El árbol partido, 21. Uno que prefiere la música clásica

Por Claudio Sífilis.

En un oscuro restaurante de paredes de ladrillo abovedadas, dos crepes y una botella de agua mineral servían de viandas. Adam, que así se llamaba el músico americano, no tenía ganas de hablar, el conductor que le había traído hasta allí se había perdido varias veces, le había hecho perder horas. Violeta le acompañaba y había dejado de sonreír.

Terminada la cena, salieron hacia la discoteca, que estaba casi llena para ver a Adam actuar con la guitarra acústica. Había expectación para ver al músico americano de rock alternativo que había disuelto su prestigiosa banda. A Adam no le gustaba compartir ingresos. Desde el principio los errores en las melodías se sucedían a la vez que el propio músico se reía y pedía disculpas. La controversia se murmuraba, sin base rítmica, ni piano, ni guitarra eléctrica, ni steel guitar. Al terminar una canción Adam habló, mirando a los ojos al más protestón:

– La próxima canción es en el mismo acorde. No os aburráis, marcharos a disfrutar de la noche, Madrid es una ciudad muy excitante como para estar aquí perdiendo el tiempo.

Algunos abandonaron la sala, Adam comentó que tenía la capacidad de percibir los sentimientos de la gente y que ahora estarían mejor. El público que se quedó, menos exigente, tal vez más morbosos, pudieron disfrutar de la negatividad de este autor, las depresiones de su ex novia como motivo principal, el descubrimiento de la fealdad en la belleza, la frustración social y el naufragio drogo etílico. Añadió que si quisiera podía desaparecer en el escenario, con anfetaminas, pero que le había costado mucho dejar el alcohol y las drogas, y tocó una canción nueva sobre su éxito desintoxicándose.

Violeta preparó un tenderete para vender discos tras el concierto pero Adam no quería quedarse, él mismo recogió todo ante el disgusto de algunos fans que les siguieron hasta la salida de la discoteca. Adam les dijo sonriendo que podían comprar lo que quisieran en su página web. El hostal estaba a apenas cuatrocientos metros que se hicieron largos, iban cargados con dos maletas y la guitarra. Allí, Adam quiso deshacerse de Violeta pero ella no tuvo demasiados problemas para seducirlo y fallárselo. Después hablaron, Violeta se quedó con dos conceptos, el primero que Adam aseguraba que en Estados Unidos con una guitarra española y cantando en español no te va a faltar el trabajo y segundo, que su plan para mejorar la música de sus actuaciones era acompañarse con unos teclados y base rítmica electrónica. Violeta dijo que ella sabía tocar un poco el piano.

Al día siguiente fueron a Museo del Prado donde Adam se quedaba parado varios minutos delante de cada cuadro, quedándose casi media hora delante del Jardín de la Delicias de El Bosco. Los turistas pasaban por delante y hacían fotos, parando menos de un segundo ante el tono amenazador del vigilante que les advertía que no se podían hacer fotos. Fotos corridas para demostrar que el turista había estado allí. Como en el Prado no habían visto ningún Picasso, al salir fueron al Reina Sofía. Y al terminar allí fueron al aeropuerto a hacer el paripé, porque a Adam no le esperó su avión. Dijo que la promotora de conciertos tenía que pagarle otro billete. Tras un amago de discusión, provocado más por nervios que por enfado, acordaron que Adam se podía quedar en casa de Violeta unos días, que le organizaría algunos conciertos con los que podría pagarse el viaje y ganar algún dinero. Floreció un romance que a Violeta le parecía escaso de química artificial.

Por entonces, Violeta tenía una invitación pendiente de Alberto para cenar. Alberto se comportaba como si tuvieran un compromiso y a Violeta le costaba seguirle la corriente, pero, por fin, aceptó la invitación. Violeta subió al coche en el que Alberto vino a recogerla:

– No me apetece ir a cenar, vamos a pillar coca y hacemos una fiesta en tu casa. Así me la enseñas.
– ¿Has comido mucho hoy? –Preguntó Alberto.
– He comido.

Alberto le dio el dinero de la cena para la cocaína. Siguiendo las indicaciones de Violeta, Alberto condujo hasta una plaza en la que aparcó mal, ella salió del coche y estuvo unos minutos dando vueltas hasta que apareció el camello. Después comprarían una botella de ron, hielo y Coca-Cola, e irían directos a Las Rosas. A Violeta no le gustó el barrio ni la casa, lo expresó muy claramente.

– Esto es feo y aburrido, aquí no hay nada que pueda inspirarme. Dame una tarjeta y un billete, voy a hacer una raya. Tú prepara una copa.

En la casa no había casi de nada pero sí un equipo de música. Violeta sacó un archivador de CD y puso música.

– Tómate la raya –Y comenzó a bailar y a gritar la canción de los Ilegales: “¡Drogas duras llenan sepulturas!”.

Con la raya y unos tragos Alberto no tardó en ir al grano, la abrazó y la empezó a magrear, ella le soltó de un empujón y una bordaría: “Relájate, la noche es larga”. Subió el volumen brutalmente para gritar dando cabezazos al aire esa de: “Regreso al punk, regreso al punk, regreso al punk”. Su pelo golpeaba a Alberto una y otra vez. Para la octava canción del disco llegó el medio tiempo y Violeta se relajó y se sentó, estaba sudando:

– He conocido a Jorge Martínez, ¡qué hombre más intenso!
– ¿Ahora me vas a hablar de otros hombres?
– Vaaale, vamos a follar, pero primero una raya, uuuuuh.

Bajaron el volumen, de inicio fue sexo químicamente puro pero después Alberto lo enturbió de amor. Después comenzó una larga conversación.

– ¡Cuéntame algo! -Dijo Violeta encendiendo un cigarro, y Alberto comenzó contar algo, pero Violeta le interrumpió- No te he contado lo de mi compañía discográfica, Francisco (El dueño del Chico de la Moto Records), ha roto con su novia y ha traicionado al punk para hacer tratos con bakaladeros. Ha descubierto un montón de músicos que en su vida se imaginarían que fueran a editar un disco, sobre todo por lo malos que son, la fiebre del nuevo techno unida al trip hop, ambient y la cultura de clubs. ¿A ti qué te parece?
– No parece muy coherente. ¿Qué es de Las Disparidades entonces? ¿Vais a seguir tocando? ¿Estáis escribiendo canciones para otro disco?
– Yo escribo canciones. Carla se ha enamorado de un hippie viejo, un personaje siniestro donde los haya, hace performances de teatro y escribe poesía, tiene la mente senil, es insoportable.
– ¿Le ves mucho?
– Siií, joder, estoy viviendo con Carla en un alquiler compartido.
– Ya lo sé, digo si ves mucho al hippy.
– A él no tanto, más de lo que me gustaría.

Violeta se levantó de la cama para poner música. Le preguntó a Alberto:

– ¿Qué quieres oír?
– Lo que tú pongas está bien.
– No, dime, ¿qué música te gusta a ti?
– Los únicos discos que tengo aquí son de música clásica, me relaja, Beethoven por ejemplo, en cambio la ópera no la soporto.
– No, ahora no vamos a poner música clásica. –Violeta puso un disco- ¿te acuerdas de esto?

Vino tinto, coca cola y una raja de limón pa quien les mola
Mucho hielo, bien picado, para que después no pueda hacerte daño
Fue en el verano del 93, todo anunciaba que iba a estar muy bien,
Concierto en la casa okupada con los 37 y los Andanada
Y así yo te conocí.
Kalimotxo Ooh… nos gusta blanco y tinto
Kalimotxo Ooh… nos entra muy bien
Kalimotxo Ooh… los sábados y los domingos
Kalimotxo Ooh… los lunes también
Darme pelas que voy a por él, rascaros los bolsillos
Vaya atasco que me voy a comer, con crestas y flequillos
Un punki metido en un cubo, arrascando el fondo con un cartón
Pillar que esto esta cojonudo, Kalimotxo fresco con buen sabor
Salimos de aquel concierto con la geta colorada
Felices y muy contentos cagando negro toda la semana
Y así yo te conocí.
Kalimotxo Ooh…

– No sé, suena a rock barriobajero. Pensé que eras más sofisticada.
– Son los Porretas, este disco lo compré el día que nos conocimos.
– ¡No jodas! ¿lo compraste? ¿En las fiestas de Hortaleza? ¡Vaya desfase! Me acuerdo que nos conocimos en la caseta del Partido Comunista, yo estaba con Chuchi, el Pana, Abad y Enrique.
– Sí, nosotras estábamos dando un voltio antes de tocar. Chuchi nos invitó a Kalimotxo y tortilla de patatas. Nos dijo: “¡Esa chavalas potentes y cachondas!”. Luego nos dio un discurso comunista, jajajá.
– Eso siempre, el Chuchi.
– Luego tocamos y nadie nos hizo caso.
– Nosotros sí os hicimos casos.
– Si, para decirnos cosas feas. Abad que nos gritaba “payasas”, si le hubiera tenido más cerca le habría dado con el pié del micro.
– Es que Abad sólo escucha heavy, ahora está que no caga con Mago de Oz.
– Pues sí, compré este disco de los Porretas, en las fiestas tuvieron mucho más éxito que nosotras y lo compré para comparar. Luego me enteré que es que los Porretas son de Hortaleza, son estrellas en ese pueblo.
– ¿Y qué haces ahora, trabajas en algo?
– En lo que sale. Quiero dar un curso de piano y comprarme un teclado, pero si hago eso no sé si podré pagar el alquiler.
– ¿El alquiler? Pues vente aquí a vivir conmigo.
– ¡Ay, Alberto! ¡No entiendes nada! Yo necesito crear para existir, aquí es imposible, en este barrio residencial no hay vida, no hay inspiración. Voy a preparar una raya.

A Alberto la noche se le hizo muy larga, escuchando música rara y escuchando un monólogo sobre gente y grupos a los que no conocía. Cuando la coca se acabó, Violeta arremetió contra el ron y en media hora la botella también se había acabado. Quisieron hacer el amor, pero ella estaba demasiado borracha y tuvo que salir corriendo a vomitar al váter. Ya amanecía, intentaron dormir, Alberto miraba a Violeta preguntándose si esta aventura valía la pena, todo lo que podía hacer era observarla mientras dormía. Hasta la tarde no se levantaron, Violeta dijo que tenía cosas que hacer. Durante el trayecto en coche Violeta le pidió que le prestara en dinero para comprarse un teclado, Alberto le dijo que no, secamente, le recordó que ya le debía bastante dinero y se despidieron enfadados.

Unas semanas después Adam y Violeta se fueron juntos a Estados Unidos. Alberto se quedó hecho polvo. Por un tiempo le dio vueltas a su relación con Violeta, con el corazón entristecido, sin hablar de ello con nadie, le hubiera sido penoso hablar sobre ello, le avergonzaba. Lo había atormentado con la superioridad espiritual del artista, que en él producía amargura. La intimidad que había tenido con ella le parecía simulada.

Varios años después Adam y Violeta editaron juntos un disco de música electrónica bajo el nombre de “Those Lovers of mine”, un disco en el que se presentaban como marido y mujer, ella tocaba teclados electrónicos y él la guitarra eléctrica. Hicieron una gira mundial y después les perdimos la pista. Hasta hace poco que, en facebook, vimos fugazmente una foto de Violeta con un bebé titulada: “con Adam”, La foto y la cuenta de facebook desaparecieron poco después.

77 comentarios en “El árbol partido, 21. Uno que prefiere la música clásica

  1. Pirata Jenny
    jueves, 15/08/2019 a las 14:40
    Creo que alguna vez hemos discutido aquí sobre la superioridad de las formas canónicas sobre las libres (del soneto sobre el verso libre, etc.). No sé si llegamos a ponernos de acuerdo, no logro encontrar ese hilo. Hoy, leyendo, me encuentro esto:

    ” (…) Carceri d’invenzione (…). Por sí sola, dijo, una cárcel, o la mera idea de ella, nos llena de desesperación. Y lo mismo sucede con la sola imaginación, porque la ausencia de límites entraña siempre melancolía.

    Más allá de la poesía, la propuesta que trae Pirata tiene mucha tela.
    La sabiduría pasa por tener una mente que limite la imaginación y sus juegos con el espacio y el tiempo. La realidad es el lugar que conviene no abandonar.

  2. ¿ Que ha pasado con El Arbol Partido 20 ?

    He bajado a Elegir categoría, y me he ido a la entrada anterior , la 19, de Abril ( de cuando las elecciones ), porque ya , además de parecerme chino todo lo de “La movida”, y los sitios de Malasaña – que ya les dije entonces que yo estaba metida en casa, haciendo mi imitación de la “madre de familia tradicional”, y ni me enteré- es que ya no me acordaba ni de Violeta, ni de Alberto,…
    El caso es que, chino y todo, he vuelto a disfrutar de los dos textos de portada, y de todos los comentarios a la portada anterior, y los que han aparecido hasta ahora en esta de hoy.

    Gracias Claudio Sífilis.
    Y gracias a todos los comentaristas.

    – Anne y JrG se han ido hace un rato ya, con sus mapas para no acabar en Córdoba ( donde acabarían si siguieran mis indicaciones ), y la casa está de nuevo vacía…
    Espero que disfruten ustedes muchísssimo en el Cash Party, y que escriban muchas crónicas, y hagan muchas fotos y muchos vídeos, y que los pongan aquí, para los que nos estaremos muriendo de envidia.

    Por Favor

  3. He estado en el país hermano de compras. Todavía no han empezado la vendimia y no tienen urgencia por hacer sitio en las bodegas. Por eso me gusta hacerles mi visita en octubre, cuando los precios son mucho más razonables.

  4. Bueno, como estamos en petit comité seré más honesto, «sincericida» si esto fuera un trabajo remunerado. El capítulo 20 lo envié con el 19 y la editorial parece que o no se dio cuenta o no le gustó. Puede que con la publicación del libro del marqués y la tienda de Barcelona la Editorial se haya descuidado.
    Pero no hace ninguna falta publicar el 20, era una serie de flashbacks a la Malasaña de los 90 y a la estancia de los Raunch Hands (banda neoyorkina) en Madrid durante varios años. Los Raunch Hands eran y son una de mis bandas favoritas. Algo así como si Viejecita se encontrara con Mark Knofler en el mercado cada vez que va a hacer la compra.
    Parte del episodio estaba copiado de entrevistas a Mike Mariconda (guitarrista de Raunch Hands) y a Tim Warren (dueño de la discográfica en la que gravaban y que se mudó de New York a Hamburgo).
    Una historia para mí muy interesante y que incluí por que sé que es totalmente desconocida para los lectores de chopsuey y para mí un ejemplo necesario para explicar lo que fue Malasaña y lo que pretende seguir siendo.
    Crypt Records es una discográfica underground con algún prestigio pero que nunca tuvo éxito de ventas.
    Como no es relevante para el árbol partido y parte es copiada, pues puede quedarse en el limbo. No vaya uno a ser acusado de plagio por coger un par de páginas de dos entrevistas.
    Decir que aparte de en este capítulo desaparecido, no he copiado nada desde que en el capítulo 2 del anarquista enamorado me pescó chopsuey.

  5. A mitad de camino entre Mérida y Badajoz hay un pueblo llamado Lobón donde existe una tahona que sigue manteniendo en uso un horno de leña. No es por devoción, ni por respeto a las tradiciones, la realidad es mucho más prosaica: compraron un horno de gasoil pero las recetas antiguas no salían bien. He encargado unas bollas de chicharrón para el desayuno de los campeones supervivientes al Cash Party que recogeré esta tarde.

    Las bollas de chicharrón se hacen como su nombre indica con chicharrones, harina, vino, azúcar, canela, clavo y matalauva. Los chicharrones son los residuos sólidos que quedan cuando se derriten las grasas del cerdo para obtener manteca. Estos residuos aún contienen grasa y en la economía de subsistencia esa grasa había que aprovecharla. Para disimular el sabor tirando a rancio que deja el chicharrón en la masa se utilizan especias, todas las que haya a mano. El resultado no es desdeñable y hay que probarlo. También llevo unas magdalenas de aceite. Un aceite de oliva con más grados que un ejército. Éstas para paladares acostumbrados a las sutilezas de la mantequilla.

  6. Claudio Sifilis
    viernes, 16/08/2019 a las 14:10
    …la estancia de los Raunch Hands (banda neoyorkina) en Madrid durante varios años. Los Raunch Hands eran y son una de mis bandas favoritas. Algo así como si Viejecita se encontrara con Mark Knofler en el mercado cada vez que va a hacer la compra.

    Total : la repera.
    Hace un par de años o así, hubo una iniciativa , no sé de quien, y en mi mercado, había días que entre los que íbamos a por víveres, se mezclaban cantantes, y hacían números en directo, de óperas y de zarzuelas. Y muchos de los clientes nos uníamos para hacerles los coros… Incluso se bailaban jotas cuando representaban escenas de “Gigantes y Cabezudos”.
    Una Verdadera Gozada.
    Y si llega a estar Mark Knopfler, me quedo en el mercado a vivir.

    -Y que pinta tan estupenda tienen las cosas que va a llevar Ximeno al Cash Party. ¡ Menos mal que las bolas de chicharrón llevan canela, que me da alergia y me pongo malísima con sólo olerla, que todavía me daría más envidia de ustedes ! .

  7. Este tío me encantaba. Y era más de los tiempos de ustedes . Ya no tengo sus discos, que eran LPs y se los llevaron los chicos cuando se fueron de casa. Pero me da que voy a ver si lo tienen en DVD, y me los compro, porque no sólo tiene una voz estupenda, y vocaliza perfectamente, que es un placer verle moverse… Y , cuando saca la moto, entonces ya…

  8. Procuro fijarme

    martes, 13/08/2019 a las 08:40

    Bien, Proc. Gracias. De vez en cuando vengo a leer, los días que me despierto antes de las nueve y escribe Adapts.

    ¿Donde me meto? Pues mira, ayer estuve en Potes. Practicando el deporte que más me gusta: zampar. Al cuarto plato de cocido lebaniego decidí volverme hiporéxico. Y pasar al helado de almendra tostada. A mí los vacíos de poder por falta de Gobierno no me afectan.

  9. Procuro fijarme
    martes, 13/08/2019 a las 08:40

    Bien, Proc. Gracias. De vez en cuando vengo a leer, los días que me despierto antes de las nueve y escribe Adapts.

    ¿Donde me meto? Pues mira, ayer estuve en Potes. Practicando el deporte que más me gusta: zampar. Al cuarto plato de cocido lebaniego decidí volverme hiporéxico. Y pasar al helado de almendra tostada. A mí los vacíos de poder por falta de Gobierno no me afectan.

  10. CASH PARTY I
    Total, que llego a la Cash Party pensando que van a repartir dinero en metálico, y resulta que es una fiesta sobre no sé qué músico.
    La primera comida ha sido muy rara. La anfitriona ha cocinado unas setas mortales, no de morirte sino de querer vivir más para no parar de comerlas, y como se ha dado cuenta de su calidad, ha intentado todo tipo de subterfugios para evitar que les hincáramos el diente: que si están disecadas, que si ahora tiro encima un bote de pimienta para frenar a estos hambrientos, etc. Yo no he comido, que soy vegano y en el estituto me dijeron que los hongos pertenecen al reino animal, pero el Gremanel y Doc casi llegan a las manos para terminarse el plato. Doc se ha hecho fuerte en un rincón, donde ha lamido el plato como si fuera el Conde de Montecristo. Emecién se creía que esto era un campinck y se ha traído la tartera. Hoy se ha comido un kiwi. A JrG le han preguntado hace dos horas a qué hora han salido de Madriz y sigue contestando en el sofá. A ver cuándo acaba. Decir asimismo que otra vez el club del polideportivo de la Castellana ha fichado a un herniado: se ha lesionado Edema Hard. Seguiremos informando.

  11. Dejad algo de pan para echar a los patos.

    No problem. Si Cortazar escribió Rayuela sin orden ni concierto, yo también puedo que soy posterior.

  12. Lo de Rayuela no va contra los fans de Cortazar: Gómez, Zeppi y Procuro fijarme.
    Va contra Perroantonio y, sobre todo, contra Pirata Jenny y lo que dijo ayer de que las reglas y los límites son buenos.
    Que vengan aquí en contra del modernismo, y viva el siglo de oro.

  13. Pregunta importante, en un restaurante pijo, un hombre cena con dos mujeres, una está a su lado y la otra en frente. ¿Cual de las dos es su pareja?
    ¿La de al lado?
    Say yes.

  14. Allí, Adam quiso deshacerse de Violeta pero ella no tuvo demasiados problemas para seducirlo y fallárselo.

    Fallárselo, le falló más a Alberto, pero esto fue para bien de ambos.
    Alberto, no estés triste. Esa chica no te convenía.
    Siempre que te leo un Árbol partío me dan ganas de dejar de fumar, sensación angustiosa do las halla que no le quita un gramo de mi admiración literaria a Claudio 21, modelo para armar.

  15. Hoy he viajado en taxi, en metro, en autobús y en tranvía, lo digo para ganarme vuestro respeto como navegante y persona de mundo. A la vuelta había muchos hinchas rojiblancos y unos culés, los primeros a grito limpio y todos con sus camisetas. Mientras los soportaba con ganas de acabar con ellos a tiros, estaba segura de que si en vez de los de Barcelona nos vienen los de Madrid vestidos del Madrid en estos transportes públicos, la escena del tranvía estruendoso pero mucho fair play sácame en la tele no se habría producido. Ya sé que no me explico. Resumiendo, que me haría del Madrid ahora mismo si fuera capaz.

  16. S. viernes, 16/08/2019 a las 17:10

    Comidas de verano para flojos. No como las bollas de chicharrones, que no cumplen la normativa de la CE, eso sí que es puro far west.
    Lo has puesto dos veces porque te dije que a Jenny le escribes más. PERO NO SIRVE REPETIR EL COMENTARIO, QUE NO, QUE NO CUELA.

  17. Hazte de Atletico de Madrid. Lo del Real Madrid con Pogba este año es un replay, un clásico de excusa para temporada «en blanco»

  18. No ha venido nadie de los del “Cah Party”.
    ¿ Estarán todos durmiendo después de una noche entera de preparaciones ? ¡ Como deben estar pasándolo ya !

    Pero me extraña un poco por JrG, que a las 5 , ya suele estar levantado y pintando, a base de café…
    Como dicen por ahí ” Pas de nouvelles, bonnes nouvelles “

    Y buenos días a todos.

  19. Juanfran Satur
    sábado, 17/08/2019 a las 08:44
    JrG está a punto de decir a qué hora salieron de Madriz. ¡Darle tiempo!

    Es que no salieron de Madrid.
    Salieron desde 30 kms al NorOeste , y entre el gps, los mapas, y mis “estupendas” instrucciones, estarían dando vueltas hasta llegar a la autovía de Toledo…

  20. Ayer se ejecutó el duelo entre el Barza y el Bilbao. Numerosas ocasiones para ambos combinados, aunque al final el choque lo ganó el equipo racial vascuence con un acrobático tanto de Caritz Arduritz Jabar, que aprovechó sus conocimientos de aurresku para encañonar la portería culet. No consta que Antuán Grima rascara bola.

  21. Saturio ayer se fue con el Josenez a visitar a unas primas de Daimiel.
    Aquí BremA en una disertación sobre el hombre blandengue toda ella en Catalán, no pudo con el efectivo derroche de medios técnicos y pirotécnicos que nos ofreció la casa de barajas, en una comida que solo pudo interrumpir momentáneamente la siesta obligada por la climatología severa.
    Tome posesion de la discoteca, para cuando venga el sifilis, y ahora cargo la escopeta para cazar la liebre que quiere ponerle al arroz el Olmedo.
    El agua nos ha dicho que debe ser de vichi pero el marqués que solo dispone de primerísimas marcas, se la va a sustituir por Sanpellegrino, que tiene la burbuja más fina y no se cuantas cosas más.
    Y’a les iré contando, porque me voy a casa de las primas de Daimiel que el Saturio quiere volver a casa.

  22. (xvi)
    Los tíos de la oscura provincia venían dos veces al año a Madrid, se juntaban con los tíos de Bilbao que vivían en la calle Pelota y venían a ver al Athletic. En la temporada 62-63 me prometieron que me llevarían con ellos para ver el partido en el Metropolitano, cuando bajaban a Madrid se mostraban muy rumbosos sobre todo después de dejar a las tías con la familia. Me pasaron a buscar en un taxis y mi madre les pidió que no me perdieran de vista, pero ellos con grandes risotadas le dijeron que no se preocupara. Del partido no vi nada, habían sacado unas entradas de pie y solo me auparon cuando metió un gol Arieta de cabeza. El Athletic ganó al final y estaban eufóricos. “Esto hay que celebrarlo por todo lo alto, qué hostias” . “¿Pero qué hacemos con el niño?”, preguntó el tío José.
    La calle Ballesta estaba al lado de Estrella 3. Era una calle muy corta donde estaba la Gran Tasca y en la otra acera la Tasquita de Enfrente, el resto eran todo “casas de putas”, eso al menos era lo que me había explicado Angelito Horrillo cuando salíamos a merodear por allí. Me hizo gracia que me llevaran a esa calle para celebrar la victoria sobre los colchoneros. Entramos los cuatro en un sitio muy oscuro, pidieron “una Coca-colita para el niño” y se fueron para dentro. Me dejaron con una chica muy simpática y con mucho pecho que enseguida se cansó de mí y me dejó solo. Me fui a buscar a Angelito y le invité a tomar una copa en el “Lady Pepa”, él no se creía que me hubieran dejado pasar y efectivamente el portero se puso borde. Le dije que estaba con mis tíos los de la oscura provincia, le di un par de Chester de los que todavía me quedaban y nos dejó pasar. Una vez dentro llamé a la chica que tenía mucho pecho y pedimos tres copazos, a Angelito se le caía la baba todavía mas de lo habitual.
    Al rato aparecieron mis tíos, me pareció que estaban muy contentos y un poco chispaos pero cuando nos vieron abrazados a la chica y bebiendo se quedaron como atontaos. Cuando les dieron la factura de nuestras consumiciones se pusieron a dar gritos, Angelito salió corriendo y me dejó solo ante el peligro. Cuando nos subimos en el taxis para dejarme en casa les entró como una risa floja y dijeron que para el próximo partido, si ganaba el Athletic, nos divertiríamos los cuatro juntos. “¿Qué tal se ha portado Fernandito?”, preguntó mi madre temerosa de que hubiera hecho alguno de mis disparates. “¿El niño?, muy formalito doña Consuelo, muy formalito, se le puede llevara ya a cualquier parte”. En ese momento sentí que había superado otro “rito de paso” que no sabía lo que era pero lo decían mucho en Hazañas Bélicas.

  23. Gracias Marqués, por poner de nuevo a Fernandito, a pesar del jaleo que tendrá ya montado…
    Espero que siga también con De la Moqueta al Polígono, una vez que haya descansado de las vacaciones .

  24. He ido a por víveres para mañana, y luego a la FNAC, a ver si tenían algún DVD o BR de Meatloaf, para no tenerles tanta envidia. Y todo estaba descatalogado. Supongo que con esas caídas espectaculares que ha sufrido últimamente frente al público, estarán esperando a ver si se muere de una vez, para hacerle homenajes póstumos, y volver a sacar todos sus discos y videos, y forrarse.
    ¡ Panda de Buitres !
    Afortunadamente, a la vuelta , en casa, mi germanófilo tenía El Oro del Rin , a toda pastilla , así que, música épica no me falta.
    Hasta luego, espero

  25. PERIODISMO AGOSTADO, HOY EL CONFIDENCIAL

    Estos son los beneficios que desconocías del heavy metal para tu salud mental
    Denostada por muchos y amada por otros tantos, la música heavy nos confiere una serie de beneficios mentales que no imaginarías, entre ellos, saber ser más felices

    06/08/2019 11:36

    La música heavy metal quizás no tenga tan buena reputación que se merezca.
    [Quizá no se la merezca]. [Pero empezamos mal. En castellano, las oraciones comparativas de igualdad tienen la forma «tan + primer término de la comparación + como + 2º término de la comparación»; por ejemplo, «tan guapo como el perro de su padre», no «tan guapo que el perro de su padre». Es decir, que la frase expuesta correctamente debería ser:]

    La música heavy metal quizás no tenga tan buena reputación como se merezca. Diversas investigaciones hablan de los beneficios de este tipo de música entre las personas que la escuchan. [Diversas investigaciones de las que sin duda los periodistos van a informarnos así: Nombre del estudio, investigador, publicación de referencia y/o Universidad. Quizá nos hablen también del tamaño de la muestra.]

    Según estos estudios [¿CUÁLES?], los fans de este tipo de melodías [¿MELODÍAS?] tienden a estar más abiertos a nuevas experiencias [¿musicales? ¿o hablamos de otras experiencias?], lo que se manifiesta en la predilección por una música que es más intensa [vehemente], compleja y poco convencional. [Seguimos teniendo problemas con las oraciones comparativas. La música heavy es ¿«más intensa, compleja y vemente» que el resto de la música? ¿Más que el pop o más que el jazz?] Igualmente, se ha comprobado que tienen una actitud más crítica y negativa hacia la autoridad institucional [sí, en los últimos 50 años, los heavys han estado a la cabeza de todas las revoluciones: la revolución de los claveles full metal, la revolución naranja mecánica, la primavera metal árabe… Finlandia, Suecia, Noruega no dejan de rebelarse ante la autoridad institucional —¿o policial?— gracias al heavy metal] y tienen una mayor necesidad de singularidad [eso sí es verdad: una mayor necesidad].

    A pesar del contenido violento de las letras de algunas canciones de heavy metal, ciertas investigaciones [que no vamos a desvelar para no poner en peligro la seguridad de nuestras fuentes] publicadas [en algún sitio] recientemente [en fecha indeterminada] han demostrado [fehacientemente; a las pruebas expuestas en los enlaces anteriores nos remitimos] que los fans no se identifican con esa violencia [lo que explica que a pesar de su «actitud más crítica y negativa hacia la autoridad institucional» no sean demasiado partidarios de la acción, suponemos].

    Más relajados
    En un experimento [¿?] realizado se concluyó que aquellas personas (fans del heavy metal) que estaban enfadados y luego escucharon música heavy metal no aumentaron su ira, sino que aumentaron sus emociones positivas. [Investigadores de Instituto Iván Pávlov confirmaron]

    De esta manera, se infiere que escuchar este tipo de música representa una forma saludable y funcional de procesar la ira, la rabia y el odio. [Siempre que seas previamente fan de heavy metal, de lo contrario quizá te entren ganas de invadir Polonia]

    La Universidad de Warwick (Reino Unido) demostró que los oyentes de música rock o heavy tienden a poseer mayor capacidad de abstracción, liberan tensiones y pueden relajarse más fácilmente. [En comparación con los oyentes de qué, ¿del ruido de una acería, del ruido de un matadero de pollos? ¿Pudiera ser —preguntamos— que la música «rock o heavy» (sic) actúen al modo de los «auriculares con cancelación de ruido» de manera que esta música cancele el ruido —y el mundo— exterior?]

    Por su parte, la Universidad de Arizona (Estados Unidos) reveló que los ‘heavies’ poseen mayores niveles de felicidad y calma que los otros grupos [qué otros grupos, ¿los de oyentes de pop electrónico, de country, de flamenco] y que son menos propensos a tener algún remordimiento [¿remordimientos de qué tipo, por haber escuchado música sacra o por haber asesinado a una cuadrilla de mods al ritmo de «Highway To Hell»?]

    Otros expertos señalan que promueve el pensamiento científico, ya que escuchar determinados géneros del heavy metal [¿cuáles?, díganmelo por favor, necesito promover mi pensamiento científico] favorece el pensamiento crítico y ayuda a explorar falacias lógicas, problemas de diseño de investigación y sesgos de pensamiento [¡oh, oh, oh, oh!]

  26. PerroAntoine eso te pasa por seguir leyendo noticias y diarios. Haga como yo, no se meta en periodismos.

    La felicidad, la, lala, la… La felicidad…

  27. Perroantonio
    sábado, 17/08/2019 a las 13:32
    PERIODISMO AGOSTADO, HOY EL CONFIDENCIAL

    Huele a traducción de algún periódico local de Arkansas.

  28. Perroantonio ( 13’32 )
    Quisiera hacerle unas preguntas capciosas :
    ¿ Qué música es heavy ?
    ¿ Eran cantantes heavy Pavarotti, o Caballé ? Para que se considere heavy, ¿ tiene que darle a Woody Allen ganas de invadir Polonia ? ( en caso afirmativo, casi todo Wagner sería heavy ).
    ¿ Basta con que el cantante sea tamaño camión , y tenga una voz potente y con posibilidades dramáticas para que sea heavy ? ( en ese caso, Meatloaf sería heavy, pero a mí lo que me parece es épico).

    I rest my case

  29. Olmedo ya nos ha informado: la paella buena es la alicantina y que lleva pimiento.

    Se ha visto contrariado ante la falta de colorante, como si esto fuera un restorán chino o un dispensario de kebats. Lo que indica que en todas partes cuecen habas.

  30. viejecita sábado, 17/08/2019 a las 14:11
    Perroantonio ( 13’32 )
    Quisiera hacerle unas preguntas capciosas :
    ¿ Qué música es heavy ?

    Como su propio nombre indica, la música pesada.

    Según la RAE: «Estilo musical nacido a finales de la década de 1960 como derivación del rock duro, que se caracteriza por su ritmo fuerte y repetitivo y porque se toca enérgicamente, a un volumen muy elevado y distorsionando el sonido con frecuencia». La Wikipedia añade un matiz interesante: «guitarras fuertes y distorsionadas, ritmos enfáticos, los sonidos del bajo y la batería son más densos de lo habitual y voces generalmente agudas».

    El detalle de las voces agudas es interesante, aunque en realidad el autor de la entrada quería decir voces aullando «en falsete».

    ¿ Eran cantantes heavy Pavarotti, o Caballé ?

    Pavarotti y Caballé reunen, efectivamente, la condición de pesos pesados de la música. Aunque es dificil imaginarlos interpretando una canción de Megadeth o de Iron Maiden, sí puedo verlos con chupa de cuero con tachuelas. A Caballé prefiero no imaginarla con pantalones spandex y zapatos de ploataforma, pero Pavarotti no desentonaría con larga melena y pantalones cortos.

    Para que se considere heavy, ¿ tiene que darle a Woody Allen ganas de invadir Polonia ? ( en caso afirmativo, casi todo Wagner sería heavy ).

    Lo de «no puedo escuchar tanto Wagner, me entran ganas de invadir Polonia» es efectivamente una frase de una película de Woddy Allen, pero a él no sé qué efectos le produciría el heavy metal. Teniendo en cuenta que lo suyo es el clarinete y el swing, que según el artículo produce oyentes más violentos que los del heavy, lo más probable es que le entren ganas de coger una motosierra.

    ¿Tiene Wagner guitarras eléctricas? ¿Llevan chupa de cuero y muñequeras con pinchos en Los Nibelungos?

    ¿ Basta con que el cantante sea tamaño camión , y tenga una voz potente y con posibilidades dramáticas para que sea heavy ? ( en ese caso, Meatloaf sería heavy, pero a mí lo que me parece es épico).

    El tamaño (del cantante) no importa. Lo relevante es que esté castrato o sepa aullar como si lo estuviera.

  31. La música heavy metal quizás no tenga tan buena reputación como se merezca.

    (Vigilando al vigía) Imho, el segundo subjuntivo es un exceso: como merece, o como se merece.
    Seguro que es una automatic translation, como dice Bremaneur. Perroantonio (o sus palabras) en Arkansas es una necesidad.

  32. Perroantonio (16’50 )
    Gracias por sus aclaraciones. Pero dice usted :

    ¿Tiene Wagner guitarras eléctricas? ¿Llevan chupa de cuero y muñequeras con pinchos en Los Nibelungos?

    Todo se andará. En el festival de Bayreuth de hace unos años, pusieron una piscina transparente, para que las Nereidas se bañasen y cantasen desnudas.
    Y también hubo una versión (estupenda) de Ricardo III , en cine, en que Ian McKellen , el protagonista, iba vestido de uniforme de las SS, y montaba en moto… Lo que importaba, claro, era cómo decía los textos de Shakespeare, y eso, lo bordaba.

    Y, desde luego, Meatloaf tenía un chorro de voz, y hacía con ella lo que le daba la gana, subir a la estratosfera, y bajar a los infiernos, y sin dejar de vocalizar perfectamente, que se entendía toda la letra . Y podía con el sonido de una orquesta de Rock, y hubiera podido con la Filarmónica de Berlín, o con lo que le hubieran echado .

    Y los castrati , una vez terminada la “operación”, y cuando ya estaban convertidos en “voces blancas ” , no aullaban , que tenían unas voces de mezzo soprano preciosas.

    Ya siento.

  33. El heavy es el nuevo aceite de oliva, que antes decían que era malo pero resulta que es muy bueno. Coincide que ayer empezó, por San Rock-E (LO HAIS PILLAO, es así como se llama la asociación cultural convocante), un concurso de ruido enfrente de mi casa y me gustaría mucho que se fueran todos cada uno a la suya. También me gustaría que viniera la policía y sus padres y les golpearan. Que les exploten los bafles y se electrocuten un poco. Que se queden afónicos y con diarrea. Que salgan de mi cerebro, por favor.

  34. Te acompaño en el sentimiento Procuración. Yo he dado mucho la tabarra cuando estudiaba vientos, porque no te puedes poner auriculares, y el karma me ha castigado con cosas como las que sufres tú ahora, durante al menos quince años.

    El ruido impuesto es lo peor para el celebro. Y ahora es más norma que excepción.

  35. Procu, cómprate tapones de silicona en la farmacia, si tienen de varias clases compralos todos. Dependiendo de su densidad y del nivel de graves que estén usando los joputas puedes llegar a dejar casi de oír el estruendo.
    Pero el truco está en saber ponérselos, no se llevan como se ve a veces incluso a los pilotos de formula uno que llevan medio tapón fuera. Los usan mal y es como hacer una paja a un muerto.

    Si los compras ya te explicaré.

  36. Procuro fijarme
    sábado, 17/08/2019 a las 21:12

    Tengo una larga experiencia en verbenas, a uno y otro lado de la raya, y al fin pasé al estadio zen, que consiste en esto: recordar que uno fue joven y saltaba y vomitaba y volvía a casa a las seis y de repente ya era padre y tenía niños que dormir y se cagaba en los bajos de los altavoces del pueblo, y que ahora puede recordar con agradecimiento (y algodón hidrófilo) que todo eso haya pasado. Porque por fin ha pasado y porque hay otros que no lo han pasado.

    Creo que ya les he contado esto que me pasó cuando S. tenía tres años y la plaza del pueblo estaba a reventar y la música debía de oírse en toda la comarca, de Trujillo a Mérida y desde el Tajo hasta el Guadiana. S. gustaba mucho de La campanera y en el pueblo tocaba una banda que mezclaba con sabiduría los distintos géneros, según la hora y la deferencia debida a los asistentes: pasodobles y coplas hasta las doce, Sabina y Loquillo hasta las dos y, a partir de las dos, lo que Dios dijera. Yo, que por edad pertenecía al segundo turno, por obligación debía acoplarme al ritmo de los matrimonios que bailaban los pasodobles y retirarme rápido a enchufar a S. su último biberón. El caso es que pedí a la solista que cantase La campanera y se la dedicase al zagal. Tenía poquita voz, pero desagradable, que decía el otro, pero daba igual.

    El zagal, a pesar de su edad, no hablaba nada comprensible, llevaba chupete a todas horas y sufría una especie de ansiedad por separación cada vez que me alejaba tres metros de él. Oyó los primeros compases (taratatá taratarara taratatá taratataaaaa, tarará tatá, bis), escuchó luego su nombre de hombre viejo por la megafonía, vio cómo las miradas de la plaza se volvían hacia él, se quitó el chupete y se acercó para transmitirme en código secreto: “¡Mamá, alasusena, alasusena!(*)”.

    (*) Su interpretación de aquello que dice “dicen que no eres buena, y a la azucena te pudiera comparar”).

    Ay, qué a gusto me retiraba yo con ese zagal aunque estuvieran en pleno rapto de Sabina, qué cosa más rara esa pasión que tenemos por ellos y ellos por nosotras. Debe ser verdad que es de la entraña.

  37. Ya me habéis liado. Es vuestra culpa por sacar a relucir el heavy metal. Mirad qué versión más a-co-jo-nan-te de La bien pagá por Miguel de Molina. ¿Se puede cantar mejor que él esta canción? Viejecita, ¿se puede?

  38. Lo de Miguel de Molina fue una desgracia en toda la regla. Los señoritos trueno de Falange le pegaron una paliza de muerte en la plaza de Castilla, por ahí por Chamartín. ¿Por qué no le preguntaría yo a mi abuelo por aquello, que algo sabría como comisario y falangista? El caso es que no le pregunté, imbécil de mí. Entonces me parecía que iba a poder siguiendo hablar con mi abuelo varios siglos.

    Su familia más cercana murió en la carretera de Málaga, aquella gran hazaña bélica. Se escribió una biografía que no recuerdo bien porque quedó en otra casa, aunque mi impresión cuando la leí en su día fue que no estaba a la altura. Bueno, como fuere, acabó como sabéis exiliado en la Argentina, y aquí hay una larga entrevista que le hicieron allí. Me conmueve esa mezcla de acento entre andaluz y porteño.

    La culpa la tenéis vosotros por sacar lo del heavy metal.

  39. NO ME QUIERAS TANTO. Pero no encuentro una de mis coplas favoritas, que debió cantar sí o sí. Es de esas coplas que todos comprendemos, porque hemos estado a un lado y a otro.

    Aquí, dos versiones completamente distintas: la clásica de Concha Piquer y la de Martirio. Qué letrón:

    Él tenía veinte años,
    Yo le doblaba la edad.
    En sus sienes había noche
    Y en las mías madrugá.
    Antes de que lo pensara
    Su gusto estaba cumplido,
    De nada le faltaba con él.
    Lo quería con locura,
    Con todos mis cinco sentidos.
    Él se dejaba querer.
    Amor le pedía, como un pordiosero,
    Y él me clavaba,
    Sin ver que sufría,
    Cuchillos de acero.

    “No me quieras tanto,
    Ni llores por mi;
    No vale la pena
    Que por mi cariño
    Te pongas así.
    Yo no sé quererte lo mismo que tú,
    Ni pasar mi vida pendiente y esclavo
    De esa esclavitud.
    No te pongas triste,
    Sécate ese llanto
    Hay que estar alegre.
    Mírame y aprende,
    Y no me quieras tanto”.

    Con los años y la vida
    Ha cambiado su querer,
    Y ahora busca de mis labios
    Lo que entonces le entregué.
    Cegadito de cariño
    Él me ruega que le ampare,
    Que le tenga caridad;
    Me lo pide de rodillas, por la Gloria de su madre
    Y no le sirve de nada.
    Y como un mendigo se pone en mi puerta
    Y con sus palabras sus penas castiga
    Dejándome muerta.

    No me quieras tanto,
    Ni llores por mi;
    No vale la pena
    Que por mi cariño
    Te pongas así.

    “De todo lo del mundo sería capaz
    Con tal que el cariño que tú me tuviste
    Volviera a empezar.
    Por lo que más quieras,
    Sécame este llanto.
    Maldigo la hora que yo te dije:
    ¡No me quieras tanto!”

    —-

    Ya me callo, pero que sepan que Martirio lleva un programa de nota en Radio Gladys Palmera.

  40. Esta noche he visto que alguien tenía la luz encendida por la rendija de la puerta, seguramente un madrugador trabajador, pero era mucho más, era todo un nuevo día.
    Muchos pájaros cantan.
    Alguien comentó ayer que una vez comió una Paella de pájaros fritos, seguramente ruiseñores.
    Necesitaba labarme los dientes.

  41. Buenos días a todos :
    Anoche, no estaba lo suficiéntemente cansada para poderme quedar dormida , así que, me levanté, y puse el Mac, y estuve leyendo lo de Pirata. Eso sí, a oscuras, excepto el mac, y sin sonido, que como hacemos ventilación cruzada en toda la casa, no se pueden encender luces, ni poner música, hasta que llega la mañana.

    Pero la mañana ya ha llegado. Y mientras iba preparando el almuerzo, poniendo lavadoras, y así, he estado viendo y escuchando a Miguel Molina con lo de “La bien pagá”. Y es una versión estupenda. Y en agradecimiento, le enlazo este Y.T. Es Pedro Almodovar ( ya sé, ya sé que aquí no tiene mucha hinchada ), haciendo una interpretación en Play Back, de esa canción, por supuesto con la voz de Molina…
    Esa película “Que he hecho yo para merecer esto”, me encanta, y ese momento, es uno de mis favoritos .
    Me voy, que las tareas me llaman, pero enseguida vuelvo, no e hagan ilusiones .

  42. Aquí estoy de nuevo dispuesta a dar la pelmada :
    Y, de nuevo, para Pirata :
    Doña Concha Piquer llevaba a su hija, Conchita Marquez Piquer ( que se iba a casar con Curro Romero ), al mismo taller de costura al que me llevaba mi madre. Y recuerdo la manía que le tenía la chica a Rocío Jurado, porque había dicho que ella era “más larga” que su madre… ¡ Que tiempos aquellos de maricastaña !
    El caso es que la Piquer sería “más larga” que Martirio, que no tiene mucha voz, pero Martirio usa esa poca voz que tiene como le da la gana, y verla interpretar, con esas peinetas sui géneris que solía llevar ( hablo de cuando yo la veía, hace años ya ), era una gozada. En cambio a la Piquer, nunca la vi cantar, sólo la oía en esos discos “de piedra” que había en casa, y aunque luego me he comprado lo que he podido suyo en CD, no es lo mismo para mí.

    Hasta luego, que tengo que ir a tender la primera remesa de lavadora…

  43. Jenny, qué joya es la radio Gladys Palmera. Ahora mismo estoy oyendo una lista de Joao Gilberto, como mansa lluvia en la zona cero después del concurso de rock, Javi rock y rock Arturo, con los que he coincidido despierta hasta las tres; luego he debido desmayarme. Gracias, Adapts, compro tapones a ver.

  44. Tapones de silicona, no de cera ni de caucho.

    Proceso:
    Calentarlos, uno en cada puño, en verano menos en invierno mas,😙😁 para que sean más maleables aún.
    Coges el lóbulo de la oreja que prefieras y estiras de él de manera rítmica y suave mientras empujas el taponcico sin hacer demasiada presión, se trata de que se vaya metiendo y acomodando el solito de manera natural hasta que quede dentro y apenas sobresalga del canal auditivo. No te preocupes no llegarás al tímpano.
    Yatä.

    Por la mañana, o paciencia y uñas largas para pellizcarlo y sacarlo, igualmente con movimientos laterales, o pinzas de depilar en la mesilla de noche para usarlas como herramienta.

    Poblema. Al ser mujer igual no te caben porque tengas el canal más estrecho. Adelgäzalos con un cutter o similar. Los tapones, el canal déjalo tranquilo.

    Los tapones sólo funcionan así, la gente te comentará que no hacen mucho, es porque no se los ponen como deben.

    Cómo ya he dicho he sufrido décadas de ruido infernal en el barrio en que vivía, sólo así sobreviví.

  45. Adaptaciones :
    Esos tapones que recomienda a Procuro, ¿ sirven también para que no se meta agua en el oído al nadar ?
    Porque llevo como tres años, limpiando la piscina, echándole anti algas, y cloro, y cambiando un día sí y otro no, la bolsa del robotito, pero sin atreverme a meterme dentro.
    Que yo solía nadar en serio, y que soy incapaz de no meter la cabeza, y las últimas veces que me puse a nadar en la piscina, cogí unas otitis de lo más desagradables, y ya no me faltaba más que quedarme sorda…
    Por Favor, y Gracias

  46. Hace años usé tapones y no los recuerdo muy efectivos, si bien tampoco me los colocaba tan profesionalmente como dices ni seguramente eran de silicona. Era la época en la que en los autobuses ponían películas a todo trapo para que las viera todo cristo, antes de los auriculares individuales que llevan ahora los asientos. Los tapones no me servían para nada porque se me quemaban enseguida con las llamaradas de la cólera que se me encendía.

  47. Viejita no los he comprobado en el agua, pero deduzco que si no dejan pasar ondas sonoras también serán efectivos con el agua.

    Tengan en cuenta que si los usan como digo no oirán los avisos de incendio de su marido o si una reala de asaltacasas revienta su puerta, ese el precio que hay que pagar. Y la incomodidad de extraerlos por la mañana.

  48. Gracias Adaptaciones :

    Vivimos en un sitio muy silencioso. Excepto cuando a los vecinos de Bilbao, que nos rodean por todas partes, les da por tirar cohetes. Y como sólo lo hacen de vez en cuando, me dedico a escucharlos, y me acabo durmiendo arrullada por los fogonazos.
    Así que, por la noche, no me hacen falta ninguna. Incluso una vez, que entraron los de seguridad en el jardín , que está siempre con la verja de par en par, para apagar desde casa un incendio que habían organizado los de detrás en su pila de compost, seguí durmiendo plácidamente.
    Al amanecer, sí que me despiertan los mirlos, pero es porque me encanta su canto, y hasta en sueños estoy pendiente de ellos.

    Probaré los tapones esos, pero ya será el año que viene, si sigo aquí, que el agua de la piscina ya empieza a estar fría, y lo pasé demasiado mal con las otitis dichosas…
    Muchas gracias en cualquier caso.

  49. No veo a Gomez desde esto

    Gómez
    jueves, 15/08/2019 a las 12:42
    ejecita
    jueves, 15/08/2019 a las 12:18
    Gómez
    jueves, 15/08/2019 a las 09:57
    Más que Revital, Viejecita, Farlopal Plus.

    Y eso, ¿ se vende sin receta ? ¿ Donde ?
    No me diga eso, Viejecita. En cierto gimnasio solíamos entrenar a diario, con bastante intensidad, tres o cuatro amigos. Un día se nos acercó un tipo y nos preguntó qué tomábamos para estar tan fuertes

    Espero que no se sienta usted culpable de hacer proselitismo de la cocaína. Que no sabía que era lo que se escondía bajo el nombre de Farlopa, y me lo explicó JrG el día pasado.
    Y no se me ocurriría probarla, que he visto demasiadas víctimas de la cocaína, o de la centramina, en distintas residencias de Doctores Sugrañes, como para arriesgarme a probarla. Que, ya digo, ni siquiera tomo calmantes tipo Nolotil, ni Valium, ni nada. Ni una caladita a un porro, en toda mi larga vida…

    Eso sí, para cuando esté a punto de morirme, quisiera que me dieran psilocibina… Pero eso es otra historia.

    Por si las flais, le pido perdón
    Ya siento

  50. Soy fan entusiasta del Cortázar cuentista –estoy terminando de releer todos sus relatos breves–, el Cortázar traductor (y biógrafo) de Poe y, en menor medida, del ensayista. Pero las novelas de Cortázar son, sin excepción, aburridas hasta la náusea. Rayuela la leí entera sólo porque era jovenzuelo y en aquellos tiempos me imponía como un deber casi sacrosanto terminar todos los libros que comenzaba. 62 Modelo para armar es el libro que más veces he sido incapaz de leer más allá de la página cinco.

  51. INSTANTES DE FELICIDAD Cash 19
    -Estábamos desayunando cuando Elvira delante de “todos” y con menoscabo de mi autoridad como cabeza de familia me dijo: “Vete a hacer la compra”. Mi respuesta sin dudarlo fue: “No me da la gana, ves tú”.
    -Estábamos sentados al anochecer escuchando el Amor Brujo cantado por la Más Grande cuando puse en marcha un espectáculo pirotécnico de antorchas. El público exclamó: “¡Oooooohh!”.

  52. Gomez (12’51 )
    Me ocurrió con Cortázar lo mismo que a usted , que empecé con Rayuela, y no me gustó, y si lo terminé fue porque no tenía dinero para permitirme dejar un libro sin terminar. Pero alguien me dejó lo de Queremos tanto a Glenda, y lo de como subir una escalera, y me quedé epustuflada, y me compré los cuentos completos, y luego Los premios, y El Examen, y volví a Rayuela, y ya me gustó.

    Me ocurrió también con Hemingway, que me ponía a mil hasta que leí su libro sobre los toros, y el de París, y, a partir de entonces, hasta sus diálogos de “Por quien doblan las campanas” me gustan…

    Y con Scott Fitzgerald, del que leí lo primero “Tender is the night”, y me puso de mal humor. Pero luego, me regalaron los relatos cortos , como “Berenice Bobs her Hair”, o “Diamond as big as the Ritz”, y me chiflaron, y de ahí ya lo leí todo, y me encanta. Y lo mantengo vivo en mis estantes.

  53. marquesdecubaslibres
    domingo, 18/08/2019 a las 13:14
    INSTANTES DE FELICIDAD Cash 19
    -Estábamos desayunando cuando Elvira delante de “todos” y con menoscabo de mi autoridad como cabeza de familia me dijo: “Vete a hacer la compra”. Mi respuesta sin dudarlo fue: “No me da la gana, ves tú”.

    El que contestó eso, ¿ Fué Marqués, o fue Fernandito ?

  54. En Daimiel el google maps dice que aparqué en la República de Sajá, y el mapa marca un sitio por Siberia. Insiste de vez en cuando en recordarme que allí está aparcado mi coche. Aparqué debajo de un árbol, parecía un almendro pero es una puerta dimensional a Siberia.

  55. Hallazgos del fin de semana: Claudio Sílfides es un gran diyeit, muy por encima de GjR, aunque JgR domina mejor el aparataje psicotécnico de Doc mientras que Sílfides se hace la perindola un lío.

  56. Una vez pasé unos días en Ordesa Monte Perdido, en plan vivac y bebiendo aguas cristalinas que corrían, alegres, entre piedras y musgo.
    Al llegar arriba encontramos acampado un sucinto destacamento del ejército, igual estaba allí Gómez.
    A las dos semanas tenía una bonita hepatitis A.

  57. JOY DIVISION
    La soledad tras el tumulto se combate bebiendo un Douro que trajo Ximeno que acompaña un lomo fresco que dejó Emecé y de postre el queso gallego de Josénez. En el recuerdo la paella de Olmedo y el rostbeef de Anne. Sólo Sífilis vino con las manos vacías aunque quizás se marchó con el corazón lleno.

  58. EL DEDO EN LA LLAGA
    Brema, viendo mis trastos de torear, insiste en confirmar si llegué a matar algún novillo. Pide aclaraciones sobre mi costurón en la ingle, que si fue la cornada en el triángulo de Scarpa o la mojá en la puerta de los Canasteros.
    Sífilis le pide confirmación a Elvira de si lo mío fue braguetazo diestro o me casé por amor.

  59. CENSURA
    Olmedo, preocupado por los próximos capítulos de Fernandito, me exige que sea fidedigno a sus recuerdos. Ya veremos. Él conoció bien a mi abuela.

  60. Echamos de menos a Perroantonio, MGauss y sus respectivas. Respetamos su criterio. También a Bonnie a la que al parecer se le canceló el permiso marital a última hora.

  61. Bien.
    Ya en Nantes con la proa a Cholet.
    Me perdonaran que no haga mi crónica hasta mañana, pues para textos largos y melonadas, necesito algo de reflexión y mis gafas de ver de cerca así como una pantalla y teclado real.
    La videoconferencia que me prometió el marqués la noche del jueves para poder discutir de algo con el Perro no pudo celebrarse por el impresionante derroche de medios técnicos en la pirotecnia.
    Es que no pude discutir ni con el sifilis.
    Lo que dice el marqués de las chicas no solo lo comparto lo refrendo. Algo hicimos bien y además tuvimos suerte de cojones.
    También es cierto que al no ser hombres blandengues como demostró haciendo uso de su autoridad el marqués las chicas están más contentas.
    Un gran abrazo a Mortimer, y agradecer a todos y en especial a Elvira y Marqués tanta generosidad y derroche de calidad.
    Se os quiere mucho y me gusta comprobar que gracias a mi mujer a mi también se me quiere.
    También es cierto que debe ser por mi dinero, pero bueno, mientras parezca verdad…

  62. Under DBS, the patient became a devoted fan of Johnny Cash, banning other music he’d previously liked.
    Terapia manchega profunda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *