El 837

Por Mortimer Gaussage.

Nilo de Jesús Permuy llamó un día al timbre y sin previo saludo, desde el rellano de la escalera, me preguntó ¿Compulsa usted premios de poesía? Nilo de Jesús a sus dieciséis sacaba pinta de tonto o de genio, que uno ciertas caras nunca las acaba de pillar. Si tiene cara de tonto es tonto, la genética es así, decía siempre Diocleciano Clavería y de él me fío, pero hay caras a las que no termino de cogerles el punto. Como esto es un pueblo al final resultó que Nilo era hijo de un conocido de mi padre, Lorenzo Permuy, Ingeniero de Caminos Canales y Puertos, título en el que tanto insistía, en público y en privado, que acabó siendo conocido como Cacapú. Nilo, con dieciséis, ya estaba en primero de carrera haciendo físicas porque, al parecer, tenía un CI obsceno de tan alto. A Cacapú el heredero le salió listo en los papeles y con facilidad para los números, pero, luego se vio, con mucha querencia por la poesía. El papá de Nilo era consciente de lo primero y lo estimulaba. La mamá veía lo mucho que lo segundo le tiraba pero callaba. Nilo pasmaba haciendo nubes en el vaho de los cristales de modo que los churretones parecieran gotas de lluvia, con la humedad que invade parsimoniosa e inexorable el azúcar que le pones a los yogures y con el polvo levísimo que se va posando en los muebles oscuros de los salones tristes, como caspa en el traje de un entierro. Nilo Permuy, matemático con alma de poeta, pensó que llegando a la Universidad escapaba de un mundo triste, cuadriculado y mediocre y se permitió el desahogo de hacer su primer examen de física teórica en redondillas, abba, y fue con tal ocasión que lo conocí. La anécdota es que catedrático al ver aquello lo llamó a su despacho y le echó una buena bronca, se ríe usted de mí y de esta institución, y le anunció que no le corregiría el examen y el suspenso no ya en ese examen sino en toda la asignatura y para siempre. Nilo balbuceó su condición de poeta y que había, incluso, ganado algún premio y consiguió salir de allí con el compromiso de acreditarlo fehacientemente y, para el caso de así fuese, un ya veremos mascullado a regañadientes. Nunca llegué a ver ese examen a pesar de habérselo pedido y juro que daría algo por tenerlo pero los poetas, ya sabemos, son muy suyos con las malas críticas. Al día siguiente de su intempestiva aparición lo acompañé a la entrevista con copias de las cartas que en su día le anunciaron dos accésit y un segundo puesto en certámenes de pueblo, y diez o doce más que le comunicaban que, lamentablemente, nada de nada y siga intentándolo. Con buenas maneras, luego de exhibirle las pruebas, disculpar al adolescente juguetón y asegurarle lo compungido que estaba, pedí al cátedro que nos ilustrara a ambos sobre la ley, el reglamento, norma o disposición legal que le autorizaba a la radical medida de exigir la prosa en sus exámenes, a rechazar el conocimiento expresado en verso. En definitiva, en qué se amparaba para que pudiéramos considerar que su actitud no era pura arbitrariedad, capricho, antojo e injusto desafuero. Puestas así las cosas aquel señor, de pronto muy amable, corrigió el examen y a Nilo le puso un nueve. A raíz de aquello el adolescente Permuy, quizá confuso sobre la utilidad de un abogado, al igual que lo estaba sobre el tipo de gente que puebla una facultad universitaria, empezó a venir una o dos veces al mes siempre con alguna disculpa tonta. Nilo tomaba notas y escribía ecuaciones y poemas en cartones recortados de cajas de cereales, que sacaba despacio de una mochila oscura. Nilo con los números hacía cualquier cosa sin esfuerzo. Por ejemplo, mientras él me preguntaba sobre la interpretación de las bases de un oscuro premio de poesía, yo le decía sorpresivamente, Nilo, el 837, y él anotaba en el reverso de un cartón de CornFlakes, siguiéndome el juego, entre distraído y divertido,

Nilo Permuy se fue volviendo cada vez más taciturno hasta acabar claramente malhumorado y, finalmente, dejó de venir. Unos años después lo encontré en la calle, lo invité un café y me contó que estaba fuera, haciendo un doctorado sobre algo llamado P-No P, arduo problema matemático por cuya solución ofrecen recompensa, como por los asesinos en los USA. Confieso que, pese a sus explicaciones, no fui capaz ni de intuir en qué podía consistir aquel enigma. Luego, por más media hora, peroró sobre las maldades del sistema industrial, la tecnología, los cambios irreversibles que ésta impone, la imposibilidad de evitarla y huir de ella, la cada vez mayor dificultad para acceder a la felicidad, de detener la creciente insatisfacción moral del ser humano y la inevitable destrucción que de todo eso deriva y se nos avecina. Concluí que Nilo de Jesús estaba un poco pirado, como siempre había estado, pero agudizado por vivir en el extranjero, que es un lugar inhóspito, como ya sabemos. Sólo meses después advertí, mientras conducía, porque yo conduciendo pienso mucho, la similitud de aquello que me había contado con el manifiesto Unabomber y quedé helado. Al llegar a casa lo releí y efectivamente; no diré que punto por punto, pero las ideas eran las mismas y las conclusiones muy parecidas. ¿Y si Nilo volvía a visitarme? ¿Y si me llegaba un paquete explosivo? Evidentemente no es lo mismo un poeta pirado pero inofensivo que un matemático con ideas de loco peligroso. Pero uno no puede vivir siempre con miedo, especialmente miedos que no se concretan, así que sólo los dos o tres primeros paquetes que llegaron sin remite me provocaron ansiedad y luego me olvidé de Nilo Permuy hasta este pasado septiembre. De pronto empezó a aparecer cada tarde en la cafetería de al lado, acompañado de una adolescente flaca, alta, rubia, con carita de nórdica y vestida muy llamativamente. Zapatos con grandes plataformas, leggins brillantes, camiseta con ecuaciones pintadas, coletas con lazos y una chaquetilla torera de peluche azul eléctrico, como hecha con una de esas fundas de tapa de water de los 70. Nilo ahora, me explicó, da clases en un instituto por las mañanas, dirige alguna tesis en la Universidad por las tardes y escribe poesía para la muchacha que lo acompaña, doctoranda en algo matemáticamente complicado. Nilo y la polaca, la llamo así no por nada sino porque tiene pinta, se cogen las manos por encima de la mesa y juegan partidas de ajedrez en un pequeño tablero magnético y, sin levantar la cabeza de las piezas, se sonríen las jugadas. Luego él escribe redondillas en paquetes de cereales y ella ecuaciones en libretas de pastas color rosa.

Odaliscas y bacantes,
igual que sombras esquivas
bordan sus danzas lascivas
con los senos palpitantes.

Yo últimamente veo a Nilo de Jesús Permuy, matemático y poeta, muy feliz y me alegro.  Esto me lo confirmó el otro día él mismo, en un aparte un poco improcedente pero emotivo, diciéndome con una sonrisa ahora todo está en orden y pasándome con una sonrisa cómplice un cartón de ChocoCrispis en el que había escrito

837=1+2+34+5+6+789

Todos conocemos a gente que merece ser feliz pero lo tienen difícil. Nilo era uno de ellos y la polaca, creo yo, tiene pinta de que también. Y me alegro de que Nilo haya resuelto su problema, el famoso P-No P, escogiendo la P de poesía y de polaca, ganando un premio mayor que el ofrecido. Ahora tengo en la estantería, apoyado en unos libros, el cartón que me dio Nilo, el poeta, y lo miro y pienso que posiblemente ese 837 sea el mejor verso que ha escrito y el mejor que jamás escriba.

138 comentarios en “El 837

  1. Leyendo las aventuras de Nilo Permuy me ha venido a la cabeza el afán de Puchi de ser presidente de su comunidad autónoma mandando un vídeo. A Nilo le suspenden por entregar un examen en verso y el narrador-defensor pide al catedrático que le enseñe el lugar en el que pone en el reglamento que no puede hacerse un examen en redondillas. En la vida real ha actuado Felipe González de narrador-fiscal y ha dicho “¿Podríamos proponer que un elefante fuera presidente porque no lo impide el reglamento?”.

    Nilo aprobó el examen en la revisión. Espero que Puchi no supere el suyo.

  2. En la ilustración de portada me parece encontrar rasgos característicos de la familia de Saturio.
    Más que nada por la barba y el afán científico.
    Quizás es el abuelo don Saturiano?

  3. Todas las igualdades aritméticas del texto son falsas.
    No digo más.
    Al señor Gaussage se le debe una soldada o al menos un salario mínimo interprofesional.
    Las extranjeras siempre han dado mucho juego, aunque sea de ajedrez.
    Saturio vete a Alemania, y te pasas luego por Polonia, igual suena la flauta y te desempolvas.

  4. Chino, la alcaldesa Same (e incluso un poquito Shame) bromeaba esta mañana en la radio con que ahora la web tiene millones de visitas y es muy conocida, que era lo que se pretendía.

  5. Procuro fijarme viernes, 19/01/2018 — 09:37
    Qué maraviglia.

    Es una maravilla pero en minúscula abba es la redondilla, que se me olvidaba.
    MGauss tiene escritas ya varias vidas extraordinariamente ordinarias y sobre todo escritas, pero la de hoy me ha gustado en especial.

  6. Extraordinario. Enhorabuena Mortimer.

    jrg, las igualdades son ciertas, (2+2+2)2 es 6 elevado a 2, es decir 36. Revise sus cuentas y grite conmigo:

    ¡Viva el 837!
    ¡Loor a Don Nilo de Jesús!

  7. Tenía un compañero de clase en el bachiller, que luego se especializó, al terminar la carrera de ingeniero, en diseño de automóviles en Italia.
    Pues este hombre se llamaba Francisco José, y no era sudamericano, sino Riojano de padre y madre, pero Vasco Irunés como yo de nacimiento.
    Cuando estábamos en los curas de la Salle, y como se aburría muchísimo, escribía los apuntes con una letra que adornaba con puntitos y volutas en todos los extremos.
    Le quedaban unos apuntes para enmarcar, pero a los curas no les hacía ninguna gracia que el muchacho destacara así y se lo prohibieron.
    Así que después de la prohibición ya pasó al desacato total, y en vez de tomar apuntes, se dedicaba a dibujar chasis de motocicletas inverosímiles.
    Eso gustó todavía menos, y le fué requisado su cuaderno.
    Yo daría un dinero por tenerlo hoy, pues algunas aplicaciones prácticas ha tenido en el mundo de las motos lo que él ya veía de jovenzuelo.
    Tampoco le dió tiempo a plasmar nada concreto en coches o motos, pues se mató en un estúpido accidente de tráfico con unos 28 años justo al terminar estudios y stage, en un afamado estudio de diseño Italiano, de aerodinámica.
    La letra no entra en cuerpo humano, ni con sangre ni con prohibición, si no es con ganas.

  8. jrg, las igualdades son ciertas, (2+2+2)2 es 6 elevado a 2, es decir 36. Revise sus cuentas y grite conmigo:

    Pues lo que dice es cierto, pero las cuentas no salen.
    Grito, pero bajito, que yo estoy en Francia y aquí quedas como un Español maleducado.
    Gran Reserva 904¡¡¡¡¡ Gran RESERVA 890¡¡¡¡ para don Morgan.

  9. Muy bueno.
    Las cuentas no dan, por otra parte, excepto la última, claro. Qué cabrón, el Mortimer, teniéndonos a todos con la calculadora.

    En otro orden de cosas, ayer encontré a una novia de la adolescencia. Hará treinta y cinco años que no sabía nada de ella. Siempre pensé que se había dado a la drogadicción. La hacía muerta joven, de cualquier cosa terrible. Bueno, pues es pianista de mérito. ¡Pianista! ¿Pero tú ya eras pianista cuando aquéllo?, fue todo lo que acerté a preguntar. Pues claro, contestó. En ese momento entendí por qué no funcionó.

  10. schultz viernes, 19/01/2018 — 10:56

    En otro orden de cosas, ayer encontré a una novia de la adolescencia. Hará treinta y cinco años que no sabía nada de ella. Siempre pensé que se había dado a la drogadicción. La hacía muerta joven, de cualquier cosa terrible. Bueno, pues es pianista de mérito. ¡Pianista! ¿Pero tú ya eras pianista cuando aquéllo?, fue todo lo que acerté a preguntar. Pues claro, contestó. En ese momento entendí por qué no funcionó.

    Me ahogo

  11. marquesdecubaslibres viernes, 19/01/2018 — 00:46
    Ando cansado de tanta reunión y sólo pienso en irme al Zulo para estar en silencio y leer a Baroja y a Galdós.

    Creo que no hay nada mejor en la vida.

    Aunque Galdós es mi cuenta pendiente…

    Adoro a Gaussage.

  12. Mi cuenta pendiente es Cela. Tengo en casa, de la biblioteca de mi padre, La Colmena y la Mazurca, pero no recuerdo haberlas leído. ¿Además de esas, el Pascual Duarte o qué tengo que leerme?

  13. schultz

    viernes, 19/01/2018 — 10:56

    Jajajaja. Pero y lo bien que lo pasan unos desconocidos al leer la historia en internet, ¿qué? Eso vale más que muchos amores juveniles. Genial, schultz.

  14. Gaussage es nuestro Cela revivido

    Ahorren piropos y lean sus cosas de un tirón. Merece un libro de cuentos o relatos cortos.

  15. Anoche me fui de pociones con mi amigo H., que es un hombre nacido para el fornicio y la borrachera. Me extrañó mucho que eligiera el bar donde nos citamos, un garito pseudohipster plagado de uranistas y de señoritas sáficas. Cuestionele el emplazamiento y me dijo que la Sterni está a menos de dos euros y que ahora que tiene novia necesita quedar en sitios que no le inciten a sacar el animal que tiene dentro. No obstante, como había algunas señoritas de buen ver y apariencia heterosensual, no hacía más que atravesar sus cuerpos con la lanza de su mirada. Me dijo: «Que uno esté a dieta no quiere decir que no pueda leer el menú». Atendimos especialmente a una moza de cara atocinada que iba sin sujetador, por lo que el bamboleo de sus pechos resultaba hipnotizante. Con un ojo puesto en mí y otro en los senos de la muchacha, dijo H.: «Esas tetas me vendrían muy bien para acabar de criarme». Ante otra muchacha de características físicas un tanto alucinatorias, convinimos en que eso te lo empiezas pero no te lo acabas. Luego nos dimos cuenta de lo estéril de nuestro esfuerzo sensual, porque yendo él con novia y estando yo imbuido en mi ascesis… las olas rompen el castillo de arena, la ceremonia de la desolación, soy un extraño en el paraíso, soy un juguete de la desilusión…

  16. Josénez, “San Camilo, 1936”. Es quizás la novela que mas me ha hecho sonreir.
    Recuerdo de muy joven leer los artículos que publicaba Cela en ABC. Supongo que McGauss los conoce también pues sus escritos gozan de gran similitud con los del maestro

  17. Bien por MGauss, pero me jode haber caído en las igualdades aritméticas. Llevo demasiado lejos la suspensión de la incredulidad.
    Brema y/o Marqués ¿podrían precisar un poco ese “Baroja” y “Galdós” tan amplio?
    Vita brevis, y este finde acabaré el Viaje al fin de la noche. Gracias.

  18. Gracias por los comentarios y perdón por el error.
    Creo que el word me ha hecho un extraño por no usar el creador de ecuaciones y fiarme del superíndice para las potencias. En algún momento se han “bajado”. Un bajón, porque la coña pasa porque los números estén bien.
    Le he pedido a la dirección que sustituya el texto por una imagen, esta, que creo que corrige el error.
    Mis disculpas.

  19. marquesdecubaslibres viernes, 19/01/2018 — 12:13
    Satur, me decepciona que tararée a los Secretos, es gusto propio de afeminados.

    Así es. Debió ser la influencia del bar. Y que la tarareara H. Yo la he tenido que buscar en googlet, porque no me la sabía. Yo soy muy macho y no escucho esas bandas musicales.

  20. TEO EN EL MADRIZ
    Mal partido ayer del conjunto blanco con rayas de azul desvaído. Desvaído como su balompié. Y gran satisfacción al ver que el Hernández bueno se ha quedado en el Aleti.

  21. Josénez, a mi me gustan mucho los cuentos de Cela, que es donde se desparrama y más juega. Ya recomendé aquí el de El bar de Crisantito, el pendolista.

    “Crisantito, el del bar, que tenía una letra inglesa que era una divinidad, fue el que perdió a la pobre Celedonia, la chacha de Perico, el niño tonto y entre epiléptico y llorón de los señores de Quevedo (don Federico)”

    Además, con ese cuento, Cela jugó a no ser el autor. Contó que, estando enfermo, se lo escribió César González Ruano y le salió tan celiano que la censura no dejó publicarlo. Todo mentira.

  22. Qué maravilla de texto, Mortimer. En ningún sitio se ponen mejores motes que en los pueblos. Me apunto lo de «Cacapú» para vaciles profesionales.

  23. Creo que Mortimer Gaussage gasta una mezcla de humor gallego y humor de alta sociedad que me cuesta, es interesante pero se me atraganta como Cela. Y me siento como un bruto.
    Tres momentos geniales al principio:
    Uno

    ¿Compulsa usted premios de poesía?

    Dos

    Como esto es un pueblo al final resultó que Nilo era hijo de un conocido de mi padre

    Tres

    Lorenzo Permuy, Ingeniero de Caminos Canales y Puertos, título en el que tanto insistía, en público y en privado, que acabó siendo conocido como Cacapú

    En cambio discrepo con lo de las caras de tonto.

  24. Yo esta vez el nombre del protagonista lo conocía previamente, pero solo por un Don Nilo.
    EL CRIMEN DE DON NILO AURELIO.
    La prensa diaria, y muy especialmente “El Imparcial”, relataban oportunamente la desaparición de don Manuel Ferrero Gallego, vecino de Pozuelo de Tábara, provincia de Zamora, que se había trasladado a Madrid para resolver unos negocios, y a los pocos días de llegar se notó su ausencia de la posada dónde se hospedaba, dándose cuenta a la policía del extraño suceso.

  25. MGAUSSAGE viernes, 19/01/2018 — 12:23

    Mejora su lectura, de la aritmética, pero no las hace ciertas. Alguna sí, pero con fallos.
    El texto sin embargo SUPERIOR.

  26. Una cita de Cela:

    “Franco era muy proclive a dejarse mecer en las anestesiantes hamacas de la adulación y en su triunfal y tan duradero mandato se cumplió punto por punto lo que ya habían anunciado con clarividencia el P.Feijoo y Quevedo: el primero advirtiendo que para quien ama la lisonja es enemigo el que no es adulador y el segundo avisando de que bien puede haber puñalada sin lisonja mas pocas veces lisonja sin puñalada: que el lector haga memoria de los acontecimientos y saque las debidas y elementales conclusiones por sí mismo”. (Camilo José Cela: Memorias, entendimientos y voluntades, 1991. Publicado inicialmente en fascículos,Diario 16)”

    Localización de la cita de QUEVEDO: “Los que para hacerle aborrecible le añadieron corona, dignidad y poder, para matarle le prendieron con la adoración, le cercaron con las reverencias, y le cegaron con los besos. Más homicidas fueron aquí los abrazos que los estoques. Debo decir que sin aquéllos no lo supieran ser éstos. Bien puede haber puñalada sin lisonja, mas pocas veces hay lisonja sin puñalada. Pocos tienen a la adulación por arma ofensiva, y menos son los que no la padecen. Es matador invisible a la guarda de los monarcas; éntrales la muerte por los oídos, envainada en palabras halagüeñas”. (Vida de Marco Bruto. Francisco de Quevedo).

    POSTDATA del propio Cela en el mismo libro de Memorias, entendimientos y voluntades:

    “… que la guerra había terminado y que él para celebrarlo no cobraba ni un real a los militares: entonces me senté a una larga mesa de anchas tablas fregadas con lejía y me desayuné tres huevos fritos con panceta y un cuenco de café que parecía un orinal y que achiqué con tortas de aceite, quizás más de una libra”.

  27. jrG viernes, 19/01/2018

    Mejora su lectura, de la aritmética, pero no las hace ciertas. Alguna sí, pero con fallos.

    O me he confundido o no hay fallos de cálculo. El único punto negativo que se merece Nilo Permuy, especialmente siendo poeta, es por la notación en el polinomio del 2.

  28. Yo tampoco veo fallos en las ecuaciones, aunque hay que tener en cuenta que soy de letras precisamente porque me volvían loco las matemáticas.

    Entiendo que la divergencia está en el orden en que se resuelven las operaciones dentro de las ecuaciones. O sea:

    1. Operaciones entre paréntesis.
    2. Exponentes y raíces.
    3. De izquierda a derecha, multiplicaciones y divisiones.
    4. De izquierda a derecha, sumas y restas.

    Por ejemplo, las tres primeras:

    837=(1+1)11-11 · (111-1)-1
    837=211-11 · 110-1
    837=2048-11 · 110-1
    837=2048-1210-1

    837=22 · ((2+2+2)2 +2)+2-2/2
    837=22 · ((36 +2)+2-1
    837=22 · 38+2-1

    837=33+33 · (33+3)
    837=27+27 · (30)
    837=27+810

  29. En todo caso, Nilo es un poeta de los números y su verso final, con todos los número del 1 al 9, de sobresaliente. No le podemos poner la nota máxima porque aún no se le ha ocurrido como hacer el 837 sólo con ceros.

  30. Esas “partituras” no dan 837.
    También es muy posible que se me haya olvidado leer “música”, mi memoria cada vez es peor.
    serían correctas añadiendo algunos paréntesis y corchetes, sino, son ambiguas.
    El poeta ha usado la música, pero la ha anotado según hacía las operaciones en su cabeza, pero da mal las instrucciones.
    A mi juicio no es correcto.
    Le pondría un cero en matemáticas y luego le recomendaría volver a leer notación.
    O igual debo ser yo quien lo haga.
    Sólo está bien la última gracias a que en la suma es indiferente el orden de ejecución de las operaciones.
    Y queda curioso la verdad.
    Corto y cambio.

  31. La poesía del día es, junto con 837, el trasplante cardiaco de sangre incompatible a un bebé de menos de seis meses, un bebé menor que un grano de arena, de dónde saldrá el martillo verdugo de esta cadena. Poesía española y además pública.

  32. JR, los paréntesis y corchetes que faltan equivalen a las instrucciones de orden que he incluido en mi comentario anterior. En mi época también se ponían más paréntesis y corchetes, pero luego me enseñaron que no era necesario cuando las instrucciones para resolver la ecuación (1° paréntesis, 2° raíces y exponentes, 3° multiplicadores/divisores y 4° sumas y restas) eran universales.

    Reconozco que no he realizado todas las operaciones, sólo las tres primeras y la última, pero sabiendo como se las gasta MGaussage, dudo mucho que haya dado puntada sin hilo.

  33. Perroantonio, qué cuadro es el de la jirafa y cúyo es. Las jirafas son un animal sensacional.
    Una vez en el zoo de Barcelona asistí desde unas gradas, accidentalmente y con el corazón en un puño, a una ceremonia de apareamiento entre jirafas que no pudo ser; más por falta de formación que por razones sentimentales, eso convinimos los atribulados espectadores.
    EDUCACIÓN SEXUAL OBLIGATORIA EN LOS COLEGIOS DE LAS JIRAFAS, YA

  34. Perroantonio viernes, 19/01/2018 — 16:00

    Revisado y comprobado el orden que señala, tiene toda la razón del mundo matemático.
    Estoy ya totalmente fuera del sistema.
    Allí me quedo.
    Disculpen mi obstinación ofuscada.

  35. Buenas tardes a todos.

    Me ha encantado la entrada de M.Gaussage. Y eso que ni se me ha pasado por la cabeza comprobar los números. ( Hace años que sólo me acerco a ellos con calculadora, y cuando no me queda más remedio , pero así, a ojímetro, me sonaban bonito )
    Y es que yo quiero mucho a un sosias de “Nilo Permuy “, y me da mucha pena verle tan sólo, así que, lo de la aparición de la polaca me ha llenado de optimismo.

  36. Gracias, Pedro Antonio. Qué monas son las deportistas. Ahora, yo me estoy quitando del vicio de las novias y el relacionismo sentimental. Yo ahora vivo en el ascetismo más intenso.

  37. Vaya pájara le ha entrado al combinado teutón en ataque. Los chicos checos han aprovechado y han sumado tantos, del 7-5 al 7-8.

  38. Procuro fijarme viernes, 19/01/2018
    Chino, la alcaldesa Same (e incluso un poquito Shame)

    Se me había pasado ese comentario tan bueno. ¿No habrás escrito tú el artículo, por un casual? Çhøpsuëy es omnipresente.

  39. LEER A BAROJA
    La Biblioteca Castro publicó en 2009 las Trilogías en una edición crítica en cinco tomos soberbiamente editada. Hizo la locura de tirar 1.000 ejemplares y ahora las tiene que saldar por 220 euros. Esto es lo que se lee en España hoy a Baroja.
    Holm, le recomiendo que aproveche este saldo. En caso de querer elegir mi trilogía preferida es “La selva oscura” y dentro de ella la novela histórica “El cabo de las tormentas” protagonizada por Fermín y Galán y el general Severino Martínez Anido, el cual, por cierto, tuvo que poner orden en Barcelona y hoy se le recuerda más que nunca.

  40. Gracias Marqués.
    Martínez Anido tuvo una avenida en Barcelona, que ahora es de Maragall, cuyo nieto esta semana proclamó que “aquest pais sempre serà nostre”.
    O no, ya se verá.

  41. AYER Y HOY
    He vuelto a este libro de Baroja sobre la guerra civil. No lo recordaba tan bueno, quizá porque la primera lectura la hice siendo medio analfabeto, y tal vez contaminado por la biografía de Gil Bera, muy centrada en mostrar a un Baroja taimado, mentiroso y acojonado. Me parece que este libro es único, impensable antes e impensable ahora. He recuperado lo que Trapiello dijo de él en Las armas y las letras. También le parece sorprendente, y recuerdo que fue él quien lo descubrió. Al parecer la edición de Caro Raggio de 1997 no está completa, o está retocada, y a Trapiello le saca de quicio esta actitud idiota de los herederos. Creo que Ayer y hoy desvirtúa eso de la «tercera España». Qué manera de dar hostias a ambos bandos.

    Por cierto, que Baroja explica a su manera la tabarra esta de Tabarnia, con su explicación de las acrópolis, las hipópolis y las anfictionías.

  42. Buenos días a todos :
    Anoche, después de cenar, estuvimos viendo “La Grande Librairie”, que emite tv5 monde, el jueves tardísimo, y que dejamos grabando, y vemos el viernes, después de nuestra cena de las 20h.
    El caso es que el programa iba de astrofísicos, y de un astronauta francés que había permanecido en la estación espacial europea durante 6 meses, y contaba su experiencia, con fotos, y de una chica había sacado al mismo tiempo su visión de ello en un álbum B. D.

    El caso es que, además del astronauta, de la chica dibujante, y de astrofísicos pensadores etc, había un chico joven.

    Ese chico joven, Daniel Tammet, ( englobado en el espectro áutico, según él mismo decía, aunque para mí, no era áutico, que esos son los del extremo, sino Aspergeriano- que escuchaba a los demás, les contestaba a sus preguntas, y se le veía altamente efectivo ), ese chico, pues, que había nacido en Inglaterra, de padres ingleses, pero que llevaba años viviendo en Francia y usando el francés como lengua hablada, decía que su lengua materna no era ni el inglés ( que utiliza para escribir lo que publica, como homenaje a sus padres), ni el francés, al que sus obras son traducidas por un traductor profesional, sino el lenguaje de los números.
    Y que, en una ocasión, había estado durante 5 horas o así, recitando la lista de los números primos, hasta no sé que número lejanísimo. Y que la gente en la audiencia se emocionaba con él, y él les veía sonreír, o llorar con él.

    Contaba que para él, los números tienen colores. Y que él escribe poesías, con los números, y que tienen rima… Que hay versos cuyo final es, por ejemplo, un número azul claro, y que riman con otro verso que termine en un número azul más oscuro, y así.
    Y que él tiene toda clase de libros, como La Illiada, traducidos a su lenguaje de números, que es su lengua nativa, pero que también ha hecho traducciones de sus propias obras a otros idiomas hablados por más personas.

    Yo fuí anoche, justo antes de irnos a dormir, al Amazon americano, y me compré en formato Kindle, dos libros de Trammet. Que quiero ver si en alguno de los dos libros pone el color de los números del poema que trajo ayer M Gaussage, y, por lo menos, lo puedo ver en colores. Que , ya digo, y sin calculadora ni nada, me pareció de entrada que sonaba muy bonito.
    Pero no empezaré a leer los libros hasta la tarde, que ahora tengo mi cerro de plancha de los sábados, y también un puchero de rabo de buey, que se tiene que ir haciendo poco a poco ( nada de atajos, ni de harinas ), a lo largo de toda la mañana…
    Pero ya les pondré la traducción del poema, si la consigo.
    Hasta la tarde, espero.
    Y pido mil perdones, que seguro que este post mío tan largo les habrá parecido una chuminada.
    Ya siento

  43. Lo de la sinestesia (creo que así se llama) y los sauvant siempre me ha flipando y usted hoy me ha hecho ver que es más profundo de lo que pensaba al contar que llega a ser el lenguaje nativo de algunos de ellos.

  44. Viejecita, eso de lo que habla Trammet, los colores de los números, el sabor de las palabras o el olor de las ideas, es lo que conocemos como sinestesia. Trammet verá (o escuchará o oirá) el número cuatro y pensará en el color naranja-ocre mientras el nueve será de color azul oscuro, como el lomo de un tiburón. La sinestesia es una herramienta muy productiva en los artistas y, especialmente, en los buenos poetas, que ven el mundo con ojos nuevos. Pero como ocurre con todo, se necesita un sistema («no hay sistema en su locura», dice el príncipe Hamlet no sé de quién, quizá de Ofelia). Se necesita un sistema, decía, para que lo que percibe y comunica el sinestésico pueda ser aprehendido por los demás. Ya me gustaría ver el código de Trammet y que me confirmara si el número pi es gris perla, como siempre he sospechado, y negro sucio la raíz cuadrada de 2.

  45. Pero también es el crepúsculo de la mañana, Lubriantonio.
    Yo vengo para decir que todos somos un poco sinestéticos, no hay más que mirar las sinestesias que han ido cayendo al diccionario desde la boca ruda del pueblo.

  46. Muchas gracias, Adaptaciones, es usted totalmente bizcochable. Se merecería que todas las chicas jóvenes y bellas cayeran rendidas a sus pies.

    Le prometo, Perroantonio, buscar en los libros de Trammet el número Pi, y la raíz cuadrada de 2, para ver si coincide con usted en la sinestesia .
    Aunque yo, a PI, no lo veo gris perla, sino morado, un color que no me gusta nada. (No violeta, ojo, que el violeta, que para mí, es el color más bonito, según dijeron anoche, corresponde al número del fondo del espacio exterior). Y ese número, quien lo dió, no fue Trammet, sino el astrofísico matemático, y Trammet se limitó a decir cual era su el color correspondiente a ese número. Lástima que no apunté el susodicho número en el momento . Y ya no lo recuerdo.

    Y, en música, hace como 30 años, cuando me dediqué a estudiarla, hacían un paralelismo entre modos, o entre tipos de voz, y colores.

    Por ejemplo, a mí siempre me han gustado las voces azules, como la de Gundula Janovitz, por poner un sólo ejemplo, y, en cambio, otras voces, consideradas como el summum del summum, no me gustan tanto, que me suenan a amarillo, o a naranja…

    Gracias pues, y me vuelvo a mi plancha, que la comida ya está encarrilada, y se termina de hacer sola.
    Hasta la tarde, espero

  47. Viejecita sábado, 20/01/2018 — 09:38
    Y que él tiene toda clase de libros, como La Illiada, traducidos a su lenguaje de números, que es su lengua nativa,

    Creía que los números» son lengua nativa de cualquiera, que los números nos son tan naturales como las lenguas llamadas naturales, que son lenguas verbales. Es verdad que solo porque hablamos una podemos decir cosas así de figuradas y flexibles, como, por ejemplo, que los números son un lenguaje. Por lo nativos que me son los números diría que en la lengua de los números deben emplearse símbolos distintos para denotar la lengua verbal y el código matemático, el cual es muy de cada cosa en su sitio y su sitio para cada cosa.

  48. Leí en alguna parte que la sinestesia es más general y profunda en las etapas primitivas de la mente, en el cerebro infantil. Su desarrollo produce una serie de restricciones combinatorias, aunque queda un residuo de sinestesia universal con distintos grados naturales, queda la creatividad lingüística y queda la gran sinestesia, que es un problema neurológico.

  49. Yo soy muy plano, nada sinestésico. A mí el único color que me excita es el blanco. Yo veo una elástica blanca y me entra una mala hostia… Los números se me antojan cosas de banqueros y de maestros de escuela, sin color y sin olor. De olfato ando algo más fino, pero para las cosas concretas. Un torrezno, un calcetín, una mujerzuela. Eso sí huele. Ahora, el número 48 no sé yo. Quizá el 69, por una relación evidente. La sinestesia parece cosa de sensibles y yo no creo serlo. A mí el erotismo y la lencería me parecen pedantes, y en cambio el sexualismo arrabalero se me antoja más. Una verdulera, una choni, me parecen el culmen de la estética erotomaníaca.

  50. Si yo fuese toro no arremetería contra el capote. Sería un toro a la manera de Ferdinando y hablaría con el caballo de nuestras cosas. Ahora, si en lugar de un capote me azuzan con la zamarra del Madrid, sería un cornúpeto de categoría y al presidente no le quedarían más cojones que indultarme.

  51. Satur ( 12’03 y 12’04 )
    Pues, ya siento, que no creo que le dejasen.
    Que en la dehesa, esa vida regalada, sólo se reserva para las vaquillas que hubieran embestido bien en las capeas demostrando su bravura, y para los toros que hubieran perseguido a los caballos y a los jinetes con sus varas, que las varas , los caballos, y los derribos son la única forma de probar , antes de la plaza, la fiereza de un toro.. Y a los que no embisten, los apartan de las vacas bravas, que son las atractivas de verdad, y los destinan al matadero, para carne. Y nada de paseos por la dehesa…
    Los que sí tienen una vida regalada, son los toros a los que por su bravura y su sentido del honor, les hubieran perdonado la vida en el coso. ¡ Esos sí que tienen una vida envidiable !. Y cuando se mueren, de puro viejos, sus cabezas se guardan y se disecan, y se cuelgan en lugar de honor como homenaje a su bravura.

  52. En mi casa todo el mundo lee a Baroja por prescripción facultativa. Hace un momento me leían una descripción que hace el doctor Iturrioz que según ellos se correspondería conmigo: “Era un hombretón de carácter saturnal y apetitos desmedidos…”

  53. Eso quería dar a entender, Viejecita. A lo mejor tengo que decirlo con números. Voy a probar.

    5434 57898952 00862345 565 4 57899532 8341 34292 828919 738929173

  54. Estoy leyendo “Tiempos de tormenta” de Miguel Sánchez-Ostiz, sobre las vicisitudes de Baroja durante la GC. Es un ensayo magnífico pero que destila un desprecio por el escritor parecido al de Gil Bera que citaba Brema. Ello me molesta porque en lo personal coincido con las opiniones de Baroja sobre la GC, el prójimo y el mundo de las mujeres.

  55. El número molón es el de Avogrado. Algo tiene que ver con el número de moléculas en las soluciones químicas o algo así.
    6,022 141 29
    Valentina, que estudiaba farmacia, era el que le daba a los pesados en las discotecas y discopufs cuando le pedían el teléfono. No sé si alguien tiene el 602.214.129, pero estaba cañón y lo repartía con soltura, así que debe flipar por el número de llamadas equivocadas que recibe.
    Yo el número de Avogrado lo veo azul Movistar pero Valentina sostiene que es naranja Orange. Como la que sabe de química es ella yo me callo.

  56. Proc, en algún lugar leí, y no sé si es verdad, que entre el 70-80% de los significados léxicos son figurados. Poco me parece. Ahí se ve mucho el vigor sinestésico. Y otros vigores, como el de llamar al ingeniero Cacapú.

    Y fíjate tú (yo también procuro fijarme, pero ni por esas) que no había caído en que los crepúsculos también eran de alborada. A veces lo evidente está delante de nuestros ojos, pero no lo vemos porque no sabemos mirar.

  57. El invierno es muy buen momento para ver fauna y, concretamente, pajarillos. El bosque de hoja caduca está pelado y a los animales arborícolas no les queda otra que intentar mimetizarse y quedarse quietos. Como no miramos, no solemos ver, pero lo que les funciona a los pajarillos o a las ardillas en verano, quedarse quietos y confundirse entre las hojas, no les funciona en invierno y puedes pasar a su lado y ellos se quedan quietos creyendo que no les ves, como en verano.

    El paseo de la mañana ha estado plagado de carboneros, petirrojos, mirlos, mitos, verderones y trepadores azules, un pajarillo al que oigo mucho pero no suelo ver demasiadas veces. También he visto una ardilla roja, como un vino de Burdeos viejo, con una cola espléndida. Lo malo es que el día estaba gris y lluvioso y no convenía pasear con cámara de fotos. También alegraban los caminos las corredoras de mallas ajustadas, que por aquí proliferan tanto como los petirrojos, pero a esta fauna, pese a mi interés puramente científico y naturalista, no me dejan observarla.

  58. MGaussage sábado, 20/01/2018 — 13:12
    El número molón es el de Avogrado. Algo tiene que ver con el número de moléculas en las soluciones químicas o algo así. 6,022 141 29
    Valentina, que estudiaba farmacia, era el que le daba a los pesados en las discotecas y discopufs cuando le pedían el teléfono.

    Valentina les daba el número del su Abogadro.

  59. Yo he visto la primera mimosa florecida, lo cual siempre me causa breves extrasístoles y brincos cardiacos.
    También he visto que el mar se ha calmado un poco, seguramente porque Quinn le ha arrojado algunos escolares para que coma. Pero no los suficientes, Quinn.

  60. No conocía a los mitos, Perroantonio; si los he visto los habré confundido con las lavanderas. Sabemos porque vemos pero para ver también hay que saber.

  61. Los mitos son más pequeños que las lavanderas y al contrario que estas no suelen posarse en el suelo ni se las ve en solitario. La lavandera picotea el suelo y mueve la cola de forma nerviosa, que así se llama en euskera bustanikara, algo así como cola temblona. Las hay blancas y amarillas (lavandera cascadeña, aunque a estas últimas no suelo verlas por aquí) y andan solas.

    Los mitos no se posan en el suelo, van en grupo y son bastante ruidosos, pero con un piar muy débil y breve. Los notas por acumulación, porque de pronto suenan cinco, siete, veinte, encima de ti en el árbol. Son pajarillos como bolitas, con la cabeza que casi no sobresale del cuerpo, y una cola desmesurada para su tamaño. Caen simpáticos, al contrario que la lavandera, que es muy señoritinga y tiene pinta de llevar velo e ir a misa a cantar el rosario.

  62. No tengo ni que decir lo mucho que me gustan los relatos de Mortimer, un autor capaz de contagiar, tanto en el papel como en conversación, su propio entusiasmo por los libros y el hecho casi mágico de la literatura.

  63. Sobre la mujer-torera Picasso ya dio la respuesta: sus minotauros. Nótese que el matador va vestido de mujer. Parece mentira que haya que explicarlo todo, creo que es por culpa del nefando vicio de las series que abotargan el entendimiento.

  64. marquesdecubaslibres sábado, 20/01/2018 — 17:17

    Sobre la mujer-torera Picasso ya dio la respuesta: sus minotauros. Nótese que el matador va vestido de mujer.

    Ah, por eso a ellas les sienta mucho, pero que mucho mejor el traje.

  65. El lector silente no desdeña los cuentos de Quinn y las historias de Mortimer, amén de los comentarios, chanzas y enlaces de vuesas mercedes. On the contrary.
    Hoy me animo para completar el hueco husmeado por el perro:
    [(0^0+0^0+0^0)^(0^0+0^0+0^0) + 0^0 + 0^0] ^(0^0+0^0) – (0^0+0^0)×(0^0+0^0) = 837
    o más sofisticadamente:
    [(0!+0!+0!)^(0!+0!+0!) + 0!+0!]^(0!+0!) – (0!+0!)×(0!+0!) = 837
    Los “^” circunflejos son exponenciales y los cierres de exclamación “!”, factoriales.

  66. Hablando de Gautier: navegando ayer por los canales televisivos me topé de bruces con una película en cuyo guión participé. Como me sucedió en su momento, no aguanté más de diez minutos frente a la pantalla. (Por suerte, los tres quilitos que cobré por mi colaboración supusieron un bálsamo crematístico) Para quitarme el mal sabor de boca, esta mañana temprano he cogido el coche y, aprovechando el día soleado, me he desplazado a un paraje especialmente bucólico de los alrededores de Barcelona acompañado de su Émaux et Camées y sintiéndome, casi, como un poeta feliz dans ses douleurs.

    La fleur qui fait le printemps

    Les marronniers de la terrasse
    Vont bientôt fleurir, à Saint-Jean,
    La villa d’où la vue embrasse
    Tant de monts bleus coiffés d’argent.

    La feuille, hier encor pliée
    Dans son étroit corset d’hiver,
    Met sur la branche déliée
    Les premières touches de vert.

    Mais en vain le soleil excite
    La sève des rameaux trop lents ;
    La fleur retardataire hésite
    A faire voir ses thyrses blancs.

    Pourtant le pêcher est tout rose,
    Comme un désir de la pudeur,
    Et le pommier, que l’aube arrose,
    S’épanouit dans sa candeur.

    La véronique s’aventure
    Près des boutons d’or dans les prés,
    Les caresses de la nature
    Hâtent les germes rassurés.

    Il me faut retourner encore
    Au cercle d’enfer où je vis ;
    Marronniers, pressez-vous d’éclore
    Et d’éblouir mes yeux ravis.

    Vous pouvez sortir pour la fête
    Vos girandoles sans péril,
    Un ciel bleu luit sur votre faîte
    Et déjà mai talonne avril.

    Par pitié, donnez cette joie
    Au poëte dans ses douleurs,
    Qu’avant de s’en aller, il voie
    Vos feux d’artifice de fleurs.

    Grands marronniers de la terrasse,
    Si fiers de vos splendeurs d’été,
    Montrez-vous à moi dans la grâce
    Qui précède votre beauté.

    Je connais vos riches livrées,
    Quand octobre, ouvrant son essor,
    Vous met des tuniques pourprées,
    Vous pose des couronnes d’or.

    je vous ai vus, blanches ramées,
    Pareils aux dessins que le froid
    Aux vitres d’argent étamées
    Trace, la nuit, avec son doigt.

    Je sais tous vos aspects superbes,
    Arbres géants, vieux marronniers,
    Mais j’ignore vos fraîches gerbes
    Et vos arômes printaniers.

    Adieu, je pars lassé d’attendre ;
    Gardez vos bouquets éclatants !
    Une autre fleur suave et tendre,
    Seule à mes yeux fait le printemps.

    Que mai remporte sa corbeille !
    Il me suffit de cette fleur ;
    Toujours pour l’âme et pour l’abeille
    Elle a du miel pur dans le coeur.

    Par le ciel d’azur ou de brume
    Par la chaude ou froide saison,
    Elle sourit, charme et parfume,
    Violette de la maison !

  67. ¡ Que avatar nuevo más pocholo se ha puesto Procuro !
    Me encanta.
    Y buenos días a todos, antes de que se me olvide.

  68. He estado dando vueltas con la calculadora a los números que puso Satur ayer, a las 12’52, y no consigo que lleguen a igualar con el 837.

    Claro que mi calculadora es totalmente pedestre, que es además , de esas que imprimen en un rollito de papel, que necesito poder comprobar las cuentas, a ver si me he olvidado de algún número o algo, y si no están por escrito, negro sobre blanco, cada vez que repito las cuentas me sale un número diferente que se me olvidan los pasos que hubiera dado.

    Y no digamos nada de las cuentas de Bolaño. Claro que con ese tipo de formulaciones, ni lo intento, que sé directamente que estoy rebasada.

  69. bolaño sábado, 20/01/2018 — 20:09

    Usted hace las notaciones como yo las entiendo (no sé si somos de la misma era, yo ya desinformado).
    Muy original, la contestación usando factoriales de cero, para encontrar el número.
    Pensé en ponerlo en código binario, pero desistí, dada mi obstinación pasada.
    La ciencia es lo que tiene.
    Nunca las tienes todas contigo, sólo un rato, hasta que ves la siguiente y descubres que ya no sabes.
    Es curiosa y muy lógica la explicación de porqué el factorial de cero es 1.
    La única forma de agrupar el conjunto vacío.

  70. Ayer miré unos reportajes sobre Daniel Tammet. (que mencionó Viejecita).
    Podría ser el único caso en que una supercapacidad no encierra unas enormes discapacidades.
    Me recordaba mucho a S. Ramanujan cuando comentaba a Hardy ( que era un ateo militante) que el no sabía porqué, el sólo sabía que era así.
    Que su Diosa le dictaba las fórmulas y que él lo veía en sueños.
    Y que por qué tenía que demostrarlo.
    En varias ocasiones las demostraciones demostraban que no estaba acertado, pero que esa originalidad de pensamiento podía más que el rigor.
    En la edición de la última Revista de Libros mencionan y comentan un libro de Hardy muy recomendable (si les gusta el tema).

  71. ¡ Vaya, JrG !

    ¡ Por algo no encontraba yo soluciones a lo de los números !
    Hoy vienen todos a almorzar, en los diferentes turnos. A ver si le pesco con ganas a mi hijo pequeño, y me lo explica. Pero creo que conmigo ha tirado la toalla, que me regaló dos libros de Spivak ( que él tuvo durante años en la mesilla de noche, para entretenerse en sus insomnios), y no conseguí dominarlos. Según él, porque soy una vaga de siete suelas, por mucha actividad que desarrolle…

    Y me encanta su nuevo avatar, inspirado en Durero.

  72. Tengo todo Hardy , y en libro bonito, en mis estantes. Pero iré a Revista de Libros a ver cual de ellos recomiendan, y por qué, y si me convencen las razones, y veo que no le he sacado todo el jugo, lo releeré de nuevo, cuando termine con los de Tammet.
    En cualquier caso, gracias, JrG, por el dato.

  73. La cuestión de las “supermemorias” y los “talentos” de corte Asperger o Aúticos, es que no son ningún privilegio en sí.
    No les permite computar, abstraer o enlazar.
    Son un enorme almacén de datos, o capacidades individuales que los convierte en máquinas sin encaje posible y sin mayor desarrollo que seguir almacenando datos o reproduciéndolos.
    El caso de Tammet es algo diferente, pues él consigue ser autónomo, puede relacionarse y salir de su interior, e incluso explicarse, pero sigue pareciendo una maquinita muy compleja y sofisticada a la que le falla la capacidad de creación, la capacidad de elaborar con el conocimiento.
    Las demostraciones y comprobaciones con un equipo de científicos, lograban sacarle de su zona de confort mental, al cambiarle el tamaño de los números en forma contraria a como él los “visualiza” resultandole muy dificultosa su labor de memorización.
    La estadística es lo que tiene.
    Las grandes cantidades tienden a encontrar excepciones cada vez más incomprensibles, y extrañas, siendo muy parcas en donar rayos de esperanza.
    Lo que si le permite a Tammet y eso lo hace diferente, es admirar la belleza de sus números.

  74. Perroantonio sábado, 20/01/2018 — 15:38
    , que así se llama en euskera bustanikara, algo así como cola temblona

    Así me llamaba una vecina tolosarra que tuve. Qué jodida, ahora me entero.

  75. Juanfran Satur domingo, 21/01/2018 — 10:27

    No te llamó hamalau, así que todo bien…ahí tenías “cacho” Saturio.

  76. PENSAMIENTO EN U
    Pinker denuncia a los que tenemos el pensamiento en U: nacionalistas y reaccionarios.
    Los nacionalistas añoran un pasado ideal, romántico, comparado con la situación actual que volverá a remontar una vez conseguida la independencia.
    Los reaccionarios añoramos el Viejo Régimen y pedimos medidas como la pena de muerte o el servicio militar obligatorio para remontar la situación actual de marasmo.
    Macron va a reimplantar el servicio militar en Francia, cierto que de solo un mes pero esperemos que otros le sigan. El fementido Aznar fue el que lo abolió en España, además de culminar transferencias insensatas a Cataluña. Pareciera que ahora se escribe la historia al revés.

  77. Procuro fijarme domingo, 21/01/2018 — 11:08

    N conozco esa acepción Procu, pero en mi zona lo de hamalau era para los muy “hinchados” los muy gustados de sí mismo y fanfarrones.
    También existía la leyenda del ser mitad oso mitad hombre al que se le llamaba así.
    Otra acepción en Euskera es Aundiya.

  78. El único defecto que tienen las entradas de Mortimer Gaussage, por encontrarle alguno, es lo jodidamente difícil que lo pone para montarme mi numerito videomusical. A ver quién es el guapo que halla un videoclip que verse sobre un adolescente, matemático con alma de poeta, que recurre a un abogado para reclamar a un profesor que le corrija un examen de física teórica que ha contestado en redondillas. ¿Será que estos personajes sólo se dan en Galicia o en la imaginación de un gallego?

    Aún así, he encontrado una grabación en la que se ve a Nilo Permuy enfrascado en sus versos y ecuaciones, y a su novia, la Polaca, haciéndole una visita al profesor de Física Teórica (soplón de la policía) con una botella de orujo.

    (→ Cake – War Pigs)

  79. Je, je, je…
    He ido a la “Revista de Libros” y me he encontrado que el Hardy que allí aparece, es el matemático, y no tiene nada que ver con mi Hardy.
    Típico mío. De nuevo, pata de banco…

    Y agradezco enormemente a Gomez ( 12’07 ) , su capote. Un capote de una elegancia pasmosa. Pero que me hizo despertar de mi despiste.

    Gracias, pues. De corazón.

  80. Gracias Gómez. Sabe vd que es recíproco.
    Bolaño, muy bueno lo de sumar 837 con ceros. Tengo que ver si se me ocurre cómo meterlo entre Nilo y la polaca. Quizá estaría bien para explicarnos a todos el fracaso de la relación o el divorcio.
    Gracias a Thomson también, gracias.

    Juli0, muy bueno el vídeo. Le dejo éste, que es de matemáticos poetas y cantantes. Enamorados. Finite simple group (of order two).

  81. viejecita domingo, 21/01/2018 — 13:04

    Estaba convencido Viejecita de que tenía los libros de Hardy (el matemático) porque son muy agradables de leer y no es necesario saber matemáticas, sólo un poco de historia.
    Lo que no sabía es que Hardy humorista escribiera libros.
    Serán imagino que divertidos.

  82. JrG ( 14′ 16)

    Mi Hardy, es Tomas Hardy. Y es el de” Jude the obscure”, “Tess of the D’Urbevilles”, “Far from the madding crowd”, “The Mayor of Casterbridge.”.. Ningún parentesco con Oliver Hardy, el que hacía pareja con Stan Laurel. ( Aunque se han hecho películas estupendas basadas en esos libros ).

    Pero, justamente, en eso consiste un buen quite con el capote, como el que me hizo Gomez , : en desvíar la atención del toro hacia otro engaño.
    Y por eso le di las gracias.

    Y lo de que un libro de matemáticas pueda ser divertido para alguien que carezca del lenguaje necesario, ya lo conozco ( recuerde lo de los Spivac ), y desde luego, a mí no me vale. Por mucha curiosidad que me produzcan.
    ¡ Que le voy a hacer !

    Tengo una amiga totalmente de letras (yo hice ciencias, y algo más de idea que ella tengo ), que pretende entender la Física y las Matemáticas desde la Filosofía, y sus tesis sobre esas cosas me producen vergüenza ajena, y suelo intentar desviar la conversación de esos temas, siempre que puedo…

  83. Esta noche en la 2 no hay ninguna apasionante película española de 1949. Hoy ponen Relatos salvajes.
    Si no la han visto, no se la pierdan.

  84. Hay un bonito homenaje de Jon Juaristi a Menéndez Pidal, por el cincuentenario de su fallecimiento.

    He leído también la columna de Javier Marías, «Desdén», digamos que sobre la precariedad en que trabajan los que trabajan en los proyectos lexicográficos del español (RAE-ASALE), que requieren de dinero para salir adelante y no se les suministra. Pero no os lo pongo porque me da apuro de la mayoría de las cosas que le han salido a Marías del punto de la pluma.

    TEMA: ¿Puedes sostener la razón de una idea cuando lo haces a base de argumentos y ejemplos estólidos o bien, de ser estos así, esa sustancia de justicia que decimos lo que se ve es minada y socavada, mira qué desgracia?

  85. Relatos salvajes está muy bien, Holmesss. Aunque me suena que ya hablamos aquí de ella y no hubo unanimidad, o sea, que no tuvimos mucha una navidad sobre la penícula.
    Estoy viendo The Crown, solo por tu recomendación, con lo cual que me parece inverosímil que desde mi nivel tan insuficiente de anglofilia haya llegado al capítulo quinto, pero me gusta.

  86. Ayer conversaba con un productor de documentales y apareció Julie.
    Para él la clave del éxito está en el folletín:
    -entrar en casa de alguien
    -conocer algo de su vida, desde el respeto
    -emisión semanal a hora fija.
    Dice que volveremos a eso: la gente está harta de elegir, de escoger qué quiere ver.

  87. Gaussage, qué bueno The Klein Four Group, supongo que formado por estudiantes de Exactas, aunque (visto lo visto en este asombroso fanzine: hombres y mujeres de letras sabiendo de números) igual son alumnos de Filología, vaya usted a saber.

    Por cierto, para base dos, la rubia sentada en la escalera del fondo y su reflejo velazqueño en el espejo que queda a su derecha 🙂

    Ah, y también de matrícula de honor el categórico tema rapero-kantiano que trajo el otro día Bonnie y tradujo Perroantonio. ¡Qué arte!

  88. Sí, Holmes. Esas claves están muy bien, pero la principal, hoy como ayer, es el carisma de quien entra en la casa. Vamos que no es lo mismo contarle tu receta a Julie que a Pepe Viyuela, por ejemplo.

    Por suerte, para los que sufrimos el síndrome de abstinencia de la belle Julie contamos con el archivo de “RTVE a la carta”, donde podemos revivir recetas mágicas como el gratin de pommes de terre de Pierre o las genuinas chocholisses à la bourguignonne.

  89. El realizador del canal del europeo de balomano debe de tener solamente experiencia en balompié. Me está poniendo de una mala hostia…

  90. Juanfran Satur domingo, 21/01/2018 — 18:36
    El realizador del canal del europeo de balomano debe de tener solamente experiencia en balompié. Me está poniendo de una mala hostia…

    Satur cuando se enfada abandona el lenguaje saturí para comunicarse con nosotros. Lo próximo será hacer el gesto del número cuatro con dedos de la mano sin utilizar el pulgar como lo haría un buen berlinés.

  91. Juanfran Satur miércoles, 17/01/2018 — 21:04
    Preciosa jugada de ataque de España, aunque los daneses están goleando como campeones, son impresionantes. Me emociona ver en el lateral derecho a Lindberg, jugador de los Füchse de Berlín.

    Pues hoy, Lindberg ha sido galardonado con el trofeo al mejor jugador del contencioso que ha enfrentado a dánicos y tudescos. Emoción hasta el último segundo, y una actuación soberbia del chaval en la segunda mitad. Çhøck Suet os señala el camino.

  92. viejecita domingo, 21/01/2018 — a distintas horas

    Cuando ojeas el conjunto de comentarios seguidos porque no has tenido tiempo de hacerlo antes, descubres que cada vez es más intensa la labor tuitiva que Viejecita realiza con la mayoría de los nicks. Es de agradecer encontrar personas así en esos inhóspitos lugares que se han creado en el mundo virtual.

  93. 6-15 para España contra Macedonia. Los de frutas, sin Lazarov, están perdidos y tendrán pesadillas con la zaga hispana. La diferencia podría ser mayor, pero el portero macedonio ha atajado varios esféricos lanzados en contraataque. Portentosos Gedeón Guardiola, Viran Morros de Argila y Cañellas en defensa. Hoy sí tenemos portero. Uno de los mejores: don Gonzalo Pérez de Vargas.

  94. ¡ Caray Rhumquina !
    Se acaban de marchar todos, con sus tupperwares llenos de comida, aquí estoy, con mi Chivas , para relajarme y que no me importe que haya quedado la casa patas arriba, y he venido a leer novedades, le he leído a usted, y, la verdad es que casi se me ha atragantado el buchito de whisky que estaba paladeandode la impresión y del puro azaro.

    ¡¡¡ Muchíssimas gracias por su indulgencia para conmigo !!! ( que, por supuesto, no merezco para nada, pero que, precisamente por ello me llega al corazón )

  95. Ojo a cómo lanza Ferran Solé. Curiosidad, que no sé si han dicho los informadores patrios, pues escucho la versión de la web de la EHF: todos los lanzadores españoles llevan un 100% de efectividad excepto los extremos (y de estos se salva Solé) y Viran Morros de Argila, que solo ha lanzado una vez, marrando el disparo desde seis metros en pleno contrataque.

  96. Adaptaciones

    domingo, 21/01/2018 — 20:21

    La lejía es mi amiga, me ayuda en estos tristes momentos. Es poderosa y no me decepciona nunca.

    Joder, he leído notas de suicidio más optimistas que este mensaje. Espero que todo vaya bien y se trate de una simple broma.

  97. Contento no estoy Gómez, pero me refería exclusivamente a que sin ella no sé cómo limpiaría lo que tengo limpiar últimamente y era sincero, me parece una amiga.

    Chøpsüéy paño de lágrimas too.

    (Hostias, y gracias que parezco el Sheldon ese)

Los comentarios están cerrados.