La cena de Emaús

1. Caravaggio (1601)

2. Caravaggio (1606)

3. Rubens (1610)
4. Rubens (1638)

5. Rembrand (1626). Los peregrinos de Emaús.

6. Rembrand (1648)

Notas
Es posible encontrar en la web versiones de estos cuadros con mayor resolución.
1. Caravaggio (1601). La cena de Emaús de la National Gallery, Londres.
2. Caravaggio (1606). La cena de Emaús de la Pinacoteca de Brera, Milán.
4. Rubens (1638). La cena de Emaús en el Museo del Prado, Madrid.
6. Rembrandt (1648). La cena de Emaus en el Museo del Louvre, Paris.

Extra I

Inicialmente atribuida a Johannes Vermeer (1632-1675), Los discípulos de Emaús o La cena de Emaús es una falsificación de 1937 del pintor holandés Han Van Meegeren (1889-1947). Muchas de las falsificaciones realizadas por Van Meegeren fueron vendidas durante la ocupación de Holanda en la II Guerra Mundial a los jerarcas nazis. Al finalizar la guerra, Van Meegeren fue acusado de expolio del patrimonio nacional holandés y sometido a juicio. Tuvo que demostrar que él era el autor de los cuadros, y tan sólo un honrado estafador, pintando en directo un Vermeer en la sala en donde se realizó el juicio. Pueden leer la historia en Cuaderno de cultura científica.

Extra II

Hace unos días Pirata Jenny recomendó el libro de John Berger Ways of Seeing. Existe versión en castellano, Modos de ver, en la Editorial Gustavo Gili.

Existe también una adaptación de este libro en cuatro documentales de alrededor de 30 minutos de duración cada uno para BBC Four altamente recomendables, entre otras muchas cosas porque tenemos oportunidad de ver hablar a John Berger en 1972, a la moda del momento, como si fuera un Rolling Stone. En el primer capítulo se proporciona alguna clave extra para entender la primera versión de La cena de Emaús de Caravaggio.

John Berger – Ways of Seeing (Modos de ver).
Versión en inglés subtitulada en español.
Capítulo 1.
Capítulo 2.
Capítulo 3.
Capítulo 4.

73 comentarios en “La cena de Emaús

  1. Buenos días :
    Se ve que tengo un gusto arrastrao, porque no tendría ninguno de los cuadros de portada colgado en mi casa, aunque me lo regalasen. Pero me ha gustado la historia del honrado falsificador que sacaba dinero a los nazis con “sus originales “.
    En cuanto pueda, no sé si será hoy, que tengo zafarrancho de trabajo, y a lo peor tengo que bajar a Madrid a hacer de sargento, o mañana a la tarde, me meteré a leer la historia.
    Y también veré los 3 documentales sobre John Berger.

    Muchas Gracias, pues.

  2. No sé como pudo colar esa pintura por un Vermeer.
    NADA, se le reconoce, si exceptuamos que la luz entra por una ventana a la izquierda.
    Ser Nazi, y tener viruta, no garantizaba la cultura, que sí tiene este fanzine, que hoy tiene un contenido denso y de muy alto nivel.
    Agradezco en lo personal el esfuerzo del responsable.
    Un regalazo¡¡¡¡

  3. Cierto es que de lo expuesto mi preferencia se inclina por Rembrand, y cómo el personaje es el que ilumina la escena, en su tremenda humildad, contra un escenario muy duro y en penumbra.
    Una penumbra, riquísima de textura y tono.
    Soberbio.
    Gigantes a los que estudiar.
    Sin desmerecer en ningún instante el resto, que brillan en otra composición y en otra forma de plasmar, y destaca la sombra profunda del segundo Caravaggio, en el que la escena se torna mucho más introspectiva que la primera, desplazando el “peso” de personajes a la derecha con la luz mucho más mortecina llegando de la izquierda.
    Resulta una carta de respuestas a cómo imaginar una composición, darle un tempo e iluminarla. Cada personaje con una actitud marcada entre escepticismo y admiración.
    Esa imagen vale millones de palabras

  4. (xii)
    Zarpábamos desde Santander hasta Southampton en el transatlántico Begoña que hacía una escala en la Isla antes de partir hacia América. Durante esos días visité con mi padre el crucero pesado Canarias que estaba entonces atracado en el puerto de Santander. Iba a dejar España por primera vez en mis seis años de vida, iba a separarme de mis padres, pero también iba a librarme de un Régimen que me ahogaba por su falta de libertades. La anécdota de Sepu era representativa del páramo cultural en el que vivíamos, necesitaba aire fresco y qué mejor que Inglaterra, la democracia mas antigua del mundo. Mi padre estuvo muy cariñoso esos días explicándome los secretos de la navegación mientras veíamos aquellos magníficos buques . Me dijo que “ya era un hombre y debía cuidar de mi abuela”, había tardado en darse cuenta.
    Al principio no pude cuidar mucho de ella, me pasé la travesía vomitando mientras que mi abuela no parecía inmutarse. Apenas duró 24 horas pero fueron las peores de mi dilatada existencia , esta frase la aprendí también en Hazañas Bélicas. Nos fueron a buscar a Southampton mis tíos y mi prima Merche. Mi tío Lorenzo, hijo de represaliado, había emigrado para trabajar como camarero. Nos llevó hasta Bournemouth, la ciudad costera donde vivían en una casa con jardín. Mi prima tenía ya 10 años y era muy guapa por lo que me enamoré inmediatamente de ella y me permitió olvidarme de Angelines que era demasiado pequeña para mí. La segunda cosa que mas me gustaba de allí era la música, nada de españoladas, allí estaban de moda Cliff Richard and the Shadows cuya canción “The young ones”, que salió poco después, me hace todavía rememorar los besitos que me daba mi prima. Pero sin duda lo que cambió nuestra vida fue el “twist”, por entonces Chubby Checker lanzó ”Let´s Twist Again” y mi prima y yo nos pasábamos horas danzando como derviches enloquecidos. Por primera vez había alcanzado la felicidad plena y no quería que el tiempo pasara.
    Sin embargo pasaron los meses, los días empezaron a ser muy oscuros y a mi prima le bajó la regla, por algún motivo se puso de muy mal humor y discutía todo el tiempo con su padre. “Shut up., Merche, shut up”, gritaba mi tío. Yo también me puse triste, echaba de menos a mis padres, a don Ángel, a los Horrillo, menos a Angelines, mi corazón había cambiado de dueña, el olor a plátano podrido del portal de Estrella 3, e incluso un poquito al Caudillo que aquí no salía nunca en a tele. Por fin llegó el día del regreso, no podía imaginar que mis padres se habían mudado a una nueva casa en Magallanes 40, lejos de todo lo que había conformado mi existencia hasta entonces. Sería como volver a empezar.

  5. viejecita lunes, 12/08/2019 a las 07:58
    Se ve que tengo un gusto arrastrao, porque no tendría ninguno de los cuadros de portada colgado en mi casa, aunque me lo regalasen.

    En este caso no es usted hereje. Son cuadros piadosos, pintados para iglesias y edificios religiosos, así que aparte su interés técnico o sacro, como elementos decorativos dejan bastante que desear. Les pasa un poco como a nuestros fumanchungos, que los pones en la sala y dan bastante mal rollito.

  6. Perroantonio nos abre la puerta a territorios apasionantes, previa introducción de Pirate. A ver. Muchas gracias.
    EMC: terno de Tomblack, azul oscuro con príncipe de gales muy disimulado (camisa blanca, de mi esperanza, gemelos de colorao y onix heredados de padre).
    Todo salió bien, lo cual no es poco. Hasta llovió, acabado el condumio, para refrescar el palacio de Hoyuelo.
    Me he jartao de reír con la paella revisited, las provocaciones del representante del patrimonio cultural nipón y la irrupción andina. En el artículo de Ferlosio, que también volví a leer con agrado, me ha parecido detectar, ahora, trazas de anfetamina.

  7. El cuadro número 5 es radicalmente diferente a los otros, abre en tan temprana época la posibilidad de pintar huyendo del manierismo y del canon de los grandes maestros. El pobre Rembrandt tiene que pintar una posada de Emaús después de que Caravaggio y Rubens hayan alcanzado lo sublime con sus versiones. Decide crear un estilo propio que ya le acompañará siempre y que se expresa mejor en la madurez del pintor. Lástima que se le haya acabado el presupuesto a la Bellpuig y este cuadro no se pueda ampliar.

  8. He visto alguna vez voley playa de chicas y de chicos mientras hacía zapping, nunca me he quedado a verlo.
    En los dos últimos días he comprobado que, al menos las chicas, ya no van en bikini sino que llevan un traje de licra completo de tobillos a cuello y manga larga. Desconozco el motivo pero muy apropiado para hacer deporte al sol no parece. Apostaría un huevo de Montano A qué es una imposición de la religión feminista.

    Hemos pasado de la admiración de los cuerpos desnudos em el deporte en Grecia y en Roma a estos tiempos oscuros, por no molestar a la puta religión musulmana y a la puta religión feminista.
    Una prueba más de la imparable decadencia de Occidente.

  9. Coincido con el marqués. Al fondo, el ama ya cotillea el milagro. El otro discípulo yace, estupefacto y derribado, en las sombras.
    Adapts, no moleste a las putas.

  10. Mejor tarde que nunca: cojonudo, Gómez.

    Adaptaciones
    lunes, 12/08/2019 a las 15:34

    Adapts, en la página de la RFEVB siguie viéndose carne. Me imagino que la indumentaria de superhéroe low cost sea más por protegerse de esa cosa llamada radiación UV que por puritanismo, pero a saber. Valga lo anterior considerando que no te he leído.

  11. Algún milagro, o quizás la dirección general ha hecho aparecer otro Rembrand más desde esta mañana.
    Así todos duplicados a sí mismo en forma viceversica.

  12. Ojalá Chino, pero me temo lo peor, seguiremos informando.

    Fueraparte, he obviado los “breves” tiempos oscuros del cristianismo por superados y obvios. No sea que venga PerroAntoine a concretar.

  13. Ahora mismo empiezo con lo de John Berger, pero antes me gustaría hacer notar:
    Que lo del camino de Emaus, donde Sus dos discípulos no Le reconocieron hasta que al pedirle que cenara con ellos, y partir el pan, se dieron cuenta de que era Él es anterior a lo de que Tomás metiera la mano en Su costado…
    Parece de clavo pasado, que no se dieran cuenta de que era de verdad Él, y con su cuerpo resucitado, hasta darse cuenta de los agujeros de los clavos en las manos , cuando las sacara a la vista para partir el pan. ( Que la herida del costado, con la ropa puesta…)

    Pero en ninguno de los cuadros , ni siquiera en el falso Vermeer, que se centra en los protagonistas, y de mucho más cerca, se ven las marcas en las manos. Que Tomás tocó. ( Incluso metió el dedo en los agujeros ), ni las marcas dejadas por la corona de espinas.

    Bastante timo, la religiosidad de todos esos cuadros.

  14. Avanza Fernandito (xii) que pretende confluir con la De la moqueta (xxviii) que a su vez va creciendo , estamos en 1961 y hay que llegar hasta1984 y desde este año la moqueta hasta hoy. Tan magno empeño dejará de aparecer en Chopsuey por no incomodar más a un desinteresado público siempre rápido en el denuesto y parco en el elogio. Histriónico o exagerado, es lo mas suave que me han dedicado, aparte claro de Viejecita y mi nieta que son adictas desde su extremosa edad.

    JrG me ayuda con Fernandito y Perroan con la moqueta. Tampoco soy de atascar o sea, a final de año estará todo, calculo en total unos 120 capítulos, y ya llevamos 40. Habrá libro Chopsuey al final. Hay cosas que no se hacen por dinero.

  15. NORMAS BÁSICAS PARA MIRAR UN CUADRO
    1. No pensar cómo quedaría en tu casa.
    2. No intentar entender su contenido tenor literal.
    3. Ponerte en la época en que se pintó.

  16. Cuando tenía mi galería en Cholet, incluso en varias exposiciones posteriores en otras salas, pude comprobar lo siguiente:

    1-Si enmarcas un cuadro como debería ser a mi juicio, el comprador siempre quiere otro color.
    2-Esos colores no pegan sobre el sofá, tienes alguno en verdes?
    3-Se podría hacer más pequeño, o más grande?
    4- El extintor no se vende.
    5-Esto lo hago yo con una mano atada a la espalda.
    6- 300 euros por ese trozo de latón???
    7-He venido a las dos el domingo y estaba cerrado. pero ahora ya no me interesa.
    8-Podemos negociar el precio?
    ….
    Perdone pero es que no hablamos la misma lengua. Solía ser mi respuesta, y no era cosa de que yo estaba recién llegado a Cholet y hablaba mucho peor francés.

    ….
    Encerrado en mi cueva estoy tranquilo, no tengo que hablar con compradores, sólo con la gente que le interesa lo que hago.
    Comer y eso es gracias a mi mujer. Menos mal.

    Lo de suicidarse y eso pues yo no estoy por esas cosas de momento, la vida es como es, pero mi mujer me trata muy bien. Yo a ella creo que también.

  17. En Cádiz, mediados de julio, suelen organizar todos los años unos campeonatos voley-playa. Se da la curiosa circunstancia de que, a pesar de que los chicos parecen jugar mejor que las chicas, la mayoría de espectadores/aficionados tiene perfectamente claro dónde está el espectáculo. No sé si me explico…

  18. Si investigan un poco, encontrarán una curiosa versión de Velazquez de La cena de Emaús, conocido como La mulata. El cuadro de Velazquez es como un reverso del de Rembrandt: en la escena principal vemos a la criada preparando un plato mientras al fondo se ve la escena de la cena. Les pondría el enlace, pero estoy fuera de La Perrera y no tengo wifi.

  19. Tengo varias cosas que necesito decir :

    marquesdecubaslibres
    lunes, 12/08/2019 a las 17:57
    Avanza Fernandito (xii) que pretende confluir con la De la moqueta (xxviii)…… Tan magno empeño dejará de aparecer en Chopsuey… Histriónico o exagerado, es lo mas suave que me han dedicado, aparte claro de Viejecita y mi nieta que son adictas desde su extremosa edad.
    …, a final de año estará todo, calculo en total unos 120 capítulos, y ya llevamos 40. Habrá libro Chopsuey al final. Hay cosas que no se hacen por dinero.

    ¡ No puede Ser ! . Que supongo que a su nieta la seguirá deleitando con Fernandito. Pero a esta adicta ; ¿ la va a dejar sin su chute dos veces al día ? ¿ Y si no llego a fin de año, y me aparezco en sus pesadillas para que me cuente lo que sigue ? ( anoche estuvimos viendo “El sexto sentido”) …

    – Lo de buscar un sitio en casa para los cuadros , es fundamental cuando uno ya es viejo, y no le quedan paredes. Que uno quiere levantar la vista, y ver el cuadro, pero que hay cosas que tampoco quiere dejar de poder ver, porque lo ha heredado de un padre, de una abuela, porque le trae recuerdos de juventud, porque lo pintaron los hijos, de pequeños… Hay cuadros que se pueden juntar, llenando una pared, pero hay cuadros que piden un espacio grande para ellos solos. Incluso cuadros pequeños.

    -Y JrG ; si pusiera usted precios de venta al público en general, a sus cuadros, al lado del número que les adjudica en su tumbler, no le harían esas preguntas tan incómodas.

    En cuanto a los marcos : excepto Albizu, que hacía sus marcos él mismo, y formaban un todo con el cuadro, para lo del enmarcado , el artista depende del artesano que tenga a mano. De su capacidad, y de su visión del cuadro. Y no siempre va a coincidir con la idea de ese cuadro que tenga quien se lo vaya a comprar.
    Por eso, a mí me gusta, en general, que los cuadros no estén enmarcados.
    Ya siento

  20. Ximeno de Atalaya
    lunes, 12/08/2019 a las 18:32
    En Cádiz, mediados de julio, suelen organizar todos los años unos campeonatos voley-playa. Se da la curiosa circunstancia de que, a pesar de que los chicos parecen jugar mejor que las chicas, la mayoría de espectadores/aficionados tiene perfectamente claro dónde está el espectáculo. No sé si me explico…

    El voleyplaya es una maravilla de composición, movimiento y poesía. Y de muslos y culos, vaya.

    Paseando por la Feria del Libro Viejo me he llevado para casa Modos de ver. Pirata Jenny, influéncer desas.

  21. El señorito Pedro ha dejado este comentario en la sábana de ayer:

    Pedro
    lunes, 12/08/2019 a las 18:11
    Apustuflado, ¿se dice así, no mi Dª Vie?, ante la sabiduría y agudeza que se derrocha en este Chop.

    Y un servidor con pequeñeces que alguien tuvo la benevolencia de decir que le gustaron. Estoy por decir a la señorita que no publique lo que alguna vez le envío aunque se lo pida de rodillas.

    García Pavón hacía una clasificación de peras en una de sus pliniadas. Es posible que alguien lo recuerde. Lo digo a propósito de los toles que se mencionan ahí bastante más arriba.

    Saludiños pa tós.

    Señorito, utilice siempre el mismo nombre y dirección de correo electrónico o el sistema no le reconocerá y tendré que hacerlo yo manualmente. Y una es poco partidaria de los trabajos manuales.

  22. Hace unos años traduje para un museo un catálogo sobre artistas y fotógrafos contemporáneos de China. Me sorprendió mucho lo que hacían muchos de ellos, por extraño y perturbador.

    Me acabo de encontrar en Instagram con el fotógrafo Lin Yung Cheng, que supongo que es chino. Y con Ben Zank, que también es marciano.

  23. Don Pedro G Pinto :
    Por favor, siga trayendo sus relatos. Y si quiere cambiar otra vez su nick , ya sabe lo de Los Mirlos… Que pican en el huerto, pican los sembrados. pero que cantan ( y escriben) como les da la gana…

  24. Me ha dicho una vecina que había fallecido su perro. No he querido ponerme a discutir con ella porque he pensado que estaría triste, pero decir fallecer de un perro no le hace ningún bien al perro y mucho menos al verbo.

  25. Pirata Jenny

    Qué culpa tengo de haber nacido con la naturaleza un poco alta, que dicen los colombianos.
    ***
    o por qué (la mayoría de) los hombres son tontos, tontos, tontos de solemnidad.

    Jajaja. Sólo llamaba para decirte que te quiero. Iba a preguntarte por les pitines, pero ya veo… La muñeca bien, mejorando con lentitud. Gracias por preguntar. Es la última vez que te echo un gallito, que dirían los chilenos.

    Procuro fijarme
    lunes, 12/08/2019 a las 22:48

    Y a ti también te quiero. ¿Cómo va el maromo ese del que te haces acompañar? Entendedme, no es que desee yo mal alguno a las gallinas y al maromo, eh. Animales todos ellos bellos y limpios.

  26. Vamos marqués. Histrionico y exagerado era Valle Inclán y por eso es una delicia leerlo…No nos deje sin el relato de sus andanzas vitales, que cumplen aquello de “enseñar deleitando” y nos alegran el verano.

  27. S.
    martes, 13/08/2019 a las 02:22

    Dónde te habías metido
    SNIF
    Qué tal estás.
    A Jenny le dices muchas más cosas que a mí y encima no las entiendo.

  28. GUARDIAS CIVILES

    Un joven inspector de policía viajaba en un tren que iba de Barcelona a Madrid. Coincidió allí con una pareja de la Guardia Civil, quienes acababan de sorprender con las manos en la masa a un descuidero de maletas. Tras dejar al detenido custodiado por uno de los guardias civiles en un compartimento del tren, el inspector y el sargento se fueron a tomar un café al vagón restaurante. Al regresar, justo antes de llegar a su compartimento, advirtieron gracias a un reflejo del cristal que el agente estaba inconsciente en su asiento y el detenido empuñaba su subfusil. Montaron sus armas sigilosamente y se precipitaron por sorpresa en el vagón.

    –No –gritó el descuidero al ver a los policías abalanzarse sobre él–. Es que se ha quedado dormido y le he cogido el arma para que no se la roben.

    Era cierto. Por supuesto, lo soltaron en la siguiente estación. Esto sucedía a finales de los años cincuenta. El joven inspector era mi padre.

  29. Ejem… “Se precipitaron por sorprea en el compartimento”… Las prisas y eso. Como aquí no me edita ni dios, me autoedito yo.

  30. Si no me falla la memoria, que me falla, solo en el evangelio de Juan se cuenta lo de que Tomás toca el cuerpo de Jesús resucitado. En los otros tres evangelios la vuelta de Jesús es como un fantasma que desaparece en el aire al ser reconocido.
    Puede parecer una tontería, pero decir que su cuerpo no estaba en la cena de Emaús, solo su alma, era castigado por blasfemia, siendo lo que dicen tres de los evangelios.

  31. VONNEGUT

    Creí que tenía la bibliografía completa del que, a mi juicio, es el novelista más desternillante que he leído jamás. A pesar de que desde los trece años, cuando leí Matadero 5 en la piscina de un pueblo de La Mancha, no recuerdo haber entrado nunca en una librería o biblioteca sin haber echado siquiera un vistazo al anaquel donde estaban los libros de Kurt Vonnegut, gracias a Amazon he descubierto un volumen del que desconocía en absoluto su existencia. Jamás lo había visto hasta la fecha. Fue editado por Grijalbo en 1977 y responde al curioso título de Guampeteros, fomas y Granfalunes [Wampeters, fomas & Granfalloons]. Lo pedí anteayer y me acaba de llegar hace unos minutos. Lo considero otra carta desde el Más Allá de mi autor favorito. Me ha alegrado el día.

  32. Nueve mujeres acusan a Plácido Domingo de acoso sexual. «Una de ellas asegura que Domingo le metió la mano por debajo de la falda y otras tres aseguran que las besó a la fuerza en lugares como un camerino, una habitación de hotel y una comida de negocios».

    Y todo esto pasó en los años ochenta y entodavía se acuerdan, pobrecillas.

  33. En el año 92 una impetuosa novieta me arrojó una botella de leche –de vidrio– a la cabeza por una presunta infidelidad. Falló por centímetros. Estoy barajando la posibilidad de denunciarla.

  34. Lo peor es que el incidente del fallido botellazo aconteció en una casa que ella tenía en un pueblo perdido del Pirineo, a tomar por culo de cualquier sitio civilizado. Habíamos ido en su coche a pasar del finde. Salí corriendo –literalmente- de allí y eché a andar por la carretera hacia la estación, que estaba a dos o tres kilómetros de la propiedad. Al cabo de un rato distinguí a lo lejos su coche acercándose, despacito, hacia mí. No sabía si se había arrepentido de lo de la botella o venía a matarme. Por fortuna, era lo primero.

  35. Obsesión por el cobre. No pa vendel-lo, quīcir obsesión por el color cobre. Cosas mías de restaurar cosas.

  36. Pecas, más pecas, rubia apelirrojada, ancas gruesas sin exceso, culo absoluto. Cuánta razón tienes Pîrate.

  37. A petición popular
    AVENTURAS DE FERNANDITO
    (xiii)
    La vuelta a Madrid fue dura, se podía adivinar una cierta apertura en el Régimen aunque nadie imaginaba que nos quedaban todavía 14 años de “oprobiosa”, una palabra que me había enseñado Angelito Horrillo. La línea editorial de Hazañas Bélicas estaba cambiando, nada de heroicas historietas de niños arios que entraban en las Juventudes de las SS, ahora el héroe era el sargento americano Gorila. Se había pasado de apoyar al Eje a una tibia defensa de las posiciones aliadófilas. Mi padre me había regalado ya mi primer libro de Popper, por lo que mi credo liberal y anglófilo se consolidaba.
    La nueva casa era peor de lo que imaginaba, era nueva y en el portal no olía a plátanos como estaba ya acostumbrado. En vez de balcones a una calle donde pasaran organilleros y carros tirados por un burro, había unas terrazas que daban a un patio de manzana interior aburridísimo. Había un cuarto de baño con bañera, no con pileta como en Estrella, lo que me hacía temer absurdas exigencias de que me bañara. Lo peor de todo era que ya no iba a dormir con mi abuela sino en una habitación solito, lo cual me daba bastante miedo por entonces. El barrio estaba mucho peor, lo único bueno era la cercana Glorieta de Quevedo y la calle Fuencarral que estaba llena de cines. Tras un par de días en casa tomé la decisión de independizarme y vivir por mi cuenta, me negaba a ir al Decroly, un colegio nuevo donde no había monjas y sí unos niños que se les notaba que no habían viajado y no conocían los aires de libertad. Había uno en la clase que me ponía especialmente nervioso, un gordito llamado Francés. No podía imaginar que con el tiempo sería primero mi mejor amigo y luego se convertiría en mi cuñao Olmedo.
    Miré en un plano de Madrid como desde Quevedo todo tieso se llegaba hasta Estrella, cruzando la Glorieta de Bilbao y siguiendo Fuencarral adelante. En poco mas de una hora llegué y puse en marcha mi plan de vida fuera de casa, me sentía como Guillermo Brown que siempre se tenía que ir de su casa por culpa de su hermana Ethel y su ridículo novio. Subí a ver a Angelito y le propuse quedarme a vivir con él, le daría dos Chester a cambio. Aceptó entusiasmado y nos pasamos toda la mañana jugando hasta que llegó la arpía de su hermana y se puso a dar gritos. Le dio un bofetón a Angelito y a mí me cogió de una oreja y me bajó a casa de Don Ángel para llamar por teléfono a mis padres. Para mi sorpresa mi abuela me estaba esperando, se había imaginado donde estaba. “Caramba, Doña Mercedes, parece que no me consigo librar de este cabronazo de niño”. “Sin faltar, oiga”, dijo mi abuela cogiéndome de la mano. “No creo que volvamos a vernos en esta pocilga de barrio”, sentenció dando un portazo.

  38. Cuando me inicié con Hazañas Bélicas el protagonista ya era el sargento Gorila.
    Pequeña pero significativa diferencia de edat.

    Por cierto formato apaisado, no sé si hubo otro diferente antes.

  39. No sabía si se había arrepentido de lo de la botella o venía a matarme. Por fortuna, era lo primero.

    Super polvazo after, que no lo cuentas todo Gōmez.

  40. Acabo de llegar de vuelta ( el mes de agosto es estupendo, el trayecto hasta, y desde el despacho lo hago en 25 minutos, y, a pesar de que hay zafarrancho, como lo hago yo todo, sin nadie que me incordie, termino enseguida.)
    El caso es que, al llegar a casa :
    – Mi cartero amigo me había dejado los tres volúmenes de ” Las Aventuras de Arturo Marian Llanos”.
    – Al entrar al Chop Suey, me he encontrado con un nuevo episodio de “las Aventuras de Fernandito “. Subido por Marqués, a petición popular.
    -Y, colmo de felicidad , también estaba el “GUARDIAS CIVILES” de Gomez.

    Ya, ni aunque me llegue una notificación de Hacienda, ( que suelen mandar de todo en agosto, para que a uno se le pase el plazo de alegaciones ), ni siquiera así conseguirían chafarme el día.

    Gracias, Gracias, Gracias

  41. Joder, Adapts, te juro que lo he borrado. Se les llama “polvos de remordimiento”. Por cierto, lo del “culo absoluto” también te juro que lo plagiaré.

  42. No leí el otro día el artículo de Sánchez Ferlosio sobre el ultraje a la paella que nos trajo Proc y me estoy carcajeando bastante. A Ferlosio lo he empezado a disfrutar tardíamente, tal vez porque aunque fui muy precoz como lector (desde luego no tanto como Fernandito) he tardado demasiado en desprenderme de algunos prejuicios, y a Ferlosio lo consideraba básicamente un plasta malhumorado de esos de la «cáscara amarga», tan cargantes. [Como yo cuando me pongo, o sea; sin que con esto pretenda compararme en absoluto con el escritor, aclaro]. Pero cuando aligera se vuelve un tipo divertido y hasta simpático.

    En este punto, no debo yo ocultar que, para mí, la llamada cultura gastronómica es, en su mayor parte, uno de los aspectos más tristes, más lastimosos, más estériles y más deleznables de toda la cultura, ya que su desarrollo más caracterizado se debe fundamentalmente a machos solitarios reunidos en pandilla después de verse expelidos de la cama, ya por su propia incapacidad para el amor, ya por la de sus mujeres, ya, en fin, por ambas cosas a la vez, y es, por tanto, producto, en esa misma medida, de una de las más graves y profundas fracturas en las propias entrañas de una sociedad. Así viene a mostrarlo, de manera difícil de esquivar o de tergiversar, el carácter exclusiva y excluyentemente varonil de las sociedades gastronómicas, en las que la buena mesa se nos manifiesta específica y determinadamente como la ‘anticama’.

  43. Gracias Viejecita por la compra de los tres ejemplares del libro, ¿qué le ha parecido la “encuadernación”?

  44. Respecto al libro del marqués, casi me considero obligado a a aclarar que el personaje protagonista generó en mí rechazo desde el principio y admiración (incomprensión too) hacia al marqués por acogerlo en su casa no un ratico sino toda la puta vida. Por eso yo no lo compraré, a mí me caía mal, fueraparte de la calidad de la escritura y el libro.

  45. He puesto el TD1 para ver como trataban lo de Plácido. Lo que he visto es suficiente, me ha resultado insoportable tal bajeza. Disfruté de un Otelo suyo en el Real que vale mil veces más que esa troupé de bailarinas y vividoras del coño.

  46. Ahora se deberá detestar la ópera por ser machista, y lo normal es que salgan representaciones sólo de mujeres.
    Se deberá borrar toda la discografía del Plácido Domingo, y también ya de paso de Alfredo Kraus que cantaba algo tan machista como “la Donna e Mobile cual piuma al vento…”
    Se confunde la alegría de la vida de un tipo joven, en lo mejor de su carrera, que quiere compartirla, y la compartió.
    Que abusó de su poder, de su juventud y de su talento??? pues seguramente.
    Que él lo supiera? No estoy seguro.
    Que ellas lo sabían y sacaban su partido? ellas lo sabrán.
    Venir ahora con estos cuentos??? Una intención maligna.
    Como persona no me hacía mucha gracia el señor Domingo, pero nunca me interesó su vida ni cómo la gestionaba, no era su amigo, no le conocía más que de sus discos, ni siquiera su forma de conducirse o su discurso.
    Cuando cantaba le escuchaba, y lo disfrutaba, era único y era lo que quería de él.
    Me sale una mueca de disgusto con que salgan estas cuestiones y se llenen portadas y minutos de televisión.
    Placido Domingo ha sido muy grande en la ópera.
    Que le pida cuentas su esposa, sus hijos y sus nietos. Nada tengo que decirle yo.
    Voy a colgar en mi tumblr algún aria suya.

  47. Buenas tardes de nuevo a todos .

    – La encuadernación de “Aventuras de Artyro Marian Llanos me parece perfecta para los que voy a regalar.
    Para el que me voy a quedar yo, creo que voy a acabar haciéndole una especie de caja / carpeta especial, de piel, donde lo guardaré entre mis libros de Arte, junto con “Dark Revolution”, el catálogo de “Viento de lo Otro”, y otras maravillas que me ha conseguido Bremaneur, y de las que no les digo nada más para que no se mueran de envidia.

    – Y que me da vergüenza ajena , viendo a esas tiparracas, que se le pondrían a tiro al Plácido Domingo joven y famoso, y que en vez de protestar entonces, si es que de verdad había abusado de ellas sin su consentimiento, y sin sacar ellas ningún provecho del asunto, lo airean ahora…
    Ahora que ya estarán viejas, se habrán vuelto invisibles, y que a ningún señor, y menos a un señor famoso y atractivo, aunque añoso, se le pasaría por la cabeza meterles mano.
    Su manera de alcanzar sus dos minutos de fama. Aunque sea haciendo un daño inutil.
    ¡ Me dan Asco !

    PS : A mí también me gusta Plácido Domingo cantando, y tengo muuuchos discos con interpretaciones suyas. Lo único que no me gusta de él, es su versión de “Yesterday”, que la canta como el cantante serio que és, y se lo carga. Que hay que cantarla como hacía Paul McCartney, a la remanguillé.

  48. Ahora les leo. El silencio de Pablemos & Co. sobre Hong Kong es estruendoso, as usual (el chino ya tiene pasta y puede dar una limosna). Ven una rebelión pasar, sentados en la silla de enea, a la sombra.

  49. Estoy con Adapts, Gorila en apaisado, si bien es cierto que en alguna historieta se respetaba a nazis buenos, heroicos, cultos, etc.

  50. No voy a dejar de respetar al tenor Domingo.
    Viejecita, aunque tenga razón en general, en algún caso, y entonces, no habría sido posible perseguir al plácido depredador. Véase Epstein, salvando las obvias distancias.

  51. Sólo es poder.
    Cada vez que alguien lo ejerce puede ser calificado como depredador. Las relaciones de poder son cambiantes y aceptadas como blancas en un momento histórico social y negras en el siguiente. Hoy en día sigue habiendo seguramente el mismo número de depredadores que antes, y no, no tiene que ver con el sexo, sino con quién es débil en cada momento. A veces eres débil por tu sexo, a veces por tu piel, a veces por tu edat.
    No hay nada nuevo, excepto la justicia popular retroactiva, eso sí que es nuevo.

  52. Bueno, a lo mejor si que es nuevo también el porcentaje hodierno de lloricas, pero eso, aunque esté relacionado, es otra discusión.

  53. No sé, a mí, pobre mortal, no dejan de sorprenderme conductas como la de la actriz Gwyneth Paltrow o su novio de entonces, Brad Pitt, que a pesar del acoso sexual que sufrió ella por parte de Harvey Weinstein (y que conocía el actor desde el minuto uno) no vacilaron en seguir trabajando a las órdenes del productor en varias películas más antes de, veinte años después de los hechos, airear los trapos sucios del presunto maníaco. Desde luego, un mal ejemplo para las mujeres que se ven envueltas en casos similares, y sobre todo si tenemos en cuenta de que no hablamos, como en tantas ocasiones, de gente sin recursos que no pueden escapar fácilmente de los acosadores, sino de multimillonarios que antrepusieron sus carreras a hacer lo que es de recibo siempre en estos casos: denunciarlo.

  54. Novedades Cash 19: nueva chica en el saloon, nos honrará con su distinguida presencia Bonnie Tyler.

  55. Aquí, una foto de Paltrow con su acosador la noche que ella consiguió un Oscar por Shakespeare in Love, tres años después de que éste tratara presuntamente de abusar de ella y veinte años antes de denunciar en televisión estos abusos.

  56. Para mí, fueraparte venganzas y malas intenciones, se trata de información (que exige veracidad, según Dretske -ejemplo de AE). Entonces, si ustedes la consideran fiable (porque no la niegan, sino que abruman sobre las informantes), todo se reduce a catalogar en la característica al magnífico tenor (quién sabe si lo es por reunir, con otras, dicha traza -Sapolsky tal vez nos diría algo). Harvey fue un gran productor, too.

  57. Por supuesto, creo que sus palabras, tratando de exculparse, han sido una buena reflexión respecto a tempos y mores, pero sin llegar a la autocrítica (se la hacemos aquí gratis) ni a disculparse.

  58. DEL DELITO Y EL PECADO.

    Es importante para empezar que llamemos a las cosas por su nombre, no como se ha hecho en las denuncias y ha reflejado la prensa (‘intentó besarme’, ‘me puso la mano en la rodilla’, ‘me dijo que fuera a ensayar arias a su casa’, ‘me tocó la falda’). Hasta en ellas (las denuncias, la prensa) sobrevuela la larga sombra del puritanismo. La pregunta es: ¿intentó el tenor aprovecharse de su estatus para follar, y acompañó ese intento de una amenaza sobre la prosperidad profesional de la dama en cuestión? Es importante nombrar lo que se está evitando nombrar, y pensar en por qué no se nombra.

    Hay muchas razones por las que es improbable que lo que (acaso) hizo el tenor pueda calificarse como delito. No hay sustancia (una mano sobre una rodilla parece más una proposición que una imposición, un beso a destiempo puede responder a un cálculo poco atinado, o a un simple impulso); no hay amenaza explícita (y la implícita hay que demostrarla); y, además, el paso del tiempo resta credibilidad al testimonio y supondría en todo caso la prescripción del delito. No creo que a una sociedad tan relativamente cultivada como la que está poniendo el grito en el cielo, tan consciente de sus derechos, tan acostumbrada a la rendición de cuentas y tan alegre en la reclamación de daños y perjuicios, le pasen desapercibidos estos matices jurídicos.

    En definitiva, no creo que en el fondo se esté discutiendo sobre si hubo o no delito, sino sobre si fue o no pecado. ¡Ay, el pecado! ¡Ay el que esté libre! Sobre esto cada cuál tendremos nuestra opinión individual, pero ni la prensa, ni las redes, ni los jueces, ni los patronatos a cargo de los programas de la temporada, ni las instituciones que los financian, tienen nada que opinar.

    O sí: tal vez debamos recordar a los puritanos que lo que pertenece al ámbito de la moral debe permanecer en ese ámbito, y que hemos peleado mucho para que nadie intente elevar la suya propia a norma colectiva.

    Con Plácido a muerte, pues, inocente mientras un juez no diga lo contrario. Entretanto, y diga lo que diga, ya le han jodido la vida.

    Di provenza il mar.

Los comentarios están cerrados.