagonista de las nuestras, y con notable éxito además.

  56. Pues me quedo con la Ana Curra, de todo lo expuesto, viendo que el Sífilis la vió ayer todavía pegando botes
    Me alegra saber que el bajista de los Parálisis sigue vivo y tocando.

  57. Ayer aquí en casa, como ha bajado la niña de Lille, madre e hija se pusieron sus batas de cola y se arrancaron por seguiriyas.
    La madre con mayor arte, pues el palo es de edad.
    Una botella de fino que guardaba para una ocasión así, sirvió para apagar mi frío e hidratar a las bailaoras, a los ritmos del Camarón.
    La niña pidió a los Gipsy Kings, y yo condescendiente lo pinché.
    Luego ya me puse un gintonic, y aquí paz y luego gloria.
    Hoy me he quitao el dolor de palmas pintando de madrugaa.
    Cualquier día las llevo al Rocío y lo rompen.
    Qué jartaaa de arte Dios mio.
    Alguna rumbita catalana del Peret las puso encendidas, y se vinieron los Hedde que tienen la casa cercana.

  58. Aquí estoy de nuevo
    Mientras se hacía la copia de seguridad, he terminado de leer el ” “Percherón Mortal”. Que ya digo lo tuve que dejar anoche, aunque me quedaba poquísimo.
    Y el final no me ha chafado nada. Y con otros libros de intriga, suelo ir al final del todo, en cuanto me empiezo a poner nerviosa, y a leer más deprisa, para poder disfrutar del centro del libro, pero en este caso no me ha ocurrido. Porque cada capítulo tenía nuevas revelaciones, que ponían todo patas arriba, y volvía uno a plantearse la historia… He disfrutado el libro entero.
    Y lo único que ha chocado con mi lógica, a pesar de la explicación que daba de ello, es que el narrador reconociera ante su amigo el inspector de policía, como Jacob a quien sabía perfectamente que no era Jacob… Claro que mi lógica aplastante, es como mi visión de la economía y del ahorro ” Cuentas de la Vieja”.
    Gracias pues, Gomez.
    Una recomendación estupenda

    Y Gracias a Doña Marta, o a quien corresponda, por arreglar el desastre de las rayas laterales en mi primer post.

  59. Claudio Sifilis
    domingo, 09/06/2019 a las 11:11
    Ayer estuve viendo a Ana Curra en la sala But, a veces llamado Ocho y Medio.

    En el 8 y 1/2 se liga siempre, Claudio. Qué tal se te dio esa parte.

  60. jrG
    domingo, 09/06/2019 a las 12:22
    En el subgénero de música de follar, funcionaba bien el Barry White.
    Bueno, en cualquier punto del mundo, menos en Guipúzcoa.

    Mi favorita es esta.

  61. Me fui del But antes de las doce, quitaron la música y encendieron las luces para no nos fuéramos y pudieran entrar los del siguiente turno.
    Yo ya he olvidado cómo se liga.

Los comentarios están cerrados.