El malestar en la cultura

» Los comunistas creen haber descubierto el camino hacia la redención del mal. Según ellos, el hombre sería bueno de todo corazón, abrigaría las mejores intenciones para con el prójimo, pero la institución de la propiedad privada habría corrompido su naturaleza. La posesión privada de bienes concede a unos el poderío, y con ellos la tentación de abusar de los otros; los excluidos de la propiedad deben sublevarse hostilmente contra sus opresores. Si se aboliera la propiedad privada, si se hicieran comunes todos los bienes, dejando que todos participaran de su provecho, desaparecería la malquerencia y la hostilidad entre los seres humanos. Dado que todas las necesidades quedarían satisfechas, nadie tendría motivo de ver en el prójimo a un enemigo; todos se plegarían de buen grado a la necesidad del trabajo. No me concierne la crítica económica del sistema comunista; no me es posible investigar si la abolición de la propiedad privada es oportuna y conveniente; pero, en cambio, puedo reconocer como vana ilusión su hipótesis psicológica. Es verdad que al abolir la propiedad privada se sustrae a la agresividad humana uno de sus instrumentos, sin duda uno muy fuerte, pero de ningún modo el más fuerte de todos. Sin embargo, nada se habrá modificado con ello en las diferencias de poderío y de influencia, que la agresividad aprovecha para sus propósitos; tampoco se habrá cambiado la esencia de ésta. El instinto agresivo no es una consecuencia de la propiedad, sino que regía casi sin restricciones en épocas primitivas, cuando la propiedad aún era bien poca cosa; ya se manifiesta en el niño, apenas la propiedad ha perdido su primitiva forma anal; constituye el sedimento de todos los vínculos cariñosos y amorosos entre los hombres, quizá con la única excepción del amor que la madre siente por su hijo varón. Si se eliminara el derecho personal a poseer bienes materiales, aún subsistirían los privilegios derivados de las relaciones sexuales, que necesariamente deben convertirse en fuente de la más intensa envidia y de la más violenta hostilidad entre los seres humanos, equiparados en todo lo restante. Si también se aboliera este privilegio, decretando la completa libertad de la vida sexual, suprimiendo, pues, la familia, célula germinal de la cultura, entonces, es verdad, sería imposible predecir qué nuevos caminos seguiría la evolución de ésta; pero cualesquiera que ellos fueren, podemos aceptar que las inagotables tendencias intrínsecas de la naturaleza humana tampoco dejarían de seguirlos.

» Evidentemente, al hombre no le resulta fácil renunciar a la satisfacción de estas tendencias agresivas suyas; no se siente nada a gusto sin esa satisfacción. Por otra parte, un núcleo cultural más restringido ofrece la muy apreciable ventaja de permitir la satisfacción de este instinto mediante la hostilidad frente a los seres que han quedado excluidos de aquél. Siempre se podrá vincular amorosamente entre sí a mayor número de hombres, con la condición de que sobren otros en quienes descargar los golpes. En cierta ocasión me ocupé en el fenómeno de que las comunidades vecinas, y aun emparentadas, son precisamente las que más se combaten y desdeñan entre sí, como, por ejemplo, españoles y portugueses, alemanes del Norte y del Sur, ingleses y escoceses, etc. Denominé a este fenómeno narcisismo de las pequeñas diferencias, aunque tal término escasamente contribuye a explicarlo. Podemos considerarlo como un medio para satisfacer, cómoda y más o menos inofensivamente, las tendencias agresivas, facilitándose así la cohesión entre los miembros de la comunidad. El pueblo judío, diseminado por todo el mundo, se ha hecho acreedor de tal manera a importantes méritos en cuanto al desarrollo de la cultura de los pueblos que lo hospedan; pero, por desgracia, ni siquiera las masacres de judíos en la Edad Media lograron que esa época fuera más apacible y segura para sus contemporáneos cristianos. Una vez que el apóstol Pablo hubo hecho del amor universal por la humanidad el fundamento de la comunidad cristiana, surgió como consecuencia ineludible la más extrema intolerancia del cristianismo frente a los gentiles; en cambio, los romanos, cuya organización estatal no se basaba en el amor, desconocían la intolerancia religiosa, a pesar de que entre ellos la religión era cosa del Estado y el Estado estaba saturado de religión. Tampoco fue por incomprensible azar que el sueño de la supremacía mundial germana recurriera como complemento a la incitación al antisemitismo; por fin, nos parece harto comprensible que la tentativa de instaurar en Rusia una nueva cultura comunista recurra a la persecución de los burgueses como apoyo psicológico. Pero nos preguntamos, preocupados, qué harán los soviets una vez que hayan exterminado totalmente a sus burgueses.

» Si la cultura impone tan pesados sacrificios no sólo a la sexualidad, sino también a las tendencias agresivas, comprenderemos mejor por qué al hombre le resulta tan difícil alcanzar en ella su felicidad. En efecto, el hombre primitivo estaba menos agobiado en este sentido, pues no conocía restricción alguna de sus instintos. En cambio, eran muy escasas sus perspectivas de poder gozar largo tiempo de tal felicidad. El hombre civilizado ha trocado una parte de posible felicidad por una parte de seguridad; pero no olvidemos que en la familia primitiva sólo el jefe gozaba de semejante libertad de instintos, mientras que los demás vivían oprimidos como esclavos. Por consiguiente, la contradicción entre una minoría que gozaba de los privilegios de la cultura y una mayoría excluida de éstos estaba exaltada al máximo en aquella época primitiva de la cultura. Las minuciosas investigaciones realizadas en los pueblos primitivos actuales nos han demostrado que en manera alguna es envidiable la libertad de que gozan en su vida instintiva, pues ésta se encuentra supeditada a restricciones de otro orden quizá aún más severas de las que sufre el hombre civilizado moderno.

» Si con toda justificación reprochamos al actual estado de nuestra cultura cuán insuficientemente realiza nuestra pretensión de un sistema de vida que nos haga felices; si le echamos en cara la magnitud de los sufrimientos, quizá evitables, a que nos expone; si tratamos de desenmascarar con implacable crítica las raíces de su imperfección, seguramente ejercemos nuestro legítimo derecho, y no por ello demostramos ser enemigos de la cultura. Cabe esperar que poco a poco lograremos imponer a nuestra cultura modificaciones que satisfagan mejor nuestras necesidades y que escapen a aquellas críticas. Pero quizá convenga que nos familiaricemos también con la idea de que existen dificultades inherentes a la esencia misma de la cultura e inaccesibles a cualquier intento de reforma. Además de la necesaria limitación instintual que ya estamos dispuestos a aceptar, nos amenaza el peligro de un estado que podríamos denominar «miseria psicológica de las masas». Este peligro es más inminente cuando las fuerzas sociales de cohesión consisten primordialmente en identificaciones mutuas entre los individuos de un grupo, mientras que los personajes dirigentes no asumen el papel importante que deberían desempeñar en la formación de la masa. La presente situación cultural de los Estados Unidos ofrecería una buena oportunidad para estudiar este temible peligro que amenaza a la cultura; pero rehuyo la tentación de abordar la crítica de la cultura norteamericana, pues no quiero despertar la impresión de que pretendo aplicar, a mi vez, métodos americanos.

SIGMUND FREUD. El malestar en la cultura. Alianza Editorial

119 comentarios en “El malestar en la cultura

  1. Empecé a leer a Freud a los 16 años lo que me hizo entrar en un periodo de confusión que me llevó a cogerle manía a la lectura en general. Rechazaba los clásicos que nos sugerían en el colegio y a los economistas de la Escuela de Viena que mi padre me presionaba para leer.
    Hoy ya puedo apreciar su grandeza como escritor sabiendo disociar sus fallidas teorías psicoanalíticas de su talla como pensador. Véase en el texto de hoy como ya entonces rechazaba de plano las locuras de Rosseau. Ya lo expresó el Ausente con claridad: ” Hubo un hombre nefasto para la humanidad, se llamaba Juan Jacobo Rosseau”.

  2. Pues en casa tenemos todo Freud, pero en alemán. Y a mí, el alemán, me cuesta mucho leerlo, que todavía no he conseguido disfrutar con los Spiegel, que compro cada semana para mi germanófilo.
    Al principio, decidí intentarlo con “Así hablaba Zaratustra”, que lo tenía traducido al francés, en livre de poche. Y sólo conseguí que me pareciera cursi.
    Y de MI autor alemán actual, Sigfried Lenz, del que me quedé colgada cuando leí “Lección de alemán”, tengo las traducciones al español, que fueron las que me engancharon, y cuando he intentado ir a la V.O, he acabado volviendo a la traducción.
    Y no hay ningún clásico alemán, que me compense el esfuerzo de intentar leerlo en su propio idioma.
    Y menos aún Freud, del que he leído cantidad de extractos, ( somos una familia bastante “rarita”, y hemos estado muy en contacto con “piquiatras y picólogos” de toda la vida). Y que me aburre bastante.
    Prefiero leer a Bettelheim, a Laing, incluso a Vallejo Nájera… Aunque sepa que el no haber leído de verdad a Freud, es un pecado tan gordo como el de no haber leído El Quijote entero.

    Así que pido mil perdones por ser tan bruta y tan vaga. Y porque seguramente, los nombres los habré escrito al revés.
    Ya siento

  3. Sí quieren pasar un buen rato escriban en google: “Arcadi espada la sexta”. Me lo agradecerán.

  4. El malestar en la cultura fue de lectura obligada en COU. Yo no lo leí, me bastó echar un vistazo al trabajo que había hecho un compañero para rehacerlo citando de añadidur algunas frases del libro tomadas aquí y allá y dándole a todo un cierto aire académico. Por eso es una de mis lecturas pendientes y volví a comprarlo hace poco.

    Huyendo de la miseria psicológica de las masas, y por lo tanto de los Oscar, vi este fin de semana Hombres errantes, de Nicholas Ray. Qué poco se necesita para hacer una gran película. Nada de argumentos retorcidos ni personajes grandilocuentes. Basado en una novela, el guión corrió a cargo de Horace McCoy. Me quedo con este diálogo (traducción cutrexpress):

    – ¿Es usted un hombre que piensa?
    – Bueno, si llueve me refugio, eso es todo.

  5. Las películas, o las series, o las novelas, cuyo eje central es el asesinato y/o violación de una joven
    suponen un volumen descomunal. Desaconsejo vivamente perder el tiempo con ellas.

  6. marquesdecubaslibres lunes, 05/03/2018 — 10:06
    Las películas, o las series, o las novelas, cuyo eje central es el asesinato y/o violación de una joven
    suponen un volumen descomunal. Desaconsejo vivamente perder el tiempo con ellas.

    Yo haría una excepción con “The Black Dalhia” , y los primeros libros de James Ellroy, y con las películas basadas en ellos.

  7. «El malestar en la cultura» es el único libro de Freud que he leído, quizá porque es el más cercano a mis preocupaciones. (Tengo el libro en aquella preciosa edición de Alianza Editorial, Biblioteca 30 aniversario que —ahora me fijo— estaba diseñada por Andrés Trapiello y Alfonso Meléndez. Qué pena no haberme agenciado toda la colección). No sabía que había sido un libro de lectura obligatoria en la enseñanza secundaria, pero me parece perfecto porque es luminoso.

    Es verdaderamente titánica la tarea del profesorado: intentar apartar, aunque sea ligeramente, a los adolescentes y a los jóvenes de su hipertrofiado yo para que perciban algo de la complejidad de la existencia cultural. También es una tarea melancólica porque sólo los más maleables —que no suelen ser necesariamente los más inteligentes— se dejan. Habría que levantar un monumento, del tamaño del Arco del Triunfo de París, a los maestros y profesores. Deberíamos guardarles gratitud eterna (incluso, ay, a algunos gilipollas).

  8. Recibió el diploma y la medalla de esclavo de honor de la Real Esclavitud de Nuestro Padre Jesús Nazareno de Medinaceli, de la que es su protector. Y el Rey salió del templo con la medalla de esclavo colgando de su cuello.

  9. “Illud mihi mirum videri solet, nihil excogitari posse tam prodigiosum, quin suos reperiat sectatores.”

    –Erasmo

    Y dice algo así como “flipo en colores cuando pienso que cualquier idea, por mostruosa que sea, encontrará seguidores.”

  10. Muchas felicidades, gaviota reidora. De haber recordado con tiempo que era tu cumpleaños te hubiera felicitado como mereces, escribiéndolo en tres grandes carteles en las afueras y no en este post chiquitín. Felicidades también para Dyango, que no se diga.

    Tengo El malestar en la cultura en casa, no sé, creo que desde mi más tierna juventud. Pues ahí sigue, esperándome paciente. Y ahora noto cierto malestar. Y vergüenza, también vergüenza. Me voy a la lluvia a purificarme.

  11. Perroantonio, como miembro distinguido de la Cofradía del Vino Tinerfeño salí desfilando de una iglesia bajo palio. Luego al jurar como Cofrade hice diferentes ofrendas al Dios Baco y se me impuso un medallón que luzco con orgullo en algunas efemérides.
    Todo esto forma parte de una tradición milenaria en la que participé festivamente sin que suponga cumplir ninguno de los absurdos juramentos que hice ni que me haya pasado al paganismo.
    Imagino que nuestro señor Felipe VI fue al Cristo de Medinaceli con este mismo espíritu.

  12. Leo «tradición milenaria» y me da la risa, Marqués.

    Claro que me imagino al rey Felipe haciendo el paripé. De hecho, me imagino a todos esos esclavos haciendo el paripé.

  13. Thomson & Thompson domingo, 04/03/2018 — 22:12
    Esta tarde he vuelto a ver (visionalizar, en saturí) la estupenda película Seven Psychopaths dirigida por Martin McDonagh y de repente he caído en dos guiños que los protagonistas de Three Billboards Outside Ebbing, Missouri hacen refiriéndose a ella. Bien es verdad que es fácil pues en ambas trabajan Sam Rockwell y Woody Harrelson.
    Pero yo venía a hablarles de otra cosa. Me mojo para los Oscars de esta noche que, dicho sea de paso, no es que me importen mucho pero,..
    Mejor película: Three Billboards Outside Ebbing, Missouri
    Mejor director: Guillermo del Toro
    Mejor actriz: Frances Louise McDormand
    Mejor actor: Gary Oldman

    No ha estado nada mal, 75% de aciertos.

  14. Vamos a ver si dejamos de chuparnos las pollas con lo de los cumples ¡hombre, hombre!

    Díganme que no es metástasis y, entonces sí, raudo les felicitaré.

    Mucha mariconada y pocas tetas veo aquí últimamente.

    Fueraparte me place ver que no soy el único que no leyó a Flôyd after shave.

  15. Cada ves que entro en un bar de chinos (todos) me asalta el canguelo de si no acabará de volver de China portando la última versión de la influenza aviar después de abrazar a sus patos.

  16. Ya no la odio, Procuro, por hacerme leer a la Wimbroska ( no pienso buscar a ver si se escribe así ), cuando la incluía tan tranquila entre los poetas que tendría que leer en traducción, y pasaba de ella… Ahora, al contrario, se lo agradezco.

    Ahora me toca odiar a quien pusiera el texto de Freud.
    Que cuando he tenido un descanso suficientemente largo, lo he leído tres veces seguidas, y me ha gustado. ¡ Mucho !

    Y yo, que estaba tan tranquila, sin leerlo, dándolo por sabido, con las citas que había oído desde siempre, y con las alusiones a él de Skinner, de Bettelheim, y de todos los demás, ahora voy a tener que leer “El Malestar en La Cultura”, en español. Y conociéndome, como me guste el libro la mitad de lo que me ha gustado la cabecera de hoy, acabaré leyendo todos los demás.

    ¡¡¡ Y me quedará menos tiempo para refocilarme en mis novelas escapistas.!!!
    Como me descuide, no sé como voy a acabar. Aunque tampoco creo que me vaya a quedar tiempo suficiente como para convertirme en una aficionada a la Alta Cultura.

  17. SPOILER
    Este año la mejor película trata de una negra con un marido heteropatriarcal, una muda fea y solitaria y un gay viejo y alcohólico que, con la ayuda de un comunista bueno, salvan a un monstruo de las garras del sistema opresor representado por un heterosexual machista, violento, violador y consumista. El monstruo por sí solo es suficiente para gangrenar el sistema, lo cual a la larga sería bastante para acabar con él, pero las minorías unidas pueden acelerar su caída. El amor al monstruo (trigger warning: bestialismo explícito) acelera el desenlace. Pese a la imperdonable ausencia de un niño emigrante huérfano la historia es infantil y el monstruo una mina para el merchandising. Venderán muñecos del monstruo verde y gomoso que nada entre dos aguas y brilla en la oscuridad y sobrecitos de polvos azules para echarle al agua, con una pizca de sal.

  18. HOY, EN ABERRACIONES GASTRONÓMICAS… LOS PICOS.
    Entiendo por «picos» esas barritas de pan duro que se ofrecen para acompañar embutidos, salsas y otros tipos de productos para el tapeo. Si enfurecemos cuando nos ponen un plato con embutidos de calidad y lo acompañan de una panera con corruscos duros como el corazón de una femme fatale, ¿por qué tenemos que celebrar que nos pongan «picos»? ¿Quién ha sido el genio capaz de vendernos unos microcorruscos como una genialidad gastronómica nacional? Queremos saber.

  19. Alvaroquinn lunes, 05/03/2018 — 16:12
    Brema, han sacado serie de La torre elevada.

    ¡Gracias! Espero poder verla en el Neflís.

  20. MGaussage lunes, 05/03/2018 — 15:32
    SPOILER

    Dos puntualizaciones.

    – Avisa usted que hay Spoiler, pero luego se queda en El amor al monstruo ….. acelera el desenlace. ¿ Qué desenlace ?. El Spoiler consiste en destripar el final.

    – ¿ De verdad le parece fea Sally Hawkins ?. Yo la tengo haciendo de “La Señora Brown”, en Paddington, una película que compré pensando en mis nietos, y me parece totalmente bizcochable, y no veo el momento de verla en Paddington 2, que tengo en espera a que salga en DVD para encargarla inmediatamente.

  21. https://www.chopsuey.es/archivos/9978#comment-142670

    Perroantonio, no tiene mérito alguno. No elegí The Shape of Water como mejor película esperando que la acusación de plagio hiciera mella entre los académicos.
    Esta mañana escuché a Carlos Herrera denostarla lo que me confirma que coincido siempre en su selección de restaurantes y vinos pero no en su gusto sobre fútbol o cine

  22. Extracto de la entrevista a Francisco Rico que publica hoy La Razón:

    —¿Qué opina de la política sobre el español y el catalán?

    —Todo eso es mentira. La inmersión, más que preocupación por el destino del alumno, es una imposición de que esto es un solo pueblo y que quien manda aquí es la minoría catalana. Pero la otra parte también es mentira. Todos quieren imponerse aquí, cuando lo fácil sería que en Cataluña, donde todos saben castellano y la inmensa mayoría catalán, se dejara un libre mercado. No pasaría nada. Todos sabrían catalán y castellano. Yo no tuve una escuela catalana y aprendí catalán. El bilingüismo es de toda la región. Las lenguas han convivido sin problemas. Lo que se ve es una lucha política por imponer una solución que no tiene en cuenta la realidad y la utilidad de la enseñanza, sino un acto de afirmación de poder.

    Todavía no está en internet (creo). Como he tenido que hacer un ligero esfuerzo para traerlo, lo más justo es que cuente como regalo de cumpleaños. No me debes dinero, tranquila.

  23. Viejecita:

    Puntualización 1: Lo salvan. Al monstruo. Y él a ella.
    Puntualización 2: A Sally Hawkins según la fotografíen parece hermana de Joanna Margulies o de Lola Gaos. En esta la sacan canija, escuchimizada y nariguda, creo yo que por dar pena.

  24. Hay muchos que no terminan de entender, y no es tan difícil, que la huelga es un derecho obligatorio. Los que osan decir que no van a ir la huelga parecen gilipollas, la verdad, protestando por la presión e insultos por no ejercitar libremente, yendo, ese su derecho. Y es que el derecho a la huelga, tal y como el capitalismo patriarcal lo ha configurado, como un derecho individual, lleva en su interior el germen de su fracaso, el germen del individualismo, del egoísmo y del capricho. Qué mierda de derecho a la huelga es ese que tiene su fundamento en la misma libertad, el mismo interés individual que da lugar al capitalismo. Eso sólo se corrige, no legalmente pero sí por la vía de la praxis, haciéndolo, con piquetes y coacciones, obligatorio. Como antes el ir a misa.

    Aquí este dilema del día 8 no lo tenemos porque nuestro alcalde de la marea ha sustituido el día de la patrona de la ciudad por el de las mujeres y este jueves es festiviris. Hay quien se escandalizó, sustituir el festivo de la Virgen del Rosario por el Internacional de la Mujer. A mi, la verdad, sustituir un festivo en honor de una mujer abstracta por un festivo en honor de la mujer abstracta, es un asunto que no me altera demasiado. Nunca fui a la misa por la primera y no voy a ir a la manifestación por la segunda. Tampoco sé a dónde voy a ir, porque dice la app del tiempo que lloverá desde el jueves al domingo. Mal rollo.

  25. Muchas gracias M Gaussage ( 17’10 )

    – Ahora que ya sé como termina la película no necesito verla antes para encargar el DVD y que me lo manden en cuanto esté disponible.

    – Y Lola Gaos, con aquella voz tan áspera y cavernosa que tenía, se había especializado en hacer de mala malísima. Y claro, iba de fea.
    En cambio Sally Hawkins siempre hace de pobrecita buena. Perfecta en una película para niños, o para viejecitas en la segunda infancia. A mí, ya digo, me parece bizcochable.
    Y Anna Kendrick es igual de bajita, narigona y escuchimizada que ella pero que no se le ocurra a nadie decir que es poco atractiva delante de mi hijo el menor ( 43 añitos )…

  26. La verdad es que no le había prestado mucha atención a esta chica, Pasión Vega, pero aquí hace una versión distinta aunque notable de «Garganta con arena». Si os cansa la introdución podéis ir directamente al 2:45, pero dejad la canción hasta el final, que es de las que va creciendo.

  27. Gracias a todos por vuestras felicitaciones menos a Adaptaciones,
    OS QUIERO
    Pero lo que más quiero de todo ahora es seguir hablando de mi cumpleaños. Estoy bebiendo un champán de la marca Bach, como el cantante.

  28. He visto un formidable programa en la 2 sobre Josefina Carabias y el periodismo femenino en España, de tono feminista y reivindicativo pero sensato. Lo mejor la Carabias rememorando en 1973 sus comienzos en el Ahora dirigido por Chaves-Nogales, afirmando que tuvo la suerte de trabajar con don Pío. Lo nunca visto, un programa feminista hablando bien de Baroja.
    Hay múltiples testimonios de excelentes mujeres periodistas hablando con cordura e ilustrándonos. Me ha hecho gracia que la todavía guapísima Nativel Preciado haya sacado el tema del acoso sexual al que fue sometida como joven periodista. No lo dudo pero es leyenda que su belleza le abrió todas las puertas de la profesión.

  29. Procuro fijarme lunes, 05/03/2018 — 22:04

    Más o menos. Entonces yo en un par de meses cumplo VV-V = V, como cualquiera que sepa restar puede deducir.

  30. O sea, pasen la V que está restando en el lado izquierdo de la igualdad con signo positivo al lado derecho y verán que es impepinable: Proc cumple VV y yo V.

  31. Procuro fijarme lunes, 05/03/2018 — 22:04

    En números romanos.

    LO HAIS PILLAO

    Bien visto Proc. En castellano actual tiene mala rima , que diría Torrente.

    Me ha recordado el chiste de los romanos y la serie esa de los lagartos.

    Felicidades maja.

  32. Pirata Jenny
    lunes, 05/03/2018 — 22:19
    O sea, pasen la V que está restando en el lado izquierdo de la igualdad con signo positivo al lado derecho y verán que es impepinable: Proc cumple VV y yo V.

    JAJAJA, renacuaja. Cuando yo tenía diez años y ya me iban a salir los primeros bigotes tú no te sabías ni la tabla del nueve.

  33. Pirata, no me provoque, que por su culpa llevo varios días tarareando la melodía de “Solo ante el peligro”, sin poder quitármela de la cabeza. En la biblioteca de mi padre había un LP con los mismos temas que usted enlazó y yo me he jartado de escucharlos. Precisamente esa (Do not forsake me, oh my darling) es la que me arranca a mí las lágrimas. Va a resultar que tenemos mucho en común.

  34. Holmesss

    lunes, 05/03/2018 — 22:21
    FeliciProc, PORQUÉ NO ME INVITAS

    Venga, ¡que corra el Clavier-Übung I, BWV 825-830 pa que nos tiremos por la ventana!

    Zeppi, CUENTA EL CHISTE VENGA

  35. Lo que más me ha gustado de la ceremoña de los Oscar (que no he visto) es que Frances McDormand siguió interpretando en el escenario su papel en la película. Pena que no pateara a nadie.

  36. Está bien, tú lo has querido:

    Van dos romanos (de la Roma Imperial) por el Foro y le dice el uno al otro:

    – Oye, ¿te acuerdas de cómo se llamaba la serie esa de la tele en que unos alienígenas invaden la Tierra?

    – No caigo, ha habido tantas …

    – Sí hombre, esa que tenían rostro humano pero luego eran lagartos …

    – Ah sí! V

    – Por el culo te la hinco!

  37. Zeppi lunes, 05/03/2018 — 22:34
    Va a resultar que tenemos mucho en común.

    Mira tú, ¿y ahora te enteras?

  38. La del 9 es la más fácil, le expliqué el truco el otro día a J.L. (un niño de seis años que es mi debilidad -y no es mío).

    Primero escribimos esto:

    9*1 = 09
    9*2 =
    9*3 =
    9*4 =
    9*5 =
    9*6 =
    9*7 =
    9*8 =
    9*9 =
    9*10 = 90

    Luego vamos del 0 al 9, rellenando de arriba a abajo (la negrita). Y luego en sentido contrario, del 9 al 0 de abajo a arriba:

    9*1 = 09
    9*2 = 18
    9*3 = 27
    9*4 = 36
    9*5 = 45
    9*6 = 54
    9*7 = 63
    9*8 = 72
    9*9 = 81
    9*10 = 90.

    Y ya está la tabla del 9, y aún no te había salido los bigotes, Proc. Zeppi, no lo intente que la liamos.

  39. 😮

    Yo me la aprendí como las tontas pero a mi hijo (que igual ni es) con cinco se la enseñé así:

    9X1= IIIIIIIII
    9X2= IIIIIIIII IIIIIIIII
    9X3= IIIIIIIII IIIIIIIII IIIIIIIII
    ETCÉTERA

    En esta casa es verdadera adoración lo que tenemos por PALOTES.

  40. Procuro fijarme lunes, 05/03/2018
    posterior a los romanos…

    … pues me la coges con las manos

    Lo qué, te cojo. Tampoco lo pillo.

  41. Tú método fue de lo más racional y práctico, sobre todo MUY práctico, es que se ve de un plumazo.

    9*9 = IIIIIIIII IIIIIIIII IIIIIIIII IIIIIIIII IIIIIIIII IIIIIIIII IIIIIIIII IIIIIIIII IIIIIIIII

    A saber la de hijos que hemos criado que no eran ni nuestros, Proc, y encima con nuestro apellido a la cola. El otro día se me vino a la cabeza: coño, mis nietos, los hijos de mis (supuestos) hijos, van a llevar mi apellido en cuatro lugar. MeToo, qué digo, MeThree!!!

  42. Yo sólo me sé la tabla de seis según el método del gitano de Gomaespuma: seis por uno es seis, y asín sucesivamente.

  43. Pirata Jenny lunes, 05/03/2018 — 23:25

    En esto de los apellidos las españolas damos clase de dignidad a otras más sajonas y musculadas, porque llevamos nuestro Pérez de la cuna a la sepultura. Siempre me ha horrorizado que los matrimonios tengan un solo apellido, el apellido matrimonial, casualmente el del hombre, me espeluncaría lo mismo que fuera el de la mujer, porque lo que me atrabilia es la identidad onomástica por la vía del casamiento, PERO QUÉ TIENE QUE VER. También reconozco que a veces he pensado en mis apellidos, porque, por ejemplo, me gusta el de mi abuela que quiere decir COMO TE COJA TE MATO, y me apena que se pierda o haya perdido. Luego me digo, mira qué chorrada, Pérez de los Huevos (mi hijo), RECOGE LOS CALCETINES, que como te coja te mato. A mi manera le educo en en blasones y genealogía.

  44. Satur lunes, 05/03/2018 — 23:18
    Procuro fijarme lunes, 05/03/2018
    posterior a los romanos…

    … pues me la coges con las manos

    Lo qué, te cojo. Tampoco lo pillo.

    LA CHURRINA, TONTOOO

  45. Procuro fijarme lunes, 05/03/2018 — 23:40

    Y luego ya, por encima de las españolas, están las portuguesas, que ponen su apellido a sus retoños. Ay, Portugal, tan cerca y tan lejos…

    Cuando estaban fuera, a mi madre le ponían el apellido de mi padre, lo que le tocaba mucho los ovarios. No por nada en especial, sino porque ella no se llamaba así. También en España, entre las clases más o menos altas, los quieroynopuedo y los esnobs cojoneros, se estiló en una época. Señora de X, se decía, pero también directamente Carmencita X. La hostia.

    Pero sí, en definitiva lo importante es lo que dices: Mínguez, o te espabilas con el examen de mañana o te avío.

  46. Mi abuelo cantaba mucho esta canción: Ay Portugal, por qué te quiero tanto. Cantaba mucho en general, tenía una preciosa voz de bajo. Le gustaban mucho los cantos de la Falange (a mí también), las coplas de Concha Piquer, las habaneras y los pasodobles. Era un hombre muy alegre, rumboso con la pasta, extrovertido y risueño. Tenía eso que luego se ha llamado inteligencia emocional. Cuando ibas con él a cualquier sitio te parecía que todo el mundo le conocía y que él conocía los secretos de todos. Tenía también imán con los niños y con los animales. Algún día les contaré cómo se murió, dando su última lección de vida y enseñandome con el ejemplo que no hay que tenerle miedo a la muerte.

    https://www.youtube.com/watch?v=uralKrOsxRE

  47. Cantaba mucho en general, tenía una preciosa voz de bajo.

    Jenny, esa canción es HORROROSA, pero tu abuelo me gusta un cuento.

    Perroantonio ha recordado el lindane y yo tengo el mío, cómo se puede sentir tanto amor por la mierda. En lo que te críes. Así que estos días he oído hablar a Muñoz Molina promocionando un libro que recoge las voces de la calle y de los anuncios, que habla de la basura, y la basura es un tema que me es personal. Además, es un motivo moderno pero bastante viejo en literatura. Por eso quiero poner dos cosas, luego me las recordáis, que me distraigo.

    a) Una es Rimbaud en La Alquimia del verbo:

    «J’aimais les peintures idiotes, dessus de portes, décors, toiles de saltimbanques, enseignes, enluminures populaires; la littérature démodée, latin d’église, livres érotiques sans ortographe, romans de nos aïeules, contes de fées, petits livres de l’enfance, opéras vieux, refrains niais, rhythmes naïfs».

    b) La otra la acabo de encontrar: Galdós en el discurso de respuesta al de José María Pereda, que ingresaba en 1897 en la RAE:
    «… charlando, como él solo sabe hacerlo, con los socarrones tipos del país que de todas las corraladas, casonas y rústicos albergues salen á rendirle pleito homenaje, y á ofrecerle sus deliciosos solecismos, sus extraños modos gramaticales y prosódicos, escoria del lenguaje, que él convierte en oro finísimo de Arabia con las artes de su mágico estilo».

    Se refiere al provincialismo mezclado de vulgarismo y lo llama «escoria del lenguaje». Es muy bueno.

  48. THE BRIDGE

    Estoy viendo esta serie en el Flís y me dicen que en España solamente está la original escandinava, siendo la que veo yo el remate americano. Es una serie con una deficiencia fundamental y es que solamente pretende entretener, por lo que no se fija mucho en si lo que sucede es más o menos verosímil, al menos en el entrelazamiento de las tres tramas superpuestas que transcurren de forma paralela con breves intersecciones de las dos coadyuvantes sobre la principal. Dicho lo cual, todo lo demás resulta excelente: los diálogos y los personajes -además de que los actores lo bordan-, más unos directores que saben dónde poner la cámara, macho. Decir asimismo que la segunda temporada empieza de manera más que sorprendente y que me recuerda a las novelas protagonizacionalizadas por Charlie Parker del autor irlando-irlandés John Connolly. Todo esto no os lo diría, porque al fin y al cabo se trata de una serie de entretenimiento como tantas, si no fuera porque…

    1) A la prota se la ve el culo. Aunque hay que esperar a la segunda temporada, el resultado del ejercicio de la paciencia es más que óptimo, chavales. También decir para las chicas que se ven culos masculinos y torsos cachas en diferentes secuencias.

    2) Hay un personaje interpretado por un aussie que es la repolla, con perdón de los repollos. Solo por verlo merece la pena no solo acercarse científicosentimentalmente a la serie, sino vivir. El personaje se llama Steven Linder (voy a llamar así a todos mis hijos, por lo que a lo mejor dejo el ascetismo y me dedico a procrear) y el actor es Tom Wright, un tío que llegó de Australia a Los Ángeles Lakers y llevaba dos semanas en la ciudad cuando cautivó a un productor para el casting de la serie, pues apareció con pintas de no haberse duchado en un mes y haciendo desde el principio el papel que tenía asignado CON ESA VOZ que alucinas, vecina. El caso es que uno de los productores (el listo) cayó rendido a sus pies mientras una de las productoras (la tonta) dijo que semejante bicho no entraba en sus planes. Al final lo consiguió y solo por verle hacer su papel merece la pena ver esta serie. Hala, ya me he quedado tranquilo.

  49. Satur

    martes, 06/03/2018 — 07:53
    ¿Prot forma parte de la comunidad LGTBi?

    Creo que no, pero cualquiera sabe, con lo que me duele la cabeza. Es un hecho que Bach me sienta como una patada en los huevos. (Lo ves, cualquiera sabe).
    He visto El puente en sus dos vertientes y la americana es a la sueca lo que la samba al fado.
    (Luego pienso otra comparación mejor).

  50. Nunca he leído a Freud. Creo que lo más parecido han sido algunos libros de Unamuno, de los que no he entendido nada de nada y me hace sentir mal por ello, y los diarios de Amiel. También me he leído los dos tomos de «Anatomía de la melancolía» de Robert Burton editados hace unos años por la Asociación Española de Neuropsiquiatría. Ahora no recuerdo la razón de haberlos leído, imagino que fue por la culpa de algún escritor que no paraba de hablar del libro, pero ahora no caigo en cual fue. Imagino que tampoco entendí nada.

    Mis felicitaciones atrasadas a la cumpleañera, que ayer no pude conectarme.

  51. Josénez martes, 06/03/2018 — 12:39
    Ahora no recuerdo la razón de haberlos leído, imagino que fue por la culpa de algún escritor que no paraba de hablar del libro, pero ahora no caigo en cual fue. Imagino que tampoco entendí nada.

    Trapiello.

  52. Ya que Brema cita a Trapiello, que seguramente fuera el escritor que me hizo leer el libro de Burton, ahí va un artículo suyo sobre el catálogo de postales que ha sacado el dueño de Casa Postal, sitio en el que he rebuscado en algunas ocasiones programas de mano de cine, singles de ye-yé… Y postales antiguas del pueblo de mis padres (que de este año no pasa que las enmarque en casa).

    El arca de Noé de la modernidad.

    Habrá que hacerse con ese libro, aunque solamente sea por tener esa postal del Rastro que ilustra el artículo, en la que un hombre cruza una calle -que yo diría es Mira el Sol- con un rifle en la mano ante la atenta mirada de unos paisanos y de un señor elegante con pantalones blancos y panamá.

  53. Fui en su día a ver “Jesucristo Superstar” protagonizado por Camilo Sesto. También vi “Acuario” tempranamente y luego en Londres y NYC toda la retahíla de Lloyd-Weber. Siempre fui acompañando a alguien, jamás fui motu proprio. Reflexionando sobre la película de del Toro creo que mi acerva crítica es injusta, no me gustan los musicales, me falta ese tipo de sensibilidad. Pido perdón a todos los españoles y recomiendo con fervor la banda musical de la película, es excepcional y yo un burro.

  54. ¿Y qué les parece a ustedes, que les gusta esa música grimosa hecha hace dos siglos para violines y otras cursiladas, la banda sonora de la peli de Paul Thomas Anderson «El hilo invisible»? La hace, como todas las del director, Jonny Greenwood, el guitarrista de Radiohead. Para esta peli se imaginó un poco a Daniel Day Lewis como oyente del tontaina de Glen Gould y crea entonces una mezcla extraña entre Bach y el minimalismo cincuentero.

    How Jonny Greenwood Wove the ‘Phantom Thread’ Score

    Al menos es mejor que el bajista de Blur, que se dedica a hacer queso.

  55. bremaneur martes, 06/03/2018 — 16:19
    Satur, en The Bridge hay una crítica feroz al grupo canadiense Rush. ¿Qué tienes que decir a eso?

    Que la prota enseña el culo y yo hice pause y saqué la lupa.

  56. Con ‘Acuario”, Marqués, obviamente se refiere usted a Hair. Lo aclaro mayormente por si tiene que volver a hacer de acompañante, que no se note tanto que pasa de musicales. Chopsuey instruye, deleita y vela por la buena salud de las relaciones sociales y sexuales.

  57. Buenas tardes :

    En vista de que están todos de siesta, les diré que me voy a terminar “At Home, A short Story of Private Life” de Bill Bryson, que recomendó alguno de ustedes aquí, y que me está encantando, y en cuanto lo acabe, en vez de leerlo otra vez seguida, como suelo hacer, voy a empezar ” El Malestar en la Cultura”, que me está esperando en el kindle, que también se lo debo al Chop Suey… Y desde luego, lo intentaré de verdad, que además es cortito, pero como para la página 40 no me haya enganchado, lo abandonaré sin ningún remordimiento.

    Y es que tengo el ultimísimo de Jo Nesbo preparado por si las flais, que con ese libro voy sobre seguro.

    Y , para compensar haber sido buena, les pongo un enlace, a DEE, a una entrada, poquísimo políticamente correcta, metiéndose con las ONGs.

    http://www.desdeelexilio.com/2018/03/05/la-dictadura-de-los-eco-funcionarios-y-sus-ongs/

  58. Albert, lo que yo vi en Barcelona se titulaba Rock Clásico de los Sesenta. Aunque era Hair, en 1975 la censura todavía coleaba.
    En el último número de la función los artistas invitaban al público a sumarse a la fiesta en el escenario, cosa que hicimos, a los acordes de Let the sun shine in.
    Trabamos amistad con varios artistas, ingleses y sudafricanas creo recordar, que conocieron así algo más de Barcelona aparte de los apartamentos que ocupaban en la Rambla.
    Me quedó la impresión de que la vida de artista era más dura de lo que mostraba el escenario, y descarté dedicarme al teatro. El mundo se perdió un buen Hamlet.

  59. XF aprovecha la alienación como estímulo para generar nuevos mundos. Todxs estamos alineadxs (sic) – pero ¿ha habido algún momento en que no lo hayamos estado? Es a través de, y no a pesar de, nuestra condición alienada que podemos liberarnos de la basura de la inmediatez. La libertad es algo dado y ciertamente no se nos da por “naturaleza”. La construcción de la libertad no involucra menos alienación, sino más; la alienación es el traba- jo de la construcción de la libertad. No deberíamos admitir nada como fijo, permanente o “dado” – ni las condiciones materiales ni las formas sociales. XF muta, navega y sondea cada horizonte.

    Yo de mayor quiero escribir la letra de un tango, una encíclica y un manifiesto. Luego retirarme a un lago en una cabaña, como Thoreau y Unabomber, a beber artisanal brewed beer, bajar al pueblo en una bici fixie a comprar sushi y ver series en netflix; y decirle bien alto a quien quiera oírme que el Xenofeminismo indexa el deseo para construir un futuro alien, con una triunfante X en un mapa móvil.

  60. La histeria no está hoy reconocida como una enfermedad mental. Se trata de una suerte de falta de control emocional que se manifiesta de forma diferente en hombres y mujeres.

  61. Estoy flipando con The Bridge, porque hasta ahora tenía agrupadas las series según su estructura:

    1. Capítulos sueltos que repiten el mismo esquema: el Maiquelnái que le gusta a Jerregé, El Equipo Ah, Curro Jiménez, etc.

    2. Series pensadas para una temporada para ver qué piensa la audiencia nacional, y si hay muchos televidentes, siguen improvisando a ver quién muere, qué personaje hay nuevo, se retuerce la trama hasta extremos inverosímiles, etc. Una que no lo hace mal es el Jomelán, la serie de la loca que nunca sale en deshabillé. Otra, extrema, Juego de tronaos, pero lo tienen más fácil porque como es de guerras y de morir, pues hala, a lo bestia.

    3. Las series pensadas para una temporada. Ocho capítulos milimétricamente milimetrados al milímetro, sin concesiones a la improvisación posterior. Por ejemplo: Ruth detective.

    Y ahora me encuentro con esta, cuya primera temporada parece un poco deslavazada porque hay como tres tramas que discurren paralelas con puntuales yuxtaposiciones y trenzados, y resulta que está pensada a la larga, y al menos en la segunda temporada todo empieza a encajar, pero muy poco a poco, con mucha demora y en sus tiempos perfectos, añadiendo nuevos ingredientes, un poco sorprendentes y que, como dije para quien me quisiera leer, recuerdan mogollón a las novelas del irlando-irlandés de origen catalán Joan Conolí de la serie Carles Parquer.

  62. He tenido que mandar un email, por motivos profesionales, a un médico del Athletic de Bilbao y me ha sorprendido que la dirección termina en .eus

  63. Intento ponerme Fariña en la página de Antena 3. Se oyen a la vez los anuncios de la página y el comienzo de la serie. Espero un poco. Se oyen más anuncios. Me descargo Fariña. No me funciona el Chromecast. Maldigo en asiriobabilónico. Sigo sin haber visto una serie en 2018, a la espera de que vuelva Fauda y saquen en Neflis la serie sobre el asesinato de Versace.

    Actualizo: parece que la página de Antena 3 entra en razón. O no.

  64. Hay dos chicas hablando. Hablan muy rápido, no las entiendo y ni siquiera identifico la lengua, ahora están como discutiendo y me fijo más:

    —M’naj.

    ¿Árabe?

    —¡Quem’najo! —repite.

    O sea, que se abre. Por fin caigo.

  65. Fauda está bien. Queen, nos subyugas bajo el yugo, aunque la que habló de ella y levantó la liebre fue Emecé, me parece.

  66. Marqués, rectificar es de sabios. La banda sonora de «La forma del agua» es una delicia. Y el diseño de producción de la película es magistral. Como muestra, este cartel.

  67. marquesdecubaslibres martes, 06/03/2018 — 19:16
    He tenido que mandar un email, por motivos profesionales, a un médico del Athletic de Bilbao y me ha sorprendido que la dirección termina en .eus

    Sí, hace unos años que el Gobierno Vasco consiguió el dominio .eus (también existe el dominio .cat y supongo que habrá autonomías que se estarán dejando el culo para conseguir su propia matrícula). Lo usan las instituciones, eitb, etc. pero creo que también es accesible a los particulares. Como este país es de chiste, algunos paisanos empezaron a usar el dominio .biz (que es un diminutivo de bussines dirigido al mundo comercial) para subrayar su vizcainismo.

  68. Era una fría tarde de otoño, el viento se colaba por los resquicios de las contraventanas, haciendo batir las hojas sobre sus ajados cercos de madera y silbaba entre los árboles produciendo un quejido que hacía estremecer las entecas carnes de las hordas hostiles al Imperio, que se agazapaban por todos los rincones de las Tierras Bajas, relamiéndose sus horrendas fauces con la que contaban como su pronta e inevitable caída. De entre todos ellos, sobresalía por la ferocidad de su expresión y su estrafalaria vestimenta franjirroja, Saturio I el simeonita.
    Una niebla espesa cubría el campo de batalla en el que había de decidirse la supremacía de las tropas regias sobre las filas galas, paso previo para el dominio de las Tierras Bajas, Medias y Altas. Las fuerzas del hexágono eran superiores en número y mejor pertrechadas por sus heréticos mandos naturales gracias a la explotación intensiva de sus riquezas subterráneas, pero los hispanos, sin embargo, contaban con la ventaja adquirida en anteriores confrontaciones y el carisma y la valentía de su caudillo Cristiano.
    La batalla comenzó muy reñida, con una asfixiante presión de los gabachos sobre la escuadra imperial, que supo contrarrestar con una táctica defensiva de apertura por los flancos y guerra de guerrillas, lanzando rápidos ataques y repliegues ordenados, que fueron minando la confianza de los adversarios y dominando poco a poco la contienda, pese a la presencia de un quintacolumnista en sus filas, Benzemiau el insidioso, de origen franco, que colaboró con sus compatriotas de forma descarada y desleal.
    Aunque el clima era riguroso al comienzo, según transcurría el tiempo y la balanza se iba inclinando hacia los contendientes hispanos, en el campo empezó a vislumbrarse la esperada primavera blanca, con los inevitables rododendros en flor que no deben faltar en cualquier narración epiocbucólica que se precie.
    Finalmente la victoria se volvió a decantar por el equipo imperial, que demostró nuevamente, para despecho de galos y maleantes, su absoluta supremacía en todo el orbe, con una nueva exhibición de su cristiana majestad.
    Ahora se espera ansiosamente el encuentro con las tropas de la Pérfida Albión, capitaneadas por el conocido drogodependiente Guardioling “el lacitos”, que ya anda preparando su escuadra en el arte del fingimiento y la simulación, que tan buen resultado le dio en su querida Polonia.
    Desde el Parque de los Príncipes, en la víspera del día mundial de la mujer trabajadora, Lola Mento, su reportera preferida.

Los comentarios están cerrados.