«Na de na», Los Enemigos

Spotify

NA DE NA
Sé que hoy no…
sé que hoy no voy a tenerte,
sé que hoy no vas a tenerme a mí.

¡Hay que ver!
esto lo sé na´mas verte
entre la gente
y, de repente

de repente caigo en la cuenta
de que te divierte.

Creo que no
quiero volver a verte,
sé que luego pensaré que sí.

que si no
puedo dejar de quererte
cómo quieres que te cuente…
que te cuente

que yo no soy así
no me inventes, no me cuentes
sigo siendo el que hay enfrente…
enfrente de ti
hay un tío de lo más corriente.

Sé muy bien
que habías soñado otra cosa,
yo también soñé con algo así,

algo así
como un camino de rosas
que salieron apestosas,
y me fui,
me fui.

Y vengo a parar aquí,
a que me conviertas en otra cosa,
no hermosa,
¡no hermosa!

no me inventes, no me cuentes
sigo siendo el que hay enfrente…
enfrente de ti

no me inventes, no me cuentes
sigo siendo el que hay enfrente…
enfrente de ¡ná ná ná ná
na de ná!

82 comentarios en “«Na de na», Los Enemigos

  1. El tema, aparte de la letra, me deja indiferente, pero han sabido “mettre en valeur” con las imágenes de la película de Charlot.
    La secuencia de la danza de los panecillos pinchados a tenedores es una referencia en la expresividad y el talento. Cómo con unos medios reducidos al máximo, se logra captar captar la atención y conseguir un ritmo y una poesía del más alto nivel.
    Los recursos de expresividad gestual que usaba Charlot y toda la generación artística del cine mudo, son asombrosos. Deliciosos y la referencia que sigue usándose ahora con palabras, con música, con color y postproducción.
    Ver esas imágenes en un cine, acompañadas por el piano tenía que ser algo mágico para las gentes de esa época.
    El colmo de la modernidad, presenciar un teatro virtual, proyectado en una pantalla.
    No sé si se logra el mismo efecto que sentí de jovenzuelo cuando vi todas las sesiones de La Guerra de las Galaxias.
    Esa primera película, no ha envejecido, tan bien como estas mudas y B/N. Al menos, es lo que a mí me parece.
    Pero es que me pasa lo mismo cuando veo en directo las pinturas de los artistas del siglo XX, que había visto en fotografías y catálogos, y que tanto deseaba tener delante para poder estudiar.
    En muchos casos, la mayoría, me parece que están mal cuidadas, deslucidas, tristes y sin alma.
    Sentí esa gran decepción, buscando en las telas de Rothko, o cuando ví el primer Malevich y algunos Picasso.
    Cosa que no pasa viendo maestros Alemanes, Flamencos o Españoles, donde el óleo se sale de los cuadros, con brillos y guiños, y se leen las pinceladas.
    Lo que mejor he visto y da una idea del talento del autor, son telas de Staël.
    El otro día me pasó algo similar con Leger, aunque algunas de sus obras conservaban su fuerza original.
    Tenía que leer los cartelitos para confirmarme que no estaban pintados con un acrílico, y no veía el fuego del óleo.
    Incluso podía apreciar como le ponían vidrios a pinturas al óleo, y estas estaban apagadas, incluso con cierta capa de un polvo que no era tal.
    No interpreten que hablo del mensaje que querían transmitir, ese sí que está ahí, no se trata de eso. Pero es que sus fotografías casi son mejores que muchos originales.
    También es cierto que no se cuida bien el entorno de exposición, y sobre todo la luz que los ilumina, pero sus colores parece que no conseguirán traspasar el tiempo como lo han hecho los de otras generaciones anteriores.

  2. Sífilis, le puedo cambiar su Mantis, por algunas arañas.
    Aquí ya ha comenzado la temporada.
    Las tengo de todos los tamaños, aunque en colores son todas parecidas.
    De suelo, de pared, de techo, más de campo, de alicatado…
    Con muchas tela sin nada de tela.
    Una casa arácnida.
    Lo bueno es que las moscas residentes ya se han marchado, o bien se las han papeado, no conozco sus hábitos.
    De momento ninguno tenemos superpoderes, pero todo se andará.
    Sigo con mi traducción a la lengua de Macron, de mi Mecánica Obsoleta.

  3. Hoy tengo que recoger a mis marcianitos muy temprano, en la estación del Pinar, con su estudiante inglesa, y tengo que tener la comida medio preparada , ( con un menú vegano especial para ella, sin lácteos, ni huevos, ni carne, ni pescado ), hasta que mi chica venga a buscarlos para su curso en el canoe…
    Mientras tanto

    jrG
    martes, 02/07/2019 a las 19:28

    Esta vez bajamos a Madrid en avión y alquilaremos un coche que a la vuelta visitaremos a Viejecita.

    ¡ Qué noticia tan estupendérrima !

    Claudio Sífilis
    El sábado, se nos había metido un saltamontes en la cocina. y le enseñé a Ignacio ( el marcianito que me avisó alarmado ), como ponerle lechuga en la pala regogedora, y acercarla suavemente hasta que el bicho se subiera encima a comerse la lechuga, luego a ponerle encima una servilleta blanca, sin apretar, para que no se asustara, y sacarlo así al jardín.
    Eso me lo enseñó Tareixa, y me funciona perfectamente con los grillos, aunque en vez de la pala, con ellos uso un periódico extendido. Puede que para la mantis tenga que usar una hormiga, además de la lechuga, como cebo. Espero que este consejo de Tareixa le sea tan útil como a mí.

    Hasta la tarde, supongo.
    Y buenos días a todos

  4. ¡ Cuidado con las arañas JrG !
    A mí , de pequeña, en San Sebastián, me mordió una, de esas peludas con una cruz blanca en la espalda, en un pié, y para cuando mi abuela, que no le tenía miedo a nada, me metió un cuchillo para sacarme el veneno, ya tenía la pierna y el muslo negros hinchados, y duros como piedras…

  5. Hubo un momento en la carrera de Los Enemigos, hacia su final, en que sus canciones cogieron un regusto a Rosendo, incluso Josele cantando, que me repelía un poco. Un rollo demasiado bronco de rock cabezón, y dejaron de interesarme. Luego me compré algunos de los discos de Josele en solitario, pero me sucede con ellos como con los de Fernando Alfaro, tampoco me emocionan mucho. Imagino que no es culpa de los discos, si no de que ya no tengo veinte años.

    Pero La vida mata sigue siendo uno de mis discos favoritos. Tengo un cartel de su gira presidiendo la entrada de mi casa. Aquella parte menos salvaje y extrema de los grupos del Agapo: Los Enemigos, Las Ruedas, Los Ronaldos, Los Marañones, Los Macana, me encantaba.

  6. Gómez de la Serna sobre el tendido de sol taurino:

    Alguna rubia relucía entre las morenas; pero como si fuese una morena que ardiese, que se ha incendiado bajo el fuego de la tarde.

  7. Chernobyl

    He visto la serie y creo que vale la pena tragarse el insoportable cuarto capítulo. Podía haber sido una película de desastres como “Terremoto”, “Twister”, “Titanic” y tantas otras en las que el elemento destrucción y la acción que desencadena forman la parte esencial del entretenimiento. No es así, aunque su comienzo pueda presagiar que se trata de una película de “esas”. La banda sonora es excepcional. Hildur Guđnadóttir es la autora. Una violonchelista con experiencia que ha logrado transmitir de forma admirable el leit motiv de la película: la radiactividad.

    Utiliza un recurso muy trillado: el ritmo con una frecuencia próxima a los latidos del corazón para provocar que entren en sintonía. Pero lo hace de forma inteligentemente creativa. En el segundo 18″ de este tema, un fondo de pulsaciones que representan la radiactividad comienza a tomar cuerpo. La melodía chirriante y “desarmonizada” logra provocar una sensación angustiosa de gran eficacia. Utiliza, además de su propia voz, los recursos sonoros grabados en una central hermana a la de Chernobyl y los procesa mediante “romplers” y “samplers” (unos aparatos que usan como fuente de sonido cualquier grabación). Alta tecnología para crear un oscuro ambiente industrial obsoleto y letal.

    Gotas, ecos, graves pulsantes y melodías truncadas se complementan para dibujar -desdibujar, más bien- un marco desolador. Articular un ambiente terrorífico sin recurrir a los clichés del género es un reto que no siempre se puede resolver de forma tan elegante.

    La coherencia ambiental se consigue mediante disonancias y autorreferencias que logran reflejar tanto el ambiente tóxico e insano de la central como la decadencia crepuscular del modo de vida soviético.

    De la película en sí, prefiero no hablar para desesperación de Viejecita que no la verá si no aparece un alma caritativa que le cuente el final. Respecto al film en sí, sólo decir que se podían haber evitado el estomagante cuarto capítulo que me parece innecesario, pueril y vacuo por entretenerse en una historia protagonizada por los perritos de los rusos ¡Vamos, anda! Poner en el mismo plano el dilema moral del jefe de los mineros cuando manda a sus hombres a escarbar debajo del núcleo, o el de los militares que van y llevan a sus soldados a una muerte a plazo fijo, con el de un veterano de Afganistán a la hora de matar un perrito.

  8. Los Enemigos comenzaron versioneando a los Sonics, uno de los pilares de la música de Garaje. Los Sonics, aunque vestían con traje a lo Beatles, aunque eran una banda de instituto, sus dos discos de los años 60 siguen siendo considerados terrorismo para los tímpanos, con saxofón y una manera de cantar que rompía micrófonos.

    Los Enemigos, tras un primer concierto al que se presentaron sin saber tocar, en el que varios de los componentes de los primeros Enemigos se rajaron, acabaron cantando en español canciones propias y extrañas, para espanto de los puretas del garaje.

    Después de este inicio, con nuevos miembros integrantes, los Enemigos derivaron en una banda de Pub Rock, versión castiza de Dr. Feelgood, cuya obra maestra es efectivamente La vida mata.

    De Josele en solitario creo que solo hay un disco que está bien, ese que empieza cantando: me he vuelto loco encontrao, que estaba cuerdo perdío…

  9. Viejecita
    miércoles, 03/07/2019 a las 08:16
    ¡ Cuidado con las arañas JrG !
    A mí , de pequeña, en San Sebastián, me mordió una, de esas peludas con una cruz blanca en la espalda, en un pié, y para cuando mi abuela, que no le tenía miedo a nada, me metió un cuchillo para sacarme el veneno, ya tenía la pierna y el muslo negros hinchados, y duros como piedras…

    No siempre es malo, Viejecita. A un tal Peter Parker le mordió una araña, y al despertar podía trepar por edificios, levantar hasta diez toneladas de peso y hasta había desarrollado un sentido arácnido que le permitía anticipar si un peligro se cernía sobre él.

  10. No, los Enemigos no llegaron a grabar versiones de los Sonics, sólo las tocaban en ensayos, y enseguida en rumbo del grupo cambió.

  11. DE LA MOQUETA AL POLÍGONO

    DESNAZIFICACIÓN (iv)
    Muchos franquistas andaban emboscados en la UCD, cuerpo a tierra, ocupando puestos importantes en la Administración. La llegada de los socialistas en 1982 fue su tumba, fueron perseguidos con saña, depurados, apartados de cualquier responsabilidad. Para sustituirlos había que buscar técnicos jóvenes e incontaminados. Ahí aparecí yo, arrogante e inconsciente, fui aupado a Jefe de Servicio a los 29 años. Oposité sin oposición. Los depurados me miraban con cara de corderos degollados, no imaginaba que no tardaría en pasar un trance similar, pero esta vez como víctima y no como verdugo.
    Me hice fuerte a la sombra de los socialistas, fui medrando posiciones hasta llegar a Subdirector General. Un gran despacho con vistas al Museo del Prado, varias secretarias, la pleitesía del administrado, “moqueta y coche oficial”, uno se acostumbra rápido a lo bueno. Las portadas del malvado Pedro J fueron haciendo mella en un Gobierno agotado por 16 años de poder y en 1996 el Partido Popular ganó las elecciones. Los franquistas se habían jubilado pero los hijos de los franquistas andaban emboscados en las filas del PP y deseaban vengarse de lo ocurrido en 1982. Ahora los socialistas fueron los depurados, se convirtieron en “cesantes galdosianos” y naturalmente los peperos se fijaron en mí. Tuve suerte y antes de condenarme me juzgaron, pasé mi propio Núremberg. Un alto cargo de Moncloa me examinó, me llevó a dar un largo paseo por el Retiro y me interrogó. Me salvó mi condición de intelectual, mi interrogador José Luis Puerta también lo era. Compartíamos pasión por una disciplina emergente entonces, la Bioética, y por un maestro común, el profesor Diego Gracia con el cual había hecho un máster de dos años de duración con gran aprovechamiento. También había hecho un MBA en el Instituto de Empresa, un auténtico nido de fachas, y este detalle permitió mi desnazificación completa, ya no estaba contaminado con los socialistas.
    Me hice de nuevo fuerte, ahora a la sombra de los populares, y esta vez llegué hasta Director General. Siempre consideraré un timbre de honor haber sido nombrado en Consejo de Ministros del Gobierno del Reino España presidido por Jose María Aznar. Hijo de insigne periodista heredó de él una soberbia que no le permitió ver la celada que le preparó Alfredo Rubalcaba aquel mes de marzo de 2004 que quisiéramos olvidar para siempre. Salió elegido ZP, no entraré en adjetivaciones. Elena Salgado, que había ido conmigo al colegio Decroly, tuvo el honor de depurarme personalmente y el detalle de no hacerme ninguna pregunta. Tanta fineza me extrañaba, a los pocos días me llamó el Subsecretario, un tal Puig de la Bellacasa para advertirme que habían descubierto un asunto turbio en mi gestión y que iban a ir a por mí. A tal efecto había encargado a la Abogada-jefe del Estado del Ministerio que indagara en el asunto. Ya me veía en un nuevo Núremberg pero esta vez con juicio público y todo. Me quedé con las ganas, la incuria del Subsecretario le llevó a errar el disparo, el documento que presuntamente me implicaba no estaba firmado por mí y sí precisamente por la Abogada-jefe del Estado. Visto lo visto decidí pedir la excedencia por plazo indefinido.
    Me las prometía muy felices, me iría al sector privado, mas fui advertido que debería pasar un periodo de carencia de dos años, un “cooling off period” dicho en CEOlenguaje. Eso sí, con despacho y sueldo completo pero sin hacer nada. Fue la época mas feliz de mi vida, me dediqué al motociclismo deportivo, a escribir en blog de Arcadi Espada, a rodar la película “EL honor de las injurias”, en fin, a disfrutar de la vida. Así estuve hasta 2007 en el que por fin me concedieron la ansiada excedencia.

  12. Ximeno de Atalaya
    miércoles, 03/07/2019 a las 09:36

    Me recuerda a cuando trabajabas la banda sonora del El primer segundo del tiempo. Que aunque está terminada de dibujar, sigo sin saber animar.
    Me gustaría terminar ese proyecto, la música que habías avanzando era soberbia, y me ha recordado esta de Chernobil, aunque mucho antes de que esto saliera a la luz.

  13. Los Enemigos tienen publicada una versión del «Walkin’ The Dog» en Agapo Live vol. 1 grabada en directo en 1988 haciéndola al modo de los Sonics, que la habían editado en el Here Are The Sonics.

    Otra por el estilo sería «Chicken All Over», que publicaron en el 87 en The Munster dance hall favorites vol. 1, que es una mezcla entre el «Run Chicken Run» de Link Wray, versionada por miles de grupos de garaje, y «Shakin’ All Over» de Johnny Kidd & the Pirates, famosa por la versión de los Who y también muy idolatrada por los garajeros.

    Walkin´ The Dog.
    Chicken All Over.

  14. Una vez vi a los Enemigos en las fiestas de verano de un pueblo gallego. Tras pasar la noche entera sin dormir, me fui con un amigo a desayunar a un bar, y allí estaba Josele, sentado en la terraza, solo, con las gafas de sol puestas y un vermú en la mesa. El amigo que me acompañaba, gran fan de los Enemigos, pidió dos cafés con leche para nosotros, y que le cobraran lo que tuviera el tipo ese de la terraza. 18 vermús, dijo el camarero. Mi amigo no los pagó.

  15. marquesdecubaslibres miércoles, 03/07/2019 a las 11:22
    […] con despacho y sueldo completo pero sin hacer nada.

    Tengo un amigo que lleva así más de 10 años. Quien así le tiene —casualmente otro amigo mío de la adolescencia— prefiere tenerle dentro, meando hacia afuera, que fuera, meando hacia dentro. ¡Así es la política, baby!

  16. Estando en cooling-off me invitó Jambrina a Avilés para dar una charla en su hospital. Un oscuro periódico gallego recogió mi intervención sobre “uso del placebo en los ensayos clínicos”. Al día siguiente el siniestro Subsecretario tenía el recorte en su despacho y me pedía explicaciones por mear fuera del tiesto. Lo mas sorprendente es que me pagaban productividad y por una extraña normativa me correspondía el sueldo del cargo anterior a ser nombrado “alto cargo”que resultó ser uno muy alto. Cuando finalmente me dieron la excedencia uno de personal dijo que había que hacerme un “peritaje psiquiátrico”, cómo si no se explicaba que uno que tenía el sueldo mas alto del Ministerio y al que se le vigilaba para que no hiciera nada se quisiera largar.

  17. Perroantonio
    miércoles, 03/07/2019 a las 13:13
    Ir al trabajo para no hacer nada es lo más parecido que recuerdo al infierno

    Yo llevo dos años. Estoy hasta la polla.

  18. Cómo cambian las cosas en un momento. Hace un rato estaba chateando con JRG desde una oficina de Frankfurt (mi destino de esta semana) y un poco más tarde estoy sentado en un tren camino de Estrasburgo, donde espero dar una buena sorpresa a mi hija pequeña. Lo he decidido en unos segundos. Me había comentado ella por wasap que hoy tenía una entrevista de trabajo. Me ha dado por mirar en Google Maps dónde estaba el sitio y cómo llegar, y a partir de ahí todo ha sido todo muy rápido, seguir enlaces, comprar billetes, en fin, las ventajas (y los riesgos) de Internet.

    He cogido un TGV con mucho descuento y la vuelta abierta, al que he llegado por los pelos, después de una carrerita desde la oficina, y aquí estoy, recordando cuando era joven y recorría Europa en trenes de nombre legendario (Puerta del Sol, Golden Arrrow, Étoile du Nord …).

    Ahora me tengo que conectar a una conferencia, con los cascos esto es como trabajar desde la oficina). Luego les cuento.

  19. La conferencia se desarrolla sin pena ni gloria, creo que no voy a tener que intervenir, tal vez al final, si algún tocapelotas quiere sacar algún tema conflictivo. Seguro que lo hace cinco minutos antes de llegar a Estrasburgo (llegada prevista a las 4).

    Aunque no tengo mucho tiempo libre, les sigo leyendo y disfrutando con sus comentarios. Con JRG a muerte en su batalla dialéctica con Perroantonio, estos vascos jesuíticos son unos perros.

    Sorry, creo que me toca intervenir en la conferencia.

  20. Ya ves, bailaba la jota a la maña asomada en el balcón y le cantaba: «me caiga una maldición si no te quiero mañica, y en una calle cualquiera me partan el corazón»
    Y así ocurrió.

  21. Zeppi miércoles, 03/07/2019 a las 15:13
    Con JRG a muerte en su batalla dialéctica con Perroantonio, estos vascos jesuíticos son unos perros.

    Hasta la muerte, pero ni un paso más.

    En todo caso me parece muy noble apoyar a los más débiles. Es lo que hay que hacer siempre.

  22. El titular subnormal del día, como casi siempre en El periódico global, o sea, hueco como un globo:

    “Si cada ser humano se sintiera amado, no habría necesidad de Donald Trump”. Atribuido por El País al cantamañanas Mike Scott, líder de The Waterboys. Que lo enlace Rita La Pollera.

  23. Me pretendía ciscar en las muelas de alguno, pero se vería como incoherente.
    Zeppi vente al foro y y saca tú, que tengo la mano llena de pintura…
    Saluda a tu niña de mi parte.

  24. Le tengo manía a los niños que hacen cosas de mayores , pero la niña es monísima, y tiene luz en su vocecita, su compañero o hermano puede con la trompeta, y le sujeta con la voz.
    Pues muy bien oiga.
    Perro te voy a ayudar, veo que lo necesitas…

  25. Estoy reventada, y no tengo ya fuerzas para nada.
    Así que les enlazo esta jota navarra, que es una de mis preferidas, que, a pesar de ser “para chicos “, era una de las que yo cantaba de joven. Esa y la de “compré una mula en Tafalla, y se me murió en Olite” , pero esa ya se la puse a ustedes una vez, cantada por Ramón Arcusa, mi ídolo del Duo Dinámico , y no la repito, que luego me dirán temosa, y con razón.
    La versión, es callejera, y sin pretensiones. Precisamente por eso es por lo que me encanta.

    Y decir que el relato del Marqués : ” De la moqueta al polígono ” sigue siendo fabuloso. Y que espero que dure, y dure, y que lo publique como libro… Por Favor.

    ¡ Buenas noches !

  26. Sacando este texto de una noticia de hoy:

    Fruto de la actuación policial, se recuperaron dos hachas y una barra de hierro de grandes dimensiones, interviniéndose también los dos vehículos implicados en los hechos
    Todo parece indicar que «víctima y autor se conocían con anterioridad y que el móvil de los hechos podrían ser problemas previos de carácter sentimental por una persona vinculada con ambos implicados», concluye la Policía Nacional.

    A mí me parece que el término VIOLENCIA aplica a estos hechos y, aunque la víctima no sea una mujer, el hecho de que dos hombres se peleen por una mujer es comportamiento MACHISTA. Los hechos:

    Todo ocurrió el pasado día 25 de junio sobre las 15:00 horas, cuando varios testigos comunicaron al 091 que un individuo, armado con un hacha, se había bajado de su vehículo y estaba agrediendo a otro conductor, desplazándose al lugar varias patrullas de Policía Nacional y Policía Local.
    El presunto autor de los hechos, que «se encontraba muy agresivo, propinó un fuerte golpe en el rostro a uno de los Policías Nacionales, y mordió a otro»

    Entiendo que se trata de una AGRESIÓN MACHISTA a los dos policías, ya que el agresor, con más testosterona que un elefante macho durante el trust, agredió a todo el que estaba cerca para hacerse dueño de la hembra por la fuerza.
    Ahora, para asegurarme de que se trata de un delito de VIOLENCIA MACHISTA, tendría que ir a la tipificación del delito de acuerdo a la legalidad vigente.
    O me lo invento que es màs cómodo y afirmo rotundamente que desde el acercarse con un hacha al vehículo hasta el mordisco al policía son delitos de VIOLENCIA MACHISTA.

  27. Yo creo que el delito directamemt es ser Macho, pero eso tú ya lo sabes.

    De facto uno de mis delitos fue claramente machista, no me dio la gana de tragar, cosas de la testosterona.

  28. Creo que como las chicas vacacionan todas a la vez y los demás estáis retraídos, debemos hablar una vez más de tetas.

    Las tetazas que se le han puesto a mi santa con la edad, madre mía. Si no fuera porque ya es como si me tocara mi propio culo en lugar del de otra persona, ay,ay.

  29. Ya en el tren de vuelta a Frankfurt. Ha sido una tarde memorable. Me presento en las oficinas de una conocida compañía finlandesa y le pregunto a la recepcionista si es ahí donde hacen las entrevistas para azafatas y azafatos. La chica me deja claro con su mirada que no doy el tipo. Me dice que si tengo cita concertada y le doy mi apellido. Mira su lista y comprueba con asombro que el apellido concuerda con una de las citas. Me dice que espere un momento y se va en busca de explicaciones. Al cabo de un rato sale riendo con mi hija, quien al verme no se lo cree y mira a todas partes, por si hay cámara oculta. Después se echa a llorar y me abraza con fuerza.

    Hay que aclarar que nuestra última despedida fue conflictiva, le eché una bronca de cojones y se fue también llorando. Tal vez me pasé un poco, pero le dejé claro que en esta familia no se toleran las faltas de respeto a los abuelos.

    Teníamos poco tiempo pero lo hemos aprovechado bien. Me ha llevado a cenar a un sitio típico que conocía y nos hemos tomado un “tartar de boeuf a la nôtre façon” que estaba de muerte, acompañado de un vino rosado fresquito y un café en condiciones. Los franceses son un poco bordes (un poco mucho) pero hay que reconocer que en cuestiones gastronómicas lo bordan. Hemos paseado por la ciudad, nos hemos hecho algunas fotos y el tiempo ha pasado demasiado deprisa. Ella tiene que volar mañana y le toca madrugón, así que se ha ido para casa un poco antes que yo. Cuánto la echo de menos. Aún no ha cumplido los 20 y no puedo dejar de pensar que ha volado del nido demasiado pronto.

    Me estoy quedando sin batería, cambio y corto. Mañana más.

  30. Adaptaciones
    miércoles, 03/07/2019 a las 21:45
    … debemos hablar una vez más de tetas.

    Véngase por Frankfurt unos días, menudo ganado hay por aquí. Y con la calor, todo muy desinhibido y alegre a la vista. Por aquí todavía no ha llegado (y no tiene pinta de que vaya a llegar pronto) el feminismo de combate patrio.

  31. Conversación con mi asistenta colombiana. Me pregunta si he visto en Netflix la serie de las niñas de Alcasser y tal y tal. Contesto con evasivas, el asunto me incomoda y no quiero entrar en detalles. Añade: “me ha gustado mucho el libro sobre don Arturo, que buen pintor era”. Me emociona el comentario, a veces no sospechamos hasta donde llega Chopsuey.

  32. Me gustaba la ciudad de Frankfort. También puede ser por que en ella nació Goethe al que he admirado mucho y leído, sobre todo su tratado sobre luz y color. No he terminado el Fausto y me gustaría leer su Poesía y verdad, así como el Afinidades.
    Pero la ciudad, tiene, además de un gran aeropuerto, que es un ejemplo de funcionalidad sin recurrir a arquitecturas “singulares”, una zona cercana al río, especialmente bella con muchos cafés y restaurantes donde los locales acaban su jornada con cervezas y comida. La ciudad está muy viva y la gente no se parece a la que describe Brema de Berlin (ciudad que no he pisado).
    Tampoco he vivido en esa ciudad, como le pasa a Brema, que eso da otra perspectiva, y además cuando estaba allí era por trabajo y sin ningún problema con el dinero, que también hace que veas otras cosas.
    En lo de las “fraulen”, pues si es verdad que son mozas lozanas y generosas, pero muy grandes. Dan un poco de miedo, eso sí, para ver están más que bien.

  33. Va para cinco años que estoy aquí contigo.
    Va a hacer un año que nos “casamos”.
    Todas y cada una de las mañanas he disfrutado viéndote bajar las escaleras reluciente.
    Va por tí.
    SABOR A TI. Trío Los Panchos.

  34. jrG
    jueves, 04/07/2019 a las 07:04

    Qué fortuna la tuya, jrG.
    Esta semana me estoy acordando mucho de vuestra preciosa boda. Hoy me he puesto el vestido de lunares con el que bailé el Sarandonga aquel día.
    Besos.

  35. Eso de la eficiencia alemana es un mito (falso). En cuanto algo se sale del manual, por mínimo que sea, das typisch deutsche man se cortocircuita y entra en bucle. La que se ha montado esta mañana al hacer el checkout del hotel ha sido para filmarlo. Luego hemos ido a un café a intentar desayunar y la cosa ha adquirido tintes surrealistas. No voy a entrar en detalles, pero compadezco sinceramente a Brema, y confieso que le admiro. Convivir con esto tiene mucho mérito. Porque los franceses, por ejemplo, son en general bordes por arrogantes, pero hay excepciones y va por personalidades. Pero el carácter borde alemán viene de serie y trasciende la actitud individual (que puede ser hasta amable) para convertirse, o así lo percibe quien no conoce sus códigos de comportamiento, en una cosa genérica y kafkiana. Empatía nula, y no creo que se les pase por la cabeza intentar ponerse en el lugar del otro. No está en sus genes. Es como darse de cabezazos contra una pared.

    A pesar de todo, lo hemos pasado bien. Había una especie de Oktober-Fest en miniatura (Opernplatzfest se llamaba el evento) a dos pasos del hotel, que estaba muy animada. Adapts lo habría disfrutado.

  36. Uno, que es de natural observador, constata que las reuniones de hoy no están transcurriendo de forma “normal”. Mucha gente entra y sale de la sala de reunión con demasiada frecuencia y caras de sufrimiento. Indago discretamente y me cuentan que ayer fueron a cenar a un restaurante hindú por cortesía de los anfitriones (la compañía a la que estamos “controlando” es de Bangalore). Por lo que se ve, era comida hindú de verdad, con su picante y especias a tutiplén. Y hoy están sufriendo las consecuencias. Las sonrisas inescrutables de los indios no dejan adivinar si lo hicieron intencionadamente. Pero me lo apunto como táctica negociadora, hoy nuestro equipo claramente no está en las mejores condiciones.

    Zeppi, el único valladar, a mí no me están colando ninguna. Pero todo lo que se acuerde hoy (hay varios grupos de trabajo) habrá que revisarlo con lupa.

  37. En 1982 viví 6 meses en Fráncfort del Meno, concretamente disfrutando de una beca en Hoechst. Esta empresa desapareció en 2004 pero entonces era un buque insignia de las químicas alemanas. Las instalaciones eran de tal calibre que había una línea de autobuses interior par moverse por ellas y una ciudad satélite donde vivían la mayoría de empleados. El trato que recibí fue extraordinario, estaba invitado perennemente en casa de diferentes empleados de la compañía. Curioso contraste.

  38. Las instalaciones eran de tal calibre que había una línea de autobuses interior par moverse por ellas.

    Como en Desguaces la Torre. Nada que envidiar 😀

  39. Emecé, no tientes a la suerte. Está siendo un día caótico, hay gente pululando por los pasillos, nos echan de las salas de reuniones, la wifi corporativa no funciona, y tengo a tres jefazos colgando de la wifi compartida de mi teléfono, que echa humo. Y aún nos queda el viaje de vuelta, que también se puede complicar. Todo es posible.

  40. Good news, tras la entrevista mi hija ya tiene la oferta para incorporarse a la compañía. El problema está en la base, que hasta que no haga el curso de adaptación no se la asignan.

    Brema, qué tal es Berlín-Tempelhof, está muy alejado del centro, la vida está cara por allí? Otras posibilidades son Milán-Malpensa, Frankfurt y Birmingham, y podría ser alguna otra (Vilnius, Helsinki …), esas han sido las últimas en reclamar incorporaciones.

    Egoístamente, yo preferiría Frankfurt, nos veríamos más a menudo. Espero que donde le toque tenga vuelos directos, y pagados, a Madrid, como tenía desde Bruselas.

  41. Holmesss
    jueves, 04/07/2019 a las 15:02
    Zeppi embarcará para Barajas y amanecerá en Bombay.

    Entonces ya sí que explotaría.

  42. Aunque los platos pagues
    ya no hay quien te devuelva
    lo que un día no supiste
    y ahora sabes.

    De nuevo carnavales
    y tú ya ni te acuerdas
    de que aquí se entra
    pero no se sale.

    Amigos como treguas.
    Olvida lo que sabes,
    ahora somos animales.
    Amigas como yeguas.
    Amistades con fraude,
    remedios que siempre llegan tarde.

    Lo que crece mengua,
    parece que es así.
    Muérdete la lengua
    y baila, infeliz.
    Y mira, desde aquí,
    se parecen a ti.
    Dime, ¿desde allí
    todos también se parecen a mí?

    Cuando todo acabe,
    no quiero una piedra
    encima de mí, sólo quiero tierra.
    Y algunos frutales
    para que me abracen,
    que sus tiernas raíces me comprendan.

    Voy derecho al desguace,
    con mi nuevo disfraz,
    voy vestido de barbaridad.
    Derechito al baile,
    me sobra carnaval,
    ¡estáte quieto, que bailas fatal!

  43. Lo de arriba, efectivamente, es mi canción preferida de ese disco.

    Inge, nacida y residente en Gelsenkirchen y de la que recuerdo haber hablado aquí mismo alguna vez, reconoce lo de la escasa o nula empatía pero se queja o se defiende alegando que ellos lo pasan aún peor cuando viajan a sitios donde en general sí la hay. Por lo demás, define a sus compatriotas como gentes que, cuando tienen que pasar un colchón por una puerta, no giran o inclinan el colchón, sino que amplían el hueco de la puerta a martillazos. Ella no se incluye en esto último, pero yo creo que también le cuadra.

  44. ¡Qué alegría, señorito Zeppi, otra azafata en el fanzine!
    Yo siempre quise ser azafata de aviación, pero me daban mucho respeto los aeroplanos y preferí hacer la carrera de azafata de congresos y exposiciones. Aunque a mis amigas, cuando vamos de excursión a la playa, siempre les hago las explicaciones de las salidas de emergencia, que nunca se sabe.
    Señorito Perroantonio, no sea tan brusco y ponga algo de música aérea para celebrarlo.

  45. He parado en un hotel spa con campo de golf.
    Me las prometía muy felices porque veo la piscina desde la habitación.
    Jõdete, las gachīsas van a la piscina cubierta que tambien veo, pero claro, solo veo su cubierta.
    La abierta está vacía con cuatro ninios gritando.

  46. Super mujer de veintipocos, de las que en mi época sólo hubieran mirado al guapo y alfa, hoy en día van con niñatos esmirriados, que se recortan la cejas más que mi madre que en paz descanse.

    ¿Qué sus pasa hijas mías?

  47. Es ella además la que va a la barra a por las consumiciones mientras el medio hombre está sentado.

    ¿Qué os pasó hijas mías?

  48. Cómo no estáis sigo. Medio hombre, pero de verdad. Si se enfadase conmigo, solo necesitaría el brazo izquierdo.

    ¿Os han abducido? ¡Gritad o si no podéis usad el Morse!

  49. La playa

    El paseo marítimo estaba sin inaugurar. Ya lo está. La plataforma única era para peatones, bicicletas y vehículos autorizados, si bien estos tienen la prohibición de circular a más de 10 km/h. Ahora sólo circulan bicicletas, patines y patinetes de toda laya, y automóviles premium que salen o se dirigen a sus plazas de aparcamiento. Ya no hay exhibicionismo motero ni coches tuneados con altavoces rugiendo raguetón y derivados. Lógicamente hay mucho menos ruido y se agradece. Los patinetes -los hay a cientos- pueden venir de cualquier dirección y se me antoja que es urgente que dispongan de algún tipo de avisador acústico que no sea percibido por el peatón como algo parecido a ¡Aparta, idiota! En caso contrario me temo que serán proscritos. Por su parte los patinadores mas jóvenes están aprendiendo a conducir sus ingenios eléctricos de manera creativa (derrapes, frenazos y otras muestras de manejo imprudente).

    Hoy he bajado a la playa. He aguantado 16 minutos. No logro entender qué le encuentra el turismo a la playa. Si el día es caluroso, la playa es el peor lugar del mundo: desolado, con arena que multiplica los peores efectos de la radiación solar y sin sombras. De hecho la gente ha de llevar su propia sombra a cuestas. Si el día amanece fresco, es casi peor: el viento de poniente y la humedad cercana al 100% hacen que a 23ºC la sensación de frío sea intensa. He optado por subir a casa y tomarme un par de copas de vino para entrar en calor. Hago vida de gaditano de toda la vida. Sujetos que consideran que el mar es demasiado peligroso como para acercarse.

  50. Ximeno, siendo del Grao de Valencia, usea nacido voraplatja, jamás entendí lo de derramarse sobre la arena a tomar el sol. Los lugareños huîamos de él como de la peste.
    Sólo para para ir a toda mecha con una Frontera 375 sobre la línea de mar o para salir a navegar con los balandros de pobres aceptábamos estar bajo su dictadura.

  51. Eran un pedazo de máquinas la Frontera y la Pursang.
    Tampoco recuerdo sin mirar si era 370 o 360.
    La Frontera era para Todo terreno mientras la Pursang era de Cross.
    Con muy poco más, normalmente algo menos, se podía competir con ellas.
    Lo mío siempre fue el asfalto, y lo de dar saltos por el monte no me iva.
    En Irún los morteros eran más de trial y había una cuadrilla muy buena.

  52. Ayer aún tuvimos ocasión de discutir con el taxista que nos llevó al aeropuerto, que no admitía pago con tarjeta, y nos lo dice al final. Juntando lo que llevábamos suelto nos faltaban unos 10 euros y estuvo un buen rato protestando, insinuando que estábamos haciendo un paripé para no pagar. Estuvimos a punto de mandarle a TPC pero pensamos que no merecía la pena, sacamos las maletas y le dejamos allí despotricando. Hoy me cuentan en la empresa que lo del hotel aún no se ha arreglado. Eficiencia alemana.

Los comentarios están cerrados.